P. 1
Actividad Gasifera

Actividad Gasifera

|Views: 7.511|Likes:
Publicado porbba86

More info:

Published by: bba86 on Jun 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/23/2013

pdf

text

original

Gas Natural El gas natural constituye una mezcla de hidrocarburos y pequeñas cantidades de compuestos no-hidrocarburos en fase gaseosa o en solución

con el petróleo crudo a nivel de reservorio. Es un gas incoloro con poder calorífico de aproximadamente 8500 cal/m3, constituyendo una energía eficaz, rentable y limpia. La molécula del gas natural está compuesta por un (1) átomo de carbono y cuatro (4) de hidrógeno, representada por la fórmula (CH4).

El gas directo que se distribuye a nuestros hogares, comercios e industrias a través de los sistemas de tuberías, se denomina gas metano por contener el mayor porcentaje de contenido de CH4. El gas que se distribuye por bombona y a granel (GLP – Gas Licuado de Petróleo) está constituido principalmente por propano y butano.

Molécula Metano

de

Gas

Componentes Un tipo de gas natural promedio estaría constituido por los siguientes componentes: Componente Metano Etano Propano Butano Pentano Hexano Nitrógeno Gas Carbónico Sulfuro de Nomenclat ura CH4 C2H6 C3H8 C4H10 C5H12 C6H14 N2 CO-CO2 H2S Estado Natural Gas Gas Gas Licuable Gas Licuable Líquido Líquido Gas Gas Gas

Hidrógeno Hidrógeno Agua Bondades • • •

H2S H2O

Gas Gas

Seguro y confiable con menor impacto ambiental Bajo costo y/o rentable de precios competitivos Eficiencia como combustible

Origen El origen geológico del gas natural es semejante y en algunos casos igual al del petróleo. Existen dos (2) teorías fundamentales que explican su origen, tales como: la teoría biológica y la teoría no biológica. La teoría biológica sostiene que el gas fue creado durante el período carbonífero de la formación de la Tierra, hace 280 a 345 millones de años, por la descomposición de las plantas y animales que murieron y cuyos restos fueron arrastrados a las profundidades de antiguos lagos y océanos; dicha teoría señala que mucha de esa materia orgánica fue descompuesta por el aire u oxidada y se perdió en la atmósfera pero otra fue enterrada antes de que se marchitara y depositada en aguas estancadas libres de oxígeno, que previnieron su oxidación. Con el paso del tiempo, la arena, el lodo y otros sedimentos arrastrados por las corrientes se compactaron en las rocas. Estos estratos apilados, causaron que la materia orgánica quedara preservada en las rocas sedimentarias y éstas, por su peso, crearon presiones y calor lo que originó el cambio de ese material orgánico en gas y petróleo. La temperatura es el factor principal en la formación de crudos y de allí es que se conoce el gas biogénico o microbiano, casi metano puro. En cambio, la teoría no biológica sostiene que el gas fue creado cuando el carbón transportado a la Tierra por meteoritos, depositó abundante hidrógeno en la atmósfera originando la formación de hidrocarburos los cuales se calentaron produciendo metano. Cadena de Valor El concepto de cadena de Valor del Gas Natural se basa en la identificación de grupos de procesos (eslabones) que por su naturaleza generan cambios físicos sobre dicho recurso o permiten su disposición para el consumidor final, razón por la cual constituyen en sí mismos una actividad productiva. Los eslabones de la cadena de valor del Gas Natural son: Exploración y Producción, Tratamiento y Extracción, Fraccionamiento, Transporte y Distribución.

