Está en la página 1de 18

CONTENIDO

I. INTRODUCCION

II. DEFINICION DE JABONES GERMICIDAS

III. ACCIÓN DETERGENTE DEL JABÓN

IV. FORMULACION

V. ACCION GERMICIDA

VI. MECANISMOS DE ACCION

VII. FORMULACION COMERCIAL

• PARAMETROS DE FABRICACION
• ADITIVOS BASCTERICIDAS

VIII. FORMAS DE USO

IX. CONDICIONES ADECUADAS PARA SER USADAS

X. FACTORES QUE AFECTAN LA POTENCIA DE UN DESINFECTANTE

XI. APLICACIÓN INDUSTRIAL

XII. PREVENCIONES

XIII. BIBLIOGRAFIA
JABONES GERMICIDAS

I. INTRODUCCION
El Jabón es un agente limpiador o detergente que se fabrica utilizando
grasas vegetales, animales y aceites. Químicamente, es la sal de sodio o
potasio de un ácido graso que se forma por la reacción de grasas y aceites
con álcali. Estos ácidos pueden ser saturados como miristico, palmítico y
esteárico y no saturados oleico y linoleico.

Los jabones actúan disminuyendo la tensión superficial y rompiendo la


pared celular de las bacterias; son utilizados en la limpieza por su capacidad
de disolver las grasas y tienen cierto poder microbicida. Sin embargo los
detergentes son similares a los jabones, pero más efectivos.

II. DEFINICION DE JABONES GERMICIDAS


Son compuestos que contienen agentes desinfectantes antimicrobianos
capaces de matar los microorganismos patógenos (infecciosos) de un
material. Pueden (y en muchos casos suelen) presentar efectos tóxicos
sobre tejidos vivos, por lo que se suelen emplear sólo sobre materiales
inertes.

Para clasificar la acción detergente se toma en cuenta la carga eléctrica del


grupo lipofílico, de manera que existen dos clases: a) detergentes aniónicos,
cuyo grupo lipofílico lleva carga negativa anión y corresponde a los jabones;
b) detergentes catiónicos, cuyo grupo lipofílico lleva carga positiva catión y
son compuestos de amonio cuaternario y son los más efectivos, su acción
bactericida es superior a la viricida
III. ACCIÓN DETERGENTE DEL JABÓN

La mayoría de los jabones eliminan la grasa y otras suciedades debido a que


algunos de sus componentes son agentes activos en superficie o agentes
tensoactivos. Estos agentes tienen una estructura molecular que actúa
como un enlace entre el agua y las partículas de suciedad, soltando las
partículas de las fibras subyacentes o de cualquier otra superficie que se
limpie. La molécula produce este efecto porque uno de sus extremos es
hidrófilo (atrae el agua) y el otro es hidrófugo (atraído por las sustancias no
solubles en agua). El extremo hidrófilo es similar en su estructura a las sales
solubles en agua. La parte hidrófuga de la molécula está formada por lo
general por una cadena de hidrocarburos, que es similar en su estructura al
aceite y a muchas grasas. El resultado global de esta peculiar estructura
permite al jabón reducir la tensión superficial del agua (incrementando la
humectación) y adherir y hacer solubles en agua sustancias que
normalmente no lo son. El jabón en polvo es una mezcla hidratada de jabón
y carbonato de sodio. El jabón líquido es una solución de jabón blando de
potasio disuelto en agua.
IV. FORMULACION

El jabón generalmente es el resultado de la reacción química entre un álcali


(generalmente hidróxido de sodio o de potasio) y algún ácido graso; esta
reacción se denomina saponificación. El ácido graso puede ser, por ejemplo,
la manteca de cerdo o el aceite de coco. El jabón es soluble en agua y, por
sus propiedades detersivas, sirve comúnmente para lavar.

Para que la saponificación se produzca es necesario agitar la mezcla de la


grasa con la sosa. Si la sosa es sódica (hidróxido de sodio) se obtiene un
jabón sólido y duro, si es potásica (hidróxido potásico) el jabón que se
obtiene es blando o líquido (cremas jabonosas como las de afeitar). Una vez
producida la saponificación se sala la mezcla para separar el jabón de la
glicerina, se sigue con un proceso de cocción, de amasado, enfriamiento y
secado lento. Los jabones industriales suelen contener además diferentes
productos químicos y aditivos, como fosfatos, agentes espumantes o
blanqueantes con el fin de incrementar su función limpiadora. Según el tipo
de grasa utilizado, el proceso de fabricación seguido y los aditivos
empleados se obtienen jabones de diferentes calidades.
V. ACCION GERMICIDA
Los jabones son germicidas en concentraciones de 1:100 a 1:1000 para el
neumococo, estreptococo, meningococo, gonococo y Treponema pallidum,
mientras que el estafilococo y el bacilo tífico son poco susceptibles.

