Está en la página 1de 22

Entre la gramática y el discurso: valores conectivos de que inicial átono en español 1

Pedro Gras Universitat de Barcelona / KU Leuven

1.

Introducción

1.1. Los estudios sobre que independiente

Además de su funcionamiento como elemento subordinante, la forma que funciona en español, al igual que en diversas lenguas románicas, como introductora de oraciones independientes. Si bien esta posibilidad ya fue identificada por la tradición gramatical hispánica, 2 los valores no subordinantes de que no han sido objeto de un análisis detallado hasta muy recientemente. 3 A grandes rasgos, pueden identificarse dos líneas de análisis de que independiente en la investigación actual. Desde una perspectiva pragmática, existen, fundamentalmente, dos propuestas. Por una parte, Porroche (1998, 2009) ofrece una explicación unitaria para el uso de que independiente a partir del concepto de comentario. De acuerdo con esta autora, que funciona como un marcador del discurso que «indica básicamente la presencia del hablante en la enunciación para emitir un mensaje que se presenta como un comentario, es decir, como un enunciado marginal en relación con la secuencia discursiva» (2000). Por otra, Pons (2003) propone que la conjunción que como introductora de enunciados independientes funciona principalmente aunque no exclusivamentecomo marca de modalidad. En particular, de

1 Partes de esta investigación fueron presentadas en el Congreso Internacional Pragmática del español hablado (Valencia, 17-20 noviembre de 2009), la Sixth International Construction Grammar Conference (Praga, 1-5 septiembre de 2010) y en el Seminario del Departamento de Lingüística de la K. U. Leuven (10 de junio de 2011). Quiero agradecer a los asistentes sus observaciones y críticas, que he tratado de incorporar. Quiero agradecer a Estrella Montolío, directora de la tesis en la que se basa este trabajo, las discusiones y comentarios sobre versiones anteriores de esta investigación. Asimimo, quiero dar las gracias a mis colegas Anna López Samaniego y Raquel Taranilla, que han hecho numerosas sugerencias a una versión anterior de este trabajo. Por último, quiero agradecer a Daniel Jacob su exhaustiva revisión que ha contribuido a aclarar y mejorar el texto. Como siempre, los errores e imprecisiones son de mi entera responsabilidad.

2 Véanse, entre otros, Salvá (1988: 702), Bello (1847: §§391-393 y 995-998), Lenz (1920), Beinhauer (1929), Spitzer (1942), Gili Gaya (1943: §§ 41, 43, 115 y 219), Fernández Ramírez (1959), Moliner (1966-67: s. v. que), RAE (1973), y Alcina y Blecua

(1975).

3 Véanse, entre otros, Vigara (1992: 127), Cascón Martín (1995: 154 y ss.), García (1996), Garrido Medina (1998), Pons (1998a: 221; 2003), Porroche (2000, 2009), Santos (2003:

s. v. que), Demonte y Fernández Soriano (2007, 2009), Etxepare (2008) y Rodríguez Ramalle (2008a, 2008b).

1

acuerdo con este autor los usos modales de que se agruparían en tres categorías: usos citativos, usos de refuerzo y usos de atenuación. Desde una perspectiva sintáctica, diversos autores han propuesto relacionar los usos independientes de que con la estructura de la periferia izquierda oracional (Demonte y Fernández Soriano, 2007, 2009, este volumen; Extepare, 2008, 2009; Rodríguez Ramalle, 2008a, 2008b). De acuerdo con estos autores, los diversos valores interpretativos de que responden a la distinta posición que ocupa este elemento en la periferia izquierda oracional. En un trabajo anterior (Gras, 2011), propusimos distinguir dos grandes grupos de construcciones independientes con que inicial átono en español oral espontáneo: modales y conectivas. Las construcciones modales constituyen estructuras de tipo oracional periférico, mediante las cuales los hablantes inscriben el contenido proposicional en una determinada modalidad de la enunciación: imperativa (1), desiderativa (2) o exclamativa- evaluativa (3):

(1)

¡Que se encargue Juan!

(2)

¡Que descanses!

(3)

¡Que me tenga que ocupar yo de todo! No hay derecho.

En estos casos, la elección de una construcción con que seguido de una cláusula en subjuntivo no depende de criterios discursivos la relación entre el contenido proposicional introducido y el contexto precedente, sino modales-ilocutivos: la posición de hablante y oyente frente al contenido proposicional. 4 En las construcciones conectivas, la conjunción que relaciona el contenido proposicional introducido con el contexto precedente, como sucede en los siguientes ejemplos procedentes de interacciones reales: 5

(4)

G: (bue)no ¿y ahora por dónde nos vamos a ir? L: ¿adónde? G: ¿que por dónde nos vamos irr?§

L:

§ ¡ah!

(L.15.A.2., pág. 84, líneas 103-107)

(5)

A: mira/ yo/ siempre he pensado que nunca habíaque noo estoy todavía preparado/ me da la impresión de que tengo que hacer muchas cosas/ antes de poder dedi-carme a salir con alguien/// y que/ y que/ no tengo tiempo

4

5

Para una justificación detallada de la noción de modalidad aplicada al análisis de estas estructuras, véase Gras (2011: §9.2).

Los ejemplos proceden del corpus Val.Es.Co. (Briz y Val.Es.Co., 2002). Al final de cada ejemplo aparece entre paréntesis la referencia a la conversación citada, la página y los números de línea. Los signos de transcripción del corpus se recogen en un anexo al final del artículo.

2

para hacer todas esas cosas/ yy dedicarle tiempo A ELLA/ yo creo que sí que la quiero pero noo// no sé C: ya/ que no te apetece estar ahora atado a nadie/ ¿es eso? (ML.84.A.1., pág. 73-74, líneas 38-44)

(6)

C: antes de sacarlo de la Bancaja preguntaré/ Bancaja °(teniendo otra cartilla a plazo fijo)°

B: ¿la Bancaja? que no conocemos a nadie ahorate vas a dar deC: ¡((que)) conozco yo al director!§

si me dan más lo dejoo en la

B:

§ ah Gus [(( ))]

C:

[que estaba] een ALmazora

(VC.117.A.1, pág. 322, líneas 2-15)

Los significados conectivos de las construcciones con que inicial átono van desde la reiteración de una intervención del propio hablante (4), a la introducción de la reformulación de una intervención del interlocutor (5) o de comentarios que el interlocutor no ha tenido en cuenta (6). En estas construcciones, que desempeña un valor cercano al de algunos marcadores del discurso, como han puesto de manifiesto algunas autoras (Porroche, 2000, 2009; Martín Zorraquino, 2010).

