P. 1
10.Inteligencia_I

10.Inteligencia_I

|Views: 4.462|Likes:
Publicado poredu_alimania
Tema de Evaluación psicológica, 2º cuatrimestre, Licenciatura de Psicología, Universidad de Granada.
Tema de Evaluación psicológica, 2º cuatrimestre, Licenciatura de Psicología, Universidad de Granada.

More info:

Published by: edu_alimania on Jun 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

EVALUACIÓN PSICOLÓGICA Curso académico 2006/07

Tema 10

Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial
1. Introducción
La definición de la inteligencia es una tarea ardua y difícil, pudiendo señalarse que existen tantas definiciones como expertos han abordado este constructo psicológico. En un estudio llevado a cabo por Stenberg, Conway, Ketron y Bernstein (1981) preguntaron a múltiples personas acerca de lo que entendían por conductas inteligentes; en todas las respuestas había tres características comunes: capacidad de resolver problemas nuevos o familiares, destreza en el control del lenguaje, y actitud tolerante y abierta a la innovación. Los tests psicométricos para evaluar inteligencia se han centrado tradicionalmente solamente en las dos primeras características; la tercera característica se identifica más con los tests de personalidad o inteligencia emocional. En un afán de poner cierto orden en este asunto, Sternberg (1986) distingue entre definiciones operacionales y reales. Las primeras definen la inteligencia en términos de cómo se mide, llegando a afirmar que la inteligencia es aquello que miden los tests; sin embargo, el error está de partida, pues quienes diseñaron las pruebas de evaluación lo hicieron para medir la inteligencia, no para definirla. Las diversas definiciones reales planteadas por múltiples teóricos de la inteligencia coinciden en dos características fundamentales: capacidad para aprender de la experiencia y capacidad para adaptarse al propio ambiente. La evaluación de la inteligencia constituye una de las áreas más importantes y con más arraigo dentro de la evaluación psicológica. A la hora de abordar esta temática vamos a agrupar las diferentes técnicas en dos grandes apartados: el enfoque de escalas y el enfoque factorial. Ambos enfoques suponen las corrientes más tradicionales de la evaluación de la inteligencia; a ellos vamos a dedicar este tema. Los enfoques alternativos a estas concepciones tradicionales serán abordados en el siguiente tema. Si revisamos históricamente la evaluación de la inteligencia nos encontramos con dos enfoques diferentes que dieron lugar a distintos instrumentos de evaluación que siguen teniendo gran auge y relevancia en la actualidad. El primero de ellos se denomina enfoque de escalas, clínico o racional, y está representado por autores como Binet o Wechsler; éstos consideraban la inteligencia como un conjunto de

© Juan Carlos Sierra

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

habilidades o capacidades que permiten la adaptación del sujeto a las exigencias del medio. Esta concepción tuvo una influencia muy importante en los tests que se desarrollaron a partir de ahí, concretamente las escalas de inteligencia que describiremos más adelante. Sin embargo, una limitación que presenta esta perspectiva es que a partir de su concepción no queda claro si la inteligencia es una capacidad unitaria o la suma de diferentes habilidades, y en en este último caso, si éstas están relacionadas o son independientes; en definitiva, no queda muy claro lo que evalúan los tests de inteligencia. Por ello, paralelamente a la concepción racional, se desarrolló una concepción factorial con autores como Spearman, Cattel y Thurstone. Spearman propone que la inteligencia no puede ser un rasgo unitario, sino que tiene una estructura jerárquica presidida por el factor g, que es la habilidad fundamental que interviene en todas las operaciones mentales; a nivel matemático, la correlación entre las diferentes habilidades constituiría el factor g. Por su parte, Thurstone plantea una teoría multifactorial que aísla factores de grupo independientes entre sí (comprensión verbal, numérico, rapidez perceptiva, etc.) y factores específicos. Gráficamente podríamos representar estos modelos tal como recoge las Figuras 1, 2 y 3.

FIGURA 1. Modelo de los dos factores (factor g y factores específicos). Existe un factor general común a todas las habilidades.

2

G 1 3 3

© Juan Carlos Sierra

2

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 2. Modelo de factores múltiples. Existen múltiples factores o habilidades que comparten un aspecto común: el factor g.

4 2

5 1 3

FIGURA 3. Modelo de organización jerárquica de las habilidades. Existe un gran factor general (primer nivel) que da lugar a factores específicos (segundo nivel) y éstos, a su vez, a otros más específicos (tercer nivel).

Factor g

Verbal

Mecánico

Lectura

Escritura

Números

Espacial

Psicomotor

Cattel propone diferenciar el factor g en dos factores generales, situados en un nivel superior a los factores específicos: la inteligencia fluida (Gf) y la inteligencia cristalizada (Gc); las diferencias entre ambas pueden verse en la Tabla 1. El factor g de la inteligencia representaría un proceso de abstracción consistente en establecer relaciones entre dos o más ideas, concibiendo la idea implícita en esa relación. Las tareas que más saturan en este factor serían las tareas complejas y novedosas, las matrices progresivas, las analogías verbales y el completamiento de series.

© Juan Carlos Sierra

3

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

TABLA 1. Diferencias entre la inteligencia fluida (Gf) y la inteligencia cristalizada (Gc).
INTELIGENCIA FLUIDA Se evalúa mediante tests que incluyen material novedoso con tareas que exigen rapidez en hallar soluciones Pruebas con poco contenido informativo Pruebas que exigen capacidad de percibir relaciones complejas Tests: series, matrices,... Aumenta de forma rápida hasta los 18-20 años Decrece gradualmente, acelerándose este decrecimiento a partir de los 55-60 años Está influenciada por factores hereditarios y fisiológicos Está sometida al ritmo circadiano Correlaciona con el aprendizaje de nuevas áreas INTELIGENCIA CRISTALIZADA Se evalúa mediante tests de poder mental no cronometrados Pruebas con contenido informativo Pruebas que exigen el uso de conocimientos y habilidades adquiridas Tests: información, aritmética,... Aumenta más gradualmente No decrece hasta los 60-70 años Está afectada por la cultura Tiene muy poca fluctuación a lo largo del día Presenta poca correlación con el aprendizaje en nuevas áreas

