Está en la página 1de 1

Los necios, los cojudos y los desgraciados

Vía http://marioromanet.blogspot.com

Adivine Ud. ¿Cuál es cuál?

¿Se le hizo difícil adivinar quiénes son los necios, quiénes los cojudos y quiénes
los desgraciados? Claro, su decisión dependerá de la visión política que tenga, su
postura sobre los recursos naturales, su opinión sobre los DD.HH. y uno que otro
factor más. Pero probablemente esté conmigo en pensar que éstos son los
protagonistas responsables del tremendo revuelo que se armó en la selva. Uno más
que otro, pero todos metidos en un saco de intereses particulares y necedad.

Quieren chuntársela al gobierno por lento y hasta por no dialogar. Puede ser lo
primero si consideramos a la Policía como institución que representa al Estado.
¿Qué viene sucediendo con las fuerzas del orden y sus responsables? Creo que
todavía recordamos los penosos sucesos en el Puente Montalvo y el Bosque de Pómac,
donde pobladores abatieron a bala y secuestro a una Policía aparentemente sin
inteligencia. Se sigue repitiendo la historia: lentitud para pensar qué hacer en
momentos críticos. ¿Es común ver que maten policías a balazos o que los tomen de
rehenes así de fácil? Creo que no, creo que eso es algo muy bizarro.

Escuché también que buscan culpar al Gobierno por su falta de diálogo. Aquí sí me
parece que hay una gran desinformación, pues según recuerdo Yehude Simon invitó a
los representantes nativos a dialogar sobre las modificaciones para la bendita Ley
de la Selva. Pizango entraba a la PCM, conversaba, salía a decir que todo iba por
buen camino y más tarde volvía con el rollo de continuar con las protestas. ¿No
sería que en realidad si se estaban alcanzando acuerdos? ¿Alguien más participó en
las decisiones de Pizango sin entrar a la PCM? ¿Pizango representaba la voz de
todos los nativos? A veces me gusta especular.

No creo que deba hablarse sobre una ausencia de diálogo, pero sí de una falta de
entendimiento por parte del Gobierno hacia los nativos. Yo no se de alguna mesa de
conversaciones que hayan tenido los ministros con los miembros de las comunidades
en su mismo territorio, pero sí estoy escuchando que eso debió hacerse desde un
principio. Es probable que ese camino debió seguirse. Si se quería ingresar en la
selva o explotar su sub-suelo ¿qué les costaba ir a alcanzar acuerdos con los
verdaderos representantes nativos, aquellos líderes que no salen de su comunidad?
Es decir, hubo diálogo, por supuesto, pero tal vez no en el lugar indicado ni con
la persona indicada.

Ahora no hay rastros de Pizango. La selva está armada, hay toque de queda,
policías muertos, nativos muertos…. y Pizango se fue. Los más suspicaces suponen
que debe estar en un país vecino acogido por el rey del ganado o por uno de sus
súbditos. Los nacionalistas dormilones -los que llegaron tarde a cierta sesión del
parlamento- aprovechan el escenario para remover el ambiente político con el afán
de abrirle espacio a su amo Ollanta Humala. El señor Humala empieza a lanzar sus
condenas contra AGP y a vestirse del Superman de los nativos y los relegados.

El problema no fue la Ley de la Selva, el problema fue aprovechar este tema para
intereses políticos. El problema no fue la ausencia de diálogo o la voluntad para
éste, el problema es la necedad por alcanzar réditos políticos. Hay gente
interesada en joder al país, en tumbarse no a los gobiernos, sino al Perú y su
estabilidad, y ese es el problema de fondo. Quisiera no pensar que éste es un plan
a gran escala.

Intereses relacionados