1.2. El problema: la determinación del valor conectivo de que

El análisis de estas estructuras plantea un reto de índole descriptiva y teórica: el tratamiento de polifuncionalidad. En efecto, la conjunción que seguida de una cláusula con una forma finita puede expresar diversos tipos de significados, que no siempre pueden relacionarse, es decir, no siempre están vinculados inferencialmente. En la tradición hispánica, existen fundamentalmente dos tipos de tratamientos de los significados de que independiente. Por una parte, la mayoría de las gramáticas clásicas se limitan a enumerar los posibles valores de que sin introducir restricciones acerca de cuál puede ser el valor de este elemento en un contexto determinado. Por otra, algunas propuestas, como la de Alarcos (1997), consideran que el que introductor de oraciones independientes es un elemento expletivo, es decir, que no aporta ningún significado a la oración que introduce.

Nuestra propuesta parte de dos supuestos: (i) el elemento que como introductor de oraciones independientes no es un elemento expletivo, sino que cumple una función conectiva en el nivel discursivo; y (ii) el valor conectivo de que depende del contexto discursivo en el que se emplea este elemento. Esto es, la secuencia <que + cláusula> puede desempeñar una función conectiva discursiva cuyo valor se concreta en contextos discursivos específicos. Así, por ejemplo, la expresión Que estoy despedido puede

3

adquirir diversos valores interpretativos en función del contexto conversacional en el que se emplee: reproducción de las palabras del emisor (7), reproducción de discurso ajeno (8), reformulación de las palabras del interlocutor (9) o introducción de un comentario no tenido en cuenta por el interlocutor (10), entre otros. 6

(7)

- Estoy despedido.

- ¿Qué?

- Que estoy despedido.

(8)

- Me ha llegado una carta. Que estoy despedido.

(9)

- Estamos muy contentos con tu trabajo, pero, dada la situación actual, no podemos hacer frente a todos los gastos.

- Ya, que estoy despedido.

(10) - Bueno, a partir de la semana que viene te encargas tú de las traducciones.

- ¡Que estoy despedido!

A diferencia de otros elementos conectivos que tienen un significado estable

como el conector sin embargo, que posee un valor contraargumentativo en

todas sus ocurrencias, el significado conectivo de que está infradeterminado

y solo puede precisarse contextualmente. Por ello, consideramos que el

análisis de las construcciones conectivas con que debe tener en cuenta los rasgos relevantes del contexto discursivo que permiten asignar una interpretación específica al enunciado (reformulativa, informativa, citativa, entre otras). En particular, proponemos que la conjunción que se integra en ciertos patrones discursivos entendidos como configuraciones estables de material discursivo-contextualque favorecen la interpretación conectiva de los enunciados encabezados por que. Asimismo, téngase en cuenta que la eliminación del que inicial de los ejemplos anteriores tiene consecuencias discursivas evidentes. En todos los casos, se pierde la vinculación explícita entre las oraciones destacadas y el contexto precedente. Así, (7bis), resulta discursivamente anómalo, porque la formulación no se marca como repetición de una intervención previa. En (8bis), la interpretación de que el despido era el contenido de la carta ya no es explícita, aunque esta vinculación puede recuperarse inferencialmente. Del mismo modo, en (9bis) la eliminación de que dificulta la interpretación de que el enunciado “Estoy despedido” sea una reformulación de la intervención anterior. Por último, (10bis) no contiene ninguna marca de vinculación entre ambas intervenciones, de modo que no tiene por qué interpretarse que la segunda intervención es una réplica a la primera.

(7bis)

- Estoy despedido.

- ¿Qué?

- Estoy despedido.

6 Se trata de contextos creados por el investigador, aunque de estructura conversacional equivalente a los ejemplos de corpus analizados en el resto de este trabajo.

4

(8bis)

- Me ha llegado una carta. Estoy despedido.

-

(9bis)

- Estamos muy contentos con tu trabajo, pero, dada la situación

actual, no podemos hacer frente a todos los gastos.

(10bis)

-

Ya. Estoy despedido. Bueno, a partir de

la semana que

viene te encargas tú de las

traducciones.

- ¡Estoy despedido!

La interrelación entre piezas léxicas y patrones esquemáticos está en consonancia con los acercamientos construccionistas a la gramática. 7 De acuerdo con la Gramática de Construcciones, los patrones esquemáticos pueden aportar valores interpretativos que se suman a los de los elementos léxicos con los que se combinan. En el caso que nos ocupa, un acercamiento construccionista permite plantear que la interpretación de las estructuras con que depende de la interrelación entre el enunciado encabezado por que y el contexto discursivo. En particular, en el análisis de las estructuras con que, partiremos de la distinción entre estructura interna y estructura externa (Linell, 2009): la estructura interna debe especificar los rasgos entonativos y morfo-sintácticos de la oración que constituye la ocurrencia de la construcción, mientras que la estructura externa debe explicitar los requisitos acerca del contexto discursivo en que la construcción se emplea. El objetivo de este trabajo es doble. El objetivo principal es identificar los distintos valores conectivos que la partícula que adquiere en el discurso conversacional partiendo del análisis exhaustivo de un corpus de conversaciones coloquiales. En relación con este objetivo, también intentamos poner en relación los valores conectivos identificados con rasgos relevantes del contexto discursivo, especialmente con las unidades de la conversación en las que se insertan los enunciados encabezados por que.

1.3.

Metodología

Para lograr este doble objetivo, el trabajo se basa en el análisis de las ocurrencias de que independiente con valor conectivo en un corpus de conversaciones coloquiales de la variedad peninsular: el corpus Val.Es.Co. (Briz y Val.Es.Co., 2002). En particular, hemos seleccionado manualmente un total de 96 ocurrencias que cumplen dos requisitos: (i) se trata de enunciados autónomos (no pueden ser interpretados como constituyentes de una oración precedente) y (ii) la aparición de que no obedece a factores modales-ilocutivos (hemos descartado los casos de construcciones desiderativas, imperativas y exclamativas-evaluativas descritas más arriba), sino discursivos (relación entre enunciados).

7 Las principales versiones de la Gramática de Construcciones se presentan en los siguientes trabajos: Fillmore, 1985, 1988; Lakoff, 1987; Fillmore, Kay y O’Connor, 1988; Fillmore y Kay, 1995; Golderg, 1995, 2006; Croft, 2001. Para una aplicación a la gramática del español coloquial, véase Gras (2010, 2011).

