P. 1
Wilde, Oscar - Obras Teatrales - antología

Wilde, Oscar - Obras Teatrales - antología

|Views: 25|Likes:

More info:

Published by: Alberto González Etchegaray on Sep 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/06/2014

pdf

text

original

http://www.scribd.

com/users/Insurgencia/document_collections

OBRAS TEATRALES
Oscar Wilde

© Oscar Wilde ©Fundación editorial el perro y la rana, 2006
Av. Panteón. Foro Libertador. Edif.Archivo General de la Nación, planta baja, Caracas-Venezuela, 1010. Telf.: (858-0212)5642469 / 8084492 / 8084986 / 808 4165 Telefax: (858-0212) 5641411
Correos electrónicos:

mcu@ministeriodelacultura.gob.ve elperroylaranaediciones@gmail.com
edición al cuidado de

María Alejandra Rojas
corrección

Katherine Castrillo
diseño de la colección

Carlos Zerpa
diagramación

Orión Hernández
foto portada
Archivo del nuevo grupo. Cortesía Biblioteca Nacional
Hecho el Depósito de Ley

nº lf 40220068005012 isbn 980-396-394-5

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

COLECCIÓN ENTRADA LIBRE
Teatro no es solo representación, detrás de la máscara sabemos que hay un grito, la magia del desdoblamiento, el paso real seguido del paso en falso, la pupila dilatada bajo el párpado cerrado. El ser humano en su afán de manifestarse se ha procurado los más delicados medios y tratando de encontrarse a sí mismo se ha vestido de otros. La colección Entrada Libre es el anfiteatro donde caben todos los espectadores del mundo, aquí confluyen desde los más representativos dramaturgos de todos los tiempos hasta los que han sido soslayados por la academia. El espacio de las tablas no está limitado, esta colección brinda a través de sus cuatro series un boleto de acceso a quien desee ser tribuna de las más diversas funciones. La serie clásicos se viste de gala y expone a los autores que han marcado la historia de la dramaturgia, ofrece una línea sólida y completa de las obras que son pilar del teatro universal; contemporáneos presenta los dramaturgos que a partir del siglo XIX han sorprendido al público más crítico y han propuesto diferentes perspectivas al mundo teatral; abre el telón es la serie que concentra su luz en los escritores que nunca habían sido iluminados y muestra sus obras en estreno, dejando de esta manera butacas reservadas a la sorpresa y la novedad. La última serie teoría y crítica puede considerarse el proscenio de la colección, pues en ella está concentrada la mirada más enfática de los críticos y teóricos del teatro de diferentes épocas. Esta colección es pues una Entrada Libre al maravilloso mundo de las tablas.

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

UNA MUJER SIN IMPORTANCIA

Comedia en cuatro actos

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.com/Insurgencia .scribd.

A Gladys. condesa de Grey.com/Insurgencia .scribd. http://www.

com/Insurgencia .http://www.scribd.

miembro del parlamento Lady Stutfield Venerable Archidiácono Daubeny. doctor en teología Mistress Allomby Miss Ester Worsley Gerardo Arbuthnot Alicia.scribd. lacayo Sir Juan Pontefract Lady Hunstanton Lord Alfredo Rufford Lady Carolina Pontefract Kettler Kelvil.com/Insurgencia .PERSONAJES Lord Illingworth Francisco. doncella Farquhar. mayordomo Mistress Arbuthnot http://www.

scribd.com/Insurgencia .http://www.

en provincias.scribd.com/Insurgencia . Época actual. La acción de la comedia tiene lugar dentro de las veinticuatro horas.Lugar. http://www.

com/Insurgencia .http://www.scribd.

miss Worsley? Ester: Sí. te lo aseguro.com/Insurgencia . ¿no es así. (A Sir Juan) Juan. Lady Carolina: ¿No tienen ustedes casas de campo en América. (A Sir Juan) Juana mezcla demasiado. según me han dicho? Ester: No tenemos muchas. lady Carolina.15 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA ACTO PRIMERO Prado ante la terraza de Hunstanton. Carolina. Juan. si no te las pones? Sir Juan: Pero si tengo verdadero calor. Lady Carolina: Creo que es esta la primera casa de campo inglesa donde pasa usted una temporada. Lady Carolina: ¿Y tienen ustedes campo. aunque la casa sea excesivamente húmeda. no. ¿De qué sirve que me pase la vida haciéndote bufandas. En cuanto a ese miembro del Parlamento. Lord Illingworth es realmente un hombre de alta distinción. a este míster Kettle. debías ponerte la bufanda. y esta excelente lady Hunstanton se muestre a veces un poco demasiado indulgente en la elección de sus invitados. sentados en sillas bajo un tejo corpulento.. Bueno. Lady Carolina Pontefract y Miss Worsley.. Lady Carolina: No lo creo.scribd. de una humedad casi imperdonable. no podía usted haber venido a un sitio más encantador que este. http://www. lady Carolina. lo que aquí llamamos campo? Ester: (Sonriendo) Tenemos el campo más grande del mundo. Es una verdadera suerte coincidir con él en un sitio. Lady Carolina: ¡Ah! No deben de faltarles allí corrientes de aire. miss Worsley. Sir Juan. Nos enseñan constantemente en la escuela que algunos de nuestros estados son tan grandes como Francia e Inglaterra juntas.

Ester: En América son esas las personas que más respetamos precisamente.scribd. Lady Carolina: ¡Ah. Es uno de los mejores caracteres que he conocido. Ester: No me agrada mistress Allomby. Lady Carolina: Debe de ser persona muy respetable. Por mi parte. miss Worsley. y lord Illingworth parece sentir predilección por él. Entonces los manifiestan. No se le ha oído nombrar jamás. no se encontraba una nunca en sociedad con personas que trabajasen para vivir. Lady Hunstanton revela una gran bondad invitándole aquí. sí! Ese muchacho que está empleado en un Banco.com/Insurgencia . no creo que se haya fugado más de una vez.16 ACTO PRIMERO Sir Juan: Kelvil. Ester: Míster Arbuthnot es realmente encantador. Ester: ¿Es que en Inglaterra no admiten ustedes que pueda existir una amistad entre el muchacho y una muchacha? http://www. miss Worsley. Pero mistress Allomby es una mujer apenas conveniente. Verdad es que cuentan que se ha fugado dos veces de su casa antes de casarse. No estaba eso bien visto. lo cual dice muchísimo en favor de cualquiera hoy día. Me es antipática hasta lo indecible. si los extranjeros como usted hacen bien en dejarse llevar por sus simpatías o antipatías hacia las personas con quienes tienen que tratar. amor mío. Sin embargo. Es una verdadera suerte haberle conocido. me pregunto si Juana ha hecho bien en sacarle así de su posición. Es sobrina de lord Brancaster. Lady Carolina: No lo dudo. Pero ya sabe usted la perfidia de la gente a menudo. Mistress Allomby es de elevada alcurnia. Lady Carolina: Me pregunto. En mis días de juventud. Kelvil. Ester: ¡Míster Arbuthnot tiene un carácter excelente! Tan sencillo. Lady Carolina: No es costumbre en Inglaterra. miss Worsley. Las mujeres inglesas ocultan sus sentimientos hasta después de casarse. que una muchacha se exprese con tanto entusiasmo refiriéndose a cualquier persona del otro sexo. tan franco.

Gerardo? Ya sé lo difícil que es hacerla ir a cualquier sitio. Entra el Lacayo con el chal. Gerardo: ¡Oh! Estoy seguro de que accedería. estaba ahora precisamente diciendo que habías organizado la más agradable reunión del mundo. Tienes una aptitud maravillosa para elegir. Es preciso decididamente que la convenza para que venga esta noche. querida Carolina! Creo. Gerardo. si supiese que lord Illingworth me ha hecho un ofrecimiento semejante. Y espero que nuestra encantadora invitada americana se llevará gratos recuerdos de nuestra vida de campo inglesa. que lleva chales y un almohadón. (Al Lacayo) Espere un momento. Francisco. Vaya a buscarlo. Lady Hunstanton: ¡Qué amable eres. ¿Cree usted que accederá. El de Zetlandia. Entra Gerardo Arbuthnot. A su querida madre le agradará mucho. Y mi chal. seguida por un Lacayo. Lady Carolina: Consideramos eso muy poco aconsejable. Francisco.scribd. Es realmente un don. http://www. tengo que darle una buena noticia. Sale el Lacayo a buscar el chal. Lord Illingworth acaba de ofrecerme el puesto de secretario suyo. (Al Lacayo) Ponga aquí el almohadón. lady Hunstanton. Eso le pronostica a usted un brillantísimo porvenir. Lady Hunstanton: Le escribiré participándole la noticia y le rogaré que venga aquí para ver a lord Illingworth.com/Insurgencia . eso sí. Gerardo: Lady Hunstanton.17 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Entra Lady Hunstanton. que nos llevaremos todos perfectamente. Lady Hunstanton: ¿De secretario suyo? Es una noticia muy buena realmente. Juana.

que tenía ella una familia demasiado grande. Lady Carolina: Realmente poseía una aptitud maravillosa para recordar los nombres de las personas y olvidar sus caras.18 ACTO PRIMERO Escribe la carta. lord Illingworth puede casarse cualquier día. http://www. Tenía ella madera de embajadora. créeme. Gerardo. Carolina. están ahora al alcance de mis esperanzas. Ese puesto significa toda clase de cosas para mí. que lord Illingworth siente preferencia por la diplomacia. según creo. naturalmente. Además. y espero llegar a hacerme digno de él. Ester: Nada debiera ser inaccesible a la esperanza. Ester: ¿Está usted muy contento? Gerardo: Lo estoy. Gerardo: En efecto. lady Carolina. ¿verdad? (Al Lacayo) Dígale a Enrique que espere contestación. eso es muy natural. Lady Hunstanton: Eres demasiado susceptible. míster Arbuthnot. Esperaba yo que hubiese elegido a lady Kelso por esposa. Gerardo: (A Ester) No me ha felicitado usted aún. Juana. Esto podría traer complicaciones. Lady Hunstanton: Me parece. demasiado susceptible. he escrito unas líneas a su querida madre para comunicarle la buena noticia y decirle que es absolutamente preciso que venga a cenar con nosotros. cosas que hasta hoy ni siquiera me atrevía a esperar conseguir. miss Worsley. Lady Carolina: Yo también lo espero. Lady Carolina: Es un comienzo maravilloso para un muchacho como usted. Lady Carolina: No me parece bien que Inglaterra esté representada en el extranjero por un hombre solterón. La vida es una esperanza. Lady Hunstanton: Bueno. Pero quizá no sea cierto. Lo sentí mucho. Carolina. pero dijo.com/Insurgencia .scribd. He oído decir que le habían ofrecido Viena. ¿O eran sus pies los que eran demasiado grandes? No lo recuerdo.

Carolina. Era demasiado guapa para una casa respetable. Lady Carolina: Me concederás en esto ser el mejor juez. Es realmente un protégé mío. (A Ester) ¿Viene usted a dar una vuelta. Lady Pagden me la envió antes que Leonor fuese presentada en sociedad. porque tenía una institutriz francesa que intentaba recomendar a todo el mundo. Lady Hunstanton: ¡Ah! Eso lo explica todo. Sir Juan se levanta y sale. No me extraña absolutamente nada que lady Pagden quisiera desprenderse de ella a todo trance. querida amiga. la hierba está demasiado húmeda para ti. Y me complace. Gerardo: Es un exceso de bondad por su parte. (Entran Miss Allomby y Lady Stutfield. Recuerdo que la pobre Carlota Pagden se hizo completamente impopular durante una season. Lo mejor es que vayas a ponerte los chanclos. Lady Carolina: He conocido a esa institutriz. te lo ruego que hagas lo que te he dicho.19 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Vase el Lacayo. sobre todo. Juan. lady Hunstanton. te lo aseguro. que lord Illingworth haya hecho ese ofrecimiento espontáneamente.com/Insurgencia . A Mistress Allomby) Bueno. le mimas verdaderamente. http://www. Sale con Gerardo. miss Worsley? Ester: Con mucho gusto. A nadie le gusta que le pidan favores. Juana. Lady Hunstanton: Le mimas. Lady Carolina: Juan. Lady Hunstanton: Estoy satisfechísima de la buena suerte de Gerardo de Arbuthnot. ¿espero que el parque haya sido de su agrado? Pasa por tener un buen arbolado. sin indicarle yo nada. Carolina. Sir Juan: Me encuentro perfectamente bien.scribd.

Es correr ante el peligro. las muchachas de ahora consideran como único fin de sus vidas jugar constantemente con fuego. Mistress Allomby: A mi juicio fugarse es cometer una cobardía. Lady Stutfield: Sí. es que así no se quema una nunca los dedos. que está sólo a dos millas de aquí. Mistress Allomby: A pesar de lo cual. ¡Ya ve usted! Fue de Melthorpe. no diga usted eso. ¡Y el peligro resulta tan raro en la vida moderna!. Lady Stutfield: Sí. Lady Stutfield: ¡Ah! El mundo ha sido hecho para los hombres y no para las mujeres. Recuerdo muy bien el suceso.scribd. lady Carolina. es que nos interesamos todos grandemente en el asunto. No había pensado en ello. de donde lady Belton se fugó con lord Fethersdale. me volvería una criatura tan sencilla que nadie se fijaría en mí. Lady Stutfield: Maravillosos. no recuerdo bien.. enteramente maravillosos. Mistress Allomby: ¡Oh. Lady Hunstanton: No sé cómo marcharía el mundo con semejante teoría. querida. mi querida mistress Allomby. Sólo se los queman quienes no saben jugar con él. lady Hunstanton. de alegría o de gota. http://www. completamente cierto.com/Insurgencia . Eso es muy útil. Nos están prohibidas muchísimas más cosas que a ellos. Mistress Allomby: Una de las ventajas de jugar con fuego. Lady Carolina: Según parece. El pobre lord Belton murió tres días después. si viviese yo en el campo seis meses seguidos. Teníamos muchos invitados aquí en aquel momento. es cierto.. que el campo no produce en absoluto ese efecto. Entran Sir Juan y mister Kelvil . lady Stutfield! Nuestra parte es incomparablemente mejor. así. Lady Hunstanton: Le aseguro a usted. muy útil. ya lo veo.20 ACTO PRIMERO Mistress Allomby: Los árboles son maravillosos.

Lady Stutfield: ¿Y sobre qué tema ha escrito usted esta mañana. en ellos. En la actualidad se exige a un hombre público una gran parte. amor mío. Lady Carolina: Juan. lady Carolina. Ha sido una ardua tarea. Las mujeres. Carolina. Kelvil. Lady Carolina: Creo que estaréis mejor aquí. tanto pública como privada. míster Kelvil? Kelvil: Sobre el tema de costumbre. Lady Carolina: No lo creo. lady Hunstanton. míster Kettle? Sir Juan: Kelvil. Está más abrigado. Juan. Juan.scribd. Me propongo enviar una circular a mis electores sobre esa cuestión antes que se reuna el Parlamento. sí. lady Stutfield: sobre la pureza. Lady Stutfield: ¡Qué placer siente una oyéndole a usted hablar así! http://www.21 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: Qué. están siempre al lado de la moral. Lady Stutfield: Está eso bien. lady Stutfield.com/Insurgencia . amor mío. Lady Stutfield: He aquí un tema sobre el cual es interesante. muy bien. ¿terminó usted su trabajo? Kelvil: He terminado mis escritos del día. Kelvil: La creciente influencia femenina es un síntoma tranquilizador en nuestra vida política. una grandísima parte de su tiempo. míster Kelvil. ¿te pusiste los chanclos? Sir Juan: Sí. muy interesante escribir. Harás mejor en sentarte cerca de mí. Sir Juan se levanta y cruza la escena. Y no creo que se lo agradezcan tanto como debieran. Kelvil: Es el único tema que tiene hoy día una verdadera importancia nacional. Lady Carolina: ¿Es usted favorable a que las mujeres tomen parte en la política. Encuentro que las clases más pobres del país manifiestan un visible anhelo por una norma ética más elevada. Sir Juan: Me encuentro perfectamente.

Carolina que nuestro querido lord Illingworth no aprecie tanto como debiera las cualidades morales en las mujeres. ¿no es cierto. He sentido una gran simpatía por el joven Arbuthnot desde que le he conocido. con un Consejo directivo y un secretario a sueldo. y a espaldas suyas. muy perverso. Lady Hunstanton: Es un muchacho admirable. Este mundo y yo estamos en excelentes relaciones. Lady Stutfield: Dicen que lord Illingworth es hombre muy perverso. no diga usted eso. Entra Lord Illingworth.scribd. Lord Illingworth: ¡Oh. cosas que son absoluta y completamente ciertas. eso demuestra una gran bondad por parte de usted.22 ACTO PRIMERO Lady Hunstanton: ¡Ah. ¿verdad? http://www. lady Stutfield? Debe de ser el mundo futuro. Va a sentarse al lado de Mistress Allomby Lady Stutfield: Todas las personas que yo conozco aseguran que es usted muy perverso. Lord Illingwort: Es una cosa verdaderamente monstruosa el comportamiento de la gente en nuestros días. Y su madre es una de mis amigas más queridas. Lady Hunstanton: He renunciado a reformarle. Y me será muy útil en algo que soy lo bastante tonto para emprender. eso es lo importante. Lord Illingworth: Pero ¿quién dice eso. lady Hunstanton! La palabra bondad es una palabra terrible. dedicándose a propalar contra el prójimo. Y eso que secretario lo tiene usted ya. sí! Las cualidades morales de la mujer. Para conseguirlo habría que fundar una Compañía pública. Acaba él de marcharse a dar una vuelta con nuestra linda americana. Es muy bonita. Temo. Lady Stutfield: Este querido lord Illingworth no tiene realmente arreglo.com/Insurgencia . lord Illingworth? Gerardo Arbuthnot nos ha comunicado su buena suerte.

Kelvil: Me figuro que sería con géneros americanos.. sea cual fuere el origen de crecida fortuna. lady Hunstanton. yo siento una gran estimación por miss Worsley. cualquiera se figuraría que están en su primera infancia. Oyéndolos hablar. Se viste sumamente bien. Kelvil: Mucho me temo. http://www. se hallan en la segunda. Una tradición que tiene actualmente trescientos años.. ¿Por qué no se quedarán en su país? No cesan de repetirnos que es el paraíso de las mujeres. Por eso precisamente. Mistress Allomby: Dicen. Lady Hunstanton: ¿Sí? Y los americanos malos.com/Insurgencia . Lord Illingworth: La juventud de América es su más antigua tradición. Lord Illingworth: Y lo es.scribd. Lady Carolina: ¿Qué son los padres de miss Worsley? Lord Illingworth: Las mujeres americanas muestran una habilidad maravillosa para ocultar a sus padres. en efecto. que cuando los americanos buenos mueren. Carolina. lord Illingworth que no aprecie usted a América como se merece.23 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Carolina: Demasiado bonita. lady Carolina. Lo que no sé es cómo hizo su fortuna. Su padre. Adquieren sus vestidos en París. Y en lo que a civilización se refiere. Es un país muy notable. van a París. tienen tan vehemente deseo de marcharse de él. según creo. Lady Hunstanton: ¿Qué son los géneros americanos? Lord Illingworth: Las novelas yanquis. Estas jóvenes americanas acaparan todos los buenos partidos. Lady Hunstanton: ¡Qué rarísimo!. ¿adónde van cuando mueren? Lord Illingworth: ¡Oh! Esos van a América. Lady Hunstanton: ¿Qué quiere usted decir con eso. o ambas cosas a la vez. que acogió a mi hijo del modo más hospitalario cuando estuvo en Boston. era un millonario opulento o un filántropo. Bueno. mi querido lord Illingworth? Miss Worsley es huérfana. sobre todo teniendo en cuenta su juventud. y como Eva.

y entonces la existencia se torna inaguantable. Afiliarse a un partido es decidirse a ser sincero. Lord Illingworth: A mi juicio. lo cual ya es algo. E intentamos resolverlo divirtiendo a los esclavos. y la consecuencia inmediata de esto es que se toman las cosas en serio. Kelvil: Sin embargo. lord Illingworth. mejor será. deberían ser los únicos que lo tuviesen. el color de la vida. de que su opinión de usted es contraria a que se otorgue el voto a las gentes sin educación. Me extraña que místress Cardew le deje hacer. Tengo la seguridad.com/Insurgencia . Este querido míster Cardew está arruinando al país. míster Kelvil. míster Kelvil. Ese es el vicio característico de este siglo. por lo que dicen. una gran dosis de corrupción en la política americana. Es el problema de la esclavitud. Sin embargo. lord Illingworth? Lord Illingworth: No debiera uno pertenecer a ningún partido en nada. Lord Illingworth: Ese es un vicio peculiar. ¿Supongo que aludirá usted a eso? Lord Illingworth: Eso me pregunto. la Cámara de los Comunes es realmente poco perjudicial. la belleza. indudablemente. Lo es ciertamente en Inglaterra. Debería simpatizar con la alegría.24 ACTO PRIMERO Kelvil: Existe. he de aclarar que nuestro East-End representa un problema de muchísima importancia. Lord Illingworth: Exacto. Kelvil: No negará usted que la Cámara de los Comunes ha testimoniado siempre una gran simpatía por los sufrimientos de la clase menesterosa. http://www. Cuanto menos se hable de las llagas de la existencia. Kelvil: ¿Entonces no pertenece usted a ningún partido político moderno. No pueden ustedes mejorar a la gente por una ley parlamentaria.scribd. Lady Hunstanton: La política es en todas partes una cosa bien triste.

creo tener razón. Es un instrumento http://www. La salud: esto es lo que necesitamos en la vida moderna. preguntándole a uno. El querido doctor Daubeny. no lo es. Kelvil: Tiene usted razón por completo. organiza para los pobres. Kelvil: ¿Puedo preguntarle.25 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: Verdad es que pueden conseguirse grandes resultados con distracciones baratas. como usted dice. cuando se les da una idea. Juana. El caballero rural inglés galopando tras un zorro: lo inexplicable persiguiendo a lo incomible. Lady Carolina: Habitualmente. Kelvil: ¿Expresa usted en serio semejante idea? Lord Illingworth: Completamente en serio.com/Insurgencia . y con el concurso de sus vicarios. tal como es. Lady Carolina: No estoy en absoluto a favor de las diversiones para los pobres. si considera usted la Cámara de los Lores como una institución mejor que la Cámara de los Comunes? Lord Illingworth: Como una institución mejor. lady Carolina. Y puede hacerse mucho bien con ayuda de una linterna mágica de un misionero o de cualquier otra diversión popular de este género. Nosotros. nuestro párroco aquí.scribd. Su color no es saludable. Mantas y carbón son suficientes. lord Illingworth. si habla uno seriamente o no! La única cosa seria es la pasión. Lord Illingworth: La palabra más necia que hay en nuestra lengua. Hay demasiado amor al placer entre la clase alta. míster Kelvil (A Mistress Allomby) ¡Qué costumbre más ordinaria la de ciertas gentes de hoy día. los miembros de la Cámara de los Lores. Mistress Allomby: Salud: horrible palabra. naturalmente. Lo cual hace que seamos una corporación civilizada. no estamos nunca en contacto con la opinión pública. lord Illingworth. y todos saben la idea corriente que se tiene de la salud. recreos verdaderamente admirables durante el invierno. La inteligencia no es en modo alguno una cosa seria ni lo fue nunca.

Salen Mistress Allomby y Lord Illingworth. Lady Carolina: Un tipo notable mistress Allomby. Carolina. al jardinero. querido. Lady Hunstanton: ¿Qué habla usted. Juana. Lady Carolina: Tienes siempre una buena opinión del prójimo. Y sobre esta inteligencia inglesa los ignorantes tocan el bombo. (Lord Alfredo se sienta al lado de Lady Stutfield). Lady Carolina: ¿Es la única cosa. mistress Allomby? Mistress Allomby: Voy hasta el invernadero. (Se levanta con Mistress Allomby) Lady Hunstanton: ¿Se marcha usted. Lady Hunstanton: Espero. venga usted acá con nosotras. Lady Hunstanton: Se deja a veces arrastrar por su diestra lengua. Lord Illingworth me ha dicho esta mañana que había una orquídea tan bella como los siete pecados capitales. la única forma seria de la inteligencia que conozco es la inteligencia inglesa. Y ese es un gran defecto. del bombo? Lord Illingworth: Hablaba simplemente a mistress Allomby de los artículos de fondo en los diarios londinenses. Lady Hunstanton: Pero ¿cree usted todo lo que se escribe en los periódicos? Lord Illingworth: Lo creo. Lady Stutfield: ¿Cree usted realmente. Juana. que debiera tenerse una mala opinión de todo el mundo? http://www. estoy segura (Entra Lord Alfredo) Querido lord Alfredo. Hoy día lo único que sucede es lo ilegible.scribd. Hablaré. lord Illingworth.com/Insurgencia . sin falta. por la cual se deja arrastrar mistress Allomby? Lady Hunstanton: Tal creo. nada más. que no habrá nada semejante. lady Carolina.26 ACTO PRIMERO con el que se ejecuta y.

importantísima. Lady Stutfield: Me alegra mucho. oírle hablar así. anoche en la cena. Lady Stutfield: Sí. Lady Carolina: ¿Tiene usted familia? Kelvil: Sí. querida. muchísimo. que la base de toda difamación es una certeza completamente inmoral.com/Insurgencia . http://www. lady Stutfield. seríamos semejantes a nuestros vecinos. míster Kettle? Sir Juan: Kelvil. Pero hoy día esto requiere mucho estudio. nada. Lady Stutfield: No hay nada. lo mismo en público que en la vida privada. lady Stutfield. Hasta diría que sufre contagio de las ideas extranjeras en este punto. (Va a sentarse al lado de Lady Stutfield). que tan importante es en este siglo. Kelvil: Lord Illingworth.scribd.27 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Carolina: Lo encuentro mucho más seguro. Sin ella. tan hermoso como la vida doméstica. ¿verdad? Kelvil: Temo asimismo que lord Illingworth considera a la mujer simplemente como un juguete. muy triste. el fundamento de nuestro sistema moral en Inglaterra. Lady Stutfield: Pero ¡existen tantas y tan despiadadas difamaciones en nuestra vida moderna! Lady Carolina: Lord Illingworth me hacía notar. ¿verdad? Kelvil: Es la base. La mujer es la adecuada compañera intelectual del hombre. Lady Stutfield: Y sería muy triste. Es un hombre de talento. Lady Carolina: ¿Está usted casado. ¿verdad? Kelvil: Me hace el efecto de un hombre que no aprecia la belleza de nuestra vida doméstica inglesa. Kelvil: Estoy casado. Claro es que hasta averiguar que la gente es buena. Sin ella. Lady Carolina. Kelvil. pero me parece desprovisto de esa bella fe en la nobleza y en la pureza de la vida. olvidaríamos los verdaderos ideales.

scribd. (Sir Juan se encoge de hombros). ¿no le causan grandes molestias? (Entra el Lacayo). Lady Stutfield: Es raro. no tendría nada con que distraerme. Lord Alfredo: Cuestan enormemente caros. Kelvil. Pero vendrá después. Lady Stutfield: ¡Qué terrible debe ser eso de tener deudas! Lord Alfredo: Hay que buscarse hoy día alguna ocupación. lady Carolina. Lady Hunstanton: ¡Ah. lord Alfredo. Lady Carolina: (Examinándola) Carece un poco de femineidad.com/Insurgencia . amor mío. No vendrá a cenar. http://www. Lord Alfredo: ¡Oh. no. Lady Carolina: Supongo que mistress Kelvil y los niños estarán en la playa. y yo. Lady Stutfield: (A Lord Alfredo) Son encantadores sus cigarrillos de boquilla dorada. Es la más buena de las mujeres. sin duda? Kelvil: Si mis obligaciones públicas me lo permiten. Lady Stutfield: Pero sus acreedores. Lady Carolina: Su vida pública debe ser un motivo de gran satisfacción para mistress Kettle. Solo puedo permitírmelos cuando tengo deudas. Todos los muchachos que conozco tienen deudas. ¡Qué hermosa letra la suya. Carolina! Una carta de mi querida mistress Arbuthnot. lo siento mucho. no! Ellos escriben. Lady Carolina: ¿Irá usted a reunirse con ellos.28 ACTO PRIMERO Lady Stutfield: ¿Cuántos hijos? Kelvil: Ocho. Lady Stutfield dirige su atención a Lord Alfredo. Kelvil: Mi mujer está en la playa con los niños. tan firme! (Pasa la carta a Lady Carolina). tan grande. Estoy realmente encantada. Si no tuviera yo mis deudas. La femineidad es la cualidad que más admiro de las mujeres. Sir Juan: Kelvil. rarísimo.

(El Lacayo le habla) En el salón amarillo. en nuestros días. Veinte años de novela dan a una mujer el aspecto de una ruina. amor mío (Salen). y muy buena además. http://www. ¿Vamos adentro. disponiéndose a partir.29 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: (Cogiendo nuevamente la carta y colocándola sobre la mesa) ¡Oh! Es muy femenina. lady Stutfield. Mistress Allomby: ¡Creí que lady Carolina había concluido por cansarse de esas pequeñas inquietudes conyugales! Sir Juan ¡es su cuarto marido! Lord Illingworth: Resulta verdaderamente indecoroso casarse con tanta frecuencia. Sir Juan se ofrece a llevar la capa de Lady Stutfield.com/Insurgencia . Mistress Allomby: Cosa curiosa: las mujeres feas están siempre celosas de sus maridos.scribd. Mistress Allomby: O como la falta de este en el hombre. Mistress Allomby: ¡Veinte años de novela! ¿Existe eso? Lord Illingworth: No. si dejases a tu sobrino ocuparse de la capa de lady Stutfield. Lady Carolina: Juan. Nada echa a perder tanto una novela como el instinto humorístico en la mujer. se hallan siempre ocupadas en estar celosas de los maridos de las otras. podrías encargarte de mi cestillo de labor (Entran Mistress Allomby y Lord Illingworth). ¡Si oyeses cómo habla de ella el archidiácono! La considera como su brazo derecho en la parroquia. Sir Juan: Ciertamente. Las mujeres han llegado a tener demasiado talento. lady Hunstanton. ¡Las mujeres bonitas no lo están nunca! Lord Illingworth: Las mujeres bonitas no tienen nunca tiempo para ello. pero veinte años de matrimonio la convierten en algo así como un edificio público. Se levanta. Carolina. vamos adentro para tomar el té? Lady Stutfield: Con mucho gusto.

Mistress Allomby: ¿No siente usted deseo de asistir a una comida de sociedad en Londres? Ester: Detesto las comidas de sociedad en Londres. menos el objeto a que se rinde culto. y lady Carolina.: es un capricho. Lord Illingworth: Hijo mío.. Mistress Allomby: ¿Encierra ella tan grave misterio? Lord Illingworth: Es más que misterio. Mistress Allomby: Los caprichos no duran. Lord Illingworth: Será usted el secretario modelo.. Gerardo. Mistress Allomby: ¿Y debiera ese ser el hombre? Lord Illingworth: ¡Las mujeres se arrodillan con tanta gracia y los hombres con tan poca!.. no le habría hecho ningún ofrecimiento. La gente inteligente no escucha nada.30 ACTO PRIMERO Lord Illingworth: Tiene usted perfecta razón. y. Mistress Allomby: ¡Ah! Yo no escucho jamás.com/Insurgencia . Espero ser un buen secretario.scribd. Ester: Encuentro que la gente estúpida habla mucho. Porque le estimo a usted de verdad es por http://www. me ha felicitado todo el mundo: lady Huns- tanton. En un templo todo el mundo debe estar serio. mucho. Mistress Allomby: Ya las adoro.. (Habla con él). si no fuese usted de mi agrado. Entran Ester y Gerardo. Mistress Allomby: Ese es su principal encanto. Mistress Allomby: ¿Le gusta a usted la vida de campo. Gerardo: Lord Illingworth. y la gente estúpida no habla jamás. todos.. miss Worsley? Ester: Sí. Mistress Allomby: ¡Piensa usted en lady Stutfield! Lord Illongworth: Le aseguro a usted que hace un cuarto de hora que no he pensado en lady Stutfield..

Pero esta es francamente bonita. Lord Illingworth: ¿Y una mujer perversa? Mistress Allomby: ¡Oh! A esa clase de mujeres de las que no se cansa nunca un hombre. Lord Illingworth: Esfinges sin secretos.. Pero no puedo soportar a la joven americana. (Ester sale con Gerardo) ¡Muchacho encantador ese Gerardo Arbuthnot! Mistress Allomby: Es muy agradable.com/Insurgencia .31 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA lo que me interesa tanto tenerle conmigo. me es igual. Una mujer capaz de decir eso es capaz de todo. y en voz muy alta. que no tenía más que dieciocho años.. es verdaderamente agradabilísimo. Mistress Allomby: ¿Eso comprende también a las puritanas? Lord Illingworth: ¿No sabe usted que yo no creo en la existencia de las puritanas? No creo que haya en el mundo ninguna mujer que no se sienta un poco halagada cuando se le hace el amor. Lord Illingworth: ¿Por qué? Mistress Allomby: Me dijo ayer. Mistress Allomby: Defínanos usted como sexo. Lord Illingworth: No debiera uno nunca tener confianza en una mujer que dice su verdadera edad.scribd. Eso es lo que hace a las mujeres tan irresistiblemente adorables. Esto es muy molesto. Que una fea sea puritana. Lord Illingworth: Es usted severa. Es la única disculpa de su fealdad. Mistress Allomby: Es una puritana. La admiro enormemente. Mistress Allomby: ¡Qué hombre más perverso debe de ser usted! Lord Illingworth: ¿A qué llama usted un hombre perverso? Mistress Allomby: A esa clase de hombres que admiran la inocencia. (Mira con fijeza a Mistress Allomby). con usted misma. Lord Illingworth: ¡Ah! Eso es indisculpable. Mistress Allomby: ¿Cree usted que no hay en el mundo una mujer que se resista a ser besada? http://www. además.

probablemente. pero va rejuveneciéndose. Lord Ilingworth: ¡Qué torturadora es usted! Pausa. ¿Qué haría usted si le cruzase la cara con su guante? Lord Illingworth: Enamorarme de ella. Lord Illingworth: ¿Está usted segura? Mistress Allomby: Completamente. Mistress Allomby: Miss Worsley no le permitiría a usted que la besase.com/Insurgencia . El alma nace vieja. Esta es la comedia de la vida. Lord Illingworth: ¿Usted no sabe que yo consigo siempre lo que intento? Mistress Allomby: Siento mucho saberlo. Se aferran a él. Lord Illignworth: ¿Sólo una? ¡Y yo que tengo tantas malas cualidades! Mistress Allomby: ¡Ah! No presuma de ellas demasiado. las mujeres adoramos los fracasos. menos en el momento del triunfo. Lord Illingworth: ¿Qué cree usted que haría si yo la besase? Mistress Allomby: O se casaría con usted o le cruzaría la cara con su guante. Mistress Allomby: Lord Illingworth. Mistress Allomby: Y el cuerpo nace joven y envejece. Mistress Allomby: Somos los laureles que ocultan su calvicie. Lord Illingworth: Y ellos las necesitan a ustedes siempre. mejor será que no intente usted besarla! Lord Illingworth: ¿Es eso un reto? Mistress Allomby: Es una flecha lanzada al aire. Puede usted perderlas al envejecer. Lord Illingworth: Adoran ustedes el éxito. Los hombres se apoyan entonces en nosotras. http://www. Mistress Allomby: ¡Entonces. Lord Illingworth: Confío en no envejecer jamás. Nosotras.scribd. Mistress Allomby: Entonces dejan de ser interesantes. Esta es tragedia de la vida.32 ACTO PRIMERO Lord Illingworth: Muy pocas. hay una cosa por la cual me agradará usted siempre.

Francisco: Bien. Mistress Allomby: Habríamos sobrevivido los dos a ella. señor (Sale). quedémonos aquí. milord. El libro de la Vida comienza con un hombre y una mujer en un jardín. Lord Illingworth: Tira usted divinamente. Pero ha saltado el botón de su florete. Lord Illingworth: Pero si no he hecho nunca otra cosa. http://www.33 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lord Illingworth: También es a veces la comedia. y soportarlo todo menos una buena reputación. quedémonos aquí. Lord Illingworth: Hoy día se puede sobrevivir a todo. Lord Illingworth: ¿Por qué amenazarme? Mistress Allomby: Se lo diré cuando haya usted besado a la puritana. Lord Illingworth: ¡Qué suerte! Hubiera podido ser una tragedia para ambos. Mistress Allomby: ¿Sí? No lo había notado. Mistress Allomby: ¿Ha probado usted a hacerse una buena reputación? Lord Illingworth: Es una de las muchas molestias que no he tenido nunca que soportar. Sí. Lord Illingworth: Diga a la señora que ya vamos. Lord Illingworth: ¿Vamos a tomar el té? Mistress Allomby: ¿Le agradan a usted los placeres tan sencillos? Lord Illingworth: Adoro los placeres sencillos: son el último refugio de lo complejo. Francisco: El té está servido en el salón amarillo. Pero ¿cuál es esa misteriosa razón por la que agradaré a usted siempre? Mistress Allomby: Pues porque no me ha hecho usted nunca el amor. si usted quiere. Pero. Mistress Allomby: Puede presentársele. Mistress Allomby: Y acaba en el Apocalipsis. excepto a la muerte.scribd. Entra el Lacayo.com/Insurgencia .

http://www.com/Insurgencia . (Vuelve a dejar la carta en su sitio y sube los escalones de la terraza con Mistress Allomby. Lord Illingworth: Eso da más encanto a sus ojos. Vamos. Mistress Allomby: Gracias. Una mujer sin importancia.34 ACTO PRIMERO Mistress Allomby: Me queda aún la careta. la coge y examina el sobre) ¡Qué letra tan singular! Me recuerda la de una mujer que conocí y traté hace ya años. Lord Illingworth: (Ve la carta de Mistress Arbuthnot sobre la mesa. Se sonríen uno a otro). Nadie de particular. Mistress Allomby: ¿Quién era? Lord Illingworth: ¡Oh! Nadie.scribd.

después de la cena.scribd. lady Carolina? Lady Carolina: Cuidar de sus mujeres. los hombres nos persiguen de un modo terrible. Exige un gran esfuerzo tener a raya a los hombres. Las señoras sentadas en el sofa. Lady Carolina: (Cogiendo una taza de café que le presenta un Criado) ¡Cuántas tonterías y disparates sobre los hombres! Lo que se debe hacer es mantener a los hombres en su lugar adecuado. lady Hunstanton. Mistress Allomby: Pero ¿Cuál es el lugar adecuado. Puerta en el lateral izquierdo. Lady Hunstanton: ¡Querida! Mistress Allomby: Lo molesto del caso es que los muy perdidos pueden ser perfectamente felices sin nosotras. Están siempre intentando escapársenos. mistress Allomby. querida? Mistress Allomby: Sí.35 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA ACTO SEGUNDO Salón en Hunstanton Chase. Otra en el derecho. (Entran los Criados con el café). Lady Hunstanton: ¿Reducidas a sombras. Por eso considero deber de toda mujer no dejarlos tranquilos ni un solo momento. Los hombres carecen por completo de corazón. Lady Hunstanton: A mí me parece que somos nosotras las que intentamos escapar de ellos sin cesar. Mistress Allomby: ¡Qué alivio siente una al encontrarse por un instante libre de los hombres! Lady Stutfield: Sí. las pobres mujeres. http://www. Las lámparas están encendidas. Conocen su poder y hacen uso de él. sin el cual creo que nosotras. nos veríamos reducidas en absoluto a la categoría de sombras. ¿verdad? Mistress Allomby: ¿Que nos persiguen? Eso quisiera yo. excepto durante este breve intervalo después de comer.com/Insurgencia .

Mistress Allomby: Yo todo lo que he notado es que cuando son buenos maridos son atrozmente aburridos.36 ACTO SEGUNDO Mistress Allomby: (Cogiendo su taza de manos del Criado) ¿De verdad? ¿Y si no están casados? Lady Carolina: Si no están casados. Lady Stutfield: ¡Oh! Creo. qué dichosa me siento oyéndola decir eso! Lady Hunstanton: Pero ¿crees realmente. Es un verdadero escándalo el número de solteros que bullen en sociedad.scribd. http://www. Deberían votar una ley obligándolos a todos a casarse dentro del año. Lady Stutfield: (Rechazando su taza de café) Pero ¿y si aman a una mujer que quizá está casada con otro? Lady Carolina: En ese caso. que es muy fácil reconocer a primera vista si un hombre tiene o no a su cargo una familia. lady Stutfield. He notado una expresión triste. Lady Stutfield: ¡Oh. y cuando no lo son..com/Insurgencia . Mistress Allomby: La verdad es que no he podido nunca distinguirlos a unos de otros. deben buscar una mujer a quien cuidar. querida Carolina. Mistress Allomby: Yo creo que no se debe hablar de nosotras como si fuéramos propiedad de alguien. deberían casarse en el plazo de una semana con alguna solterona fea y respetable. a fin de enseñarles a no desear el bien del prójimo. en los ojos de tantos hombres casados. Esta es la verdadera definición de lo que es realmente la propiedad de las mujeres casadas. que la legislación es capaz de aportar alguna mejora a nada? Me han dicho que hoy día todos los hombres casados viven como solteros y todos los solteros como casados. Pero nosotras no pertenecemos a nadie. qué dichosa. por el contrario. Todos los hombres casados son propiedad de las mujeres. resultan de una vanidad abominable.. tan triste.

me extraña realmente que se haya usted casado.com/Insurgencia . pelirrubia y sin mentón apenas. pues Ernesto tiene mentón! Tiene el mentón recio. cuadrado. Lady Carolina: Pero le consiente usted una renovación de cuando en cuando. Una mujer tonta. Lady Carolina: Con su manera de considerar la vida. querida! He conocido íntimamente a su madre.. Lady Carolina: ¿Victoria Stratton? La recuerdo perfectamente. muy fuerte. http://www. y un mentón cuadrado. Mistress Allomby: Le aseguro a usted que Ernesto me ha desilusionado de una manera horrible. Lady Stutfield: Pero ¿cree usted realmente que un hombre puede tener el mentón demasiado cuadrado? Opino que los hombres deben tener un tipo fuerte.. del mejor. Mistress Allomby: ¡Ah. lady Carolina! No he tenido más que un marido hasta ahora. una de las hijas de lord Crowland. pero estoy obligada a proclamar que mi pobre querido Hunstanton era el ser más encantador. ¿no?. muy cuadrado. no. supongo que el tipo de marido ha debido de cambiar completamente desde mi juventud. El mentón de Ernesto es demasiado cuadrado. Carolina. creo que es usted muy feliz en su matrimonio. Lady Hunstanton: Hija mía. Lady Hunstanton: ¡Oh. pero que se complace en disimular su felicidad ante los demás. Era una Stratton. estoy cansada de saldarlo.scribd. Mistress Allomby: ¡Oh. Mistress Allomby: ¡Ah! Mi marido es una especie de pagaré. Mistress Allomby: A mí también.37 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: Bueno. espero que no. Supongo que a sus ojos debo parecer enteramente una «aficionada». de oro puro.

muy triste.com/Insurgencia . pesquisa alguna http://www. efectivamente. formado de momentos exquisitos. que carece en absoluto de conversación. ¿verdad? Pero quisiera saber cuál ha sido la culpa de míster Allomby. no hice. Lady Stutfield: Gracias. Sobre qué habla no lo sé. Lady Stutfield: ¿Entonces? ¿No le ha perdonado usted nunca? ¡Qué triste resulta eso! Pero la vida es triste. tiene momentos. con tal que me prometa usted solemnemente repetirla a todo el mundo. Lady Stutfield: Adoro los hombres silenciosos. Precisamente es esta una de las razones por las cuales me ataca a los nervios. es sencillamente un mauvais quart d’ heure. Lady Stutfield: Sí. Hay algo verdaderamente brutal en el buen carácter de la mayor parte de los hombres modernos. ¿verdad? Mistress Allomby: La vida. Pero entonces míster Allomby ¿ha sido culpable. lady Stutfield reconocería usted seguramente a Ernesto. y por eso comprenderá usted que no le creí. el buen carácter de los hombres demuestra que no poseen nuestra sensibilidad. Lady Stutfield: Sí.scribd. nuestra delicada nerviosidad. no. Habla sin cesar. Me sorprende que nosotras. Desgraciadamente. muy culpable con usted? ¿Se ha encolerizado con usted o le ha dicho algo que fuese grosero o cierto? Mistress Allomby: ¡Oh. gracias. Pero debo decirle lealmente por adelantado. Esto levanta con frecuencia una barrera infranqueable entre el marido y mujer. Pero no tiene conversación. lady Stutfield. Mistress Allomby: Pues bien: voy a decírsela.38 ACTO SEGUNDO Mistress Allomby: Entonces. Yo era entonces muy joven. Será para mí un deber repetirla. los aguantemos como los aguantamos. Hace ya años que no le escucho. Mistress Allomby: Cuando Ernesto y yo éramos novios me juró de rodillas que hasta entonces no había amado a ninguna mujer en su vida. las mujeres. Mistress Allomby: ¡Oh! Ernesto no es hombre silencioso. No conozco nada tan insufrible como la calma. sin embargo. querida! Ernesto es inalterablemente tranquilo.

Lady Hunstanton: Hija mía. las mujeres. lady Carolina: yo no creo que la frivolidad femenina tenga nada que ver en eso. excepto los matrimonios felices. Lady Carolina: Si eso que nos cuenta usted de la clase media es cierto. dice mucho en su favor.scribd. Es lamentabilísimo que en nuestra clase la mujer se obstine en seguir siendo frívola. imaginándose quizá que así debe ser. ¿Cómo esperar que una mujer sea feliz con un hombre que se empeña en tratarla como si fuera un ser perfectamente racional? Lady Hunstanton: ¡Querida! http://www. Lady Carolina: ¡Oh! Las mujeres se han educado tanto. A eso atribuyo los matrimonios desgraciados. Más matrimonios echa a perder en nuestros días el sentido común del marido que nada. Mistress Allomby: ¡Qué propio de la clase media es eso! Lady Stutfield: Sí.com/Insurgencia . Juana. según me han dicho. ¿verdad? Muy propio. que nada puede sorprendernos en los tiempos presentes. Mistress Allomby: Ya ve usted. lady Stutfield. En ello cifran toda su grosera vanidad. Mistress Allomby: ¡Oh! Están completamente pasados de moda. Carolina? Me deja completamente asombrada. Es hermoso.39 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA para enterarme de ello hasta cuatro o cinco meses después de casarnos. muy hermoso. Lady Stutfield: Ya veo lo que quiere usted decir. Lo que nos agrada es ser la última novela de un hombre. van siendo extraordinariamente raros. Lady Hunstanton: ¡Querida! Mistress Allomby: Los hombres quieren siempre ser el primer amor de una mujer. Y esa es una cosa que quita todo interés a un hombre. poseemos un instinto mucho más sutil de las cosas. ¿no querrá usted sostener que no perdona a su marido por no haber amado nunca a otra? ¿Has oído nunca una cosa semejante. Lady Stutfield: Menos en la clase media. que tanto abundan y que todos conocemos en sociedad. Entonces descubrí que lo que me había dicho era completamente cierto. Según parece. Nosotras.

La institución es disparatada. Mistress Allomby: Si le preguntamos cualquier cosa. Lady Stutfield: Sí.scribd. Pero debe ser inexorable. Diría siempre mucho más de lo que pensase y pensaría siempre mucho más de lo que dijese. en ese caso. Lady Hunstanton: Pero ¿cómo lograría hacer ambas cosas a la vez. querida? Mistress Allomby: No debería nunca perseguir a las otras mujeres bonitas.40 ACTO SEGUNDO Mistress Allomby: El hombre. Nos incitaría a tener caprichos y nos prohibiría ejercer misiones. tiene que contestarnos siempre hablándonos de nosotras. Contestaría con negativas a todas nuestras peticiones serias y satisfaría cada uno de nuestros antojos. Lady Stutfield: Sí. en relación con «nosotras». para reprocharnos virtudes http://www. realmente. es siempre muy divertido.com/Insurgencia . muy fastidioso. Lady Carolina: Lo más probable es que fuese en extremo realista. Nosotras hemos sido siempre pintorescas protestas contra la mera existencia del sentido común. Lady Stutfield: El hombre ideal. ese pobre ser torpe. No podría ser de otro modo. La historia de la mujer es muy diferente. Esto probaría que carecía de buen gusto o haría sospechar que tenía demasiado. Dígame usted su concepto del marido ideal. No. Mistress Allomby: ¿El marido ideal? No puede existir semejante cosa. Le viene de casta. Mistress Allomby: ¡El hombre ideal! ¡Oh! El hombre ideal nos hablaría como si fuéramos diosas y nos trataría como si fuéramos niñas. oír hablar de otras mujeres. Vimos sus peligros desde el principio. pertenece a un sexo que ha sido racional durante millones y millones de años. confiado. Creo que será utilísimo. mucho. se mostraría muy galante con todas. pero diría al mismo tiempo que por un motivo o por otro no le atraían. Debe hacer invariablemente nuestro panegírico a propósito de cualquier cualidad que sabe no tenemos. el sentido común de los maridos es. necesario.

Esto sería imperdonable. en realidad se ha portado una muy mal con él. querida! No cree usted nunca ni una palabra de lo que dice. Pero debe hacer llover sobre nosotras todo lo que no necesitemos. se le puede conceder una tercera despedida final. Lady Carolina: Por lo que veo. él debe estar siempre dispuesto a tener una escena perfectamente terrible cuando se nos antoje. y. si su conducta ha sido absolutamente irreprochable y. dispuesto a quedarse en un estado lastimoso. no haría más que pagar cuentas y dirigirnos galanterías. telegrafiarnos durante todo el día. cuando tenemos que ir a vestirnos para la cena. y entonces. debe mostrarse perfectamente abatido. enviarnos cada media hora cartitas por un «botones» y comer completamente solo en el club.com/Insurgencia . Y. puede permitírsele confesar que la culpa ha sido suya por completo. absolutamente lastimoso. de manera que todo el mundo pueda ver los desventurado que es. Y cuando después de esto. se le ha visto realmente por última vez. con variaciones. cuando haya jurado no dirigirnos nunca la palabra o no volver a escribirnos jamás cartas desatinadas. a abrumarnos con justos reproches a los veinte minutos y a ponerse verdaderamente violento al cabo de media hora. una vez confesado esto. a la caída de la tarde. al primer aviso. Lady Hunstanton: ¡Qué inteligente es usted. y dispuesto a abandonarnos para siempre a las ocho menos cuarto.scribd. después de una terrible semana entera así. No debe pensar jamás que conocemos el uso de las cosas útiles. será deber de una mujer perdonarle.41 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA que no hayamos soñado nunca poseer. cuando se haya una negado a recoger los pequeños regalos que nos hubiese hecho. http://www. y todo esto podrá comenzar otra vez desde el principio. Mistress Allomby: Debe siempre comprometernos en público y tratarnos con un respeto absoluto a solas. además. para demostrar ostensiblemente el completo abandono en que se halla. Y.

Lady Stutfield: Pero los hombres son horriblemente exigentes.. ¿no? Mistress Allomby: Eso no importa. que quiera una cansarse de él.. Lady Stutfield: ¡Oh. Lady Hunstanton: No hay que creer todo lo que se ha dicho. Lady Stutfield: ¿Ni siquiera al Hombre Ideal? Mistress Allomby: Ni a él. mistress Allomby. ¿sabe usted. querida? http://www. gracias. Con eso tiene bastante. lady Stutfield. Creo que será mejor ir a hablarle. Lady Hunstanton: ¡Oh querida! Lady Stutfield: (Dirigiéndose hacia ella) ¿Qué sucede? Dígamelo. Mistress Allomby: ¡Ah. Mistress Allomby: ¿Su recompensa? ¡Oh! Una espera infinita. ciertamente. ¿Cree usted. Hay muchos libros aquí en la biblioteca. Procuraré recordarlo todo. Es utilísimo.com/Insurgencia . mi querida miss Worsley (Sentándose junto a ella) ¡Qué tranquila ha permanecido usted en su buen rinconcito todo este rato! Supongo que leía usted algún libro. como es natural.42 ACTO SEGUNDO Lady Stutfield: Gracias. No debe una ceder nunca. he escuchado la conversación. Ester: No. le harán mucho bien! Lady Hunstanton: Esperemos que no haya comprendido mucho. Temo que algunas de las frases de esta charla la hayan chocado un poco. A menos.scribd. que encontraré yo alguna vez al Hombre Ideal? ¿O es que hay más de uno? Mistress Allomby: Hay justamente cuatro en Londres. (Se levanta y va hacia Ester Worsley) ¿Qué hay. Lady Carolina: Pero no me ha dicho usted aún cuál sería la recompensa del Hombre Ideal.. Hay innumerables detalles que son importantísimos. Lady Hunstanton: (En voz baja) Había olvidado por completo que la joven americana estaba aquí en el salón todo este rato. Sí! Comprendo. Ha estado usted verdaderamente estupenda.

Lady Hunstanton: ¡Qué sistema tan sensato y.scribd. lady Hunstanton. Pero la verdadera sociedad americana consta. de todas las mujeres y de todos los hombres honrados que hay en el país. Y en cuanto a ruinas nos obstinamos en construir algo más duradero que el ladrillo o la piedra (Se levanta para coger su abanico de la mesa). Parecidísima a la nuestra en algunos sitios. Dicen que no tienen ustedes ruinas ni curiosidades. tienen ustedes una sociedad muy agradable en América. http://www. Ester: (Prosiguiendo) No he podido creer que haya mujeres capaces de tener sobre la vida ideas como las que he oído emitir esta noche a algunas de sus invitadas (Pausa embarazosa). Nos las envían todos los veranos. en los «steamers». No conocemos como debiéramos a las clases media y baja. según he oído. puramente ficticias. sencillamente. Lady Hunstanton: Ha hecho usted perfectamente bien querida. según me ha escrito mi hijo. tan agradable! Temo que en Inglaterra tengamos demasiadas barreras sociales. miss Worsley. Ester: Hay tertulias en América como en todas partes. Ester: En América no tenemos clases bajas. regularmente. Mistress Allomby: (A Lady Stutfield) ¡Qué disparate! ¿No tienen sus padres y sus modales? Ester: La aristocracia inglesa nos surte de curiosidades. Lady Carolina. al mismo tiempo. Lady Hunstanton: Según me han dicho. Lady Hunstanton: ¿De verdad? ¡Qué rarísima organización! Mistress Allomby: ¿Qué dice esa terrible muchacha? Lady Stutfield: Es de una ingenuidad lamentable. y las somete a nuestra elección al día siguiente de su desembarco. ¿verdad? Lady Carolina: Hay muchas cosas que no tienen ustedes aún en América.com/Insurgencia .43 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Ester: No he creído nada.

No recuerdo ya lo que ha dicho de usted lord Enrique Weston.. de esa no saben el secreto de la vida. los ricos de Inglaterra. sí! Una exposición de hierro en esa ciudad de nombre tan raro. Se ha arrancado los ojos y se ha tapado los oídos. la belleza invisible de una vida más elevada. la belleza que pueden ustedes destruir y que destruyen. ¿verdad? Lady Hunstanton: Mi querida miss Worsley. Yace como un leproso vestido de púrpura. ¿Cómo no iba a parecerles extraño? Ustedes. pero la belleza invisible de la vida.44 ACTO SEGUNDO Lady Hunstanton: ¿Y qué es ello. más pura que la base sobre la que aquí se apoya. Un hombre de sonrisa horrible y de horrible pasado. Se ríen ustedes de la gente sencilla y pura. egoísta. no saben la clase de vida que hacen. y yo que creía que le agradaba a usted tanto la sociedad inglesa. pero era algo muy halagador. lady Hunstanton. Ester: ¡Lord Enrique Weston! Ya le recuerdo. se mofan ustedes del sacrificio de uno mismo.com/Insurgencia . Pero http://www. Permanece inmóvil como una cosa muerta embadurnada de oro. Lady Stutfield: No me parece que sea imprescindible saber esas cosas. ¡Ha tenido usted tanto éxito! Y ha sido usted tan admirada por lo más escogido de ella. No son muy agradables. y ya sabe usted que es una autoridad en materia de belleza. Con toda su fastuosidad. querida? ¡Ah. Aman ustedes la belleza que pueden ver y tocar y manejar. ¿verdad? Ester: (En pie junto a la mesa) Nos obstinamos en construir la vida. necia. completamente inicua. Viviendo de ese modo. sobre una base mejor. ¿Cómo iban a saberlo? Cierran ustedes su sociedad a lo que es noble y bueno. su opulencia y su arte.scribd. Es inicua. Más verdadera. No hay comida de sociedad que esté completa sin él. Lady Hunstanton.. sin duda. por encima de los demás. ¡Oh! Su sociedad inglesa me parece frívola. Le invitan en todas partes. y si arrojan ustedes pan a los pobres es sólo para tenerlos tranquilos una temporada. Esto les parecerá a todas ustedes extraño... no saben ustedes cómo viven ni siquiera que viven. y a costa suya. en efecto.

y el Bien. lady Stutfield. Pero no he oído anunciarla. o. Y hasta el día en que comprendan que lo que es una vergüenza en una mujer es una infamia en un hombre. lady Hunstanton. envuelta en una capa y con un velo de encaje sobre la cabeza.scribd. mistress Allomby y mi joven amiga americana miss Worsley. Si se las encontrase usted en la calle volvería la cabeza. que llega por el fondo de la hombre y un mujer han pecado. Mistress Arbuthnot: ¡Oh! He venido directamente por la terraza. ¡Que ambos sean estigmatizados! Imprímase una marca sobre ellos. mistress Arbuthnot. Oye las últimas palabras y se estremece). (Quiere ayudarla. que acaba precisamente de decirnos lo poco que valemos. lady Hunstanton. No me quejo de su castigo. Pero hay en Inglaterra cosas que. no los mirarán. Permítame. aparecerán oscuramente ante sus ojos o serán invisibles del todo. mi querida miss Worsley. que está precisamente detrás de usted? Gracias. serán siempre injustos. que vayan los dos al desierto para amarse o aborrecerse.com/Insurgencia . pero que no sufran ellas solas.. y el Mal esa columna de nubes.. Son tan solo algunos invitados que pasan una temporada en casa y que va usted a conocer. pedirle mi algodón. Lady Carolina Pontefrac. y tal como estaba. Que no haya una ley para los hombres y otra para las mujeres. (Entran Mistress Arbuthnot. Lady Hunstanton: ¡Mi querida mistress Arbuthnot! Estoy encantada de que haya usted venido. si se quiere. Ester: Temo que le haya parecido a usted que me expresaba con demasiada vehemencia. Lady Carolina: ¿Podré. pero que no castiguen al uno mientras dejan al otro en libertad. No tienen nombre. Lady Hunstanton: No recibo. Que todas las mujeres que pecaron sean castigadas. esa columna de fuego. una de mis mejores amigas. Son ustedes injustos con la mujer. ya que está usted en pie. en Inglaterra. Lady Hunstanton: ¡Mi querida niña! Ester: Es justo que sean castigadas.45 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA terraza. si los ven. No me dijo usted que recibía hoy. Toca el timbre) Carolina. http://www. Si un ¿qué dicen aquellas cuya desgracia causó? Son las parias.

46 ACTO SEGUNDO Lady Hunstanton: Mi querida niña. Lady Carolina: Mi querida miss Worsley. como lo hacías notar tú. y después de una buena comida se puede perdonar a cualquiera. No hubiese usted podido decir nada que fuera demasiado severo para él. Pero no es culpa mía. ¡Es de un trato realmente tan agradable!.. El único punto sobre el cual la he encontrado a usted un poco dura ha sido al referirse usted al hermano de lady Carolina. el único pasaje de su pequeño discurso.com/Insurgencia . hay una gran parte de verdad en lo que usted ha dicho. Considero a Enrique infame. Ester: Lady Carolina. hágase amiga de mistress Arbuthnot.scribd... absolutamente infame. no tenía idea de que era su hermano. (Entra un Lacayo) Llévese la capa de mistress Arbuthnot. lady Hunstanton. y resultaba usted muy bonita al decirlo. Pero es deber mío reconocer.. http://www.. dulces y sencillas que. Es una de esas personas buenas. si puedo llamarlo así. Yo. lo cual es aún más importante. como nos diría lord Illingworth. según usted. no admitimos aquí nunca en sociedad. (Sale el Lacayo con ella). hasta a los parientes cercanos. Siento realmente que mistress Arbuthnot venga tan raras veces a verme. a ese pobre lord Enrique. (Se levanta y se dirige con Lady Stutfield hacia la puerta de la izquierda) Vamos solamente a contemplar las estrellas. Lady Stutfield: ¿Cree usted eso realmente? Mistress Allomby: Estoy segura.. es atroz por su parte! ¿Vamos a la terraza? Mistress Allomby: ¡Oh! Todo con tal de huir de las viudas y los marimachos. Juan. que es de un trato excelente y que tiene uno de los mejores cocineros de Londres. Mistress Allomby: ¡Qué molesto es que los hombres permanezcan tanto tiempo alejados de nosotras después de comer! Supongo que estarán diciendo cosas horribles de nosotras. Siento la pena que he debido de causarle. convengo en ello. en que estoy de acuerdo con usted ha sido el que trataba de mi hermano. Lady Stutfield: ¡Oh es atroz. querida. Lady Hunstanton: (A Miss Worsley) Y ahora.

Quería casarse con una mujer de clase inferior a la suya. Se dedica a. Hubo algo de escándalo sobre eso. que heredó lord Illingworth? http://www. con exactitud. Lady Hunstanton: Todos tenemos gustos diferentes. Es muy distinguido. Mistress Arbuthnot: Me temo que no. ¿Creo que no conoce usted a lord Illingworth. Pero no cojan frío. O no quería casarse creo.. Carolina.47 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: Encontrarán ustedes muchísimas. indudablemente. bueno a no hacer nada. (A Mistress Arbuthnot) vamos todos a sentir mucho la falta de Gerardo. mi querida Mistress Arbuthnot. Tiene la mejor opinión de su hijo. en Yorkshire.scribd. que lord Illingworth se interesa por los albergues para menesterosos? Lady Carolina: Me imagino que no del todo.. Claro que es todavía relativamente joven y ha entrado tan sólo en posesión de un título desde hace. y temo que nuestra linda invitada americana encuentre eso muy mal en cualquiera.. y no sé si a él le preocupan mucho más las cosas por las cuales se interesa usted tanto. hace años. Juana. de un viejo lord Illingworth. que vivía... ¡Vivo tan retirada del mundo y veo a tan poca gente. El lord Illingworth actual es por completo diferente. sí! Debía de ser el penúltimo conde. sí! Se ha mostrado completamente encantador en esta ocasión. según creo. y no hay cosa que no pueda obtener por poco que lo solicite. Lady Hunstanton: Le conocerá usted de nombre. querida? Mistress Arbuthnot: No le he visto nunca. Era un hombre muy singular. Recuerdo haber oído hablar. ¿Cuánto tiempo hace. sea el que fuere.. Carolina.. mi querida mistress Arbuthnot. Mistress Arbuthnot: Pero lord Illingworth ¿ha ofrecido realmente a Gerardo tomarle de secretario? Lady Hunstanton: ¡Oh. ¿Te parece a ti.com/Insurgencia . ¿verdad? Pero lord Illingworth ocupa una posición elevadísima. Lady Hunstanton: ¡Ah.

Sé que fue el mismo año en que apareció el último escándalo de mi hermano en los periódicos de la noche. Después le vi en casa del pobre lord Plumstead. Juana. querida. Los conocí a todos íntimamente. Lady Hunstanton: ¡Ah! Eso es de familia. Naturalmente.com/Insurgencia . Había. lady Hunstanton? http://www. con uno de los hijos de lord Ascot que le pega. con algo raro de paja. naturalmente.. Recordarás cuánto deseaba tener un niño.48 ACTO SEGUNDO Lady Carolina: Creo que hará unos cuatro años. Mistress Arbuthnot: ¿Lady Cecilia? Lady Hunstanton: Mi querida mistress Arbuthnot. Sí debe de hacer aproximadamente cuatro años. casi en seguida. el que heredó. no recuerdo bien qué. Carolina? Lady Carolina: El niño de la pobre Margarita. a quien entonces no se consideraba como un buen partido para ella. la madre de lord Illingworth era una de las bellas hijas de la duquesa de Jerningham. y al poco tiempo su marido murió también. se casó con sir Tomás Harford. ¿quiénes había. pero murió. se interponían muchas personas entre lord Illingworth actual y el título mistress Arbuthnot. y ella se casó de nuevo. en el pelo.scribd. Lady Hunstanton: ¡Ah! Ya recuerdo. es de familia. pero lo que sé es que el Tribunal de la Cancillería abrió una información sobre el asunto y falló que estaba perfectamente sano de la cabeza. Muchas veces lamento. y niño fue el que tuvo. así como a sus dos hijos: Arturo y Jorge.. no sé bien. Mistress Arbuthnot: ¿Fue el mayor. según me han dicho. que aquella pobre lady Cecilia no haya vivido lo suficiente para ver a su hijo en posesión del título. Carolina. aunque pasase por ser uno de los hombres más guapos de Londres. Recuerdo que también había un sacerdote que quería que le tomasen por loco o un loco que quería que le tomasen por sacerdote..

quisiera hablar inmediatamente con Gerardo. querida. lady Hunstanton. (Toca un timbre) Cuando conocí a lord Illingworth. Carolina? Lo he olvidado. era un muchacho despejado. No sé por qué tardan tanto esos caballeros. Mistress Arbuthnot: Lady Hunstanton. sobre todo. Sir Juan se dirige hacia Lady Stutfield y el Doctor Daubeny hacia Lady Hunstanton. ¡Oh! Aquí está el respetado archidiácono. Se siente mucho más feliz a solas. ¿O fue en una partida de pesca. (Al Criado) Nada ya. Lady Hunstanton: Con mucho gusto. bienquisto en sociedad y sin dinero. en la época en que se llamaba Jorge Harford simplemente. Supongo que ello se debe a su jaqueca acostumbrada. Archidiácono: Sí. Lady Hunstanton: ¡Ah! Cómo siento que mistress Daubeny no haya podido venir con usted esta noche. aparte del que le daba la pobre lady Cecilia. por estar él en malísimas relaciones con su padre. ¿Podría verle? Le ruego que le mande buscar. Voy a mandar a un criado al comedor para que le llame. Pero Jorge heredó todo.49 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: No. Me figuro que. Siempre le digo que no ha habido nunca un hermano menor con tanta suerte como él. Es muy feliz a solas. Jamás me he divertido tanto. Archidiácono: Lord Illingworth ha estado muy ocurrente. querida le mataron en una cacería.scribd. lady Hunstanton. Entran Sir Juan y el Doctor Daubeny. Es una verdadera mártir. Lady Carolina: (A su marido) ¡Juan! http://www. (Al ver a Mistress Arbuthnot) ¡Ah. Mistress Deaubeny va a sentir envidia de usted. he conseguido al fin que viniera mistress Arbuthnot. Archidiácono: Es un gran honor.com/Insurgencia . mistress Arbuthnot! Lady Hunstanton: (Al Doctor Daubeny) Como usted ve.

Supongo que debe de ser algo que hay en su clima. Lord Illingworth: Me aburría mortalmente. Gerardo: Lord Illingworth. como es natural. Esta tiene los ojos fijos durante todo el tiempo en Lord Illingworth.com/Insurgencia . Lord Illingworth: ¿Sí? Eso es lo que hacen todos los americanos. Mistress Arbuthnot: Esta noche. ¿Y cuál era el tema de ese sermón? Mistress Allomby: El puritanismo.50 ACTO SEGUNDO Sir juan cruza la escena para dirigirse a su mujer. que está en pie con Lady Stutfield en la puerta que da a la terraza. Lord Illingworth: ¿Cómo está la mujer más encantadora del mundo? Mistress Allomby: (Cogiendo a Lady Stutfield del brazo) Estamos muy bien las dos. No debía haber venido. Lord Illingworth: Voy a convertirla. Mistress Arbuthnot: Gerardo. mamá! Voy a acompañarte. Lord Illingworth: Una semana es más tiempo del que necesito (Entran Gerardo y Lord Alfredo). según creo. no. desearía vivamente presentarle a mi madre. No he abierto los labios en todo el tiempo. Acompáñame a casa.scribd. lord Illingworth. Gerardo: ¡Cuánto lo siento. Gerardo. Pero ¡qué poco tiempo han estado ustedes en el comedor! Parece que acabamos de salir de allí. El Doctor Daubeny habla con Lady Hunstanton y Mistress Arbuthnot. no me encuentro del todo bien. ya verán ustedes. http://www. ¿Cuánto tiempo me conceden? Mistress Allomby: Una semana. La americanita ha pronunciado un sermón. gracias. Este atraviesa la escena sin fijarse en ella y se acerca a Mistress Allomby. pero es preciso que antes conozcas a lord Illingworth (Este cruza el salón). Sentía verdadera impaciencia por estar con ustedes. Mistress Allomby: Debía usted haber estado.

