Intervención*  Jacques Alain Miller  2 y 3 de Mayo de 1992  Colegio Freudiano de Cordoba    Agradezco  a  Gerardo  Mansur  todas  esas  buenas  palabras.

  Esta  mañana,  se  trata  de  la  lectura  de  u n   texto  de  Jacques  Lacan  que   se  llama,  que  ha  sido  traducido,  como  «La  dirección  de  la  cura  y  los  principios  de  su  poder».  La   traducción  de   la  palabra   francesa  «cure»  por  la  palabra  castellana   «cura»  es  una  traducción que se puede discutir. No se trata de curar, se trata  del tratamiento.  Pero  la  traducción  la   «dirección  de  la  cura»,  es  una  traducción  consagrada,  recibida,  y  en  el  uso  de este Seminario creo, que vamos a continuar diciendo  «La dirección de la cura».  No  es  un  texto  muy  largo,  tiene  50  páginas,  pero  en  su  brevedad  y  densidad,  es  muy  largo,  porque  hay  que  leerlo  parágrafo   por  parágrafo,  frase  p o r   frase,  a  veces  palabra  por  palabra,  es  decir,  con  una   atención  al  pequeño  detalle  que,  quizás,  constituye   en  sí  mismo  como  una  formación  a  lo  que:  se  llama,  un  poco  rápido,  la  escucha   analítica,  que  es  siempre  del  detalle.  No  se  deben  perder  de  vista  las  líneas  de   fuerza,  la  estructura,  pero  el  encanto  o  la  eficacia  de  lo  analítico,  está  en  el  gusto  y  atención  por  esos  detalles  que  antes  de  Freud  estaban  descartados.  Y  en  su  dificultad  propia,  la  escritura  de  Lacan,  e s   una  lección  de  atención  al  detalle.  El  no  repite  mucho  las  cosas  y  hay  que  acostumbrarse al ritmo especial de la lectura de Lacan.   Debo  decir  que  en  la  muchedumbre  presente,  que  testimonia  del  poder  de  convocatoria  del  nuevo  Colegio  Freudiano  de  Córdoba  no  estoy  seguro  que  todo  el  mundo,  que  cada  uno  tenga  el  texto   presente,  acá.  Pienso  que  tener  el  texto  durante   la   sesión  misma  del  Seminario,  sería  oportuno.  Pero  vamos  a   considerar  que  esta  lectura  de  esta  mañana  puede  ser  la  estimulación  a  leer  el  texto,  más  al  detalle.  Se  trata  de  un  Seminario  de  lectura.  Uds.  seguramente  saben  la   vinculación,  la   conexión  del  psicoanálisis  con  la  palabra,  que  no  se  hace  un  análisis  freudiano  por  escrito,  por  correspondencia.  Que  tampoco  se  hace  por  teléfono,  que   no  se  puede  hacer  por  televisión  tampoco.  Uds.  saben  que  se  hace  con  la   palabra  y  en  la   presencia  de  los  dos,  el  analista  y  el  paciente,  el  analizante,  como  dirá  Lacan  después.  Pero  aunque  hay  una   vinculación  estrecha  entre  el  psicoanálisis  y  la   palabra,  hay  también  una  relación  entre   el  psicoanálisis  y  lo  escrito,  y  quizás  es  eso  que   Lacan  indica   en  la   última  parte  de  su 

escrito  de  «La  dirección  de  la   cura»,  la  última  parte,  la   V,  que  tiene  como  título  «Hay  que  tomar  el  deseo  a  la  letra».  Hay  que  tomar  el  deseo  a  partir  de  algo  que  no  se  concibe  quizás  sino  escrito,  y  quizás  el  Inconsciente  freudiano  mismo   es  algo  que  se  puede  concebir  como  escrito,  la  memoria  Inconsciente   de  Freud  que  era  tan  difícil  hacer  entender  a   sus  contemporáneos.  Quizás  nosotros  ahora  podemos  entender  de  lo  que  se  trata,  porque  en  las  casas  y  oficinas,  tenemos  esos  objetos  muy  recientes  que  son  los  computadores  y  tenemos  un  otro  concepto  de  la   memoria  en  el  sentido  informático,  que  es  muy  distinto   de  la  memoria  en  el  sentido  psicológico.  Sabemos  que  una  memoria  se  puede  quedar  escrita  y  volver  cuando  las  maniobras  adecuadas  son  hechas.  De  tal  manera  que  si  Lacan  en  el  año  55  podía  sorprender  a  sus  auditores  del  hospital  Saint‐Annee  hablando  de  «Psicoanálisis  y  cibernética»,  que  era  la  denominación  en  esa  época  de  la  informática,  todo  el  mundo  pensaba  que  era  loco,  creo  que  ahora  muchos  años  después,  estamos  más  cerca  de  algunas  intuiciones  fundamentales  de  Lacan  y,  precisamente,  del  carácter  en  cierta  medida  escrito  del  Inconsciente,  como  algo  que  escrito  se  repite.  Hace  dos  o  tres  días  en  la  televisión  argentina  escuché  a  alguien  que  hablaba  de  la  «disquete»  inconsciente, y eso era una formulación un poco cruda quizás, pero me pareció muy lacaniana.  Y  ahora  hay  algo  de  Lacan  que  está  en  el  discurso  general,  casi  popular  y  a  veces  la  gente  no  se  recuerda  más  que  eso  viene  de  Lacan,  pero  leyendo  el  texto  «La  dirección  de  la  cura»  del  58,  podemos  recordar  que  algunas  evidencias  sobre  las  cuales  vivimos,  vienen  de  una  cierta  lucha,  de  una  polémica  sostenida por Lacan y por algunos años bastante solo.  Bien,  como  el  tono  que  he  empleado  hasta  ahora,  creo,  les  indica  a  Uds.  no  se  trata  para  mí  de  hacer  una  conferencia,  se  trata  de  introducir  a  Uds.  a  un  trabajo  que  Uds.,  supongo,  quieren  hacer  y  espero  poder  facilitar  esta  mañana  la  lectura  y  el  estudio  del  texto  de  Lacan.  Eso  es  mi  ambición.  No  de  brillar,  no  de hacer  una  retórica amplia acerca  del psicoanálisis, sino  de introducir  a  Uds.  a  una  lectura  y  a  un  estudio.  Es  decir  que  el  éxito  de  este  Coloquio‐Seminario  se  verificará  solamente  en  sus  efectos  posteriores, si puedo introducirles a ese trabajo, vuestro.  Bien,  ahora,  he  dividido  lo  que  quiero  decir,  por  lo  menos  para  empezar,  en  algunos  puntos  numerados.    Primer Punto: «La acción analítica»  De qué se trata en «La dirección de la cura y los principios de su poder». 

  IV.  sin  prejuicios.  no  es  un  compañero  al  lado  del  cual  uno  se  puede  sentir  cómodo.  no  parece  trabajar  y  es  al  punto  que.  Mansur  me  siento  muy  cómodo  pero  al  lado  de  su  propio  Inconsciente  cada  uno  no  se  siente  muy  cómodo.  Es  así  que  Freud  ha  presentado  el  Inconsciente  como  algo  que  siempre  traiciona  al  Sujeto.  es  una  de  las  cosas  más  fáciles  en  el  mundo  —  sus  analizantes  se  burlan  del  analista.  ¿Qué  hace  exactamente  el  analista?   Esa  es  su  pregunta.  porque  si  hay  en  el  mundo   un  personaje  que  no  parece  hacer  mucho.  y  eso  es  un  tema  fundamental  en  tanto  que.  se  puede  burlar  de  los  analistas  en  grupo.  en  contra  de  entender».  un  aura  de  pereza  alrededor  del  analista.  en  los  efectos  que  produce.  para  desvalorizar  el  hecho  de  entender.  pero hay que captar también el patetismo de su búsqueda.  no  hay.  Pero se  puede  también  tener respeto  por  esa repetición que a  veces  traduce el  sentimiento  que se  queda  para  ellos  mismos.  en  su  propia  acción.  ¿cómo  no?.  en  los  propios  efectos  que  produce.  a  él  mismo.  buscando  una  verdad  que  escapa  en  esa  repetición.  para  un  analista.  Uds.  uno  no  entiende  el  inconsciente  Uds.  Y  eso.  de  misterio. el  analista  tampoco.  son  manifestaciones de traición.  Esto  hace.  muchos  años  después  de  este  texto.  cuando  es  en  otra  lengua  que  la  lengua  materna.  psicoanalista.  El  concepto  mismo  del  lcc.  en  este  texto.  reconocer  que  se  queda  una  parte  oscura.  Ese  texto  es  el  testimonio  de  un  analista  que  trata  de  pensar  lo  que  hace  en  su  práctica.  Lo  que llamamos  el  Inconsciente es  algo con  lo  cual  no  hay  buena  comprensión.  entendida  como  la  acción  del  psicoanalista. aunque  no lo pone él mismo en evidencia.  el  lapsus.  finalmente.  Y  eso hace  también a la  dificultad  de improvisar charlas en  el  ámbito  del  psicoanálisis: la  audiencia  no  perdona  al  conferencista.  Lacan  .  y  descartado.  algo  que  les  traspasa. Es un traidor el inconsciente y cada uno desconfía del suyo.  Y  eso  puede  ser  en  los  mejores  casos  lo  que  estimula  a  los  analistas  a  pensar  y  a  repensar  de  manera  interminable  el  psicoanálisis.  es  también  lo  específico  de  lo  que  llamamos  el  Inconsciente  gracias  a  Freud.  es  el  analista  —   hay  que  decirlo  —   a  tal  punto  que  hay  como  un  aspecto.  en  su  autenticidad.  Cap.  Y  eso  implica  primero.  «encontrar  la  comprehensión.  Lacan  siempre  pone  proposiciones  asertivas.  que  repiten  de  manera  interminable  las  referencias  de  Freud  y  de  Lacan.  para  él  mismo.  parecía  un  concepto  arcaico  de  Freud  y  en  la  psicología  del  yo  era  muy  poco  utilizado.Para  empezar  podemos  decir  que  se  trata  de  la  acción  analítica.  sus  eventuales  lapsus.  pueden  verificar  que   se  repiten  cosas  pero  eso  no  constituye  una  comprehensión.  porque  después  de  Freud  se  había  mucho  olvidado  el  concepto  mismo  del  Inconsciente.  Y  a  Lacan.  (vamos  a  decir)  la  esencia  del  psicoanálisis?  Y  hay  una  cierta  paradoja  al  centrar  la  pregunta  sobre  la  acción  del  analista.  again  and  again.  de  eso  cada  vez  una  partida  con  su  propio  Inconsciente  Además.  el  acto  fallido.  no  hay  medida  de  entenderse  bien  con  el  inconsciente  no  es  un  amigo  leal  el  Inconsciente.  pueden  referirse  al  texto  de  Lacan.  al  lado  del  Dr.  tiene  también  su  dificultad.  Uno  se  puede  burlar  de  los  analistas.  Entonces.  ¿Qué  debe  hacer  para  hacer  conforme  a.

