Está en la página 1de 3

ESCUELA PROFECIONAL:

Odontología

FACULTAD:
Odontología

TRABAJO:
“ABUSO DEL VERBO HACER”

DOCENTE:
BELLODAS PAREDES, Patricia

AUTORES:

ESCOBEDO OYARCE, Marilyn

FALLA TÁVARA, Fernando

ORELLANA RIOS, Rina

CICLO:

2009-I

Pimentel, abril del 2009


El verbo hacer se clasifica como un verbo transitivo, deriva del latín
“facere”, siendo tan fecundo y policefático en sus usos recurriendo en un
abuso considerado como una monotonía.
Este vicio consiste en la utilización repetitiva del mismo verbo para señalar
diferentes acciones, pues el promedio de palabras que maneja una persona
culta es de 12 a 15 mil palabras; este bagaje le permite a la persona usar
variedad de términos para decir algo sin tener necesidad de repetirlos.
Hay que señalar que es más frecuente caer en este error en la expresión
oral, pues esta permanece menos controlada por nuestros mecanismos de
corrección lingüística. A continuación se presenta el abuso del verbo hacer:
• hacer… un mueble

• hacer... un juicio

• hacer… la cama

• hacer… prodigios

• hacer… memoria

Con algunos sustantivos, hacer significa realizar la acción indicada


por éstos.

• burla: burlarse

• honor: honrar

• trozos: destrozar

Este versátil y prolífico verbo ha tenido un empleo tan amplio y tan


profuso en el habla popular y en el lenguaje escrito que a menudo se
incurre, por pereza mental, en la repetición cansada.
Convirtiéndose en palabras “comodín”.

Es por ello que se recomienda usar un verbo más preciso, en


construcciones en las que se abusa del verbo hacer. Veamos:

• Hacer un monumento por (erigir).

• Hacer un informe por (elaborar o redactar).

• Hacer una tumba por (cavar).

• Hacer una corona por (fabricar o trenzar).

• Hacer un discurso por (escribir o pronunciar).

• Hacer una casa por (construir).


• Hacer un atentado
atentado por (tramar).

• Hacerse a la autoridad por (someterse).