Está en la página 1de 5

Revista Ñ 1 de octubre de 2012

El tango que supimos bailar, y del que preferimos no hablar
En "Tango-Charter", editado por primera vez en castellano por Mansalva y Santiago Arcos, Copi y Riccardo Reim se despachan contra la pacatería sexual de tres personajes que llegan a Buenos Aires para ver el Mundial '78. Secuestros, revoluciones, drogas, torturas, golpes de Estado y propuestas obscenas en un cuadro impiadoso de la clase media.
POR PABLO E. CHACON

1 de 2
REALISMO PACATO. Imagen de la puesta de 1980 de "Tango-Charter", obra escrita a cuatro manos por Copi y Riccardo Reim (Foto: l'Unitá).

que creen saber qué es la transgresión y qué permisos se autorizan para ejercerla. tiene vista a la Estatua de la Libertad argentina pero no tiene camas. Copi y su colega italiano componen un cuadro impiadoso sobre la clase media rioplatense (la tan sonada pequeño burguesía) que tiene lugar durante el vergonzoso Mundial de Fútbol de 1978. lee el texto y escribe que lo que más le impacta “es la idiotez total y aberrante de los personajes por perpetuarse en su propia aniquilación. La escena transcurre en Buenos Aires. y ninguna de las comodidades por las cuales contrataron el servicio. Pero si la aversión a la complicidad civil con la dictadura militar es el trasfondo de la escena. cada uno más repugnante que el otro pero tan ensimismados en sus seguridades y su moral. Porque nos hacen sospechar que están jugando. para lo cual se las arreglan con tres personajes y un despojamiento discursivo que muestra que el orgullo patriotero no necesita mucho más para existir y para empezar a corromperse. La señora. mesas.   Etiquetado como: Copi Tango-Charter El 23 de enero de 1980. Bajo un formato que aparenta tributar en el realismo. que podría imaginarse en la zona de Retiro. en el teatro Parnaso de Roma. que me lo explique. encarnados en los personajes: “El”. sin siquiera saberlo ellos mismos. y un sombrero de plumas alpino”. que dice ser de . sillas. Ella y El acaban de aterrizar en un charter que los trae al mundial de fútbol. camarada de Riccardo Reim. como bajo el lente de un gran angular. por teléfono. dice que difícilmente exista mejor definición del pequeño burgués que esos dos versos. sólo pregunta por un “retrete”. cuyo texto acaba de ser publicado por primera vez en castellano –en traducción de Walter Romero– y gracias a una coproducción entre las editoriales Mansalva y Santiago Arcos. la compañía teatral “Il re di Maggio” de Bernardo Margiotta estrenó Tango-charter. Han pagado por un hotel de tres estrellas donde los recibe Pablo: la habitación. Cuenta Veneziani que sin decirlo. “Ella” y “Pablo”. o en cierto realismo delirante. una pieza escrita a cuatro manos por Copi y Riccardo Reim. Antonio Veneziani. El. ¿Por qué? ¿Quiénes son? ¿Vienen de Milán – como dicen–o de Buenos Aires? Le pedí a Reim. si es que no nació corrupto. apocado. Copi y Reim intentarán despejar. no sólo cómo ese episodio fue posible sino aceptado. Me respondió con dos versos de una canción de Nilla Pizzi: “Tienen todavía la cara de niños.

