UN MODELO PARA INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL

Guía teórico – práctica sobre construcción de Estados del Arte con importantes reflexiones sobre la investigación

CONSUELO HOYOS BOTERO

SEÑAL EDITORA

CONTENIDO PROLOGO PRESENTACIÓN PRIMERA PARTE Preliminares HACIA UNA CULTURA DE LA INVESTIGACIÓN COMO GENERAR PROCESOS DE INVESTIGACIÓN EN LA UNIVERSIDAD INVESTIGAR: UN RETORNO A LO PÚBLICO SOBRE EL INVESTIGADOR ¿QUIÉN ES UN INVESTIGADOR? ROL DEL INVESTIGADOR ¿CÓMO SE HACE UN INVESTIGADOR? DEL FENOMENO A SU COMPRENSIÓN SEGUNDA PARTE Aproximación Teórica a los Estados del Arte OBJETIVOS Objetivo General Objetivos Específicos Ubicación científica Consideración metodológica Fundamentación teórica Construcción metodológica Relaciones investigador – texto – interpretación Qué expresa el Estado del Arte Principios que orientan la construcción de Estados del Arte Límites de la investigación En relación con el tiempo En relación con el material investigado En relación con el espacio En relación con los integrantes del colectivo Fases del proceso Fase preparatoria Fase descriptiva Fase interpretativa por núcleo temático Fase de construcción teórica global Fase de extensión y publicación Capacidades y aptitudes del investigador Informe final 2

Ventajas de la investigación documental Ejes de la investigación El gestor (docente – coordinador) Dinámica del funcionamiento interno TERCERA PARTE Guía Práctica para la Construcción de Estados del Arte CONCEPTO Y FORMALIZACIÓN GLOSARIO PROCESO METODOLÓGICO Fase I. Preparatoria Concepto Objetivos Actividades Tiempo proyectado Producto Fase II. Descriptiva Concepto Objetivos Actividades Tiempo proyectado Producto Fase III. Interpretativa por núcleo temático Concepto Objetivos Actividades Tiempo proyectado Producto Fase IV. Construcción teórica global Concepto Objetivos Actividades Tiempo proyectado Producto Fase V. Extensión y publicación Concepto Objetivos Actividades 3

Producto Fichas Factores e indicadores Núcleos temáticos y códigos Cronograma de actividades A manera de conclusión Anexos Apéndice Investigar en y desde Latinoamérica Bibliografía

PROLOGO La universidad como espacio para el desarrollo del pensamiento y la cultura tiene compromiso con las nuevas realidades y los grandes retos nacionales e internacionales, y a la vez con la formación integral de unos hombres y mujeres capaces de responder a esta 4

dinámicas socioculturales a través de la construcción de un ideario de libertad, justicia, equidad y democracia. Aportar a sensibilizar a los estudiantes hacia una cultura de la investigación es el propósito de Consuelo Hoyos Botero, quien con la experiencia que le otorga la cátedra universitaria, plantea en su libro “Un modelo para investigación documental” reflexiones importantes acerca de cómo generar procesos de investigación en la universidad, de cómo se hace un investigador, y de la importancia de recuperar el espacio de lo público en esta búsqueda de un nuevo humanismo, donde no se privilegie más el interés individual sobre el llamado “bien común”. Presenta de manera didáctica, en una elaboración bien estructurada que merece reconocimiento, una de las posibilidades de hacer investigación documental como es la construcción de estados del arte, la cual es un ejercicio que implica no sólo un compromiso personal, profesional y ético sino que se convierte también en un ejercicio teórico, epistemológico, y metodológicos por excelencia para el colectivo participante. En estos momentos es cada vez más prioritario que la Universidad continúe posibilitando el espacio para el debate, la reflexión y la discusión, así como para el trabajo inter y transdisciplinario que permite reconocer capacidades y limitaciones y anima procesos de intercambio de ideas, proyectos y acciones. Bienvenidos todos los esfuerzos que brinden herramientas teóricas y metodológicas a los estudiantes e investigadores en cuanto a su formación, que permitan trascender los niveles meramente descriptivos en la investigación a unos más analíticos y de producción de conocimiento.

AMANTINA OSORIO RAMÍREZ Magister en Antropología Investigadora Instituto de Estudios Regionales INER, U de A. PRESENTACIÓN Es menester partir del hecho real de la escasísima bibliografía que existe en nuestro medio como base para abordar la “construcción de Estados del Arte”, aunque sí hay investigaciones desarrolladas (muy pocas) sobre temas específicos escogidos como objeto de estudio, que dan cuenta de un particular estado del conocimiento en relación con ese tema, pero no la forma o manera de llevarla a cabo. 5

El proyecto que aquí desarrollamos tiene un interés didáctico, dado el requerimiento que existe actualmente en las universidades de iniciar todo trabajo investigativo con una investigación documental, que oriente y señale el camino a seguir en su proceso, lo cual hace parte, además, del rigor metodológico que debe iluminar toda práctica científica. Sobre la unidad dialéctica proceso – colectivo de investigadores (P-CI), hemos conformado este modelo, que sólo pretende ofrecer pautas generales para la construcción de un estado del conocimiento. Ella explica por sí misma el énfasis que se hace en el proceso, sin el cual no es posible pensar una estructuración teórica que realmente obedezca a una “constitución de sentido”, porque investigar, no es ni puede ser un “acto”, es un “proceso” que implica secuencialidad en sus fases, donde cada paso es útil para la construcción del siguiente. Pero el proceso sólo nada dice si no es en íntima conexión con el otro eje de esa unidad dialéctica el colectivo de investigadores. Este remite indudablemente a un equipo comprometido, donde lo teórico, lo práctico y lo contextual se conjuguen con el ejercicio de profundos y reconocidos valores éticos. Abordar la construcción de Estados del Arte es un compromiso que exige cambios sustanciales de mentalidad. Para asumir un proceso investigativo es necesario trascender los parámetros de lo “conocido” y abordar los antecedentes, (cuánto se sabe y cuánto se desconoce sobre el tema) desde otro proyecto específico denominado estado del arte, mediante el cual se “pretende alcanzar un conocimiento crítico acerca del nivel de comprensión que se tiene del fenómeno”. 1 Ello implica un sondeo completo a nivel descriptivo, sinóptico y analítico para realizar una comprensión de sentido, donde puedan apreciarse los logros y avances, así como las limitaciones dificultades y vacíos que ofrece la investigación sobre ese determinado objeto. “Un modelo para investigación documental”, señala paso a paso el proceso a seguir a través de cinco fases claramente diferenciadas en su conceptualización, objetivos, actividades, tiempo proyectado y productos que sirven para orientar equipos de trabajo, hasta ahora, poco entrenados en la materia. Da cuenta, igualmente, del material especialmente diseñado para la recolección de la información, la sistematización y la construcción teórica, enriqueciendo el modelo con un glosario propio que define cada término, con el fin de utilizar un lenguaje básico común, indispensable para el manejo metodológico. Hemos dividido el trabajo en tres partes: La primera nos introduce en la materia, la hemos denominado Preliminares y agrupa una serie de reflexiones e torno a la investigación. Empieza por ofrecer elementos para construir una verdadera cultura de la investigación en nuestro medio, tan apático aún en la introyección de esta disciplina científica; para “generar procesos de investigación en la universidad” si se quiere responder a las exigencias actuales del conocimiento; para dejar de mirar la investigación como un asunto meramente
1

CIFUENTES PATIÑO. María Rocío et. al. “Una perspectiva hermenéutica para la construcción de estado del arte” Cuadernillos de Trabajo Social No. 3. Universidad de Caldas. Facultad de Trabajo Social. Manizales, 1993, pag. 3.

6

privado y asumirlo como uno de interés genuinamente público; para mostrar “cómo se hace un investigador”, desde la vivencia de la cotidianidad, el desarrollo de la sensibilidad, el encuentro con lo social y la fundamentación teórica que le permita el acceso a nuevas realidades. Culmina esta primera parte con la reflexión: “Del fenómeno a su construcción” que es propiamente una mirada abarcativa sobe los Estados del Arte. Hacemos en la segunda parte, para hacer posible esas nuevas realidades, “Una aproximación teórica a los Estados del Arte” que “son potentes herramientas para el desarrollo teórico, investigativo y social” 2, cuya finalidad es además de formar futuros investigadores, generar nuevas comprensiones acerca de la realidad social y facilitar más allá de la simple descripción y explicación del fenómeno, el conocimiento crítico sobre el nivel de comprensión que de él se tiene. En la tercera parte elaboramos una guía práctica que facilite encausar, desarrollar y activar el trabajo con un orden y una dinámica propia, capaz de conducir a óptimos resultados en la investigación, de suerte que realmente se logre alcanzar el conocimiento pretendido. Pero este no es el fin, es sólo el principio de un largo camino que posibilitará futuros desarrollos y líneas nuevas de investigación. Aquí radica la importancia del Estado del Arte: ser fuente de conocimiento, obtener datos sobre tendencias y perspectivas metodológicas, enfoques teóricos y disciplinarios dados al objeto de estudio y delimitación del área temática: qué tanto se ha investigado y qué aspectos faltan por abordar, o desde qué dimensiones. En el proceso de praxis investigativa hemos ido descubriendo que nada es secundario, o de escaso valor, porque él ha de mirarse como un todo integrado que, unido al desarrollo de proyectos específicos, suministra de entrada aportes valiosos en ese recorrido. Tal sucede con el Estado del Arte, en tanto propicia nuevos espacios para explorar, y en cuanto ofrece un acervo documental previo que constituye actividad de búsqueda y de creación, y por lo mismo, contribuye a desarrollar las funciones propias del análisis y la interpretación. “Se habla de búsqueda pues analizar implica un esfuerzo por abrir al máximo los ojos a la realidad y desentrañar lo que hay en ella, buscando las congruencias subyacentes... tal actividad de búsqueda y creación involucra la actividad de pensar inteligentemente sobre los datos, maximizando su consideración y la contemplación de sus interrelaciones”. 3

2 3

CIFUENTES PATIÑO, María Rocío et. Al. Op. Cit. Pag. 10. CRITTO, Adolfo “El método científico en las Ciencias Sociales. Ed. Paidós. Buenos Aires. 1982.

7

PRIMERA PARTE

Preliminares “La ciencia como proyecto de vida o como vocación es el afán de producir saberes nuevos y sobre todo consiste en desarrollar la tentación de hacer menos ciencia, de hacerla menos buena, o de desertar el camino de la ciencia”. En: Educación la Agenda del Siglo XXI. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Pag. 350

8

HACIA UNA CULTURA DE LA INVESTIGACIÓN
“Algunos no llegan a ser pensadores porque su memoria es demasiado buena” Federico Nietzsche El desarrollo del espíritu científico es un proceso lento, ligado inevitablemente a los paradigmas educativos que han orientado el proceso del conocimiento a través de los tiempos. Superado el modelo transmisionista que buscaba asegurar la estabilidad del desarrollo de la humanidad y encarnada luego la educación como un proceso de socialización y asimilación de reglas, valores, saber y práctica, se habla hoy de un currículo integrado y autoproductivo, inscrito en la línea constructivista que cambia fundamentalmente la relación del sujeto con el conocimiento, abriéndose así, un espacio importante para la investigación. Se ha dicho que las innovaciones son un “potencial de transformación social” y precisamente lo que busca la tarea investigativa es transformar lo dado, para dentro de lo posible, plantear nuevas formas y diferentes horizontes de comprensión del mundo, que promuevan procesos de autogestión pedagógica y renovación política. Ahora bien: en todo proceso de cambio se encontrarán obstáculos sugeridos, de una parte, al interior del “acto de conocer” y aquí podemos hablar de “ruptura de las certezas” y verdades pragmáticas, que de por sí es problemático; y, de otra, con relación al andamiaje social que dificulta desde varios lugares la continuidad y prosperidad de la gestión investigativa, representando en la familia, los estamentos institucionales y en los aspectos sociales y culturales, entre otros, que desalientan la actividad de búsqueda y desarrollo de estas formas de relación con el saber. Frente a dichos obstáculos se impone la necesidad de problematizar los modos de conocimiento tradicionales, que lamentablemente nos circunscriben aún en el ya relegado enfoque transmisionista, donde la creatividad, el ingenio, el espíritu inquieto y crítico y el deseo de saber, (con un saber propio al cual se llega en la dinámica personal del descubrimiento progresivo) eran marginados del ámbito educativo. Pero hoy, cuando respiramos vientos e renovación, a partir del Movimiento Pedagógico Nacional, que dio un viraje a la cosmovisión educativa, y posibilitó su posterior acomodación y también asimilación de otras formas en la dimensión pedagógica, es imposible ignorar el compromiso que estos estamentos, incluída la universidad, por supuesto, tienen frente al hombre contemporáneo. 9

Hablamos en la actualidad de nuevos paradigmas; Víctor Guédez 4 plantea seis en el marco de la pedagogía reflexiva: pluralidad, flexibilidad, creatividad, mejorabilidad, presencialidad e integridad, de los cuales hace un productivo análisis que bien podríamos integrar a los planteamientos presentados por Carlos Tunnermann Bernheim5, para concluir que ambos enfatizan en la apertura mental, la dinamización de procesos, la muerte de las ortodoxias, el desarrollo del pensamiento divergente, la necesidad de cambio a partir de los obstáculos, tomados más bien como signos de vida que exige a las universidades una alternativa: “innovar o perecer”. Conviene aclarar que los dos autores, coinciden en los planteamientos de fondo, educación superior, calidad total y paradigmas, pero el segundo, aborda el cambio como objetivo central, imperativo existencial que implica una visión prospectiva y de transformación, subrayando la necesidad de ese cambio a cargo de la universidad, vocación que permite pensar, desde la utopía, una institución al servicio de la imaginación, la creatividad y la potenciación de recursos humanos. Este tránsito no puede darse a espaldas de la problemática tanto nacional como mundial, porque es precisamente el contexto histórico – social el que ofrece una determinada sociedad, fruto de su tiempo, como diría Hegel. Es en este terreno donde el hombre colombiano podrá producir caminos diferentes y posibilidades múltiples de construcción, a partir de los serios fenómenos desestabilizadores del orden jurídico, que muestran una cotidianidad hiriente. El informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, plantea un real cuestionamiento: “ ¿Cómo aprender a vivir junto en la “aldea planetaria” si no podemos vivir en las comunidades a las que pertenecemos por naturaleza: la nación, la religión, la ciudad, el pueblo, la vecindad? El interrogante central de la democracia es si queremos y si podemos participar en la vida en comunidad...”6 Estar presente en este momento, significa asumir responsabilidades, afrontar las cargas del ahora cuestionadas desde lo social y desde lo político y actuar en un día a día que configura el espacio existencial de proyección humana, lo cual sólo es posible en el marco de lo social. Estos factores inciden de alguna manera en el investigador en la doble dimensión del saber científico y del saber pedagógico, porque toda praxis tiene su propia contextualización y ésta necesariamente se inscribe en delimitaciones de tiempo y espacio. “El hombre debe desarrollarse en todos los aspectos o se convertirá en un ser incompleto”7 dice Guédez, indicado con ello la necesidad de una formación integral que contemple el “saber hacer, el saber porqué, el saber para qué”, con implicación de los diferentes
Guédez, Víctor. “La calidad y la Educación en la época de los nuevos paradigmas”. En Revista Tablero del Convenio Andrés Bello. No. 45, año 16, 1992. 5 Consejero Especial del Director General de la Unesco para América Latina. 6 Informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Santillana. Ediciones Unesco. 1996. Pag. 5. 7 Guédez, Víctor. Op. Cit., pag.
4

