P. 1
Articulo Casacion

Articulo Casacion

|Views: 3|Likes:

More info:

Published by: Estudio Raúl Canelo Abogados on Sep 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/24/2015

pdf

text

original

Sections

EL RECURSO DE CASACIÓN

1Raúl

B. Canelo Rabanal
DE LA

I.

ANTECEDENTES

HISTÓRICOS.

1.1.

ORÌGENES

CASACIÒN EN LA ANTIGUA ROMA. 1.2. ORÌGENES DE LA CASACIÒN EN FRANCIA. 1.3. ORÌGENES DE LA CASACIÒN EN ESPAÑA. 1.4. EL ORIGEN DE LA CASACIÓN EN EL PERÙ. CASACIÓN. 2.1. CONCEPTO Y FUNCIONES. 2.2. II. FUNCIONES

DE LA CASACIÒN. 2.3. FUNCIONES DE LA CASACIÓN SEGÚN LA DOCTRINA. III. EL RECURSO DE CASACIÒN EN EL CÒDIGO PROCESAL CIVIL. IV. ALGUNAS CONCLUSIONES.

I. ANTECEDENTES HISTÓRICOS 1.1. ORÌGENES DE LA CASACIÒN EN LA ANTIGUA ROMA El estudio de la evolución histórica de la “casación” es importante porque a través de ella se puede comprender en su real magnitud la importancia de esta institución, si bien es sabido que fue luego de La Revolución francesa el momento en el cual apareció la casación en su acepción moderna, es importante destacar que en la antigua Roma se encuentra el germen de dicho medio impugnatorio. En Roma, existía dos instituciones que tienen vínculo con la casación, nos referimos a lo que se conocía como el “ius litigatoris” y el “ius constitutionis”, a decir de Hitters “ En el primero estaba en juego

1

Catedrático universitario en la Universidad de Lima y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú, con estudios de maestría en Derecho Civil en la misma casa de estudios y de doctorado en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Especialista en Derecho Civil y Derecho Procesal, temas en los cuales ha sido expositor en distintos eventos a nivel nacional e internacional. Ha sido asesor de diversas Comisiones del Congreso de la República y miembro de la Comisión Redactora del Código Procesal Civil vigente y del Código de los Niños y Adolescentes. Miembro del Instituto Panamericano de Derecho Procesal y del Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal. En la actualidad es socio del Estudio Raúl Canelo Rabanal abogados.

sólo el interés individual del justiciable, mientras que en el segundo se debatía un valor más trascendental, un defecto más alarmante que la simple injusticia, pues no se trataba de un mero error de hecho- como el caso del fallo injusto- sino de un vicio de derecho que implica la inobservancia de la ley en su alcance general y abstracto. En la última hipótesis había un peligro de carácter constitucional y político que excedía los limbos de la controversia interpartes, dado que alteraba el sistema de división de poderes2”: “ius litigatoris” “ius constitutionis institución pues alcance era más

En esta institución entra en juego Esta los intereses individuales privados.

y trascendental, ley en su

buscaba general y

impugnar la inobservancia de la abstracto.

Los jueces romanos podían incurrir en lo que es el ius litigatoris si con sus sentencias vulneraban un derecho subjetivo particular, es decir el agravio era para un ciudadano romano en una situación per se, en cambio con el ius constitutionis se buscaba denunciar que la actividad del juez ha incurrido en un error que ha vulnerado al todo el interés general se encontraba en Derecho objetivo, por ende

peligro, en caso de no hacer nada por subsanarlo. Según el jurista Piero Calamandrei, este sería el germen primitivo de lo que es la casación, si bien no tiene los rasgos modernos de esta institución procesal, la esencia de la finalidad se conserva, por ello señala el maestro italiano: “ He aquí el germen del recurso de casación , pues si bien en Roma no se tenia conocimiento de esta vía de ataque de las sentencias ,la distinción
2

entre el ius litigatoris y el ius

HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 22.

constitutionis fue fértil para demostrar que entre los diversos errores que puede producir un fallo injusto , algunos tiene una dimensión que sobrepasa el interés individual y atañen las relaciones entre la ley y el juez. no es pues la contraposición entre error de facto y error iuris lo que está en la base de esta dicotomía ,sino el reconocimiento de una especial categoría de vicios jurídicos que tiene trascendencia o gravedad política que no se advierten en los demás defectos en que puede caer un dispositivo sentencial”. 3

De estas dos instituciones, es el ius constitutionis el que presenta la esencia de la casación, porque “ en esta hipótesis aparecía algo mucho más grave que una simple injusticia , dado que no sólo estaban en juego los simples intereses del vencido ,sino que como ya se dijo, se trataba de la inobservancia de la ley en su alcance general y abstracto; de tal modo que la injusticia de la sentencia llevaba consigo , en este caso , un peligro de carácter constitucional y político , con alcance que excede más allá de la controversia singular ,proveniente de la revelación del Juez contra la ley, cuyos interprete está llamado a ser. esta oposición entre la justicia que afecta al particular ( quien , si

quiere , puede reaccionar contra ella mediante la apelación) y la injusticia que ofende ala ley en su alcance general ( por cuya razón , sin necesidad de apelación, no se forma jamás una sentencia capaz de constituir cosa juzgada), se formula en las fuentes romanas con la famosa contraposición a la cual se remonta siempre y cuando se habla de los orígenes de la casación , mientras el primer caso- agrega Calamandrei- el juez pronuncia “ius litigatioris”, en el segundo pronuncia contra “ius constitutionis4”
3 4

CALAMANDREI, Piero. La casación civil. Año-1959. Editorial EJEA. Pág. 25.

Hitters señala sobre la importancia de esta institución llamada “ius constitutionis” : Nótese que en el derecho romano aparece este concepto base , según el cual entre los diversos errores in iudicando que puede padecer un decisorio injusto, algunos están por encima del interés individual y atañen entre las relaciones la ley y el juez .Se ve

1.2. ORÌGENES DE LA CASACIÒN EN FRANCIA: Fue en la Francia revolucionaria donde aparece la casación, en su sentido moderno, a partir de un hecho histórico que fue la creación del “Tribunal de Casación”, esta institución formaba parte del Poder legislativo francés; sus funciones eran-más que jurídicas- de carácter político. La casación en sus orígenes era un medio de defensa de la ley, ante los posibles errores de aplicación que pudieran cometer los magistrados, de esta manera se sancionaba cualquier contravención a lo escrito en la ley. Los políticos franceses de la época buscaban así controlar el poder de los magistrados quitándoles la facultad de interpretarlas más allá de lo que la ley establece literalmente. Si el recurso de casación era declarado fundado, se casaba la sentenciacabe señalar que casar es anular- una vez anulada, la sentencia era reenviada a los mismo jueces para un nuevo pronunciamiento5.
aquí con claridad meridiana, la fuente de una de las finalidades de la casación actual, la nomofilàctica , es decir la defensa de la ley contra el poder omnímodo de los jueces , función que está que como mas adelante veremos , estuvo hiperdesarrollada en la época de la revolución francesa, de tal manera que por entonces copó por así decirlo la función casatoria , reduciendo la actividad funcional del órgano máximo de justicia , a este mero controlador nomofilactico. La importancia de la profunda investigación histórica que sobre el tema llevó a cabo Calamandrei está sin duda en haber recalcado esta fuertísima reacción que hubo en Roma por parte de la ley para defenderse de la rebelión del juez ,reconociendo una categoría especial de vicios del derecho que tenían esa gravedad institucional que no se advertía en ningún otro. Debe acotarse que la sentencia que iba contra el ius constitutionis era nula, como si se tratara del caso de exceso de poder. Mas, el cual ya lo pusimos de relieve el derecho romano carecía de un conducto recursivo idóneo para atacar los fallos que llevaban consigo esta gravedad política. HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 23 y 25-26. A decir de Jordi Delgado fueron los siguientes factores los que posibilitaron la aparición de la casación en Francia:
5

Son tres los factores que permiten el nacimiento de Casación. En primer lugar, el concepto de ley se convierte en uno de los principales ejes sobre el que gira la doctrina revolucionaria. la idea central es que los ciudadanos se someten libre y voluntariamente a la ley que ellos mismos otorgan y de ahí que se plantee la necesidad de articular una vigilancia sobre el correcto uso de la voluntad del pueblo soberano y una igual aplicación de la ley para todos, mediante la creación de un

Del mismo parecer es Hitters, al señalar que “se ha señalado que en el antiguo derecho romano pueden encontrase restos embrionarios del recurso analizado, mas como es sabido el concepto moderno del instituto sub examine recién arranca globalmente en Francia, a través de la obra legislativa de la revolución, que renovando el esquema que existía en la época monárquica lo transformó en un instrumento para la defensa de la ley contra el poder omnímodo de los jueces. es este el origen de la casación ( en sentido moderno) que nació con la creación de un organismo político- no jurisdiccional- que cumplía funciones de control constitucional , vigilando la actividad de los jueces ejerciendo un contralor meramente negativo que se limitaba a dejar sin efecto los fallos considerados extralimitativos, reenviando luego las actuaciones a otro magistrado para que decidiera nuevamente la causa. Cappelletti pone énfasis en destacar –siguiendo a Calamandrei- que antes de la revolución es factible encontrar la llamada demande en casatión que era incoada ante el rey, quien tomaba conocimiento de la queja a través del Conseil des parties , o se a por conducto especializada (casación) nacimiento de una sección de su propio consejo de Gobierno. Esta vía de ataque violaban las ordenanzas

contra la sentencia de los parlaments podía dar lugar a la anulación cuando las decisiones judiciales reales. De esta manera señala Hitters que “el verdadero acto de del sistema casatorio en el sentido moderno del instituto, aparece en la época de la Revolución, justamente sobre la base de las ideologías imperantes6”. En ese sentido, Hitters señala la importancia