Exploración y Producción: La cadena de Valor del Gas Natural se inicia con la exploración, ésta es la actividad en la cual se realizan los estudios necesarios (levantamiento de sísmica, análisis geológicos, etc.) para descubrir, identificar y cuantificar acumulaciones de hidrocarburos gaseosos. Una vez detectados los recursos, se procede a definir el plan de desarrollo del yacimiento y se inicia la fase de producción del Gas Natural, la cual representa el conjunto de actividades que permiten extraer el recurso contenido en los yacimientos y su separación del petróleo (cuando se trate de gas asociado). Tratamiento y Extracción: El Tratamiento (también denominado acondicionamiento) es una actividad que permite remover los componentes no hidrocarburos del gas natural, principalmente dióxido de carbono (CO2), sulfuro de hidrógeno (H2S), agua (H2O), componentes sólidos y otros, a través de cualquier proceso físico, químico o de ambos. Luego de ser tratado se procede a separar el Gas Metano (CH4) del resto de los componentes del Gas Natural (CH4+) llamados líquidos o componentes pesados, este proceso se conoce como Extracción. Fraccionamiento: Proceso mediante el cual los hidrocarburos pesados son removidos y separados en productos distintos o fracciones como el propano, butano y etano.

Transporte y Distribución: Ambos eslabones constituyen el vínculo entre las actividades asociadas a la extracción (Exploración y Producción) y adecuación (Tratamiento o Acondicionamiento) del Gas Natural y el consumidor final. Transporte: Es el conjunto de actividades necesarias para recibir, trasladar y entregar el Gas Natural desde un punto de producción o recolección a un punto de distribución, para ello se requiere el uso de gasoductos y plantas de compresión si se transmite el hidrocarburo en estado gaseoso o facilidades de licuefacción, regasificación y desplazamiento vía marítima si se transporta en estado líquido. Distribución: Conjunto de actividades que permiten recibir, trasladar, entregar y comercializar gas desde el punto de recepción en el sistema de transporte hasta los puntos de consumo, mediante sistemas de distribución Industrial y Doméstico. Reservas en Venezuela Venezuela cuenta con vastas reservas probadas de gas natural por el orden de 170,9 BPC, ubicándonos como el octavo país del mundo con mayores reservas probadas de gas natural y el primero de América Latina, constituyendo un cuadro fuerte de oferta a largo plazo de este recurso estratégico. El 68% de esas reservas probadas se encuentran en la zona oriental del país, 20% en la zona occidental, 12% en la Faja y 2% en la zona sur del país. El 85% de estas reservas probadas de gas natural corresponden a gas asociado al petróleo y 15% de gas no asociado.

Reservas probadas de gas natural por regiones, 2007 (MMPCN): Oriente Occide nte Barinas Faja Venez uela 115.393. 579 34.647.0 93 343.754 20.482.9 02 170.867 .328

Referencia: Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo

Impactos de la Actividad Gasífera 1. Impactos de la exploración La exploración se define como la prospección y el reconocimiento científico de yacimientos de materias primas. La exploración de yacimientos de petróleo y gas natural en tierra firme se basa en el trazado de mapas fototopográficos de zonas extensas. En muchas regiones del mundo, basta analizar la superficie del terreno con ayuda de estos mapas para identificar yacimientos explotables. La prospección geológica y geoquímica son los pasos siguientes de la exploración. Para confirmar los resultados de las exploraciones geológicas, geofísicas y geoquímicas realizadas desde la superficie, es necesario efectuar sondeos de prospección, incluidas diagrafías y análisis de probetas y detritos obtenidos en la perforación. En términos generales, se puede decir que el impacto ambiental de la exploración es moderado; no obstante, las perforaciones realizadas en esta fase en algunos casos conllevan trastornos y riesgos considerables. • Aspectos ecológicos