  otro  momento  allá.  La  expresión «la  acción  analítica»  se  encuentra  varias  veces  en  el  texto.  porque  la  agitación  corporal.  en  el  no‐ decir.  acariciarlo.  pueden  encontrar  en  el  Cap.  lo  que   haremos.  Por  ejemplo  en  su  texto  anterior  que  se  llama   «Variantes  de  la  cura  tipo».  se  puede  entender  que  hay  una   forma  superior  del  no‐hacer  que  es  como  el  colmo  de  una  formación.  que  no  aparece  de  manera  evidente  en  el  texto.  toda  una   formación  es  necesaria.  Punto  V.  Y   es  en  eso  Lacan  busca  referencias  en  las  sabidurías  orientales.  No  es  un  contemplativo  y  en  este  texto  Lacan  trata  de  elaborar  la  teoría  de  la   praxis  analítica.  revela  algo  de  la  verdad  de  cada  acción  humana.  trata  de  ubicar  esa  acción  en  referencia  a  una  estructura  muy  precisa.   más  allá  de  la  descripción  de   la  posición  analítica  como  de  un  no‐hacer.  A  veces  hay  que  leer  un  poco  Lacan  como  se  leyó  los  jeroglíficos.  pegarle.  moverse.  pero  no  se  casa  con  el  deseo y a veces confundir las dos cosas produce algunos problemas.  se  mueve.  Y  el  analista  no  es  un  contemplativo.  Por  supuesto.   todo  eso  produce  un  cierto   placer  al  ser  humano.  y  es  difícil  casarse  con  el  deseo.  dar  consejo.  es  decir:  no  se  satisface  de  la  posición  analítica   como  una  posición  de  no‐ hacer  y.  pueden  encontrar.  eso  es  la  pregunta  del  texto.  y  como  Freud  también  descifró   .  pero  el  trabajo  analítico  lo  hace  el  paciente.  el  analista  hace   el  acto  analítico.  Lacan  mismo  en  textos  anteriores  ha  teorizado  el  no‐hacer  del  analista.  En  cierta  medida   el  analista  no  hace  nada  y  Uds.dirá:  bien.  habla  del  parentesco  que  hay  entre  el  Tao  y  la  posición  analítica  del  no‐ hacer.  en  las  primeras  páginas  de  ese   texto  también.  cuando  pregunta  «¿Cómo   actuar?»  dice:  «con  su  ser».  porque  ya  no  se  queda  inmóvil  suficiente  tiempo  para  que  uno  lo  pueda  contemplar.  con  la  idea  de  que  el  analista.  al  contrario  elabora  como  novedad  una  teoría  de  la  acción  analítica.  el  analista  en  cierto  modo  le  pone  a  trabajar.  IV  del  texto.  es  en  eso  por  lo  menos  que  se  distingue  del  taoísta  o  que  se  distingue  del  filósofo  "a  la   Platón"  como  contemplativo.  como  el  deseo:  un  momento  acá.  la  vía  es  el  Tao.  la  compasión.  Ahora.  I  de  este  texto.  la  teoría  que  retoma   Lacan  del  no‐hacer  del  analista.  evidentemente  es  el  paciente  que  trabaja.  la  comparación  que  hace  Lacan  entre  el  análisis  y  el  bridge  y  dice  que  el  analista  se  apoya  en  lo  que  se  llama   en  el  bridge  «el  muerto».  O  Uds.  y  habla   de  la  caracterización  de  la  posición  del   analista.  este  texto  no  es  de  teoría  pura   y  en  realidad  el  analista  no  es  un  contemplativo.  eventualmente.  uno  se  casa  con  una   persona  del  otro  sexo.  trabaja.  que  para  lograr  mantenerse  en  el  no  hacer  y.  término  que  vuelve  también  en  el  título  del  Cap.  ver  al  otro.  pero  «¿cómo   actuar?».  Cuando  vemos  un  cirujano  o  un  trapecista.  el  analista  es  más  complicado.  porque  el  Inconsciente  no  se  contempla.  nos  obliga  a  repensar  lo  que  es  el  trabajo.  que  hay  que  recomponer.  es  solamente  para  ignorantes  que  eso  parece  pereza  común. se  refiere  a  la  vía  del  analista.  en  textos  anteriores  Lacan  compara  el  analista   al  muerto  del  juego.  Pero  en  cierta  medida  en  este  texto  Lacan  habla   en  contra  esa  teoría  de  él  mismo.  ir  a  buscar  al  otro.  en  su  modo   propio  de  no‐hacer.

  que  parece  un  no‐hacer.  un  hilo  conductor  en  la  lectura  de  ese  texto  de  Lacan.  ese  análisis  del  tiempo  lógico  es  sobre  la  estructura  de  la  acción  humana.  como  confirmándose  en  su  inercia  y  engarzándose  difícilmente  para  seguir  la  .  eso  es  lo  que  trata  de  demostrar.  en  la   última  parte  del  texto.  mañana.  y  por  eso  habla  de  tiempo  lógico.»  Es  decir  que  la  verdad  depende  de  un  acto.  Lo  voy  a  tomar  solamente  como  testimonio   que  es  realmente  eso  que  viene  en  las  últimas  páginas  del  texto.  y  deben  actuar  sin  saber  la  verdad.  línea   a  línea  de  ese  parágrafo.»  (la  acción  analítica).  la  preocupación  por  la  acción  y  el  cómo  cíe  la  acción  analítica.  Cap. para  poder  descubrirla.  ahí.  es  decir..  la  suya.  precipitar una  conclusión sin tener  la  conclusión  lógica  ya  hecha.  «la  que   tiene  de  una  acción.  V.  por  ej.  que  hay  que  anticipar  con  la   acción  sobre  la  posesión  de  la  verdad  y  después   verificar  esa  certeza  en  una  precipitación.  en  beneficio  de  su  éxito.  Debo  decir  también.  de  «El  tiempo  lógico».  que  la   preocupación  por  la  acción  humana  es  anterior  en  Lacan  y.  «El  tiempo  lógico».  estando  atento  a  las  repeticiones  y  «la  acción  analítica»  es  una   preocupación.  Ese  tema  Lacan  lo  va  a  continuar  muchos  años  después  haciendo  un  Seminario  que  se  llama  «El  acto  analítico»  y  ese   Seminario  complementa  esta  «Dirección  de  la  cura».»  Difícil   de  seguir  eso  cuando  se  lee  por  primera  vez  o  se  escucha  por  primera  vez.  es  decir:  deben  actuar.  el  analista   lo  rebaja  en  el  mejor  de   los  casos  a  una   recaída  del  sujeto..  una  verdadera.  es  decir  14  años  antes  de  «La  dirección  de  la  cura»..   porque  introduce  un  factor  temporal   en  la  búsqueda  de  la  verdad.  sin  duda.  nodal.  que  quizás  comentaré  mañana   en  detalle):  «Es  increíble  que  ciertos  rasgos  que   sin  embargo  desde   siempre  han  saltado  a  los  ojos  de  la  acción  del  hombre  como  tal.de   resultado   estrangulado  por  el  símbolo.el  inconsciente.  «una  de  las  más  altas  cuando  desciende   a  la  dirección.  tercer  y  cuarto  parágrafos.  Lacan  dice  (voy  a  leer  ese  parágrafo.  estoy  tratando  de  ver  o  de  sentir  si  Uds  perciben  el  sentido  de  eso  —no  me  parece   cierto.  a  través  de  ese  sofisma.  todo  aquello  a  lo  que  la  experiencia  de  lo  que  el  analista  llama  el  acting‐out  le  da  un  acceso  casi  experimental.  una   expresión  que  vuelve  regularmente  en  este  texto.  (una  verdadera  vergüenza).  pues  que  él  domina   todo  su  artificio.»  Y   después  describe   cómo  percibe  la  acción  humana  a  partir  del  punto  de  vista  analítico:  «Nos  referimos  a  aquello  por  lo  cual  esa  acción  del  hombre  es  la  gesta  que  toma  apoyo  en  su  causión.  Y  en  ese  texto  de  1944.  ese  cuyo   deseo  propio  está  siempre   camuflado   en  la  historia.  que  si  los  personajes  del  cuento  no  actúan.  no  hayan  sido  aquí  sacados  a  la  luz  por  el  análisis.  devela  algo  de  la  acción  humana.  Punto  XVI.  nunca   van  a  poder  descubrir  la  verdad.  debo  decir—  que   puedo  legitimar  un  comentario  después.  aquello  en  fin  por  lo  cual  se  habla  de  un  paso  al  acto.  al  peor  a  una   falta  del  terapeuta.  porque  demuestra.  «Inversamente  el  error.  ha  estudiado  lo   que   él  llama  «el  sofisma  de  los  tres  prisioneros».  Lacan  escribe:  «La  verdad  se  manifiesta  avanzando  sola  en  el  acto  que  engendra  su  certidumbre.  Se  queda  uno  estupefacto  ante  esa  falsa   vergüenza   del  analista  ante  la  acción  en  la  que  se  disimula.  esa  faceta   de  hazaña.

