Está en la página 1de 1

La Escalera Un carpintero que todos los das iba a rezar a la montaa, se puso un da a construir una escalera para poder

subir por la montaa ms rpido y poder estar cerca de Dios. Pas un vecino, vio lo que estaba haciendo y le dijo:-" si me regalas un pequeo pedazo de escalera, a m me servir mucho y a tu obra casi no le perjudicar, pudieras regalarme un tramo de tu escalera? " El carpintero se rasc la cabeza y se lo di. El vecino se lo agradeci y se fue contento. Despus vino otra persona y le explic que, permitindole usar unos peldaos, trabajara y alimentara a sus hijos. El carpintero accedi y le regal unos peldaos. El hombre se retir contento y agradecido. El carpintero continu trabajando en su obra. Pas por all una pobre mujer y le pidi que le regalara un pedazo de madera, ya que era urgente arreglar una pared de su casa por la que se colaba el viento. El carpintero accedi. La mujer se alej contenta y agradecida. Vinieron muchos ms y el carpintero segua accediendo. El invierno era duro, la miseria muy grande y el carpintero daba a todos pedazos de su escalera, aun para quemarlos como lea. Y deca a au esposa : - "No comprendo, mujer. Mi escalera es cada vez ms chica y, sin embargo, me siento cada da ms cerca del cielo!" -------------------Cuntas veces dentro de nuestra ignorancia en las cosas de Dios creemos que podemos comprar un pedazo de cielo con dinero o con obras suntuosas en honor de alguna iglesia, de algn grupo religioso, de algn santo, etc. O dando ayuda con lo que tenemos de a montones, o con lo que nos sobra y no nos afecta si nos deshacemos de ello. O dando lo que nos estorba en casa y lo hacemos pasar como un acto de misericordia. Los escalones que se van ganando al cielo son los que se van haciendo por medio de obras a nuestro prjimo. Obras totalmente desinteresadas. Obras que no esperan algo a cambio. Toda la existencia humana se reduce a ese mandato divino que es: "AMA A TU PRJIMO COMO A TI MISMO" y "NO HAGAS A NADIE LO QUE NO QUIERES QUE TE HAGAN A T" Solo as, ese pedazo de Cielo al cual aspiramos lo podremos empezar a disfrutar desde ya en este mundo terrenal.