5

Cada ocurrencia se ha analizado a partir de tres tipos de categorías:

estructura formal, tipo de significado conectivo y ubicación conversacional. Con respecto a la estructura formal, se ha tenido en cuenta (i) la forma verbal de la cláusula que sigue a la conjunción y (ii) la modalidad oracional de la oración introducida por que (declarativa o interrogativa). Con respecto a los valores conectivos, tras un análisis exploratorio, hemos identificado tres grandes tipos de operaciones conectivas: marcación de la estructura informativa, reformulación y atribución de voz. Estos significados se presentarán con más detalle en las secciones que siguen. Por último, con respecto a la ubicación conversacional, hemos partido de las unidades estructurales del Análisis de la Conversación (Sacks, Schegloff y Jefferson, 1974), especialmente del sistema de unidades de la conversación propuesto por el grupo Val.Es.Co. (Grupo Val.Es.Co., 2003). Sin embargo, no hemos tenido en cuenta todas las posibilidades que ofrece este sistema de unidades, sino que, tras un análisis exploratorio de los ejemplos, hemos diferenciado cuatro configuraciones estructurales que contribuyen a describir la estructura discursiva en la que operan las construcciones con significado conectivo: interior de intervención (acto o subacto), inicio de intervención iniciativa, inicio de intervención reactiva (o reactivo-iniciativa), inicio de intervención reactiva tras relanzamiento.

1.4. Estructura

Este trabajo se organiza del siguiente modo. En primer lugar, se aborda el análisis del valor informativo de las construcciones con que (§2). En segundo lugar, se analiza el valor reformulativo (§3). En tercer lugar, se presentan los casos en los que las estructuras con que atribuyen el contenido del enunciado a una situación de enunciación anterior (§4). Por último, se exponen las principales conclusiones de este trabajo (§5).

2. Construcciones informativas

Además de los significados argumentativos (causa/consecuencia, contraste, condición, etc.), que son los que cuentan como una mayor tradición en la descripción de las conjunciones y los conectores discursivos, diversos autores han puesto de relieve la relevancia de los significados informativos para la explicación de estos elementos. Siguiendo a Van Kuppevelt, Portolés (1998, 2001, 2010) ha propuesto una serie de valores para los marcadores del discurso que tienen que ver con la distribución de tópicos y comentarios en el discurso. De acuerdo con estos autores, se entiende por tópico “los objetos sobre los que versan las preguntas, explícitas o implícitas, que condicionan el desarrollo de un discurso”; los comentarios, por su parte, son “las respuestas a estas preguntas” (Portolés, 1998: 117). En función de estos dos conceptos, Portolés (2010) distingue diversos tipos de marcadores del

6

discurso con valor informativo: comentadores (pues bien, así las cosas, etc.), que introducen un comentario al tópico establecido previamente; ordenadores (por una parte, en primer lugar, por último, etc.), que distribuyen subcomentarios acerca de un mismo tópico; y digresores (por cierto, a propósito, etc.), que introducen un comentario lateral respecto del tópico del discurso. 8 Algunos de los usos independientes de que inicial átono pueden explicarse también a partir de estos conceptos. En particular, para la explicación de que resultan relevantes las operaciones de introducción de comentario, cambio de tópico y enumeración de subcomentarios.

2.1. Introducción de comentario

Una de las funciones de que independiente es la de introducir un comentario sobre el tópico de la secuencia conversacional. Considérese el siguiente ejemplo, procedente de una conversación en un comercio, en la cual el dependiente y sus clientes hablan sobre bromas telefónicas:

(11) B: y después que digan que no quieren jugar

A: vaya/ hay veces que ha habido quien ha dicho nono quierono D: por eso digo que como siempre están§

C:

§ CLARO§

B:

§ igual se creen que les estén

tomando [el pelo o algo]

A:

[el pelo]/ [normal]

C:

[pues sípues sí]§

A:

§ nosí/ porque quien se queda así un

poquitoC: oigaque a mí me lo han tomao por teléfono el pelo

D: es que pasa eso que muchas veces llaman [por teléfono]

C:

tomao ¿eh? (H.25.A.1, pág. 235, líneas 80-93)

[a

me]

lo han tomao bien

En este fragmento conversacional, el tópico son las bromas telefónicas. La intervención destacada de C realiza un comentario sobre este tópico. El valor de que en este tipo de contextos informativos esto es, la introducción de comentarioses doble: por una parte, señala la dependencia de la intervención de C con respecto del discurso precedente y, por otra, llama la atención sobre la relevancia del enunciado. Para comprobar este doble valor, considérese la versión del mismo enunciado sin que (11):

(11 bis ) C:

A:

[pues sípues sí]§ § nosí/ porque quien se queda así un poquito

8

Estellés

(2009)

ofrece

una

explicación

marcadores de digresión.

7

alternativa

para

los

denominados

C: oigaa mí me lo han tomao por teléfono el pelo

La eliminación de la conjunción tiene una consecuencia directa: no se percibe de forma explícita que la intervención de C es una contribución al tópico que se estaba tratando. Sin la marca de la conjunción, podría entenderse que C inicia un nuevo tópico, que su contribución no está vinculada con el enunciado anterior. Asimismo, esta eliminación también supone que no se exprese explícitamente que se trata de una intervención que el hablante presenta como relevante frente al tópico que se está discutiendo. Esta llamada ostensiva hacia la relevancia del enunciado también está expresada mediante el marcador discursivo oiga (Pons, 1998). Desde el punto de vista de su estructura interna, la construcción de introducción de comentario se caracteriza por la modalidad declarativa y el modo indicativo: se trata de enunciados declarativos. Desde el punto de vista de su estructura externa, la construcción se define por parámetros funcionales: el contenido proposicional realiza un comentario sobre el tópico de la secuencia conversacional. Además de la función informativa de introducción de comentario, el valor de que se ve también influido por la unidad de la conversación en la que se ubica el comentario. En este trabajo, hemos tenido en cuenta tres contextos conversacionales: (i) posición inicial de intervención reactiva (12), (ii) posición interior de intervención (12) y (iii) posición interior de enunciado 9

(13).

En posición inicial de intervención reactiva, el que introductor de comentarios adquiere un matiz de contraposición con las intervenciones anteriores: la presencia de que marca que el contenido del enunciado es un comentario que, de acuerdo con el emisor, sus interlocutores no han tenido en cuenta. Es lo que sucedía en (11) y en (6), este último reproducido de nuevo a continuación.

