Está en la página 1de 116
HIS DE IBERIA Traicion y rengana en las ( de la El ESCORIAL a TURN aa NN} DEST aU 1866: LA PRIMERA CRISIS BANCARIA ELORIGEN DE LAS DEPRESIONES ECONOMICAS EL DESTIERRO DEL CID LOS ANOS PERDIDOS DEL HEROE DE LA RECONQUISTA LA LEONA DE CASTILLA MARIA PACHECO: COMUNERA i YENEMIGA DE CARLOS V ES) ALY) DS américa@) www.historiadeiberiavieja.com iberica En Catalufia, los ultimos 33 afios a (Primero con los Gobiernos de Jordi Pujol, os luego durante los afios de oposicién con el Tripartito en el Gobierno y después con la reinstauracién de Convergéncia i Unié en el poder y Artur Mas en la Presidencia) se han caracterizado por los innumerables casos de corrupci6n arreglados de forma politica. Descubrelo de la mano de Xavier Horcajo SeKotia Pidalos en su libreria habitual o llame al 902 508010 en www.criteriaclub.es Calle Gamonal, 5 | 28031 Madrid | sekotia@sekotia.com | Teléfono 91 433 73 28 ‘Conozea nuestras publicaciones en www.sekotia.com y suscribase a nuestro boletin Vive Sekotia J) igen Saez Sel ssi sarchacetes ‘gsi Boao “oreo Femindar ‘Shatestoc. Javier Gna “ede Ava Granado Fan Gants, Jot [ir aa je oro Me américa @ iberica Prete n Spain —— l= ep coro 95 Comunicaci6n e Historia Uno de los grandes privilegios de hacer una revista de historia es ver como los latidos de la actualidad pueden asociarse a esta disciplina del cono- cimiento. Algunos piensan que hacer una publicacién como la nuestra no 85 més que construir una enciclopedia sobre el pasado, pero es mucho més. Cuando poco antes de cerrar el presente numero se venia abajo una joya de la historia de una ciudad como Zaragoza -la muralla medieval-, lo primero que hici- ‘mos fue mandar a uno de nuestros colaboradores a registrar gréficamente esta desgracia, Hemos podido constatar no sélo el hecho, sino que, con la imagen y el breve texto que hemos publicado, que podras ver en las paginas venideras, nuestra intencién es alertar sobre como esos latidos de la actualidad ~en este caso la crisis, aunque a la crisis haya que sumar errores administrativos que no ‘se justifican con la falta de dinero~ pueden afectar al patrimonio historico. La muralla medieval no tenia una belleza extraordinaria, pero si un significado superlativo. A veces, las cosas no son importantes por su propia existencia, sino por la lectura que podemos sacar de ellas. Durante cientos de afios ha estado ahi ~zhora como muestra de un pasado inmenso—y en ese pasado se han escrito capitulos dignos de tomarse en consideracién. Pero ni siquiera el hecho de que se aprobara un presupuesto oficial para hacer frente al deterioro ha servido de nada, porque de nada sirve aprobar una actuacién y luego no ejecutarla como se debiera. La caida de la muralla tiene, ademas, un valor sim- bolico y metaférico que no hace falta explicar. Es un sintoma del tiernpo que estamos viviendo. Esos mismos latidos de la actualided son los que nos han impulsado en estos Litimos nimeros, por supuesto en este también, a profundizar en lo que esté ‘ocurriendo en relacién a las cuestiones econdmicas. La crisis, que se empieza a prolongar en el tiempo mas de lo previsto, mas de fo debido y mas de lo que se puede soportar, puede analizarse desde diferentes perspectivas. Los medios de comunicacién ya lo estén haciendo, y nosotros Io hacemos desde nuestra erspectiva: la historia. En el texto que publicamios este mes analizamos en profundidad la que puede considerarse como la primera crisis modema, puesto que la caida de la economia espafiola de 1866 no es tan distinta a la debacle que estamos viviendo desde 2008. Han pasado més de 180 afios de aquello, pero si se quitan las referencias al afi, casi se descubre que el contenido vale igual para entonces que para ahora, Los motivos por los cuales todo se esta viniendo abajo son los mismos antafio que hay; es més, los autores extienden en el tiempo esa valoracién a las crisis que ha sufride Espana, y el resto del mundo durante los ultimos ocho siglos. Es decir, todo es igual. El mundo ha cambiado en este tiempo, mucho, ha cam- biado casi por completo. Lo Unico que no ha cambiado es el ser humano, que sigue siendo el mismo, con la misma naturaleza, las mismas pretensiones, los mismos aciertos y... los mismos errores. Revisar a fondo la naturaleza humana, y la historia nos sirve para ello, y nosotros, desde el ambito de la comunicacién en el que estamos, lo hacemos. Es nuestro deber. Y lo hacemos convencidos de que la perspeotiva historica nos puede ayudar a conocer algo més sobre la actualidad, Esto es lo maravilloso de dedicarnos a la comunicacién: revisar el ayer para comprender el hoy. O quizé deberia ser al revés: comprender el ayer para revisar el hoy. ‘uno cAnbeios ‘piretor suman) 16 LOS DIEZ MANDAMENTOS DE SANTIAGO RAMON Y CAJAL Homenaje «uno de nues- 110s corebros mis lieidos través de un decslogo ‘de maximas,aforismos.¥ verdades como puts. 22 UALEONA DE cASTULA “Junto tos nombres de os liderescomuneros mks ‘conocids aparece, segundo plane, la figure de Maris Pacheco, dama de ‘origen noble que desempo= 6 un papal trascendontal ‘eno deserted aquellos Juego de tronos acontesimientas. Esto es In ncoibe historia de a Ion Casta La Edad Media es en si una amalgama de luchas intastnas, de reinados que caminan cas siempre vaciantes sobre el filo regicda de la navaia enemiga. Monarces y nobles vive centre la contienda y ls reconcilacién, entre las insurrecciones y la contrarrevolucion, EI ‘siento dal rane arde y pooas consiguen mantenerse en el poder durante mucho tiempo. Las rebeliones, las querras y las en ‘ocasiones, carbonia los suefios de estabildad de los soberanos. Y fie a esta Constante despierta un reinado que se eleva coro juego de te Peninsula la Europa medio fevidente que en aquellos tiempos los lazos de sangre se soltaban con la mayor faciidad. Hies, hermanos, sobrino Consuegios 0 tataranietos eran asesinados sin miramientos Si lban contra fs intereses del monarca, y eos mismos no ‘4. BAELO CLAUDIA Historia de Iberia Viola 40, MADE IN SPAIN: ANTONIO LONGORIA 56, GUINOS DELA HISTORIA 68, HY CONTEMPORANEA: CABO MACHICHACO ‘6, AQUI HAY HISTORIA. PEDRAZA ‘€2. LIBROS V CINE: UN ASUNTO REAL eS e en Castilla medad son el fuego que, en innumerable adigma de este rones, de este embrollo de fias yfobias que os la Castilla, la el reinado de Alfonso X, sdudaban en conspirar para apartar de la corona a quien la costentase por mucha ligazén parental que existera entre alos. A buen seguro que el veneno era un ingradionte ccomiin en el mend delas cenas familiares ena Castila regia ¥y medieval. Pero claro, a veces, habia comportamiontos, (que parecian incitar tales artebatos. Paseny lean lahistoria mas temible yescandalosajamés contada, Sucedié en Castila, alld por el siglo XV. 7. NOTICIAS 38, SABIAS QUE. 114, SE HABLA DE_. GREGORIO CESPEDES Beclo Claudia y deavela 6A PRIMERA CRISIS. como eraesta ciudad, ECONOMIC limportantenicleo dele Une de las “ventajee” de {p0ea romana ato impe- la eis s que, cuando ‘que deseporecis bajo selgamoe de ella~y, 1 aguas do un maremoto. buen seguro, saldremes-, ‘yano ser ton tbl que S8 UATROVAESPAROLA? nos la vuelvan a “colar” El omiguo asentamionto de a Basta ex bligando ‘a rapontearse el verdadero cance de a ciiaason do I Argr. Bo acuerd con no ocos especiitas este yac -mleno agri seria el mis lmportana de su naturale en Espa 74 SUMARIO El Escorial™ Es la obra mas fascinante de nuestro pais, Represent6 el camino hacia la inmoralided dal monarca que mandé construirla, Felipe Il, un hombre cuyo Imperio llegé a todos los rincones del globo terraqueo pero que quiso conquistar el cielo con este ejercicio ‘de monumentalidad, Pero el monasterio de San Lorenzo de El Escorial es algo més: 105 un simbolo mistico repleto de claves que son necesarias para comprenderlo en su {otalidad. Aqui ofrecemos algunas de esas pistas, y recordamos a Benito Arias Montano, Bibliotecario Mayor de! monasterio, en el qua désemperiaria una importante labor de . in una de lag bibliotecas més importante de todos lo8 tiempos. Entrevista con... Ale) CeCe HAN COLABORADO EN ESTE NUMERO 205i? Porque la Historia snELDESTIRRODEL cin ovis Avila Oscar Herradén, Javier Tenias es Cote ere ere amcee pas iris it) seein ates cider onbdvarsl | eteiedeshoaa mode 1 on Duce Fran Contreras ayer, Un apasionanto pasado al mito gracias ® ex pwridatayesetor spac. Gabriol Muiz Adolfo Torrecila ansayo publicado por las canciones de gosta de els antropologia, yal: er ivestigador especinzado es lenin on flog iss eeeerices (eee ee sin Hivos. ntomae do Sex rey ee ea feconémices en Expefs, poets, cnlsas eRisto- Jogg Manuel Encrieno Alejandro Polanco Masa 1900-2012, Leciones de 1a ridores, muchas de lass eri arco yaar ivestigdor, y mantione {Setaro conral del Cevlo de blog” teenalogiea Tecnloota Uno de los libros mas modernos y sorprendentes de rl AlejandroJodorowsky NOTICIAS Se desploma la muralla ‘Lo que ls franceses no consiguiron en ls sitios alos que sometiorn la ciudad, lo ha conseguido el mal tempo y la mala praxis institucional. La ‘muralla raola", nombre castizo de la misma, es decir, la Muralla Medieval de Zaragoza, se ha venido abajo. Desde hace afos, existian ‘diversas aletas. Se tomaron en consideracién en 2010, cuando el ayuntamiento de Zaragoza aprobé destinar 200.000 eurs para fa recuperacion de | muralla medieval, que justo por donde se ha caido, entre ls calles Alfonso Vy Arcadas, llevaba mostrando afos de deteriro pese a que para los ‘ranceses, en la Guerra dela Independencia, fue un escolloinsalvable. ‘Sin embargo, ls actuaciones se limitaron a esperar mejores tiempos y @ expropiar algunos terenos y vviendas con objeto de mejorar las condicio- ‘es en las que se encontraba, Hace unos meses, los vecinos vovieron a alertar del riesgo: Ia murala se estaba inclinando hacia una de las calles. Y pusieron un andamio a modo de sostén en la otra. A este errr sigié el cometido por los arquitectos del Ayuntamieto, que no vieron riesgo de SSR Co Meee eae aplaudir™ EN PORTADA.TRAONES¥VENGANZAS ENA CASTLAMEDEVAL Traiciones y venganzas en la Edad Media Juego de TRONOS Lo que aqui narramos parece surgido de la fantastica pluma de Shakespeare, pero todo lo que pasé en aquellos reinos espafioles es real, La Edad Media resulta un periodo confuso en el que las luchas por el poder se convertian en disputas familiares, en el que ningtin lazo implicaba fidelidad y en el aire se respiraba la traicién, El poder Jo era todo, Asesinar al hermano a sangre frfa 0 conspirar contra el propio padre formaba parte de lo cotidiano. Y uno de los periodos més convulsos y apasionantes ce este juego de tronas se dio en Castilla durante los reinados de Alfonso XI y Pedro 1 ean una de las embroliadas & intigantes tragedias de Shakes- peare y estarén leyendo una par- te de la historia de Espana. Por ejemplo Ef Rey Lear, o Hamiet, tune de aquellos intensas dramas en que la confabulacion y la felonia forra las rela- ciones entre las familias més paderosas del reino, entre el mismo monarca, Sus sucesores y sus mas préximos conseje- ros. El linaje farnliar y los lazos de con- fianza no tienen importancia en ellas. Tan solo el poder, su conquista, que convierte 4 los més honorables seres humanos en eras alimaias, en viboras que traicionan ¥y no dudan en la conspiracién o 0! asesi- rato si con ella acceden al mismo. Habra lefda en numerosas ocasiones que la grandeza del bardornacido en Stra- ‘ford upon Avon estaba en la creacién de sus personajes, Porque é! no escribia figuras de fiecién, su pluma era capaz, como quizé ningiin otro autor en la bis toria, de crear personas de verdad, con sus contradicciones, sus complejos y ambiciones. Cuando William Shakespea- re describia al principe Hamlet, a Ofe- lia, a Horacio, el Rey Lear o @ Cordelia, estaba describiendo auténticos seres vives, y cuando escribia sus pasiones y baiisimas desiealtades lo hacia del modo fen que ocurtian en la realidad. En cierto modo la genialidad del britanico era tan certere que, can sus evidentes diferen- cias, cuando trazaba Ia intensidad de es- tas intrigas estaba delineando el juego de tronos de nombres como Enrique de Trastémara, Pedro |, o Alvaro de Luna Porque la historia de la Corona de Cas- tila en la Baja Edad Media, sobre todo a partir de le legads al trono de Alfonso XI es una novela clisica de amor y des- ‘amor, de justicia y conspiraciones, de lealtades @ interases enfrentados entre individuos de le misma sangre. ELPROMISCUO ALFONSO XI La Edad Madia es en siuna amalgama de luchas intestinas, de reinados que cami- rnan casi siempre vacilantes sobre el fio regicida de la navaja enemiga. Monarcas y nobles viven entre la contienda y la re- Poe Javien MARTIN conciiacion, enve les insuecciones ie conterevelucén, Elsi del ton aide y pocos consiguen mantenerse en poder cron cher dare: Les re belones as guerre y las enfermedades son el fuego que en innumerable ocasio. nes cerboniza los suehos de estabiidad te los soberance ¥ fila est constants desperta un reinado que se eleva como paracigima do est juego de tones, do fete embroo de ies yfobies que es la Casta, ls Perinsuls, la Europa medival el reinado de Afonso X! Naodo on Selamanca en el ao 1311, Yatdoed cup hubo ds perobic Afonso bn quones més coreaestaban do 6 la mala sangre y la peversed que ecom- pafan al deseo de poder. Porque apenas Ufo despues de au nacimiento motte mistoiosamente ~ain hoy se dscuten fon motives de su Sbio- ou padbtber nando IV e/ Emplazado. Y ya se sb que fos eacveres, més etn si son GOMER cura, ataen al instante faras, Fuoron no poces lat hacere con una egenciteeicile, ae whist orn EN PORTADA.TRAIDONES¥VENGANZAS EN LACASTLIAMEDEUAL A Alfonso no le tembl6 el pulso para tratar de evitar que una de las habituales traiciones de la época hiciese saltar su corona por los aires se resolvieron a partir del afo 1313, sien- do fundamental en el ejercicio como tuto ra su abuela, Marla de Molina. Su ascan- so al trono coincidiia con la mayoria de edad. El afio: 1325. Pronto dio muestras Alfonso de su nervio y vehemencia, de su actitud autoritara y de una promiscuidad que, en cierto modo, definiré las enermis- tades pollticas de las préximas décadas, tuna futura, sangrienta y definitoria guerra entre hermanos. ‘A Afonso no le tombe! pulse para ta tarde evitar que una de las habituales trai- ciones de la época hiciese saltar su corona por los aires. Pugné por mantener Castilla Lunida bajo su mandato y para ello hubo de acabar, con safa si hacia falta, con los no- bles levantiscos que quisieron hacerse con supoder. Hubo de hacer frente a acitudes levantiscas de personajes del empuje del rey Alfonso IV de Portugal -padre de su lesposa, convirtiéndose este lazo en uno de los motivos de su belicasidad~ 0 Juan ‘Yanez de Castilla el tuerto, sobrine segun: do en este caso del rey, y al que mandé asesinar en la ciudad zamorana de Toro. Es evidente de que en aquellos tiem- pos los lazos de sangre se soltaben con la mayor facilidad. Hijos, hermanos, sobri os, consuegros 0 tatarenietos eran ase- sinados sin miramientos si ban contra los, intereses del monarca y ellos mismos no dudaban en conspirer para apartar de la corona # quien la ostentase por mucha ligazén parental que existiera entre ellos. ‘A buen seguro que el veneno era un in- ‘grediente comtin en el mend de las cenas familiares on la Castilla regia y medieval. Pero claro, a veces, habla comportamien- tos que parecian incitar tales arrebatos. Unas lineas mas arriba escriblamos que Alfonso IV de Portugal habia actuado en diversas ocasiones en contra de su yer- no. Ademas de nagarse a colaborar con él en algunas campanas de la Reconquis- ta, llegé @ poner sus fuerzas al servicio de algunos de los nobles que intentaron derrocar a Alfonso XI. Tal animadversién tenia mucho que ver con el adulterio de ‘su yerno, con la deslealtad amorosa con ‘que el rey de Castila castigaba a su espo- a, hija de Alfonso IV. 41. Alfonso Xi seatin ls Crénicas de Froissg 2. Madre ¢ hijo. Maria de Molina presenta 8 fu hijo Fernando IV en las Cortes de Vall oli de 1295. 