. ¡Claro que lord Illingworth es tan inteligente y sabe tanto. Arbuthnot. en este momento. Vas a darle las gracias a lord Illingworth. lord Illingworth. Me siento tan lleno de inexperiencia cuando estoy con usted. querida mamá?. aquí tienes a lord Illingworth. ¿no es cierto. lord Illingworth. mamá? Mistress Arbuthnot: Lord Illingworth es realmente muy bueno al demostrarte interés... No he estado en Eton ni en Oxford. Al llegar frente a ella y verla. Gerardo: ¿Qué dices. se estremece y retrocede. Todas las mujeres acaban por ser como sus madres. (Mistress Arbuthnot se inclina con frialdad) Es un maravilloso comienzo para mí. tan pocas ocasiones de instruirme. Lord Illingworth: ¡Hijo mío! Gerardo: Sabe más de la vida que todos cuantos he conocido hasta hoy.51 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lord Illingworth: Con el mayor gusto.. Lord Illingworth: (Poniendo la mano en el hombro de Gerardo) ¡Oh! Gerardo y yo somos ya grandes amigos..! No hay nada que lord Illingworth ignore. lentamente. que me ha ofrecido tomarme de secretario particular suyo. mistress.. Y en eso consiste su tragedia. (A Mistress Allomby) Dentro de un instante vuelvo.scribd. Entonces vuelve los ojos... Gerardo: Mamá. como otros muchahttp://www. Lord Illingworth: ¡Qué admirable buen humor tiene usted esta noche! Da media vuelta y cruza la escena con Gerardo dirigiéndose hacia Mistress Arbuthnot. Y en eso consiste la suya. lleno de asombro. Las madres me aburren siempre mortalmente. hacia Gerardo..com/Insurgencia . ¿verdad? Espero que no le cause ninguna decepción. Mistress Arbuthnot: No puede haber relación ninguna entre usted y mi hijo.. He tenido. Mistress Allomby: No sucede eso con los hombres. claro es...

Gerardo: ¡Mamá! Mistress Arbuthnot: Debes recordar. Lord Illingworth: Es extraordinariamente hermosa. como tú mismo decías. Y ahora no deje a su encantadora madre que ponga más dificultades.. Mistress Allomby: Creí que no se separaba usted nunca de la señora vestida de terciopelo negro. ¿no? Archidiácono: Su sordera representa una gran privación para ella. Ha sido extraordinariamente bondadoso conmigo. Mistress Arbuthnot: Lord Illingworth puede cambiar de opinión. Pero encuentra en sí misma muchos. Ahora ya ni siquiera puede oír mis sermones.scribd. Gerardo.52 ACTO SEGUNDO chos.. http://www. Archidiácono: Solo libros impresos en gruesos caracteres. que has tenido muy pocas ocasiones de instruirte. por completo. (Contempla a Mistress Arbuthnot). nunca. me olvidaba! Mi querida mistress Daubeny es un poco sorda. mi querida mistress Arbuthnot? No sabe usted qué deleite la espera. Lady Hunstanton: Supongo que leerá mucho. (Lord Illingworth cruza la escena para volver al lado de Mistress Allomby). Pero no está nunca. (Al Doctor Daubeny) No tengo más remedio que llevar a miss Worsley una de estas tardes al presbiterio. Usted también vendrá.com/Insurgencia . mistress Arbuthnot. Su vista desaparece rápidamente. ¿verdad. enferma. muchos recursos. Me gustaría tanto que nuestra querida mistress Daubeny la oyese tocar el violín… ¡Ah. Pero me parece que lord Illingworth no le da a eso importancia. Mistress Allomby: Lord Illingworth. Lady Hunstanton: Carolina. desearía hablarle un instante ¿Quiere usted venir? Lord Illingworth: Perdóneme. ¿verdad? Gerardo: Eso espero. La cosa está ya decidida. ¿vamos a la sala de música? Miss Worsley va a tocar. A lo mejor no te necesita verdaderamente de secretario. mamá.

mistress Arbuthnot. Faltábale algo: faltaba un hijo. ¿por qué ese apellido de Arbuthnot. naturalmente! Debe usted de tener muchas cosas que decirle. El mundo no le conocerá más que como mi secretario particular. http://www. Oyese sonar el violín en la sala de música). Raquel! Bien. Lord Illingworth: ¡De modo que es nuestro hijo. Lady Hunstanton: ¡Oh. Raquel? Mistress Arbuthnot: Es igual ese apellido u otro cualquiera cuando no se tiene derecho a ninguno.scribd. No sabríamos estar sin ella. Lord Illingworth: Sin duda. Ahora he encontrado a mi hijo y estoy contento de ello. No a todos los hijos les hacen semejante ofrecimiento.. No era así. Raquel: mi vida me parecía realmente completa. pasado está. Lady Carolina: ¡Juan! Lady Hunstanton: Pero no retenga usted demasiado a mistress Arbuthnot. Lord Illingworth: ¡Ah Raquel! Lo pasado. lady Hunstanton. hable usted a mi madre antes de ir a la sala de música.. Si mistress Arbuthnot quiere permitírmelo. y ella querrá también expresarle su agradecimiento. (Sale seguida de los otros invitados. Todo lo que puedo decir hoy es que estoy encantado. Pero estoy segura de que usted sabrá estimarlo. querida. pero ¿por qué Gerardo? Mistress Arbuthnot: Es el de un hombre a quien destrocé el corazón: el de mi padre. desearía decirle algunas palabras y en seguida nos reuniríamos con ustedes. Es curioso. muy encantado de nuestro hijo. Es un Harford hasta las uñas.53 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Gerardo: (A Lord Illingworth) Lord Illingworth. No sé por qué parece creer que no tiene usted intención de hacer lo que me ha dicho.com/Insurgencia . lord Illingworth. estoy orgulloso de él. pero para mí será algo muy cercano y muy querido. Y a propósito.. Mistress Allomby: ¿Viene usted? Lord Illingworth: Dentro de unos instantes.

es naturalmente falso y tonto al mismo tiempo. Mistress Arbuthnot: Me separé de usted porque se negó a dar un nombre al niño. debería tenerla también para hacer el bien. pero en moral. Lord Illingworth: Mi querida Raquel. Mi hijo es enteramente mío y mío seguirá siendo. veintiuno. le supliqué a usted que se casase conmigo. que era su deber casarse conmigo. Delante de mí le dijo a usted. absolutamente nada. ¿Por qué no dejármele ahora un poco? Es mío tanto como tuyo. cuando empezó nuestro amorío en el jardín de tu padre. le has tenido para ti sola durante más de veinte años.54 ACTO SEGUNDO Mistress Arbuthnot: No tiene usted el menor derecho sobre él. Mi madre te ofreció seiscientas libras al año. Antes que mi hijo viniese al mundo. http://www. del hijo que hubiese muerto de hambre y de miseria. Lord Illingworth: Mi querida Raquel. generalizar no significa nada. cuando estábamos en París. era aproximadamente de la misma edad que tú. Me parece. Te contentaste con desaparecer. llevándote el niño. En cuanto a lo que dices que dejé morir de hambre a nuestro hijo. Raquel. Lord Illingworth: Entonces no tenía yo porvenir. si no hubiera tenido más que a usted en el mundo? Lord Illingworth: Olvidas. en materia intelectual generalizar resulta siempre interesante.com/Insurgencia . Tenía solamente veintidós años.scribd. Y además. Mistress Arbuthnot: No hubiese aceptado un penique de ella. Yo no me separé de ti. Raquel. Mistress Arbuthnot: Cuando un hombre tiene edad bastante para hacer el mal. Mistress Arbuthnot: ¿Habla usted del hijo que abandonó. No quisiste aceptar nada. que eres tú la que te fuiste de mi lado. Su padre era indiferente.

Lord Illingworth: Mi querida Raquel.55 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lord Illingworth: ¡Oh! El deber es lo que se exige al prójimo y no lo que hace uno mismo.scribd.. Pero es inútil que tengamos una escena. te equivocas.. Gerardo no se irá ciertamente con usted. Lord Illingworth: Pues precisamente es lo que debería hacer. http://www. Mistress Arbuthnot: Mi hijo.. Mistress Arbuthnot: No lo estaba antes de encontrarle a usted. (Lord Illingworth se encoge de hombros) ¿Marcharse con el hombre que echó a perder mi juventud y deshizo mi vida. Precisamente eso es lo que deberías tú ayudarle a hacer. colocándonos tú y yo fuera de la cuestión. Igual nos sucede a todos los hombres cuando somos jóvenes. Está profundamente disgustado con su suerte. Raquel! Mistress Arbuthnot: ¿Y usted cree que dejaré a mi hijo. manchando las horas de mi existencia? No puede usted darse cuenta del sufrimiento y de la vergüenza que hay en mi pasado.. Lord Illingworth: ¡Qué disparate. Si crees que es perfectamente feliz en semejante situación. Mistress Arbuthnot: Gerardo no podría separar su porvenir de mi pasado.com/Insurgencia . ¡Qué típicamente femenina eres! Hablas sentimentalmente y eres al mismo tiempo ferozmente egoísta. Usted ha hecho que esté así. Mistress Arbuthnot: Me alegro de oírselo decir. Raquel.? Lord Illingworth: Nuestro hijo. Te ruego. debo confesar ingenuamente que considero el porvenir de Gerardo mucho más importante que tu pasado. ¿Qué es ahora nuestro hijo? Un empleadillo mal retribuído de un pequeño Banco de provincia. Claro es que yo estaba entonces influido por mi padre. en una ciudad de tercer orden. que consideres la cuestión desde el punto de vista del sentido común. desde el punto de vista de lo más ventajoso para nuestro hijo.

Y será un juez cruel e injusto para ti. no me quites a mi hijo. no has pensado nunca en nosotros. Mistress Arbuthnot: Le he educado para que sea un hombre honrado. Pero no le he dejado únicamente desear cosas que le era imposible lograr. no había razón alguna para que te acordases de nosotros en absoluto. Olvídala. He sufrido durante veinte años y solo le he tenido a él para amarme. Bien lo sabes. la ha aceptado en seguida con entusiasmo. Tú has tenido una vida de alegría. déjame el jar- http://www. El descontento es el primer paso en el progreso de un hombre o de un pueblo. ¡Qué absolutamente ilógica eres! Mistress Arbuthnot: No permitiré que le siga a usted. Y ahora resulta que. Raquel: los hijos empiezan por amar a los padres. no necesito hacerlo. más tarde los juzgan. rara vez.scribd.com/Insurgencia . Lord Illingworth: ¿Y cómo podrás imperdirlo? ¿Qué pretexto puedes darle para que rechace un ofrecimiento como el mío? No le diré los lazos que con él me unen. solo a él a quien amar. Cualquier muchacho hubiese hecho lo mismo. Mistress Arbuthnot: Jorge. Considera cómo le has educado. Has sido completamente feliz. que si fuera yo un perfecto extraño para él. Desengáñate. Pero tú no te atreverás tampoco a revelárselos. si alguna vez descubre lo que eres. Lord Illingworth: Exactamente. Dadas tus ideas sobre la vida. Si nos has encontrado.56 ACTO SEGUNDO Lord Illingworth: Claro que he sido yo. te niegas a ello. por ser yo el padre del muchacho y él mi hijo. ¿Y cuál es el resultado? Le has educado para que sea tu juez. entonces permitirías a Gerardo que estuviese a mi lado. No vengas a arrebatarme ahora lo único que poseo en el mundo entero. Como es natural. pero como es de mi misma carne y de mi misma sangre. ¡Tú eres tan rico de otras cosas! Déjame la pequeña viña de mi vida. ha sido por simple casualidad por una horrible casualidad. de placer y de triunfos. le he hecho una proposición seductora. si acaso. intentas en realidad destruir su porvenir. los perdonan. Es decir. No.

Ninguno de mis compañeros lo hace. seguramente soy yo el mejor juez. el cordero que Dios me envió en su piedad o en su cólera. Lord Illingworth: Ahí está Gerardo. mistress Arbuthnot. No hay más que hablar sobre el asunto. Mistress Arbuthnot: No. Mistress Arbuthnot: No le dejaré marchar. ¿cómo puedes hablar así? Naturalmente que he sido feliz en absoluto contigo. Lord Illingworth: A su madre parece no agradarle que venga usted conmigo.com/Insurgencia . Mistress Arbuthnot: No me parece que seas el secretario particular indicado para lord Illingworth. tiene muchas más de las que hubiera creído. hacer algo.scribd. No tienes cualidades para ello. Gerardo. Pero un hombre no puede permanecer siempre al lado de su madre. Muchas más (Mistress Arbuthnot http://www. Entra Gerardo. no me quites a Gerardo! Lord Illingworth: Raquel. por alguna razón. yo sí. Yo creí que te sentirías orgullosa al verme de secretario de lord Illingworth. ¡Oh. querida mamá. Y me limitaré a decirle que su hijo reúne todas las cualidades que podía yo esperar. Gerardo: Bueno. pero en lo referente a su última objeción.57 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA dín cercado y el manantial. Gerardo: Mamá. El tiene derecho a decidir por sí propio. espero que lo habrás arreglado todo con lord Illingworth. Gerardo. en este momento tú no eres necesaria al porvenir de Gerardo. déjame esto! ¡Jorge. Quiero crearme una posición por mí mismo. No sabía que estuvieses tan deseoso de abandonarme. mamá? Mistress Arbuthnot: Te creía completamente feliz conmigo. En realidad. Lord Illingworth: No quisiera yo intervenir en este momento. Gerardo: ¿Por qué.

me marcharé. mistress Arbuthnot. se lo ruego. podemos considerar la cosa como terminada. sensatamente. (Sale con Gerardo. se lo ruego. Estamos aquí enteramente en familia. Mistress Arbuthnot se queda sola. Lord Illingworth: Entonces. Y a usted. Gerardo: ¡Mamá! Lord Illingworth: Si quiere usted quedarse a solas con su hijo. alguna otra razón para desear que su hijo no acepte ese puesto? Gerardo: ¿Tienes alguna. Sea lo que sea. Mistress Arbuthnot: No tengo ninguna otra razón. muy sensatamente. a mi juicio. hijo mío.com/Insurgencia . Puede ser que tenga usted alguna otra razón que no quiere que oiga yo. Lord Illingworth: Si tiene usted alguna. le ruego que me permita decirle que ha obrado usted. dígala. mistress Arbutrhnot. mamá? Contesta. no necesito decirle que no lo comunicaré a nadie. http://www.scribd. con una expresión de dolor indecible en su rostro). Permanece inmóvil. mistress Arbuthnot. sí.58 ACTO SEGUNDO permanece silenciosa) ¿Tiene usted. Venga usted conmigo a fumar un cigarrillo a la terraza.

recostado en un sofá. sentado en una silla. que se abre sobre la terraza. Lord Illingworth: Soy lo bastante viejo para poder ser padre. como la mayor parte de los reyes. Gerardo: Mi madre es terriblemente escrupulosa. Lord Illingworth: No tema. Realmente tiene razón. nada. lord Illingworth. en el rincón de la derecha. La juventud tiene un reino esperándola. Puerta al fondo. Gerardo. Lord Illingworth: Mi querido Gerardo. no podría sufrir un examen. Lord Illingworth y Gerardo.59 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA ACTO TERCERO La galería de cuadros en Hunstanton. Gerardo: Pero usted no se considera como un hombre viejo. Todo hombre nace rey y la mayoría mueren en destierro. Los viejos están relegados en el desván de la vida. lord Illingworth. Ya sabía yo que acabaría por consentir.com/Insurgencia . excepto hacer ejercicio. y aun ahora mismo. Gerardo: Pero estoy tan ignorante del mundo. No olvide usted que posee la cosa más maravillosa que hay en el mundo: ¡la juventud! No hay nada como la juventud. No hay nada de que no sea yo capaz. y sé que no me cree capaz de ser su secretario. lord Illingworth. aunque me fuese en ello la vida. Lord Illingworth: Es una mujer completamente sensata su madre. y si no lo es. Gerardo. Gerardo. http://www. todo lo que sepa puede perjudicarle. Pero la juventud es la Señora de la Vida. Gerardo. los exámenes no significan nada. levantarme temprano o ser un miembro útil a la sociedad.scribd. Lord illingworth. La gente de mediana edad tiene hipotecada la vida. para conquistar mi juventud. Si un hombre es gentleman ya sabe lo suficiente. Gerardo. En el colegio he sido un consumado holgazán.

que se dedicará a esas cosas? Gerardo: ¡Oh. ciertamente. No se dan cuenta. murió hace ya años. Gerardo: Es muy raro que mi madre no me hable nunca de mi padre. Lord Illingworth: ¡Ah! No es moderna. de que un hijo tiene ambiciones. Después de todo.60 ACTO TERCERO Gerardo: No me acuerdo de mi padre. Lord Illingworth: (Con una ligera mueca) ¿Sí? (Se adelanta y pone la mano en el hombro de Gerardo) Supongo que habrá usted sentido la falta de su padre.. ¿verdad. se interesan por cosas tan menudas. como Brockley. Lord Illingworth: Eso me ha dicho lady Hunstanton.scribd. Gerardo: (Lentamente) Eso creo. sí! Va constantemente a la iglesia. Gerardo. ¿verdad? Gerardo: La verdad es que se interesan grandemente por muchísimas cosas a las cuales no hacemos nosotros apenas caso. Quiere usted ser moderno.. yo creo que la mayoría de las madres no comprenden del todo bien a sus hijos. Lord Illingworth: Estoy completamente seguro de ello. A veces me digo que debió de contraer un matrimonio desigual. su horizonte es tan estrecho. Gerardo: ¡Oh. Quiero decir que entra en él una buena parte de egoísmo. no! ¡Mi madre ha sido tan buena para mí!. y ser moderno es lo único que vale hoy día. Gerardo. y desea conocer la vida. Sin embargo. extrañamente egoísta.com/Insurgencia . Pero las mujeres buenas tienen una manera tan limitada de ver la vida. pero a menudo. quiero decir. Gerardo? ¿Quiere http://www. y crearse un nombre por sí solo. ¿verdad? Gerardo: ¡Oh. Nadie ha tenido nunca una madre como la mía. no era de esperar que se pasase usted la vida en un agujero. no! ¡Hubiera sido terrible! Lord Illingworth: El amor materno es cosa muy conmovedora. Lord Illingworth: Su madre es una mujer perfectamente buena. Lord Illingworth: ¿Supongo que su madre será muy religiosa.

Lord Illingworth: En nuestros días. Gerardo: Me gustaría enormemente ir bien vestido. Gerardo: ¿Supongo que se divertirá uno extraordinariamente en sociedad? Lord Illingworth: Formar simplemente parte de ella es insoportable. para entrar en la alta sociedad hay que dar de comer a la gente. Estar excluido de ella es sencillamente una tragedia. lord Illingworth. que no comprende la filosofía de lo superficial. El porvenir pertenece al dandi. Ningún hombre logra un verdadero éxito en este mundo si no cuenta con el apoyo de las mujeres. tal como es en realidad? Bueno. puede dominar el mundo. http://www. ¿verdad? Lord Illingworth: En nuestros días. Si no cuenta usted con las mujeres. y al final de su primera temporada tendrá usted fama de poseer el más perfecto tacto mundano.com/Insurgencia . Son los elegantes los que gobernarán el mundo. Gerardo: (Riendo) Podría aprender a hacerme el nudo de la corbata. La buena sociedad es una cosa necesaria. por el momento.scribd. Gerardo: Pero es muy difícil entrar en sociedad. Eso es todo. Gerardo: debiera usted aprender a hacerse mejor el nudo de la corbata. Yo no sé hablar. Un nudo de corbata bien hecho es el primer paso serio en la vida. pero me han dicho siempre que un hombre no debe ocuparse demasiado de sus trajes. Y a propósito. El sentimentalismo está muy bien para el ojal. se reduce simplemente a prepararse para frecuentar la mejor sociedad. pues todo lo que tiene usted que hacer. Un hombre que puede dominar la mesa en una comida de Londres. y las mujeres gobiernan a la sociedad. Pero lo esencial en el nudo de la corbata es el estilo. pero no conseguiré nunca hablar como usted. Lord Illingworth: ¡Oh! Hable usted a toda mujer como si estuviera enamorado de ella y a todo hombre como si le aburriera a usted.61 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA usted conocer la vida. La gente es tan absolutamente superficial. divertirla o escandalizarla.

Gerardo: ¿Y cómo pueden las mujeres tener tanto poder como usted les atribuye? Lord Illingworth: La historia de las mujeres es la historia de la peor forma de la tiranía ejercida por el débil sobre el fuerte. ¿verdad. Se volverían todas instantáneamente honradas. agente de Bolsa o periodista. mi querido Gerardo. Si se empeña usted en saber lo que piensa realmente una mujer. hay muchas clases diferentes de mujeres. La mujer es un sexo encantadoramente voluntarioso. dicho sea de paso.62 ACTO TERCERO está usted irremediablemente perdido. ¿no es cierto? Lord Illingworth: Demasiadas. ¿verdad? Lord Illingworth: En sociedad no hay más que dos clases: las feas y las que no se pintan. cosa siempre peligrosa. Gerardo: Pero ¿usted opina que las mujeres no deberían ser honradas? Lord Illingworth: No se debe nunca aconsejar eso. problemas. Tanto le valdría hacerse en seguida abogado. de igual modo que el hombre representa el triunfo del espíritu sobre la moral. Es la única tiranía duradera. Pero para el filósofo.scribd.com/Insurgencia . Gerardo: Pero las mujeres son muy inteligentes. Gerardo: Usted no se ha casado nunca. la mujer representa el triunfo de la materia sobre el espíritu. Gerardo: Después de todo. Las mujeres son cuadros. lord Illingworth? http://www. Gerardo: Es muy difícil comprender a las mujeres ¿verdad? Lord Illingworth: No hay que intentar nunca comprenderlas. Gerardo: Pero ¿han adquirido ellas una influencia que afina? Lord Illingworth: La única cosa que afina es la inteligencia. Los hombres. mírela y no la escuche. Toda mujer es una rebelde y casi siempre en furiosa rebelión contra sí misma. Gerardo: Pero hay mujeres honradas en sociedad. ¿no? Lord Illingworth: Siempre es bueno decírselo.

Es para lo único que sirven las clases ociosas de un país y la única explicación posible de nosotros. Gerardo: El amor es una cosa maravillosa. Es el único libro que debe conocer a fondo todo muchacho que vive en Londres y lo mejor que ha producido Inglaterra. Precisamente por esa razón nunca debería uno casarse. Esto es lo que el mundo llama una novela. Representa el privilegio de las personas que no tienen nada que hacer. los Harfords. empieza uno por engañarse a sí mismo. Gerardo. Lady Hunstanton: ¡Ah! ¿Está usted aquí mi querido lord Illingworth? ¿Y qué? ¿Supongo que habrá usted puesto a nuestro joven amigo Gerardo al corriente de sus nuevos deberes y que le habrá usted dado muchos buenos consejos mientras fumaban un agradable cigarrillo? http://www. lord Illingworth? Lord Illingworth: Es mi apellido de familia. las mujeres. y quiero que sepa usted vivir. la felicidad de un hombre casado depende de las mujeres con quienes no se ha casado. (Mistress Arbuthnot aparece en la puerta de la terraza que hay detrás de ellos) Porque el mundo ha sido hecho por los tontos para que los listos vivan en él (Entran por la izquierda Lady Hunstanton y el Doctor Daubeny). ¿verdad? Lord Illingworth: Cuando uno está enamorado. va usted a entrar conmigo en una vida completamente nueva. Gerardo. Gerardo: ¿Los Harfords. Unos y otros quedan defraudados. Y acaba uno por engañar a los demás. Y ahora. Pero mi querido Gerardo.scribd. Gerardo: Pero ¿no cree usted que puede uno ser feliz estando casado? Lord Illingworth: Perfectamente feliz. Gerardo: Pero ¿y cuando está uno enamorado? Lord Illingworth: Debería uno siempre estar enamorado. por curiosidad. Pero una verdadera grande passion es relativamente rara en nuestros días.com/Insurgencia . Tendrá usted que estudiar la Guía de la Nobleza.63 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lord Illingworth: Los hombres se casan por cansancio.

Nunca me socorre nadie. Tengo una vaga idea. venga. Pero la gota le ha entorpecido mucho los dedos. Todos me dejan hundirme. Pero tiene otras muchas distracciones. ¿verdad? Archidiácono: Antes manejaba la aguja enteramente como una Dorcas. mi querido archidiácono. cuando se halla en su primoroso púlpito. y no puedo asustarme (Viendo a Mistress Arbuthnot) ¡Ah mi querida mistress Arbuthnot! Venga usted con nosotros. Se preocupa asiduamente de su salud.scribd.64 ACTO TERCERO Lord Illingworth: Le he dado los mejores consejos y los mejores cigarrillos. lady Hunstanton. al menos hasta donde http://www. todo lo que el mundo ha tratado con seriedad pertenece al lado cómico de las cosas. Y. Pero entonces sé por adelantado lo que va usted a decir. lady Hunstanton. estoy segura de que se sentirá muy halagada con el giro satisfactorio que han tomado las cosas para él. de que está usted siempre del lado de los réprobos y yo procuro siempre estar del lado de los santos. ¿verdad? Y ahora. lord Illingworth. Y la sociedad humana es muy diferente. Era una verdadera artista en labores. mi querido lord Illingworth. Lo cual me sucede generalmente cuando lord Illingworth habla de algo. Lady Hunstanton: Eso escapa ahora por completo a mi sagacidad. por consiguiente. ¿de qué está usted hablando? Díganoslo. Lady Hunstanton: ¡Cuánto siento no haber estado aquí para escucharle! Pero supongo que soy demasiado vieja para instruirme como no sea con usted. Lady Hunstanton: Mistress Daubeny borda también un poco. Lady Hunstanton: ¡Ah! Eso es siempre una encantadora distracción. Hace lo menos diez años que no ha tocado el bastidor. (Se sientan) ¿Y cómo va su bonito bordado? Mistress Arbuthnot: Sigo trabajando en él. Lord Illingworth: Iba a explicar a Gerardo que el mundo se ríe siempre de las tragedias que le suceden. sólo así pueden soportarse. Sentémonos. querida. (Entra Mistress Arbuthnot) Gerardo ha tenido una larga conversación con lord Illingworth.com/Insurgencia .

puede que esto sea solamente el desvarío de una persona que se ahoga. querida (Gerardo Lady Carolina: Juana. siéntate.scribd. Lady Stutfield es muy simpática. Creo que fue con mistress Allomby con quien le vi. Lady Hunstanton: No debía prestarse tanta atención a los hombres. Usted y yo. Carolina). Pero no te vayas. Carolina. realmente. ¿has visto a Juan por algún sitio? Lady Hunstanton: No te preocupes tanto por él. Mistress Allomby: La hemos estado esperando en la sala de música.. y todo pecador..65 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA puedo. Mistress Arbuthnot: Sentiría seguir a lord Illingworth en alguna de sus opiniones. Lady Hunstanton: Tiene usted razón por completo. por qué estar inquieta. Lady Carolina: Creo que haré mejor en buscar a Juan (Sale). Parecían muy contentos de estar juntos. un porvenir. querida. Entra Lady http://www. Carolina le anda buscando por todas partes. te lo ruego. Y sigue con mistress Allomby. ¡Nos cierra tantas puertas!. Lord Illingworth: La única diferencia entre el santo y el pecador es que todo santo tiene un pasado. Tiene un carácter admirable. está con lady Stutfield. (Entran Sir Juan y Mistress Allomby) ¡Ah! Aquí está sir Juan. los he visto hace un rato en el salón amarillo. Sir Juan. No nos es posible seguir a lord Illingworth. Haber sido bien educada es hoy día una gran desventaja. estamos anticuadas. Lady Hunstanton: ¡Oh. Temo que se hayan cuidado excesivamente de nuestra educación. eso me convence! No tengo nada que decir.com/Insurgencia . Después de todo. mi querida mistress Arbuthnot. Es igualmente simpática con unos que con otros. Y Carolina no tiene. mi querida lady Hunstanton. se encoge de hombros y lanza una mirada irritada a su madre.

(Entran Lady Stutfield y Míster Kelvil). como el público. ¿Y de que hablaba a usted sir Juan. en otro tiempo poseía una memoria notabilísima. pero desde su último ataque se acuerda. todo.66 ACTO TERCERO Lady Hunstanton: ¡Ah! En la sala de música. Es la única cosa que hace la vida digna de vivirse. yo estoy siempre asombrado de mí mismo.com/Insurgencia . un gran placer. y los que hacen lo inverosímil. ¿no? Lord Illingworth: El mundo se divide simplemente en dos clases: los que creen lo increíble. Mi memoria va siendo muy deficiente (Al Archidiácono). Los salvajes parece ser que tienen absolutamente las mismas ideas que las personas civilizadas sobre casi todas las cosas. Lady Hunstanton: ¿Que hacen? Mistress Allomby: Aparentemente. Están excesivamente adelantados. Creí que era en el salón amarillo. si no recuerdo mal. http://www. Mistress Daubeny tiene una memoria admirable. de los sucesos ocurridos en su primera infancia. indudablemente. mi querida mistress Allomby? Mistress Allomby: De la Patagonia. claro es. Mistress Allomby: Ha estado muy interesante hablando de la Patagonia. Lady Hunstanton: ¡Vaya! ¿Es muy grato. mi querido archidiácono. el mundo es el mismo. Pero encuentra un gran placer en estas ojeadas retrospectivas. Lady Hunstanton: ¡Ah mi querida lady Stutfield! ¿De qué hablaba usted con míster Kelvil? Lady Stutfield: Del bimetalismo. sobre todo. Lady Hunstanton: ¿De verdad? ¡Qué tema tan distante! Pero de gran aprovechamiento. Mistress Allomby: ¿Como usted? Lord Illingworth: Sí. Lady Hunstanton: ¿Del bimetalismo? ¿Es un tema agradable? Aunque ya sé que en nuestros días la gente discute de todo con entera libertad.scribd. no es verdad. ¿verdad? Archidiácono: Sí. que la naturaleza humana siga siendo la misma? En el fondo.

nos lo perdonarían todo. A mi juicio. eso espero. hasta nuestras gigantescas inteligencias. y de reformar después. Kelvil: El secreto de la vida está en resistir a la tentación.com/Insurgencia . indudablemente. y yo creo que en el fondo el secreto de la vida consiste en tomar las cosas muy tranquilamente. Mistress Allomby: El secreto de la vida está en no tener jamás una emoción que siente mal. ¿verdad. Lady Hunstanton: ¿Qué clase de cosas? Mistress Arbuthnot: La ruina de la vida de otra mujer (Se dirige lentamente hacia el fondo de la escena). hay muchas cosas que las mujeres no debían perdonar jamás. Perdonamos la adoración. http://www. terriblemente desilusionada. Lady Stutfield: El secreto de la vida está en apreciar el placer de sentirse terriblemente. debíamos perdonarlo todo.scribd. Al menos. Mistress Allomby: Es prematuro pedirnos que perdonemos el análisis. (Entra Lord Alfredo. Va hacia Lady Stutfield). mi querida mistress Arbuthnot? Estoy segura de que está usted de acuerdo conmigo en esto. Las mujeres nos aman por nuestros defectos. Lady Hunstanton:¡Ah! Esas son cosas muy tristes. lady Hunstanton. Mistress Allomby: ¡Ah! ¡No quiera usted llegar de golpe a la perfección! ¡Vaya usted gradualmente! Lord Illingworth: No intento ser del todo perfecto. Mistress Arbuthnot: No lo estoy. las mujeres. Sería muy incómodo. Lady Hunstanton: ¡Ah! Nosotras. poco más o menos. pero yo creo que existen instituciones admirables donde se ocupan de cuidar. a esa clase de personas. es lo que debe esperarse de nosotras. Si tuviésemos los suficientes. lady Stutfield.67 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Stutfield: ¿Y qué ha hecho usted es estos últimos tiempos que le asombre? Lord Illingworth: He descubierto toda clase de bellas cualidades en mi carácter.

No hay casi ninguna. Pero empiezo a olvidarlo todo. Farquhar: ¡El coche del doctor Daubeny! Lady Hunstanton: ¡Mi querido archidiácono! No son más de las diez y media.68 ACTO TERCERO Lord Illingworth: No existe el secreto de la vida. Nada sobrevive después de reflexionar en ello. Lord Illingworth: Es una de las cualidades más seductoras.com/Insurgencia . Ha sido muy interesante oírle. lady Hunstanton. Lord Illingworth: La moderación es una cosa fatal. lord Illingworth. Lady Hunstanton: Espero acordarme de ello. querido lord Illingworth! Siempre descubre usted que el defecto más notorio de una es su virtud más importante. Lady Hunstanton: No comprendo una palabra. Lady Hunstanton: ¡Qué encantador es usted. http://www. Esto inquieta para el porvenir. Parece una máxima admirable. Su propia esencia es la destrucción. como debían hacerlo todo: con moderación. Ninguna mujer debiera tener memoria. A veces me paso todo un día sin encontrar una. Lady Hunstanton: (Amenazándoles con el abanico) No sé por qué será. Lord Illingworth: Todo pensamiento es inmoral. Es absolutamente espantoso. Tiene usted las ideas más consoladoras sobre la vida (Entra Farquhar). Las mujeres deberían pensar con moderación. Es una gran desdicha. Nada logra un éxito semejante al exceso. pero no dudo que todo eso es verdad. La memoria en una mujer es el comienzo del desaliño. si es que posee alguno. Si piensa usted en algo. consiste sencillamente en estar siempre buscando tentaciones. lo mata usted. Particularmente. El fin de la vida. Puede conjeturarse siempre por el sombrero de una mujer si tiene memoria o no. pero todo lo que ha dicho usted hoy me parece excesivamente inmoral. No creo que las mujeres piensen demasiado.scribd. en materia de pensamiento. mi querido lord Illingworth.

com/Insurgencia . (Le acompaña hasta la puerta) Le he dicho a Farquhar que pusiera en el coche un par de perdices. Lady Hunstanton: (Levantándose) Bien. http://www. Gerardo: Si tú quieres realmente. lady Hunstanton. (Salen Sir Juan. Las noches del martes son siempre malas para mi esposa.69 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Archidiácono: (Levantándose) Siento tener que marcharme. Gerardo: Mi querida mamá. querido. Míster Kelvil y Lord Alfredo). Mistress Allomby: Tiene usted su espejo. Lord Illingworth es tan encantador. Mistress Arbuthnot: Se hace tarde. (Se dirige hacia la puerta con Mistress Allomby y Gerardo. Lady Stutfield. Entra Lady Carolina. desde luego. Nunca me dice la verdad. En nuestros días. Quizá le gusten a mistress Daubeny. además. mamá. entonces no les retengo lejos de ella. Mistress Allomby: (Acercándose a Lord Illingworth) Hay una bella luna esta noche. mamá. pero mistress Daubeny no toma ahora nada sólido. Vamos a casa. Pero está siempre asombrosamente alegre. Mistress Arbuthnot: Vamos a casa. y. Lord Illingworth: Vamos a contemplarla. está enamorado de usted. Únicamente me muestra mis arrugas. tengo una gran sorpresa que darte. Mistress Arbuthnot: ¡Gerardo! Gerardo: ¿Qué mamá? (Sale Lord Illingworth con Mistress Allomby). Partimos para la India a fines de este mes. mira rápidamente a su alrededor y sale en dirección contraria a la que han tomado Sir Juan y Lady Stutfield). Se alimenta exclusivamente de jaleas. contemplar algo variable resulta encantador. No tiene nada de qué quejarse (Sale con Lady Hunstanton).scribd. Lord Illingworth: Es cruel. pero primero tengo que decir adiós a lord Illingworth. Lord Illingworth: En ese caso. Archidiácono: Es usted muy amable. Mistress Allomby: El mío se porta mejor. Esperemos un poco más. Vuelvo dentro de cinco minutos (Sale). Gerardo: (A Lord Illingworth) ¿Puedo ir yo también? Lord Illingworth: Venga usted.

pero ¡no con él. Mistress Arbuthnot: Oí lo que usted dijo. Ester: ¿Está usted afligida por la partida de su hijo. Estoy conforme con ello. ¿verdad? http://www. trajo usted consigo algo así como la sensación de cuanto bueno y puro hay en la vida. es justo que los pecados de los padres caigan sobre los hijos. Es la ley de Dios.com/Insurgencia . Mistress Arbuthnot! Mistress Arbuthnot: ¿Sí? Ester: Mistress Arbuthnot. si tiene hijos. yo deseo que seamos buenas amigas. no con él! No podría soportarlo... (Pasea de un lado para otro. sin duda. Hay cosas que es justo decir. Ester: Ignoraba que lo hubiese usted oído. ¡Es usted tan diferente de las otras mujeres de aquí!. ¿de la misma manera también? Ester: Sí. Ester: ¿Y debía permitírsele entrar en la sociedad de los hombres y de las mujeres honradas? Mistress Arbuthnot: No debía permitírsele. mistress Arbutrhnot? Mistress Arbuthnot: Sí.70 ACTO TERCERO Mistress Arbuthnot: Que se vaya. mistress Worsley.. pero no deben decirse fuera de tiempo ni a personas indignas de ellas. Fuí una atolondrada. pero sabía que estaría usted conforme conmigo.. Ester: ¿Le agrada a usted que se vaya con lord Illingworth? Claro es que eso representa una posición. ¿no es verdad? Mistress Arbuthnot: Sí.scribd. Entra Ester). Cuando entró usted en el salón esta noche. Ester: ¿Y el hombre debería ser castigado de la misma manera? Mistress Arbuthnot: De la misma manera. pero la posición y el dinero no lo son todo. Una mujer que ha pecado debe ser castigada. Mistress Arbuthnot: Es una de las terribles leyes de Dios (Va hacía la chimenea). Ester: ¡Qué agradable está la noche.. si es ese su gusto. Es una ley justa. Y los hijos. y dinero.

traen sufrimientos. mamá. Sé que no querrá venir (Entra Lady Carolina. lady Carolina.com/Insurgencia . Ester: Pero. Mistress Arbuthnot: No se moleste. Gerardo! http://www. Entra Gerardo). ¿Por qué le deja usted partir con él? Mistress Arbuthnot: Porque él así lo desea. Permítame usted que le envíe aquí. si usted le rogase que se quedara. Hágalo.. puedo esperar. La quiere a usted demasiado. Se halla en este momento en la terraza con lord Illingworth. Mira a su alrededor con ansiedad. Está dispuesto a hacer todo por mí. Es hora para él de retirarse (Sale). miss Worsley.scribd. Necesito hacer algo para que te sientas orgullosa de mí y lord Illingworth va a ayudarme a ello. No tiene importancia. Claro que siento pena al separarme de ti. Ester: No.. no está en la terraza. ruéguele usted que se quede. Te lo pido. ¡Soy tan feliz esta noche. Mistress Arbuthnot: No querrá venir. después de todo. Lady Carolina: Es muy extraño. Lady Carolina: Mistress Arbuthnot. Necesito tener una posición. A ti no te importa. Pero. ¡Te lo suplico.71 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Mistress Arbuthnot: No son nada. temo haberte hecho esperar. Ester: Entonces. voy a decirle que usted le necesita. como dice lord Illingworth es imposible vivir en un sitio como Brockley. Los he oído reír juntos al cruzar la sala de música. Gerardo: Querida mamá. ¿puede usted decirme si sir Juan está en la terraza? Gerardo: No. ¿no se quedaría? Mistress Arbuthnot: Tiene mucho interés en partir. Mistress Arbuthnot: Gerardo. mamá! No he sido nunca tan feliz. Pero yo soy ambicioso. que eres la mejor madre del mundo entero. Pídale que se quede. Me olvidé por completo. no te marches con lord Illingworth. (Sale). Mistress Arbuthnot: ¿Ante la perspectiva de ausentarte? Gerardo: No te pongas así. Ester: Él no le ha de negar nada. necesito algo más que eso.

a mi única posibilidad. verdad. mamá ¿no es cierto? Me has dicho que el mundo es un sitio de perdición.. yo no lo creo así. me quedaría mi ambición en último caso. (Pausa). elegante. Me alegro de tenerla. ya sabes. Y ya es algo. formulada por un empleado de Banco con cien libras anuales.. evidentemente. ¿Comprendes ahora. mamá.scribd. en todo cuanto me has enseñado. Te has equivocado. mamá? Resulta muy extraño que cuando encuentro una ocasión tan admirable de crearme una posición. mamá. Si yo fuese secretario de lord Illingworth podría pedir a Ester que fuese mi mujer.com/Insurgencia . Gerardo: Entonces.72 ACTO TERCERO Gerardo: Mamá. en el salón. que la sociedad es frívola y toda clase de cosas por el estilo. Sí.. ¿Y quién no la amaría? La amo más de lo que te he dicho. Lord Illingworth es un hombre que ha triunfado. si tuviera un porvenir.. que amo a Ester Worsley.. ¿No te figurarás que se encuentran todos los días hombres como lord Illingworth. te has equivocado por completo. Hace hora y media. Pues bien. Además. Tú has procurado siempre aniquilar mi ambición. Conozco sus ideas sobre la vida. lo que representa para mí ser secretario del lord Illingworth? Un comienzo así es como encontrarse ante una carrera ya hecha que nos espera.... mamá. pues yo daría cualquier cosa por poder parecerme a lord Illingworth. Mistress Arbuthnot: Temo que tus esperanzas en miss Worsley resulten infundadas. haces objeciones e intentas forzarme a que renuncie a mi única posibilidad de éxito en la vida. http://www. ¡qué inconstante eres! Cualquiera diría que no sabes nunca lo que quieres. que el éxito no es digno de ser perseguido. la única persona que pone dificultades en mi camino sea mi propia madre. podría preguntarle. Acaba precisamente de dármelas a conocer. lo aprobabas todo: ahora te vuelves atrás. Y si tuviese yo una posición. sería una impertinencia. Mientras que esa petición. podría. Me imagino que el mundo debe de ser delicioso y la sociedad encantadora y el éxito digno de ser alcanzado. un hombre que vive en el mundo y para el mundo: Bueno..

Me conoces. Gerardo: ¿Algo de lo que estás completamente segura? Mistress Arbuthnot: Completamente. consiste en lo que es. Mistress Arbuthnot: Gerardo. Ponte muy junto a mí.. sin duda. no me iré con él.com/Insurgencia . Mistress Arbuthnot: Lo que hace que lord Illingworth sea malo ni tiene nada que ver con lo que piensa o deja de pensar. Gerardo: Me figuro que le consideras malo porque no piensa lo mismo que tú. ¿qué tienes que reprochar a lord Illingworth? Dímelo. veinte años de edad. Ella le acaricia los cabellos y le coge las manos) Gerardo. que tenía. Gerardo: Mamá. Pero ten en cuenta que los hombres son distintos a las mujeres. Gerardo: ¿Y desde hace cuánto tiempo lo sabes? Mistress Arbuthnot: Desde hace veinte años. Gerardo: ¿Por qué es malo? No te entiendo. mamá. (Gerardo se sienta al lado de su madre.. a lo sumo.scribd.73 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Mistress Arbuthnot: Y yo preferiría verte muerto. Es natural que tengan ideas diferentes. ¿sabes algo denigrante de él? ¿Lo sabes realmente? Mistress Arbuthnot: Algo sé.. Jorge Harford (tal era entonces el nombre de Lord Illingworth) http://www. Gerardo: ¿No es pasar el límite retroceder veinte años en la vida de cualquier hombre? ¡Y qué tenemos que ver tú y yo con los tiempos iniciales de la vida de lord Illingworth? ¿Qué nos pueden importar? Mistress Arbuthnot: Lo que fue ese hombre sigue siéndolo ahora y lo será siempre. como acostumbrabas hacerlo con frecuencia cuando eras niño. mamá. en efecto. dímelo con toda franqueza. Gerardo: Mamá. lo suficiente para saberlo. ¿quieres decirme de una vez lo que hizo lord Illingworth? Si cometió algún hecho deshonroso. cuando eras mi hijito. acércate a mí. ¿De qué se trata? Mistress Arbuthnot: Es un hombre malo. Gerardo: Mamá. Mistress Arbuthnot: Ya te lo explicaré. hubo hace ya bastante tiempo una muchacha muy joven.

Después de nacido el niño. repito. Para ella no puede existir alegría.. Era muy joven.. ¡Le amaba locamente y.. http://www. de rectos sentimientos. y sufre ahora. Pero él fue demorando aquel matrimonio semana tras semana. e ignoraba lo que es realmente la vida..com/Insurgencia . ni expiación. Y antes que el niño naciese —porque ella tuvo un hijo—. Quedas en libertad de marcharte con lord Illingworth cuando y a donde te parezca. Por eso considero a lord Illingworth un hombre malo. que se casase con ella. ella se separó de aquel hombre. Sufrirá siempre.. Él. pero él se negó... eso es realmente trágico. Sufrió ella terriblemente... para que la culpa de ella no recayese sobre el ser que era inocente.. Ella seguía siempre confiando en él.. Por eso no quiero que mi hijo conviva con él.74 ACTO TERCERO la conoció. además. destrozadas ya su vida y su alma. Mistress Arbuthnot: (Después de una pausa) Gerardo. lo sabía todo. le suplicó. ¡Nada puede curarla! ¡No existe narcótico que pueda hacerle conciliar el sueño! ¡Ni adormideras que le aporten el olvido! ¡Está perdida!.. ¿acaso una muchacha honrada de verdad. Es una mujer que lleva oculto su rostro como un leproso. que una mañana abandonó con él la casa de sus padres. Gerardo: Querida mamá. Es una mujer que arrastra su cadena como un criminal. Le amaba.. Después de todo. ni paz. la bondad y la pureza que en ella había quedaron igualmente destruidas. Ella tenía una absoluta inexperiencia de la vida. Se hizo amar por la muchacha. llevándose a su hijo. para que aquel hijo pudiera tener un nombre. El fuego no puede purificarla ni las aguas anegar su angustia. él le había prometido casarse con ella! Se lo prometió solemnemente y ella lo creyó.. retiro todas mis anteriores objeciones.scribd. no cabe duda. Tanto le amó. y toda la ternura. consiente en marcharse de su hogar con un hombre con quien no está casada y vivir con él como si fuera su esposa? Ninguna muchacha de conciencia haría eso. Pero yo me atrevería a decir que esa muchacha era tan censurable como lord Illingworth. en consideración al niño. mes tras mes.

Gerardo completamente fuera de sí. Ha ofendido usted a la mujer que es. ¿Quién se ha atrevido a. voy a matarle! Mistress Arbuthnot: (Interponiéndose entre los dos y deteniéndole) ¡No! ¡No! Gerardo: (Empujándola hacia atrás) ¡No me detengas mamá. Ester: (Desde afuera) ¡Suélteme usted!.... Lord Illingworth frunce el ceño y se muerde los labios. a la que más amo en este mundo.. Y en cuanto a lord Illingworth. Eres la mejor madre que ha creado Dios. no me detengas! ¡Voy a matarle! Mistress Arbuthnot: ¡Gerardo! Gerardo: ¡Suéltame. ¡Es tu padre! Gerardo coge las manos de su madre y la mira fijamente a la cara..? (Entra Lord Illingworth por el fondo.. ya sabía yo que no pondrías obstáculos en mi camino. ¡Como hay Dios en el cielo. No puedo creerlo en él. Gerardo levanta a su madre y. detente!.. Ella se desploma pausadamente al suelo. abrumada por la vergüenza. ha ofendido usted al ser más puro como mi propia madre. se la lleva de la estancia. http://www.. Pasado un momento. como mi madre.. (Entra aterrada. Gerardo. ¡Defiéndame de él! Gerardo: ¿De quién? Ester: ¡Me ha insultado! ¡Me ha insultado atrozmente! ¡Defiéndame usted! Gerardo: ¿De quién?.. Ester huye furtivamente por la puerta.. lleno de furia e indignación) Lord Illingworth.scribd.com/Insurgencia . no puedo creerle capaz de nada infame o denigrante. corre hacia Gerardo y se arroja en sus brazos) ¡Oh! ¡Socórrame usted!. Me es imposible. Ester se desprende de los brazos de Gerardo y le señala.. pasándole un brazo por el talle.75 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Gerardo: Mi querida mamá.. te digo! Mistress Arbuthnot: ¡Detente. ¡Suélteme!..

scribd.com/Insurgencia .http://www.

Gerardo: Mi madre no ha bajado aún. Lady Hunstanton: Esa palabra exacta.scribd. Gerardo. Lady Hunstanton: Buenos días. Gerardo. Lady Hunstanton: (Sentándose) Venimos a preguntar por su querida madre. en Brockley. Puertas en las laterales derecha e izquierda. Gerardo: (Levantándose) Buenos días. que da al jardín. por lo menos actúa siempre sobre los nervios.. Buenos días. lady Hunstanton. Espero que estará mejor. Mistress Allomby: Hoy día ambas cosas son lo mismo. Alicia: Lady Hunstanton y mistress Allomby (Vase por la puerta de la izquierda). La música produce sensaciones tan románticas. Siente una la buena influencia de su madre en todo cuanto la rodea. amiga mía. Gerardo Arbuthnot escribe ante una mesa. ¿Verdad que resulta muy agradable con su aspecto antiguo? Mistress Allomby: (Observando la estancia con sus impertinentes) Tiene por completo el aspecto del hogar inglés feliz. Amplia puerta acristalada. Entra Alicia por la derecha.. mistress Allomby.com/Insurgencia .. O era quizá la música. Lady Hunstanton: ¡Ah! Me temo que hacía demasiado calor para ella anoche. ¡Ah! Veo que examina usted esta linda salita de mistress Arbuthnot. querida. lady Hunstanton. Lady Hunstanton: Me alegro mucho de no comprender lo que ha querido usted decir. seguida de Lady Hunstanton y de Mistress Allomby. Me pareció oír que tronaba. la describe exactamente. Temo que quiere decir algo malo. http://www. Gerardo.77 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA ACTO CUARTO Saloncito en casa de Mistress Arbutnot.

siempre que sepa una ruborizarse en el momento oportuno. libros que no la escandalizan a una. Le ofrecen a una siempre una vida entera de constancia. como el pobre lord Ashton. quien. pero que una influencia buena es lo peor que existe en el mundo. Gerardo? Y. ¿verdad. http://www. Pero ¡era él entonces tan raro! No quiso que conociera yo a ninguno de sus amigos íntimos. Lozanas flores naturales. espero que su querida madre vendrá a verme ahora con más frecuencia. Gerardo. Se marchará usted con lord Illingworth casi inmediatamente ¿verdad? Gerardo: He renunciado a mi propósito de ser secretario de lord Illingworth. hay mucho que decir en pro del rubor. Mistress Allomby: Pues a mí me gusta ruborizarme. Creo en los setenta es la edad ideal para el hombre.com/Insurgencia . Mistress Allomby: Me encantan los hombres que han pasado de los setenta. Hoy día. excepto a los que habían pasado de los setenta. Lady Hunstanton: Estoy segura de que le haría mucho bien. dicho sea de pasada. tuvo que comparecer ante el Tribunal de Divorcio. Debía de haberle traído aquí realmente. cuadros que puede mirar sin ruborizarse. entre paréntesis. querida. en Londres. Lady Hunstanton: Bueno. muchas mujeres. Lady Hunstanton: Es completamente incorregible. Un asunto muy desdichado. Lady Hunstanton: Cuando lord Illingworth conozca mejor a mistress Arbuthnot cambiará de opinión. El pobre y querido Hunstanton solía decirme que no me ruborizaba yo lo suficiente. Mistress Allomby: Me gustaría ver a lord Illingworth en un hogar inglés feliz. parece que adornan sus salones únicamente con orquídeas extranjeras y novelas francesas.scribd. Pero aquí estamos en la habitación de una mujer dulce y santa.78 ACTO CUARTO Mistress Allomby: Lord Illingworth dice que toda influencia es mala.

son demasiado diferentes. Lord Illingworth le ha hecho un ofrecimiento muy halagador. querida. Mistress Allomby: ¡Ah! Eso fue lo que le hizo a usted suponer que había una tormenta en el aire. ya he visto bastante. y las mías. y viajando con él vería usted el mundo —o al menos el que puede verse— bajo los mejores auspicios posibles. Trajo realmente una atmósfera de respetabilidad a la reunión. Lady Hunstanton: ¿Cómo puede usted decir eso. http://www. En esta materia le convendría a usted dejarse guiar por los demás. Gerardo: No deseo ver mundo. y se relacionaría usted con la alta sociedad.scribd. mi querido Gerardo. querida? No hay semejanza alguna entre ambas cosas.com/Insurgencia . Lady Hunstanton: Pero si a su edad. Pero dice que no soy bastante seria. Está completamente fuera de lugar. Pero ¿quiere usted explicarme realmente.79 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Lady Hunstanton: ¡No es posible. Mistress Allomby: Quisiera que lord Illingworth me pidiera que fuese secretaria suya. Mistress Allomby: Espero que no se imaginará usted haber agotado la vida. Gerardo! Sería una gran locura por su parte. Mistress Arbuthnot ignora por completo la sociedad perversa en que vivimos todos. Es demasiado buena. Lady Hunstanton: No debiera usted realmente hablar así en esta casa. Estimo como un gran honor el que viniese anoche a visitarme. por qué se considera sin condiciones? Gerardo: Las ideas de lord Illingworth sobre la vida. Y no desea entrar en ella. no debía usted tener ideas sobre la vida. ya se sabe que es la vida la que le ha agotado a él. Gerardo. Gerardo: No quiero separarme de mi madre. lo cual es tan importante en este momento solemne para su carrera. míster Arbuthnot. ¿Qué razón puede usted tener? Gerardo: No creo poseer condiciones para ese puesto. Cuando un hombre dice eso.

Gerardo. que temo no está buena. todo corazón.. Gerardo: Acabo de escribirle. Un perfecto modelo. eso es pura pereza por su parte. Lady Hunstanton: Bueno. http://www. Mistress Allomby: «Au revoir». lady Hunstanton. Le obligaría a marcharse en seguida con lord Illingworth. Salimos acortando por su lindo jardín.. Vámonos. (Entra Alicia por la izquierda). tengo que pasar por la Rectoría y preguntar por mistress Daubeny. Gerardo se sienta y relee su carta) ¿Con qué nombre la firmo? Yo. de ningún modo un chal de la India (Vanse). Es el más simpático de los esposos. ¡No separarse de su madre! Si yo fuera su madre. Pero las madres ¡son tan débiles!. Y ahora acuérdese de mi consejo y márchese inmediatamente con lord Illingworh. transmita mi cariñoso saludo a su madre. Gerardo. le insistiría para que se marcharse. que no tengo derecho a ninguno. Lady Hunstanton: (Levantándose) ¡Una fuerte jaqueca! Cuánto lo siento! Quizá pueda usted llevarla a Hunstanton esta tarde. no le dejaría consumir su vida aquí. Gerardo: Adiós. si está mejor.com/Insurgencia . míster Arbuthnot. No se olvide de traerme alguna cosa bonita de sus viajes. entonces. Gerardo suelta el lacre. Ceden con sus hijos en todo. cuando la puerta de la izquierda se abre y Mistress Arbuthnot entra. ¡Ah! Si tuviera usted padre. Somos todo corazón. pero tiene una fuerte jaqueca y no puede ver a nadie esta mañana (Vase por la derecha). mete la carta en un sobre. Alicia: Mistress Arbuthnot saluda a la señora. pero no un chal de la india. Madre e hijo se miran). (Vanse Lady Hunstanton y Mistress Allomby. Lady Hunstanton: (A través de la puerta acristalada del fondo) Adiós otra vez. míster Arbuthnot. Gerardo. El archidiácono lo sobrelleva de un modo admirable. mañana. Gerardo. Adiós. Gerardo: Me temo que no pueda ir esta tarde. Mistress Allomby: Adiós. (Firma.scribd.80 ACTO CUARTO Lady Hunstanton: Vamos Gerardo. querida. pone la dirección y va a lacrarla.

Le he escrito para decirle que venga aquí esta tarde a las cuatro. Mistress Arbuthnot: Pero.81 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Mistress Arbuthnot: ¿A quién? Gerardo: A mi padre. Gerardo: Tiene que venir. dentro de pocos días. Mistress Arbuthnot: Gerardo. yo le obligaré a hacerlo. Gerardo: Mamá. piensa en lo que hay que hacer ahora inmediatamente.. no comprendes. Gerardo. mamá. lo que he escrito en esta carta? Mistress Arbuthnot: No. lo sabes seguramente. si soy yo la que me niego.. No pasará el umbral de mi casa. Mistress Arbuthnot: No vendrá aquí. Seguramente me conoces lo bastante para saberlo. pero llegan al fin.scribd. No quiero casarme con lord Illingworth. mamá. Gerardo: Insistiré con él hasta que lo haga. Gerardo: He escrito a lord Illingworth para decirle que debe casarse contigo. La justicia quizá sea tardía. Mistress Arbuthnot: ¿Qué puedes tú tener que decirle? Gerardo: ¿No adivinas. Mistress Arbuthnot: ¿Casarse conmigo? Gerardo: Mamá. Le obligaré a hacerlo. no se atreverá a negarse. Gerardo: Mamá. Mistress Arbuthnot: Pero Gerardo. Mistress Arbuthnot: No hay que hacer nada. Nada hay en el mundo que me induzca a marcharme con lord Illingworth y a separarme de ti. Piensa.com/Insurgencia . pero no me pidas que le vea. vete inmediatamente. Tiene que reparar el daño que te causó. Debe expiarlo. Vete antes que esto me mate. No. Gerardo: ¿No quieres casarte con él? ¡Mamá! http://www. si quieres marcharte con lord Illingworth. le he escrito para decirle. Dentro de pocos días serás la esposa legítima de lord Illingworth.

Es la historia acostumbrada entre un hombre y una mujer. debes hacerlo. desde el único punto de vista adecuado. Es para apartar la amargura de tu vida. Gerardo: No sé si ese será el final ordinario mamá. No hay aquí alternativa. ese matrimonio que por razones obvias debe realizarse inevitablemente. Mistress Arbuthnot: Si él mismo viniera. le darías una contestación diferente. Y esto es todo. no me será provechoso. Recuerda que es mi padre. Gerardo: Pero ¿no comprendes que hablo en interés tuyo y no en el mío? Ese matrimonio. Mistress Arbuthnot: No quiero. lo que no hará. Gerardo: Si él mismo viniera a pedirte que fueses su esposa. Y su final es el ordinario. Pero seguramente significará algo para ti el que tú. y no comprendo por qué no quieres enfocar esta cuestión desde el punto de vista legal. y. mamá. la esposa del hombre que es mi padre. ese matrimonio necesario. La mujer sufre. no me dará realmente un nombre que tengo derecho a llevar. él. Hablas de reparación del daño causado. Mistress Arbuthnot: Me niego a casarme con lord Illingworth.scribd. de todos modos. Gerardo: Mamá. no. Pero al menos hace mejor el porvenir. ¿Qué reparación puede darme? No existe reparación posible. Recuerda que soy tu madre. El hombre se va libre. espero que no. Gerardo: Mamá.82 ACTO CUARTO Mistress Arbuthnot: No quiero casarme con él. Estoy deshonrada. tú y yo podremos irnos juntos. Esto no borra el pasado. haces terriblemente dificultoso mi propósito hablando así. después del matrimonio. tal como sucede habitualmente. no acabará así. http://www. llegues a ser. ¿No es esto ya algo? Mistress Arbuthnot: No quiero casarme con él. para apartar la sombra que cubre tu nombre. por lo que este matrimonio debe efectuarse. Pero tu vida. Tal como sucede siempre.com/Insurgencia . mi madre. Ese hombre te dará todas las reparaciones posibles. mi contestación sería la misma. aunque tardíamente. ya lo sé. mejor para ti.

No lo es para los que son como él y como yo. huyó del salón como si fuera yo una cosa podrida. ni yo con ellas? No nos comprendemos mutuamente. Gerardo. No quiero hacer eso. para librarte de mis mofas y de los insultos http://www. ¿Cómo podría yo jurar amar al hombre que aborrezco. Debo sufrirlas yo exclusivamente. lo sientes. no sólo por ti. Anoche esa muchacha. por buena que sea. No me atrevería.. Sí. Ninguna de ellas me ha amparado. Ni me presentaré ante el altar de Dios a pedirles su bendición para una burla tan horrible como un matrimonio entre yo y Jorge Harford. ¿Qué tienen que ver conmigo las mujeres que no han pecado.. si pudiera conquistarla.scribd. sino por todas las demás mujeres.com/Insurgencia . tú eres creyente. mamá. Mistress Arbuthnot: ¿Qué hijo pidió nunca a su madre que hiciese un sacrificio tan horrible? Ninguno. Tú lo sabes. No pronunciaré las palabras que la iglesia nos manda pronunciar. obedecer al que con su habilidad me hizo pecar? No. si quisiera aceptarla. no lo siento tampoco. Es un deber que tienes la obligación de cumplir. Pues bien: seguramente tu religión. y me enseñaste también a serlo. la religión que me enseñaste cuando era niño. honrar al que me trajo la deshonra. No hay una sola mujer en el mundo a quien pueda yo ir a pedir piedad. que tengo razón. (Entra Ester por el fondo). Pero mis culpas son mías exclusivamente. el matrimonio es un sacramento para quienes se aman mutuamente. Mistress Arbuthnot: No estoy obligada a nada con las otras mujeres. o simpatía. debe decirte. No quiero pronunciarlas. Mistress Arbuthnot: No lo sé.83 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Pero primeramente debe efectuarse el matrimonio. Gerardo: Mamá. Mistress Arbuthnot: Seré entonces la primera. Gerardo: ¿Qué madre se negó nunca a casarse con el padre de su propio hijo? Ninguna. Las mujeres son crueles unas para otras. Gerardo: Te suplico que hagas lo que te pido. y quiero sufrirlas yo sola. por todas las demás mujeres del mundo para que él no pueda ya traicionar más.

yo te di alimento. y ellos se buscan amigos con los cuales son más felices que con nosotras. El mundo los separa de nuestro lado. ¿Quién podía decirla nunca? Pero no iré por mi propio interés a mentir a Dios en presencia de Dios. he tenido que luchar con ella. ninguna ceremonia santificada por la Iglesia o regulada por el Estado me unirá jamás con Jorge Harford. nos lo reprochan a nosotras. Noche y día. o lo que yo he creído tal. rica. para defenderte. No hay quehacer demasiado bajo ni cuidado demasiado insignificante para el ser a quien amamos nosotras. Puede que esté ya demasiado ligada a él.84 ACTO CUARTO del mundo. Mistress Arbuthnot: Los hombres no comprenden lo que son las madres. yo te vestí. Gerardo. cómo «te» amaba «yo»! Ni Ana amó más a Samuel. La muerte no tiene hijos. que. Gerardo: Ahora no te comprendo. Solo el amor puede sostener la vida de quienquiera que sea. Y los niños son con frecuencia indiferentes e inconscientemente hacen sufrir. cuando tenías hambre. porque eras enfermizo.. cuando les parece amarga la vida. Has http://www. he tenido que mirar a la muerte. Todas las mujeres tienen que luchar con la muerte para defender a sus hijos. porque. sin embargo. No Gerardo. y en mi penosísimo castigo y en mi gran infortunio. Pero no es así. no saboreamos su dulzura con ellos.. durante todo aquel largo invierno. Y ¡oh. excepto en el daño que me han hecho y en el mal que hice. me dejó.. y cuando les parece dulce. y son injustos con nosotras muchas veces. No podía decir al mundo la verdad. y quiere los nuestros para ella. y solamente el amor pudo sostener tu vida. Para criarte. al robarme.scribd. Yo no soy distinta a las demás. y preocupaciones que no son las nuestras. velé por ti. hasta el punto de que el fondo de mi vida hallé la perla inestimable. y tienen diversiones de las que quedamos apartadas. La muerte peleó conmigo por ti. Y. Y tú necesitabas amor. y nosotras nos imaginamos siempre que cuando lleguen a hombres y nos conozcan mejor nos compensarán. las mujeres.. sin embargo.com/Insurgencia . cuando estabas desnudo. he mentido al mundo.

y yo. ¿no ves. pero no me atrevía a tocarlas. ¿Qué iba yo a hacer en los hogares honrados? Mi pasado estaba siempre conmigo. Tú me creíste indiferente a las cosas gratas de la vida. sigue siendo el hijo de mi vergüenza! Gerardo: Mamá.. ni al moribundo le preocupa lo mínimo que los sabios que tocan su frente hayan conocido el beso del pecado. te sentías alegre con ellos.com/Insurgencia . sentada en la oscuridad. sintiendo que no tenía derecho a hacerlo. No me arrepiento.. No lo era. y me quedaba en casa con la puerta cerrada. ¡Cómo hubiese podido arrepentirme de mi pecado cuando tú. lo prefiero infinitamente!— que haber sido siempre pura. Y seré para ti un hijo mejor de lo que he sido. y tú estabas siempre en mi corazón. Es la desgracia la que te ha unido tan estrechamente a mí. les daba a ellos al amor que tú no me pedías. Gerardo. yo no sabía que me querías hasta ese punto. en maitines y vísperas me arrodillé en la Casa de Dios no me he arrepentido jamás de mi pecado. ¡Oh. Pero ¿hacia dónde podía yo volverme? La Casa de Dios es la única casa donde los pecadores son los bienvenidos. Y a ti te pareció que pasaba yo demasiado tiempo en la iglesia y en mis deberes religiosos. demasiado en mi corazón. no puedo arrepentirme.. no comprendes? Es mi deshonra la que te ha hecho tan querido para mí. Y no nos separaremos nunca http://www. Prefiero ser tu madre —¡oh. Es el precio que he pagado por ti —el precio del alma y del cuerpo— el que me ha hecho amarte como te amo. Yo pensaba en ti sin cesar. amor mío. les prodigaba un amor que era suyo. no me pidas esa cosa horrible! ¡Hijo de mi vergüenza. ¡Oh!. Te imaginaste que era esa mi misión. pero ¿adónde iba yo a ir? El enfermo no pregunta si la mano que mulle su almohada es pura.. aunque día tras día. has entrado en sus casas. que eres amargo conmigo.scribd. para no dejar entrar al sol. conociendo mi secreto... Porque.85 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA tenido muchos amigos. eras su fruto! Aun ahora. Tú eres para mí más que la inocencia. Creíste que era yo más feliz trabajando entre los pobres. no me atreví a acompañarte. Te diré que las deseaba.

..com/Insurgencia . Encontraremos en algún sitio verdes valles y frescas aguas. http://www. Gerardo: ¡Ah! Eso no es nada. el mundo se reduce a la anchura de mi palma. ¡Es un infame! Ester: Le agradezco que me protegiese usted de él anoche. y. Yo nunca he tenido una madre que defender o que afrentar. Ester: (Adelantándose y abrazando a Mistress Arbuthnot) No. Esa sería la verdadera deshonra. y por donde camino hay espinas. sino somos todas nosotras las que nos sentimos heridas en su hogar.86 ACTO CUARTO uno del otro. bien. ¿qué debo hacer? Ester: ¿Respeta usted al hombre que es su padre? Gerardo: ¿Respetarle a él? Le desprecio. Ester. El mundo es muy grande y muy extenso. ¿qué debo hacer? Ester: Pregúnteselo usted a su propio corazón y no al mío. Déjele y véngase conmigo. es cruel.: es preciso que seas la esposa de mi padre. Hay otros países que no son Inglaterra… ¡Oh! Otros países. Ester: No sucederá así. ¿No le hemos amado las dos? Gerardo: ¡Ester! Ester: (Apartándole) ¡No. al lado opuesto del mar. lloraremos juntas. No puedo evitarlo. No es ella solamente.. Es preciso que te cases con él... no lo hará usted.scribd. he merecido tus reproches. pero mamá. con pueblos menos injustos. Gerardo: Ester. En ella ha sido martirizado todo nuestro sexo. Pero ¡no me dice usted lo que debo hacer ahora! Ester: ¿No le he dado a usted las gracias por haberme protegido? Gerardo: Pero.. No puede usted honrarme sin santificarla a ella. Esa sería la verdadera desgracia. Mistress Arbuthnot: No. perdóname.. para mí no. Yo quisiera morir por salvarla. la primera que haya usted conocido nunca. Es tu deber. pues. Deje usted que me vaya.. si lloramos. no. más sensatos. Mistress Arbuthnot: Es cruel. la primera que sufriría usted. mejores. no! usted no puede amarme sin amarla a ella también.. Para mí.. Gerardo: (Precipitándose hacia su madre y arrodillándose junto a ella) Mamá.

¡Oh!. Por ti hablaba. Mistress Arbuthnot: (A Ester) Pero ¿ha encontrado de verdad otro amor? Ester: Ya sabe usted que le he amado siempre.87 OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA Mistress Arbuthnot: No beses mis manos. el dolor no puede destrozarlo! Además. con.. donde Gerardo está echado con la cabeza escondida en sus manos... ¡oh. y ¡oh. ¿cuáles son ahora sus penas? Porque en este momento le es usted más querida que nunca. siendo amado. El placer puede petrificar un corazón.. tan querida como lo fue antes. Ester: Estaba yo equivocada. Mi corazón está frío.. Mistress Arbuthnot: Por eso es ella la que viene primero a ti. ¿Habré encontrado un amor para perder otro? No me digas eso... Mistress Arbuthnot: (Se levanta. están frías. y él levanta los ojos) Gerardo. Gerardo carece de apellido. Mistress Arbuthnot: Pero estamos deshonrados. La única ley de Dios es el amor. eres cruel! (Se levanta y se arroja sollozando sobre un sofá).. Son para mí una carga. por ti únicamente. Nuestro puesto está entre los proscritos. Le toca. pero el dolor. ¡Oh mamá. tú eres digno. la riqueza puede endurecerlo. Odio mis riquezas. No necesito un segundo padre. Ester: ¿Quién. Ester: ¡Ah! No diga usted eso.. ella. mamá. algo lo ha desgarrado. Los corazones viven por sus heridas. va lentamente hacia el sofá. piensa en http://www. cogiendo a Ester de la mano. pero te traigo una esposa. Los pecados de los padres deben recaer sobre los hijos.com/Insurgencia . Que la comparta él conmigo. es pobre? ¡Oh! Nadie. Y cuando estés lejos. cómo la ha amado a usted siempre! ¡Ah. Es ley de Dios. y. no puedo darte un padre. Gerardo: Mamá.scribd. Gerardo. ¡Oh! Di algo. no soy digno de ella ni de ti. Mistress Arbuthnot: Pero nosotros somos muy pobres. sea usted benévola con él! Gerardo: Eres mi madre y mi padre en una misma persona..