Los jabones contribuyen a la antisepsia de la piel por lavado y arrastre


mecánico de los microorganismos; las bacterias de la piel (residentes),
generalmente no patógenas, son difícilmente eliminadas, mientras que los
microorganismos accidentales (transeúntes), patógenos, son removidos por
el jabón; ahora bien, si el lavado con agua y jabón se acompaña de
cepillado, el frotamiento desprende parcialmente la capa córnea y arrastra
no solamente las bacterias transeúntes sino también las residentes. En
cuanto al mecanismo de acción de esos detergentes aniónicos, es
semejante al de los detergentes canónicos, actuando sobre la membrana
celular bacteriana, donde se concentran y a la que lesionan, pero las
bacterias que no son susceptibles a la acción del jabón poseen en dicha
membrana un fosfolípido que se combina con ellos y anula sus efectos.

Meningococo

Estreptococo

Estafilococo

VI. MECANISMOS DE ACCION


En los jabones el grupo hidrofílico, polar, está representado por el derivado
del carboxilo unido al metal, mientras que el grupo lipofilico, aniónico, no
polar, corresponde a la cadena hidrocarbonada alifática larga del ácido
graso. Los jabones se disuelven en el agua dando soluciones coloidales con
micelas iónicas, las cuales se hidrolizan parcialmente y adquieren reacción
alcalina por el ión hidróxido. Cuando se frota un objeto sucio con agua y la
sustancia detergente, ésta se concentra en la superficie entre la grasa
suciedad y el agua, con un extremo de su molécula en el aceite grasa y el
otro en el agua, formando una película alrededor de las gotas de grasa, que
queda emulsionada, y dichas gotas se repelen por llevar cargas del mismo
signo; todo esto se facilita por el hecho de que el aceite es desalojado de la
superficie del objeto por la solución de detergente que moja dicha
superficie. La acción humectante; la grasa emulsionada, que lleva las
partículas de suciedad, es fácilmente eliminada por el lavado. En esta
forma, la acción detergente depende de los efectos emulsivos y
humectantes de estas sustancias.

Los mecanismos que podemos considerar son los siguientes:

1.-Por degradación de la membrana citoplasmática, extracción del


citoplasma y deterioración de la pared celular.

Los agentes desinfectantes que suelen utilizar este mecanismo son:

• Tensoactivos anfotéricos
• Sales de amonio cuaternario.
2.- Por desnaturalización o precipitación de las proteínas
citoplasmáticas de las células.

Los agentes desinfectantes que suelen utilizar este mecanismo son:

• Fenoles
• Cresoles
• Alcoholes
• Sales de amonio cuaternaria

3.- Desnaturalización de las proteínas.

Los ácidos, los alcoholes, los fenoles, los metales y compuestos


metálicos, los halógenos y halógeno foros, los compuestos de amonio
cuaternario y otros fármacos actúan desnaturalizando y coagulando
las proteínas.

El que los alcoholes deban su propiedad antiséptica a la


desnaturalización de las proteínas, esta apoyado por wel hecho de
que este proceso requiere agua y que el alcohol absoluto, agente
deshidratante, es un germicida menos potente que el alcohol acuoso.

Los compuestos de mercurio forman primero un ión R-Hg+ que


reacciona covalentemente con los grupos tiol de las enzimas
celulares formando mercaptidas.

4. Alteración de la permeabilidad normal de la membrana celular


bacteriana.

Este modo de acción opera en los fenoles, los compuestos de amonio


cuaternario y en algunos otros fármacos. Al alterar la permeabilidad
de la membrana provocan la pérdida de los constituyentes celulares
esenciales de las células bacterianas con la subsiguiente muerte de
la bacteria.

5. Intercalación en el DNA
En el caso de las acridinas, su eficacia aumenta con el grado de
ionización. Debido a su ionización, 91 y casi 100% respectivamente,
la 3- y la 9-aminoacridina son las más activas, ya que son bases más
fuertes que otras aminoacridinas, tal como indica la estabilización
por resonancia de las formas protonadas:

Antifúngicos son inactivos frente a las bacterias y poseen un


reducido espectro antifúngico.