Los efectos ambientales resultantes de la prospección geofísica, en cambio, se perciben durante períodos que van desde varios meses hasta varios años. Los efectos dependen en cierta medida del método empleado, pudiéndose distinguir entre la gravimetría y las mediciones magnéticas (realizadas en su mayoría desde el aire), por una parte, y los estudios sismográficos, por otra. Estos últimos permiten al geofísico detectar los límites entre los distintos estratos geológicos en profundidades de hasta varios miles de metros, mediante la reflexión de ondas de presión. La prospección sísmica, además de ser la técnica más difundida, es la que más afecta al medio ambiente. Aunque las perturbaciones persistan tan solo durante poco tiempo, será preciso limitar su impacto ambiental. Los equipos de agrimensores geofísicos, por ejemplo, viven en zonas retiradas durante períodos más o menos prolongados, en campamentos relativamente autosuficientes. Dependiendo de las condiciones ecológicas, puede ser conveniente utilizar únicamente vías fluviales o aéreas para el acceso y el transporte. Al viajar por tierra, es imprescindible hacer desvíos si las condiciones ecológicas lo exigen. En el caso de la prospección sísmica por voladuras, la magnitud de las detonaciones empleadas para generar impulsos de presión debe regularse aplicando tecnologías modernas y eficientes. Si las condiciones lo permiten, debe utilizarse el método sísmico vibratorio,

por ser menos perjudicial para el medio ambiente. El perfeccionamiento técnico de los aparatos receptores y amplificadores permite captar numerosas y diversas informaciones con impulsos relativamente débiles. Tratándose de yacimientos en el fondo del mar, la prospección sísmica por voladuras tiene efectos devastadores sobre la fauna marina, especialmente en aguas poco profundas. La técnica de impulsos neumáticos, en cambio, protege en gran medida dichos organismos. A nivel regional, el impacto más notable sobre la naturaleza y los ecosistemas procede de las perforaciones profundas. A pesar de ello, una prospección basada en el uso consecuente de tecnologías modernas de perforación genera efectos ambientales mucho menores de lo que podrían suponer las personas ajenas al sector. A pesar de la duración limitada de los proyectos de exploración, es sumamente importante evitar los efectos ambientales negativos, o por lo menos reducirlos a un nivel tolerable, mediante una planificación técnica cuidadosa y una política adecuada de inversiones. La preparación del sitio de perforación y la construcción de vías de acceso deben realizarse con un mínimo de intervenciones en la superficie. Es necesario, asimismo, planificar desde un principio la rehabilitación posterior del terreno y prever un método para conservar la tierra vegetal (depósito en almiares, etc.). En lo que respecta a las actividades de perforación, es importante que el entubado y la cementación se diseñen correctamente, a fin de mantener intactas las separaciones entre los estratos geológicos y las capas acuíferas. Los materiales de sondeo, especialmente el lodo de perforación, deben seleccionarse en función de su moderado impacto ambiental y, en lo posible, reciclarse posteriormente. La seguridad de un pozo de extracción depende fundamentalmente de su fortaleza estructural y del control permanente de la presión dinámica. Dichas condiciones deben garantizarse mediante el dimensionamiento correcto de la cementación y del entubado. Debe preverse, asimismo, el uso de un bloque obturador (preventor) que permita el cierre durante la fase de perforación (empleo de técnicas actualizadas). Por otra parte, se requieren medidas preventivas de orden técnico y planes de emergencia destinados a limitar las consecuencias de accidentes ocasionados por la erupción de pozos. Ello permite evitar daños importantes al medio ambiente, los cuales, aunque no suelen ser irreversibles, exigen medidas de rehabilitación difíciles y costosas. Los residuos de extracción no aprovechables cuya producción no pueda evitarse, como por ejemplo detritos y líquido de perforación usado, deben ser eliminados de forma controlada. Dependiendo de las condiciones naturales del lugar, pueden aplicarse principios de dilución,