3. Don Juan Manuel. autor {e EI conde Lucanor era tio de Alfonso Xi 4. Retrato de un rey. El hijo de Fernando IV £E1Emplazedo rind con el nombre de Alfonso XI de Cast, (MATRIMONIO ENTRE NIfiOS Toda esta amalgama de relaciones, amo- res, desamores, hijos, nietos, cufiados y suegros generan una evidente confusién. Asi que pongamas en orden el relato de esta novela que empieza siendo rosa y con el paso de las décadas acaba por ser bélica y negrisima. Empecemos por el primer, @ imberbe, matrimonio de Alfon- 0. Se iba a celebrar en 1325. SI, suman bien. Alfonso tenia 14 afios, acababa de sleanzar la mayoria de edad, Pero es que su esposa, hija del poderoso infante don Juan Manuel, y de nombre Constanza Manuel de Villena y Barcelona, no llega- baa los diez, cantaba tan solo con nuave cuando las Cortes de Valladolid ratifica- ron el easamiento. Sin embargo iba a ser un enlace breve. Apenas dos afos. Eljoven Alfonso XI advierte la pertinen- cia de establecer un vinculo con Portugal, y nada mejor para ello que contraer matri- ‘monic con la hija del monarca luso, Maria de Portugal. Para ello repudié a Constan- za ¥ consiguié que se anulase su enlace al no haber sido consumad. Sin embar- 0, el comportamiento del rey de Castila, ddesperts las iras de la joven repuciada, y de su progenitor. Alfonso se negé a en- tregar a la joven a Don Juan Manuel, por lo que este le declaré la guerra hasta que accedié a su restitucién en 1328, Y eso ‘mismo, una conducta lacerante contra su hije es lo que llevé al Sancho IV, rey de Portugal, a enfrentarse con el monarca castellano, como hemos sefialado ante- riormente, ‘Antes de dichas disputas regias, en septiembre de 1328, Alfonso XI de Cas- tla contrala matrimonio con Maria de Portugal, quien, pose a ser continuamen- te marginada por Alfonso, ejerceria una influencia determinante en las sucesivas disputas que se abatiran sobre el cielo castellano en los siguientes veinticinco afi. Y lo harla apoyando los intgteses del tnico de los dos hijos que 16vareon Afonso que sobrevivi, el future PEdFS D Yes que la relacién entra Mafiay Alfonso nacié practicamente muerte” Porque. po- cos rmeses antes de estetenlace por inter Con el paso de los afios Leonor se convirtié en una de las mujeres ms poderosas, ricas ¢ 1s, la aparicion de otra mujer relev6 a la hija de Sancho IV a una posicién arrinco- nada. Leonor de Guamén era su nombre, yy subelleza y su personelidad hicieron en- loquecer de amor al rey castellano, Pera no solo el amar incliné a Alfonso XI hacia esta relacion extramatrimonial También existian otras razones de cor- te més funcional. La ausencia de des- cendencia con Maria de Portugal -hasta 1832 no tendrian el primer hijo lo lieve influyentes de toda Europa cada vez mas cerca de Leonor, una joven viuda sevillana, con quien, fruto de dichas relaciones extramatrimoniales tuvo el pri mero de sus hijos en el afio 1330. Y no fue solo uno, sino que a lo largo de las, dos décadas en que se prolongé dicha relacion, Leonor dio a luz @ una decena de vastagos del monarca, entre los que ccabe destacar por su importancia histér ca posterior y su lucha fratricida con su hermanastro Pedro, @ quien seria Enrique Il, fundador de la Casa de Trastémara, Con el paso de los afos Leonor se cconvirtié en una de las mujeres més po- derosas, ricas @ influyentes de toda Eu ropa, entre otras cosas por su perspica cia y agudeza al entender que era mejor rechazar el hecho de que el rey Alfonso repudiase también a su esposa Maria de Portugal en su favor, ya que esto habria llevado indudablemente a Castilla a una ‘guerra contra sus vecinos. Leonor mostré durante toda su vida una habilidad politica cextraordinara y llegé a ser una de las con sejaras con més poder de toda Castila, colocando a los hijos que sobrevivieron en un lugar preferente, Eso si, como no podia ser menos, tl infljo, al ascenden. cia sobre el trono, la convirtieron en ene- ‘miga de un buen nlimara de nobles y, por supuesto, de la gran perudicada por su relacion, la reina Maria de Portugal LAVENGANZA SE SIRVE FRIA Pero, claro, esa ascura posicién no po: dria mantenerse en ausencia de quien lo permitia, del rey. Y aquella que se sintié traicionada y degradada durante lustros iba a torarse cumplida venganza. Sin ha~ ber legado @ cumplir los cuarenta afi, el rey Alfonso XI moria el 28 de marzo 1250 durante al sitio de Gibraltar a cau- sa de la peste y con tan solo 16 arios su hie Pedro serfa coronado como Padko | Ya sabemos todos e! poder que tiene una madre. Y en este caso la madre del rey era Maria de Portugal, legitima esposa de Afonso y a la saz6n enemiga de Leonor. No esperé mucho Maria en tomer cartas fen elasunto. Porque sobre ellay su favor 10 Juan Alfonso de Alburquerque recaeria el verdadero gobierno de Castilla durante los primeros afos del reinado de su hij. Y, pese a que Leonor traté de mantener su libertad negociando con este y refu- gidndose en Sevilla, las ambiciones de las dos mujeres, sobre todo en relacion ala situacion de sus hijos hizo inviable e! ‘acuerdo de paz’ Para la reina madre resultaba funda ‘mental apartar de cualquier tipo de poder alos hijos de Leonor, mientras que esta, ‘partir de su relacion con numerosos per- sonajes de la nobleza mas poderasa, int ‘gaba para que fuera su hijo Enrique-qujen llegase en un futuro al poder en Céstila. ¥ fueron estas maniobras, sin duGla Bares zadas por un notable deseo dé’enganza las que levaron a Leonor a(a-riyerte. Lal sempitema amante de Affayiso losin el EN PORTADA.TRAIDONES¥VENGANZAS EN LACASTLIAMEDEUAL La hoja de la espada esta siempre pendiendo sobre Volade, escondida entre las somblag) pelaciegas, que dominabs como nadie, ya hemos visto como su madke sacaba provecho de la edad de su vastago. Y @ Su lado, Juan Afonso de Alburqueraua, auténtcovaldo del rey en estos primeros afos de su reinado. A partir do 1350 sus determinaciones se convierten en el dix pasén castellano, busca el mantenimiento de un importante comercio con Flandes ¥ 89 muestra especialmente favorable 2 tna aianza con Francia, De Alburquerque acumula un poder extraordinario sobre Su persona y esto comionza a ser percibido como una amenaza por el propo rey, en claro proceso de maduracion persona, intuido también por nuevos personajes que 30 sitéan @ su lado. Son anos de continuos enfrentamientos con algunos nobles, de luchas con sus hormanastros, la cabeza del rey y sus consejeros. Y las intrigas llevan especialmente Enrique y Factiaue, tem fwunos.perdones e'Rioftagabia, Peo la descontanza en Aburaveraue de a cambiar de bando a unos u otros segtin sus intereses ppermiso del gobierna regio, maquiné para que se produjese el enlace nupcial entre su hijo Enrique y dona Juana Manuel, hija del poderosisime noble don Juan Manuel. Esa actitud rebelde, no obediente, acabd or provocar su aprisionamiento efectvo, primero en el castilla de Carmona, y po: co después en Talavera de la Reina, Seré alli donde, en 1381, seria ejecutada, Mas que probablementa la arden partié de los labios de Maria de Portugal. Se habia con- 5. Espada. 6. Cepilla Real en la Catedral de ‘Sevilla. Utima morads de Maria de Portugal raina consorte de Castilla. 7. Extatua orante ‘do Podto | of Cruel 8. La muorte do Pedro | Obra del afamado pintor valisolotano Arturo Montero y Calvo, ‘sumado la venganza. Leonor tenia enton ces 31 afos, Tales represalias dejan heridos el honor de sus descendientes diractos. La hoia de la espada est siempre pendiendo so- bre la cabeza del rey y sus consejeros. Y las intrigas palaciegas llevan a cambiar de bando a unos u otros segiin sus intereses de poder, raramente por fidelidad a una U otra causa. Cada uno es en asta época feligrés de si mismo, devoto de su propia ganancia. ‘CONFLICTOS DE INTERESES Declamos que Pedro fue coronado muy joven, con tan solo 16 afos, y répidamen- te los mas cercanos a su persona trataron de hacerse con el poder real, aprovechan- do la falta de experiencia del monarea 19. El Cid, Héroe legendbario dela Reconauists Y protagonista de algunos de sus mis sonados lances. 10, Tumba de Juan Il de Castilla en la cartuja do Miraflores (Burgos) la que ya hemos hablado y, otra vez, el ‘matrimonio por interés politico y el amor iban a disponer una radical transforma. ion en los contubemios politicos, en la estrategia Maria de Portugal y Juan Alfonso de Al burquerque, apoyados por el Papa Cleren- te VI, ahondan en la pertinencia de que un ‘matrimonio de conveniencia para estable cer una alianza con Francia, Después de no ppocas dilaciones, en las Cortes de Vallado- lid colebradas en 1251 se acuerda el matt ‘monio entre Pedto | y la hija del segundo dduque de Borbén también conacide como Pedro | Blanca de Borbén. El rey caste llano acepta la decision de su madre y su valido... Pero conforme pasan los meses tanto él como su prometida empiezan a albergar dudas sobre el mismo. El rey de Francia pagaria, en diferentes plazas, como dote 300.000 florines... Y, pose 2 las du das, e13 de junio de 1363 Pedro y Bia contraen matrimonio en Valladolid... Y he gull ejemplo de un matrimonia mal ave nido. Fjanse. Apenas dos cfas después del eiace, el rey Pedro decide abandonar a su esposa. Las razones que se han esarimido paara elo son muchas: por un lado, econd- ‘micas: Francia no habia pagado la parte de la dote comprometide; por otro, un desin- terés mutuo entre los contrayentes; tan poco es desdefable que Pedro se siente cada vez més lejos de la influencia de Juan Alfonso de Alburquerque y de su interés por establecer sdlidos lazos con Francia. El EN PORTADA, Apenas dos dias después del enlace, el rey Pedro decide abandonar a su esposa. Las razones que se han esgrimido para ello son muchas ALFONSO X VS SANCHO IV, PADRE E HIJO EN LUCHA POR LA SUCESION DT ee See ee ee et ee ee ee ts Coe ae ee ee ett tg Sore et ee Enel ao 1274, e rey Afonso habia seialado a su primoggnito Ferando dela Cerda como regente y Se ee ee ea See eC ea rea Se a ee eel Creme rar ees ee ee ee ee en eee ee are ee er Pe Pee etc rere aa eee se trono.S ee te embarg, 52 ete re) Proc La Valenta de Sancho en las batallas en que haba participada oe er et rere tn Se ed See Re et a) ee eee ee ae 0 a Afonso, que respetase lo escrito en eC ee eras co) eer Se ee ea ee Ce eer eee ene Cea eee eee ee eterna ee eee ace eet Sere eee Set er) eee Sota) EN PORTADA.TRIDONES¥VENGANZASEN LA CASTLA Me 11. Castillo de Montiel. Fue aqui donde so zanjé la sangrienta guerra de los dos hermanos, re sueltafavorablemente dol lado de Enrique de Trastimara frente a Pedro | el Cruel. 12. Patio de ‘ura medioval de Ins Crénicas do Froissart, soberano de Castila comienza a inclinarse cada vez més por la amistad con Inglaterra Y en todo ello probablemente ejerce buena influencia una mujer, su amante: Maria de Padilla, hija de un noble castellano y que, a buen seguro, influyé en la futura confianza dl rey mas en la bsjanobleza que en los de ‘mas alta aleumia. Aderas, con ello profun dlza en el refuerzo de la autoridad rea, de- poniendo y merginando a un Juan Alfonso de Alburquerque caldo definiivamente en desoracia, que une su destino al de la no- bleza alta castellana que contempla como ‘muere toda su influencia anterior y se pro para para iniciar una rebelién can el apoyo de los muchos descontentos por las trans- formaciones realizadas por el joven Pedro, tna rewueta que los dewuelva al poder, les AleSzares de Sevilla, 12. Coronacin de Enrique ll segun una minia- La vida amorosa de Pedro no termina aqui, y son muchas las amantes reconocidas y no reconocidas, al igual que el ntimero de hijos ilegitimos Pero Pedro | larnado el Crue! 0 El Just lero dependiendo de quienes lo calificasen, resultaba insacable en sus ansias de amor @ inluenca poltica. Pese a la pasion que le desperté Meria de Padila, no dud en ca- sarse en 1364, apenas dos afios después de haber conocido a aquella, con Juana de Castro, con la que tuvo un hi, y @ la que ‘abandoné también pocos meses después de su enlace... Por supuesto, la vida amoro- ssa de Pedro no termina aqui y son muchas las amantes reconocidas y no reconocidas, al igual que el numero de hijos legtimos, tas lineas, ol Srbol genealégico de los Trastamara, LUN ENEMIGO EN LA FAMILIA Nos hemos detenido en analizar los me trimonios y devaneos amatorios porque fen una figura tan pasional como Pedro influyen, y mucho, en sus variaciones po- ltieas, en la confianza que daba a una u otra monarquia a la alta nobleza 0 a las clases més populares. Lo que es eviden- te es que Pedro | iba dejando una hilera de enemigos que esperaba con ansiedad turno para poder arrencarle su contradic- toria corazén. No era tampoco para me: ros, La ristra de muertos que dejé a su EN PORTADA, Es entonces cuando comenzo a ser llamado El Justiciero por quienes apoyan sus postulados y métodos y El Crue por quienes los sufren paso hacia honor al apelativo de Ef Cruel, Y entre sus rivales més encamizados, aquel que més se presta a mantener un odio més insondable, aquel con el que comparte buena racion de sus genes, hijo de su mismo padre y de la mujer a la que mas odio su madre: su hermanastro, En- rique de Trastsmar. Habia nacido un ano antes -clertos his totiadores apuestan por el mismo 1334— que su hermanastro Pedro, Pero si este fue el Unico que llegé ala adultez con vida de los tenidos por Alfonso XI con su es- pose legitima Maria de Portugal, Enrique ‘ue el cuarto de la decena que su proge nitor tuvo con Leonor de Guzman y el pr: ‘mero que lleg6 @ la edad adulta, El favori- ismo que ya hemos sefalado de Alfonso XI sobre su amante hizo que durante su Vida colmase @ sus hijos con Leonor de Posesiones y titulos nobilarios, lo que despert6 los colos y la furiosa animadver- sién de su esposa legitima hacia aquella y sus descendientes. Enrique recibié de su padre el condado de Trastémara, ttu- lo que a partir de entonces acomparia su nombre para la historia, Pero la imprevista muerte de Alfonso XI, cambid las tomas del favoritismo, Pe- dro | sube al trono y, ya lo hemos visto, su madre y de Alburquerque alcanzan el poder efectivo en un primer momento de su reinado. Fueron varios los acuerdos ara mantener cierta estabilidad entre Pedro |y sus hermanastros, comandados por Enrique, pero mas aun las escararmu zadas, los levantamientos instigados por alos, Enrique, Fadrique, Sancho y Telo. vique comanda y apoya varios alza- ‘migntos en los primeros afios del reinado de su hermanastro, En el afo 1352 se ve obligado a mostrar su arrepentimiento @ Pedio después de que sus altercados fen Asturias, recibiendo el perdén. Pe: se a ello no tardara en intentar instigar nuevos levantamientos, aprovechando el descontento de la nobleza castellana Un primer momento Juan Alfonso de Alburquerque, caido en desgracia para el rey, lidera estos alzamientos, junto a los hermanastros, apoyados por esa nobleza ‘que ha perdido el favor real, ya quo Pe: do | prefirid dar cargos a mercaderes y miembros de la oligarquia castellana, muchas de ellos sin titulo, Sin embargo, las huestes de Pedro lograron sofocarias, ‘acabando brutalmente, sin miramientos, con los conspiradores, entre ellos, con su antiguo valido de Alburquerque. Es fentances cuando comenzé a ser llamado El Justiciero por quienes apoyan sus pos- tulados y métodos y El Crue! por quienes los suften. Enrique de Trastémara dacide huiry refugiarse en Francia, es AS EULA CASTILA HED LAJURA DE SANTA GADEA Pe ty ec) ere ee ee Oe ea oer en OO ee Pee es Rieti cts ee cs Coa Pray ro rete a Or jn ey, ee ens ee eer Creer eee] Cee ee Sd eee ee ey Ce eae EN PORTADA. TRA «SY VENGAN EN UACASTILA ME 16. Batalla do Najera. Tuvo lugar 3 de abril de 1967 y enfrente a las tropas de Ped | con las de Enrique de Trastémara CUERPO A CUERPO El ataque de Pedro | en Aragén, con