    Segundo punto:  «El poder y la  verdad»    El  poder  y  la   verdad.  le  destruye  el  deseo  de  saber  y  de  investigar.  .  Es  decir  es  el  que  está  puesto  de  manera  evidente  en  una  posición  superior.  si  el  analista  no  se  rebela  contra  la  vertiente  natural.  Es  una  descripción.  Y  de  tal  manera  que  en  ese  texto  estamos  muchas  veces  entre  esas  dos  vertientes:  la   palabra  «poder»  está  en  el  título  mismo.  con  la  presencia  y  en  silencio   mirar  las  ilusiones  de  la   humanidad  y  hay  una   vertiente  que  conduce  al  analista   a  una  posición  de  un  silencio   melancólico  o  de  un  cinismo  agresivo.  Se  encuentran  en  el  texto  dos  proposiciones  bastante  contradictorias:  primero  Lacan  subraya  que  hay  un  poder  en  juego  en  la  cura  analítica.  necesitan  una  encarnación  para  percibir  eso.  Lacan  subraya:  hay  un  poder  analítico   y  hay  que  utilizarlo  bien.  Es  decir  que  en  eso  uno  no  puede  solamente  someterse   a  la  realidad.  eso  produce  lo  que  Lacan.  «los  principios  del  poder  del  tratamiento»  y.  Segunda  proposición:  que  a   la   vez  el  hecho  mismo  de  ejercer  un  poder  es  contradictorio  con  el  psicoanálisis.   ha  criticado  de  la   infatuación  del  analista  y.  esa  es  una   proposición  que  subraya  Lacan  en  el  texto.  que  viene  de  la  disposición  misma  de  la  cura  analítica.  si  Uds.  Uds.  además. un registro distinto  y en cierto modo superior a la realidad.  el  paciente.  Hay  un  poder  en  juego  en  la   cura  analítica  que  de  manera  evidente   detenta  el  analista.  le  destruye   el  intelecto.  que  el  analista  dirige  el  tratamiento.  del  acto.»  Una  verdad  que  va  conquistando   y  más  allá  del  saber  que  uno  detenta ya antes. destruidas. y he visto ya varias generaciones de analistas en mi vida.   se  puede  decir  que  la  escena  analítica  misma  pone   en  evidencia  la  superioridad.  queda   en  una  posición.  de  manera  repetitiva.  destruye   al  analista.  en  la  práctica  de  Lacan  es  él  que   decide  también  la   duración  de  la  sesión.  y  que  la verdad es de un orden.  pero  la  práctica   analítica  sobre  el  analista  es  muy  cruel.  que  devela  lo  más  íntimo  «de  su  personalidad».  Este  texto  de  «La  dirección  de  la  cura»  de  manera  velada.iniciativa  conquistadora   de  la  verdad.  deben  pensar  lo  que  es  sostener  la  experiencia  analítica  a  veces  con  el  silencio.  el  analista  ordena  el  tratamiento.  esa  doctrina  de  la  acción.  la  posición  superior  del  analista  y  que  si  el  analista  se  cree  superior.  el  número  de  sesiones.  ese  podría  ser  el  título del  escrito  de  Lacan  que  se  llama  «La  dirección  cíe  la  cura  y  los  principios  de  su  poder».  pero  a  la  vez.  se  apoya  en  ese  tiempo  lógico.  que  hay  un  poder  del  analista.  que  anticipa  sobre  el  saber  que  uno  detenta  y  que   abre  el  camino  conquistador  de  la  verdad.  La  práctica   analítica.  Quizás  un  analista   tiene  efectos  terapéuticos.  es  el  otro.  cuando  el  analista  queda  de  lado.

  ¿Qué   es  ese  poder  tan  espantoso  que  no  se  puede  mirar  de  frente?  Y  el  texto  de  «La  dirección  de  la   cura»  es  un  texto  en  el  cual  Lacan  trata  de  mirar  en  los  ojos  la   raíz  del  poder  humano.  Punto  18.  como  los  investigadores  tanto  como  los  grupos  llegan  a   forzarla  en  el  sentido   del  ejercicio  de  un  poder.  se  encuentra   por  lo  menos  dos  veces  la  expresión  «el  ejercicio  de  un  poder».  que  debe   desviar la mirada.  cuando  Lacan  dice  en  la  página  63  de  la   primera  edición  en  castellano:  «Es  tal  el  espanto  que  se  apodera  del  hombre  al  descubrir  la  figura  de  su  poder.  primer  parágrafo.  es  el  poder  "o"  la  . del otro la autenticidad de  la acción de  la praxis analítica.  cinco  años  antes.  «la  acción  analítica  desnuda  la esencia  del  poder».  en  los  ojos.  cuando  vemos  en este  momento  una  oposición  entre  el  poder  y  la   verdad.  Por  ejemplo.  Esa  es  la  primera  frase  de  la  introducción  del  gran  texto  de  Lacan.  pero  que  la  acción  analítica  a  la  vez  no  es  un  ejercicio  de  un  poder.  con  una  significación  devaluada.  en  1953.  Dice  las  dos  cosas  a   la  vez. Las dos  veces  Lacan dice   la  misma  cosa:  porque  no  entienden  la   acción  analítica  en  su  autenticidad.  ¿Qué  dice?  Dice  (son  los  temas  también  de  «La  dirección  de  la  cura»):  «la  acción  analítica  desnuda  la  figura  del  poder  humano»   ‐la  acción  analítica  en  su  pobreza.dice.»  La  segunda   aparición  de  la   expresión.  en  su  negación  de  toda  agitación‐.  voy  a  explicarlo   después.  Y  es  por  eso  que.  van  a  ver  hasta  qué  punto  de  precisión  voy  a  decir  topológica  y  lógica. la verdad.  Creo  que  una   cierta  llave  está  dada  en  el  Cap.  «es  el  caso   del  psicoanálisis».  Las dos  veces la  misma oposición. prefieren el ejercicio  de  un  poder.  es  en  el  Cap.  al  ejercicio  de  un  poder.  se  encuentra  en  el  final  del  primer  punto  del  cap  I:  «Pretendemos  mostrar  que   la  impotencia   para  sostener  auténticamente  una   praxis  se  reduce.  III.  en  este  texto.»  Es  decir:  es  poder  porque  no  entienden nada  lo que  es la  acción analítica.  que  es  el  analista  que  lo  soporta.  cuando  esa  acción  la  muestra  desnuda».  no  se  aparta  como  dice  la  traducción.  Y  Uds.  como  es  corriente  en  la  historia  de  los  hombres.  que  es  responsable  de  este  poder.  que  no  puede  mirar.  hay  algo  contradictorio  entre  el  hecho  de  ejercer  un  poder  y  la  posición  analítica.  De  tal  manera  que  Lacan  debe   a  la   vez  articular  que  hay  un  poder  en  juego  en  el  análisis.  Uds  lo  encuentran  en  la  primera  frase  de  la  Introducción  de  ese  texto.  Y  segundo  dice:  «el  hombre  se  espanta  al  descubrir  la  figura  desnuda  de  su  propio  poder».  V  de  este  texto.  Punto  VIII.  que  no  es  el  poder  y  la  verdad.  pero  desvía  su  mirada.  de un  lado el ejercicio  de un  poder.  dice:  «Queremos  dar  a   entender  que  es  en  la  medida  de  los  callejones  sin  salida  encontrados  al  captar  su  acción  en  su  autenticidad.  Esa  cuestión  del  poder  ya  está  presente  en  el  primer  gran  texto  de  Lacan  «Función  y  campo  de  la  palabra  y  del  lenguaje».  que   se  aparta  de  ella  en  la  acción  misma   que  es  la  suya.  mirar  en  los  ojos  la  raíz  del  poder  humano.  Lacan  conduce  lo  que  aparece   como  una  contradicción.  texto  inaugural  de  su  enseñanza.  se  puede  decir.  como  refugio  ejercen  un  poder.

  que  ha  sospechado  que  no  se  obtenía  ese  deseo  del  analista  en  tanto  que  desvinculado  del  deseo  de  poder.  para  Lacan  siempre  ha  sido  una  cuestión  si  realmente  hay  analistas.  a  partir  del  ejemplo  de  Edipo. por la radicalidad de la exigencia  de Lacan que.»  Después  hay  algo  más  complicado. ha  siempre dudado que un  analista  sea  efectivo.  en  tanto  que  analista.  pero  la  asociación  libre  en  sí  misma  significa  que  el  terapeuta.  Pero  el  analista  Lacan  lo  refiere  al  Edipo  ciego.  «sea  libre»  que  es  engaño  también  en  tanto  que  esa  libertad  revela  la  lógica  interna  que  conduce  la  palabra. es decir que renuncia a un poder.  pero  si  existiera  un  analista  sería  un  sujeto  que  abandonaría  voluntariamente  el  ejercicio  de  un  poder  que  podría  emerger.  Para  entender  lo  que  puede  significar  ese  «el  poder  o  la   verdad».  Y  Lacan  .  que  no  se  puede  tener  los  dos  a  la  vez.  Y  que  hay  que   elegir  entre  los  dos.  llega  a  rey  cuando  se  casa  con  su  madre.  en  tanto  que  primero  vemos  Edipo  Rey..  Compara  el  analista  a  Edipo.  se  trata  de  la  verdad.  ha  renunciado  ya  al  poder»  y  en  el  texto  dice:  «opone  el  poder.  y  es  por  eso  que  lo  que  llamamos  la  transferencia  puede  surgir.  La  paradoja   de  la  inducción  del  imperativo   analítico  es  «diga  lo  que  quiera».  Es  lo  que  Lacan  dice.  si  hay  sujetos  realmente  conforme  al  concepto  del  analista—.  y  cuando  es  transformado  en  el  desecho  de  su  propia  aventura.  si  puede  estar  auténticamente  presente  en  un  sujeto  eso.  «En  el  análisis  no  se  trata  de  eso.  V:  «Desde  el  momento  en  que  Edipo  emprende  ese  camino..  la  cuestión  del  deseo  del  analista.  pensemos  solamente  en  la   asociación  libre.  del  primer  parágrafo  del  Punto  18  del  Cap.  ¿Qué  es  ese  deseo  del  analista  que  es  más  fuerte  que  el  deseo  del  poder?  ¿Por  qué?.  cuando  toda  educación  se   resume  en  «tú  debes  decir  eso»  o  «tú  debes  hacer  eso».  ¿Y  por  qué  lo  haría?  Y  es  en  eso  que  ese  es  el  primer  texto  en  el  cual  aparece  la  enseñanza  de  Lacan.  el  hombre  de  poder.  se  sostiene  de  un  cierto  poder  que  es  el  poder  de  la  palabra.  y  de  la  sugestión.  del  poder  hipnótico.  porque  no  es  cierto  que  existen.  en  la  última  frase  de  ese  punto.  Porque  hay  un  imperativo  analítico  que  es  «habla».  No  se  trata  del  poder.  lo  veremos  después.  en  lo  que  significa  la  asociación   libre.  en  la  historia  de  Edipo.  al  Edipo  una  vez  que  se  despoja  del  aparato  del  poder.  y es por eso.  y  lo  hace  en  el  Punto  18  del  Cap. en cierta manera.  pero  ese  poder  está  puesto  en  acción  para  sustraer  la  palabra  del  paciente  a  todo  poder  exterior.  V.  se  abstiene  de  dirigir  al  paciente.  para  ir  a  buscar  la  verdad  de  su  destino.  y  eso  plantea  también  la  cuestión  de  por  qué  existen  esos  personajes.verdad.  y  ese  podría  ser  el  título  de  «La  dirección  de   la  cura»:  «O  el  poder  o  la  verdad».  esos  sujetos  que  son  los  analistas  —si  existen.  que  es  siempre  un  poder  de  hacer  el  bien»  —el  poder  siempre  se  presenta  como  ejerciéndose  para  el  bien  del  sujeto—.  se  trata  de  la  verdad.  El  abandono  por  parte  de  Freud.  también  para  la  transmisión  del  saber  hacer  se  transmite  a  través  de  una  inducción.  Es  algo  difícil  y  contradictorio  lo  que  Lacan  trata  de  decir.  ya  en  ese  imperativo  tenemos  la  paradoja.