(6)

C: antes de sacarlo de la Bancaja preguntaré/

Bancaja °(teniendo otra cartilla a plazo fijo)° B: ¿la Bancaja? que no conocemos a nadie ahorate vas a dar deC: ¡((que)) conozco yo al director!§

si me dan más lo dejoo en la

B:

§ ah Gus [(( ))]

C:

[que estaba] een ALmazora

(VC.117.A.1, pág. 322, líneas 2-15)

En el fragmento anterior, en el que un matrimonio discute la conveniencia de cambiar una cuenta bancaria, el comentario introducido por que es presentado por el emisor como una información que contrasta con las

9 En el sistema Val.Es.Co., las posiciones (ii) y (iii) se explican a partir de diferencia entre actos y subactos.

8

la

creencias de su interlocutora, que en la intervención previa había afirmado que no conocían a nadie en Bancaja. 10 En cuanto al valor de que introductor de comentarios cuando funciona como acto interior de intervención, este suele ser el de introducir comentarios que se adelantan a posibles dudas o críticas del interlocutor. El hablante introduce un comentario en su propia intervención porque considera que su interlocutor puede estar obviando esa información. Es lo que sucede en el siguiente fragmento, que forma parte de la intervención de un hablante que se considera más conservadora que sus dos amigos, con los que conversa:

(12) E: [pero yo por ejemplo] tengo problemas de cultura/ que sí que entiendo queno debes ser así pero lo soy/ no sé por qué/ yo por ejemploa mí me repugna laa homosexualidad/ yo estoy totalmente en contra (L.15.A.2., pág. 100, líneas 770-773)

En el ejemplo (12), tras declararse racista, la hablante E se adelanta a una posible crítica de sus interlocutores y afirma que sabe que ser racista es una postura incorrecta. Por último, en posición interior de enunciado, como miembro del discurso que depende de la fuerza ilocutiva del enunciado precedente, la construcción adquiere un valor justificativo: el comentario que introduce la construcción se interpreta como un argumento que explica la enunciación del enunciado previo. Es lo que sucede en el ejemplo (13), procedente de la conversación en una asociación de vecinos, en la que los hablantes comparten sus dificultades para dejar de fumar:

(13) S: ¿tú quéCésar? que como nunca has fumao ni nadano tienes problemas/// tú no has fumao nunca C: síi/ fumaba S: ¿mm? C: fumaba yyy lo dejé/ tam(b)ién/ me sentía mal del pecho/// yy lo dejé/ yylo que pasa es que noo// yohasta los dieciocho años no fumaba

10 En este contexto conversacional (segunda posición de un par adyacente), las construcciones con que adquieren un valor similar a las construcciones replicativas con si, analizadas en Montolío (1999) y Schwenter (1999), entre otros. Obsérvese el siguiente contraste:

(i)

B: ¿la Bancaja? que no conocemos a nadie ahorate vas a dar deC: ¡((que)) conozco yo al director!

(ii)

B: ¿la Bancaja? que no conocemos a nadie ahorate vas a dar de

C: ¡si conozco yo al director! En ambos casos, se señala que se trata de una información no tenida en cuenta por el interlocutor, en este caso, la hablante B. Ahora bien, mediante la estructura replicativa con si el hablante señala que la intervención anterior es inadecuada.

9

(AP.80.A.1., pág. 158-159, líneas 653-659)

Tras preguntar a C, que no estaba participando en la discusión, S introduce un comentario que justifica la razón de realizar la pregunta (que como nunca has fumao ni nadano tienes problemas). 11

2.2. El cambio de tópico: <que + indicativo>

Mediante la estructura independiente <que + indicativo>, también es posible cambiar de tópico; es decir, los enunciados con que inicial pueden iniciar una nueva secuencia conversacional o diálogo introduciendo un nuevo tópico en el discurso. Es lo que sucede en el ejemplo (14), procedente de una conversación familiar:

(14) B: ¿quieres una ensaimada? C: no/ no quiero/ abuela/ de verdad// si ahora comería/ a(ho)ra que estoy/ me estaré un rato/ hasta las siete y cuarto oo/ ¡hace un frío por la calle!/ ¡madre! B: ¿y en qué has venío ((en la))? C: no/ andando B: ¡ah! A: oye/ que eso que he comprao hoy/ por si veníah también/ que me quedaba un poquicu/ cómete ehto máh bien C: ahora comeré (BG.210.A.1, pág. 252, líneas 353-362)

El enunciado destacado cambia el tópico discursivo. En las intervenciones precedentes, las hablantes B y C, abuela y nieta, respectivamente, están hablando de cómo ha ido C a casa de sus abuelos. El enunciado introducido por que inicia un nuevo tópico: la comida que A, el abuelo, ha comprado para su nieta. El empleo de que al inicio de un enunciado que cambia de tópico puede considerarse como una estrategia para minimizar la violación de la máxima de relación (Grice, 1975): el cambio de tópico es mejor recibido si se presenta como un tema enlazado con el discurso anterior. Desde el punto de vista de su estructura interna, la construcción de cambio de tópico coincide con la construcción de introducción de comentarios: que introduce cláusulas con modalidad declarativa y modo indicativo. Ahora bien, la estructura externa de ambas construcciones es distinta. Las diferencias no tienen solo que ver con el valor informativo de los contenidos introducidos (comentarios, en un caso; y nuevos tópicos, en el otro). Asimismo, la construcción de cambio de tópico suele combinarse con

11

Estas construcciones se sitúan en el límite entre la conexión oracional (causalidad de la enunciación) y la conexión interactiva.

10

estructuras de tematización, como la subrayada en el ejemplo anterior (eso que he comprao hoy/ por si veníah también) o la construcción de tematización con lo del siguiente ejemplo (lo de los/ radiadores esos que me comentaste):

(15) S: ¿hace frío/ en la calle? L: noo// hace más frío dentro del local que en la calle

S: ¿aquí?/// oye/ lo de los/ radiadores esos que me comen[taste=]

L:

S: = que se lo comenté a Andréspero no quedamos ¿todavía están? y ¿por qué los quiere [vender la mujer?] L: [pero eso] sería verloos/ porque se pone unos nuevos S: que se pone unosque están muy estr¿tú los has visto ya? L: no/ pero sería verlos/ no hay ningún problema/ ¿sabes?/// (6”) de todas formas es gente de poderío ¿eh? que si se los cambia ee/ que igual están muy usaos/ pero que no es gente quee/ que arruina las cosas ¿no? (AP.80.A.1., pág. 158-159, líneas 666-679)

[síi]

En el ejemplo, mediante el enunciado encabezado por que, S cambia de tópico: en el intercambio anterior, S y L hablan del tiempo que hace en ese momento; en el intercambio que inicia S en su segunda intervención, se habla de la posibilidad de comprar unos radiadores para el local de la asociación. La construcción con que marca la relación del enunciado con una situación de enunciación anterior: S retoma un tema del que había hablado previamente con L.

2.3. La marcación de enumeraciones: <que si>

Por último, la conjunción que en combinación con si (que si) permite distribuir distintos subcomentarios acerca de un mismo tópico. Es lo que sucede en el ejemplo (16), procedente de una conversación entre tres amigos, en el que la construcción introducida por que si distribuye una serie de subcomentarios sobre el mismo tópico: las extrañas relaciones sexuales de las compañeras de piso de E.