10

conceptos: racionales, críticos, creativos, éticos, afectivos, y espirituales que posibiliten procesos de crecimiento y expansión. Para hacer realidad esta dimensión humana, la educación superior está en la obligación de asumir una visión prospectiva, reto que implica una serie de modificaciones respecto a los tres ejes que vertebran el quehacer de la universidad: docencia, investigación y extensión, en relación con la persona, como núcleo central de su quehacer. La investigación, aspecto que aquí nos ocupa, no puede ser una rueda suelta en el andamiaje académico y administrativo. En concordancia, las instituciones educativas, deben proyectarse como verdaderos centros investigativos, en torno a los cuales se desarrollen procesos orientados desde la cátedra misma y a través de la relación alumno – docente, en el plano de la co – construcción del conocimiento. Propugnar por “una cultura de la investigación”, implica ante todo, ofrecer espacios abiertos a la formación humanística y científica, donde se contribuya a fomentar este espíritu, mediante el desarrollo del sentido crítico y apreciativo de la realidad. Implica también integración de los tres ejes señalados y enriquecimiento en su interacción, que facilite la apertura e inserción e las perspectivas investigativas regionales e internacionales, fruto de la “globalización del conocimiento”.

11

CÓMO GENERAR PROCESOS DE INVESTIGACIÓN EN LA UNIVERSIDAD
“Entre dos universidades, que son como un posible cara y sello la investigativa y la profesionalizante, la balanza parece inclinarse hacia la última. Hacia la fabricación de profesionales en serie, cuando sería mejor de profesionales en serio: investigadores que no se limiten a reproducir los patrones de conducta de la sociedad”.

Julilán Serna A.

Generar procesos de investigación en la universidad es un asunto de tanta trascendencia por las implicaciones que tiene hoy la investigación a nivel institucional, que lo trataremos desde cinco aspectos: Ante todo hay que señalar como factor central la importancia de la motivación no sólo para emprender cualquier acción, sino especialmente, la actividad investigativa, que requiere además de un ánimo dispuesto, la suficiente preparación humanística y científica y el desempeño metodológico. La motivación es el interés desplegado por el investigador que lo conduce a asumir procesos investigativos generales o específicos, aunque ocurre a veces que los intereses se van delimitando, por la depuración del planteamiento del problema, o que alguno bastante específicos se proyecten a temáticas más amplias por haber tenido lugar descubrimientos de fenómenos que permiten reorientar la propuesta, o también, por los estudios previos realizados sobre estados del arte que generan nuevas líneas de investigación. El adecuado manejo de los criterios que la práctica científica ha reconocido como los más eficaces para llevar a cabo una investigación, es el segundo factor a tener en cuenta; de allí que el conocimiento de los métodos y técnicas junto a la práctica de investigar, sea fundamental para el desarrollo de trabajos cada vez mejores en calidad que permitan garantizar el éxito de la dimensión investigativa. (La producción por sí misma es una pobre expresión del resultado académico). Wilhem Dilthey en su obra “Introducción a las ciencias del espíritu” (1883), señala por primera vez las diferencias existentes entre los métodos utilizados por las ciencias naturales y las ciencias del espíritu. A juicio de este autor, el objeto de estas últimas no es externo o ajeno al hombre, sino el medio en el cual está inserto. Esto permite que el hombre capte su mundo histórico – social como desde dentro. Y es precisamente esta singularidad de relaciones entre el sujeto y el objeto de las ciencias del espíritu frente a las humanas, históricas y sociales, y de un método explicativo, asociado al campo de las

12

ciencias naturales, empíricas y factuales”8 (propiamente métodos cuantitativos y cualitativos), se plantea hoy una polémica que señala lo absurdo y ficticio de la antinomia cantidad – calidad, pero por no ser motivo de estos señalamientos, nos abstendremos de profundizar en el tema 9. Daremos sí, unos lineamientos generales de ambos paradigmas: Se debe conocer al menos que existen estos tipos de investigación: la cuantitativa y la cualitativa. La primera tiene como soporte la experimentación, se fundamenta en la corriente positivista, recoge datos rigurosa y objetivamente, desconoce el contexto y se desarrolla como un proceso sistemático de búsqueda bajo patrones de predicción y control; se apoya en la neutralidad por el énfasis en lo objetivo. Para este modelo, la verdad es una hipótesis verificada. En el paradigma cualitativo por el contrario, inscrito en la corriente naturalista o constructivista predomina la observación, se buscan y encuentran respuestas mediante la ampliación del conocimiento que tiene en cuenta el contexto, los espacios de creatividad y la subjetividad para captar la particularidad de la experiencia, ya que pretende conocer la realidad desde adentro. En él la neutralidad no es posible en razón del sentido que se le da a la investigación. Como proceso constructivo se elabora en la medida en que se va haciendo y la verdad resulta precisamente de esas construcciones sobre las que hay un consenso “Los métodos cualitativos... intentan capturar el fenómeno de una manera holística, o comprender el fenómeno dentro de su contexto, o enfatizar la dimensión y comprensión del significado humano adscrito a un grupo de circunstancias o fenómenos, o las tres cosas.” (Ivonna S. Lincoln, 1992). El investigador en el modelo cuantitativo, es el “dueño del saber”, configura una relación vertical y distante; la conducta ética se controla con mecanismos externos (disposiciones, normas, deontología), predice y explica en un proceso deductivo, donde la teoría a su vez, explica el mundo social. Su finalidad es buscar la causalidad y dar razón del porqué. En el modelo cualitativo, el investigador es un facilitador o coparticipante que establece una relación horizontal, donde el saber proviene de la interacción social. Se ocupa de aspectos y dimensiones del orden de lo subjetivo, de lo humano, de las construcciones culturales y de las representaciones sociales históricamente determinadas. La conducta ética, toma en consideración los valores y las situaciones de historicidad propias (nivel axiológico), trabaja con construcciones sociales e individuales de la conducta humana, y hace énfasis en la relación de sentido, el contexto y la comprensión. Mediante un proceso inductivo, es decir que va de lo particular a lo general, el investigador describe y explora; el mundo social justifica para él la teoría. Cada uno de los enfoques, cuantitativo y cualitativo, tiene aportes, lógicas y procedimientos propios que son igualmente válidos y pertinentes según la naturaleza de
Cerda, G. Hugo. “La Investigación total”. Mesa Redonda Magisterio, Santafé de Bogotá. 1996. Pag. 15. 9 Ver. Cerda, G. Hugo. Op. Cit. Para mayor información. También: Investigación Cualitativa. Confrontación y prospectiva. Universidad de Antioquía. Medellín. 1993.
8

13

los objetivos que se investigan, los sujetos que investigan y las finalidades y condiciones materiales de realización de los procesos de investigación. Un tercer factor a considerar en el contexto que nos ocupa, se relaciona con la elección de la investigación; ésta obviamente no se hace al azar, siempre estará determinada por varios aspectos: la naturaleza del problema, lo que se sabe o conoce del fenómeno, las restricciones prácticas relacionadas con la experiencia del investigador, el lugar, los participantes, los factores individuales que lo caracterizan (inclinación personal, aspectos subjetivos, metodología preferida, etc.). De aquí que el proceso de toma de conciencia de la realidad y la capacidad diagnóstica y pronóstica del investigador, le permitan realizar elecciones que representen un real compromiso, en tanto que investigar es asumir un reto que no termina con la simple elección del tema, lo trasciende en gran medida y, a su vez, está atravesado por factores múltiples que en ocasiones pueden desalentar el trabajo, o inscribirlo como un “asunto de poca importancia” dependiendo, claro está de la defensa que el dueño del proyecto haga de él. Un cuarto factor de gran utilidad para generar procesos de investigación en la universidad depende del docente en la asunción de su rol como investigador. No se pueden separar estas dos funciones implicadas en el proceso enseñanza – aprendizaje. De aquí la importancia de generar preguntas en toda cátedra universitaria. La pregunta surge de la inquietud del estudiante en su aproximación al conocimiento y ésta genera propuestas de investigación. No hay que ignorar estas preguntas ni desconocer las propuestas pues son la bases para orienta y facilitar procesos que sirvan de soporte a la actividad científica. Por ello la conveniencia de estimular un diálogo fecundo y creador que alienta e impulse toda inquietud investigativa. La sólida y actualizada formación teórica y conceptual constituye el quinto factor indispensable para promover estos procesos. Un conocimiento acrítico, descontextualizado, que no guarda armonía con una realidad social, ajeno a una hermenéutica existencial, mal puede ser soporte de una praxis investigativa, porque responde a la vieja tradición “bancaria”, memorística, autoritaria que privilegía el “saber constituído”. La conciencia de cambio y la inscripción en nuevas dimensiones de captación del mundo y de la realidad, sólo es posible si se forman hombres y mujeres capaces de acceder a la investigación a partir de conocimientos entrañados en la cotidianidad, porqué éste “es un proceso que compromete concepciones del mundo, teorías, métodos y técnicas, donde la actividad teórica es una parte de dicho proceso, así como lo es la actividad empírica. Esta última es de dudoso valor si no contiene implicaciones teóricas de hecho las tiene sin que el investigador lo sepa – y la investigación teórica lleva consigo con consecuencias posibles en el plano de la práctica empírica que no deben ocultarse” 10 Quiere ello decir que nadie que se enfrente a la experiencia investigativa puede sustraerse a una teoría y a una práctica que constituyen los pilares sobre los cuales se levanta el andamiaje científico.

10

Ladrón de Guevara, Laureano. Metodología de la Investigación científica. Usta. 1992, pag. 8.

14

INVESTIGAR: UN RETORNO A LO PÚBLICO11

“Síntoma de la íntima conexión entre la vida espiritual creadora y la comunidad, es el hecho de que los hombres más significativos de Grecia se consideraron siempre a su servicio” Werner Jaeger

El individualismo, distintivo de la modernidad, (S. XVII a XIX), rige los destinos intelectuales desde que el “yo pensante” inaugura un nuevo paradigma. En la antigüedad clásica, por el contrario, el saber es un referente común como podemos apreciar en la plaza pública de los sofistas, en el Ágora o lugar de “encuentro” y a escala menor en la “Academia” de Platón, o en el “Liceo” de Aristóteles, inscripción que se hace desde el énfasis en lo público, el valor de la polis12, el desempeño ciudadano. También se aprecia en el período helénico – romántico con el “el Jardín” de Epicuro, aunque aquí el énfasis de los asuntos tratados, se hace en lo privado, en tanto giran en torno a normas para la organización de la vida personal, (ética sin dimensión social y política), se observa, además, en las universidades de la edad media. Más adelante el conocimiento se convierte en patrimonio particular, fruto del arraigado espíritu liberal que impera desde el siglo XVII cuando John Locke, en su célebre “Ensayo sobre el gobierno civil”, fija sus bases, (filosofía política) retomadas y desarrolladas posteriormente por Montesquie y Rousseau en lo político, y por Adam Smith, en lo económico (S. XVIII), con su incidencia directa en la revolución francesa que marca el ocaso de la estructura feudal para dar paso a una nueva sobre la base de la acumulación del capital, los ideales democráticos y la dignificación del trabajo material que tiene un papel significativo en la expresión del pensamiento filosófico, religiosos, artístico, literario etc., de la época e influyen también en el ámbito educativo con relación a las formas y manera de acceder al conocimiento, desde la tradicional educación “bancaria” tan cuestionada por Paulo Freire, hasta la moderna pedagogía constructivista de Piaget, Ausbel, Drive o Vigosky.
11 12

Público tiene aquí la connotación de interés general, comunitario. “La polis representa un nuevo principio una forma más firme y más completa de vida social, mucho más significativa para los griegos que otra alguna”. JAEGER, WERNER. Paidea. Fondo de Cultura Económica, Santafé de Bogotá, reimpresión, 1994.