mer- conatios ingleses, a quien declaré la gue- rra e invadi6, supuso una nuava entrada fen lucta frontal con su hermano Enrique de Trastémara, quien junto a un grupo de mercenarios franceses tratan de evitar su conquista, Eso si, con contrapartidas. Enrique apoya al rey de Aragén a cambio de que este haga lo propio en sus inten: ciones de hacerse con la corona castella- ra, Pedro manda asesinar a cuantos se muestran contrarios a sus propésitas. Y conforme pasan los afios genera atin ma- vor animadversion a su paso. El socorro francés y el del Trastémara permite un considerable avance de los aragoneses, hasta el punto de que Enri- que llega a coronarse en Burgos, si bien el contraataque de las fuerzas de Pedra | con el refuerzo de mer faciita que su hermanastro sea de nuevo derrotado en la Batala de Najera, en el ano 1367, recuperando otra vez el trono Pedro. Pero el empuje de las tropas del hijo de Alfonso estaba muy desgastado ademas de haber perdido buena parte de los favores y ayudas extranjeras por no haber cumplido las promesas hechas anteriormente. No acurre asi con Enri- que, para quien el apoyo de uno de los grandes estrategas europeos, el francés Bertrand du Guesclin, impuls6 un venda- val de conquistas, el alcance de un poder poco imaginado hasta entonces. Su ac- tuacién fue definitive para el final de las hostilidades entre hermanos, La localidad ciudarrealeaha de Montiel seria testigo de dicha actuacién, de dicho final La muerte de Pedro | ha quedado ya enmarcada en la leyenda, paradigma co- mo es de este juego de tronos medieval ‘ALVARO DE LUNA, LOS NOBLES CONTRA EL FAVORITO ee hemos visto en el ees ae ee ty Se ca reer or tant, sujtos de conspraciones@ intentos deasesinatos pee ee eee ern e esos casos, sobresaliente en el peso sobre ls deisioes PRU res ee ee esr ala siones -4 or a ante Sey dencla en la Corte Ne ed Pee ee eet Se rn: ete ce Ce ed Pee et or See ae ay eat oe etn) peers io también sus puntos débiles. Seen ee oa eee eee eat ares ee ee ta Beene Leet ee ee eet eee ee ree eee ore joven desput ee et td ee eee eet Eee erat Cee ee ee ere rere ee ie ett es Se ce Ce oe Earn: enero ere See ee eet ae) tec eee er tts ee oe eee ee ee ees Ct pee re Tantos afios de enemistad, tantas heridas al Brac eee es Pete a ee noe ee cts iertas en el coraz6n de uno y otro no podian suturarse si no era con un encarnizado cuerpo a cuerpo de la cblera ya violencia muttiplicada que implica una lucha de este tipo cuando es tentra hermanos. Son varias as versiones ‘gue se han dado del asesinato del cono- cido como el cruel, pero la fuerza visceral de una de elias, su distraz de traicién y sangre la han dotado de un componen te simbdlico que @ su vez parece haberla cconvertido en real. Allé en Montiel, en 1369, terminaria para siempre le guerra entre los dos hermanos. Las tropas de Enrique Il habian acabado con las desmo: ralizadas fuerzas de Pedro. Pero tantos afios de enemistad, tantas heridas abier- tas en el corazén de uno y otro no podian suturarse si no era con un encarnizado cuerpo @ cuerpo. Aceptada su derrota y con la Unica intencion de huir de aque! lugar, Pedro | oreyé recibir, inesperade mente, la ayuda de Bertrand du Guescin. Pedro se hallaba encerrado en el castillo de Montiel, y el francés, aparentemente fen un descuido de los guardianes del mo: narea, simulé ayudarle a huir. Para ello, lo atrajoa su tienda. Perono era mas que un acto de felonia. Alf lo esperaba su mismo hermano, Enrique de Trastémara, Enfren- tadas, las miradas escupian fuego. Y en ‘ese mismo lugar Enrique ajusticié ah bijo de su mismo padre, a su medio‘hart no, Los nudos familiares se rofnpland® la Unica forma posible, con o(@mbate de Un cuchillo homicida.... Come les tre caedias de Shakespeare. « HISTORIA amy Ti eae TUT ST te cen SITE errs Saat te www.historiadeiberiavieja.com ELPERSONAE Nuala acHECD LA LEONA Maria Pacheco En el afio 1520 estallaba la que fue conocida como Revuelta de los Comuneros en algunas de las principales ciudades del interior de Castilla. Se traté de un grave conflicto interno provocado por un clima de inestabilidad social y politica que acabé degenerando en Una auténtica rebelidn contra la autoridad de Carlos I. Durante los combates entre las milicias de las ciudades y las tropas enviadas por el rey destacaron los nombres de Juan Bravo, Juan de Padilla y Francisco Maldonado. Juntoa los nombres de estos lideres comuneros aparece en un segundo plano la figura de Maria Pacheco, dama de origen noble que cesemperé un papel trascendental en el desarrollo de los acontecimientos. 10s documentos histéricos apenas ‘portan pruebas que nos permitan ‘conocer con exacttud la fecha de racimianto de Maria Pacheco. Las yescasas informeciones apuntan al afo 1495 en la ciudad de Granada, Su padre: era don Ifiga Lépez de Mendoza y Quito. res, segundo conde de Tendila y primer rmarqués de Mondejar, noble que destacaba por su gran fortuna y por su destreza en el campo de batala, al que los Reyes Catél- cos hablan recompensado por sus servicios rnomibréndole capitén general de fa Alham- bra. Tras enviudar de su primer matrimonio sin tener desoendencia, don Inigo contrajo ruevas nuscias con dona Francisca Pache- 0, hija de don Juan Pacheco, maestre dela (Orden de Santiago y primer marqués de Vi lena, y de dovia Marla Portacarrero. De esta Lnién nacieron ocho hijos, extenss prole en la que nuestra protagonista ocupaba el cuar- Po a0 Us HERNANDEZ GARVI to lugar. Su padre, famoso mujeriego, pare- ‘ce ser que two varios hijo nacids fuera de! ‘matrimonio y tras enviudar por segunda vez, ‘con mas de sesenta ahs fue padra en otras dos ocasiones, ‘Al margen de sus méritos come fie serv- dor dela Corona y de sus numerosas aven turas amorosas, don Ifigo se distinguié por ser un noble amante de la cultura del Re~ racimiento al que algunos documentos de la 6poca llegaron a calificar como hombre docto y generoso. En este sentido, ejetcié come mecenas trayendo a Espafia a Pedro Marti de Angleria, destacado humanista italiano al que el conde de Tendila ayudé a introducirse en la corte de los Reyes Ca- tices. Don Inigo puso especial cuidado fen que sus hios, sin hacer dstinciones de 's0x0, recbieran la mejor educacién de la poca, encargando 8 su protegido que asu- rmiese la responsabilidad de su formacion ELPERSONAE Nuala acHECD 1. Mapa. EI movi to comunero se extondié rdpidamente por la principales ciudades caste lianas. 2. Retratoideaizado de Maria Pacheco. 3. Entrevista lideres comuneros con Juana, la Loca. 4. Cisneros. £1 enérgico cardenal murié antes de ver a Carlos | consolidado en el trono. 5. Jua Paroce ser que Maria destacé entre todos sus hermanos a la hora de asimilar los co- rocimientos impartidos por Pedro Marti, conviriéndasa en una culta y joven dama que sabia hablar y escribir latin y griego, con amplios conosimientos en historia y mate- mmaticas, y que también escribia poesias. “Todas estas crcunstancias contriouyeron cde manera decsiva a la hora de modelar el catdcter de la hija mas aventajada del con- de de Tendil, convirtiéndola en una mujer adelantade @ su época que siempre se mos- 116 orgullosa de sus cxigenes y que nunca se most’6 clspuesta a dejarse someter por los convencionalismos de la época. Como prucba de su fuerte personalidad, siondo muy joven decicé cambiar el orden de sus apelidos. Consciente de sus rasgos diferer- ciadores, a orgullosa Maria no deseaba sor confundid con Maria Lépez de Mendoza Pa- cheoo, otra de sus hermanas que lego a ser conacida como fa Santa, ni mucho menos con una de ls hijas naturales de su padre, bautizada también con el ismo nombre. MATRIMONIO EN CONTRA DE SU VOLUNTAD Maria no tardara en mostrar su carécter in- domable cuando con apenas catorce afios, don Inigo decidié que habia legado a! mo- mento de casar a su hija El elegido como su futuro esposo era don Juan de Padi cabalero de veinte afios de edad y de estr- pe noble @ cuya familia el conde de Tendila do Castila La reina no quiso implicarse en fa revueta comunera A pesar de la oposicion de la joven, se acordaron sus esponsales con Juan de Padilla y el 18 de agosto de 1511 se celebr6 la boda en Granada tenia una especial estima. Cuando la joven Cconocié las intenciones de su padre no due dé en desafiar su autoridad, manifestando abiertamente su oposicion a ese matrimo- rio acordado sin su consentimianta, Los historiadores no se ponen de acuerdo a la hora de determina las razones que prova- ccaron su rechazo al compromiso otorgado por su padre, aunque todo parece apuntara tna combinacién de motivos derivados de! inferior linaje del novio y aun fisico que no le resuitaba de su agrado, Lo mas probable {85 que en realidad la joven hubiera podido sentir herido su orgullo al no haber sido ‘consultada su opinin al respecto, ‘A pesar de la oposicion de la joven, el 10 de noviernbre de 1510 se acordaron sus cesponsales con Juan de Padila y el 18 de ‘agosto de 1811 se colebré la boda an Gra- nada, Mara tania en aquel entonces quince afios, dato que permite fir la fecha de su rracimiento en 1496. En los documentos de ‘quel tiempo ella aparece ctada corn Doria ‘Maria Pacheco, mientras que su marido sim- plemente recbe el tratamiento de Juan de Pada, ciferencia que vendtria explicada por la diferencia de tnaje que existia entre los ‘esposos. A cambio de que renunciase a sus derechos sobre la herencia patema, el con de de Tendila entragé una generosa dote de cuatro millones y medio de maravedies, una auténtca fortuna para la 6poca Noexisten fuentes histricas que aporten datos sobre los primeros afios del matrimo- rio de la joven pareja, aunque todo parece indicar que los inicales recelos de dona Maria dieron paso a un amar sincero entre ‘esposos que se consolidé con et paso de! tiempo. Hubo que esperar cinco afios hasta que en 1816 el matrimonio asisté al naci- rmiento de su Gnico hijo que roriria siendo nif tas la muerte de su padre, ESTALLALA REBELION Cuando en el aho 1816 fallecié el rey Fer- nando el Catdlico, el cardenal Cisneros asumié la regencia del Reino de Castila hasta que el joven principe Carlos llegd 3 Espaia procedente de Flandes parécocu- par el trano. Durante los casi dos a6@s que se retrasé su venida, el octogehayo CI eros tuvo que hacer frente aut dima de inestabilidad politica en la qué los nablos castellanos intentaron redupétar eh\poder perdido, al mismo tiompo que conspiraban para sustituir en el trono a Carlos por su hermano Fernando, candidato que habia sido educado en Espafia y que podia sor més favorable @ sus intereses. Los acon- tecimientos se precipitaron y Cisneros consiguié que Carlos fuera proclamado en Bruselas rey de Casilla y Aragon, jugada que muchos interpretaron como un verde dero golpe de estado. Hay que tener en cuenta que Juana la Loca era reina legit- ma y nadie habia proclamado su destitu- cidn. Anticipéndose a los acontecimientos ven prevision de lo que pudiera pasar, Cis- nnetos reclamé la presencia inmediata de Carlos en Espana para evitar asi el riesgo cde una sublevacion, El heredero lleg6 a Villaviciosa en Astu- fias ol 19 de septiembre de 1517, rodeado de un numeroso séquito de nobles tlamen- 08. A los pooos dias de su legada fallecié elcardenal Cisneros, el Unico que podla ha ber servido de puente entree! monarca ex tranjero y sus nuevos stbclitos. El descon- tento provocado por la llagada de Carlos | al que muchos consideratan un intuso, se agravé cuando el rey empez6 a repartr tt los, cargos y distinciones entre sus acom- pafantes de origen flamenco, dejando de lado @ los castellanos y aragoneses. Cuar- do a principios de 1619 expi6 al mandato del emperador Maxiriliano de Austria, para Cats | se abrio ls posiblidad de acceder EL PERSONAE. Nana ACERT JUAN BRAVO . {C0 ¥ DEFENSOR Carlos I, molesto por la osadia de sus stibditos, se nego a aceptar sus peticiones, prendiendo la llama de la rebelidn. El descontento pronto se extenderia al trona imperial. Para comprar a los pine! pes electores necesito grandes sumas de dinero que dejaron exhaustas as arcas del reino, Mientras tanto, os extranjeros adve- rnedizos dela corte espariola hacian gala dol poder y riqueza recién adauirides, lo que contribuyé a exacerbar atin més los énimos de los castelianos. ‘Antes de que el monarca partiese de Espana para hacer valer sus opciones a la corona imperil, se presenté ante 6] una de legacién de nobles que le suplicé encareci- cdamente que dejase de expoliar la hacienda regia y que no declarase la guerra sin contar ‘con la autorizacion expresa de las Cortes. Carlos |, molesto por la osadia de sus suibdi- 10s, Se negé a aceptar sus peticones, pren- diendo la llama de la rebelién, El descon- tento generalzado pronto se extenderia y las cludades de Toledo y Segovia tomaron la inciatva levanténdose en armas contra elrey. En poco tiempo la chispia de la suble- vacion se extendié a Burgos, Guadalajara, Le6n, Zamora y Avila, mientras el eardenal Adkiano de Utrecht, regent en ausencia de Carlos | intentaba hacer frente a una situa- cidn que se le escapaba de las manos. UN LIDER INESPERADO ‘Mciante una Real Cédulafechada en Zarmo rael 22 de agosto de 1518, Carlos I nomibrS ' Juan de Padila Capitan de Guerra, cargo rmitar que tevaba aparejado un sueldo anual de doscientos mil maravedies, A partir de tentoncas el oficial dol rey fié su residencia fen Toledo junto a su esposa dona Maria, A ppesar del nombramiento, parece ser quedon Juan se encontraba molesto con el monarca porque ésta no le hubiera concedido el seo rie de Martas, que ala muerte de su tio don Diogo Lépez de Pacla, comendador mayor dela Orden de Calatrava le corespondia por herencia, Cuando en Castilla se extencid descontento contra el joven monarca, Juan do Pacilla torn6 partido por los subiavados ue en tomoa las figuras de Pedro Laso de la Vega y Hemando Davalos empezaban a corganizarse. Algunos testimonies y cxbnicas de la 6poca insindan la postbidad de que a la hora de tomar esa decision, el captén,se hubiera dojado influr por el terpefatyénto de su esposa dofia Maria, insstiend @f18 débil personalidad del esposo, Desde ol mas de abril de 1690) Téledo $e ‘negaba a acatar la autorided eal, Lo8 acon ELPERSONAE Nuala acHECD ‘9. Monumento a Juan Bravo on Segovia, 10. Elobispo Antonio de Acufia huyé de Tole do dejando sola a Maria Pacheco frente a sus enemigos. 