órgano que con un criterio único mantuviese a los jueces dentro de los límites permitidos por la ley. DELGADO CASTRO, Jordi. “La historia de la casación civil española”. En Revista de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso XXXIII. Pág. 345-347. HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 28-29.
6

del Tribunal de Casación respecto, señala que:

y su función de “guardián de la ley”, al

En

1790 , vio la luz el “tribunal de cassation” creado constitucional ( no

justamente como un órgano de control contralor sobre los jueces esferas legislativas

judicial) situado al lado del poder legislativo para ejercer un evitando que éstos invadieran las las en su afán de querer interpretar

normas jurídicas. No obstante el nombre de tribunal que será sustituido posteriormente por el de corte – el organismo de referencia tuvo, su origen típica expresión funciones eminentemente políticas y por lo tanto no precisamente judiciales. Constituía en suma la de la profunda desconfianza de los legisladores revolucionarios hacia los jueces. el mismo

resquemor que en los primeros años de la revolución los llevó a reiterar el absurdo intento Justiniano de prohibir a los judicantes todo ‘poder de interpretación de las leyes , reservándolos al Corpus legislativo , que debía prever hasta la interpretación misma mediante decreto dado a petición de los magistrados , cada vez que estos tuviesen dudas significación de un texto legal, por otra parte sobre la como poder

judicial no debía interferir sobre el legislativo, tampoco éste podía inmiscuirse en aquel, y por en de el tribunal de casación que no cumplía funcionar tal cual lo adelantamos tareas judiciales cunado anulaba una decisión debía necesariamente hacer el reenvío , justamente para no atribuirse competencia jurisdiccional .en consecuencia como los miembros de dicho órgano no eran jueces tenía que remitir la causa a éstos para que la juzgaran de nuevo. Y ello fue así precisamente porque, ya lo acotamos, el principio de división de los poderes les impedía a los ministros del referido cuerpo que se arrogasen funciones judiciales.

Este es el origen del reenvío, que nació sobre la base de la situación apuntada. Por ello su verdadera comprensión histórica servirá para desterrarlo de nuestro vademécum procesal, dado que la moderna casación – por ser ejercitada por ente jurisdiccional- no debe mantener este tipo de remisión, salvo en los casos de nulidad por vicios formales , cuando el tribunal supremo se ve imposibilitado de componer positivamente la litis7. El jurista español Montero Aroca, al explicar el origen de la casacion en Francia señala que “el 22 de diciembre de 1789 se presentó en la asamblea nacional un noveau projet sur lorde judicare en cuyo titulo X se pretendía la creación de una tour supreme de revisión. A lo largo de la discusión del proyecto se puso de manifiesto que los revolucionarios aspiraban a algo más, que la importancia de la función que querían atribuir a ese órgano hacia necesaria su autonomía del Poder Judicial. De ahí que la asamblea ordenara al comité de constitución redactar un proyecto de ley en el que la casación quedará separada de la organización judicial. Después de varias incidencias, el proyecto definitivo se presentó el 25 de octubre de 1790 y, después de ser debatido en los días centrales del mes noviembre, se convirtió en el Decreto de 27 de noviembre , 1ro de diciembre de 1790, portan institution dun tribunalde casation et reglant sa composition, son organissation et ses atributions. El Tribunal de Casación quedó así definitivamente configurado, pero ahora lo que nos importa es cómo se llegó a él.8

HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 28-29.
7

MONTERO AROCA, Juan y FLORS MATÌES, José. El recurso de casación civil. (Casación e infracción procesal). Editorial Tirant Lo Blanch Tratados- Valencia-2009. Pág. 237-238.
8

Para la aparición de la casación en Francia tuvo que suceder un hecho histórico condicionante, este fue la Revolución Francesa que rompió con todo el régimen feudal anterior para implantar un nuevo orden. Es importante considerar la etapa monárquica francesa, donde el rey emitía leyes que eran registradas por los “parlamentos”; sobre este hecho Montero Aroca señala que “los parlamentos se atribuyeron la facultad de registrar las leyes del Rey. Las leyes emanadas del soberano habían de ser registradas por los parlamentos y publicadas y en esto no había mera formalidad. Los parlamentos se constituyeron en guardianes del derecho privativo de las regiones y de las provincias y cuando estimaba que la ley real vulneraba sus privilegios se negaban a registrarla, con lo que la ley no tenía fuerza de obligar en ese territorio. Con ello cuando en un proceso se planteaba un asunto concreto relativo a la materia regulada en la ley real; el parlamento no la aplicaba, resolviendo el litigio conforme a su Derecho privativo anterior. Aun prescindiendo ahora de otros aspectos, lo dicho basta para comprender que el enfrentamiento entre el Monarca y los parlamentos era inevitable. De esa oposición surgió la posibilidad de que el Rey casara las sentencias y en ello se encuentra el primer atisbo de la casación9. Otro condicionante para la aparición de la casación fue el factor ideológico. En esta época histórica, surgen tres ideas principales que fueron el eje de toda concepción jurídica. Los revolucionarios estaban influidos de las ideas de Montesquieu10 sobre la división de poderes
MONTERO AROCA, Juan y FLORS MATÌES, José. El recurso de casación civil. (Casación e infracción procesal). Editorial Tirant Lo Blanch Tratados- Valencia-2009. Pág.239. 10 Sobre el filósofo Carlos de Secondat Barón de Montesquieu es importante destacar:
9

Nacido en La Brède, el 18 de enero de 1689, su nombre era Charles-Louis de Secondat, barón de La Brède y de Montesquieu. Criado en el seno de una familia noble, se formó en leyes, lo que le permitió posteriormente dedicarse al ensayo de corte político e histórico. Así, en 1721 hizo públicas sus famosas "Cartas persas", una reflexión crítica de la realidad francesa (sociedad, instituciones, religión, absolutismo) vista a través de los ojos de un joven persa residente en Francia. Posteriormente, emprendió viaje por varios países europeos, como Alemania, Italia, Suiza e Inglaterra, tras el que publicó una reflexión de corte histórico y moral,

siguiendo el estilo de los "Ensayos" de Montaigne: "Consideraciones sobre las causas de la grandeza y decadencia de los romanos". Filósofo ilustrado, en 1784 publica su obra de mayor repercusión, "El espíritu de las leyes", en la que expone su teoría acerca de la existencia de un orden en el acontecer histórico y unas leyes que condicionan la actuación humana. Sobre sus obras: El objetivo del pensamiento político de Montesquieu, expresado en el Espíritu de las leyes, es elaborar una física de las sociedades humanas. Su modelo, tanto en contenido como metodología, está más en la línea de lo experimental que lo especulativo. Adopta el análisis histórico, basado en la comparación; arranca de los hechos, observando sus variaciones para extraer de ellas leyes. En esta obra se nos ofrece, además de la descripción de las idiosincrasias nacionales, las diversas formas de gobierno y sus fundamentos, así como los condicionantes históricos e, incluso, climáticos de éstos, elaboró un novedoso enfoque de las leyes, los hechos sociales y la política: se acaba la clásica oposición entre las tesis iusnaturalistas y escépticas, que atribuían el fundamento de las leyes a la arbitrariedad de los legisladores: consideraba más bien que las leyes proceden de relaciones necesarias derivadas de la naturaleza de las cosas y las relaciones sociales, de forma que no sólo se opuso a la separación entre ley natural y ley positiva sino que consideraba que son complementarias. Cada pueblo tiene las formas de gobierno y las leyes que son propias a su idiosincrasia y trayectoria histórica, y no existe un único baremo desde el cual juzgar la bondad o maldad de sus corpus legislativos. A cada forma de gobierno le corresponden determinadas leyes, pero tanto éstas como aquéllas están determinadas por factores objetivos tales como el clima y las peculiaridades geográficas que, según él, intervienen tanto como los condicionantes históricos en la formación de las leyes. No obstante, teniendo en cuenta dichos factores, se puede tomar el conjunto del corpus legislativo y las formas de gobierno como indicadores de los grados de libertad a los que ha llegado un determinado pueblo. El equilibrio político: división de poderes. En cada Estado hay tres clases de poderes: el legislativo, el (...) de las cosas pertenecientes al derecho de gentes, y el ejecutivo de las que pertenecen al civil. Por el primero, el príncipe o magistrado hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están hechas. Por el segundo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores, establece la seguridad y previene las invasiones; y por el tercero, castiga los crímenes o decide las contiendas de los particulares. Este último se llamará poder judicial; y el otro simplemente poder ejecutivo del Estado. La libertad política, en un ciudadano, es la tranquilidad de espíritu que proviene de la opinión que cada uno tiene de su seguridad; y para que se goce de ella, es preciso que sea tal el gobierno que ningún ciudadano tenga motivo de temer a otro. Cuando los poderes legislativo y ejecutivo se hallan reunidos en una misma persona (...) entonces no hay libertad, porque es de temer que (...) hagan leyes tiránicas para ejecutarlas del mismo modo. Así sucede también cuando el poder judicial no está separado del poder legislativo y ejecutivo. Estando unido al primero, el imperio sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario, por ser uno mismo el juez y el legislador y, estando unido

mediante el cual

todo en régimen de gobierno el poder debía estar

distribuido en organismos encargados de diversas funciones, cabe recalcara que esto no implicaba una igualdad entre los distintos poderes, muy por el contrario, en la Francia de esa época el Poder Legislativo subordinaba al Poder Judicial y un mecanismo para ello era la Casación. A través de ésta el legislador controlaba todos los actos de los juzgadores. De la misma opinión es Montero Aroca, cuando señala que “la división de poderes, base de la concepción política del Estado y de todas las constituciones de la Revolución, no presuponía la igualdad de los mismos, sino que antes al contrario el judicial quedaba gravemente disminuido11”. controlaba las El “Tribunal de Cassatión” francés no funciones del poder Ejecutivo, ni las del Poder