Por su parte, Carroll plantea la existencia de un factor g por encima de los dos factores indicados por Cattell, lo cual se cuestiona y debate en la actualidad. Un modelo integrador es el de Cattell-Horm-Carroll, que aunque no deja claro la existencia de ese factor g que indica Carroll (estrato I), sí concreta cuáles son las grandes aptitudes intelectuales específicas (estrato II) que agrupan aptitudes más específicas (estrato III) (Santamaría, Arribas, Pereña y Seisdedos, 2005). La Figura 4 muestra la evolución de todos estos modelos. El estrato II incluye lo que hoy se denomina “10 grandes” factores aptitudinales (McGrew, 2003): - Inteligencia fluida (Gf): razonamiento y solución de problemas novedosos. - Inteligencia cristalizada (Gc): capacidad para comunicarse y razonar con procedimientos aprendidos culturalmente. - Razonamiento cuantitativo (Gq): capacidad de manipular símbolos numéricos. - Procesamiento visual (Gv): capacidad de analizar, sintetizar y trabajar mentalmente con estímulos visuales. - Almacenamiento y recuerdo a largo plazo (Glr): consolidar información en la memoria a largo plazo para recordarla pasado un tiempo. - Procesamiento auditivo (Ga): analizar y sintetizar información auditiva. - Memoria a corto plazo (Gsm): retener información durante un periodo muy corto de tiempo. - Velocidad de procesamiento cognitivo (Gs): velocidad de procesamiento de información. - Velocidad de tiempo de reacción/decisión (Gt): velocidad para tomar una decisión y dar una respuesta ante un estímulo (impulsividad-reflexividad). - Escritura/lectura (Grw).

© Juan Carlos Sierra

4

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 4. Resumen histórico de los modelos de la inteligencia (tomado de Santamaría et al., 2005).

Antes de pasar a describir los diferentes tests vamos a comentar algunas cuestiones acerca del concepto de cociente intelectual, que es el valor que proporcionan la mayoría de los tests referenciados a continuación. El cociente intelectual tiene su origen en el concepto de edad mental introducido por Binet en 1908, que era el nivel de desarrollo mental que presentaba un determinado sujeto a la hora de resolver una serie de problemas. A partir de ahí se vio la necesidad de relacionar este concepto con la edad cronológica, pues podía
© Juan Carlos Sierra

5

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

ocurrir que dos niños con diferente edad cronológica tuvieran la misma edad mental. De esta relación surgió el concepto de cociente intelectual (CI) que se obtenía de la siguiente forma: EM/EC. Esta concepción del CI pronto planteó diferentes problemas: en el momento en el que el desarrollo intelectual deja de evolucionar deja de tener sentido, pues los individuos irían disminuyendo cada vez más su CI; se podría encontrar dos personas con el mismo CI pero con distintas diferencias entre EM y EC; y, en tercer lugar, si representamos el CI dentro de la curva normal, un mismo CI deja diferente porcentaje debajo de sí en función de la edad. De ahí surgió la necesidad de la obtención del CI a partir de puntuaciones típicas que es el procedimiento que actualmente utilizan la mayoría de escalas de inteligencia.

2. Escalas de inteligencia
En este apartado vamos a describir los tests de inteligencia que han surgido del enfoque racional o clínico y que han tenido un gran impacto en la evaluación de la inteligencia. Todos ellos comparten la propiedad de ser tests individuales, lo cual les confiere unas características propias: existe una relación entre sujeto evaluado y evaluador muy intensa, implican la manipulación de materiales de cara a evaluar aspectos psicomotores y nos proporcionan, además de la información cuantitativa, información cualitativa. Los tests que se analizarán son la Escala de Stanford-Binet IV, las escalas de Wechsler (WAIS-III, WISC-IV y WPPSI), el Test Breve de Inteligencia de Kaufman (K-BIT) y las Escalas de McCarthy. 2. 1. Escala de Stanford-Binet-IV (Thorndike, Hagen y Sattler, 1986) La Escala de Stanford-Binet-IV es el resultado de setenta años de experiencia utilizando las distintas versiones de la escala, permitiendo evaluar la inteligencia desde los dos años de edad. Se incluyen 15 tests que evalúan la inteligencia cristalizada a nivel verbal y numérico, la inteligencia fluida a nivel abstracto y visual, y la memoria a corto plazo. La Tabla 2 recoge la estructura de esta escala. Dado que los diferentes subtests son aplicables a distintas edades, a cada individuo sólo se aplican de 8 a 10 pruebas, obteniéndose por tanto hasta 10 puntuaciones de subtests, 4 puntuaciones de área (razonamiento verbal, razonamiento numérico, razonamiento abstracto/visual y memoria a corto plazo) y una puntuación mixta total. A diferencia de otras pruebas similares, la Escala de Stanford-Binet prioriza las habilidades de memoria, por lo que se convierte en una prueba adecuada en la evaluación de esta variable. Los estudios realizados han informado de adecuados índices de fiabilidad, aunque discrepan en la estructura factorial de la escala, encontrándose dos factores (verbal y no verbal) en edades de 2 a 6 años) y tres factores (verbal, no verbal y memoria) a partir de esta edad (Laurent, Swerdlik y Rybrun, 1992).

© Juan Carlos Sierra

6

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

TABLA 2. Escala de Stanford-Binet IV.
Subtests -Vocabulario -Comprensión -Absurdos -Relaciones verbales -Cálculo -Series de números -Construcción de ecuaciones -Construcción de cubos -Reproducción de modelos -Matrices -Doblado y recorte de papel -Recuerdo de posiciones -Repetición de frases -Recuerdo de dígitos -Recuerdo de objetos Razonamiento Habilidad Inteligencia general

Verbal

Cristalizada Numérico

Capacidad general

Abstracto y visual

Fluida

Memoria a corto plazo

2. 2. Las escalas de Wechsler Las escalas de Wechsler constituyen un referente esencial en la evaluación de la inteligencia tanto en niños como en adultos. Desde la década de los años cuarenta Wechsler y sus colaboradores han diseñado tres formatos en función de la edad de aplicación que han dado lugar a diferentes revisiones. La Figura 5 muestra todas estas versiones. En la actualidad, en España están comercializadas la Escala de Inteligencia de Wechsler para Adultos-III (WAIS-III) para sujetos de más de 15 años, la Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños-IV (WISC-IV) para niños de 6 a 16 años y la Escala de Inteligencia de Wechsler para Preescolar y Primaria (WPPSI) para niños de 4 a 6 años y medio. La Tabla 3 muestra los tests incluidos en las diferentes escalas de Wechsler.