incineración térmicamente optimizada o deposición en recipientes herméticos o cámaras selladas. Como alternativa a la perforación profunda convencional, debe estudiarse la posibilidad de abrir los pozos mediante perforación de diámetro reducido (slim hole drilling). Este procedimiento requiere inversiones mínimas de material, equipos técnicos y tiempo, pudiendo reducir los costos hasta en un 50%. Sin embargo, sólo es apto para determinadas estructuras geológicas y no permite, por ejemplo, perforaciones de gran profundidad. Habiendo realizado una perforación positiva y concluido con éxito esta primera fase del proyecto, será necesario establecer medidas de prevención para evitar que se produzcan efectos ambientales en el período que queda antes de iniciar la explotación (que puede ser de varios años). Sólo entonces se dará por terminada la fase de exploración. Si la perforación de sondeo arroja resultados negativos, el pozo debe ser correctamente rellenado. Las instalaciones exteriores, incluidas las vías de acceso, deben recultivarse o destinarse a un uso controlado. • Aspectos sociológicos Los proyectos de exploración producen importantes modificaciones en el ámbito social del país. Las sociedades autóctonas se ven confrontadas repentinamente con consorcios que operan a nivel mundial y con el uso de conocimientos técnicos avanzados. En vista de que las labores se llevan a cabo necesariamente en la zona del yacimiento, será preciso compensar adecuadamente los intereses divergentes en el lugar del proyecto. El proyecto debe integrarse cuanto antes en la estructura social existente, para lo cual es imprescindible obtener la participación de los diferentes grupos sociales. • Aspectos de salud publica y seguridad laboral

Los asuntos de salud y seguridad laboral se plantean por primera vez en la fase de exploración, en relación con los equipos de agrimensores geofísicos. Estos realizan un trabajo arduo que les impone considerables privaciones, especialmente cuando operan en zonas retiradas. Su actividades persisten hasta la apertura del pozo de perforación. En vista de que la mayoría de las actividades son realizadas por personal local asalariado y no calificado, los servicios de asistencia deben ajustarse a la situación específica de dicho personal. Deben ofrecerse programas de atención médica, higiene y seguridad en el trabajo. Asimismo, debe asegurarse la aceptación de las medidas de seguridad en el trabajo, lo cual implica una capacitación preliminar.

2. Impactos en la extracción La exploración es seguida por la extracción (o producción) del petróleo y del gas natural. La extracción incluye: ✔ Pozos de desarrollo (incluidos todos los preparativos para el acabado de un pozo) ✔ Instalaciones exteriores y procesamiento preliminar del mineral extraído ✔ Dotación de infraestructura. La apertura de los pozos marca el comienzo del desarrollo del yacimiento y coincide con la dotación de la infraestructura necesaria (construcción de vías de acceso, instalaciones de extracción en la superficie y plantas de procesamiento preliminar, conexión a la red vial, tendido de conductos a distancia y en el campo de explotación, etc.). • Aspectos ecológicos

La fase de extracción de todo proyecto de petróleo/gas natural comienza con la producción regular. Los pozos de desarrollo constituyen la base de la explotación a largo plazo, la cual se adapta a las condiciones subterráneas y se realiza según principios científicos (geología de la producción e ingeniería de yacimientos). Respecto al impacto ecológico, tiene validez, sin excepciones, lo expuesto en el punto referido a la exploración. El espacio ocupado por las instalaciones debe reducirse al mínimo, especialmente en zonas sensibles con biotopos valiosos. Hoy en día, las avanzadas técnicas de perforación dirigida permiten explotar varios kilómetros cuadrados de la extensión total de los yacimientos, tanto submarinos como en tierra firme, realizando varias perforaciones desde un solo punto. El taladrado horizontal en el interior del yacimiento, por su parte, reduce de forma importante el número de perforaciones. Dado que en la actualidad las instalaciones técnicas y la infraestructura superficial de los proyectos de petróleo/gas natural ocupan áreas relativamente reducidas, es posible evitar la devastación y la alteración de superficies extensas y de su respectiva flora y fauna (por ejemplo, selva tropical, tundra y bancos de corales). En las operaciones de extracción modernas, el diseño eficiente y los sistemas de vigilancia automáticos con dispositivos múltiples de seguridad permiten mantener un nivel bajo de emisiones, tanto en condiciones normales como en casos de avería. Los daños ambientales causados por accidentes, especialmente por derrames de petróleo, deben limitarse mediante mandos técnicos de seguridad (por ejemplo sistemas de cierre de válvulas). Las aguas y suelos contaminados con petróleo deben recuperarse acelerando