1. El rey Juan ll de Portugal ofre- ‘i su protoccién a una fugitiva Maria Pache: co, 12. Batalla de Vill cimiontos se precipitaron cuando ol rey con vvo06 @ las regidores dela ciudad para asistir ala convocatoria de Cortes en Santiago de Compostela. La orden lagé 15 de abi in ciéndose inmediatamente los preparativos para ponerse en marcha, Cuando al dia = {uient los regidores toledanos se disponian a partir con Juan de Padila ala cabeza, una rmulttud enfurecida les impidio salir dela cu dad, terniendo que pudran ser detenids y ajstciados cuando se presentasen ante el ‘monarca, Padila no pudo cumpr con la or- don regia forzado por las crcunstancias, pe ro todo el mundo interpret su gesto como Un llamamiento a la sublevacién, Cuando el capitan decidié sumarse a los descontentos posiblemente nunca dabid pensar que le garian tan lejos. Atrapado en medio de ese cima de tensién, Padila opté por una huida hacia detante, sin atreverse a enfrentarse a aquellos que lo habian reterido. aunida en Avila en agosto de 1820, la Santa Junta, 6rgano de gobierno de los que ‘empezaban a ser conocides como comune- 10s, nomloré a Juan de Padila capitan de las Imiicias rebeldes que se estaben organizan- do para enfentarse alas tropas reales. Algu- ras crénicas fechedas en aquelos dias, muy critcas con el papel que jugé en todo este asunto Matia Pacheco, sitian ala esposa del capitan arengando alos sublavados. Siguien do su relato, esta deciida mujer se presen- 16 en la catedral de Toledo donde digi un Mostrando un comportamiento valiente y decidido, la viuda de Juan de Padilla se habia ganado entre los comuneros el sobrenombre de Leona de Castilla tencendlido discurso solicitando donativas y dinero para financiar a rebelion, Después recor las calles de la ciudad acompariada ppor hombres armados mientras exhortabe a los toledanos para que los siguioran. Dentro del contexto de su época, el cormportamien- to exhibido por Maria Pacheco causé una pprofunda conmocion en uno y otro bando, ‘al mismo tiempo que arreciaban las cxticas contra Juan de Padilla por permit que su fesposa actuase de esa fora, actitud muy lejada de la que se esperabs de una dama castolana de rancio abolengo. ELDESASTRE DE VILLALAR Mientras Maria Pacheco escandalizaba a to- dos asumiendo una responsabilidad que en tonces era impropia de mujeres, la rebelién ‘se estancaba. Buscando dar una imagen de legitimidad al movimiento, e124 de septiem- bre de 1520 los ideres comuneros se entre Vistaron con Juana Ja Loca para obtener su recenocimianta a cambio de ofrecea a! to- ‘no ocupada por su hi. Sin embargo, a reina cde Castila nunca las brindé su apayo, bien fuera por que sui salud mental le impidiera ‘comprender el alcance real dela propuesta, ‘por que en un momento de lucidez se ne ga3@ a aceptarla, evitando verse implicada fen una rebelion que tenla escasas posiblida des de triunfo, Tras varios meses de inoet: cdumbres en ambos bandos, la conquista de TTordesillas por parte de las tropas realstas ‘supuso un duro golpe para la moral de los rebeldes. La causa comunera empezabe a perder apoyos y la soma de la division in tema se ceria sobre el movimiento. “Tras una sucasién de derrotas, las fuerzas leales @ Carts | estrecharon el cerco sobre los sublevados, dispuestas a asestaties ol {ope defintivo, Instigado por sus oficiales, ue le apremiaban para que realizase una ‘maniobra que les permitiera recuperar la ini- Catva, la madrugada del 23 de abil do 1521 los restos del ejrcito comunero dirigido por Padila se diigiron bajo una livia incesan 1 hacia la localidad de Toro. Empapados y coubiertos de aro avanzaron lentamente hasta que las tropas del rey les cerratog e! paso antes de llegar a su destino. Elebphiba te parecia inevitable y Padila forza ta arChAt buscando llegar hasta la locaidid de Vega de Valdetronca con la intencion da tinche rarse all. Sin embargo, sucindacsidmcorno: comandante y la inlsciptina de sus soldados le impicieron desplegar a sus tropas y orge rizar la defense, Perseguidos por los realstas, al ejército comunero llegé en su cadtica marcha ante los muros de las primeras casas de la po- blacién de Vilalar, escenario de la batalla ue iba @ poner fin a la rebelién, Padila y sus hombres buscaron la proteccién de las calles del pueblo, pero la intervencion de cisiva de la caballeia realista provoce una auténtica carnicera entre las fuerzas rebel- des. Al anochecer de aquel da, los campos de los alrededores estaban cubiertos con los cuerpos de los camuneras masacrados. Los tes principales comandantes rebeldes, Juan de Padila, Juan Bravo, capitan de Se- ‘govia, y Francisco Maldonado, capitén de Salamanca, fueron hechos prisioneros, y ena meafiana del da 24 fueron decaptados fen un cadaiso levantado en la Plaza Mayor do la localidad, Tras la derrotasutrda en Valalary la muer te de sus lideres, el movimiento comunero estaba condenado al fracaso. Una a una, las cludades castellanas se sometieron ala au- toridad del rey uréndoveleatad, Tan solo Me- did y Toledo decidieron seguir resistiend, aisladasy sin apoyos. Finalmente, Madrid se findié el 7 de mayo y todo pereciaindicar que la capital toledana no tardaria mucho en se tir sus pasos. Sin embargo, nadie contaba con la firme resolucién de Marla Pacheco. EL PERSONAL. MARI PAD DIEGO HURTADO DE MENDOZA, ;AUTOR DEL “LAZARILLO’ . j tga a Meta deta yon matinee gg » ent igo perenne ssl com el Gan Ted ya a ree eae et eect a ee 5 cnet rte abt ato ned can era alia Twi tras alan Pode Mi err yen ecto a fe js pra oder nor oP ie eee ec eee padebena eee ect oi aes Bee ay err ob te nol os a to, Pee eee aioe don Diego ejercié como diplomatico al servicio de ta Corona tae cco sro lets one eal ane cteae So ss ot d eee eeeaetal ae reat ere Get Tm ol le i cli. Ts Ys atest geen et edo hoc be anes rape ee erga ae eer ce ‘terse els on Ve ical oc ea es area aes Se (heat Cap abs snl rts rats 6 ‘sobrino el marqués de Mondéjar le puso al frente de un ejército raat ed reesei (eta et ea eel ae opie cee ae eer {as pt pt te stn al od owas Dior, mir yuma, Dge deo fore racer arnt es ‘Artes y de las Letras que llegé a reunir una extensa biblioteca recopilada a lo largo de sus viajes por soso igus eat Loe eae GPRS 0 GEOG Wie ls We ee a ea eae ae Tse ce en camia qo dor Dig Bre des Lipez Hands, pot ocr qe se mas crear tho par one Mars Sarina Eee aarti us es ee ieee eee erent ee taste nen ete ein Tenn nue Coa cle Aipujarras basada en sus experiencias militares y polticas durante ta sublevacidn de los moriscos en 1568 y que fue publicada péstumamente en 1627 bajo el titulo de Guerra de Granada hecha por el rei asa rec jal Scots Uso wl rio Poailig Gta a deal Wy uate po Mlees eae lene oar se ete re emer eee ner ae Gel género picaresco. Esta teoria fue defendida por algunos eruditos espafioles del siglo XVI, hipo- Ie alae era lee ale poe eae tert aetna yep res gl ak apa orn ed cae ee ere i eed ee le Ceaser sl ERE apa eT ‘opal ea ita oa eae Baton Tees Nene UNA AUTENTICA COMUNERA, ‘Mostrando un compartimiento valiente y de- cidido, la viuda de Juan de Padilla se habia {ganado entre los comuneras el sobrenom bre de Leona de Castila. Mientras su espo- 0 combatia alas tropas realstas on tierras valisoletanes, dota Marla habla gobernado en Toledo hasta la legada, el 29 de marzo de 1821, del obispo de Zamora Antonio de Acura. Obligada a compartir el poder con 6 las relaciones entre ambos fueron bastantes tensas. Con el tiempo, la personalided de Maria Pacheco se gané las simpatias de la ‘mayoria de los toledanos pardarios de la sublevacién, Cuando llegaron las primeras Noticias sobre la derrota en Vilalar y la ee ccucion de los lideres comuneros, el obispo Antonio de Acufia huyé apresuradamente de Ia ciudad dejando sola a la viuda de Pa dila mientras ésta lamentaba la muerte de su esposo sosteniendo entre sus manos la carta de despecida que le habia envado. En esos momentos de incertiqumbre se elevaron vaces que solictabaryébiablar negosiaciones con los realstas, Antonio Longoria y el rayo de la mu Durante un tiempo, poco después de comenzar la Il Guerra Mundial, una de las bisquedas mas obsesivas de cientificos de todo el mundo tenia que ver con el “rayo de la muerte”. Era el arma definitiva.. Muchos la buscaron pero hasta ahora nadie, que se sepa, ha logrado desarrollar algo similar. Sin embargo, en su intento por desarrollarla parti aron cientificos de primer nivel, como es el caso del espafiol Antonio Longoria, que habria vendido la patente por seis millones de délares. Un personaje tan fascinante como desconocido en cuya vida hemos profundizado... Palomas al vielo caen muertas alinstante por la acci6n de una méquina situada a una distancia de cuatro millas. Esta es el logro que supuestamente ha conseguido el doc- tor Antonio Longoria, de Cleveland, Oto, quion recientemente ha declarado haber destruido su letal maquina por el bien de la humanided. El inventor de Cleveland ha afirmado que tropez6 por casualidad con su rayo mortal mientras investigaba sobre el or ALEJANDRO POLANCO MASA tratamiento del céncer con radiaciones de alta frecuencia, La accién de estos rayos mortales, segin sus afirmaciones, es in olora y esté basada en cierto mecanismo ‘que convierte la sangre en una sustancia sin ulidad, tal y como la luz twansforma sa les de plata durante el proceso fotogrtico. ‘Anteriormente un grupo de cientifcos, se- {ain aparacié en prensa, habia demostrado ‘que estas radiaciones eran capaces de ma- tar ratas,ratones y conejos, incluso cuando los animales estaban resquardados en el interior de cémaras con gruesas paredes ‘metalcas. Estos rayos, segun le opinion de! doctor Longoria, podtian matar a seros hus ‘manos con la misma faciidad” Este texto pertenece @ la mitica revista Popular Science en su edicién de febrero do 1940. Esta publicacién se dedicaba, y dedice atin, a dar a conocer tod tipo de inventos y avances tecnolégices. Recupe: rar ese desconocido texto fue el punto de partida en nuestra bisqueda de datos so bre Antonio Longoria, que llevd a cae, su investigacién en una época en la, guns hos cientificos, especialmentece) fifioa Nicola Tesla, buscaron con ana Un rma que fue conocida como tal/cbjne Faye de / MADE IN 32\ 1) a la muerte, y que resuitaba ser como et gil de la tecnologia, ‘UN EJERCITO DESTRUIDO AL INSTANTE Antonio Longoria aparece en escena duran telos afos treinta del pasado siglo. Las apa- Ficiones en prensa de su raya de la muerte jueron tomadas muy en serio. Véase, por ejemplo, este fragmento de un alarmante articulo aparecido en el periédico Reading agle, de Pensitvania, on su edicién corres pondiente al 31 de julio de 1924, muy simi- lar en su contenido a lo que fue puilicado fen muchos otros periédicos de los Estados Unidos por aquellas fechas: “Nuevo ra yo de la muerte tan poderoso como para iEstados Unidos salvado de una invasién por un rayo de la Un periédico norteamericano llegé a presentar asi el invento del cientifico espaitol: “Nuevo rayo de lamuerte tan poderoso como para masacrar aunejército” ‘muerte! (.) Un rayo tan potente que puede ‘matar en unos segundos desde una distan- Cia sélolimitada por la curvatura dela Thera, (..) Elrayo toma la sangre en una sustancia del color y la consistencia de la gicerina, estruyendo todos los glébulos rojas y es luna invencién del cientfica espafal Anto rio Longoria, de Cleveland, Todas los go- biemos del mundo posiblemente desearén hhacerse con el secreto del doctor Longoria, eee da Guerra Mundial, er een eee peer epee: Corry Seed eee eer pero éste no esté en venta porque, extraia- ‘mente, el inventor del arma de guerra mas terrible concebide por la mente humana es un pacifist, Laprensa de la época repetia por doquier las mismas frases e ideas, a saber, que Lor {ore habia encontrado a! yo de la muerte Sin proponérselo y que nunca descubsifa su secrata salvo si los Estados Unidos eran invadidos por alguna potencie extaniera Oto de los ingredientes del misterio se encuentra en los testigos, porque se afir- m6 que varios grupos de cientficos habian ppodido observar los terrbles efectas del ayo de la muerte de Longoria, pote lar, Una cosa es lo que mencionara prensa y otra muy diferente lo que sucedttiaen rea lidad, No tengo datos precios dole esas "Made sean TOMO LONGORIA supuestas experiencias, por lo que habré que dejar ol asunto, al menos de momen. to, entre interrogaciones y una gran dua Un ejemplo de ese tipo de demostraciones aparece descrito en el nimero de seption- bre de 1834 la revista Modern Mechanix ‘Una desctipcion parcial de los aparatos, su construccién y de sus principios operativos fue ofrecida recientemente en una sesién del Congreso Nacional de lnventores en Omaha, Nebraska. Observadores privile- giados de una demastracién préctica de la méquina declaren que el experimento fue todo un éxito, legando a ser terrorifco, Pe- Fos, gatos y conejas murieron al instante, su sangre se convirié en agua en cuanto el rayo actué sobre ellos” Longoria, en sus deciaraciones a la prensa, se declaraba admirador del presi- dente Roosevelt pero a pesar de ello no codia a las peticiones del Departamen. to de Guerra para mostrar su rayo de la muerte porque “no se sabe quién podria ser el presidente que ocupe la Casa Bian: a cuando Roosevelt ya no esté”. Como pacifista declaredo, Longoria aborrecia les armas y decia estar atormentado por la posiblidad de que una tecnologia como la de los rayos de la muerte pudiera dar comienzo a un auevo contlicte mundial Nuevamente ol espectro de la Gran Gue- rra, asi como el miedo a que se repitiera de nuevo algo similar, estaba presente en cada declaracion, QUIEN ERA? En ol Palm Cemetery de Winter Park, en cel condado de Orange, Florida, aparece una lépida que corresponde al doctor Antonio Longoria. (Es éste nuestro Antonio Longo- ria? Las fechas de nacimianto y defuncién parecen las correctas, pero no podria ase- Longoria, en sus declaraciones a la prensa, se declaraha pacifista ddectarado y por ese motivo no quiso compartir sus avances en el desarrollo de una maquina capaz de aniquilarlo todo {Una nueva forma de radlacion: eso ea el rayo dela mueree de Antonio Longoria, Casi un arti {u0 de ciencia ficcén ‘demasiado real. {Fue la catistrofe deTungusta (arriba) un experimento con el rayo de la muerte que estabs desarroliando el inventor Nikola Tesa (dorecha)? ‘urarlo, Longoria nacié en 1890 y falleci6 fen 1970. En la lépida, ademas, aparece un epitafio de lo més enigmstico: They said it ‘couldn't be done! He did it. Lo que tradu cido significa: "Dijon que no se podia hacer! Ello hizo” Uniendo la senda de puntos que dejaron sus apaticiones en prensa, incluyendo ve rios articulos en la revista Time entra 1936 y 1939, aparece el siguiente escenario. Antonio Longoria nacié en Mactid en el ve- rano de 1890. Parece que a principios de! siglo XX vajé a Estados Unidos, via Cube, En el nuevo continente estudié ingenieria y medicina. Durante parte de su vida vivid en Lakewood, cerca de Cleveland asicomo MAGE W SPAIN. ANTONIO LONER en otras localidades proximas a esa ciudad. Estuvo casado y tuvo tres hijos. Tuvo in portantes puestos ena industria eléctrica y lleg6 a vender algunas de sus patentes por importantes cantidades, Fallecié el timo dla del afo 1970 en Winter Patk, Florida Hasta aqui los datos biografioos que deben tomarse con mucha precaucién, pero tam- bién hay otros datos que son incontests bles. Por ejemplo, ahi estan sus patentes. He podido revisar nueve de elias, por lo ge real relacionadas con el uso de radiacién de alta frecuencia para soldar diversas ma- terials y, en algunos casos, licenciadas pa- ralla Sterling Electrical Company, empresa dela que Longoria lleg6 a ser presidente, Y, precisamente ati, en esas patentes, parece estar el origen del supuesto rayo de la muerte de Longoria, Las primeras noticias sobre el mismo surgieron de los coments ios inoportunos de algunos testigos de cier ia experiencia ala que ni el propio Longoria desea dar publicidad. Y, a partir de ahi, se armé el lio. Ya fuera investigando sobre re clacién de alta frecuencia en electroterapéu tica, como se coment6 en ocasiones, oa tre vés de sus experimentos sobre soldadura, {que dieron origen a sus patentes de maqu- nas para solder, resulté que Longoria se hizo célebre precisamente por un efecto que no buscaba. "El rayo mortal es una forma de radiacién que tiene una frecuencia precisa capaz de romper a distancia los glébulos rojos de la sangre. El poder de penetracién del rayo depende de ls potencia del mismo. Para obtener buenos resultados es necese- io emplear votajes muy altos, partiendo de unos 80,000 volts”, legé a decir, pero no dlaba detalles de su secrato... es algodelo que me alegro: seo llevé al tuba, © EIN En nuestros dis el concepto de rayo de la ‘muerte ni siguera nos sorprende. Hemos ‘recido rodeados de referencias en ol cine Y la television sobre rayos de todo tipo en peliculas de clencla fccén. No hay nave espacial imaginaria que se precie de ser ‘oderosa que no tenga su propia bateria de ‘ayos ldser, torpedo foténicos 0 cualquier ‘otro arma futurlsta que, en realidad, no lo son fant habida cuenta deta existencia en fos arsonales del mundo real de armas so- brecogetoramente potents y mortles. Pero en la primera ita del siglo XX, colncidlendo con los alos dorades do las publicaciones de ienciafccin, sobre todo en os Estados Unidos, el concepto de rayo dela muerte era novedoso. £n 1934 Flash Gordon lev esa tecnologia fantéstica a oto nivel, haciendo que los nos de melo ‘mundo desearan tener su propia pistola de rayos. Pero no todo quedé en el papel impreso de las afojas revista de clencia icin y fantasia La Gran Guerra habla camblado par siempre la forma {e pensar de la humanidad, El conficte mundial habia sido tan espantoso que se alzaban voces ‘or doquier para que nunca mis algo como aquelo pudiera repetirse. Poco Imaginaban que no ‘mucho después, ll Guerra Mundial acabara po superar todas las marcas de dolor ydestruccién 1 que la edad de las armas atmicas estaba ala vuelta de fa esquina. Sin embargo, entre las dos ‘qorras mundiales surgieron toda una serie de vsionarios que quisieron llevar ala vid eso que no era mis que fantasia decienca fcc. {Por qué la fier dels rays dela muerte despetéprecisamente después dela Primera Guerra ‘Mundi?’ El pacitismo naciente puede que tuviera mucho que ver, nto con ia inipiente ciencia ficcién, por supuesto, Por mucho que se hablase de paz, se intuia que las guerras do futuro iban a ser més tribes todavia que lo ya visto. Por eso, hubo quien pens6 en crear armas tan teribles ‘que ol sélo hecho de imaginar su utlizacién sera més que suficente como para impedir una nue- ‘a guerra. En su ingenuldad no podian imaginar que, precisamente ese razonamiento, fue lo que ‘mantuvo @ fa humanised con la respiracén conteniga durante la quer fia cuando el equlibro ‘entre bloques atémicos amenazaba da tras dia con la aniqulacin mutua, nica "garanta” para ‘que una nueva quer mundial estallara. Eso no impidé, por supuesto, que decenas de conflictos ‘lobes asolran infnidad de rincones del mundo a fo largo de fo que quedaba del siglo XX, sin ‘necesdad de usar ninguna nueva arma nuclear desde las dos que fueron empleadas en Japén en el verano de 1945. Inventor Hides Secret of “Death Ray” ‘Antes de las armas atémicas lo mas parecido ‘en cuanto concepto de arma de destruccién ‘masiva, adomés de las armas quimicas ob terioldglas eran ls “rayos de la muerte” CConsstian en teribles armas de raviacin lecromagnitica 0 paticulas capaces crear ‘una inmensa destrucci6n. Nadie vio nunca ‘una funcionar, por fortuna, pero no faltaron ‘quienes afirmaron poseer su secret. En los fos veinte apareiéposiblement el mas cé- lebre padre de rayos morales de la historia. Se tvataba del plonero britanico de la radlo Harty Grindel-Matthews. Su incapacidad para realizar una demostacién viable de su supuesto ‘ayo mortal se convict en un patrn a seguir por todos los demas inventors de armas similares. ‘A igual que Gzindel-Mathews, muchos ots afimaron haber llega a construt un ayo mortal, ‘pero nadie pudo ofrecer una demostacion pablica real, por fortuna. El concepto de rayo de la muerte obsesiond en sus iitimos afos de vida al gran Nikola Tesi. padre de a electitcacion por medio de la corrente alterna, a quen debemos gran parte de ‘nuestra sociedad tecolégica actual, afimé en maliples ocasions haber creado wn terrible a 6 la muerte. Nuevamente, nunca lo demastr6. Y, a, egamos al mistrioso Antonio tr testo que fe conoid como creador de una trible mquna Go rayos morale algunos datos sobre tan enigmético personae, VSSA\ ON RivO DiapoLico Mata a distancia y detiene los motutes satenee tocar es et tps tone haber deteubierta Este rave, tamente un avin en lara tly ect teeter epee e Stem "8s tee abicado dingo G san rater io hea sentence Se 430 tvs fe maul nsustdcamenes HISTORIA ANTIGUA LA“POMPEYA" HISPANA Baelo Claudia La Pompe hispana “Baelo es un puerto donde generalmente se embarca hasta Tingis (Ténger), ‘en Mauritania. Es también un emporio que tiene fabrica de salazones Estrabon (Ano 18 d..C.) En tierras andaluzas -en la antigua Baética de Hispania~ se encuentra uno de los mas importantes Conjuntos Arqueolégicos de nuestro pais. Los restos de una ciudad, de uno de los grandes niicleos comerciales de la época romana alto imperial, en la que habitaron entre 2,000 y 3.000 personas, puerta comercial y cultural con Africa, Albergé cuatro templos, teatro, foro, basilica, mercado, termas y las fabricas de salazones y garum mas notables de nuestra piel de toro, Historia de Iberia Vieja ha viajado hasta la gaditana Baelo Claudia para mostrarles cémo era una ciudad que desaparecié bajo las aguas por un maremoto, que nos ha legado informacién de suma importancia para redescubrir nuestro pasado. bicado en el Parque Natu- ral del estrecho de Gibraltar entre la Sierra de la Plata y la de San Bartolomé, de cara al mar, en la gaditana playa de Bolonie-, el Conjunto Arqueotégico de Baelo Claudia se ha convertida en uno de los lugares de referencia histérica cuyos restos, vestigios, nos acercan no sélo a la civilzacién que los cre6 sino que, ade- més, nos muestran la gloria y relevancia que en otro tiempo albergé esta urbe Baelo Claudia no es comparable @ otras ciudades de la antigua Hispania, como Ité= lica, Emérita, Corduba 0 Tarraco, en lo que se refiere 8 poder politico 0 econémico alcanzado, pero s{ a su monumentalidad LLiegé a su maximo esplendor gracias @ la comunicacion y actividad maritima que le Tet fotos: FRANCISCO CONTRERAS GIL daba el punto estratégico donde se en- contraba. Y su industria pesquera ~basa- da en la pesca del atun y la fabricacién de salazones y garum-, junto al comercio africano, le dio una riqueza sin igual Hoy, de entre todas las urbes romanas existentes en nuestra geogratia -y gre- cias a su buen estado de conservacion, a las investigaciones arqueolégicas y a las actuaciones de restauracién realizedas hasta la fecha-, es uno de los paces, sino el Unico yacimiento en el que podemos observar los elementos esenciales de lo ‘que era una ciudad romana, Pero 2qué sabomos de ella? LAS PRIMERAS REFERENCIAS Y ESTUDIOS En 1663 se tiene Ia primera referencia de la €poca moderna sobre Baelo Claudia. La hace el icenciado Macario Farias en su tretado de las marismas de Malaga @ Cé- diz, yalgunos lugares y sus vecinos segun fueron en fos siglos antiguos, @ pesar de ue en el manuscrito ~que se conserva en la Bibloteca de la Real Academia de la His- tofia~ el autor confundiera Melata, la ac- tual Barbate, con Baelo Claudia, Boloria, No shasta 1719 cuando el inglés. Con- duittredacta una memoria en la que iden tifiea y describe los restos arqueolégicos situados en Bolonia. A su vez, en 1794 An- tonio Ponz visité e! despobiado y reconoci6 el yacimiento de la antigua Bolonia-fommo registro en su obra Viaje de Espana, @’que ‘se a noticia de las cosas més apteoebles dignas de saberse, que hay ort éla: Elpaso de la iteratura a jd tvestigacion de campo se produjo cortios trabajos ar whist orn queolégicos por parte del relgioso belga Jules Furgus en 1907. Pero el arqueélogo que recuperaria de forma definitiva Bacio Claudia para la posteridad fue Pierre Pa- ris. Visité el lugar por primera vez en 1914 ¥. tras un segundo vial a los restos de la tbe, solicité la autorizacién para llevar a cabo excavaciones en la misma, EI equipo multciscipinar de investiga dores que comandaba Pierre Paris orient6 sus trabajos hacia la documentacién gré fica, el estudio de le arquitectura y la pu- blicacion de los resultados. Los estudios sealizados entre 1917 y 1921~ sacaron @ la za necrépols oriental, as factorias, los, templos, el teatro, los acueductos, las can- twras de Punta Carminal y el ninfeo. Todos los hallazgos se relejaron en las memorias de las excavaciones, realizadas en colabo- PSO) racion con George Bonsor, Alfred Laumo- ner, Robert Ricard y Cayetano de Merge: lina. La obra fue ciave para dar a conocer la relevancia de los restos arqueol6gicos, ¥ sirvié para que las autoridades espafo- las se concienciaran de su importancia ylo eciararan Monument Artistic en 1925. Y cutiosamente, desde entonces, cayé en el obido y el silencio oficial. Entre 1921 y 1964, Baelo Claudia no figuré como objetivo en ningin plan, ni proyecto de investigacién o conservacién Haste que cusrenta afios mas tarde volvié a ser objeto de atencién, Concretamente fue en 1964, cuando la Direceién General de Bellas Artes encargé tanto a le Fun- dacién Lerici como al arqueslogo Manuel Pelicer la realizacion de prospecciones oeofisicas para determinar la extension de la ciudad y la naturaleza de los restos enterrados. Las excavaciones se empren- darian en 1966 y no se han interrumpido hasta la fecha, Pero ha sido la institucién francesa de estudios hispanicos “Casa. Veldzque7’ la que durante treinta anos ha realizado la mayor parte de los trabajos de campo fen el yacimiento arqueolégico. Interven: ciones que han permitido que hoy pode ‘mos recorrer y apreciar una importante superficie de la ciudad romana. A ellos se debe la excavacion del foro, las termas, la mitad del decumanus maximus, eles 110, parte de las factorias, varias. vgn das del barrio industrial y gran pptte de la necrépolis oriental. La imédHancla d2 los hallazgos provoce que jés siteridades on la década de los seténya del pasado HISTORIA ANTIGUA.LAPOMPEYA” HISPANA icaciones de eran los te- 3 los trabajos siglo XX- desalojaran las, la aldea de Bolonia y se ad rrenos para que comer de restauracién. LOS ORIGENES DE BAELO CLAUDIA Los restos mas antiguos encontrados hasta el momento muestran que la ciudad se fundé hacia fines del siglo Il .C. En es: te sentido, disponemos de dos monedas un as y un semis- acufados en la ceca de Bailo (Baelo), entre la segunda mitad del siglo Il y la primera mitad del siglo | antes de nuestra era. Y el que no se ha- yan encontrado vestigios de 6pocas pre- cedentes a la ocupacién romana muestra los estudiosos que los antecedentes de la urbe estarian en las poblaciones de los alrededores. Segin la cronologia que realiz6 Claude Domergue —la primera realizada por un ar- queélogo-, su historia estuvo divida en cin co fases. Su nacimiento tuvo lugar, como hemos comentado, a finales del siglo I tn periodo en el que se establecieron las primeras industrias de salazon de pescado cemolidas intencionadamente y recons- PONT Ei Beelo era sutda de agua por tres acueductos. principal era el que se encuentra en a parte cxiental de fa ciudad, que parta a ocho kib- ‘metros de la urbe, en Punta Paloma, y debia ‘8 importancia no solo pore caudal de agua ‘qe suminstraba sino adem, porque era el ‘ue estaba mis alejdo. El segundo, se encon- feaba en la pate oriental, legaba dela Sierra e Pata y suministraba los recursos de aqua los bas dela cudad, Yel tercero,enraba fa ciudad pore extremo norte procedente e a fuente de Real, entraba superando el perimetro amuralado hasta decanta en una ‘gran cisterna que an se conserva en la parte alta de ecntoarqueotigica. Fe Fue el mayor recinto -67 metros de longitud y 49 de anche deta cndad, Alas ars Bal Caan aa mura, se rola eter, con un lode hasta2.00 personas, ‘que cisttaban de as reresenaciones de os toes, todos haere. pi se spn es gas en furcién desu fst sci. ras fu ronments entre ta “sna Y fa orcesta detaban de yor esplende al conjto. COZ a) Sobre la amplaterraza que domina el Foro, se ergen ls tres En siglo se extenioron ‘omplos cisco dela tiada capitoia que confrman el Cap nol imperio los culos de ‘oli, devicados a sipter, Juno y Minera. Independiente, se- igen orienta, ene eos prados por coedores yd idémcas dimensiones. Suublacin fe a ogipcia is. Cutos Urbanistic es un gui dels constructors. Se encuentra uni- ristrics, con coremonias a y estableidosimbcayfsicamente con la aura del Foro, roservades a iniciados, pa dando as preeminenca als doses sobre la vida cotiiana. Los ra aquels files que ha- ‘nes templos son tetéstlosy pseudoperpters, es decir con la an pasado una see de fachada a cuatro columnas dispuestasfrontaimente yds a cada tos que los hacian apts lateral que consttuian epic, ara ecto. La esposa de Osiris, de la voncedora de | oscuridad, que legs a ser consierada. Principio Femenino Universal por los césicos, a disa de las diosa, tuvo su fem lo en Baelo Claudia. ¥ es el nico de estas caracteritoas en la Pnin- sula Se encvontra bicado al noreste del fro, en una zona preferente, junto al Capitol, Es un tempo rectangular, cercado por un muro que lo asta dol extrior,y al ue se acesia por una puerta a dos hojas. EL ‘santuario estaba gviido en dos espacos: una zona pblica destinada al city ora privata con habtacones, delimitadas amabas estancias run patio cerrado donde se stuabala clio sala de la vinidad. En a are frontal se encuentra el altar, fa pia, la banera y el alibe al ue se accedia por una escalra de peldaios, Enel exterior se encontraban as dependencias destinadas alos sacerdotes y ala presentacién de nuevos iniciados donde se reaizaban ls rales iniciteas. Pes Belo Cla, a ciudad alto imperial, conta con dos cemen- ‘eros onecrépois. Una situada en el sje del via que marcaba, la salda de la ciudad por la puerta de Cartea, el Este. Y otra, ‘tua en lee contaro, wbicado tras fa sald por a Puerta de Gades. Ambos estaban erplazados fuera de la ciudad, uno y ‘to lao de tas vias de acceso Exist ora necréplis correspon- inte al periodo de decadencia que se encuentra situad unto, 1a amuralia orienta, a uno y or lado del aroyo contigu, HISTORIA ANTIGUA LA“POMPEYA" HISPANA 11 4 Exeavacion de la necrdpolis del sures: ‘tw en 1919, 2. Un descubrimionto inig Entre 1917 y 1921 salioron a la uz los vecintos {de la necrépolis orienta, as factorias, los tom: pls, el teatro, los aeueductos as cantoras de Punta Carminaly el ninfeo. 3. Restos huma- nos. S. Excavacién del teatro. La institucién francesa de studios hispénicos “Casa Velie que2” ha efectuado notables Investigaciones sobre este antiguo centro de especticulos. truidas posteriormente con mayor ampl: tuth, y donde se empezé a desarrollar un ncleo urbano que se fue extendiendo. El apogeo llegé en tiempos de Claudio Y Nerén, a mediados del siglo Il. En esa poca se alcanzé el estatus de municipio de ciudadanos de derecho romano, se co- menz6 acunarse moneda y se erigid un gran foro con edificios piblicos de caréc- ter monumental, Asimismo, se la doté de infraestructura hidraulica, con tres acue- ductos que garantizaban el suministro ala poblacién y las industrias, y se ampliaron las pequefias murallas que se habian le- vvantado durante el periodo de Augusto. Fue un tiempo dorado en el que se con vito en uno de los grandes ndcleos comer- clales de la 6poca alto-imperial y en el que alcanaé su maxirna prosperidad, como do rmuestran los hallazgos de distintas cord cas importadas y el gran nimero de mone- das de muy dstintos lugares de Hispania. La urbe tenia una extension de 13 hectéreas, a las que habria que aad cinco pequefias poblaciones pertenecientes @ otras tantas ville rusticae. Todo elo se debio en gran ‘medida al fuerte sustrato bere-piinico exis- tente. Al haber una poblacién fuertemente impregnade de elementos cuturales, lejos de dficuitar la romanizacin, la favoreci, La urbe tenia una extensi6n de 13 hectéreas, a las que habria que aiiadir cinco pequefias poblaciones pertenecientes a otras tantas villae rusticae Durante la segunda mitad del siglo Il co- ‘menz6 la decadencia, La disminucién de las capturas en el mar, la pérdida de eco- romia, junto aun terremoto que destruyé parte de la ciudad, provocé que comenza- ra su ocaso. Un final que se produio final- mente con el abandono de la poblacién de sus habitantes ~pescadores y campe- sinos tardo-romanos que vivian reutilizan- do como viviendas los grandes edificios ppublicos semiderruidos- hasta despoblar- se finalmente en el siglo IV d.C. LURBS, EL CONCEPTO DE CIUDAD Hoy, cuando recorremos Baelo Claudia, al socaire de las brisas que entran por el Iitoral entre los cabos de Camerinal y Punta Paloma, lo hacemos por los restos de un enclave que alcanz6 el concepto de ciudad. Para los ramanos la ciudad era mucho més que un conjunto de vivien- das estructuradas. Solo se concebla una tbe como ciudad cuando era posible la cexistencia en ella de una serie de elernen- tos de conciencia y de vida colectiva en templos, espacios de asambleas, institu: ciones y servicios pablicos permanentes. Baclo Claudia fue entendida como una ciudad por excelencia, la Urbs, es decit Roma. Y disehada y construida sobre las coordenadas del cardus maximus, es de- cir orientada de Este a Oeste. Un recinto sagrado, protegido por los dioses, un espacio ademas de fisico, simbdlico, El concepto de ciudad era de raturaleza esencialmente religiosa y es Piritual. Un espacio sagrado y un espacio |urigico. Su trazado siguié fielmente esos conceptos, consideraciones religiosoju- ridico-simbélicas. Los ejes principales se encuentran orientados a los puntos cardi rales. Los cardini ~cales situadas en los ejes Norte-Sur-, se situan con reshecto 2 los dacumani calles orientadasde Esto a Oeste, Sus constructores sigttey6n IOS consejos de Vitruvio cuanda a-edficaron) Ubicanddo las pusrtas en los-éytremmos da! las calles principales, e! f6rD7en el'eeniro 6. Via principal de Bacto Claudia. 