Está en la página 1de 5

OBJETO, FUNCIONES, PROBLEMAS Y TAREAS DE LA

FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN

La filosofía orientada hacia el ámbito del quehacer educativo, identifica

su objeto en el acto educativo, percibiendo como una relación entre la

diversidad de personas que se concretizan en la educación como proceso, y en

el vínculo de éste con el resto de la sociedad, la naturaleza y el pensamiento.

La filosofía de la educación se constituye así en una disciplina de relación que

tiene por finalidad, orientar las personas educativas conforme a las

necesidades y proyectos de la sociedad.

La teoría educativa y la teoría filosófica encuentra en la filosofía de la

educación un punto congruente a partir del cual se puede reflexionar sobre la

posibilidad de formar al ser humano con arreglos a fines y objetivos especificas:

El acto educativo está orientado hacia fines concreto, y respaldo a los valores

personales, pero también armoniza y relaciona la experiencia personal con la

social, proyectando al individuo en la sociedad y este último modelo, la

subjetividad mediante un proceso de socialización en donde el acto educativo

juega un papel definitivo, tanto desde la perspectiva de la educación informal

como la formal.

"La Educación tiene entre sus objetivos, el de vincular los hombres a

determinados, aspecto de la cultura: aspectos que han sido seleccionados

previamente de acuerdo a características sociales concretas (Lilliam de Brens,

1982), el perfil teleológico de la filosofía, de la educación viene dado a través


de los valores creado por la cultura y la necesidad de educar al ser humano en

esos valores, permitiéndole asumir una actitud crítica hacia las mismas y la

construcción de nuevos valores.

La filosofía de la educación tiene como función abordar desde principios

universales, los problemas prácticos de la enseñanza, permitiendo que se

detenga una visión totalizadora de la realidad educativa, y su vínculo con el

resto de la realidad.

Sin esta visión general sobre el quehacer pedagógico no es posible

forma un ser humano integrado, sino un individuo aparcelados en el aspecto

técnico del conocimiento y un simple reproductor del conocimiento.

Los especialistas de la Educación sin la percepción otorgada por la

filosofía de la educación, enseñarán asignaturas y programas desvinculados de

un contexto general al margen de una formación científica, ya que no es

posible la compresión de la misma sin una referencia en las otras asignaturas,

así por ejemplo la enseñanza de la psicología están fundamentadas en los

adelantos de la Biología, la Anatomía, las Estadísticas, la Fisiología, etc. La

Filosofía de la educación asume una función crítica y estimula la reflexión y el

análisis, alejando la posibilidad de que se reproduzca en las aulas un saber

autoritario y apegado a la tradición.


Frente a la problemática pedagógica, se requiere un razonamiento que

sobrepasa al saber especulativo y conduzca a la formación de teorías de

carácter científico.

Los objetivos fundamentales de la educación históricamente han sido

orientados por el quehacer filosófico y los grandes debates de la teoría

filosófica repercuten en los procesos pedagógicos, por tanto los problemas

fundamentales de la filosofía educativa están dado en los fines de la educación

y la cuestionante: ¿Para qué educamos? La respuesta a esta interrogante

viene orientada por diversas corrientes filosóficas, desde la antigüedad,

corrientes filosóficas como el Idealismo y Materialismo han determinado los

diversos enfoques de la Teoría Educativa.

Hoy en día, la Dialéctica Marxista, el Neo - Hegelianismo, el

Pragmatismo, genera las más diversas posturas en torno al quehacer

educativo, permitiendo la formación de distintas escuelas y teorías

pedagógicas. El objetivo, función, problema y tarea de la filosofía de la

educación gira en torno a la preparación profesional de los pedagogos, quienes

son los responsables, directos de formar los valores en las futuras

generaciones.

Es por tanto tarea del pedagogo profundizar en la enseñanza,

orientando a los estudiantes hacia la búsqueda de la esencia, trascendiendo la

superficialidad y enmarcando la investigación dentro de paradigmas que

conduzcan a la explicación científica y filosófica de la realidad. Otro objetivo de


la educación se centra en la transmisión de valores positivos de una

generación a otra. Dado que estos valores no son estáticos, sino que cambian

de una generación a otra y de una clase social a otra, se precisa de una

filosofía que establezca u oriente esos valores. De esta manera el idealismo

platónico permitió la formación del modelo de hombres que necesitaban los

griegos, la filosofía Escolásticas orientó el sistema pedagógico hacia la

formación de valores religiosos.

El Pragmatismo ha formado al modelo educativo que tiene a la

formación del hombre que necesita la sociedad capitalista y el Marxismo perfiló

una pedagogía que educaría al ser humano en valores integradores, críticos y

solidarios con arreglos o la construcción de una sociedad sin clases. La

filosofía de la educación orienta sus objetos, funciones, problemas y tareas

conforme al modelo de ser humano o deseable en cada época.

Existe una relación recíproca entre la Filosofía y la Educación,

fundamentadas en la necesidad de orientar la teoría educativa. Hacia la

formación de valores, (Axiología), la obtención de conocimiento Epistemología),

que orienta la praxis humana (Teleología). La filosofía de la educación como

disciplina autónoma enfatiza en la relación existente entre la filosofía y la

educación, y entre ambas con las demás manifestaciones de la conciencia

social. La relación entre la filosofía de la educación y la teoría educativa viene

dada en la "Intención integradora, entre el paradigma, cuantitativo y cualitativo

de la investigación científico - educativo (Chávez 1997).


Las Teorías Educativas encuentran sus bases en las diferentes

corrientes y escuelas filosóficas. Así por ejemplo las teorías reproductoras

tecnocráticas se fundamentan en el Neopositivismo de B. Russell, el

positivismo de Spencer y el Pragmatismo de Deway. De igual manera el

movimiento de la escuela nueva sienta sus bases en los Neokantianos, la

fenomenología de Husser, el Instuicionismo de Bergson, el Freudismo de

Fromm y el Constructivismo de César Coll. De todo lo antes expuesto se

puede colegir la existencia de una estrecha interrelación dialéctica entre la

filosofía de la educación y las Teorías Educativas.