dónde comer. que se despachan contra la pacatería sexual de sus personajes convirtiendo a Pablo en una suerte de monstruo lúbrico que conoce los secretos del Buenos Aires by night. que sospecha que ese muchacho tan decidido. El no duda. adoptar niños de forma ilegal. pero la amabilidad en falsete de Pablo la convence que mejor no podrían estar. y así Ella quedaengayolada con esta suerte de criollo reo. tanto como para acusar a El de no ponerle una mano encima desde hace meses. Por supuesto. . dice Pablo. de cuadros. El: ¿Por qué? Ella: El hijo del verdulero era mi amante”. entre sus piernas carga algo así como una media llena de arena. visitar travestis. y mucho mejor porque él sabe cómo divertirlos. dado el estado de la ciudad. querida ¿para qué los traés? ¡Hace años que viajás con las obras completas de Proust y ni las abrís!”. “Para la pintura hay que ir más al norte. comprar drogas. saturada de provincianos que han llegado a ver los partidos de la selección nacional. primero se retoba. que ya la invita a bailar tango. Nada de cultura. mejor los países del Este. ¡que nuestros amigos no lo sepan! Ella: ¡Te lo prometo. De todas formas. ¿Argentinos.Milán. pero con una condición. a Nueva York. italianos? ¿Dónde está la diferencia? Parecen preguntarse Copi y Reim. nunca duda: “Ponete a leer los clásicos. practicar sexo múltiple. el desprecio que siente por el mayordomo el tilingo no hace más que excitar a su esposa. ¿sabe qué tiene qué hacer si le interesa la cultura? ¡Vaya a las villas miseria que acá no faltan: ahí va a encontrar mucho color local. llevarlos al puerto. pinacotecas. repleta de turistas. Y ella le pregunta a su tesorito –que no puede evitar relojear el bulto del camarero: “¿qué voy a hacer en este cuartucho de mierda cuando te vayas a ver los partidos?”. y para el folclore. mi vida! El: ¿Ni siquiera a tu analista? Ella: ¡Si sabés que esa historia terminó! Lo dejé cuando supe que salía con el hijo del verdulero. y unas pintadas en las paredes que la van a volver loca!”. “El: Hacé lo que quieras.

El: ¡Yo racista no soy. mil veces! ¿Y los argentinos? Pablo: Nos da todo lo mismo (…)”. La doble vida sexual no es patrimonio del protestantismo ni de los libertinos franceses. justifique la “psicología” de estos personajes. y es reprendido. la densidad crece hacia las dimensiones que los autores pareciera quisieran subrayar: la sexualidad bajo cuerda y la violencia política. Y el argentino que en la Argentina se mezclan porque hubo un golpe de Estado. la atmósfera nauseabunda que despide el país en esa materia. “Ustedes. Y así. Cuando Pablo invita a una orgía. Copi y Reim sostienen que esa mentira también alcanza a las prácticas sexuales. Y por platita. Entre argentinos e italianos las diferencias de clase son similares y las coincidencias. siempre que las . Pero es seguro que el odio es la otra cara del amor. pero lo que usted propone es pura sodomía! Pablo: ¿Por qué? Los italianos. Si el humor de Copi es el de la desesperación. siempre creyendo que les va a suceder algo. como tampoco es un postulado freudiano (la madre y la puta) que estructural. todavía más. Nosotros. ¿Detestaba a este país? Es probable. que comparten argentinos e italianos.Y así. los tanos. cuando se instaló en Francia. jovencito. también habría que decir que desde 1962. y que quizá vuelva a estos países más interesantes y más peligrosos: porque las clases dominantes han logrado imponer una moral media donde la iglesia es árbitro de conductas y una institución privilegiada a la hora de recaudar. ayudado por los dibujos que van punteando el texto. no se sabe si alguna vez volvió a la Argentina. ¿Quién habla de violar acá? Si lo hago. ¿qué prefieren? ¿Qué les metan los cuernos o que les rompan el culo? El: ¡Cornudos! ¡Cornudos. El italiano dice que en su país la política y el fútbol no se mezclan. lastrado de peronismos (de nacionalismos) y en el exterior. carente de militancias proargentinas como antiargentinas. el mayordomo despacha un brulote que desnuda. que bajamos de los barcos. acaso sea mejor dejarlas pasar por obvias. El amor de Copi por su tierra suena extraterritorial. es sólo por gusto. q ue más bien se asemejan a autitos chocadores.

es capaz de manipular los “desvíos” existenciales bajo un manto de permisividad que cuarenta años después de estrenada esta obra. nos recuerda Tango-charter. opera con el mejor de los lubricantes y como nunca antes. tanto en la península como acá. Italia fue la única selección que le ganó a la Argentina en ese mundial donde a 500 metros de la cancha de River se martirizaba y asesinaba gente todos los días. todavía hoy. . entre otras cosas. Eso.currículas educativas lleven el sello de ese arbitraje que al contrario de lo que algunos quieren creer.

Intereses relacionados