15

La contemporaneidad nos convoca a una nueva manera de abordar el conocimiento. Se impone así un retorno a lo público, a la Paidea Griega: “todo futuro humanismo debe estar esencialmente orientado en el hecho fundamental de la educación griega, es decir en el hecho de que la humanidad, él “ser del hombre” se hallaba esencialmente vinculado a las características del hombre considerado como un ser político”13 No podemos pensar hoy un hombre aislado produciendo ciencia en plena época de globalización del conocimiento, de la aldea planetaria, de la investigación en red. En efecto, organizaciones como Colciencias, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, divulgado en: Educación, la agenda del siglo XXI; el Informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI y el Informe Misión, Ciencia y Educación y Desarrollo, entre otros, hacen hincapié en la información de docentes y alumnos investigadores que participen en equipos interdisciplinarios y trasciendan los espacios meramente privados. El espíritu completamente nuevo que nos alienta (decimos nuevo en relación con el anterior, pero que en verdad remite al originario de la cultura griega), nos plantea el rescate de lo público, de lo comunitario, de lo que gira en torno a la polis. Dice Platón que cada forma de estado lleva consigo la formación de un determinado tipo de hombre, ello nos remite al cuestionamiento sobre ese tipo de hombre hoy: ¿Un hombre que se pertenece sólo a sí mismo? ¿un hombre que se pertenece a la comunidad? O bien; ¿un hombre híbrido, si “proyecto”, sin sentido de pertenencia, sin el principio de confrontación que enmarca toda dialéctica y que remite al sentido constructivo de problematizar la realidad? Es un hombre perdido en los estrechos límites de lo “privado”, de lo individual, de lo particular (individuocentrismo), respondiendo a una de las dos formas del narcisismo actual"? 14 (“la otra, es el hombre masa”), sin ascender al escenario de lo público en un efecto patológico o cultural o situacional de dislocación del centro de gravedad? Pero... ¿cuál es el centro y sobre cuáles parámetros estamos hoy llamados a ser y a actuar?. Para abordar estos interrogantes es importante señalar que el énfasis en lo público que aquí nos proponemos en el marco de la investigación científica, no comporta el desprecio por el hombre y su condición como persona, al contrario: se arraiga en la concepción humanista. “Es humanista en sentido antropológico, quien cree que el hombre mismo es la meta y justificación de todo esfuerzo humano; el hombre, y no alguno de los innumerables fetiches creadores por el hombre.”15 Consideramos que la investigación, “como forma de vida”, como búsqueda, como cuestionamiento permanente, como el hilo conductor que une creatividad y realización, como esa disponibilidad de ánimo al servicio de la comunidad (fundamentos éticos) y como debate que se promueve y se socializa, se entraña en el orden de lo público y aquí sí podríamos decir, tiene igualmente un carácter político en el sentido griego: actividad propia del ciudadano en la polis.
JAEGER, Werner. Paidea, fondo de cultura económica. Santafé de Bogotá, reimpresión. 1994. VILLACAÑA, José Luis. El Estado y la Cultura en: Convergencia entre ética y política, siglo del hombre editores. 1998, pag. 40. 15 BUNGE, Mario. Ética y ciencia, siglo XX. Buenos Aires. 1986, pag. 87.
13 14

16

Lo público nos ofrece una dimensión fundante en el contexto actual: “El rasgo característico de la ciencia y tecnología contemporánea es la presencia colectiva de un número cada vez mayor de individuos afiliados a instituciones del conocimiento (Universidades, centros de investigación...) ‘redes multidisciplinarias de tarea’, para contestar preguntas o resolver problemas específicos de carácter ‘teórico’ o ‘aplicado’, la estabilidad de este proceso en el largo plazo esta garantizada por la capacidad de reproducción, consolidación y ampliación de la comunidad científica; y es aquí donde la preparación de jóvenes investigadores juega un papel capital ”. 16 En esta exigencia de lo público se enmarca indudablemente el derrotero de la ciencia y la investigación, así lo presentan y analizan los investigadores de Colciencias al indicar que: “hay más ciencia o mejor ciencia cuando estos 5 factores (el científico, el proyecto de saber, el grupo, la institución y el interlocutor): a) son congruentes, “coinciden” o se refuerzan entre sí, es decir, cuando todos ellos apuntan en un mismo sentido o dirección y b) Cuando esa dirección es la de una productividad intelectual intensa y rigurosa.”17 Nos hablan de un “científico” que asume la ciencia como un “proyecto de vida”, y que está inmerso en un grupo de investigadores (connotación pública); de un “proyecto de saber” como una constante indagación que se desarrolla en un centro de investigación (rescate de lo público), de un “grupo” que atrae, socializa e institucionaliza su proyecto y que además ejerce un liderazgo (énfasis en lo público); de una institución que ofrece “un hogar para la investigación” (espacio público) y de un “interlocutor” que escucha y propone (legitimación pública). “El mayor secreto del éxito institucional anota este estudio, radica en hacerse a un núcleo social, encontrar y cultivar un interlocutor capaz y dispuesto a sostener el esfuerzo”. 18 Por otra parte, “la ciencia necesita convencer, entrenar, movilizar y prolongarse en el tiempo”19 acciones que van directamente relacionadas con lo público; En este sentido sí podemos decir que el centro de gravitación de la investigación, como disciplina constructora de ciencia, es el ámbito de lo público; allí se plantea (pregunta), allí se conforma (grupo de investigadores), allí se desarrolla (dialéctica interna y externa que sobrepasa los límites de lo individual y particular), allí se comparte (socialización del conocimiento) y allí se configura (nuevos paradigmas que son dominio público), pero allí también se confronta (contradicción y revisión públicas) de esos saberes que no pueden darse como definitivamente constituidos.

16

17

18 19

JARAMILLO. Hernán. Colciencias Colombia: Búsqueda de nuevos talentos par la educación. En Educación, la agenda del siglo XXI. Tercer mundo editores. Santafé de Bogotá. 1999, pag. 343. GÓMEZ. H y JARAMILLO. H. (eds) 1997. En 37 modos de hacer ciencia en América Latina, tercer mundo. Bogotá. 1997. Ibídem Ibídem

17

Ello plantea indudablemente la dimensión de lo público en la investigación: “la ciencia hoy en día no se resume en la creatividad de un genio aislado que hace descubrimientos decisivos, la investigación científico se presenta como un edificio, de dimensiones de rascacielos que supone la movilización de un ejercito de técnicos e inventores, trabajando en equipos disciplinados que dispone de instrumentos de importancia tal como la del tesoro del estado”. 20 Otra dimensión de lo público podríamos encontrarla desde la pregunta: ¿cómo investigar? Inquietud que lleva a los grandes pedagogos (Dewey, Montessori, Decroly, Caparede, Freinet, Makarenko) a estructurar la pedagogía a nivel teórico, metodológico y técnico. Los términos: ignorancia y saber no son asumidos indistamente en la antigua Grecia y en nuestro tiempo. En Sócrates la ignorancia se plantea como la exclusión de la posibilidad de preguntarse; ignorante es para él no quien carece de respuestas, sino quien es incapaz de establecer los límites de lo que da por cierto: “ignorante es aquel que se excluye de la inquietud que suscita la duda y la incertidumbre”. Ésta concepción de la ignorancia da paso a la investigación; así, el método mayéutico suscita la indagación posibilitando que un sujeto a instancias de otro (plano que trasciende lo individual), accede en la búsqueda de un saber. Ahora bien: conviene establecer la diferencia entre educación, pedagogía, enseñanza, didáctica e investigación; la primera es una práctica social que lleva implícida una determinada visión de hombre. La pedagogía es el proceso educativo que puede ser implícito o explícito como anota Ricardo Lucio, la enseñanza supone la “institucionalización del quehacer educativo y su sistematización”, en tanto que la didáctica, es un componente importante de la pedagogía y responde a la pregunta: ¿cómo enseñar?, o mejor: ¿cómo educar?. La investigación, por su parte, es un referente obligado en cada uno de estos conceptos, que a su vez lo atraviesa, los resignifica, los contextualiza. No los podemos abordar, en fin, sin la necesaria presencia de la investigación, como forma o manera de tratarlos, porque es imposible concebir, desde la visión actual, una formación integral sin una base investigativa que permita acceder, en forma de espiral, no concluyente, a nuevas maneras de relación y a diferentes concepciones científicas; perspectivas que se ubican en el dominio de lo público por la obligación misma que tiene el estado de diseñar políticas en este sentido. Finalmente, creemos también que: “los esfuerzos de investigación en un país no pueden estar circunscritos al esfuerzo de grupos minoritario de investigadores, principalmente confinados en centros privados de investigación... La investigación... merece comprometer a la universidad como primera responsable de esta función21, pero también merece salir de los estrechos límites a que circunscrita en una época, para ubicarla en su espacio legítimo; lo público, donde coexiste proyectos políticos y sociales. Con Hernán Jaramillo, es su artículo “Colombia: en búsqueda de nuevo talentos para la investigación” pensamos que:
20 21

Cervo. A. L. y Bervian P. A. metodología científica. Mc Graw Hill. Meheo. 1980, pag. 17. Ladrón de Guevara. Laureano. Metodología de la investigación científica, Usta. 1992, pag. 7.

18

“La formación de recursos humanos no es suficiente para promover el conocimiento, la investigación y el desarrollo. Se requiere de bases institucionales capaces de albergar esfuerzos de largo aliente; y estas instituciones solo tienen vida real cuando interactúan de modo sustantivo con otros sectores y actores dentro de la sociedad”22 Lo público es entonces un reto y los retos o se asumen o se dejan. Asumirlos es cuestión de conciencia.

SOBRE EL INVESTIGADOR

¿QUIÉN ES UN INVESTIGADOR? Es el ser humano, que responde desde la cotidianidad, al cuestionamiento por la realidad que observa y asume, con elementos teórico – científicos que sirven de sustento a una práctica en la perspectiva de dar cuenta de esa realidad.
22

JARAMILLO S. Hernán. Colciencias Colombia: en búsqueda de nuevos talentos para la investigación. En Educación la Agenda del siglo XXI. Tercer Mundo. Santafé de Bogotá. 1999, pag. 343.

19

ROL DEL INVESTIGADOR • • • • • • Articula en su quehacer investigativo lo teórico, lo práctico y lo contextual. Problematiza constantemente la realidad para abrir nuevos espacios de praxis investigativa. Responde a su permanente actitud de búsqueda, a través de su horizonte de comprensión. Asume la reflexión crítica como una postura que lo ubica, desde la objetividad, frente al conocimiento. Da cuenta de un saber epistemológico que soporta una determinada posición filosófica respecto al objeto de estudio. Asume la investigación como un proyecto de vida.

20

¿CÓMO SE HACE UN INVESTIGADOR?
“La verdad se construye desde la iniciativa y búsqueda creadora del individuo que es producida en la propia actividad social teórica y práctica del ser humano” Néstor H. Bravo Salinas

Podríamos decir que se hace desde el deseo, desde ese querer hacer algo y lograrlo, desde la inconformidad manifiesta por lo dado, desde el interrogarse por lo posible, desde romper con el paradigma de “dibujar en línea recta la realidad”, desde plantearse la fractura de los convencionalismos, los fanatismos y las visiones de túnel que obstaculizan su mirada; desde asumir internamente la caída de las ortodoxias, desde recrearse contemplando una flor y admirando el cielo estrellado en donde podría encontrar también un espacio de ingenio. Se hace además desde el conocimiento que lo acredita “hábil” para asumir un mundo complejo, nada claro, hostil a veces, con sombras entre hermanos que se desaparecen, se asesinan, se secuestran, se desplazan, se discriminan, se masacran, se violan, se desposeen y se “tumban”. Se hace quizás desde la pregunta en su respectivo campo disciplinar: el filósofo por el hombre, el político por el poder, el abogado por la ley, el psicólogo por el comportamiento humano, el ingeniero por las estructuras, el médico por la salud y la enfermedad, el literato por la palabra, el biólogo por la vida, el legista por la muerte. Pero además se hace desde la ética, en la pregunta por el bien y el mal, desde la estética por la armonía y la buena forma, desde la lúdica por el esparcimiento y la alegría y desde la técnica por el adelanto científico. Se hace por el reto con el hombre mismo, que no soporta las leyes del mercado, ni las privatizaciones, ni el costo social que la política neoliberal implica en desigualdades, desempleo y pobreza. Se hace el investigador en la interlocución con un “otro” que sufre: de cáncer, de sida, de traumas; con el que nace por el interrogante que le representa la vida, con el adolescente por la remoción de su mundo físico y psíquico, con el padre por la responsabilidad que lo compromete, con la madre cansada ya de “parir hijos para la muerte” y con el sacerdote que no da abasto con bendiciones postreras. Se hace un investigador cuando mira, cuando escucha, cuando siente, cuando habla, cuando piensa, cuando suspira, cuando llora, cuando ríe, cuando canta. Se 21

hace en fin, cuando sueña con utopías, con esperanzas, con armas depuestas y con banderas blancas. Se hace en la inquietud que le deparara el síntoma, bajo la aparente tranquilidad de la formación reactiva porque ser neurótico es un efecto semántico de nuestro tiempo. Se hace en un día a día, y en un momento a momento, que se vivencia y se asume como el resultado de un anterior momento, que también es fruto de otro; porque nada es al azar. Se hace comiendo paleta, jugando pelota, o elevando metas, porque el investigador como el niño siempre está presto a preguntarse por qué el hielo se derrite, por qué el balón cae cuando es impulsado y por qué la cometa gravita libremente, como si quisiera desentrañar con sus inquietudes las leyes de la física. Sólo que éstas si pueden ser objeto de investigación científica. Se hace en la mayeútica socrática como proceso dialógico en el cual la verdad de las cosas se torna dialéctica en el acto mismo del preguntar y el responder; pero también se hace en la retórica porque ella, aunque sirve de omato lingüístico, algo encubre, algo olvida, algo disfraza, algo permite colegir más allá de lo dicho y algo bordea con un toque de gracia, sirviendo de referente a Freud para construir su teoría psicoanalítica de los lapsus, el chiste, los olvidos, el síntoma y el sueño como formaciones del inconsciente que son y elementos estructurales de la clínica. Se hace en la búsqueda de lo universal y de lo común contra el relativismo sofista como si los “platonismos” le dieran la respuesta perfecta sobre el mundo axiológico convulsionado de la postmodernidad que, a contrario sensu, declara la caída de las ideologías y de los totalitarismos señalando una ruptura con los fundamentos de la modernidad: libertad y razón para introducir la lógica del caos y del “todo vale” desde el “fin justifica a los medios de Maquiavelo”, hasta el nihilismo nietzchiano y el “antihumanismo de la cotidianidad” que, haciendo énfasis en la ética del derecho se olvida de la ética del deber. Se hace desde la tesis, la antítesis y la síntesis, proceso hegeliano que enmarca la dialéctica como método y como movimiento de la realidad entera, o desde Descartes que centra en el sujeto pensante la reflexión filosófica o mejor aún, desde Kant con su viraje copernicano acerca del problema del conocimiento, que no parte del objeto mismo como algo dado, sino del juicio que sobre él recae. Se hace el investigador en el método de Husserl, con sus repercusiones en el campo de los valores (Schheller o Hartmann), o en el campo de la ontología (Heiddegger y Sartre), volviendo a las cosas mismas (a los fenómenos), en lugar de discutir acerca del problema del conocimiento; o en el método estructuralista de Ferdinand de Saussure que supone una ruptura con los estudios puramente diacrónicos del lenguaje y privilegia el aspecto sincrónico del mismo como una especial manera de la objetividad del análisis, en cuyas fuentes han bebido antropólogos como Levi Strauss, sociólogos como Louis Althusser, filósofos como Michel Foucault y psicoanalistas como Jacques Lacan.