7. Lapidas funeraras crstianas dol siglo Vi [8 Munecos en piedra de carécter antropo- mofo. Los trabajos que e Il ‘yacimiento siguen deparando hallazgos como los de estas enigmaticas piezas. 9. Cantra de visitantes de Baelo Claudia, Se ‘encuentra ena ensenada de Bolan, en Tarifa (cadi. fan a cabo en ol de la vida ciudadana, una elevada ubica- cidn del Capitoio, del teatro anexo a las puertas, a estructura interna de las vivien- das y las necrépolis. Una ciudad romana ideal, razada en ex novo, de una sola ver. En la zona media, nos encontramos la calle principal, el decumani. Que la reco- Fre, desde las puertas principales donde texistian dos torreones, bordeando el foro acl se abrian las tiondas, e! macellum, el mercado y las tetmas, Asi mismo en- contramos los cardi, as calles orientadas 2a los templos, bordeando a su vez el mer: cado. Y en la interseccién de ambas, nos situamos en el foro, enclave donde se de- sarrollaba la vida piblca, flanqueado por el Templo y la Basilica. En la zona ala, configurada como un rectangulo aparece el Templo de Isis. Desde que comenzara a excavarse, se han ido sacando a la luz monumentos que lo han convertido en uno de los conjuntos urbanos romanos més completos Después rampas, escalinatas y aterra- zamiantos salvan los desnivelas del terro- no y conducen hacia la zona de los barrios, populares, que estaba situados en la par- te mas alta de la ciudad, HISTORIA DE UNA CIUDAD Hoy, en la actualidad, en el nombrado Conjunto Arquecl6gico de Baelo Claudia por parte de la Junta de Andalucia, se compaginan las campanas de excave- cién con otros procedimientos de inves- tigacién directa dirigidos a la proteccion, CEI garum-mezciao con herbs, especie, vino e incluso mie para rebar su fuerte olor ysabor— ra a salsa omnipresent ena cocina romana de ato y bajo rango. Hasta el punto de que parece que consttula, més que un aderezo, una verdadera obsesién gastrondmica. Aunque no hay una unanimi- ad en qué consista ya que no hay referencias esoitas del aspocto, textura,saboryfaricacibn-, Ssaberos que el garum romano se extra de fs jugos de salazones de anchoasy atone, La base el garum més preci, que se conocia como garum socirum, era et que se fabrcaba a base de calezasy tripas de jureles ycaballas maceradas en sal junto a hierbasaromticas. conservacion y muestra del yacimiento arqueolégico al pablico. Desde que fuera descubierto y comen- zara a excavarse, se han ido sacando a la luzmonumentos de gran interés~como la basilica, el mercado 0 sus templos~ que lohan convertido en uno de los conjuntos Uurbanos romanas mas completos de los existentes en nuestro pals, En su sede institucional y centro de vi- sitantes, inaugurado en el aro 2007, des- cubrirernas dos sales de exposiciones permanentes con los hallazgas relaciona- dos con la religion, el mundo funerario, el urbanismo y arquitectura, las artes deco- rativas, la economia, la sociedad y la vi da cotidiana, Y su visita ~recorriendo sus Vias, mercado, puentes, casas, termas, foro, anfiteatro y templos y necréselis— hace retrotraer al curioso visjay6°ee la Historia a los tiempos romanos pra qUB podamos conocer, comprepGef sy valor ‘mejor la riqueza de nuestyé Babedo y-asi de nuestro presente, * ESO ae) HISTORIA ANTIGUA LABASTIOA La Bastida La slroya de Occid En los tiltimos aftos, un singular yacimiento est revolucionando el panorama arqueolégico nacional, Hablamos de La Bastida: un antiguo asentamiento cuya posible funcionalidad defensiva € hipotético centro neurélgico de la cultura de El Argar, esté obligando a replantearse el verdadero alcance de aquella antigua civilizacién peninsular. | descubrimianto de La Bastia, lejos de ser un hecho reciente, se ‘enenareaenles propies anales dela arqueoiogia de nuestro pais. Esto, din algunos, podria suponer una ventaja, pues un prolongado conacimiento llevaria aparejado un exhaustive andlsis y dofensa del yacimianto en cuestién a lo lar 90 del tiempo, Craso error, precisarente el hecho de tatarse de un yacimiento conoci do desde antafo, y en el que las primeras intervenciones arqueolégicas se remontan hace 150 afios, habria provocado que La Bastida haya sutrdo dafos ireparables @ lo largo del utimo siglo, LUN YACIMIENTO EN CONSTANTE PEUGRO Tal como afirma uno de los responsables de las excavaciones del yacimiento as pr ‘eras excavaciones de La Bastida tuvieron lugar en 1869. Esto implica que durante toda la historia de la arqueologia espanola, hasta hoy, casi de forma recurrente ha he- bido un reguero de arquedlogos actuando Tea foto: GABRIEL URI sobre el terreno de un mode més © menos profesional. En opinién deVicente Lul, es: to supone que el propio yacimiento hebria resultado muy afectado, ya que las tecnolo las han evolucionado enormemente y, por el contraro, tradicionalmente se llevaron a cabo intervencianes con técnicas muy tos cas y obsoletas con respecto a las actua les. A todo ello, habria que sumar que @! pprolongado conocimiento de la existencia el yacimiento fue caldo de cultivo para un ininterrumpido expoto. Con todo, el yacimiento de Le Bastida 's0 ha catalogado como lo suficientemente importante para ofrecer el estudioso un sin- nimero de claves atin por desvelar en toda su dimension araueotégica, un yacimiento ‘que en gren medida sigue pemaneciendo, 2 pesar de las circunstancias, ocuito bajo tierra y que en los proximos afios puede ofteceimos muchas sorpresas, 8 decir de los especialsas. La Bastida fue el primer yacimiento arg’- rico que vio la luz, antes incluso que ningtin otro de los que se localizaron en fa provincia do Almeria, regién preeminente en lo que se refiere a ElArgar. Cronologicamente, las prospecciones arqueclégicas comenzaron ‘con Rogelio Inchaurrendieta, un ingenierode rminas que excavé en el lugar alld por 1869. Incheurrendieta do @ conacer sus hallazgos fen Dinamarca, con mative de un cangreso internacional colebrado all, La existencia de La Bastida, por tanto, trascendié entre los estuciosos europeos cuando aqui préctics mente nadie prest6 al yacimionto ninguna atencién o sabia de su existenci, ‘Afios después de Inchaurandiota el ya CGmiento fue analizado, aunque podiamos decir que de forma anacdética, por el incito Sire. Set, que por entonces no debid ser consciente de la verdadera trascendencia de este nucleo en relacién con otrasyact rmientos, apenas permanecié unog{ digs on La Bastida, durante las cuales éstyio tie bajando junto a su capataz Peds Flores: sacando a la luz, eso si, 12 see A Sret le deberos, no obstantee) haber cejado whist orn constanciafidedigna de su trabajo 2 tra rie de dibuj documentales de una y otros materiales ue ain sultar en ol Mu Ena La Bastida, afirmando que se habien descu- cl lugar un tubes. En rea 90, padriamos afimar que a dela int propias: pala ro saben Cuadtad, er que, tr rian pronto superadas, 1 PSO) ae pete ene ty ee ed ea es Peete me Saas Una nefasta actuacién sobre el terreno pondra en peligro a La Bastida, trastocand el punto de amenazar su futura e n, Ya se intula por pequerias excava: habianllevado a cabo desde la importancia real que Unanefasta actuacion s drs de nuevo en peligro 8 La ial que tenciia Los responsables de fueron una serie na, que rep0 rte del monta donde que supuso una asent6 La Basics, ppécidaireparable de imiento > el yacimiento hasta istencia te Lull, jas la intervencion Sin embargo, tal como afirma ue se pudo paralzar la repoblacion en la zona que ain no habia 0, que el ida resulta paradigms mente, h institu cespafiolas conc nu interés por la pre de un es primando sobre cualauier otro mot aco determinad actuaciones de “in ceptualmente, de un tendido (ve tt de un embalse), HISTORIAANTIGUA LABS La gente, cuando se casaba, iba alli a buscar craneos, que eran situados delante de la cama nupcial, claro indicio de un antiguo rito de fertilidad Pero si esto es asi, también deberiamos afirmar que en pocas ooasiones en la histo- ia, el pueblo llano auné sus fuerzas, se posi cion6 0 tomé partido con tanto tes6n por la defensa de un espacio cornin o, como es el 250, de un yacimiento arqueclégico. Segin relata Vieante Lull, los habitantes de las in ‘meclaciones avisaron, una vez que se iba a procader a la repablacién forestal, de que ya 2 partir de los afios 60 se habian hecho ex- cavaciones y se habia demastrado el interes arqueciégico del lugar. La inquietud de la gente por esta proser vacién, sin embargo, también estaba carge- dda de motivaciones de indole ancestral y te clcional. Seguin afirmaban los lugarefios, sus propies padtes y abuelos les habian hablado de la presencia de innumerables tumbas y restos de todo tipo, y éstos, @ su vez hicie- ron durante toda su vida referencia al propio Telato de anteriores generaciones. Sin olvi- dar, como hemos dicho, que la presencia de este yacimiento era conocida desde al ‘menos un sigloatrés por los habitantes dol lugar, Vioente Lull concluye que debieron ddarsa sélidos tabiies sociales alrededor do el testimonio de que "en ‘ese monte habia algo", existis incluso una legndaria costumbre: la gente, cuando se ccasabe, iba ali @ buscar créneos, los cuales fran situados delante de la cama nual so- bre el aparader, caro indicio de un antiguo Tito de fertidad relacionado con La Bastica, agente entendia, en defintva, que aqua fra una zone plagads de misterio, resultado de lo cual, y sensibilzada sobre al tama, no do6 de enviar carta alas instituciones ints tando preservar el entomo. Esa inquietud, 3 la postre, supuso un punto de inflexin para La Bastida, impidiondo futuras e itremecia bles actuaciones sobre el terreno. LUN TERRITORIO ESCONDIDO abe preguntarse, legados a este punt, por la hipotéticasingularidad de La Bastida, or todas aquellas interpretacionos/ataiec l6gicas que han levado a la contnesn ds que estariamos hablande de yan nto a ‘rico més importante de E6pa%8, La gran) diferencia de La Bastida pop respeeto. al resto de yacimientos, como afirma Vicente Lull es que se trataria del dinico que se er- contraba vigilado y escondido en relacién al territorio donde se encuentra. El hecho de ‘esconderse”, como modus vivendide una ‘metropolis lo que le confieraa La Bastia tna genuina e indisoutible personalidad Hasta el momento, las poblaciones de El Argar estudiadas mostraban un deno rminador comin, 18 propia manutencion y autosuficienca de sus pobladores gracias, al aprovechamiento del tetitorio cicundan te. La situacién geogréfica y ls fetiidad, en este sentido, jugaban un papel primordial fen el astablacimiento de las cormunidades, En el caso de La Bastida, sin embargo, re sulta insdlta la insuficiencia del tertitario PSO Se nab ert La funcién del poblado de La Bastida remite al concepto de ciudad, una ciudad que contaba con para asogurar la manutencién de 1000 ha bitantes, sequin el célculo demogrfico, que tuvo esta poblacién, Esta evidencia fue la ‘que llevo a pensar que quienes realmente 'e encargaban de alimentar alos habitantes de La Bastia eran foraneos, posiblemente las gentes de otros niicleos argéticos. Por tanto, la conclusion més coherente que se baraja es que La Bastida ejarcié una relaciin de dominio hacia otros poblados. Sin em- bargo, y @ decir de los especilstas, una de las cuestiones més asombrosas es imaginer festa capacidad de manutencion soportada desde otros reductos,teniendo en cuenta | amplisime radio geogrfico en el que esta ban establecias los diferentes poblados de 1 Argar. Hablariamos, en definitva, de una unas infraestructuras sociales muy desarrolladas region muy amplia para la época, teniendo fen cuenta que cierta parte de la poblacion’ subsistiora de los bienes que no producen directamente, Las evidencias arqueolégicas, no obstan- te, parecen confirmar la hipdtesis de que los. habitantas de La Bastida tenian un estilo de vida bien distinto al de los demés nicleos, asentadas éstos en terrenos donde era via ble la autosuficiencia agricola y ganadera. La funcién del pablado de La Bastida, como ta remite al concepto de ciudad, una efuad que, como atestiguan los restos saadbs a laluz hasta ahora, contaba con ung fTa@® ‘mucturas sociales muy desayéicdas. Con ecficios famitares y con ediie® Supredo~ rmésticos, con eadificos sefiados. para la HISTORIA ANTIGUA LABASTIOA a Pe ener El sensacionalismo periodistico ha Ievado a utilizar contacto, pero este contacto cultural entre expresiones, si no gratuitas, si precipitadas a la hora de catalogar la impronta arqueoldgica de La Bastida colectividad y para la toma de decisiones en comin, Asi mismo, La Bastida poseia una cistema de aprovisionamiento de agua de grandes dimensiones, lo que implica que tenian capacided para controler y aprovisio- arse del agua, También hay constancia de ue la ciudad poseia en sus inmediaciones terrenos muy aptos para e! cultvo del lino, or lo que e! vestido estara asegurado. Pe- ro, ¥ lo més importante, cabe insistir en la idea de que La Bastida habia desarrolado un ‘miétodo de control sobre e! taritario de las ‘materas primas que venian de fuera {UNA TROYAEN OCCIDENTE? El sensacionalismo periodistico ha levado 2 utilzar expresiones, sino gratuites, si pre- cipitadas a la hora de catalogar la impronta arqueoldgica de La Bastda, La Bastida debe definirse, de es0 no hay duda, como una ci dad, y como tal una de sus pacularidades es la autoproteccién. Las sucesivas excavacio res, en principio limitadas a dejar constancia de un entramado urbano més desarrollado de fo normal, han dado paso al descubri- rmiento de otras trazas, esta ver defensivas, inimaginabies hasta el momento, Los arquediogos saben ahora que aquella cluded estaba extraordinariamente fortfice- da, fo cual, unido al nivel socal de los poble dores, refuerza la idea de que estariamos hablando realmente de una capital. Lo més llamativo, sin embargo, es la técnica cons- truciva que exhibe sistema defensivo que hha empozado a ver la luz en La Bastia, una ‘eonica tan depurada y personal para la épo- ca, que slo es comparable a ciudades tan Iejanas googréfica e histéricamente como la anigua Trova. El arqueslogo responsable de ls excava- cién dice al respecto que el hecho de que exista un parecido entre dos pobleciones puede ser sélo eso, un parecido. Muchos sionten la tentacién, al observar tales simi tudes, de afirmar que debe haber un contac- to.cvilzatorio, pero esto no tiene por qué ser asi, La historia nos ha demostrado en mu cchas ocasiones que los mismnos adelantos t€cnicos, como el arado, han podido surgir ‘en lugares desconactadas al mismo tiempo. Yes que en arqueciogia, concluye, las analo- las siempre son peligtosas, podria exist tal la antigua Troya y La Bastida estare ain por domostrar Con todo, las afnidades constructvas son sorprendentemente Lamativas. Los arqueé: logos de La Bastia, en absoluto se espe raban encontrer tores cuadadas macizas ‘con una estructura troncopiramidal, cuya cxonologia, como atestigua ol Carbono 14, rondaria el 2200 aC. Si uno busca en qué foto lugar se lavantaron torres tronco pie rmidles, no encontrarianos nada similar en toda Europa