Está en la página 1de 1

LA LEYENDA DEL LICAN RAY A la orilla norte del lago Calafqun viva un cacique que tena una hija

llamada Lican Ray, orgullo de la comunidad por su belleza. Haba llegado a los quince aos y ya tena muchos pretendientes. Pero su padre los rechazaba a todos, ya que encontraba pobres los precios ofrecidos por ella. En esa poca bajaban los espaoles por el ro en busca de plata y oro; construan fuertes cerca de las minas para defenderse si venan indios a maloquear. Lican Ray acostumbraba baarse todas las maanas en el lago. Un da la sorprendi un capitn espaol cuando ella sala de las aguas: semejaba una aparicin, brillante y coloreada con los primeros rayos del sol. El espaol se acerc y la muchacha, asustada, quiso huir, pero l le hizo comprender, con las pocas palabras mapuches que saba, que no intentaba hacerle dao alguno, sino que haba llegado ah atrado por la belleza del paisaje. Para mejor entenderse trataron mutuamente de ensearse sus respectivos idiomas y siguieron vindose todas las maanas hasta que se dieron cuenta de que estaban enamorados. Mientras tanto, el padre de la joven, ignorante de este idilio, haba recibido de un cacique la promesa de una gran dote por su hija y decidi casarla. Un da le comunic que su boda se efectuara para la prxima luna llena. La muchacha fue a reunirse con su enamorado y ste le prometi que esa noche huiran. Lican Ray le advirti que si eran descubiertos les esperaba una muerte horrible a los dos. Pero el amor de los enamorados era ms fuerte que el temor a la muerte y decidieron escapar juntos. A orilla del lago se reunieron al anochecer, y en una canoa llegaron muy silenciosamente a una de las islas que apareca engalanada especialmente para su primera noche de amor. Los canelos brillaban como plata a la luz de la luna y sus flores blancas balanceaban tenuemente; al fondo el volcn lanzaba fogonazos que iluminaban por segundos todo el contorno. Los enamorados estuvieron dos das sin encender fuego hasta que por el intenso fro, al tercer da, prendieron una fogata. Los mapuches los haban buscado por los bosques vecinos, pero al ver el humo en la isla decidieron ir all. La pareja, temiendo ser descubierta, se haba ido a otra de las islas, y as recorrieron las siete islas del Calafqun. La leyenda dice que desaparecieron por el ro y posiblemente llegaron al mar. En las noches de luna llena los indgenas dicen ver una pareja de enamorados que huye en una canoa.