22

La hermenéutica como problemática inherente a las ciencias del espíritu señala igualmente un derrotero en el quehacer del investigador que posibilita el acceso al mundo mediado por el lenguaje. Pero también la cultura y la historicidad son dimensiones básicas del hombre en su ser y en su quehacer que marcan tajantemente la diferencia entre el hombre y el animal. El investigador puede elegir si adopta el horizonte filosófico de los griegos, esencialista por antonomasia, o se ubica en el paradigma existencial que privilegia la existencia sobre la esencia con Kierkegaard, Sartre, Cami o Marcel. “La ciencia representa el último paso en el desarrollo del hombre y puede ser considerado como el logro máximo y característico de la cultura”, dice Cassirer. Dentro del proceso de secularización de la cultura, la ciencia es su eje central que afecta todos los espacios de la vida humana: su relación con el mundo, con los otros, con sus ideas y valores. Este impacto tiene repercusiones claras en la filosofía contemporánea. A través de la historia del pensamiento, los grandes sistemas filosóficos han tenido una relación directa con las ciencias, igual ocurre con el positivismo según el cual “no existe otra verdad que la científica”. ¿Qué podría decir aquí el investigador que se hace en ese interactuar con la realidad, desde una postura crítica? Y desde otro lugar. ¿podrá la ciencia estar de espaldas a la ética? ¿por qué la destrucción de embriones, la clonación humana en proyecto, los métodos eugenésicos? ¿la eutanasia, la biotecnología de transplantes y el uso indebido del ecosistema? Se hace el investigador desde la praxis que le indica un camino, una meta, una técnica y una perspectiva metodológica para que transforme la realidad, para que asuma el reto del cambio y entienda que investigar, además de ser una actividad creadora, es un espacio para el compromiso político y social: una forma de vida. Se hace al elaborar los objetivos del proyecto porque éstos son expresión de su claridad en las metas; al plantear el problema, por la precisión que exhibe en su elaboración y por las preguntas orientadoras que hablan de su inquietud investigativa; también en la justificación, por las razones (importancia, trascendencia, impacto) que presenta como fundamento de su estudio u porque las repercusiones que ella tenga en la sociedad son derivadas de su aporte. En la construcción misma del diseño metodológico que le permite desplegar estrategías para responder a las preguntas. Se hace en la investigación exploratoria cuando examina un tema poco abordado, por la sagacidad que despliega en la búsqueda: en la descriptiva cuando va señalando una a una las propiedades del objeto (personas, grupos, comunidades) para evaluar concienzudamente sus diferentes aspectos desplegando allí una importante capacidad discriminatoria. En la correlacional, cuando mide el grado de relación que existe entre dos o más conceptos o variables, por la especificidad del estudio que amerita presión en los datos. Se forja como investigador en el ejercicio serio de su quehacer, que implica dedicación, constancia, esfuerzo, rigor científico, estudio, objetividad para apreciar el fenómeno, pero 23

también subjetividad para dejar surgir todo el potencial creativo que le permite abrir nuevos espacios de conocimiento, implica, de igual manera, articular en el proceso lo teórico, lo práctico y contextual, porque ninguno de estos aspectos independientemente considerados garantiza, el buen éxito de su misión, entrañada en la conjugación de los tres, de manera integrada. Estar convencido de su tarea investigativa, es una nota característica de quien asume la investigación, porque para ello se requieren habilidades especiales que bien se pueden desarrollar a partir del ejercicio mismo de investigar, entereza de ánimo para no desfallecer frente a los obstáculos y una visión prospectiva que le permita superar el corte sincrónico de un presente sin proyección. En las circunstancias actuales de globalización del conocimiento, es preciso trascender la investigación local mediante el acceso a redes de interconexión internacionales que le ofrecen posibilidades de acceso a otras fuentes y una amplia ubicación de principios, referentes, tendencias y contextos actuales del conocimiento. Se hace en el compromiso con el proyecto que de ninguna manera desplaza al hombre sino que lo comprende en su cabal dimensión. Se hace, en fin, desde el ser, desde el sentir, desde el saber y desde el saber hacer, en la dimensión de un profundo compromiso ÉTICO.

DEL FENÓMENO A SU COMPRENSIÓN
24

“La historia humana en buena parte ha sido la trayectoria que ha ido de lo diverso, disperso y aislado hacia lo universal, unido y comunicado. Sobre este tema se abre un nuevo capítulo de reflexión metodológica” Jesús Galindo Cáceres El Estado del Arte es una investigación documental mediante la cual se realiza un proceso en forma de espiral sobre el fenómeno previamente escogido, que suscita un interés particular por sus implicaciones sociales o culturales y es investigado a través de la producción teórica constitutiva del saber acumulado, que lo enfoca, lo describe, y lo contextúa desde distintas disciplina, referentes teóricos y perspectivas metodológicas. Este recorrido se inicia con una mirada reflexiva del investigador que le permite captar una serie de datos inicialmente inconexos, desarticulados, sin sentido, con el fin de analizarlos críticamente para construir con ellos una coherencia, mediante un proceso de abstracciones que le posibiliten apreciar nuevos aspectos. Es un trabajo constitutivo donde la interpretación, la crítica y la argumentación racional, juegan un papel preponderante porque permiten llevar a cabo inferencias y relaciones. Se trata de ir de la parte (unidad de análisis) al todo (fenómeno estudiado a través de la representación teórica), para explicitar un argumento de sentido que explique y totalice una cierta visión “paradigmática, semántica y pragmática” en orden a dilucidar una particular manera de apreciar el fenómeno, una construcción global de significados y una trascendencia en lo real de estos elementos con repercusiones prácticas en el entorno social. El recorrido permite que el investigador se desligue del dato aislado, que si bien remite a lo empírico del fenómeno que lo originó, nada dice en el contexto de un “saber sobre el fenómeno”, ya que las particularidades sólo dan cuenta de aspectos aislados que, al no estar integrados, pueden correr el riesgo de no ser tenidos en cuenta en posteriores investigaciones. De otra parte, ese “saber sobre el fenómeno” puntualiza la necesidad de una aproximación hermenéutica que facilite la comprensión de sentido, lo cual sólo es posible a partir de una lógica articulada que sobre unos datos fidedignos, y congruentes construya una globalidad en la interrelación de la unidad dialéctica proceso – colectivo de investigadores. La comunicación, el carácter dialógico y participativo es esencial en este proyecto, donde el conjunto de proposiciones teóricas, a través de la puesta en común, van conformando nuevas relaciones y argumentos de sentido que se plantean y replantean en búsqueda de una coherencia estructural en la investigación. Es la ganancia obtenida finalmente de la 25

confrontación y constatación que convoca al colectivo de investigadores bien de manera interna, o bien externa frente a terceros interlocutores en comunidades universitarias o académicas. El fenómeno está atravesando no sólo por su connotación semántica que remite a múltiples significados en el orden personal, familiar y social, sino por una carga emocional derivada del contexto particular que lo delimita. Mirarlo a través del prisma de un solo enfoque, de una sola área del saber o desde una sola dimensión metodológica, es quedar a medias en su abordaje, que merece otras comprensiones, otros análisis y otras líneas generadoras de nuevas preguntas e investigaciones. El auge que se insinúa hoy en la investigación científica, se fundamenta precisamente en asumir la ciencia como una tarea – proyecto, como un estilo de vida que invita a no desfallecer en la búsqueda de ese “saber” que, por otra parte, jamás estará absolutamente constituido, porque todo saber es relativo a otro saber y toda búsqueda es el principio de un nuevo camino por recorrer. De suerte que, siempre habrá un espacio... algo por decir... algo por descubrir... algo por comprender; es la insaciabilidad del pensamiento científico que no se mueve en un mundo finito de certidumbres. Entrañado al concepto de Educación Permanente, “el suceso más importante ocurrido en la historia de la educación de la segunda mitad del presente siglo”23, creemos se encuentra el concepto de investigación permanente que como el primero, no es nuevo, pero al cual desgraciadamente no se le ha dado en nuestro medio educativo una importancia similar, por tal razón nos encontramos hoy huérfanos de investigadores que como en su lejana o cercana infancia mantengan viva su capacidad de asombro, sin límites de edad ni de espacio escolar. Ahora bien. Investigar es dar cuenta de un objeto a través de un procedimiento y desde ciertos referentes. Se investiga lo empírico del fenómeno, pero también se indaga por ese fenómeno en textos que de él dan cuenta a través de lo simbólico y este análisis (de la historia documental) que exige un recorrido de interpretación y comprensión, es finalmente la partida de nuevas argumentaciones sobre el fenómeno que a su vez alienan otras para explicar la realidad. Aquí lo que interesa es buscar otras lógicas y otras perspectivas, trabajar sobre el acervo documental recogido para mirarlo desde otro lugar y con otros objetivos; buscar diferentes matices antes no tenidos en cuenta y penetrar en los textos para “hacerlos hablar” desde su propia capacidad significante. La documental es una manera “depurada” de ver la realidad, donde la interpretación del dato demanda una elaboración mayor, en tanto más amplia es la recopilación de la información que exige un esfuerzo de revisión y síntesis donde la dialéctica del conocer y del ignorar, se resuelven en el método hermenéutico por la posibilidad que éste ofrece de tomar el todo a partir de la asociación de significados para lograr la captación del sentido.
23

TUNNERMANN B., Carlos. La Universidad de cara al siglo XXI, p.16.

26

27

SEGUNDA PARTE

Aproximación Teórica a los Estados del Arte

“Todas las ideas esenciales de la ciencia nacieron del dramático conflicto entre la realidad y nuestros intentos de comprenderla” A. Einstein y L. Infeld

28

OBJETIVOS
Objetivo general: Estructurar los lineamientos generales de “Un modelo para investigación documental” y presentarlos en forma didáctica para facilitar su uso. Objetivos específicos: • • • • • Identificar y conceptualizar la investigación sobre Estados del Arte desde una ubicación científica y metodológica. Proporcionar las bases teóricas de la investigación documental desde la perspectiva hermenéutica. Realizar un acercamiento a los conceptos que comprenden este estudio y lo desarrollan: tema central, núcleos temáticos, unidad de análisis, factores e indicadores. Estudiar cada una de las fases en las cuales se divide el proceso, sus objetivos, actividades y productos. Desarrollar la unidad dialéctica proceso – colectivo de investigadores sobre la cual se construye el modelo.

Se incluye a continuación un diagrama sobre la estructuración general para la construcción de Estados del Arte.

29

DIAGRAMA 1 Estructura general sobre construcción de Estados del Arte

30

Ubicación científica El Estado del Arte es una investigación documental que tiene un desarrollo propio cuya finalidad esencial es dar cuenta de construcciones de sentido sobre bases de datos que apoyan un diagnóstico y un pronóstico en relación con el material documental sometido a análisis. Implica, además, una metodología mediante la cual se procede progresivamente por fases bien diferenciadas para el logro de unos objetivos delimitados que guardan relación con el resultado del proceso. Consideración metodológica La investigación Estado del Arte comparte el empleo de los métodos inductivo y deductivo. En la recolección de datos se procede inductivamente, de lo particular (unidad de análisis) a lo general (sistematización de datos) y en las tercera y cuarta fase (Interpretación por núcleos temáticos y construcción teórica) se procede deductivamente, de lo universal a lo particular. En estas fases se hace el estudio de las partes integradas de un todo. Fundamentación teórica El Estado del Arte no puede desarrollarse aisladamente en el vasto campo de la investigación científica. No puede lanzarse a presentar hipótesis prescindiendo de la fundamentación teórica porque, ya que lo trasciende. Su fuente principal es la hermenéutica, disciplina filosófica de la cual se nutre. Hermenéutica del griego hermeneutike = tekhne, es la ciencia universal de la interpretación y de la comprensión o entendimiento crítico y objetivo del sentido. Surge originariamente en el mundo griego a través de la interpretación técnica de los poetas, luego se desarrolla en torno a unas reglas para la interpretación de textos bíblicos (Orígenes, Tertuliano, Clemente). Se continúa en el renacimiento con la obra de Flacius (1567) y se proyecta en la modernidad con Schleiermacher. El problema central de la hermenéutica está en el “comprender” y la finalidad del método en comprender al autor mejor de lo que él mismo se comprendió. El cambio de hábitos del lenguaje, de pensamiento y de representación de una época a otra, con la respectiva problematicidad de la tradición y la consiguiente necesidad de descartar toda interpretación falsificante del texto, es el fundamento histórico del surgimiento de esta disciplina que, inicialmente es sólo exegética. A partir de la ruptura interpretativa que significa Lutero con la reforma protestante, se desarrolla la conciencia en una hermenéutica total que alcanza su punto culminante con Schleiermacher (S. XIX), quien partiendo de este contexto teológico, lo amplia y lo trasciende, poniendo la hermenéutica en función de la comprensión correcta de cualquier texto escrito o hablado. Distingue dos fases en la elaboración hermenéutica: la interpretación gramatical vinculada al sentido 31