Legislativo. Este órgano encargado de la Casación, sólo controlaba al Poder Judicial, principalmente buscan que éste no se inmiscuyera en las funciones del Poder Legislativo. Consideramos que la casación francesa en sus orígenes históricos buscaba un control del poder a cargo de los legisladores franceses, pues es evidente que con la casación los jueces son controlados en sus funciones por “un órgano superior”,
al segundo, sería tiránico, por cuanto gozaría el juez de la fuerza misma que un agresor. En en estado en que un hombre solo o una corporación (...) administrasen los tres poderes (...) todo se perdería enteramente. (...) El poder judicial no debe confiarse a un senado permanente y sí a personas elegidas entre el pueblo en determinadas épocas del año, de modo prescrito por las leyes, para formar un tribunal que dure solamente el tiempo que requiera la necesidad. De este modo el poder de juzgar, tan terrible en manos del hombre, no estando sujeto a una clase determinada, ni perteneciente exclusivamente a una profesión se hace, por decirlo así, nulo e invisible. Y como los jueces no están presentes de continuo, lo que se teme es la magistratura y no se teme a los magistrados. Y es necesario también que en las grandes acusaciones el criminal, unido con la ley, pueda elegir sus jueces, o cuando menos recusar un número tan grande de ellos que los que resten se consideren elegidos por él. EXTRAÌDO DE THALES.CICA.ES/RD/RECURSOS/RD99/ED99-0257-01/MONTES.HTML

MONTERO AROCA, Juan y FLORS MATÌES, José. El recurso de casación civil. (Casación e infracción procesal). Editorial Tirant Lo Blanch Tratados- Valencia-2009. Pág.243.
11

por ello la corte de casación que apareció en 1790 tenía una función política, evitando así que los jueces con sus interpretaciones crearan nuevas normas, convirtiéndose así en legisladores de facto. Por ello el tribunal de casación en Francia era un órgano adjunto a la Asamblea legislativa, cuya principal función era anular las sentencias de los juzgadores que contravengan a la Ley. 1.3. ORÌGENES DE LA CASACIÒN EN ESPAÑA La doctrina española se considera opositora a lo dicho por Calamandrei en cuanto al origen de la casación en España; el maestro italiano sostiene que “la vía impugnatoria en cuestión deambuló del país galo hacia España, manteniendo gran parte de sus rasgos originales 12”. La doctrina española propone un origen autóctono en cuanto a la aparición de la casación, para este sector de doctrinarios la casación española sería un legado romano que influyó directamente a España mediante el Fuero Juzgo13 . El Fuero Juzgo regulaba una especie de control de los actos de los juzgadores, que se realizaba por medio de los obispos, quienes eran los
HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 41.
12

En cuanto al Fuero Juzgo, es importante destacar: EL FUERO JUZGO
13

El conocimiento de la estructura política y administrativa del antiguo reino visigodo de la península ibérica se debe en gran medida al Líber Judiciorum o Fuero Juzgo, código legal en el que se fundieron las tradiciones jurídicas de Roma, el pueblo visigodo y la iglesia. El Fuero Juzgo es la versión en castellano del Líber Judiciorum visigodo, fuente de inspiración de las leyes redactadas en la edad media española. A mediados del siglo VII, el reino visigodo realizó una codificación legal con el fin de conseguir la integración de la legislación visigoda, sobre todo la recopilada por Eurico, con el derecho hispanorromano. La multiplicidad de normas era ineficaz para gobernar el reino, por lo que Recesivito promulgó el nuevo código en el 654. El Líber Judiciorum recogió la antigua tradición jurídica romana y fue redactado en latín. El código sufrió modificaciones posteriores en función de las circunstancias políticas de cada momento. Así, en el año 681, durante el reinado de Ervigio, el Líber fue revisado y adoptó disposiciones procedentes de los concilios eclesiásticos. Una nueva revisión se realizó en el 693 en tiempos del rey Egica. Extraído de http://www./ensayos/QueEs-Fuero-Juzgo/978148.html

encargados de controlar que la ley se halla aplicado con apego a la justicia; de no haber sido así, se ordenaba a que se enmiende dicho acto del juzgador. Al respecto, dicho cuerpo de leyes señalaba: “Nos amonestamos a los obispos de Dios que deben guarda sobre los pobres que ellos amonesten a los jueces que juzgan tuerto contra los pobres que mejoren o que fagan buena vìa e que desfagan lo que juzgaron mal. Y si ellos non lo quisiesen facer por su amonestamiento ,e quisieran juzgar tuerto,e otros obispos e otros omes buenos,e enmendar el pleito de obispo con juez , segùn como es de derecho , y si el es tan porfiado , que non quisiese enmendar el juicio con èl, entonces el obispo lo puede juzgar por sì, è el juicio que fuere enmendado faga ende un escrpito de cuemo lo enmendò y envie el escripto con aquel que era agraviado antel rey, quel rey confirme lo quel semejare que es derecho14”. Fuero Juzgo ( L. 28. Título 1, Libro 2) En 1852, apareció un cuerpo normativo llamado Decreto Real Jurisdicción de Hacienda y Represión de Delitos de Contrabando y Defraudación”; señalaba este cuerpo de leyes en su artículo 96 que “el recurso de casación para ante el Tribunal Supremo, tendrá lugar
14Al

respecto, Hitters señalaba que:

El Fuero Juzgo facultaba a los órganos superiores anular sentencias, aunque estuviese ejecutoriada. Los antiguos recursos de segunda aplicación y de “injusticia notoria” tuvieron más analogía aun con la casación, ya que tenían andamiento para anular las decisiones de las “chancillerías y audiencias” a través del Consejo de Castilla, que era el Tribunal Superior y que abría sus puertas en los casos de injusticia notoria o cuando la sentencia se dictaba contra la ley o jurisprudencia reconocida por los Tribunales. Pero puridad hay que reconocer que el Consejo de castilla actuaba más que como un órgano casatorio _ en sentido propio- como un tribunal de tercera instancia que conocía literalmente el fondo de la cuestión litigiosa sin ningún tipo de limitación. Además, dicha queja no teñía para nada el efecto de uniformar la jurisprudencia y no establecía tampoco doctrinas obligatorias. HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 45-46.

cuando el fallo definitivo dictado en apelación sea contrario a la ley”, no obstante es bueno destacar que este precepto no era de aplicación generalizada en todos los lugares de España. Más adelante en 1812 aparece la Constitución española donde se reglamenta un recurso de nulidad similar a la casación moderna, al respecto Hitters señala que “donde se ven verdaderas similitudes con el actual instituto de la casación moderna, es con el medio establecido por la Constitución Española de 1812, que reglamentó un mecanismo de contralor de legalidad. En efecto a través del recurso nulidad, reglado en el artículo 261 de la referida Carta Magna doceñista, se atribuía al Tribunal Supremo el conocimiento de dicha vía impugnatoria, en el caso de inobservancia por parte de los jueces de las leyes que reglan el proceso. (…) es necesario reitera que los remedios de marras no cumplían una función verdaderamente casatoria, en sentido amplio, ya que las tareas nomofilacticas y uniformadoras estaba fuera de su ámbito, quedando reducida su misión a buscar la exclusiva justicia del caso15”. La Ley de Enjuiciamiento Civil Española de 1855 reguló la

casación, en ella se destacaba dos aspecto de dicha institución; por una parte se señala que “procedía en casos de que se infraccione la ley o la doctrina legal”, y en otros, cuando se producían situaciones en las cuales “se quebrante las formas esenciales del juicio”; la casación era hecha por una un Tribunal Supremo con sede en Madrid, pero con jurisdicción para todo España. No obstante existía una peculiaridad en la actividad de este tribunal, pues no solo rompía el fallo, sino que podía componer en forma positiva el proceso, cual si fuera un tribunal más. La casación española tuvo características distintas a la francesa, es decir esta institución en España posee rasgos propios. Por ejemplo, la casación española a diferencia de la francesa en sus orígenes, tiene
HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 47
15

