Está en la página 1de 130
DE TODOS LOS TI OMPARTEN EL LIBRO DE Cantico del hermano Sol | Alabado seas, mi Sefir, Por todas tus eriaturas, especialmente por el hermano Sol Aue hace el diay por €l nos alumbras {\| y es bello yradiante con gran splendor, fel] de ti, of Altisimo, leva significacion, Himno al sol | Te clevas hermosamente sobre el horizonte del cielo, oh | disco vviente que ordenas la vida. Cuando apareces por oriente, después de haber lenado el pais entero de tu perfeccién, te muestras bello, grande, resplandectente, | aledindote sobre toda la extensién de la Tierra. Tus rayos | ‘nndan tos patses hasta los confines de todo lo que has creado, Tit eres Ra, yt: gproximas sus extremos, los tetines por tu hijo bienamado. Estas lejos, pero tus rayos Megan hasta ta Tierra estis al alcance de toes las ‘miradas y se puede contemplar tu viaje: pero cuando te cultas tras ef horizonte de occidente, el pais queda en | {iniblas, como muerto; los hombres se tlenden en sus { Aaitcione,eublertos or wn enzo (.). Los lenes salen | de sus guaridas, las serpientes pican, porque la noche es para ellos el tiempo de la luz, La Tierra permanece en | Alabado seas, mi Senor, Por fa hermana Luna y las estrellas; en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas. | | —Alabado seas, mi Sefior, por el hermano viento, y por el aire y nublado y sereno y todo tiempo, Por tos cuales a tus eriaturas das sustento | Alabado seas, mi Sefior, por la hermana agua, Ja cual es muy itl y humilde y preciosa y casta Alabado seas, mi Seiior, por el hermano fuego, por el cual alumbras la noche. Francie de Asi | silencio, porque su ereador ests en su horizonte. Cuando la | “Silo Tierra se aclara en el momento en que apareces radiante sobre el horizonte, resplandeces, oh Atén, como el dia. Haces retroceder a la noche, derramas tus rayos y el Doble Pais se regocija. (Los que dormian) se despiertan, se ponen en pie y tienden sus manos para alabar y aclamar tue deslumbrante’aparicion, y el pals entero realiza sus | tareas. Los animales de toda especie reposan en sus lugares de pasto; fos drboles y las plantas reverdecen; los ‘pijaros revolotean alrededor ile sus nidos (..). A todos los | que corren sobre sus pies, desde que uit fundaste la Tierra, | los euidas por tu hijo, salido de tu cuerpo, rey del Alto y | ! Bajo Exipto (...). el hijo de Ra (..), Akenatén el de la Este libro pertenece a larga vida, y por la gran esposa real, sw bienamada, la serlora del Doble Pais (...) Nefervti | imao dl eine de Aken (Csipto, primers mitad del silo vor antes de Crist) Las religiones en la historia