objetivo de las palabras y la interpretación técnica que se llama también psicológica y subjetiva cuyo objeto es captar la particularidad significativa. Según este autor el dominio hermenéutico se adquiere y se enriquece con el tiempo y necesita además del sentimiento, de ahí su imposibilidad de ser un método puramente científico. La simple agregación de observación, y esto es importante, no es hermenéutica, ya que sólo tienen valor si es coherente y sistemáticamente conducida. La hermenéutica muestra la necesidad de mirar las proposiciones y los significados en el contexto vital respectivo de la época en la cual surgen y de esclarecer el conjunto de experiencias que las rodean. Para Wilhen Dilthey “la hermenéutica es el proceso por medio del cual conocemos la vida psíquica con la ayuda de signos sensibles que son su manifestación”. A partir de este autor la hermenéutica es exclusiva de las ciencias del espíritu que no preceden con los mismos métodos de las ciencias naturales. Sólo las primeras, dice, tienen la función de comprender y las segundas de explicar. El método de investigación de las ciencias del espíritu se basa en la comparación, no en la valoración objetiva. “Su concepto central del “entender” pretende captar la estructura integral del hombre en su respectiva individualidad”. (Müller y Halder, 1986). Hasta aquí la hermenéutica se enfoca como inspirada en la subjetividad. H. G. Gadamer (fundador de la hermenéutica contemporánea), quien sigue a Heidegger mostrando la dimensión ontológico – existencial de la comprensión, intenta una nueva fundamentación de la hermenéutica filosófica al señalar que el comprender no es el comportamiento de un sujeto con un objeto dado, sino el acontecer de una ación histórica que se hace desde una cierta precomprensión (preinteligencia de lo que se va a interpretar) por lo cual no existe una plena reproducción de sentido (sobre un texto o un acontecimiento). Esta precomprensión tiene a su vez supuestos y condicionamientos debido a la historicidad del sujeto; es lo que origina el círculo hermenéutico. “Quien desee comprender un texto tiene que estar dispuesto a dejar que éste le diga algo. Una conciencia hermenéuticamente adecuada debe mostrarse sensible, de manera preliminar a la alteridad del texto. Dicha sensibilidad no presupone una neutralidad objetiva o un olvido de sí mismo, sino una clara toma de conciencia respecto de las propias presuposiciones y los propios prejuicios. “(Gadamer, 1976) Otros autores como Paul Ricoeur, Karl – Otto Apel y Cassirer, participan de la discusión sobre la hermenéutica y aportan otros elementos fundamentales: Para Ricoeur es posible desarrollar una hermenéutica crítica que es una reflexión hermenéutica sobre la crítica y sobre las condiciones de ésta. Otto – Apel indica que hay una posibilidad de completar la ciencia (natural) con la hermenéutica pero 32

que esto es muy distinto a predicar la “unidad de la ciencia”. La comprensión del sentido puede ser, según Apel, un auxiliar en la explicación de los hechos. Cassirer elabora un sistema pluralista de interpretación de la cultura conforme a un esquema tripartido y circular (mito – lenguaje y logos), su pretensión es que sea una interpretación totalizadora “discurso sobre los discursos humanos”, filosofía de las formas simbólicas. Para Foucault “hermenéutica es el conjunto de conocimientos y técnicas que permiten que los signos hablen”. La hermenéutica, en tanto ciencia de la interpretación, es pues, el elemento estructurador del proceso de construcción de estados del arte; es por ello que, partiendo de la investigación del fenómeno en estudio, se puede llegar a la comprensión y a la transformación del mismo mediante un recorrido que va de los referentes inmediatos a los resultados de esta investigación y finalmente a la comprensión en una secuencialidad que permite enlazar descripción, explicación y construcción teórica nueva desde esa comprensión. Hablamos así de totalidad de sentido cuando indicamos el dinamismo interno, cuya lógica rige los niveles de significación de la obra analizada, niveles que trascienden la primera lectura, la mera aprehensión descriptiva y que consiste en un “acontecimiento lectura” de otro “acontecimiento escritura” en aras de captar esa totalidad, a través de los múltiples niveles (político, religioso, antropológico, jurídico) que nos presenta la obra, todos ellos regidos por una coherencia. El esquema siguiente muestra los diversos niveles de la interpretación en el círculo hermenéutico:

33

4. Construcción metodológica La investigación sobre Estado del Arte se denomina también investigación documental o estado del conocimiento porque tiene como fin dar cuenta de la investigación que se ha realizado sobre un tema central. Este tema se desglosa en núcleos temáticos (subtemas) que son investigaciones afines y delimitan el campo de conocimiento. Se indaga sobre el fenómeno, mediante la revisión detallada y cuidadosa que se hace de los documentos que tratan dicho tema, textos que en este modelo hemos denominado unidad de análisis. Por unidad de análisis entendemos un texto individual (cualquiera sea su carácter: libro, artículo, ensayo, tesis, etc.) que engrosa el conjunto de cada núcleo temático. Se pretende, en síntesis, ofrecer una visión global del estado actual del conocimiento que parte de una ubicación textual hacia una comprensión contextual o, en términos de Foucault: “leer el texto en el contexto”. Ahora bien: para poder leer el texto de manera fidedigna es indispensable hacer una relación precisa de los factores e indicadores que muestran aspectos a reseñar en cada una de las fichas que instrumentan la investigación. Llamamos factores, en esta concepción metodológica, a los aspectos que destacan elementos de relevancia a señalar o a distinguir en una unidad de análisis y que a su vez desglosan otros ítems llamados indicadores: Se tienen en cuenta ocho factores para reseñar en las fichas instructivas: 1. Aspectos formales: Identificación del autor y la obra. 2. Asunto investigado: Objeto o fenómeno en estudio. 3. Delimitación contextual: Parámetros temporales, espaciales, sociales, y con relación a los sujetos. 4. Propósito: Fin perseguido con la investigación implícito o explícito y objetivos. 5. Enfoque: referente disciplinar y conceptual de documento. 6. Metodología: Conjunto de procedimientos y estrategias utilizadas. 7. Resultados: Lo obtenido del análisis. 8. Observaciones: Las que presenta el investigador al concluir su trabajo.

34

Cada uno de estos factores, despliegan, como se indicó, unos ítems llamados indicadores. Entendemos por indicador un señalador que muestra aspectos relevantes de un factor. Tomando los factores mencionamos anteriormente, encontramos que cada uno tiene sus respectivos indicadores según el cuadro siguiente:

FACTORES 1. Aspectos Formales 2. Asunto investigado 3. Delimitación contextual 4. Propósito 5. Enfoque

INDICADORES Autor Tipo de material 2.1. Tema 2.2. Subtema 2.3. Problema 3.1. Espacial 3.2. Temporal 3.3. Sujetos Explícito o implícito Objetivos 5.1. Disciplina 5.2. Paradigma conceptual 5.3. Referentes teóricos 5.4. Conceptos principales 5.5. Hipótesis 5.6. Tesis 5.7. Tipo de investigación 6.1. M. Cualitativa 6.2. M. Cuantitativa 6.3. M. Mixto 6.4. Técnicas Conclusiones Recomendaciones Glosas Comentarios Anexos (referenciarlos)

6. Metodología

7. Resultados 8. Observaciones

Nota: Cada uno de estos indicadores tiene su definición en el cuadro que se incluye en el punto 5 de la guía práctica titulado: Factores e indicadores. Hacer una lectura significativa del texto, a lo cual nos convoca la investigación documental, implica identificar las palabras básicas necesarias, portadoras de las 35

ideas, aspectos y conceptos centrales. Entendemos por palabras claves (básicas) a consignar en las fichas que así lo requieren, aquellas que tienen contenidos específicos en la temática tratada, e identifican campos del saber o unidades de conocimiento en contextos determinados, por ejemplo: homicidio, psicopatología, pandillas, etc. Sirven también para orientar y como referentes importantes para identificar un texto.

36

El diagrama que se incluye a continuación desarrolla la pregunta sobre qué es un estado del arte. DIAGRAMA 2 ¿Qué es un Estado del Arte?

37

5. Relaciones Investigador – texto – interpretación. El investigador de estados del arte concede la palabra al texto en cuanto él tiene una verdad qué decir, unos datos qué ofrecer, unos factores qué señalar, unos indicadores qué describir, pero aún más, un sentido para transmitir y un significado para revelar. Esto ocurre con cada una de las unidades de análisis que revisa, de ahí que su labor ante todo debe estar inspirada, de una parte, en la fidelidad a ese texto en la elaboración de los factores e indicadores que lo distinguen e identifican sin alterarlos. Es que las evidencias son “el camino para entrar confiablemente en la labor de interpretación” (Guillen, 1985) y, de otra parte, en salvaguardar la objetividad del documento (lo que él dice o expresa, los resultados que ofrece, las tendencias en la investigación), sin sacrificar el acercamiento analítico y crítico respecto al fenómeno, posiciones que han de asumirse al revisar cada una de las unidades que conforman los respectivos núcleos temáticos. Queda una última relación investigador – texto – interpretación; es la derivada del proceso ya descrito y consistente en la construcción teórica posterior, de la temática investigada (que se realiza en la fase IV), a través de una “comprensión de sentido” a estructurar sobre el objeto de estudio, una vez se concluya el trabajo por núcleos temáticos. La comprensión de sentido, lejos de ser un dato más consiste en la asunción que del fenómeno se hace de manera interpretativa y correlacional, a manera de síntesis reconstructiva que permite una elaboración teórica clara y global de mayor complejidad. Hasta ese momento el proceso había sido inductivo; aquí se torna deductivo y hermenéutico que permite ofrecer relaciones y explicaciones, no sólo de tipo causal, sino contextual, con lo cual se logra la recuperación de los textos en su dimensión simbólica en una forma coherente e integrada. El proceso de socialización final al interior del colectivo de investigadores, y el que es útil promover posteriormente con interlocutores externos, que puede sugerir replanteamientos en cuanto a hipótesis, logros, vacíos o dificultades es importante porque genera la dialéctica necesaria en este tipo de investigaciones para acceder a resultados confiables. “El Hombre solo dogmatiza su saber, es necesario que lo ponga en consideración social” dice Bachelard. 6. Qué expresa el Estado del Arte Un estado del arte da cuenta de un saber acumulado en determinado momento histórico acerca de un área específica del saber, como tal, no se considera un producto terminado; da origen a nuevos campos de investigación y éstos a su vez generan otros en el área sobre la cual se ha investigado.

38

7. Principios que orientan la construcción de Estados del Arte Creemos oportuno señalar cinco principios que orientan esta investigación documental, en razón de su especificidad, que pueden contribuir al desarrollo del proceso y a la obtención de las metas propuestas, son ellos: Principio de finalidad. Relacionado con la necesidad de plantear unos objetivos de investigación concebidos previamente. Principio de coherencia. Apunta a la unidad interna del proceso en relación con las fases, las actividades y los datos que constituyen la materia prima de la investigación. Principio de fidelidad. Cimentado en la recolección de la información (no dejar por fuera ninguna institución referenciada desde un principio para llevar a cabo el trabajo) y en la transcripción fidedigna de los datos. Principio de integración. Entrañado en la evaluación cualitativa que se hace de cada una de las unidades de análisis, de los núcleos temáticos y del conjunto. Principio de comprensión. Que posibilita la construcción teórica del conjunto en perspectiva global para poder ofrecer conclusiones en forma sintética sobre el estado general de la temática. 8. Límites de la investigación 8.1. En relación con el tiempo. Están dados por una fecha de iniciación y otra de terminación del proceso que le imprimen un carácter de seriedad, de responsabilidad individual y grupal y del rigor propio de la actividad investigativa. 8.2. En relación con el material investigado. No es conveniente restringir en este punto el número de unidades a inventariar, describir y analizar porque ello sería contraproducente al carácter mismo de la investigación, que pretende abordar el nivel investigado sobre una temática particular: (cuánto, cómo, de qué manera y bajo cuáles parámetros: enfoques, metodologías, tendencias, etc.). 8.3. En relación con el espacio. La delimitación espacial debe ser clara porque ella obedece a los objetivos trazados en el proyecto; dejar sin señalar el territorio en el cual se adelanta el proceso es no dar cuenta de un aspecto importante en la investigación que 39

pretende establecer cuánto se ha investigado en la ciudad, en el departamento, en el país sobre el tema escogido. 8.4 En relación con los integrantes del colectivo. No existe un número prefijado o que pueda prefijarse con relación a las personas que integran un equipo de investigación. Ello depende de la voluntad interna del equipo, de los diferentes temas a trabajar, del volumen del material que se pretende revisar, de los núcleos temáticos en los cuales se subdivide el tema, o de otros factores particulares. Los límites en este campo se relacionan específicamente con la secuenciación del proceso, el cual está dividido en cinco fases, como veremos a continuación. 9. Fases del proceso. Ante todo conviene mirar qué se entiende por proceso. Es el conjunto de estrategias metodológicas que garantizan la vinculación teoría – práctica. Se conceptualiza como una relación dinámica que tiene un principio un desarrollo y un fin, durante el cual se adelantan procedimientos encaminados a la consecución de una meta. El procedimiento es la forma o manera de desarrollar un proceso que implica, a su vez una serie de pasos a seguir. El proceso de construcción de estados del Arte lo hemos dividido en cinco fases que constituyen el procedimiento mediante el cual se pretende sacar avante el proyecto son ellos. 9.1. Fase preparatoria.

Tiene como fin orientar expresamente al colectivo de investigadores, con sustento teórico, sobre cómo habrá de realizarse el estudio cuál es el objeto de investigación que se pretende abordar cuáles los núcleos temáticos comprendidos en el tema central; cuál es el lenguaje básico común a utilizar, así como los pasos a seguir a través de la investigación. 9.2. Frase descriptiva

Comprende el trabajo de campo que se realiza con el fin de dar cuenta de los diferentes tipos de estudios que se han efectuado sobre el tema y sub – temas, cuáles sus referentes disciplinares y teóricos con qué tipo de sujetos se han realizado, bajo cuáles delimitaciones espaciales, temporales y contextuales se han llevado a cabo, qué autores las han asumido qué perspectivas metodológicas se han utilizado. 9.3. Fase interpretativa por núcleo temático

40

Esta fase permite ampliar el horizonte de estudio por unidad de análisis y proporciona datos nuevos integrativos por núcleos temáticos, en tanto trasciende lo meramente descriptivo que conduce al planteamiento de hipótesis o afirmaciones útiles para la siguiente fase. 9.4 Fase de construcción teórica global. Comprende un balance del conjunto que parte de la interpretación por núcleo temático, para mirar los resultados del estudio como vacíos, limitaciones, dificultades, tendencias y logros obtenidos con el fin de presentar el estado actual de la investigación de manera global que permita orientar líneas de investigación. Cada una de estas fases tiene sus objetivos o logros sus actividades para realizar, un tiempo determinado para llevarlas a cabo y el producto final requerido como fruto del trabajo realizado, que en esta parte teórica no detallamos pero que van incluidos en la guía práctica de la tercera parte. 9.5. Fase de extensión y publicación.