© Juan Carlos Sierra

7

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 5. Evolución temporal de las escalas de Wechsler. Los años en negrita y subrayados corresponden a las ediciones españolas; la versión sombreada es la más reciente en España.

Wechsler-Bellevue

1939

Wechsler Intelligence Scale for Children (WISC)

1949

Wechsler Adult Intelligence Scale (WAIS)

1955 1970

Wechsler Preschool and Primary Scales of Intelligence (WPPSI)

1967 1976

WISC-R

1974 1993

WAIS-R WPPSI-R

1981 1989

WISC-III

1991

WAIS-III

1997 1999

WPPSI-III

2002

WISC-IV

2003 2005

© Juan Carlos Sierra

8

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

TABLA 3. Tests incluidos en las diferentes escalas de Wechsler; entre paréntesis se encuentran los tests opicionales.
WPPSI (4/5-6 ½ años) Información Vocabulario Aritmética Semejanzas Comprensión Memoria frases Casa animales Figuras incompletas Laberintos Dibujo geométrico Cubos WISC-IV (6-16 años) Cubos Semejanzas Dígitos Conceptos Claves Vocabulario Letras y números Matrices Comprensión Búsqueda de símbolos (Figuras incompletas) (Animales) (Información) (Aritmética) (Adivinanzas) WAIS-III (15 añosFiguras incompletas Vocabulario Clave de números Semejanzas Cubos Aritmética Matrices Dígitos Información Historietas Comprensión (Búsqueda de símbolos) (Letras y números) (Rompecabezas)

2.2.1.Escala de Inteligencia de Wechsler para Adultos-III (WAIS-III) (Wechsler, 1999) El WAIS constituye uno de los instrumentos de evaluación más importante y de uso más generalizado dentro de la evaluación de la inteligencia en adultos. El WAIS-III supone una serie de cambios importantes con respecto a la versión anterior, la cual presentaba, después de muchos años sin actualizar, una serie de deficiencias que hacían dudar en ocasiones de las conclusiones que se podían obtener a partir de ella. Entre estas novedades cabe destacar las siguientes (TEA, 1999): - Actualización de los baremos. Sin lugar a dudas, una de las razones importantes que lleva a la edición de una nueva versión de un test es la necesidad de actualización de los baremos. Por distintas razones (mejoras en el sistema educativo, en las condiciones sanitarias, en la difusión de información, etc.), el nivel intelectual de la población actual no es similar al de la población de hace 30 años. Como consecuencia de ello, el uso de baremos antiguos produce un efecto de mejora del cociente intelectual, por lo que estaríamos cometiendo un sesgo importante al utilizarlos. - Ampliación del ámbito de edad. Los baremos del WAIS tenían como grupo de mayor edad el de 35-44 años, con lo que un porcentaje muy importante de la población se quedaba fuera de ellos; recordemos que en España la expectativa de vida supera con creces los 70 años. El WAIS-III incluye sujetos de hasta 94 años en sus baremos. - Ampliación del “suelo” de aplicabilidad. El hecho de añadir ítems más fáciles al principio de cada test, así como la inclusión de partes adicionales como ocurre en la prueba de Clave de números proporciona a esta versión una mayor relevancia dentro del campo de la neuropsicología.

© Juan Carlos Sierra

9

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

-

Menor importancia a la ejecución rápida. El condicionante de un tiempo límite y el empleo de las bonificaciones puede resultar problemático en personas de edad, por lo que en esta nueva versión se tiene menos en cuenta la variable tiempo: en la nueva prueba de Matrices no hay tiempo límite y se reduce el número de elementos con bonificación por respuesta rápida. - Interés por la evaluación del razonamiento fluido al introducir la prueba de Matrices. - Ajuste de las puntuaciones finales del test a la estructura factorial de la inteligencia. El WAIS-III aparte del cociente intelectual verbal y manipulativo clásicos proporciona cuatro índices diferentes: comprensión verbal, organización perceptiva, memoria de trabajo y velocidad de proceso; para la evaluación de estos dos últimos índices se incluye la prueba de Letras y números, y la de Búsqueda de símbolos. - Uso de las puntuaciones típicas. En el WAIS la transformación de las puntuaciones directas en típicas se realizaba a partir del grupo de edad que se presuponía con mayor nivel intelectual (20-34 años), lo cual aparte de ser discutible, perjudicaba a las personas de más edad. En el WAIS-III la transformación se puede hacer en diferentes grupos de edad teniendo en cuenta la del sujeto evaluado (16-19, 20-24, 25-34, 35-44, 55-69 y 70 en adelante) La Tabla 4 incluye los 14 subtests del WAIS-III y la descricpción de cada uno de ellos; por su parte, la Tabla 5 muestra los diferentes índices con sus tests correspondientes.

© Juan Carlos Sierra

10

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

TABLA 4. Subtets que forman parte del WAIS-III.
SUBTEST Figuras incompletas DESCRIPCIÓN

Láminas coloreadas con dibujos de objetos comunes a los que falta una parte que hay que identificar. Vocabulario Conjunto de palabras presentadas de forma oral y visual cuyo significado debe definir el sujeto. Clave de números Serie de números (1-9) emparejados cada uno con un símbolo jeroglífico distinto. Mediante la ayuda de una clave se debe escribir el símbolo que corresponde a cada número. Semejanzas Se presentan de forma oral pares de palabras y el sujeto debe señalar las similitudes. Cubos Reproducir varios diseños geométricos utilizando bloques de dos colores. Aritmética Problemas numéricos que el sujeto debe solucionar mentalmente y dar una respuesta oral. Matrices Ante series de dibujos que siguen una secuencia se debe elegir, entre las posibles opciones, el que continúa cada serie. Dígitos Dos partes. Secuencias de números presentadas de forma oral que el sujeto debe repetir en el orden directo o inverso a su presentación. Información A través de preguntas presentadas de forma oral se indaga el conocimiento acerca de hechos comunes, objetos, lugares, gente... Historietas Se presentan desordenadas una serie de tarjetas, y el sujeto debe ordenarlas para que la secuencia de los dibujos forme una historia lógica. Comprensión Preguntas presentadas de forma oral relacionadas con normas sociales, hechos comunes o problemas cotidianos. Búsqueda de símbolos Cada elemento consta de dos gru Cada elemento consta de dos grupos de símbolos, el grupo clave (2 o de búsqueda (5 símbolos). El sujeto debe decidir si alguno de los dos símbolos del rupo clave se encuentra entre los del grupo clave se encuentra entre los del grupo de búsqueda. Letras y números Cadenas de letras y números mezclados presentadas oralmente, y el sujeto debe repetir primero los números en orden ascendente y luego las letras en orden alfabético. Rompecabezas Conjunto de rompecabezas cuyas piezas debe unir el sujeto para forma un objeto coherente.