  siempre  ha  sido  la  palabra.  El  analista  es  solamente  una  pieza  de  la  máquina  analítica.  es  decir. es en ese Seminario. 12 años después del texto de  «La  dirección  de  la  cura»  que  Lacan  logra  decir  mucho  más  claramente  algunas  cosas  que  hay  en  ese  texto.  Es decir que no  es con  la arbitrariedad de  un  Amo que se  debe  hacer  escuchar el  analista.  que  si  desea  algunos  efectos  hay  que  tomar  algunos  medios. que se llama «El revés del psicoanálisis». Normalmente es el Amo.  y  que  se  resume  al  ordenamiento  de  dos  lugares.  como  Edipo  ciego.  la  fuerza  física.  el  analista  ocupa  el  lugar  del amo.  no  es  la  fuerza  supuestamente  física  que  permite  mandar. que ocupa el lugar del Amo.  Es  decir  que  en  ese  texto.  y  manda  al  esclavo.  que  no  es  una  abstracción. es un amo que abandona el poder que podría tener.    el  Amo  que  ordena.  que  lo  que  pasa  a  través  de  su  exigencia.  Lacan  trata  de  decir:  el  analista  no es un Amo.  pero  en  cierto  modo  lo  ocupa.  no  se  van  a producir.  porque  opone  en  ese  texto  de  «El  reverso  del  psicoanálisis»  el  discurso  del  Amo  y  el  discurso  del  analista.agrega:  «de  la  verdad  sobre  los  efectos  de  la  verdad»  y  eso  tiene  una  significación  muy  precisa  que  veremos después.  La  fuerza  en  sí  misma..  ¿Lo  opone  mostrando  qué?  Que  la  estructura  del  poder  está  presente  en  el  psicoanálisis.  es  en  este  momento  que  retomaría  el  poder.  que  es  el  encanto  de  una  palabra que reúne a la gente.  de  manera  complicada  y  contradictoria.  lo  ocupa  como  desecho.  el paciente  ocupa  el  lugar  del  esclavo.  y  dice:  «Esos  dos  lugares  están  presentes  en  la  expe‐ riencia analítica. o es un amo fallido. pero  el analista  no  ocupa  el  lugar  del  amo  en  tanto  que  Amo.  Es  como  si  una  vez  que  es  el  desecho  final  de  su  destino.  sino  .  son  las  exigencias  de  la  estructura  misma.  Lo  que  muestra  Lacan  en  su  Seminario  de  «El  reverso  del  psicoanálisis»  es  que  el  analista  ocupa  el  lugar  del  amo. el Significante Amo.  paradoja  que  ha  siempre  fascinado  en  las  monarquías  femeninas.  que  si  no.  Y  eso  significa  mucho  en  la  práctica  misma.  que  se  manda.  Porque  es  siempre  a  través  de  la  palabra  que  se  dirige.  es  la.  el  lugar  del  esclavo (toma la relación de poder más fuerte que se puede poner).  como  objeto. y  que  dice  el  Significante  Amo.»  Es  decir  que  Lacan  ha  logrado  diferenciar  el  lugar  y  el  elemento que ocupa el lugar. Y es en eso  que el  texto  más  próximo  de  «La  dirección  de  la  cura»  es  el  último  Seminario  de  Lacan  que  ha  acabado  de  salir  en castellano..  Ahora  con  los  medios  modernos  de  comunicación  lo  sabemos  bien.  el  lugar  del  Amo.  en  la  dirección  de  la  cura.  no  permite  mandar.  él  dice.

  en  frente  de  los  hombres  de  poder.  Y  hasta  el 74  no  va  a  mostrar  un  gran  interés  en  los  asuntos  colectivos  del  psicoanálisis.  y  no  está  afuera  por  su  elección.  Y  empieza  otra  aventura  en  el  64.  Y  hay  que  decir.  un  texto  a  veces  abstracto.  es  solamente  en  el  64  que  va  a  crear  una  Escuela  propia  de  él.  Y  en  esta  época  había  un  poder  muy  estructurado.  él  trata  de  pensar  su  propia  posición  en  el  movimiento  analítico.  según  él  tiene  una  concepción  desviada  de  la  justa  acción  analítica.  Y  eso  es  el  patetismo  .  la  única  en  esta  época.  fuerte  y  concentrado  en  los  más  próximos de Freud.  hasta  «El  reverso  del  psicoanálisis».  a  pesar  de  no  someterse  a  ese  poder  quería  volver  a  la  IPA. 5 años después. que fue definitiva la separación. Y es por eso que Lacan. en ese texto se  ve  que  Lacan  no  se  somete.  pero  quería  quedarse  en  la  Asociación  Internacional.  que  era  la  Sociedad  de  la  Asociación  Internacional  en  Francia.  Ayuda  mucho  allí  a  leer  «La  dirección  de  la  cura». Ana Freud.  casi  20  años  después.  Lo  que  le  interesa  es  pensar  la  verdad.  una  Escuela  que  él  va  a  disolver  en  1980.  la  adopción  por  su  parte  de  otra  Escuela  y  después  una  cierta  multiplicación  de  Escuelas  y  grupos  de  sus  alumnos.  es  decir. en su hija.    Creo  que  en  el  interés  del  'texto  hay  cómo  la  autorreferencia  de  Lacan  a  sí  mismo  que.  Es  decir  que  la  cuestión  poder  o  verdad  es  una  cuestión  de  la  acción  misma  de  Lacan  en  el  tiempo  que  escribe  ese  texto.  Y  poderes  de  la  Asociación  Internacional.  desde  «Función  y  campo  de  la  palabra  y  el  lenguaje».  Es  decir  que  en  1958  está  afuera  de  la  Asociación  Internacional  de  Psicoanálisis. al lugar del Amo él le llama el «lugar del  agente».  en  el  58  no  crea  una  escuela  suya.  y  que.  y  fue  solamente en el 63.    Tercer punto: «Algunas coordenadas` de este texto».que él  mismo es esclavo de  la estructura. en Hartman y algunos otros y.  Y  demuestra  que  en  esa  cuestión  del  poder  hay  una  preocupación  constante  de  Lacan.  Lacan  es  muy indiferente  al grupo.  porque  su  ruptura  con  la  Asociación  internacional  es  definitiva.  él  se  concibe  como  el  hombre  de  la  verdad.  1953.  pensar lo que Lacan introduce en su Seminario de «El reverso del psicoanálisis».  de  una  función  en  una  estructura. en cierta manera.  ya  habían  considerado  que  con  la  división  de  la  Sociedad  de  París  no  podía  ser  miembro  de  la  Asociación  Internacional.  porque  él  había  renunciado  a  la  Sociedad  Psicoanalítica  de  París.  Y  que  él  se  concibe  como  en  frente  del  poder  institucional  que.  constantemente  a  través  de  lo  que  parece  una  polémica.  en  el 58. Pero.  la  autenticidad  de  la  acción  analítica.  Es  decir  que  eso  es  ya  toda  una  historia  institucional  que se  continúa hasta  nuestros  días.

  es  «La  dirección  de  la  cura»  y  un  informe  de  Lagache:  y  me  parece  en  mi  lectura  retrospectiva  que  la  más  joven  generación  había  organizado  un  torneo  entre  los  dos  grandes  profesores  de  la  Sociedad.  en  un  grupo  analítico  que  se  llama  la  Sociedad  Francesa  de  Psicoanálisis.  Hay  una  segunda  coordenada  que  quiero  ciar  sobre  el  texto.  pero  como  lo  menciona  Lacan.  la  cosa  patética  de  un  hombre  que  ha  decidido  no  someterse  al  poder  en  el  psicoanálisis para defender la verdad de la experiencia analítica.  Y  debemos a la aventura de Lacan.  bien.  la  presencia  de  un  norteamericano.  estamos  en  la  mitad  exacta  de  la  vida  de  ese  grupo  analítico.  en  el  60.  y  que  pide  su  admisión  en  la  Asociación  Internacional.  etc.  y  es  por  eso  que  organizan  en  el  58  un  Coloquio Internacional y es emocionante ver que.  que  han  creado  al  separarse  de  la  Sociedad  de  París.  o  Granoff.  o  Perrier.  Es  decir  que  en  su  vida  Lacan  no  ha  tenido  por  mucho  tiempo  una  audiencia.  fecha  de  este  texto.  donde  muchas  cosas  cíe  Lacan  se  anudan.  Pensar  que  para  leer  ese  texto  de  Lacan.  ha  olvidado  un  punto.  Es  que  en  este  momento  Lacan  está.  y  se  reúnen.  Y  dos  años  después.  Lacan  hace  un  informe  y  al  segundo  día  Lagache.  qué  magnífico.  como  Serge  Leclaire. para mostrar que es internacional hacen una publicidad  en  francés.  pero  lo  ha  pronunciado  de  manera  espontánea  en  el  58.  Y  es  un  momento  cuando  la  más  joven  generación  de  gente.  en  Córdoba  hay  casi  300  personas  en  el  92. mucho de lo que pasó en ese momento.  lo  que  es  un  cierto  éxito  de  la  acción  humana.  pero  quizás  Ud.  que  a  veces  hace  olvidar  el  deseo  que  ha  sostenido  esa  aventura.  y  pensar  que  al  momento  de  escuchar  por  primera  vez  eso  había  el  tercio  de  la  audiencia  presente.  esa  más  joven  generación  quiere  dar  a  la  Sociedad  Francesa  de  Psicoanálisis  un  cierto  reconocimiento  internacional.  100  a  150  personas  como  máximo.  Según  Serge  Leclaire.  una  fecha  pivote.  hay  también Lagache.ocultó  de  ese  texto.  hace  ver.  Un  informe  de  Lacan.  logrando  obtener  la  participación  de  un  holandés.  Y  hay  dos  informes  que  presenta  la  Sociedad.  escribe  un  texto  «Observación  sobre  el  informe  de  Daniel  Lagache». El informe de Lagache ha sido sobre «El psicoanálisis y la estructura de la personalidad»  y  en  esa  ocasión  Lacan  hace  una  intervención  espontánea  sobre  el  informe  del  otro  bastante  fuerte.  y  por  cierta  búsqueda  de  reconocimiento.  diciendo:  qué  bien.    .  con  algunos  compañeros.  Esa  Sociedad  Francesa  de  Psicoanálisis  va  a  durar  del  53  al  63  y  en  el  58.  Lagache  no  ha  perdonado  a  Lacan  su  observación  sobre  su  informe  y  a  partir  de  ese  momento  decidió  romper  con  Lacan  y  empezó  tentativas  para  reentrar  en  la  IPA.  creo.  inglés.  Y la tercera coordenada que debo dar es: las coordenadas de ese texto en la enseñanza de Lacan.  Y  también  para  demostrar:  que  en  nuestra  Sociedad  no  hay  solamente  Lacan.  dejando  a  Lacan  de  lado.