Consiste en la posibilidad de divulgar la obra, bien en forma oral mediante conferencias, disertaciones, paneles, seminarios, mesas redondas, etc., bien en forma escrita (publicación). La importancia de esta fase estriba en poner en circulación un nuevo conocimiento que permite la interlocución con otros grupos y comunidades académicas científicas. 10. Capacidades y aptitudes del investigador. Este proceso exige pero también ayuda a desarrollar en el investigador varias capacidades y aptitudes: • Sentido de pertenencia.

Quien asume este proyecto de investigación, además de tener una buena disposición para el trabajo, encuentra que el contacto con el colectivo de investigadores va desarrollando en él un gran sentido de pertenencia no sólo en razón de la acogida comunitaria, sino de sentirse considerado como un actor del proceso, lo que implica, de una parte autonomía, pero también trabajo solidario que respalda su quehacer.

41

Compromiso.

Es la respuesta personal positiva frente a la tarea asumida, con alta grado de responsabilidad, seriedad y diligencia que posibilita el cumplimiento cabal de las obligaciones contraídas con respaldo en una posición ética. • Creatividad.

Es la capacidad que tiene el investigador de generar alternativas, modificar situaciones, romper paradigmas, asumir nuevos retos, en suma, de crear. Esta facultad es de gran importancia porque si no se trasciende lo dado, se estará siempre en el peligro de seguir “repitiendo” y de seguir copiando. • Crítica y análisis.

Es difícil pensar en un proyecto de investigación sin un gran contenido analítico y crítico por parte de sus actores. La reflexión analítica permite hacer inferencias y relaciones, formular hipótesis, plantear conclusiones y glosas, consignar observaciones y, finalmente, hacer señalamiento o recomendaciones útiles en la perspectiva investigativa. • Trabajo en equipo.

El trabajo en equipo es un reto de finales de siglo. Las organizaciones se proyectan hoy como entidades colectivas a manera de grupos sistémicos que funcionan en forma interdependiente e integrada para lograr determinados resultados o productos. Ahora bien: Todo sistema se caracteriza por tres aspectos principales: finalidad, proceso y contenido. La finalidad le imprime dirección (qué debe hacerse), el proceso se refiere a los procedimientos desarrollados en procura de un fin (cómo hacerlo) y el contenido es la suma de las partes que constituyen el sistema total (producto). Este sistema denominado para efectos de este trabajo Colectivo de Investigadores (CI) debe ser sensible a los cambios del sistema educativo y a los cambios que requiere la sociedad (suprasistema.) Por otra parte, los sistemas están obligados a una evaluación de rendimiento, lo cual implica un control de calidad; con base en ello sus planes se deben reajustar periódicamente para que respondan verdaderamente a la misión y visión trazados originariamente, al constituirse cada equipo. La concepción del grupo como sistema que tiene su propia retroalimentación y del trabajo de investigación como proceso permite entender que todo lo que ocurre, bien sea sincrónica o diacrónicamente, es parte de esa dinámica. Sólo así 42

concebidas ambas dimensiones se logrará una unidad de resultados y una integración del conocimiento. El informe de la comisión de sabios en Misión Ciencia, Educación y Desarrollo, insiste en la necesidad de “... Privilegiar en las instituciones educativas la preparación para la generación y adaptación del conocimiento científico y tecnológico a través de la formación de alumnos y docentes como investigadores incipientes con capacidad de formular problemas e hipótesis, de utilizar distintas metodologías cualitativas y cuantitativas, de escribir informes sobre los resultados obtenidos y, sobre todo de mantener la capacidad de sorprenderse por los fenómenos de indagar sus causas y examinar sus variaciones, además de perseverar disciplinadamente en esa indagación”1 11. Informe final. Es el compendio que comprende la construcción teórica de la investigación. Se enuncian algunos referentes para tratar, aunque significando que de ninguna manera son taxativos. • • • • • • • • Tipo de materiales utilizados o revisados. Contextualización respecto a la investigación. Sistematización de los resultados y congruencia en los datos. Delimitación del concepto. ¿Cómo surge? ¿Cuándo surge? ¿Quiénes lo tratan? Enfoque que se le da a la investigación. Maneras de concebir el estado del conocimiento (descriptiva, explicativa). Problematizar el estado de la cuestión (si se realizó en todas sus fases no sólo en la inventarial) mediante la formulación de preguntas concretas y de respuestas con base en el material analizado, para detectar qué aspectos se han investigado y cuáles no. Reseña de los resultados de investigaciones sobresalientes para mirar la prospección del conocimiento o transición hacia nuevos enfoques. Deconstrucción de una serie de temáticas. Reinterpretación conceptual. Problematización de conceptos. Crítica de las aproximaciones teóricas que subyacen a las investigaciones. Apuntar a la comprensión del proceso en lugar de caer en generalizaciones. Dar cuenta de la ideología subyacente a la investigación. De dónde parte la investigación. Posición del autor frente al estado del conocimiento.

• • • • • • • •
1

Varios Colombia: al filo de la oportunidad. Tercer Mundo editores. Santafé de Bogotá, 1996. Pág. 181.

43

• • •

Avances que se han logrado, qué no se ha logrado y por qué; lagunas, vacíos limitaciones. Lineamientos específicos sobre: Qué se debe hacer, hacia dónde se puede apuntar, cuáles preguntas no están respondidas, qué controversias existen. Observaciones sobre si hay cambios de actitudes, de valores, de comportamientos, etc.

Para que un estado del arte se considere investigación científica debe responder a los anteriores u otros items que se estimen pertinentes, para lograr una recomprensión global del fenómeno, que implica una evaluación cualitativa integrada congruente, es decir con relación lógica interna, lo que desde el punto de vista de la hermenéutica equivale a una “detección del todo, meta a la cual es imposible llegar sin esfuerzo, dedicación, tiempo y paciencia porque finalmente, de lo que se trata es de “captar el todo con sentido” y no de una mera captación pasiva y acrítica de significados constituidos dogmáticamente. 12. Ventajas de la investigación documental. • • • • Se alcanza un conocimiento crítico sobre el nivel de comprensión que se tiene del fenómeno. Se definen y estructuran nuevas líneas de investigación. Se generan otras comprensiones y se orientan investigaciones actuales. Contribuye a la sólida formación de futuros investigadores.

13. Ejes de la investigación. La unidad dialéctica proceso – colectivo de investigadores (P-CI) en relación con este tipo de investigación constituye el andamiaje que da piso a la actividad científica, fundamentada en una didáctica heurística y crítica que permite la construcción progresiva del conocimiento, su socialización y problematización constante en vía de continua aproximación comprensiva de la realidad. La discusión en las fases interpretativa y de construcción teórica global supone la actividad conjunta de investigadores y gestor (coordinador), encaminada a la conceptualización lógica – dialéctica como proceso de acercamiento en la captación del fenómeno, y como síntesis donde se aúnan identidad y diferencia (unidad contradictoria) que refleja la dinámica del proceso. El colectivo de investigadores (CI). En la producción actual del conocimiento científico, es premisa fundamental desempeñarse eficazmente en colectivos interdisciplinarios como condición para la creatividad intelectual. Saber formular interrogantes sobre marcos conceptuales diferentes, compartir puntos de vista, posibles hipótesis e 44

inquietudes sobre tesis y argumentos, implica aceptar el espíritu científico como criterio de intercambio que supone una mentalidad abierta. Ello requiere el aprendizaje del interactuar en la dialéctica de lo individual y lo colectivo, que promueve y desarrolla habilidades sociales, de comunicación de reconocimiento del otro y de respeto mutuo, además de los valores cognoscitivos donde se aprecie tanto el quehacer propio como el comunitario. La finalidad del colectivo es alcanzar, mediante la interrelación, la integración y la cooperación, niveles óptimos de apropiación del conocimiento, con el fin de transformación accediendo a nuevas formas de relación con él. Es también un espacio académico investigativo donde cada miembro del grupo (denominado en este modelo actor del proceso) educa su capacidad analítica y crítico – hermenéutica, se entrena en la argumentación de sus ideas y cultiva esa apertura al discurso científico que posibilita el diálogo de saberes. Se requieren en este espacio personas individual y colectivamente comprometidas, disciplinadas en la planeación del tiempo, constantes en las obligaciones que asumen y con un gran sentido de pertenencia al equipo, cualidades que obviamente surgen de un alto grado de motivación por el proceso. 14. El Gestor (G) (Docente coordinador) Gestión significa administrar, hacer diligencias conducentes al logro de unos objetivos. Gestor es la persona que se dedica a promover o activar un proceso. Podríamos decir que el gestor del colectivo de investigadores (CI), a cuyo cargo está la investigación para distribuir funciones y actividades entre los miembros y/o para asesorarlos, tiene frente al proceso (AP) “están en el proceso, lo jalonan”, el gesto (g) está “en el y sobre el proceso”, lo cual supone un rol orientador, innovador, creativo y dinámico. En algunos actores del proceso inciden tres posiciones: o no saben qué hacer, (insuficiencia en la fase de preparación) o no saben cómo nacerlo (insuficiencia en la fase descriptiva) o simplemente no están motivados (fallas en la comunicación). Las tres posturas podrían ser efecto de falta de especificaciones claras por parte del gestor, en detrimento de su misión que es orientar el planeamiento del proyecto bajo parámetros de calidad total, pero también de los mismos actores por su falta de compromiso con el proceso y con el grupo. La calidad total implica un cambio de mentalidad en la dirección del proceso que involucra al gestor en primer lugar, por el dinamismo que debe imprimirle, mediante el sostenimiento de una relación horizontal y dialógica con el grupo que permita el “no saber”, el “no ser capaz” de los miembros para impulsarlos al trabajo sobre la base de la “internalización de los valores investigativos”, más que 45

sobre criterios imperativos y dogmáticos, con el fin de favorecer el “mejoramiento continuo” y la apropiación de una cultura de la investigación. Ello significa establecer reglas claras, proporcionar explicaciones y precisar las estrategias a seguir, teniendo en cuenta que la evaluación del proceso más que la de resultados es la pauta para obtener respuestas motivadas, sin dejar a un lado, claro está, los resultados. En el informe “Misión, ciencia, educación y desarrollo” leemos: “La calidad se obtiene como fruto de la autonomía cuando la universidad misma define una misión compartida por todos sus estamentos, administra efectivamente sus recursos; logra que sus docentes sean tutores y líderes, verdaderos docentes que desarrollen al máximo su potencial y el de sus estudiantes; les da autonomía para definir sus currículos y sus compromisos de docentes y los incorpora desde muy temprano es actividades investigativas en equipo...”2 15. Dinámicas del funcionamiento interno Una manera de conseguir la optimización del rendimiento teórico – práctico y consiguientemente la efectividad del proyecto que se asume, es organizar las orientaciones, las sesiones y las revisiones del trabajo de suerte que estén planeadas, sobre la base de los dos ejes que conforman la unidad dialéctica: el proceso y el colectivo de investigadores (P-CI). Incluimos seguidamente un diagrama que muestra esta perspectiva.

2

Varios. Colombia: al filo de la oportunidad, Op cit. Pag. 191

46

DIAGRAMA 3 Dinámica del funcionamiento interno
FUNCIONAMIENTO RACIONAL

ORIENTACIÓ N

SESIONE S

REVISION ES

Metodología

Teoría

Grupales

Particulares

Parciales

Totales

CONFORMACIO N

PROCESO

Colectivo de Investigadores

Subgrupos temáticos

Fases

Producto

Actores del Proceso

Actividades

47

TERCERA PARTE

Guía Práctica para la Construcción De Estados del Arte

“Todas las ideas esenciales de la ciencia nacieron del dramático conflicto entre la realidad y nuestros intentos de comprenderla” A. Einstein y l.. Infeld

48

1. CONCEPTO Y FORMALIZACIÓN Presentamos en esta tercera parte del trabajo, a manera de derrotero, el proyecto de investigación “Estado del Arte sobre los estudios de psicología y ley, en el marco de la legislación colombiana”, con el fin de dar cuenta del nivel de comprensión que se tiene del objeto de estudio desde una revisión documental crítica, que permita observar “cuánto se ha aprendido y cuánto se ignora” de dicho objeto, así como la “suficiencia o inadecuación de este conocimiento”, vacíos y limitaciones que permitan apoyar la dirección y orientación que ha de darse el proyecto de investigación en una segunda instancia. 2. GLOSARIO Con miras al manejo de un lenguaje básico común, se presentan a continuación los términos más recurridos cuyo uso es imprescindible para adelantar la investigación que de diseña. ACTORES DEL PROCESO (AP): Las personas individualmente consideradas que integran el colectivo de investigadores, uno de los ejes de este modelo. CÓDIGOS: Serie de letras o números que designan cada una de los núcleos temáticos y las diferentes unidades de análisis. COLECTIVOS DE INVESTIGADORES (CI): Conjunto de personas que asumen el proyecto de investigación como un compromiso teórico y práctico. DELIMITACIÓN: Circunscripción de categorías espacio – temporales, humanas, circunstanciales, contextuales, diagnósticas y pronosticas, entre otras. DELIMITACION CONTEXTUAL: Ubicación que implica otro tipo de referentes además del espacio y el tiempo como aspectos históricos, sociales, culturales, psicológicos, jurídicos, en relación con el fenómeno estudiado. DELIMITACIÓN ESPACIAL: Es un referente geográfico que comprende un territorio específico, llámese municipio, departamento, región, área o nació, pero también unidades más pequeñas que no se corresponden necesariamente con divisiones preestablecidas. DELIMITACIÓN TEMPORAL: Período de tiempo que abarca días meses años, lustros, décadas, centurías o milenios, o bien fracciones mucho más pequeñas. DIFICULTADES: Inconvenientes sufridos en el transcurso de la investigación que imposibilitaron los logros de la misma o constituyeron limitantes en su desarrollo. 49

ENFOQUES: investigación.