artificialmente la descomposición biológica de los hidrocarburos con ayuda de agentes químico-bacterianos. La protección de las aguas subterráneas durante la explotación no plantea actualmente problema alguno, siempre y cuando se mantengan condiciones adecuadas de funcionamiento en la instalación. Para lograr un aprovechamiento racional y económico de las fuentes de energía naturales, debe darse prioridad tanto a la conservación de los recursos como al control de los efectos ambientales. La protección de los recursos de petróleo y gas natural se basa en el uso selectivo de técnicas avanzadas de explotación y en el aprovechamiento eficiente de todo el potencial energético extraído (evitando, por ejemplo, la práctica contaminante de quemar en antorcha los gases sobrantes que no pueden aprovecharse directamente). • Aspectos sociológicos

La duración promedio de la explotación de un campo equivale aproximadamente a la vida laboral de un hombre; con frecuencia, especialmente en la producción de gas, puede ser incluso superior. Este hecho, por sí solo, implica un gran compromiso social para los proyectos del sector. Por consiguiente, una vez concluidas las primeras medidas de la fase de exploración, los temas de vivienda, alimentación, educación, salud pública y entorno cultural (incluyendo la religión) deben tener la misma prioridad que los aspectos netamente técnicos de la extracción. Será necesario, especialmente, evitar la formación de guetos y fortalecer las estructuras sociales tradicionales. El proceso de industrialización debe caracterizarse por un desarrollo prudente y permitir la integración de la herencia cultural de las sociedades autóctonas. • Aspectos de salud publica y seguridad laboral

Una de las tareas más importantes del organismo ejecutor es fomentar el sistema de salud pública, no sólo para los empleados sino para todos los habitantes de la zona del proyecto. Lo mismo vale para la seguridad laboral, siendo éste un ámbito que puede organizarse siguiendo el ejemplo de las naciones industrializadas con experiencia en el sector. La participación de personal calificado y experimentado es una condición previa para ello. 3. Impactos en el trasporte y almacenamiento El transporte y el almacenamiento siguen a las fases de exploración y extracción. Los productos brutos son transportados mediante oleoductos y gasoductos, camiones y vagones cisterna, o bien

por vía fluvial o marítima. Todas estas formas de transporte requieren una infraestructura especial. El almacenamiento se realiza en tanques dispuestos en la superficie del terreno, depósitos subterráneos, cavernas o estratos porosos subterráneos. • Aspectos ecológicos

Al almacenar grandes cantidades de petróleo y de gas natural deben tomarse medidas de seguridad especiales, destinadas ante todo a prevenir incendios y explosiones. Los detectores y colectores de fugas son muy importantes en este contexto, al igual que las alarmas. Deben usarse preferentemente depósitos subterráneos en lugar de tanques ubicados en la superficie, si bien éstos suelen tener un sistema de seguridad más elaborado. Las alternativas de menor impacto ambiental incluyen el almacenamiento subterráneo en cavidades, cavernas de rocas o de sal gema, así como en estratos geológicos porosos (éstos últimos sólo son adecuados para el almacenamiento de gases). Las cavernas de sal gema, por su parte, deben ofrecer la posibilidad de utilizar o depositar aguas saladas (cercanía del mar). El almacenamiento en capas porosas y en cavernas de sal gema requiere la presencia de formaciones geológicas adecuadas. • Aspectos de salud publica y seguridad laboral

El transporte y el almacenamiento de grandes cantidades de petróleo y de gas conlleva ciertos riesgos, tales como la fuga de hidrocarburos y las explosiones accidentales. Estos riesgos pueden limitarse mediante la supervisión técnica del transporte y el uso de sistemas de seguridad múltiples en el almacenamiento. Los oleoductos y gasoductos pueden controlarse mediante centrales de supervisión, presóstatos automáticos y observación aérea. Los tanques y las tuberías deben disponer de una protección anticorrosiva.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->