Está en la página 1de 1

HONRA A DIOS CON TUS BIENES LECTURA: 2 CORINTIOS 8:1-24. TEXTO PARA MEMORIZAR: 2 Corintios 9: 7.

Cada uno d cmo propuso en su corazn: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Introduccin: El verdadero secreto de la prosperidad est en dar para Dios; escrito est: todo lo que el hombre sembrare eso tambin segar. Muchos hombres de Dios, incluso inconfesos, han experimentado la prosperidad del Seor en sus vidas, porque han honrado a Dios con sus bienes. I. EL DIEZMO. 1.Es consagrado a Jehov. Debemos diezmar porque Dios lo ordena. Dt. 14:22; Mal. 3:7-12. 2.Abraham dio el diezmo de todo. Gn. 28:22. 3.Los hijos de Israel trajeron en abundancia, los diezmos de todas las cosas. 2 Cr. 31:4-5. 4.Si queremos bendicin sobreabundante, como dice: Malaquas 3:10; es necesario pagar el diezmo. 2 Co. 9:6. II. LAS PRIMICIAS. 1.La Primicia, es separar para Dios, lo primero de los frutos. Pr. 3:9-10. 2.Deben ser entregadas a los que ministran en la Obra de Dios. Lv. 23:10-11. III. LAS OFRENDAS 1. La Ofrenda, es todo aquello que se ofrece para Dios, de manera voluntaria. Ex. 35:29. 2. Los Filipenses ayudaron a Pablo con sus ofrendas. Fil. 4:15-19. 3.El pueblo de Israel ofrend abundantemente para el Tabernculo. Ex. 36:3-7. 4.Las ofrendas son sagradas para Jehov, por eso es muy importante: a. Darlas con alegra, no con tristeza, ni por necesidad. 2 Co. 9:7. b.Voluntariamente. 1 Cro. 29:17. c.No dar lo que sobra. Lc. 21:1-4. d. Si ests enojado con tu hermano, reconcliate primero con l, antes de ofrendar. Mt. 5: 2324. Conclusin: Debemos honrar a Dios con las primicias de todos nuestros frutos. Jams presentarnos ante Dios, con las manos vacas y consagrarle nuestros Diezmos, como cosa santa que le pertenece a l. l ha prometido abrir sobre nosotros las ventanas de los cielos, y derramar sobre nosotros bendicin, hasta que sobre y abunde ya lo estamos viendo entre nosotros.- Amn y Amn.