(16) L: lo primeroo lo ves y ((te quedaas con la gente))// que si estase ha enrollao con este / que si estaa/ no sé cuántos con el otro// que si va y se trae dos tíos/ se enrollaan allí en el piso pero (L.15.A.2., pág. 104: líneas 903-906)

Frente a los marcadores enumerativos propios del discurso escrito formal, esta construcción se caracteriza por la indeterminación de los elementos que introduce: por una parte, no indica cantidad ni orden de los elementos enumerados; por otra, estos pueden pertenecer a categorías sintácticas

11

heterogéneas (cf. Loureda, 2000). Obsérvense, a este respecto, el siguiente ejemplo (17), en el que la construcción introduce dos subcomentarios sobre un tópico: los motivos por los que a C le cuesta concentrarse en Castellón.

(17) C: a las nueve y media hay que estar allíen Valencia B: ((sí))/ hahta la hora que pasah/// (5’’) (( )) siempre allí (( )) C: no/// ahora me toca otra vez las prácticas/ si apruebo quiero quedarme una semanaa/ para probar/ allí/ porque resulta/ abuela/ que aquí estoy en casa// YYMM HAGO MÁS FAENA QUE LO QUE HE HECHO§ B: § claro C: FUERA DE CASA/ QUE SI FREGAR/ QUE si tengo unas cosas por el MEDIO yyno PUEDO B: y no estáah aplicá en lo que tie(ne)h que ehtar§

algo/

C:

§

a

lo

mejor

hago

hago algo pero noo/ no adelanto tanto como quería§

B:

semana yy (BG.210.A.1, pág. 253, líneas 404-415)

§

poh

t’estáh

allí

una

En los dos ejemplos anteriores, la construcción enumerativa no indica ni el orden ni la cantidad de los elementos listados; es más, la construcción está especializada en indicar que se trata de series abiertas, a las que podrían añadirse otros elementos no especificados. Desde el punto de vista de la sintaxis interna, la construcción presenta tres características. En primer, el nexo introductor no es solo que, sino la secuencia compleja que si. 12 Por otra, cabe destacar que la construcción no impone restricciones sobre el constituyente introducido por que si, que puede ser un enunciado en estilo directo (que si esta↑ se ha enrollao con este), una cláusula de infinitivo (que si fregar) o una cláusula con un verbo en indicativo (que si tengo unas cosas por en medio), entre otras opciones. Desde el punto de vista de su estructura externa, la construcción ocupa posición interna de intervención; en concreto, las construcciones introducidas por que si suelen constituir enunciados independientes dentro de una intervención en la que con frecuencia se explicita el tópico discursivo. Por ejemplo, en (17) el tópico, las tareas domésticas que A realiza cuando está en su casa en Castellón, se explicita en la intervención discontinua que precede a las ocurrencias de la construcción (YYMM HAGO MÁS FAENA QUE LO QUE HE HECHO FUERA DE CASA).

12 Como señala Loureda (2000), como introductor de enumeraciones alternan la forma simple (que) y la compleja (que si). A diferencia de las estructuras de interrogación indirecta (Me preguntó que si venías), en las que si constituye una marca de interrogación total, en las construcciones enumerativas si no parece tener este valor, de modo que resulta difícil asignar una interpretación composicional para el conjunto (que + si).

12

3.

Significados reformulativos

Además de valores relacionados con la estructuración informativa del discurso, la forma que introduce enunciados que reformulan total o parcialmenteuna intervención anterior. Es lo que sucede en el ejemplo siguiente (18), procedente de una conversación entre un grupo de amigos, la mayoría de los cuales son funcionarios:

(18) S: Gildo ees/ algo/ no sé si esC: conseller me dijeronde deportes S: conseller no/ hombresi fuera consellerJ: que trabaja en la Consellería

S: exacto/ que está pues deede adjunto/ deede auxiliar administrativo/ una cosa d’estas dee– de la Consellería dee§

J:

§°(de deportes)°§

S:

§

de cultura en

la

rama de deportes J: mm (AP.80.A.1., pág. 155, líneas 508-517)

En el fragmento seleccionado, las estructuras encabezadas por que en las intervenciones de J y S introducen reformulaciones que corrigen parte de la intervención previa de C. La presencia de que inicial señala la dependencia del contenido introducido con respecto de la intervención inicial de C. Como puede observarse, existen similitudes entre la construcción reformulativa y la construcción de introducción de un comentario. Desde el punto de vista de la estructura interna, se trata de oraciones declarativas con una forma verbal de indicativo. Desde el punto de vista de la estructura externa, se trata de intervenciones reactivas o reactivo-iniciativas. Con todo, a partir de la audición de las conversaciones, observamos una diferencia prosódica sistemática entre ambos tipos de significados. La construcción de introducción de comentario suele destacarse entonativamente mediante una frecuencia inicial alta; en cambio, las construcciones reformulativas, que se presentan como una colaboración del emisor en la construcción del turno de su interlocutor, se caracterizan entonativamente por una frecuencia inicial baja y una entonación final suspendida o suspendida-ascendente. 13

4. Significados de atribución de voz

Diversos autores han señalado un valor citativo para las construcciones con que inicial átono (Spitzer, 1942; García, 1996; Porroche, 2000; Etxepare, 2009; entre otros). Ahora bien, en línea con lo expuesto a lo largo de este

13 Se trata de un análisis preliminar, que habrá que corroborar mediante un análisis entonativo informatizado.

13

artículo, cabe poner de relieve que la forma que no puede ser considerada en sí misma como una marca de atribución de voz en español. Eso significa que la adición de que al frente de un enunciado cualquiera no añade a éste inequívocamente un valor citativo. Considérense los siguientes ejemplos tomados de Etxepare (2009: 604):

(19) a. El Barça ha ganado la Champions League b. Que el Barça ha ganado la Champions League

La adición de que al enunciado anterior no lo convierte directamente en un enunciado citativo. Por el contrario, la forma que adquiere el significado de atribución de voz en determinadas construcciones, que poseen tanto restricciones gramaticales, como, sobre todo, restricciones discursivas. De acuerdo con nuestro análisis, son tres las construcciones con valor de atribución de voz: (i) las construcciones de eco (20), (ii) las construcciones de copia (21) (ii) y las construcciones de discurso indirecto (22).

(20) - El Barça ha ganado la Champions.

- ¿Que el Barça ha ganado la Champions?

(21) - El Barça ha ganado la Champions.

(22)

- ¿Qué?

- Que el Barça ha ganado la Champions.

Me han enviado un sms. Que el Barça ha ganado la Champions.

4.1. Las construcciones de eco

Siguiendo la denominación más extendida (Herrero, 1995; Escandell, 1999), aplicamos el término ‘ecoicas’ a las construcciones con que inicial que repiten total o parcialmente una intervención anterior. Desde el punto de vista de su estructura interna, se trata de oraciones interrogativas. Desde el punto de vista de su estructura externa, constituyen el segundo elemento de un par adyacente. En el corpus manejado, estas estructuras llevan a cabo dos funciones interactivas: la solicitud de heterorreformulación y la intensificación. En cuanto a la primera función, las construcciones eco son un recurso mediante el cual el hablante solicita a su interlocutor una reformulación de una intervención anterior. Son, por tanto, iniciadoras de una heterorreformulación del hablante. 14 Obsérvese el ejemplo (22), procedente de una conversación familiar.