occidental, y deberiarnos imos hasta el Proximo Oriente para halar algo pa recido. Para localzar esas torres cvadradas hay un lugar, Anstola, y justo antes de E ‘Agar, en ol 2500, 0 2400, esta caracteristica Oo se da en Troya, De ahi vendia el thulo de La Troya de Occdonte. Pero, sin obviar estas similitudes o posible parentesco entre Troya y La Bastida, los arquedlogos hasta el momento prefieren mantenerse cautos. Todawia no han excavado dentro de la for: tficacion, y por tanto no saben realmente el alcance definitive de estos restos, nipueden por tanto decantarse definitvamente por la texistencia o no de asta relacin. La civiizacion de El Argar, por todo lo ana lzado hasta ahora, germina en ol sureste peninsular a partr dal Caleoltico, y para afi ‘mar que procede de otro ambito geogratico debe avalarse con pruebas, Todo ey.sin ‘embargo, no exirne del gran impacie que ha supuesto para los arqueélogos comorobre alcance civilzatoro y la dopurads erganiza én que exhibe un yacirnianto Comndl-a Bas tida, datado en el 2200. Nos Sneohiramas, 19, 10 y 11. Investigaciones. Fue gracias ala intervencién de la gonte del pusblo que se pudo paralizarla repoblacién en la zona que aun po habia sido fexcavade, permitiendo que La Bastida sea hay lo que. Hasta al momento los arquediogos no han excavado dentro de Ia fortifieacién, v, por tanto, no sabon realmente el sleance definitive de estos restos. CEOs) Su emplazamiento majestuoso, su trazado urbano, sus estancias, sus tumbas, nos transportan a un tiempo tan lejano como préximo sorpresivamente, ante una ciudad donde prima el concepto de Estado, con trbutacio- nes, con dependencias, con explotacion de la gente... Todo esto estara ya contrastadh, pero cuando los erquedlogos empezaron a dscubri las torte, cayeron en la cuenta de que estariamos habiando de un tio de este do muy fuerte, lo que a su vez les incina 2 pensar que podria haber otros yacimiontos de organizacion intermedia, algo que se ha estuciado poco hasta ahora pero que des- pués de este “hombaz0” es de suponer se impulsar. Por tanto no se puede cerrar la puerta @ esta rlacion de El Argar con Orien- te Préximo, pero esto no significa, como han afirmado algunos entencidos al ver las fotos en los dios (paticularmente los palestinos Y los israeltas, que este yacimiento tiene relacién con aquella zona, LAVIDAENLABASTIDA El periodo més esplendoroso de La Bastida debi6 darse, segun los arquediogos, desde 1 1800 al 1850 antes de Cristo, donde cabe imaginarse una ciudad feb y bien desarro- llada, con muchisimas dependencias publ- cas, calles y casas imponentes (la mayoria lene 60 y 80 metros cuadrados, algo int pensable para el momento histic). Los arqueslogos, que han llevado a cabo estudios estadisticosbaséndoseen elajuar que acompana a cada clase de miembros, han llegado a la conclusion de que en La Bastida coexistian cinco clases sociales A grandes rasgos, en la ciudad dominaba tuna élite armada, cuspide social en la que, tal como indican los enterramientos, se si- tuaria el 10% de la poblacion, formada por hombres y mujeres con sintomas muy cla- ros de ostentacion, Bajo a clase dominan- 10 se situarian los ciudadanos © gente con plenos derechos, en cuyos enterramiantos ‘observariamos ajuares muy normalizados, ‘acompafiados éstas de instrumentos y ar- mas (en el caso de los hombres hachas y enelde las mujeres punzones,) Finalmen- te, en el nivel mas bajo de la escala social se situarlan numerosos siervas 0 escla- vos, representados por cerca del 50% de la poblacién total. Al respecto de las clases sociales, hay un elemento que los arqued- logos han serialado como crucial, como es la evidencia de que los pertenecientes a la clase social elevada eran més longevos ‘aunque fueran proclives a padecer las mis- ‘mas enfermedades. El hecho de vivir mas, afirman los arquediogos, impiicaria que recibien mas culdados que el resto de la ppoblacién (tal como ocurriria en la actua- Tidad, donde las enfermos més pudientes pueden acceder a servicios hospitalarios, ‘mds avanzados). En los poblados de El Argar, en general, ;predorninaba como hemos ico laagricut ray ganaderia, En La Bastide, en cambio, os productos que legan estén yaprocesados. No se trabajaba el campo en las inmediaco ‘nes, pero arribaba el grano para ser molido y almacenado. La sensacién, por tanto, es que a Bastida es bésicamente tnbutaria y que- rrera, En otro orden de cosas, La Bastida no parece ser un centro relgioso propiamente dicho. Entra las demas edtcaciones, se ha descubierto un espacio diferente donde han aparecido algunos objetos que normalmente no forman parte de los ajuares domésticos, fen especial unas pequerias figuras de arcila, {ue representan toros, o un omamento con forma de seno famenino. Se trata de raros indicias, como lo es el halzzgo de una espe- ie de covacha con el exterior empedrad, en la que se han encontrado los restos de ‘una mujer superpuestos @ los de una pos: ble nina, lo que podria interpretarse como Un espacio ritual aunque de muy peque fas proporciones. aman la atencién, asi mismo, las vazas urbanistioas de algunos centros poiticos, que contaban incluso con 'bancos corridos para que la gente se reunie ra, y donde se realizaban ciertas actividades de tipo colectivo atin por determinar. Cabe imaginarse, con todo, que en estos espacios, se desarolara la distibuciin de bieneso se diimieran cuestiones judicial. La Bastida, a ojos del visitante, se despie {98 como un palpitante libro abierto. Saxe plazamiento majestuoso, su trazadocabano, Sus estancias, sus tubes, nos tetsparan ' un tiempo tan lejano corno xian, id reminiscencia, mitagrosamestésritida, de lo que somos. * GUINOS DE LA HISTORIA Por JAVIER MARTIN ‘Truman Capote en la Costa Brava El célebre escritor norteamericano escribi6 buena parte de su revolucionaria novela A. sangre fria aprovechando la serenidad que en los aos 60 podia disfrutar de un pequeio pueblo pesquero como Palamés, {Mi amiga ha muerto"! ;"Mi amiga ha muerto!”, Una extravagente figura, baj- 1a, casi oculta en pleno mes de agosto bajo una larga gabardina negra y un an- ‘cho sombrero gritaba en medio de Pa: amés, pueblecito de pescadores de la Costa Brava catalana, con inconsolable voz chillona, perdiendo su mirada en el horizonte del dolor. Quienes entonces lo vieron recuerdan que llevaba en sus ma- ‘os una bolsa de aceitunas y una botella de ginebra. Pero lo que le habia causado ‘esa traumatica reaccion estaba frente a 6k: la portada de un period co espanol que en gran- des titulares.publicaba ue una gran amiga su- ya acababa de morir en su casa de Brentwood, Los Angeles, a causa de una sobredosis de bapbituricos, Era ol mes de agosto del ato 1962. La joven que protagonizaba el luctuoso titular del diario era Marilyn Monroe. Aquella figura desolada por la inesperada muerte, ese hombre peque- fo, podriamos decir que casi exético, tera uno de los més intimos amigos de la “tentacién rubia” a la vez que uno de los mas grandes y célebres escritores de la segunda mitad del siglo XX: Truman Capote. ZY qué hacia el eseritor aque! caluroso mes de agosto en ese antano equero y relajado pueblo de pescado- res? Sencillamente lo que mejor sabia hacer: escribir. Capote, autor ya en esa época de obras de la relevancia de Elarpa do hhierba 0 Desayuno en Tyffany’s se habia convertido en une de las figures capitales de la faréndula intelectual neoyorquina y estado- Uunidense en general. Y eso, es evidente, suponia un gran esfuerzo en tiempo y en desgaste. Debia de resuitar dificil participar en aquelias, fiestas interminables sin dejarse ayudar por al ‘gin que otro licor ccapaz de al x ~~ terar los estados de conciencia... Y es ‘también evidente que para eseribir hace falta tiempo y cierta constancia, alejar- se de las obligaciones intensisimas de la vida social. E! luo, las joyas y el bu- licio no escriben por si solos las obras Imaestras. Y en aquel 1962, en Palamés, Capote estaba escribiendo una autentica obra maestra de la literatura moderna: A sangre fia, Todo aquel proceso de retiro comen- 26 sin que él se diese cuenta. En el aho 1989 la sociedad norteamericana quedé espeluznada ante el asesinato de un matrimonio, los Clutter, y sus dos hos adolescentes en un pequefo pueblo de Kansas. La safia de los asaltantes y el hecho de que aquella familia pasaba por ser un modelo, el ejemplo ideal del bien- estar americano, multiplicé el escéndalo de un crimen cometido por dos convic~ 108 en libertad condicional, Dick Hickock yy Petry Edward Smith, que cometieron ‘an absurdo asesinato por una cantidad ue nil siquiera alcanzaba los cincuenta dolares. No tardaron en ser encarcela- dos y condenados a la horca, El ajusti- ciamiento se llevaria finalmente a cabo fen 1965. El erimen, los asesinos y todo el proceso judicial quedarian inmortaliza- dos por el talento de Capote, El escritor orteamericano configuraria un novedo- so género, la conocida como novela de no ficcién. Antes, para poder escribira, se embarcarla en un ambicioso proyecto que le haria -con la ayuda de fa también escritora Harper Lee- interrogar a todo aquel que pudiera saber algo del crimen © del entorno en que se comet, inclui- dos los mismos asesinos. Todo ello con luna minuciosidad extraordinaria, en un proceso que Ie llev6 desde poco des: pués de cometido el asesinato hasta la publicacién de la novela, en 1968, Decimos que fue un trabajo afd, Cat tenares de testimonios, milé& de fohos) con otras tantas anotaciongs/osjaue ha rv historodebarane Garb bia que dar una orden, a los que habla estructurar como tuna novela. Y para eso exactamente ne: cesitabe Capote un lugar como Palamés: para gozar de la trengulidad que le peri dar forma a ese desbarajuste sin mo. lestas visitas ni compromisos sociales. Capote, a partir de 1960, utiizaria esos veranos en la Costa Brava para escribir escribir y solamente escribir Apenas tres meses y medio antes de la muerte de su amiga Marilyn, Capote bajaba en Palamés de su automovil, un Chevrolet, cargado de maletss, acom pafiado de un perro, un bulldog, que lo acompafiaria por los escasos paseos que diera por la localidad catalana du- rante los dieciocho meses de estancia repartidos en tres primaveras y veranos, ademés de nor su compafiero sentimen: tal, Jack Dunphy, y una pesada caja en la que reunia ya por aquel entonces mas de cuatro mil folios con todos los datos. Y Testimonios que habla conseguido abarcar acerca del crimen, Primero en tun hotel, y luego en una coqueta casa que alquilé por temporadas, Capote tre- bajaba dia y noche en la emblematica obra. Alli consiguié desintoxicarse de los excesos que gobemanban parte de su vida en Manhattan. Ali se sintio libre de su propio personaje en compania de los humildes pescadores que descono- clan tado acerca de su celebridad, que apenas se extrafaban de que un indive duo de ademanes y vestuario tan poco comunes para la zona tomase aquel pue- blecito como carcel creativa. Solo estuvo alli, deciamos, tres aos, pero quienes coincidieran con 6! aun lo recuerdan. A partir de 1963 se refugié en un chalet de los Alpes suizos. Sin embargo, allt” Palamés, germin6 y molded una do-peas novelas revolucionarias que por lo que se refer alas de carter financier. Pese a surepeticion y pese2 la experiencia acumulad, las crisis bancarias son recurrentes, toman por sorpresa alos agents econémics y causan verdadero estragos. No hay manera de evtaras, ide curarse de elas, como prueba la actual crisis que no parece haber terminado. Lo que estos autores sostenen es que la memoria de os actores,prestamistas y presttaris, es corta y que os aconte- cimientos que provacan lasers bancarias, asl slempre las mismos, ienden a otidarse cuando se recupera la nomaidad En 1870 los indices se habian reducido a la mitad, esto es, los titulos espanoles, cuatro afios después de la crisis, habjan suftido una depreciacién muy aguda En 1866 el frenest constructor acaba y la red ralertiza su extension, Elcrecimien- to del sistema ferroviario fue tan rapido ‘que superé en mucho la capacidad de la ‘economia para lenar el trafico, de manera ‘que los ingresos de las comparias se es- tancaron y en algunos casos incluso dis- minuyeron, La consecuencia fueron unos resultados financieras desastrosos para las empresas de ferrocarriles, con pérdi- das para muchas de ellas. Absorbieron ingentes recursos que no lograron la ren tabilidad esperada Para seguir la evolucién de los precios de los activos mobilarios nos fiiamos en el Indice agregado de las cotizaciones en las bolsas de Madrid y Pars, las mas re- presentativas, donde se negociaban los titulos de las principales sociedades fe- rroviarias, mineras y bancarias, asi como los titulos de la deuda publica. En a bolsa cdo Madrid el alza es continua desde 1856 hasta 1863, en tomo al 30%, similar al in- cremento que registraron los valores es parioles en el mercado bursatil de Paris En as dos bolsas la subida se interrumpe tes afios antes de la crisis y después la caida es precipitada, brusca y prolongada. En 1870 los indices se han reducido a la rmitad, esto @s, los ttulos espanoles cua- {to afios despues de Ia crisis habian sutri- do una depreciacion muy aguda Es preciso resaltar, ademas, que tanto cl alza coma la calda afectaron a todos los, valores, privados y piblicos. La trayectoria del volumen de crédito bancario es la Uh tima variable cuyo comportamiento’est ‘come las anteriores, asociada ala Geren cia de crisis bancarias. De nuevoph @St8 casola informacién disponible @s United s6lo contamos con la evaluein tl erédito @ corto plazo de las entidade’ de emsion’ HISTORIA CONTEMPORANEA. 185 A PRIMERA CRISIS BANCAA 66. Banco Santander. Sala de sosiones dol Consejo de Administracion del Banco Espariol de Crédit Fico Banco Santander) yy carecamas dal creado por las sociede des de crédito, que consistio sobre todo fen préstamos a largo plazo y con garantias de distinta clase. Empero, aunque parca la evidencia apunta en la misma direccién que el resto de las variables: un aumento rapido y sostenido entre 1858 y 1860, des de los 24,3 millones de pesetas hasta los 72,7 millones y después crecimiento de ‘menor intensidad hasta 1865, cuando se aleanz6 un maximo cercano a los 83,0 mi- llones de pesetas. Y tras la expansién una fuerte contraccién del crédito bancario que fen 1870 rondata los 47,0 millones de pe- setas; esto es, précticamente la mitad. La crisis bancaria de 1866 ha sido hasta la fe cha una de las mas profundas de la moder ra historia financiera espariols, en la que précticamente desaparecieron la mitad de las entidades que habian sido creadas diez afos antes. En este trabajo hemos mos- trado que la crisis vino precedida por una amplia Vberaizacién del sistema bancario que fue, por otra parte, lo que permitié la constitucién de multtud de sociedades de crédito y bancos de emision. La mayoria nacié con escasos capitales y gestores inexpertos que llevaron a cabo inversiones arriesgadas tomando recursos a corto ple 20 (cuentas corrientes) @ inmoviizéndolos fen activos de larga maduracion (acciones ¥ obligaciones de empresas ferroviaras, rmineras y de infraestructura). (© Blog Archivo Historco Banco Santander. 