un rasgo jurisdiccional que política16, era pues el tribunal encargado de la casación un ente que solucionaba las contiendas entre los litigantes. Al respecto Guasp señala que “su telesis no consiste exclusivamente en tareas nomofilacticas y uniformadoras, sino que su misión quizás más trascendental es la de resolver positivamente los casos litigioso a través de la autoridad máxima de la jerarquía judicial17”. Del mismo modo, Hitters señala sobre las características de la casación española: 1. Su jurisdiccionalidad frente a la politización. 2. Leve predominio de la función uniformadora sobre la monofilactica. 3. No solo tutela la ley, sino también la doctrina legal. 4. Evita en lo posible el costo social del reenvío. 5. Su vocación de controlar la apreciación de la prueba hechos de la causa18. 1.4. EL ORIGEN DE LA CASACIÓN EN EL PERÙ En nuestro sistema procesal civil, la casación tuvo su antecedente en las leyes anteriores al CPC, para hacer un recuento de la evolución de esta institución es importante recordar que el Perú tuvo en su vida republicana las siguientes leyes que regulaban el proceso civil: El Código de Enjuiciamientos en Materia Civil Este cuerpo normativo fue el primer sistema de leyes que reguló las relaciones jurídicas civiles; en este Código Procesal apareció una institución procesal llamada: “Recurso extraordinario de nulidad”, la y los

Es importante recordar que la casación moderna aparece en la Francia de la revolución y su presencia era más política que jurisdiccional, esta era considerada como un mecanismo para controlar a los jueces y no se atente contra la ley. 17 GUASP, Jaime. Derecho Procesal Civil. Instituto de Estudios Políticos, Madrid 1961. Pág. 1480-1484. 18 HITTERS, Juan CARLOS. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. Pág. 81.
16

finalidad de esta figura era similar al objetivo que cumple la casación de nuestros días. El Código de Enjuiciamientos en Materia Civil al que nos referimos mostraba similitudes con algunos requisitos que la ley actual solicitada para su admisibilidad: Art. 1733. Se da a las partes el remedio del recurso extraordinario de nulidad, contra las sentencias o autos de las corte de justicia y de los demás tribunales superiores que causan ejecutoria, en los casos siguientes: 1.- Por falta de jurisdicción en los jueces, o de personería legítima en las partes; 2.- Por ocurrir alguno de los casos del artículo 1649; 3.- Por desnaturalizarse la causa, haciéndose ordinaria la que es ejecutiva o sumaria la que es civil y viceversa. 4.- Por infracción de los artículos constitucionales relativos a la administración de justicia. 5.- Por haberse pronunciado la sentencia contra ley expresa19”. En el CPC de 1993, los requisitos para la admisibilidad y las causales de la casación son los siguientes: Las causales:

Además es importante señalar otros artículos que contiene dicho Código de Enjuiciamientos Civiles, respecto a este Recurso Extraordinario de Nulidad:
19

Art. 1750. La declaratoria de la nulidad por ser dada la sentencia contra ley expresa y terminante, se motivará únicamente en la ley o leyes infringidas; y de ningún modo en deducciones, doctrinas o leyes extrañas.” Art. 1751. Cuando la Corte Suprema declare la nulidad, en caso del artículo anterior, fallará al mismo tiempo sobre lo principal. Extraído de peruano/ http://www.lawiuris.com/2008/10/12/la-casacion-en-el-proceso-civil-

Artículo 386 El recurso de casación se sustenta en la infracción normativa que incida directamente sobre la decisión contenida en la resolución impugnada o en el apartamiento inmotivado del precedente judicial." Se interpone ante Artículo 387.El recurso de casación se interpone: 1. Contra las sentencias y autos expedidos por las salas superiores que, como órganos de segundo grado, ponen fin al proceso; 2. Ante el órgano jurisdiccional que emitió la resolución impugnada o ante la Corte Suprema, acompañando copia de la cédula de notificación de la resolución impugnada y de la expedida en primer grado, certificada con sello, firma y huella digital, por el abogado que autoriza el recurso y bajo responsabilidad de su autenticidad. En caso de que el recurso sea presentado ante la Sala Superior, esta deberá remitirlo a la Corte Suprema sin más trámite dentro del plazo de tres días; 3. Dentro del plazo de diez días, contado desde el día siguiente de notificada la resolución que se impugna, más el término de la distancia cuando corresponda; 4. Adjuntando el recibo de la tasa respectiva. Si no se cumple con los requisitos previstos en los numerales 1 y 3, la Corte rechazará de plano el recurso e impondrá al recurrente una multa no menor de diez ni mayor de cincuenta Unidades de Referencia Procesal en caso de que considere que su interposición tuvo como causa una conducta maliciosa o temeraria del impugnante.

Si el recurso no cumple con los requisitos previstos en los numerales 2 y 4, la Corte concederá al impugnante un plazo de tres días para subsanarlo, sin perjuicio de sancionarlo con una multa no menor de diez ni mayor de veinte Unidades de Referencia Procesal si su interposición tuvo como causa una conducta maliciosa o temeraria. Vencido el plazo sin que se produzca la subsanación, se rechazará el recurso. De esta manera, señalamos que el germen de esta institución llamada casación, en nuestro país se presenta con una institución procesal llamada recurso extraordinario de nulidad que, con algunas pequeñas diferencias, tenía similares funciones al recurso de casación moderno.

EL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS CIVILES DE 1912

Este cuerpo normativo recibió la influencia de la legislación española del siglo anterior, principalmente el LEC de 1881, por ello, en este cuerpo de leyes se ponía en debate un aspecto polémico respecto a la casación, el de fijar el rol de la Corte Suprema, algunos sostenían que debía ser un Tribunal verdadero de Casación, es decir solo atenderá a revisar las cuestiones de derecho, otros por el contrario sostenían que este órgano debía de ser una tercera instancia. Luego de diversos debates se consideró que la Corte Suprema debía de ser algo así como una tercera instancia, por ello con este cuerpo normativo de 1912, si la casación se declaraba fundada, la Corte Suprema expedía una decisión que debía ser la adecuada modificando así, el fondo de la resolución, sin necesidad del reenvío. La Casación en los últimos 50 años

En el año de 1979, se promulgó la Carta Magna de 1979, en ella se presentó el recurso de casación como un medio impugnatorio que señalaba la competencia de la Corte Suprema para dictaminar la casación. Sobre ello señalaba: Artículo 241.- Corresponde a la Corte Suprema fallar en última instancia o en casación los asuntos que la ley señala. Este artículo es muy breve y poco detallado para poder conocer a priori, si la Corte Suprema en ese tiempo, era considerado propiamente un Tribunal de Casación propiamente dicho o sólo se le encomendaba la función de casar. En 1982, se publicó la Ley Orgánica del Tribunal De Garantías Constitucionales (Ley Nro. 23385) donde en su artículo 42 regula lo que es la Casación: “Art. 42. Agotada la vía judicial y mediante recurs o

extraordinario interpuesto por la parte o el Ministerio Público, el Tribunal conocerá en casación de las resoluciones denegatorias de las acciones de Hábeas Corpus y de Amparo20”.

La Ley Orgánica del Poder Judicial- donde se regula la organización y las funciones de todos los órganos del Poder Judicialseñala:

Es importante destacar que esta ley también señala las causales concedía el recurso de casación, entre ellas tenemos:
20

por el cual se

Art. 43. La casación tiene por objeto observar: 1.- Que las resoluciones no hayan violado la ley; 2.- Que en las resoluciones no se haya aplicado falsa o erróneamente la ley; y 3.- Que se hayan cumplido las formas prescritas por la ley para tramitar el procedimiento o para expedir el fallo.”

“Artículo 32.- Competencia La Corte Suprema conoce: a) De los recursos de casación con arreglo a la ley procesal respectiva; B) De las contiendas de competencia entre jueces de distritos judiciales distintos; C) De las consultas cuando un órgano jurisdiccional resuelve ejerciendo el control difuso; D) De las apelaciones previstas en el segundo párrafo del artículo 292 cuando la sanción es impuesta por una sala superior; y, E) De la apelación y la consulta prevista en los artículos 93 y 95 del código procesal constitucional, respectivamente.

Con esta Ley Orgánica del Poder Judicial, se ratifica la competencia de la Corte Suprema para atender los recursos de casación. De esta manera la Corte Suprema era un organismo Adhoc para revisar los recursos de casación descartando cualquier duda de sus funciones. Actualmente la Constitución de 1993, en el capítulo referente al Poder Judicial, legitima a la Corte Suprema como órgano de casación. Artículo 141.- Corresponde a la Corte Suprema fallar en casación, o en última instancia, cuando la acción se inicia en una Corte Superior o ante la propia Corte Suprema conforme a ley. Asimismo, conoce en casación las resoluciones del Fuero Militar, con las limitaciones que establece el artículo 173.