© Juan Carlos Sierra

11

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

TABLA 5. Subtests incluidos en los distintos índices proporcionados por el WAIS-III.
Escala verbal Escala manipulativa - Figuras incompletas - Clave de números - Cubos - Matrices - Historietas - Búsqueda de símbolos - Rompecabezas Comprensión verbal - Vocabulario - Semejanzas - Información Organización perceptiva - Figuras incompletas - Cubos - Matrices Memoria de trabajo - Aritmética - Dígitos - Letras y números Velocidad de proceso - Clave de números - Búsqueda de símbolos

- Vocabulario - Semejanzas - Aritmética - Dígitos - Información - Comprensión - Letras y números

El WAIS-III proporciona, además de las tres puntuaciones clásicas en cociente intelectual (cociente intelectual verbal, CIV; manipulativo, CIM; y total, CIT), cuatro índices diferentes (comprensión verbal, CV; organización perceptiva, OP; velocidad de proceso, VP; y memoria de trabajo, MT), proporcionándonos de este modo una interpretación mucho más completa del funcionamiento cognitivo del sujeto. Así, aparte del análisis e interpretación del CIT, CIV y CIM, se llevan a cabo dos pasos más. En primer lugar, se examina si existen diferencias entre el componente verbal y el manipulativo, comparando para ello el CIV con el CIM, la CV con la OP y la MT con la VP; las posibles diferencias entre estas habilidades se consideran a nivel estadístico y a nivel clínico (cuando las diferencias son muy grandes). En segundo lugar, se analiza si las habilidades que conforman los componentes verbal y manipulativo presentan puntuaciones similares o hay diferencias ente ellas; es decir, se considera si los bloques verbal o manipulativo son homogéneos o las habilidades que los integran presenta diferencias entre ellas. Así, para analizar la homogeneidad del bloque verbal se compara la CV con la MT, y para examinar la homogeneidad del bloque manipulativo, la comparación se hace entre la OP y la VP. Además, en este momento de la interpretación se analizan (si existen) los puntos fuertes y débiles del perfil. Los datos psicométricos del WAIS-III son óptimos, mostrando una fiabilidad de consistencia interna entre 0,88 y 0,97 para los diferentes índices, y una fiabilidad test-retest entre 0,88 y 0,96; en cuanto a su validez los diferentes estudios realizados hasta la fecha muestran la estructura en la que se fundamentan sus puntuaciones e informan de una adecuada validez concurrente con otros tests de inteligencia. Un aspecto controvertido es el intervalo temporal necesario entre dos aplicaciones para inhibir el efecto del aprendizaje; no está claro el tiempo mínimo necesario, pero sí se sabe que éste debe ser mayor para las pruebas manipulativas (entre uno y dos años).

© Juan Carlos Sierra

12

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

2.2.2. Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños-IV (WISC-IV) (Wechsler, 2003). El WISC-IV permite evaluar la inteligencia infantil desde los 6 a los 16 años mostrando una estructura muy similar al WAIS-III. De forma parecida a como ocurre con la versión de adultos, aparte del CIT nos proporciona cuatro índices: comprensión verbal, razonamiento perceptivo, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento. La Tabla 6 recoge los 15 tests con conforman cada uno de estos cuatro índices.
TABLA 6. Subtests incluidos en los distintos índices proporcionados por el WISCIV.
Comprensión verbal Razonamiento perceptivo - Cubos - Conceptos - Matrices - Figuras incompletas Memoria de trabajo Velocidad de procesamiento - Claves - Búsqueda de símbolos - Animales

- Semejanzas - Vocabulario - Comprensión - Información - Adivinanzas

- Dígitos - Letras y números - Aritmética

Con respecto al WISC-R, esta nueva versión supone una serie de mejoras importantes. Así, se eliminaron tres tests (Rompecabezas, Historietas y Laberintos) con el objetivo de minimizar la influencia del tiempo en el rendimiento; por el contrario, se añadieron 5 nuevos tests: Adivinanzas (razonamiento general y abstracción verbal), Matrices (inteligencia fluida), Conceptos (razonamiento abstracto y formación de categorías), Letras y números (memoria de trabajo) y Animales (atención, concentración). Por otro lado, se corrigen dos problemas que tenía la versión española del WISC-R: el efecto “techo” que le restaba utilidad en la discriminación de niños muy dotados intelectualmente y/o mayores de 14 años, y que los baremos podrían ser insuficientes para ciertos casos de retardo mental. En esta nueva versión se añaden elementos nuevos en el “suelo” y en el “techo” del test. Además, se corrieron los grupos de edad de los baremos, que pasan de 12 a 4 meses, lo que mejora notablemente la capacidad de discriminación en períodos cortos de tiempo. 2. 2. 3. Escala de Inteligencia de Wechsler para Preescolar y Primaria (WPPSI) (Wechsler, 1976) El WPPSI es la versión de las escalas de Wechsler para niños de 4 a 6 ½ años de edad. El gran problema que presenta esta escala es su falta de actualización y revisión. La estructura del test incluye una escala verbal formada por seis subtests (Información, Vocabulario, Aritmética, Semejanzas, Comprensión y Memoria de frases –prueba complementaria-) y una escala manipulativa formada por otros seis subtests (Casa de animales, Figuras incompletas, Laberintos, Dibujo geométrico y Cubos). Los baremos se presentan en grupos de cada seis meses de edad. Los datos psicométricos de la escala son óptimos, no bajando su fiabilidad de 0,90.