Los efectos secundarios producidos por éstos fármacos son raros y


normalmente de poca importancia.

VII. FORMULACION COMERCIAL


i. PARAMETROS DE FABRICACION

Ph de la piel: En cuanto a las sustancias jabonosas que se


emplea para la higiene, cuanto más cercano sea su pH al de la
piel, menos daña a ésta: un pH inferior a 6 ácido o superior a 8
alcalino. El pH de la piel, por ejemplo oscila entre 7 -denominado
pH neutro- al nacer y entre 5.5 y 6 en la edad adulta, si el jabón
germicida no esta en el rango de 5.6 a 6.5 causa irritación y
resequedad, agrede los tejidos, la sencilla aplicación del producto
permite que el pH de la piel ascienda a 7 y 7.5. Debido a esto es
recomendable aplicar un producto que contenga un pH de nivel
más bajo.

Temperatura: Cuanto mayor sea la temperatura del proceso mas


vulnerable será la mezcla jabonosa al cuajado (trozos sólidos,
blancos) es por eso que la temperatura oscila entre los 38°C para
que la solubilidad sea mejor, aparte de la temperatura si no hay
una agitación constante se puede cuajar
Í ndice
de s a p o n i f i c a c i ó n ( I S ) : Se define como la cantidad en
miligramos de KOH y/o NaOH necesarios para saponificar un
gramo de grasa o aceite. Se calcula de la siguiente manera:

ii. ADITIVOS BASCTERICIDAS


 Cuaternarios de Amonio

Los compuestos de amonio cuaternario representan una familia de


compuestos antimicrobianos, considerados como agentes activos catiónicos
potentes en cuanto a su actividad desinfectante, ya que son activos para
eliminar bacterias gram positivas y gram negativas, aunque éstas últimas
en menor grado. Son bactericidas, fungicidas y virucidas. Su actividad la
desarrollan tanto sobre el medio ácido como alcalino, aunque en éste último
muestra mejores acciones. Son compatibles con tensoactivos catiónicos, no
iónicos y anfotéricos.

Son generalmente incoloros o amarillentos, no irritantes y desodorantes. Por


su estructura química a bajas temperaturas tienden a “gelarse” pero
recuperan su estado líquido al entibiarlos. También tienen una acción
detergente y son solubles en agua y alcohol. Tienen como estructura básica
al ión amonio (NH4), la cual al ser modificada, da lugar a diferentes
generaciones.
 El triclocarbán

Excelente agente bacteriostático para uso exclusivo en jabones,


desodorantes y medicinales.

Las anilidas (triclocarbán o triclorocarbanilida) son amidas aromáticas


derivadas de la anilina por sustitución del H del grupo NH2 con un radical
ácido orgánico (carboxílico). Inicialmente fueron investigadas para su uso
como antisépticos, pero raramente son utilizados en la clínica.

Propiedades del Triclocarbán

El triclocarbán, es un polvo o cristal blanco, insoluble en agua pero soluble


en grasas. Es utilizado en forma de polvo, solución, pomada y jabón. Tiene
acción sinérgica con los detergentes. Otros nombres con los que es
conocido, son: 3,4,4,-Triclorocarbanilida ó N-(4-clorofenil)-N'-(3,4-diclorofenil)
urea.

El triclocarbán tiene una acción bactericida contra bacterias grampositivas y


menor frente a bacterias gramnegativas y hongos.

Usos del triclocarbán

Este producto es poco utilizado en clínica. Es usado como agente


antibacteriano y antimicótico en desinfectantes, formando parte de los
jabones para antisepsia de la piel y en desodorantes.

Se utiliza extensamente en jabón del tocador, shampoo, crema de ducha, y


muchos otros productos del hogar.
 El Triclosán

El triclosán es un potente agente antibacteriano y fungicida. En condiciones


normales se trata de un sólido incoloro con un ligero olor a fenol.

Nombre (IUPAC) 5-cloro-2-(2,4-diclorofenoxi)fenol

Reactividad y comportamiento general

El triclosán es poco soluble en agua, pero se disuelve en presencia de


bases, por ejemplo en 1 N NaOH. Además es soluble en etanol,
cloroformo y muchos disolventes orgánicos.

Usos del Triclosán

El triclosán está presente en muchos productos cosméticos (jabones,


desodorantes, pastas de dientes, etc.) como agente desinfectante.
Además, un número creciente de productos destinados al consumidor
final están impregnados de triclosán.