  En  esa  concepción  Lacan  ha  podido  decir  sobre  la  dirección  de  la  cura  durante  cinco  años  que  la  acción  del  analista  tenía  como  resultado  hacer  caer  las  identificaciones  imaginarias  del  sujeto  precisamente  callándose.  La  vertiente  imaginaria  que  a  veces  escribe  así:  a.  Y  bien.  No  es  eso  todo  lo  que  Lacan  ha  enseñado  por  5  años  sobre  la  dirección  de  la  cura.  en  la  oposición  de  dos  vertientes:  la  vertiente  imaginaria  y  la  vertiente  simbólica.    La  cuestión  de  la  acción  del  analista  aparece  desde  el  inicio  del  texto.  es  que  hay  que  situar  la  acción  del  analista  al  nivel  simbólico  y  no  al  nivel  imaginario.  Y  es  a  ese  nivel  que  encuentra  su  acción  propia.  del  lenguaje  mismo.  Y  que  más  allá del  espejo.  el  axil  simbólico.  Esto  se  puede  representar  como  Uds. Opone eso a  el axil simbólico.  no  dando  su  aprobación  a  las  representaciones  del  sujeto.  saben.  a  ese  axil  imaginario.  En  el  Cap.  I.Cuarto punto: «La complejidad de lo simbólico». no de una relación del mirar la forma del cuerpo.  hasta  el  punto  de  decir:  el  sujeto  encuentra  la  muerte. ¿Qué es esa  cuestión  de  "nivel"?  Y  eso  tiene  en  el  texto  una  significación  muy  precisa:  Todo  lo  que  Lacan  ha  elaborado  entre  el  53  y  el  58.  donde  se  trata  de  una  relación  de  palabra.  Cadaverizar  su  posición  y  permitir  al  sujeto  ser  sujeto  de  la  palabra.  y  opone  a  esa  vertiente.    Y  durante  cinco  años  ha  explicado  a  su  audiencia  que  la  exigencia  de  la  acción  analítica  estaba  sobre el axil simbólico.  pero  es  el  eje.  más  allá  de'  toda  .  Lacan  pregunta:  «¿A  qué  nivel  hay  que  situar  la  acción  del  analista?»  Uds.  cuando  habla  en  el  parágrafo  precedente  de  analistas  que  dicen  «la  acción  del  analista  es  reeducar  emocionalmente  al  paciente».  y  Lacan  dice  después:  «situar  en  este  nivel  la  acción  del  analista».  Se  pregunta Lacan qué es  el nivel adecuado al cual se debe situar la acción del analista.  encuentran  eso.  el  analista  no debe ponerse  como  equivalente  al otro  y discutir  como de  persona  a  persona.  es  decir.  así  poco  a  poco  esas  identificaciones  caían.  debe  sustraerse  a  esa  pareja  imaginaria  y  ocupar  el  lugar  del  gran  Otro.  a'.  en  el  tercer  parágrafo  del  texto.  así  Lacan  puede  explicar  que  el  yo  existe  sobre  el  axil  imaginario  y  el  Sujeto de la palabra sobre el axil simbólico.  que  es  la  pareja  del  estadio  del  espejo.

  más  allá de lo representable.  La  distinción  entre  metáfora  y  metonimia  lo  ha  expuesto  en  1957  en  su  texto  «La  instancia  de  la  letra»  y  esta  vez  pone  al  trabajo  la  diferencia  de  metáfora  y  metonimia. por ejemplo.  puede  representar  lo  simbólico  solamente  como  esa  vertiente  entre  el  Sujeto  y  el  gran  Otro. de las imágenes.  el  significante  y  el  significado.  «hemos  presentado  en  nuestro  Seminario  un  esquema».  en  el  texto  de  «La  dirección  de  la  cura».  Que  primero  hay  que  distinguir  en  lo  simbólico.  Bien.  de  Freud. Sobre esta distinción inventa en ese texto (lo inventa en su Seminario pero lo escribe en ese texto)  la  distinción  entre  la  demanda  y  el  deseo.  y  la  aplica  al  desciframiento  de  los  sueños.  Es  decir  que  en  los  5  años  anteriores  Lacan  se  representaba  la  vertiente  simbólica  como  algo  que  va  del  Sujeto  al  gran  Otro  y  que  da  lugar.  creo.identificación  imaginaria. encuentra lo irrepresentable.    que  Lacan  representa  con  una  "S"  grande  para  el  significante.  pero  lo  he  hecho  para  hacer  ver  cómo  se  responde.  Segundo:  ha  descubierto  el  año  anterior  que  había  que  dar  lugar  a  la  metáfora  y  a  la  metonimia.  Construye.  Tercer  punto  que  demuestra  la  complejidad  del  simbólico:  a  partir  de  la  distinción  entre  sig‐ nificante v significado.  en  nuestra  enseñanza.  en  los  Escritos  no  está. y que eso complica.  que  está  fundado  sobre  ese  desdoblamiento. y hace complejo lo simbólico.  Y  ese  desdoblamiento  de  la  vertiente  simbólica  es  lo  que  él  representa  en  su  «grafo». Pone a prueba la distinción metáfora y metonimia.  una  "s"  minúscula  para  el  signi‐ ficado. que había que ir a ver — para los que tienen  el  texto  es  divertido  —  .  que  no  sé.  y  Lacan  dice.  Y  ese  es  el  esquema  escondido  de  todo  ese  texto.  «en  nuestro  Seminario».  en  ese  texto  por  primera  vez  a  una  complejidad  del  simbólico  que  por  lo  menos  implica  desdoblar  esta  vertiente.  termina  por  encontrar  algo  que  no  se  puede  representar.  Y  eso  no  lo  había  inventado  ni  escrito  antes  de  ese  texto.  segundo  parágrafo:  «Hemos  presentado  en  él».  ahora  creo  que  todo  el  mundo  conoce  los  . de las identificaciones.  y  aplica  esa  diferencia  en  el  análisis  de  un  sueño  de  «La  interpretación  de  los  sueños».  es  decir.  Que  finalmente. a lo más clásico del psicoanálisis.  hay  una  parte  que  se  llama  «Advertencias  y  referencias».  esa  manera  de  escribir  está  presente.  lo  he  mostrado  porque  he  comentado  ese  texto  hace  años  en  mi  Seminario pequeño al que asistía Estela Solano.  justo  en  la  bibliografía  al  final.  Lacan  va  mucho  más  allá  porque  descubre  la  complejidad  de  lo  simbólico.  en  realidad  en  francés  es  un  «grafo».  «un  grafo»  se  dice  en  francés.

  A  veces  también  podemos  encontrar  un  sujeto  que  habla  de  manera  muy  amplia  y  que  dice  «no  he  logrado  decir  lo  que  quería  decir».  Si  tomamos  como  punto  de  partida  el  querer  decir...  el  sujeto  viene.  y  hay  que  recomponerlo  a  partir  del  texto.  eso  parecía  una  invención  loca  de  Lacan.  indicando  esa  intención  de  significación  con  una  flecha..  viene  del  nivel  de  la  experiencia.     Voy  a  tratar  de  exponerlo  de  manera  sencilla.  «Hemos  presentado  en  nuestro  Seminario».  Y  con  eso  vamos  a  entrar  en  la solución que Lacan encuentra para ubicar el analista.    Quinto Punto: «Los   elementos   del   grafo».  «un  grafo  que  articula  precisamente  las  direcciones  aquí  propuestas  para  el  campo  del  análisis  y  para  su  operación».  más  frecuente  cuando  uno  quiere  decir  y  no  logra  decir.  y  parece  evidente  que  hay  un  querer  decir  que  no  encuentra  una  forma.  Por  eso  voy  á  tomar  como  quinto  punto:  «Elementos  de  este  grafo».  Es  decir.  de  tomar  las  cosas  en  serio.  Por  Io  menos  vamos  a  ..  y  ubicar  para  Uds  una  consideración  matriz  de  ese  grafo  porque  en  la  complejidad  de  Lacan  hay  cosas  muy  sencillas.  Vamos  a  tomar  como  punto  de  partida  el  hecho  supuesto  que  un  sujeto  quiere  decir  algo.  todo  el  texto  «La  dirección  de  la  cura»  es  un  comentario  del  grafo  del  deseo  de  Lacan.  y.  enseñado  por  primera  vez.  de  tal  manera  que  han  traducido  «esquema».  pero  con  un  esfuerzo  de  pensarlo  con  radicalidad.  quizás.  pero  mi  querer  decir  va  a  quedarse  no  realizado.  «los  grafos».  justo  antes  de  la  bibliografía  ‐  es  un  ejemplo  de  lo  que  hay  que  leer  en  los  detalles de los textos de Lacan.  Se  puede  encontrar  casos  de  aparente  mutismo  en  el  análisis.  dice  Lacan.  otros  no.  paga  y  no  habla. para decir a alguien hay que utilizar el código del Otro.grafos.  o  que  encuentra  la  forma  de  querer  no  decir  o  del  no  querer  decir.    Por  ejemplo:  si  empiezo  a  hablar  francés  algunos  me  van  a  entender.  debe  utilizar  el  código  del  gran  Otro  argentino.  Creo  que  puedo  presentar  los  elementos  del  grafo  así.  que  corresponde  a  una  experiencia  subjetiva  frecuente.  se  desplaza.  Y  Lacan  esconde  esa  indicación  en  una  frase.  pero  cuando  ha  sido  traducido.  es  una  experiencia  bastante  evidente  el  querer  decir.  que  viene  un  punto  problemático  que  no  conocemos porque no se ha expresado.

