Está en la página 1de 12

Estamos en Facebook: https://www.facebook.

com/groups/pncmariscalcasti lla/

Samuel, su hijo, me enva a pasar unos das en su casa. Sabe, estoy de vacaciones y quisiera disfrutarlas en este pueblo que tiene un hermoso paisaje.

No se debe bailar porque los que bailan son diablos y los que toman chicha son coches.

No saben que estos son dolos? Saquen esto de aqu, antes que los rompa! Arrjenlos a la basura! Slo debemos creer en Dios! Nada ms en l!

All estaban todava, entre la basura. Los recog, los apret fuertemente contra mi pecho, los bes y llor desfogando mi rabia. Volv a casa y los ocult cuidadosamente en mi cuarto: Cmo iba a dejar en esa asquerosa basura a mis Santitos? Cmo?...

Le haba dicho a mi hijo: No te preocupes, Samuel, yo rescatar a tu padre de la vida mundana que lleva, le expulsar ese demonio borracho que tiene. Yo lo convertir!, Pues he vuelto a muchas ovejas descarriadas al camino del Seor

Pues el hermano gustaba acompaarme. Pobre Simn; el cabo de la lampa hizo brotar de sus manos grandes ampollas, que reventaban producindole ardor. El sol colaneo, tambin, jug un importante papel; sus rayos nos hacan sudar y secaba nuestras gargantas, producindonos sed. Prefera aguantar la sed, en vez de tomar la chichita que siempre llevaba en mi fiel calabazo.

el hermano Simn mir a todos lados, dej parada la lampa y fue hacia la alforja. Presuroso sac el calabazo, lo levant y le dio un largo sorbo. Hasta que un da me present ante l. Se sorprendi. Presuroso, con su mano, trat de borrar el bigote blanco que haba sobre sus labios y me mir asustado.

Un da asistimos a un matrimonio. Simn, el hermano, vesta elegante. Los potos de chicha pasaban de mano en mano haciendo entrar en calor a todos los invitados, que ya picaditos salan a bailar...

Despert asustado, me di cuenta que estaba en mi cuarto Buenos das de Dios, don Amancio! me salud el ayudante del carro que va a Talara. Aqul hombre que est all, no es el hermano Simn? Grande fue mi sorpresa cuando descubr que era el hermano Simn; roncaba fuerte Dios mo, pareca un tractor!.

Todava con la sonrisa entre los labios, mir al ayudante y le dije: Si ves a mi hijo Samuel, dile que me mande otro hermano, pero de esos que paren fuerte...

Un gesto de hermandad Los pequeos hechiceros El hermano que se convirti Amarga experiencia Rumbo a su destino El muerto no asusta El encanto de la pea El pozo de aguas milagrosas El tesoro escondido El algarrobo en forma de cruz La cabra diablica