Se ha demostrado que el triclosán es desintegrado en los procesos


habituales de tratamiento de aguas residuales

En el medio ambiente, el triclosán puede


ser degradado por microorganismos o
reaccionar con la luz del sol, lo que da
lugar a compuestos como los
clorofenoles y las dioxinas.
VIII. FORMAS DE USO
Los jabones germicidas se pueden usar de las siguientes formas:

 Aerosol. Consiste en la dispersión de la solución del desinfectante en


partículas muy finas que se mantienen flotantes durante mucho
tiempo.
 Inmersión. El objeto a desinfectar lo sumergimos en la solución
desinfectante.
 Loción. La solución acuosa del desinfectante se vierte sobre el objeto
a desinfectar, pudiendo utilizarse también una brocha o cepillo.

Para evitar resistencias


de los gérmenes a los desinfectantes, al igual que con los
antibióticos, es conveniente cambiar de desinfectante cada cierto
tiempo.
IX. CONDICIONES ADECUADAS PARA SER USADAS
La eficacia de los desinfectantes también varía en función de las
condiciones en las que son utilizados: temperatura, humedad ambiental,
grado de limpieza de la superficie a desinfectar, dureza del agua
(contenido en carbonato cálcico), modo de aplicación, concentración
empleada, carga microbicida, sensibilidad o resistencia de los gérmenes a
ese desinfectante, presencia de restos de materia orgánica, jabones,
detergentes u otros desinfectantes, tipo de superficie a desinfectar (lisa,
desigual, porosa).

 Tiempo de acción

Cuando las bacterias se ponen a una concentración


específica del agente bactericida, aun en exceso, no
todos los microorganismos mueren al mismo tiempo
sino que más bien s e produce una disminución gradual
en el número de células viables. Habitualmente se
considera que la desinfección es un proceso en el curso
de un periodo razonable de tiempo, opero existen
diferentes opiniones sobre cual debería ser este tiempo.

 Temperatura

La destrucción de las bacterias por los agentes


químicos aumenta junto con la temperatura. A
temperaturas bajas por cada 10 ºC de incremento de
la temperatura se produce una duplicación del índice
germicida. En le caso de algunos agentes, como el
fenol, el índice se incrementa de 5 a 8 veces, lo que
sugiere una reacción más compleja y la partición de factores adicionales.

 Humedad

Interviene para los germicidas en fase de vapor.

 pH

La concentración del ión hidrógeno influye sobre la acción bactericida al


afectar tanto al microorganismo como al agente químico.
Cuando las bacterias están suspendidas en un
medio de cultivo de pH 7 tiene una carga negativa.
Un aumento del pH aumenta la carga y puede
alterar la concentración efectiva del agente
químico sobre la superficie de la célula.

El pH también determina el grado de ionización del


producto químico. En general la forma no ionizada
de un agente disociable pasa a través de la
membrana celular con mayor facilidad que las formas iónicas relativamente
inactivas.

X. FACTORES ADVERSOS
 Concentración del agente y tiempo de actuación

La concentración para obtener un determinado efecto, así como el rango de


concentraciones en que se puede demostrar un determinado efecto,
dependen de:

 tipo químico del desinfectante


 tipo de microorganismos a eliminar
 método de ensayo del efecto.

Existe una estrecha relación entre la concentración del agente y el tiempo


necesario para matar una determinada fracción de la población bacteriana,
según la siguiente expresión:

Cn· t = K,
Donde C es la concentración del agente, n es el
coeficiente de dilución (una constante), y t es el tiempo
de actuación

Esta ecuación nos dice la relación que existe entre la variación de la


concentración del agente y el tiempo para matar una fracción de la
población microbiana.

Por ejemplo: los fenoles poseen un coeficiente de dilución n=5 ó 6; ello


implica que aun pequeños cambios en la concentración provocan cambios
muy acentuados en el tiempo para lograr un mismo efecto: así, si reducimos
la concentración de fenol desde un valor dado a su mitad, necesitamos
emplear 64 veces más de tiempo para conseguir matar una misma
proporción de bacterias. En cambio, los hipocloritos (constituyentes de las
lejías) tienen coeficiente n=1, lo que se refleja en que pequeños cambios en
la concentración requieren pequeños cambios en el tiempo de aplicación.