© Juan Carlos Sierra

13

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

2. 3. Test Breve de Inteligencia de Kaufman (K-BIT) (Kaufman y Kaufman, 1997) Un problema que presentan las escalas anteriores es el tiempo requerido en su aplicación, que puede llegar a las dos horas, y la necesidad de entrenamiento por parte de los evaluadores. Con el fin de solventar el problema del tiempo se han elaborador formas breves, pero con poca validez la mayor parte de ellas. En el caso concreto de las escalas de Wechsler, se han seguido dos procedimientos en la elaboración de estas formas breves: a) seleccionar un determinado número de tests (cinco habitualmente) verbales y manipulativos cuyo conjunto obtenga una mayor correlación con el CIT, siendo la combinación SemejanzasAritmética- Vocabulario-Cubos-Rompecabezas la más adecuada; b) seleccionar un número determinado de ítems de todos o la mayoría de los subtests. En España, se demostró mejor validez para el primer procedimiento que para el segundo (López López, Rodríguez González, Santín Vilariño y Torrico Linares, 2003). El K-BIT viene a solventar en parte el problema de la falta de validez de las formas breves de las grandes escalas de inteligencia. Por ello, cuando el objetivo planteado es una aproximación rápida al nivel intelectual de un sujeto, el K-BIT sería el test de elección, pues en 15-30 minutos permite evaluarlo. Conceptualmente se fundamenta en la división entre inteligencia cristalizada e inteligencia fluida; así, la primera es evaluada por la pruebas de Vocabulario expresivo (nombrar dibujos) y Definiciones (identificar y decir una palabra basándose en una corta frase y en letras aisladas) , y la segunda mediante la de Matrices (analogías de matrices de 2 x 2 y 3 x 3). La tipificación que sigue es similar al CI, proporcionando un CI verbal, un CI manipulativo y CI total, lo que permite comparar las puntuaciones con otros tests de inteligencia, aunque en ningún caso su propósito sea sustituir a las escalas tradicionales. El K-BIT es una prueba de detección que nos permite valorar la necesidad de una evaluación más amplia. Las características más importantes son las siguientes: - Cubre un amplio rango de edades: de 4 a 90 años. - Incluye subtests verbales y no verbales. - Permite el aprendizaje durante la aplicación. - Sus puntuaciones se pueden comparar con otros tests de inteligencia. - Presenta buena validez. - En la baremación española se ha utilizado una muestra amplia (1341 sujetos). - Puede ser aplicado por no psicólogos. En cuanto a los datos psicométricos, el K-BIT presenta una buena consistencia interna: la fiabilidad de las dos mitades, dependiendo del grupo de edad, oscila entre 0,76 y 0,95 para Vocabulario, entre 0,74 y 0,93 para Matrices y entre 0,82 y 0,96 para el CI compuesto; la fiabilidad test-retest entre 15-90 días está entre 0,86 y 0,95, dependiendo de la prueba; asimismo, presenta una buena validez concurrente.

© Juan Carlos Sierra

14

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

2. 4. Escalas de McCarthy Las Escalas de McCarthy se basan en la experiencia clínica de la autora y en las teorías evolutivas de Gessel y Piaget, y evalúan habilidades cognitivas y motoras de niños entres 2 ½ y 8 ½ años. Incluye 18 subtests organizados en cinco escalas diferentes: verbal, perceptivo-manipulativa, numérica, memoria y motora; las tres primeras escalas proporcionan el Indice Cognitivo General (ICG). Presentan un alto valor diagnóstico en edad preescolar que se ve reducido en edad escolar por un efecto techo. Los índices de fiabilidad de las cinco escalas son aceptables, siendo menores los de los diferentes subtests; por lo que respecta a la estructura factorial, los cinco factores propuestos originalmente por la autora no han llegado a confirmarse en estudios posteriores, por lo que las puntuaciones en ellos deberían tomarse con cierta cautela. La Tabla 7 recoge los tests que forman parte de la escala.

© Juan Carlos Sierra

15

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

TABLA 7. Subtests de las escalas de McCarthy.
Subtest Construcción con dados Rompecabezas Memoria pictórica Tarea Escala Reproducción con modelo real de Perceptiva estructuras espaciales General Organización de fichas con un significado Perceptiva General Recordar el nombre de objetos después Verbal de 10 segundos de visualización Memoria General Denominación de objetos y definición de Verbal palabras General Problemas de información numérica y Numérica cálculo elemental General Reproducción de secuencias de golpes en Perceptivoun xilófano manipulativa Memoria General Repetición de palabras y de las Verbal principales ideas de una frase corta y un Memoria texto General Realizar órdenes indicando las distintas Perceptivopartes del cuerpo (sólo mayores de 8 manipulativa años) General Ejercicios de motricidad y equilibrio Motora Botar una pelota, atrapar una bolsa y tiro Motora al blanco Imitar gestos Motora Reproducción bajo modelo de figuras Perceptivogeométricas manipulativa Motora General Dibujar un niño Perceptivomanipulativa Motora General Reproducción verbal de una serie de Numérica números en orden directo e inverso Memoria General Dar ejemplos que pertenezcan a una Verbal categoría dada General Contar material manipulativo siguiendo Numérica instrucciones General Completar analogías verbales Verbal General Resolución de problemas con bloques Perceptivológicos manipulativa General