Te aseguro que encontrará en mí al más encantador y generoso de los padres. pero no se vuelve. Mistress Arbuthnot: Mi hijo puede volver de un momento a otro. Es preciso que salga usted de esta casa. Déjeme ver su tarjeta. Gerardo. Vanse Ester y Gerardo. Anoche le salvé a usted. Ester: ¡Oh! ¡No pensará usted separarse de nosotros!. Mistress Arbuthnot le ve en el espejo y se estremece. http://www.. Entra Alicia por la puerta de la derecha. No sería capaz de salvarle otra vez.com/Insurgencia . y tú serás feliz. Ester: (A Mistress Arbuthnot) Venga usted con nosotros al jardín.scribd. Mi hijo siente mi deshonra con violencia terrible. así es que podemos llegar a un arreglo que nos convenga a los tres. Lord Illingworth: Raquel. y si me lo permitís después. reza por mí.. Mistress Arbuthnot: Luego. Se para ante el espejo que hay sobre la repisa de la chimenea y se contempla en él. Le ruego que se marche. Gerardo sabe ya todo cuanto a mí se refiere. entonces. No me olvides. luego.88 ACTO CUARTO mí algunas veces. ¡no querrás separarte de nosotros! Mistress Arbuthnot: ¡Podría atraer la vergüenza sobre vosotros! Gerardo: ¡Mamá! Mistress Arbuthnot: Durante una breve temporada. Alicia: Un caballero pregunta por la señora. Y cuando reces. a vuestro lado ya siempre. (Coge la tarjeta de la bandeja y la mira) Dígale que no quiero verle. (Entra Lord Illingworth. Debemos rezar cuando somos felices. Mistress Arbuthnot: Dígale que no estoy en casa. Mistress Arbuthnot se dirige hacia la puerta de la izquierda. Jorge Harford? No puede usted tener nada que decirme. Gerardo: Mamá. Vase Alicia) ¿Qué puede usted tener que decirme hoy.

89

OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA

Lord Illingworth: (Sentándose) La noche pasada fue desdichada en exceso. Esa tonta chiquilla puritana armó un escándalo sólo porque quise besarla. ¿Qué mal hay en un beso? Mistress Arbuthnot: (Volviéndose) Un beso puede perder una vida, Jorge Harford. Lo sé. Lo sé demasiado bien. Lord Illingworth: No vamos a discutir eso ahora. Lo importante, hoy como ayer, sigue siendo nuestro hijo. Siento por él un cariño extraordinario, como sabes, y por raro que pueda parecerte, admiré enormemente su conducta anoche. Tomó la defensa de esa linda gazmoña con maravillosa prontitud. Es exactamente como había yo deseado que fuese un hijo mío debiera ponerse jamás de parte de los puritanos; esto es siempre un error. Ahora, he aquí lo que propongo. Mistress Arbuthnot: Lord Illingworth, ninguna proposición de usted me interesa. Lord Illingworth: Conforme a nuestras ridículas leyes inglesas, no puedo legarle mis bienes. Illingworth está vinculado, naturalmente; pero es una barraca, en un lugar aburridísimo. Puede quedarse con Ashby, que es mucho más bonito; con Harborough, que es el mejor coto de caza del norte de Inglaterra, y con la casa de St. James Square. ¿Qué más puede desear un gentleman en este mundo? Mistress Arbuthnot: Nada más; estoy completamente convencida. Lord Illingworth: En cuanto a título, un título es realmente un engorro en estos tiempos democráticos. Cuando yo era Jorge Harford, tenía todo lo que deseaba. Ahora tengo solamente todo lo que los demás desean, o cual no es, ni mucho menos, tan agradable. Pues bien: esta es mi proposición. Mistress Arbuthnot: Ya le he dicho que no me interesa, y que le ruego que se marche. Lord Illingworth: El muchacho pasará seis meses al año contigo, y los otros seis conmigo. Esto es perfectamente razonable, ¿verdad? Tú tendrás la asignación que desees, y vivirás donde elijas. En cuanto

http://www.scribd.com/Insurgencia

90

ACTO CUARTO

a tu pasado, es desconocido para todos, excepto para mí y Gerardo. La puritana lo conoce, naturalmente, la puritana de la blanca muselina, pero esa no cuenta. No podrá referir la historia sin explicar que se negó a ser besada, ¿comprendes? Y todas las mujeres la tendrán por tonta, y los hombres por insípida. Y no temas que Gerardo no me herede. No necesito decirte que no siento la menor intención de casarme. Mistress Arbuthnot: Llega demasiado tarde. Mi hijo no le necesita. No es usted necesario. Lord Illingworth: ¿Qué quieres decir, Raquel? Mistress Arbuthnot: Que no es usted necesario para el porvenir de Gerardo. No le pide nada a usted. Lord Illingworth: No te entiendo. Mistress Arbuthnot: Mire hacia el jardín. (Lord Illingworth se levanta y va hacia el ventanal) Hará usted mejor en no dejarse ver; trae usted recuerdos desagradables. (Lord Illingworth mira hacia afuera y se estremece) Ella le ama. Se aman mutuamente. Estamos a salvo de usted, y vamos a marcharnos. Lord Illingworth: ¿A dónde? Mistress Arbuthnot: No se lo diremos a usted, y si nos encuentra, no le conoceremos. Parece usted sorprendido. ¿Qué buena acogida podía usted esperar de la joven cuyos labios intentó manchar, del muchacho a quien preparó una vida afrentosa y de la madre cuya deshonra proviene de usted? Lord Illingworth: Eres muy dura, Raquel. Mistress Arbuthnot: Fui demasiado débil en otro tiempo. Afortunadamente para mí, he cambiado. Lord Illingworth: Era yo muy joven en aquella época. Nosotros los hombres conocemos la vida demasiado prematuramente. Mistress Arbuthnot: Y nosotras las mujeres la conocemos demasiado tarde. Esta es la diferencia entre hombres y mujeres.
Pausa.
http://www.scribd.com/Insurgencia

91

OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA

Lord Illingworth: Raquel, quiero mi hijo. Mi dinero de nada puede servirle ahora. Puede que yo tampoco le sirva de nada; pero quiero mi hijo. Volvamos a unirnos, Raquel. Tú puedes hacerlo, si quieres. (Ve la carta sobre la mesa). Mistress Arbuthnot: No hay sitio para usted en la vida de mi hijo. Nada de usted le interesa. Lord Illingworth: Entonces, ¿por qué me escribe? Mistress Arbuthnot: ¿Qué quiere usted decir? Lord Illingworth: ¿Qué carta es esa? (Coge la carta). Mistress Arbuthnot: No es... nada. Démela usted. Lord Illingworth: Está dirigida a mí. Mistress Arbuthnot: No irá usted a abrirla. Le prohíbo que la abra. Lord Illingworth: Y es letra de Gerardo. Mistress Arbuthnot: No hubiera sido enviada. Es una carta que la escribió esta mañana, antes de verme. Pero ahora siente haberla escrito, lo siente mucho. No debe usted abrirla. Démela. Lord Illingworth: Me pertenece. (La abre, se sienta y la lee pausadamente. Mistress Arbuthnot le observa durante todo el tiempo) ¿Supongo que habrás leído esta carta, Raquel? Mistress Arbuthnot: No. Lord Illingworth: ¿Conoces su contenido? Mistress Arbuthnot: Sí. Lord Illingworth: No admito ni por un momento que el muchacho tenga razón en lo que dice. No admito que sea un deber mío casarme contigo. Lo niego en absoluto. Pero para recuperar a mi hijo estoy dispuesto (Sí, estoy dispuesto) a casarme contigo, Raquel, y a tratarte siempre con la deferencia y el respeto debidos a mi esposa. Me casaré contigo en cuanto quieras. Te doy mi palabra de honor. Mistress Arbuthnot: Me hizo usted esa promesa antes, y faltó a ella. Lord Illingworth: La cumpliré ahora. Y eso te demostrará que amo a mi hijo, al menos tanto como tú. Porque casarme contigo, Raquel, es

http://www.scribd.com/Insurgencia

92

ACTO CUARTO

renunciar a algunas ambiciones. Ambiciones demasiado elevadas, si es que hay alguna ambición elevada. Mistress Arbuthnot: Me niego a casarme con usted, lord Illingworth. Lord Illingworth: ¿En serio? Mistress Arbuthnot: Sí. Lord Illingworth: Dime tus razones. Me interesan enormemente. Mistress Arbuthnot: Se las he explicado ya a mi hijo. Lord Illingworth: Supongo que serán honradamente sentimentales, ¿no es cierto? Vosotras las mujeres vivís por vuestras emociones y para ellas. No tenéis filosofía de la vida. Mistress Arbuthnot: Tiene usted razón. Nosotras, las mujeres vivimos por nuestras emociones y para ellas. Por nuestras pasiones y para ellas, si usted quiere. Yo tengo dos pasiones, lord Illingworth: mi amor a él, mi odio a usted. No puede usted matarlas, Se alimentan una de otra. Lord Illingworth: ¿Qué clase de amor es ese que tiene odio por hermano? Mistress Arbuthnot: Es la clase de amor que tengo por Gerardo. ¿Le parece a usted esto terrible? Sí, esto es terrible. Todo amor es terrible. Todo amor es una tragedia. Yo le amé a usted en otro tiempo, lord Illingworth. ¡Oh, qué tragedia es para una mujer haberle amado a usted! Lord Illingworth: ¿De modo que te niegas realmente a casarte conmigo? Mistress Arbuthnot: Sí. Lord Illingworth: ¿Porque me odias? Mistress Arbuthnot: Sí. Lord Illingworth: Y mi hijo, ¿me odia tanto como tú? Mistress Arbuthnot: No. Lord Illingworth: Eso me alegra, Raquel. Mistress Arbuthnot: Él le desprecia simplemente.

http://www.scribd.com/Insurgencia

93

OSCAR WILDE_UNA MUJER SIN IMPORTANCIA

Lord Illingworth: ¡Qué lástima! ¡Qué lástima para él, quiero decir! Mistress Arbuthnot: Desengáñese usted, Jorge. Los hijos empiezan por amar a sus padres. Después los juzgan. Rara vez, si acaso, los perdonan. Lord Illingworht: (Releyendo la carta muy despacio) ¿Puedo preguntarte qué argumentos has empelado para convencer al muchacho que ha escrito esta carta, de que no debías casarte con su padre, el padre de tu propio hijo? Mistress Arbuthnot: No he sido yo quien le ha convencido. Ha sido otra. Lord Illingworth: ¿Y quién es esa persona fín de siécle? Mistress Arbuthnot: La puritana, lord Illingworth (Pausa). Lord Illingworth: (Los rasgos de su rostro se contraen, luego se levanta despacio y va hacia la mesa donde están su sombrero y sus guantes. Mistress Arbuthnot permanece en pie junto a la mesa. Coge él uno de sus guantes y empieza a ponérselo) Entonces, ¿no tengo nada que hacer aquí, Raquel? Mistress Arbuthnot: Nada. Lord Illingworth: ¿Es, pues, un adiós? Mistress Arbuthnot: Y espero que esta vez para siempre, lord Illingworth. Lord Illingworth: ¡Que curioso! En este instante tienes exactamente la misma mirada de la noche que te fuiste de mi lado, hace veinte años. Tienes enteramente la misma expresión en la boca. Te doy mi palabra, Raquel, de que ninguna mujer me ha amado nunca como tú. Realmente, tú te entregaste a mí como una flor para que hiciese yo con ella cuanto se me antojara. Eras el más bonito de los juguetes, la más encantadora novelita... (Saca el reloj) ¡Las dos y cuarto!... Tengo que regresar a Hunstanton. Supongo que ya no volveré a verte. Lo siento de veras. Es una experiencia divertida encontrarse entre las personas del mismo rango de uno y tratando muy en serio a su querida y a su... (Mistress Arbuthnot. Coge rápidamente uno de los guantes y abofetea
http://www.scribd.com/Insurgencia

94

ACTO CUARTO

con él a Lord Illingworth. Este se estremece. Le transtorna lo insultante del castigo. Se domina después, y, dirigiéndose hacia el ventanal, contempla desde allí a su hijo. Lanza un suspiro y sale de la habitación). Mistress Arbuthnot: (Se desploma llorando en el sofá) ¡Lo hubiera dicho! ¡Lo hubiera dicho! (Entran Ester y Gerardo del jardín). Gerardo: Vamos, querida mamá; no has salido, por fin. Tenemos que venir a buscarte. ¿Has llorado, mamá? (Se arrodilla a los pies de ella). Mistress Arbuthnot: ¡Hijo mío! ¡Hijo! ¡Hijo mío! (Acariciándole el pelo con la mano). Ester: (Acercándose) Pero ahora tiene usted dos hijos. ¿Me quiere usted

por hija? Mistress Arbuthnot: (Alzando los ojos) ¿Me eligiría usted como madre? Ester: Entre todas las mujeres que he conocido.
Se dirigen las dos hacia la puerta acristalada que da al jardín, abrazándose por el talle. Gerardo va hacia la puerta de la izquierda a coger su sombrero. Al volverse ve el guante de Lord Illingworth en el suelo y lo recoge.

Gerardo: Oye, mamá: ¿qué guante es este? ¿Has tenido visita? ¿Quién era? Mistress Arbuthnot: (Volviéndose) ¡Oh! Nadie. Nadie de particular. Un hombre sin importancia.

FIN

http://www.scribd.com/Insurgencia

EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Comedia en torno a una mujer buena http://www.scribd.com/Insurgencia .

com/Insurgencia .scribd.http://www.

Conde de Lytton. con afecto y admiración.scribd.com/Insurgencia .A la memoria querida de Roberto. http://www.

com/Insurgencia .scribd.http://www.

PERSONAJES Lord Windermere Duquesa de Berwick Lord Darlington Lady Agata Carlisle Lord Augusto Lorton Lady Plymdale Míster Dumby Lady Stutfield Míster Cecilio Graham Lady Jedburgh Míster Hopper Mistress Cowper-Cowper Parker.com/Insurgencia . mayordomo Mistress Erlynne http://www.scribd.

com/Insurgencia .Lady Windermere Rosalía.scribd. doncella http://www.

http://www.La acción de la obra se desarrolla dentro de las veinticuatro horas.scribd. comenzando un jueves a las cinco de la tarde y terminando al día siguiente.com/Insurgencia . a la una y media de la tarde.

scribd.com/Insurgencia .http://www.

¿No sabe usted que es hoy mi cumpleaños? Lord Darlington: No. (Sale por el centro). señora. Lady Windermere está ante la mesa de la derecha. Vase Parker). y estoy en casa para todos los que vengan. (Entra Parker por el centro). Puerta-balcón que se abre sobre la terraza.. a la izquierda. a la derecha..scribd. Parker: Lord Darlington (Entra Lord Darlington por el centro. Lleva puesto mi nombre y todo. Es el regalo de mi marido por mi cumpleaños. señora. Lady Windermere? Lady Windermere: ¿Cómo está usted. Sofá con mesita de té.com/Insurgencia . Bonito. Mesa de despacho con libros y papeles. Lady Windermere: Prefiero verle antes de esta noche. arreglando unas rosas de un búcaro azul. (Ve un abanico que está sobre la mesa) ¡Qué maravilloso abanico! ¿Puedo examinarlo? Lady Windermere: Véalo.103 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ACTO PRIMERO Gabinete de confianza en la casa de Lord Windermere. Acaban de enviármelo. ¿Es de verdad? http://www. Lord Darlington: Son totalmente perfectas.. a la derecha. Parker: ¿Está su señoría en casa esta tarde? Lady Windermere: Sí. ¿No son hermosas? Han llegado de Selby esta mañana. a la izquierda. Entra Parker. ¿verdad?. no puedo darle la mano. Parker: Bien. lord Darlington? No. en Carlton. Mis manos están mojadas con estas lindas rosas. en el centro y a la derecha. Me alegro de que haya venido.. ¿Quién ha venido? Parker: Lord Darlington. Lady Windermere: (Titubea un momento) Que pase... Lord Darlington: ¿Cómo está usted. Mesa. Puertas.

scribd. le estoy a usted hablando muy seriamente. Lord Darlington: (Sentándose) Siento no haber sabido que era su cumpleaños. Día completamente importante en mi vida. que la única cosa divertida es echar flores.com/Insurgencia . para que usted las pisara. Es lo único que puede echarse. es hoy mi mayoría de edad. va hacia la mesita de té. llevando en una bandeja un servicio de té).104 ACTO PRIMERO Lady Windermere: Sí. Y temo que vaya usted a molestarme de nuevo. lo digo muy en serio. Debe usted decirme qué es lo que hice. Breve pausa. Lord Darlington: ¿Yo. Lady Windermere: Póngalo aquí. ¿no? Por eso doy esta noche una reunión. Lady Windermere: Lord Darlington. http://www. me estuvo usted molestando la noche pasada en el Ministerio de Estado. (Siéntase a la izquierda de la mesita). y me parece inconcebible que haya quien crea agradar extraordinariamente a una mujer por decirle un montón de cosas en las que no cree. lady Windermere. y se sienta) ¿Quiere usted sentarse. No me gustan los cumplidos. Lord Darlington: ¡Ah! Pero es que yo las creo (Coge la taza de té que ella le ofrece). lady Windermere? (Entran Parker y un criado por el centro. Lord Darlington: (Sonriendo) ¡Ah! Hoy día estamos tan pobres de todo. pues estarme echando flores toda la tarde. Lady Windermere: Bueno. Lord Darlington: (Coge una silla y se acerca) Soy un completo miserable. Así está bien. Para eso están hechas. lord Darlington? (Vase Parker por el centro). delante de su casa. Siéntese usted (Sigue arreglando las flores). No sonría usted. a la izquierda. Habría cubierto de flores toda la calle. (Secáse las manos con su pañuelo. lady Windermere. Parker. Lady Windermere: (Moviendo la cabeza) No.

Me gustaría que me tomase usted en serio. Lord Darlington: (Siempre sentado en el centro) ¡Oh! En la actualidad hay gente en sociedad que pretende ser buena. lord Darlington? Lord Darlington: No. Lady Windermere: Creo que somos ya buenos amigos.com/Insurgencia . sucede lo contrario. Sentiría tener que regañar con usted. Además.. lady Windermere. que me parece casi una prueba de grata y modesta disposición el pretender ser malo. usted más que nadie en la vida. Créame. ¿usted no quiere que el mundo le tome en serio. la suya? (Sigue sentada ante la mesa de la izquierda). Puede usted necesitar algún día un amigo. especialmente..105 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lady Windermere: (Gravemente) Espero que no. lord Darlington. Todos necesitamos a veces amigos. Tal es la asombrosa estupidez del optimismo.. Ya sabe que le quiero mucho.. ¿Quién es la gente a la que el mundo toma en serio? Toda la gente más aburrida para mí. el mundo. mientras usted no. pero a veces quiere usted parecer peor. Lady Windermere: Entonces. Y si pretende ser malo. es usted mejor que la mayoría de los hombres. Seamos grandes amigos. desde los obispos para abajo. lady Windermere. no. Pero dejaría de quererle en absoluto si pensase que es usted como la mayoría de los hombres. Lady Windermere: ¿Por qué dice usted eso? Lord Darlington: ¡Oh!. lord Darlington. el mundo le toma a uno muy en serio. Podemos seguirlo siendo siempre.scribd. Si pretende uno ser bueno. Lady Windermere: ¿Por qué yo? Lord Darlington: (Después de una breve vacilación) Porque creo que podríamos ser grandes amigos. Lady Windermere: ¿Y por qué hace usted de esa. Lord Darlington: Todos tenemos nuestras pequeñas vanidades. Lord Darlington: ¿No qué? http://www. es preciso confesarlo.

No toleraba ninguna claudicación. Lord Darlington: (Sigue sentado) ¿Cree usted. (Entra Parker por el centro). Lord Darlington: ¡Mi querida lady Windermere! Lady Windermere: (Recostándose en el sofa) Me mira usted como si fuese de otra época. pero me enseñó lo que el mundo está olvidando: la diferencia que hay entre lo que está bien y lo que está mal. lord Darlington? Lord Darlington: ¡No quiero oír hablar de lluvia el día de su cumpleaños! Lady Windermere: Diga usted entonces que las pongan. naturalmente. como usted sabe.scribd. solo un ejemplo imaginario—. Quisieron educarme así. Es un sacramento.106 ACTO PRIMERO Lady Windermere: No lo eche a perder diciéndome cosas extravagantes y tontas. Parker. Parker: Señora. cree usted que en el caso de un matrimonio joven que llevase alrededor de dos años de vida conyugal. Viví siempre con lady Julia. Bien: lo soy. Lady Windermere: (Inclinándose hacia adelante) No diga usted eso. Lady Windermere: ¿Cree usted que lloverá. Lord Darlington: (Sonriendo) ¡Oh! Todo es preferible a ser sacrificado. Era severa conmigo. Lord Darlington: Lo digo.. Yo tampoco la tolero. Su ideal es el amor. si el marido se hiciera de repente el amigo íntimo de una http://www. Sentiría estar al mismo nivel de una época como ésta. Lord Darlington: ¿La cree usted muy mala? Lady Windermere: Sí. Lo siento. Mi madre murió cuando era yo una simple niña. ¿verdad? Bueno. la hermana mayor de mi padre. Me cree usted una puritana. Me alegro mucho de eso.. Su purificación es el sacrificio. entonces —pongo. Hoy día la gente parece considerar la vida como una especulación. Y no es una especulación. esos hombres quieren saber si tienen que poner las alfombras en la terraza para esta noche. lo sé. Sale Parker. pues tengo algo de puritana.com/Insurgencia .

¿la mujer ha de serlo también? Lord Darlington: Vileza es una palabra terrible. Lady Windermere: Porque el marido sea vil. Voy sencillamente a acabar de arreglar mis flores (Va hacia la mesa de la derecha). Lady Windermere: No hable usted de tales gentes.scribd. el mayor daño está en dar tan extraordinaria importancia a la maldad. que es.. de reputación más que dudosa —la visitase continuamente. comiese con ella y pagase probablemente sus cuentas— cree usted que la esposa no debería consolarse por su lado también? Lady Windermere: (Frunciendo el ceño) ¿Consolarse ella también? Lord Darlington: Sí. dejando a un lado a esa gente venal. naturalmente. http://www. ¿cree usted seriamente que las mujeres que han cometido lo que el mundo llama una falta no deben nunca ser perdonadas? Lady Windermere: (En pie ante la mesa) Creo que no deben ser perdonadas nunca. Lady Windermere: ¡Vamos lord Darlington! (Levantándose y cruzando hacia la derecha por delante de él) No se mueva. bueno. no puede menos de serlo.. y usted. Claro que esta es muy perniciosa. lady Windermere. Yo estoy al lado de la gente encantadora. más bien venales.107 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE mujer de. La gente es tan solo encantadora o aburrida. Lord Darlington: ¿Sabe usted que temo que la gente buena hace una gran cantidad de daño en este mundo? Realmente. La mayoría de las mujeres son hoy día.. Lord Darlington: (Levantándose y apartando su silla) Y yo debo decirle que es usted realmente dura con la vida moderna lady Windermere. Lord Darlington: Bueno. lord Darlington. lady Windermere. por ejemplo. horrenda. lo concedo. Lady Windermere: Lo terrible es el hecho. yo creo que debería hacerlo. creo que tendría ese derecho.com/Insurgencia . Es absurdo dividir a la gente en buena y mala.

me alegro mucho de verla! Se acuerda usted de Agata. Claro es que lo dicen únicamente a espaldas mías. Puedo resistir a todo. lady Windermere! Lady Windermere: El adjetivo era innecesario. soy un completo fracaso. lord Darlington? No quiero que conozca usted a mi hija. Lord Darlington: ¿No admite usted excepciones? Lady Windermere: ¡Ninguna! Lord Darlington: ¡Ah. ¿verdad? (Cruzando hacia la izquierda) ¿Cómo está usted. Lord Darlington: (Mirándola) Es solamente una afectación. Lord Darlington: No diga usted eso duquesa. excepto a la tentación. es usted demasiado malo. qué puritana tan fascinadora es usted. http://www. Lady Windermere: Si todos tuviésemos esas reglas rígidas y fijas encontraríamos la vida mucho más sencilla.108 ACTO PRIMERO Lord Darlington: ¿Y los hombres? ¿Cree usted que debe aplicarse la misma ley a los hombres que a las mujeres? Lady Windermere: ¡Indudablemente! Lord Darlington: Me parece la vida una cosa demasiado compleja para poder ser regida por unas reglas tan rígidas y fijas. lord Darlington.com/Insurgencia . Sale Parker. Como hombre malo. Entran la Duquesa de Berwick y Lady Agata Carlisle por el centro. (Entra Parker por el centro). hay mucha gente que dice que no he hecho en toda mi vida nada malo. Parker: La duquesa de Berwick y lady Agata Carlisle. lady Windermere. Lady Windermere: Tiene usted la afectación moderna de la debilidad. Duquesa de Berwick: (Adelantándose por el centro y estrechando las manos) ¡Querida Margarita.scribd. Lord Darlington: No he podido evitarlo. Por supuesto.

109 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Duquesa de Berwick: ¿Y no es eso una maldad? Agata aquí tienes a lord Darlington. Lady Windermere: (Sentándose a la izquierda) ¡Ah! No crea que va a ser un baile.. Es solamente una reunión para celebrar mi cumpleaños. querida Margarita: basta que sea en su casa. querida Margarita. Con las mujeres es diferente. Duquesa de Berwick: ¡Oh! En los hombres no importa. Entonces no me permitiría usted nunca la entrada (Se sienta). duquesa.. debiera alguien alzarse contra ellas. tratándose de usted. (Lord Darlington cruza hacia la derecha) No. Pero nos están arrinconando. duquesa. Se ven las gentes más espantosas en todas partes. Mucho cuidado con creer ni una palabra de lo que dice. a la izquierda) Naturalmente. Es realmente una de las pocas casas en Londres a las que puedo llevar a Agata y en donde me siento perfectamente segura con respecto al querido duque. té. lady Windermere. Agata está esperando con impaciencia el baile de esta noche. Bastante malo. será selecta. sin duda. duquesa. http://www. Pero ya lo sabemos. (Cruzando y sentándose en el sofá) Acabamos de tomar el té en casa de lady Markby.scribd. Reducida y corta. Gracias. querida. Duquesa de Berwick: (En el sofá. además. no. Lady Windermere: Yo lo haré. los hombres se ponen muy furiosos si no se las invita. Nuestros maridos acabarían realmente por olvidar nuestra existencia si de cuando en cuando no les mortificásemos lo suficiente para hacerles recordar que tenemos un perfecto y legal derecho a hacerlo. Realmente. Lord Darlington: (A la derecha) ¡Oh! No diga usted eso. Lord Darlington: (En pie. Somos buenas. No se adónde va a parar la sociedad. Algunas por lo menos. Era completamente intomable. Se lo proporciona su propio yerno.com/Insurgencia . Acuden realmente a mis reuniones. a la izquierda) Muy reducida. No quiero recibir en mi casa a nadie que haya suscitado un escándalo. muy corta y muy selecta. No tiene nada de sorprendente.

está quedando pasado de moda: las esposas gozan de todos los triunfos y pierden invariablemente la baza ventajosa. ¿Puedo venir esta noche? Déjeme usted venir. lady Windermere.110 ACTO PRIMERO Lord Darlington: Es curioso. Lady Windermere: (Permaneciendo ante las candilejas con Lord Darlington) Ciertamente que sí. lord Darlington? Lord Darlington: ¿No será demasiado bueno ese nombre para el marido moderno? Duquesa de Berwick: Mi querido lord Darlington. lord Darlington. Lord Darlington: (Sonriendo) ¡Ah! Empieza usted a reformarme. ¡Adios! (Estrecha la mano a la Duquesa) Y ahora (Adelantándose). Duquesa de Berwick: ¿Qué ha querido usted decir? Explíquelo en atención a mi pobre juicio. Duquesa de Berwick: ¿La baza ventajosa? ¿Es esta el marido. explíqueme simplemente lo que ha querido decir en realidad.scribd. lady Windermere. lady Windermere. Lord Darlington: ¡Ah! No diga usted eso. http://www. Es una cosa arriesgada reformar a nadie. un juego que. el juego alrededor del matrimonio. ¡qué concienzudamente depravado es usted! Lady Windermere: Lord Darlington es frívolo.com/Insurgencia . Lady Windermere: ¿Por qué habla usted tan frívolamente de la vida entonces? Lord Darlington: Porque creo que la vida es demasiado importante siempre para hablar seriamente de ella (Se adelanta hacia el centro). pero no diga usted tonterías insinceras a la gente. duquesa. duquesa. Lord Darlington: (Colocándose detrás de la mesa) Creo que será preferible no hacerlo. dicho sea entre paréntesis. (Se inclina y sale por el centro). Hoy día ser inteligible es dejarse atrapar. adiós.

¿no? después de todo. Augusto está locamente enamorado de ella. lo cual es mucho peor. un castigo para todos nosotros. (Vase por la puerta-balcón de la izquierda).scribd. mamá. (Se dirige a la mesa de la izquierda). (Yendo al sofá y sentándose con Lady Windermere) ¡Agata rica! Lady Agata: Sí. porque ella resulta absolutamente inadmisible en sociedad. Lady Windermere: ¿De quién habla usted. duquesa? Duquesa de Berwick: De mistress Erlynne. querida Margarita. Augusto —ya conoce usted a mi desacreditado hermano—.111 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Duquesa de Berwick: (Que se ha levantado. Margarita. pues así da un ejemplo terrible. ¿verdad? http://www. demasiado bien.com/Insurgencia . no hay nada semejante a la Naturaleza. rica! Lady Agata: Sí mamá. pero me han dicho que esta tiene. duquesa. Lady Windermere: ¿Mistress Erlynne? No he oído hablar nunca de ella. Hay muchas mujeres que tienen un pasado. una docena. Bueno. y que son todos de lo mejor. duquesa? Duquesa de Berwick: ¡Oh! A propósito de esa horrible mujer. mamá (Se levanta). Duquesa de Berwick: ¡Qué buena chica! ¡Tan aficionada a las puestas del sol! ¡Lo cual demuestra una sensibilidad muy refinada. ¡Me encanta que se haya ido! ¡Qué bonita está usted! ¿Dónde se viste? Y ahora debo decirle lo apenada que estoy por usted. ¿Qué tiene que ver conmigo? Duquesa de Berwick: ¡Pobre hija mía! ¡Agata. Se viste tan bien. Pues realmente estoy apenada por usted. Duquesa de Berwick: ¡Niña querida! ¡Es tan aficionada a las fotografías de Suiza! Me parece que es un gusto inocente. por lo menos. yendo hacia el centro) ¡Qué persona tan perversamente seductora! Le quiero mucho. Es un verdadero escándalo. Duquesa de Berwick: ¿Quieres ir a ver el álbum de fotografías que está allí? Lady Agata: Sí. Lady Windermere: (Sonriendo) ¿Por qué.

las chicas de Saville—.. no le falta nada desde que conoce al pobre y querido Windermere. y esto es lo que hace espantosa la conducta de Windermere. duquesa? ¿Por qué me habla usted de esa persona? Duquesa de Berwick: ¿No lo sabe usted. están siempre en el balcón haciendo labores de fantasía y esas horrendas ropas para los pobres que. pues esta terrible mujer ha tomado una casa en la calle Curzon. en casa de la querida lady Jansen. Mis queridas sobrinas —ya sabe usted. No pueden por menos. y. pues hace unos seis meses. Y lo peor de todo es que esa mujer. Lady Windermere: ¿Mi marido?. ¡No sé adónde vamos a parar! Ellas me han dicho que Windermere va a visitarla cuatro y cinco veces por semana. según dicen. horrorosamente feas.scribd. querida! Él va a verla continuamente. frente a la de ellas. Nosotras le considerábamos como un marido modelo. feas. como ya le he dicho—. en fin. pero ¡tan buenas!. pero me temo que la cosa sea innegable. se llevan mucho en estos tiempos socialistas. y mientras está allí.. aunque no les gusta hablar de escándalos. tiene mucho dinero que le pasa alguien. unas muchachas muy caseras. según creo. una calle tan respetable. No es que vayan a visitarlas muchas señoras. pero tiene una gran cantidad de amigos desacreditados —mi propio hermano en particular.com/Insurgencia . se pasa con ella horas enteras. guía caballos propios por el Parque todas las tardes y. todo el mundo hablaba de lo extraordinario que era que entre todos los hombres de Londres fuera él quien se comportase así. bueno. Anoche precisamente. realmente? Le aseguro que todos estamos angustiados con ello. esa es precisamente la cuestión. http://www. y ahora posee esa preciosa casa en el mejor barrio. ella no recibe a nadie en su casa. cuando llegó a Londres no tenía nada.. como es natural. se lo han hecho notar a todo el mundo. ¿Qué tiene él que ver con una mujer de esa clase? Duquesa de Berwick: ¡Ah.. querida.112 ACTO PRIMERO Lady Windermere: Pero ¿qué sucede.. le ven.

querida.com/Insurgencia . Los hombres envejecen. El mío es atrozmente inmoral. querida. de todas las hechuras y de todas las http://www. viéndome obligada a beber las aguas minerales más desagradables. todos ellos. que estamos casados. Duquesa de Berwick: Sí. Lady Windermere: Windermere y yo nos casamos por amor. Nuestro hijo no tiene más que seis meses.. exclusivamente por sacar a Berwick de la capital. No puede usted figurarse a qué horas vuelve a casa. querida. Le aseguro. a un sitio en que se divierta algo y donde pueda usted vigilarle durante todo el día.. tuve que fingirme muy enferma. que en varias ocasiones.. Los niños son muy malos. Realmente. nosotros empezamos así. pero no mejoran jamás. ¡eso es imposible! (Levantándose y cruzando la escena hacia el centro) Hace sólo dos años. duquesa. y antes del año estaba corriendo detrás de toda clase de faldas. ¡Lo cual demuestra que tiene principios muy elevados! Lady Windermere: (Interrumpiéndola) Duquesa. Por eso he creído preferible venir y hablar con usted y aconsejarla que se lleve fuera a Windermere inmediatamente. Todo Londres lo sabe. el querido y precioso niñito! ¿Cómo está el chiquitín? ¿Es niño o niña? Espero que niña. (Se sientan en la silla junto a la mesa de la izquierda). ¡Era tan extraordinariamente sensible! Aunque puedo decir que nunca dio grandes sumas a nadie. no! Recuerdo que es niño. ¡Ah. a Alemania o a Francia.113 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lady Windermere: ¡Oh! ¡No puedo creerlo! Duquesa de Berwick: Pues es completamente cierto. recién casada. Duquesa de Berwick: ¡Ah. Lo siento tanto. Y acaba de salir de Oxford hace pocos meses.. Solo las brutales e incesantes amenazas de suicidio de Berwick me hicieron aceptarlo por esposo. Y nunca mejoran. sin excepción. Lady Windermere: ¿Son malos todos los hombres? Duquesa de Berwick: ¡Oh! Todos ellos.scribd. de todos los colores. no sé qué les enseñan allí.

El llanto es el refugio de las mujeres feas y la ruina de algunas bonitas. y de lo más desgraciado. (Levantándose) Y ahora. rica! Lady Agata: (Entrando por la izquierda) ¿Qué mamá? (Permanece detrás de la mesa. Ahora sé que todos los hombres son unos monstruos. ¡Los hombres las detestan! Lady Windermere: Ha sido usted muy buena. ligeramente averiados. Duquesa de Berwick: Hace usted perfectamente. querida. Duquesa de Berwick: ¡Hija querida! Así era yo en otro tiempo. ¿no irá usted a llorar? Lady Windermere: No tema usted. de quien la http://www. sin darle certificado. Duquesa de Berwick: Di adiós a lady Windermere y dale las gracias por su encantadora visita. Pero lo hubo. linda y decente muchacha. Lady Windermere: ¿Volver a mí? Duquesa de Berwick: Sí. en venir a contarme todo eso. duquesa. hija mía. yo nunca lloro. esas malditas mujeres nos quitan a nuestros maridos. tengo que irme: cenamos fuera. y sé que usted lo tiene. antes de terminar la luna de miel le pesqué con una de mis doncellas.. querida. a la izquierda). claro es.. (Volviendo nuevamente hacia atrás) Y. Y no le haga usted escenas. Lléveselo en seguida al extranjero. tengo yo también que darle las gracias por haber enviado una invitación a míster Hopper.. recuerdo que se la cedí a mi hermana. La despedí inmediatamente. No. (Lady Windermere toca el timbre) Lo único que se puede hacer es dar bien de comer a esos miserables. ese joven australiano tan rico. duquesa. Mi querida Margarita. y verá cómo vuelve a usted perfectamente. ¡Agata.scribd. pero ellos acaban siempre por volver. Y no se acongoje demasiado el corazón con esa pequeña aberración de Windermere.114 ACTO PRIMERO telas. el pobre y querido sir Jorge es tan miope.com/Insurgencia . Pero no puedo creer que mi marido me engaña. Un buen cocinero hace maravillas. En realidad. que pensé que no habría cuidado. entre paréntesis.

115 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE gente habla tanto ahora... Vendremos esta noche. Agata. Entra Lord Windermere por el centro).. no puede ser verdad!. Duquesa y Lady Agata por el centro). Pero el hijo es muy interesante. Mistress Erlynne. y lo examina página por página. es lo único que puede hacerse. Claro es que nosotras sentiríamos mucho perderla. saca el talonario de cheques. y tengo derecho a hacerlo! (Vuelvea la mesa. Mistress Erlynne.. Si quisiera. pero.. era verdad! ¡Era verdad! ¡Qué horrible! (Arroja el talonario al suelo. una madre que no se separa de su hija todas las temporadas no le profesa verdadero cariño. cajón. seiscientas libras. muy sabrosas creo (me figuro que son esas que los criados se niegan siempre a tomar). ¡Oh. vamos. Su padre hizo una gran fortuna vendiendo no sé qué clase de conservas en latas redondas. podría encontrarlo... Adiós otra vez. (Se levanta y va hacia el centro) ¡Algún rumor estúpido! ¡Él me ama! Pero ¿por qué no he de mirar? ¡Soy su mujer. Creo que se siente atraído por la amena conversación de mi querida Agata. cuatrocientas libras. Ve un cortaplumas encima de la mesa y corta con él la cubierta del talonario.. (Abre el cajón) No. Empieza a hojearlo por la primera página) «Mistress Erlynne.scribd. setecientas libras.» ¡Oh. sonríe y lanza un suspiro de alivio) ¡Lo sabía! No hay una sola palabra de verdad en esa historia estúpida. (Salen la Lady Windermere: ¡Qué horrible! Ahora comprendo lo que quería decir lord Darlington con su ejemplo imaginario del matrimonio que no llevaba más que dos años de enlace. a mi juicio. Al hacerlo así.. La duquesa hablaba de enormes cantidades entregadas a esa mujer... se estremece y saca otro talonario) ¡Un segundo talonario personal y cerrado! (Intenta abrirlo. http://www. pero no lo consigue. será algún error atroz. (Vuelve a dejar el talonario en el. Sé dónde guarda Arturo su talonario de cheques: en uno de los cajones de esa mesa.com/Insurgencia .. ( Parker abre la puerta del centro) Y acuérdese de mi consejo: llévese al pobre muchacho fuera de Londres enseguida. querida.

Lord Windermere: (Yendo hacia ella) No. Alguien se compadeció de mí y tuvo la bondad de decirme lo que todo Londres sabe ya. Tú no puedes darte cuenta de lo odiosos que me parecen ahora estos seis meses últimos.. No puedes creer un instante que. Lady Windermere: Creo que gastas extrañamente tu dinero. Yo me siento manchada.scribd. eso es horrible! (Se sienta en el sofá) ¡Y me siento degradada! Tú no sientes nada. ¡Oh! No te imagines que pienso en el dinero. Lady Windermere: Yo no te he espiado. puedas pasar del amor que se da al amor que se vende. Pero lo que pienso es que tú. No he querido nunca a nadie más que a ti en el mundo entero. ¡Oh. ¡No sabes lo injusta que eres! Lady Windermere: (Volviéndose hacia él) ¡Qué celoso estás del honor de mistress Erlynne! Quisiera que lo estuvieras tanto del mío. enteramente manchada. Margarita.116 ACTO PRIMERO Lord Windermere: Bueno. Cada beso que me has dado está corrompiendo mi memoria. Por lo que a mí se refiere. que me has querido y me has enseñado a quererte.. (Vuelve a guardar el talonario dentro de la mesa). tus visitas diarias a la calle Curzon. puedes derrochar todo el que tenemos. querida. Margarita. Lord Windermere: ¡Margarita! No hables así de mistress Erlynne. Lady Windermere: (Levantándose) ¿Quién es esa mujer entonces? ¿Por qué has tomado una casa para ella? http://www. Lord Windermere: Tu honor está intacto. Eso es todo. digas eso.. ¿has abierto mi talonario? ¡No tenías derecho a hacer tal cosa! Lady Windermere: Te parece mal que te haya descubierto. ¿verdad? Lord Windermere: Me parece mal que una mujer espíe a su marido. Ve el talonario) Margarita..com/Insurgencia . ¿Has recibido ya el abanico que te he enviado a casa? (Va hacia la derecha. Hasta hace media hora no conocía la existencia de esa mujer.. tu loco apasionamiento. ¡las monstruosas cantidades derrochadas con esa infame mujer! (Pasa a la izquierda).

es el tormento de la vida.. Lady Windermere: ¿Sin parientes? Pausa. Lady Windermere: ¡Oh! (Cruzando hacia la derecha) ¡No necesito detalles de su vida! Lord Windermere: (En el centro) No voy a darte detalle alguno de su vida.. Está sola en el mundo. tú podrías salvar a esa mujer. Lord Windermere: Sin ninguno. Te diré simplemente esto: mistress Erlynne fue en otro tiempo honrada. fue hace veinte años. Es una falta de gusto (Se sienta a la derecha ante la mesa de despacho). Lord Windermere: Margarita. Era ella poco más que una niña entonces. Las desgracias que vienen de fuera pueden soportarse. por lo que sé de mistress Erlynne. Lady Windermere: ¿Hay un míster Erlynne. Lord Windermere: Margarita.. A ella le es preciso volver a entrar en sociedad y necesita que tú la ayudes (Acercándose a ella). esto lo hace aún todo más amargo.117 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Windermere: Yo no he tomado una casa para ella. iba a decirte —y te ruego que me escuches— que. Si hace años. ¡ah!. son accidentes. si quieres. Lady Windermere: Le has dado dinero para tomarla. lo cual es lo mismo. http://www. Pero sufrir por culpa propia.. Lady Windermere: Muy curioso. Llevaba menos tiempo de casada que tú. tenía buena posición —lo perdió todo— lo dilapidó. ¿verdad? Lord Windermere: Margarita. o es un mito? Lord Windermere: Su marido murió hace muchos años. Era de noble cuna.scribd. Además. hasta dónde conozco a mistress Erlynne.com/Insurgencia . Lady Windermere: No me interesa nada de ella ni debieras mencionarnos a esa mujer y a mí al mismo tiempo. se ha conducido bien.

Lady Windermere: ¡Estás loco! (Se levanta). La gente puede murmurar de ella. (Yendo hacia él. Lord Windermere: Te lo suplico. ¿No quieres ayudar a una mujer que trata de levantarse? Lady Windermere: ¡No! Si una mujer se arrepiente realmente. murmurar. Esto no la satisface. junto a ella. Lord Windermere: Margarita. no en casas a las que tú irías. (Permanece en pie. sí. Lady Windermere: ¿Como un triunfo para ella. me figuro? Lord Windermere: No.. Lady Windermere: (Yendo hacia la puerta de la derecha) Voy a vestirme para la cena. naturalmente. Estás equivocado. sin embargo. a la derecha) Te imaginas que porque no tengo padre ni madre estoy sola en el mundo y que puedes tratarme como quieras... Ella ha estado ya en varias casas.com/Insurgencia . y que si viene aquí una vez podrá tener una probabilidad de vivir más feliz y tranquila de lo que vive. no desea nunca volver a la sociedad que causó o que vio su ruina. lo reconozco. Lord Windermere: Te lo ruego. tú. a la izquierda). sino porque sabe que tú eres una mujer digna. y es que he dado a mistress Erlynne crecidas sumas. y te lo pido a ti. tengo amigos. No hará el menor intento por intimar contigo. pero en casas. adonde van señoras que pertenecen a eso que se llama la buena sociedad hoy día.118 ACTO PRIMERO Lady Windermere: ¡Yo! Lord Windermere: Sí. Lady Windermere: ¡Qué insolencia la suya! Pausa. Necesito que le envíes una invitación para tu fiesta de esta noche. http://www. voy a pedirte un gran favor. pero nadie sabe nada concreto en contra suya. muchos amigos.scribd. Ella quiere que tú la recibas una vez. y no vuelvas a mencionar esa cuestión esta noche. a pesar de que hayas descubierto lo que pensé que podría ocultarte siempre.

com/Insurgencia .119 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Windermere: Margarita. Lord Windermere: (Yendo hacia la mesa de despacho) Entonces... señor. número ochenta y cuatro. (Pausa. Pero no abramos abismo tras abismo entre nosotros. No quiero discutir contigo pero insisto en que invites a mistress Erlynne esta noche. ¡Oh! ¡La insinuación es monstruosa! Lady Windermere: ¿Por qué ibas tú a ser diferente de los demás hombres? He oído decir que apenas hay un marido en Londres que no malgaste su vida en alguna pasión vergonzosa. Lord Windermere: Sí. Lady Windermere: ¿Y a mí que me importa? Lord Windermere: ¡Qué duras sois las mujeres buenas! Lady Windermere: ¡Y qué débiles los hombres malos! Lord Windermere: Margarita.scribd.. Bien sabe Dios que estos últimos y escasos minutos nos han separado ya bastante. (Se adelanta hacia la izquierda). Entra Parker) ¡Parker! Parker: Diga. hazlo por mí. ninguno de nosotros puede ser lo bastante bueno para la mujer con quien se casa. http://www. Lord Windermere: Yo no soy uno de ellos. hablas tontamente. calle Curzon. (Va hacia la izquierda y entrega la carta a Parker) ¡No tiene contestación! (Sale Parker por el centro). Lord Windermere: Tome esta carta para mistress Erlynne. Lady Windermere: ¡No estoy segura de eso! Lord Windermere: Estás segura en tu corazón. Lady Windermere: No haré nada semejante. Lord Windermere: ¿Te niegas? Lady Windermere: ¡En absoluto! Lord Windermere: ¡Ah! Margarita. (Se dirige hacia la izquierda). es su última oportunidad. Lady Windermere: Nada en el mundo me inducirá a eso. sin reflexionar. Pero no vayas a imaginar que yo quiero nunca. Lady Windermere: ¿Vas a invitar a esa mujer? (Yendo hacia él). ¡lo haré yo! (Llama al timbre... Siéntate y escribe la invitación. se sienta y escribe la invitación).

.com/Insurgencia . la insultaré. Parker.120 ACTO PRIMERO Lady Windermere: Arturo. Me propongo empezar yo esta noche. A veces habla usted tan de prisa que no los entiendo. Parker? Parker: Sí. Lord Windermere: ¡Margarita.. no harás semejante cosa. ¿Ha comprendido. Lady Windermere: ¡Tú no me conoces! (Se dirige hacia la derecha. (Cogiendo el abanico) Sí. no quiero comer. Cuide de que todo esté listo para las diez y media. Hemos sido demasiado cobardes. nos perderás! Lady Windermere: ¿Nos? Desde este momento mi vida está separada de la tuya. Entra Parker) ¡Parker! Parker: ¿Qué quiere la señora? Lady Windermere: Comeré en mi cuarto. Y tenga cuidado. escribe inmediatamente a esa mujer y ¡dile que le prohíbo que venga aquí! Lord Windermere: No quiero. si esa mujer viene aquí. si esa mujer viene aquí.scribd. no digas eso. Pues si esa mujer pasa el umbral de mi casa. ¡debe venir! Lady Windermere: Entonces ocurrirá exactamente lo que te he dicho. Lady Windermere: No habría un mujer digna en Londres que no me aplaudiese. Lord Windermere: Margarita... Lady Windermere: ¡Hágalo así! (Sale Parker por el centro. Lord Windermere: Margarita. O. le cruzo la cara con él. mejor dicho. señora.. Dirigiéndose a Lord Windermere) Arturo. (Sale por la derecha). Lady Windermere: Pienso hacerlo. si hicieses semejante cosa no habría una mujer en Londres que no te compadeciese. Pero si deseas evitar un escándalo público. de pronunciar los nombres de los invitados muy claramente esta noche... te advierto. Lord Windermere: Criatura. Tenemos que dar un ejemplo. me has regalado hoy este abanico. (Va hacia la derecha) No me has dejado elección. no puedo.. http://www. Me interesa especialmente oír los nombres con absoluta claridad para no equivocarme. ha sido tu regalo de cumpleaños.

com/Insurgencia .121 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Windermere: (Llamándola) ¡Margarita! ¡Margarita! (Pausa) ¡Dios mío! ¿Qué hacer? ¿Cómo decirle quién es realmente esa mujer? ¡Se moriría de verguenza! (Se desploma en un sillón y esconde el rostro entre sus manos).scribd. http://www.

http://www.scribd.com/Insurgencia .

Lady Agata: Sí.com/Insurgencia . Puerta a la izquierda.123 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ACTO SEGUNDO Salón en casa de Lord Windermere. ¿verdad? Dumby: ¡Totalmente deliciosa! Buenas noches duquesa. flores y potentes luces. lady Stutfield. Ha sido una temporada deliciosa. Son la única salvaguarda de una madre. que da sobre la terraza iluminada. que da al salón de baile. Me alegro de que lady Windermere haya resucitado los «carnets». Místress Guy Berkeley (Entran los personajes a medida que los anuncian). Sir Jaime Royston. demasiado. Dumby: Buenas noches. donde toca la orquesta. El salón rebosa de invitados. ¿Supongo que este será el último baile de la temporada? http://www. Puerta a la derecha. ¿Le reservaste los cinco bailes. Lady Stutfield. Lady Agata: Sí.scribd. Palmeras. del salón de baile). a la izquierda. por la que entran los invitados. mamá. Agata? (Adelantándose). míster Dumby. ¿Supongo que este será el último baile de la temporada? Lady Stutfield: También lo supongo. Lady Windermere los recibe. Duquesa de Berwick: (Saliendo por el centro) ¡Qué raro que no esté aquí lord Windermere! Míster Hopper se retrasa mucho. ¡Mi nenita inocente! (Tacha dos nombres) ¡Ninguna muchacha fina bailaría nunca con unos chicos tan notablemente jóvenes! ¡No estaría bien visto! Los últimos dos bailes podrías pasarlos en la terraza con míster Hopper (Entran Míster Dumby y Lady Plymdale. Duquesa de Berwick: (Sentándose en el sofá) Déjame ver tu «carnet». mamá. Puerta en el fondo. Duquesa de Berwick: (Abanicándose) ¡Hace allí un aire tan agradable! Parker: Mistress Cowper-Cowper.

Hopper: Pero yo querría bailar con lady Agata. ¡Debe de ser tan preciosa. Duquesa de Berwick: Bueno. Hopper: ¡Magnifíco sitio. lady Jedburgh y miss Graham. lady Windermere? ¿Cómo está usted. míster Hopper: mi querida Agata y yo estamos interesadísimas por Australia.scribd. no queremos detenerle más. Probablemente habrá dos más (Se dirige a Lady Plymdale). Sabe usted. Londres! Aquí no son tan rígidamente exclusivistas como en Sydney. ¡qué delicado en usted venir tan temprano! Todos sabemos lo solicitado que está usted en Londres. míster Dumby. Parker: Míster Rufford. ¿Tienes algún baile libre. míster Dumby. duquesa? Duquesa de Berwick: ¡Qué listo es usted. Duquesa de Berwick: ¡Ah! Sabemos su valía. es un país muy joven. Agata? Lady Agata: Sí. Sin embargo. Y ahora. Míster Hopper (Van entrando los personajes anunciados). ¿verdad? Hopper: ¿No fue hecho al mismo tiempo que los demás. espero que tendrá algún baile libre.124 ACTO SEGUNDO Duquesa de Berwick: También lo supongo yo. míster Hopper! Tiene usted un talento completamente personal.com/Insurgencia . ¿Supongo que será el último baile de la temporada? Dumby: ¡Oh! No creo. Hopper: ¿Cómo está usted. Duquesa de Berwick: Mi querido míster Hopper. Ha sido una temporada muy sosa. duquesa. ¿verdad? Dumby: ¡Horriblemente sosa! ¡Horriblemente sosa! Mistress Cowper-Cowper: Buenas noches. mamá. duquesa? (Se inclina ante Lady Agata). ¡Qué forma tan curiosa tiene! Parece exactamente una caja de embalar. míster Hopper. ¡Ojalá hubiese muchos hombres como usted! La vida sería mucho más fácil. http://www. con todos esos amables y pequeños canguros brincando alrededor! Agata la ha encontrado en el mapa.

necesito hablarle. Ya sé que lo parezco. Lord Windermere: ¿Hablas de mistress Erlynne. realmente. la he tratado mucho desde entonces. Lord Windermere: Margarita. Lord Augusto: (Yendo hacia Lord Windermere) Necesito hablarle privadamente.. Me arrastro como una sombra. ¿quiere usted llevarme al salón de baile? Augusto ha estado cenando esta noche con nosotros. Entra Lord Windermere por la izquierda). Pero http://www. Realmente. ¡Esta noche he cenado con Arabela! ¡Por Júpiter! Me gustaría que hubieses oído lo que dijo de mistress Erlynne. supongo? Hace solo seis meses que la conozco.? (Lady Agata asiente). y que la dama en cuestión tenía un tipo muy lindo. Lo que necesito saber es esto: ¿quién es ella? ¿De dónde sale? ¿Por qué no tiene ningún condenado pariente? ¡Malditos y engorrosos parientes! Pero le dan a uno cierta endemoniada respetabilidad. Lady Windermere: Dentro de un momento (Cesa la música). La puso hecha un trapo. ya es bastante Augusto. (Aparte) Berwick y yo hemos oído que a ella no le importa mucho.. Lord y lady Paisley.. Lord Darlington (Estas tres personas entran al ser anunciadas).. Hasta entonces. Ninguno de nosotros parece lo que es.scribd. Duquesa de Berwick: Cuide usted mucho de mi pequeña charlatana. Lord Augusto: Y desde entonces la has tratado mucho.. acabo de verla. jamás tuve noticia de su existencia. míster Hopper (Entran Lady Agata y Míster Hopper en el salón de baile. Lord Augusto: ¡Ay! Las mujeres le tienen inquina. Parker: Lord Augusto Lorton (Entra Lord Augusto). lady Windermere.. ¡Si hubieras visto la cara de Arabela!. Duquesa de Berwick: Sir Jaime.com/Insurgencia . Precisamente. por el momento (Sir Jaime Royston da el brazo a la Duquesa y la acompaña hasta el salón de baile). Lord Augusto: Buenas noches.125 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Hopper: ¿Puedo tener el gusto. Lord Windermere: (Fríamente) Sí. muchacho. Parker: Míster y mistress Arturo Bowden.

creí que estarías ya cansado de ese juego. Pero. ¡Hola.. demasiado frívolo! Cecilio Graham: Entre paréntesis. Lord Augusto: ¡Ejem! Bueno. y todas distintas. Mi padre se puso a hablar de moral en la sobremesa. ¿no es así? Has estado dos veces casado y una divorciado. querido.126 ACTO SEGUNDO mira. ¿Por qué no me preguntas cómo estoy? Me gusta que la gente me pregunte como estoy. Arturo. He comido con la familia. Pero ¿por qué no me lo dijiste antes? ¡Me habría evitado un montón de malditas equivocaciones! (Lady Agata y Míster Hopper cruzan la escena y salen a la terraza). Y que muestre un gran interés por mi salud. Lord Augusto: Entonces es una persona bien. ¿lo harías? Lord Windermere: Mistress Erlynne viene aquí esta noche. a mi juicio. demasiado! Lo explica todo. ¡Ay! Te explica a ti. me trata con una maldita indiferencia ¡Es excesivamente lista.com/Insurgencia . ¡Ay! Parece que estamos casados.. muchacho: ¿crees que conseguirá entrar en esa condenada cosa que llaman sociedad? ¿La presentarías a tu mujer? No vengas con rodeos. Lord Augusto: ¿Tu mujer le ha enviado una invitación? Lord Windermere: Mistress Erlynne ha recibido invitación. Pues bien: esta noche no estoy del todo bien. muchacho. Lord Windermere: Mi amistad con mistress Erlynne no necesita explicaciones. mira. Lord Augusto: ¡Eres demasiado frívolo. Tuppy! He oído decir que te vas a casar otra vez. las personas que tienen la suficiente edad para estar enteradas de lo mejor.. Parker: ¡Míster Cecilio Graham! (Entra Míster Cecilio Graham). no saben nada de nada. Tuppy.scribd. Cecilio Graham: (Se inclina ante Lady Windermere y va a estrechar la mano a Lord Windermere) Buenas noches. Tiene un montón de explicaciones sobre ti. Quisiera saber por qué la familia ha de ser siempre tan aburrida. chico: no sé qué hacer con mistress Erlynne. Le dije que tenía suficiente edad para saber cosas mejores. ¿O dos veces divorciado y una casado? http://www.

Realmente no me acuerdo (Va hacia la derecha)..scribd.com/Insurgencia . lord Darlington. tengo que hablarle. ¡Recuérdalo! ¡Ah Margarita.. Lady Plymdale: Lord Windermere. Lady Windermere: ¿Quiere usted tenerme mi abanico. y si le ocasionas cualquier molestia o la ofendes. imposible? Lady Windermere: ¡Esa mujer no vendrá aquí esta noche! Lord Windermere: Mistress Erlynne vendrá aquí. ¡El mundo se ha vuelto tan suspicaz ante todo lo que tiene aspecto de vida matrimonial feliz!. lord Darlington? Gracias... Lord Windermere: (Acercándose a ella) Margarita. Yo no quiero ser una de ellas. nos traéras a los dos dolor y vergüenza. Cualquiera puede reconocerlas. Tengo necesidad de un amigo esta noche. (Apartándose de él) Lord Darlington.. tengo que preguntarle algo muy personal. Hace pensar siempre a la gente que le pega cuando están a solas. ¿quiere usted devolverme mi abanico? Gracias. pero debo reunirme con mi mujer. http://www. ¡Tienen un aspecto tan absolutamente desdichado!. Un abanico es una cosa muy útil. Lord Windermere: (En el centro) Margarita. ¿verdad?. Lady Plymdale: ¡Oh! No se le ocurra semejante cosa. confía en mí únicamente! ¡Una esposa debe confiar siempre en su marido! Lady Windermere: Londres está lleno de mujeres que confían en sus maridos. Lord Augusto: Tengo una memoría malísima. Pero ya se lo diré a usted durante la cena (Se dirige hacia la puerta del salón de baile). ¿era naturalmente. Lord Windermere: Lo siento. (Yendo hacia él). Me parece mucho más probable.. No sabía que lo iba a necesitar tan pronto..127 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Yo digo que dos veces divorciado y una casado. lo que dijiste antes de comer. Hoy día es muy peligroso para un marido galantear a su mujer en público.. perdóneme.

Lord Darlignton: (A Lady Windermere) ¡Qué pálida está usted! Lady Windermere: ¡Los cobardes están siempre pálidos! Lord Darlingon: Parece usted desfallecer. lady Windermere. mi querido lord Augusto. Todo el mundo me lo dice. permítame que le explique. Se inclina fríamente ante Mistress Erlynne. Lord Darlington: Ha dejado usted caer su abanico. Margarita.. quien le devuelve amablemente su saludo. Debo decírselo... y avanza por el salón). Lord Augusto: ¡Ah! Bueno. Desde ayer no le he vuelto a ver una sola vez. mistress Erlynne.com/Insurgencia . no puede usted explicar nada. Temo que me sea usted infiel. Si encuentra usted algún encanto en mí. Es su principal encanto. ¿Cómo está usted lord Augusto? Me ha tenido completamente abandonada últimamente. Mistress Erlynne: ¿Cómo sigue usted. Venga a la terraza. Y. no deje usted de prestarme atención esta noche. Lady Windermere aprieta su abanico y luego lo deja caer al suelo. pero ¿por qué esta noche? Lord Windermere: (Aparte) Se lo diré. Sería terrible que sucediese aquí cualquier escena. Parker: ¡Mistress Erlynne! (Lord Windermere se estremece. Mistress Erlynne: No.scribd. Entra Mistress Erlynne. yo sabía que este momento iba a llegar algún día. mistress Erlynne. entre paréntesis. Me aterran las mujeres. vigilando a Mistress Erlynne). (Conversan juntos. lord Windermere? ¡Qué encantadora está su amable esposa! ¡Un verdadero cuadro! Lady Windermere: (En voz baja) ¡Es una terrible imprudencia en usted haber venido! Mistress Erlynne: (Sonriendo) Lo más sensato que he hecho en mi vida.. (Lo recoge y se lo entrega).128 ACTO SEGUNDO Lord Darlington: Lady Windermere. http://www. Lord Augusto: Realmente. Con los hombres puedo siempre arreglármelas. Lord Windermere va de un lado a otro por el salón. muy elegante y muy digna.. Debe usted presentarme a algunas..

Es.. Mistress Erlynne: (A Lady Jedburgh) ¿El jueves? Con mucho gusto. mándeme mi capa. Me intereso mucho por su carrera política. Lady Jedburgh: ¡Es muy amable en usted decirme esas cosas encantadoras! (Mistress Erlynne sonríe y continúa la conversación).com/Insurgencia . míster Graham? ¿No es esa su tía Lady Jedburgh? Me gustaría mucho conocerla.129 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lady Windermere: Sí. que míster Graham habla casi tan bien como su tía. (Se levanta y habla en voz baja a Lord Windermere) ¡Qué fastidio tener que estar cortés con estas ancianas viudas! Pero ellas son siempre porfiadas. ¿Cómo? No lo sé. (Se sienta en el sofá junto a ella) Su sobrino y yo somos grandes amigos. Aunque todos sabemos que tiene de quién heredarlo. permíteme que te presente a mistress Erlynne. Dumby: (A Cecilio Graham) ¿Has presentado a mistress Erlynne a lady Jedburgh? Cecilio Graham: ¿Y qué iba a hacer. (A Parker) Parker. Lord Allandale me decía ayer precisamente. además. lady Jedburgh. ¡y eso es tan importante hoy!. en el Parque. Lady Plymdale: (A Míster Dumby) ¿Quién es esa señora tan bien vestida que está hablando con Windermere? http://www. un brillante orador. (Lady Windermere se inclina fríamente y sale con Lord Darlington) ¡Oh! ¿Cómo está usted.. Tía Carolina. Dumby: ¡Espero de su bondad que no querrá hablarme! (Se dirige a Lady Plymdale). querido? ¡No tuve más remedio! Esa mujer consigue todo lo que quiere.scribd. en Roma. Mistress Erlynne: (Yendo hacia ella) Lady Windermere. Cecilio Graham: (Después de un momento de vacilación y embarazo) ¡Oh! Ciertamente. Mistress Erlynne: Encantada de conocerla. Piensa como un conservador y habla como un radial. ¿Qué bonitamente iluminada está tu terraza! Me recuerda la del príncipe Doria. Estoy segura de que tendrá un éxito maravilloso. si usted lo desea.

Supongo que le tiene miedo. Bueno. Ya sabe usted que preferiría bailar con usted. gracias! ¡Es usted la más adorable de las mujeres! Mistress Erlynne: ¡Delicioso discurso! ¡Tan sencillo y tan sincero! Todos los discursos deberían ser así. (Se dirige hacia el salón de baile del brazo de Lord Windermere) ¡Ah! ¿Cómo está usted. Ya sabe usted que pienso bailar con usted el primero. Dumby: (Con perfecta indiferencia) ¡Encantado! (Lady Plymdale le mira indignada. míster Dumby? ¡Cuánto siento no haber estado en casa las tres últimas veces que fue usted! Venga a comer el viernes. Lord Augusto: (Con un profundo saludo) Quisiera yo poder creerlo. Mistress Erlynne: Demasiado lo sabe.130 ACTO SEGUNDO Dumby: ¡No tengo ni la más leve idea! Parece una édition de luxe de una de esas perversas novelas francesas. y como está en su casa. Windermere. gracias. (Lord Windermere se muerde los labios y frunce el ceño) ¡Se pondrá tan celoso lord Augusto! ¡Lord Augusto! (Lord Augusto se acerca) Lord Windermere se empeña en bailar conmigo el primero. no puedo negarme. mistress Erlynne. Esas mujeres de color pajizo tienen un carácter atroz. Me figuro que es usted una persona con quien se podría bailar a través de la vida. sintiéndose encantada. hechas especialmente con vistas al mercado inglés. Lord Augusto: (Poniéndose la mano sobre su blanca pechera) ¡Oh!.com/Insurgencia . Lady Plymdale: (A Míster Dumby) ¡Es usted absolutamente insufrible! No se puede creer nunca ni una palabra de lo que habla. ¿Por qué me dijo usted que no la conocía? ¿Qué significan esas tres visitas a que http://www. Lord Augusto sigue a Mistress Erlynne y a Lord Windermere al salón de baile. Mistress Erlynne: ¿Para qué está el pobre Dumby con lady Plymdale? He oído decir que se siente horriblemente celosa.scribd. llevando el ramo en la mano). Él parece tener muy pocas ganas de hablar conmigo esta noche. téngame usted el ramo.

Le aseguro que esa clase de mujeres son muy útiles. Constituyen la base de los demás matrimonios. Dumby: ¡Es usted un misterio! Lady Plymdale: (Mirándole) ¡Ojalá lo fuese usted! Dumby: También lo soy para mí mismo. intolerable. ¡Y lady Windermere.scribd. así la llama todo el mundo. Se está de plantón mientras ella se lo permite y quiere mortificarme. Pero hasta ahora no veo ninguna probabilidad de conseguirlo (Pasan al salón de baile y Lady WinderLady Windermere: Sí. Lady Plymdale: ¡Esa mujer! Dumby: Sí. Soy la única persona en el mundo que me gustaría conocer a fondo. a la hora del té. Su venida aquí es monstruosa.com/Insurgencia . Ahora comprendo lo que quería usted darme a entender esta tarde. ¡no iré ni en sueños! Lady Plymdale: ¡Todavía no me ha dicho usted su nombre! ¿Quién es? Dumby: (Tosiendo ligeramente y alisándose el pelo) Una tal mistress Erlynne. Dumby: Mi querida Laura. la invita! ¡Es divertidísimo! No hay como una mujer cabalmente buena para hacer estupideces. ¿Por qué no me habló francamente? ¡Debió usted hacerlo! Lord Darlington: ¡No podía! Un hombre no puede contar esas cosas de otro hombre. ¿Irá usted a comer allí el viernes? Dumby: ¿Por qué? Lady Plymdale: Porque quiero que vaya mi marido con usted.131 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ella hizo mención? No irá usted a comer allí. que pasa por ser tan formal. creo que lo comprenderá usted. enormemente interesante! Tengo realmente que fijarme bien. (Va a la puerta del salón de baile y mira hacia adentro) He oído contar muchas cosas atroces de ella. Está tan solícito esta última temporada que ha llegado a ser un perfecto engorro. http://www. Pero si yo hubiese sabido que iba a obligar a usted a mere y Lord Darlington entran en la terraza). Dicen que está arruinado al pobre Windermere. Lady Plymdale: ¡Es muy interesante.

.132 ACTO SEGUNDO que la invitase esta noche. Él insistió en que viniese.. pero no amistad. Lord Darlington: Entre un hombre y una mujer no hay amistad posible.. Vendría a usted y estaría consagrado a las otras. Lord Darlington: La conozco a usted bien y sé ¡que no puede usted vivir con un hombre que la trata así! ¿Qué clase de vida llevaría a su lado? Pensaría usted que le mentía en cualquier momento del día. creo que se lo hubiese dicho. Yo le ofrezco a usted mi vida. viéndola bailar con mi marido. tiene usted terriblemente razón.. Tendría usted que ser la careta de su verdadera vida. Él vendría a usted cuando estuviese cansado de las otras. ¡y la echó a perder! Estoy degradada ante mis propios ojos. Hay pasión.. se lo hubiera usted evitado.. y usted tendría que agradarle. avergonzándola a usted delante de todo el mundo. Él la tomó. Pensaría usted que era falsa su mirada. y me falta valor.. amor..scribd. lord Darlington. la amo a usted! Usted es más para mí que todo el mundo entero.. Pero ¿adónde volverme? Dijo usted que quería ser mi amigo. no! Lord Darlington: ¡Sí.... Dígame: ¿qué debo hacer? Sea usted mi amigo ahora. y usted tendría que consolarle. ¡Soy cobarde! (Se sienta en el sofá). Lady Windermere: ¡Lord Darlington! http://www. ¿Qué le da a usted su marido? Nada. La amo a usted..com/Insurgencia . Todo cuanto hay en él se lo da a esa vil mujer.. adoración. A pesar de mis ruegos. enemistad. ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Le entregué mi vida entera. falsa su voz. el manto que ocultase su secreto... falsas sus caricias y falsa su pasión. ¡Oh. Este insulto. se sirvió de ella. a pesar de mis órdenes. a quien ha introducido en la sociedad de usted. Lady Windermere: (Poniéndose en pie) ¡No. Lady Windermere: Yo no la he invitado. Lady Windermere: Tiene usted razón. en su casa. por lo menos.. esta casa está mancillada para mí! Siento como si todas las mujeres se burlasen de mí.