Este artículo concuerda con el D.L.eg Nº 1094, Art. 175 (Código Penal Militar Policial) que señala: Artículo 175.- Potestad jurisdiccional La potestad jurisdiccional del Estado en materia penal militar policial se ejerce por: 1. La Corte Suprema de Justicia de la República, que conoce de las sentencias del Fuero Militar Policial, en casación, cuando se imponga pena de muerte, conforme a los artículos 141 y 173 de la Constitución Política; asimismo, corresponde a la Corte Suprema de Justicia de la República dirimir las contiendas de competencia que se susciten entre el Fuero Militar Policial y el Fuero Común, conforme a ley; y, 2. El Tribunal Supremo Militar Policial compuesto por: a. Sala Suprema Revisora l b. Sala Suprema de Guerra c. Vocalía Suprema 3. Los Tribunales Superiores Militares Policiales; y 4. Los Juzgados Penales Militares Policiales.

Actualmente, las reglas de la Casación civil se regulan en el CPC de 1993, donde se establece que este recurso extraordinario tiene como fines:  La adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto

 La uniformidad de la jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia.

Entre las causales de Casación que propone el CPC de 1993, tenemos:  El recurso de casación se sustenta en la infracción normativa que incida directamente sobre la decisión contenida en la resolución impugnada.  El apartamiento inmotivado del precedente judicial. Del mismo modo, la actual Casación exige requisitos de admisibilidad literalmente expresados por la Ley, entre ellos tenemos:  El recurso de casación se interpone contra las sentencias y autos expedidos por las salas superiores que, como órganos de segundo grado, ponen fin al proceso;  El recurso de casación se interpone ante el órgano jurisdiccional que emitió la resolución impugnada o ante la Corte Suprema, acompañando copia de la cédula de notificación de la resolución impugnada y de la expedida en primer grado, certificada con sello, firma y huella digital, por el abogado que autoriza el recurso y bajo responsabilidad de su autenticidad. En caso de que el recurso sea presentado ante la Sala Superior, esta deberá remitirlo a la Corte Suprema sin más trámite dentro del plazo de tres días;  El recurso de casación se interpone dentro del plazo de diez días, contado desde el día siguiente de notificada la resolución que se impugna, más el término de la distancia cuando corresponda;  El recurso de casación se interpone adjuntando el recibo de la tasa respectiva. La casación moderna señala también requisitos de procedencia, entre ellos tenemos:

 Que

el

recurrente

no

hubiera

consentido

previamente

la

resolución adversa de primera instancia, cuando esta fuere confirmada por la resolución objeto del recurso.  Que se describa con claridad y precisión la infracción normativa o el apartamiento del precedente judicial.  Que se demuestre la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada.  Que se indique si el pedido casatorio es anulatorio o revocatorio. Si fuese anulatorio, se precisará si es total o parcial, y si es este último, se indicará hasta donde debe alcanzar la nulidad. Si fuera revocatorio, se precisará en qué debe consistir la actuación de la Sala. Si el recurso contuviera ambos pedidos, deberá entenderse el anulatorio como principal y el revocatorio como subordinado. De esta manera, se dio la evolución del medio impugnatorio extraordinario de la Casación; del estudio de capítulos posteriores. II. CASACIÓN 2.1. CONCEPTO Y FUNCIONES La casación es un medio impugnatorio extraordinario que se su definición, fines, causales, requisitos y procedimientos, nos encargaremos en los

interpone ante la Corte Suprema con el objetivo de casar (anular) las sentencias de segunda instancia que no hayan sido consentidas en primera instancia; este medio impugnatorio busca que el órgano jurisdiccional revise las cuestiones de forma de los procesos seguidos en primera y en segunda instancia. En la doctrina procesal, Ortells Ramos señala que “es un recurso extraordinario contra algunas sentencias definitivas o resoluciones a ellas equiparadas, no susceptibles de otro recurso, mediante el cual se pide del Tribunal Supremo, único en el estado, la anulación de la sentencia a causa de errores de derecho contenidos en la misma o errores en la actividad procesal que ha

precedido su emisión21”.

Ortells Ramos hace énfasis en los puntos

principales que toda definición de casación debe tener; uno de ellos es el de ser un recurso extraordinario; desde nuestro punto de vista, la casación es un medio impugnatorio, porque esta distinción se basa en la categoría del órgano que lo realiza, la casación es un recurso extraordinario porque es un órgano superior quien se encarga de realizarla, en nuestro sistema es la Corte Suprema de Justicia. Se diferencia de los otros recursos porque su interposición se regula por reglas específicas y de estricto cumplimiento. Es decir, la casación es extraordinaria porque sus causales están expresamente establecidas en la ley. Del mismo modo, el maestro italiano Carnelutti señala que “la casación se dirige tan solo a la rescisión de la sentencia impugnada y de ella deriva su nombre, puesto que casar y casación no significan sino rescindir y rescisión22”. Esta definición hace énfasis en la finalidad de la casación que es la de “rescindir” o anular todos los efectos de la resolución impugnada. Del mismo modo Humberto Cuenca señala que “el recurso de casación tiene las siguientes características: Es público: su misión fundamental es la defensa y la recta aplicación del ordenamiento jurídico y sólo subsidiariemnte protege el interés privado, es limitado, porque este carácter tiene un triple alcance , por los motivos , ya que no pueden invocarse otras causas de nulidad de fallo diferentes de las establecidas por la ley , por las pruebas ya que el debate en casación se circunscribe a las ya verificadas sin poder producir nuevos elementos probatorios , con excepción de algunos documentos públicos y en cuanto a los alegatos , por estar prohibido plantear nuevas cuestiones no revisadas por la instancia , salvo infracciones de orden público que pueden ser invocadas por primera vez

ORTELLS RAMOS, Manuel. Derecho jurisdiccional. Proceso civil tomo II. Bosch Barcelona. 1995. Pág. 343.
21

CARNELUTTI, Francisco. Instituciones del nuevo proceso civil italiano. 1942Bosch- Barcelona. Pág. 454.
22

en casación23.

En ese sentido, Calamandrei define al recurso de

casación como “un derecho de impugnación concedido a la parte vencida para hacer que la Corte de Casación anule, no toda sentencia injusta, sino solamente aquella cuya injusticia en concreto se demuestre fundada en una errónea interpretación de la ley24”. Prieto Castro señala que el recurso de casación es “ un medio de impugnación , por regla general de resoluciones finales , esto es, de las que deciden el fondo de los negocios dictadas en apelación, algunos casos en única instancia a fin de que el y en Tribunal

funcionalmente encargado de su conocimiento verifique un examen de la aplicación del derecho realizada por el `órgano a quo o de la observancia de determinados requisitos y principios del proceso , que por su importancia se elevan a la categoría de casuales de la casación25. El recurso de casación es considerado un medio de

impugnación por el cual, por motivos de derecho específicamente previstos en la ley, una parte postula la revisión de los errores jurídicos atribuidos a la sentencia de mérito que la perjudica reclamando la correcta aplicación de la ley sustantiva o la anulación de la sentencia y una nueva adición, con o sin reenvío a nuevo juicio26. Aurelio Abreu Burelli señala que se puede definir “la casación como una petición extraordinaria de impugnación que da inicio a un proceso incidental dirigido a establecer la nulidad de una decisión judicial contraria a derecho”27.
CUENCA, Humberto. Curso de casación civil. Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela. Caracas. Pág. 37. 24 CALAMANDREI, Piero. Casación civil, Buenos Aires: Ediciones Jurídicas EuropaAmérica, 1959, pagina 17. 25 PRIETO CASTRO Y FERRANDIZ, Leonardo. Derecho Procesal civil. Volumen I, Tercera edición. Editoriales Tecnos. Madrid. Pág. 262. 26 ZABARBURÚ SAAVEDRA, Gonzalo. “¿Es el recurso de casación un medio impugnatorio de elite o discriminatorio El recurso de casación: paralelo entre la legislación peruana y venezolana”, En Revista Peruana de Jurisprudencia, N° 65, año 8, Julio 2006, Lima: Editorial Gaceta Jurídica, página 6.
23

ABREU BURELLI, Alirio - MEJÍA ARNAL, Luis Aquiles. La casación civil. Editorial jurídica ALVA. Caracas 2000. Pág. 136.
27

Rocco afirma que “el recurso de casación implica como todos los medios de impugnación, un nuevo examen de la controversia objeto de la decisión del juez de apelación, pero no con una jurisdicción plena acerca del examen y del juicio sobre el hecho y sobre el derecho, como puede ser la del órgano del segundo grado, sino con su jurisdicción limitada a las solas cuestiones de derecho28” El jurista español De la Plaza señala que “se trata de un recurso presidio por el interés público, que además y en relación con los restantes medios de impugnación, tiene carácter extraordinario”.