(22) C: me parece que me examinaré este viernes A: ¿elel viernes próximo?

14

Para la diferencia entre autorreformulación y heterorreformulación, véase Portolés (2004: §2.4.3.).

14

B: °( (( )) )° C: (RISAS) ¡cómo se ríe la abuela!§ A:

C:

que ¿rezarás? B: que rezaré ((a ver si te salen)) bien (BG.210.A.1, pág. 246, líneas 85-92)

§ rezaré que teque tete salgan bien§ §que/

En este caso, la hablante B emplea la construcción eco para solicitar a su interlocutora una aclaración de su intervención; dicha reformulación tiene lugar en la intervención siguiente. Con respecto a la segunda función, las construcciones eco pueden también funcionar como recursos para la intensificación de la modalidad del enunciado. En particular, en respuestas a preguntas totales, las construcciones eco pueden actuar como recursos mediante los cuales el hablante intensifica la certeza de la respuesta. Es lo que sucede en el ejemplo (23), procedente de una conversación en un comercio, en la que la hablante C narra una broma telefónica de la que fue objeto.

(23) C: mi marido pegó un bote de la cama ¡no veas! se le cayó hasta el teléfono// ¿está Jesús? dice mi maridomirese ha equivocao// se acuesta§

A:

volvieron a llamar otra [vez?] C: [¡oh que] si volvieron a llamar!/ a las tres horas que el hombre se había quedao otra vez un poco embelesao(H.25.A.1, pág. 238, líneas 231-7)

§¿y

Ante la pregunta de su interlocutora, la hablante responde con una ocurrencia de la construcción, que se interpreta como una respuesta afirmativa intensificada.

4.2. Las construcciones de copia

Las construcciones de copia reproducen literalmente o con ligeras modificacionesel contenido de una intervención del propio hablante (Escandell, 1999). Prototípicamente, estas construcciones constituyen relanzamientos conversacionales como respuesta a una solicitud de aclaración del interlocutor. Pueden considerarse, por tanto, como autorreformulaciones heteroiniciadas; es decir, como reformulaciones del propio hablante solicitadas por el destinatario. Es lo que sucede en el ejemplo (24), en el que la hablante C repite su enunciado tras la solicitud de aclaración de su abuelo.

(24) C:¡oy!/ el abuelo está caviloso

15

A: (( )) ¿qué? C: QUE ESTÁS CAVILOSO/ ABUELO A: noo/// (6’’) (( )) (BG.210.A.1, pág. 251, líneas 319-322)

Con respecto a su estructura interna, esta estructura se caracteriza por la posibilidad de seleccionar el modo verbal, en función de la modalidad de la enunciación expresada: los enunciados declarativos e interrogativos seleccionan indicativo (véanse los ejemplos anteriores), mientras que los enunciados imperativos seleccionan subjuntivo, como sucede en el ejemplo (25), en el que la hablante B se está marchando y quiere dejarle a la hablante A los pasteles que ha llevado a su casa:

(25) A: estáte quieta/ Sonia B: te dejo esto [(( ))]

C:

B: ¡AY CALLApor favor! A: ¡DONAQUE SÍ!§

C:

A: [(( ))] B: [CALLA] CALLACALLAque no me des NADA/ que no me des nada (EL.116.A.1, pág. 318, líneas 418-425)

[((eso))]/ ¿pa(ra) qué?

§ ¡ay! esto es mío

Los enunciados destacados no constituyen una copia literal de una intervención previa de B, aunque sí insisten en el mismo valor comunicado por su segunda intervención (¡AY CALLA↓ por favor!): B insiste a su tía, la hablante A, en que no le devuelva los pasteles que le ha llevado.

4.3. Las construcciones de discurso indirecto independiente

Las construcciones de estilo indirecto independiente el denominado que narrativo por Spitzer (1942) o que citativo por Etxepare (2008, 2009)constituyen un recurso de reproducción de discurso propio del discurso hablado. Mediante esta construcción, el hablante atribuye el contenido proposicional de la oración a un locutor situado en una situación de enunciación distinta de la actual. A diferencia de las otras dos construcciones con valor de voz analizadas, la construcción de discurso indirecto no está especializada en una ubicación discursiva concreta.

La restricción discursiva de la construcción esto es, su estructura externaviene determinada, en este caso, no por una ubicación conversacional concreta, sino por la referencia en un enunciado del propio hablante o en la situación extralingüística. Es lo que sucede en el ejemplo (26).

16

(26) J: uno que iba en la excursión M: (( )) J: quee// no sé si era// sudameriCANO/ norteameriCANO no sé qué ((historia))/ un hijo de puta más F: bueno luego te lo diré M: (( )) J: empezó con la PAELLA/ la cosa salió ya con la paella ¿sabes?// porque TAL/ porque/ eestábamos hablando de que cada nación y tal/ pues tiene sus cosas buenas como Extremadura/ pues tiene sus embutidosyyen fin/ yy ASTURIAS tiene la lecheyy/ todo yy HOHOLANDA los quesosy en fin/// que nadaquee las PAELLAS su mujer las hacía// ees canaria F: que en Valencia había comido las PEORES PAELLAS queque había comido él (PG.119.A.1, pág. 276, líneas 16-29)

Esta construcción introduce enunciados atribuidos a un locutor distinto del hablante; en el ejemplo (26), a una persona a la que el hablante (J) y su mujer (F) conocieron en una excursión. La interpretación de que se trata de un discurso reproducido se logra gracias al cambio de la deixis personal (su mujer, las hacía, había comido él) y, especialmente, gracias a la presencia en el discurso de una referencia a una situación de enunciación anterior. En cuanto a su estructura interna, al igual que las construcciones de copia, las construcciones de discurso indirecto libre admiten la combinación con indicativo y subjuntivo en función de la modalidad de la enunciación, en las mismas condiciones: se emplea indicativo en los enunciados declarativos e interrogativos, como se sucede en el ejemplo anterior; y subjuntivo, en los enunciados imperativos, como muestra el ejemplo (27):

(27) B: y mi madre/ a mí una de mis amigas (( )) sus hermanasle llamaron dice es de la policía y dice un momentito[(( )) y digo ¡ay madre mía!=]

C:

menudo susto (( ))] B: = hasta que se ve que se [puso otra persona y dice mirees de aquí de

[sí/ menudo susto/ menudo susto/

jefatura dice preguntando ¿fulano de tal? digo pues noaquí no es=]

C:

B: = pero [claroesos momentitos ¿eh? la policíaque se espereque se ponga el otro]

[sí/ sí sí// sí/ sí/ no/ sí]

C:

[pero hasta que túusí sí/ claro/ ahí ahí]/ [ahí estáahí está]

A:

[aquí no este podías

morir] (H.25.A.1, pág. 238-239, líneas 248-262)

5. Conclusiones

17

A lo largo de estas páginas, hemos propuesto un análisis de los valores conectivos de que inicial átono partiendo exclusivamente de datos procedentes del español oral espontáneo. Desde una perspectiva descriptiva, en este trabajo, hemos identificado los principales valores conectivos de la forma que. A diferencia de los conectores argumentativos, que pueden explicarse a partir de nociones lógico-semánticas bien asentadas en la tradición, los significados conectivos de que inicial átono presentan dos particularidades. Por una parte, expresan valores metadiscursivos, entendidos como estrategias por parte del hablante de señalar la continuidad de sus intervenciones y su interdependencia con respecto de las intervenciones anteriores (Briz, 1993a, 1993b, 1998; Briz e Hidalgo, 1998). Por otra parte, las estructuras con que expresan significados difíciles de acomodar a categorías rígidas y, en muchas ocasiones, difíciles de deslindar entre sí. Desde una perspectiva teórica, hemos intentado demostrar que la polifuncionalidad y la infradeterminación del valor interpretativo de las estructuras independientes con que pueden explicarse si se amplía el alcance de la descripción y se tiene en cuenta no solo los aspectos del enunciado encabezado por que, sino el contexto discursivo en el que se emplea la construcción (unidad de la conversación en la que se emplea la construcción, tipos de intervenciones precedentes y siguientes, construcciones que suelen coocurrir, etc.). La consideración de que las construcciones con que forman parte de patrones discursivos más amplios, descritos a partir de unidades conversacionales, permite restringir la interpretación que las construcciones con que pueden recibir en un contexto dado. De este modo, aunque existan coincidencias formales entre los enunciados independientes encabezados por que (como la secuencia <que + indicativo>), la identificación de los patrones discursivos en los que estos enunciados se emplean ayuda a determinar el valor que estos reciben en contextos concretos. Desde una perspectiva construccionista, los patrones discursivos identificados en este trabajo pueden entenderse como construcciones discursivas, puesto que el valor discursivo de que no depende exclusivamente de este elemento, sino del patrón discursivo en el que este elemento se emplea. Queda pendiente una formalización de estos patrones, que esperamos abordar en futuros trabajos.

Bibliografía

ALARCOS, Emilio (1997): De ciertos usos de la unidad que. En: ALMEIDA, Manuel y DORTA, Josefa (eds.), 109-114. ALCINA, Juan y BLECUA, José Manuel (1975): Gramática española. Barcelona: Ariel. ALMEIDA, Manuel y DORTA, Josefa (1997) (eds.), Contribuciones al estudio de la lingüística hispánica. Tenerife: Montesinos. BEINHAUER, Werner (1929 [1978]), El español coloquial. Madrid: Gredos.

18

BELLO, Andrés (1847 [1984]), Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos. Madrid: Edaf. BERGS, Alexander y DIEWALD, Gabrielle (2009) (eds.), Contexts and Constructions. Ámsterdam: John Benjamins. BOSQUE, Ignacio y DEMONTE, Violeta (1999) (dirs.), Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe. BRIZ, Antonio (1993a), Los conectores pragmáticos en español coloquial I: su papel argumentativo. Contextos 21-22, 145-188. BRIZ, Antonio (1993b), Los conectores pragmáticos en español coloquial II: su papel metadiscursivo. Español Actual 59, 39-56. BRIZ, Antonio (1998), El español coloquial en la conversación. Esbozo de pragmagramática. Barcelona: Ariel. BRIZ, Antonio y GRUPO VAL.ES.CO. (2002), Corpus de conversaciones coloquiales. Anexo de Oralia. Madrid: Arco-Libros. BRIZ, Antonio e HIDALGO, Antonio (1998), Conectores pragmáticos y estructura de la conversación. En: MARTÍN ZORRAQUINO, Mª Antonia y MONTOLÍO, Estrella (eds.),

121-142.

CASCÓN MARTÍN, Eugenio (1995): Español coloquial. Rasgos, formas y fraseología de la lengua diaria. Madrid: Edinumen. COLE, Peter y MORGAN, Jerry (1975) (eds.), Syntax and semantics, vol 3.: Speech Acts. Nueva York: Academic Press. CROFT, William (2001), Radical Construction Grammar: syntactic theory in typological perspective. Oxford: Oxford University Press. CUARTERO, Juan y EMSEL, Martine (2007) (eds.), Vernetzungen: Kognition, Bedeutung, (kontrastive) Pragmatik. Frankfurt: Peter Lang. DEMONTE, Violeta y FERNÁNDEZ SORIANO, Olga (2007), La periferia izquierda oracional y los complementantes del español. En: CUARTERO, Juan y EMSEL, Martine (eds.), 133-147. DEMONTE, Violeta y FERNÁNDEZ SORIANO, Olga (2009), Force and Finiteness in the Spanish Complementizer System. Probus 21.1, 23-49. ESCANDELL, Victoria (1999), Los enunciados interrogativos. Aspectos semánticos y pragmáticos. En: BOSQUE, Ignacio y DEMONTE, Violeta (dirs.), 3929-3992. ESTELLÉS, Maria (2009), Expressing Digression Linguistically: Do Digressive Markers Exist? Journal of Pragmatics 41(5), 921-936. ETXEPARE, Ramón (2008), On quotative constructions in Iberian Spanish. En: LAURY, Ritva (ed.), 35-78. ETXEPARE, Ramón (2009), From hearsay evidentiality to samesaying relations. Lingua 120, 604-627. FERNÁNDEZ RAMÍREZ, Salvador (1959), Oraciones interrogativas españolas. Boletín de la Real Academia Española 39/157, 243-276. [Recogido como Apéndice I en Gramática española 4: El verbo y la oración, vol. ordenado y completado por BOSQUE, Ignacio (1986), Madrid, Arco-Libros, 523-530.] FILLMORE, Charles (1985), Syntactic intrusions and the notion of grammatical construction. Berkeley Linguistics Society 11, 73-86.

19

FILLMORE, Charles (1988), The mechanisms of ‘Construction Grammar’. Berkeley Linguistics Society 14, 95-107. FILLMORE, Charles y KAY, Paul (1995), Construction Grammar. Lecture Notes. Stanford: CSLI Publications. FILLMORE, Charles; KAY, Paul; y OCONNOR, Mary Catherine (1988), Regularity and idiomaticity in grammatical constructions: the case of let alone. Language 64,

501-538.