Y si lo hiciesen.... todo mejorará.scribd. Yo no le diré a usted que el mundo no importa.. Todo Londres sabrá por qué lo hizo usted. Lord Darlington: ¡Y usted volvería a acogerle! No es usted entonces lo que yo pensaba. mi mujer! ¡Usted lo sabe! ¿Qué es usted ahora? Esa mujer ocupa el sitio que le pertenece a usted por derecho propio. que el mundo pide en su hipocresía.133 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Darlington: Mi vida. amor mío. hasta de vergüenza... la voz de la sociedad. Decía usted antes que no quería transigir con nada. La amo a usted.com/Insurgencia . tiene usted valor. con una sonrisa en los labios. ¡Sea usted valiente! ¡Sea usted misma! Lady Windermere: Me da miedo ser yo misma. ¡Déjeme pasar! ¡Déjeme esperar! Mi marido puede volver a mí (Se sienta en el sofá).. pero cuando no lleve usted ya su nombre. completamente. la amé ciegamente. Pero hay momentos en que es preciso escoger entre la propia vida. con valor en sus ojos. locamente! Usted no se dió cuenta entonces... Está mal que una esposa permanezca con el hombre que la deshonra. superficiales.. o arrastrar una de esas existencias falsas. puede usted ser mi mujer algún día.. Serán quizá seis meses de dolor. Desde el momento en que la conocí la amé a usted. Ahora ¡ya lo sabe usted! Márchese de aquí esta noche. cabalmente. salga usted de esta casa con la cabeza alta. escoja! Lady Windermere: (Apartándose lentamente de él y mirándole con ojos asustados) No tengo valor. No transija usted ahora. ¡Escoja! ¡Oh amor mío. sí.. Lord Darlington: (Siguiéndola) Sí.... Significan mucho. Dispuesta http://www. Es usted lo mismo que las otras mujeres. plenamente... sino el mío. Significan demasiado. ¡Oh! Salga. mi vida entera. Tómela usted y haga con ella lo que quiera... Y ¿quién podrá censurarla? Nadie. la amo como no he amado nunca nada en la vida. Ha llegado usted ahora a ese momento. o que no importan la voz del mundo. ¡con adoración. ¡Margarita. degradantes.. ¿qué importa? ¿Qué está mal? ¿Qué es lo que está mal? Está mal que un hombre abandone a su mujer por otra deshonrada..

Margarita. las chicas de Saville. Lady Windermere: ¡Qué sola estoy en la vida. Por un momento. No me imagino por qué la gente habla en contra de ella. Es una mujer muy atractiva y tiene ideas sensatas sobre la vida... así es que estoy completamente tranquila por el pobre Augusto. (Sale). querida. Será su constante invitada.. que están siempre murmurando escandalosamente. acabo de tener una charla deliciosa con mistress Erlynne.. yo que usted me íria una temporada al extranjero. Entran la Duquesa de Berwick y Lord Paisley. debe de ser una persona completamente bien cuando usted la invita. riendo y hablando.134 ACTO SEGUNDO a soportarlo todo para no arrastrar la censura de un mundo cuya alabanza desprecia usted.com/Insurgencia . Llegan otros invitados del salón de baile). (Se pasa nerviosamente la mano por la frente). No volveremos a vernos nunca. Tiene usted razón.. Adiós. Siento mucho haberle dicho a usted lo que le dije esta tarde.scribd. qué terriblemente sola! (Cesa la música. No volverán nunca a encontrarse ni a tocarse. Lord Darlington: Tiene que ser ahora o nunca. Duquesa de Berwick: Querida Margarita.. Pero http://www. Lo soportará usted todo antes que cortar de un golpe ese lazo monstruoso. ¡Carece usted de todo valor! Lady Windermere: ¡Ah! ¡Déjeme usted tiempo para pensar! No puedo contestarle ahora.. Lady Windermere: (Levantándose del sofá) Entonces. nuestras almas se han tocado. su amiga más querida. Dentro de una semana se la verá a usted paseando por el Parque con esa mujer. Lord Darlington: ¡Me destroza usted el corazón! Lady Windermere: El mío ya está destrozado (Pausa).. Sin embargo. Deben de ser esas horrendas sobrinas mías. Lord Darlington: Mañana abandonaré a Inglaterra. nuestras vidas se han encontrado. ¡nunca! (Pausa).. Me ha dicho que desaprueba por completo que se case la gente más de una vez. Naturalmente... Esta es la última vez que la veo a usted.. Es una mujer un poco demasiado atractiva.

Duquesa de Berwick: (Con severidad) ¿Tú has dicho eso. mamá. Se ha llevado usted a Agata a la terraza. Jaime. Venga usted a almorzar mañana. no mencione usted ese horrendo y vulgar país! Hopper: Pues ella me ha dicho que le gustaría ir allí conmigo. Duquesa de Berwick: ¡Ah! Supongo que de la querida Australia. bueno. estás siempre diciendo el mayor número posible de tonterías. puede usted acompañar a Agata hasta abajo. Lady Agata: ¿Qué. aquí está! (Lady Agata y Míster Hopper entran en la terraza) Míster Hopper. http://www. Agata? Lady Agata: Sí. Hay una porción de gente vulgar que vive en la plaza Grosvernor. ¡y está tan delicada! Hopper: Lo siento muchísimo. ya hablaremos de esto mañana. ¡Qué habilmente han guardado ustedes dos su secreto! Hopper: Entonces. Hopper: Sí. Duquesa de Berwick: ¡Agata. Creo en absoluto que la plaza de Grosvernor es un sitio mucho más sano para vivir. querida! (Haciéndole señas de que se acerque). y se nos pasó el tiempo charlando. mamá? Duquesa de Berwick: (Aparte) ¿Se decidió míster Hopper definitivamente? Lady Agata: Sí. naturalmente. Duquesa de Berwick: (Afectuosamente) ¡Niñita mía! Tú siempre oportuna ¡Míster Hopper! ¡Jaime! Agata me lo ha contado todo. duquesa. Pero.com/Insurgencia . duquesa? Duquesa de Berwick: (Indignada) ¿A Australia? ¡Oh. Jaime. Duquesa de Berwick: ¿Y qué le contestaste.135 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ¿dónde está Agata? ¡Oh. mamá. pero hay allí poquísimos de esos horribles canguros que corren por todos lados. ¿no encuentra usted mal que me lleve a Agata a Australia. mamá. querida? Lady Agata: Que sí. No salimos más que un momento. Duquesa de Berwick: Agata.scribd. estoy muy disgustada con usted.

Hopper: Me gustaría charlar con el duque. En lugar de a las dos.. Nunca lo hubiera creído en él. la viejísima historia. Amor. (Mira a Míster Dumby y sale). Dumby: Sí. Pero lady Windermere tiene esa cosa tan poco corriente que se llama sentido común. ¡Qué mujer tan fascinadora es esa mistress Erlynne! Vendrá el jueves a comer conmigo.. Lady Jedburgh: Buenas noches.. (Salen Lady Agata y Míster Hopper) Y ahora. http://www. duquesa. buenas noches. lady Windermere. Me temo que esto es la vieja.com/Insurgencia . (Sale la Duquesa de Berwick del brazo de Lord Paysley). no amor a primera vista. ¿Es una amiga íntima de ustedes? Lady Windermere: ¡No! Lady Plymdale: ¿De verás? Buenas noches. lo cual es mucho más más satisfactorio. Margarita. Cecilio Graham: Y Windermere sabe que nada se parece tanto a la inocencia como una indiscreción. ¿Quiere usted venir también? Espero al obispo y a la querida lady Merton. bueno. el querido Windermere se está volviendo casi moderno. si fuera usted. Duquesa de Berwick: Pues creo que mañana le dirá a usted muchísimas. Lady Plymdale: Mi querida Margarita. Todavía no me ha dicho una sola palabra. Lady Windermere: Buenas noches. (Se inclina ante Lady Windermere y sale). querida. el peor tipo de gentleman que conozco. ¡Qué mujer más hermosa es la que bailaba con su marido! Yo.136 ACTO SEGUNDO A la una y media. El duque querrá hablar con usted unas palabras seguramente.scribd. Dumby: ¡Qué modales tan horrorosos los del joven Hopper! Cecilio Graham: ¡Ah! Hopper es un gentleman de la naturaleza. sino amor a final de temporada. duquesa. Dumby: ¡Mujer sensata lady Windermere! Muchísimas esposas se hubieran opuesto a que viniese mistress Erlynne. estaría muy celosa. querida.

se lo aseguro.. (Salen Lady Jedburgh y Miss Graham. Y me atrevo a afirmar que seré una esposa admirable. Mistress Erlynne: ¡Ha sido un baile encantador! Me recordaba por completo mi antigua época. tendrá usted que ayudarme en este asunto.. Se ha puesto preciosa. (Se sienta en el sofá) Y he visto que sigue habiendo en sociedad tantos majaderos como de costumbre. sí!. Lady Windermere observa con una mirada de desprecio y de dolor a Mistress Erlynne y a su marido. vendrá a visitarme. Mistress Erlynne: ¡Oh. Lord Windermere: (Sentándose a la izquierda de ella) Pero ¿usted.137 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lady Windermere: Lo siento. Y lord Augusto tiene también buenas cualidades.? (Sale Míster Cecilio Graham con el resto de los invitados. ¡Una mala costumbre! Pero yo le he dicho que no podía contestarle hasta mañana. no! Le animo yo sola. Mañana. ¡Y la querida duquesa! ¡Y la amable lady Agata! Precisamente el tipo de muchacha que me gusta. hace veinte años. Él quería declararse esta noche. En realidad. Lady Jedburgh: Yo también lo siento.. Ya sabe usted lo que el pobre Augusto se repite. todas en la superficie. Un verdadero espanto.com/Insurgencia . Vamos querida.. que no se dan cuenta de la presencia de ella). Pero usted me asegurará una bonita dote. lady Jedburgh. era un espanto vestido de franela. pero estoy ya comprometida. Entran Mistress Erlynne y Lord Windermere). Mistress Erlynne: ¡Oh. voy a ser cuñada de la duquesa.scribd. Ha aplazado su petición. Lord Windermere: Supongo que no me pedirá usted que anime a lord Augusto. Afortunadamente. Claro es que le diré que sí. ¿verdad. Bueno. ¡Qué grato comprobar que nada ha cambiado! Excepto Margarita. Indudablemente. Windermere? http://www. a mediodía. realmente. Windermere. lo ha hecho. La última vez que la vi. Precisamente como deben estar las buenas cualidades. todo lo que puede serlo una esposa.

bueno. Lady Windermere: Es imposible permanecer por más tiempo en esta casa. Y creo que no estaría mal que le dijese que yo contaba con. Le ofreceré ahora la mía. http://www.com/Insurgencia . una mujer puede hacerlo todo. ¡Voy en su busca! (Se pone la capa y va hacia la puerta. Windermere? Con un fondo apropiado. ¿qué dice usted de esas dos mil libras? O dos mil quinientas.. un hombre que me ama me ofreció su vida entera. Es un gran error por su parte. Lord Windermere: ¿No sería lo mismo mañana? Mistress Erlynne: No. la mete en un sobre y la deja sobre la mesa) Arturo nunca me ha comprendido. Fue una locura en mí. heredadas de un primo tercero o de un segundo marido. ¿qué podría decirle?. mañana tengo que darle el sí. Hasta los negocios requieren un fondo pintoresco.. Lord Windermere: (Con un gesto de impaciencia) No debe usted hacerlo aquí. Windermere.. sí (Sale a la terraza con Lord Windermere. hablando en serio. Esta noche. el margen lo es todo. En la vida moderna. Dos mil libras al año.. Temo que Margarita no aliente en usted esa excelente costumbre. vamos a pasear a la terraza. ¿No encuentra usted.. como usted ve. ¿no le parece a usted. Que haga ahora lo que le parezca con su vida. Pero. sentándose ante la mesa.scribd. que el mundo es un lugar enormemente divertido? Yo. luego vuelve y.. Pero usted no se da maña para decir cumplidos. escribe una carta. creo yo. Cuando los hombres dejan de decir cosas agradables. Le daré la mía.. Cuando lea esto me comprenderá. de algún pariente lejano por el estilo. dejan también de pensarlas.138 ACTO SEGUNDO Lord Windermere: (Frunciendo el ceño) ¿Es eso de lo que quería usted hablarme esta noche? Mistress Erlynne: Sí.. Windermere. ¿No le parece que sería un atractivo complementario? Tiene usted una deliciosa ocasión ahora de decirme un cumplido. Se oye la música en el salón de baile). Y yo la rechacé. Mistress Erlyne: (Riendo) Entonces.

. no! ¡Es imposible! ¡La vida no repita así sus tragedias! ¡Oh! ¿Cómo puede habérseme ocurrido esta terrible idea? ¿Por qué recuerdo ahora el único momento de mi vida que queria olvidar? ¿Podrá la vida repetir sus tragedias? (Rompe el sobre y lee la carta. La coge y vuelve a dejarla con un estremecimiento de miedo) ¡No.139 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE de baile. empieza esta noche. señora. Mistress Erlynne: ¿Está lady Windermere es el salón de baile? Parker: Su señoría acaba de salir. qué terrible! ¡Las mismas palabras que hace veinte años escribí yo a su padre! Y ¡qué amargamente he sido castigada por ello! No. Entra Lord Windermere por la izquierda). Lord Windermere: ¿Dónde está? Mistress Erlynne: Se sentía muy cansada.scribd. Dijo que le dolía la cabeza. Entra Mistress Erlynne). ahora. no yo. ¿Me permite usted? Yo hago con la mía lo que creo mejor. (Permanece sentada a la derecha. Mistress Erlynne: Gracias. Su señoría me ha dicho que había dejado una carta para lord Windermere sobre la mesa. Mistress Erlynne: (Se estremece y mira al criado con expresión de asombro en la cara) ¿De casa? Parker: Sí. Cesa la música en el salón de baile) ¡Que ha salido de su casa! ¡Una carta dirigida a su marido! (Va hacia la mesa y mira la carta. lo que creo justo. Después se desploma sobre un sillón con un gesto angustiado) ¡Oh.. Se ha ido a acostar. (Sale Parker. Mistress Erlynne: (Estrujando la carta en la mano) Sí. Yo rompo únicamente su cautiverio. mi verdadero castigo. mi castigo.com/Insurgencia . Es él quien ha roto el lazo del matrimonio. Lord Windermere: Debo ir a buscarla. (Sale. señora. Mistress Erlynne: ¿Una carta para lord Windermere? Parker: Sí.. Entra Parker por la izquierda y cruza la escena hacia el salón http://www. Lord Windermere: ¿Ha hablado usted esta noche con mi mujer? (Yendo hacia el centro).

lord Augusto. Dijo que deseaba que no la molestasen.. (Se dirige hacia la izquierda y sale). ¿Quién mejor que yo lo sabría? Windermere debe marcharse de esta casa. y nada más. es mía (Tiende la mano y coge la carta). (Se le cae la carta) Me rogó que se lo dijese a usted. haga usted lo que le digo.scribd. Mistress Erlynne: ¡Oh. ¿Quiere usted decir que avisen mi coche? Lord Windermere: Con mucho gusto. Quería que la disculpase usted con los invitados.. Lord Windermere: (Sigue mirando la carta) Pero esta es la letra de mi mujer. Lord Windermere: (Recogiendo la carta) Se le ha caído a usted algo. escúcheme. Lord Augusto: ¿Y cuál será mi recompensa? http://www. ¿Que quiere decir esto? La hija no debe ser como la madre. Estaba solamente muy cansada. Además. Mistress Erlynne: ¡Gracias! ¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo hacer? Siento despertarse en mí una pasión que no había experimentado antes. (Va hacia la izquierda) Pero ¿cómo lograrlo? Hay que hacer algo. una dirección. jamás... ¡Ah! (Entra Lord Augusto. Va usted a llevarse a lord Windermere al club inmediatamente y le retendrá allí todo cuanto le sea posible. ¿Ha comprendido? Lord Augusto: Pero ¿no decía usted que deseaba que me acostase temprano? Mistress Erlynne: (Nerviosamente) Haga usted lo que le digo. queda todavía gente en el comedor. sí! Gracias. llevando un ramo). ¡me tiene usted en vilo! ¿No podría usted dar una contestación mi pregunta? Mistress Erlynne: Lord Augusto. es. ¿verdad? Mistress Erlynne: (Cogiendo rápidamente la carta) Sí. no! no era nada serio.140 ACTO SEGUNDO Mistress Erlynne: (Levantándose precipitadamente) ¡Oh. Eso sería horrible. Lord Augusto: Mi querida amiga.com/Insurgencia . es absolutamente necesario. ¿Cómo podré salvarla? ¿Cómo podré salvar a mi hija? Un momento puede arruinar una vida.

es como si fuese ya su marido. Si no lo hace así. no se lo perdonaré nunca. Pero no pierda usted de vista a Windermere esta noche. Como si lo fuera. verdaderamente (La sigue con expresión perpleja). No volveré nunca a dirigirle la palabra ni querré saber nada de usted. http://www. Lord Augusto: Bueno.scribd. (Sale por la izquierda).com/Insurgencia . realmente. Recuerde usted que debe retener a Windermere en su club y no dejarle volver aquí esta noche.141 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Mistress Erlynne: ¿Su recompensa? ¿Su recompensa? ¡Oh! Pídamela mañana.

scribd.com/Insurgencia .http://www.

143 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ACTO TERCERO Las habitaciones de Lord Darlington. sin embargo... con utensilios de escritorios. ¡Qué horrenda es la vida!. a la derecha. unas manos frías y un corazón de hielo. Arturo debe de haber leído ya mi carta en este momento. Luego http://www. vasos y botellas. unos ojos cegados por las lágrimas. dominado por ella. (Se sienta durante unos instantes. Las lámparas están encendidas... Debería estar aquí. que siento como un fuego en mi interior? Estoy helada. No le doy nada. no me queda elección. No... y ellos las acarician y les guardan fidelidad. Al fondo. me hubiera llevado a la fuerza. Mesa en el centro de sifones. o ser la esposa de un hombre que en mi propia casa me deshonra? ¿Qué mujer lo sufriría. Y. Otra mesa a la izquierda. mi carta me deja en su poder.com/Insurgencia . me pregunto: ¿estar a merced de un hombre que me ama. no tiene más que apelar simplemente a lo que haya de peor en él.... helada como un ser sin amor. fascinado por ella. ¡Oh! Fue una locura venir aquí. Nosotras hacemos dioses de los hombres y ellos nos abandonan. Está encadenado por esa mujer. con cajas de tabacos. no puedo irme. ¡Arturo no me volvería admitir! ¡Carta fatal! ¡No! Lord Darlington sale de Inglaterra mañana.. Lady Windermere: (En pie. una cortina corrida sobre el balcón. Un ancho sofá frente a la chimenea. Pero no le importo. Otras los embrutecen.scribd.. junto a la chimenea) ¿Por qué no vendrá? Esta espera es horrible.. ¿Por qué no está aquí para reanimarme con sus palabras apasionadas. una horrible locura. Me iré con él. qué es peor. qué mujer en el mundo entero? Pero ¿me amará siempre este hombre a quien voy a entregar mi vida? ¿Qué le doy a él? Unos labios que han perdido el acento de la alegría... Debo irme. habría venido en mi busca. Puertas a izquierda y derecha.. Si una mujer quiere dominar a un hombre.. Si realmente le importase. Mesa a la derecha.

Mistress Erlynne: ¡Lady Windermere! (Lady Windermere se estremece y levanta los ojos. Lady Windermere: ¿Que debo? Mistress Erlynne: (Autoritariamente) ¡Sí. si no hubiese usted venido aquí. (Lady Windermere se quita su capa y la tira sobre el sofá) ¿Qué hace usted? Lady Windermere: Mistress Erlynne. no! Me vuelvo a http://www. aquí está! ¿Qué hare? ¿Qué puedo decirle? ¿Querrá retenerme? He oído decir que lo hombres son brutales... Debo irme inmediatamente. Lord Darlington puede aparecer en cualquier momento. le pertenece a usted y no a mí. se envuelve en su capa) ¡No. ¡Oh! (Esconde el rostro en sus manos. Me llena usted de horror.. Supongo que es el escándalo lo que él teme. mistress Erlynne. Debe usted venir conmigo y volver directamente a su casa.. Lady Windermere: ¡No se acerque usted a mí! Mistress Erlynne: ¡Oh! Está usted al borde de la ruina. siento que nada en el mundo me inducirá a vivir bajo el mismo techo de lord Windermere. No puedo esperar aquí.scribd. Ha sido una locura venir. debe usted volver! No hay un segundo que perder.. Luego retrocede despreciativa) Gracias a Dios que llego a tiempo.. Debe usted salir de aquí inmediatamente. Hay algo en usted que excita mis sentimientos salvajes. dejaré que Arturo haga conmigo lo que quiera. hubiera yo vuelto sola. En cuanto a lord Darlington. Entra Mistress Erlynne por la izquierda). se estremece y. levantándose.. Y sé por qué está usted aquí. que me enfurece. sean las que fueren... Mistress Erlynne: ¡Oh! No puede usted pensar eso.144 ACTO TERCERO casa.. que existen entre usted y él. mi coche está esperando en la esquina.com/Insurgencia . ¡No puede usted pensarlo! Lady Windermere: Vuelva usted a mi marido... Mi marido la envía para que me induzca a volver y les sirva de pantalla en las relaciones. horribles. Debe usted volver inmediatamente a casa de su marido.. ¡oh. Pero ahora que la veo a usted. al borde de un precipicio espantoso.

.. Mistress Erlynne: ¡No. la abrí. Mistress Erlynne: Lady Windermere.. ¡Él no ha leído la carta insensata que usted le ha escrito! Lady Windermere: ¿Que no la ha leído? Mistress Erlynne: No. ¿cómo es que está usted aquí? ¿Quién le dijo a usted que yo había abandonado la casa donde ha tenído usted la desvergüenza de entrar? ¿Quién le dijo a usted dónde estaba yo? Se lo dijo mi marido y la envió para que me instigase a volver. es usted atrozmente injusta conmigo. pero quedarse él en casa y enviarla a usted como mensajera suya. ¡Oh! ¡Es infame!.! ¡No! Lady Windermere: ¡Sí! Lo tendrá. Tendrá el peor escándalo que ha habido en Londres hace años... Tendrá un escándalo. Mistress Erlynne: Su marido no ha visto nunca esa carta.. Él no sabe que está usted aquí.... (Cruza la escena hacia la izquierda).. Verá su nombre en los más viles periódicos y el mío en lo más horrendos libelos... él cree que está usted segura en su propia casa..... Pero es mejor que se prepare... hubiese yo consentido en volver a esa vida de degradación que usted y él me preparaban. (Yendo hacia ella) ¡Está usted mintiéndome! Mistress Erlynne: (Conteniéndose) No miento. Cree que está usted durmiendo en su propia alcoba.. Lady Windermere: (Volviéndose hacia ella) ¿Qué abrió usted la carta de mi marido? ¡Se ha atrevido usted a eso! http://www. la vi. Si hubiese venido él mismo. Yo. Iba a volver. Le estoy diciendo a usted la verdad.. atrozmente injusta con su marido. él no sabe nada... Lady Windermere: ¡Qué inocente me cree usted!.145 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ¡Son tan cobardes los hombres! Infringen todas las leyes del mundo y temen las murmuraciones del mundo....scribd.. Lady Windermere: Si mi marido no ha leído mi carta.com/Insurgencia . y la he leído. ¡Infame!...

después de todo. iba a poder decir la verdad alguna vez? (Se sienta). de una mujer cuyo conocimiento es infamante. Aquí tiene usted su carta. (Yendo hacia la chimenea) No debió nunca haber sido escrita (La rompe y tira los pedazos al fuego). ¡Dios mío! ¡Que vida sería entonces la mía! ¡Vivir a merced de una mujer que no tiene ni piedad ni compasión alguna. Mistress Erlynne: (Apresuradamente) Piense usted de mí lo que quiera. de una mujer vil que viene a interponerse entre un marido y su mujer! Mistress Erlynne: (Con un gesto de desesperación) ¡Lady Windermere. mi carta? ¿Cree usted que me puede engañar con una vulgar añagaza? Mistress Erlynne: ¡Oh! ¿Por qué no cree usted nada de lo que le digo? ¿Qué objeto piensa usted que tengo al venir aquí sino el de salvarla a usted de la ruina completa. ni la leerá nunca. ¡debe usted http://www. Lady Windermere: Él no comprende lo que es el amor. nada en el mundo entero. Lady Windermere: (Con un infinito desprecio en la voz y en la mirada) ¿Y cómo sé yo que esa era. ¡Se lo juro! LadyWindermere: (Con lentitud) Buen cuidado ha tenido usted en quemarla antes que la examinase yo. lady Windermere. cuya amistad degrada. vuelva con el marido a quien usted ama.. Lady Windermere: (Con hosquedad) ¡Ya no le amo! Mistress Erlynne: Le ama usted y usted sabe que él la corresponde. diga contra mí lo que le parezca.scribd. Su marido no la ha leído.. Lo comprende tan poco como usted. ¿Cómo usted cuya vida entera es una mentira. No puedo creerlo. el de salvarla de las consecuencias de un error espantoso? Esa carta que acabo de quemar era la de usted. Escúcheme.com/Insurgencia . Pero ya veo lo que usted quiere. Sería una gran ventaja para usted hacerme volver a mi casa. no diga usted esas cosas horribles! No sabe usted lo terribles que son. lo terribles y lo injustas.. pero vuelva usted. no hay nada en el mundo a que yo no me atreviera.146 ACTO TERCERO Mistress Erlynne: ¡Atreverme! ¡Oh! Para salvarla a usted del abismo en que está a punto de caer.

Arturo la ama a usted! Lady Windermere: ¿Arturo? ¿Y me dice. en que mendigue usted amor y le sea negado. y le prometo que volveré nunca a tener relación con él bajo ningún pretexto.. no por adoración..scribd. y voy a decirle cuál es. que no hay nada entre ustedes? Mistress Erlynne: ¡Lady Windermere. El dinero que él me dió no me lo dio por amor. tiranía.. Lady Windermere: Y ¿espera usted que crea eso? Mistress Erlynne: ¡Debe usted creerlo! Es la verdad... Las mujeres como usted no tienen corazón.. amenazas.. Lady Windermere: Habla usted como si tuviese corazón. ¡Oh.. Lady Windermere: ¿Qué quiere usted decir? ¡Es usted una insolente! ¿Qué tengo yo que ver con usted? Mistress Erlynne: (Humildemente) Nada. La influencia que tengo sobre él. lo que usted escoja! Pero es su amor a usted. ante el Cielo le juro que su marido es inocente de toda culpa con usted! Y yo.. yo le digo que si hubiera podido ocurrírseme nunca que una sospecha tan monstruosa podía surgir en usted..com/Insurgencia . una vergüenza y un estigma. Que no volveré nunca a verle. Ya lo sé.. mistress Erlynne. http://www. Es el amor a usted. Y que si renuncia usted a él. sino exclusivamente por odio. habría preferido morir a interponerme en su vida o en la de usted. Que jamás volveré a intervenir en su vida o en la de usted. sino por desprecio.. Que nunca podrá usted volver a encontrar un amor semejante en su vida entera. una vergüenza.. Se compran y se venden (Siéntase a la izquierda). sí..147 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE escucharme! Vuélvase con su marido y nada más.. sí! ¡Morir gustosa! (Se aleja del sofá). Es su amor a usted lo que le hizo someterse a mí.... Pero le digo a usted que su marido la ama. ¡Oh! ¡Llámelo usted como quiera. día llegará en que tenga usted sed de amor y no lo encuentre. ¡Oh. lady Windermere. Su deseo de evitar a usted. Lady Windermere: (Levantándose) ¡Ah! ¡Admite usted esa influencia! Mistress Erlynne: Sí..

Usted no tiene la clase de temple que permite a una mujer volver atrás. y vuelve a pagarlo. ni por un momento. con su marido. No sabe usted lo que es eso. escarnecida. Usted. con un gesto de dolor. y se perdería. Pero ¡no eche usted a perder su bella y juvenil vida por mi culpa! Usted no sabe lo que acaso le está reservado como no salga usted inmediatamente de esta casa. Tiene usted un niño. En cuanto a mí.. ser una paria. cualesquiera que hayan sido. lady Windermere. (Lady Windermere se pone en pie) Dios le dio a usted ese hijo.com/Insurgencia . ¡No podría usted soportar el deshonor! ¡No! Vuelva usted. pero no la dejaré a usted que destruya la de ustedes dos. y en este momento he expiado todas mis faltas.. y lo está pagando toda la vida. Pero dejemos esto. la horrible risa del mundo. es simplemente una niña. Mientras habla. ser despreciada. y estar oyendo constantemente la risa.. Luego se contiene y va hacia donde está sentada Lady Windermere. Yo puedo haber destruido mi vida. ¿Qué contestará usted a Dios si su vida queda arruinada por culpa de usted? Vuelva usted a su casa. pues esta noche usted ha dado un corazón a quien no lo tenía. ¡Su marido la ama! No se ha apartado nunca. se lo ha dado y lo ha roto al mismo tiempo. del http://www. Él le exige que le proporcione usted una vida hermosa. que es una cosa más trágica que todas las lágrimas vertidas en la tierra. en el dolor o en la alegría. Vuelva usted con ese niño que.. el sufrimiento es una expiación. lady Windermere. lady Windermere. como hasta ahora. Yo no merezco ni un momento de dolor. objeto de irrisión. Paga una su pecado. pero sin atreverse a tocarla) Crea usted de mí lo que quiera. deslizarse furtivamente por atroces caminos apartados. puede estar llamándola a usted. tiende las manos hacia ella.. No sabe usted lo que es caer en el precipicio.. que vele por él. Encontrarse las puertas cerradas.148 ACTO TERCERO Mistress Erlynne: (Se estremece. que la ama y a quien usted ama. abandonada. No tiene usted tampoco el ingenio ni el valor necesarios. No debe usted conocer eso nunca. temiendo a cada momento que le arranquen a uno la careta del rostro..scribd.

com/Insurgencia . Mistress Erlynne: ¡Silencio! Estoy aquí para salvarla. huya usted. Yo lo arrostro todo. Lady Windermere: ¡Quieta! ¿No oye usted voces? Mistress Erlynne: ¡No. luego mira a su alrededor. (Voces dentro). no! ¡No es nada! Lady Windermere: ¡Sí que es! ¡Escuche! ¡Oh! ¡Es la voz de mi marido! amor que le profesa. Lord Windermere . ¡No le dejaremos! Mistress Erlynne: ¡Lord Augusto! ¡Entonces soy la que está perdida! (Titubea un momento. Pero ¡temo que sea demasiado tarde! ¡Allí! (Señalando la cortina echada sobre el balcón) A la primera ocasión que tenga. Lord Augusto. Hay una expresión de alegría maravillosa en su rostro) ¡Vamos! ¿Dónde está su capa? (Recogiéndola del sofá) Aquí. Míster Dumby. ¡Vámonos inmediatamente! (Van hacia la puerta). (Lady Windermere se deshace en lágrimas y esconde su cara entre las manos. sí.. Entran Lord Darlington.. querido Windermere. Mistress Erlynne se precipita hacia ella) ¡Lady Windermere! Lady Windermere: (Teniéndole las manos de un modo irrefrenable.149 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ¡Viene hacia aquí! ¡Sálveme! ¡Oh. si puedo. sale por ella).scribd. Lord Augusto: (Dentro) Es una tontería. el sitio de usted está con su hijo. (Lady Windermere se esconde detrás de la cortina). Mistress Erlynne: (Está a punto de abrazarla. debe usted quedarse con su hijo. Lléveme a casa. Pero aunque él tuviera mil amores.. http://www.. Pero se contiene. Aunque la maltratase. usted debe permanecer con su hijo. esto es una encerrona! Usted le ha mandado venir. Aunque la abandonase. Lorton y Míster Cecilio Graham. y viendo la puerta de la derecha. Póngasela. como una niña) Lléveme a casa. ¡si es que se presenta esa ocasión! Lady Windermere: Pero ¿y usted? Mistress Erlynne: ¡Oh! No se preocupe de mí.

Lord Darlington: (Sorprendido) ¿Sí? Cecilio Graham: Así es. pero temo no poder estar aquí mucho rato. Prefiero los de los demás. en efecto. ¡Vaya! Verdad es que me hizo presentarle a la pobre y querida tía Carolina. amigos míos. ¿quieres un whisky con soda? Cecilio Graham: Gracias.150 ACTO TERCERO Dumby: ¡Qué fastidio que nos echen del club a esta hora! No son más que las dos. Tengo que hablar contigo de una porción de cosas. ¿verdad? Lord Darlington: No soy de sus admiradores. ese no es asunto tuyo. amigos míos? Cecilio. no sueñes en irte. (Va hacia la mesa con Lord Darlington) Mistress Erlynne estaba guapísima esta noche. ¿verdad. Mis propios asuntos siempre me aburren mortalmente. Lord Darlington: ¿Quieren ustedes beber algo. Lord Windermere: Es usted muy amable. Dumby: Mujer listísima esa mistress Erlynne. (Se deja caer en un sillón) Empieza ahora la parte más animada de la noche. Cecilio Graham: Yo tampoco lo era. Y necesito escribir unas cartas (Va a la mesa de despacho y se sienta). permitiendo a Augusto que le imponga nuestra compañía. Lord Darlington: ¿De verás? ¡Lo siento mucho! ¿Quiere usted un cigarro? Lord Windemere: ¡Gracias! (Se sienta). (Se sienta en él junto a la mesa de la izquierda). Cecilio? Cecilio Graham: ¡No! Y por eso me interesa. Cecilio Graham: ¡Oh! ¡Ya sabemos de qué se trata! ¡Tuppy no puede hablar más que de mistress Erlynne! Lord Windermere: Bueno.com/Insurgencia . lord Darlington. todas de gran importancia.scribd. pero ahora lo soy. http://www. Lord Darlington: Ustedes me perdonarán. Tengo que marcharme mañana. además. Lord Augusto: (A Lord Windermere) Mi querido amigo. (Bosteza y cierra los ojos). Creo que va a ir a almorzar allí.

Lord Augusto: Prefiero las mujeres que tienen un pasado. ¡por Júpiter!. Lord Augusto: (Lanzando una bocanada de su cigarro) Mistress Erlynne tiene un porvenir ante ella.. Dumby: Mistress Erlynne tiene un pasado. Lord Augusto: ¡Oh! Ella me explicó eso..com/Insurgencia . Acaba siempre por casarse con uno. pero calculando los beneficios. ¡Y no lo es! Cecilio Graham: ¡Oh! Las mujeres perversas le molestan a uno. http://www. Esta es la única diferencia que hay entre ellas. conservando su fascinante rubor.. (Le habla al oído). Tuppy. Dumby: ¿Qué horriblemente mercantilizadas están las mujeres de hoy día! Nuestras abuelas saltaban por encima de todo. Dumby: ¡Y lo estoy. también ante ella. lo estoy! Lord Augusto: Una mujer listísima. Dumby: ¿Y sus ingresos? ¿Te los explicó también? Lord Augusto: (Con un tono muy serio) Esos me los explicará mañana. Tuppy. dan el mismo salto... pero sus nietas. Dumby! Creí que estabas dormido. Dumby: Es una cosa atrozmente peligrosa. (Cecilio Graham vuelve a la mesa del centro). que tú no querías volver a verla nunca! ¡Sí! Me lo comunicaste anoche en el club.scribd. pero es una gran cosa encontrarse con una mujer que nos comprenda a fondo. generalmente. Cecilio Graham: Pero ¡yo pensé. Cecilio Graham: ¿Y el asunto de Wiesbaden? Lord Augusto: También me lo explicó. lo sabe tan bien como yo. Sabe muy bien lo rematadamente tonto que soy. Y las buenas le aburren. Me dijiste que te habían contado. Lord Augusto: Quieres hacer de ella una mujer perversa. pues entonces tendrás montones de temas de conversación con ella. Dumby: Bueno. chico.151 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Cecilio Graham: ¡Hola. Es siempre muy divertido hablar con ellas. (Cecilo Graham se vuelve hacia él riendo) ¡Ah! Puedes reírte.

un hipócrita. y estáis siempre murmurando escandalosamente de ella. y tú. ¿no es eso. querido: si yo no fuera el hombre más paciente de Londres. Tuppy. generalmente. invariablemente. Tuppy? (Pasea de un lado para otro). te diré que has perdido tu tipo y tu carácter. Lord Windermere: ¿Y qué diferencia hay entre la murmuración escandalosa y el chismorreo? Cecilio Graham: ¡Oh. Cecilio Graham: Mistress Erlynne siente un gran respeto por nuestro querido Tuppy. No sabéis realmente. No pierdas tu paciencia. mistress Erlynne da un admirable ejemplo al resto de su sexo.152 ACTO TERCERO Lord Augusto: Te estás volviendo intratable. chico. Pero la murmuración escandalosa es un chismorreo que la moralidad hace aburrido. verdaderamente intratable. exactamente. No tiene el menor respeto al pelo teñido. Dumby: Entonces. http://www. Cecilio. Lord Augusto: Mira. Es perfectamente brutal el modo de portarse hoy día las mujeres con los hombres que no son sus maridos. y una mujer que moraliza es. yo nunca murmuro escandalosamente. Cecilio Graham: Te trataríamos con más respeto. Dumby: La juventud actual es absolutamente monstruosa. mi modo de pensar. Nada hay en el mundo entero tan indecoroso como la conciencia de una puritana.. resultas ridículo. (Lord Augusto mira irritado a su alrededor). mi modo de pensar chico. el chismorreo es siempre encantador! La Historia es únicamente chismorreo. Cecilio Graham: (Yendo hacia él) Mi querido Arturo.scribd. Debéis dejar en paz a mistress Erlynne. Por eso yo nunca moralizo.. Cecilio Graham: (Poniéndole las manos sobre los hombros) Y ahora. nada de ella. refrena la lengua. es lo único que tienes.com/Insurgencia . Lord Windermere: Dumby. Un hombre que moraliza es. fea. Me satisface decir que muchas mujeres lo saben. Me limito a chismorrear. Lord Augusto: Exactamente.

. pero algunos miramos hacia las estrellas (Se sienta junto a la mesa del centro) Dumby: ¿Que estamos en la cloaca. Cecilio. Y si es uno bueno. Si te reformas. Quieren siempre que sea uno bueno. Tuppy? Lord Augusto: (Sirviéndose un brandy con soda en la mesa) No puedo. en cuanto una persona está de acuerdo conmigo. (Va hacia el centro) Oye. no irás a extraviarte por los senderos de la virtud. Lord Darlington: No. pero algunos miramos hacia las estrellas? Te doy mi palabra de que estás muy romántico esta noche. cuando yo tenía tu edad. Darlington: ¿quieres darme unas cartas? ¿Tú querrás jugar. mi querido Tuppy. Darlington.scribd. Tuppy. Cecilio Graham: ¿Tú si jugarás. ni la tendrás jamás. todos estamos en la cloaca. Cecilio Graham: Vamos. querido. Esto es lo peor de las mujeres. Arturo? Lord Windermere: No. Tuppy. gracias. Les gusta encontrarnos irreparablemente malos y abandonarnos insípidamente buenos. Cecilio Graham: Pero si nunca la has tenido.com/Insurgencia . pienso siempre que debo de estar equivocado. He prometido a mistress Erlynne no volver a jugar ni a beber. naturalmente. Lord Augusto: Hijo mío. excepto Tuppy. Creo que somos todos buenos. serás perfectamente aburrido.153 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Cecilio Graham: Siento oírte decir eso. y mucho más costoso. Dumby: (Con un suspiro) ¡Santo Dios! ¡Cómo destroza el matrimonio a un hombre! Es tan desmoralizador como los cigarrillos. Lord Darlington: (Levantándose de la mesa donde ha estado escribiendo cartas) ¡Siempre nos encuentran malos! Dumby: No creo que seamos malos.. entonces nos rehuyen y no se enamoran de nosotros. http://www.

Es una mujer honrada que he encontrado en mi vida. Se reconocen por su educación de clase media. conseguirlo. No he encontrado nunca más que mujeres honradas. Cecilio Graham: ¡Una mujer casada entonces!. Bueno. Dumby? http://www. Tiene todo cuanto los hombres han perdido. ¿y qué iban a hacer en la Tierra los hombres con la pureza y la inocencia? Un ojal cuidadosamente adornado es mucho más eficaz. Cecilio? Cecilio Graham: ¿A una mujer que no me quisiera? ¡Oh.scribd. Cecilio Graham: Mi querido amigo. no hay nada en el mundo semejante al cariño de una mujer casada. Lord Darlington: ¡Oh! Ella no me ama. Lord Darlington: Esa mujer representa la pureza y la inocencia.. Una es no conseguir lo que uno quiere. En este mundo hay solo dos tragedias. chico. ¿Cuánto tiempo podrías tú amar a una mujer que no te quiera.. o cree no serlo. pues eres un hombre de suerte! Porque yo he encontrado miles de mujeres honradas..com/Insurgencia . Esa es una cosa que ignora por completo el hombre soltero. Dumby: ¡Entonces. ¿Quién es la muchacha? Lord Darlington: La mujer que yo amo no es libre. Cecilio Graham: (Encendiendo un cigarrillo) ¡Bueno. (Mira instintivamente a Lord Windermere al decirlo). Cecilio Graham: ¿La única mujer honrada que has encontrado en tu vida? Lord Darlington: Sí. y otra.154 ACTO TERCERO Cecilio Graham: ¡Demasiado romántico!.. Debe de estar enamorado. ¡esta última es una verdadera tragedia! Pero me interesa oír que no te ama. no me quiere! Dumby: Pues te felicito. realmente! Lord Darlington: ¡No. toda mi vida! Dumby: Lo mismo que yo. Esta última es la peor. no te quiere ella. Pero ¡es tan difícil encontrar una de esas! Lord Darlington: ¿Cómo puedes ser tan vanidoso.

Cecilio Graham: ¿Y. Dumby: Experiencia es el nombre que da todo el mundo a sus errores. a esa mujer honrada? http://www.155 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Dumby: No lo digo por vanidad.com/Insurgencia . Lo digo con pena. Eso es todo. (Se acerca a la chimenea) Lord Darlington: ¡Eres todavía demasiado joven! Cecilio Graham: Ese es un gran error. Lord Augusto: (Mirando a su alrededor) ¿Un poco de tiempo para educarte tú mismo. Me gusta de cuando en cuando concederme un poco de tiempo a mí mismo. La experiencia es cuestión de instinto de la vida. naturalmente. Lord Darlington: ¡Cómo me diviertes siempre. Experiencia es el nombre que da Tuppy a sus errores. (Ve el abanico de Lady Windermere sobre el sofá). supongo? Dumby: No. locamente. Cecilio Graham: (En pie. de espaldas a la chimenea) No debiera cometerse ninguno. Cecilio Graham: Y un sentimental. Ha sido un enorme fastidio. Y yo lo tengo. mi querido Darlington. (Lord Augusto mira indignado a su alrededor). Tuppy. no. Lord Windermere: ¡Qué pandilla de cínicos sois! Cecilio Graham: ¿Y qué es un cínico? (Se sienta en el respaldo del sofá). un poco de tiempo para olvidar lo que he aprendido. Cecilio! Hablas como si fueses un hombre de experiencia. Me han adorado impetuosamente. (Lord Augusto se agita inquieto en su sillón).scribd. eres absolutamente fiel a esa mujer de quien estás enamorado. es un hombre que asigna un absoluto valor a todo y no conoce el precio fijo de una sola cosa. Dumby: La vida sería muy insulsa sin ellos. Lord Darlington: Un hombre que sabe el precio de todo e ignora el valor de nada. Esto es mucho más importante. Y lo siento. querido Tuppy. Cecilio Graham: Y lo soy. Darlington.

.. Lord Augusto: (Riendo entre dientes) ¡Caramba. todas las demás mujeres del mundo le tienen a uno completamente sin cuidado. Yo estoy cambiado. ¡No. ven aquí! Lord Windermere: (Poniéndose el abrigo) No puedo. Siento que se marche usted tan pronto de Inglaterra. Necesito hablarte reservadamente. Cecilio Graham: Ven aquí. Lord Augusto: ¡No! ¿De verdad? ¿De verdad? Cecilio Graham: (En voz baja) Sí.com/Insurgencia . y tenía una mujer en sus habitaciones durante todo este rato. ¡Buenas noches! Cecilio Graham: ¡Arturo! Lord Windermere: ¡Qué! Cecilio Graham: Quisiera hablarle un momento. ¡Mi mujer y yo tendremos mucho gusto en verle! Lord Darlington: (Acompañando a Lord Windermere) Me temo que estaré ausente bastantes años. quiero hablarte un momento. El amor le cambia a uno. Dumby: Es inútil que hables a Tuppy. hablándonos de la pureza del amor y de cosas por el estilo. Es exactamente lo mismo que si hablases con una pared. ¡Son las únicas cosas en el mundo que no me contradicen jamás! ¡Tuppy! Lord Augusto: Bueno: ¿qué es ello? ¿Qué ocurre? (Se levanta y va hacia Cecilio Graham). (Lord Augusto no se entera). http://www. caramba! Lord Windermere: (Junto a la puerta) Tengo que irme ahora. ¡Tengo que irme! Cecilio Graham: Es algo muy particular. Cecilio Graham: ¡Amigo mío! ¿Qué interesante! ¡Tuppy. (Aparte) Darlington ha estado moralizando.scribd. lord Darlington. Te interesa muchísimo.. Le ruego que venga a casa cuando vuelva. (Señalando el abanico)...156 ACTO TERCERO Lord Darlington: Cecilio. Cecilio Graham: Pero si a mí me gusta hablar a las paredes.. cuando uno está enamorado de verdad de una mujer. aquí está su abanico.

Lord Windermere: (Marchando a su encuentro) Bueno. No me toques.scribd. ahí está! Lord Darlington: (Yendo hacia él) ¡No sé! Lord Windermere: Pues debe usted saberlo. Cecilio. miserable! ¡No saldré de esta casa sin registrar todos los rincones! ¿Qué se mueve detrás de esa cortina? (Se precipita hacia la cortina del centro). No me sujetes. volviéndose hacia ella. ¿qué es ello? Cecilio Graham: Darlington tiene una mujer aquí en sus habitaciones.. Dumby se pone en pie) Cecilio Graham: ¿Qué sucede? Lord Windermere: ¡Lord Darlington! Lord Darlington: (Volviéndose) ¿Qué? Lord Windermere: ¿Que hace aquí en sus habitaciones el abanico de mi mujer? Aparta las manos. Y Cecilio quiere enseñarte algo. y si mi mujer está aquí. http://www. Le pido una explicación. Mistress Erlynne: (Entrando por la derecha) ¡Lord Windermere! Lord Windermere: ¡Mistress Erlynne! (Todos se estremecen. Lady Windermere se desliza entonces por detrás de la cortina y sale de la habitación por la izquierda). ¡No tiene usted derecho a hacerlo. Cecilio Graham: ¡No lo es! De verdad no lo es. no debes irte. ahí está su abanico. querido. (A Cecilio Graham).com/Insurgencia . Lord Augusto: (Yendo hacia él) Pero. Tengo mucho que hablar contigo. Lord Darlington: Usted no registrará mis habitaciones. le. estúpido. sin duda. por Dios! Voy a registrar sus habitaciones. Lord Windermere: ¡Santo Dios! (Coge el abanico. Lord Windermere: ¡Hable usted! ¿Por qué está aquí el abanico de mi mujer? ¡Contésteme. Lord Darlington: (Aparte) Ella está aquí.. ¿verdad? (Pausa).157 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Windermere: (Sonriendo) Será alguna de tus tonterías. Divertido. se lo prohíbo! Lord Windermere: ¡Usted. Cecilio. (Da un paso hacia adelante). Lord Darlington: ¿El abanico de su mujer? Lord Windermere: ¡Sí.

scribd. Lo siento mucho.158 ACTO TERCERO Mistress Erlynne: Temo haberme traído equivocadamente el abanico de su mujer en lugar del mío. (Le coge el abanico de las manos. Los otros dos se miran sonriendo) http://www.com/Insurgencia . Lord Windermere la mira con desprecio. Lord Augusto se vuelve hacia otro lado. al salir de su casa esta noche. Lord Darlington tiene una expresión mezcla de asombro y de ira.

¿Se le ha perdido el abanico a la señora? Yo no lo he encontrado.scribd. de repente. ¿Ha averiguado usted ya a qué hora volvió anoche lord Windermere? Rosalía: Su señoría no volvió hasta las cinco. Dígale a Parker que no se moleste.com/Insurgencia . del pecado y de la locura. Lady Windermere: ¿Y dijo algo? Rosalía: Algo dijo del abanico de la señora.. Le dije que la señora no se había despertado aún... (Entra Rosalía por la derecha).159 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE ACTO CUARTO La misma decoración que en el acto primero. No puedo imaginar que una persona realice un acto tan maravilloso de sacrificio de sí misma de un modo espontáneo. Nos gobierna y nosotros a ella. Rosalía: ¿Me llamaba su señoría? Lady Windermere: Sí.. ¡Me pregunto qué sucedería después de escapar yo de aquella horrible habitación! Quizá ella le dijo la verdadera razón de encontrarme allí. A las nueve y media. He mirado en todas y también en la terraza. Lady Windermere: ¿Las cinco? ¿Sabe usted si llamó a mi puerta esta mañana? Rosalía: Sí. y el auténtico significado de ese abanico fatal que me pertenecía. Lady Windermere: (Tendida en el sofá) ¿Cómo podré decírselo? No puedo decírselo.. ¡Oh! Si lo sabe. ¡Oh! La vida es terrible. (Sale Rosalía.. ¿cómo podré mirarle otra vez a la cara? No me lo perdonará nunca. Levantándose) Estoy segura de que se lo diría.. y Parker dice que no quedó en ninguna de las habitaciones. Pero no comprendí del todo lo que dijo el señor. Y luego. (Toca el timbre) Cree una vivir segura. fuera del alcance de la tentación. Lady Windermere: No importa. señora. Ya se encontrará. temerario. Me mataría. http://www.

160 ACTO CUARTO Windermere) Lord Windermere: (Besándola) Margarita. pero quiéreme eso sí. Le telegrafiaré a Fannen.. Lord Windermere: (Levantándose y apoyándose en el sofa) ¿Buena contigo? Lady Windermere: Más que buena. Antes de salir de aquí debo ver a alguien. (Se dirige y se sienta a la mesa para escribir el telegrama)... Arturo. qué vergüenza. es una amarga ironía que hablemos de buenas y malas mujeres. noble. niñita mía... Las acciones son la primera tragedia en la vida.. ¿Por qué iba ella a dudar entre su pérdida y la mía?. estoy llorando. a alguien que ha sido muy buena conmigo. (Se levanta) Podemos tomar cómodamente el tren por la tarde. Nos iremos al campo. ¡Pobre Margarita! Nos marcharemos hoy mismo. porque quiero decirte algo.... qué lección! ¡Y qué lástima que recibamos en la vida únicamente estas lecciones cuando ya no nos son útiles! Pues si ella no habla.. querida? Lady Windermere: Sí.com/Insurgencia . debo hacerlo yo. quiéreme como acostumbrabas quereme. Empieza casi la temporada. ¡Oh! (Se estremece al entrar Lord http://www. Es una de las amargas ironías de la vida. Estarás muy bien en Selby. segunda. en mi propia casa. ¡Oh. Y ella acepta la pública afrenta en casa de otro para salvarme. Las palabras son acaso la peor. Lady Windermere: Sí. Allí no hay ajetreo mundano. las palabras. si quieres. Lord Windermere: (Sentándose en el sofá junto a ella) ¡Cuánto lo siento! Volví atrozmente tarde y no quise despertarte. ¡qué pálida estás! Lady Windermere: He dormido muy mal... Arturo. ¡Oh. ¿Estás llorando. hoy no puedo. Y que luego se deje sorprender a costa de tal precio. No. ¡Qué extraño! Yo quería afrentarla públicamente. Las palabras son inexorables. Te has agitado demasiado.. vámonos hoy. qué vergüenza! Decirlo es volver a vivirlo todo de nuevo. Lord Windermere: Tú no estas bien. Arturo. (Se levanta y va hacia él) Te lo diré.scribd.

es imposible. esa mujer es imposible. y me equivoqué. Arturo. que llevaría de nuevo una vida decorosa. no debes volver a verla jamás. de inconsciencia. http://www.com/Insurgencia . Que quede esto claro. que era una locura.. Lord Windermere: No debería haber venido aquí nunca.. Lord Windermere: (Cogiéndole una mano) Margarita. Aunque intente perjudicarnos. de afianzamiento propio. por decirlo así.. Lady Windermere: No. como se las denomina. Lady Windermere: ¿Por qué dices eso? (Pausa). (Separándose). Es una mujer inadmisible en ninguna parte. No. Lord Windermere: Fuiste muy buena al recibirla anoche. Lady Windermere: (Levantándose) Es demasiado tarde. tan mala como puede serlo una mujer. pasar por situaciones de locura. Lord Windermere: Niña mía.. de celos. arrepentimiento. sé que no lo es. no hables tan duramente de ninguna mujer. de pecados. como los son en dos razas o especies. sacrificio. Lord Windermere: ¡Nunca! Lady Windermere: Ella vino aquí una vez como invitada tuya. Es mala. pero no debes volver a verla nunca más. Yo no creo que mistress Erlynne sea una mujer mala. en cambio.scribd. Arturo. creí que mistress Erlynne era una mujer más caída que culpable.. dolor. ahora para decir eso... Quiero que vuelva aquí. pueden tener. Ahora debe venir como invitada mía. Lady Windermere: Pero yo quiero verla. compasión.. Yo no creo que las personas puedan ser divididas en buenas y malas. Lady Windermere: Arturo..161 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Windermere: ¿Como acostumbraba? ¿No pensarás en esa vil mujer que vino aquí anoche? (Acércase y se sienta a la derecha de ella) No te imaginas todavía. Las mujeres malas. ahora sé que me equivocaba. Las mujeres que llamamos buenas pueden llevar cosas terribles en ellas. Que volvería al sitio perdido en un momento de locura.. Creí lo que ella me dijo. Creí que quería ser buena..

lady Windermere. Sale Parker. Lady Windermere: ¿Por qué es necesario? (Entra Parker). lady Windermere? (A Lord Windermere) ¿Cómo está usted? Sabrá usted.scribd. Mistress Erlynne: ¿Cómo esta usted. y para decirle adiós. (Vase Parker) Quiere verme. en coche. Lady Windermere: Arturo. La mujer más peligrosa que conozco. es posible que estés al borde de un gran dolor.com/Insurgencia . Es absolutamente necesario que la vea yo antes. Fue estúpido en mí.162 ACTO CUARTO Lord Windermere: (Levantándose también) Margarita. No hagas eso. rogándole disculpe mi descuido. Lady Windermere: Es justo que la vea. Parker: Mistress Erlynne ha venido a devolver el abanico de la señora. Debo decírtelo. Lady Windermere: ¡Oh! Diga usted a mistress Erlynne que tenga la bondad de subir. que se llevó anoche equivocadamente. No vayas a su encuentro. Parker: ¡Mistress Erlynne! Entra Mistress Erlynne. Fue una cosa completamente vergonzosa. (Lee la tarjeta) Dígale también que me alegrará mucho verla. si tú supieses dónde estuvo mistress Erlynne anoche. que sentí tanto lo de su abanico. Déjame que la vea yo primero.. Anoche. (Entra Parker. http://www. te ruego que no lo hagas. llevando en una bandeja el abanico de Lady Windermere y una tarjeta). Y como pasaba por aquí. he aprovechado la oportunidad para devolverle su abanico en persona. Arturo. Lord Windermere: Hija mía. de todos modos. no puedo aguantar más. Mistress Erlynne ha escrito unas líneas en la tarjeta.. Lord Windermere: (Coge la tarjeta y la lee) Margarita. No puedo figurarme cómo tuve esa equivocación tan tonta. después de salir de esta casa. Es una mujer peligrosísima. no querrías estar en la misma habitación que ella.

Nuestras vidas siguen caminos muy alejados.: yo no soy tan bonita (Mostrando una fotografía). me vuelvo a vivir al extranjero. y por eso esta tarde pienso salir en el primer expreso. La tengo arriba. ¡los buenos modales antes que la moral! Lady Windermere: (Volviendo) Temo estar muy favorecida. o es la gente seria la que produce las nieblas? No lo sé... ¿Querría usted dármelo? ¡No sabe usted cuánto se lo agradecería! Lady Windermere: ¡Oh! Con sumo agrado. voy por ella.scribd. Lord Windermere: (Llegando hasta Mistress Erlynne y hablándole en voz baja) Es monstruosa su intrusión después de su conducta de anoche. Pero le pediría con mucho gusto una cosilla.com/Insurgencia . pero el caso es que ambas alteran mis nervios. Mistress Erlynne: Lo es usted mucho más.163 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lady Windermere: ¿Adiós? (Dirigiéndose hacia el sofá con Mistress Erlynne y sentándose al lado de ella) ¿Se va usted entonces. y eso no me gusta. Lady Windermere: ¿Esta tarde? ¡Y yo que deseaba tanto verla a usted! Mistress Erlynne: ¡Qué amable es usted! Pero tengo que marcharme. mistress Erlynne? Mistress Erlynne: Me temo que no.. http://www. Mistress Erlynne: (Con una sonrisa divertida) Mi querido Windermere. Londres está demasiado invadido por las nieblas. y por la gente seria. ¿Son las nieblas las que producen la gente seria. Mi corazón se siente aquí afectado. lady Windermere. sobre la mesa. Pero ¿no tendría usted alguna con su hijito? Lady Windermere: La tengo. lord Windermere.. Lady Windermere: Si usted me perdona un momento. ¿La preferiría usted? Mistress Erlynne: Sí. Desearía un retrato de usted.. Ahí. Voy a enseñarselo (Yendo hacia la mesa). El clima inglés no me sienta bien. hay uno. Lady Windermere: ¿Y no la volveré a ver a usted más. mistress Erlynne? Mistress Erlynne: Sí. Prefiero vivir en el Sur..

(Yendo hacia la izquierda) ¡Y yo que quería creer que. Usted no comprende lo que significa esto para mí.. y por eso me resulta odioso verla a usted junto a ella.com/Insurgencia . Pero con tal que mi mujer no supiera. estaba yo dispuesto a proporcinarle a usted dinero. Windermere. mistress Erlynne. ¿Cómo podría usted comprenderlo? Pero yo le digo a usted que las únicas palabras amargas que han salido nunca de esos dulces labios a usted se deben. Mistress Erlynne: ¿Por qué dice usted eso? Lord Windermere: Me hizo usted enviarle una invitación para el baile de mi mujer. Mistress Erlynne: Muchas gracias.. a pagar cuenta tras cuenta. la madre a quien ha llorado como muerta.. en el centro) A veces quisiera que la hubiese dicho.. Mistress Erlynne: Para el baile de mi hija. sí. como ahora sé que es usted. no me dijo usted la verdad. Antes que supiera esto. Mistress Erlyne: No le dije a ella la verdad. era usted sincera y honesta! No lo es usted. vivía... ¿Por qué está así? Margarita y yo estamos en magníficas relaciones.. con todas sus culpas. era una mala mujer expoliando la vida.. Mancha usted la inocencia que hay en ella.164 ACTO CUARTO Mistress Erlynne: ¡Siento tanto. Lord Windermere: No puedo soportar el verla a usted con ella. exponiéndome a lo que ocurrió ayer: la primera desavenencia que he tenido nunca con mi mujer. lady Windermere. que la madre que ella creía muerta. Me habría evitado entonces el dolor. ocasionarle esta molestia!. (Sale Lady Windermere por la derecha) Parece usted algo enfadado esta mañana. mistress Erlynne. querrá usted decir. Lord Windermere: (En pie.. http://www. Lady Windermere: (Yendo hacia la puerta de la derecha) No me molesta nada.scribd. dispendio tras dispendio. la ansiedad y las molestias de estos últimos seis meses.. Era una mujer divorciada que llevaba un nombre supuesto. Además..

Presintió usted su indigna posibilidad.com/Insurgencia . la aprovechó usted. Está usted deshonrada ante todo el mundo (Va hacia el centro)... o en el mío? Lord Windermere: En el de él. http://www. Sabía usted que para evitarle a ella la afrenta de enterarse qué clase de mujer era su madre..Y empezó usted su chantaje. y la aproveché.. y la desperdició por completo al ser sorprendida fuera de esta casa. Durante veinte años ha vivido usted sin su hija. Mistress Erlynne: Tenga usted cuidado.165 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Lord Windermere: Vino usted. en la cuna. Un día leyó usted en los periódicos que se había casado con un hombre rico. sin un pensamiento para su hija. Mistress Erlynne: (Fríamente) A mi hija. Lord Windermere: No tiene usted derecho a pretender que lo sea. Windermere. Eso es plebeyo. lord Windermere. que no intente usted nunca acercarse a mi mujer.. la abandonó cuando era una niña. Mistress Erlynne: (Levantándose) ¿Dice usted eso en mérito de él. Mistress Erlynne: Sí.: una mujer indigna. Vi una posibilidad..scribd. Lord Windermere: Sí.. y una hora después de su salida de esta casa la encontraba en las habitaciones de un hombre. querrá usted decir. La conozco a usted a fondo. Usted se separó de ella.... Mistress Erlynne: (Mirándole fijamente) Lo dudo. ahora que la conozco a usted. quien a su vez la abandonó a usted. viciosa. Lord Windermere: ¡Oh! Con usted no tengo que medir las palabras.. Lord Windermere: (Volviéndose hacia ella) Por eso tengo derecho a considerarla como lo que es.. la abandonó por su amante. es cierto. yo lo soportaría todo.. Mistress Erlynne: (Encogiéndose de hombros) No emplee usted palabras feas. Tengo derecho a decirle que no vuelva usted a entrar nunca en esta casa.. haría usted mejor en ser prudente. Lord Windermere: La conozco a usted.

Durante veinte años. Mistress Erlynne le mira. Hubiera preferido que se hubiese usted quedado con él en vez de traérlo.. Lord Windermere: Quisiera que le diese al mismo tiempo una miniatura que besa ella todas las noches antes de rezar. sufrir demasiado. sí! Ya recuerdo. hay en su tono una nota honradamente trágica.. Fue anoche. me hicieron sufrir. y quiero seguir viviendo sin ella. nada por el estilo. como usted dice.. ¡El pelo negro y la expresión inocente estaban de moda entonces. ni a llorar abrazada a su cuello y a decirle quién soy. Ni permitiré que mi mujer vuelva a usarlo nunca. No podré ya soportar la vista de ese abanico. es algo imperdonable. Mistress Erlynne: ¡Ah. está manchado para mí. Es la miniatura de una muchacha de expresión inocente.. Lord Windermere: Y en cuanto a coger por equivocación el abanico de mi mujer y dejárselo luego en las habitaciones de Darlington. (Ocultando http://www.scribd. Mistress Erlynne: ¡Oh! Estoy segura de que no hará ninguna objeción. Resultó terrible. Windermere! (Pausa). he vivido sin hija. Una sola vez en mi vida he sabido lo que son sentimientos maternales.. (Adelantándose) Es precioso. No tengo la ambición de representar el papel de madre.. (Lord Windermere se muerde los labios con ira.com/Insurgencia . La desperdicié por completo anoche.. y su voz y su ademán se toman en serios. Por un momento se revela tal como es) ¡Oh! No se imagine usted que voy a tener una escena patética con ella. con un hermoso pelo negro. (Lo coge) Le voy a pedir a Margarita que me lo dé. Lord Windermere: Espero que se lo dará a usted..166 ACTO CUARTO Mistress Erlynne: (Con una extraña sonrisa) Tiene usted razón en absoluto. Mistress Erlynne: (Con un ligero acento de ironía en su voz) Decir adiós a mi querida hija. ¡Qué lejano parece eso! (Va hacia el sofá y se sienta) Me la hicieron antes de casarme. naturalmente. Mientras habla.. Lord Windermere: ¿Qué se propone usted viniendo aquí esta mañana? ¿Cuál es su objeto? (Yendo hacia la izquierda y sentándose). Mistress Erlynne: Creo que me quedaré con él.

además. Hoy lo que consuela no es el arrepentimiento. o treinta. mi querido Winder- http://www. Esta es la diferencia entre nosotros. de infinito horror! Mistress Erlynne: (Levantándose) Supongo. Lord Windermere: Ahora siento no habérselo dicho todo a mi mujer inmediatamente. No.. ¿cómo podría yo dármela de madre con una hija tan crecida? Margarita tiene veintiún años y yo no he confesado nunca más de veintinueve. sus sentimientos con una risa frívola) Además. Por una u otra razón. Lord Windermere: ¡Me llena usted de horror. a lo sumo.. cuando no las hay. como hacen las protagonistas de las estúpidas novelas modernas. Windermere. un corazón que no me cuadra. (Coge un espejo de mano que hay sobre la mesa y se mira en él) Y es perjudicial a nuestra carrera en momentos críticos. Le hace a una aparecer vieja. Ya ve usted las dificultades que eso implica.. por mí deje usted que su mujer venere la memoria de su madre muerta. No. Veintinueve. que le gustaría usted que me retirase a un convento o que me dedicase a enfermera de hospital o algo por el estilo. No. tiene que ir a un modisto malo.. sino el placer. Y usted deplora las suyas buenas. Mistress Erlynne: Deploro mis malas acciones.. Windermere. en la vida real no suceden tales cosas. por lo menos mientras nos queda un bello rostro... ¿Por qué quitarle sus ilusiones? Encuentro ya bastante difícil conservar las mías. si una mujer se arrepiente de verdad. Mistress Erlynne: (Sonriendo) Casi fatal. voy a separarme por completo de sus dos vidas. no sienta bien con un vestido moderno. Y por nada del mundo haría yo eso. El arrepentimiento está enteramente anticuado.com/Insurgencia .scribd. cuando hay pantallas rosas. y treinta. inmaculada.. Anoche lo descubrí. Creí que no tenía corazón. Y resulta que lo tengo. Mi venida aquí ha sido un error. Anoche perdí una. Y. pues de otra manera nadie la cree.167 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE mere. Arturo. Es una tontería en usted.. Lord Windermere: Un error fatal.

. Yo la disculparé con Margarita.. La arruinaré y la haré despreciable.. la humillará terriblemente. Lady Windermere: Siento mucho. no lo sabrá nunca. Se dirige hacia Mistress Erlynne con la fotografía en la mano. Si se atreve usted a decírselo.. eso no se lo permito. Es mi secreto y no el de usted. no hay abismo de degeneración en que no me hunda ni precipicio de vergüenza en que no caiga. sacrificio. No encontraba la fotografía por ninguna parte. (Entra Lady Windermere por la derecha. Lord Windermere: (Coléricamente) Entonces permítame que le ruegue que salga de esta casa inmediatamente... http://www. Mistress Erlynne: (Yendo hacia él) Si lo hace usted. y creo que lo haré. ¿verdad? Lord Windermere: Tendría la sensación de que no era cierto..com/Insurgencia ... Si me decido a decírselo a ella. Es preferible para ella saberlo. para ella y para mí. Se lo diré antes de abandonar esta casa. pero es justo que lo sepa.. Le causará una pena infinita. haberla tenido esperando. ¡Se lo prohíbo! Lord Windermere: ¿Por qué? Mistress Erlynne: (Después de una pausa) Si le digo a usted que me intereso por ella y que incluso la amo. envileceré de tal modo mi nombre.. ¿Qué puede usted saber de estas cosas? Mistress Erlynne: Tiene usted razón. Lord Windermere se coloca detrás del sofá y vigila con ansiedad a Mistress Erlynne en el curso de la escena). Si no. El amor materno quiere decir fervor. Me la había robado. Al final la descubrí en el cuarto de vestir de mi marido... Mistress Erlynne: ¿Piensa usted decírselo? Lord Windermere: Voy a decírselo. se burlará usted de mí.. En cuanto a decirle a mi hija quién soy. Usted no se lo dirá.scribd. mistress Erlynne..168 ACTO CUARTO Lord Windermere: No tengo confianza en usted. desinterés. ¡Qué puedo yo saber de esas cosas! No hablemos más de ello.. Quiero decírselo a mi mujer. que corromperé cada momento de su vida.

Lady Windermere: ¿De veras? Mistress Erlynne: Sí. lo habría perdido todo.. todos debiéramos tenerlos. Realmente. no! Mistress Erlynne: Creo que será mejor. Lady Windermere: (Moviendo la cabeza) Si perdiese mis ideales. Mistress Erlynne: (Levantándose) Tengo que irme ya. Lady Windermere: Todos tenemos ideales en la vida. Lady Windermere: (Levantándose) ¡Oh. Mistress Erlynne: También yo me llamo Margarita. Lo mandé a casa de lady Jedburgh con unas letras. por mi querido padre. http://www. Son preferibles las realidades.scribd. murió con el corazón desgarrado. Luego me suplicó que no volviera nunca mencionar su nombre delante de él. pero son preferibles. mi padre. Me dijo que mi madre murió pocos meses después de nacer yo.. Mi madre se llamaba lo mismo que yo: Margarita. Ya debe de haber vuelto mi coche. Mistress Erlynne: ¿Todo? Lady Windermere: Sí. Solo oírlo le hacía sufrir. lady Windermere. Mistress Erlynne: Los ideales son siempre peligrosos. (Pausa).. El mío es mi madre. le producía demasiada pena. mi padre. Mistress Erlynne: (Dejando la fotografía) ¿De verdad? Lady Windermere: Si hubiese sido una niña. Y sus ojos estaban anegados en lágrimas mientras hablaba. Hieren. No he conocido vida más destrozada que la suya. (Se dirige hacia el sofá con Lady Windermere y se sienta junto a ella) ¡Y este es su hijito! ¿Cómo se llama? Lady Windermere: Gerardo. lady Windermere.. (Pausa) Me ha dicho su marido. Mistress Erlynne: ¿Y su padre le hablaba a usted a menudo de su madre? Lady Windermere: No..com/Insurgencia . que siente usted devoción por la memoria de su madre. le habría puesto el nombre de mi madre..169 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Mistress Erlynne: (Coge la fotografía y la contempla) No me extraña.. es encantadora. Por lo menos.