  Siempre  uno.  poco  apoco  la  gente  se  ubica  en  eso.  dice: «La  demanda  no  solo  suspende  del  aparato  significante  la  satisfacción  de  las  necesidades.  Y  Lacan  toma  como  punto  de  partida  que  precisamente  las  necesidades  naturales.  es  página  250  de la  vieja  edición.  ponemos.  Demanda  y.  pero  se  ha  traducido  "demanda".  pero  no  es  exactamente  lo  que  podría  decir  en  francés.  Lo  puedo  decir.  sino  un  ser  de  demanda.  Y   Lacan  dice.  del  ser  viviente.  que  esa  vertiente  debe  encontrar  el  código  del  Otro  para  realizarse.  en  realidad..  la  palabra  del  sujeto.  El  hecho  que  debo  hablar  de  las  necesidades.  de  tal  manera  que  lo  que  se  dice.  acá  el  gran  Otro  con  la  letra  A  porque  es  una  letra  formalizada de la palabra francés "Autre". minúscula.  Y  ¿qué  es  el  resultado?  Que  nunca  se  dice  exactamente  lo  que  uno  quiere  decir.  Y  eso.. que Lacan escribe "s".  por  lo  que  estoy  haciendo.  lo  que  uno  quería  o  lo  que  uno  necesita.  sino  que  lo  que  digo  debe  ser  conforme  a  la  exigencia  del  código  y  que  las  necesidades  son  modificadas  por  eso.  las  filtra.  debe  llamar  para  la  satisfacción  de  sus  necesidades  y  en  esta  medida  la  primera  encarnación  del  Otro  es  el  Otro  maternal.  en  tanto  que  por  ese  esquema  no  hay  lengua  materna.  donde  Lacan  pone  en  escena  esto. como los  errores son  siempre los  mismos.  Ahora  remitiré  a  ustedes  a  la  parte  IV.  de  tal  manera  que  lo  .  la  posición  radical  que  toma  Lacan  en  ese  texto  es:  toda  palabra  humana  es  demanda.  finalmente  es  siempre  el  significado del Otro.  son  desviadas  por  la  necesidad  de  pasar  por  el  código  del  Otro.  el  significado. y del Otro ‐ s(A).  quiero  decir  algo.  Hay  un  parágrafo  esencial  en  el  texto  de  «La  dirección  de  la  cura».  punto  X.»  Que  no  se  trata  solamente  de  una  expresión.  he  elaborado  un  castellano  propio  y puedo utilizar los recursos de la lengua castellana a mi manera. pero no la cambiamos en cada lengua porque es como un signo  matemático.  la  significación  de  lo  que  se  dice.  los  míos.  menos  ahora  que  antes.  porque  me  faltan  palabras  en  castellano.  en  los  desfiladeros  cíe  la  estructura  del  significante.  y  permite  utilizar  demanda  y  deseo  en  contraposición. esencialmente.  es  un  semblante  de  matemática.  es  porque  no  hay  ninguna  necesidad  pura   en  el  ser  humano.  en  ese  sentido.  sería  mejor  decir  pedido.  lo  que  el  sujeto  dice.  Se  establece  acá  un  circuito  y  lo  que  toma  él  como  su  palabra es el mensaje del Otro.  supuestamente  naturales.  Y  lo  que  quiero  decir  de  esencial  es  que  hay  que  tomar  en  serio  esa  desviación  de  la  intención  de  significación  por  la  necesidad  de  pasar  por  el  código  del  Otro.  Eso  formaliza  que  la  realización  del  querer  decir  es  siempre  fallida.  El  niño.  el  bebé.  la  propuesta  de  Lacan.  sería  tanto  mejor  en  francés  —  lo  puedo  creer  o  hacer  creer  —  Es  decir  que  el  código  del  Otro  desvía  de  una  manera  peculiar  lo  que  puedo  querer  decir.  le  viene  fundamentalmente  del  Otro.  sino  que  las  fragmenta.  las  modela.  Eso  es  el  principio  del  grafo  de  Lacan.  cuando empecé  y voy  a  leer la  segunda  parte de  la  frase.  y  que  a  partir  de  eso  es  no  solamente  un  ser  de  necesidades.  lo  caigo.  está  desviado  por  el  código  del  Otro.  a  un  parágrafo  que  me  iluminó  la  lectura  de  Lacan  hace  muchos  años.situar  en  esto.  por  ejemplo.

  ahora  es  tan  sofisticado  que  quizás  con  una  pastilla  no  tiene  más  sed.  que  ese  S tachado  puede  ser  identificado  por  los  significantes  del  Otro.  el  objeto   de  la  necesidad  es  siempre   particular.   es  como  si  haría  sofisticadas  a  las  necesidades.  las  insignias  del  Otro.  Resumí una construcción muy compleja que pueden después leer en Lacan.  acá.  Eso  se   constata   en  el  "comportamiento"  del  niño.  pero.  que  es  esencial  para  el  ser  humano   que  sea  escuchado  y  reconocido.  De  tal  manera  que  escribimos  acá.  Normalmente.  el  resultado   es  una  identificación  al  Otro.  porque   debe  pasar  por  el  lenguaje.  para  ser  conocido   o  escuchado.  que  destroza  las  necesidades.  en  las  histerias  somáticas.  S  (S  tachado)  y.que   Lacan  llama  «los  desfiladeros   de  la  estructura  del  significante»  hace  ver  el  lugar  del Otro  como  algo  que   destroza  el  cuerpo  humano   también.  se  le  pide  algo  y  se  trata  de  .  sino  pide  para  obtener.  ya  es  una   creación  de  la  desviación  de  las  ne‐ cesidades  por  parte  del  lenguaje.  De  eso  Lacan  deduce.  a  algunas  insignias  fundamentales  del  Otro.  pide  para  que   se  le  de  algo  y  a  veces  cualquier  cosa  .  ahora  uno  dice  «quiero  diez  coca‐colas».  que  en  cierta  medida  antes  es  nada.  Es decir que  no pide  tanto el  objeto  preciso  de  la  necesidad.  lo  que   se  dice  cuando  se   habla  de   la  exigencia  de  una   madre  suficientemente  buena.  necesita  beber  algo.  es  lo  que   se  llama  el  brazo  que  es  paralizado   y  no  el  órgano  biológico  que  es  paralizado.  Y  que  también  la  demanda   tiene  un  efecto  muy  específico  sobre  las  necesidades.  que  se   produce  ese  circuito.  es  que  va  a  tener  su  identidad.   pero  según  el  significante  se  sabe  que  cuando  hay  una  parálisis  del  brazo.  y  vamos  a  escribir  gran  I.  a  partir  de  las  palabras  y  de  los  significantes  que   va  a  recibir  del  Otro.  Ese   destrozamiento   lo  encontramos.  es  decir esos significantes que fijan o que parecen colmar la falta de ser del sujeto.  ¿de  qué  se  habla?.  como  resultado  de  la  operación.  y   es  solamente   a  partir  de  los  significantes  que  va  a  recibir  del  Otro.  un  cero o  lo  que  Lacan  escribe  como  S tachado.  por  ejemplo.  eso  obedece  a  la  estructura  del  lenguaje  en  la  histeria.  una  necesidad  tiene  un  objeto  particular.   Lo  que  Lacan  deduce  de  eso  es  precisamente  que  al  nivel  de  ese  circuito  de  la  demanda.  Primero  hace  perder  al  ser  viviente  su  sustancialidad.  De  tal  manera  que  en  cierto  modo  antes  que  el  otro  le  escuche  y  reconoce.  ahora  uno  no  dice  quiero  o  tengo  sed.  normalmente  los  que  ya  hemos  cambiado  completamente  nuestras  necesidades.  que pide  y  pide.  tiene  sed.  la  S  del  sujeto  tachado.  es  una   «anatomía  lingüística ».  vamos  a  decir.  es  como  si  era  nada.  Y  se  sabe.  para  decir  casi  es  nada.  De   tal  manera que   podemos  poner  casi.  no  obedece  a  la  anatomía.  vemos  un  cuerpo  destrozado.  Ud.  A  partir  del  momento  que  la  necesidad  pasa  por  el  Otro.   que  no  existe  en  la  "natura".  Es  decir:  cuando  hay  parcialidades  del  cuerpo.  como  si  las  necesidades  un  poco  se  desvanecerían  en  su  substancia. finalmente para pedir.

  es  el  primer  parágrafo  del  punto  XIV  de  la  última  parte.  en  el  Cap.  Y  Lacan  en  ese  texto  inventa   un  nuevo  concepto  del  deseo.  en  eso.  punto  XIV.  son  los  efectos  de  la  demanda».  al  poder  que   da  la  demanda.  Y  eso  es  la  segunda  vertiente   del  grafo.  rechazar  el  ejercicio  de   la  sugestión  que  permite  la   demanda.  Eso  es  un  esquema  del  poder  y  Lacan  dice:  si  el  analista  se  identifica  al  gran  otro.  pero  no  debe  utilizar  el  poder  que  le  da  la  situación  analítica  misma.  que  se  conciben  actualmente  en  el  principio   del  poder  de  la  cura».  sino   el  testimonio  de  la  respuesta  del  Otro  y  es  por  eso  que  Lacan  dice:  «finalmente.  Que  no  es  más  la  demanda  de  un  objeto  particular.  del  último   capítulo.  finalmente.  únicos.  es  casi  evidente.  es  verdad  que  el  analista  está  en  el  lugar  del  Otro  en  la   situación  analítica.  Deduce   de  eso  Lacan.  sino  como  prueba  de  amor.  el  nivel  de   la  necesidad.  Dice:  son  teorías  del  análisis  fundadas  finalmente  sobre  la  demanda  y  es  el  ejercicio  de  un  poder.    .  Y  él  va  a  oponer  a  los  efectos  de  la  demanda.  Dice  que  «hasta  ahora  el  único  poder  del  tratamiento  que   los  analistas  han  ubicado.  Y   es  en  eso  que  la  palabra   clave  de  ese  texto  (hay  varias).  el  amor  es  dar  lo  que  uno  no  tiene».  Es  un  resumen  rápido.  es  página  265  de  la  vieja  edición.  Uds.  y  cuando  se  encarna  en  el  gran  Otro  maternal.  porque  por  5  años  ha  explicado  a  los  analistas  que   el  analista  estaba  en  el  lugar  del  gran  Otro  y  ahora   hace  un  paso  más  en  ese  texto.  Para  Lacan  eso  es  un  grafo  del  poder.  donde   dice  «los  efectos  de  la  demanda.  que  el  analista  abra  al  sujeto  otro  camino  que  el  camino  del  pedido   y  que  el  camino  de  la   identificación.  que  hay  otro  nivel  que  es  la  demanda  y  que  más  allá  de  la  demanda  hay  la  demanda  de  amor.  como  dice  Lacan.  pone  en  cuestión  esa  ubicación  del  analista  en  el  lugar  del  Otro  y  en  cierta  medida  dice.  cuando  digo  critica  todas  las  teorías  actuales.  porque  no  se  trata  tanto  de  dar  algo  en  particular  que  el  hecho  mismo  de  dar  y  dar  más  allá   de  lo  que  uno tiene.  critica  la  suya  propia.  debe  abstenerse  del  poder  que  puede  ejercer  y  del  poder  identificatorio  que  puede  ejercer.  porque  es  ese  gran  Otro.  Todo  depende.  y  debe  rechazar  este  poder  y  abrir  un  nuevo   camino.obtenerlo  no  solamente  como  substancia.  Todo  depende  del  «deseo  del  analista»  de  ir  más  allá  de  eso.  el  análisis  concluye   con  la  identificación  al  analista.  o  desarrolla  el  concepto  que  ha  hecho entrever en el texto de "La instancia de  la letra".  Es  decir  que  a  partir  de  eso  hace  una  crítica  de  casi  todas  las  teorías  analíticas  de  la  actualidad  de  su  tiempo.  V.  es  la  palabra  «el  deseo».  por  ejemplo.  Pero  diciendo  eso.  Y  en  eso  dice   que  el  analista  ocupa  el  lugar  del  Otro  pero  que   debe  vaciarse  de  ese  lugar.  Bien.  el  espacio  del  deseo.  pueden  encontrar.  para  abrir  el  espacio  superior  de  la  transferencia  y  del  deseo.  esa  dependencia  del  pequeño  hombre.  que  tiene  el  poder  de  responder.