Vocabulario Cálculo Secuencia de golpeo

Memoria verbal

Orientación D-I

Coordinación piernas Coordinación brazos Acción imitativa Copia de dibujos

Dibujo de un niño

Memoria numérica

Fluencia verbal Recuento y distribución Opuestos Formación de conceptos

© Juan Carlos Sierra

16

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

3. Tests de inteligencia según la perspectiva factorial
Los tests que vamos a describir en este apartado han seguido en su elaboración una estrategia factorial, es decir, mediante procedimientos factoriales se han aislado factores o habilidades cognitivas. De estos análisis han surgido, tal como ya se comentó anteriormente, dos tipos de factores: factor g de inteligencia (todo aquello que es común a los diferentes tests) y factores específicos o aptitudes (habilidades más o menos independientes unas de otras). Por ello, estos tests se pueden agrupar en dos grandes apartados: tests para evaluar el factor g y tests de aptitudes. Una característica común a todos ellos es que son tests que se pueden aplicar colectivamente, por lo que exigen menos costo y esfuerzo que los individuales, pero como desventaja no permiten una evaluación cara a cara, lo que supone una pérdida de información cualitativa. Además, en el caso de poblaciones infantiles, los tests colectivos se adecuan mal a niños con dificultades académicas, conductuales o afectivas, pues sus puntuaciones pueden estar por debajo de su verdadera capacidad debido a problemas motivacionales o dificultades para comprender las instrucciones. Algunas características que presentan esta modalidad de tests son las siguientes: - Son tests de lápiz y papel con tiempo definido. - La respuesta es de elección múltiple. - Las condiciones de aplicación están estandarizadas, por lo que las puntuaciones son más objetivas. - Las normas y baremos suelen estar mejor establecidos que en el caso de los tests individuales. En este apartado vamos a describir algunos tests para evaluar el factor g de inteligencia (Matrices Progresivas de Raven, Test de Dominós de Anstey y el Test de Factor g de Cattell y Cattell) y tres baterías para la evaluación de las aptitudes (el PMA, el DAT-5 y el EFAI). No obstante, antes vamos a referenciar un test que comparte las características de los tests colectivos pero que no entra dentro del enfoque factorial (Test Beta) y a un test individual que comparte características similares a los que evalúan el factor g (TONI-2). El Test Beta-Revisado (Kellogg y Morton, 1970) es una revisión de la versión elaborada por el ejército estadounidense para la evaluación del nivel mental de los soldados analfabetos. En la actualidad se usa principalmente para la selección y clasificación de personal no cualificado. Incluye 6 subtests (Laberintos, Claves de símbolos, Reconocimiento de errores, Tablero de formas, Figuras incompletas y Apreciación de diferencias), que se puntúan independientemente, aunque la interpretación se hace con la puntuación total (CI). El test muestra buena fiabilidad y presenta altas correlaciones con otros tests de inteligencia. Se puede aplicar a partir de los 14 años. El Test de Inteligencia no verbal TONI-2 (Brown, Sherbenou y Johnsen, 2000) es un test que permite evaluar la capacidad para resolver problemas, eliminando en todo lo posible la influencia del lenguaje, de las habilidades motoras y del nivel cultural. Por tanto, se trata de una prueba recomendable en

© Juan Carlos Sierra

17

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

poblaciones que presentan dificultades para hablar, leer, escribir o dar respuestas motoras significativas, sujetos que hablan otro idioma, sordos o que han sufrido un traumatismo craneoencefálico severo. Su ámbito de aplicación va desde los 5 a los 85 años. El test incluye dos formas equivalentes, con 55 ítems cada una que muestran dibujos abstractos tipo matrices, en los que el sujeto, sin límite de tiempo, debe seleccionar entre varios elementos el que sigue o cumple con la secuencia del dibujo problema. Permite obtener puntuaciones en centiles y en cocientes intelectuales. Sus características psicométricas indican una adecuada fiabilidad, y correlaciones significativas con el WISC-R (0,66 con la escala total). 3. 1. Tests para evaluar el factor g de inteligencia Para la evaluación del factor g existen múltiples tests, aunque los más utilizados son las Matrices Progresivas de Raven, el Test de Dominós de Anstey y el Test de Factor g de Cattell y Cattell. 3.1.1. Matrices progresivas de Raven Una de las críticas que se le hacen a las escalas de Wechsler es que el rendimiento en muchos de sus subtests está altamente influenciado por factores académicos o culturales. Esta limitación la subsanan, al menos a priori, las Matrices Progresivas de Raven, las cuales evalúan el factor g de la inteligencia, incidiendo de sobremanera en un rendimiento exento de los condicionantes académicos; es decir, se centran en los procesos de inferencia de relaciones basadas en semejanzas entre estímulos. Existen tres versiones diferentes: versión general (SPM), versión infantil (CPM) y dotación elevada (APM). La versión general, utilizada habitualmente en adultos, incluye cinco series de matrices con figuras geométricas. Cada una de las series incluye 12 problemas de dificultad creciente, excepto el primer ítem de cada serie que tiene menor dificultad que el último de la serie anterior. Cada matriz debe ser cumplimentada por completamiento guestáltico o por establecimiento de relaciones entre las figuras (razonamiento analógico en dos dimensiones: progresión horizontal y vertical). El test proporciona puntuaciones centiles y la posibilidad de transformar éstos en CI con el fin de hacer un paralelismo con las escalas de Wechsler. La versión infantil, de 5 ½ a 11 años incluye 3 series de 12 elementos coloreados; la versión de dotación elevada está integrada por dos cuadernillos, uno de 12 elementos y otro de 36. Las versiones general e infantil disponen de formas paralelas, lo que permite aplicaciones de test-retest no influenciadas por el efecto del aprendizaje. Los estudios de fiabilidad llevados a cabo indican unos peores índices en individuos jóvenes que en adultos; los análisis factoriales realizados han llegado a aislar más que un único factor. Las Matrices Progresivas de Raven constituyen un instrumento muy adecuado en la evaluación de la inteligencia en individuos con problemas auditivos, de lenguaje o de manipulación. La Figura 6 muestra una lámina de las Matrices Progresivas de Raven.

© Juan Carlos Sierra

18

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 6. Lámina de las Matrices Progresivas de Raven.

3. 1. 2. Test de Dominós de Anstey Este test está formado por series de fichas de dominós en las que hay que descubrir la relación existente entre ellas para extenderla a un nuevo elemento. Las relaciones entre las fichas pueden ser de diversos tipos: simetría, alternancia y progresión, asimetría, adición, etc. Tiene una saturación muy alta en factor g (0,86). La Figura 7 incluye algunos ítems del test.

© Juan Carlos Sierra

19

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 7. Ejemplos de ítem del Test de Dominós de Anstey.

