P. 1
Proceso de evangelización de América

Proceso de evangelización de América

4.5

|Views: 24.815|Likes:
Publicado porCamilo

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Camilo on Jun 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/15/2013

pdf

text

original

Proceso de evangelización de América

Como todo el mundo sabe, en el siglo XVI llegaron unas expediciones españolas, encabezadas por Francisco Pizarro, al nuevo continente (América). Pero, estas expediciones no solo vinieron para llevarse las riquezas del Tahuantinsuyo, también vinieron algunas personas para quedarse y colonizar esta zona, por lo que debían imponer ciertas reglas y cultos, como también educación. Vieron que era una región politeísta y que debían inculcar en ellos la religión española, es decir, la región católica. Para empezar, definamos qué es una orden religiosa. Órdenes Religiosas son Institutos religiosos de la Iglesia Católica. Están compuestas por grupos de personas cuyos individuos están unidos por una regla establecida por el fundador de dicha orden. Son la consecuencia del monacato en comunidad, de aquellos monjes que primero viven en soledad hasta que tienen que reunirse y compartir una vida religiosa porque el número de personas así lo requiere. Cada una de estas comunidades adoptó una regla de convivencia y un nombre. La aspiración común que tenían estas gentes era la de llevar una vida apostólica semejante a la de los discípulos de Jesús, bien siguiendo un modelo activo o bien contemplativo, en un estado de Vida consagrada. Las órdenes tienen su esplendor desde finales del siglo XI hasta el XIII y desde el siglo XIV al XIX. Se diferencian de las Congregaciones en que parte de sus miembros, o todos, emiten votos solemnes. La primera Orden Religiosa que llegó al Imperio Inca fue la Orden de los Dominicos. Fue fundada por Domingo de Guzmán en Toulouse durante la Cruzada Albigense, y confirmada por el Papa Honorio III el 22 de diciembre de 1216.

Domingo de Guzmán fue un clérigo al que, durante un viaje diplomático, le dieron la responsabilidad de intentar convertir al cristianismo a los cátaros que estaban en el sur de Francia. Sus intentos fracasaron por lo que tuvo que utilizar la fuerza y el inicio de la Cruzada contra los cátaros. Esta orden religiosa, al llegar al Imperio Inca, estuvo encabezada por el padre Valverde. También es conocida como la Orden de los Predicadores ya que era, como lo dice su nombre, una orden encargada de predicar a las personas la Palabra de Dios (Evangelio). Ellos, al llegar al Perú, se establecieron en lo que es el Convento de Santo Domingo (llamado así en honor a su fundador Domingo de Guzmán), entregado por Francisco Pizarro para ellos. Aparte de este aporte religioso, también aportaron en el aspecto intelectual, puesto que ayudaron a realizar la construcción y aprobación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la primera universidad en América. También fundaron la Escuela de Salamanca y lograron alcanzar su mayor número de seguidores durante esta expansión en América. Algo muy importante es que colaboraron con el desarrollo del catolicismo contemporáneo, es decir, el catolicismo actual. Algunos santos reconocidos por esta orden son: San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima, Alberto Magno, Luis Beltrán, Jacinto Castañeda, Catalina de Ricci, Catalina de Siena, Vicente Ferrer, Antonino de Florencia, Francisco Díaz de Écija, Melchor García Sampedro, Pedro Gonzales Telmo, Domingo de Guzmán, Juan Macías, Martín de Porres, Pedro de Verona, Pio V, Rosa de Lima, Tomas de Aquino.

La segunda orden que llegó al Perú (Tahuantinsuyo en ese entonces) fue la Orden Franciscana, encabezada por fray Marcos de Niza, y después por el padre Ricke, quien fue muy importante en la evangelización. Pero no sólo ayudaron a evangelizar, este padre Ricke enseñó a los indios técnicas de agricultura (arar con bueyes, hacer yugos, arados y carretas), la manera de contar con cifras, la gramática española, a leer y escribir, el arte de tocar instrumentos musicales de viento y cuerda, y otros oficios. Fue fundada por San Francisco de Asís en 1209. Esta Orden fue una orden mendicante católica, es decir, era una orden que pedía limosna. Francisco Pizarro, al igual que los dominicos, les dio un terreno donde ahora se encuentra el Convento de San Francisco, en honor a su fundador San Francisco de Asís. Esta orden llegó poco después de la muerte de Atahualpa, y se dedicaron más que nada a las misiones populares, conviviendo prácticamente con los indios y buscando transmitirles, mediante su ejemplo, la enseñanza cristiana (el evangelio). Entre estos intentos debemos destacar la obra de fray Luis Jerónimo de Oré, autor del Símbolo católico indiano (1588), en el que vemos que incluye, además, gramática en quechua y aymara, una descripción geográfica del Perú e informaciones sobre las antiguas costumbres prehispánicas (antes de la llegada española al Nuevo Continente). Oré es también autor y creador de un ritual de oraciones en lenguas nativas, lenguas que muchos españoles ni entendían. Para la mitad del siglo XVIII, aproximadamente, lograron establecer, más o menos, unas 32 misiones de trescientos habitantes cada una. En total unas nueve mil personas. Actualmente es la Orden Religiosa con mayor número de elementos y presencia mundial. Desde sus inicios creció rápidamente. De ella se decía y se sigue diciendo que es tan poderosa la fuerza de sus ideales y convicciones,

que reyes y comerciantes dejaban todo para seguirlos. Esta orden se basa en la alegría, el servicio especialmente a los pobres, y el amor a Dios, a su creación y a los humanos. Algunos santos reconocidos de esta orden fueron: San Antonio de Padua, doctor de la Iglesia. Santa Clara de Asís , San Francisco Solano, San Pedro de Alcántara , San Pedro Regalado, San Buenaventura, San Felipe de Jesús, San Humilde de Bisignano, San Fidel de Sigmaringa, San Ignacio de Santhiá, Santa Verónica Giuliani, San Maximiliano Kolbe ,San Pío de Pietrelcina, Santa Colette Luego de estas dos órdenes llegaron otras menos importantes pero igual ayudaron a esta evangelización fueron, en orden de llegada: los mercedarios, los agustinos y al final los jesuitas. Decimos que no fueron tan importantes porque los Dominicos se centraron más que nada en difundir el Evangelio en colegios y centros superiores de enseñanza. Y, la Orden Franciscana no solo se centro en evangelizar, también destaco entre los demás por su vocación misionera. En conclusión, las labores y misiones de las órdenes religiosas españolas difundidas con gran esfuerzo y contra algo demasiado difícil de hacer, cambiar la ideología de los indios, lograron dar sus frutos y ahora todos somos inculcados y educados con sus ideas religiosas, aparte que nos dejaron una gran universidad. Fue vital para la Religión Católica el descubrimiento de América y la evangelización de estas órdenes religiosas para que la Iglesia no desaparezca y continúe a lo largo de los tiempos tal como Dios los escribió en la Biblia.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->