Está en la página 1de 4

“LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS”

Se trata de la historia de seis jóvenes que pertenecen a una de las academias más
prestigiosas durante 1959 en los EEUU, la Academia Walton, donde se encuentran los
alumnos que pertenecen a lo más pudiente de la sociedad, la mayoría procedentes de
familias adineradas. Se inicia el año académico con una ceremonia formal, típica de esta
tradicionista academia, en donde cuatro valores se mencionan que regirán los valores de
tal institución y marcarán la vida de los jóvenes estudiantes. Tales valores son los
siguientes: “Tradición, Honor, Disciplina y Excelencia”.

Bueno todo empieza a cambiar después de la llegada de un “revolucionario” profesor,


Mr.Keating (Robbie Williams), quien según el guión de la película, es quien induce la
historia de estos jóvenes a La Sociedad de los Poetas Muertos. Él es un soñador, un
hombre que con su alegría logro traspasar la rígida disciplina que impartían en Walton. En
poco tiempo profesor Keating logra conquistar y ganar la confianza de los alumnos con
su manera de impartir clases, con su forma liberar de pensar, toda su energía y amor por
la poesía, además de enseñarles que lo más importante es luchar por sus ideales, a
defender su derecho por decir y hacer lo que ellos piensen que es conveniente.

Los ayudaba a desenvolver sus metas e ideas con citas de autores románticos como
Whitman, Tennyson, Thoreau entre otros. Tras la llegada del profesor los alumnos deciden
investigar su pasado para ver quien era en realidad ese profesor tan especial y raro para
ellos, ya que algunos pensaban que quizás era un desempleado cualquiera o que no
había salido con tantos meritos como los mencionaban los decanos de Walton.

Como resultado de su búsqueda encontraron un anuario donde decía que el formo parte
de un grupo llamado “La sociedad de los poetas muertos”.Ellos se preguntaron que era y
de que se trataba esa sociedad, decidieron preguntarle a Mr. Keating , al explicarles que
eran apasionados por la poesía que sentían mas que un gusto al recitar poemas, que se
reunían a recitar poetas que admiraban medianoche y en ocasiones creaban poemas
de sus propios pensamientos y sentimientos, ellos se burlaron pero quedaron intrigados
por la emoción de tal profesor al contarles , y al descubrir de lo que se trataba la
sociedad decidieron revivirla.
En una de las tantas clases que para los estudiantes eran extrañas por el hecho de cómo
las impartía Mr. Keating, los hace ir a una sala donde se encuentra trofeos y cuadros, en
esa escena les muestra un cuadro en donde aparece la primera generación egresada de
Welton; en donde todos los estudiantes deben concentrarse y escuchar. Les dice que
miren sus caras, que se pongan apensar en que podrían haber estado pensando esos
jóvenes egresados, en sus triunfos, en derrotas, en cualquier tipo de pensamientos que
se les pudiera ocurrir, de pronto una voz de carácter lúgubre y de tono serio y del más
allá se escucha diciendo “Carpe Diem” en un tono muy apenas entendible susurra al odio
de unos de los jóvenes, algunos murmuran “que diablos hace” al notar lo que el profesor
hacia.

Es Keating nuevamente, que les explica el sentido de la vida haciendo una analogía con
los alumnos antiguos. Les explica que ellos no supieron aprovechar el tiempo, y ahora,
desde el otro mundo ellos claman por los estudiantes nuevos, para que no pierdan lo que
no podrán a volver a recuperar: “El Tiempo”.

Es aquí donde el mensaje mas representativo de la historia entra en acción, donde cada
adolescente comienza a aprender el sentido de aprovechar el día, así logrando romper los
esquemas del pensamiento formal y preso de un sistema educacional autoritario,
represivo y conservador.
Pero también les dice que "CARPE DIEM" no es solo una oración común, para hacer uso
de ella hay que usar la razón y tener la capacidad de adelantarse a las consecuencias. Al
escuchar esto los alumnos se sienten alentados a demostrarse tal y como son , ha
desarrollar las actividades que les gustan tan y como es el caso de uno de los jóvenes
que ama el teatro y la poesía, y entre otros jóvenes que se sienten mas seguros de si
mismos como el caso del joven que se enamora de una joven que pensaba que jamás se
fijaría en el, y estas experiencias y enseñanzas impartidas por el Mr.keating lo hacen
fuerte y decidido y lo ayudar a realizar sus metas y ser mas fuertes y confiados, claro
que sin cometer errores y si los cometían hacerse responsables de tales consecuencias
tal y como dictaba la frase “Carpe Diem”.
Tras una serie de sucesos, entre ellos la muerte de uno de los jóvenes poetas, que
desafortunadamente se sintió frustrado al hecho de que sus padres, principalmente su
padre le imponía a lo que le deparaba la vida y un futuro indeseado e infeliz para este
joven, decide suicidarse para demostrarle a su padre la impotencia que sentía al no
poder ser el mismo y hacer lo que realmente amaba en la vida que era el teatro y la
poesía, la directiva logra que varios de los que formaban la Sociedad de los poetas
muertos culpen a Mr.Keating de haber causado la muerte de Neil Perry. Logrando que el
querido profesor sea despedido de la academia Walton.
Ya cuando todo esta listo para la retirada del profesor, el entra en la sala para sacar todas
sus cosas, es aquí cuando repentinamente Todd Anderson se levanta y dice que los
obligaron a firmar.
Al ver sus compañeros esta reacción todos se pusieron sobre las mesas diciendo: “Oh
Capitán, mi Capitán” (de Walt Whitman dedicado al fallecido presidente Lincoln) al que
Keating responde con una breve y simple frase, pero que deja caer toda la gratitud, ya
que no desecharon lo que él les enseñó e hicieron del Carpe Diem una de las armas más
letales contra sociedad opresora: “Gracias muchachos, gracias”.

Conclusión de la película.

Creo que no existe ninguna sociedad que no se le parezca a esta academia, estoy mas
que segura que existen miles de Mr. Keating que luchan por sacar lo mejor de cada
alumno, que motiva a las personas a sacar lo todo lo bueno que tienen dentro, sin tabúes
ni vergüenzas. Que impone siempre sus ideales y sus principios antes que someterse a
un abuso o algo que el considere injusto.
Se acostumbra a hablar, a actuar, y moverse como la sociedad quiere que se haga. Solo
somos ecos de un una voz que organiza a individuos en estratos sociales, según el nivel
de recursos económicos, sus credos, tendencias políticas y hasta en nivel educacional. En
esa educación que la misma sociedad se ha encargado de atrofiar, convirtiéndola en una
disciplina obsoleta. Esta sociedad que limita nuestra capacidad de aprender, restringe
nuestra creatividad, nuestra capacidad de asombro, que nos dice como y hasta donde
aprender.

Algunas se acostumbraron a seguir el son de esta voz, de marcar el ritmo que ella les
pide, pero hay otros que tratan de remar en contra de la corriente, que luchan por que su
propia voz sea escuchada, que intentar no perderse entre la multitud por la cual esta
formada esa voz. Hay quienes intentan crear nuevas formas para hacer de la educación
algo más interesante y motivadora, un medio que amplíe horizontes, que se abra a
nuevas metodologías, que deje atrás los antiguos estándares establecidos
La verdadera educación se preocupa de ayudar al niño o niña a descubrir su vocación, de
guiar al estudiante para que contribuya a construir su propio mundo cultural, aun en
ambientes adversos, acompaña al educando o educanda en el aprendizaje de su libertad
y capacidad de amar, es la encargada de despertar en los jóvenes sus mejores anhelos
de construcción de una sociedad comunitaria.

Intereses relacionados