3. 1. 3. Test de factor g de Cattell y Cattell Está formado por tres versiones para distintas edades desde los cuatro años. Los problemas implican tareas de identificación, semejanzas, seriación, clasificación, etc. De igual modo que ocurría con el Test de Dominós de Anstey está altamente saturado en factor g, en este caso 0,90. 3. 2. Tests de aptitudes Existen múltiples tests para evaluar de forma específica diferentes aptitudes (verbales, espaciales, mecánicas, musicales, etc.). No obstante, en tareas de orientación vocacional y selección de personal lo más habitual es utilizar baterías de aptitudes que incluyen diferentes factores y que nos
© Juan Carlos Sierra

20

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

proporcionan un perfil aptitudinal del sujeto. Un aspecto importante que diferencia a unos tests de otros es el hecho de evaluar velocidad o potencia. Los tests de velocidad se caracterizan por la inclusión de ítem con nivel de dificultad similar pero con un tiempo limitado para la resolución de los problemas, teniendo a veces el sujeto dificultades para poder finalizar la tarea; por su parte, en los tests de potencia el sujeto dispone de tiempo suficiente para terminar la tarea, pero dado que los ítem presentan una dificultad creciente, puede tener problemas para su finalización. Un ejemplo de test de velocidad es es el Test de Aptitudes Mentales Primarias (PMA) de Thurstone (1979); el Test de Aptitudes Diferenciales (DAT-5) de Bennett, Seashore y Wesman (2000), constituye un ejemplo de test de potencia. Por su parte la batería Evaluación de las Aptitudes Intelectuales (EFAI) compartiría las dos dimensiones (velocidad y potencia). A continuación se describen estas tres baterías. 3. 2. 1. Test de Aptitudes Mentales Primarias (PMA) de Thurstone (1979) El PMA es el resultado de múltiples estudios factoriales que permitieron aislar una serie de factores denominados aptitudes mentales primarias; estos factores son los siguientes: - Comprensión verbal (V); capacidad de entender palabras y materiales escritos; incluye 50 elementos de elección múltiple en los que hay que identificar el sinónimo de la palabra propuesta; la duración de la prueba es de 4 minutos. - Fluidez verbal (F); capacidad para hallar palabras con rapidez; la prueba requiere escribir en 5 minutos el mayor número de palabras que comiencen por una determinada letra. - Cálculo numérico (N); velocidad y precisión en cálculos numéricos; consiste en repasar en 6 minutos 70 sumas sencillas cuyo resultado puede ser erróneo. - Razonamiento general (R); capacidad para establecer inferencias lógicas y planificaciones; se incluyen 30 series de letras que siguen un cierto orden; la duración de la prueba es de 6 minutos. - Espacial (E); capacidad para imaginar y concebir objetos en dos o tres dimensiones; se incluyen 20 elementos con modelos y figuras girados sobre el plano; la duración es de 5 minutos. La fiabilidad de los tests varía en función del procedimiento de cálculo, oscilando entre 0,73 del factor F y 0,99 del factor N. La validez está muy relacionada con los criterios utilizados; en España se ha encontrado una correlación de 0,58 entre la puntuación total y la evaluación media de escolares de 8º de EGB. 3. 2. 2. Test de Aptitudes Diferenciales (DAT-5) de Bennett et al. (2000) La última versión del DAT está diseñada para la evaluación de la capacidad de los estudiantes para aprender o para actuar eficazmente en algunas áreas determinadas; no obstante, también se utiliza en el consejo vocacional de adultos y en selección de personal. Incluye dos niveles: el nivel 1

© Juan Carlos Sierra

21

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

para grado medio y nivel 2 para grado superior. La batería está integrada por siete subtests: - Razonamiento verbal (VR), que evalúa la habilidad para descubrir relaciones entre palabras; está constituido por analogías (ver Tabla 8). La duración es de 20 minutos.
TABLA 8. Ejemplo de ítem del subtest de razonamient verbal (VR).

...es a olor como oído es a... A. B. C. D. E. olfato – aroma nariz – sonido colo – timbre percibir – armonía nariz - ojo

-

Razonamiento numérico, que evalúa la habilidad para resolver operaciones aritméticas cada vez más complejas (ver Tabla 9). La duración es de 20 minutos.
TABLA 9. Ejemplo de ítem del subtest de razonamient numérico (NR).

¿Qué número continúa esta serie? 2 A. B. C. D. E. 24 22 19 14 Ninguna de ellas 5 8 11 ¿

-

Razonamiento abstracto (AR), que evalúa el razonamiento con figuras o dibujos geométricos; se requiere completar series de figuras (ver Figura 8). La duración es de 20 minutos.
FIGURA 8. Ejemplo de ítem del subtest de razonamiento abstracto (AR).

© Juan Carlos Sierra

22

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

-

Rapidez y exactitud perceptiva (PSA), que evalúa la habilidad para comparar y comprobar de forma rápida y precisa documentos escritos (ver Figura 9). La duración es de 3 minutos.
FIGURA 9. Ejemplo de ítem del subtest de rapidez y exactitud perceptiva (PSA).

-

Razonamiento mecánico (MR), que evalúa la capacidad de comprensión de principios básicos mecánicos de maquinaria, herramientas y movimientos (ver Figura 10). La duración es de 20 minutos.
FIGURA 10. Ejemplo de ítem del subtest de razonamiento mecánico (MR).

-

Relaciones espaciales (SR), que evalúa la habilidad para visualizar un objeto en tres dimensiones a partir de un modelo bidimensional e imaginar cómo aparecería este objeto si experimentara una rotación espacial (ver Figura 11). La duración es de 20 minutos.

© Juan Carlos Sierra

23

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 11. Ejemplo de ítem del subtest de relaciones espaciales (SR).

-

Ortografía, que evalúa el dominio de las reglas ortográficas (ver Tabla 10). La duración es de 12 minutos.
TABLA 10. Ejemplo de ítem del subtest de ortografía (OR).

A. B. C. D.

significado hombro colunna santiguar

En relación a las garantías científicas, se informa de una consistencia interna que oscila entre 0,75 y 0,92 dependiendo del test y de la muestra, de bajas correlaciones entre los diferentes subtests y altas correlaciones entre las puntuaciones del DAT y otras medidas de aptitudes. Asimismo, se ha demostrado que la puntuación compuesta VR+NA, el razonamiento verbal y la aptitud numérica son buenos predictores del rendimiento en las principales áreas de estudio de la enseñanza media. La Figura 12 muestra un perfil obtenido por un sujeto en el DAT-5.