Diversas posturas teóricas y/o metodológicas que orientan la

ENFOQUE TEORICO: Delimitación de un particular campo del conocimiento con fundamento epistemológico. ENFOQUE METODOLÓGICO: Perspectiva procedimental desde donde se aborda el objeto de estudio. EXTRACTAR: Sacar los datos e ideas necesarios de un material, según los factores e indicadores propuestos en este modelo. FACTOR: Es la unidad de referencia aquí utilizada que destaca elementos o aspectos de relevancia en una unidad de análisis y que a su vez, desglosa otros ítems que en el presente contexto, se llaman indicadores. FASE: Espacio de tiempo utilizado com proceso para realizar unas actividades, cuya duración depende del volumen de la documentación a revisar. FASE I. PREPARATORIA. Tiene como fin orientar expresamente, sobre cómo habrá de realizarse el estudio, cuál es el objeto de investigación que se pretende abordar, cuáles los núcleos temáticos comprendidas en el tema central; cuál es el lenguaje básico común a utilizar, así como los pasos a seguir a través de la investigación. FASE II. DESCRIPTIVA. Comprende el trabajo de campo que se realiza con el fin de dar cuenta de los diferentes tipos de estudios que se han efectuado, cuáles son sus referentes disciplinares y teóricos, con qué tipo de sujetos se han realizado, bajo cuáles delimitaciones espaciales, temporales y contextuales se han llevado a cabo, qué autores las han asumido y qué diseños se han utilizado. FASE III. INTERPRETATIVA POR NÚCLEO TEMÁTICO: Esta fase permite ampliar el horizonte del estudio por unidad de análisis y proporciona datos nuevos integrativos por núcleos temáticos, tanto trasciende lo meramente descriptivo y conduce al planteamiento de hipótesis o afirmaciones útiles para la construcción teórica. FASE IV CONSTRUCCIÓN TEÓRICA. Comprende una revisión del conjunto que parte de la interpretación por núcleo temático para mirar los resultados del estudio, como vacíos, limitaciones, dificultades, tendencias y logros obtenidos, que permitan orientar nuevas líneas de investigación. FICHA (F1) RESEÑA BIBLIOGRÁFICA: Instrumentos que ofrece los datos fundamentales que identifican una unidad de análisis, según los factores e indicadores propuestos. 50

FICHA (F2) DESCRIPTIVA: Instrumento que condensa cómo se observa determinada unidad de análisis, mediante una información cualitativa. FICHA (F3) SINÓPTICA: Instrumento que contiene la síntesis de lo investigado sobre el documento. FICHA (F4) CUANTITATIVA. Instrumento que condensa datos mensurables de varías unidades de análisis agrupadas en núcleos temáticos. FICHA (F5) COMPRENSIÓN TEÓRICA GLOBAL: Instrumentos que condensa datos cualitativos de varias unidades de análisis. HEURÍSTICO: Relativo a la heurística, es decir a la investigación o búsqueda de algún saber. IMPACTO: Efecto que conduce una propuesta o investigación sobre una determinada comunidad. INDICADOR. Señalador que muestra aspectos relevantes de un factor. INVESTIGACIÓN: Área del conocimiento que permite incursionar en un campo del saber, para aprehender un determinado fenómeno con base en un planteamiento del problema que sugiere preguntas a desarrollar desde diferentes perspectivas metodológicas. INVESTIGACIÓN CUALITATIVA: Perspectiva metodológica que privilegia la comprensión del objeto de estudio y la interacción investigador – objeto investigado. LÍMITES DEL PROCESO: Tiempo definido de iniciación y terminación del mismo, número de miembros de documentos a investigar, entre otros. LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN: Ejes que agrupan temáticas afines, con objetivos y contenidos delimitados dentro de un determinado campo del conocimiento. LOGROS: éxitos conseguidos por y mediante el proceso investigativo. MÉTODOS: Son los caminos trazados y seguidos para obtener determinados fines. PROCESO. Conjunto de estrategias metodológicas que garantizan la relación teoría – práctica.

51

PROYECTO: Elaboración teórica y desarrollo metodológico que se realiza sobre un objeto de estudio desde iguales o distintos referentes disciplinarios y conceptuales, con unidades de conocimiento en contextos determinados. PRESENTACIÓN DE RESULTADOS: Es la recopilación en un documento del análisis o balance realizado que permite una construcción teórica de beneficio investigativo. PROCEDIMIENTO. Forma o manera de desarrollar un proceso que implica una serie de pasos a seguir. RECOPILAR: Reunir información de varias unidades de análisis, para configurar núcleos temáticos. REFERENTES: Fundamentos disciplinarios y teóricos que apuntalan la investigación desde un determinado marco conceptual. SELECCIÓN: Es la forma o manera de acercarse al material objeto de estudio, previo sondeo en las universidades o centros de documentación e investigación referenciados. SUJETOS DE LA INVESTIGACIÓN: Personas, grupos o comunidades sobre los cuales se investiga. UNIDADES DE ANÁLISIS: Para efectos de este tipo, se entiende por unidad de análisis, un texto individual (cualquiera sea su carácter: libro, artículo, ensayo, tesis, etc.), que engrosa el conjunto de cada núcleo temático. 3. PROCESO METODOLÓGICO El Estado del Arte pretendido se ha diseñado en cinco (5) fases bien diferenciadas con relación a los objetivos, actividades, tiempo proyectado y productos: Fase I. Preparatoria, Fase II. Descriptiva, Fase III. Interpretativa por núcleo temático, Fase IV. Construcción teórica global. Fase V. Extensión y publicación. FASE I. PREPARATORIA. Concepto: Tiene como fin orientar expresamente, sobre cómo habrá de realizarse el estudio, cuál es el objeto de investigación que se pretende abordar, cuáles las áreas temáticas comprendidas en el tema central; cuáles es el lenguaje básico común a utilizar, así como los pasos a seguir a través de la investigación. Objetivos: 52

• • •

Conocer los elementos teóricos que sustentan el proceso investigativo de un estado del arte, sus fases y la relación entre ellas. Identificar, y contextualizar el objeto de estudio. Favorecer, mediante talleres pedagógicos, la apropiación de la metodología a seguir, por parte de los integrantes del equipo, en cada una de las fases del proceso.

Actividades: • • • • • Taller introductorio de sensibilización, definición del área de trabajo, contextualización y ubicación conceptual de ésta. Distribución por sub – grupos de los diferentes núcleos temáticos. Análisis del documento guía para la formación investigativa sobre el estado del arte a construir y revisión de literatura sobre el tema. Revisión y apropiación teórico – práctica de Factores e Indicadores a utilizar en la recolección de la información. Talleres de entrenamiento en el diligenciamiento de las fichas de trabajo: reseña bibliográfica, descriptiva, sinóptica, cuantitativa y comprensión teórica global, que se elaborarán para la recolección, sistematización y comprensión de la información. Establecer pautas concretas y definidas sobre asuntos operativos para el cabal funcionamiento de equipo de trabajo durante la investigación.

Tiempo proyectado: Dos (2) meses. Producto: • • • Informes de lectura sobre el tema: Estados del arte. Manejo adecuado de la guía teórico – práctica para la construcción de estados del arte. Ejercicios prácticos de asimilación.

53

FASE II. DESCRIPTIVA Concepto: Comprende el trabajo de campo que se realiza con el fin de dar cuenta de los diferentes tipos de estudios que se han efectuado, cuáles son sus referentes disciplinares y teóricos, con qué tipo de sujetos se han realizado, bajo cuáles delimitaciones espaciales, temporales y contextuales se han llevado acabo, qué autores las han asumido y qué diseños se han utilizado. Objetivo: Extractar de las unidades de análisis (materia documental), los datos pertinentes y someterlos al proceso de revisión, reseña y descripción. Actividades: • La revisión documental se realizará en las universidades y en los centros de documentación e investigación de las ONG (Organizaciones no gubernamentales) y en otras instituciones reconocidas en la ciudad de Medellín. Los sub-grupos encargados de cada una de los núcleos temáticos, procederán a la recolección y descripción del material, según los Factores e Indicadores caracterizados en esta guía mediante la utilización de las fichas F1, F2 y F3. Revisión semanal por núcleos temáticos del trabajo realizado, acerca de cómo el sub – grupo seleccionó los textos, qué consignó en las fichas, qué problemas de enfoque y de método se le presentaron, qué ajustes tuvo que realizar, qué preguntas y dudas le genera su quehacer, qué ajustes sugiere a la metodología y otros asuntos que orienten un mejor desempeño investigativo. Lectura de bibliografía específica sobre el núcleo temático a cargo de cada sub – grupo.

• •

Tiempo proyectado: Dos (2) meses. El tiempo puede ser inferior si la documentación es escasa. Las reuniones semanales por núcleo temático, servirán para detectarlo y proyectar uno más corto en este caso. Producto: • • Conjunto de fichas F1. Reseña Bibliográfica, debidamente diligenciado para elaborar la base de datos. Conjunto de fichas F2. Descriptiva y F3. Sinóptica, con la información sistematizada. 54

FASE III. INTERPRETATIVA POR NÚCLEO TEMÁTICO Concepto: Esta fase permite ampliar el horizonte del estudio por unidad de análisis y proporciona datos nuevos integrativos por núcleos temáticos, en tanto trasciende lo meramente descriptivo que conduce al planteamiento de hipótesis o afirmaciones útiles para la construcción teórica. Objetivo: Proceder al análisis de los documentos por área temática de manera integrada. Actividades: • • Taller de entrenamiento sobre sistematización cualitativa de factores e indicadores y sobre planteamiento de hipótesis acerca del estado del arte. Socializar la experiencia de los diferentes sub - grupos. Sistematización final de la información por cada uno de los sub – grupos encargados de los núcleos temáticos donde se precise en forma cualitativa las tendencias seguidas en la investigación, así como factores e indicadores según fichas de Compendio F4 y F5. Elaboración de hipótesis con relación al estado del arte en cada núcleo temático respecto a: tendencias, logros, dificultades y vacíos detectados en la investigación. Construcción del documento por cada núcleo temático.

• •

Tiempo proyectado: Dos (2) meses. O inferior, dependiendo de la fase anterior. Producto: • Documentos sobre el balance de la investigación por núcleos temáticos (uno por cada núcleo).

FASE IV. CONSTRUCCIÓN TEÓRICA GLOBAL. Concepto: Comprende una revisión de conjunto que parte de la interpretación por núcleo temático para mirar los resultados del estudio, como vacíos, limitaciones, dificultades, tendencias y logros obtenidos, con el fin de formalizar el estado actual de la investigación de manera global que permita orientar nuevas líneas de investigación. 55

Objetivo: Realizar y elaborar el balance o construcción teórica del conjunto de la investigación documental. Actividades: • • • • • Socialización de la experiencia particular recogida durante el proceso (Fase II y III) en cada una de los núcleos temáticos, para identificar los aspectos comunes y particulares de cada uno y las convergencias y diferencias. Tabulación general de resultados Discusión y análisis de dicho material. Redacción del documento. Definición de líneas de investigación prioritarias que el equipo recomienda adoptar para continuar la investigación en otra instancia.

Tiempo proyectado: Dos (2) meses. Producto: • • Documento: Estado del arte de la investigación sobre Psicología y Ley. Recomendaciones para el sistema universitario con relación al campo investigativo: Psicología Jurídica.

FASE V. EXTENSIÓN Y PUBLICACIÓN. Concepto: Consiste en la posibilidad de divulgar la obra, bien en forma oral, mediante conferencias, disertaciones, páneles, seminarios, mesas redondas, etc., bien en forma escrita (publicación). La importancia de esta fase estriba en poner en circulación un nuevo conocimiento que permite la interlocución con otros grupos y comunidades académicas o científicas.

56

Objetivo: Proyectar al interior de la Universidad, a la comunidad académica y científica y a la sociedad en general el producto de la investigación. Actividades: Trabajo de divulgación oral mediante conferencias, seminarios, etc. Trabajo de publicación. Producto: Texto completo de estado del arte sobre el tema investigado. 4. FICHAS Son los instrumentos a utilizar en la investigación, cuyo nombre se consigna en la parte superior de la hoja precedido de la letra F mayúscula (ficha) y del número en subíndice correspondiente a cada una así: F1. F2. F3. F4. F5. Reseña Bibliográfica Descriptiva Sinóptica Cuantitativa Comprensión teórica global.

Ver anexos. Se incluye diseño de cada una de las fichas mencionadas con el fin de que puedan ser utilizadas en la investigación.

5. FACTORES E INDICADORES 57

FACTOR E INDICADOR 1. Aspectos formales 1.1. Autor 1.2. Tipo de documento

2. Asunto investigado 2.1. Temas 2.2. Problema 2.3. Problema 3. Delimitación contextual 3.1. Espacial 3.2. Temporal 3.3. Sujetos investigados 4. Propósito 4.1. Explícito - implícito 4.2. Objetivos 5. Enfoque 5.1. Disciplina 5.2. Paradigma conceptual 5.3. Referentes teóricos 5.4. Conceptos principales 5.5. Hipótesis 5.6. Tesis 5.7. Tipo de investigación

6. Metodología 6.1. Cualitativa 6.2. Cuantitativa FACTOR E INDICADOR

DESCRIPCION Especifican las características de quien produce el documento y del documento mismo. Se consigna si se trata de investigador individual colectivo o institucional según sea una persona, varias o una institución. Libro, si el contenido total responde al tema. Artículo de revista si forma parte de una publicación seriada. Capítulo del libro si forma parte de una obra colectiva, no necesariamente centrada en el tema. Investigación no publicada, si reposa para consulta y está avalada por la institución. Trabajo de grado (pre y post) para obtener título universitario. Objeto o fenómeno en estudio. Materias que dividen el contenido Aspectos específicos que desarrollan o desglosan los temas. Preguntas que precisan lo planteado en la investigación. Parámetros relacionados con el ámbito temporal, espacial, social o personal de la investigación. Territorio del cual da cuenta la investigación: Nombre de la región, municipio, área metropolitana o ciudad. Período de tiempo que circunscribe la investigación (1.960, 1970) ó década del sesenta. Categoría de los actores investigados. Ej. : adolescentes, niños, familias, grupos armados, clase política, etc. Fin buscado por el autor con los resultados de su investigación Que aparece manifiesto u oculto. Claramente expresados en el documento Referente conceptual desde el cual se analiza el objeto de estudio Área del saber desde donde se define y desarrolla el objeto de estudio (psicología, sociología, derecho, etc.) Campo teórico que orienta la investigación (existencialismo, positivismo, humanismo, conductismo) Nombre de autores específicos en los cuales se apoya el autor y corrientes de pensamiento a los que pertenecen Constituyen el soporte teórico de las tesis, explicaciones, problemas, ideas y conclusiones planteadas en la investigación. Proposiciones que sirven de guía a la investigación. Conjeturas acerca del objeto de estudio. Proposiciones que sintetizan las generalizaciones sobre el objeto de estudio. Exploratoria: Si examina un tema o problema poco estudiado. Descriptiva: Si responde al qué del fenómeno analizado (características, atributos, propiedades). Explicativa: Si responde al por qué del fenómeno analizado (rasgos que actúan en la producción del fenómeno). Procedimientos y estrategías utilizadas para la formulación, el diseñó y la ejecución del proceso de investigación. Método que privilegia la comprensión de los fenómenos y la interacción investigador – investigado. Método que privilegia la cuantificación de los fenómenos estudiados y la no-interacción investigador – objeto investigado. DESCRIPCION

58

6.3. Mixta 6.4. Técnicas 7. Resultados 7.1. Conclusiones 7.2. Recomendaciones 8. Observaciones

Combina procedimiento cualitativos y cuantitativos Tipos de herramientas utilizadas en la recolección, registro y sistematización de la información. Las que específica cada trabajo Que hace el investigador en el documento Anexos si los hay (referenciarlos). Reflexiones, relaciones, inferencias, asociaciones. aportes, vacíos, limitaciones, inconsistencias.