Me gusta pensar que lo es usted. Esta permanece impasible. ¡Oh! Si me hubiese acordado de ella. ¿Por qué corromper su amor? No debe usted corromperlo. Mistress Erlynne: No es su deber. Mistress Erlynne: (Con un leve temblor) ¡Bah! ¡Anoche está ya muy lejos! (Entra Lord Windermere).. de que no se lo dirá nunca.com/Insurgencia . por lo menos. Y no se olvide nunca de su hijo. No eche usted a perder la única cosa buena que he hecho en mi vida.. no el mío... No puedo aceptarlo. o. haz el favor. A Mistress Erlynne) ¡Oh! ¿Qué podría yo decirle? Anoche me salvó usted. Voy a decírselo todo a mi marido. Me gusta considerarla a usted como madre. Es mi deber. Es el único modo de poder pagarla. Mistress Erlynne: Sí. tan mala. Lady Windermere: Sí. ¡Oh! ¡Qué fácilmente se mata el amor! Déme usted su palabra. Arturo. Mistress Erlynne: Entonces pague usted su deuda con el silencio. El amor se mata fácilmente. Es demasiado grande. Lady Windermere: (Alzando la vista) Ahora quiero serlo siempre. Lady Windermere: Debo hablarle de eso. lady Windermere. (Lord Windermere vacila un momento y mira a Mistress Erlynne. Mistress Erlynne: ¡Bah! No hable usted de eso. ¿No dice usted que me debe algo? Lady Windermere: Le debo a usted todo. tiene usted deberes con otras personas además de con él.: fue anoche. mistress Erlynne. vete. Prométame que lo ocurrido anoche seguirá siendo un secreto entre nosotras. No debe usted ocasionar ninguna desgracia en la vida de su marido. Lord Windermere: Su coche no ha vuelto aún. no hubiera sido tan necia.170 ACTO CUARTO Lady Windermere: Arturo. Lady Windermere: (Con una inclinacón de cabeza) Ese es su deseo.scribd. diciéndoselo a todos. (Va hacia ella).. ese es mi deseo. Insisto en ello. ¿quieres ver si ha vuelto ya el coche de mistress Erlynne? Mistress Erlynne: Le ruego que no se moleste. http://www. Solo una vez en mi vida he olvidado a mi madre.. Sale él de la habitación. Lord Windermere.. No puedo dejar que crea usted que voy a aceptar su sacrificio.

(Se dirige hacia la puerta. Lady Windermere: ¡Oh! Ciertamente. debería usted cuidarse más. Y ahora. Mistress Erlynne: No tiene usted buena cara del todo. mistress Erlynne. lady Windermere.. De repente sonríe y vuelve la cabeza hacia él) Lord Augusto. ¿No quiere usted llevarme el abanico. querido. Téngalo. (Yendo hacia el centro) ¡Oh! Ahora recuerdo. Ya sé que es un regalo suyo. mi querida lady Windermere. ¡Qué extraordinaria casualidad que tengamos el mismo nombre! Mistress Erlynne: Realmente extraordinaria... Dígame: ¿querría usted dármelo? Lord Windermere dice que puede usted regalármelo. quiero que sea lord Augusto. (Al ver a Mistress Erlynne) ¡Mistress Erlynne! Mistress Erlynne: ¿Cómo está usted. Entra Parker).171 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Mistress Erlynne: No importa. pero sepa usted que me he encaprichado enormemente por ese abanico que fui anoche lo bastante tonta para llevarme de su baile. Realmente. Lord Windermere. Gracias. Se acuesta usted demasiado tarde. Adiós. ¿quiere usted acompañarme hasta el coche? Podría usted llevarme el abanico. y eso es malo para usted.scribd. Pero tiene puesto mi nombre: «Margarita. lord Augusto? ¿Está usted del todo bien esta mañana? Lord Augusto: (Fríamente) Completamente bien. haciendo una inclinación a Lord Augusto. Lord Augusto: Buenos días. (Entra Lord Augusto). Va usted a encontrarme absurda. Buenos días. Hará que me acuerde siempre de usted. claro es.. (Se estrechan la mano. lord Augusto? http://www.» Mistress Erlynne: Pero ¡si tenemos el mismo nombre! Lady Windermere: ¡Oh! Lo había olvidado. Tomaré uno de alquiler. Parker: ¡Lord Augusto Lorton! El coche de mistress Erlynne ha llegado.com/Insurgencia . lord Augusto. No hay nada tan respetable en el mundo como un coche de alquiler típico. se lo daré con mucho gusto. Tengo un recado particular para la querida duquesa. Lord Windermere: ¡Permítame! Mistress Erlynne: No. Gracias.. tengo que despedirme de verdad.

Luego da media vuelta y sale por el centro. Lord Windermere: (Sonriendo y acariciándole los cabellos) ¡Niña! Tú y ella pertenecéis a mundos diferentes. Lord Augusto: ¡Arturo. En el tuyo no ha entrado nunca la maldad. Lady Windermere: No debemos volver a estarlo. Lord http://www. Mistress Erlynne: (Riendo) Claro que sí... Tendré una confianza absoluta en ti. es como cegarse uno mismo para poder pasear con más seguridad por un terreno lleno de abismos y de precipicios. ¡Oh Arturo! No me quieras menos y yo tendré en ti más confianza. Lady Winderemere: No digas eso. Lady Windermere: Es mejor que yo.. que había cerrado los ojos a la vida. Este mundo es el mismo para todos nosotros. (Al llegar a la puerta se vuelve a mirar por un momento a Lady Windermere. pasan por él cogidos de la mano. Y alguien que nos había separado. Cerrar los ojos a esa mitad de la vida que puede uno vivir tranquilamente.com/Insurgencia .. el pecado y la inocencia. Lady Windermere: No volverás ya nunca a hablar mal de mistress Erlynne. Sus ojos se encuentran.. mistress Erlynne. ¿verdad. Lord Windermere se estremece. seguida por Lord Augusto). ¡Lo llevará usted tan graciosamente! Usted llevaría cualquier cosa graciosamente.172 ACTO CUARTO Lord Augusto: Si lo desea usted realmente. me lo ha explicado todo! (Lady Windermere le mira horriblemente asustada. querido lord Augusto. Arturo. amor mío? Lady Windermere: (Sentándose en el sofá) Porque yo. Lord Windermere: (Llevándola cogida del talle) ¿Por qué dices eso. y el bien y el mal. Lord Windermere: Nosotros no hemos estado separados nunca. (Entra Lord Augusto por el centro). he estado al borde de ese precipicio. Arturo? Lord Windermere: (Con evidente gravedad) Es mejor de lo que podría suponerse. En la rosaleda de Selby hay rosas blancas y rojas.. Vámonos a Selby.scribd.

Fue a casa de Darlington exclusivamente por mi bien. al oír entrar a todos los que íbamos.com/Insurgencia .. maldito clima... ¡Malditos clubs... los vigila aterrada) http://www.. mistress Erlynne me ha hecho el honor de aceptar mi mano... se metió en otra habitación. Lady Windermere . Lady Windermere: (Cogiendo la mano de su marido) ¡Ah. Llamó primero al club..? Lord Augusto: (Adelantándose hacia ella y haciendo una profunda reverencia) Sí. y asustada. Nos hemos portado brutalmente con ella.. La única condición que impone es que vivamos siempre fuera de Inglaterra.... malditos cocineros. me ha explicado todas esas malditas cosas.. ¿mistress Erlynne. Es precisamente la mujer que me conviene. me siguió. lady Windermere. y al decirle que me había ido.173 OSCAR WILDE_EL ABANICO DE LADY WINDERMERE Chico.. La más adecuada de la Tierra. la cosa no puede ser más satisfactoria para mí. en pie. y lo hizo queriendo sacarme de dudas... maldito todo! ¡Estoy harto de todo! Lady Windermere: (Asustada) Entonces. Una magnífica idea.scribd. se casa usted con una mujer muy buena! Augusto coge a Windermere del brazo y le lleva las candilejas. Le habla muy de prisa y en voz baja. Lord Windermere: Pues es indudable que te casas con una mujer muy inteligente.. naturalmente. Hemos sido enormemente injustos con ella.. Como ves.

http://www.scribd.com/Insurgencia .

com/Insurgencia .scribd.LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Comedia de cuatro Actos http://www.

scribd.http://www.com/Insurgencia .

scribd. mayordomo Miss Prism.PERSONAJES Juan Worthing Lady Bracknell Algernon Moncrieff Honorable Gundelinda Fairfax Reverendo Canónigo Casulla Cecilia Cardew Merriman. criado http://www.com/Insurgencia . intitutriz Lane.

com/Insurgencia .scribd.http://www.

com/Insurgencia .Época actual.scribd. http://www.

scribd.com/Insurgencia .http://www.

invariablemente. Algernon: ¿Ha oído usted lo que estaba tocando. Algernon: Y.. los criados los que se beben el champaña? Lo pregunto simplemente a título de información. hablando de la ciencia de la Vida. La habitación está lujosa y artísticamente amueblada. y después que cesa la música. en HalfMoon Street. Algernon: (Los examina. anotó usted ocho botellas de champaña consumidas. Lane: Sí. He observado con frecuencia que en las casas de los hombres casados rara vez es de primer orden el champaña. Lane: Yo lo atribuyo a la calidad superior del vino. ¿ha hecho usted cortar los sandwiches de pepino para lady Bracknell? Lane: Sí. Lane? Lane: No creí que fuese de buena educación escuchar. Lane. señor. Algernon: ¿Por qué será que en una casa de soltero son. Óyese un piano en el cuarto contiguo. señor. el sentimiento es mi fuerte. Lane: Sí. señor. Lane está preparando sobre la mesa el servicio para el té de la tarde. entra Algernon. pero toco con expresión admirable. Guardo la ciencia para la vida. http://www. Algernon: Lo siento por usted entonces. coge dos y se sienta en el sofá) ¡Oh!.com/Insurgencia . Y a propósito. cuando lord Shoreman y míster Worthing cenaron conmigo. señor.. señor: ocho botellas y un litro más. En lo que al piano se refiere.181 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO ACTO PRIMERO Saloncito íntimo de mañana. en el piso de soltero de Algernon. (Los presenta sobre una bandeja). No toco correctamente —todo el mundo puede tocar correctamente—. he visto en su libro de cuentas que el jueves por la noche.scribd.

Yo nunca pienso en ella. señor. parece que no tienen en absoluto sentido de responsabilidad moral. Algernon: (Lánguidamente) No sé si me interesa mucho su vida familiar. (Entra Lane).com/Insurgencia . Algy! Algernon: (Severamente) Creo que es costumbre en la buena sociedad tomar un ligero refrigerio a las cinco. Lane. Algernon: Las ideas de Lane sobre el matrimonio parecen algo relajadas. ¿Dónde has estado desde el jueves pasado? Jack: (Sentándose en el sofá) En el campo. como de costumbre. señor. el placer! ¿Qué otra cosa trae la gente? ¡Ya te veo comiendo. no es un tema muy interesante. Lane: Míster Ernesto Worthing. mi querido Ernesto? ¿Qué te trae a la ciudad? Jack: ¡Oh. divierte a los demás. Algernon: Es naturalísimo y no lo dudo. Lane: No. Vase Lane). ¿para qué sirven en este mundo? Como clases. Algernon: ¿Has encontrado vecinos agradables en tu tierra del Shropshire? Jack: ¡Perfectamente horribles! No hablo nunca con ninguno de ellos.scribd. Nada más. si las clases inferiores no dan buen ejemplo. Lo cual es extraordinariamente aburrido. se divierte uno solo. Lane: Gracias. gracias. Realmente. el placer. Cuando está uno en el campo. señor. No he estado casado más que una vez. Fue a causa de un error entre una muchacha y yo. Algernon: ¿Y quiénes son esas gentes a las que diviertes? Jack: (Con tono ligero) ¡Oh! Vecinos. Lane. vecinos. (Entra Jack. http://www. Algernon: ¿Cómo estás. hasta ahora.182 ACTO PRIMERO Algernon: ¡Dios mío! ¿Tan desmoralizador es el matrimonio? Lane: Yo creo que es un estado muy agradable. (Vase). Tengo de él poquísima experiencia. Algernon: ¿Y qué haces enterrado allí? Jack: (Quitándose los guantes) Cuando está uno en la ciudad.

Algernon se interpone en el acto) Hazme el favor de no tocar lo «sandwiches» http://www. está muy bien. He venido a Londres expresamente para declararme a ella. Los divorcios se realizan en el cielo. Es muy romántico estar enamorado.. y entonces se acabó todo acaloramiento. Como que incluso pueden decirle a uno que sí. Jack: Estoy enamorado de Gundelinda. (Jack alarga la mano para coger un sandwich. ¿por qué todas estas tazas? ¿Por qué estos «sandwiches» de pepino? ¿Por qué este loco derroche en un hombre tan joven? ¿Quién va a venir a tomar el té? Algernon: ¡Oh! Solamente tía Augusta y Gundelinda. La verdadera esencia del romanticismo es la incertidumbre. el Shropshire es tu patria chica. claro es. mi querido Algy.com/Insurgencia .183 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: ¡De qué modo más enorme debes divertirlos! (Se levanta y coge un sandwich) A propósito..scribd. generalmente... El tribunal de Divorcio fue especialmente inventado para la gente cuya memoria está tan curiosamente constituida. ¡Hola!. Pero no hay nada romántico en una declaración definitiva. Algernon: Yo creí que habías venido en busca de placer. ¿verdad? Jack: ¿Eh? ¿El Shropshire? Sí. Jack: Eso no lo dudo. tu manera de «flirtear» con Gundelinda es perfectamente vergonzosa. Si alguna vez me caso. Jack: ¡Es perfectamente encantador! Algernon: Sí. Jack: ¡Qué poco romántico eres! Algernon: Realmente. haré todo lo posible por olvidar el hecho. Yo creo que así sucede. Jack: ¿Puedo preguntar por qué? Algernon: Chico. pero temo que a tía Augusta no le agrade mucho que estés aquí. Es casi tan inicua como la manera de «flirtear» Gundelinda contigo. A esto lo llamo yo negocios. Algernon: ¡Oh! Es inútil hacer reflexiones sobre ese tema. no veo nada romántico en una declaración.

Algernon: Traiga la pitillera que se dejó míster Worthing en el salón de fumar la última vez que cenó aquí. y esta manteca. pues tú te los comes todo el tiempo. Jack: (Aproximándose a la mesa y sirviéndose él mismo) Y este pan. yo no doy mi consentimiento. pero no es necesario que comas así como si fueras a engullírtelo todo. Algernon: Bien. mi querido amigo. tendrás que aclararme por completo el asunto de Cecilia. Están preparados especialmente para tía Augusta. He estado escribiendo furibundas cartas a Scotland Yard sobre esto. (Entra Lane). Jack: ¡Cecilia! ¿Qué quieres decir? ¿Qué quiere decir eso de Cecilia. Jack: ¿Eso quiere decir que te has guardado todo este tiempo mi pitillera? Podías haber tenido la bondad de comunicármelo. No lo consideran decoroso. son igualmente buenos. Gundelinda está condenada al pan con manteca. Eso explica el número extraordinario de solteros que se ven por todas partes. En segundo lugar.184 ACTO PRIMERO de pepino. Algy? No conozco a nadie que se llame Cecilia. Jack: Bueno. señor. Ella es mi tía. Estaba a punto de ofrecer una espléndida gratificación. Es una gran verdad. (Vase).scribd. ni creo que lo estés jamás. Jack: ¿Por qué dices eso? Algernon: Pues. (Coge uno y se lo come). en primer lugar. Jack: ¡Oh. (Coge el plato de debajo) Ten un poco de pan con manteca. Algernon: Eso es completamente distinto. Jack: ¡Tu consentimiento! Algernon: Mi querido amigo. porque las muchachas no se casan nunca con los hombres con quienes «flirtean». qué tontería! Algernon: No lo es. http://www. Te conduces como si estuvieras casado ya con ella. El pan con manteca es para Gundelinda.com/Insurgencia . Y antes de permitir que te cases con ella. Lane: Bien. (Toca el timbre). Gundelinda es prima hermana mía. No lo estás aún.

Y además. ya que quieres saberlo: ocurre que Cecilia es mi tía. Algernon: Me veo precisado a decirte que me parece eso un poco roñoso en ti. una cuestión sobre la cual debe estarle permitido a una tía http://www. porque ahora que veo la inscripción de la parte de dentro. pero esta pitillera no es tuya. compruebo que el objeto no es tuyo. Es una cosa indigna de un caballero leer una pitillera particular. Es esta. ¿qué misterio hay en eso? Unas tías son grandes y otras no lo son. No es un tema para hablar en privado. te ruego que la ofrezcas. si es tía tuya y si vive en Tunbridge Welss? (Leyendo) «De la pequeña Cecilia. puesto que se ha encontrado la cosa. con su más tierno amor. Sale Lane). no importa. Algernon: ¡Tu tía! Jack: Sí. (Dirigiéndose hacia él) Me lo has visto cien veces y no tienes ningún derecho a leer lo que hay escrito dentro. y tú has dicho que no conocías a nadie de ese nombre. y no me propongo discutir sobre la cultura moderna.com/Insurgencia . Devuélveme eso en seguida. Yo necesito simplemente recuperar mi pitillera.185 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: Bien. (Abre la pitillera y la examina) Sin embargo. Algy. Jack: Bueno. encantadora. Vive en Tunbridge Wells. Algernon: (Refugiándose detrás del sofá) Pero ¿por qué se llama a sí misma «la pequeña Cecilia». Algernon: ¡Oh! Es absurdo tener una regla rigurosa e invariable sobre lo que debe y no debe leerse. Más de la mitad de la cultura moderna depende de lo que no debería leerse. Jack: No hay que ofrecer ya una espléndida gratificación. una señora vieja. indudablemente. Jack: Es un hecho del que estoy perfectamente enterado. (Entra Lane con la pitillera sobre una bandeja. Ernesto.» Jack: (Dirigiéndose hacia el sofá y arrodillándose sobre él) Chico. Esta pitillera es un regalo de alguien que se llama Cecilia. después de todo. Casualmente estoy más a la cuarta pregunta que de costumbre.scribd. Algernon la coge inmediatamente. Jack: Claro que es mío. Algernon: Sí.

llame tío a su propio sobrino. Jack: No. y la pitillera me la dieron en el campo. lo reconozco. Vamos. (Persigue a Algernon alrededor de la estancia). 4. Algernon: Sí. eso es precisamente lo que hacen siempre los sacamuelas. devuélveme mi pitillera. Pero ¿por qué tu tía te llama tío suyo? «De la pequeña Cecilia. continúa! Cuéntamelo todo. Algernon: Claro. hablas exactamente igual que un sacamuelas. (Saca una de su cartera) «Míster Ernesto Worthing. Algernon: Tú siempre me has dicho que eras Ernesto. Es perfectamente absurdo decir que no te llamas Ernesto. en que una tía. ¡Crees que todas las tías deben ser exactamente iguales a la tuya! ¡Eso es absurdo! Por amor de Dios. me llamo Ernesto en la ciudad y Jack en el campo. Jack: Mi querido Algy. pero eso no explica por qué tu pequeña tía Cecilia. Tienes el aspecto de llamarte Ernesto. te llama su querido tío. sea cual fuere su tamaño. Yo te he presentado a todo el mundo como Ernesto.com/Insurgencia .» No hay nada censurable. y es muy vulgar hablar lo mismo que un sacamuelas cuando uno no lo es. Jack: ¿Bunburysta? ¿Qué diablos quieres decir con eso de bunburysta? http://www. Te advierto que siempre he sospechado que eras un consumado y secreto bunburysta. harías mucho mejor en desembuchar de una vez. Eres la persona de aspecto más formal que he visto en mi vida. Aquí hay una. B.scribd. que vive en Tunbridge Wells. tú no te llamas Jack. Además.» La conservaré como prueba de que tu nombre es Ernesto. (Se guarda la tarjeta en el bolsillo). no me llamo Ernesto. Está en tus tarjetas. con su más tierno amor. a Gundelinda o a cualquier otro. Produce una falsa impresión. The Albany.186 ACTO PRIMERO decidir por sí misma. si alguna vez intentas negármelo a mí. es lo que no puedo comprender. y ahora estoy completamente seguro. chico. a su querido tío Jack. ¡Vamos. Respondes al nombre de Ernesto. en absoluto: te llamas Ernesto. me llamo Juan. Algernon: Sí. Jack: Pues bien sea.

Pero dame mi pitillera primero. tiene uno que adoptar una actitud moral elevadísima en todas las ocasiones.. Cecilia me llama tío por motivos de respeto que serías incapaz de apreciar.com/Insurgencia . ¿Por qué eres Ernesto en la ciudad y Jack en el campo? Jack: Mi querido Algy. Lo que puedo decirte con franqueza es que ese sitio no está en el Shropshire. querido. miss Prism. http://www. completamente imposible! Jack: Eso no estaría del todo mal. Jack: Mi querido amigo. ¡La vida moderna sería aburridísima si la verdad fuera una u otra cosa. en el campo. y la literatura moderna. sigue. Ahora. en cuanto tengas la suficiente bondad para informarme de por qué eres Ernesto en la ciudad y Jack en el campo. Esta es. y nunca sencilla. vive en mi casa. y que se mete en lo más horrorosos berenjenales. me nombró en su testamento tutor de su nieta. no sé si serás capaz de comprender mis verdaderos motivos. Algernon: La verdad es rara vez pura. En realidad. (Se sienta en el sofá). miss Cecilia Cardew. es perfectamente vulgar. Cuando se desempeñan las funciones de tutor. Y como una actitud moral elevada es realmente muy poco ventajosa para la salud y la felicidad. No vamos a invitarle. Algernon: A propósito: ¿dónde está ese sitio en el campo? Jack: Eso no te importa. no hay absolutamente nada inverosímil en mi explicación. a fin de poder venir a Londres he simulado siempre que tenía un hermano menor llamado Ernesto. que me prohijó cuando yo era un niño. No eres lo suficientemente serio. Jack: Bueno. Algernon: ¡Ya me lo suponía. al cuidado de su admirable institutriz.scribd. amigo mío! He «bunburyzado» todo el Shropshire en dos ocasiones distintas. (Le entrega la pitillera) Ahora formula tu explicación y te ruego que la inventes inverosímil. pura y sencilla. toda la verdad.. El viejo míster Thomas Cardew. Es un deber hacerlo.187 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: Te revelaré el significado de esa expresión incomparable. mi querido Algy. Algernon: Aquí está. que vive en Albany.

que flirtea siempre con su marido de un extremo a otro de la mesa. Bunbury es enteramente inestimable. por ejemplo. Me colocarían al lado de Mary Farquhar. Algernon: Ya lo sé. ¡Hace tan mal efecto!. no es ni siquiera decente. En realidad. he cenado con ella el lunes.. a fin de poder venir a Londres cuántas veces quieras. Jack: ¿Qué demonios quieres decir? Algernon: Tú has inventado un hermano menor llamado Ernesto. a fin de poder marcharme al campo cuando me parece. chico. Nada irrita tanto a la gente como no recibir invitaciones. Es una tontería por tu parte. Eres uno de los bunburystas más adelantados que conozco. pues estoy comprometido con tía Augusta hace más de una semana.scribd. Tú eres realmente un bunburysta.. es sencillamente. Sin la mala salud extraordinaria de Bunbury. En segundo lugar. Es completamente escandaloso el número de señoras en Londres que flirtean con sus maridos.com/Insurgencia . Jack: Harías mucho mejor en cenar con tu tía Augusta. Yo he inventado un inestimable enfermo crónico llamado Bunbury.188 ACTO PRIMERO Algernon: La crítica literaria no es tu fuerte. y cenar con parientes una vez a la semana es muy suficiente. Además. siempre que ceno allí.. Tenía yo razón en absoluto al decir que eras un bunburysta. sé perfectamente al lado de quién me colocarían esta noche.. y es una costumbre que toma un incremento enorme. Jack: Yo no te he invitado a cenar conmigo en ninguna parte esta noche. Debes dejarla a los que no ha estado en una Universidad. como lavar en público la ropa limpia.. cenar contigo esta noche en Willis. Y esto no es muy agradable. me tratan como a un miembro de la familia y me obligan a marcharme sin compañía femenina o con dos mujeres. Algernon: No tengo la menor intención de hacer semejante cosa. En tercer lugar. Eres de un descuido absurdo cuando se trata de enviar invitaciones.. no me sería posible. Primeramente. ¡La hacen tan bien en los diarios!. No intentes hacerla. ahora http://www.

Algernon: Sí. te alegrarás mucho de conocer a Bunbury. es de suponer. ¿podré cenar contigo esta noche en Willis? Jack: Si te empeñas. Jack: ¡Por amor de Dios. Unicamente los parientes o los acreedores llaman de esa manera vagneriana.. Vamos. mi querido amigo. Un hombre que se casa sin conocer a Bunbury se sentirá siempre aburridísimo. Algernon: Nada me moverá a deshacerme de Bunbury. si logro entretenerla durante diez minutos. Ya es más bien una lata. Jack: Eso es una tontería. no.. Pareces no darte cuenta de que en la vida conyugal tres representan una compañía.com/Insurgencia . Algernon: Hoy día. esa es la teoría que el corruptor teatro francés ha venido propagando estos últimos cincuenta años. lo cual me parece extraordinariamente problemático. Si Gundelinda me dice que sí. no intentes ser cínico! Es facilísimo serlo. Quiero revelarte sus reglas. Existe una competencia estúpida para todo. y eso es lo que el venturoso hogar inglés ha demostrado en la mitad de ese tiempo. http://www. te garantizo que no tendré necesidad de conocer a Bunbury. Así es que voy a deshacerme de Ernesto. y dos.189 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO que sé que eres un bunburysta consumado. Le mataré de todas maneras.. Si me caso con una muchacha tan encantadora como Gundelinda —y es la única muchacha que he visto en mi vida con la que quisiera casarme—. Cecilia se interesa un poco demasiado por él. Algernon: Entonces querrá conocerle tu mujer. como es natural. Jack: Yo no soy bunburysta en absoluto. hablarte del bunburysmo. mataré realmente a mi hermano. deseo. no hay nada fácil. para que tengas ocasión de declararte a Gundelinda. Jack: (Sentenciosamente) Mi querido y joven amigo.scribd. Y te aconsejo vivamente que hagas lo mismo con míster. con ese amigo tuyo enfermo. (Se oye sonar un timbre eléctrico) ¡Ah! Esa debe de ser tía Augusta. y si te casas alguna vez. que tiene un nombre tan absurdo.

No he visto nunca una mujer tan cambiada: parece enteramente veinte años más joven. aterrado. Lady Bracknell: Buenas tardes. (Entra Lane). ni siquiera pagando al contado. (Gundelinda y Jack se sientan juntos en un rincón). Lady Bracknell: ¿Quieres venir a sentarte aquí.scribd. (Se dirige hacia la mesa de té).. He ido dos veces. querido Algernon. la bandeja vacía) ¡Dios mío. Algernon: Muy bien. esas dos cosas van pocas veces juntas. (Ve a Jack y le hace un saludo glacial). Detesto a la gente que no se porta seriamente cuando se trata de comidas ¡Demuestra tal trivialidad por su parte!. Siempre bueno. ¿verdad? Algernon: Me siento muy bien.. Entran Lady Bracknell y Gundelinda). Algernon: (A Gundelinda) ¡Qué elegante estás. tía Augusta. No había estado allí desde la muerte de su pobre marido. Algernon. míster Worthing? Jack: Es usted absolutamente perfecta. querida! Gundelinda: ¡Yo siempre estoy elegante! ¿No es verdad.190 ACTO PRIMERO Algernon: Sí. Algernon: ¿Que no había pepinos? Lane: No. estoy aquí muy cómoda.com/Insurgencia . pero que sea en serio. En realidad. me refería yo a la otra bondad. Y ahora voy a tomar una taza de té y unos de esos exquisitos «sandwiches» de pepino que me prometiste. Lady Bracknell: Lo cual no es lo mismo. Lane! ¿Cómo no hay aquí «sandwiches» de pepino? Los encargué especialmente. Lane: Lady Bracknell y miss Fairfax. Gundelinda: ¡Oh! Espero no serlo. tía Augusta. pero no he tenido más remedio que ir a ver a nuestra querida lady Harbury. Gundelinda? Gundelinda: Gracias mamá. señor. Lane: (Con gran seriedad) No había pepinos en el mercado esta mañana señor. Algernon: (Levantando. No tendría entonces ocasión de mejorar y procuro mejorar en muchas cosas. http://www. Lady Bracknell: Siento haber llegado un poco tarde. miss Fairfax. (Algernon se adelanta al encuentro de ellas.

pues debo decirte. pero el hecho es que acabo precisamente de recibir un telegrama diciéndome que mi pobre amigo. Lane: Gracias. La enfermedad. que. gracias. ¡y tan cariñosa con su marido! Resulta encantador verlos. Algernon: Es muy fastidioso. tía Augusta.com/Insurgencia . ni siquiera pagando al contado. Lo que no sabría decir. a mí juicio es hora ya de que míster Bunbury se decida por fin a vivir o a morirse. Lady Bracknell: (Frunciendo el ceño) Espero que no.scribd. Pienso que hagas compañía a Mary Farquhar. Algernon. Algernon: Me desconsuela muchísimo. Algernon. el pobre Bunbury es un caso desesperado. Tengo un verdadero agasajo para ti esta noche. Lady Bracknell: El color ha cambiado realmente. ya está acostumbrado. Es una mujer verdaderamente deliciosa. Algernon. He tomado unas pastas con lady Harbury. que no hubiese allí pepinos. La http://www. Algernon: He oído decir que se le había vuelto el pelo completamente rubio. Algernon: Temo. Lane. La considero morbosa. (Algernon cruza la estancia y sirve el té) Gracias. (Cambiando una mirada con Jack) Creo que debo estar allí con él. naturalmente. Su indecisión en esto es absurda. Bunbury está otra vez gravísimo. sea la que fuere. señor. No apruebo en modo alguno la simpatía moderna hacia los enfermos crónicos. que me parece vivir ahora dedicada en absoluto al placer. Tu tío tendría que cenar arriba. no es cosa que debe alentarse en el prójimo. Lady Bracknell: No importa. y no necesito decir lo que me contraría. (Vase). es la causa de ese cambio. de pena. Algernon. Lady Bracknell: Es muy extraño. tener que renunciar al placer de cenar con usted esta noche. Me desbarataría la mesa por completo. Ese míster Bunbury padece de una mala salud singularísima.191 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: Está bien. Algernon: Sí. Afortunadamente. Lady Bracknell: Bueno. tía Augusta.

y si se toca música mala. y creo poder prometerle a usted que estará muy bien el sábado. de mi parte. lo cual es peor aún.192 ACTO PRIMERO salud es el primer deber en la vida. lo cual no era mucho. http://www. Algernon: Hablaré a Bunbury. o ponen unas caras escandalizadas. (Levantándose y siguiendo a Algernon) Estoy segura de que el programa quedará encantador después de algunos expurgos. y. Algernon. la gente no escucha. se lo ruego. Lady Bracknell: Gracias. Y eso me pone nerviosísima. Te quedaría muy obligada si le suplicases a míster Bunbury. Gundelinda. Pero el alemán suena a idioma perfectamente respetable. miss Fairfax! Gundelinda: No me hable usted del tiempo. lo cual es vulgar. Es mi última recepción y necesito algo que anime las conversaciones. pero él no parece hacer mucho caso.. tía Augusta. mamá. en la mayoría de los casos. (Lady Bracknell y Algernon pasan a la sala de música. La gente parece siempre creer que son indecentes. si es que no ha perdido aún la cabeza. que hiciese el favor de no tener recaída el sábado. ¿quieres venir conmigo? Gundelinda: Voy. cuando la gente ha dicho realmente todo que tenía que decir. No puedo permitir canciones francesas.com/Insurgencia .scribd. sobre todo a fin de temporada. Mire usted: si se toca buena música. Gundelinda se queda atrás).. Pero repasaré el programa que he bosquejado. la gente no habla. a juzgar por la leve mejoría que experimenta en sus dolencias. Se lo estoy diciendo siempre a su pobre tío. míster Worthing. o se ríen a carcajadas. Claro es que el concierto ofrece grandes dificultades. eres muy previsor. y realmente yo creo que lo es. probablemente. Jack: ¡Qué hermoso día hace. pues cuento contigo para organizar mi concierto. Siempre que una persona me habla del tiempo tengo la absoluta seguridad de que quiere dar a entender otra cosa.. si quiere usted tener la amabilidad de entrar en la habitación contigua un momento.

míster Worthinh. Jack: Y yo quisiera que me fuese permitido aprovechar la ocasión favorable creada por la ausencia momentánea de lady Bracknell. Gundelinda: Yo le aconsejaría.. Gundelinda: ¡Mi Ernesto! Jack: Pero ¿no querrá usted realmente decir que no podría amarme si no me llamase Ernesto? Gundelinda: Pero usted se llama Ernesto. sin duda. estaba usted lejos de serme indiferente. Aun antes de conocerle..scribd. (Jack la mira atónito) Vivimos. ya lo sé. Es un hecho que nos recuerdan constantemente en las revistas mensuales más caras y que ha llegado... Gundelinda: Sí. pero suponiendo que me llamase de otro modo. que lo hiciese. ¿quiere usted decir que entonces le sería imposible amarme? http://www. desde que la conocí a usted la admiré más que a ninguna otra muchacha. Jack: (Nerviosísimo) Miss Fairfax.. Jack: ¿Me ama usted de verdad. comprendí que estaba destinada amarle a usted. ya estoy perfectamente enterada de eso.. por lo menos. en público. no me equivoco nunca.. Ha tenido usted siempre para mí un encanto irresistible. Jack: Sí. en una época de ideales. Y con frecuencia he deseado que hubiera usted sido más expresivo. Desde el momento en que tenía un amigo llamado Ernesto. como usted sabe. Mamá tiene una manera de volver a entrar de repente en una habitación. Gundelinda? Gundelinda: ¡Apasionadamente! Jack: ¡Vida mía! No sabe usted lo feliz que me hace.193 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Jack: Yo quiero dar a entender otra cosa. Gundelinda: Ya me lo figuraba. según me han dicho. Realmente. la conocí. hasta los púlpitos de provincias. Hay en este nombre algo que inspira una absoluta confianza. Desde que la conocí a usted.com/Insurgencia . y mi ideal ha sido siempre amar a un hombre que se llamase Ernesto. que me ha obligado a reñirla muchas veces.

debo confesar que hay.scribd. miss Fairfax. y. Produce vibraciones. No. Gundelinda: ¿Casarnos. tiene poquísima música ese nombre. una especulación metafísica. No se ha tratado ni siquiera de este asunto. Jack: Bueno. No hay un momento que perder. Pero usted no se me ha declarado todavía. es preciso que nos casemos inmediatamente. es preciso que vaya a bautizarme... me tiene sin cuidado llamarme Ernesto. a mi juicio. Creo que Jack. Gundelinda: Le adoro. Es un nombre divino.194 ACTO PRIMERO Gundelinda: (Con volubilidad) ¡Ah! Eso es verdaderamente. la verdad.. Probablemente no le estará permitido conocer jamás el placer arrebatador de un solo momento de soledad. es un nombre encantador. Tiene música propia. Además. sin excepción. eran de una fealdad extraordinaria. por ejemplo.. se lo digo con toda franqueza. Gundelinda. y todos ellos. Gundelinda: ¿Jack?. No creo que ese nombre me siente del todo bien... como la mayoría de las especulaciones metafísicas.com/Insurgencia . Jack es el nombre corriente de los infinitos Juanes. míster Worthing? Jack: (Estupefacto) Naturalmente.. Y yo compadezco a toda mujer que se casa con un hombre llamado Juan. Ya sabe usted que la amo. Realmente. Jack: Personalmente... criados. No me ha hablado usted para nada de casamiento. No conmueve. Jack: Gundelinda. tiene muy poca relación con lo hechos efectivos de la vida real. el único nombre que merece confianza es Ernesto. si es que realmente tiene alguna. amor mío. No produce absolutamente ninguna vibración. tal como los conocemos.. y usted me ha hecho creer que yo no le era completamente indiferente. He conocido varios Jacks. ¿puedo declararme ahora? http://www. Gundelinda: Le sienta a usted perfectamente.. digo. una porción de nombres mucho más bonitos. Jack: Pues yo.

yo. Jack: ¡Gundelinda! Gundelinda: Sí. Gundelinda: ¡Claro que quiero. (Se levantan ambos). completamente azules.195 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Gundelinda: Me parece que sería una ocasión admirable. pero los hombres se declaran muchas veces para ejercitarse. Lady Bracknell: Perdona. Todas mis amigas me lo dicen. ¡Qué. míster Worthing.. según los casos.scribd. ¿quiere usted casarse conmigo? (Se arrodilla). Sé que mi hermano Gerardo lo hace. o tu padre. Gundelinda: Sí. Ella se lo impide) Te ruego encarecidamente que te retires. Es cosa que debe presentársele a una muchacha como sorpresa. Jack: Gundelinda. Ernesto! Son completamente. si su salud se lo permite. Gundelinda: Sí. te lo participaremos. tú no eres la prometida de nadie.. si puedo preguntarlo? Gundelinda: Soy la prometida de míster Worthing. No es asunto que pueda permitírsele arreglar por su cuenta.. Lady Bracknell: ¿Acabado del qué. Jack: No he amado a nadie en el mundo más que a usted. Lady Bracknell: ¡Míster Worthing! Levántese usted.. vida mía!. encanto mío. míster Worthing. ojos azules más maravillosos tiene usted. Es muy indecorosa. Y ahora http://www. creo manifestarle con toda franqueza y de antemano que estoy completamente decidida a decirle que sí. Espero que me mirará usted siempre así. Gundelinda: ¡Mamá! (Él intenta levantarse. pero usted no lo dice. Cuando seas la prometida de alguien. sobre todo cuando haya gente delante. (Entra Lady Bracknell). agradable o desagradable. míster Worthing no ha acabado del todo. caballero. ¡Cuánto tiempo ha tardado usted en decirlo! Temo que tenga usted muy poca experiencia en materia de declaraciones. ¿Qué tiene usted que decirme? Jack: Ya sabe usted lo que tengo que decirle. Esto no es tu sitio. Y para evitarle toda posible desilusión. mamá. Además. de esa postura semitumbada.com/Insurgencia .

al coche! Gundelinda: Sí. operamos juntas. ¿En qué caso está usted? Jack: (Después de una ligera vacilación) Yo no sé nada. Jack: Gracias. No obstante lo cual. debo confesar que fumo. se vuelve) ¡Gundelinda. http://www. Si lo produjese. Lady Bracknell mira vagamente a su alrededor. La teoría de la educación moderna es íntegra y radicalmente falsa. Gundelinda: (En tono de reproche) ¡Mamá! Lady Bracknell: En el coche. estoy completamente dispuesta a anotar el nombre de usted si sus respuestas son las que requiere una madre verdaderamente cariñosa. la educación no produce el menor efecto. (Sale volviéndose para mirar a Jack). Hay demasiados hombres ociosos en Londres. Un hombre debe tener siempre una ocupación cualquiera. He sido siempre de opinión de que un hombre que desea casarse debería saberlo todo o no saber nada. No consiento la menor información de la ignorancia natural. aunque tengo la misma que la querida duquesa de Bolton. espérame abajo en el coche Gundelinda. míster Worthing. Ella y Jack se tiran besos por detrás de Lady Bracknell . ¿Fuma usted? Jack: Pues bien: sí. mamá. Lady Bracknell: Me alegra saberlo. Lady Bracknell: (Sentándose) Puede usted sentarse. lady Bracknell. La ignorancia es como un delicado fruto exótico: se la toca y desaparece la pelusilla. (Gundelinda se dirige hacia la puerta. Lady Bracknell: (Lápiz y cuadernito de notas en la mano) Me creo en la obligación de decirle que no está usted en mi lista de muchachos elegibles. prefiero estar en pie. lady Bracknell.scribd. Lady Bracknell: Una edad excelente para casarse. ¿Qué edad tiene usted? Jack: Veintinueve años. Gundelinda. Mientras se las hago. como intentando comprender qué ruido es aquél.com/Insurgencia . Lady Bracknell: Me alegro. míster Worthing. (Saca de su bolsillo un cuadernito de notas y un lápiz). en Inglaterra al menos. En realidad. Por último. Afortunadamente.196 ACTO PRIMERO tengo que hacerle a usted unas cuantas preguntas.

scribd. los cazadores furtivos son los únicos que sacan algo de ella. tengo una casa en la plaza de Belgravia.197 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO representaría un serio peligro para las clases altas. Lady Bracknell: ¿Una casa de campo? ¿Con cuántas alcobas? Bueno. Lady Bracknell: ¿Lady Bloxham? No la conozco. probablemente. Jack: Sí. Claro es que puedo disponer de ella siempre que quiera avisando con seis meses de anticipación. ¿Qué número de la plaza de Belgravia? Jack: Ciento cuarenta y nueve. ¿Tiene usted casa en Londres. eso no es una garantía de respetabilidad personal. Sin embargo. ese punto puede aclararse después. Ya me figuraba yo que había algo. pero está alquilada por años a lady Bloxham. un beneficio o un placer. principalmente. Lady Bracknell: Eso es satisfactorio. Lady Bracknell: (Tomando nota en su cuadernito) ¿En tierras o en papel? Jack: En inversiones. ¿Qué renta tiene usted? Jack: De siete a ocho mil libras al año. me figuro? Una muchacha de un carácter tan sencillo y poco maleado como Gundelinda no hay que pensar ni por un momento que viva en el campo. a actos de violencia en Grosvenor Square. claro es. Jack: ¡Oh! Sale poquísimo. y daría lugar. en todo caso. eso podría modificarse fácilmente. pero no procede de eso mi verdadera renta. unas novecientas cuarenta y tantas fanegas. creo yo. En realidad. Jack: ¿La moda o el lado? http://www. Lady Bracknell: (Moviendo la cabeza) El lado que no está de moda. Es cuanto puede decirse de la tierra. ajenas a ella. Entre los deberes que la esperan a una en el transcurso de la vida y los deberes que la exigen a una después de muerta.com/Insurgencia . Le da a una posición y le impide mantenerla. por lo que he podido comprobar. la tierra ha dejado de ser. Jack: Tengo una casa de campo con unas tierras. Lady Bracknell: ¡Ah! En los tiempos que corren. Es una señora de edad muy avanzada.

O vienen a hacernos la tertulia por la noche. Estaría más cerca de la verdad diciendo que mis padres parecen haberme perdido. perder a los dos parece un descuido. Y ahora vamos a los asuntos secundarios. anciano caballero. en fin: un saco de mano corriente. no saberlo. Fui.198 ACTO PRIMERO Lady Bracknell: (Con seriedad) Supongo que ambos. de carácter muy caritativo y bondadoso. ¿Quién era su padre? Evidentemente... realmente. ¿Qué es usted en política? Jack: Pues bien: temo realmente no ser nada. Lady Bracknell: Perder a uno de los dos. Cenan con nosotros. Estaba yo en un saco de mano —un saco de mano un tanto grande.scribd. bueno. porque la casualidad hizo que tuviera en aquel momento en su bolsillo un billete de primera clase para Worthing. que le he dicho que había perdido a mis padres. en todo caso. míster Worthing. me encontró y me dió el nombre de Worthing.. Lady Bracknell: ¿En un saco de mano? Jack: (Con mucha seriedad) Sí. Es una playa concurrida. puede considerarse como una desgracia. Lady Bracknell: ¿En qué sitio tropezó ese míster James o Thomas Cardew con ese saco de mano corriente? http://www.com/Insurgencia . un hombre de alguna fortuna. El hecho es lady Bracknell. Actualmente no sé quien soy por mi nacimiento. o se había encumbrado en la esfera de la aristocracia? Jack: Temo.. ¿Había nacido en lo que los periódicos radicales llaman la púrpura del comercio. Lady Bracknell: ¡Oh! Eso le coloca entre los «tories». lady Bracknell. con asas—. Soy tan solo liberal unionista. de cuero negro.. fui encontrado. Lady Bracknell: ¡Encontrado! Jack: El difunto míster Thomas Cardew. ¿Sus padres viven? Jack: Los he perdido. Worthing es un pueblo del condado de Sussex. si es preciso. Lady Bracknell: ¿Dónde le encontró a usted ese caballero caritativo que tenía un billete de primera clase para esa playa concurrida? Jack: (Gravemente) En un saco de mano.

me parece una manifestación de desprecio hacia el decoro de la vida de familia. antes que haya terminado por completo la temporada. ¿Y supongo que sabrá usted adónde condujo aquel desdichado movimiento? En cuanto al sitio exacto en el cual fue encontrado el saco de mano. en mi tocador. Míster Worthing. ni a contraer parentesco con un bulto http://www. Lady Bracknell: Le aconsejaría vivamente. Lady Bracknell: La línea no tiene importancia. por el suyo.199 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Jack: En la guardarropa de la estación Victoria. ya sea con asas o sin ellas. lady Bracknell. Jack: ¿Puedo preguntarle qué me aconsejaría usted hacer? No necesito decirle que lo haría todo por asegurar la felicidad de Gundelinda. Lady Bracknell: ¿En el guardarropa de la estación Victoria? Jack: Sí. Se lo dieron. Jack: Pues no veo cómo voy a arreglármelas para eso. una muchacha educada con el mayor cuidado.scribd. o por lo menos haber sido criado en un saco de mano. pero no podría. en modo alguno. Puedo presentar el saco de mano en cualquier momento. considerarse como una base segura para cimentar una posición reconocida en la buena sociedad. que procurase adquirir unos parientes lo antes posible y que hiciera un esfuerzo decisivo para presentar por lo menos. el guardarropa de una estación de ferrocarril podría servir para ocultar una indiscreción social —y realmente es muy probable que haya sido utilizado para ese fin antes de ahora—. Línea de Brighton. Creo que podría usted realmente darse por satisfecha. a uno de los dos autores de sus días de cualquier sexo. en un guardarropa. equivocadamente. Lady Bracknell: ¡Yo caballero! ¿Qué tengo yo que ver con eso? ¡No me imaginará usted que yo y lord Bracknell vamos a cometer la locura de casar a nuestra única hija. Lo tengo en mi casa. que recuerda los peores excesos de la Revolución francesa. míster Worthing.com/Insurgencia . confieso que me siento un poco turbada por lo que acaba usted de decirme. Nacer.

toca una marcha nupcial. sencillamente. somos novios. Jack: ¡Buenos días! (Algernon. míster Worthing! (Sale rápidamente con majestuosa indignación). Perdóname. desde el aposento contiguo. Jack: ¡Es muy ingenioso!. (Una pausa) ¿Tú crees. no sé a qué se parece una Gorgona. Algy. es un monstruo. Es lo único que me los hace soportables. http://www. Y es la suya. Algy! ¡Qué idiota eres! (Cesa la música y entra Algernon con cara risueña). no toques esa pieza fúnebre. Esa es su tragedia. Algernon: ¿Salió todo bien chico? ¿No irás a decirme que te dio calaba- zas Gundelinda? Sé que es una costumbre suya. Tú siempre necesitas discutirlo todo. No he tropezado nunca con una Gorgona semejante. Jack: ¡Oh! Con Gundelinda la cosa marcha como sobre ruedas. Jack: Bueno. no quiero discutirlo. Algernon: Pero chico. Está siempre rechazando pretendientes.200 ACTO PRIMERO de viaje! ¡Buenos días. Jack: Te doy mi palabra de que si yo pensase eso me mataría. Los parientes son. un hatajo de gente fastidiosa que no tiene la más remota noción de cómo hay que vivir ni el más ligero instinto de cuándo debe morirse.com/Insurgencia . Algy.. Me parece que no debía hablar así de tu tía delante de ti. si a mí me gusta oír maltratar a mis parientes. De todas maneras. Jack: ¡Oh.. lo cual resulta más bien injusto. Algernon: Precisamente para eso están hechas las cosas desde sus orígenes. Jack.scribd. y no mitológico. con aire muy furioso. eso es un disparate! Algernon: No lo es. se dirige hacia la puerta) ¡Por amor de Dios. No les ocurre igual a los hombres. En realidad. Por lo que a ella se refiere. pero estoy segurísimo de que lady Bracknell lo es.. Su madre es completamente inaguantable. que existe alguna probabilidad de que Gundelinda llegue a parecerse a su madre dentro de ciento cincuenta años? Algernon: Todas las mujeres llegan a parecerse a sus madres. Lo encuentro muy mal en ella..

Ya me he desembarazado de él. agradable e inteligente. Harías mucho mejor en hablar de un fuerte enfriamiento. La cosa ha llegado a ser una verdadera calamidad pública. Jack: ¿Estás seguro de que un fuerte enfriamiento no es hereditario.com/Insurgencia .201 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: Está perfectamente expresado. muy bien. de que no es nada familiar? Algernon: Claro que no lo es. Jack: Entonces. si es fea. Algernon: ¿Y qué le has dicho de tu hermano? ¿Del perdido de Ernesto? Jack: ¡Oh! Antes de fin de semana me habré desembarazado de él. pero eso es hereditario. o hacérselo a otra. Y es tan cierto como puede serlo cualquier observación en la vida civilizada. ¿De qué hablan? Algernon: ¿Los tontos? ¡Oh! ¡De los listos. Es una de las cosas que vienen de familia. A mi pobre hermano Ernesto se lo ha llevado Paleta repentinamente en París de un fuerte enfriamiento. si es bonita. Jack: ¡Oh! Eso es una tontería. ¿verdad? Algernon: Sí. como es natural! Jack: ¡Qué tontos! Algernon: A propósito: ¿Le has dicho a Gundelinda la verdad: que eras Ernesto en Londres y Jack en el campo? Jack: (Con marcado aire de protección) Amigo mío: la verdad no es. No puedes ir a ninguna parte sin encontrarte con personas inteligentes. ¡Qué ideas más extraordinarias tienes sobre la manera de tratar a una mujer! Algernon: La única manera de tratar a una mujer es hacerle el amor. Muchísima gente muere de apoplejía de un modo repentino. en absoluto. lo que se dice a una muchacha bonita. Diré que ha muerto en París de apoplejía.scribd. Algernon: Los hay. Hoy día todo el mundo es inteligente. chico. http://www. Jack: Estoy harto por completo de inteligencia. Jack: Me gustaría muchísimo encontrármelos. Le pido al Cielo que deje unos cuantos tontos.

202 ACTO PRIMERO Algernon: Pero ¿me parece que dijiste que. Algernon: ¿Y le has dicho a Gundelinda que tienes una pupila excesivamente bonita. Algernon: Bueno. miss Cardew demostraba demasiado interés por tu pobre hermano Ernesto?. Cecilia —me complace decirlo— no es una muchacha tonta. Es excesivamente bonita... ¿qué haremos? Jack: Nada.. no! Me molesta escuchar. ¿Sabes que son cerca de las siete? Jack: (En tono irritado) ¡Oh! Siempre son cerca de las siete. podríamos dar una vuelta por el Empire a las diez. por ser íntimas amigas. http://www.scribd. no! Me resulta insoportable ver cosas. seguramente. Algernon: Bueno. si queremos tener una buena mesa en Willis. Jack: Sería la primera vez que supiese que no la tenías. pero yo tengo hambre.com/Insurgencia . ¿No sufrirá ella mucho con su muerte? Jack: ¡Oh! La cosa irá bien.. romántica. y tiene dieciocho años recién cumplidos. mi querido amigo. da largos paseos y no presta ninguna atención a sus lecciones. no! Me es odioso hablar. de dieciocho años recién cumplidos?. necesitamos ir a vestirnos en seguida. Ahora. Algernon: Entonces. Te apuesto lo que quieras a que a la media hora de conocerse se llaman mutuamente hermanas.. Algernon: Bueno. Algernon: ¡Qué vamos a hacer después de cenar? ¿Ir al teatro? Jack: ¡Oh. Jack: Ya tendré yo buen cuidado en impedírtelo. Jack: ¡Oh. Jack: ¡Oh.. iremos al club... Algernon: Me gustaría realmente conocer a Cecilia. Jack: ¡Oh! No se debe hablar a la gente desconsideradamente de estas cosas. Algernon: Las mujeres solo hacen eso después de llamarse otra porción de cosas. Cecilia y Gundelinda acabarán. ¡Es tan tonto!. Tiene un apetito excelente.

De cualquier modo. Jack: ¡Vida mía! Gundelinda: Puede que no nos casemos nunca. a fe mía! Gundelinda: Algy. Gundelinda: Algy. http://www. Algernon: ¡Gundelinda. (Algernon se retira hacia la chimenea). Gundelinda. temo que así sea. ha conmovido. Tengo sus señas en Londres en Albany. Tengo que decirle algo muy particular a míster Worthing.com/Insurgencia . La sencillez de su carácter le hace a usted exquisitamente incomprensible para mí. las fibras más profundas de mi ser. aunque pueda ella impedirnos llegar a ser marido y mujer. la perdí a los tres años de edad. condado de Herdfort. Su nombre de pila tiene un encanto irresistible. Por la expresión de la cara de mamá. tal como me la ha relatado mamá.scribd. Pero. No eres aún lo suficientemente viejo para eso. Si alguna vez tuve cierta influencia sobre mamá. ten la bondad de volverte de espaldas. nada de lo que haga podrá alterar mi amor hacia usted. Jack: ¡Gundelinda mía! Gundelinda: La historia de su romántico origen. El antiguo respeto hacia los jóvenes desaparece rápidamente. yo no estoy dispuesto a ese penoso trabajo si no tiene alguna finalidad. ¿Cuáles son sus señas en el campo? Jack: Casa solariega de Woolton. con comentarios desagradables. Luego coge la Guía de ferrocarriles). (Entra Lane). como es natural. Hoy día son poquísimos los padres que hacen caso de lo que dicen los hijos. (Algernon que ha estado escuchando atentamente. Algernon: Realmente.203 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: Es penosísimo no hacer nada. tú siempre adoptas una actitud rigurosamente inmoral frente a la vida. sonríe para sí mismo y escribe las señas en un puño de la camisa. no sé si puedo permitir eso de ningún modo. Sale Lane). aunque pueda yo casarme con otro y casarme muchas veces. Lane: Miss Fairfax (Entra Gundelinda.

(Salen Jack y Gundelinda. ya me he vuelto. voy a «bunburyzar». señor. (Algernon ríe a carcajadas) ¿Qué es lo que te divierte tanto? Algernon: ¡Oh! Estoy un poco inquieto por ese pobre Bunbury. Algernon: Gracias. Sale Lane). Puede usted prepararme el frac. pues Algernon. (Entra Jack. Jack: ¡Alma mía! Gundelinda: ¿Cuánto tiempo permanecerá usted en Londres? Jack: Hasta el lunes. después de mirar los sobres. Lane presenta a Algernon varias cartas en una bandeja. Gundelinda: ¡Bien! Algy. Algernon: Mañana. señor.. ya puedes volverte.com/Insurgencia . Las rompe). Algernon: Una copa de jerez. Jack: (A Lane. Algernon: Es usted muy pesimista.204 ACTO PRIMERO Gundelinda: ¿Supongo que habrá buen servicio de correos? Puede ser necesario hacer una cosa desesperada. Lane: Sí. Puede suponerse que son facturas. Algernon: Espero que hará buen día mañana. tan inteligente! La única muchacha que me ha gustado en mi vida. Lane: Nunca hace buen día. http://www. Lane: Hago lo que puedo por agradar. Lane. Jack: ¡Qué muchacha tan sensata. Gundelinda: Puedes también llamar al timbre. señor. que acaba de entrar) Yo acompañaré a miss Fairfax. Lane: Bien. eso es todo. Lane: Bien. Claro es que eso requeriría seria reflexión. el smoking y el vestuario completo de Bunbury. (Deja el jerez sobre la mesa).scribd. Jack: ¿Me permitiría usted acompañarla hasta su coche encanto mío? Gundelinda: Claro que sí. Lane: Bien. señor. Algernon: Probablemente. Lane. Lane.. señor. Me cartearé con usted a diario. no volveré hasta el lunes.

Jack: ¡Oh! ¡Esas son tonterías.205 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Jack: Si no tienes cuidado. Son las únicas cosas que no han sido nunca serias. Algernon enciende un cigarrillo. lee lo que ha escrito en el puño de su camisa y sonríe). Algernon: Me gustan los líos. http://www. Algernon: Nadie hace otra cosa. (Jack le mira con indignación y sale del cuarto. Algy! No dices nunca más que tonterías.com/Insurgencia .scribd. tu amigo Bunbury te meterá en un lío serio algún día.

scribd.http://www.com/Insurgencia .

Sobre todo. Cecilia: Supongo que esa debe de ser la causa de que parezca algo aburrido. al marchar a Londres. un jardín a la antigua.com/Insurgencia . Época. Repetiremos la lección de ayer. cuando estamos los tres juntos. En realidad. insistió especialmente sobre el alemán. Miss Prism aparece sentada en la mesa. Su gramática alemana está sobre la mesa. Tenga usted la bondad de abrirla por la página quince. Miss Prism: (Llamando) ¡Cecilia. Sé perfectamente que parezco feísima después de mi lección de alemán. muchas veces. Una escalinata de piedra gris conduce a la casa. que llego a creer si no se encontrará del todo bien. Al fondo. Cecilia! Indudablemente. insiste siempre sobre el alemán cuando se va a Londres. Es una lengua que no sienta absolutamente nada bien. en los momentos en que la esperan los placeres intelectuales. Miss Prism: (Con firmeza) Su tutor goza de una salud inmejorable. http://www. Ayer. un trabajo tan utilitario como el de regar flores es más bien obligación de Moulton que suya. y la gravedad de su porte es particularmente encomiable en un hombre como él.scribd. Cecilia regando las flores. Miss Prism: Hija mía ya sabe usted el afán que tiene su tutor porque adelante usted en todo. Cecilia: ¡Es tan serio mi querido tío Jack! A veces lo es tanto. Unos sillones de mimbre y una mesa cubierta de libros están colocados bajo un corpulento tejo.207 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO ACTO SEGUNDO Jardín en la residencia solariega en Woolton. Cecilia: (Acercándose muy despacio) Pero si a mí no me gusta el alemán. relativamente joven. está lleno de rosas. No conozco a nadie que tenga un sentido tan alto del deber y de la responsabilidad. El jardín. el mes de julio.

Miss Prism: No hable usted con desprecio de las novelas en tres tomos. Cecilia. No soy partidaria de esa manía moderna de convertir a las personas malas en buenas en un santiamén. y esta clase de cosas influyen muchísimo sobre un hombre. La alegría sin motivo y la frivolidad resultarían fuera de lugar en su conversación. Cecilia: Quisiera yo que el tío Jack permitiese a su hermano. Usted sabe alemán y geología. Podríamos ejercer una influencia sobre él.com/Insurgencia . Estoy segura de que usted la ejercería realmente. es el Diario que todos llevamos con nosotros. a ese desgraciado joven. es irremediablemente débil y vacilante. probablemente los olvidaría por completo. Yo creo que la memoria es responsable de casi todas las novelas de tres tomos que Mundi nos remite. Si no los apuntase. http://www. Realmente. Cecilia: Sí. Miss Prism: La memoria. Cecilia: Lo llevo para anotar los secretos maravillosos de mi vida. por regla general. Debe usted cerrar su Diario. Que cada cual recoja lo que sembró.scribd. En realidad. que viniese por aquí de cuando en cuando. Yo también escribí una en mis años juveniles. Míster Worthing ha tenido muchos disgustos en su vida. (Cecilia empieza a escribir en su Diario). miss Prism? ¡Qué prodigiosamente lista es usted!. Cecilia. según confiesa su propio hermano. miss Prism. ese desgraciado joven. Debe usted recordar la inquietud constante en que le tiene su hermano... no comprendo en absoluto por qué lleva usted un Diario. no estoy muy segura de que quisiera yo reformarle. Miss Prism: (Moviendo la cabeza) Ni siquiera creo que produjese yo el menor efecto en su carácter que. Me deprimen muchísimo.208 ACTO SEGUNDO Miss Prism: ¡Cecilia! Me sorprende usted. ¿me figuro que no acabaría bien? No me gustan las novelas que acaban bien. Cecilia: ¿De verdad. no registra más que las cosas que no han sucedido nunca ni podían suceder. pero. mi querida Cecilia.

¿Y se publicó su novela? Miss Prism: ¡Ay. Casulla: ¡Ah. Es decir. yo no he hablado para nada de jaqueca. cuando ha llegado el rector. en eso estaba yo pensando. que no será usted una distraída. Mi metáfora estaba tomada de las abejas.209 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Miss Prism: Los buenos acaban bien. Cecilia: Me lo supongo. Pero parece muy injusto. Casulla: ¿Qué tal vamos esta mañana? ¿Supongo que estará usted bien.com/Insurgencia . lo que se propone la ficción. doctor Casulla. doctor. No es de los que piensan únicamente en divertirse. Cecilia: No.scribd. Casulla: Es raro. Pero no debo distraer por más tiempo a Egeria y su discípula.. (Miss Prism abre mucho los ojos) Hablo metafóricamente. Realmente. Miss Prism: Cecilia. le gusta pasar el domingo en Londres. Cecilia: ¡Oh! Temo serlo. ya lo sé. Casulla: Espero Cecilia. (Sonriendo) Pero aquí veo nuestro querido doctor Casulla. ¡Ejem! ¡Supongo que míster Worthing no ha regresado todavía de Londres!. no! Desgraciadamente. si yo tuviera la suerte de ser discípulo de miss Prism. (Levantándose y yendo hacia él) ¡El doctor Casulla! Es para mí una verdadera satisfacción. Cecilia: No le esperamos hasta el lunes por la tarde. Yo creo que le sentaría muy bien dar una vueltecita con usted por el parque. que viene por el jardín. miss Prism? Cecilia: Miss Prism se quejaba hace un momento de un poco de jaqueca. como parece ser el caso de ese desdichado joven hermano suyo. (Cecilia se estremece) Empleo la palabra en el sentido de perdido o traspapelado. y no en mi lección de alemán. http://www. Estas consideraciones son perfectamente innecesarias para los trabajos de usted. sí! Generalmente. Miss Prism: ¿Egeria? Me llamo Leticia. (Entra el canónigo Casulla). y los malos acaban mal.. estaría pendiente de sus labios. pero yo he sentido instintivamente que tenía usted jaqueca. el manuscrito fue abandonado. mi querida miss Prism.

Podemos llegar hasta las escuelas y volver. Ha dicho que tenía mucho interés en hablar con usted reservadamente un momento. Hasta esos problemas monetarios tienen su lado melodramático. Cecilia: Dígale a míster Ernesto Worthing que venga aquí. Cecilia. señorita.scribd. http://www. (Entra Algernon muy alegre y desenvuelto) ¡Y se parece! Algernon: (Quitándose el sombrero) Seguramente usted es mi primita Cecilia. Es demasiado sensacional. y un paseo puede sentarme bien. Le he dicho que la señorita y miss Prism estaban en el jardín. Miss Prism: Resultará delicioso. B. Merriman: Bien. El capítulo sobre la baja de la rupia puede usted saltárselo. Y ha parecido muy contrariado. » ¡el hermano del tío Jack! ¿Le ha dicho usted que míster Worthing estaba en Londres? Merriman: Sí. cuatro. Mucho me temo que se parezca a todos los demás. Cecilia: Hasta ahora no he conocido todavía a ningún hombre verdaderamente malo. The Albany. noto que tengo jaqueca. que voy a dar una vueltecita con usted. Cecilia: (Recogiendo los libros y tirándolos sobre la mesa) ¡Fuera la horrible Economía política! ¡Fuera la horrible Geografía! ¡Fuera. Me siento un poco asustada.com/Insurgencia . Merriman: Míster Ernesto Worthing acaba de llegar en coche de la estación. miss Prism. fuera el horrible alemán! (Entra Merriman con una tarjeta sobre una bandeja). Y creo que haría usted bien en indicar al ama de llaves que le preparase cuarto. ¿Las veré seguramente a las dos en el oficio de Vísperas de esta tarde? Miss Prism: Me parece. (Se va por el jardín con el doctor Casulla). hará usted el favor de estudiar su lección de Economía política durante mi ausencia.210 ACTO SEGUNDO Casulla: (Inclinándose) Es una simple alusión clásica. tomada de los autores paganos. Casulla: Con mucho gusto. con mucho gusto. (Vase). querido. W. Ha traído su equipaje consigo. Realmente. Cecilia: (Cogiendo la tarjeta y leyéndola) «Míster Ernesto Worthing. señorita.

Verdaderamente. naturalmente. seguramente. El tío Jack no debe regresar hasta el lunes por la tarde. indudablemente. Cecilia: ¿Y no podría usted faltar a ella en un sitio que no fuese Londres? Algernon: No. Espero que no habrá usted llevado una doble existencia. No soy pequeña. Cecilia: Bueno. faltar. la cita es en Londres.scribd. Algernon: Es una gran contrariedad. pero. de la manera más imperdonable. Tengo una cita de negocios a la que me interesa muchísimo. No vaya usted a creer que soy un bribón. en realidad. Cecilia: Lo que no puedo comprender es cómo está. Eso sería una hipocresía. lo importante que es no acudir a una cita de negocios cuando se quiere conservar cierto sentido de la belleza de la vida. Cecilia: No creo que deba usted envanecerse de ella. me parece que estoy más crecida de lo corriente para mi edad. ya que habla usted de eso. Cecilia: Me alegra saberlo. prima Cecilia.com/Insurgencia . ni mucho menos.. he sido todo lo malo que he podido en mi breve vida.. Algernon: Verdaderamente. Algernon: Mucho más agradable es estar aquí con usted. Cecilia: Si no lo es. a todos. usted aquí.211 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Cecilia: Está usted en un gran error. haya sido muy agradable. ya sé. fingiéndose un bribón y siendo. un hombre bueno siempre. Algernon: ¡Oh! Yo no soy realmente un perverso. creo que haría usted mejor en http://www. Algernon: (Mirándola con estupefacción) ¡Oh! Claro es que he sido un poco atolondrado. (Algernon la contempla un poco asombrado) Pero soy la prima Cecilia. Ya veo por su tarjeta que es usted el hermano del tío Jack. sin embargo. el perverso de mi tío Ernesto. Me veo en la precisión de marcharme el lunes por la mañana en el primer tren. nos ha estado usted entonces engañando. mi primo Ernesto. aunque.

Algernon: Bueno. Me siento ya mejor. Este mundo es bastante bueno para mí.com/Insurgencia . Algernon: ¡Ah! Bueno. Pero creo que debía usted intentarlo. ¿le parece a usted que me reforme a mí mismo esta tarde? Cecilia: Sería un poco quijotesco por su parte. cuando va uno ha empezar una vida completamente nueva. ¿Podría llevarme antes una flor para el ojal? No tengo nunca apetito como no lleve una flor en el ojal. dijo que tendría usted que elegir entre este mundo. ¿Quiere usted entrar? Algernon: Gracias. Cecilia: Tiene usted peor cara. Cecilia: Sí.. Cecilia: No creo que le hagan falta corbatas. Algernon: ¿De mi qué. http://www. Cecilia: ¿Una Mariscal Niel? (Coge unas tijeras). Algernon: ¡A Australia! Antes la muerte. Algernon: Lo intentaré. Algernon: No permitiré de ninguna manera a Jack que me compre el equipo. Cecilia: Temo no tener tiempo esta tarde. Podría usted hacer eso su misión. durante la cena.212 ACTO SEGUNDO esperar el regreso del tío Jack. Ha ido a comprarle a usted el equipo. No tiene ningún gusto para las corbatas. hay que hacer comidas metódicas y sanas. pero ¿es usted bastante bueno para él? Algernon: Temo no serlo. Cecilia: ¡Qué imprevisión la mía! Debía haberme acordado de que. Algernon: Eso es porque tengo hambre.. Por eso quiero que me reforme usted. el otro mundo y Australia.? Cecilia: De su emigración. Los informes que he recibido de Australia y del otro mundo no son extraordinariamente alentadores. Sé que desea hablar con usted de su emigración. Cecilia: Pues el miércoles por la noche. prima Cecilia. si no le parece mal. El tío Jack piensa enviarle a usted a Australia.scribd.