© Juan Carlos Sierra

24

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

FIGURA 11. Perfil del DAT-5.

3.2.3. Evaluación Factorial de las Aptitudes Intelectuales (EFAI) (Santamaría et al., 2005). El EFAI evalúa las aptitudes espaciales (E), numéricas (N), verbales (V), razonamiento abstracto (R) y memoria (M); además de este perfil aptitudinal, nos permite obtener puntuaciones en inteligencia general, inteligencia verbal e inteligencia no verbal. Aparte de estas capacidades intelectuales proporciona dos puntuaciones que posibilitan conocer el estilo de respuesta del sujeto al resolver los problemas: rapidez (número de elementos que el sujeto intenta) y eficacia (porcentaje de elementos intentados que el sujeto acierta). Estas dos dimensiones sitúan al sujeto en alguna de las siguientes categorías: rápido e ineficaz (impulsivo), rápido y eficaz (muy inteligente), pausado e ineficaz (poco inteligente) y pausado eficaz (reflexivo). Las cuatro versiones de la batería posibilitan evaluar desde los siete años. Los estudios de fiabilidad realizados con el EFAI indican valores satisfactorios para las distintas subescalas y excelentes para la inteligencia general. En cuanto a la validez, los análisis factoriales confirman la estructura de la prueba, la cual muestra unos niveles adecuados de convergencia con otras pruebas de aptitudes; otros indicadores de validez del EFAI pueden verse en Santamaría et al. (2005).

© Juan Carlos Sierra

25

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

4. Conclusiones
Para finalizar vamos a comentar algunas cuestiones acerca del significado del cociente intelectual y de las limitaciones de estos tests. En primer lugar, los tests descritos en este tema no permiten una explicación de la inteligencia, sino simplemente una descripción. Queda sin responder de una forma clara la pregunta ¿qué evalúan los tests de inteligencia? Por ello, no se puede utilizar el CI como una simple etiqueta para clasificar sujetos, sino como un instrumento que nos ayude a comprenderlos. Una idea que quedó clara a lo largo de este tema es que la inteligencia no es una capacidad unitaria, sino un compuesto de varias funciones, por lo que hay que tener en cuenta que estas habilidades pueden cambiar en función del tiempo y del lugar, de ahí la necesidad de utilizar versiones adaptadas, algo que no siempre se cumple. La mayoría de estos tests evalúa habilidades que predominan en el aprendizaje escolar (habilidades verbales), haciendo menos énfasis en las habilidades numéricas y de símbolos abstractos; por el contrario, existen muchas funciones psicológicas no recogidas, por ejemplo, variables motivacionales, emocionales y actitudinales. Otra crítica que se le ha hecho a estos instrumentos es el problema de generalización de las tareas, es decir, hasta qué punto podemos generalizar las tareas incluidas en estos tests a los problemas cotidianos que tenemos que resolver habitualmente. Estos tests también son ineficaces cuando el objetivo es conocer el éxito relacionado con aprendizajes resultantes de procesos instruccionales. Todas estas limitaciones y problemas dejan abierta la puerta a otro tipo de instrumentos que veremos en el siguiente tema y que se centran en concepciones diferentes de la inteligencia: evaluación cognitiva de la inteligencia, potencial de aprendizaje, evaluación psicofisiológica, etc.

Referencias
Bennett, G. K., Seashore, H. G. y Wesman, A. G. (2000). DAT-5. Test de Aptitudes Diferenciales. Madrid: TEA. Brown, , L., Sherbenou, R.J. y Johnsen, S.K. (2000). TONI-2. Test de Inteligencia no verbal. Madrid: TEA. Kaufman, A. S. y Kaufman, N. L. (1997). K-BIT. Test breve de Inteligencia de Kaufman. Madrid: TEA. Kaufman, A.S. y Lichtenberger, E.O. (1999). Claves para la evaluación con el WAIS-III. Madrid: TEA. Kellogg, C. E. y Morton, N. W. (1970). Test Beta, revisado. Madrid: TEA. Laurent, J., Swerdlik, M. y Rybrun, M. (1992). Review of validity research on the StanfordBinet Intelligence Scale: Fourth Edition. Psychological Assessment, 4, 102-112. López López, M.J., Rodríguez González, J.M., Santín Vilariño, C. y Torrico Linares, E. (2003). Utilidad de las formas cortas de la Escala de Inteligencia de Wechsler para Adultos (WAIS). Anales de Psicología, 19, 53-63. McGrew, K.S. (2003). Cattell-Horn-Carroll (CHC) Definition Project. Recuperado el 4 de mayo de 2006, de http://www.iapsych.com/chcdef.htm

© Juan Carlos Sierra

26

Prof. JUAN CARLOS SIERRA. Evaluación de la inteligencia I: enfoque de escalas y enfoque factorial

Santamaría, P., Arribas, D., Pereña, J. y Seisdedos, N. (2005). EFAI. Evaluación Factorial de las Aptitudes Intelectuales. Madrid: TEA. Sternberg, R.J. (1986). Intelligence applied: Understanding and increasing your intellectual skills. San Diego: Harcourt Brace Jovanovich.

Stenberg, R.J., Conway, B.E., Ketron, J.C. y Bernstein, M. (1981). People’s conceptions of intelligence. Journal of Personality and Social Psychology, 41, 37-55.
TEA (1999). Escala de Inteligencia de Wechsler para Adultos-III. Manual técnico. Madrid: TEA. Thorndike, R. L., Hagen, E. P. y Sattler, J. M. (1986). La Escala de Iteligencia StanfordBinet (4ª ed.). Thurstone, L. L. (1979). PMA. Aptitudes Mentales Preimarias. Madrid: TEA. Wechsler, D. (1976). Escala de Inteligencia de Wechsler para Preescolar y Primaria. Madrid: TEA (Orig. 1963). Wechsler, D. (1993). Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños-Revisada. Madrid: TEA (Orig. 1974). Wechsler, D. (1999). Escala de Inteligencia de Wechsler para Adultos-III. Madrid: TEA. (Orig. 1997).

© Juan Carlos Sierra

27

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->