  para  justificar  todo.  Hasta  el  punto.  una  exigencia  absoluta. entre  la necesidad y la  demada.  Y  Lacan.  de  la  cual  Lacan   habla.  y  cuando  vamos  hasta  la  demanda   de  amor  nada  puede  ser  mucho  mejor  que  algo  precisamente.  como  el  niño   puede  pedir  que  se  le  de  algo.  el  carácter  peculiar.  ya  con  la  demanda  entra  toda  una  dimensión  sofisticada.  precisamente  en  tanto  que  no  está. Y  lo  que   él  llama  deseo  es  el  decalaje  mismo   entre  la   necesidad  y  la  demanda.  que  se  desvincula   la  substancia   del  objeto  y  el  goce  propio   del  significante. es una absolutización sin particularidad.  en  general  se  escriben  cartas  de  amor  precisamente  porque   el  objeto  no  está  y  parece  que  los  que  hacen  la  correspondencia  tienen  un   goce  enorme  en  escribir  al  objeto  de  amor.Sexto punto: «El lugar del deseo»  El  lugar  del  deseo.  es  tener  un  signo  del  otro.  Con  la  demanda   de  amor  se   desubstancializa  el  objeto.  Lacan  dice: bien.  por   ejemplo.  Y   que  con  la  demanda  de  amor  vamos  a  una  desubstancialización  del  objeto.  se  necesita  de  manera  absoluta  la   presencia  de  tal  objeto  para  .  sin  tener  particularidades..  la  demanda  y  el  deseo. siempre.  que  en  eso  la  nada  es  un  objeto  —   quizás  el  más  precioso.  clínicamente.  ..  bien.  hay un  decalaje..  sin  tener  particularidades.  sin  que   sea  tan  importante  la  peculiaridad.  No  es  ese   texto  de  Lacan  el  más  claro  sobre  el  tema  que  vincula  la   necesidad  y  la  demanda.  Trata  de  explicar  lo  que  pasa   en  la   dialéctica  entre  la  necesidad.  se  necesita  tener  la  substancia   del  agua  o  del  alimento.  voy  a   resumir  eso  muy  rápido.  Cuando   pasamos  al  nivel  de  la  demanda  ya  es  otra  cosa.  puede  pagar  el  otro  de  buenas  palabras.  Ahora.  Ahora  no  tenemos  tanta   correspondencia  amorosa porque  hay teléfono.  el  carácter  absoluto   de  la   demanda ‐ se  encuentra  el  ejemplo  mayor  en  el  fetichismo.  la  carta  de  amor.  de  lo  que  sea.  Que  el  objeto  de  la  necesidad  es  siempre  particular  y  substancial.  un  margen  de  nada.  A  nivel  de  la   demanda  uno  se  puede  pagar.  se  puede  decir  que  se ‐había  encontrado  algo.  que   se  colma  todo  agujero  hasta  que  tratan  de  obtener  un  espacio.  si  uno  piensa  en  la   pura  necesidad.  un  decalaje  ¿no  se  dice?.  explica  la  anorexia  que  precisamente  toca   los  niños  a  los  cuales  no  se  deja   suficiente  nada.  lo  sabemos..  una  sustracción  casi.  desfasaje   puede  ser.  a  tal  punto  que  es  el  significante  más  importante  que  el  objeto.  La  carta  de  amor.  que  se   absolutiza   pero  sin  particularidades.  .  Y  dice:  en  el  deseo  lo  que  se  encuentra  es.  a  la  vez.  exacto.  no  dice.  Es  en  un  texto  que  se  llama  «La  significación  del  falo»  y  en  la  página   de  la  vieja  edición  284.  Pero  puede   ser  una   exigencia  del  dar.  que  sea  eso  o  eso.  Un  decalaje.  Es  decir.  es  decir.  donde  el  dar  es  más  importante  que  la  substancia  del  objeto.  que  Lacan  casi  presenta  la  operación  siguiente:  demanda  menos  necesidad  nos  da   deseo.

.  Que  en  el  fetichismo. lo pueden encontrar en el punto  XVIII  de  la  parte  V.  por ejemplo.  en  Cap. que ver con él mismo.  Además. se le pide direcciones en la  vida.  el  poder  de  sugestión ‐  se  le  pide  también sus consejos.  por  ejemplo.  que  no  ha  percibido  que   yo  siempre  he  respetado lo invisible en la  experiencia.  diciendo   que  lo  que  hay  que  preservar  en  cada  análisis  es  el  lugar  del  deseo.  hombre  de  deseo. eso tiene.  como  más  allá  de  lo  que  se  puede  decir  ubica   el  deseo  como  algo  que  no  se  puede  decir.  el  comportamiento  standard  del  analista  —ya  es  una  cosa   olvidada.  como  en  el  amor.  Es  así  que   Lacan  construye  su  concepto  de   deseo. Y cuando elogia  en Freud el hombre de deseo.  es  tal  objeto  no  el  otro.   y  a  la   vez  completamente  particular  de  la   emergencia.  y  es  la   sorpresa.  se  ubica  la  presencia  de  tal  objeto   y  no  otro.  no  es  cualquier  objeto.  Y  eso  nos  da   el  de‐ seo  en  su  carácter  absoluto.  Lacan  introduce  algo  completamente  nuevo  en  su  enseñanza. se  le  pide.  hay  que   decir.  Eso  es.  es  un  poder  inmediatamente  que  se  da  al  analista.  ubicar  el  deseo  del  analista.  con  respecto  al campo  del  lenguaje.  más  allá  de  los  efectos  de  la  demanda. ¿Y por qué el analista se sustrae a ese  poder.  Es  decir.  Además. Uds.  por  ejemplo.  por  qué  no  usa  de  este  poder?  Lacan  habla  de  esto.  otra  manera  de  ser.  y  nos  da  a  Freud  como  ejemplo.  clínicamente.  sobre  la  demanda  y  la relación al código  del  Otro.  en  Argentina—.  es  ubicar  por  qué  hay  un  poder  que  se  le  da  con  el  querer  decir  del  paciente.desear‐  podemos  ver  el  carácter  absoluto. hay que efectivamente no hacerlo ‐ como el señor lo entiende.  poco  representada.  preciso  del  objeto  de  la  necesidad  y  el  carácter  absoluto  del  objeto   de  la  demanda.  Y  Lacan.  que  Lacan  dice  como  problemática:  del  deseo  del  analista.  punto  VII.  y  Lacan  señala  en  ese  texto:  voy  a  sorprender  a  toda  mi  audiencia. Y.  Porque ubicando  el  deseo como  más allá  de  la  demanda.  por  supuesto  que   Lacan  se  piensa  a   sí  mismo.  donde  dice  que  concluye  sobre  la  incompatibilidad  de   la  palabra  y  del  deseo.  Es  decir:  es  estructuralmente  algo  que  no  se  puede  decir.  me  parece.  tenía  en  la  vida.  que  hay  necesariamente en el  campo del  lenguaje  algo  que no  se  puede  decir..  Y  por  eso.  Y  así  se  abre  otra  dimensión.  implica  que  en  el  lugar  de  otro.  se  termina  sobre  Freud.  Todo   lo  que   se  puede  decir  es  demanda.  de  manera  paradójica  descubre  en  el  campo  del  lenguaje.  dice  de  condición  absoluta   —   si  no  es  eso.  a  la   estatua  inmóvil  y  silenciosa.  otro  orden  que  la   demanda.  en  lugar  de  dejarse  ir  a  satisfacer  la  de‐ manda.  El  deseo  es  lo  que   falta  a  toda  demanda   para  poder  ser  satisfecho.  Es  por  eso  que  todo  el  texto.  debía   manifestar  su  presencia  cíe  piedra.  Encuentra  lo  que  .  a  partir  de  esa  demostración  sobre  el  pedido.  Y  creo  que  lo  que   dirige   a  Lacan  en  este  momento  en  la  construcción  del  concepto  de  deseo  es  el  fetichismo.  debía  jugar  al  comendattore  de  Don  Juan.  ubicando   el  deseo.  como  condición  absoluta  para  desear.  pero  en  esa  época   era  casi  el  comportamiento  del  analista. por supuesto.  Que  en  el  deseo  tenemos  a  la  vez  el  carácter  particular.  hacer  del  deseo  algo  así.  Hay  que  ver  o  que  era  en  esta  época.  nada.  II..  debía  manifestar  su  alejamiento  cíe  toda  pasión.

