AGOSTO

No lo sabe nadie Sentí la presencia, aunque me acobarde, de aquellas brujas en el aquelarre; Ángeles y druidas, demonios andantes, por los arrabales. vienen a buscarle. Saben que está vivo, que agoniza el aire. Vienen con la noche, de los matorrales. Se llevan su alma, ¿A dónde? No lo sabe nadie.