Está en la página 1de 20

Ruta de la Seda 3

Dunhuang
(abril 2009)

Fotos y textos por Mati Romo

PPS por wkboonec@gmail.com


Después de haber
volado unos 1200 km
de Shanghai a Xi’an...
Hacemos más de tres horas en avión
de Xi'an a Dunhuang.

Dunhuang es un antiguo pueblo oasis


en el reseco desierto de la Provincia de Gansu,
que alberga una de las capitales
más significativas
de los primeros budistas en China.

Situada en un lugar estratégico,


el último lugar con agua antes del
Desierto del Taklamakan,
de aquí salían las tres rutas de la seda
que iban al oeste.
En el siglo 3 d.C.
Dunhuang dominaba el tráfico de
la ruta de la seda.

Sus comerciantes y peregrinos


financiaron la construcción de
las Cuevas budistas de Mogao
tambien llamada
las Cuevas de los Mil Budas.
Son casi 500 templos
empezados a construir en 366 d.C.

En el siglo IV, un monje que vagaba por estas


montañas tuvo una visión de Budas
que brillaban en estos farallones.

Comunidades monásticas habían horadado la


blanda piedra y pintado sus entrañas con su fe,
haciendo un lugar para guardar escrituras y arte.

Cuando el budismo entró en China, Dunhuang se


encontraba en la principal ruta comercial.
Entrada a las Grutas de Mogao
Las cuevas de Mogao están
labradas en la montaña.
Las cuevas fueron gradualmente adornadas en un
período de 6 siglos,
con pinturas y esculturas de Buda,
y selladas misteriosamente en el siglo once.

No fue sino hasta 1900


que las cuevas fueron descubiertas,
mostrándonos una colección de
50 mil dibujos y rollos.

Aún se pueden ver


unos 45 mil frescos y 2 mil estatuas.
Templo principal de las Cuevas de Mogao
Las cuevas se mantienen cerradas con llave,
lo cual limita el acceso.

Un guía abre las puertas,


y está incluido en el pago de la entrada.

Las figuras pintadas que llenan las paredes


tienen el brillo de los minerales en polvo
con que fueron creadas.

Frescos en el interior de una de las cuevas


Las influencias de China,
India, Asia Central,
incluso Persia, compiten y
se entremezclan.
A veces los donantes de la capilla
desfilan por los niveles inferiores, Sólo el pigmento rojo
luciendo sedas y joyas de la época Tang, usado para el color de la
con vestidos de talle alto piel, se ha oxidado a
y tiaras de fénix con perlas colgantes. negro, convirtiendo a los
bodhisattvas en
En China, el budismo terrenales participantes
tuvo los brazos abiertos para todos. de una danza macabra.

Hay muchas paredes


cubiertas por centenares
de Budas en miniatura.

Escultura de Buda y bodhisattvas, en


una de las cuevas
Se ha dicho que los chinos no aman.

Observadores de sus jerarquías familiares


han escrito que la única ternura auténtica es
la que existe entre la madre y su hijo varón.

Otros han insistido en que la palabra amor


ni siquiera existe en chino.
Y es cierto que
ni el término general “ai” ni el abnegado “ren”
aluden a una pasión sin condiciones.

Occidente les ha traído el concepto de amor


y ahora los chinos empiezan a enamorarse.
Una de las calles de Dunhuang
Dunhuan encarna de modo más completo algo que
está presente en mayor o menor grado en todas las
ciudades chinas;
una pasmosa uniformidad arquitectónica basada en
una serie de modelos sorprendentemente feos.

A una calle de tiendas cúbicas estándar


sigue otra calle de tiendas cúbicas estándar.
No hay variación básica en el diseño de los
apartamentos para trabajadores, las oficinas
gubernamentales, los parques, las tiendas.

Lo único que cambia son sus faroles


de la calle.

Vestidos de oscuro y con gorro, grupos de chinos platican en una esquina.


El baile Guan Yin de las mil manos
es muy popular en China; lo vimos en un show que nos dieron en
nuestro pequeño hotel,

Guan Yin es la bodhisattva de la compasión, venerada por los


budistas en el Este de Asia.

En occidente suele ser conocida como la "Diosa" de la


misericordia, su cualidad más destacada.

Su nombre es la abreviatura de Guan Yin Shi.


Guan ... observar, mirar, o vigilar.
Yin ... mediante sonidos, especialmente los sonidos de los que
sufren.
Shi ... el mundo.

O sea, "la que escucha el llanto del mundo".

El baile Guan Yin de las mil manos


Las mil manos de la Bodhisattva Guan Yin
representan su gran capacidad para prestar asistencia.

Hay mil ojos en estas manos, que le dan a Guan Yin


grandes poderes para observar el mundo.

Guan Yin también tiene muchas caras para ayudar


de una manera desinteresada.

En la devoción popular, Guan Yin rescata a quienes


acudan a ella en momentos de dificultad.
El baile chino remonta sus orígenes a los bailes de las
cortes reales en la China antigua, así como a los
bailes populares más tempranos.

A principios de los años ’50s, ambiciosos artistas de


baile chino quisieron desarrollar y revolucionar el
arte del baile popular,
entonces tomaron prestados muchos elementos
de la ópera china tradicional, kung fu, y ballet.

El sistema de baile chino de hoy


es un resultado de esta revolución en el baile.

Bailan mucho con listones


o mangas muy largas
Situada a 5 kms. de Dunhuang , la montaña Mingsha
(“dunas de arena que cantan”) es conocida por el
sonido del movimiento de sus arenas.

No importa qué tan fuerte sople el viento, la arena


siempre volverá a su sitio original.

A veces el desierto se suaviza para dar paso a un


paisaje de dunas intactas.

De todos los tramos de la Ruta de la Seda, el


desierto del Taklamakan era el más temido y en
estas grutas sacras de Mogao los viajeros rogaban a
los monjes que rezaran por su alma.

Dunas de la montaña Mingsha, al fondo de una calle en Dunhuang.


Puerta de acceso
para pasar a las
dunas

Más y más dunas.


La provincia de Gansu es una de las más pobres de
China, con una economía basada en la agricultura y la
minería y una población rural del 75%.

El 10% de su población la forman minorías étnicas.

Intrépidas jinetes
montan bravíos camellos
en las dunas en Dunhuang.
Incluso entonces,
el oasis era un punto cardinal para los mercaderes.

Aquí, la Ruta de la Seda


se bifurcaba en su avance hacía el oeste,
bordeando el terrible desierto del Taklamakan.

Tomaran la ruta que tomaran,


los mercaderes convergían en Dunhuang
Sus montañas parece que para hacer
cortan las dunas. acopio de provisiones,

contratar guías, comprar camellos.


La gente en Dunhuang,
ya sean de la etnia han
(90% de los chinos son han)
o musulmanes,
come bastante cordero.
Probablemente

por ahí a la vueltecita,

hacia donde va aquella caravana ...

En toda China se come cerdo


(salvo los musulmanes),
así como vaca y pescado cuando hay;
y también pollo y pato.

El Lago de la Luna en Creciente


Ahora Dunhuang es una próspera ciudad de cien mil
habitantes, principalmente de la etnia han.

Hay también algunos uigures, mongoles y tibetanos.

Vendedora musulmana de manzanitas secas


Ruta de la Seda 3
Dunhuang
(abril 2009)

Fotos y textos por Mati Romo

PPS por wkboonec@gmail.com


♫ La Ruta de la Seda por Kitaro ♫

Intereses relacionados