Mariano Arbonès señala que

la casación “es un instituto

jurídico.-procesal destinado A lograr una interpretación uniforme de la legislación uniforme (error in iudicando) o el ejercicio de la función de superintendencia jurídica sobre la administración de justicia (error in procedendo) pero siempre limitado exclusivamente a la cuestión jurídica.” Del mismo modo, Ponce Martínez señala que “ el recurso de casación tiene lugar cuando se ha cometido un error de derecho en la providencia contra la cual se lo interpone , con el fin de que el tribunal de casación anule la providencia29”. 2.2. FUNCIONES DE LA CASACIÒN La casación es una institución procesal que ha ido evolucionando a lo largo de la historia, su aparición en la etapa de la Revolución Francesa le adjudicó una primera función netamente política, es decir sirvió para controlar el poder de los jueces de la revolución frente a los

ROCCO, Ugo. tratado de Derecho Procesal Civil. volumen III. Temis – Depalma. Bogotá – Buenos aires.- 1987. Pág. 391 29 PONCE MARTINEZ, Alejandro. Problema de competencia en razón de la materia y de los grados” Extraído de Revista de la Uni versidad Católica, Pontificia Universidad del Ecuador.-1984.
28

legisladores. De esta función política, se desglosan las finalidades clásicas: la defensa del derecho objetivo y la unificación de la jurisprudencia, luego con el pasar del tiempo, la doctrina procesal ha asignado distintas finalidades a esta institución procesal. Entre ellas tenemos: la función de controlar la logicidad de las sentencias, función de la función dikelogica o la de defender la justicia; la función pedagógica y la observar la correcta aplicación de la ley. Cada una de estas funciones será explicada detalladamente. Consideramos importante esquematizar las funciones de la casación mediante este cuadro: FINALIDADES DE LA CASACION SEGÙN LA DOCTRINA CLÀSICA FINALIDADES DE LA CASACIÒN SEGÙN LA DOCTRINA MODERNA La clásica doctrina procesal señala que son dos las finalidades de la casación:   La defensa del derecho objetivo. La unificación de la jurisprudencia en la función nomofilàctica.  Uniformar la jurisprudencia en el criterio de uniformizar criterios de decisión. (Ejercer función uniformadora de decisiones judiciales)  Contribuye con la función del proceso en general que es la de obtener justicia en  Controlar el correcto razonamiento jurídico fàctico de los jueces en la emisión de sus resoluciones en base a los hechos y al derecho que apliquen al caso. (Ejercen función contralora de logicidad).

el caso concreto. (Ejerce función dikelogica).  Tiene por finalidad política, en el sentido de que interesa al ordenamiento político la aplicación correcta de la ley en el ejercicio de la función jurisdiccional.  Tiene una función

docente, en el sentido de que, por ejemplo, mediante las resoluciones en casación se establecerá correcta jurídica. cuál es la aplicación

interpretación de una norma

2.3. FUNCIONES DE LA CASACIÓN SEGÚN LA DOCTRINA La doctrina procesal ha señalado diversas funciones que tiene la casación, al respecto Ritters señala que “de un modo directo, sin limitación ni traba alguna, autorizando al tribunal supremo a inmiscuirse en la situación fáctica y en la valoración de la prueba, con lo que se corre el riesgo de caer en la tercera instancia. O de la forma oblicua o indirecta –que es la que más se acomoda a la pureza del

instituto bajo análisis- por medio del control de las infracciones legales, es decir revisando la correcta aplicación de la ley y la doctrina legal.”30 Del mismo modo, Ledesma Narváez señala que “el otro fin de la

casación es unificar la jurisprudencia para lo cual se requiere de un único órgano de casación nacional que cumpla con dicho objetivo. A la Corte Suprema de Justicia se le ha reafirmado ese deber, pero con la precisión que serán las salas especializadas en lo civil de la Corte Suprema y no la sala plena, las que fijarán la doctrina jurisprudencial, tal como lo señala el actual texto del artículo 4000 del CPC. “la sala suprema civil puede convocar al pleno de los magistrado civiles judicial31”.uniformidad de la jurisprudencia nacional comentar. a efectos de emitir sentencia que constituya o varíe un precedente

Cattaneo señala que “la necesidad de la defensa de la ley contra las sentencias violatorias de ésta, lo que inicialmente determinó el fin esencial de la casación y la creación de un tribunal especial encargado de desempeñar esta función.32

Busca la adecuada aplicación de la legislación en los casos judiciales y con ello garantizar la seguridad jurídica –en entendiéndola como la estabilidad de las instituciones y la vigencia autentica de la ley, con respeto a los derechos proclamados y su amparo eficaz ante desconocimientos o trasgresiones, por medio de la acción restablecedor de la justicia – así como la defensa de la supremacía del órgano legislativo, ya que su condición de órgano encargado de dictar las leyes ,
HITTERS, Juan Carlos. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. La Plata. LEP. 1994. PÀG. 36.
30

LEDESMA NARVAEZ, Marianella. Comentarios al Còdigo Procesal Civil. 3ra Edición- 2011. Editorial Gaceta Jurídica. Pág. 824.
31

CATTANEO, Luigia Clara. El recurso de casación. Extraído de Revista de la Universidad Católica, Pontificia Universidad del Ecuador.-1984.
32

las mismas no deben ser desconocidos por el órgano jurisdiccional que es el encargado de aplicarlas33. En ese sentido, Devis Echandía señala que la finalidad de la casación se vincula con “la defensa del derecho objetivo contra el exceso de poder por parte de los jueces contra las aplicaciones incorrectas de la ley hagan y la unificación de su interpretación, es decir la jurisprudencia necesaria para la certidumbre jurídica y para que exista una verdadera igualdad de los ciudadanos ante la ley. Solo secundariamente tiene como fin otorgarle a la parte agraviada con la sentencia o el vicio de procedimiento, una oportunidad adicional para la defensa de sus derechos34. “comentar Schonke señala que “el fin de este recurso es, sobre todo, cuidar de la unidad jurídica y de la uniformidad de la jurisprudencia. Esta por ello limitado al examen de la cuestión de derecho de la resolución impugnada35”. En el contexto nacional, Carrió Lugo señala que las finalidades del recurso de casación son las siguientes: a. “Controlar la correcta observancia de la norma jurídica, lo que

equivale a defender la ley lo que equivale a defender la ley contra las arbitrariedades de los jueces en su aplicación (función nomofilàctica). b. Controlar el correcto razonamiento jurídico fàctico de los jueces en la emisión de sus resoluciones en base a los hechos y al derecho que apliquen al caso. (Ejercen función contralora de logicidad).

BENÍTES MENDOZA, César. Limitaciones al recurso de casación en el Perú. Editorial normas legales SA. Trujillo-Perú. 1996. Pág. 226.
33

DEVIS ECHANDÍA, Hernando. Teoría general del proceso. Editorial Universidad Buenos Aires. Tomo II. Pág. 644. 1985.
34

SCHONKE, Adolfo. Derecho procesal civil. Traducción española de la quinta edición alemana. Bosch. Casa Editorial, Barcelona-1950, Pág. 315.
35

c. Uniformar la jurisprudencia en el criterio de uniformizar criterios de decisión, por ejemplo en la interpretación de normas, en la aplicación de normas en supuestos fácticos análogos, etc. (Ejercer función uniformadora de decisiones judiciales) d. Contribuye con la función del proceso en general que es la de obtener justicia en el caso concreto, cuando tiene que pronunciarse sobre el fondo de la controversia en sistema como el nuevo en el que tratándose del derecho material no cabe el reenvío ( ejerce función dikelogica) . e. Tiene por finalidad política, en el sentido de que interesa al ordenamiento político la aplicación correcta de la ley en el ejercicio de la función jurisdiccional. d. Tiene una función docente, en el sentido de que, por ejemplo, mediante las resoluciones en casación se establecerá correcta aplicación interpretación de una norma jurídica. G. Por último, en algunos sistemas legislativos le atribuyen como finalidad el control de la calificación y valoración de los elementos probatorios efectuadas por los jueces de mérito36”. En ese sentido, Izquierdo Muñoz señala que las finalidades del recurso de casación son en definitiva de bien social, de utilidad pública, en tanto y en cuanto trata de impedir la transgresión de la ley, obligando el estricto cumplimento del derecho con la aplicación rectilínea de la ley, obligando al estricto cumplimiento del principio de cuál es la

Extraído de http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/publicaciones/ius/n1_2001/5.pdf
36

igualdad de todos ante la ley.37 (…) En dos aspectos fundamentales las finalidades del recurso de casación de la jurisprudencia, mediante selectivo y correctivo. El primer la selección de las diversas aspecto lo demuestra en sus sentencias que determinan la uniformidad interpretaciones de una misma norma, en casos diversos, para que llegar a determinar la verdadera y la justa, obligando a los jueces a que en la posterior no sólo corrijan sus errores , sino que contribuyan a disciplinar y a unificar el derecho, que debe mantenerse firme , mientras no medie entre la decisión y la convivencia social un estado de desarmonía, de intranquilidad y perturbación de la paz social. luego tenemos el aspecto correctivo, que es de igual o superior importancia que el anterior , pues si el estado ha confiado en la función judicial, la administración de justicia , no es posible concebir que en los jueces prevalidos de la potestad de juzgar, sustrayéndose de las leyes que pretendan hacer justicia a su antojo, es aquí donde surge el recurso de casación como la medida salvadora frente al Juez incorrecto, al que lo sanciona moral y materialmente con la anulación de la sentencia injusta y lo previene de ulteriores consecuencias , lo cual indefectiblemente redunda en bien de la justicia , pues , el juez se encamina en el orden legal o tiene que dar paso a otros hombres38. En ese sentido, Monroy Cabra asegura que la casación tiene como fines a “un fin de interés público, que es la tutela del derecho objetivo y la unificación de la jurisprudencia nacional y un interés privado que es la enmienda del agravio o perjuicio inferido a la parte de la sentencia39”.