Finalmente, y refiriéndonos al tiempo, no todas las bacterias mueren al


mismo tiempo, ni siquiera cuando se aplica un exceso del agente
(repásense los gráficos anteriores).
 pH

El pH afecta tanto a la carga superficial neta de la bacteria como al grado de


ionización del agente. En general, las formas ionizadas de los agentes
disociables pasan mejor a través de las membranas biológicas, y por lo
tanto son más efectivos.

 los agentes aniónicos suelen ser más efectivos a pH ácidos;


 los agentes catiónicos muestran más eficacia a pH alcalinos.

 Temperatura

Normalmente, al aumentar la temperatura aumenta la potencia de los


desinfectantes. Para muchos agentes la subida de 10 grados supone
duplicar la tasa de muerte. Pero con el fenol, la subida de 10 grados
representa multiplicar por 5 o por 8 la eficacia.

Naturaleza del microorganismo y otros factores asociados a la población


microbiana

 Según la especie empleada: p. ej., el bacilo tuberculoso resiste los


hipocloritos mejor que otras bacterias
 Según la fase de cultivo
 Dependiendo de la presencia de cápsulas o de esporas (suelen
conferir más resistencia)

 Presencia de materiales extraños

La existencia de materia orgánica en el material a tratar (p. ej., sangre,


suero, pus) afecta negativamente a la potencia de los desinfectantes de tipo
oxidante (como los hipocloritos) y de tipo desnaturalizante de proteínas,
hasta el punto que pueden llegar a hacerlos inactivos en cuanto a su poder
desinfectante y/o esterilizante.

Los principales mecanismos por los que se pierde actividad son:

 adsorción (o sea, absorción superficial) del desinfectante a coloides


de proteínas;
 formación de complejos inertes o poco activos
 unión de grupos activos del
desinfectante a proteínas
extrañas
XI. APLICACIÓN
INDUSTRIAL
• Saneamiento general de
utensilios y equipos.
• Desinfección en plantas procesadoras de carne y alimentos, lecherías
e industrias conexas.
• Desinfección de ropa en lavanderías, hospitales, el hogar, etc
• Para el control de algas en sistemas industriales de recirculación de
aguas
• Antisépticos para la desinfección de piel y ubres de vacas, así como
de las manos del personal encargado de la ordeña
• Para el control de lamas de origen bacteriano encontradas
comúnmente en procesos industriales.
• En las industrias del papel y textil, con el objeto de impartir
propiedades bacteriostáticas, controlando e inhibiendo el crecimiento
microbiano.
• Para controlar los microorganismos que se encuentran en el agua de
inyección empleada en la recuperación secundaria del petróleo
• se recomiendan para desinfección en industria alimenticia y de
bebidas, ya que se pueden aplicar por su baja toxicidad.
• En la industria alimenticia reutiliza en la desinfección de las manos de
los obreros si como de los utensilios a usar
XII. PREVENCIONES
Los jabones son irritantes por su alcalinidad más el potasio que el sodio,
pero sobre la piel y especialmente para las mucosas; como reblandecen la
queratina de la capa córnea, las capas superficiales se desprenden y con el
cepillado se ayuda a la acción detergente la conjuntiva y la córnea son muy
sensibles al jabón, el cual es capaz de producir quemosis y opacidades
corneanas.

Los jabones se absorben bien en


el tracto digestivo, y en el organismo
los ácidos grasos se metabolizan en
su forma habitual.

La ingestión de jabones en dosis


elevadas produce irritación de la
mucosa gástrica, con producción de náuseas y vómitos que eliminan el
agente irritante.

XIII. BIBLIOGRAFIA
a. FARMACOLOGIA EXPERIMENTAL Y CLINICA - 7MA EDICIÓN
– MANUEL LITTER
b. BROCK MICROBIOLOGÍA DE LOS MICROORGANISMOS - 10ª
EDICIÓN - M.T.MADIGAN, J.M.MARTINKO, J.PARKER
c. Dr. Manuel Litter, Compendio de farmacología, cuarta
edición, editorial El Ateneo PG: 665
d. Asociación ADUNI, Química Análisis de principios y
aplicaciones, tomo II PG: 511
e. http://books.google.com.pe/books?id=Sdy2qBt9GMkC&pg
=PA177&lpg=PA177&dq=temperatura+a+la+cual+se+pr
oduce+jabon&source=bl&ots=w8iMC--
2Fb&sig=82fkzalhPtzppp68UHk87jPyPIs&hl=es&ei=TDMjS
qXXFsOEtweT37WzBg&sa=X&oi=book_result&ct=result&r
esnum=2