GARCÍA, Erica (1996), ¿Cómo que que?. Hispanic Linguistics 8, 59-93. GARRIDO MEDINA, Joaquín (1998), Discourse Structure in Grammar. Estudios Ingleses de la Universidad Complutense 6, 49-63. GILI GAYA, Samuel (1943 [1961]), Curso superior de sintaxis española. Barcelona:

Bibliograf. GOLDBERG, Adele (1995), Constructions: A Construction Grammar Aproach to Argument Structure. Chicago: The University of Chicago Press. GRAS, Pedro (2010), Gramática en interacción: una propuesta desde la Gramática de Construcciones. En: SUEIRO JUSTEL, Joaquín et al. (eds.), 304-325. GRAS, Pedro (2011), Gramática de Construcciones en Interacción. Propuesta de un modelo y aplicación al análisis de estructuras independientes con marcas de subordinación en español. Barcelona: Universitat de Barcelona. Disponible en:

GRICE, Paul (1975), Logic and conversation. En: COLE, Peter y MORGAN, Jerry (eds.),

41-58.

GRUPO VAL.ES.CO. (2003), Un sistema de unidades para el estudio del lenguaje coloquial. Oralia 6, 7-61. HERRERO, Gemma (1995), Las construcciones eco: exclamativas-eco en español. En:

CORTÉS, Luis (ed.), 125-145. LAKOFF, George (1987), Women, Fire and Dangerous Things. What Categories Reveal about the Mind. Chicago: University of Chicago Press. LAURY, Ritva (ed.), Crosslinguistic studies of clause combining. The multifunctionality of conjuctions. Ámsterdam: John Benjamins. LENZ, Rodolfo (1920), La oración y sus partes. Madrid: Centro de Estudios Hispánicos. LINELL, Per (2009), Constructions in dialogue. En: BERGS, Alexander y DIEWALD, Gabrielle (eds.), 97-110. LOUREDA, Óscar (2000), Sobre un tipo de marcadores discursivos de enumeración en el español actual. Rilce 16/2, 325-341. LOUREDA, Óscar y ACÍN, Esperanza (2010) (coords.), Los estudios sobre marcadores del discurso en español, hoy. Madrid: Arco-Libros. MARTÍN ZORRAQUINO, Mª Antonia (2010), Los marcadores del discurso y su morfología. En: LOUREDA, Óscar y ACÍN, Esperanza (coords.), 93-182. MARTÍN ZORRAQUINO, Mª Antonia y MONTOLÍO, Estrella (1998) (eds.), Los marcadores del discurso: teoría y análisis. Madrid: Arco/Libros. MARTÍN ZORRAQUINO, Mª Antonia y PORTOLÉS, José (1999), Los marcadores del discurso. En: BOSQUE, Ignacio y DEMONTE, Violeta (dirs.), 4051-4214. MOLINER, María (1966-67), Diccionario de uso del español. Madrid: Gredos.

20

MONTOLÍO, E. (1999): ¡Si nunca he dicho que estuviera enamorada de él! Sobre construcciones independientes introducidas por si con valor replicativo. Oralia 2, 37-70. PONS, Salvador (1998), Conexión y conectores. Estudio de su relación en el registro informal de la lengua. Anejo de Cuadernos de Filología. Valencia: Universitat de Valencia. PONS, Salvador (2003), Que inicial átono como marca de modalidad. Estudios Lingüísticos de la Universidad de Alicante 17, 531-545. PORROCHE, Margarita (2000), Algunos aspectos del uso de que en el español conversacional. Círculo de lingüística aplicada a la comunicación 3. PORROCHE, Margarita (2009), Aspectos de gramática del español coloquial para profesores de español como L2. Madrid: Arco/Libros. PORTOLÉS, José (1998), Marcadores del discurso. Barcelona: Ariel. PORTOLÉS, José (2004), Pragmática para hispanistas. Madrid: Síntesis. PORTOLÉS, José (2010), Los marcadores del discurso y la estructura informativa. En:

LOUREDA, Óscar y ACÍN, Esperanza (eds.), 281-236. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (1973), Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe. RODRÍGUEZ RAMALLE, Mª Teresa (2008a), Estudio sintáctico y discursivo de algunas estructuras enunciativas y citativas del español. Revista española de lingüística aplicada 21, 269-288. RODRÍGUEZ RAMALLE, Mª Teresa (2008b), Valores de las interjecciones en el discurso oral y su relación con otras marcas de modalidad discursiva. Oralia 2, 399-417. SACKS, Harvey; SCHEGLOFF, Emanuel y JEFFERSON, Gail (1974), A Simplest Systematics for the Organisation of Turn-Taking for Conversation. Language 50, 696735. SALVÁ, Vicente (1830), Gramática de la lengua castellana. Según ahora se habla, ordenada por Don Vicente Salvá. París: Librería de Vicente Salvá. SANTOS, Luis (2003), Diccionario de partículas. Salamanca: Luso-Española de ediciones. SPITZER, Leo (1942), Notas sintáctico-estilísticas a propósito del español que. Revista de Filología Hispánica 4.2, 105-126.

SUEIRO JUSTEL, Joaquín; CUEVAS ALONSO, Miguel; DACOSTA CEA, Vanessa y PÉREZ, Mª

Rosa (2010) (eds.), Lingüística e Hispanismo. Lugo: Axac. SCHWENTER, Scott (1999): Pragmatics of conditional marking: Implicature, scalarity and exclusivity. New York: Garland. VIGARA, Ana Mª (1992), Morfosintaxis del español coloquial. Madrid: Gredos.

Anexo. Sistema de transcripción del corpus Val.Es.Co.

Los signos fundamentales del sistema de transcripción del corpus de Val.Es.Co. (2002) son los siguientes:

:

Cambio de voz.

A:

Intervención de un interlocutor identificado como A.

21

?:

Interlocutor no reconocido.

§

Sucesión inmediata, sin pausa apreciable, entre emisiones de distintos hablantes.

=

Mantenimiento del turno de un participante en un solapamiento.

[

Lugar donde se inicia un solapamiento o superposición.

]

Final del habla simultánea.

-

Reinicios y autointerrupciones sin pausa.

/

Pausa corta, inferior al medio segundo.

//

Pausa entre medio segundo y un segundo.

///

Pausa de un segundo o más.

(5")

Silencio (lapso o intervalo) de 5 segundos.

Entonación ascendente.

Entonación descendente.

Entonación mantenida o suspendida.

PESADO

Pronunciación marcada o enfática (dos o más letras mayúsculas).

((

))

Fragmento indescifrable.

((siempre)) Transcripción dudosa.

((

))

Interrupciones de la grabación o de la transcripción.

(en)tonces

Reconstrucción de una unidad léxica que se ha pronunciado incompleta.

°(

Fragmento pronunciado con una intensidad baja o próxima al susurro.

h

Aspiración de "s" implosiva.

aa/ nn

Alargamientos vocálicos/ Alargamientos consonánticos.

¿¡

!?

Interrogaciones exclamativas.

22