Está en la página 1de 2

Serú Girán fue una banda de Rock de la Argentina, integrada por Charly García

(teclados, sintetizadores, voz, guitarra y bajo), David Lebón (guitarras, voz, bajo y
percusión), Pedro Aznar (bajo eléctrico y fretless, voz, guitarras, teclados), y Oscar
Moro (batería y percusión).

Es considerada una de las mejores de la historia del rock argentino, tanto a nivel
musical, como conceptual y escenográfico. Famosa por el virtuosismo buscado por sus
músicos. Serú Girán ganó premios en las categorías de Mejor Guitarrista, Mejor
Teclista, Mejor Bajista, Mejor Baterista, Mejor Compositor (García) y Mejor Grupo en
Vivo en los años 1978, 79, 80 y 81. A esto se le agrega Grupo Revelación 1978; Mejor
Cantante (Lebón) 80 y 81; Mejor Tema 78 ("Seminare") y 81 ("Peperina") y Mejor
Album 1978 ("Serú Girán"). (Revista Pelo)

Historia
Los comienzos

Serú Girán nació luego de la separación de La Máquina de Hacer Pájaros, banda que
organizó Charly García en su etapa post-Sui Géneris. Junto con Lebón, García viajó en
1978 a Buzios (Brasil), con la idea de componer material para un nuevo disco. En uno
de sus regresos a Buenos Aires, García conoció al joven y prodigioso bajista Pedro
Aznar. Luego se les uniría Oscar Moro, quien había sido baterista de La Máquina de
Hacer Pájaros y anteriormente del legendario grupo Los Gatos.

Los comienzos fueron difíciles: era 1978 y el primer disco no convencía a un público
escéptico, que aún no imaginaba el futuro esplendor de la banda. Ya en su presentación
ésta ofrecía himnos como Seminare y Eiti Leda.

En esta obra prima, el cuarteto fue acompañado por las colaboraciones orquestales de
Daniel Goldberg, quién grabó con 24 músicos en EE. UU. El 28 de julio de ese año,
Serú se presentó en el estadio Luna Park, con orquesta (sección de cuerdas y vientos) y
circuito cerrado de televisión. En la parte trasera del escenario, una pantalla gigante
mostraba a los músicos dirigiéndose a escena. Lebón, Aznar y Moro salieron vestidos
totalmente de blanco, mientras que Charly eligió una malla negra, saco y zapatillas. El
comienzo del recital, con la orquesta a pleno interpretando la poderosa introducción del
tema Serú Girán, presagiaba una noche inolvidable. No fue así. Cuando tocaron el tema
Disco Shock —una sátira de la música disco, tan en boga en el momento— el público
presente quedó desconcertado porque creyó que era en serio. En medio de un coro de
silbidos, empezaron a pedirle a García el Blues del levante, el tema que había
compuesto con motivo de la despedida de Sui Géneris. El resto del recital transcurrió
ante la indiferencia general. La gente no había entendido el mensaje, o Serú no había
sabido expresarlo.

La grasa de las capitales

Un año más tarde, aparece La grasa de las capitales con un cambio en la temática sonora
del disco: las canciones son más directas, los instrumentos suenan en un primer plano
sin el agregado de cuerdas. Viernes 3 am y Noche de perros son los picos más altos de
la genialidad que denota el segundo lanzamiento de Serú Girán. Fue un disco que,
siendo muy bueno, no logró llevar a Serú Girán a lo más alto del rock nacional. Viernes
3 am sería censurada durante un tiempo en las radios porque se la consideraba una
canción que incitaba al suicidio. Este disco fue el que catapultó a Serú Girán como uno
de los grupos más populares de la época en Argentina.

Principios de los 80: Bicicleta y el exito

En 1980 con la ayuda musical de diego volpe de mar del plata, vio la luz Bicicleta, un
disco no tan intenso como La grasa de las capitales, pero que relató con una delicada y
admirable exactitud la realidad argentina de una época nada fácil en cuanto al aspecto
político: Canción de Alicia en el país y Encuentro con el diablo son las canciones de ese
álbum que mejor exponen aquella realidad social. En Canción de Alicia en el país,
García pinta de cuerpo entero la realidad argentina, mediante metáforas que los censores
no llegaron a captar. Bicicleta también contiene la nostalgia de Charly García en
composiciones como A los jóvenes de ayer y Mientras miro las nuevas olas.

El disco Bicicleta —nombre que en un principio Charly había propuesto para el grupo,
pero fue rechazado por el resto— fue presentado en el estadio Obras, el 6 y 7 de junio
de 1980. En el escenario se podían observar ruedas de bicicleta, conejos y flores, algo
que llamó la atención del público y de la prensa, por ser el primer grupo que tenía algún
tipo de preocupación por la puesta en escena. Serú Girán había delegado la
responsabilidad escenográfica a Renata Schussheim, una vieja amiga de Charly. A partir
de Bicicleta, Serú Girán comenzó con sus grandes shows.

Un mes después, en agosto de 1980, se presentaron en el Monterrey Jazz Festival, en


Río de Janeiro (Brasil). Tradicionalmente, los representantes argentinos en este festival
estaban más vinculados al jazz o al tango que al rock progresivo que proponía Serú. Ese
año el concierto se dividió en dos partes. En la primera, se presentaron Serú Girán, el
guitarrista estadounidense Pat Metheny y George Duke. El éxito obtenido por los
argentinos en esa función fue tal, que los organizadores les ofrecieron volver a tocar en
la segunda —la principal— junto a John McLaughlin, Hermeto Pascoal, Egberto
Gismonti y el grupo Weather Report.

«Cuando tocaba McLaughlin, la gente patinaba y le tiraba avioncitos de papel —


recuerda García—. ¡Yo me quería morir! Si a McLaughlin le hacían eso, a nosotros nos
achuraban». Sin embargo, esta predicción resultó completamente errónea. La principal
razón de la respuesta favorable del público residió en la variedad de matices en los
temas interpretados por ellos y, asimismo, algunos de estos tenían una cadencia marcada
que invitaba al baile.

El 30 de diciembre de 1980, el supergrupo brinda un histórico recital gratuito en La


Rural. Los gastos de dicho evento quedaron a cargo del canal estatal ATC, que lo
organizó bajo el ciclo «Música prohibida para mayores». En dicho concierto Serú Girán
reunió más de 60.000 personas, convirtiéndose en el primer grupo argentino que
reuniría esa cantidad de público.