(Entran en la casa. Casulla: Y. Casulla: Pero ¿es que un hombre no tiene los mismos atractivos cuando está casado? Miss Prism: Un hombre casado no posee nunca atractivos más que para su mujer. Se puede dar crédito a la madurez. todavía. muchas veces ni siquiera para ella. Se puede siempre confiar en la edad madura. Miss Prism: (Sentenciosamente) Esa es. un misántropo. su propio celibato es lo que pierde a las naturalezas frágiles. sin duda alguna. Comprendo. créame. así como la práctica de la Iglesia primitiva. Cecilia: No creo que esté bien que me hable usted como me habla. Cecilia: Miss Prism dice que los encantos físicos son un lazo. Debería usted casarse. eran claramente opuestos al matrimonio. según me han dicho. El precepto. la razón de que la Iglesia primitiva no haya durado hasta nuestros días.com/Insurgencia .213 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: No. Miss Prism y el doctor Casulla vuelven). Miss Prism no me dice nunca esas cosas. Miss Prism: Eso depende de las simpatías intelectuales de la mujer. mi querido doctor Casulla. http://www. Algernon: Un lazo en el que todo hombre sensato querría dejarse coger. un vocablo de tan marcado neologismo. Miss Prism: Está usted muy solo. Cecilia: ¡Oh! Creo que a mí no me gustaría coger a un hombre sensato. (Cecilia le pone la rosa en el ojal) Es usted la muchacha más bonita que he visto en mi vida. ¡jamás! Casulla: (Con un escalofrío de hombre docto) No merezco. preferiría una rosa sonrosada. Algernon: Porque parece usted una rosa sonrosada. Los hombres deberían ser más prudentes. pero un mujerántropo. prima Cecilia. Cecilia: ¿Por qué? (Corta una flor). No parece usted darse cuenta.scribd. No sabría de qué hablar con él. mi querido doctor. de que un hombre que se empeña en permanecer soltero se convierte en una perpetua tentación pública. Algernon: Será entonces una vieja míope.

le doy a usted mi sincero pésame. pero es un golpe doloroso. Ha muerto en el extranjero. ¿Supongo que estará usted bien. más locuras? Casulla: ¿Sigue siempre haciendo su vida de placer? Jack: (Inclinando la cabeza) ¡Muerto! Casulla: ¿Ha muerto su hermano Ernesto? Jack: Por completo. Miss Prism: ¡Qué lección para él! Espero que le servirá. Miss Prism: ¿Más deudas vergonzosas. Pero ¿dónde está Cecilia? Casulla: Tal vez nos haya seguido a las escuelas. Casulla: Míster Worthing. (Entra Jack muy des- pacio por el fondo del jardín. (El doctor Casulla se estremece) Hablo en términos de horticultura. Viene vestido de luto riguroso. Recibí anoche un telegrama del gerente del Gran Hotel.scribd. el consuelo de saber que fue usted siempre más generoso y el más indulgente de los hermanos. muy doloroso. Jack: ¡Pobre Ernesto! Tenía muchos defectos. doctor Casulla? Casulla: Mi querido míster Worthing. al menos. en efecto. sí. con una gasa negra sobre la cinta del sombrero y guantes negros). Casulla: Muy doloroso. No le esperábamos a usted hasta el lunes por la tarde. Miss Prism: ¡Míster Worthing! Casulla: ¿Míster Worthing? Miss Prism: Es una verdadera sorpresa. Mi metáfora estaba tomada de las frutas. ¿espero que ese traje de luto no significará ninguna terrible calamidad? Jack: Mi hermano. en París. ¿Estaba usted con él en sus últimos momentos? Jack: No. Tiene usted. http://www.com/Insurgencia . Jack: (Estrechando la mano de Miss Prism con alemán trágico) He regresado antes de lo que esperaba.214 ACTO SEGUNDO Las mujeres jóvenes están verdes.

como sermón de caridad a beneficio de la Sociedad preventiva contra el descontento de las clases altas. Aunque parecen ignorar lo que es economía. Yo he hablado más de una vez a las clases menesterosas sobre este asunto. Deseará usted. Miss Prism: Cada hombre recoge lo que siembra. días de penitencia y fechas solemnes. (Todos suspiran) Lo he predicado en fiestas campestres. confirmaciones.com/Insurgencia . La última vez que lo pronuncié fue en la catedral. ¿no es eso? Miss Prism: Siento decir que es uno de los deberes más constantes del rector en esta parroquia. que estará usted bautizando continuamente. caridad. Yo mismo tengo una debilidad especial por el juego de las damas. doctor Casulla? Porque eso me recuerda una cosa.215 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Casulla: ¿Indica la causa de la muerte? Jack: Un fuerte enfriamiento. ¿verdad? Jack: ¡Oh. míster Worthing? Su hermano creo que era soltero. según parece. ¿Supongo que sabrá usted bautizar muy bien? (El doctor Casulla se queda estupefacto) Quiero decir. Ninguno de nosotros es perfecto. Al obispo. que estaba presente. ¿Y el entierro tendrá lugar aquí? Jack: No. sí! http://www.scribd. Parece ser que expresó el deseo de que le enterrasen en París. le causaron mucha impresión algunas de las comparaciones que hice. mi querida miss Prism. luctuosas. (Jack le aprieta a mano convulsivamente) Mi sermón sobre el significado del maná en el desierto puede adaptarse a casi todas las ocasiones alegres o. Casulla: ¡En París! (Moviendo la cabeza) Temo que ese detalle indique la poca sensatez de su estado de ánimo en los últimos momentos. en bautizos. como es natural. como en el presente caso. Jack: ¡Ah! ¿No ha hablado usted de bautizos. Casulla: (Levantando la mano) Caridad. Casulla: Pero ¿hay algún niño determinado por quien se interese usted. sin duda. que haga yo el domingo próximo alguna ligera alusión a esta desgracia doméstica.

estará usted ya bautizado. Casulla: Pero. admirablemente! (Saca el reloj) Y ahora. no quiero molestar más tiempo en su casa. http://www. Las que nos parecen pruebas amargas son muchas veces beneficios disfrazados. Sería infantil. ¡Está el tiempo tan variable! ¿A qué hora desea usted que se efectúe la ceremonia? Jack: ¡Oh! Podríamos quedar en las cinco. que viene de la casa). La aspersión y hasta la inmersión de los adultos son prácticas perfectamente canónicas. míster Worthing. Han nacido recientemente dos gemelos en una de las quintas alejadas de la finca de usted. por cierto. si no tiene usted nada mejor que hacer. Claro es que no sé si la cosa le molestará a usted. Casulla: ¡Perfectamente. Miss Prism: Esto me parece un beneficio evidente. El pobre Jenkins. Jack: ¡La inmersión! Casulla: No tenga usted cuidado. (Entra Cecilia. es un hombre que trabaja de firme. mi querido míster Worthing. ¡No! El caso es que quisiera yo ser bautizado esta tarde.com/Insurgencia . perfectamente! Tengo además. mi querido doctor. o si le parezco ya un poco viejo. Me gustan mucho los niños. ¿Le parecería a usted bien a las cinco y media? Casulla: ¡Admirablemente. Jack: Pero no es para ningún niño. y es incluso lo que aconsejo. Jack: ¡Oh! No me parece divertido ser bautizado en compañía de otros rorros. seguramente. Casulla: No. otras dos ceremonias similares a esa hora. Casulla: Pero ¿tiene usted alguna duda importante sobre eso? Jack: Creo tenerla. el carretero. sumida en la pesadumbre.216 ACTO SEGUNDO Miss prism: (Con amargura) La gente que vive únicamente para el deleite lo suele ser. si a usted le parece. Le aconsejaría tan solo que no se dejase abatir demasiado por el dolor. Jack: No recuerdo absolutamente nada. Basta con la aspersión.scribd.

este la besa en la frente con aire melancólico). Cecilia: Tío Jack. No es posible que tenga usted tan poco corazón como para renegar de él. Casulla: Estas sí que son noticias alegres. tío Jack? (Vuelve a entrar corriendo en la casa). (Jack le mira con ojos furibundos y no le tiende la mano). http://www. Cecilia: ¡Oh. ¿verdad. Miss Prism: ¡Cecilia! Casulla: ¡Hija mía! ¡Hija mía! (Cecilia se dirige hacia Jack. no irá usted a negarle la mano a su propio hermano. ese retorno inesperado me parece singularmente calamitoso. Su venida aquí me parece ignominiosa. he venido de Londres para decirte que siento muchísimo todos los disgustos que te he dado y que estoy decidido a enmendarme por completo en lo sucesivo. Jack: Nada me moverá a estrechar su mano. tío Jack? ¡Póngase usted alegre! ¡Parece que tiene usted dolor de muelas! ¡Qué sorpresa le preparo! ¿Quién cree usted que está en el comedor? ¡Su hermano! Jack: ¿Quién? Cecilia: Su hermano Ernesto. Jack: ¡Qué disparate! Yo no tengo hermano. Miss Prism: Después de estar todos nosotros resignados a su pérdida. Y le dará usted la mano.217 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Cecilia: ¡Tío Jack! ¡Oh! Me alegra muchísimo verle ya de vuelta. Algernon: Hermano John. (Entran Algernon y Cecilia cogidos de la mano.com/Insurgencia . Voy a decirle que salga. Cecilia: ¿Qué ocurre.scribd. Ha llegado hace una media hora. no diga usted eso! Por mal que se haya portado con usted anteriormente. Se dirigen muy despacio hacia Jack) ¡Santo Dios! (Con gesto ordena a Algernon que se marche). Pero ¿qué traje tan horrible se ha puesto usted! Vaya usted a cambiar de ropa. Él sabe muy bien por qué. no por eso deja de ser su hermano. Lo encuentro completamente absurdo. Jack: ¿Que mi hermano está en el comedor? No sé qué querrá decir todo esto.

Yo esperaba una acogida más calurosa. Cecilia: Tío Jack. (Salen todos. si no le da usted la mano a Ernesto. ¿verdad? Cecilia: Sí. sobre todo teniendo en cuenta que es la primera vez que vengo aquí. Miss Prism: No debemos ser prematuros en nuestros juicios. menos Jack y Algernon). Pero debo decir. (Entra Merrinam). presenciar una reconciliación tan perfecta. me ha estado contando todo cuanto se refiere a ese pobre míster Bunbury y a su terrible estado de salud. nunca! Jack: Bueno. no se lo perdonaré nunca. (Le da la mano a Algernon. tendrá usted la bondad de venirse con nosotros. míster Bunbury. y renuncia a los placeres de Londres para sentarse junto a un lecho de dolor. es la última vez que lo hago. http://www. naturalmente. Y seguramente tiene que haber mucha bondad en quien la tiene con un enfermo. que la frialdad de mi hermano Juan me es particularmente dolorosa. sea usted bueno. tienes que marcharte de aquí lo antes posible. Jack: ¡Oh! Ha estado hablando de Bunbury.com/Insurgencia . Algy. Casulla: Ha realizado usted hoy una acción muy hermosa. Algernon: Reconozco. y así lo creo.218 ACTO SEGUNDO Cecilia: Tío Jack. Cecilia: Claro que sí. hija mía. Jack: Y tú. ¿verdad?. Es para volverse completamente loco. Miss Prism: Cecilia. Cecilia: Me siento muy dichosa. nunca. Yo creo que podíamos dejar solos a los dos hermanos. Jack: ¡Bunbury! Bueno. joven sinvergüenza. miss Prism.scribd. pues no quiero que vuelva a hablarte de Bunbury ni de nada. al que visita con mucha frecuencia. Ernesto que hablaba precisamente de su pobre amigo paralítico. mirándoles con ojos llameantes). Jack: ¿Qué no me perdonarás nunca? Cecilia: ¡Nunca. Mi pequeño trabajo de reconciliación ha terminado. No permito ningún bunburysmo aquí. que es mía todo la culpa. Casulla: Es muy agradable. Siempre hay algo bueno en todo el mundo.

Algernon: Mi deber de caballero no se ha metido nunca para nada en mis diversiones. Supongo que si estuviera http://www.. Jack! Yo no tengo que regresar a Londres en absoluto. Jack: ¿Su equipaje? Merriman: Sí.com/Insurgencia . Jack: Ten la seguridad de que no te pasas conmigo una semana entera ni como nada. (Vuelve a la casa). Lo califico de grotesco. en el tren de las cuatro y cinco. Tienes que marcharte. Cecilia es encantadora. Jack: ¿El qué? Merriman: El equipaje de míster Ernesto. una semana entera contigo. mande usted enganchar el coche en seguida. Algernon: ¡Qué mentiroso más atroz eres. en tu casa. Supongo que estará bien.. Jack: Ya lo creo que tienes que regresar. Te da un aspecto muy ridículo. Me desagrada muchísimo. Algernon: Ten la seguridad de que yo no me marcho de tu casa mientras estés de luto. Algernon: Temo no poder quedarme más de una semana. y a mí no me gusta nada tu traje.219 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Merriman: He puesto las cosas de míster Ernesto en la habitación contigua a la del señor. Jack: Merriman. Jack: Lo comprendo perfectamente. Míster Ernesto tiene que regresar repentinamente a Londres. señor. de hecho. Algernon: No sabía yo que me llamase nadie. dos sombrereras y una fiambrera grande.scribd. señor. en calidad de huésped. Jack: No tienes que hablar así de miss Cardew. Lo he desempaquetado y lo he puesto en la habitación contigua a la del señor. Sería la mayor falta de amistad. Algernon: Bueno. Algernon: Bueno. Merriman: Bien. ¿Por qué demonios no vas a cambiarte de ropa? Resulta una completa niñería ponerse de luto riguroso por un hombre que va a pasarse. Tres maletas. Jack: Tu deber de caballero te llama aquí. un neceser de viaje.

lo compenso siendo siempre excesivamente bien educado.220 ACTO SEGUNDO yo de luto. Cecilia: Entonces. Algernon: Gracias. de una persona que acaban de presentarnos. es casi intolerable. y esto es todo. ¿tenemos que separarnos? Algernon: Eso temo. Sea como fuere. Jack: Tu vanidad es ridícula. Algernon: Ha ido a decir que enganchen el coche para mí. ¡Ah. aquí está! Cecilia: ¡Oh! No he vuelto más que a regar las flores. (Se interna en la casa). y tu presencia en mi jardín. te quedarías acompañándome. Coge la regadera y se pone a regar las flores) Pero es preciso que la vea antes de irme. ¿Te esperarás si me cambio de traje? Algernon: Sí. tendrás que tomar el tren de las cuatro y cinco. mejor es eso que no ir siempre tan excesivamente elegante como tú. Algernon: Pues yo creo que ha sido un gran éxito. Jack: Bueno. Cecilia: ¡Ah! ¿Va a llevarle a usted a dar un buen paseo? Algernon: Va a echarme. aun siendo momentánea. Este bunburysmo. Creí que estaba usted con el tío Jack. y te desearé buen viaje hasta Londres.scribd. tu conducta. y si no lo hacías. pero con tal que no tardes demasiado. Jack: Pues. http://www. (Entra Merriman). Pero una gran separación. un ultraje. No he visto nunca a nadie que tarde tanto en vestirse y con tan pobre resultado. y que lo prepare todo para otro Bunbury. La ausencia de los antiguos amigos puede sobrellevarse con serenidad. Estoy enamorado de Cecilia. Es una separación muy dolorosa. no ha sido un gran éxito para ti.com/Insurgencia . me parecería una gran falta de cariño. después de todo. Cecilia: Siempre es doloroso separarse de las personas que ha conocido una recientemente. como tú lo llamas. completamente absurda. (Entra Cecilia por el fondo del jardín. Algernon: Si algunas veces soy excesivamente elegante.

Ernesto. Pero continúe usted. Merriman: Señor. espero que pedirá usted un ejemplar. por consiguiente. por todos los estilos. que no la ofenderé si le declaro con toda franqueza.. señor. ¿verdad? Algernon: ¡Cecilia! (Entra Merriman). no sé cómo se escribe tos. Ernesto! Cuando se dicta. que me parece usted. cinco minutos. (Va escribiendo a medida que habla Algernon). Cecilia: Creo que su franqueza le honra mucho. la relación de los pensamientos e impresiones de una muchacha muy joven. Me encanta escribir al dictado.scribd. (Vase). Me he quedado en «perfección absoluta». Si usted me lo permite. apasionadamente. desesperadamente. desesperadamente. desde que contemplé por primera vez su maravillosa e incomparable belleza. http://www.com/Insurgencia . Merriman. con la intención de publicarlo. abiertamente. (Va hacia la mesa y se pone a escribir en su Diario). fervorosamente. apasionadamente. Cuando aparezca en volumen. Ernesto. Merriman: Bien. Algernon: ¿Lleva usted de verdad un Diario? Daría cualquier cosa por echarle un vistazo. fervorosamente. se lo ruego. no tosa usted. Estoy dispuesta a seguir escribiendo. copiaré sus observaciones en mi Diario. el coche está esperando. Algernon: Espero.221 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Merriman: El coche está en la puerta. Algernon: (Hablando de prisa) Cecilia. (Algernon mira suplicante a Cecilia). sencillamente. Cecilia. Cecilia: Yo creo que no debía usted decirme que me ama locamente.. miss. Puede usted continuar. me he atrevido a amarla a usted locamente. Además. Desesperadamente parece no tener mucho sentido. hay que hablar con soltura y sin toser. no! (Coloca su mano sobre el Diario) Comprenderá usted que esto es. Algernon: (Algo cortado) ¡Ejem! ¡ejem! Cecilia: ¡Oh. la personificación visible de la perfección absoluta. y que está hecho. Cecilia: Diga usted que espere. ¿Me deja usted? Cecilia: ¡Oh.

Cansada de que ignorase usted por completo mi existencia. Ernesto. Algernon: ¿Y se la di yo a usted? Es muy bonita. Cecilia: El tío Jack se disgustaría mucho si supiese que iba usted a quedarse hasta la semana próxima. Al día siguiente compré este pequeño anillo en nombre de usted. se convirtió usted. a la misma hora. y después de una larga lucha conmigo misma. debajo de ese añoso y amado árbol. Confieso que fue una necesidad mía. No me preocupa nadie en el mundo entero más que usted. La amo. (Se arrodilla ante la mesa. Siente una que debe de haber algo en él. Algernon: ¡Oh! Me tiene sin cuidado Jack. señor. Ernesto. le dije a usted que sí. naturalmente. (Vase). Como que somos novios hace ya tres meses. ¿Quiere usted casarse conmigo? Cecilia: ¡Tontín! Claro que sí. tiene usted un gusto admirable. que no le hace ningún caso) Bien. ¿verdad? Cecilia: Sí. decidí acabar de un modo o de otro. Algernon: ¿Hace ya tres meses? Cecilia: Sí. http://www. Y esa es la cajita donde guardo todas sus cartas amadas. el jueves hará tres meses justos. después de todo. realmente el noviazgo? Cecilia: El jueves catorce de febrero último. a la misma hora. Cecilia. Algernon: Pero ¿Y cómo nos hemos hecho novios? Cecilia: Pues desde que el querido tío Jack nos confesó que tenía un hermano menor. Esa es la disculpa que he dado siempre a la mala vida que llevaba usted. y esta es la pulsera con el verdadero lazo de amor que le he prometido a usted llevar siempre. Y claro es que un hombre de quien se habla mucho resulta siempre muy atrayente. Merriman: (Mirando a Cecilia.222 ACTO SEGUNDO Algernon: Dígale usted que vuelva la semana próxima. pero me enamoré de usted.com/Insurgencia .scribd. en el tema principal de las conversaciones entre miss Prism y yo. Algernon: ¡Vida mía! ¿Y cuándo empezó. que era muy malo y muy perdido. abre la caja y enseña unas cartas atadas con una cinta azul).

Pero le perdoné a usted antes de acabar la semana. El tiempo hasta ahora. estando el tiempo tan encantador. (Enseñándole el Diario) «Hoy he roto con Ernesto. Cecilia: Hubiera sido un noviazgo muy poco serio si no hubiéramos reñido una vez por lo menos. y algunas veces más. Cecilia? Cecilia: No creo que podría reñir con usted ahora que le he conocido auténticamente. Cecilia: No necesita usted recordármelo.» Algernon: Pero ¿por qué demonios rompió usted conmigo? ¿Qué había yo hecho? Absolutamente nada. Algernon: ¡Oh! ¿Me deja usted que las lea? Cecilia: ¡Imposible! ¡Se pondría usted demasiado engreído! (Vuelve a guardarlas en la caja) Las tres que me escribió usted después que reñimos son tan hermosas y con tan mala ortografía. Algernon: (Yendo hacia ella y arrodillándose a sus pies) ¡Qué ángel de perfección es usted. Comprendo que es preferible esto. Ernesto. Cecilia! Cecilia: ¡Ah. si quiere. alma mía. Escribía siempre tres veces por semana. con una pequeña ayuda ajena. Sobre todo.com/Insurgencia . Algernon: Pero ¿es que hemos reñido alguna vez? Cecilia: Claro.223 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: ¡Mis cartas! Pero mi encantadora Cecilia. me duele muchísimo oírla a usted decir que hemos reñido. ¿verdad? Algernon: Sí. como es natural. Cecilia. qué muchacho más romántico! (Él la besa y ella le acaricia los cabellos) Supongo que el ondulado de su pelo será natural.scribd. que aún ahora mismo no puedo leerlas sin llorar un poco. http://www. Demasiado bien sé que he tenido que escribirlas por usted. continúa encantador. Además. El día veintidós del pasado marzo. Cecilia: Me alegro muchísimo. queda la cuestión del nombre. Puede usted verlo aquí anotado. ¡si yo no le he escrito a usted jamás ninguna carta. Algernon: ¿No volverá a usted nunca a reñir conmigo.

qué tiene usted que objetar al nombre de Algernon. en serio.. sí. Algernon: Necesito verle en seguida para un bautizo importantísimo. Cecilia: Pues no me gusta el nombre de Algernon. Algernon: No veo realmente.com/Insurgencia . Cecilia: No se ría usted de mí. sí! El doctor Casulla es un hombre Doctísimo. (Algernon se levanta y Cecilia también) Hay algo en ese nombre que parece inspirar absoluta confianza. así es que puede usted figurarse lo mucho que sabe. Compadezco a las pobres mujeres casadas cuyos maridos no se llamen Ernesto. pero me temo que no sería capaz de concederle mi atención íntegra. podría admirar su carácter.. niñita adorada... naturalmente. pero siempre fue uno de mis sueños de niña amar a un hombre que se llamase Ernesto. por el contrario. por ejemplo.. http://www... Cecilia: Pero ¿qué nombre? Algernon: ¡Oh! El que usted quiera.. ¿no querrá usted decir que no podría amarme si me llamase de otra manera?.scribd.. Cecilia: ¡Oh! Algernon: Estaré ausente media hora nada más. chiquilla de mi alma. Cecilia. Algernon: ¡Ejem! ¡Cecilia! (Cogiendo su sombrero) ¿Supongo que el párroco de aquí estará muy ducho en la práctica y en los ritos y ceremonias de la Iglesia? Cecilia: ¡Oh.. (Acercándose a ella) Si me llamase Algy. amor mío. es. Ernesto. Adorada mía. En realidad. Algernon. Algernon: Pero. digo para un asunto importantísimo. La mitad de los muchachos que comparecen ante el Tribunal de Quiebras se llaman Algernon.. Es un nombre nada feo. No ha escrito jamás un solo libro. ¿no podría usted amarme? Cecilia: (Levantándose) Podría respetarle a usted.. un nombre aristocrático. encanto..224 ACTO SEGUNDO Algernon: (Nerviosamente) Sí.. Pero.

catorce de febrero. Sale Merriman). (Entra Merriman). Mi primera impresión ante la gente no me engaña nunca. Merriman: Miss Fairfax acaba de llegar y quiere ver a míster Worthing. Merriman: Miss Fairfax. Cecilia: ¡Miss Fairfax! Supongo que será una de esas infinitas buenas señoras de edad madura que colaboran con el tío Jack en alguna de sus obras filantrópicas. creo que sería más bien molesto que me dejase usted sola por un tiempo tan largo como media hora.com/Insurgencia . Cecilia: (Yendo a su encuentro) Permítame que me presente a usted yo misma. Gundelinda: Y usted me llamará siempre Gundelinda. Es para un asunto importantísimo. relativamente.225 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Cecilia: Teniendo en cuenta que somos novios desde el jueves. Cecilia: Dígale usted a esa señora que tenga la bondad de venir aquí. ¿No podría usted dejarlo en veinte minutos? Algernon: Vuelvo dentro de nada. (Entra Gundelinda. se lo ruego. Merriman: Bien. señora. Míster Worthing volverá seguramente en seguida. según dice. ¿verdad? Cecilia: Con mucho gusto. Las encuentro muy descocadas. Cecilia: ¡Qué amable es semejante afecto por su parte.scribd. Cecilia: ¿No está míster Worthing en su biblioteca? Merriman: Míster Worthing salió en dirección a la parroquia. (La besa y sale corriendo por el jardín). Gundelinda: ¿Cecilia Cardew? (Dirigiéndose hacia ella y estrechándole la mano) ¿Qué nombre más encantador! Algo me dice que vamos a ser grandes amigas. que nos conocemos! Siéntese usted. (Vase). (Entra Merriman). Cecilia: ¡Qué muchacho más impetuoso! ¡Me gusta tanto su pelo! Tengo que apuntar su declaración en mi Diario. Siento por usted un afecto indecible. dado el poco tiempo. y que le he conocido a usted por primera vez. hace ya un rato. Gundelinda: (Sigue en pie) ¿Puedo llamarla a usted Cecilia. Y puede usted traer el té. Me llamo Cecilia Cardew. ¿verdad? http://www.

asume la ardua tarea de velar por mí. Cecilia: No creo. Siéntanse las dos juntas). que la mire con mis impertinentes? Cecilia: ¡Oh!.. realmente. con ayuda de miss Prism. Gundelinda: Fuera del círculo de familia. es completamente desconocido. ¿no es eso? Cecilia: Tal creo. Sin embargo. ¿no es cierto? Y eso a mí no me gusta. Y. en cuanto el hombre empieza a descuidar sus deberes domésticos.scribd. me complace decirlo. su madre o alguna parienta de edad avanzada reside también aquí? Cecilia: ¡Oh. Nada absolutamente. no! Vivo aquí. mamá. Yo creo que así debe ser. Me gusta muchísimo que me miren. Mi padre es Lord Bracknell.. ¿no le molestará a usted. es una de las partes de su sistema.226 ACTO SEGUNDO Cecilia: Si usted quiere. Gundelinda: Quizá sea esta la ocasión de decirle quién soy. se vuelve dolorosamente afeminado. ningún pariente. Gundelinda: ¿Su tutor? Cecilia: Sí.. papá. Gundelinda: ¿Es posible? Cecilia: Mi querido tutor. Gundelinda: (Después de examinar minuciosamente a Cecilia con sus impertinentes) Supongo que estará aquí de visita. ¡Qué reservado es! Cada hora que pasa resulta más interesante. en realidad. no creo que la noticia me inspire un sentimiento http://www. soy la pupila de míster Worthing. Gundelinda. Cecilia: ¡Oh.com/Insurgencia .. Gundelinda: ¡Oh! Es raro que no me haya dicho nunca que tenía una pupila. Supongo que no habrá usted oído hablar nunca de papá. no! No tengo madre. Gundelinda: Entonces queda convenido. por tanto. ni. Cecilia. El hogar me parece la esfera natural del hombre. (Pausa. Gundelinda: (Con severidad) ¿De verdad? ¿Sin duda. que tiene unas ideas muy rígidas sobre la educación. ¡Hace a los hombres tan atractivos!. me ha enseñado a ser de una miopía extraordinaria.

¿Ha dicho usted Ernesto? Gundelinda: Sí. Pero hasta los hombres que tienen el espíritu más noble que puede existir son sumamente sensibles a la influencia de los encantos físicos de los demás..com/Insurgencia . hay que ser siempre franco.227 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO de alegría pura. Cecilia. Cecilia: Siento decir que durante mucho tiempo no han estado en buenas relaciones.. Gundelinda: (Sentándose de nuevo) Ernesto no me ha dicho nunca que tuviese un hermano. por lo visto. Gundelinda: Bueno. El tema parecía desagradable..scribd.. Gundelinda: ¡Ah! Eso lo explica todo. vamos. pues hablando con entera franqueza. a la mayoría de la gente. La Historia Moderna. hubiera yo querido que tuviese usted cuarenta y dos años cumplidos y que fuera más fea de lo que suele ser a esa edad. se lo ruego! Yo creo que cuando tiene uno algo desagradable que decir. Cecilia: Usted perdone.. La deslealtad le sería tan imposible como el engaño. Si no fuera así. un poco más vieja de lo que parece. Cecilia. Es un hermano. Cecilia: ¡Oh! Pero mi tutor no es míster Ernesto Worthing. lo mismo que la Antigua. nos proporciona un gran número de lamentables ejemplos del caso a que me refiero. Es la esencia misma de la verdad y del honor.. Ernesto tiene un carácter enérgico y recto. Empezaba a sentirme casi inquieta. la Historia sería completamente ilegible. no he oído nunca a nadie hablar de su hermano. Gundelinda. su hermano mayor.. ¡la estimé desde el primer momento en que la vi! Pero me veo en la obligación de decirle que ahora que sé que es usted la pupila la de míster Worthing. Cecilia: ¡Hable usted. Y ahora que pienso... me ha quitado usted un gran peso de encima.. no puedo dejar de expresar el deseo de que fuese usted. y si puedo hablar con entera franqueza. realmente. (Levantándose y yendo hacia ella) La estimo a usted mucho. Cecilia. Hubiera http://www. En resumen. y no tan seductora de aspecto.

se lo ruego. Gundelinda: (Con tono interrogante) ¿Me hace usted el favor de repetirlo? Cecilia: (Con cierta timidez y confidencialmente) Mi querida Gundelinda. Nuestro periodiquito local recogerá seguramente la noticia la semana próxima. Míster Ernesto Worthing y yo somos novios y nos casaremos. pero creo que mi derecho es preferente. de que míster Ernesto Worthing no es su tutor? Cecilia: Completamente segura. Cecilia: Lamentaría de un modo indecible.com/Insurgencia . ¿no le parece? Dígame: ¿está usted segura. Gundelinda: (Levantándose. Cecilia: (Muy cortésmente. Sentiría mucho. Gundelinda: (Con aire meditabundo) Si ese pobre muchacho se ha dejado coger en la trampa de alguna promesa disparatada. completamente segura. (Enseña su Diario). levantándose) Temo que esté ligeramente equivocada. mi querida Gundelinda. muy cortésmente) Mi querida Cecilia. Si quiere usted comprobar el hecho. que esto pudiera causarle alguna decepción. Ernesto se me ha declarado hace diez minutos justos. (Una pausa) En realidad. voy a ser yo su tutora. Míster Ernesto Worthing es mi prometido. pero me creo en la obligación de hacerle notar que desde que Ernesto se declaró a usted ha cambiado de opinión evidentemente. tener que causarle algún dolor moral o físico. Cecilia: (Examinando atentamente el Diario con los impertinentes puestos) Es realmente curiosísimo. pues me rogó que fuese su esposa ayer tarde. La noticia aparecerá en el Morning Post del sábado. Debe una llevar siempre algo sensacional para leer en el tren. (Sacando su propio Diario) No viajo jamás sin mi Diario. consideraré un deber mío librarle de ella sin tardanza y con mano firme. creo que debe de haber en eso algún pequeño error. no hay razón alguna para que le guarde a usted un secreto. http://www. hágalo.scribd. a las cinco y media. lo más tarde. querida Cecilia.228 ACTO SEGUNDO sido terrible que una nube cualquiera empañase una amistad como la nuestra.

Cecilia está a punto de replicar. Meriman: ¿Hay que servir el té como de costumbre. Gundelinda: ¡Cinco provincias! No creo que eso me gustase mucho: detesto las aglomeraciones. utilizando una trampa. Cecilia: (Con dulzura) Supongo que por eso vive usted en Londres. miss? Cecilia: (En tono severo. Gundelinda: (Mirando en torno suyo) ¡Qué jardín tan bien cuidado. La presencia de los Criados ejerce una influencia moderadora. como de costumbre. Gundelinda: (Con ironía) Me encanta poder decir que yo no he visto nunca un azadón. a Ernesto para que se declarase? ¿Cómo se atreve usted a eso? No es este el momento de andarse con fingidos miramientos. (Entra Merriman. miss Fairfax.com/Insurgencia . (Merriman empieza a desocupar la mesa y a colocar el mantel. Gundelinda: ¿Me alude usted a mí.229 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Cecilia: (Con aire pensativo y melancólico) Sea el que fuere el desdichado enredo en que pueda haberse metido mi novio. Cecilia: ¿Quiere usted insinuar. es más que un deber moral decir lo que se piensa: se convierte en un placer. miss Cardew. Gundelinda: No tenía yo idea de que hubiese flores en el campo. Claro es que nuestras esferas sociales son muy diferentes. http://www. En una ocasión como esta. no se lo reprocharé nunca después de casados.scribd. Cecilia y Gundelinda se miran furiosas) Gundelinda: ¿Hay muchas excursiones interesantes por las cercanías. pero tranquilo) Sí. Trae una bandeja. lo llamo azadón. miss Cardew! Cecilia: Encantada de que le guste. Pausa larga. un mantel y una mesita con el servicio. al hablar de enredo? Es usted muy atrevida. Desde lo alto de una de las colinas cercanas se pueden ver cinco provincias. bajo la cual ambas muchachas se revuelven rabiosas). Cuando veo un azadón. seguido de un Lacayo. miss Cardew? Cecilia: ¡Oh. miss Fairfax. sí! Muchísimas. (Gundelinda se muerde los labios y se golpea nerviosamente el pie con la sombrilla). que yo he atrapado.

miss Fairfax? Gundelinda: (Con refinada cortesía) Gracias (Aparte) ¡Odiosa muchacha! Pero ¡necesito tomar té! Cecilia: (Con dulzura) ¿Azúcar? Gundelinda: (Con altivez) No. si es que hay quien haga semejante cosa. Cecilia: (Cortando una gran rebanada de tarta y poniéndola en el plato) Pase usted esto a miss Fairfax. no puedo comprender cómo se las arregla nadie para vivir en el campo. La tarta no se ve hoy día casi en las casas bien. miss Fairfax. miss Cardew. coge las pinzas y echa cuatro terrones de azúcar en la taza). El azúcar no está ya de moda. lo mira y se encuentra con que es tarta. ¿verdad? Creo que la aristocracia la padece mucho ahora precisamente. Se levanta indignada). (Cecilia la mira con indignación.230 ACTO SEGUNDO Cecilia: ¡Oh! Las flores son aquí tan vulgares como la gente en Londres. (Merriman obedece y sale con el Lacayo. Deja en seguida la taza. gracias. me ha dado usted tarta. que va usted demasiado lejos. Gundelinda bebe el té y hace una mueca. El campo me aburre siempre mortalmente. Cecilia: ¡Ah! Eso es lo que los periódicos llaman depresión agrícola. Gundelinda: Por lo que a mí se refiere. Cecilia: (Levantándose) ¿Hasta dónde no iría yo por salvar a mi pobre inocente novio de las maquinaciones de cualquier otra muchacha? http://www.com/Insurgencia . si me hace el favor. según me han dicho.scribd. Gundelinda: Me ha llenado usted el té de terrones de azúcar. alarga una mano hacia el pan con mantequilla. Cecilia: (Secamente) ¿Tarta o pan con mantequilla? Gundelinda: (Con aire displicente) Pan con mantequilla. ¿Quiere usted una taza de té. Es casi una epidemia entre ella. Todo el mundo conoce la dulzura de mi carácter y la extraordinaria bondad de mi genio. y aunque he pedido con toda claridad pan con mantequilla. pero le advierto.

231 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Gundelinda: Desde el momento en que la vi desconfié de usted. Ahora ya puede usted. Tendría usted. Mi primera impresión ante la gente es invariablemente cierta. (Ofreciéndole su mejilla). Cecilia: Aquí está Ernesto. (Entra Jack). miss Fairfax. El caballero cuyo brazo rodea en este momento su talle es mi querido tutor. No me equivoco nunca en estas cosas. Ernesto! ¿Puedo preguntarle si es usted el prometido de esta señorita? Algernon: (Mirando a su alrededor) ¿Qué señorita? ¡Díos mío! ¡Gundelinda! Cecilia: ¡Sí! ¡Gundelinda. Gundelinda: (Al verle) ¡Ernesto! ¡Mi Ernesto! Jack: ¡Gundelinda! ¡Encanto mío! (Va a besarla) Gundelinda: (Retrocediendo) ¡Un momento! ¿Puedo preguntarle si es usted el prometido de esta señorita? (Señalando a Cecilia). otras muchas visitas del mismo género que hacer en la vecindad. (Algernon la besa).. que estoy abusando de su precioso tiempo. Gundelinda: (Retrocediendo) ¡Jack! ¡Oh! (Entra Algernon). sin reparar en los demás) ¡Amor mío! (Queriendo besarla). míster John Worthing. Algernon: (Riendo) ¡Claro que no lo soy! ¿Quién puede haberle metido a usted semejante idea en su linda cabecita? Cecilia: Gracias (Ofreciéndole su mejilla para que la bese) Ya puede usted. http://www.scribd.com/Insurgencia . Jack: (Riendo) ¿De mi querida Cecilita? ¡Claro que no lo soy! ¿Quién puede haberle metido a usted semejante idea en su linda cabecita? Gundelinda: Gracias.. Gundelinda: ¿Me quiere usted perdonar? Cecilia: Es mi tío Jack. Cecilia: (Con mucha dulzura) Ya sabía yo que debía de haber algún error. Dios mío! De Gundelinda hablo. sin duda. Algernon: (Yendo directamente hacia Cecilia. y sentí que era usted falsa y solapada. Cecilia: Paréceme. Cecilia: (Retrocediendo) ¡Un momento.

No tengo http://www. Jack: (Lentamente y con vacilación) Gundelinda. Pero me llamo realmente Juan.. ¿verdad? (Se abrazan Jack y Algernon murmuran por lo bajo. Gundelinda: ¡Admirable idea! Míster Worthing. El caballero que la acaba de besar a usted es mi primo Míster Algernon Moncrieff. miss Cardew. Cecilia: ¡Oh! Gundelinda: ¿Se llama usted realmente Juan? Jack: (Irguiéndose con cierto orgullo) Podría negarlo si se me antojase..scribd. así es que tiene cierta importancia para nosotras saber dónde está en la actualidad su hermano Ernesto. Podría negarlo todo si quisiera.. Es la primera vez en mi vida que me veo en una situación tan penosa. que yo no tengo ningún hermano Ernesto. Sin embargo.com/Insurgencia . Cecilia. Es muy penoso para mí verme obligado a decir la verdad. Y Juan he sido durante muchos años. ¿Dónde está su hermano Ernesto? Ambas estamos prometidas a su hermano Ernesto. les diré a ustedes. Cecilia: (Con cierta viveza) Hay precisamente una pregunta que desearía que me permitiesen hacer a mi tutor. Cecilia: (A Gundelinda) Las dos hemos sido engañadas groseramente.232 ACTO SEGUNDO Gundelinda: Ya sabía yo que debía de haber algún error. ofendida! Cecilia: ¡Mi querida Gundelinda. ultrajada! Gundelinda: (Pausadamente y con gravedad) Me llamará usted hermana. y realmente carezco por completo de experiencia en la materia. paseándose de un lado para otro).. Gundelinda: ¡Mi pobre Cecilia. con toda franqueza. hay precisamente una pregunta que desearía que me permitiesen hacerle. Cecilia: (Separándose de Algernon) ¿Algernon Moncrieff? ¡Oh! (Las dos muchachas de dirigen la una hacia la otra y se cogen mutuamente del talle como para protegerse) ¿Se llama usted Algernon? Algernon: No puedo negarlo.

¡Tienes un carácter tan absolutamente trivial!. que ninguna de las dos estamos prometidas a nadie. Hay que ser serios para unas cosas u otras cuando quiere uno divertirse algo en la vida. (Los miran despreciativa- mente y entran a la casa). No he tenido en mi vida ningún hermano ni entra realmente en mis intenciones tenerlo en lo futuro. El «bunburysmo» más admirable que he visto en mi vida..scribd. Cecilia: (Sorprendida) ¿Que no tiene usted ningún hermano. Gundelinda: Me parece. Gundelinda: (Con severidad) ¿No ha tenido usted nunca hermano de ninguna clase? Jack: (Con jovialidad) Nunca. en absoluto. Jack: Bueno.. de ninguna clase. Jack: Bueno.233 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO ningún hermano.. ¿no es eso? Algernon: Sí. la única pequeña satisfacción que me queda en todo este desdichado asunto es que tu amigo Bunbury se ha ido a paseo. Cecilia. Ya http://www. No tengo ni la más remota idea de lo que haces tú en serio. ¡Son tan cobardes los hombres!.. ¿verdad? Gundelinda: Vamos a casa. pues no tienes el menor derecho a «bunburyzar» aquí.com/Insurgencia . y «bunburysmo» del mejor. Algernon: Eso es absurdo. en absoluto? Jack: (Alegremente) Ninguno. Todo «bunburysta» serio lo sabe. Tiene uno derecho a «bunburyzar» donde se le antoje. Cecilia: No es una situación muy agradable para una muchacha encontrarse de repente así. No creo que tengan el atrevimiento de seguirnos allí. A mí se me ocurre ser serio en lo tocante al «bunburysmo». Me figuro que acaso todo. Jack: Y a este horroroso lío es a lo que tú llamas «bunburysmo». Cecilia: No. Jack: ¡«Bunburysta» serio! ¡Dios mío! Algernon: Sí.

mi querido Algy. Algernon: No creo que sea muy verosímil tu enlace con miss Fairfax.com/Insurgencia . No lo hacen más que los agentes de Bolsa. Y eso sin tener en cuenta que es mi prima. Algernon: Tu hermano está también un poco apagado. comiendo tranquilamente pastas. y eso. Y eso no está mal tampoco.scribd. Es la única manera de comerlas. y eso es todo. ¿verdad. La amo. Hay que estar siempre muy tranquilo para comer pastas. Jack. Me mancharía los puños de manteca. de tanto mundo. Jack: Bueno. y para eso únicamente en sus banquetes oficiales. tan inteligente. Algernon: Si es que no puedo comer pastas con el ánimo agitado. Algernon: No veo justificación posible para ti después de haber engañado a una muchacha tan excepcional. http://www. ¿a ti qué te importa? Algernon: Si me importara no hablaría de ello. en las circunstancias actuales. me parece completamente indisculpable. (Se pone a comer pastas) Es muy ordinario hablar de asuntos propios. querido Jack? No podrás fugarte a Londres con tanta frecuencia como acostumbrabas. como miss Fairfax. Jack: Yo quería casarme con Gundelinda. La adoro. Jack: En cuanto a tu conducta con miss Cardew debo decirte que portarse así con una muchacha encantadora. Jack: No me explico cómo puedes estar ahí sentado. Me pareces completamente inhumano. Jack: Te digo que es inhumano comer pastas de cualquier manera. Algernon: Pues yo deseaba únicamente casarme con Cecilia. sencilla e inocente. Lo cual está muy bien. Jack: Tienes pocas probabilidades de casarte con miss Cardew. Eso sin tener en cuenta para nada que es mi pupila.234 ACTO SEGUNDO no podrás escaparte al campo tan a menudo como solías hacerlo. cuando nos encontramos en un apuro tan terrible como este. con toda seguridad.

Sería absurdo. además. Jack: (Levantándose también) Bueno. cuando tengo un verdadero apuro gordo. Jack: Mi querido amigo. pero esa no es razón para que te las comas todas de esa manera voraz. Creo muy posible que no me hayan bautizado nunca. Y. supongo que podrá uno comerse sus pastas en su jardín. En efecto. Pero las pastas son siempre lo mismo. ¿cuándo vas a tener la bondad de largarte? Algernon: No es posible que quieras que me vaya sin hacer alguna comida. Algernon: Pues ¿no acabas de decir que era inhumano comer pastas? Jack: He dicho que era completamente inhumano en ti comerlas en las actuales circunstancias. Gundelinda lo quería así. y. (Le arrebata a Jack el plato de las pastas).com/Insurgencia . ¡Díos mío!. menos a comer y beber. como es natural. y lo mismo opina el doctor Casulla. todos los que me conocen íntimamente podrán decirte que me niego a todo. Además. (Le quita las pastas a Algernon). Lo cual es muy distinto. Jack: Algy. En este momento estoy comiendo pastas porque soy desgraciado. Sería absurdo. mejor. en lugar de las pastas. Nunca me marcho sin comer. Algernon: (Ofreciéndole la tarta para el té) Quisiera que te comieses la tarta. Nadie lo hace.235 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Algernon: Cuando tengo algún apuro. Tu caso es completamente distinto.scribd. que me gustan especialmente estas pastas. A ti ya te han bautizado. Me he puesto de acuerdo esta mañana con el doctor Casulla para que me bautice a las cinco y media. excepto los vegetarianos y sus congéneres. No podemos ser bautizados los dos con el nombre de Ernesto. La tarta no me gusta. No hay la menor prueba de que me haya bautizado nadie. tengo perfecto derecho a que me bauticen si se me antoja. me impondrá el nombre de Ernesto. Jack: Pero. (Se levanta). cuanto antes desistas de ese disparate. http://www. Además. acabo de ponerme de acuerdo con el doctor Casulla para que me bautice a las seis y cuarto con el nombre de Ernesto. Algernon: Puede ser. lo único que me consuela es comer.

No debes olvidar que una persona íntimamente relacionada contigo ha estado a punto de liárselas esta semana en París a causa de un fuerte enfriamiento. (Las coge) Ya te he dicho que me gustaban especialmente las pastas.. Por eso sé que mi constitución puede resistirlo. pero ahora me atrevo a asegurar que sí lo es. debo decirte que me parece algo peligroso para ti arriesgarte a hacerlo ahora. pero hace años que no lo he sido. Eso es lo importante. Jack: Sí. ¿por qué diablos permites que sirvan tarta a tus invitados? ¡Vaya una idea que tienes de la hospitalidad! Jack: ¡Algernon! Ya te he dicho que te vayas. Podría hacerte daño.236 ACTO SEGUNDO Algernon: Sí. Estás siempre diciendo disparates. ya lo sé.. Jack: Y yo no puedo ver la tarta. Algernon: ¡Jack. Algernon: Generalmente..com/Insurgencia . La ciencia está siempre haciendo maravillosos progresos.scribd. Algernon: Así es. ¿Por qué no te vas? Algernon: ¡No he acabado aún de tomar mi té! ¡Y queda todavía una pasta! (Jack lanza un suspiro y se desploma sobre un sillón. pero te han bautizado. No quiero que estés aquí. Si tú no estás completamente seguro de haber sido bautizado alguna vez. otra vez con las pastas! Ten la bondad de dejarlas en paz. No quedan más que dos. pero tú mismo dijiste que un fuerte enfriamiento no era hereditario. Algernon: Entonces. Jack: Sí. Algernon continúa comiendo). no. http://www. Jack: (Cogiendo el plato de las pastas) ¡Oh! Eso es un disparate.

De su contestación dependen muchas cosas. ¡Qué descaro! Cecilia: Se acercan. (Entra Jack. Cecilia: Muy bien. Cecilia: Han estado comiendo pastas. Es lo único que podemos hacer por ahora. no. tengo que preguntarle algo muy particular. Eso sí que es atrevimiento. Viene silbando un aire terriblemente popular de ópera inglesa). como hubiese hecho cualquiera. es usted de una sensatez inapreciable. Gundelinda: Pero no seremos nosotras las primeras en hablar. Gundelinda y Cecilia están asomadas a la ventana. que todavía les queda algún sentimiento de vergüenza. tenga usted la bondad de contestarme a la siguiente pregunta: ¿por qué quiso hacerse pasar por hermano de mi tutor? http://www.scribd. Gundelinda: Guardemos un silencio digno. Cecilia: De lo más deplorable. Cecilia: Eso. Gundelinda: Míster Worthing. ¿No podría usted toser? Cecilia: Pero si no estoy acatarrada. Eso parece indicar arrepentimiento. demuestra. Cecilia: Gundelinda. a mi juicio. Gundelinda: El hecho de no habernos seguido inmediatamente aquí. mirando hacia el jardín. Gundelinda: Nos miran. Gundelinda: Este silencio digno parece producir un resultado deplorable. Gundelinda: (Después de una pausa) Lo que parece es que no se preocupan de nosotras. Míster Moncrieff.237 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO ACTO TERCERO Salita íntima en la residencia solariega de Woolton. seguido de Algernon.com/Insurgencia .

Gundelinda: ¿Verdad que sí? Yo ya he perdonado. Gundelinda: Entonces. a mi juicio. querida. (Gundelinda lleva el compás levantando el dedo).com/Insurgencia .. ¡Esto es todo! Jack y Algernon: (Hablando a la vez) ¿Nuestros nombres de pila. el sello de la verdad. Cecilia: ¿No podríamos hablar las dos al mismo tiempo? Gundelinda: ¡Excelente idea! Yo casi siempre hablo al mismo tiempo que los demás.. Cecilia: No le creo. (Dirigiéndose hacia Cecilia) Sus explicaciones parecen completamente satisfactorias. lo esencial es el estilo y no la sinceridad. ¿cree usted que deberíamos perdonarlos? Cecilia: Sí. Míster Worthing.? ¿Eso es todo? Pero ¡si nos van a bautizar esta tarde! http://www. sobre todo la de míster Worthing. Cecilia: Yo estoy más satisfecha con lo que ha dicho míster Moncrieff. En cuestiones de gran importancia. Están en juego principios que no se pueden abandonar. ¿verdad? Gundelinda: Sí. eso creo. ¿Quiere usted que le marque yo el compás? Cecilia: Naturalmente. Posee. Cecilia: (A Gundelinda) La explicación parece realmente satisfactoria. Pero eso no influye en modo alguno en la admirable belleza de su respuesta. ¿Cuál de nosotras debe hablarle? No es una faena agradable. Pero pienso hacerlos desaparecer. miss Fairfax? Gundelinda: Tengo serios motivos para dudarlo.scribd. Gundelinda y Cecilia: (Hablando a la vez) Sus nombres de pila siguen siendo una barrera infranqueable. No es este momento de escepticismos a la alemana. Gundelinda: Cierto.238 ACTO TERCERO Algernon: Para poder tener ocasión de verla a usted. ¿cómo va usted a explicarme su falsa afirmación de que tenía un hermano? ¿Lo hizo usted para tener ocasión de ir a Londres a verme lo más a menudo posible? Jack: ¿Puede usted dudarlo. si consiente usted en creerle. Solo su voz inspira una absoluta confianza.

Realmente. Lady Bracknell: Ven aquí. (Estrecha la mano a Algernon). Lady Bracknell: ¡Gundelinda!.com/Insurgencia . Las parejas se separan asustadas. Merriman: ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Lady Bracknell! Jack: ¡Cielo santo! (Entra Lady Bracknell . sea la que fuera. Me propongo no desengañarle.. no http://www. mamá. La vacilación. Gundelinda: ¡Qué absurdo es hablar de la igualdad de los sexos! Cuando se trata del sacrificio de sí mismo. tose muy fuerte). que míster Worthing y yo somos prometidos. cuyas confidencias he comprado por medio de unos billetes. es señal de decadencia mental en los jóvenes y de debilidad física en los viejos. la he seguido inmediatamente. ¿está usted decidido a arrostrar esa tremenda prueba? Algernon: Lo estoy. tomando un tren de mercancías. (Caen unas en brazos de otros. ¿Qué significa esto? Gundelinda: Pues.scribd. organizada por la Junta de Ampliación Universitaria.. Sale Merriman). Siéntate. sencillamente. de que asiste a una conferencia de una duración extraordinaria. Su desventurado padre está en la idea. Gundelinda: (A Jack) ¡Amor mío! Algernon: (A Cecilia) ¡Amor mío!. Jack: Lo estamos. afortunadamente. Siéntate inmediatamente. (Volviéndose hacia Jack) Caballero. enterada de la fuga repentina de mi hija por su doncella de confianza. los hombres van infinitamente más lejos que nosotras. Cecilia: (A Algernon) Y. acerca de la influencia de una renta fija sobre el Pensamiento.. Cecilia: Tienen ellos momentos de valor físico que nosotras desconocemos en absoluto. Al ver la situación.. por complacerme. Aparece Merriman.239 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Gundelinda: (A Jack) Y ¿está usted dispuesto a hacer esa terrible cosa en mi obsequio? Jack: Lo estoy.

¡Algernon! Algernon: ¿Qué. Bunbury ha muerto. Vamos.scribd. Algernon: Querida tía Augusta. caballero.. Algernon: (Alegremente) ¡Oh! Le he matado esta tarde.. tía Augusta? Lady Bracknell: ¿Puedo preguntarte si es en esta casa donde vive tu achacoso amigo míster Bunbury? Algrnon: (Tartamudeando) ¡Oh. Y ahora. Bunbury? ¡Oh! Estalló por completo. Sobre todos los puntos. Jack: ¡Me he comprometido a casarme con Gundelinda. Pero comprenderá usted perfectamente...com/Insurgencia ... Lady Bracknell: Parece ser que tuvo una gran confianza en la opinión de sus médicos. quién es esa personita http://www. lady Bracknell! Lady Bracknell: Eso no tiene la menor importancia.. he querido decir que le descubrieron. como es natural. en lo que respecta a Algernon. Sin embargo. esto en lo que quería yo decir. dónde en este momento. Lo considero un error.240 ACTO TERCERO le he desengañado en ninguna cuestión. Si así era. por consiguiente. En realidad.. que toda comunicación entre usted y mi hija debe cesar terminantemente desde ahora mismo. ¿puedo preguntar a usted. Lady Bracknell: ¡Muerto! ¿Y cuándo ha muerto míster Bunbury? Su muerte ha debido de ser muy repentina. soy inflexible. no! Bunbury no vive aquí Bunbury está no sé. y Bunbury se murió. que los médicos descubrieron que Bunbury no podía vivir. me alegro mucho de que se decidiese. Digo. el pobre Bunbury murió esta tarde. Lady Bracknell: ¿Y de qué murió? Algernon: ¿Quién.. míster Worthing. Y ahora que estamos ya libres de ese míster Bunbury. a adoptar una regla de decisiva conducta por prescripción facultativa. por último. bien castigado está por su morbosidad. Lady Bracknell: ¿Qué estalló? ¿Ha sido víctima de un atentado revolucionario? No estaba yo enterada de que míster Bunbury se interesase por la legislación social.

Pero ¿qué pruebas tengo yo de su autenticidad? Jack: He conservado cuidadosamente los Anuarios de señas de aquella época. yendo hacia el sofá se sienta) No sé si es que el aire de esta región del condado de Hertford tendrá algo especialmente excitante. propietario de la finca Gervase Park. Londres. tía Augusta. O. Hasta ayer no tenía yo idea de que hubiese familias o personas que descendiesen de una estación de término. (Jack parece furiosísimo. Jack: (Con voz clara y fría) Miss Cardew es nieta del difunto míster Thomas Cardew. Belgravia Square. línea del norte. Lady Bracknell: ¿Quieres hacer el favor de repetírmelo? Cecilia: Míster Moncrieff y yo pensamos casarnos. Creo que algunas preguntas preliminares por mi parte no estarían de más.. ¿tiene algo que ver miss Cardew con cualquiera de las grandes estaciones de ferrocarril londinense? Lo pregunto a título de información solamente. pero el número de promesas matrimoniales en actividad me parece que sobrepasa considerablemente el término medio suministrado por las estadísticas para gobierno nuestro. S. http://www.com/Insurgencia . Algernon: He dado palabra de casamiento a Cecilia. lady Bracknell. en Dorking. mi pupila. Lady Bracknell: (Con aspereza) He notado errores peregrinos en esa publicación. por si quiere examinarlos. y. condado de Surrey y del Sporran en el condado de Fife.241 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO cuya mano tiene cogida mi sobrino Algernon de una manera que me parece completamente innecesaria? Jack: Esa señorita es miss Cecilia Cardew. Están a su disposición. 149. lady Bracknell.scribd. (Lady Bracknell saluda fríamente a Cecilia). Lady Bracknell: (Se estremece. Tres señas distintas inspiran siempre confianza hasta a los comerciantes. pero se contiene). Lady Bracknell: Eso parece bastante satisfactorio. Míster Worthing.

(Se levanta y mira la hora en su reloj) ¡Gundelinda! Se acerca la hora de nuestra marcha. Yo no soy partidaria de las experiencias prematuras. confirmación y sarampión. Jack: ¡Oh! Unas ciento treinta mil libras esterlinas en papel del estado. (A Cecilia) Acérquese usted. en una época de cosas superficiales. Hasta ahora todo eso me satisface. querida. conseguirá resultados http://www. Encantado de haberla visto. perfectamente experta. Markby y Markby? Una razón social muy bienquista en su profesión. su fe de bautismo y sus certificados de tos ferina.scribd. (Cecilia se acerca) ¡Preciosa muchachita! Su vestido es de una sencillez lastimosa. siento tener que decirlo.com/Insurgencia . Además. míster Wortihng. Una doncella francesa. empadronamiento. he oído decir que alguno de esos señores Markby figuraba de cuando en cuando en los banquetes oficiales. documentos tanto alemanes como ingleses. y su pelo parece tal como lo hizo la Naturaleza. de esas cualidades que duran y se mejoran con el tiempo. Vaya usted con Dios. Jack: (Muy irritado) ¡Cuánta bondad por su parte. Pero podemos transformarlo en seguida. aunque tal vez demasiado excitante para una muchacha tan joven. ¡Ciento treinta mil libras! ¡Y en papel del Estado! Miss Cardew me parece una muchacha muy seductora. lady Bracknell! Tengo también en mi poder. y le encantará a usted saberlo.242 ACTO TERCERO Jack: Los abogados y procuradores de la familia de miss Cardew son los señores Markby. Vivimos. Lady Bracknell: ¡Ah! Una vida llena de incidentes. quisiera preguntarle si miss Cardew posee alguna fortunita. Eso es todo. Y aunque sea por pura fórmula. Lady Bracknell: ¿Markby. por lo que veo. ahora que la veo bien. vacunación. No podemos perder ni un momento. la partida de nacimiento de miss Cardew. Lady Bracknell: (Sentándose de nuevo) Un momento. míster Worthing. lady Bracknell. Pocas muchachas hoy día tienen cualidades verdaderamente sólidas. Markby y Markby.

Cuando me casé con lord Bracknell no tenía yo la menor fortuna. querida. lady Bracknell. tía Augusta? Lady Bracknell: Hay varias posibilidades mundanas en el perfil de miss Cardew. encantadora amiguita. ¡Algernon! Algernon: ¿Qué. Algernon: Cecilia es la muchacha más dulce. (Cecilia da una vuelta completa) No.243 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO verdaderamente maravillosos en poquísimo tiempo. Lady Bracknell: No hables irrespetuosamente de la sociedad. Luego dirige una sonrisa estudiada a Cecilia) Tenga usted la bondad de volverse. y tres meses después no la conocía ni su propio marido. Me acuerdo que recomendé una a la joven lady Lancing. lo que yo esperaba. Algernon: Gracias. Lady Bracknell: ¡Cecilia. que Algernon no cuenta más que con sus deudas. como es natural. (A Cecilia) Sabrá usted. http://www. Pero ni en sueños admití por un momento que eso pudiera ser un obstáculo en mi camino. (Cecilia se pone de perfil) Sí. Y no doy dos céntimos por esas posibilidades mundanas.scribd. Algernon. Lady Bracknell: (Mira iracunda a Jack durante unos instantes. tía Augusta. Eso lo hace tan solo la gente que no puede pertenecer a ella. lo que quiero examinar es el perfil. amiguita. Se lleva en este momento muy alta. El estilo depende en gran parte de la manera de llevar la barbilla. Bueno: supongo que tendré que dar mi consentimiento. Jack: Y pasados seis meses. más amable y más bonita que hay en el mundo entero.com/Insurgencia . no la conocía nadie. Levante usted un poco la barbilla. en absoluto. Los dos puntos flacos de nuestra época son su falta de principios y su falta de perfil. puede usted besarme! Cecilia: (Besándola) Gracias. Hay varias posibilidades mundanas en su perfil. Pero yo no apruebo los matrimonios interesados.

según acaba de comunicarme mi mayordomo. Y al amparo de un nombre falso se ha bebido. consiguió entrar en mi casa pretextando ser mi hermano. No tiene nada.244 ACTO TERCERO Lady Bracknell: Puede usted también llamarme tía Augusta en lo sucesivo. una botella entera de un litro de mi Perrier-Jouet Brut. del ochenta y nueve. y hasta me atreveré a decir que ostentosamente aceptable. Sospecho que es un mentiroso. tía Augusta. y hallándome en Londres por un importante asunto de novela. Lady Bracknell: ¡Mentiroso! ¿Mi sobrino Algernon? ¡Imposible! Es un alumno de Oxford. pero no hay que pensar en esa boda. Dan ocasión a que los novios descubran sus mutuos caracteres antes de casarse. ha conseguido. ¿Qué más puede desearse? Jack: Siento muchísimo tener que hablarle a usted con franqueza. pero el hecho es que a mí no me gusta absolutamente nada su carácter. durante la tarde. engullendo hasta la última pasta. Y lo que hace su conducta más inconcebible aún es que sabía perfectamente desde el principio que http://www. Lady Bracknell: Hablando con franqueza. Cecilia: Gracias. Esta tarde. y ella no puede casarse sin mi consentimiento hasta que sea mayor de edad. enajenarme el afecto de mi única pupila. Continuando su vergonzosa impostura. (Algernon y Cecilia le miran con indignado asombro). lo cual no es nunca aconsejable. un vino que me reservaba yo especialmente. lady Bracknell. Y yo me niego en absoluto a darlo. Lady Bracknell: ¿Y puedo preguntarle por qué motivos? Algernon es un partido extraordinariamente. durante mi ausencia temporal de aquí. Soy tutor de miss Cardew. pero luce mucho. Posteriormente se ha quedado a tomar el té. Jack: Temo que no sea posible abrigar la menor duda sobre ese punto. lady Bracknell.scribd. yo no soy partidaria de las relaciones largas.com/Insurgencia . Jack: Perdone usted que la interrumpa. acerca de su sobrino.

por su propia elección. (Como reflexionando) Dieciocho años. después de madura reflexión. realmente. Mi decisión es. que no lo he tenido nunca y que no pienso tenerlo de ninguna clase. por ejemplo.245 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO yo no tengo ningún hermano. Así se lo dije terminantemente ayer mismo por la tarde. hasta los treinta y cinco años. hace ya muchos años. en absoluto. que la interrumpa de nuevo.. he decidido no hacer caso. lady Bracknell. Así es que no creo que el consentimiento de su tutor sea. Eso parece tan calculador. Que yo sepa. pero confesando veinte en las veladas. de la conducta de mi sobrino con usted. Jack: Perdone usted.scribd. Lady Dumbleton es un caso de estos. una cuestión de gran importancia. Treinta y cinco años es una edad muy atractiva. sin embargo. según las cláusulas del testamento de su abuelo. amiguita.. querida? Cecilia: Pues. Lady Bracknell: Hace usted perfectamente en realizar esa leve alteración. ha tenido treinta y cinco años desde que cumplió los cuarenta. Jack: Eso demuestra una gran generosidad en usted. se han quedado en los treinta y cinco. pero confieso siempre veinte cuando voy a alguna velada. Bueno. después de todo. una mujer no debe decir nunca exactamente su edad. Lady Bracknell: ¡Ejem! Míster Worthing. Realmente. No veo razón alguna para que nuestra querida Cecilia no esté más atractiva aún a la edad http://www. lady Bracknell. miss Cardew no llegará a ser mayor de edad. pero justo es decirle que. (Cecilia se aproxima) ¿Qué edad tiene usted.com/Insurgencia . no falta mucho para que llegue usted a la mayoría de edad y se vea libre de las restricciones de la tutela. Lady Bracknell: Eso no me parece una grave objeción. Me niego a dar el consentimiento. legalmente. Lady Bracknell: (A Cecilia) Acérquese usted. irrevocable. La sociedad londinense está llena de damas de elevadísima alcurnia que. no tengo más que dieciocho años.

http://www. mi querida lady Bracknell. Me pone eso siempre de muy mal humor.246 ACTO TERCERO susodicha que lo está actualmente. ¿podría usted esperarme hasta que cumpla yo los treinta y cinco años? Algernon: Claro que puedo. pero yo no podría esperar todo ese tiempo. nos exponemos a toda clase de comentarios en el andén. Ya sabe usted que sí. (Gundelinda se levanta) Hemos perdido ya cinco trenes o seis. querida. ¿qué vamos a hacer. lo sabía instintivamente. míster Moncrieff. puede escoger por sí mismo. y.com/Insurgencia . Lady Bracknell: (Levantándose e irguiéndose con altivez) Debía usted ya saber perfectamente que no hay ni que pensar en su proposición. Detesto tener que esperar a cualquiera. pero me gusta la puntualidad en los demás. yo le rogaría a usted que meditase nuevamente su determinación. Casulla: Todo está preparado ya para los bautizos.scribd. sus bienes habrán aumentado considerablemente. un celibato apasionado es lo que podemos esperar todos nosotros en lo venidero. Lady Bracknell: No es ese el destino que le reservo a Gundelinda. Lady Bracknell: Mi querido míster Worthing como miss Cardew declara categóricamente que no podría esperar hasta los treinta y cinco —advertencia que. Cecilia: Algy. no hay ni que pensar en que yo espere. Cecilia. aunque solo sea cinco minutos. Si perdemos algunos más. Y mientras tanto. Cecilia? Cecilia: No lo sé. (Saca su reloj) Vamos. me parece mostrar un carácter algo impaciente— . Yo no soy puntual. yo aprobaré gustoso el enlace de su sobrino con mi pupila. Algernon. Jack: Entonces. si el asunto está por completo entre sus manos! En el momento en que usted dé el consentimiento para mi boda con Gundelinda. (Entra el Doctor Casulla). como es natural. lo confieso. por tanto. ya lo sé. Jack: ¡Pero. Algernon: Entonces. aunque sea para casarme. Cecilia: Sí.

¿no es una mujer de aspecto repulsivo. ¿Puedo preguntarle qué situación ocupa en casa de usted? http://www. caballero? ¿No será eso algo prematuro? Casulla: (Con aire ligeramente perplejo y señalando a Jack y Algernon) Estos señores han expresado el deseo de ser bautizados inmediatamente. Lady Bracknell: Es la misma persona. doctrina que ha refutado por completo en cuatro de mis sermones inéditos.scribd.com/Insurgencia . Esa miss Prism. evidentemente. referirse a una miss Prism? Casulla: Sí. como la disposición del ánimo de ustedes en este momento me parece particularmente profana. Lady Bracknell: Permítame usted rogarle que se detenga un momento. Casulla: ¿Quiere esto decir que no habrá entonces ningún bautizo en toda la tarde? Jack: No creo que tenga mucha importancia práctica para nosotros. A reunirme con ella voy. confusamente relacionada con la enseñanza? Casulla: (Con cierta indignación) Es una dama de las más cultas y la imagen misma de la respetabilidad. Huelen a las doctrinas heréticas de los anabaptistas. Lord Bracknell se disgustaría muchísimo si se enterara que malgastabas de esa manera tu tiempo y tu dinero. No quiero oír hablar de semejantes excesos. lady Bracknell. te prohíbo que te bautices. tal como están las cosas en este momento. acaba de decirme el encargado del cepillo eclesiástico que hace hora y media que me está esperando miss Prism en la sacristía. Lady Bracknell: ¿A su edad? ¡La idea es grotesca e impía! Algernon. Es un asunto que puede tener una importancia vital para lord Bracknell y para mí. doctor Casulla. míster Worthing. Además. Casulla: Me apena oírle a usted semejante conceptos.247 OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO Lady Bracknell: ¿Para los bautizos. No obstante lo cual. realmente. volveré a la iglesia en seguida. Lady Bracknell: ¡Miss Prism! ¿Le he oído a usted.

que fija en ella una mirada penetrante y petrificadora.248 ACTO TERCERO Casulla: (Con severidad) Soy soltero.com/Insurgencia . Miss Prism: Lady Bracknell. No volvió usted nunca. abandonado y vacío. necesito verla inmediatamente. El canónigo retrocede horrorizado. Contenía el manuscrito de una novela en tres tomos de un sentimentalismo más irritante que el acostumbrado. Jack: (Interviniendo) Lady Bracknell. la reputada intitutriz y la compañera inestimable de miss Cardew. al cuidado de un cochecillo que contenía una criatura recién nacida. del sexo masculino. Mira con ansiedad a su alrededor como queriendo huir). Algunas semanas después. en una esquina alejada de Bayswateer. calle de Upper Grosvenor.scribd. desde hace tres años. mi querido canónigo. Casulla: (Mirando hacia afuera) Aquí se acerca. confieso avergonzada que no lo sé. Algernon y Jack fingen querer evitar. tal como sucedieron. Miss Prism: Me dijeron que me esperaba usted en la sacristía. gracias a las minuciosas pesquisas de la Policía londinense. número ciento cuatro. que salió usted de casa de lord Bracknell. Lady Bracknell: A pesar de eso que acabo de oír de ella. Prism. ya llega. miss Prism es. Prism! (Miss Prism se acerca con aire humilde) ¡Prism! ¿Dónde está el niño? (Consternación general. fue descubierto el cochecillo a medianoche. (Miss Prism se estremece con indignación involuntaria) pero el niño no estaba en él (Todos miran a Miss Prism) ¡Prism! ¿Dónde está el niño? (Pausa). Le he aguardado allí por espacio de una hora y tres cuartos. Miss Prism se queda pálida y desfallece. día que http://www. con inquietud. que Cecilia y Gundelinda oigan los detalles de un terrible escándalo público) Hace ya veintiocho años. (Ve de pronto a Lady Bracknell . (Entra Miss Prism apresuradamente). Mande usted a buscarla. Lady Bracknell: (Con voz severa de un juez) ¡Prism! (Miss Prism baja la cabeza avergonzada) ¡Venga usted aquí. ¡Qué más quisiera yo que saberlo! He aquí los hechos auténticos. señora. La mañana del día que usted ha mencionado.

249

OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

permanece grabado con letras de fuego en mi memoria, me dispuse, como de costumbre, a sacar al niño de paseo en su cochecillo. Llevaba también conmigo un saco de viaje un poco viejo, pero de gran capacidad en el que me proponía colocar el manuscrito de una novela que había yo escrito durante mis escasas horas libres. En un momento de distracción mental que no podré perdonarme nunca coloqué el manuscrito en el cochecillo y metí al niño en el saco de viaje. Jack: (Que ha estado escuchando con atención) Pero ¿adónde llevó usted el saco de viaje? Miss Prism: No me lo pregunte usted míster Worthing. Jack: Miss Prism es este un asunto de grandísima importancia para mí. Insisto en saber adónde llevó usted el saco de viaje que contenía el rorro. Miss Prism: Lo dejé en el guardarropa de una de las mayores estaciones de Londres. Jack: ¿Qué estación? Miss Prism: (Completamente abrumada) En la estación Victoria. Línea de Brighton. (Se deja caer en una silla). Jack: Tengo que retirarme un momento a mi cuarto. Gundelinda, espéreme usted aquí. Gundelinda: Si no tarda usted demasiado le esperaré aquí toda mi vida.

(Sale Jack muy excitado). Casulla: ¿Qué cree usted que quiere decir todo eso, lady Bracknell? Lady Bracknell: No me atrevo a sospecharlo, doctor Casulla. No necesito decir a usted que en las familias de elevada posición no se admite el que puedan darse coincidencias extrañas. Se juzgan muy severamente. (Oyense ruidos en el piso de encima, como si alguien estuviera tirando baúles. Todos miran hacia arriba). Cecilia: El tío Jack parece extraordinariamente agitado. Casulla: Su tutor tiene un carácter muy impresionable.

http://www.scribd.com/Insurgencia

250

ACTO TERCERO

Lady Bracknell: Ese ruido es desagradabilísimo. Por el estrépito parece como si hubiese encontrado un argumento. Odio los argumentos, de cualquier clase que sean. Son siempre vulgares, y muchas veces convincentes. Casulla: (Mirando hacia arriba) Ahora ha cesado. (Los ruidos aumentan) Lady Bracknell: Desearía que llegase a alguna conclusión. Gundelinda: Esta incertidumbre es terrible. Espero que durará. (Entra Jack con un saco de viaje, de cuero negro, en la mano) Jack: (Abalanzándose hacia Miss Prism) ¿Es este el saco de mano, miss Prism? Examínelo usted minuciosamente antes de hablar. La felicidad de más de una vida depende de su respuesta. Miss Prism: (Sosegadamente) Me parece que es el mío. Sí, aquí está la rozadura que sufrió cuando volcó el ómnibus en la calle de Gower en días juveniles y dichosos. Aquí en el forro está la mancha causada por la explosión de un termo para bebidas, incidente ocurrido en Leamington. Y aquí, en la cerradura, están mis iniciales. No me acordaba ya de que las había hecho grabar aquí por capricho. Este saco es indudablemente el mío. Me alegro muchísimo de encontrarlo tan inesperadamente. Su falta me ha ocasionado grandes molestias durante todos estos años. Jack: (Con voz patética) Miss Prism, ha encontrado usted algo más que este saco de viaje. Yo era el niño que colocó usted dentro. Miss Prism: (Atónita) ¿Usted? Jack: (Abrazándola) ¡Sí..., madre! Miss Prism: (Retrocediendo con indignado asombro) ¡Míster Worthing! ¡Yo soy soltera! Jack: ¡Soltera! No niego que es un golpe muy serio. Pero, después de todo, ¿quién tiene derecho a tirar la piedra al que ha sufrido? ¿No puede el arrepentimiento borrar un acto de locura? ¡Por qué ha de haber una ley para los hombres y otra para las mujeres? Madre, yo la perdono a usted. (Intenta abrazarla otra vez)

http://www.scribd.com/Insurgencia

251

OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

Miss Prism: (Más indignada aún) Míster Worthing, aquí hay algún error. (Señalando a Lady Bracknell) Ahí está la señora que puede decirle quién es usted realmente. Jack: (Después de una pausa) Lady Bracknell, me molesta mucho parecer curioso; pero ¿querría usted tener la bondad de comunicarme quién soy yo? Lady Bracknell: Temo que la noticia que voy a darle no le agrade a usted del todo. Usted es el hijo de mi pobre hermana mistress Moncrieff, y, por consiguiente, el hermano mayor de Algernon. Jack: ¡El hermano mayor de Algy! Entonces, después de todo, tengo un hermano. ¡Ya sabía yo que tenía un hermano! ¡Siempre dije que tenía un hermano!... Cecilia, ¿cómo pudiste nunca dudar que tenía yo un hermano? (Cogiendo de la mano a Algernon) Doctor Casulla, mi desgraciado hermano. Miss Prism, mi desgraciado hermano. Algy, joven sinvergüenza, tendrás que tratarme con más respeto en lo futuro. No te has portado conmigo como un hermano en toda tu vida. Algernon: Sí, chico hasta hoy, lo reconozco. Yo lo hacía lo mejor que podía, aunque me faltaba práctica. (Se estrechan la mano) Gundelinda: (A Jack) ¡Dueño mío! Pero ¿quién es usted? ¿Cuál es su nombre de pila ahora que es usted otro? Jack: Dios mío... Me había olvidado por completo de ese detalle. La decisión de usted respecto a mi nombre es irrevocable, ¿no? Gundelinda: Yo no cambio nunca, excepto en mis afectos. Cecilia: ¡Qué naturaleza tan noble la de usted, Gundelinda! Jack: Entonces mejor será aclarar esta cuestión inmediatamente. Tía Augusta, un momento. En la época en que miss Prism me dejó en el saco de viaje, ¿había yo sido bautizado ya? Lady Bracknell: Todo lujo que puede comprarse con dinero, incluyendo el bautismo, fue derrochado con usted por sus amantes padres, ciegos de cariño.

http://www.scribd.com/Insurgencia

252

ACTO TERCERO

Jack: ¡Entonces yo estaba bautizado! Eso está ya en claro. Y ahora, ¿qué nombre me pusieron? Dígamelo, aunque sea la cosa peor para mí. Lady Bracknell: Siendo el primogénito, era natural que la bautizasen con el nombre de su padre. Jack: (Algo irritado) Sí, pero ¿cuál era el nombre de pila de mi padre? Lady Bracknell: (Reflexionando) En este momento no puedo recordar el nombre de pila del general. Era excéntrico, lo confieso. Pero solo en sus últimos años. Y lo era a consecuencia del clima de la India, del matrimonio, de las indigestiones y de otras cosas parecidas. Jack: ¡Algy! ¿No puedes recordar cuál era el nombre de pila de nuestro padre? Algernon: Chico, no nos dirigimos nunca la palabra. Él murió antes de cumplir yo un año. Jack: Su nombre aparecerá en los Anuarios militares de aquella época, ¿verdad, tía Augusta? Lady Bracknell: El general era esencialmente un hombre de paz en todo, menos en su vida doméstica. Pero estoy segura de que su nombre aparecerá en algún Anuario militar. Jack: Aquí están los Anuarios militares de los últimos cuarenta años. Estos encantadores cronicones deberían haber constituido mi estudio constante. (Se precipita hacia el estante y arranca de él materialmente los libros) M. Generales... Mallan, Maxbohm, Magley, ¿qué nombres más espantosos tienen!... Markby, Migsby, Mobbs, ¡Moncrieff! Teniente en mil ochocientos cuarenta. Capitán, Teniente Coronel, Coronel, General en mil ochocientos sesenta y nueve, nombre de pila: Ernesto Juan. (Vuelve a colocar el libro con mucha tranquilidad y habla sosegadamente) ¿No le dije a usted siempre, Gundelinda, que me llamaba Ernesto? Bueno, pues Ernesto soy, después de todo. Quiero decir que soy naturalmente Ernesto. Lady Bracknell: Sí, ahora recuerdo que el general se llamaba Ernesto. Ya sabía yo que por algún motivo particular me era antipático ese nombre.

http://www.scribd.com/Insurgencia

253

OSCAR WILDE_LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

Gundelinda: ¡Ernesto! ¡Mi Ernesto! ¡Desde el principio sentí que no podías llamarte de otro modo! Jack: Gundelinda, es una cosa terrible para un hombre descubrir de pronto que durante toda su vida no ha dicho más que la verdad. ¿Puedes perdonarme? Gundelinda: Sí. Porque estoy segura de que cambiarás. Jack: ¡Vida mía! Casulla: (A Miss Prism) ¡Leticia! (La abraza). Miss Prism: (Entusiasmada) ¡Federico! ¡Al fin! Algernon: ¡Cecilia! (La abraza) ¡Al fin! Jack: ¡Gundelinda! (La abraza) ¡Al fin! Lady Bracknell: Sobrino mío, paréceme que empiezas a dar señales de vulgaridad. Jack: Al contrario, tía Augusta; acabo de darme cuenta por primera vez en mi vida de la importancia suma de ser formal.

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

com/Insurgencia .VERA O LOS NIHILISTAS Drama en cuatro actos y un Prólogo http://www.scribd.

http://www.com/Insurgencia .scribd.

PERSONAJES
Peter Sabouroff, posadero Príncipe Petrovitch Vera Sabouroff, hija suya Conde Rouvaloff Miguel, aldeano Marqués de Poivrard Coronel Kotemkin Barón de Raff Dimitri Conde de Petouchoff Ayudante General Kotemkin Sargento Un Paje

http://www.scribd.com/Insurgencia

Zar Iván Presidente de los Nihilistas Alexis Ivanacievitch (Que pasa por estudiante de medicina) Profesor Marfa Nihilistas, Soldados, Conspiradoras, etc. Príncipe Pablo Maraloffski, primer Ministro de Rusia

http://www.scribd.com/Insurgencia

La escena d el prólogo, en Rusia, en el año 1795; la del resto de la obra, en Moscú, en 1800.

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

261

OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS

PRÓLOGO
Ancha puerta de una posada rusa que se abre sobre un paisaje nevado que forma el fondo de la escena.
Peter Sabouroff y Miguel .

Peter: (Calentándose las manos en la estufa) Miguel, ¿no ha vuelto todavía Vera? Miguel: Todavía, no, tío Peter; todavía, no. Hay tres millas largas de aquí al correo. Además, tiene que ordeñar las vacas, y la roja no resulta fácil de manejar para una muchacha. Peter: ¿Por qué no la acompañas, tonto? No se enamorará de ti si no vas siempre pisándole los talones. A las mujeres les gusta llevarnos siempre a la zaga. Miguel: Dice que bastante la fastidio ya, tío Peter, y temo que, en último resultado, no me quiera nunca. Peter: ¡Bah, bah! ¿Y por qué no iba a quererte, muchacho? Eres joven, y no serías mal parecido si Dios o tu madre te hubiese dado otra cara. ¿No eres uno de los guardabosques del príncipe Maraloffski? ¡No tienes una buena alquería bien repleta y la mejor vaca del pueblo? ¿Qué más puede pedir una moza? Miguel: Pero es que Vera, tío Peter... Peter: Vera se ha embutido demasiadas ideas en la cabeza, muchacho. Las ideas no son mi fuerte. He recorrido pasablemente mi camino en el mundo sin ellas. ¿Por qué no me imitaron mis hijos? Mira Dimitri. ¿No podía haberse quedado aquí, al frente de la posada? Más de un mozo hubiese cogido la ocasión al vuelo en estos tiempos tan duros; pero él, ese cabeza loca, tiene que irse a Moscú a estudiar leyes. ¿Para

http://www.scribd.com/Insurgencia

262

PRÓLOGO

qué necesita conocer la ley? En cumpliendo con su deber, que es lo que yo digo, nadie vendrá a molestarle a uno. Miguel: Sí, tío Peter, pero dicen que un buen legista logra burlar la ley cuantas veces se le antoje, sin que nadie pueda impedírselo. Peter: De eso serán capaces solamente. Ahí le tienes en Moscú. Hace cuatro meses que no nos ha escrito ni un renglón. Y ese es un buen hijo, ¿verdad? Miguel: ¡Vamos, vamos, tío Peter; se habrán perdido las cartas de Dimitri! Quizá no sepa leer el nuevo cartero. Parece lo bastante tonto para eso. Dimitri, se lo aseguro, era el mejor mozo del pueblo. ¿Se acuerda usted cómo mató aquel oso, junto a la alquería, el año del gran invierno? Peter: Sí, era un buen tirador. Jamás le superé yo. Miguel: Y ¡cómo bailaba!... Ahora en Nochebuena hará dos años que dejó rendidos a aquellos tres murguistas. Peter: Sí, sí; era un mozo muy animado. La hija es la que me ha salido seria. Permanece solemne como un pope durante días enteros. Miguel: Vera piensa siempre en los demás. Peter: Ahí está su equivocación, muchacho. Que Dios y nuestro padrecito se ocupen del Universo. Arreglar el techo de paja de mi vecino no es asunto de mi incumbencia. Mira: el invierno pasado, el viejo Miguel murió de frío en su trineo durante la tempestad de nieve. Su mujer y sus hijos se murieron de hambre al llegar la mala estación. Pero ¿qué tenía yo que ver con eso? No he sido yo quien hizo el mundo. A Dios y al zar es a quienes les corresponde ocuparse de él. Luego apareció el tizón y en seguida la peste negra. Los sacerdotes no se daban abasto a enterrar gente y los cadáveres de hombres y mujeres yacían en los caminos; pero ¿qué tenía yo que ver con ellos? No he sido yo quien ha hecho el mundo. A Dios y al zar es a quienes corresponde ocuparse de ello... Más aún: hace dos otoños el río se desbordó repentinamente, arrastrando la escuela de párvulos, y

http://www.scribd.com/Insurgencia

263 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS todos los niños y niñas que se encontraban en ella perecieron ahogados. sino por el de esta. Pero que no aparezca su sombra en el umbral de mi puerta. Peter: Sí. Miguel: he dado a Dimitri la mitad de la parte de su madre. Vera: Pero la habrá mañana. Vera? Vera: (Sonriendo) ¡Qué se yo! Hay tantas cosas que hacer en el mundo en vez de amar. muy cerca de los seis. Vera: Volverá. muchacho. Vera: ¿Cómo puede usted hablar así de él. Si se lo he dado no ha sido por mi gusto. Peter: Estaba yo seguro. Peter: Nada. a Dios y al zar es a quienes corresponde ocuparse de ellos. sin excepción. mucho tiempo has estado fuera.com/Insurgencia . Peter: ¿Qué ruido es ese. http://www. (Señala a Vera) Y ahora. padre. Vera: (Sentándose con aire pensativo) Le habrá sucedido alguna desgracia. padre? Bien sabe usted que eso no es cierto. No he sido yo quien ha hecho el mundo. No ha escrito más que tres veces. Miguel: No hay ninguna otra cosa que valga la pena. tío Peter. Miguel me apena tanto pensar en Dimitri! Miguel: ¿No amarás nunca a nadie más que a él. los pródigos vuelven siempre. enfermo por haberse ido de francachela. Miguel: Pero. y todas ellas para pedir más dinero. ¿adónde va a parar el dinero? Escucha. que se llevó para pagar a los abogados de Moscú. Peter: Sí. padre. no diga eso! Debe de estar enfermo. hija mía. Peter: ¡Maldito sea ese hijo ingrato! Vera: ¡Oh padre. nada. (Entra Vera en traje de aldeana) Bueno. que no hemos recibido nada de él. Vera? (Óyese un ruido metálico).scribd. ¿Habrá muerto? ¡Oh. padre. hace ya más de cinco meses. seguramente. nadie podría vivir si se echara encima la carga de su vecino. ¿Dónde está la carta? Vera: Hoy no hay carta. Peter: Entonces.

pero no lo creía. No se parece a las esquilas del ganado. ¡Oh. hija mía. Vera: Entonces me figuro que serán todos ellos gente muy mala. excelencia. ¡Oh padre. Vera: ¿Son unos bribones esos hombres? ¿Qué han hecho? Peter: Supongo que son esos nihilistas contra los cuales nos previene el pope. mano sobre mano. y aguardiente de cebada. y la voz de ¡alto! Un oficial ruso va al frente de una patrulla de soldados y de ocho hombres encadenados y andrajosos. Coronel: ¿Y nada más? Peter: Tenemos también whisky. Los presos permanecen en pie). Deben de ser ladrones. Otros se sientan. son soldados! Bajan la cuesta. (Óyese fuera ruido de soldados. Está hecha mi fortuna. Varios soldados guardan la puerta. Peter: ¡Hombres encadenados! Pues tenemos suerte.scribd. encadenados.264 PRÓLOGO Vera: (Levantándose y yendo hacia la puerta) No lo sé.com/Insurgencia . uno de los prisioneros se apresura a subirse la capa hasta las orejas. ¿tiene usted algo presentable? Peter: Muy buena caza en fiambre. En el mismo momento. pues si no creería que Nicolás había vuelto del mercado. No nos faltarán buenos clientes de aquí en adelante. Coronel: ¡Posadero! Peter: Presente. padre. Vera. http://www. Un hombre honrado debe tener ocasión de lograr algún beneficio a expensas de los bribones de cuando en cuando. excelencia. tapándose la cara. ¡Qué buen aspecto tienen! Pero veo entre ellos otros hombres. Coronel: Y para mí. Moriré rico a pesar de todo. hija mía. muévete. mi coronel. padre.. Peter: (Aparte) He aquí un pedido que no me reportará mucho. No te quedes así. no los dejéis entrar! No podría yo soportar su vista. Entran. Coronel: (Señalando con el dedo a los nihilistas) Dé usted pan y agua a estos hombres. Muévete.. Oí decir que el nuevo camino de Siberia pasaría por aquí para llevar a los deportados a las minas. Uno de ellos va a caballo.

¿Cuánto quiere usted? Sargento: ¿Cuánto tiene usted? http://www. pagar vuestros impuestos y obedecer a vuestros amos: ese es vuestro deber. Vera: Les hablaré. excelencia. Coronel: ¿Sabe leer y escribir? Peter: Sí. (A Peter. Sargento. ¿Qué puede encontrar en una muchacha de manos ordinarias? (Seguido de su ayudante entra con Peter en una habitación interior). Es una muchacha imprudente. Una muchacha que habla demasiado. le espero a usted. animal! ¿Quién es esa joven? (Notando la presencia de Vera).265 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Coronel: ¡Qué brutos son estos aldeanos! ¿No tiene alguna habitación mejor que esta? Peter: Sí. Veamos esos fiambres. Bueno. que no se puede hablar con los presos. No escribáis cartas. No debieran permitir esas cosas a los aldeanos. recoger vuestras cosechas. esos individuos van a las minas para el resto de su vida por haber hecho esa misma necia pregunta. apueste su piquete ahí fuera y tenga cuidado de que esos bribones no hablen con nadie. ¿Y dónde están esos fiambres? Conde.com/Insurgencia .scribd. Vera: ¿Quiénes son nuestros amos? Coronel: Muchacha. Coronel: Pues lléveme a ella. alteza. Vera: Entonces ¿han sido condenados injustamente? Peter: Vera. u os haré azotar. que se inclina ante él) ¡Apártate. Cultivar vuestros campos. Vera: (A uno de los nihilistas) ¿No se sienta usted? Debe usted de estar cansado. perros. Peter: Mi hija. ha aprendido a leer y a escribir. Coronel: Todas las mujeres hablan demasiado. Coronel: Entonces es una mujer peligrosa. excelencia. excelencia. Sargento: Vamos muchacha. detén tu lengua.

tiene bonito aspecto y pesa. Déjeme acercarme a ellos. deben de estar cansados. Vera: (Apartando vivamente la capa que oculta la cara del preso) ¡Oh Dios mío. Me han torturado. Vera: (Estremeciéndose al oír esa voz) ¿Cómo se llama usted? Dimitri: No tengo nombre. Dimitri. Vera: ¿Quién los ha encadenado? El Preso: Nuestro padre. Vera: ¿Por qué? El Preso: Por amar demasiado la libertad. Era la primera vez que escuchaba yo esa palabra.266 PRÓLOGO Vera: ¿Dejará usted sentarse a esos hombres si le doy esto? (Se quita su collar de aldeana) Es todo lo que tengo. Dimitri: Solo vería usted sufrimiento en ella. Me uní a ellos. En eso se http://www. haga usted lo que quiera. Uno de los Soldados: Déjala a la pequeña.scribd. Si la ve el coronel. Sargento: Bueno. Vera: (Adelantándose a los nihilistas) Siéntese ustedes. Una noche oí en un café a unos hombres que hablaban de libertad. era de mi madre. Sargento: Sí. Vera. podría suceder que tuviésemos que llevárnosla. ¿Qué quiere usted con esos hombres? Vera: Tienen hambre y están cansados. bonita. He creído que podía libertar a Rusia. Vera: (Al preso que se tapa la cara) ¿Qué pensaban hacer? Dimitri: Libertar a treinta millones de seres. si nos lo paga. Vera: Déjeme usted verle la cara. mi hermano! Dimitri: ¡Silencio! Serénate. Vera: ¿Dónde están sus amigos? Dimitri: No tengo amigos. Me pareció que era de una nueva divinidad de lo que hablaban. Es preciso que mi padre no sepa nada. (Les lleva alimentos) ¿Qué son ustedes? Uno de los Soldados: Somos nihilistas. el zar. porque esto le mataría.com/Insurgencia . que son esclavos de un solo hombre.

firmes! Aquí viene el coronel.. en marcha! El Coronel gira los talones y se dirige al fondo de la escena. Vera: Ni yo de la suya ni de sus actos. Entran el Coronel . Peter: Mi fortuna está hecha. Es Coronel: Sería aún mejor si no hablase usted tanto de ella. Al pasar junto a Vera. Creí que era mejor dejaros creer que había muerto. ¡Sargento. Vera: Te vengaré. timador! una pieza que maté yo mismo.. Dimitri: Escúchame: hay una casa en Moscú. ¡Por San Nicolás! Hace demasiado frío en este sitio para mí.. ya que van a enterrarme vivo. Coronel: Y yo espero que no. Los presos salen en dos filas. bandido. no pregunte usted nunca lo que no le importa. Dimitri. (Da dinero a Peter) ¡Toma. expiró el plazo.com/Insurgencia . Hace cinco meses me detuvieron.scribd.267 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS iba todo el dinero. Coronel: También vosotros los aldeanos os habéis vuelto demasiado ariscos desde que dejasteis de ser siervos y el «knut» es la mejor escuela para enseñaros política. Sargento: ¡Deportados. Yo ocuparé tu sitio. Me sorprendieron imprimiendo nuestro periódico. que se preparen. el Ayudante y Peter. Muchacha. No he podido escribir. Sargento.. No me olvidaré de su cara. tú solo puedes vengarnos. Voy a las minas para el resto de mi vida. Peter: Espero que vuestra alteza habrá quedado contento de la carne. Dimitri: Es imposible. (A Vera) Joven. Vera: (Mirando a su alrededor) Tienes que escaparte. Dimitri deja caer un trozo de papel. Ella pone su pie sobre él y sigue inmóvil. ¡Viva vuestra alteza! Espero que vuestra alteza pasará por aquí a menudo. http://www.

(Los soldados le rechazan con sus fusiles y cierran la puerta ante él. (Vera permanece inmóvil sosteniendo el papel en su mano levantada. mantendré este juramento. Es inocente. llevadme en su lugar. Coronel: Es un nihilista. no. cuando este va a franquear el umbral. Peter yace tendido sobre el suelo. Miguel.scribd. Ahogar en mí hasta los últimos vestigios de la Naturaleza. Peter: Mentís. (Besando el papel) Serás vengado. se inclina sobre él). mentís. Vera: (Que ha permanecido inmóvil hasta este momento. No amar ni ser amado.. No pedir a ninguna mujer en matrimonio ni aceptar marido hasta que llegue el día. http://www. Le devuelvo su dinero. (Arroja el dinero al suelo) Apodérese de todo cuanto poseo. que acaba de entrar. No conceder ni implorar piedad. Peter la golpea a puñetazos) ¡Dimitri! ¡Dimitri! ¡Un nihilista! (Se desploma en el suelo).com/Insurgencia . os lo aseguro! Pagaré por él.268 PRÓLOGO Peter: (Que estaba contando hasta este instante el dinero pagado por el Coronel) ¡Viva nuestra alteza! Espero ver llegar muy pronto otra hornada. recoge el papel que pisaba y lo lee) «Calle Tchernavaia..» Hermano mío. Devuélvame a mi hijo. lanza un grito y se precipita hacia él) ¡Dimitri! ¡Dios mío! ¿Qué haces ahí? ¡Es inocente. noventa y nueve. Moscú. Peter: No. ¡Canallas! ¡Canallas! ¿Adónde le lleváis? Coronel: A Siberia. buen hombre. (De repente ve a Dimitri.

99. colgadas del techo. Los Conspiradores se colocan en semicírculo en medio de la escena. Presidente: ¿Qué día? Conspirador 4°: El de la opresión. Contraseña: Per crucem ad lucem. Un individuo con antifaz rojo escribe sobre una mesa. Amplio desván. Unos cuantos hombres enmascarados y silenciosos. en la calle de Tchernavaia.scribd. Presidente: ¿Y la respuesta? Conspirador 2°: Kalit. Respuesta: Per sanguinem ad libertatem. Suena la hora en el reloj. iluminado por dos lámparas de aceite.269 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS ACTO PRIMERO La escena sucede en Moscú. Entran varios personajes envueltos en capas y enmascarados. Presidente: ¿Qué año? Conspirador 5°: El noveno.com/Insurgencia . espada en mano. un conspirador. una puerta. En el fondo. sentados a distancia unos de otros. desde la Revolución francesa. Presidente: ¿Cuántos somos? Conspirador 6°: Diez. que guarda. Llaman a la puerta. Presidente: ¿Cuál es su palabra? Conspirador 1°: Nabat. Presidente: ¿Qué hora es? Conspirador 3°: La hora de sufrir. vestido de amarillo. nueve y tres. http://www.

Presidente: Si esos perros la han cogido. sin temor. (Se dispersan por la escena en distintas direcciones).270 ACTO PRIMERO Presidente: El Galileo no contaba con tantos para conquistar el mundo. Pero ¿cuál es nuestra misión? Conspirador 7°: Libertar. Miguel recita el juramento). Las preguntas han sido contestadas adecuadamente.scribd. Miguel: Y. al marido contra la mujer. sin porvenir. sin esperanza. Presidente: ¿Y nuestra creencia? Conspirador 8°: Aniquilar. demasiado al corriente para ser un honrado conspirador. (Los conspiradores se quitan sus antifaces. Presidente: ¿Estamos de acuerdo? Los conspiradores: Estamos todos de acuerdo. Presidente: ¿Y nuestro deber? Conspirador 9°: Obedecer. Presidente: Ha pasado la hora. Ha sido una loca temeridad por su parte ir al baile del gran duque. y ella no está aquí todavía. hace falta. la bandera roja del pueblo ondeará sobre una barricada en las calles. Apuñalar secretamente durante la noche. Miguel. echar veneno en el vaso. vengar. aniquilar. sufrir. no amar ni ser amado. No pedir a ninguna mujer en matrimonio ni aceptar marido hasta que haya llegado el día. Mostremos recíprocamente nuestros rostros. Se lo dije. sin embargo. Miguel: Parece usted muy enterado de los asuntos de la Policía moscovita. pero me contestó que quería ver una vez cara a cara al zar y a toda su maldita ralea.com/Insurgencia . incitar al padre contra el hijo. Poco podemos hacer sin ella. Miguel: Ahogar en mí hasta los últimos vestigios de la Naturaleza. http://www. Presidente: Hermanos. Alexis: ¿Será posible que la hayan capturado. No conceder ni implorar piedad. hasta que la encontraremos. No hay aquí más que nihilistas. presidente? Sé que la Policía sigue su pista.

Miguel. Pero ¿en qué salón se celebrará ese Consejo? Presidente: (Leyendo una carta) En la estancia tapizada de amarillo. va bien disfrazada.271 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Alexis: ¿Ha ido al baile oficial? Miguel: Yo nada temo. Alexis? Alexis: En el primer piso. Miguel: ¡Magnífica educación para hacer de él otro tirano! Pero. Pero ¿por qué me lo pregunta usted. Miguel? Miguel: Por nada. se celebrará un Consejo para tratar de un asunto secreto sobre el cual no han podido averiguar nada los espías. presidente? ¿Ese déspota sanguinario ha encontrado ya otra ocupación que la de torturar a su propio hijo? ¿Le ha visto alguno de vosotros? Cuentan de él extrañas historias. pero esto es imposible en el hijo de un rey. da al patio interior. Conozco mejor el interior de las cárceles que el de los palacios. Miguel: No tengo interés en conocer esos nombres aparatosos y altisonantes. No hay ni un http://www. ¿hay noticias? Presidente: Mañana. Pero ¿hay noticias de palacio esta noche. Es sencillamente. No sabrían enseñarle eso. Quisiera saber dónde está. Y dos veces más peligrosa. que me interesan mucho la vida y las idas y venidas del zar.com/Insurgencia . Dicen que ama al pueblo. compañero. Miguel: (Dirigiéndose bruscamente a Alexis) ¿Dónde está ese salón. Miguel: Un consejo en el palacio de un rey no puede tener otro propósito que alguna sangrienta empresa. Presidente: No sabría decírtelo. Además. y tenía la seguridad de que usted podría enterarme de lo referente a Palacio. que llaman de la emperatriz Catalina. a las cuatro. en fin.scribd. por nada. su padre le ha tenido cuidadosamente encerrado en Palacio. porque ella es tan difícil de atrapar como una loba. hace un año. Presidente: Desde que he vuelto del extranjero.

amigo mío? Alexis: Hay uno que padece una enfermedad mortal y que yo bien quisiera curar. Sí. un puñal produce mejores resultados que un centenar de sátiras. Miguel: Fío poco en la pluma y en la tinta. pero no puedo. Sin embargo. al menos. Miguel: La curación de Rusia es cosa que atañe al cirujano. es tan purista en su lenguaje como el primer petimetre aristócrata. Miguel: Sí. Miguel: ¿Ha curado usted muchos enfermos en estos últimos tiempos en su hospital. no me fijo en la puntuación. Esa es su misión. y es el cuchillo lo que hay que emplear. Realmente está muy bien. Yo. Miguel: ¡Ah! ¿Sí? ¿Quién es? Alexis: Rusia.scribd. en cambio. hemos leído las pruebas del último artículo de usted. Miguel: ¿De qué se trata? Profesor: Querido hermano. démela. con tal de hacerme entender.272 ACTO PRIMERO solo estudiante pobre de Medicina en Moscú que no sepa la distribución de las casas reales. No me gusta nada vuestro sistema médico. una revolución que no haya sido concebida en el crimen y forjada en el homicidio. santificaremos el porvenir y que exista. no tiene usted nunca en cuenta la puntuación. ¿verdad? Alexis: (Aparte) ¿Será posible que Miguel sospeche de mí? Hay esta noche algo raro en sus maneras. versa sobre el asesinato considerado como medio de reforma política. ¿Por qué no llega ella? Todo el fuego revolucionario parece convertirse en ceniza fría cuando no está aquí ella. Profesor: Hermano. nuestro es el porvenir y lo santificaremos». Presidente: Profesor. la leeré yo mismo. como materia revolucionaria. Alexis: (Leyendo) «El pasado ha pertenecido al tirano. nuestra madre. y él lo ha mancillado. Que lea Alexis el artículo.com/Insurgencia . http://www. leamos la última producción de este letrado.

Miguel: (Aparte) Habrá de necesitar su valentía esta noche. salvo su reforma. Alexis. calma! Es el corazón más valeroso que hay entre nosotros. habrá http://www. hasta sin acusación. Una voz desde fuera: Per crucem ad lucem. pero ahora ha llegado la estrella de la libertad a sacarnos de las tinieblas nocturnas. Presidente: ¡Calma. (Oyese fuera el ruido de las campanillas de un trineo). Sin sentencia. Vera: ¡En efecto. Miguel: ¿Qué hace ahora el tirano? Vera: Mañana será proclamada la ley marcial en Rusia. hiere en estos momentos a nuestra madre con el puñal más terrible que haya podido forjar la tiranía contra la vida de un pueblo. Las calles estarán llenas de soldados día y noche. bienvenida sea. hermano. la ley marcial! El último derecho a que se acogía el pueblo le ha sido arrebatado. Todos: ¡La ley marcial! ¡Estamos perdidos! Alexis: ¡La ley marcial! Es imposible.com/Insurgencia . Aquí no debe haber más que hombres cuyas manos estén encallecidas por el trabajo o enrojecidas por la sangre. Miguel. ¿Sabéis lo que significa la ley marcial? Pues significa la muerte infamante de una nación. sin apelación. Es usted demasiado delicado para nosotros. Vera: ¡Sí. fusilados en las calles como perros o enviados muy lejos a morir en la nieve. que los hombres denominan zar. nuestros hermanos serán arrancados de sus casas. y con la espada responderemos.scribd. ese Iván. a pudrirse en la miseria. Vera. a morir de hambre en el calabozo. Hemos sentido una gran ansiedad hasta verla. Miguel: ¡Necio! No hay nada imposible en Rusia. Ese hombre. es de noche! ¡Noche sin luna ni estrellas! Rusia está herida en el corazón. Centinela: (Contestando) Per sanguinem ad Libertatem Miguel: ¿Quién es? Vera: ¡Dios salve al pueblo! Presidente: Buenas noches.273 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Miguel: Nos han hablado con la espada.

sufrir. y la época del sufrimiento mudo ha pasado para Rusia. Nadie. Miguel: ¡La ley marcial. Vera: Ya hemos sufrido bastante. Miguel: ¿Está usted segura de que eso es verdad? Vera: Aquí está la proclama. un padre cuyo nombre no será santificado. ahora ni en la eternidad. Ha llegado la hora de aniquilar y de vengar.274 ACTO PRIMERO centinelas en todas las puertas. Presidente: Hasta hoy. http://www. Presidente: Es la sentencia de muerte para la libertad de Rusia. le hemos hecho comer el fruto del árbol de la ciencia. Vera: Porque no comprendía nada. Por eso he llegado tan tarde. ni derecho. porque nos ha robado nuestro pan cotidiano. Alexis: Ni lo será mientras tenga yo lengua para protestar. en las que hablamos sofocando la voz. a uno de los secretarios del príncipe Pablo. a cuyo reinado sucederá una República. padre de su pueblo» ¡Padre de su pueblo! Vera: Sí. Vera! Es una noticia terrible la que nos trae. un padre con el cual no hay ni poderío. Ley marcial. Presidente: Para eso debe celebrarse el Consejo de mañana. Por orden del zar. ¿qué podemos hacer que sea útil a Rusia? Presidente: Podemos. Vera: O el toque de rebato de la revolución. Pero hoy nosotros. durante el baile. el pueblo lo ha soportado todo. No ha sido firmada aún. que no sea espía o traidor. se atreverá a salir en pleno día. cuyas faltas no serán perdonadas. ni gloria. a un petimetre imbécil. los nihilistas. (Entrega la proclama a Miguel). por lo menos. a quien habían dado un ejemplar. Miguel: (Leyendo) «Con el fin se asegurar la tranquilidad pública. Se la he robado yo misma esta noche.com/Insurgencia .scribd. Encerrados en las guaridas donde nos escondemos. en las que celebramos nuestras reuniones furtivas. Miguel: Y mientras tenga yo manos para herir.

te pondremos a prueba uno de estos días. mi puntería sería más precisa y todo mi cuerpo se animaría con una fuerza y un vigor que me son desconocidos. a prueba! Miguel: También a ti. que un muchacho podría apuñalar! ¡Y eso es todo lo que nos mantiene alejados de la democracia. y estallar los nervios de Guido en los momentos en que hubiesen debido ser de hierro. de acero? Caiga la desdicha sobre esos ineptos de Nápoles. Vera. ningún perro coronado mancillaría con su aliento el aire de Dios. o quedarse sin cabeza! (Miguel y el Presidente se retiran a un rincón de la escena y conversan en voz baja. ¡Oh.275 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Vera: ¡La ley marcial! ¡Oh dios mío! ¡Qué fácil es para un rey matar súbditos a millares! ¡Y nosotros no podemos librarnos de una sola testa coronada en Europa! ¿Qué temible majestad es la de esos seres. de Berlín y de España. mis ojos verían más claramente. o que nos separa de la libertad! Pero ahora paréceme que la raza viril ha fenecido y que la Tierra.scribd. Nos quedan doce horas antes de la celebración del Consejo. Creo que si me encontrase cara a cara con uno de esos hombres coronados. indócil el puñal e inofensiva la pistola? ¿No son acaso hombres apasionados como nosotros. caducos. Vera: ¡Quiera Dios que puedas hacerlo! ¿No he ahogado todo cuanto la Naturaleza puso en mí? ¿No mantendré mi juramento? Miguel: (Al Presidente) ¡La ley marcial. que tornan vacilante la mano. vulnerables a las mismas enfermedades. presidente! Vamos. no hay un instante que perder. cuando piensa uno lo que hay entre nosotros y la libertad en Europa! ¡Unos viejos arrugados. ¡Doce horas! ¡Puede derrumbarse una dinastía en menos tiempo que ese! Presidente: ¡Sí. está cansada de producir seres humanos. extenuada. Todos: ¡Que nos pongan a prueba! ¡A prueba. Vera coge la proclama y http://www. débiles.com/Insurgencia . temblones. y con una carne y sangre iguales a las nuestras? ¿Qué es lo que hizo temblar a Olgiati en aquella crisis suprema de la vida de Roma. Si no fuera así.

¡oh. La policía la acecha en todos los trenes. deben de notar su ausencia. la tiranía de un hombre no tiene límites. y luego. Alexis. Es preciso que no vuelva usted. Alexis: ¡Vera! Vera: ¡Alexis. Los de allí empiezan a desanimarse y quisiera atizar el fuego de esa revolución hasta el extremo de convertirlo en una hoguera tan humeante que deslumbre a todos los reyes de Europa. Según parece. pero usted. Alexis la contempla. me necesitarán allá con mayor motivo. usted es aún demasiado niño para morir.com/Insurgencia . Me han dicho que sale usted mañana para Novgorod. Vera: ¿Por qué viene usted aquí todas las noches? Alexis: ¡Porque amo al pueblo! Vera: Pero los estudiantes. Alexis: Nunca se es demasiado niño para morir por su país. sus compañeros. Alexis: ¿Por qué tiene usted tan mísera opinión de mí? ¿Para qué iba yo a vivir mientras mis hermanos sufren? Vera: En otro tiempo me habló usted de su madre. mientras nos hallamos aquí. Ya ve que el sufrimiento nos ha hecho capaces de todo. pero los tendrá el sufrimiento de todo un pueblo. se precipita sobre ella). Alexis: Dios es testigo de que estoy con usted. Vera: Es necesario. Tiene usted que marcharse.¿No hay traidores entre ellos? Ya sabe usted lo que son los espías en la Universidad. Decía usted que la amaba. piense en ella! Alexis: Ahora ya no tengo más madre que Rusia.scribd. Ella sola tiene derecho a quitarme la vida o a dejármela. de repente. estamos predestinados a una muerte prematura. Un espíritu como el suyo no está aquí en su sitio. abocados por el Destino a expiar con el sufrimiento el poco bien que hacemos. Una vez que sea usted http://www. Pero esta noche estoy aquí para verla a usted.276 ACTO PRIMERO la recorre con la vista. usted aquí! ¡Loco! ¿No le rogué que se mantuviese ale- jado? Todos. Si se proclama la ley marcial. Pero no debe usted marcharse. con ese rostro que irradia juventud.

presidente. ¡qué Dios Maldiga!. sin sentencia. poco importa cómo. Alexis: (Aparte) Sin embargo. Vera: Si usted lo desea. que el pueblo perderá su guía.. Vera: ¡Actuar de defensor ante el zar. perderé toda esperanza. cuyas manos están enrojecidas con la sangre de tanta gente como ha asesinado. mañana defenderé ante el emperador la causa del pueblo. Vera. es el sol el que se apaga para nuestra existencia.com/Insurgencia . es una noticia terrible la que usted trae. (Aparte) ¡Qué hermoso es! A fe mía que no me ha parecido nunca tan noble como esta noche. La ley marcial. ¿Cree usted que producirán algún efecto? Vera: Las leeré. ¡Es demasiado atroz! No lo sabía yo. Profesor: Ahí tiene las proclamas. Rusia quedará herida cruelmente.. hay orden de recluirla. ese príncipe Pablo Maraloffski. Cuando usted muera.. ¡lo juro!. Sólo podrán matarme. Tuvo una época en que amaba al pueblo.. ¡Oh! Piense usted que... Ese gran zar blanco. hablaré. toda. joven insensato! Solamente los condenados a muerte ven a nuestro zar. ¡Feliz la libertad que tiene un amante parecido! Alexis: Qué. cuya alma está negra por su iniquidad. en el calabozo más hondo de Palacio. Vera. si desaparece. Fue ese demonio. no debe usted partir. ¿cuál es el asunto que le preocupa tanto? http://www. el que le ha llevado a ese extremo. Vera: ¿Cómo iba usted a saberlo? Es una conjuración demasiado bien tramada para saberse. Lo sé. Además. ¿escucharía él una voz en pro de la piedad? El grito de una nación poderosa que fenece no ha conmovido jamás ese corazón de piedra. a fe mía.scribd. Alexis: Cuando usted muera. y la libertad. el emperador no siempre fue así. es el conspirador más hábil que hay en la nación. no lo sabía yo. Quisiera vivir algún tiempo más para la libertad y para Rusia.277 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS capturada. su sacerdotisa. me quedaré. Vera. ¿Cómo Rusia habrá podido producir dos corazones como el de usted y el suyo? Alexis: Vera. Mañana.

están bien. con su alma pura y blanca? ¿Por qué me hace pensar en ciertos momentos que quisiera yo. a Odesa y a Novgorod. Me pondré el uniforme de la Guardia imperial. Harán buen efecto. http://www. Una nihilista..scribd. sí. debe partir de la ciudad y no del campo.278 ACTO PRIMERO Miguel: Pensábamos en la mejor manera de matar a los osos. y quinientas a Varsovia. Vera: ¿Dónde están las cartas de Polonia? Profesor: ¡Helas aquí! Vera: ¡Desgraciada Polonia! Las águilas rusas se han cebado en su corazón. Presidente: ¿Se lo digo a los hermanos? Miguel: ¡Ni una palabra. pero con la espada y no con una pluma de ganso. Envíen quinientas a Kiev. ni una sola palabra! Hay un traidor entre nosotros. es en el primer piso. Miguel. una traidora. insensata! ¡Infiel a tu juramento inconstante como el agua! Acabemos: acuérdate de que eres una nihilista. (Habla en voz baja al Presidente y le lleva aparte). Si damos el golpe. Que repartan el doble de ese número en las provincias del Sur. tenerle por rey? ¡Oh insensata. aunque a esos taciturnos aldeanos no les interesan nuestras proclamas y menos aún nuestros martirios. Vera: ¡Ah! Son las proclamas.. Profesor: (A Vera) ¿Y las cartas de nuestros hermanos de París y Berlín? ¿Qué respuesta va a enviárseles? Vera: (Cogiéndolas maquinalmente) ¿No he ahogado a la naturaleza? ¿No he jurado no amar nunca ni ser amada? A fe mía que hubiera sido capaz de amarle. soy una insensata. una traidora yo también! Pero ¿a qué viene a reunirse con nosotros con esa cara resplandeciente y juvenil. Como usted recordará. una republicana. Miguel: No lo creo... ¡Oh. Presidente: (A Miguel) Pero le cogerán a usted. Sí.com/Insurgencia . Miguel: Sí. y el coronel de servicio es de los nuestros. Así que puedo tirar desde lejos. ardiendo su corazón por la libertad. insensata. No debemos olvidar a nuestros hermanos de allá.

una milla más bajo del segundo puente. cruzó usted el río en una barca. Le seguía a usted de calle en calle. y dio usted una moneda de oro al barquero. un pobre estudiante de Medicina! Volvió usted dos veces sobre sus mismos pasos y estuvo escondido tanto tiempo debajo de un arco. ¡Es demasiado tarde. Presidente: Que cierren entonces las puertas. por la libertad. Envuelto en una capa. Por mi alma juro. que figura en nuestra lista fraternal como estudiante de la Escuela de Medicina de Moscú. de hacer algo. ¿por qué no nos ha dicho usted nada de ese sanguinario proyecto de ley marcial? Alexis: ¿Yo. ¿Por qué no nos ha dicho usted nada de ello? Una semana antes y hubiese sido aún tiempo de colocar la mina. De modo que creyó usted haberse burlado de toda persecución. Miguel? Miguel: Sí se lo aseguro por mi vida. hermanos.. Por último. que pensé en apuñalarle allí mismo. pregunto? Alexis: En este instante firmo por la libertad que me ofende usted. presidente? Miguel: Sí. Miguel. usted lo conocía mejor que nadie. Salió usted de aquí una hora después de medianoche. Miguel. que no sabía nada. No sabía nada de esa ley atroz. ¿Adónde fué usted al separarse de nosotros la noche de nuestra última reunión? Alexis: Volví a mi casa.com/Insurgencia . Miguel: ¡Miente! Yo le seguí.279 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Presidente: ¿Es cierto. demasiado tarde! ¿Por qué nos ocultó ese secreto. Alexis Ivanacievith. Pero ahora pasó ya la hora. de levantar barricadas. ¿verdad? ¡Insensato! Soy un sabueso que no pierde nunca la pista. ¡usted.. ¿Cómo iba yo a saberlo? Miguel: Porque es usted un traidor.scribd. Armas semejantes no se forjan en un día. le vi atravesar rápidamente la plaza de San Isaac. dar la contraseña a los centinelas en voz baja y entrar en Palacio por una puerta especial con su propia llave. en fin. Los Conspiradores: ¡En Palacio! http://www.

Pero no salió usted. No lleva usted sobre sí ninguna huella de sufrimiento. Alexis. esperé pacientemente durante las horas inclementes de nuestra larga noche rusa para poder matarle a usted con su salario de Judas. No me inspiró usted nunca confianza.. Miguel! ¡Atrás todos! ¡Qué nadie se atreva a tocarle! Es el corazón más noble que hay entre nosotros. Vi levantarse el sol rojo de sangre. atrás! ¡No importa. no se movió de Palacio. tenía usted la llave de una puerta secreta. ¿no ha oído usted lo que Miguel ha contado de él? Ha pasado toda la noche en el Palacio de zar. un espía!. Todos: ¡Matémosle. mentira. te digo. Miguel ha dicho la verdad. os digo.. ¡Oh. Todos: ¡Matémosle! ¡Matémosle! Vera: (Poniéndose delante de Alexis) ¡Atrás. su cabello rizoso y sus melindres. Usted es honrado y sincero.com/Insurgencia . Alexis! Tengo confianza en usted. ¡Oh. Vera: ¡Atrás. aún en tinieblas. ¿no es eso? Conocía usted la contraseña para los centinelas. un traidor y un espía. es imposible que pertenezca usted al pueblo. os abandono a vuestra suerte. con sus suaves manos blancas. De modo que pasa usted las noches en Palacio. mátemosle! ¡Es un espía! Vera: Si os atrevéis a levantar un dedo en contra suya. en las manos. aún caliente. atrás. Diga usted que es mentira. vi despuntar un día más de opresión en Rusia. Miguel ha contado lo que ha visto. Eso es mentira. Usted no vendería al pueblo por dinero. Usted no es capaz de traicionarnos. es usted un espía. Es usted un espía. He pasado la noche en el Palacio del zar. pero usted no salió. a través de la niebla amarillenta. diga usted que no es un espía! http://www. Presidente: Vera.280 ACTO PRIMERO Vera: ¡Alexis! Miguel: Esperé. ¿Cómo no va a ser un espía? Vera: ¡Bah! No creo a Miguel. Alexis: Es verdad. Sabe la contraseña y tiene una llave particular. sobre la ciudad.scribd.

Miguel. habéis manchado con ella todos los honrados muros de Moscú. espía! Presidente: ¡Vamos. Somos una compañía de cómicos ambulantes. La Voz: ¡Abrid. Podemos retenerle aquí esta noche.scribd. abra la puerta. Y Vera quiere que viva ese muchacho. vamos! No es el momento de reñir cuando tenemos que salvar nuestras cabezas. Es nuestro único recurso. Presidente: Miguel. General: Todos los ciudadanos honrados deben hallarse en sus casas una hora antes de medianoche. hermanos. (Óyense fuera unas fuertes pisadas de soldados. Miguel. ¿No conocéis vosotros la proclama? Miguel: Sí. Vera: Lo sé perfectamente. Hasta ahora no nos ha traicionado aún. Hemos hecho el viaje de Samara a Moscú para divertir a su majestad el zar. traidor? Alexis: Porque amo al pueblo. Una Voz: ¡Abrid. Vera: ¡Chis. Miguel: Entonces.. Estaré a vuestro lado. (Entra el General Kotemkin con unos Soldados). Miguel. hasta la muerte. Llaman a la puerta). hasta su propia muerte. en nombre del Emperador! Presidente: Hermanos.281 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Alexis: ¿Espía? Bien sabéis que no lo soy.com/Insurgencia . http://www. No. en nombre del Emperador! Miguel: ¡Nos ha traicionado! ¡Esta es tu obra. pongámonos de nuevo los antifaces. Presidente: ¿Por qué está usted aquí.. no la conocemos. usted sabe que digo la verdad. ¿puede ser usted un mártir de su causa? Vera: Antes de levantar tan solo un dedo contra él. Miguel! ¡Calla!. Miguel: Sí. no podríamos prescindir de Vera. general. Alexis: Vera. tendréis que matarme. y las reuniones particulares de más de cinco personas están prohibidas.

com/Insurgencia . General: ¡Vamos. para hablar con tanto aplomo a tus superiores? (Alexis se descubre) ¡Su alteza imperial el zarevich! Todos: ¡El zarevich! ¡Todo se ha perdido! Presidente: Va a entregarnos a los soldados. Alexis: Le aseguro a usted que son unos actores excelentes... a correr aventuras novelescas por la ciudad..scribd. general Kotemkin! General: ¿Quién eres tú. No quieren representar más que delante de reyes. Hermosa mía. disfrazado. Vera: ¡Silencio! No nos traicionará. http://www. Me encontré a estas buenas gentes hace unas horas. y encerrado de Palacio me aburría mortalmente si no consiguiese salir por la noche.. te juro que si tu cara es lo que promete el conjunto. General: Pero. General: Vuestras respuestas son demasiado honradas para ser ciertas. Alexis: ¡Atrás. y hasta actores muy ambiciosos. mocito. te digo. Alexis: Es un capricho que he tenido. habría asistido a una escena de las más interesantes! General: ¿Y dice vuestra alteza que son actores? Alexis: Sí. muchacha. nada de coqueterías! Descubríos todos o mando a mis hombres que lo hagan por vosotros. Vamos. Ya sabe usted lo alejado del mundo que me tiene mi padre. por San Nicolás. ¡Si hubiese usted llegado diez minutos antes. Dejadme ver quiénes sois.. prefiero ver tu cara que las de todos los demás. he oído hablar en voz muy alta antes de entrar. alteza. hermosa.282 ACTO PRIMERO General: Sin embargo. general. estamos perdidos. Presidente: (Aparte) ¡Dios mío! Si ve que es Vera. Miguel: (A Vera) ¿Por qué no me has dejado matarle? Defendámonos hasta que muera el último de nosotros. le digo. Quitaos vuestros antifaces de histriones. ¿Qué sucedía? Vera: Ensayábamos una nueva tragedia.. debes de ser bocato di cardinali.

no desperdiciaré la ocasión. Alexis: ¿La ha visto usted alguna vez. siendo yo un simple coronel y ella tan solo sirvienta de una posada. había sido vista en la ciudad. Si me la encuentro otra vez. No creo haber visto nunca un hombre tan aterrado..283 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS General: A fe mía. ya sabe usted que estos bohemios no pueden soportar que se los contemple. Alexis: Espero que los ganará usted. Pero oí asegurar hoy en el Consejo que esa mujer Vera Sabouroff.scribd.. en veinte mil rublos. general? General: Recuerdo haberla visto hace cinco años. La cara del emperador se puso tan blanca como la nieve de las calles.. pero. asusta usted a estas buenas gentes hasta hacerles perder la cabeza y trae el desorden a la tragedia. El Emperador ha puesto precio a su cabeza. que los manda. La vengo persiguiendo estos dieciocho últimos meses y la he visto una vez. Si hubiese yo sabido entonces lo que iba a llegar a ser. en los alrededores de Odesa. habríala azotado hasta matarla en plena carretera. entre tanto. No tiene nada de mujer. Alexis: ¿Y cómo la dejó usted escapar general? General: Estaba yo solo y mató de un tiro mi caballo cuando iba a sus alcances.. alteza. general. general! General: Bien. Alexis: No. Es una especie de demonio. Alexis: ¿Tan peligrosa es esa Vera Sabouroff? General: No la hay más peligrosa en toda Europa. en septiembre.com/Insurgencia . pero vuestra alteza. Alexis: ¿Nihilistas en Moscú. alteza. ¡Buenas noches. pero me agradaría ver sus caras. general. General: Sí. http://www. que creí haber cogido en el garito a toda una banda de nihilistas. padre de vuestra alteza. general? ¿Y siendo usted el jefe de la Policía? ¡Imposible! General: Eso mismo le digo sin cesar al emperador.

scribd. príncipe? A fe mía que no me disgustaría verla antes de irme. Alexis: Iré. Y ahora. Asoman unos ojos muy hermosos por su antifaz. Y acuérdese: ni una sola palabra de mis cómicos ambulantes. amigo mío.com/Insurgencia . General: Ni de su linda dama. buenas noches! Alexis: ¡Buenas noches general! (Salen el General y los Soldados). pero quiero volver solo. no lo olvidaré. Y ahora.284 ACTO PRIMERO Alexis: (Con altivez) General. ¿eh. ¡buenas noches alteza. hermanos? http://www. ¿comprende? Confío en usted. ¿tenéis confianza en mí. Vera: (Quitándose el antifaz) ¡Salvados! ¡Y por usted! Alexis: (Estrechando su mano) Y ahora. ¿verdad? El baile imperial está a punto de terminar y vuestra alteza es esperado allí. General: Príncipe. ni una palabra de toda esta aventurilla. son amigos míos y esto basta. Pero le acompañaremos a Palacio.

. tapizada de amarillo. el Conde Raff. Príncipe Petrovitch: Cosa muy natural: se los pasa usted hablando. y una prisión en la que puede uno pedir lo que se le antoje para comer no es un sitio tan desagradable. Zarevitch: (Levemente. Príncipe Pablo: Sí. A medida que transcurre el acto.scribd. http://www. Príncipe Petrovitch: De modo que ya está aquí nuestro alocado zarevitch. me parece que tengo que escuchar de cuando en cuando.. Príncipe Pablo: Mi querido conde. un gran balcón. Mesa con sillón muy suntuoso destinado al emperador. Los Cortesanos se levantan) ¡Ah! Buenas noches. el Conde Petouchoff. (Entra el Zarevitch. el Príncipe Petrovich.285 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS ACTO SEGUNDO La escena representa la sala de Consejos en el Palacio imperial. el mundo gana mucho visto de lejos. encuentro estos Consejos extraordinariamente fatigosos. Conde Rouvaloff: Después de todo. aumenta la oscuridad de afuera. a no ser que signifique eso una agravación de pena. para los jóvenes románticos como él. más vale eso que no estar encerrado en una especie de prisión. después de una pausa) Necesito cambiar de aires. El príncipe Pablo Maraloffski. el Conde Rouvaloff. príncipe. Príncipe Pablo: Nada de eso. Sin permitirle nunca salir al mundo. Vuestra alteza está hoy un poco pálido. Detrás. Por lo que a mí refiere al menos. como él estaba. que ha conseguido al fin su perdón y vuelve a ocupar su puesto aquí.com/Insurgencia .

Conde Rouvaloff: (Riéndose) Creo que se figuraba que los nihilistas habían asaltado Palacio y os habían secuestrado. resulta un espectáculo grandioso ver cómo saben morir esos hombres. Zarevitch: ¡Cosa sencilla el morir bien! Esa es una lección que no ha podido enseñarle la experiencia. sin embargo. el emperador. Esta mañana me ha despertado bruscamente para que presenciase la ejecución de varios desgraciados nihilistas. barón. desaprobaría enérgicamente cualquier reforma termométrica en Rusia.scribd. Saber hacer una buena ensalada es ser un ilustre diplomático. aunque sepa usted lo que es una mala existencia. me ha tenido encerrado seis meses en este Palacio. ¡Cómo me ha repugnado esa sangrienta matanza! Y. Zarevitch: (Con amargura) Es cierto. cuando tenga vuestra alteza mi edad verá que vivir mal y morir bien es la cosa más sencilla del mundo. Príncipe Pablo: . La cuestión a resolver es muy parecida en ambos casos. los crímenes se adaptan mejor a su temperamento.286 ACTO SEGUNDO Príncipe Pablo: (Sonriendo) Eso es un deseo de lo más revolucionario. Príncipe Pablo: (Alzándose de hombros) ¡La experiencia es el nombre que da la gente a sus tonterías! Y yo no cometo nunca ninguna. Gringoire se superó realmente en la ensalada. pero hacer una ensalada es bastante más difícil que aderezar unos presupuestos. Zarevitch: (Con amargura) Mi padre. al veros aparecer tan tarde en el baile de anoche. si quiere. Príncipe Petrovitch: (Dirigiéndose al Zarevitch) El emperador ha tenido un vivo disgusto. príncipe.com/Insurgencia .Y una comida excelente. Barón Raff: Si os hubieran secuestrado. Se trata de saber con precisión cuánto aceite hay que echar en el vinagre. http://www. habríais perdido un baile encantador. Príncipe Pablo: Príncipe.. Vuestro padre.. el emperador. ¡ah! Ríase usted.

No he tenido nunca tiempo de reflexionar seriamente en eso. (El Zarevitch se dirige al fondo de la escena y se apoya en los cristales de un balcón. Barón Raff: Sí. príncipe. http://www. Antes que tomase usted parte en los asuntos públicos existían en él algunos sentimientos. Lo habría usted manchado en seguida: no tiene usted las manos bastante limpias. Barón Raff: Ya sabe usted. eso es usted.com/Insurgencia . según veo. mirando hacia afuera). Príncipe Pablo: Su padre de usted. haría de él una cosa u otra. usted es quien ha hecho de él lo que es: un tirano. Zarevitch: (Con amargura) Querrá usted decir que los echa a perder. (Los Cortesanos cambian entre ellos miradas significativas) Príncipe Pablo: (En tono tranquilo) Veo que vuestra alteza necesita cambiar de aires. La llevo en mi interior. Yo también he sido hijo mayor. Pero créame.287 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Barón Raff: ¡Un cocinero y un diplomático! He aquí un excelente paralelo. barón. Aunque creo que lo hubiera usted llevado bien el delantal. El genio maléfico de su vida. pero noto que me obsesiona. barón. (Enciende un cigarrillo) Sé lo que es un padre que no quiere morir para sernos agradable. Zarevitch: Ha equivocado usted su vocación. vertiendo en su alma el veneno de los pérfidos consejos. Príncipe Petrovitch: (Al Barón Raff) ¡Qué criatura más poco razonable! Será desterrado o le sucederá algo peor todavía como se descuide. ¡Qué error más grande ser sincero! Príncipe Petrovitch: El único error que no ha cometido usted nunca. hace usted mal en menospreciar la cocina. Príncipe Pablo: (Inclinándose) ¿Qué quiere vuestra alteza? Me ocupo de los asuntos de vuestro padre. príncipe Pablo. usted es quien le ha convertido en objeto de odio para todo el pueblo. Usted es quien ha agriado su carácter. La única inmortalidad que ambiciono para mí es la de inventar una nueva salsa.scribd. que no se tiene más que una cabeza. Si tuviese yo un hijo tonto. El delantal blanco le sentaría a usted mucho que la Gran Cruz de Honor. no opinaba lo mismo.

Las chuletas a «la imperial» han desaparecido. Me parece que tanto unos como otra son excelentes corresponsales. por regla general!. ¿verdad? Lo hago traer directamente de París. naturalmente. llena de ingenio y al mismo tiempo de mordacidad. Pero esta vez se equivoca.288 ACTO SEGUNDO Príncipe Pablo: Mi querido barón. puesto que la ve más a menudo. y las tortillas han emigrado con los orleanistas. Príncipe Pablo: (Inclinándose) Quizá vea yo más en ella. Pero haría usted mal en alarmarse. http://www. ¡Están tan mal escritas. Las proclamas más violentas del Comité Ejecutivo se amontonan en todos los rincones de mi casa. o la señorita Vera Sabouroff. Habla de usted constantemente cuando estamos juntos. Barón Raff: Gracias. Príncipe Pablo: Es muy fino. Príncipe Petrovitch: Me temo no alcanzar nunca semejante felicidad. mi cocinero y yo estamos en excelentes relaciones. príncipe. Pero yo no las leo nunca. ¿verdad? Príncipe Pablo: ¿Qué le sucede a usted. La hermosa Francia. Príncipe Petrovitch: (Mirando al reloj) Su majestad se retrasa hoy algo. con los Borbones. según veo. príncipe Pablo. Pero con esa ordinaria República todo ha degenerado allí. Príncipe Pablo: Entonces le han escrito a usted sus acreedores. Su mujer es verdaderamente encantadora. (Entra el Marqués de Poivrard) ¡Ah marqués! ¿Supongo que la marquesa estará bien? Marqués de Poivrard: Debe usted de saberlo mejor que yo.com/Insurgencia . su cabeza es lo último que le robarían. príncipe. mi querido Petrovitch? Parece usted muy soliviantado. marqués. está completamente echada a perder por las malas costumbres y por una cocina peor aún. Espero que no se habrá peleado con su cocinero. ¡Qué trágico sería eso para usted! Perdería todos sus amigos.. gracias..scribd. (Saca una tabaquera y ofrece una toma al Príncipe Petrovitch). Olvida usted que me quedaría aún mi fortuna.

289 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Príncipe Petrovitch: Se equivoca usted también: los nihilistas me dejan en paz por un motivo o por otro. como es natural.. Príncipe Pablo: Sí. por ejemplo.. Príncipe Pablo: ¡La enfermedad del siglo! Necesita usted un nuevo excitante. en vez de estar al alcance de mis necesidades. El mundo se venga de las medianías con la indiferencia. Zarevitch: (Con amargura) Si la grandeza se mide por el número de enemigos. Intente. de una grandeza colosal. es verdad! Lo olvidaba.. Príncipe Pablo: ¡Caray! Preferiría perder a mi mejor amigo que a mi peor enemigo. creo que mi papel en el mundo hubiera sido pobrísimo. Príncipe Pablo: (Sonriendo) Si mi carácter estuviese al alcance de la inteligencia de usted. Príncipe Pablo: ¡Ah mi querido conde! La vida es una cosa demasiado importante para hablar de ella seriamente. como ustedes saben. príncipe. Barón Raff: Príncipe. se ha casado usted ya dos veces.. Príncipe Pablo: (Aparte) ¡Ah. Pero para que un hombre pierda su último enemigo es preciso que haya en él algo ruin. A él parece no agradarle http://www. con ser bondadoso. Desde que terminó la temporada de ópera soy un perpetuo mártir del aburrimiento.scribd. Para tener amigos basta. príncipe.. ya sé que soy el hombre más odiado que hay en Rusia después de vuestro padre. Conde Rouvaloff: Diríase que no hay nada en el mundo que no le dé a usted pie para una broma. Príncipe Petrovitch: Me abruma la vida. en estos últimos tiempos he pensado muchas veces... Barón Raff: No consigo comprender su carácter. Zarevitch: (Separándose del balcón) Yo no encuentro tan misterioso el carácter del príncipe Pablo. debe usted de ser.com/Insurgencia ... barón. Vamos a ver. enamorarse por una vez. Daría de puñaladas a su mejor amigo solo por tener ocasión de escribir un epigrama sobre su losa o por experimentar una nueva sensación. príncipe. Príncipe Pablo: (Interrumpiéndole) Me deja usted asombrado.

se lo aseguro. hijo mío. con los cuales no soñaron nunca los buenos de sus antepasados. Zarevitch: (Acalorándose) Si esa gente es ordinaria. ¿Quién es aquel individuo del fondo? No le conozco. pero a mí me gusta. Eso me demuestra que soy una fuerza en Rusia. de verme coronado de laurel un año y lapidado al siguiente. ¡que le ahorquen!. dicho sea de pasada. príncipe: en una buena democracia todo hombre debía ser aristócrata. frívola o viciosa para tener una asombrosa infinidad de derechos.com/Insurgencia . Zarevitch: (Precipitándose hacia él) ¡Señor! Zar: (Nervioso y asustado) No te acerques demasiado.290 ACTO SEGUNDO esto mucho. ¡un hombre contra cien millones! Además. Ayudante: ¡Su majestad imperial el emperador! (El Príncipe Pablo mira al Zarevitch y se sonríe. pero en Rusia esa gente que se empeña en echarnos vale lo mismo que la caza que se mantiene en los vedados y la mayoría ha nacido para que uno le tire. Entra el zar rodeado de su guardia). ¿Qué hace? ¿Es un conspirador? ¿Le habéis registrado? Dadle de plazo hasta mañana para que confiese. y después. si es lo mismo que los animales. Hoy en día diríase que le basta a la gente con ser vulgar. Prefiero morir tranquilamente en mi lecho. Siempre hay en un presunto heredero algo malsano para su padre. Estoy harto del uno y de los otros. (Con amargura) Me gusta guiar mi coche por la ciudad y ver en cada esquina cómo me mira de soslayo la canalla. Me encontraré allí como en mi casa. Zarevitch: ¿No piensa usted nunca en el pueblo y en sus derechos? Príncipe Pablo: Me molestan el pueblo y sus derechos. inculta. ¿quién la ha hecho así? (Entra un Ayudante). no siento la menor ambición de ser un héroe popular.scribd. inculta. vulgar. Créame. ¡que le ahorquen! http://www. Te digo que no te acerques demasiado. Zarevitch: ¿Y después de muerto? Príncipe Pablo: El cielo es un gobierno despótico.

os adelantáis a la historia. (Aparte) Me temía que se tomase el desquite y me concediese una nueva condecoración. Príncipe Pablo: (Acercándose) Señor.. Me quieren con veneración esos campesinos sencillos y fieles. señores? Marqués de Poivrard: Señor. ¿qué necesita usted? Puede pedírmelo todo. (Al Príncipe Pablo) ¿No me guarda usted rencor. ¡Que se les otorgue un nuevo santo! http://www. me basta con tener vuestra confianza. vuestro nuevo embajador en Berlín. (Mirando al Zarevitch) Y a mi hijo. Ha venido a besaros la mano por su nombramiento. ¿verdad? Dígame que no me abandonará. debía usted haber dicho: el que ha precedido al penúltimo. unos súbditos honrados y leales. príncipe? No me abandonará usted. Príncipe Pablo: (Con una gran inclinación) Señor. tengo el honor de presentaros un memorial de vuestros fieles súbditos de la provincia de Arkángel. Los cortesanos guardan silencio.? Zar: ¿Para qué hacerme estremecer así? No... ¿No ve que hace ya tres semanas de él? Zar: Son buenas gentes los habitantes de esa provincia de Arkángel. Zar: ¿Qué hay.com/Insurgencia .. en el que expresan el horror que les inspira el último atentado contra la vida de vuestra majestad.scribd... caballero? (Al Conde Rouvaloff) Quítesela. Petouchoff se aleja con la guardia. no permito a nadie que lleve espada en mi presencia. Es el conde Petouchoff... Zar: ¿A besar mi mano? Hay alguna conspiración en ello. Quiere envenenarme.. menos aún. todo. Mire: bese la mano a mi hijo y vendrá a ser igual. ¿quiere vuestra majestad. no quiero. (Examina con agitación a los Cortesanos) ¿Por qué saca usted su espada. Príncipe Pablo: Marqués. El Príncipe Pablo hace señas al conde Petouchoff de que se marche..291 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Príncipe Pablo: Señor.. El Zar se deja caer sobre su sitial.

Pero. Quisiera Dios que este pueblo no tuviera más que una cabeza para poder ahorcarla con una sola cuerda. a pesar de todo. señor. tiranía! ¿Soy yo acaso un tirano? No. (El Zar se estremece de miedo) Era la madre de dos de los criminales. Ya no es como hace tres o cuatro años. ¿Por qué no lo han hecho? ¿Tendré siempre que luchar en las tinieblas? ¡Que nunca pueda yo saber de qué raíz salen esos traidores! Zarevitch: Y ¿qué otra raíz puede tener el descontento del pueblo sino de la tiranía y la injusticia de que dan pruebas los gobernantes? Zar: ¿Qué has dicho. dígame: ¿había mucha gente viendo ahorcar a los nihilistas? Príncipe Pablo: Señor. Eso les enseña lo que debe esperarse. ¿Detuvo usted a alguien? Príncipe Pablo: Sí.292 ACTO SEGUNDO ¡Eso no cuesta nada! Qué. a una mujer que maldecía vuestro nombre. príncipe? (Dirigiéndose al Zarevitch. Es muy natural. La plaza y los tejados de las casas estaban materialmente cubiertos de gente. Zar: (Mirando al Zarevitch) Debía haberme bendecido por haberla librado de sus hijos. Todos los ciudadanos leales debían estar en esos sitios. Amo al pueblo. y demasiado sabéis lo de prisa que se cansa el pueblo hasta de sus mejores diversiones. Cuidado.scribd. Zar: Está muy bien. Zar: Tres mil hubiera debido haber. la horca ha perdido gran parte de su novedad en Rusia desde hace algún tiempo. hijo mío? ¡Tiranía. ¿Dijeron algo los reos? ¿Denunciaron a alguien? ¿Qué confesaron? Zarevitch: Nada. Zar: Entonces debían haberles dado tormento. Soy su padre.com/Insurgencia . Con este nombre figuro en los decretos. Metedla en la cárcel. no lo soy. hijo mío. señor. ¿verdad. Alexis (Volviéndose hacia Zarevitch). cuidado. http://www. ¿a cuántos traidores han ahorcado esta mañana? Zarevitch: Ha habido tres ejecuciones. (Se dirige al Príncipe Pablo y le pone la mano en el hombro) Príncipe Pablo. que no contesta).

Príncipe Pablo: Es una carta del jefe de la Policía de Arkángel. Zar: Nunca tuve confianza en el pueblo de Arkángel. señor. Zar: (Al príncipe Pablo) No la abriré. Conozco demasiado esa sonrisa. No hay ya sitio para nuevas víctimas. si no tuviese nada dentro. sería una carta desilusionante. Ha sido detenida la culpable. Príncipe Pablo: Vuestra majestad los castigaría aún más severamente dándoles uno más. (Entra un Ayudante) ¿Quién es ese hombre? ¿Quién es? Ayudante: Es una carta para vuestra majestad. Es un nido de nihilistas y conspiradores. http://www. (Habla en voz baja al Zar). Créame: no hay en Rusia un solo hombre a quien desee ver tan vivamente de gobernador de Arkángel como a usted. Zar: Entonces es que no mueren en ellas bastantes de prisa. tendrían la seguridad de morir en ellas. Príncipe Petrovitch: (Al Conde Rouvaloff) Deben de ser malas noticias. Pero es usted demasiado misericordioso. Envíela usted a Siberia. permitidme que os recomiende a vuestro lealísimo súbdito el marqués de Poivrard como nuevo gobernador de vuestra provincia de Arkángel. las prisiones de Rusia están atestadas. ¡Tres gobernadores asesinados en dos meses! (Sonríe solapadamente) Señor. Quítele usted sus santos. Es preciso que mande usted poner más de un recluso en cada celda.com/Insurgencia . Príncipe Pablo: Es usted demasiado modesto. El gobernador de la provincia ha sido asesinado esta mañana de un tiro por una mujer al ir a entrar en el patio de su casa. Es Seguro que muera en el camino. No los merecen.293 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Zarevitch: Señor. Si lo hiciera. Puede tener algo dentro. marqués. no reúno la menor condición para ese cargo. (Coge la carta y la lee). Príncipe Pablo: Señor. No los retiene usted lo suficiente en las minas. Marqués de Poivrard: (Precipitadamente) Señor.scribd.

com/Insurgencia . Estoy seguro de que el príncipe Alexis nos ayudará. una vez cogida. Tenía intención de salir hoy para Novgorod. en Moscú. No estoy aquí en seguridad. como un perro. señor. Me cuesta mucho creerlo. Pero. Príncipe Pablo: Puede ponerse en camino esta noche. Conde Rouvaloff: (Al Príncipe Petrovitch) Me preocuparía más mi persona. en Moscú! ¡Dios mío! ¿No será mejor morir enseguida. que llevar la http://www. no ha salido. marqués. sin embargo. como intentan hacerme perecer. Zar: ¡Vera.scribd. esta noche. tiene usted siempre razón. la desgarraré miembro por miembro. la cogeré. Zar: Es preciso que la cace y. pero. Así es que no se preocupe por eso. por una u otra causa. La Policía vigila todos los trenes con ese motivo. señor.294 ACTO SEGUNDO Zar: Tiene usted razón en absoluto. príncipe Pablo. Debe de haberla advertido algún traidor. Zarevitch: No necesita usted ayuda para prender a una mujer. La caza de una mujer bonita es siempre apasionante. La tumbaré sobre el potro hasta que su cuerpo blanco y pálido se retuerza y se crispe como un papel quemado. Es preferible que parta usted enseguida. ¿está aquí todavía esa mujer? Príncipe Pablo: Me comunican que se hallaba anoche en el baile del gran duque. No estoy seguro en ninguna parte estando ese demonio de la revolución. señor? (El Príncipe Pablo habla al oído del Zar). Príncipe Pablo. marqués. aquí. esa Vera Sabouroff. Me desairaría usted verdaderamente. muerto de un balazo en su patio por una mujer. Ocúpese de que el nombramiento del marqués esté listo enseguida. Marqués de Poivrard: ¿Partir esta noche. Zar: Sí. Príncipe Pablo: ¡Oh! La cazaremos. príncipe Pablo. la nihilista. Zar: El gobernador de Arkangel. Príncipe Pablo: Yo cuidaré de que la marquesa no esté demasiado sola durante su ausencia.

(Prosigue con más tranquilidad y mayor emoción contenida) Me lancé a caballo en medio del combate sangriento y me traje un águila que esos feroces insulares nos habían arrebatado.295 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS vida que llevo actualmente? ¡No dormir nunca. ni un hombre ni una mujer. ¡Sí. ¡Ah! ¡Si pudiese verme ahora con el estigma de cobarde en las mejillas! (Se deja caer en un sillón) No he conocido nunca ningún cariño. vivos de ellos. puñales en todas las manos! ¡Pasar la noche en vela. tomaré mi desquite! Zarevitch: ¡Padre! ¡Ten piedad del pueblo! ¡Dale lo que pide! Príncipe Pablo: Empezando por vuestra cabeza. tendrán que pasar años en Siberia. mi propio hijo!.. o cuando duermo. Aplastaré a esos nihilistas de un solo golpe.com/Insurgencia . cuando nuestra guerra con Inglaterra. Decían entonces que yo era valiente. tener unos sueños tan agitados que el mismo infierno resulta la mansión de la paz comparado con ellos! ¡No tener nunca confianza más que en las gentes que compro y no comprar nunca gentes que merezcan confianza! ¡Ver un traidor en todo el que me sonríe. Zar: ¡El pueblo! ¡El pueblo! ¡Es un tigre que he soltado contra mí! Pero le combatiré hasta la muerte. ¿Cómo iba yo a gobernar de otro modo? (Se yergue de repente) Pero ¡quiero mi desquite! ¡Lo quiero! Por cada una de las horas que he pasado en vela esperando el nudo corredizo o el puñal. siglos en las minas. acechando durante horas y horas el paso furtivo del asesino que viene a colocar la bomba maldita! ¡Sois todos espías! ¿Y tú. señor. me hacían obedecer por medio del terror. no quiero tenerla.. Desde hoy nada de templanza. Mi padre me concedió la insignia del valor. Cuando era niño. el peor de todos. la Cruz de Hierro. en que no había nada que pudiese asustarme. veneno en todo cuanto me sirven.scribd. No dejaré. ¿Quién de vosotros es el que esconde esas proclamas sangrientas debajo de mi almohada o en la mesa ante la que me siento? ¿Quién de vosotros es el Judas que me traiciona? ¡Dios mío! ¡Dios mío! Hubo una época. que es de las cosas que más le interesan. ¿Soy acaso emperador http://www.

los clausuraré. la ley marcial para todo el imperio. pero me tomaré el desquite. aunque tenga que incendiar toda la ciudad para encontrarla.. Predica el socialismo y percibe unas rentas con las que http://www. Zarevitch: ¡Oh Dios mío! Zar: Hace ya dos años que siento sus manos apretándome la garganta. reflexiona bien antes de.. Zarevitch: Padre. Se gasta demasiado en tribunales. Tenía la seguridad de que las necesitaría vuestra majestad. ¿Por qué no iba yo a hacerlo? Príncipe Pablo: Señor. Príncipe Pablo: Y es asimismo una medida económica. Es una medida excelente. (Prosigue en voz baja) El emperador Pablo lo hizo. Zar: Justísimo.. Dice que está consagrado al pueblo y vive en Palacio.com/Insurgencia . Hará desaparecer en seis meses el sobrante de vuestra población y reducirá grandemente los gastos de los tribunales.296 ACTO SEGUNDO nada más? ¿Para que una mujer me tenga en jaque? Juro que Vera Sabouroff estará en mi poder antes de una semana. esa (Señalando un retrato colgado en la pared) también lo hizo. príncipe.. señor. una medida excelente. no tenéis por qué alarmaros. hace ya dos años que me infierna la vida. La ley marcial. encerrada en la fortaleza y ahorcada en la plaza pública. príncipe Pablo? Príncipe Pablo: Hace seis meses que están impresas. muy bien. Zar: (Dirigiéndose al Príncipe Pablo en voz baja y con aire espantado) ¿Qué quiere decir? ¡Tiene usted confianza en él? ¿No le habrá curado su reclusión? ¿Le destierro? Habrá que. ese será mi desquite. Hay demasiado pueblo en Rusia.. Zar: Muy bien. Desde ahora ya no se necesitarán.. Será azotada con el knut.scribd. Se gasta demasiado en él. El príncipe es un muchacho muy ingenuo. señor. la emperatriz Catalina.. príncipe. ¡Manos a la obra sin tardar! ¡Ah príncipe! ¡Si tuviesen todos los reyes de Europa ministros como usted! Zarevitch: Habría en Europa menos reyes de los que hay. Zar: ¿Cuándo tendrá usted preparadas las proclamas.

. conde Rouvaloff? Conde Rouvaloff: Estaba dando algunos buenos consejos a su alteza... señor. Tendrás que hacerlo tú también algún día. Da siempre lo que más falta le hace. http://www. las alusiones a las provincias al final». Alexis. Acabará algún día por descubrir que el mejor remedio contra el republicanismo es una corona imperial y rasgará el gorro frigio de la democracia en trocitos. Zarevitch: Demasiado he oído ya. señor.scribd. siéntense. Príncipe Pablo: Si viviese quince días entre el pueblo. y que me hace la guerra en mi propia capital. Alexis..297 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS podría vivir una provincia.com/Insurgencia .. no podría ser hijo mío. Príncipe Pablo: El conde Rouvaloff es el perfecto tipo del pródigo. La ley marcial. Hasta con el último nihilista ruso. No falta más que la firma de vuestra majestad. y... Zarevitch: ¡Señor! Príncipe Pablo: (Apresurándose a intervenir) Prometo a vuestra majestad acabar de aquí a seis meses con el último nihilista ruso si firmáis esta proclama. que creo merecerá vuestra aprobación. (Ocupa su sitio en la mesa... señor. con los cuales hará condecoraciones para su primer ministro. como de costumbre. Lea usted la proclama. Zar: ¡Tiene usted razón!. le nombro a usted mariscal de todo Rouvaloff le habla en voz baja). ¿Empezaremos. Señores. El Conde Zar: ¿Qué tiene usted que hablar en voz baja. las malas comidas que tendría que hacer le curarían muy pronto de su ignorancia. «El amor al pueblo. Si amase realmente al pueblo. Príncipe Pablo Maraloffski. (Coloca unos papeles ante el Zar) Aquí está la proclama. ven y escucha. Es una experiencia que te conviene. Zar: Dígalo usted otra vez: ¡acabar con el último nihilista ruso! Aplastar a esa mujer que los dirige.. señor? Zar: Ahora mismo.

.? Zar: ¡Cómo! Te atreves. príncipe. Desde los inmensos pinares del Báltico hasta las palmeras de la India. arrojar un pueblo contra los escollos? ¿Quiénes somos nosotros para colocar a un pueblo bajo un régimen de terror? ¿Tenemos menos vicios que él para hacerle comparecer en el banquillo de los acusados ante nosotros? Príncipe Pablo: ¡Qué comunista es este príncipe Alexis! Querría que el vicio estuviese repartido en partes iguales. Los sacerdotes han arrebatado el cielo al pueblo. Zarevitch: (Levantándose bruscamente y poniendo sus manos sobre la hoja) Detente.com/Insurgencia . ¿vas a arrebatarles la tierra también? Príncipe Pablo: No podemos perder el tiempo ahora.scribd. he visto sucederse como olas del mar las olas humanas. Zar: El pueblo no tiene derechos. sí.. voy a firmarla inmediatamente. Aunque no sea yo más que un niño por mi edad. y arrancando. en busca de gloria para ti. señor. ha volado en alas de la victoria. Zarevitch: Entonces ¿es una cosa insignificante estrangular una nación. te digo. él te ha ganado batallas. y en que se mueren mientras nosotros ahogamos. Aquí está la pluma.. y tú. barriéndolas sin miedo a la muerte. ¿en qué se diferencian de nosotros más que en que se mueren de hambre mientras nosotros estamos hartos. Este chiquillo lo echará todo a perder. asesinar un reino. Zarevitch: Me atrevo a todo por el pueblo. hecho de carne y hueso como nosotros. trepando al asalto de las alturas. Déme la proclama. en que trabajan mientras nosotros nos servimos veneno. Padre. señor. Zarevitch: Calentado por el mismo sol. lo mismo que la propiedad. se ha cometido con él una injusticia..298 ACTO SEGUNDO el imperio ruso para ponerle en condiciones de aplicar la ley marcial. Zarevitch: Entonces.. detente.. padre y señor. respirando el mismo aire. http://www. a quien querríais despojar de unos derechos que son comunes a todos los hombres. Príncipe Pablo: (Colocando el dedo sobre el papel) Aquí.

Es el pueblo que reina ahora por la gracia de Dios. no tiene sitio donde apoyar su cabeza. tú querrías cortársela para que su agonía fuera muda. ¡y matará! Sí.com/Insurgencia . Pero ¿qué has hecho por estos. el vencedor del mundo. que el salvaros de ella para caer en un destierro como este! Los animales de la selva tienen sus madrigueras. en las cumbres de Noruega y de Dinamarca. has huido a lo lejos como un mercenario. y ahora querríais matar sus cuerpos.scribd. cuando la media luna sangrienta parecía ir a caer sobre nuestras águilas. http://www. y las fieras sus guaridas. que debiste ser su pastor. pero el pueblo ruso. por los que viven. habéis matado las almas a vuestro gusto. ¡Cuánto mejor hubiera sido para vosotros caer bajo el granizo de plomo y las explosiones de las granadas en plena batalla. barridas por el viento. en el fondo de las aguas turcas. príncipe Pablo! Zarevitch: Dios ha dado a este pueblo una lengua para hablar. como un niño ensangrentado.299 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS arrancando a las balanzas de la guerra peligrosas conquistas. Pero Dios le ha dado manos para matar. Zar: (Algo conmovido) Esos hombres murieron. Tú no puedes hacerles ya ningún daño. ¿Qué tengo que ver con ellos? Zarevitch: Ellos no tienen ya nada que temer. Tú. Zarevitch: ¡El tajo del verdugo! Sí. otros. Zarevitch: ¡Oh. dejando a los lobos que se arrojasen sobre él. Han implorado su libertad. Duermen su largo sueño: unos.. Zar: ¡Niño insolente! ¡Así has olvidado lo que es un emperador de Rusia! Zarevitch: No. Para que permaneciera callado en el tormento. y los has azotado. Zar: ¡Llévesele! ¡Llévesele. Tú mismo has sembrado la semilla de la revolución. hermanos míos!.. Príncipe Pablo: Tienen el tajo del verdugo. por nuestro hermanos? Te han pedido pan. y les has dado plomo. Príncipe Pablo: Por eso segamos ahora la cosecha. de las entrañas doloridas y convulsas de este desgraciado país va a surgir. una revolución que te hará perecer.

scribd. (El Zarevitch le entrega su espada y el Príncipe Pablo la deposita sobre la mesa) Necia criatura. no ha nacido vuestra alteza para conspirador. con ellos cosecharás! Príncipe Petrovitch: ¡Morir! Zar: ¡Malditos sean todos los hijos! Habrá que prohibir que se celebren más casamientos en Rusia. de orden del emperador le pido su espada. con diez mil individuos superiores a mí. puesto que puede uno dar la vida a víboras como tú. mariscal del imperio. http://www. haríamos bien usted y yo en aprender a nadar.300 ACTO SEGUNDO Zar: (Poniéndose en pie de un salto) ¡Demonio! ¡Asesino! ¿Por qué vienes a desafiarme ante mi propia faz? Zarevitch: Porque soy un nihilista. Zar: (Dejándose caer en su sillón y con ojos fijos en el Zarevitch) ¡Oh Dios mío! Zarevitch: Si me haces morir por el pueblo. traidor que he acariciado! Ese es tu secreto sanguinario.com/Insurgencia . Zarevitch: La poderosa sociedad a la que pertenezco cuenta con mil individuos como yo. estoy preparado. Príncipe Pablo Markaloffski. Las actitudes heroicas resultan impropias en un palacio. Hay un silencio mortal durante unos minutos). (Los Ministros se levantan bruscamente. no sabe retener la lengua. (El Zar se estremece en su silla) La estrella de la libertad ha aparecido ya y oigo romper a lo lejos la ola arrolladora de la democracia sobre estas cosas malditas. Príncipe Pablo: (Al Príncipe Petrovich) En ese caso. ¡Detenga al zarevitch. ¡detenga al zarevitch! Los Ministros: ¡Detened a zarevitch! Zar: ¡Un nihilista! ¡Si has sembrado con ellos. Zar: ¡Un nihilista! ¡Un nihilista! ¡Ah escorpión que he alimentado. le digo! Príncipe Pablo: Zarevitch. ¿Qué importa un nihilista más o menos en Rusia? Príncipe Pablo: (Aparte) Tendría yo muchas cosas que decirle a este nihilista único.

El pueblo sufre largo tiempo. Desde ahora se acabó. El Zar señala al Zarevitch.scribd. A partir de este día.com/Insurgencia . Zarevitch: Hay épocas en que el pueblo es instrumento de la Providencia. aunque tenga que ser la paz de la muerte. un traidor en cada hogar. Necesitan siempre. Obraré con él como él ha obrado conmigo. (Coge la espada del Zarevitch y la pisotea furiosamente). no abogo por mi propia vida. y otras en que los reyes son los azotes desencadenados por Dios sobre el pueblo! ¡Oh mi propio hijo! ¡En mi propia morada! ¡Mi carne y mi sangre luchando contra mí! ¡Que se lo lleven! ¡Que se lo lleven! ¡Haced entrar a mi guardia! (Entra la guardia del emperador. Habrá un espía en cada casa. No tengo confianza en mi http://www. Convertiré todas las fronteras en cementerios. sino por la de mis hermanos del pueblo. declaro la guerra al pueblo. una guerra sin cuartel. además. un verdugo en cada pueblo y un patíbulo en cada plaza. la venganza de rojizas manos y de resoluciones sanguinarias. no más terror. Le convertiré en polvo que arrojaré al viento. Príncipe Pablo: ¡Bah! El pueblo es mal tirador y siempre yerra. que está en pie. Príncipe Pablo: (Con amargura) Vuestros hermanos del pueblo no se contentan con su propia vida. la lepra y la fiebre harán menos estragos que mi furor. y curaré a los enfermos con la espada. Zar: (Levantándose) Ya me he cansado de tener miedo. emperador. Haré que reine la paz en Rusia. pero al fin aparece la venganza. ¿Quién dijo que yo era un cobarde? ¿Quién dijo que tenía yo miedo? Mirad todos: así pisotearé al pueblo. Zar: ¡Sí. mira que la espada que pisas puede enderezarse y herirte. La peste. a un lado de la escena) ¡Al calabozo más sombrío de Moscú! ¡Que no le vuelva a ver jamás! (Los soldados van a coger al Zarevitch) ¡No! ¡No! Dejadle. Zarevitch: Padre. dueño imperial. ten cuidado. la del prójimo.301 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Zarevitch: Padre mío. todas las provincias en lazaretos. no más terror.

. http://www. ¡Qué cosas más enojosas son la política y los hijos mayores! Una Voz: (Afuera.scribd. Zarevitch: (Soltando de sus Guardias y precipitándose junto a él) ¡Padre! Zar: ¡Asesino! ¡Asesino! ¡Has sido tú! ¡Asesino!. segura- guardia. ¡Abrid los balcones! ¿Oís? ¡Que desaparezca! ¡Que desaparezca! No puedo soportar su mirada. mi hijo contra mí! ¡Qué calor hace! ¡Me ahoga esta atmósfera! Me parece que voy a desmayarme. esperad. (Abre el balcón y se mente.. Esperad. ¡Oh. en la calle) ¡Qué Dios salve al pueblo! (El Zar recibe un balazo y retrocede hacia dentro de la habitación vacilando). (Al Príncipe Pablo) Tengo confianza en usted. No. (Muere).302 ACTO SEGUNDO asoma). que tengo algo en la garganta. y me mataría. yo también lo seré. está compuesta toda ella de nihilistas. que es inflexible. Príncipe Pablo: (Consultando el reloj) La comida será mala. me mataría. vamos a conducirle a la cárcel vosotros y yo.com/Insurgencia . Le ayudaría a evadirse.

van enmascarados y envueltos en capas. guarda la puerta. Respuesta: Væ victis! Væ victis! Væ victis! Entran unos conspiradores y se agrupan formando semicírculo. Los Conspiradores: ¡Un espía! ¡Un espía! ¡Abajo los antifaces. abajo los antifaces! ¡Un espía! Presidente: Que cierren las puertas. hay aquí personas que no son nihilistas. no dudé nunca que tuviese usted alguna. señor presidente. Presidente: ¿Qué mes? Conspirador 3°: ¡El mes de la libertad! Presidente: ¿Cuál es nuestro deber? Conspirador 4°: Obedecer. espada en mano. Los Conspiradores: ¡Abajo los antifaces! ¡Abajo los antifaces! ¡Muera! ¡Muera! (Los Conspiradores se descubren) ¡El príncipe Pablo! Vera: Demonio. ¿quién le ha traído a la guarida del león? Los Conspiradores: ¡Muera! ¡Muera! http://www.303 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS ACTO TERCERO La misma decoración del primer acto. Presidente: ¿Que día? Conspirador 2°: El de Marat. Presidente: ¿Y nuestra creencia? Conspirador 5°: Pardiez. Un hombre vestido de amarillo.com/Insurgencia .scribd. Contraseña de entrada: Væ tyrannis. Presidente: ¿Qué hora es? Conspirador 1°: La hora de herir.

ya no tengo tampoco nada que perder. por Dios. He venido aquí para vengarme. Presidente: Entonces tiene usted derecho a un sitio entre nosotros. Preferiría chismorrear en un salón que hablar de traiciones en una cueva. Aquí se lo traigo. la más escogida y la de los peores y más peligrosos conspiradores.com/Insurgencia . fuma mal tabaco. se levanta muy temprano y se contenta con una sardina por toda comida. http://www. no acogen ustedes a la gente de una manera muy hospitalaria que digamos! Vera: ¡Hospitalaria! ¿Qué otra acogida debemos hacerle que no sea el puñal o la soga? Príncipe Pablo: A decir verdad. Permítanme que les asegure que si no frecuentase yo constantemente la mejor sociedad de Rusia. Vera: A Siberia. Soy el autor de casi todos ellos. (Tira el dinero sobre la mesa) Tienen ustedes tantos espías que están mal enterados. detesto al vulgo ordinario. Nadie interviene en una conspiración teniendo dinero. Pues bien: ahora encontrarán ustedes en mí al hombre mejor informado de toda Rusia en lo referente a abusos de gobierno. Príncipe Pablo: No tendrán ustedes dinero. Todos los días nos reunimos para preparar nuestra venganza. señores. Vera: El tigre no puede cambiar de naturaleza. Esa cabeza loca del nuevo emperador me ha desterrado. a París. como es natural. me ha despojado de mi cargo y de mi cocinero. No me quedan más que mis condecoraciones. ¿qué tiene que ganar en una revolución? Príncipe Pablo: Amigo mío. no me figuraba yo a los nihilistas tan dominantes. no hubiera llegado nunca a primer ministro en Rusia. Además. al parecer. ni la serpiente perder su veneno. que huele a ajo. Príncipe Pablo: No. Pero ¿acaso se ha convertido usted en amigo del pueblo? Príncipe Pablo: No.304 ACTO TERCERO Príncipe Pablo: ¡Realmente. Presidente: Entonces. Ha confiscado mis bienes.scribd. señorita.

Presidente: Recuérdelo usted. Vera: (Yendo de un lado para otro) ¿Por qué no está él aquí? Renunciará a la corona.305 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Vera: Presidente. mientras haya veneno o acero en las entrañas de la tierra. si hubiese tenido intención de espiarnos. (Coge el papel). Príncipe Pablo: (Con una sonrisa sardónica) Prefiero aniquilar que ser aniquilado. Príncipe Pablo: (Aparte) Claro que no. ya que usted lo quiere. Presidente: Además. si no hubiese creído que podrían serme útiles. ni comido una hora antes que de ordinario a fin de estar aquí a tiempo. no escapará usted a nuestra venganza. Vera. Ha hecho demasiado daño a Rusia para que le dejemos salir sano y salvo. señorita: se equivoca usted.com/Insurgencia . ¿queréis que el príncipe Pablo Maraloffski sea admitido y que preste juramento de nihilista? Los Conspiradores: ¡Sí! ¡Sí! Presidente: (Tendiéndole un puñal y un papel) Príncipe Pablo. Los nihilistas no olvidan jamás a sus amigos ni perdonan nunca a sus enemigos. el puñal o el juramento. señores. En cuanto a ustedes. no hubiera arriesgado mi cabeza entre ustedes. Príncipe Pablo: Créame. Príncipe Pablo: ¿Sí? No los creía a ustedes tan civilizados. Presidente: Sí. Vera: Sea. Le conozco muy bien.scribd. Será una adquisición de las más provechosas para su sociedad. no tengo confianza en este hombre. Presidente: Hermanos. Vera. no habría venido él en persona. mientras los hombres puedan herir y las mujeres traicionar. http://www. hubiera mandado a mi mejor amigo. es precisamente el hombre que necesitamos con objeto de procurarnos los datos indispensables para el trabajo que tenemos que efectuar esta noche. y sepa que si nos traiciona.

presidente. pero en nuestros días diríase que los hijos nacen con un manifiesto social más grande que ellos en la boca. Vera: (Aparte) ¡Oh! Vendrá a pesar de todo. soy partidario ferviente del artículo quinto. Pero el sol de la libertad no ha salido de nuevo sino como esa aurora engañosa que nos ilusiona en otoño. Antiguamente. rindamos homenaje al hombre que ha matado a un rey. Rusia ha sido libre un instante cuando cayó el tirano. Príncipe Pablo: (Leyendo) «Los derechos del hombre. La naturaleza no es un templo.306 ACTO TERCERO Presidente: Firme.» Sí. Vera: ¿Y después? Presidente: (Encogiéndose de hombros) Le ahorcaremos. Miguel.com/Insurgencia . Vera: Por fin está ahí Alexis.scribd. La familia estorba enormemente. (El Príncipe Pablo firma) Según usted. (Suenan tres golpes en la puerta). lea esto. Presidente: ¡Miguel el «Regicida»! Hermanos. Miguel: Sí. no tenemos aquí ninguna religión. presidente. Vera: Es un paso peligroso. Vera: (Paseándose inquieta por el fondo) ¡Oh! ¿No vendrá? ¿No vendrá? Príncipe Pablo: (Leyendo) «La familia debe ser destruida como incompatible con la verdadera unidad socialista y comunal. los hombres conservaban sus derechos durante toda su vida. Una Voz: Contraseña: Væ tynanis! Otra Voz: Respuesta: Væ victis! (Entra Miguel Stroganoff). renunciaré gustoso a mis derechos. http://www. queremos el derecho al trabajo. sino un taller. sobre todo cuando no está uno casado.» ¡Ah! En lo tocante a esa cuestión. Se equivoca usted. Presidente: La terrible noche de la tiranía no ha cesado aún en Rusia. ¿Qué podemos hacer con este hombre? Presidente: Podemos utilizarle para nuestros fines. Presidente: Ha salvado a Rusia.

me dió la contraseña. Vera: (Aparte) ¡Dios mío! ¿Es que no vendrá? Alexis. Presidente: Nicolás es un hombre honrado. Es el dedo de Dios el que le llevó a aquel sitio. Presidente: Y ¿dónde ha pasado usted estos tres días? Miguel: He estado escondido en casa del cura Nicolás. Retendremos aquí al príncipe Pablo y le buscaremos algún empleo en nuestro régimen terrorista. Miguel: Sí. y gracias a mi buen caballo llegué a las murallas antes que cerrasen las puertas. Presidente: ¡Qué feliz casualidad que se asomara al balcón! Miguel: ¡Casualidad! No hay tal cosa. que era de los nuestros.307 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Miguel: (Apretando con fuerza su cuchillo) Un golpe más. bastante honrado para ser cura. el zar. Miguel: Llevaba el uniforme de la Guardia Imperial. http://www. Alexis! ¿Por qué no está usted aquí? Presidente: Pero ¿cómo huyó usted. El coronel de guardia. Miguel: ¡Bah! Será una estratagema para despistarnos.scribd. Con ella pude atravesar las tropas sin peligro. Hoy está ya al corriente de toda tarea sangrienta. por San Jorge! Debe de ser cosa de Vera. cerca de la encrucijada.com/Insurgencia . le ha desterrado de Rusia. Miguel? Dijeron que le habían cogido. ¿por qué no está usted aquí? ¡Es imposible que se haya convertido en traidor! Miguel: (Viendo al Príncipe Pablo) ¡El príncipe Pablo Maraloffski aquí! ¡Buena captura. Presidente: El príncipe Pablo acaba de prestar juramento. pero estoy aquí para vengarme de un traidor. y habremos alcanzado nuestro fin. Vera: (Aparte) ¿Un golpe más? ¿Qué quiere decir? ¡Oh. es imposible! Pero ¿por qué no está entre nosotros? ¡Alexis. Es la única persona en el mundo que puede haber traído a esta serpiente al lazo. Vera: Alexis.

Príncipe Pablo: Mis guardabosques parecen topos: siempre están durmiendo.com/Insurgencia . pero me gusta. ¿Cómo llegar hasta él? Tenemos que conseguirlo esta misma noche. príncipe. Aquí hablamos sin embozo. Yo no fui uno de ellos. les traigo unos documentos que creo les interesarán: la proclama que piensa publicar mañana ese joven emperahttp://www. Presidente: Reconoce usted a muchos amigos.. Príncipe Pablo: Señores. Vera: (Aparte) ¡Oh Dios mío! Pero ¿no acabará de llegar? La aguja va a señalar la hora. Los buenos reyes son enemigos de la democracia y como él ha empezado por echarme. tengo que ser nihilista. Príncipe Pablo: Tiene usted razón. Mal cazador es el que deja vivir al lobato para que vengue a su padre.scribd.308 ACTO TERCERO Príncipe Pablo: (Acercándose a Miguel) Tiró usted desde bien lejos. Presidente: Pero ¿no está usted aquí también? Príncipe Pablo: ¿Yo? Como no puedo ser primer ministro. pueden ustedes estar seguros de que piensa ser un patriota. en una aristocracia hay siempre más cinismo que inteligencia. Lo que necesita Rusia es una República.. robar lo que tengo que custodiar. príncipe. Miguel: Ejercité mucho la puntería desde mi infancia sobre los jabalíes de vuestra alteza. Miguel: No. camarada. Miguel: Estoy harto de reyes patriotas. ya sabe usted lo que tenemos que hacer. Presidente: Debe usted de encontrarse en un ambiente completamente nuevo. Mañana arrojará al pueblo una piltrafa de reformas y será demasiado tarde para la República. ¿No acabará de llegar? Miguel: (Aparte) Presidente. Príncipe Pablo: ¡Qué desilusionante debe de ser para ustedes! Reúnen aquí un extraño conjunto. como a usted. ¿verdad? Príncipe Pablo: Sí. que me temo sea algo cursi. no hay término medio.

(Rompe la proclama) Tiene que ser esta noche. sonó la hora. nos hubiésemos llevado a su primer ministro por delante si no hubiese usted venido. Miguel: Sí. dejándose caer sobre una silla) ¡Oh. pero ahora pagamos nuestras deudas con intereses. pasó la hora! Miguel: (Al Presidente) Acuérdese usted de que mañana será demasiado tarde. Tiene usted razón. Presidente: Hermanos. cuánto lo siento! Quita usted a mi visita todo lo que tenía de pintoresca y atrevida. No creo en él. Presidente: Príncipe. sería ya demasiado tarde.scribd. pasó la hora. Vera: (Aparte. pero debe de ser muy fastidioso a menudo conservarla. ¿No opina usted lo mismo algunas veces? (Suenan las seis en el reloj). Miguel: ¡Ah! ¡Un mendrugo arrojado a una nación que se muere de hambre! Una mentira para engañar al pueblo. Príncipe Pablo: (Sonriendo) Ese es el estado normal de los nihilistas. Príncipe Pablo: ¡Ah. Miguel sino se hace esta noche. príncipe. Debe uno esperarse un desencanto seguro si intenta buscar algo novelesco en la vida moderna. Príncipe Pablo: No. ¡Oh! ¿Por dor y un plano del Palacio de invierno. Creí que arriesgaba mi cabeza viniendo aquí y me dice usted ahora que la he salvado. ¿Quién de nosotros falta? http://www. ¿Hubiera aceptado acaso la corona si amase al pueblo? Pero ¿cómo llegar hasta él? Príncipe Pablo: Aquí está la llave de la puerta especial que da a la calle. qué no está aquí Alexis? Presidente: Príncipe. en el que dormirá esta noche. Lea usted esto. Vera: (Aparte) No me atrevo a preguntarles lo que maquinan.309 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS (Presenta unos papeles). le somos a usted deudores. (Saca una llave). ¡Dos emperadores en una semana! Eso equilibrará la cuenta. Y.com/Insurgencia . son estos unos datos importantísimos. Miguel: No resulta tan novelesco eso de perder la cabeza. además.

Miguel: (Leyendo) «Cuando uno de los hermanos haya faltado a la citación. Presidente: Hermanos. lea usted el artículo séptimo. Vera: Ese joven ha sido nuestro hermano. ¿estáis preparados? Vera: (Levantándose bruscamente) ¡No.310 ACTO TERCERO Los Conspiradores: ¡Alexis! ¡Alexis! Presidente: Miguel. Profesor Marfa: Mi especialidad consiste más bien en escribir libelos que en disparar tiros. ¿es culpable. que si le cogiesen. un regicidio tiene siempre sitio en la Historia. Ha expuesto su vida cada noche para venir aquí.com/Insurgencia .scribd. hermanos? Alexis. hay guerra a muerte». No obstante.» Presidente: ¿Hay algo que decir en contra de nuestro hermano Alexis? Los Conspiradores: ¡Ciñe una corona! ¡Ciñe una corona! Presidente: Miguel. Empezaba a temer que las conspiraciones eran tan aburridas como las Cortes. Príncipe Pablo: Debía usted también recordar profesor. sí o no? Todos: Es culpable. Miguel: (Leyendo) «Entre los nihilistas y todos los hombres que. Presidente: ¿Cuál será la pena? Todos: La muerte. no quedaría ya nadie que leyese sus artículos. Miguel: Si la pistola de usted es tan inocente como su pluma. lea el artículo séptimo del Código revolucionario. y le ahorcaran. Presidente: ¿Qué decís. todavía no! Tengo algo que decir. Príncipe Pablo: ¡Ah! Esto se pone verdaderamente interesante. el presidente preguntará si tiene que hacérsele algún cargo. con las calles llenas de espías y las casas lle- http://www. Miguel: ¡Maldita sea! Ya sabía yo que esto acabaría así. el zar. ese joven tirano vivirá largo tiempo. Presidente: ¡Que preparen el sorteo! Esta noche será la señalada. están por encima de sus hermanos. por el hecho de llevar una corona. todavía no. lo cual es muy probable. cosa muy probable también.

Todos vuestros corazones laten ansiosos de saqueo y de rapiña. entre nosotros.scribd. del tormento. unos días. Vera: ¡Un traidor! Hace tres días hubiese podido traicionarnos a todos cuantos estamos aquí. ¡Le conozco muy bien! ¡Ama al pueblo! Presidente: Nosotros también le conocemos.311 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS nas de traidores. si ciñese una corona. Concededle algún plazo: una semana. entregaría un Imperio a las embestidas del populacho? El pueblo ruso no está todavía preparado para una República. Príncipe Pablo: Sí. Vera: ¡Un tirano! ¿No ha desterrado a sus malos consejeros? El cuervo siniestro que ensombrecía la vida de su padre. La noche aquella en que los perros de la jauría iban a caer sobre nosotros. Presidente: Toda nación está preparada para la República. ha convivido con nosotros. http://www. Miguel: Ese hombre es un tirano. Vera: Él no lo es. del látigo. no ahora! Los Conspiradores: (Blandiendo los puñales) ¡Esta noche! ¡Esta noche! ¡Esta noche! Vera: ¡Basta. no ahora. Vera: Juro que él es sincero.com/Insurgencia . víboras ahitas. Os salvó la vida una vez. ha venido aquí. y en la horca habríais acabado. Es un traidor. Pero ¡no ahora! ¡Oh dios mío. No hay aquí un solo hombre que no le deba la vida mil veces. ¿Quién de vosotros. Nos mintió desde el principio y ahora nos miente hasta el final. un mes. al verse con las alas cortadas y con las uñas arrancadas. basta! Miguel: ¡Cómo! ¿No estamos aquí para aniquilar? ¿No mantendremos nuestro juramento? Vera: ¡Vuestro juramento! ¡Vuestro juramento! Sois gentes ávidas de ganancias: a cada uno de vosotros le corre una gran prisa desvalijar al prójimo. como hijo rey. sino ese a quien queréis matar? Miguel: Matar a todos los tiranos es nuestra misión. Educado en el lujo. ¿quién nos libró de la detención. con un nombre falso. de la muerte.

lo hacemos y ahora flaquea usted. Los Conspiradores: ¡Traidora! ¡Que echen a suertes! ¡Que echen a suertes! Vera: Has mentido villanamente. que hubiera debido arrojar la púrpura a los imbéciles que se la han entregado. Conozco su secreto.com/Insurgencia . la sacerdotisa de la Libertad. Presidente: ¿De modo que jugaría al rey ciudadano mientras nos morimos de hambre? Nos halagaría con discursos dulzones y nos engañaría con promesas. y una vez harto de él. no soy ciego. Nos mentiría.scribd. la raza de los hombres no se ha extinguido aún y la sombría Tierra no se ha cansado todavía de parir. Vera. Vera Sabouroff. Por lo menos. Entonces. Miguel. no. Ningún hombre coronado mancillará con su vida el aire que respiramos en Rusia. por un cobarde. usted traicionaría la libertad por un amante. seguiría siendo fiel al pueblo. Porque él ama al pueblo y ama la libertad. la llama de la revolución. Miguel: No le ama usted. ¡Usted. No. ni yo le amo ni él me ama. ¡Qué necia es usted dejándose embaucar por un lenguaje engañador! ¿Sabe usted cómo la trataría ese mozalbete por quien se cree amada? Pues convirtiéndola en su querida. la antorcha de la democracia! Vera: Poco importa lo que hubiera hecho de mí.312 ACTO TERCERO para dejarnos oír sus graznidos de venganza. Miguel: Por un traidor a su juramento. Miguel: Vera. Y al pueblo. ama usted sus cabellos rizados y sus suaves y blancas manos. Presidente: Nos pidió usted una vez que la pusiésemos a prueba. a cuyo solo nombre han temblado por su vida todos los déspotas. como nos ha mentido toda su raza. Ama usted a ese joven. a ese príncipe de lindo rostro. ¡Oh. por un compañero de lecho. como hizo su padre. ¿por qué no ha de morir? http://www. tener piedad de él! ¡Dejadle una semana de vida! Presidente: ¡Vera abogando por un rey! Vera: (Altivamente) No abogo por un rey. la habría arrojado de su lado. sino por un hermano. Hubiese usado de su cuerpo para placer suyo. Miguel: Y usted.

y tan fría. Cuando dijo usted que quería marcharse a Moscú. la humanidad y todo cuanto podía yo sentir. Los sentimientos dulces. tan helada como la nieve de la colina. le mataría. http://www. Miguel: Aunque le encontrara entre los brazos de usted. Concededle una semana. como la peste mata al niño. Márchese. lo secó usted y lo destruyó en mi corazón. puede esperar una semana más la libertad. Él ha violado su juramento. que ha soportado sus sufrimientos durante largos siglos.scribd. No deben existir hombres con corona en Europa. Presidente: Le repudiamos a usted. sin hijos. Me parece oír todavía resonar sus gritos en mis oídos. y tres semanas después su padre moría de pena. aunque me haya usted curado pronto de eso.com/Insurgencia .313 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Vera: (Con un gran esfuerzo. ¿se ha olvidado usted de su hermano? (Se detiene. de aquellos miembros juveniles deformados por la tortura y por las cadenas de hierro con que le obligaban a caminar? ¿Le concedieron a él una semana de libertad? ¿Tuvieron piedad de él un solo día? (Vera se deja caer sobre una silla) ¡Oh! Entonces podría usted hablar con esa facundía de libertad y con tanta volubilidad de venganza. Me ordenó usted que desterrase de mi alma el amor. para juzgar el efecto producido. crispando las manos) Sí. Pero usted se mostró tan sorda como las piedras de la carretera. Le abandonó usted aquella noche. Vera se estremece) ¿Se ha olvidado usted de aquella cara empalidecida por el hambre. Así lo hice. Me escribió usted diciéndome que viniese aquí a buscarla. porque la amaba a usted. salga de aquí para reunirse con ese joven a quien ama. Rusia. no esta noche. Ha violado su juramento. ¿No lo juré? Para ser fuerte es preciso que nuestra República esté ebria de sangre real. su anciano padre se abrazó a sus rodillas y le suplicó que no le dejase solo. justo es que muera. ¡Igual que murió el padre debe morir el hijo! Pero no esta noche. Los Conspiradores: ¡Esta noche! ¡Esta noche! ¡Esta noche! Miguel: (Extendiendo la mano) ¡Un momento! Tengo algo que decir (Se acerca a Vera y prosigue con voz pausada) Vera Sabouroff. la piedad.

Paréceme que mi sangre se ha convertido en hiel. a suertes! Presidente: ¿Está usted preparado.314 ACTO TERCERO como una cosa vil. está usted designada para regicida. ¿qué ha hecho? Vera: ¡Que echen a suertes! (Los Conspiradores aplauden). ¡Traidor! ¡Abandonarnos por un cintajo. me ordena que mate por la Libertad. repito.scribd. usted.com/Insurgencia . Ya no soy una mujer. Petrificó usted mi corazón. en cambio. Presidente: Abran sus papeletas. Vera: Tengo más confianza en mi mano armada con el puñal. (Coge el puñal) Le heriré en pleno corazón como él me ha herido. a suertes. Vera: ¡Oh dios mío! ¡A mis manos. Mi corazón está tan frío como el acero y mi mano será aún más terrible. No me amaba ni amaba tampoco al pueblo. Príncipe Pablo: (Aparte) ¡Ah! El gran duque subirá al trono antes de lo que se esperaba. Creo que si fuese yo madre y criase a un hijo. Así lo hice. Vera: (Abriendo la suya) ¡Yo soy la designada por la suerte! ¡Ved en esta papeleta el signo sangriento! Dimitri. ¡A suertes. Vera. hermano mío. en el centro de la escena) A suertes. ¡Es muy cruel con los animales y no cumple jamás su palabra! Miguel: Por fin. repito. vuelve usted a ser la misma. Hizo usted de mi mano una mano férrea. y. Vera: (En pie e inmóvil. Miguel? Tiene usted derecho a sacar el primero por ser un regicida. Presidente: Vera Sabouroff. ¿Puñal o veneno? (Presentándole un puñal y un frasco). Dios ha sido bueno con usted. Llegará a ser un buen rey bajo mi dirección. ahora serás vengado. envenenaría mi seno por temor http://www. por una nadería! ¡Mentirme cada vez que venía aquí y olvidarnos en un ahora! Tenía razón Miguel. Me hizo usted vivir solamente para la libertad y para la venganza. No tiembla nunca. Desde la tumba y desde el desierto oigo llegar a mis oídos la voz de mi hermano encarcelado. a mis manos! (Sacan a la suerte unas papeletas de una urna rematada por una calavera).

Miguel: Es su última conspiración. en el centro de la escena) Ahogar todo cuanto ha puesto en mí la Naturaleza. Presidente: Sí. es lo mejor. rojo con la sangre de ese corazón pérfido. Cuando el reloj del campanario de San Nicolás dé las doce. Vera. no amar ni ser amada. príncipe Pablo.com/Insurgencia . Vera: Sí. Vera: Está bien. Vera: ¡Necio! ¿Acaso es tan difícil matar a un enemigo? Príncipe Pablo: (Aparte) Esta es la novena conspiración en la que tomo parte en Rusia. el puñal tinto en sangre. Aquí está la llave de la puerta especial que da a la calle. no lo olvidaré. comprenderemos que la han cogido a usted y echaremos abajo las puertas para arrancarla de manos de su guardia. príncipe. Ya le dirán a usted la contraseña para los centinelas. el zar duerme esta noche en la cámara imperial. Miguel? Miguel: Sí. Presidente: Nosotros esperaremos fuera. Presidente: Es caso contrario. yo los guiaré. debajo del balcón. Sus propios criados estarán dormidos por medio de una droga. Vera Sabouroff. (El Príncipe Pablo habla en voz baja al Presidente). Siempre han terminado en un viaje a Siberia para mis amigos y en una nueva condecoración para mí.scribd. Vera: ¿Con qué señal? Presidente: Nos tirará usted el puñal tinto de sangre.315 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS a que llegase a ser algún día traidor o rey. situada en la parte norte de Palacio. Vera: Goteando la vida del traidor. es un juramento. Haga usted de manera que su mano no tiemble. ¡Sí. (En pie. Presidente: A medianoche. Miguel: Y le mataremos entre ella. nos anunciará usted con alguna señal la muerte de ese perro. un juramento! Diría que el valor de Carlota Corday http://www. Le encontrará usted solo. No fracasaré. en la plaza de San Isaac. Presidente: ¿Irá usted a la cabeza de nosotros. no conceder ni implorar piedad alguna.

sí. Tu trono es el calvario del pueblo. el espíritu de Carlota Corday late en todas mis venas. juro ¡oh madre crucificada. dando a la mano femenina fuerza para herir. y allí saludará a su padre. oh poderosa madre de la eternidad. no temblaré. ¡oh libertad!.316 ACTO TERCERO ha penetrado ahora en mi alma.com/Insurgencia . el déspota ha traspasado con un clavo tu mano derecha y el tirano te ha clavado la izquierda! ¡Tus pies están atravesados por su hierro! Cuando tenías sed. Sí. Esta noche. Alégrate. ese zar recién elegido saldrá para el infierno con toda la velocidad de sus pies ensangrentados. qua has sido infiel a tu juramento e infiel a mí! ¡Representar entre nosotros el papel de patriota y ostentar ahora una corona! ¡Vendernos como Judas por treinta monedas de plata y traicionarnos con un beso! (Con acento más apasionado) ¡Oh libertad. tu corona es la corona de espinas! ¡Oh madre crucificada. tu manto está enrojecido con la sangre de los que por ti han muerto. me consagro a tu servicio. y por tus heridas sagradas. que Rusia se salvará. http://www. alégrate y ríe esta noche. en el calabozo donde te ahogas.scribd. ¡Oh zar! ¡Oh traidor mentiroso. y ellos te dieron una bebida amarga. Aunque sonría en medio de su sueño. no fallaré el golpe. Haz de mí lo que quieras. como si hubiese hecho yo nacer en mi alma de mujer la fuerza del odio. Grabaré mi nombre sobre el mundo y me colocarán entre las grandes heroínas. hermano. Aquí sobre tu altar. Aunque duerma tranquilamente. llamaste a los sacerdotes con tus gritos pidiendo agua. Siglo tras siglo se mofaron de ti en tu agonía. oh libertad!. (Blandiendo el puñal) Ahora llegó el final.

El Príncipe Petrovitch.317 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS ACTO CUARTO La escena representa la antecámara de las habitaciones particulares del Zar. como él los llama. Me ha tratado bien. el Conde Rouvaloff. cuyas cortinas están corridas. un gran balcón. http://www. Príncipe Petrovitch: ¿Supongo que habrá anulado su nombramiento para Arkángel? Marqués de Poivrard: Sí. no puedo quejarme. el Barón Raff. Todos los presos políticos. mi cabeza no hubiese estado allí segura ni un momento.com/Insurgencia . Príncipe Petrovitch: ¿Los presos políticos? Pero ¡si la mitad de esos individuos vienen a ser lo mismo que unos asesinos vulgares!.scribd. Príncipe Petrovitch: Empieza bien este zar.. Hace ocho días le encontré divirtiéndose en una covacha con una compañía de cómicos de la legua. el Marqués de Poivrard. ¿hay nuevas noticias de nuestro romántico emperador? General: Tiene usted razón en calificarle de romántico. Barón Raff: (Encogiéndose de hombros) Todos los zares jóvenes empiezan bien. la verdad. (Entra el General Kotemkin). Marqués de Poivrard: Yo. Conde Rouvaloff: Y acaban mal. general.. Al fondo. Hoy le ha dado la vena por traer de Siberia a todos los deportados. Barón Raff: Y qué. al fin y al cabo. están amnistiados. Conde Rouvaloff: Y la otra mitad es todavía peor.

eso no es nada! ¿Pues no ha encontrado mal que se celebre un banquete oficial cada noche porque hay hambre en las provincias del Sur? (Entra el Zar sin hacer ruido. barón. http://www. Mi hijo está lleno de deudas de honor que le es imposible pagar. Marqués de Poivrard: Es imposible que diga eso en serio. lo he oído decir muy a menudo. sí! Para hacer juego con el que le regaló el príncipe Pablo la semana pasada.318 ACTO CUARTO Barón Raff: ¡Oh! Es usted verdaderamente injusto con ellos. Conde Rouvaloff: (Aparte. Barón Raff: ¡Como si no hubiese ya bastantes jaleos en las calles! Hay que darle encima una Cámara al pueblo para que sigan esos jaleos. que imita a su padre en muchas cosas. Decía que el pueblo tiene derecho a tener sal barata. diciendo que el pueblo debía tener diputados que le representasen. Ayer puso dificultades en concederme el monopolio de la sal. Conde Rouvaloff: Pero es demasiado romántico realmente. Eso le enseña a privarse de todo. General: Ha hablado también de un Parlamento ruso. Príncipe Petrovitch: ¡Qué tonterías! El pueblo es mejor cuanto más hambre pasa. A mi mujer se le ha antojado un nuevo brazalete de brillantes. conde. Pero. ¿Para qué sirve el pueblo sino para sacar de él dinero? Y a propósito de impuestos. al Barón Raff) ¡Ah. barón. Barón Raff: Lo he oído. una virtud excelente. queda todavía algo peor: amanezca con reformar radicalmente la administración pública por el solo motivo de que el pueblo tiene demasiada carga.scribd. Barón Raff: Es un hijo excelente. lo cual es una virtud excelente. señores. El comercio al por mayor ha sido siempre más respetable que el comercio al por menor.com/Insurgencia . sorprendiendo así la conversación). mi querido barón: necesito imprescindiblemente que me encuentre usted cuarenta mil rublos para mañana. Marqués de Poivrard: ¡Oh. Príncipe Petrovitch: Necesito con urgencia sesenta mil rublos.

dicho sea de paso. Yo no he cobrado nunca ni una sola copeca sin tener derecho a ella.319 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS General: Necesitan ustedes dinero siempre. sin darle tiempo a reflexionar. señores. Marqués de Poivrard: Estoy harto de campo y quiero una casa en la ciudad. en favor del primer zapatero remendón que pasase por la calle. a su corona. Conde Rouvaloff: Entonces esperaré su resurrección. Príncipe Petrovitch: Sí. Si ese zorro viejo de príncipe no le hubiera proclamado emperador en el acto. http://www. que este chiquillo es muy ingrato con él. Yo encuentro. Diríase que se casa regularmente tres veces por semana. las reformas son muy trágicas. Se olvidan ustedes de que somos diplomáticos. Príncipe Petrovitch: Mi querido general. pero acaban siempre en sainete. Barón Raff: Amigos míos. pero.scribd. Conde Rouvaloff: Estoy harto de ciudad y quiero una casa de campo. barón? General: ¿Y mi sobrino? Marqués de Poivrard: ¿Y mi casa en la ciudad? Conde Rouvaloff: ¿Y mi casa de campo? Marqués de Poivrard: ¿Y el brazalete de brillantes de mi mujer? Barón Raff: Imposible. entre tanto. Conde Rouvaloff: Quisiera que estuviese aquí el príncipe Pablo. ¿qué vamos a hacer? Barón Raff: Pues lo que hemos hecho siempre en Rusia cuando un zar ha pensado en reformas: nada. pero no puedo complaceros. Mi sobrino quiere casarse y tengo que reunirle un capitalito. General: Por eso necesita una dote para consolarle. Los pensadores no deben intervenir nunca en la acción.com/Insurgencia . Es insoportable y ridículo. creo yo. lo siento muchísimo. imposible. su sobrino debe de ser un turco consumado. El antiguo régimen que imperaba en Rusia ha muerto. En Rusia. habría renunciado. Príncipe Petrovitch: Pero ¿y mi hijo. sus funerales empiezan hoy.

el zar. Son sus semejantes los que hacen estrellarse a los imperios poderosos contra los escollos de su propia grandeza. Las reformas en Rusia acaban. traidores. (Contándolos) seis cubiertos más. Barón Raff: Señor. Es una maldición que quiero imponerles. por lo menos. en sainetes. excelentísima!. La tumba no puede devolverles sus víctimas: la horca no puede devolverles sus mártires. Pero si mañana por la noche está todavía en Moscú uno de ustedes. nuestra madre. Príncipe Petrovitch: Sí.com/Insurgencia . No habría ningún mal rey en el mudo. pero ¿se irá él? Barón Raff: Estoy seguro. a mí me ha dicho que había telegrafiado dos veces a París con motivo de su cena. Barón Raff: ¡El diablo! Zar: No. barón. Rusia. Sus bienes serán confiscados en favor del pueblo. ¡así es que usted cree.. pero yo seré más misericordioso con ustedes. dejarán de llevar sus cabezas sobre sus hombros. en la partida del príncipe Pablo? Barón Raff: Ha sido desterrado. que en Rusia un Parlamento sería única- http://www. Ya no podrían ustedes sufrir ninguna expiación: es demasiado tarde para ello.320 ACTO CUARTO Príncipe Petrovitch: Pero ¿cree usted realmente. Se la presenta a usted. me recuerda vuestra majestad de un modo asombroso a su padre el emperador. barón. no necesita para nada hijos tan desnaturalizados..scribd. Zar: Los destierro a todos de Rusia. príncipe Petrovitch.. Zar: (Adelantándose) El príncipe Pablo hará mejor en mandar un tercer telegrama diciendo que le reserven. Les perdono la vida. barón. Pueden ustedes llevarse sus títulos consigo.. una ocasión inmejorable para practicar la abnegación. si no hubiese malos ministros como ustedes. ni una palabra más. barón.. según ustedes.. Conde Rouvaloff: ¡Ah! Entonces. ¡Esa virtud excelente.

Buen viaje. Barón Raff: Señor. No tienen ningún valor personal. las manos ensangrentadas de mi padre y luego ¡la corona! Puede uno pasar años enteros sin vivir. la terrible ley que debía aniquilar un pueblo. como no sea para robar y saquear. señor. Príncipe Petrovitch: Señor. Zar: Entonces los destierro por sus malas bromas. pero ¿puedo abandonarlas ahora? ¿Qué hay coronel. Antes que el espantoso grito de agonía de mi padre se apagase en mis oídos me he encontrado con esta corona en la cabeza y este manto de púrpura sobre los hombros y me he oído tratar de rey. Son los chacales los que siguen la pista del león. (Los Ministros salen) A Rusia le sentará bien verse desembarazada de tales gentes. hablabamos tan solo en broma. Unos pensadores no deben intervenir nunca en cosas de acción.scribd. http://www. mi padre hubiera sido un buen rey y no habría perecido de esa manera horrible. Zar: ¡Es que tendrán ustedes tantísimo tiempo que dedicar a la literatura! Se olvidan ustedes de que son diplomáticos. y entonces la vida entera se concentra en una sola hora. en el verdadero sentido de la palabra.com/Insurgencia . señores. el tiro. Sin esos hombres y sin el príncipe Pablo.321 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS mente un sitio en el que se alborota! Pues bien: ya me cuidaré de que se envíen a usted con toda regularidad los diarios de cada sesión. que hay? (Entra el Coronel de la guardia). el grito en la corte. Coronel: ¿Qué contraseña desea vuestra majestad imperial que se dé para esta noche? Zar: ¿Una contraseña? Coronel: Para el cordón de centinelas que están de servicio esta noche alrededor de Palacio. añade vuestra majestad un nuevo horror al desierto. la detención. En aquel momento hubiese renunciado a todas estas cosas. No he tenido tiempo de reflexionar. Entonces me parecían hechas en la nada. ¡Qué extraño resulta todo esto! ¡Los momentos más reales de la vida de un hombre parecen siempre un sueño! El Consejo.

he sido convocado por medio de un desconocido. pero ¿cómo iba a asistir yo.. ¡Oh! ¡Respirar el mismo aire que ella y no verla! Parece http://www. El Zar se dirige hacia la corona. todo esto representa llevar una corona. no he visto ni una sola vez desde la hora terrible de hace tres días. señor. si es amado. alcanzar con el brazo los límites más lejanos de la tierra. comparado con el amor! Encarcelado en este Palacio y espiados todos mis pasos. No los necesito. El siervo más humilde de Rusia. yo. Zar: A mi padre le desvelaban las pesadillas. ¡Cuánto más que ella pesa el amor en la balanza! ¡Qué mísero parece el imperio más vasto de este globo de oro. que he violado mi juramento.com/Insurgencia . que le hace sentirse igual a un dios a quien la lleva puesta? Tener en la mano ese globito de colores llamantes. Son ya cerca de las doce y estas largas noches en vela irán en contra de su salud. que he violado mi juramento? (Entra un Paje). no. (Sale el Coronel .. váyase usted a acostar. colocada sobre la mesa) ¿Qué oculto poder se disimula en este brillante juguete. ¡Oh! ¡Si pudiese verla un momento y decirle ahora el secreto de mi vida.scribd. amigo mío. (El Paje intenta besarle la mano) No. váyase. ¿Debo montar la primera guardia en vuestra habitación esta noche? Zar: ¿De quién iba usted a defenderme? Las estrellas son mis mejores centinelas. lleva una corona de mucho más valor que esta. vuestro padre el emperador quería que no se le dejara nunca solo mientras dormía. que no me atreví a revelar. Paje: Señor. hemos jugado demasiadas veces juntos en nuestra infancia para permitirle esto. abarcar los mares y los ejércitos. decirle por qué llevo esta corona después de haber jurado guerra eterna a todos los hombres que llevan una corona en la cabeza! ¡Debía celebrarse una reunión esta noche. Paje: Han dado hace rato las once. cuando me encontré convertido de repente en zar de este enorme desierto que se llama Rusia.322 ACTO CUARTO Zar: Puede usted darles permiso para que se vayan.

. Príncipe Alexis. ese brasero. ¡Qué olor sofocante despide este carbón! (Sale el Paje. Cuán blanca y fría parece mi ciudad bajo esa luna pálida! Sin embargo. no tengo más que http://www.. como si el sol se nublase en mi camino..323 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS como si la luz hubiera desaparecido de mi existencia. Zar: ¿Qué puedo temer? He desterrado de Rusia a todos mis enemigos. lo siento en acecho. Una puñalada y se acabó todo. Después mandaré enganchar mi trineo y la veré esta noche aunque me cueste la vida. envuelta en un manto negro). decirle por qué soy rey! Pero ella no duda de mí. Después. vete. me sentaré un rato junto a él. Mis caballos estarán aquí dentro de una hora. Hace mucho frío.. Tengo mucho que meditar esta noche. el republicano que lleva una corona. Entra Vera. (Se inclina sobre él) ¡Oh! ¿Por qué estos labios tan dulces destilan un veneno tan fatal? ¿No tenía bastante oro en sus cabellos para deslucirlo. ¡qué de corazones fogosos y ardientes laten en Rusia glacial a pesar de su nieve y de sus heladas! ¡Oh! ¡Verla un momento! ¡Decirle todo. Vera: ¡Duerme! ¡Qué bueno eres. Coloque usted aquí. Tenía razón Miguel. nunca hubiese creído que matar fuera cosa tan fácil. El día del pueblo y de la libertad ha llegado. El Zar se tiende sobre un diván. Hace mucho frío. hermano.. Vete. ¿No te he dicho que puedes irte.com/Insurgencia .. Dios mío! ¿Quién le librará ahora de mis manos? Ahí está el demócrata que quería ser rey. Hay un peligro que se cierne sobre su cabeza. Ha llegado tu día.. ¿Dónde está mi capa? Voy a dormir una hora. junto al brasero.. a mi lado. amigo mío? ¿Tendré que hacer ya de tirano? ¡Vete! ¡No podría vivir sin verla. ella tendrá confianza. Una hora entre el amor y yo. No amaba al pueblo. ciñendo esa corona? Pero ahora ha llegado mi día. Se ve Moscú a la luz de la luna) Ha caído mucha nieve desde el atardecer. Déjeme que le acompañe. Paje: Señor. (Se dirige al fondo de la escena y aparta la cortina.scribd.. Dijo que creía en mí.. Aunque haya faltado a mi juramento. camarada. el traidor que nos mintió. No me amaba. Aunque haya yo ahogado todo cuanto puso en mí la Naturaleza.

por usted. cuando me entregaron la corona. He arrojado a los lobos que nos devoraban. y solo por usted. Dimitri y todos sus compañeros estarán de nuevo en sus hogares. Al principio. Lo he jurado. no. desde ahora mismo y usted y yo. un mundo. soy rey. un rey! Lo soy por amor a usted.com/Insurgencia . Zar: ¡Vera. Podrán los hombres hablar como piensen. he admitido esta corona. ¡Ah. emperador y emperatriz de esta poderosa nación. Quería poner a sus pies esa Rusia poderosa que usted y yo hemos amado tanto. por usted solo. He abierto las mandíbulas ennegrecidas de las minas. Dentro de una semana. He hecho que vuelvan nuestros hermanos de Siberia. por usted he violado mi juramento y por usted llevo la corona de mi padre. un imperio. voy a salvar a Rusia.324 ACTO CUARTO de despierta sobresaltado y le coge las manos). El Zar http://www. (Levanta el puñal para herir. El pueblo será libre. con su afecto. está usted segura aquí. usted aquí! ¿No era entonces un sueño? ¿Por qué me dejó usted solo hace tres días. ¡Le hubiese dado ese globo por estribo y hubiese puesto esa corona en su cabeza! El pueblo nos amará. Y yo me dije: «A la mujer a quien amo le daré un pueblo.» Vera. como un padre gobierna a sus hijos. cuando más la necesitaba? ¡Oh Dios mío! ¡Me cree usted un traidor. lavarme las manos. Vamos. un mentiroso. Vera.scribd. Vera. ¡Oh Dios mío! En Rusia hay la costumbre de hacer regalos a los seres amados. tendrá todo hombre en Rusia la libertad de pensar como le dicte su corazón. Vera: ¡Oh! ¡Perdido! ¡Perdido! ¡Perdido! Zar: No. No tengo más que lavarme las manos. Mañana te llevaré ante el pueblo entero. No faltan más que cinco horas para que sea de día. lo es ya. Los gobernaremos con amor. estaremos en contacto con él. ¿Ha venido usted a avisarme de alguna conspiración contra mi vida? ¿Y qué vale la vida sin usted? (Se oyen fuera murmullos de los Conspiradores). la he amado a usted más que a mi juramento! ¿Por qué no quiere hablarme? No me ama usted. Ya han salido órdenes. la habría rechazado si no hubiese pensado en usted.

Vera: (Soltando violentamente sus manos e irguiéndose) Soy una nihilista y no sabría llevar una corona.. aún no!.. viviremos mezclados con los más humildes. ¡Oh! ¡Amame un poco tú también! (Óyense afuera murmullos de los Conspiradores). Vera: ¡Nuestra noche de bodas! No. http://www. Zar: No existirá nada semejante para nosotros. (El Zar la estrecha en sus brazos. Yo no soy ya rey. Vera: ¿Por qué pronuncian esa palabra tus labios? Tu vida y tu amor son enemigos de la muerte. ¡Oh! ¡Soy una mujer! ¡Oh! Alexis. Zar: No sé por qué ha entrado la muerte en mi corazón. (Oyense afuera murmullos de los Conspiradores). Zar: (Cayendo a sus pies) ¡Ahora ya no soy rey! No soy más que un niño que te ha preferido a su honor y a su juramento. ¡Amo! ¡Oh. ¡La muerte! No existe nada semejante.. yo también he violado mi juramento. la muerte no tendrá sitio en la fiesta. Por amor al pueblo hubiera yo sido un patriota. Por amor a ti he sido un perjuro. no hables. Vera: (Apretando con fuerza el puñal) Ahogar todo cuanto la Naturaleza puso en mí.com/Insurgencia .. Quizá la copa de la vida está demasiado llena de placer para que esto pueda durar. como el aldeano o el siervo. Zar: Ahora puede llegar la muerte. Partamos juntos. Vera: Nuestra noche de bodas. Trabajaré afanosamente para ti. para siempre. no hables! (Le da un beso en la boca) El primero y el último. no. ¡Aún no.325 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Vera: ¡Mañana! Zar: Te coronaré con mis propias manos como emperatriz en esa gran catedral que levantaron mis antepasados. se sientan juntos en el diván). no sentir amor ni piedad ni.scribd. Es nuestra noche de bodas. Zar: Y si apareciese la muerte en persona creo que sería yo capaz de besar su pálida boca y de beber el dulce veneno de sus labios. Soy una perjura. No hables de la muerte.

Esta noche es muy tormentosa. El amor de un pueblo es el mejor centinela que puede tener un rey. aburrido del Mediodía. Nada puede pasarte. ya sabía yo que tendrías confianza en mí! Ya lo decías. Vera: Y he tenido confianza. por fin. he aquí. nada más que tu voz. habría visto la mañana de ropaje de oro salir furtiva del sombrío oriente antes de la hora. yo quisiera que hubiese oído al ruiseñor. mis ojos están ciegos para todo lo que no es Vera. ¿No lo oyes? Zar: ¡Oh amada mía! Mis oídos no oyen más que tu voz. celosa de que seas tú dos veces más bella. Es el ruiseñor. Vera: Sin embargo.. Vera: ¡El amor de un pueblo! Zar: Amada mía. No quiero vivir enclaustrado entre la espada y el acero.scribd. ¡Qué tranquilo está todo! Y. ¡Oh amor mío. ¡Oh! ¿Dónde están tus centinelas? ¿Dónde? Zar: ¿Dónde quieres que estén? En sus casas. (Óyense afuera los murmullos de los Conspiradores). Vera: ¡Nuestra noche de bodas! ¡Oh! Apuremos hasta la última copa del amor esta noche. Paréceme que ese pájaro ya no cantará más. el pasado se me aparece como un sueño gris y triste del cual han desaparecido nuestras almas!. paréceme que vibran mil músicas en el aire. sin embargo. Vera: Me parece que alguien ha reído. Debe de ser que algún ruiseñor. la vida. He aquí.. ¡Oh amada mía. ese canto de cazador que seduce mi corazón y le arrastra como un pobre pájaro hacia la rama enligada. Vera: Sí. Si no hubiese oído al ruiseñor. Zar: Eran solamente el viento y la lluvia. por fin. http://www.com/Insurgencia . ha venido a estas lindas comarcas del Norte a cantar para unos enamorados como nosotros. mi amada. la vida.326 ACTO CUARTO Vera: ¿Qué era? ¿No has oído nada? Zar: Nada. será eso. Zar: Sí. aquí estás en seguridad.

Vera: (Separándose bruscamente de él y atravesando velozmente la escena) ¡Los invitados a la boda están ahí ya! Sí. Vera: ¡Oh amado mío.. ¡Vera! ¡Socorro! ¡Socorro!»). Este puñal está envenenado. Zar: La amargura de la muerte se ha alejado de mí.com/Insurgencia . (Suena la primera campanada de las doce en un reloj) ¡Oh! Escucha. amada mía. (Los Conspiradores empiezan a gritar en la calle) ¡Oh! ¡No hay un instante que perder! ¡Tíralo a la calle! ¡Tíralo! Ahora nada podría salvarme. Vera: Penetran tumultuosamente por allí. amado mío!. Es preciso que vivas para la libertad. ¡Ten piedad de mí! Los lobos te acosan desde cerca. http://www. Zar: (La detiene. tendréis vuestra señal. repetidas de campanario en campanario por toda la extensión de la ciudad! ¡Nuestra noche de bodas! ¿Qué es eso? ¿Qué es eso? (Óyense ruidoso murmullos de los Conspiradores en la calle). salgamos oigamos las doce. (El Zar se vuelve un instante) ¡Ah! (Se apodera del puñal y lo tira por la ventana).. Moriremos juntos. eres cruel! ¡Mi vida por la suya! ¿Qué importa! (Llaman a grandes gritos desde la calle: «¡Vera!. es la hora de los enamorados. (Corre al balcón). ¡Ven. y le arranca el puñal) Vera: (Abrazándose a él) ¡Devuélveme el puñal! ¡Devuélvemelo! Hay unos hombres en la calle que quieren tu vida. ¡Oh! ¿No me amas? ¡Me ofreciste hace poco un imperio! ¡Dame ahora ese puñal! ¡Oh. Es el amor mismo el que canta en el éxtasis de alegría que siente al ver que eres tú su sacerdotisa. Mira el hombre sangriento a tu espalda. para mí. ¡Tu guardia te ha traicionado! Este puñal ensangrentado es la señal que les avisará tu muerte. para Rusia. Siento ya la muerte en mi corazón. (Se clava el puñal) Tendréis vuestra señal. interponiéndose entre ella y el balcón. Zar: (Sosteniendo el puñal fuera del alcance de Vera) También la siento yo en el mío.327 OSCAR WILDE_VERA O LOS NIHILISTAS Zar: No es un ruiseñor.scribd.

328

ACTO CUARTO

Los Conspiradores: ¡Viva el pueblo! Zar: ¿Que has hecho? Vera: Salvar a Rusia. (Muere).

http://www.scribd.com/Insurgencia

ÍNDICE Una mujer sin importancia
ACTO PRIMERO ACTO SEGUNDO ACTO TERCERO ACTO CUARTO ACTO PRIMERO ACTO SEGUNDO ACTO TERCERO ACTO CUARTO ACTO PRIMERO ACTO SEGUNDO ACTO TERCERO PRÓLOGO ACTO PRIMERO ACTO SEGUNDO ACTO TERCERO ACTO CUARTO
7
15 35 59 77

El abanico de Lady Windermere

95
103 123 143 159

La importancia de llamarse Ernesto

175
181 207 237

Vera o los nihilistas

255
261 269 285 303 317

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia

Esta colección ha sido creada con un fin estrictamente cultural y sus libros se venden a precio subsidiado por el Ministerio de la Cultura. Si alguna persona o institución cree que sus derechos de autor están siendo afectados de alguna manera puede dirigirse a:
Ministerio de la Cultura
Av. Panteón, Foro Libertador, Edf. Archivo General de la Nación, planta baja, Caracas 1010.
Telf.: (858-0212)5642469 / 8084492 / 8084986 / 808 4165 Fax: 564 14 11 / mcu@ministeriodelacultura.gob.ve

http://www.scribd.com/Insurgencia

http://www.scribd.com/Insurgencia .

Venezuela.000 ejemplares impresos en papel Saima Antique.com/Insurgencia .scribd. 80 gr.( ) Se terminó de imprimir en diciembre de 2006 en la Fundación Imprenta del Ministerio de la Cultura Caracas. http://www. La edición consta de 1.

scribd.http://www.com/Insurgencia .

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->