Está en la página 1de 2

Odisea en el Anses

Soy jubilado, tengo 74 años y no gozo de muy buena salud.

Resulta que el lunes 27 de Abril fui por un trámite


sencillo al Anses y por el horario me toco la serie D (cada serie tiene 100
números) A.B-C- Y D. Cuando llega mi turno me atiende un señor que sin
pedirme nada me otorga un número y me hace pasar al salón siguiente, con
ese número me atiende una señora, quien me pide una fotocopia del D.N.I,
como yo no tenía voy a casa y vuelvo al otro día martes 28. Saco
nuevamente serie D (300 personas por delante mío) me llaman por
micrófono y me atiende el mismo señor del día anterior esta vez me pide la
fotocopia que por suerte la tenía, pero también me pide el acta de
matrimonio. Esto último no tengo y me voy nuevamente a mi casa para
volver el miércoles 29 con las dos cosas que me exigían. Saco nuevamente
serie D y espero que me llamen. Esta vez me atiende una señora morocha,
cabellos rubios y de muy mala manera me recibe lo que llevaba pero me
pide además un certificado de residencia que yo no tenía por supuesto y le
digo que en los 2 días anteriores no me dijeron nada al respecto. Entonces
me dijo que hable con la supervisora que se encontraba hay en la caja
continua. Rubita y bajita ella, pero cuando le quiero explicar mi problema no
me dejo ni hablar si quiera. (Menos mal que era la supervisora) (La superaba
en mala educación a la subalterna) Me fui a casa masticando bronca y bien
valía la pena haber roto mi bastón en alguna testa.
Después llego el viernes 1 de mayo, sábado y
domingo que no se trabaja. El lunes 4 de mayo reinicio mi aventura, saco mi
famosa serie D, pero esta vez tengo más suerte, me atiende otra señora, y
le entrego todos los papeles que tenía, pero me los devuelve para que los
haga certificar con la policía y por supuesto volver al otro día (me canse
realmente) soy una persona que tiene muchos amigos en distintas
reparticiones y no quería volverme de ellos y comprometerlos, solamente
quería hacer mi tramite como corresponde y como lo hacen todos,
haciendo cola y esperando mi turno. Desgraciadamente como ya se me
vencía el plazo para la presentación del papelito que necesitaba, me vi en la
obligación de recurrira mis amistades que me solucionaron en el acto. Digo
yo: si tenía que ir al dpto. Copo a algún lugar lejano a traer lo que me
pedían estos buenos empleados, seguramente que no hubiese terminado mi
trámite o hubiese tenido un grave problema de mi salud, por la inoperancia
y desinterés por el prójimo pensé. (Tanto andar para llegar a ningún lado)
perdí 7 días por hacer las cosas como corresponde. A pesar de todo hay que
seguir remando porque hay mucha gente buena.

Un jubilado

Intereses relacionados