IZQUIERDO MUÑOZ, Homero. El recurso de casación civil. En Boletín del Instituto de Derecho comparado. Universidad Central del Ecuador. 1962, Pág. 117. 38 38 IZQUIERDO MUÑOZ, Homero. El recurso de casación civil. En Boletín del Instituto de Derecho comparado. Universidad Central del Ecuador. 1962, Pág. 117118. 39 MONROY CABRA, Gerardo. Principios de Derecho Procesal Civil. Segunda Edición .Editorial Temis Librería. Bogotá-Colombia. 1979. Pág. 350.
37

Cabe destacar que también se le adjudica a la casación una finalidad llamada “dikelogica” que consiste en la búsqueda de hacer justicia al caso concreto, apareciendo como un medio impugnativo impulsado por el particular que sufre el agravio de la sentencia. Conseguir justicia al caso concreto, es el fin real que tiene un abogado al sustentar la casación. Calamandrei señala sobre la finalidad de la casación que “el poder de control jurídico propio de la casación se presenta bajo dos aspectos: a. bajo un aspecto negativo, en cuanto tiende a impedir que los órganos jurisdiccionales se valgan del poder de mandar en concreto que el Estado ha delegado en ellos, sustrayéndose a la norma fundamental, cuya observancia constituye la condición sine quanon de aquel poder, desde este punto de vista la Corte de casación reafirma la autoridad de la ley frente al juez, de un modo exclusivamente negativo, puesto que se limita a quitar vigor al acto singular que el juez haya llevado a cabo saliéndose de lo límites de su poder. b. bajo un aspecto negativo, en cuanto tiene a asegurar en el Estado la uniformidad de la jurisprudencia y por consiguiente la unidad y la igualdad del derecho subjetivo, a través de la revisión y de la selección de las diversas interpretaciones de una misma norma jurídica , coexistentes en la jurisprudencia a causa de la pluralidad simultánea de los órganos judiciales de un mismo grado , desde este punto de vista , la Corte de casación no se limita a destruir , sino que contribuye patentemente a disciplinar y a fijar la fecunda obra de

integración del Derecho objetivo que se lleva a cabo interrumpidamente por la jurisprudencia”40.

El derecho es una ciencia social que regula las relaciones intersubjetivas de importancia jurídica, no obstante esta ciencia no puede prescindir de la lógica, las razones y los argumentos que sustentan una decisión judicial o un argumento jurídico de defensa, es por ello que la coherencia entre los fundamentos de hecho y de derecho en todo acto procesal debe ser analizado bajo la lupa de las reglas de la Lógica, es por ello que surge en la casación una función que busca controlar la logicidad de las decisiones judiciales, al respecto, el maestro italiano Piero Calamandrei señala que “la sentencia es un juicio lógico, esto es un acto de inteligencia. (…) El juez no se sirva de esa provisión durante el desarrollo de la actividad lógica que precede a su pronunciamiento , mientras se limita a razonar se sirve solamente de la facultad de raciocinio que es necesaria y suficiente a todo interprete que ah de enfrentar un hecho especifico y concreto con el hecho hipotético y abstracto descrito por la ley, pero cuando de sus argumentación de interprete que razona nace finalmente una conclusión , solamente entonces , como órgano del Estado ,impone a éste producto argumentación de una lógica , el sello de autoridad del estado y solamente

entonces , dejando de lado los instrumentos de la lógica jurídica que le han servido hasta a aquel momento para seguir adelante en su trabajo , pone en práctica el poder de mando41”. La doctrina procesal también propone una finalidad pedagógica de la casación, al respecto se señala que “ esta finalidad pedagógica debe entenderse dirigida en primer lugar a los potenciales usuarios del servicio judicial , pues ellos a partir del conocimiento de las resoluciones podrán apreciar cual es el sentido o forma en la que debe
CALAMANDREI, Piero. La casación civil. TOMO II. Traducción de Santiago Sentis Melendo. UTEHA-Argentina. Pág. 101-102. 41 CALAMANDREI, Piero. Estudios sobre el proceso civil. Traducción por Sentis Melendo. Buenos Aires. Editorial Bibliogràfica Argentina. Pág. 467.
40

interpretarse o aplicarse , determinada norma jurídica, permitiendo de esta manera conocer los caos en los que corresponden o no acudir al órgano jurisdiccional conflictos segundo lugar en busca de tutela , prevenir ésta clase de estas y evitar el trámite de proceso inútiles. Asimismo y en está destinada a los abogados en cuanto

resoluciones le permiten optimizar su argumentación en los procesos judiciales y garantizar su actualización permanente42”.

III. EL

RECURSO DE CASACIÒN EN EL CÒDIGO PROCESAL CIVIL Civil regula el recurso de casación en la las

El Còdigo Procesal

sección tercera cuyo objeto es la regulación de la actividad procesal. En esta parte de este trabajo académico explicaremos brevemente impugnatoria. La ley procesal peruana señala que entre los fines del recurso de casación tenemos la adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la uniformidad de la jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia. En ese sentido, como explicamos anteriormente la casación tendría una función uniformizadora y a la vez nomofilàctica En cuanto a las casuales que la ley señala para poder instar en forma válida el recurso de casación, tenemos: la infracción normativa que incida directamente sobre la decisión contenida en la resolución impugnada o en el apartamiento inmotivado del precedente judicial. Una vez instado el recurso de casación ante los órganos pertinentes, el juez verificará que este acto procesal cumpla con los siguientes requisitos a fin de que se declare su admisibilidad: principales regulaciones que se hacen sobre esta institución jurídica

RIOJA BERMÚDEZ, Alexander. El nuevo proceso civil peruano. Editorial adrus. 2011- Perú. Pág. 874.
42

Que se interponga contra las sentencias y autos expedidos por las salas superiores que, como órganos de segundo grado, ponen fin al proceso;

Que se interponga

ante el órgano jurisdiccional que emitió la

resolución impugnada o ante la Corte Suprema, acompañando copia de la cédula de notificación de la resolución impugnada y de la expedida en primer grado, certificada con sello, firma y huella digital,  por el abogado que autoriza el recurso y bajo responsabilidad de su autenticidad. Que se interponga dentro del plazo de diez días, contado desde el día siguiente de notificada la resolución que se impugna, más el término de la distancia cuando corresponda;  Que se interponga adjuntando el recibo de la tasa respectiva.

Debido a que el recurso de casación es de carácter extraordinario su procedencia está investida de una serie de requisitos de ineludible cumplimiento, en ese sentido la ley peruana señala como requisitos para su procedencia a lo siguiente:  Que el recurrente no hubiera consentido previamente la resolución adversa de primera instancia, cuando esta fuere confirmada por la resolución objeto del recurso.    Describir con claridad y precisión la infracción normativa o el apartamiento del precedente judicial. Demostrar la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada. Indicar si el pedido casatorio es anulatorio o revocatorio. Si fuese anulatorio, se precisará si es total o parcial, y si es este último, se indicará hasta donde debe alcanzar la nulidad. Si fuera revocatorio, se precisará en qué debe consistir la actuación de la Sala. Si el recurso contuviera ambos pedidos, deberá entenderse el anulatorio como principal y el revocatorio como subordinado.

El recurso de casación se interpone ante la Corte Suprema, puede sen ante la Sala Superior o ante la Sala Suprema, su interposición ante estos dos órganos tiene efectos distintos. Declarado procedente el recurso, la Sala Suprema actuará de la siguiente manera:   En caso de que el recurso haya sido interpuesto ante la Sala Superior, fijará fecha para la vista de la causa. En caso de que el recurso haya sido interpuesto ante la Sala Suprema, oficiará a la Sala Superior ordenándole que remita el expediente en el plazo de tres días. La Sala Superior pondrá en conocimiento de las partes su oficio de remisión, a fin de que se apersonen y fijen domicilio procesal en la sede de la Corte Suprema. Recibido el expediente, la Sala Suprema fijará fecha para la vista de la causa. Cabe resaltar que no todo recurso de casación interpuesto ante la Corte Suprema puede ser declarado procedente, pues la improcedencia de este medio impugnatorio extraordinario se puede presentar debido al incumplimiento de cualquiera de los requisitos previstos anteriormente. El recurso de casación como todo medio impugnatorio busca un objetivo procedimental y este es el de suspender los efectos de la resolución impugnada, por ello en aras de lograr la eficacia de la admisión y procedencia de este recurso, la parte “beneficiada” en el caso de que el recurso haya sido presentado ante la Sala Suprema, la parte recurrente deberá poner en conocimiento de la Sala Superior este hecho dentro del plazo de cinco días de interpuesto el recurso, bajo responsabilidad. En cuanto a la actividad procesal de las partes y la “etapa probatoria” en el recurso de casación, la ley señala que los actos de las partes durante el iter procedimental de este recurso solo se limita a la facultad de presentar informes escritos y un solo informe oral durante

la vista de la causa. En ese sentido, en el trámite de este recurso el único medio probatorio pertinente es: El documento que acredite la existencia del precedente judicial, o de la ley extranjera y su sentido, en los procesos sobre derecho internacional privado. Además que si se nombra o cambia un representante procesal, debe acreditarse tal situación. En cuanto al plazo para expedir sentencia la norma señala que se tendrá 50 días a partir de haberse cumplido la vista de la causa. Cabe señalar los efectos de una sentencia fundada en casación,

entre ellos la ley señala:  Si la Sala Suprema declara fundado el recurso por infracción de una norma de derecho material, la resolución impugnada deberá revocarse, íntegra o parcialmente, según corresponda. También se revocará la decisión si la infracción es de una norma procesal que, a su vez, es objeto de la decisión impugnada.  Si se declara fundado el recurso por apartamiento inmotivado del precedente judicial, la Corte procederá conforme a lo indicado en el párrafo anterior, según corresponda a la naturaleza material o procesal de este.  Si la infracción de la norma procesal produjo la afectación del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva o del debido proceso del impugnante, la Corte casa la resolución impugnada y, además, según corresponda:  Ordena a la Sala Superior que expida una nueva resolución; o  Anula lo actuado hasta la foja que contiene la infracción inclusive o hasta donde alcancen los efectos de la nulidad declarada, y ordena que se reinicie el proceso; o  Anula la resolución apelada y ordena al juez de primer grado que expida otra; o

 Anula la resolución apelada y declara nulo lo actuado e improcedente la demanda.  En cualquiera de estos casos, la sentencia casatoria tiene fuerza vinculante para el órgano jurisdiccional respectivo. En el caso en que la sentencia declare infundada el recurso de casación, la sentencia debe motivar los fundamentos por los que declara infundado el recurso cuando no se hayan presentado ninguna de las causales previstas en el Artículo 386 del CPC. En ese sentido, la Sala no casará la sentencia por el sólo hecho de estar erróneamente motivada, si su parte resolutiva se ajusta a derecho. Sin embargo, debe hacer la correspondiente rectificación. Por último, la casación tiene una función muy importante que es la de uniformizar la jurisprudencia creando precedente judicial, por ello luego de pronunciar ante un recurso de casación, la Sala Suprema Civil puede convocar al pleno de los magistrados supremos civiles a efectos de emitir sentencia que constituya o varíe un precedente judicial. En ese sentido, la decisión que se tome en mayoría absoluta de los asistentes al pleno casatorio constituye precedente judicial y vincula a los órganos jurisdiccionales de la República, hasta que sea modificada por otro precedente. Por ello, en aras de una mayor difusión de esta decisión casatoria el texto íntegro de todas las sentencias casatorias y las resoluciones que declaran improcedente el recurso se publican obligatoriamente en el Diario Oficial, aunque no establezcan precedente. La publicación se hace dentro de los sesenta días de expedidas, bajo responsabilidad. IV. ALGUNAS CONCLUSIONES  En Roma, existía dos instituciones que tienen vínculo con la

casación, nos referimos a lo que se conoce como el “ius litigatoris” y el “ius constitutionis” consideramos que el régimen de esta institución

jurídico procesal se encuentra allí, no obstante su aparición en sentido moderno data desde épocas de la Revolución Francesa.  La historia de la evolución de la casación plantea dos vertientes

de modelos de casación: la francesa y la española.  El modelo francés plantea que la casación tiene una función política, creando de esta manera un órgano de control situado al lado del poder constitucional ( no judicial)

legislativo para ejercer un control sobre los jueces evitando que éstos invadieran las esferas legislativas en su afán de querer interpretar las normas jurídicas.  El modelo español tenía un objetivo muy diferente a la casación francesa. La casación española tiene un rasgo jurisdiccional que política, en ese sentido, era pues el tribunal encargado de la casación un ente que solucionaba las contiendas entre los litigantes.  En nuestro sistema procesal civil, la casación tuvo su antecedente

en las leyes anteriores al CPC, por ejemplo en el siglo XIX, el Código de Enjuiciamientos en Materia Civil fue el primer sistema de leyes que reguló las relaciones jurídicas civiles; en este Código Procesal apareció una institución procesal llamada: “Recurso extraordinario de nulidad, la finalidad de esta figura era similar al objetivo que cumple la casación de nuestros días.  La casación es un medio impugnatorio extraordinario que se

interpone ante la Corte Suprema con el objetivo de casar (anular) las sentencias de segunda instancia que no hayan sido consentidas en primera instancia; este medio impugnatorio busca que el órgano jurisdiccional revise las cuestiones de forma de los procesos seguidos en primera y en segunda instancia.

En cuanto a la finalidad de la casación,

la clásica doctrina

procesal señala que casación procura:   

entre sus principales objetivos el recurso de

La defensa del derecho objetivo. La unificación de la jurisprudencia en la función

nomofilàctica. Controlar el correcto razonamiento jurídico fàctico de los jueces en la emisión de sus resoluciones en base a los hechos y al derecho que apliquen al caso. (Ejercen función contralora de logicidad).  Uniformar la jurisprudencia en el criterio de uniformizar criterios de decisión. (Ejercer función uniformadora de decisiones judiciales)  Contribuye con la función del proceso en general que es la de obtener justicia en el caso concreto. (Ejerce función dikelogica).  Tiene por finalidad política, en el sentido de que interesa al ordenamiento político la aplicación correcta de la ley en el ejercicio de la función jurisdiccional.

BIBLIOGRAFÍA
ABREU BURELLI, Alirio - MEJÍA ARNAL, Luis Aquiles. La casación civil. Editorial jurídica ALVA. Caracas 2000. BENÍTES MENDOZA, César. Limitaciones al recurso de casación en el Perú. Editorial normas legales SA. Trujillo-Perú. 1996. CALAMANDREI, Piero. Casación Jurídicas Europa- América, 1959. civil, Buenos Aires: Ediciones

CALAMANDREI, Piero. La casación civil. Año-1959. Editorial EJEA. CALAMANDREI, Piero. La casación civil. TOMO II. Traducción de Santiago Sentis Melendo. UTEHA-Argentina. CALAMANDREI, Piero. Estudios sobre el proceso civil. Traducción por Sentis Melendo. Buenos Aires. Editorial Bibliogràfica Argentina CARNELUTTI, Francisco. Instituciones del nuevo proceso civil italiano. 1942- Bosch- Barcelona. CATTANEO, Luigia Clara. El recurso de casación. Extraído de Revista de la Universidad Católica, Pontificia Universidad del Ecuador.-1984. CUENCA, Humberto. Curso de casación civil. Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela. Caracas. DELGADO CASTRO, Jordi. “La historia de la casación civil española”. En Revista de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso XXXIII. DEVIS ECHANDÍA, Hernando. Teoría general del proceso. Editorial Universidad Buenos Aires. Tomo II. Pág. 644. 1985. GUASP, Jaime. Derecho Procesal Civil. Instituto de Estudios Políticos, Madrid 1961. Pág. 1480-1484. HITTERS, Juan Carlos. Técnicas de los recursos extraordinarios y de la casación. 2da edición. Librería Editora Platense SRL. LA PLATA 1998. IZQUIERDO MUÑOZ, Homero. El recurso de casación civil. En Boletín del Instituto de Derecho comparado. Universidad Central del Ecuador. 1962. LEDESMA NARVAEZ, Marianella. Comentarios al Còdigo Procesal Civil. 3ra Edición- 2011. Editorial Gaceta Jurídica.

MONTERO AROCA, Juan y FLORS MATÌES, José. El recurso de casación civil. (Casación e infracción procesal). Editorial Tirant Lo Blanch Tratados- Valencia-2009. MONROY CABRA, Gerardo. Principios de Derecho Procesal Civil. Segunda Edición .Editorial Temis Librería. Bogotá-Colombia. 1979. ORTELLS RAMOS, Manuel. Derecho jurisdiccional. Proceso civil tomo II. Bosch Barcelona. 1995. PONCE MARTINEZ, Alejandro. Problema de competencia en razón de la materia y de los grados” Extraído de Revista de la Universidad Católica, Pontificia Universidad del Ecuador.-1984. PRIETO CASTRO Y FERRANDIZ, Leonardo. Derecho Procesal civil. Volumen I, Tercera edición. Editoriales Tecnos. Madrid. RIOJA BERMÚDEZ, Alexander. El Editorial adrus. 2011- Perú. nuevo proceso civil peruano.

ROCCO, Ugo. Tratado de Derecho Procesal Civil. Volumen III. Temis – Depalma. Bogotá – Buenos aires.- 1987. SCHONKE, Adolfo. Derecho procesal civil. Traducción española de la quinta edición alemana. Bosch. Casa Editorial, Barcelona-1950. ZABARBURÚ SAAVEDRA, Gonzalo. “¿Es el recurso de casación un medio impugnatorio de elite o discriminatorio El recurso de casación: paralelo entre la legislación peruana y venezolana”, En Revista Peruana de Jurisprudencia, N° 65, año 8, Julio 2006, Lima: Editorial Gaceta Jurídica. PÁGINAS WEB THALES.CICA.ES/RD/RECURSOS/RD99/ED99-025701/MONTES.HTML http://www./ensayos/Que-Es-Fuero-Juzgo/978148.html http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/publicaciones/ius/n1_200 1/5.pdf

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->