Está en la página 1de 1

En los zapatos de los descalzos.

Unas preguntas fuera de contexto para tratar de entender el paro indígena.

Por: Necho

¿Qué pensaría usted, inteligente lector, si un hipotético día una gran empresa
decide que sería un buen negocio vender el fierro y el cemento de los que está
hecha su casa; y como los precios son buenos en Estados Unidos y Europa, el Estado
autoriza a esta hipotética empresa a derrumbar todo su barrio y venderlo en
trocitos?

¿Cómo se sentiría usted, saludable internauta, si cuando va al mercado, todo lo


que antes consideró comestible se encuentra cubierto de una gruesa capa de aceite
oscura y hedionda; que todo está sucio y que tardará siglos en limpiarse; y que el
culpable de tanto desastre se forra en plata por hacer eso mismo?

¿Qué haría usted, civilizado ciudadano, si de un día para otro, llega al centro de
trabajo donde usted encuentra su sustento y el de toda su familia y en lugar de su
oficina encuentra una malla metálica que le prohíbe el acceso?

¿Cómo reaccionaría usted, pacífico vecino, si cuando abre el caño para beber agua
o la ducha para bañarse, sale agua envenenada e hirviente porque a pocas cuadras
de su casa una corporación extranjera encontró un valioso mineral en el subsuelo
de su barrio; y en nombre del progreso de todos los peruanos, su gobierno permite
que esta gran corporación de verter a la red de agua potable los deshechos de su
búsqueda y el veneno que utilizan para refinar el precioso mineral?

¿A quién reclamaría usted, culto peruano, si los gobernantes que usted eligió
dicen que permitieron todo esto por su bien, que no le consultaron porque usted no
es lo suficientemente inteligente para entender, que usted no está lo
suficientemente compenetrado con la cultura occidental para ver los beneficios y
que le firmarán un acta para solucionar esos pequeños inconvenientes por los que
tuvo que pasar; pero ve que, año tras año y haga lo que haga, nada de lo escrito
se cumple?