7. Banesto. Pato de operaciones de la casa central de Banesto (© Blog Archivo Histé La crisis se produjo tras un periodo de bonanza de capitales exteriores que condujo a un aumento excesivo del endeudamiento del Estado Crisis DE DEUDA LLacrisis de 1868 se produjo, asimismo, tras Un periodo de bonanza de capitales exterio- res; un fljo constante y sustancial que con- dujo a un aumento excesivo del endeuda ‘miento del Estado y de as empresas, y que también estimulé la ereacién de crédito, El final del ciclo de la construccion (ivienda y fetrocartiles) es otro de los rasgos que ca- racteriza la etapa anterior la crisis, De igual ‘manera el afo 1866 estuvo precedido por un boom bursétil de notable intensidads los valores espafioles en las bolsas de Madrid ¥ Paris registraron subidas notables duran- te un sexenio, hasta 1863. Por ultimo, el crédito bancario experiment6 una notable lexpansién, fruto de una demanda soste rida por parte de empresarios y consumi- lores, y de una oferta ampla de capitalas imtemos y extemos. Nuestios resultados para este episodio concreto, 1866, replican los obtenidos por Reinhart y Rogoff para la amplisima muestra de paises y periodo que ellos estudian, Los antecedentes de la crisis bancaria de 1866 se ajustan a lo que parece haber sido desde hace ocho siglos ln patron universal Por itimo, y aunque el asunto queda fuera de estas paginas, si conviene se- falar que ante las quiebras bancarias de 1866, ©! Banco de Espana adopts una postura pasiva, a diferencia de la bien conocide actitud tomada por el Banco do Inglaterra para evitar que el colapso de Overand & Gumey contagiase al res- 10 de los bancos y sociedades de crédi to, El Banco de Espafia no intervino, se ‘mantuyo al margen y no puso en marcha ningun tipo de rescate. Las actas de su consejo de administracién revelan, mas bien, que los problemas de las entidades fen peligro no eran de su incumbenci. Se preocupé tan sélo de sus propias difi- cultades. Tampoco los emisores do pro: Vincla ayudaron a los bancos y socieds- dos de crédito de su entorno geogréfico, fen parte porque ellos mismos afrontaron graves problemas de liquidez y solver: cia, Sélo el Banco Barcelona, ut@,de las entidades financieras mas antiguas © importantes del pais, desertipehé Un papel activo evitando que el A47ig0 en 13 ciudad de Barcelona fuosé incluso. mas grave de lo que fue. De trecho, al'baneo HISTORIA CONTEMPORANER. 1B: LA PANERA CSI ANA 8. Bolsa de Madrid. Es! principal mercado de valores de Espara y fue Inaugurado en su pri ‘mera sade al 20 de octubre de 1831 En la crisis de 1886 hubo sociedades de créditos mal capitalizadas, bancos sin cobertura metélica, concentracion excesiva de créditos en un Unico sector. catalan resoaté a dos entidades, efor SU situacion patrimonial y recuperé su privlegiada posicién en el conjunto del sistema financiero espaol. ‘CONCLUSIONES Estamos inmersos en una profunda cf: sis econémica con raices financieras en la que millones de personas han perdido sus empleos en todo el mundo y cien: tos de miles de familias han sufrido un descenso de sus ingresos y una reduc- cién en el valor de sus patrimonios. Se trata de un fendmeno global, la primera crisis del siglo XXI: la gran recesion, cu- yo origen cabe retrotraer a la primavera de 2007, cuando comenzé la seria de desastres financieros que a la postre han conducido a la economia mundial a de- tenerse bruscamente. No es la primera vez que entidades bancarias grandes y equefias quiebran y con ello arrastran a la totaidad del sistema financiero. La his toria espariola esté plagada de desastres financieros: bancarrotas de instituciones de crédito que han provocado pénicos y quiebras que han sacudido los cimientos dl sistema. Las crisis de la banca sev liana en el siglo XVI y la crisis bancaria de 1866, aunque distintas en el tiempo, pre- ssentan elementos comunes de los cuales ‘se pueden obtener algunas lecciones his toricas, Le primera, por supuesto, es que aligual que en otras partes del mundo las crisis bancarias no han estado ausentes cen la peninsula Ibérica, ni son un fenéme- no reciente. Ademés, sus causas y sus consecuencias son mas parecidas de lo ‘que en ocasiones se piensa. Y cusles- uiera que sean unas y otras, lo que una crisis siempre ha generado son pérdidas financieras y desconfianze generalizada en el futuro, Los agentes econémicos tardan en recuperarse y la recomposi cién de la confianza de depositantes no suele ser tarea fécil. En al origen de los problemas de la banca publica sevillana ‘aparecen rasgos que resultan familiares €en todo tipo de crisis: negocios con esca- ‘sa capitalzacién, excaso y coneartracién de riesgos, en parte vinculados a créditos ala Corona, cuya capacidad de pago de ppendia del monto y periodicidad del trfi- co atiantica PITTI NN Por: Francisco Comin y Mauro Heméndez 41+. Cada tiempo tiene su crisis. 2-. En cuanto asualcancey profunddad, hay crisis y ers 3. Las crisis son pateras de ranstormacio- nes econémicas ypoiticas. 4-. Las transformaciones provocadas por las crisis no son posits siempre ni para to o el mundo, '5-. Las criss ecanémicas nunca venensolas. ‘medida que aumenta el grado de de- sro, el sector financiero va desemn- peflando un papel cada vez mayor en fa (generacién yefusin de las criss 74a apertura econdmica al exterior tene més venajas que desventjas, 8-. El papel del Estado crece también aa par (que el grado de desarol. La ausencia 0 relajacién de regulacién por el Estado abre caminos adesequlivis. 9, Enlahistria de Espafa, las crisis marcan «dos momentos de inflexién: en el sig XX se separan las crisis prelndustrales do las fnancieras,y en el siglo XX las css econémica son plenamente modernas y capitalists. 10>, Las crisis cscriminan alas personas, y hay empresas, personas y paises que ‘aumentan sis benetces durante las 414-. Las grandes crisis nunca son solo eco- nmicas. Impican pugnas muy serias or el reparto de poder. el repato po tica de esas luchas resulta la definificn dla sada aesas esis. Cuando la plata no llegaba a tiempo, los banqueros y casas de banca no s6lo se encontraban faltos de liquidez, sino que también, faltos de recursos propios, se veian forzados a declararse insolven: tes, La no provision de dineros frente a la morosidad o para cubrirfllidos denota luna gestion dascuidada y poco profesio- nal. Asimismo, cuando se desaté la er sis 1886 y muchas entidades se fueron 2 pique, los estudiosos han encontrado ‘multitud de fallos de gestion: sociedades de créditos mal capitaizadas, bancos de emision sin la suficiente cobertura metali- ca, concentracion excesiva de créaitos en Un Unica sector, el ferrocarril.. Dekestu- dio del pasado se puede aprender, 6 80 no significa que seamos cépaces da tomar las medidas necesariag beta evita? nuevas crisis. Se aprende y.sé,élvidan los terrores casi al mismo tierhos,« HISTORIA CONTEMPORANEA LA ELOSION DEL CABO MACHO En noviembre de 1895, fn incendio en barco de-vapor Cabo Machichaco, a la 5n’ atracado en ¢l muelle de. Maliaho, der, provocé la mayor catstrofe -del siglo XIX espanol, con cerca de tos muertos y alrededor de dos mil Lo recordamos en estas péginas. ‘Sobre astas ines, ‘mas en pleno mus 68 MsroMADeIA A whist orn construido en 1882 en la clu: dad inglesa de Newcastle, en el astilero Schlesinger, Da- vis y Compara, el vapor fue bbautizado con el nombre de Benisaf. Ere majestuoso, con un pesado casco de hierro, y de grandes dimensio- nes: mas de 78 metros de eslora (largo) ¥ 10 metros de manga lancho), y, sobre todo, muy répido, ya que podia alcanzar luna velocidad de ocho nudos {un nudo: 1852 mh}. ‘Tres afios mas tarde, el buque fue ad- quirido por la compania Yarra, que lo compré por 49.500 libras junto con otros ‘res barcos, entre ellos e! Lavrion, luego llamado Cabo Mayor, y que, en un presa- gio nada halagdefo, colisionaria en 1886 contra el faro del mismo nombre. Al Be- nisaf los quevos duefios le cambiaron el nombre por Cabo Machichaco, La funcién de esta nueva flota era lade! transporte de mercancias entre Bilbao y Sevila, con escala en el puerta de San- HISTORIA CONTEMPORANEA. A BLOCH DEL CABO MACHO Aa inquierda, ol dos criptivo titlar de un periédico de la poca, {que informaba de une eatéstoofe —iomen- 82", A la derecha, el obispo de Santander con los nisos que se guedaron tas la tragedia, Aba jo, una prueba grtica de la destruccién, que aleanzs varias manza- huérfanos as de a cluded tander. De este modo, el 24 de octubre de 1893 el Cabo Machichaco parti del puerto de Bilbao rumbo a Santander, don- de lege tras una travesia de aproximada- mente seis horas Lievaba 1.616 toneladas de carga, re- partidas entre barras de hierro, lingotes, cubos de hierro, clavos, rales, hojalata, asi como cantidades nada desdefiables de harina, vino, papel, tabaco, madera, licores, aceite... ¥ lo mas peligroso: 12 toneladas de Acido sulfirico en toneles de vidrio y 1.720 cajas de dinamita, cuyo peso neto se estima en unas 43 tone- ledas. El destino de la carga era Santander, Sevilla y Cartagena, si bien el grueso iba destinado a estas dos itimas localida- des. La dinamita procedia de Galdécano, Guipizcoa, donde habia una fabrica que servia a todo el ltoral espafol a través de la compariia Vasco-Andaluza. Oficialmen- te, exist un reglamento segtin el cual un barco que transportara material explosivo debia declararlo ante las autoridades, pe- ro, en este caso, parece Ser que no se hi 20, y, @n todo caso, era inevitable que las ‘maniobras de carga y descarga se llevaran ‘cabo en el fondeadero de La Magdalena a1 final de los muelles de Maliano. Lo que si se respet6 escrupulosamente fue la norma de que habia que someter a cuarentena de 10 dias a los barcos que arribaran a Santander, ya que a la sazén habia una epidemia de célera on Bilbao. Al cumplirse esos diez dias, el Cabo Mar cchichaco se disponia a poner rumbo al sur de Espatia, pero el plan preestablecido no ppudo llevarse a cabo. Y es que el 3 de noviembre de 1893, hacia la una y media de la tarde, las autori- dads locales recibieron la noticia de que se habla deciarado un incendio a bordo del navio. Una de las bombonas de vidrio, llena de acide sulfurico, habla explotado fen cubierta y el incendio no tardé en pro- pagarse a la proa. Los estuerzos para so- focar el incendio fueron indtiles, El barco apenas disponia de medios para su ex- tincién y tampoco los bomberos locales ‘eran muy numerosos. Enseguida se pres- taron 8 ofrecer ayuda los barcos colindan- tes que habia en el puerto, entre ellos el vapor correo Alfonso Xill (ue acababa de regresar de Cubal, el navio francés Galin- do, el de bandera briténica Eden o el n- Vio espafol Catalina, cuyo capitan Pachin Galindo pasaria a la historia gracias a la novela del mismo nombre de José Marla de Pereda, en la que relata el hecho. El namero de victimas que arrastré et suceso fue dificil de digerir para la.so- ciedad espanola de la época. Hub590 ‘muertos y unos 2.000 heridos de sIvaisa consideracién, unas cifras all pi8s) @po™ calipticas si consideramos(aié finales dol siglo XIX habia censadag pn Sactander HISTORIA CONTEMPORANEA LA ELOSION DEL CABO MACHO 7 Un monumento recuerda en Santander a ‘cerca desesclentasvetimasy mils deheridos ‘dl incendio y posterior explosion dl barco, unas 0.000 personas. La expiosién que siguié al incendio fue de tal intensidad que se encontraron fragmentos de hierro Y otos materiales a varios kilémetros de distancia del lugar En cuanto a los edificios derruidos se contaron nada menos que sesenta; inclu so una ermita en San Juan de Maliaio no pudo resist la onda expansiva y acabé derrumbandose. Una de las victimas de mayor relevan- cia ptblica fue el propio gobernador civ, ‘Somoza, que se encontraba en las inme- diaciones del lugar; y todos aquellos que subieron al berco para sofocar el fuego, incluides los tripulantes y el capitan del Alfonso Xill, que tan generosamente ha bian oftecido su ayuda, también perdie- ron la vide en la explasién, Cuando los ecos del accidente fueron pasando, llegé la hore de buscar respon- sabilidades. En este sentido, el historiador Rafael Gonzélez Echegaray fue particular mente duro con la actuacion de las auto- Tidades civiles y portuarias de la época, que, por imprudencia o negigencia, no habian hecho cumplir escrupulosamente el Reglamento, Sin embargo, el mismo autor defendié la actitud del capitan del Cabo Machichaco, Facundo Léniz Maza Meses después del suceso, se iniciaron las labores de recuperacién de parte de la dinamita hundida, que no habia explo- PNET “Entre tanto la hogueracontinuaba rugiendo y devorando, sin creer ni menguar en ta aparencia, ‘como si de fos elementos mismos que contra ela se empleaban, se nurera su voracide, Algunas veces, sin embargo, se acentuaban ls mugidos del Incendlo, se estremecian,alargéndose, ls lla ‘maradas,y saan las eolumnas de humo entre guimadas yramiletes de pavesascrepitantes. No ‘areca sino que andaba hazando algin monstruo ens profundos de aquel enorme brasero ,Aquel ‘brasero!Precisamente era el tema que més daba que hablar als curiosos inmediatos a Pachin, De ‘6 se allmentaba aquel brasera? ,Cémo se cancobia que siendo de lero el casco del vapor, de bier su costilje yarmadura, de ero, segin se deci, la mayor parte dea carga que contenia en ‘a bodega incandlada, Novara ya el incendlo mas de cuatro horas, sin la menor seal de extinuise, apesar de los esfuerz0s con que sele combat? Enestasinvestigaciones se andaba, cuando la hoguera io unrespingo de gigante, areciando hasta ‘lo espantable sus mugidos;y coronada de humo més negro que Ia pez, que se retoci y enrascaba sobre sI propio como una monstruos sierpe enfurecida, se elev en el espacio a grande altura. Fue aquello como un horacén que bari de gente toda la plaice, con la hericaexcepcin de los limperturbabes centnelas, a quienes el doberoblgaba a permanecer en sus puestos a pie fe. Todos os curosos huyecon ala desbandada, entre os alaridos de las mujeres y los ayes angustiosos {es nos, que rodaban por el suelo arolados porta muchedumbre despavorida. Porque habia al nies también, muchos nfs! La tarde, por su templanza, serenidad y hemosura tentaba 2 sali ‘de casa; y una vezenla calle, 2qué mejor campo de recreo que ls teraplenes de Malo, con la ‘elsina de un vapor ardendo junto ellos? Asi resuté aque sitio come el fondo de una sima que se fue tragando poco a poco toda la gente desocupada de la cluded”. Fragmento de Pacin Gonzalez, de José Maria Pereda tado. Y el 21 de marzo de 1894 otros 15 operarios murieron a consecuencia de es- 10s trabajos de extraccién, Uno de los testimonios de_primera mano de esta tragedie sin precedentes lo offecié la ciudadana briténica Ellen Lawrenson, que en aquellos tiempos re gentaba una posada en la calle Méndez Nuiez, llamada “La Inglesa”, y escribié Una carta a sus parientes de Liverpool cen la que relataba los hechos: “Todo fue destruccién en la vecindad inmediata El fatidico barco estaba amarrado en al segundo muelle, justo @ 40 metros de ‘mi puerta, lo que supuso que tanto ca dveres como moribundos llegaran a mi negocio Una sentencia de! Tribunal Supreme de 1900 ignoraba el origen exacto del in- cendio, aunque la versién mas extendida es, como hemos apuntado, que explotara tna de las bombonas de acido sulftrico. Santander habria de suffir otra catéstrofe «plano siglo XX, cuando en 1941 se de- claré un incendio en el casco histérico de la ciudad, Entre los edificios que queda ron destruidos, se encontraba la antigua posada de Ellen Lawrenson. © PARA SABER MAS. JAR TORRE, LUIS: Un desist 3 2 Ja explosién del vapor Cabo Mach Saray ot Rata Gon sovimbredo 2008. Pa SS a , ayer Olt eni 4 SJ pO nels pve ea GleNelon a} KI > zinio (oy race aos me Pe ee cy ie i ® ibérica Las claves de unt que son necesarias para junto a algunas de las mas b algunas de esas pistas DOssieR Esco, ‘90, su an por la inmortaidad y por uni diferentes maravilas del pasado, parsca que el propio Felipe 0 Siguien de sv entorno,quiso que a obra tuvira el mismo signifieade que uns pirimide para el faa on Egito En los dios aos, sigunos investigadores han legado a encontrar similtudes entre el tamano del monasteio Ya Gran Pirimide de Keops. De hecho, la ica de as siote maravillas dela Torr que sigut os in diaz manos por mor del paso del emo; pero cada uno da Su tamente igual por ses certo que existe certassrilitudes no ca 0 len por lainfluenca de Juen de Herrera, a mesa que ulzaron los constructors bien podria haber sido el codo bblico, que est presente en muchas obras del pasado. Pero si hhay una ines que une a todas ala, ésta a el nimoro areo, cuyo valor es 1.61 y que fue "descubierto” por los