  que  ubicarlo.  del  cual  dice  es  definitivo:  el  sujeto  de  la  palabra es fundamentalmente  tachado.  una  alusión  Es  por  eso  que  nos  da  como  imagen.  que  es  un  invisible  que  vehiculiza  la  palabra.  como  algo  que  está  aquí.  hay  que  elevar  los  ojos  de  este  lado.  es  así  que  Lacan  representa  el  índice  del  deseo. la palabra «lo  invisible»  y  es  primera  vez  en  Lacan  que  se  introduce  con  el  deseo  y  en  el  campo  del  lenguaje  que  hay  algo  invisible  que.  sino  que  solamente  se  puede  cernir  con  la  palabra.  continuamente. es  decir  que define el deseo  co‐ mo  lo  indecible.  que  se  ha  descubierto  con  la  radiografía  del  cuadro.   es  decir.  de  tal  manera  que  esa  verdad  en  lugar  de  ser  una  verdad  encarnada  en  Cristo.  él  llamará  «el  objeto  pequeño  “a”».  y  no  antes.  es  decir:  el  deseo  no  es  otra  cosa  que  la  imposibilidad  de  decir  el  deseo. es más allá.  Pero  eso  es.  no  pertenece  a  la tierra..  es  decir:  toda  palabra   es  demanda   y  hay  en  toda  palabra  algo que falta  y  que va  más  allá  de la  demanda.  no  podrá  jamás  terminar  de decir  lo  que  quiere  decir. se trata de algo más allá.  Y  toma  esa imagen como el índice del deseo.  podría  recibirse  la  absolución  que lo  devolvería  a  su  deseo».  hay  algo  siempre  que  se  le  va  a  escapar.  que  Lacan  introduce  la  escritura  del  S.  que  no  es  un  invisible  que  no  se  puede  decir  más.  Lacan  dice  en  el  punto  XIV  de  la  parte  V.  Es como si había un  muro siempre invisible entre  lo  que  el sujeto  dice  y  su  deseo.  pone  la  demanda   en  lo  superior  y  el  deseo  como  lo  que   corre   debajo  de  lo  que  se  dice  y  que   es  solamente.  que  no  se  puede  colmar.  o  pensar  tener  el  deseo. sino que siempre algo que está más allá.  Es  así  que  en  cierto   modo  se  puede  hablar  del  deseo  solamente  por  alusión.  De tal manera que encontramos.  al  final  de  «La  dirección  de  la  cura».  lo  que  circula  entre  lo  que  se   dice. Peligroso ese  ejemplo.  La  palabra  «objeto  pequeño  a»  será  hecha  para  designar  precisamente  lo  invisible  del  deseo.  el  San  Juan  de  Leonardo  da  Vinci.  de  ese  S  tachado.  de  decirlo  todo.  Es  también  en  este  momento.  «Sólo  de  una  palabra  que  levantase  la  marca  que  el  sujeto  recibe  de  su  discurso.  que  no  se  puede  representar  en  persona.  no puede  terminar. dos  veces  creo en ese  texto  de 50 páginas.  Eso define  como deseo.  en  ese  punto  en  ese  texto.  y  después  borró  esa  cruz..  porque  primero  Leonardo  había  pintado  una  cruz.  al  contrario.  como  algo  que   está  entre  los  significantes  y  que  corre  debajo  de  todo  lo  que  se  dice.  se  escapa  el  deseo  del  lugar  donde   uno  lo  piensa   atrapar.ha  puesto  en  el  concepto  mismo   de  deseo.  Y  es  por  eso  que  Lacan  escribe  el  deseo  bajo  de  la   cadena  significante.  pero  en  ese  tiempo  estamos  con  un  hombre  que  descubre  todo  eso.  que  descubre  que  debe  hacer  su  lugar  a  lo  invisible  del  campo  de  la  palabra  y  que  lo  invisible  no  es  la  negación  de  la  palabra.  El  San  Juan  con  su  dedo  al  cielo  y  que  muestra  nada.  en  francés  no  es  «expresión»  .  página  266  de  la  vieja  edición:  «Sólo  de  una  palabra  que  levantase  la  marca  que  el  sujeto  recibe  de  su  expresión» ‐no  es  «expresión».  es  perderlo  y  que.  Y  es por  .  es  una  verdad  precisamente  invisible  y  no  representable.  que  dice:  hay  que   mirar  de  este  lado.  no  puede  recibir  la  absolución  del  hecho  mismo  de  la  palabra.  más  tarde.  y  dice  «pero  el  deseo  no  es  otra  cosa  que  la  imposibilidad  de  esa  palabra».

  de  la  sexualidad  femenina.  IV.  en  el  punto  V  habla  de  la  transferencia.  no  es  algo  que  se  puede  decir que es el fin del análisis.  el registro de  la  transferencia y  el  registro  del ser. del deseo como invisible. Les  voy  a  descifrar  cada  palabra  a  pesar  de  que  Uds.  de   un  lado  los  Cap.  tienen  los  elementos  para  hacerlo.  Quiero  decir  exactamente  qué  son  esos  tres  Capítulos. 1. lo que le permite pensar que el deseo del analista le  anima  a  él.  II.  se  encarna  la  hora  de  la  verdad.eso  que  Lacan  más  allá  va  a  hacer  el  elogio  y  la  estructura  del  no‐todo. es decir.  Es  en  tanto  que  todo  lo  que  el  sujeto  puede  expresar  de  sí  mismo está desviado.  vamos  a  decir. no puede sino redoblar su marca consumando esa hendija. Y no  es  cierto  que  un  sujeto  pueda  dar  cuenta  de  un  final  de  análisis.    Séptimo punto:   «El tríptico que estructura el texto de Lacan»   En  realidad  el  texto  de  «La  dirección  de  la  cura»‐  tiene  dos  grandes  partes.  es  algo  que  Lacan  va  a  buscar.  piensa  poder  autorizarse  como  analista.  o  su  supuesta  esencia  mentirosa.  pero  tiene  2  grandes  partes.  Y  Lacan  lo  explica  en  la  introducción.  Tiene  5  capítulos.  ‐  He  dicho  tonterías  amorosas  ‐  «El  deseo  no  es  otra  cosa  que  la  imposibilidad  de  esa  palabra que.  Y  ese  problema  del  pase  es  ya  presente  acá  en  esa  emergencia  del  deseo  como  debajo  la  demanda.  conforma   la  segunda  parte.  con  decir  lo  verdadero.  111.  es  una  introducción  muy  polémica.  que  el  sujeto  sufre  por no  ser  sujeto  sino  en  cuanto  que  habla».  V.  con  también  la  difamación  que  se  ha hecho  de  la  mujer  cómo  sus  problemas  supuestos  con  la  verdad.  precisamente  es  que  responde  a  la  estructura  del  no‐todo  y  eso  hace  también. spaltung.  si  un  sujeto  podía  decir  al  final  de  un  análisis.  III  y  IV  conforman  la  primera  parte   del  texto  y  el  Cap.  II.  lo  que  le  ha  pasado a él.  como  ejemplar  de  la  feminidad.  Y  después.  punto  IV. habla   de  la  interpretación  en  un  parágrafo.  él  solo.  cuando  se  transforma  en  analista.  Cuando  Lacan  ha  inventado  lo  que  llamó  «el  pase».  El  Capítulo  1  es  como  la  introducción  del  texto.  pero  que  a  la   vez  contiene  como  el  plan  del  texto  entero.  las   dos   partes  son  las  siguientes:  el  Cap.  Y  la   cantidad  de  texto  es  más  o  menos  semejante. como hablar de la transmutación supuesta del sujeto al final del análisis. al responder a la primera.  No  es  una  palabra  que  será  el fin  del  análisis.  Y  eso  plantea  para  Lacan  la  cuestión  ¿qué  es  el  fin  de  análisis?. Y  lo trata en el Cap.  que  por  qué  es  en  la  mujer  que  se  encarna  en  la  tontería  amorosa  de  los  siglos.  y  no  hay  una  respuesta  clara  en  ese  texto.  es  precisamente  para  tratar  de  forzar  las  limitaciones  de  lo  invisible.  V.  y  en  el  punto  VI  habla  del  . sí eso es invisible o si se puede cernir más.  III  y  IV  y  segunda  parte  el  Cap. que ninguna palabra puede absolverle de esa desviación significante fundamental.  la  conexión  de  la  feminidad  y  de  la  verdad.  tres  registros  de  la  acción  analítica:  el  registro  de  la  interpretación.  Distingue  tres  niveles.  II.  etc.

  a  tal  punto  que  a  veces  uno  puede  estar  no  completamente   de  acuerdo  con  la  estrategia  del  analista  que  supervisa.  O  puede  ser  una  estrategia.  en  ese  caso.  Y   son  esos  tres  niveles  que  Lacan  distingue  también  diciendo  ¿qué?   Que  la   transferencia.  que  es  la  oportunidad  de   la  batalla.  por  ejemplo.  pero  no  hay  que  encerrar  al  analista  en  su  táctica.  Que  la  política  no  es  una  cuestión  militar.  antes  de  dar  un  golpe  e  instalarse  al  oeste  y.  por  ejemplo.  ¿qué  se   trata  de   obtener?  Por  ejemplo.  que  el  analista  continúe.  transferencia.  en  las  supervisiones  (que  son  una  práctica  un   poco  floja  en  el  psicoanálisis.  se  puede  concebir.  era  la   estrategia  de  Churchill  de  dejar  a  los  alemanes  cansarse  al  luchar  contra  los  rusos.  porque  depende  de  la   frase  que  el  paciente  va  a  decir.  tercer  punto:  el  ser.  eso  es  la  estrategia.  Es  decir  que   el  plan  es  muy  sencillo.  es  decir  que  la  transferencia  define  una  posición  a  largo  plazo.   ser.  Y  Lacan  ubica  la  transferencia  y  la  cuestión  de   la  transferencia  como  una  estrategia  en  la  cual  el  analista  no  es  muy  libre.  el  Cap.  porque  depende  mucho  del  lugar  que  le  da  el  paciente.ser.  a  nivel  de  la   segunda  guerra  mundial.  y  la  segunda  parte  que   es  su  lección  sobre  el  deseo.  no  aparece  inmediatamente.  fue   una  decisión  política  de  los  aliados  de  la  II  Guerra  Mundial  decidir  ir  .  se  anime  y  que  no piense  que va a ser arrinconado por el adversario ‐ por el paciente.  ¿En  qué  sentido?  Al  nivel  de  la  política  en  tanto  que  la  política   se  refiere  a  los  fines  de  la  guerra.  fijar  de  un  lado  y  hacer ‐un  movimiento   en  torno  así.  bueno.  IV  que  es  sobre  el  ser.  Y  después  despliega  eso  en  el  Cap.  interpretación.  II.  que  retoma  todo.  es  una  cuestión  de  fijar  por  qué  se  hace  la  guerra.  que  depende  del  terreno  y.  y  no  hay  que  desanimarlo  en  un  análisis.  son  decisiones  estratégicas  a  largo  plazo.  III  que  es  sobre  transferencia  y  el  Cap.  Al  contrario  la   interpretación   para  Lacan  es  al  nivel  de  la  táctica.  de  lo  que  va  a  ocurrir.  le  va  a  decir  eso  o  esto".  Y.  hay  que  ser  oportunista.  fue  la   táctica  de  los  alemanes  contra  Francia  en  la   invasión  a  Francia  en  el  40.  Eso  por  ejemplo.  de   la  estrategia  de  la   transferencia.  A  veces  si  se  abre  un  agujero  para  interpretar  hay  que  saltar y hay que saltar bien.  III  y  IV.  Eso  es  una   decisión  estratégica  por  el  transcurso   de  un  mes  o  dos  meses  de  guerra.  pero  «La  dirección  de  la  cura»  está  estructurada  así:  primero  la  introducción:  después  tras  capítulos.  no  tiene  reglas  como  el  discurso  analítico)  en  una  supervisión  es  más  fácil  hablar  de   la  trasferencia.  Lacan  dice  que  eso  es  al  nivel  de  la  política.  es  decidir  por  ejemplo.  la  posición  del  analista  en  la   transferencia  es  su  estrategia.  11  que  es  sobre  interpretación.  Todo   eso  en  la  introducción.   pero  la  táctica  hay  que  dejarla   al  analista.  un  general  decide  fijar  el  enemigo  en  tal  punto  y  con  la  otra  ala  de  las  fuerzas  armadas  hacer  un  movimiento   en  torno  que  lo  va  a  encerrar.  porque  depende  realmente  del  momento  y  hay  que  respetar  la  iniciativa  táctica  del  analista.  o  en  qué  dirección  va  esta  guerra.  de  la  contingencia  de  lo  que   pasa  y.  Es  muy  difícil   para  alguien  que  supervisa  decir  "Ud.  Y  en  este  momento  se  subraya  y  nos  hace  ver  la  táctica.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful