Está en la página 1de 1

CHARLOTTE DE ENSALADA

Ingredientes:

Para la masa de pan:

250 gr de harina de fuerza


160 ml de agua
25 ml de aceite de oliva
10 gr de levadura fresca de panadería
5 gr de sal

Para la ensalada:

250 gr de gulas (recomiendo La Gula del Norte)


250 gr de canónigos
1 diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Ponemos en un bol la harina, desmenuzamos la levadura fresca con los dedos, hasta
convertirla en miguitas. Hacemos un hueco en el centro, agregamos el agua y el aceite, y la sal
evitando que entre en contacto con la levadura, y comenzamos a amasar. Yo comienzo
mezclando con una pala de madera, y cuando ya se ha integrado todo comienzo a amasar
dentro del bol introduciendo los dedos por debajo de la masa, y llevando la masa hacia el
centro, mientras que voy girando el bol con la otra mano. Cuando ya está un poco manejable,
paso la masa a la superficie de trabajo ligeramente enharinada, donde la sigo trabajando hasta
que se vuelva lisa y homogénea. Formamos una bola, y dejamos reposar en un lugar cálido
(25-30º) durante una hora. Pasado este tiempo, estiramos la masa, y la cortamos en
rectángulos de igual tamaño para formar la charlotte. Los rectángulos deben ser lo
suficientemente anchos para sostenerse de pie. Depositamos sobre una bandeja de horno
forrada con papel sulfurizado, y horneamos a 200 º hasta que estén dorados (unos 10- 15
minutos). Se pueden congelar. En Thermomix, mezclamos todos los ingredientes 20 segundos
velocidad 4, y programamos 3 minutos velocidad espiga (gracias Su!), y dejamos reposar en el
vaso. Procedemos como en la elaboración tradicional.

Para elaborar la ensalada, ponemos un chorro generoso de AOVE en un bol, y sal. Cortamos
en dos el diente de ajo, y frotamos la ensaladera para que se impregne bien del sabor a ajo.
Ponemos las gulas en el aceite, y removemos para que tomen sabor. Por último agregamos los
canónigos, y mezclamos bien. Esta ensalada debe servirse inmediatamente, porque los
canónigos se ponen lacios enseguida, y se pone aún más fea :P

Para el montaje del plato, podemos ayudarnos de un aro de emplatar. Ponemos la ensalada en
el centro del aro, colocamos los palos de pan (a los que previamente habremos cortado un
extremo para igualarlos, y para que sirva de base) alrededor, y cerramos con el lazo. En ese
momento procedemos a retirar con cuidado el aro de emplatar.

Para comer, quitamos el lazo... y a disfrutar! (porque "lo esencial, es invisible a los ojos")