Identificar

Notas: En los indicadores 5.1, 5.2 y 5.3 consignar en las fichas de contenido, resúmenes o apartes del texto que ilustren estos acápites. En el indicador 5.7 consignar en las fichas de contenido, resúmenes o apartes del texto que ilustren esta acápite. 6. NÚCLEOS TEMÁTICOS Y CÓDIGOS24 Psicopatología y transgresión de la norma jurídica Psicología y acto criminal Responsabilidad psico jurídica del menor infractor Alteración de los procesos psicológicos y la delincuencia Deprivación afectiva en la niñez y conductas delincuenciales Psicología y sistemas de reclusión en Colombia Psicología y conducta reincidente A B C D E F G

Los núcleos que aquí se incluyen hacen parte del ejemplo formulado y son coherentes al fenómeno que se investiga. Cada investigación tiene sus propios núcleos temáticos.

Los documentos estudiados en cada núcleo temático, se codifican así: 01, 02 03, 04 05. 59
24

7. CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES

TIEMPO
Ago

1999
Sept. Oct. Nov. Ene

2000
Feb. Mar Abr

ACTIVIDADES Fase I preparatoria Fase II descriptiva Fase III interpretación por núcleo temático Fase IV construcción teórica

60

A MANERA DE CONCLUSION Realizar un diseño para la investigación documental como aquí lo hemos hecho, implica, ante todo tener muy claro que este es un ejercicio donde la unidad dialéctica proceso – colectivo de investigadores (P-CI) juega un papel fundamental para el buen éxito de la tarea, sin la cual es impensable una práctica hermenéutica y una interlocución que posibilite la comprensión del fenómeno. La circularidad hermenéutica, fruto de toda forma de conocimiento, se debe a ese avance hacia lo nuevo, a partir de preconceptos, desde una actitud abierta y receptiva que implica, responsabilidad permanente sobre la lectura – escritura y una síntesis “superadora” en el sentido dialéctico, es decir que permita ir accediendo a la comprensión de la totalidad, a partir de nuevas lecturas – escrituras. “La tarea esencial del conocimiento, a la que hace especialmente honor la hermenéutica contemporánea, consiste en la posibilidad de establecer una fusión de horizontes”25 Este ejercicio implica indudablemente creatividad, y espíritu crítico. No se logra una verdadera construcción de Estados del arte, que constituye un modo particular de acceder al todo a partir de una síntesis configurativa de significados, si no es desde un espíritu inquieto que no cese de preguntarse sobre el fenómeno para captar en cada indagación un nuevo decir y un nuevo sentir.

MORALESO, Enrique. En Metodología de las Ciencias Sociales. Ed. Biblos. Buenos Aires. 1997. Pág. 148 – 149. 61
25

APENDICE

62

INVESTIGAR EN Y DESDE LATINOAMERICA “La Condición esencial para salir del estado de colonia es reconstituir la cultura y la historia, es decir vivirlas desde sí. Sólo se ingresará a la historia aportando culturalmente a la humanidad, a la historia general de la civilización y la cultura” Roberto Salazar Ramos Miguel Marquínez Argote ¿Qué papel desempeña la investigación en el contexto latinoamericano y cuál el hombre? La pregunta surge de la exigencia de comprensión del espacio y momento histórico que vivimos, desde nuestra “particularidad cultural” que nos hace diferentes. Sin renunciar de ninguna manera a la historia de la filosofía universal es importante mirar, a partir de la situación concreta y del “desempeño histórico de los pueblos, el devenir de la identidad cultural del hombre latinoamericano, que encarna todo un proyecto de cambio” 1 ¿Qué es América y quién es el hombre de Latinoamérica? La pregunta remite a la concepción ontológica y antropológica de la dependencia que ha marcado nuestro destino común, mediatizado por el proceso de aculturación iniciado en la colonia; proceso que tiene profundas repercusiones y que comienza a tejerse en Latinoamérica cuando se le desconoce su ser original, asunto que produce cambios radicales en su cosmovisión: “La dependencia colonial y neocolonial nos ha habituado a ser prolongación sin originalidad, ni personalidad propia” 2 Hecho y circunstancias ampliamente trabajados por los pensadores latinoamericanos, quienes en sus escritos articulan la filosofía a los procesos reales que vive el pueblo latinoamericano 3

HOYOS B, Consuelo. Manual de psicología jurídica. Medellín. Señal Editora. 1999. 2 GONZÁLEZ ALVAREZ, Luis José. La personalización fundamento de nuestra liberación. En: El hombre latinoamericano y su mundo. Bogotá: Editorial Nueva América. 1990. Pág. 22. 3 VER DE VARIOS. LA FILOSOFIA EN AMÉRICA LATINA. Santafé de Bogotá: Ed. El Buho. 1993. 63
1

Por otra parte “nacer, culturalmente es venir al mundo de la palabra” 4 palabra que pertenece a una “lingüística” particular y a un espacio. “El hombre nace las cosas suyas “apalabrándolas”, lo expresa Marquínez Argote al comentar “Cien años de soledad”; y desde otro lugar de Latinoamérica Humberto Maturana utiliza el término “lenguajear” como si quisiera imprimirle dinámica a la “palabra”. El mundo de Macondo “era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo” 5 a partir de esta cita, de García Márquez, Marquínez Argote señala cómo la obra puntualiza el “problema de no tener palabra propia o el de la palabra perdida” 6, lo cual puede apreciarse en la enfermedad del insomnio y del olvido. Esta alusión a nuestro mundo latinoamericano, surgido de la dependencia, la negación y la carencia, también remite a lo que ha sido nuestro proceso por tratar de superar dichos parámetros de sometimiento en búsqueda de la identidad, que nos permita desde el “poder ser”, realizar la propia lectura – escritura, para asignarle al que hacer del hombre latinoamericano sentido y connotaciones propias. Ahora bien: ¿Cuál es nuestra situación concreta de latinoamericanos de cara a la investigación? En primer lugar debemos señalar que “el desarrollo con equidad requiere una competitividad basada en recursos humanos más capacitados, y con potencial para agregar progresivamente valor intelectual y progreso técnico a la base de recursos naturales 7. Quiere ello decir que la adecuada inversión en educación equivale indudablemente a una población con niveles más altos de formación, lo cual repercute positivamente en la investigación por existir hombres y mujeres capacitados para asumir esta tarea. Lamentablemente nuestra realidad latinoamericana, inmersa en niveles altos de pobreza plantea un panorama “desolador” en este sentido. “El producto per cápita de América Latina como región es hoy el 7% menor que en 1.980” 8 La desestabilización de la población, en el caso colombiano, debido precisamente a las disparidades económicas, las migraciones individuales
VARIOS. El hombre latinoamericano y sus valores. Bogotá. Ed. Nueva América. 1991. Pág. 48 5 GARCIA MÁRQUEZ, Gabriel. Cien años de soledad. 18ª edición. Buenos Aires: Suramericana. 1970. Pág. 9. 6 MARQUINEZ ARGOTE. Fenomenología de nuestros valores. En: El hombre latinoamericano y sus valores. Op cit. Pág. 49 7 FRANCO, Rolando. Comisión económica para América Latina y el Caribe (Cepal – Unesco) Educación y superación de la pobreza. En: Educación la Agenda del siglo XXI. TM Editores. 1999. Pág. 35. 8 TUNNERMANN B, Carlos. La universidad de cara al siglo XXI. Unesco. 1996. Pág. 11.
4

64

y masivas fruto de desplazamientos forzados (paramilitarismo, guerrilla, razones políticas) y a los ajustes estructurales que demanda el Estado, lo cual implica, a su vez, un desempleo creciente, son razones también que inciden profundamente en la actividad investigativa de manera tajante. La exigencia de altos costos militares también en el caso colombiano, provocada por la violencia, que disminuye ostensiblemente la inversión social, y la recurrencia de fenómenos propios de la política neoliberal, que instauran el predominio del mercado sobre los intereses democráticos, son además, factores que dan cuenta del por qué es tan escaso en nuestro medio el ejercicio de la investigación, asumido sólo por muy pocos, para quienes no han sido fácil esta tarea – proyecto, si se tiene en cuenta que “la inversión en ciencia y tecnología en Latinoamérica, es menor del 0.5% del P.N.B. (la mitad del 1% recomendado por la UNESCO hace veinte años)” 9 De otra parte: “América Latina es la región del mundo donde la población crece más rápidamente y en cuya composición prevalece el segmento que demanda educación” 10, esto hace finalmente que el desarrollo no exista en beneficio del hombre, sino el hombre en beneficio del desarrollo, a contrario sensu de la utopía latinoamericana. Podemos en síntesis indicar con Rolando Franco, cómo “no es casual que la educación se la inversión social con las más altas tasas de retorno, tanto para la sociedad como para los individuos” 11; entre aquella y la investigación existe un nexo indiscutible que se hace necesario fortalecer a través de la continuidad educativa (educación permanente) y del “mejoramiento continuo” que involucra parámetros de calidad total; sólo así se promoverán mayores logros y una decidida opción por la investigación en nuestro medio, que a pesar de las limitaciones señaladas, fruto de nuestras concretas realidades y del débil compromiso de la Universidad, nos plantee un ideario de humanismo, creatividad y cientificidad como meta del hombre latinoamericano, que inmerso en su contextualidad, propugna, no obstante, por un pluralismo de oportunidades, (textualidad universal); la conjugación de ambos: texto y contexto le darán a su realidad una Constitución de sentido. Y es sólo desde esta experiencia como podremos hacer algún aporte a la teoría y ala praxis científica.

Ibídem, pág. 12. TUNNERMANN. Op. Cit. Pág. 11. 11 FRANCO, Rolando. Op. Cit. Pág. 37.
9 10

65

BIBLIOGRAFIA

ALVAREZ H. Aurelia. et al. Guía de Investigación. Usta, Santafé de Bogotá. 1994. BRAVO SALINAS, Néstor H. Pedagogía problemática. Acerca de los nuevos paradigmas en educación. Convenio Andrés Bello. Santafé de Bogotá: 1997 BUNGE, Mario. Etica y ciencia. Siglo XX. Buenos Aíres. 1986. CARREAÑO, Dilia y Molina de R. Esperanza Hermenéutica. estudio y antología. Usta, Santafé de Bogotá. 1.994. CERVO, A.L. y BERVIAN. P.A. Metodología científica. Meheo, 1980. Guía de

Mc Graw Hill,

CIFUENTES P. María Rocío et al. Una perspectiva hermenéutica para la construcción de estados del arte, cuadernillos de trabajo social No. 3. Facultad de trabajo social. U de Caldas. Manizales, 1993. FRANCO, Rolando. Comisión económica para América Latina y el Caribe (Cepal – Unesco). Educación y superación de la pobreza. En: Educación la Agenda del Siglo XXI. T.M. Editores 1999. GARCIA MÁRQUEZ, Gabriel. Cien años de soledad. 18ª. Edición. Buenos Aires: Sudamericana, 1970. GONZÁLEZ ALVAREZ, Luis José. La personalización fundamento de nuestra liberación. En: El Hombre Latinoamericano y su mundo. Bogotá: Editorial Nueva América, 1990. GOMEZ H., y Jaramillo. H. En. 37 modos de hacer ciencia en América Latina. Tercer Mundo. Bogotá, 1997. GUEDEZ, Víctor. La calidad y la educación en la época de los nuevos paradigmas. En: Revista Tablero del convenio Andrés Bello. No. 45, Año 16, 1992. HEIDEGGER, Martín. El ser y el tiempo. Fondo de Cultura Económica. México. 1971. HOYOS B, Consuelo. Manual de psicología jurídica. Medellín: Señal Editora. 1999. 66

INFORME A LA UNESCO DE LA COMISIÓN INTERNACIONAL SOBRE LA EDUCACIÓN PARA EL SIGLO XXI, Santillana. Ediciones Unesco. 1996. JARAMILLO, Hernán. Colciencias. Colombia. Búsqueda de nuevos talentos para la educación. En: Educación la Agenda del Siglo XXI. Tercer Mundo Editores. Santafé de Bogotá. 1999. LADRON de Guevara Laureano. Metodología de la Investigación científica. Usta. Santafé de Bogotá. 1992. MARQUÍNEZ ARGOTE. Fenomenología de nuestros valores. Hombre Latinoamericano y sus valores. Op cit. En: El

TUNNERMANN B. Carlos. La universidad de cara al siglo XXI Unesco. 1996. U. de A. Manual estado del arte sobre los estudios de violencia en Antioquía. Medellín. 1999. VARIOS. Colombia al filo de la oportunidad. Santafé de Bogotá. 1996. Tercer Mundo editores.

VARIOS. El hombre latinoamericano y sus valores. Bogotá: Ed. Nueva América. 1991. VARIOS. ¿Qué es eso de filosofía latinoamericana?. Reimpresión a la 2ª. Ed. Santafé de Bogotá. Ed. El Búho 5ª. 1992. WERNER, Jacger. Paideia. Fondo de cultura económica. Santafé de Bogotá, reimpresión. 1994.

67

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful