Está en la página 1de 299

1

2
DICCIONARIO DE CREENCIAS
Y TRADICIÓN ORAL
DEL NORESTE DE MÉXICO
NUEVO LEÓN

Lilia Alanís Loera


Cristóbal López Carrera

3
4
Agradecemos a quienes participaron realizando entrevistas y nos dieron
cobertura desde la urbe para llevar a buen fin nuestros trabajos: Martha
Beatriz Ramos Tristán, Rosario Blanco Cerda, Manuel Armando Durazo
Álvarez, Raúl García Flores, Gabriela Márquez Rodríguez, Kolectivo
Itinerante, Alicia Salinas de Lamadrid, familia Salinas Elosua, Roberto
Rebolloso, César Jaime, estaciones foráneas del sistema Radio Nuevo
León, Centro de Estudios Regionales-Linares, Rolando Guerra, Dirección
General de Culturas Populares (México D.F. PACMYC-1993), Fondo EME
1993-1995, Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Nuevo León 1994-
1995, PACMYC-2004, Negu Gorriak, Erika del Ángel, Rebeca Moreno
Zúñiga, Claudia Ivonne, Cisma Discos y Distribución-Fernando Lozano,
Anastasio Carrillo, Gerardo Sánchez Carrera, familia Sánchez Carrera,
Irma Braña, Homero Adame, Amílcar Cabral, Víctor Khabanov, Erik, Koyi,
Pablo César, las compañeras del Taller de escritura: Alicia Varela, Blanca
Salazar, Ana Isaura Santoyo, María del Socorro Salazar, Miriam E. Colin,
Lourdes Aguirre.
Agradecemos especialmente a quienes nos contaron algo o ayudaron en la
recopilación de campo (archivo de grabaciones de Editorial Vestigios-Kasa
de las Historias). Sus nombres completos y lugares de origen se refieren
en la lista de informantes.

5
Primera edición, 2006

© Cristóbal López Carrera, Lilia Verónica Alanís Loera


© Kolectivo Itinerante-La Kooperativa, Dirección General de
Culturas Populares-CONACULTA, PACMYC, 2004

Diseño de portada: Jesús Lozano Higa

Impreso y hecho en Monterrey, México


Printed and made in Monterrey, Mexico

6
DICCIONARIO
DE CREENCIAS
Y TRADICIÓN ORAL
DEL NORESTE DE
MÉXICO,
NUEVO LEÓN

Lilia Verónica Alanís Loera


Cristóbal López Carrera

7
8
Nota introductoria

El diccionario busca difundir un componente esencial de


nuestra historia y cultura: la tradición oral. Reúne de manera
concisa una serie de creencias mágico-religiosas y costumbres
de la población campesina. Tiene un acceso alfabético
e incluye una síntesis y descripción de cada concepto
derivadas del contexto regional; cada noción se ejemplifica
y complementa con testimonios, historias, fragmentos de
lírica popular y citas de publicaciones. En el desarrollo de la
obra se sigue la lógica del imaginario popular, aun cuando
muchas de las referencias y garantes de la misma parezcan
inverosímiles.
Las definiciones y referencias se encuentran delimitadas
por un acervo de grabaciones, vivencias y lecturas, razón por
la cual pueden existir vacíos de información y otros ejemplos
diferentes a los presentados. Al final de cada transcripción
se cita el nombre del informante y el municipio donde vive,
mientras que en la lista de informantes se incluyen nombre,
edad y comunidad de todos los colaboradores.
Hay algunas transcripciones que no consignan nombres
de los informantes, esto se debe a que: a) ese fue su deseo,
b) dieron su información en el transcurso de la entrevista
a otro individuo y no se tuvo el cuidado de anotar sus datos
personales, c) se realizó la grabación en una actividad
colectiva –por ejemplo, una fiesta–, cuya dinámica tornaba
difícil el registro de los datos correspondientes. En el caso
de referencias a publicaciones se cita autor, título y página;
cuando se trata de notas periodísticas se incluye ciudad y
fecha.
En canciones y corridos se ofrece el nombre de quien
registró la composición y el título. Después de la bibliografía
y la hemerografía se anexan los intérpretes, el nombre
de la grabación de donde se transcribieron, el lugar de

9
producción, la casa editora, el número de serie y la fecha
de producción.
Por último, cuando se utiliza el tiempo presente para
referir costumbres o creencias de la población no significa
que éstas se encuentren ampliamente extendidas, sino que en
el transcurso de los años 1993 a 1997 se tuvo la oportunidad
de grabar a por lo menos dos personas en lugares diferentes
de Nuevo León que dieron testimonio de ello por medio
de un ejemplo x, en el que incluyeran un relato, refirieran
a una actividad, a un objeto concreto, a una actitud, a un
fenómeno natural, o por medio de la simple evocación de
sus familiares y amigos.

10
Prólogo

Este libro tuvo como antecedente una guía de trabajo


utilizada para recopilar ejemplos de creencias y tradición
oral en ejidos del centro oriente de Nuevo León. La guía
se basaba en una síntesis de narraciones orales escuchadas
en la ciudad de San Nicolás de los Garza, en el pueblo de
General Terán y en el ejido Cerro Prieto, de Linares. La
guía se articuló en un principio con las pláticas de nuestros
padres, abuelos, conocidos.
Dicho material se utilizó desde 1993 en la búsqueda
de información relacionada con el aborigen nómada en
tres ejidos linarenses, sin embargo, las expectativas fueron
superadas y la guía se amplió mediante entrevistas abiertas e
informales en las que se le platicaba a la gente historias que
personas mayores de su comunidad y de otros municipios ya
sabían sobre algún ser o fenómeno en particular, es decir, se
entrevistó a partir de lo que lo que ya “se sabía” al respecto.
Siempre se buscó entrevistar a las personas de mayor edad
que tuvieran tiempo y mostraran disposición, lo cual no evitó
que en ocasiones se grabara también a jóvenes y a niños.
Así fueron surgiendo poco a poco nuevos temas, otros
cuentos, otras anécdotas, otras creencias.
La experiencia en campo demostró que es más útil
preguntar ejemplificando con narraciones que la plática sin
dirección o el interrogatorio rígido. Por ejemplo, si se llega
cuestionando ¿Aquí nunca oyeron hablar de los gigantes? o

11
¿Qué decía la gente de más antes sobre los gigantes?, es casi
seguro que respondan no saber o no acordarse. Hay más
probabilidades de éxito si se comenta algo así: En General
Terán platicaban que veían las sombras de los gigantes que
se iban a dormir a las sierras, ¿aquí contaba la gente de
más antes algo parecido? Ante esto último, no son raros los
comentarios como el siguiente: Fíjese que eso no, pero de
los gigantes alcanzamos a oír que...
En fin, la guía de trabajo fue de especial ayuda, pues dada
la amplitud de temas era necesario seguir una secuencia
cuando se platicaba con algún informante, o simplemente
añadir resúmenes de las versiones encontradas.
Durante el otoño de 1993 finalizaron las tareas de
recopilación en Linares, General Terán y Hualahuises. Fue
entonces que el equipo de trabajo integrado por Rosario
Blanco Cerda, Martha Beatriz Ramos Tristán y quien esto
escribe, realizó un último examen de la guía temática con
la idea de publicarla como un manual de investigación. Sin
embargo, durante 1994 se amplió el trabajo de campo a cinco
municipios: Mier y Noriega, Rayones, Melchor Ocampo, Villa
de García y Lampazos; en consecuencia debimos esperar para
añadir los resultados de dicho muestreo. En esta última
fase tuvo especial participación, en el trabajo de campo, el
sonorense Manuel Armando Durazo Álvarez.
Posteriormente surgió una idea más ambiciosa que la de
convertir la guía en un manual de investigación: articular un
diccionario. Después de escuchar todas las cintas y realizar
un índice temático del conjunto de las grabaciones, Lilia
Verónica Alanís Loera accedió a participar como coautora
de este proyecto. Ella y quien esto escribe realizamos la
síntesis, redacción y selección de los ejemplos de este libro
que es, en el sentido más amplio, una obra colectiva tanto
de las personas entrevistadas y de todos aquellos que nos
comentaron algo sobre el particular como de los participantes

12
en otras fuentes auditivas y escritas.
La edición de este diccionario tiene los siguientes
objetivos:

1. Documentar una síntesis de la tradición oral e


imaginario colectivo.
2. Dinamizar componentes de nuestra identidad
cultural.
3. Establecer una fuente y propuesta para futuros estudios
sobre el tema y áreas afines.

Por sus características, este material podría servir de apoyo


educativo a nivel elemental y profesional, o como propuesta
de difusión e investigación. En este último sentido, podría
utilizarse para iniciar recopilaciones generales de narrativa
tradicional en comunidades rurales, municipios y áreas
metropolitanas similares a la de Monterrey; asimismo, sirve
para rastrear algún componente particular en un conjunto
de comunidades, incluso extenderse a espacios regionales
más amplios que un solo estado del Noreste mexicano.
Naturalmente la obra pretende resumir la información
recopilada en 300 horas de grabación, sin embargo, no agota
la información en torno a los temas seleccionados y descritos.
Es seguro que existen en otras comunidades nuevoleonesas
versiones complementarias u opuestas a ciertas definiciones y
ejemplos. Por lo tanto, así como es una obra colectiva, también
se trata de una obra abierta. Conformar un diccionario completo
de los temas implicaría grabar, analizar y transcribir narraciones
de buena parte de los ejidos, ranchos, caseríos, municipios y
ciudades de la entidad.
Finalmente, al hablar de creencias y tradición oral de
Nuevo León no las concebimos como patrimonio exclusivo
de nuestro estado; la mayoría de las referencias incluidas
no pueden ser delimitadas por fronteras políticas; se

13
pueden encontrar versiones de ellas en otras regiones de
México, América y el mundo, así como en otras épocas de
la humanidad.

Cristóbal López Carrera

14
Ahora pensamos que un libro es un instrumento para justificar, defender,
combatir, exponer o historiar una doctrina. En la Antigüedad se pensaba
que un libro es un sucedáneo de la palabra oral: sólo se lo veía así.
Recordemos el pasaje de Platón donde dice que los libros son como las
estatuas; parecen seres vivos, pero cuando se les pregunta algo, no saben
contestar. Para obviar esa dificultad inventó el diálogo platónico, que
explora todas las posibilidades de un tema.
Tenemos también la carta, muy linda y muy curiosa, que Alejandro de
Macedonia le envía, según Plutarco, a Aristóteles. Éste acaba de publicar su
Metafísica, es decir, de mandar hacer varias copias. Alejandro lo censura,
diciéndole que ahora todos podrían saber lo que antes sabían los elegidos.
Aristóteles le responde defendiéndose, sin duda con sinceridad: “Mi tratado
ha sido publicado y no publicado”. No se pensaba que un libro expusiera
totalmente un tema, se lo tenía como una suerte de guía para acompañar
una enseñanza oral.

Jorge Luis Borges

15
16
A

Abeja. Insecto cuya miel se utiliza como endulzante y remedio


para la tos. Es metáfora de dificultades y conflictos.

A veces muelen caña de azúcar, pero no es su actividad


principal; hay muchas otras actividades que ellos hacen; por
ejemplo, aquí la gente va mucho a traer panales, panales de
miel. Cositas así raras que les sirven esporádicamente.
(Antonio Barrera Vargas; Montemorelos)

El editorial del semanario local Hora Cero en su edición 166 es


una muestra: “La otra pregunta que se escucha en las calles es: ¿Y
después de que se vayan los federales, qué? Nadie sabe a ciencia cierta
cómo van a reaccionar quienes se dedican al —señala. Como dicen
en el rancho: ellos vienen a tirar el panal, pero a nosotros nos toca
torear las abejas”.
(Alberto Nájar, “Tamaulipas: la guerra perdida”,
en Masiosare, México, Núm. 372, 6-II-05, p. 6)

17
Pues ahora sí comerciantes
a trabajar con esmero
ya les maté a Margarito
que les quitaba el dinero.

Un domingo en la mañana
Alonso salió pa’ Texas
yo ya les corté el panal
ahí les dejo las abejas.
(Tomás Ortiz, corrido “La venganza de Alonso”)

Agapito Treviño. Salteador de caminos que vivió durante


el siglo XIX; escapó varias veces de las autoridades, pero
finalmente fue ejecutado en el centro de Monterrey. Se le
recuerda como una suerte de Robin Hood local. La gente
afirma que robaba a los ricos para ayudar a los pobres y
montaba siempre un caballo blanco; otros aseguran que dejó
un tesoro en cierta cueva encantada del cerro de La Silla.

Lo único que me platicaba él era de Agapito Treviño, era lo único


que me platicaba él porque él anduvo en las carretas, anduvo cuando
no había carretas. Este es el antiguo camino de Villa de Santiago,
él andaba en carretas.
Él me platicaba que le salía Agapito Treviño, “El Caballo Blanco”,
los asaltaba a todos, les quitaba todo el dinero, ¿verdá? No los
asaltaba de aquí pa allá porque cuando iban no llevaban nada, los
asaltaba de allá pa acá cuando ya traían los centavos; entonces sí,
los robaba y todo, los asaltaba, ¿verdá? y se iba pal cerro de La Silla
a esconderse. Eso es lo único que me platicaba él.
(Faustino San Miguel;
Villa de Santiago).

Véase: Bandidos, Cueva.

18
Agüeros. Los augures eran religiosos romanos que
interpretaban el porvenir a través del canto y el vuelo de las
aves; de la denominación de estos personajes se derivan las
palabras “augurios” y “agüeros”: indicios de un suceso futuro.
Los agüeros pueden ser buenos o malos y sobresalen aquellos
relacionados con animales.
Se consideran señales aciagas:

Soñar víboras de cascabel y no matarlas.


Derribar cuadros y quebrar espejos.
Encontrar un coyote o un faisán en el camino.
El llanto del cielo (gotas de lluvia sin nubes).
Un gato negro o aves del mismo color.
Un cometa surcando el cielo.

Así, es la misma cosa, échale un nudo al coyote cuando cruza...


porque platicaban que era mala suerte cuando iba uno por un
camino, ¿verdá?, y se atravesaba un coyote.
(Román Flores Ramos y Manuela García de Flores;
Melchor Ocampo)

Encontramos las siguientes premoniciones de muerte:

El canto de la lechuza y del tecolote.


El grito de la zorra.
El graznido del cuervo.
Ver a familiares difuntos y platicar con ellos.
Soñar con recién fallecidos.
Una paloma negra que entra a la vivienda.
Entonar un alabado cuando no hay cuerpo tendido
(muerto).
El canto de una gallina semejando al de un gallo.
El aullido de un perro.

19
La presencia de un pájaro carpintero cabeza negra.
El alarido de La Llorona

Se acostumbran ciertas actitudes para evitar el sino fatal del


augurio, por ejemplo, matar al emisario nefasto, realizar una
invocación a Dios o santiguarse.

Los tecolotes son malos; avisan cuando se quiere morir un


cristiano.
Por ejemplo, el día que yo me muera viene el tecolote, se para ahí
(en el patio), y empieza a cantar, y es que me voy a morir...
También los cuervos... Una vez era tarde y estaba bien nublado
cuando llegó una parvada de cuervos, ¡pos sí adivinan!; en cada
estante de la cerca se puso uno y empezaron a cantar: “kar” y “kar”;
se empinaban así pa abajo y cantaban. Pos ese día, a las dos de la
mañana, me vinieron a avisar que mi Lupito se había matado.
Y cuando mi Lencho, fue diferente: cantó una gallina en la tarde.
Él se había ido pa la boda y la gallina cantó en la tarde. Pa las diez
de la noche ya estaba muerto. Lo mataron.
(Rosa Pequeño Delgado; Linares)

Cuando aúlla la zorra siempre se lleva de varios... a varios muertitos.


María fue la que me dijo una noche: “¿Oyes? ¡cállate! –dijo–, está
aullando una zorra. Sabrá Dios quiénes más nos iremos a morí, – dijo.
Se mueren tres o cuatro cuando grita ese animal”.
Y no, pos sí; al otro día falleció mi compadre Polito y se murió de
repente una señora en San Antonio. Ayer fueron a darles el pésame
allí; yo no pude ir a saludarles ahorita; iré después.
Me acuerdo que ella dijo: “Fíjate que de tres a cuatro se mueren
cuando aúlla la zorra”. Y pos sí, fallecieron varios. Por cierto que
ni le he contado a María de los muertos, y ella fue la que me dijo
que el animal estaba avisando.
(Evangelina Sustaita; Hualahuises)

20
Otros agüeros:

Un cuervo graznando frente al hogar es indicio de


mensajes o visita.
Un pájaro carpintero de cabeza roja es anuncio de
carta.
Una paloma café (mariposa nocturna) dentro de la casa
significa que se va a recibir dinero.
El sonar de la tambora (del conjunto tradicional de
tambora y clarinete) es considerado preámbulo de
lluvia.
Tirar una cuchara significa visita (si cae volteada hacia
arriba, es que se le va a dar de comer).
Saludos de mano que se cruzan (entre cuatro personas)
es matrimonio próximo.
Matar víboras de cascabel durante el sueño es señal de
buena suerte.

Los cuervos, estos de aquí, todavía tienen su... cuando empezaba


a gritar el cuervo era que iba a venir visita (me parece), que iba a
venir gente: empezaba el cuervo grite y grite.
(Celestino Ledezma Delgadillo; Rayones)

Entre aquellas señales derivadas de la observación hallamos:

Vuelo de grullas: preámbulo del tiempo frío; invierno.


Merodeo de pinacates: lluvia.
Burro sacudiendo sus extremidades posteriores: cambio
de clima.
Hormigas inquietas o que salen por alimento: cambio de
clima, especialmente lluvia.
Grito del coyote y canto a deshoras del gallo: variaciones
de temperatura.

21
Caracoles o ratas de monte que ascienden por los arbustos:
lluvia fuerte, tempestad.
Víbora de cascabel que sube a un arbusto: tormenta.
Vuelo y alteración repentina de parvadas de aves: frío.
Retozar, pleito y bramido de los toros: lluvia.
Remolino de viento: lluvia, bajas temperaturas.
Viento del norte: frío.
Vuelo del pauraque: cambio de clima, especialmente lluvia.

Dicen que los coyotes comienzan baile y baile, se muerden la cola y


empiezan grite y grite. Esto significa que ya va a venirse el tiempo
frío, o sea la cambiada del tiempo. Fíjese: el grito del coyote viene
siendo como cuando cantan los gallos a deshoras.
(Alfredo Pérez Casas; Rayones)

Y por eso la seña: cuando quiere llover muncho comienza a retozar


un buey viejo, comienza a retozar y brincar pa allá y pa acá; cuando
eso sucede, llueve luego, luego... ¿eh?... un buey.
Otros animales que anuncian agua son las cabras; éstas
comienzan a... comienzan a brincar, a correr y a retozar, fíjese.
También los camaleones: un camaleón lo cuelga ¡y llueve!
(Juan de la Rosa Sánchez; Linares)

¿Las grullas?, pos nada más es en el mes de octubre cuando pasan;


yo creo se les viene... va a entrar el invierno, o no sé, pero duran en
el cielo unos días no más.
Y dice uno “bueno, pues ora no se ven las grullas”. Ya tenía
tiempo que no las veo, pero vienen en octubre, ya falta poco, andan
en el día y andan de noche.
(Álvaro Sepúlveda; Villa de García)

Véase: Alabado, Burro, Cometa, Coyote, Cuervo, Gallina,


Grulla, Hormiga, Lechuza, Llorona, Mariposa negra, Pájaro

22
carpintero, Paisano, Pauraque, Pinacate, Remolino de viento,
Tecolote, Zorra.

Águila. Algunas personas utilizan extremidades de este animal


como amuleto o como elemento decorativo en los espejos
retrovisores de autos, en llaveros; otras reproducen la efigie
de su cabeza en objetos de metal: destapadores, cachas de
cuchillo. En una historia procedente de Linares se narra
que el pájaro renueva sus garras, pico y plumaje, cada cierto
tiempo. A semejanza de otras aves de presa, es símbolo de
valentía y de vida rústica.

El águila es muy viva. Dicen que cuando ya está muy vieja, muy
viejita, el águila se pierde en la sierra, ¡no sale pa nada! se deja de
ver y se le ponen las uñas muy gruesas, también el pico. Luego se
pone a desplumarse toda porque ya está muy vieja.
En las peñas de la sierra empieza a raspar las uñas y el pico pa
que se le caigan, para que se le caiga todo lo de encima, hasta que
otra vez, de vuelta, vuelve a emplumar.
Eso sí es cierto, vuelve a emplumar, a emplumar. Le salen uñas
nuevas y su pico otra vez. Entonces sí ya nomás se viste bien y a... dice
“ya me voy a volar”, se va a juntar otra vez con todos los pájaros.
Esa historia del águila sí es verdad; allá en la sierra se esconde, se
esconde onde no la vea la gente y se empieza a quitar ella las plumas:
todas, todas, todas.
Golpea el pico en las peñas para que se le caiga; las uñas,
igual.
Dicen que después se viste toda toda de nuevo. Bien bonita queda.
(Esther García Vázquez; Linares)

–Aquí guardan las garras de las águilas o de los halcones.


–Y qué les hacen.

23
–Nada, las traen como... tipo amuleto.
–A poco la gente cree que...
–¡No!, pero las traen como cosa llamativa o algo así.
-¿De adorno?
–Sí, de adorno; dejan secar toda la patita y las garras, y luego
le amarran un hilo de cobre y la cuelgan donde traen el retrovisor,
el espejo de las trocas.
(Gina Cadena Rodríguez; General Treviño)

Alabado. Copla religiosa interpretada para evitar que el diablo


se apodere del alma de un muerto. Se canta durante el velorio
cuando el cuerpo está tendido o en el trayecto hacia el panteón.
Existía la prohibición de interpretarlo en otro tipo de situaciones
porque propiciaba la muerte de familiares.

Salían cantando el “Alabado” y le preguntaba yo que para qué era


eso (a un tío mío que cantaba eso), y me contestaba: “Para correr al
demonio que estorba al ánima de este cuerpo”.
(Cruz Plata Barba; Hualahuises)

Véase: Alabanza, Muerte, Muerte-ritos fúnebres.

Alabanza. Copla sagrada que en el ritual funerario tiene


la misma función que el “Alabado”: evitar que el espíritu
maligno se apropie del alma del difunto. También se
entona por otros motivos: sortear la influencia de la mala
hora (el diablo) y para invocar lluvias. Alabados y Alabanzas
se interpretan en comunidades de la zona centro-sur y en
áreas de montaña, aunque la segunda es más común en las
fiestas patronales, procesiones y pastorelas, expresando un
tono y sentido diferentes al funerario: de comunicación con
la divinidad.

24
Las alabanzas eran tristes. Al oírlas, lloraba cualesquiera; los
familiares con más ganas. Una de esas alabanzas decía:

Padrecito de mi vida
pues ya no me estén llorando
con verme aquí en este estado
la gloria me están quitando
la gloria me están quitando.

A los presentes y ausentes


que me están acompañando
en la gloria nos veremos
sólo Dios sabe hasta cuándo
sólo Dios sabe hasta cuándo.
(Lolo Calvo; Linares)

Adiós hija del padre


madre de mi hijo adiós
del Espíritu Santo
adiós, adiós, adiós.

Adiós reina del cielo


madre del Salvador
adiós ¡oh madre mía!
Adiós, adiós, adiós.
(Fragmento de “Alabanza de la Sierra Madre Oriental”; Iturbide)

Véase: Alabado, Curandero, Magia, Mala hora, Muerte,


Muerte-ritos fúnebres, Procesión.

Alicantre, alicante (Pityophis deppei). Es una creencia extendida que


esta culebra de rayas multicolores se enamora de las mujeres y es

25
corajuda, también que se alimenta de leche animal y humana.
Con sus ojos y el contoneo de la cola hipnotiza o distrae a las
víctimas aprovechándose de este trance para obtener alimento.

Los alicantres son amarillos... brincan, vuelan de una parte a otra.


Una vez yo fui a dar a un lugar llamado La Laguna, y estaba la
novedad de que un alicantre había enamorado a una muchacha joven,
bonita y grande. Aquella muchacha se hallaba tan “alicantrada” que
estaba toda manchada de amarillo en la cabeza. No salía a ninguna
parte ni hablaba con nadie, estaba nada más agachada.
(Desde entonces yo le cogí mucho miedo a los alicantres porque
nunca había oído hablar de eso.)
Entonces, para quitarle lo “alicantrado” le dijeron al papá que la
sacara de la casa sin avisarle, que hiciera un viaje y se la llevara, y se
la llevó. Se salieron, se llevaron a la muchacha. Un día madrugaron
y se fueron sin que ella dijera algo. Pero luego cuentan que la víbora
que la tenía “alicantrada” se mató... Dicen que se agarró de un
murillo a otro y se daba golpes contra el suelo, o de pared a pared,
y que cuando vinieron estaba ensangrentada la pared y el animal
estaba tirado muerto... en la casa...
También dicen de una señora que tenía a su niño bien flaquito,
que el niño estaba bien flaco aun cuando le daba mucho pecho, leche
materna. Su esposo, que se iba para la labor y regresaba después
de mediodía, se preguntaba por qué la señora no alimentaba bien
a su hijo. Nada más comía el niño y a la señora le daba sueño: se
prendía el niño a mamar, ¿verdá?, y ella se dormía... Entonces venía
el alicantre al pasito, serpenteando, despacio, metía la punta de la
cola en la boca del niño y se prendía a mamar del pecho de la señora.
Por eso estaba el niño todo flaquito y lleno de granos en la boca. ¡Pos
nada; el alicantre se estaba tragando toda la leche!
Hasta que se dieron cuenta del animal y alguien le dijo que
pusiera un vestido en la cama... y como la víbora creía que [el
vestido] era la señora se metió entre la ropa buscando el pecho...
fue del modo que la pescaron y la mataron.

26
Además esa víbora mamaba a las vacas. Cuando nosotros
vivíamos allá en Los Ventura había un corral y allí tenían vacas;
el alicantre llegaba y se enrollaba entre las piernas... se pescaba de
las piernas del animal y se ponía a mamar, aunque allí también se
dieron cuenta y lo mataron. Y dicen que cuando lo mataron escurría
toda la leche que se había tragado.
(Emilia Briones Luna; Rayones)

Ella vivía al lado de unas lomitas, y por el otro lado de los cerros
su esposo trabajaba. Cuando la señora iba a dejarle el lonche a su
marido oía que le chiflaban, siempre le chiflaba algo.
Y como ella siempre le contaba eso a su esposo, una vez él le
reprochó que si ella lo engañaba, le preguntó que quién era el que
andaba detrás de ella –porque cuando iba ella a dejarle el lonche se
ponía celoso al oír que le chiflaban.
Entonces la señora contestó que ¡pos que ella no tenía a naiden
más!, ¿verdá?, que no sabía quién le chiflaba. Pero él insistía que
sí...
Hasta cierta vez que pasó por donde mismo, la señora se dio cuenta
de que era un alicantre el que chiflaba. Pero dicen que la víbora se le
enredó en la cintura y luego la mató, mató a la señora.
Después, su esposo pasó y la miró allí...
Pero dicen que la esposa se “comió” al animal, que se le metió –no
sé cómo– por las narices y la boca. La señora se comió la víbora, se
le metió a ella por la boca.
(María del Rosario Flores Peña y Eva Flores Peña; Villa de Santiago)

Véase: Víbora.

Alma. Véase: Espíritus, Ánimas, Sombra.

Amuletos. Son variados aquellos objetos que en Nuevo León se


utilizan para alejar el mal, propiciar el bien o la buena fortuna.

27
Los hay de herencia prehispánica, europea, africana y oriental
(hinduistas, chinos); aunque los orientales, principalmente, son
de reciente adopción. Para la buena fortuna se consideran los
siguientes: pata y cola de conejo, pata de venado, piedra de
imán, piedra de rayo, rama de laurel, hierbabuena, garras de
aves de presa (águila, gavilán, halcón, lechuza), uña de león
(puma), colmillos de oso y de jabalí, cascabel de víbora, cuarzos
y efigies diversas (indio, Buda, elefante).
En función de posibles males y de fuerzas mágicas se usan: crucifijo
y rosario, medallas de vírgenes, cabresto hecho de cerda de caballo,
piel de coyote, tijera en cruz, ajos, ojo de venado, limones en la
bolsa, hojas y cruces de palma, piedra de alumbre e imágenes
como la de Pancho Villa. Relativo a cuestiones sentimentales: el
camaleón, la chuparrosa, el cascabel de víbora.

Lo que sí he visto y he oído es que el cascabel de víbora (quitárselo


al animal y cargarlo) es para la buena suerte. ¡Pos será o no será!
Yo de mi parte nunca uso eso.
(Pedro Avendaño; Linares)

En la escena del crimen se encontró un casquillo calibre 9


milímetros. La víctima traía en su cartera 249 dólares, 120 pesos,
documentos personales y, paradójicamente, un sobre con dos amuletos
para la buena suerte. Juan Enrique García Valdés, síndico primero
de Montemorelos, fue quien dio fe del cadáver.
(Mario A. Álvarez, “Ejecutan a pasaporteado”,
en: El Norte, Monterrey, 31-VIII-1997, p. 12-B)

Le hicieron valla unos 40 policías [al banquero Jorge Lankenau


Rocha], y en la aduana entregó sus pertenencias: una corbata, cuatro
piedras de cuarzo, un amuleto envuelto en piel (era un hueso en forma
de víbora), un celular Motorola, una grabadora y la bolsa que siempre
llevaba pegada a su abdomen, donde guardaba sus amparos.

28
Ayer ni los amuletos, ni el cuarzo, ni los amparos, nada le valió.
(Alejandro Salas, “Me están violando mis derechos: JLR”,
en: Extra, Monterrey, 18-XI-1997: 14)

Miren, éstas son unas uñas de león que mató mi marido; mató dos,
uno aquí en Gatos Güeros y otro en el rancho de nosotros.
Fíjense que en el penal de Monterrey buscan estas uñas –me
dijo un sobrino– para arreglar... para ponerles a las leontinas.
La leontina es una cadenita que traen los relojes de bolsillo para
guardarse en la bolsa.
Dicen quesque la uña del león es buena suerte ¡pos quién sabe
para qué! ¿Les tendrán miedo?
Estas uñas son del león que mató aquí, deben de tener... deben
de tener unos cuarenta años. Las traigo porque mi viejo decía antes
de morir: “Si hay quien las necesite, se las regalas”.
Pero sí, dicen que las compran para arreglarlas como en el penal
de Monterrey.
Fíjese lo grande y filoso que todavía se ven, ahora imagine una
mordida de esa bestia ¡uuy! Nomás que éstas están así como se las
quitamos al animal, no están arregladas. Porque las lijan y las
arreglan, las dejan blancas blancas, ¿cómo será eso?
(Jacinta Hernández Prieto; Linares)

Véase: Armadillo, Cabresto, Camaleón, Colmillo, Conejo,


Coyote, Curandero, Chuparrosa, Espíritu de Pancho Villa,
Jabalí, León de la sierra, Niños, Oso, Piedras, Víbora.

Ánima de la Anacahuita. Devoción existente en Villa de García


al ánima o espíritu de cierto militar revolucionario. Según las
versiones, un hombre prometió darle sepultura a los restos
del soldado a cambio de que se le curara cierta enfermedad.
La osamenta fue enterrada al pie de un árbol de anacahuita

29
(Cordia bossieri), cuya flor es símbolo oficial del estado de
Nuevo León.

Yo era una niña cuando me traían... pero nomás taba la pura


anacahuita verde, verde, y decían que ¡pos que hacía milagros!, y
la sepultura... Dicen que era un soldado. Eso dice la gente, que era
un soldado.
(Hipólita Coronado; Villa de García)

Una vez un hombre se vio muy malo y le pidió que lo aliviara no sé


de qué enfermedad, que si lo aliviaba le hacía una sepultura (eran
los restos de un muerto de la Revolución Mexicana).
Entonces el hombre se alivió y fue y le hizo su sepultura, a la
osamenta... Pero la cabecera de la sepultura tenía una anacahua
chica –yo creo. Ora... yo creo que todavía está ahí la Anacahua,
ya grande, ya vieja.
Y finalmente el señor ese se murió, pero ahora el que se entiende
ahí es uno de esa Hacienda de Icamole, no sé quién sea. Entre ése y
otro le hicieron una como casita... ahí tiene su capillita...
Viene gente hasta de Estados Unidos, allí, a visitarla.
(Pedro Jaramillo Rodríguez; Villa de García)

Sí. Conocí a Sabino Moreno. Ya estaba muy grande. Fue el que


sepultó al ánima. Se llamaba Agustín, del apellido no me acuerdo,
pero allí está escrito. Ese hombre sufrió riatazos, sufrió humillaciones,
sufrió hambre, hasta que una bala perdida lo mató, y allí estaba:
debajo de la anacahuita. A Sabino le pidió agua porque se estaba
muriendo. Era cuando estaba la vía vieja del ferrocarril. Ahí lo
enterraron, pero lo enterraron mal; por eso en la noche se le apareció
a Sabino y le dijo: “Si tú me entierras bien, te doy la salud”. Sabino
cumplió y quedó sano.
No. No hay día para visitar al ánima. El ánima es muy poderosa,
por eso le ponían muchas veladoras y se quemó la anacahuita, pero

30
no toda. A veces todo el monte estaba seco, menos la anacahuita
donde está enterrada el ánima.
(Rosa Flores de Esparza, Villa de García, citada en:
Fernando Garza Quiros, Armando Flores, etcétera...,p. 85)

Véase también: Ánimas, Espíritus.

Ánima de la Pamita. Ánima o espíritu que se invoca para


encontrar cosas perdidas o solicitar milagros. El nombre
parece un diminutivo de “Pame”, grupo indígena que emigró
en gran número al centro y sur de Nuevo León a fines del
siglo XVIII y principios del XIX.

Muchas gentes le pedían como por... porque hacía milagros. Sí,


hacía milagros y le pedían lo que quisieran al Ánima de la Pamita;
eso fue lo que oí yo.
(Antonia Platas; Hualahuises.)

Nada más de que le hables al Ánima de la Pamita para que aparezcan


las cosas perdidas, y eso sí... nada más le prendes una velita.
(María de los Ángeles Carrera Pequeño; Linares)

Véase: Ánimas, Espíritus, Indios.

Ánimas. Es vasta la creencia sobre almas que vagan por el mundo


material sin ya pertenecerle; se visualizan en forma corpórea,
vestidas de blanco, ligadas a voces y ruidos. Las identifican
con seres amados, muertes violentas, personas que en vida no
alcanzaron a cumplir encomiendas y deseos (amores, venganzas).
Si se trata de ánimas en pena, nuestra gente invoca su descanso
mediante veladoras, rezos, misas y otros ritos, o satisfaciéndoles

31
algún deseo póstumo. En casos extremos se hace necesaria la
bendición y la presencia de un especialista religioso (sacerdote,
curandero) para exiliarlas de “este mundo” o de un sitio en particular.
Tienden a relacionarse con la señalización y protección de tesoros.
Cuando son vistas por enfermos son signo de muerte.

Dicen que aquí andan las ánimas que no están juzgadas de Dios
todavía, hasta el día del juicio final.
(Evangelina Sustaita; Hualahuises)

Por ahí dice una leyenda


que en el rancho de Canales
se aparecen tres mujeres
que en vida fueron rivales
se dieron de puñaladas
allá entre los mezquitales.

El causante de esas muertes


Santos Valdés se llamaba
a las tres por separado
les decía que las amaba
pero a ninguna quería
nada más las engañaba.
(Ramiro Cavazos; corrido “Las tres mujeres”)

Cuentan que se oye doblar la campana de aquella capilla y que


las ánimas de los muertos, envueltos en jirones de sudarios, corren
de un lado a otro, como si se tratara de una cacería, ya que los
animalitos huyen espantados; los perros aúllan, las víboras dan
horrorosos silbidos. Al otro día se ven sobre la tierra las huellas de
los desencarnados pies de los esqueletos. Por eso en Linares, N. L.,
lo llaman “El cerro de las ánimas”.
(Julieta Pérez, en Colectivo, Silueta de mi sombra, p. 82)

32
Aquí mucha gente platica haber visto personas que ya murieron,
que andan en pena.
Platicaba... platicaba un tío mío que él una vez estuvo prisionero
y lo metieron a una celda con muy mala fama: a quien metían en
esa celda no amanecía...
Él dice que estando ahí, encerrado, sintió cuando le cayó una
mano pesada en el estómago, una mano lo agarró al tiempo que
escuchaba una voz: “Mira, yo vengo a esto... tengo prometida una
manda: una promesa, una imagen, una misa... Si tú prometes
decirme la misa te doy la... te van a dar la libertad rápidamente,
pero ¡tienes que irme a dar la misa a ese lugar que te digo!”.
Mi tío se desertó de soldado y lo agarraron en Puebla; sin embargo,
al otro día de su aprehensión no le hallaron causa y lo echaron pa
fuera, le dieron libertad. Entonces, él lo primero que vino a hacer
a San Luis fue decirle una misa a esa ánima, porque fue la que lo
salvó.
(Efraín Segundo Rosales; Mier y Noriega)

Véase: Ánima de la Anacahuita, Ánima de la Pamita, Espantos,


Espíritus, Judío errante, Muerte, Sombra.

Aquelarre. Véase: Brujas-baile.

Armadillo (Dasypus novemcinctus). Este mamífero es de


consumo doméstico. En el área rural su carne es apreciada
en diversos guisos; para prepararla cuidan de no romper la
hiel. La gente le reconoce valor terapéutico, ya que lo emplea
como remedio contra enfermedades epidérmicas, esquericia,
epilepsia y empachos. Su concha sirve de ornamento, canasto
y la emplean en sahumerios para contrarrestar embrujos.
Algunos usan su pata como amuleto.

33
Ustedes nunca han oído... nunca les han dicho pa qué es buena la
cáscara... la concha del armadillo. Ésa sirve pa cuando se tuercen
las personas de la boca, que se les hace la boca así, para un lado.
Las cáscaras del armadillo se ponen junto con nidos de los pájaros
en brasitas, en poquitas brasas, y se espera uno a que salga el humo
para barrer con éste a las personas.
Luego da uno masaje al lado de la boca del afectado, a la parte
torcida, para enderezársela al afectado. Sí, pa que se le enderece la
boca.
Los nidos de cualquier pájaro, sí, los nidos de los pajaritos del
campo, juntos, junto con un pedazo de concha del armadillo se ponen
en bracitas y luego usted le cubre con algo la cabeza al enfermo,
especialmente los ojos, para que el humo nada más le dé en la parte
afectada, porque el humo es fuerte. Después usted lo está sobando en
la parte torcida para que se le caliente con el humo, porque el humo
es caliente.
¡Ah! y la carne del armadillo ¡ésa nos la comemos nosotros!
Es buena. Nada más que no se le revienten las tripas porque
reventándosele se envenena la carne: no sirve. Reventándose un
animalito de ésos de adentro, de las vísceras, no se lo puede uno
comer.
(Francisca Rivera Sánchez; Linares)

Ya no he visto que usen las conchas de los armadillos para hacer


colgaderas u otras cosas, pero antes sí veía, sí se usaban. Alguna
gente las usaba como canasto, había gente que usaba las conchas
para poner cosas de costura, ¿verdá? Agarraban el caparazón y le
daban forma para poner allí las cosas de la costura. Sí alcancé a
ver eso yo.
(Román Flores Ramos y Manuela García de Flores;
Melchor Ocampo)

Ni la pata de armadillo que carga como amuleto para la buena


suerte le valió a Óscar Flores, representante de Bronco, para que en

34
el concierto de despedida que ofrecieron el viernes en Tláhuac no
lloviera.
(Paula Ruiz y Mary Hernández, “Arranca Bronco cabalgata del adiós”,
en El Norte, Monterrey, 8-X-1997, p. 5E)

Astros. La relevancia que se le da a ciertos astros en la zona


rural permite identificarlos de una manera específica; así,
tenemos a Venus que es llamado comúnmente “Lucero de
la Tarde”, “Estrella de la Oración”, “Estrella de la Mañana”
y “La Muchacha”. Por otra parte, las Pléyades son conocidas
como “Cabrías”. Se observa también un par de luminarias a las
que suelen llamar “Ojos de Santa Lucía”. Existen, asimismo,
cuerpos celestes más difíciles de identificar; tal es el caso
de “La Estrella Guía”, “La Cruz del Sur”, “El Carro” (o “La
Carreta”), “Las Tres Marías” y “Los Reyes”.
Las estrellas sirven para orientarse en el monte, y son una
metáfora recurrente de la lírica tradicional que las asimila al
amor, a la mujer, al compañerismo, a la buena suerte, incluso
a los muertos.

¡Hay una desgraciada estrella que no falla, que siempre sale! Sale
al querer oscurecer... y cuando andaba yo de gambusino, buscando
vetas de barita ¡lo que quería era que saliera pa orientarme! Ésa
sale por ahí [señala al poniente, sobre el horizonte], por ahí se va
derecho hasta que se mete; ésa no se carga a ningún lado. Cuando
no había estrella no me salía de onde estaba acampando por nada
del mundo.
(Ismael Hernández Sepúlveda; Hualahuises)

Hay además la estrella de... ¡no me acuerdo cómo le nombran! Es una


estrella grande que cuando oscurece, en esta época, está por ahí asina,
no muy alto en el cielo. Esa estrella se mete más o menos ahorita, se
mete como a las diez de la noche y, por ejemplo, aquí en García, a

35
veces nos tocaba regar huertas durante la noche, a las once o a las
doce de la noche. Entonces, cuando nos juntábamos algunos para
hacer ese trabajo, decía yo:
–¿Qué horas son ahorita?
Y contestaban:
–¡Pos nombre!, no sé, yo no traje reloj.
–Pero yo sí tengo reloj –les decía–, ahorita son las doce de la noche
o es la una de la mañana, según mirara tal o cual estrella.
Y comentaban:
–Bueno, pero pos ¿en qué conoces las horas?
–Pos en las estrellas –les contestaba.
Aquí ya nadie se da cuenta de eso, pero uno sí, digo, yo por mi
parte. Porque como yo asistí mucho tiempo en el campo, así es de que
por ese motivo conozco esos astros.
(Pedro Jaramillo Rodríguez; Villa de García)

Reparando en la gran cantidad de estrellas visibles se nos señaló


hacia el sur, apenas arriba del horizonte “La Cruz de Mayo”,
conjunto de cuatro estrellas o cinco con la forma de una cruz
acostada y ligeramente inclinada hacia arriba. La gente del área
señala que esta “Cruz de Mayo” sólo se ve en el cielo durante dicho
mes. Posteriormente, cuando le preguntamos a una joven sobre esta
constelación, dijo haber escuchado a unas personas mayores comentar
la misma idea (en el camión, cuando venía de Doctor Arroyo). Por
su parte, el señor Pilar García Fraustro responde señalando hacia
el sur: “Sí, esa cruz se aparece acá”.
(Cristóbal López, “Diario de campo”, Mier y Noriega, 3-V-1997)

Véase: Camino de Santiago, Cometa, Eclipse, Estrella fugaz,


Luna, Sol.

Augurios. Véase: Agüeros.

36
Aura (Cathartes aura). Ave conocida también como zopilote.
Es una señal segura para ubicar animales muertos; su alimento
es la carroña y se le ve volando en círculos sobre el sitio en
donde se encuentran los cadáveres. La gente confunde esta
ave con el buitre.

¿Las auras? Ésas anuncian dónde hay muertos, ya sean animales o


personas, porque yo también he visto que las auras se han comido a
las personas. Mire, allá en mi tierra (Aramberri, N. L.) mataron al
esposo de una sobrina mía, lo asesinaron y le mocharon la cabeza; y
la cabeza, ¡pos sólo Dios sabe dónde iría a parar!, pero el cuerpo lo
echaron a un arroyo.
Y las auras... por las auras y los perros de los muchachos que
mataron a ese señor fue que otros dieron con los restos del muerto;
no, porque ya toda la gente estaba bien cansada de buscarlo... Pero
las auras andaban volando bien alto, ¿verdad?, y luego se bajaban
bien rápido; ya ven que el aura se eleva y luego de repente se deja
caer pa bajo.
Sí no ha sido por las auras ¡pues no encuentran los restos del
muertito! Porque ésas es lo que avisan, que en algún lugar hay
animales o personas muertas.
(Francisca Rivera Sánchez; Linares)

37
38
B

Bandidos. La memoria popular recuerda a hombres


armados que robaban, traficaban y escondían su botín
en lugares inhóspitos; por ejemplo, en cuevas, cimientos
de construcciones abandonadas, túneles. Los bandidos
aprovechaban su amplio conocimiento del ámbito rural
y se beneficiaban de las revueltas sociales. Entre los más
socorridos por la memoria colectiva están: Agapito Treviño
“Caballo Blanco”, el huachichil Huajuco, el indio Pedro José,
y el “Ojo de Vidrio”.
En el Cerro de la Tetías hay una cueva, según esto,
de bandidos, ¿verdá?, de bandidos. Y contaban que esos
bandidos querían... pos como que deseaban levantar una
revolución o algo así.

Parece que eran bandidos de varias partes, ¿vedá? de varios estados.


Éstos se empezaron a juntar y luego buscaron un escondite, ¿vedá?
Porque ese cerro que les digo yo tenía una cierta entrada, a sus peñas,

39
por abajo, ¿vedá? Ese era un lugar que los protegía a ellos, ya sea
del tiempo o de sus enemigos.
(Susano Perales Hernández; Linares)

Dicen que era la casa de unos bandidos quienes iban y asaltaban el


ferrocarril El Nacional, yo creo que cuando empezó ese tren. Dicen
que mataban a todos los soldados y se venían corriendo de la estación
vieja, luego se metían al río y ya no los encontraban. Los perseguían
los soldados, pero al llegar al río se desaparecían por una entrada
secreta.
(Álvaro Sepúlveda; Villa de García)

Véase: Agapito Treviño, Cueva, Huajuco, Pedro José, Tesoros,


Túneles.

Baraja. Las cartas son populares en nuestra comunidad, mas


la práctica de su juego en exceso motiva que los jugadores
sientan la presencia del diablo (o se sospeche un pacto de
alguno de ellos con él). Jugar baraja especialmente después
de la medianoche propicia la aparición del ángel caído o la
de otros espantos.
Está extendida la creencia de que el presente y el futuro de
una persona se cifran en los números y símbolos de los naipes;
de ahí el afán popular por leer las cartas. La suerte cifrada en
la baraja es concebida como metáfora del destino.

Una vez escuché una canción en Reynosa de la que ya no me acuerdo.


Les he preguntado a varios, así, que saben de canciones viejas, y
tampoco se acuerdan...
O sea que este cabrón estaba en la iglesia, en la misa, y todos
tenían su librito, pero él tenía una baraja. Entonces el padre le
preguntó por qué, que por qué tenía la baraja. Entonces él le explicó
por qué ¡todo le explicó! Le dijo que cuando veía al rey ¡pos era Dios!,

40
y que cuando salía la sota significaba otra cosa, ¡y todo lo demás!
Le explicó el significado de cada carta.
Pero no me acuerdo bien de esa historia. Era una canción
platicada que pasaban en el radio. Preguntando por ella una vez
conocí a un pelado que también la oyó y me dijo unos pedacíos, pero
no se la sabe tampoco toda...
La otra parte que recuerdo es que ese pelado que estaba en la iglesia
con la baraja se encuentra de pronto al as ¡y se vuelve a acordar de
Dios! O sea que todo lo que decía la Biblia él lo leía en la baraja.
Todos estaban leyendo, todos estaban leyendo, ¿verdá?, mientras él
taba pasando carta por carta, haga de cuenta un rosario, ¿verdá?
¡Pero nombre! No he vuelto a oír esa canción, tampoco la he
podido hallar ¡pa saber ésas!
(Juan López García; General Terán)

Barro. Material terroso empleado en la fabricación de


utensilios y para el revestimiento de chozas. En contadas
comunidades de Linares, Iturbide, Doctor Arroyo, aún se
moldean tazas, comales, jarros. Existe un relato sobre la
creación de dichos utensilios que escuchamos en el ejido
Loma Alta, de Hualahuises. En la narración, un indio ve
juntarse el agua de lluvia en las pisadas de su padre; lleva
entonces un molde de las huellas al fuego. Después de varios
intentos infructuosos, añade al lodo cal y pasto, elaborando
así el primer jarro.

¿El barro? Sí, lo usaba para comales, ollas y todo eso... más antes
había mujeres de esas que hacían comales y hacían moldes.
(Carlota Álvarez; Linares)

–Soy María García Navarro, de puritito barro. ¿Cuántos años


tienes tú?
–Yo, cincuenta y seis; ¿y tú, María?
–No los tengo, no los guardé. Se pasaron de noche...

41
–¿Qué averiguas? ¿Dónde están tus años, los encerraste en la
caja fuerte? Dime, ¿eres de barro?
–No, yo soy de plástico. No me gusta cómo sabe el barro humedecido.
Se pega, como la suerte.
–¡Oye! ¿qué te pasa? El barro es mejor, es más bonito. No, el
plástico no; es insípido, además, te cansarás siendo eterna.
(“María García Navarro”, Stella Brewster García de Alba; Lampazos)

Sí, aquí habitaban los indios, primero los naturales y luego unos
injertados, pero fíjense, les voy a contar una historia que pasó aquí
en la sierra, allá pa ribita. Habían pasado las lluvias y iban dos
indios, el padre y el hijo, subiendo un cerro. Iban descalzos pos en ese
tiempo ni pa guaraches había. Y el papá iba caminando adelante en
aquel lodazal. Porque cuando llueve se ponen los caminos muy feos
por aquí. Y ahí iban con sus morrales, uno atrás del otro, subiendo
para buscar algún animal para comer. El chamaco era muy curioso
y se fijó cómo la huella del pie de su papá se quedaba marcada en
el lodo y le dijo: “Mire apa, cómo se queda l’agua encharcada en
la huella”. Y se fijaron bien que el pie se sumía en el lodo y el agua
quedaba sin salirse. Y así empezaron a hacer experimentos con el
lodo pa ver si podían hacer como una vasijita.
Primero tomaron un montón del lodo y lo dejaron secando al sol,
pero nomás secó se quebró, así que ése no servía. Luego intentaron
con piedritas, pero también se desmoronaba. Así que tuvieron que
seguir inventando, hasta que se les ocurrió poner yerbitas, así como
zacate, y mezclarlo con el lodo y dejarlo secar. Así apareció el barro y
desde entonces se hacen vasijas aquí y en todas partes.
(Homero Adame, “El origen del barro”, recreación literaria
de una plática escuchada a un anciano de Hualahuises)

Borrados. Véase: Indios, Rayados.

42
Bruja, o. En décadas pasadas fue más patente en Nuevo
León la creencia en brujas o personas que trabajaban la
magia, aunque todavía son personajes cotidianos que están
presentes en casi todos los municipios. Se consideran efectivas
las practicantes de comunidades de Linares, General Terán,
Bustamante y, especialmente, las de la congregación La
Petaca, el ejido Vaquerías y el ejido Gatos Güeros.
Los brujos adquieren sus conocimientos estudiando libros
de magia o aprendiendo directamente de familiares y amigos
que practican dichas artes. Sus fuerzas abarcan desde el poder
para convertirse en bestias hasta la capacidad de matar y
enamorar a las personas. Pueden desplazarse a grandes
distancias para visitar enfermos, reunirse con “colegas” o
proveerse de hierbas; al volar, utilizan fórmulas verbales
del estilo “Sin Dios y sin Santa María y hasta los Altos de
Vaquerías”. Se transforman en lechuza, cócono, tecolote,
cuervo, víbora, perro, vaca, gato (cambian sus ojos por los
del felino para ver en la noche); a veces emiten una luz
durante su trayecto.
Se cree que estos personajes son invocados con la frase
“Ven por chile y sal”, o atrapados con maldiciones y con nudos
en un cordel si se rezan las “Doce Verdades del Mundo”.
Es común el relato de un pájaro bajado con esta oración
y encerrado en la cárcel, sitio del que escapa, o donde se
convierte en mujer y suplica la dejen libre. Son diversos sus
poderes: enferman, empobrecen, enamoran, contrarrestan
“males puestos”, predicen el futuro, ayudan y/o dañan en
campañas políticas.
El ámbito de su trabajo se extiende de manera efectiva más allá
del área rural; la oferta y demanda de brujas o brujos se mantiene
en cualquier colonia del área metropolitana de Monterrey,
no obstante la cobertura de programas asistenciales médico-
educativos y la dinámica de cambio urbana. Su parafernalia no
se limita a los sectores populares; abarca a familias e individuos

43
de la élite económico-política. Hasta se han dado casos en los
que se ultima, de manera sangrienta, a personas sospechosas de
prácticas brujeriles.
Otras ideas asociadas a estos especialistas religiosos son
que chupan la sangre y dejan moretones, sobre todo en los
niños; asimismo, se sabe que deben entregar un alma al diablo
después de cierto número de pacientes como pago u ofrenda
por su ayuda. Contra su fuerza o presencia se mencionan
la fe en Dios y la Iglesia católica, la utilización de las “Doce
Verdades del Mundo”, las tijeras en cruz, rezos, veladoras,
“Las Siete Palabras”, limones, ajos, la cruz de palma, la
oración de “La Magnífica”, albahaca, el cabresto negro, el
sombrero en la cabecera de la cama; además, la educación y
el conocimiento, la medicina moderna, la incredulidad.

Un pariente mío se fue para el otro lado y en la orilla de un río había


unos sabinos grandes. Sobre aquellos sabinos se acercaban unos
pájaros. Entonces mi pariente, que ya vivía ahí, sacaba la pistola
con el fin de matar a esas brujas, les daba de balazos con el fin de
bajarlas, aunque nunca les dio. Luego pasó el tiempo y volvieron otra
vez esos pájaros, y él volvió a hacer la misma cosa, dispararles.
Eso le pasó allá en los Estados Unidos, después se vino aquí pa abajo,
a Linares; ya acá, cierta vez estaba sentado cuando se le arrimó una
viejita desconocida, la que le dijo:
–Oiga ¿verdad que usted en el tiempo fulano fue al otro lado, a
la orilla de Estados Unidos con México?
–Sí –le contestó.
–¿Verdad que usted era uno de esos que sacaba su pistola con
el fin de tirarle a unos pájaros que llegaban y se acercaban a aquel
árbol?
–Sí, sí es cierto.
–Bueno, pos le voy a decir que yo era de esas que me sentaba allá
a descansar, y usted con muy mala fe sacaba su arma con el fin de
tirarle a uno, pero no tenía usted poder suficiente para que su arma

44
reventara [disparara]; y yo me sentaba allá nomás a descansar, no
con el fin de perjudicar a alguna persona. Uno es como usted que
ya va cansado y se sienta a descansar, así lo hacía yo, me gustaba
aquel lugar pa descansar y usted obraba de mala fe, pero no se le
concedió.
Sin conocerla se arrimó y le dijo eso. Luego, sin más, le volvió
a decir:
–Quiero ser su amiga, el día que se le ofrezca vivo en La Petaca,
mi nombre es fulana de tal y pa lo que se le ofrezca visíteme, vaya a
platicar como unos amigos...
(Miguel Escobedo Puga y Rosendo Torres González; Iturbide)

A los sepultureros la muerte no les espanta, más miedo le tienen a los


vivos que muy misteriosos llegan a los panteones a enterrar retratos,
frascos y dejar otros objetos encima de las tumbas...
“Sí siente uno miedo en la noche aquí cuando uno es chico, pero
ya luego cuando anda trabajando sabe que no pasa nada, el único
detalle son gentes que vienen según ellas a hacer limpias o algún
otro tipo de embrujo”, dice Salazar Lara.
Lo que generalmente esas “misteriosas” personas llevan a los
cementerios son monos de cera, retratos de hombre o de mujer, de
parejas; a veces dejan en un trapo cebollas, clavo, chiles, ciertos
polvos o frascos con líquido, las depositan, cuentan los empleados
de cementerios, alrededor de tumbas, porque ahí las han encontrado
ellos mismos o algún familiar del difunto cuyos restos reposan en la
fosa elegida por los “hechiceros”. No sabemos lo que buscan, muchas
veces nos preguntan: ‘Oiga, alguna persona que haya muerto de esta
forma, de algún disparo, un choque’, pero no les decimos porque a lo
mejor quieren hacer algo con eso”, comenta el joven sepulturero.
(María de Jesús Ávila, “Temen más a los vivos que a los muertos”,
en EL Norte, Mty., 2-X-1996, p. 1-B)

Cierta vez tres niños entraron a un jacal de Terán y en un rincón


hallaron muchos monitos de lodo y madera, los monitos tenían

45
clavadas espinas, agujas; otros estaban mutilados. Ni tardos ni
perezosos los peques llevaron sus juguetes nuevos al monte para
quitarles agujas, espinas, y arreglar sus defectos.
Entonces sucedió lo increíble: al tiempo que los niños jugaban
(y cuidaban de sus monitos), individuos de la región empezaron
a levantarse de sus convalecientes lechos, sanaron de extrañas
enfermedades, dejaron de sufrir dolores; hubo incluso una joven
que saltó viva de su ataúd ¡cuando la llevaban a enterrar! Desde
luego, la historia tiene un lado trágico: una descuidada familia –con
fama brujeril– quedó sin clientes, desempleada.
(Anecdotario popular de General Terán)

Véase: Amuletos, Brujas-bailes, Cabresto, Cócono, Cuervo,


Curandero, Embrujamientos, Emplazamiento, Enyerbada,
Huesos, Lechuza, Libros de magia, Magia, Mal puesto,
Monitos, Nagualismo, Doce Verdades del Mundo, Petaca,
Sol.

Brujas-bailes. Celebraciones nocturnas llevadas a cabo


en lugares agrestes (cerros, montes) con la presencia del
diablo y ambientadas con hogueras y música. Estos mitotes
generalmente se hacían para reforzar y/o celebrar el pacto
con que las hechiceras se unían al maligno; si eran de
iniciación para una prospecta bruja, incluían una serie de
pruebas como enfrentar apariciones de animales o visiones
de Satanás. El baile terminaba en la madrugada, con el canto
de los gallos.

Platicaba un señor quesque él iba en su carro cuando se topó con un


baile muy bonito. Estaba tan elegante aquel baile que dijo: “¡Miren
qué bonito baile! ¿Qué lugar será éste? ¡Vamos a gustar un rato del
baile!”, dijo el dueño del carro a su familia; ahora aquí nos vamos
a quedar hasta que amanezca.

46
Se bajó el señor con su familia y dicen que ¡bueno! andaba
mucha gente bailando, baile y baile. Y esas gentes también estuvieron
gustando del baile, pero porque ellos creían que era baile normal, de
esas fiestas que hacen las gentes aquí, en los ranchos, ¿verdá?
Bueno, estuvieron gustando mucho del baile y luego en la
madrugada, pa cuando acordaron, ya... ya habían gustado
mucho del baile cuando ¡ma! se acabó todo... Con el canto del gallo
desapareció el baile (el gallo es de diosito porque dice “Cristo nació”).
Entonces, ahí solos, dijeron “¿Pa dónde ganamos? Aquí vamos a
estar hasta que amanezca”. Y sí, amaneció, diosito les dio su luz,
pero estaban en un monte tan duro que batallaron pa salir. ¡Fíjate,
amanecieron en un monte bien duro porque habían estado en un baile
de las brujas! ¡Habían gustado de una fiesta donde estaban las brujas
bailando! Pero ellos no creían que era baile de brujas, creían que
era baile bueno. Y decían que ¡bien bonita aquella música! Muchas
muchachas bailando, bien elegante aquel baile, con muchas cosas pa
vender; nomás que yo creo que ellos no compraron nada.
(Bernardina Lozoya; Linares)

Iban a bailar a onde se da la canela, ¡quién sabe en qué parte se


da mucha canela! Y eso se sabe porque cierta vez agarraron a una,
agarraron a una y dijo que ellas iban a bailes allá quién sabe a qué
parte donde se da mucha canela.
(Teodoso Barba Barba; Hualahuises)

Véase: Bruja.

Buitre. Véase: Aura.

Burro. Este cuadrúpedo fue un medio de transporte


fundamental en la región durante la Colonia y buena parte
del siglo XIX, importancia que todavía conserva en la zona
montañosa. Existe una serie de narraciones que lo asocian al
diablo, al remolino de viento, a una carga de oro extraviada,

47
a la entrega de imágenes de Cristo, y a las transfiguraciones
de los diableros. La gente del campo augura cambios de
clima cuando sacude sus patas posteriores, y atribuye a su
leche propiedades benignas en la curación de enfermedades
pulmonares o contra la anemia.

La leche de burra es buena para la anemia, es como un medicamento,


aunque yo creo que los doctores ni creen en eso.
Sí, tomar leche de burra cuando la acaban de ordeñar es bueno
para anemias profundas; el líquido es muy color de rosa, dicen, yo
no la conozco.
(María Dolores Cárdenas Bravo; Hualahuises)

Bueno, platican que unos... una vez llegaron unos ingenieros ¡pos a
un lugar donde había un ranchito!, en el campo. Esos ingenieros iban
a investigar acerca de unas presas que se iban a construir, ¿verdad?
Entonces, comiendo en cierta casa, alguien les dijo:
–Miren, no se vayan a tardar, no se vayan a tardar mucho porque
va a llover, y nada vale que llueva, después ustedes no van a poder
pasar por esa cañada. Porque ésa se crece mucho, trae mucha agua
y ustedes se van a quedar allá sin comer.
Para esto, dicen que fue una señora quien ¡pos en sus conocimientos
que tenía! les advirtió eso.
Y los ingenieros comentaron “¡Nombre! esta viejita ¡pos qué
sabe!”.
Pero ella tenía sus conocimientos, su creencia... y pos resulta que
como cosa adrede se vino bien fuerte la lluvia y se creció la cañada,
y los ingenieros se quedaron de aquel lado de la cañada sin comer y
sin nada, allí solos.
Bueno, pos otro día que ya amaneció y pudieron pasar, uno de
ellos recordó lo que había expresado aquella señora y le preguntó:
–Oiga señora, ¿por qué, cómo supo usted que iba a llover si no
había ni nubes?
Y ella respondió:

48
–No ¿sabe lo que sucedió? Que en la mañana vi que se levantó
el burro, luego se atirantó y sacudió una pata. Cuando eso sucede
nosotros tenemos la creencia de que anuncia lluvias; por eso llovió.
Y la contestación del ingeniero fue –le dijo a su compañero:
–¡Vámonos, vámonos!, porque aquí los burros saben más que
nosotros.
(Nemesio Samaniego Mendoza; Lampazos)

49
50
C

Caballo. La gente utiliza este equino como medio de transporte


y para consumo humano. Su importancia en la vida cotidiana
del campo se aprecia claramente en la lírica regional, ya que lo
relacionan con el compañerismo, la agilidad y la valentía. En
ciertas comunidades, las carreras de caballos, legales e ilegales, se
practican con el fin de festejar reuniones, aniversarios o apostar
dinero. Igual se realizan algunas suertes “de a caballo” como la
chiva colgada, el gallo enterrado y los juegos de argollas. Su visión
negra y nocturna está relacionada con el diablo; en Linares se
recopiló un cuento acerca de un corcel de siete colores.

General Terán.- Autoridades municipales informaron que antes de


que finalice el año la Presidencia Municipal organizará otra carrera
de caballos con el fin de recabar fondos para las actividades del DIF.
Lo anterior fue señalado por las mismas autoridades municipales
quienes dijeron que con el fin de recabar fondos para que el DIF
pueda realizar las actividades y programas de asistencia social, se
ha programado otro evento (...)

51
Añadieron que en la primera carrera llevada a cabo el pasado 24 de
diciembre obtuvieron muy buen resultado, debido a la gran afluencia
de personas que asistieron, la cual no presentó incidentes.
(Laura Garza, “Organizarán carrera de caballos”,
en La Voz, Monterrey, 31-XII-1997, p. 7)

Le preguntaban a Antonio
por su última voluntad:
“Que no monten mi caballo
y le den su libertad”.

Caballo de la cordada
que traes adentro el demonio
hoy relinchas de tristeza
cuando te acuerdas de Antonio.
(DAR, corrido “Caballo de la cordada”)
Véase: Cabresto, Diablo, León de la sierra.

Cabañuelas. Creencia popular que consiste en predecir las


condiciones climatológicas de cada uno de los meses del año a
partir de la observación de cada uno de los días del mes de enero.
Según esta creencia, el primer día de enero corresponde a este
mes, el segundo día a febrero, y así sucesivamente hasta llegar al 12
de enero que correspondería al mes de diciembre; luego, a partir
del día 13, se cuentan los meses al revés, correspondiendo el 14 a
noviembre; el 15 a octubre, etc. Los últimos seis días de enero se
cuentan a razón de dos meses para cada día; de esta manera, el día
25 correspondería a los meses de enero y febrero; mientras que el
día 30, a los de noviembre y diciembre. Finalmente, cada hora del
día 31 abraza de manera sucesiva dos meses.

Las cabañuelas empiezan el primero de enero y salen hasta el día


31; primero van corriendo los meses del uno hasta el 12 de enero, del

52
13 al 24 de enero, los meses se regresan. Luego, los meses se vuelven
a contar diariamente, pero van en pares, el día 24 salen de dos en
dos: enero y febrero, marzo y abril, mayo y junio. Finalmente, el 31
están saliendo los meses cada hora de dos en dos.
(María Dolores Cárdenas Bravo; Hualahuises)

Cabresto. Soga hecha con crin de caballo, vinculada a las


faenas rurales y con algunas nociones mágicas. Se asocia a los
tesoros: la colocan sobre el dinero escondido y se convierte
en víbora cuando otros intentan desenterrarlo. En el mismo
orden de ideas, un diablero transforma reatas en ofidios para
intimidar y probar el valor de sus compañeros. Los vaqueros
evocan el uso del cabresto negro contra peligros humanos
y animales; la soga, colocada en el campamento, semeja a la
víbora prieta y ahuyenta a la serpiente de cascabel.
A lo anterior se suman las siguientes narraciones o
creencias: un indio usaba una de estas sogas con un sombrero
en uno de sus extremos para saber por dónde venían los
enemigos y cuántos eran; otro individuo “cabresteaba” la
tierra al tiempo que le hablaba a un remolino de viento
(manipulando al remolino de un lado para otro).
Tener un cabresto negro y buen caballo implica ser
una persona preparada y de valor. Además, los individuos
embrujados pueden mejorar su salud si son “cabresteados”
(azotados con dicho lazo).

Se hacía con esa crin de caballo un cabresto: una reata, y si era una
enfermedad leve con ésa se curaban (o con tierra del marrano...). Aquí
el cabresto de cerda de caballo se acostumbraba de cualquier color.
(Gregorio Gámez Villanueva; Mier y Noriega)

Las reatas negras las ponían para que no se arrimara la víbora de


cascabel, porque viendo la serpiente de cascabel a la víbora negra (la

53
víbora prieta), le tiene miedo; por eso se ponía un cabresto alrededor
de donde uno dormía, para que no se arrimaran las de cascabel.
(Sr. Arévalo Villanueva; Linares)

El último cabresto que vi yo se lo hizo un señor que se llamaba


Genovevo Salazar; él era de aquí, de San Vicente. Se lo regaló a un
hermano mío –en paz descansen los dos.
Fue un trabajo bien acabado ¡qué artistas ni qué nada! ¡Bien
bonito! Una cosa ¡bien acabada!, que ni de fábrica.
Ese hombre tenía muchas bestias y trabajaba mucho eso: la cerda,
la crin del caballo. Ese cabresto era de color negro y blanco; tenía
un hilo blanco, era una especialidad ¡pero bien retorcido, una cosa
bien bonita!
(Román Flores Ramos; Melchor Ocampo)

Una noche estaba sentado junto a una fogata con un guardia


cuando ambos vieron que algo se acercaba arrastrándose como reptil.
Pensaron que era una víbora, pero ambos se llenaron de terror al
ver que lo que serpenteaba no era sino la soga, que se detuvo ante
ellos a unos siete metros, entonces empezó a alargarse y a aumentar
de diámetro, un extremo se volvió abultado, se formó una boca con
dientes cónicos y afilados, enormes ojos aparecieron al mismo tiempo
que los orificios de la nariz, y una lengua delgada y dividida en dos
por la punta se distinguió. Se cubrió de escamas verdosas. Al fin la
soga se transformó en una serpiente (...)
El teniente murió después de pasar por terribles sufrimientos. En
su peor pesadilla soñaba que una soga se transformaba en serpiente
y lo atacaba. A pesar de haber sido un hombre muy cruel, con sus
sufrimientos pagó el daño que hizo a otras personas durante su
vida.
(Georgina Arrambide, “El misterio de la soga”, General Terán,
en: Colectivo, Silueta de mi sombra, p. 8-9)

Véase: Bruja, Caballo, Diableros.

54
Cacalote o Cascalote. Véase: Cuervo.

Cacería. Es relativamente común la caza de animales como una


forma complementaria de sustento alimenticio (venado, aves
silvestres, tejón, rata del monte); para obtener instrumentos
y productos (piel de víbora para cintos, concha de armadillo
para colgar cosas); con propósitos mágico-decorativos (cola
y pata de conejo, uña de león, colmillos de oso y jabalí); con
intenciones comerciales (cueros de felinos y zorra); para
usos terapéuticos (piel y grasa de coyote, cebo de tlacuache,
huesitos de víbora de cascabel).
En ciertas comunidades rurales sacrifican animales salvajes
por necesidad alimenticia, aunque cazar animales de manera
exagerada propicia el encuentro con bestias cuya visión y
gritos atemorizan a los monteadores. Tal es el caso de un
venado al que no se puede matar, a veces identificado con
el diablo.
Un buen cazador debe tomar en cuenta –entre otras– las
siguientes circunstancias: época del año, dirección del viento,
tipos de rastro y olor, lugares que frecuentan los animales,
las características de los ojos del animal ante el reflejo de la
luz, diversas técnicas como untarse hierbas, dar de comer
a los perros trozos de corazón de venado, usar trampas de
hierro, lazo y anzuelo.
Naturalmente existen muchas exageraciones y relatos
jocosos vinculados a la práctica venatoria; por ejemplo, del
norte al sur de la entidad es posible oír relatos acerca de
cazadores ciegos que atinan a su presa apuntándole con el
oído, o de otros que sujetando armadillos de la cola, son
arrastrados cientos de kilómetros bajo tierra, finalizando
su odisea con la muerte del animal, desbarrancado en las
márgenes del río Bravo.
Es metáfora de emboscada, persecución y asesinato de personas.

55
A un tío mío lo mordió un oso, y entonces mataron al oso porque ya
iba herido cuando lo mordió. Lo mataron y le quitaron los colmillos...
y esos colmillos se los encargó un señor para hacer un llavero, como
para un llavero.
(Refugio Flores Peña; Villa de Santiago)

Pos fíjese que en El Milagro no acostumbrábamos cazar; a duras


penas, cuando mucho, un conejito, un conejo. Porque las liebres
nunca las querían mis hermanos, las liebres no. Y aquí, en Icamole,
acostumbran comerse el tlacuache, el tejón, las liebres, las ratas; pero
allá en El Milagro, mis hermanos no. O sería que estábamos... por
ejemplo, el río llevaba mucho pescado ¡bastante!, así es que iban y
pescaban, sacaban las... de pescado ¡bastante!, y teníamos mucho
cabrito, muchas gallinas; si por suerte se nos iba una vaca pa la vía y
la mataba el tren, ¡pos ya nos la comíamos entre todos! Y les digo, todo
el ranchito comía, yo creo por eso era que casi no cazaban.Cuando
mucho, mucho que mataran, que agarraran en las trampas –cuando
andaban con las trampas– en tiempo de frío, un conejo.
(Hipólita Coronado Rojas; Villa de García)

Ahí en La Chilosa hubo un... –el ojo de agua es La Chilosa– un


venado que nadie lo dominó. Según dice la gente, ¿verdad?, y muchos,
que nadie lo dominó; dicen que se venía caminando el venadito
¡grandote!, astas grandes. Y entre más le tirabas [disparabas], más
se acercaba, entre más le tirabas, más se acercaba, en la mera frente;
y como te digo, buenos tiradores [cazadores].
Ésos no fallaban con una carabina treinta treinta, entre más le tiraban
y le pegaban, más se acercaba. Y ahí viene y ahí viene, hasta que no había
más que... lo veían que... los ojos, los ojos del venado, ¿verdad?, como
que aventaban lumbre. Además sacaba la lengua así [gesto a manera de
imitación], sacaba la lengua al tirador como saboreándose.
Y ya, por decir, a diez metros ¡otro disparo!; y ya no se acercaba
el venado, nomás les sacaba la lengua el venado, ¡pero grande!, no
creas que chiquillo ¡un venadote! Sacaba la lengua nada más...

56
Lo que dicen los buenos cazadores que hubo... que le miraban
los ojos como brillosos y que... caminaba un poquito más, así, y se
paraba otra vez. Y como la carabina treinta es de siete tiros dejaban
uno pa... pa... ya mejor no le tiraban...
Bueno, y decían que era una protección de los animales, que eso
era una protección de los animales que siempre habían matado.
Porque los mataban encandilados con luz o cuando tenían que bajar
al agua, eso es lo que decían.
Los mataban porque allí era... la gente cazaba de noche (...)
Y yo creo que ése podía ser... pos un apoyo para que ya no los
cazaran de una forma tan inútil, ¿verdad? Porque los encandilan,
los emboscan con ventaja cuando van al agua.
(Manuel López García; General Terán)

Véase: Armadillo, Cócono, Conejo, Coyote, Jabalí, León de


la sierra, Lobo, Nagualismo, Oso, Pantera, Tejón, Tlacuache,
Venado, Víbora, Zorra.

Cadernal (Cardinalis cardinalis). Ave de plumaje comúnmente


rojo; afirman que es corajuda y, por tanto, no puede perma-
necer largo tiempo en cautiverio. Algunos añaden que se
golpea contra las paredes de la jaula hasta causarse la muerte.
Su nombre es una metátesis de “cardenal”.

Camaleón (Physrnosoma cornutum). Reptil al que se asigna


influencia benéfica en cuestiones de amor; se utiliza como
amuleto (disecado, molido). Además, nuestra gente le
atribuye poder sobre los vientos y las aguas; acostumbra
colgarlo en cercas y arbustos en tiempos de sequía para
invocar corrientes de viento y lluvia. Se suele decir que se
alimenta de aire y algunos lo llaman “torete”.

57
Todavía ahorita dicen que hay gentes que se protegen con animalitos
del monte pa que haiga cariño.
Bueno, a mí me platicaba un muchacho amigo mío –ya hace
muchos años–, me platicaba que el camaleón era muy bueno porque lo
matabas y lo ponías a secar, y ya seco lo molías. Y afirmaba que luego
se usaba el polvo, ¿verdad?, para echarle a las mujeres. Entonces
las mujeres ¡pos se casaban o se enamoraban de aquella persona!, de
aquella persona que les echaba polvo de camaleón...
La gente más antes pescaba el camaleón... ya ven que ese animalito
tiene unos cuernos, bueno, ahí en esos cuernos le amarraban cualquier
hilito y lo colgaban, y cuentan que a los dos, tres días, se venía el
agua, la lluvia.
Pero ésas eran costumbres que ya pasaron, porque ahorita no,
–cómo les diré– ahorita la gente pos no es creyente.
(Juan Cruz Alonso y Jesús Cruz Alonso; Lampazos)

Los camaleones son pa la buena suerte. En mi sierra sí hay porque


una vez pisamos dos yo y mi abuelo. Andábamos por entre el monte
siguiendo unos venados y salieron dos animalillos de ésos. Son así
como sapos, pero de color gris y con bastantes puntitas arriba, puntitas
así como las que tienen las iguanas.
Esos camaleones mi abuelito los mató con el rifle, ¡pero ni les
salió sangre!, y cuando se los echó a la bolsa iban pataleando, casi
vivos.
Se los echó a la bolsa y luego ¡pal mes o dos! ya decía la gente
“¡ah, Valeriano trae... si bieras visto la muchachona que trae!”. Y
eso que ya... ya está viejo mi abuelo. Bueno, pues así como está de
viejo, decían “¡no, si bieras visto la muchachona que trae Valeriano,
nombre, te asustas!”.
Ese camaleón que mató y guardó mi abuelo se fue acabando en
la bolsa y quedaron los puros huesos; después de traerlo en la bolsa
tanto tiempo se secó el animalito.
Trayendo un camaleón se te pegan las muchachas. Haz de
cuenta que alguien dice “¡ira! qué bonita aquella muchacha”; así,

58
la muchacha al ver a alguien que porta un camaleón presiente algo
–pero por el animalito. Entonces ella va y le habla al muchacho
(la mujer sola, sin que el hombre le hable). Va la muchacha sola a
declarársele al chavo, y eso es por el animalito, por el camaleón.
En el pueblo yo he visto a mucha gente que los trae, o sea... más
bien les he tocado las bolsas donde los llevan; así, a amigos míos les
atoco las bolsas y les digo:
–¿Qué traes ahí?
–Nombre, nada –contestan, pero no les creo.
–¡Órale!, me tienes que decir qué traes ahí.
Así, hasta que algunos me dicen por fin qué traen. Entonces
sacan el camaleón forradito pa que no se acabe, pa que dure muchos
años.
Eso lo he notado en primos y amigos. Un amigo y un primo míos
tienen un rancho llamado La Hacienda Villafaña, que está en la
salida de Monterrey, allá donde termina Monterrey. Ellos usan
el camaleón, o sea, van a la cacería y matan animales de ésos, y
cuando los venden, los venden en dos o trescientos mil pesos, máximo
cuatrocientos; así, camaleones grandotes y chiquitos.
(Víctor Hugo Briones Valdez; Rayones)

Camino del cielo. Según pláticas dispersas, existe un camino


por donde transitan las almas salvas hacia la gloria: el Cielo
cristiano.

Es el camino del cielo, que es donde van las almas a la gloria.


(Efraín Segundo Rosales; Mier y Noriega)

Ah, pos nos decían que cuando uno se moría se encontraba con dos
caminos: el de la gloria, que era de puras espinas, y el del infierno,
que era de puras flores; y pos todos escogían el de las flores, pero ¿luego
pa regresarte? Ya no te regresabas porque ya eras del diablo.
(María de los Ángeles Carrera Pequeño; Linares)

59
Véase: Camino de Santiago, Cielo.

Camino de San Pedro y San Pablo. Véase: Camino de San-


tiago.

Camino de Santiago. Bajo este nombre se conoce, en algunas


comunidades rurales, a la Vía Láctea. Lo describen como una
polvareda producida por una carrera de caballos entre los
apóstoles Santiago, Pedro y Pablo. Otras versiones afirman
que es representación de Santiago practicando coleaderas
(suertes a caballo) en el cielo. Es plenamente visible durante
el verano.

Va el camino del patrón Santiago por las alturas, y cuando ya se están


llegando las fiestas de ese santo, el camino está directo a la iglesia,
directo a la iglesia de Valladares –eso era de la gente. Y en otros
tiempos el camino de Santiago está apuntando para otra parte...
Aquí se venera, en Santiago Valladares, Coahuila, el 25 de julio.
Durante esas fechas aquí se pone el camino... [señala al cielo]. Es
el tierral donde va él al galope, va a caballo haciendo una polvareda
de la fregada, pero...
(Felícitas Chávez Hernández y
Nazario Hernández Briseño; Lampazos)

La polvaredita sale en el viento, ¿verdá?, no todo el tiempo la ve


uno, pero sí sale... Sí, eso sí se ve en el cielo, como un humito donde
va el caballo... porque Santo Santiago era de a caballo.
Al principio, de primero, sí se veía desde dónde venía el camino.
Se veía como un humito, como un humito pegado allá arriba, al
cielo, y decía papá: “Vengan a ver a Santo Santiago cómo va, va a
caballo corre y corre, yo creo lleva la rienda en el viento”.
(Florencio Pedraza y Basilia Gauna Sánchez; Hualahuises)

60
Véase: Astros, Camino del Cielo, Cielo, Santos.

Campamocha (Slagmomantis limbata). Insecto al que se le


atribuyen efectos adversos; en las prácticas de brujería lo
preparan para dañar la salud de personas y animales. Las
vacas revientan y mueren cuando la comen. Semeja una
ramita seca.

Eran dos señoras que se habían peleado muy, muy feo, después se
conformaron y una de ellas estaba lavando en un arroyo cuando
la otra fue encarrerada a llevarle unos frijoles refritos con algo más
de comidita, porque cuando uno está lavando le da un hambre que
¡híjole! Entonces aquella señora se comió el bocado bien sabroso, pero
en la noche estaba con el estómago así, para arriba y para arriba
[creciéndole] hasta que, pos se reventó.
Luego alguien platicaba que murió de eso porque la otra señora que se
había peleado con ella le había echado una campamocha en la comida, y
es que ésas son muy venenosas, se la habían echado a la comida.
(Oralia Muñoz Rodríguez; Hualahuises)

Véase: Embrujamientos.

Canciones de cuna. Versos cantados a los niños antes de


dormir para estimularles el sueño. Contienen palabras tiernas
o personajes que provocan pánico, como el diablo, el cuco,
el viejo. Algunas de las canciones más conocidas son “Señora
Santa Ana” y “El Viejo”.

Señora Santa Ana


por qué llora el niño
por una manzana
que se le ha perdido.

61
Manzanita de oro
si yo te hallara
se la diera al niño
para que callara.

Baja borreguito
por esa ladera
comiendo rositas
de la primavera.
(Isidra Maldonado Guerrero; Hualahuises)

Duérmete niño, duérmete ya


porque ahí viene el viejo
te come la carne
y te deja el pellejo.
(Hilaria Alemán Ramos; Linares)

Candelilla (Euphorbia cerifera). Planta común del noreste de


México cuya cera natural es empleaba para la fabricación de
veladoras; en el presente, su recolección y procesamiento se
han intensificado por la demanda de su cera en el mercado
internacional (es utilizada en la elaboración de cosméticos,
pinturas, plástico). En el municipio de Higueras incineran
sus ramas durante una fiesta religiosa que lleva el nombre
de la planta.

Véase: Fiesta de la Candelilla.

Canibalismo. La idea de devorarnos los unos a los otros es


persistente; nuestra entidad conserva creencias y tradiciones
orales acerca de la antropofagia supuestamente practicada
por los indios y las brujas. Sin embargo, la fantasía referente

62
a comer gente trasciende su asociación con los tribeños
o con ciertas costumbres brujeriles; comúnmente suele
emplearse como muestra de cariño o como amenaza. No es
muy raro escuchar expresiones como la siguiente: “¡Ya deje
de molestar y vayáse a la escuela porque si no me lo como!”
(Hualahuises). En el área sur-serrana se refiere, incluso, un
culto cuya parafernalia incluía el consumo de personas.

Decía:
–A ti ya no te como, pero ¡ira!, a esa muchachita sí me la como,
no se me hace trabajoso comérmela (a María, que estaba sentada
allí, en un cajón).
Y advertía mamá:
–No andes dejando a esa niña sola, si no ¡te la va a comer el
indio, te la va a comer el indio!
Era hermana mía, yo la crié.
Entonces le decía yo al indio:
–No andes viniendo aquí, si te vas a... si te quieres comer una
niña no... no vengas...
(Evangelina Sustaita de Platas; Hualahuises)

Yo juego con mis sobrinos porque... he escuchado eso, de que se juega


diciendo que te vas a comer un cachete, una pierna o algo, y eso se
comenta cuando estás cambiando al niño. Cuando tú a un niño
le estás poniendo una camiseta y está desnudito dices “ay, te voy a
cortar el cachete, te voy a cortar la pierna y me la voy a comer en un
taco”. Aquella parte del cuerpo que esté más bien proporcionada; si
tiene buena pierna, pos una pierna.
(Susana Marroquín Cavazos; Villa de Santiago)

Esa vieja tenía una mirada muy curiosa, su cara era igual a
la de una india que andaba en mi rancho cuando yo era chico;
aquella mujer era bruja, según decían, nadie sabía de ónde venía.
Mire güerita, no crea que le digo mentiras, yo nomás le digo lo que

63
sé, porque a mí nadie me quita que esa vieja regresó por la niña
Mariana. Además, cuando no li hacían caso, o sea usté me entiende,
en lo que ella ordenaba, les gritaba rete feo: “¡Ora verán, si no me
obedecen me los como!”. Pos no es que yo quiera llenarla de miedo,
niña, pero esa costumbre de comerse a las criaturas, según contaban
las gentes, es de los indios diantes, de los rayados que andaban por
acá, por las rancherías.
(Gabriela Riveros, relato “Ven por chile y sal”; Monterrey)

En el ejido donde vivía mi mamá oía pláticas de que en Villa Mainero,


Tamaulipas, había un señor así... que curaba a la gente.
Y que acá, más acá, en el otro lugar, que no sé cómo se llama,
había una señora que también curaba. Unas gentes iban con el señor
y otras con la señora...
Pero el señor le tenía envidia a la señora y por eso... así empezó
todo hasta que llegaron a comer gente. Sí, es que les entró un espíritu
como del demonio.
(Benito de Jesús Luna Ramos; Iturbide)

Canícula. Así es denominada la temporada más caliente del


año. Por lo general se calculan 40 días que empiezan el 14
de julio. Algunos observan que es una temporada propicia
para enfermedades e infecciones, y que si el periodo inicia
con lluvia, el calor se atenúa.

El sol es más caliente, calienta más en esos días (son cuarenta);


están los soles más calientes... Es del 14 de julio al... 24 de agosto,
son 40 días.
(María Dolores Cárdenas Bravo; Hualahuises)

No falta quienes relacionan esta temporada calurosa con un castigo de


la naturaleza hacia los hombres (...) Lo que sucede en esta temporada,
indicó, es que los rayos del sol llegan perpendiculares al hemisferio

64
y sumado a un sistema de alta presión no permiten que llueva; esto
afecta sobre todo al norte y al Golfo de México y desaparece hasta
fines de agosto, cuando se empiezan a presentar las lluvias.
Cuando ese sistema llega a romperse es cuando decimos que la
canícula entra con agua, es decir, con lluvia.
(María Luisa Medellín, “La Canícula, tradición y calor llegan hoy”,
en: El Norte, Mty., 16-VII-1997, p. 1-B)

Caramuela (Milpiés Spirobolus). La imagen que se tiene de


esta especie de gusano es negativa; es un elemento utilizado
en los trabajos de las brujas.

Las caramuelas son malas porque sueltan una leche blanca que
es veneno. Son malas y las usan muchas mujeres que saben hacer
remedios, hacen morralitos y allí las echan pa hacer males.
(Juan de la Rosa Sánchez; Linares)

Véase: Embrujamientos.

Carbón. Mineral vinculado directamente a las riquezas


subterráneas. Un tesoro se convierte en carbón al manifestarse
envidia entre las personas involucradas en su búsqueda o
hallazgo. Como contraparte existe la certeza de que el carbón
puede retornar a su estado original (oro, plata) cuando es
buscado por personas humildes y desinteresadas.

Por esos rumbos decían que un señor venía desde Monterrey


vendiendo, y cada vez que dormía en determinado ranchito (pero
no sé exactamente en qué rancho) veía una lumbrita, una llama.
Él veía mucho esa llama y una vez le señaló al dueño: “Oiga, cada
vez que vengo yo, más o menos en este lugar, veo una lumbre, ¿no se
ha fijado usted ahí?”. En ese rancho siempre veía la lumbre y les dijo

65
más o menos dónde. ¡Y se fue el dueño! Escarbó y sacó una tinaja,
pero era puro carbón... Entonces por ahí guardó la tinaja de carbón
para enseñársela al mercader cuando regresara.
Pasado el tiempo vuelve el vendedor y pide un vaso, les pide un
vaso para beber agua y fue a meterlo a la tinaja (creía que la tinaja
tenía agua), y nada ¡pos sí estaba llena de algo! Entonces ya cogió
preguntando “¿pos qué hay aquí?”. Era dinero.
Luego les comenta:
–Oigan, ¿pos por qué tienen este dinero ahí?
–¿Dónde?
–¡Pos ahí en la tinaja!
–Es carbón señor, la relación que usted se encontraba es carbón.
Escarbamos, sacamos la tinaja y es puro carbón.
–¡No señor!
Fue y sacó el dinero, la bajaron, la vaciaron; era puro dinero.
(Jacinta Hernández Prieto; Linares)

El compadre no fue, él nomás les indicó que en tal sitio había un


dinero enterrado. “Vayan a sacarlo”, les comentó. Pero a esos dos les
entró envidia y dijeron: “No, si lo llevamos a él ¡pos alcanza más! porque
él nos dijo dónde está”. Y se fueron solos, escarbaron, encontraron algo,
pero luego cuentan que se les volvió puro carbón –dicen que sí se convierte–;
como quiera se llevaron el carbón y dijeron: “Vamos a echárselo a mi
compadre por no haber venido con nosotros y embustero”.
De bribones fueron a tirar el carbón en la casa del compadre,
pero en la casa de éste se volvió dinero, y al final el compadre fue el
de la bonanza esa.
(Esther García Vázquez; Linares)

Véase: Relaciones, Tesoros.

Cautivos. Las referencias a individuos capturados, tanto


por los mestizos como por los indios, son todavía comunes,

66
principalmente entre habitantes de la zona norte de la
entidad.

Exactamente, así se lo llevaron en la travesía, pasaron por aquí los


indios y se lo llevaron (sus padres ya no supieron nada de él). Hasta
después de mucho tiempo cuando él ya se hizo hombre vino a dar
aquí porque mató a un indio, le clavó la flecha; al ir a darle agua a
unos caballos se disgustaron él y el indio, y allí lo flechó, y de allí...
se vino él, pero vino a dar como quiera a su pueblo.
Cuando se lo llevaron a él de aquí del pueblo era niño, de allí de
onde andaba en la calle, de ahí se lo llevaron.
Y cuando él regresó traía las costumbres de los indios. Cuando
volvió él ya no se llamaba como se llamaba antes (se llamaba como
yo, Cornelio Sánchez, ¿ve?). Él regresó y decía todo alrevesado su
nombre, ¿ve?, porque sí sabía él su nombre cuando se lo llevaron,
pero luego ya se hizo a... a la idea de ellos, ¿ve?, y hablaba todo
medio mocho.
Entonces él venía diciendo que se llamaba... pos no, no recuerdo
bien. Mi papá era el que me platicaba de... de cómo venía él
nombrando las cosas. Porque... bueno, mi papá todavía no nacía
cuando pasó eso, todavía ni se casaba mi papá. Pero después, cuando
mi papá y sus hermanos nacieron y comenzaron a crecer, empezó mi
abuelo a platicarles.
(Cornelio Sánchez López; Lampazos)

Sorpresivamente los indios los atacaron y capturaron a la muchacha,


su padre apenas tuvo oportunidad de escapar y rápidamente corrió
a dar aviso para que le ayudaran a rescatar a su hija. La buscaron
por largo tiempo, lo único que encontraron fue un rastro que la
desafortunada muchacha fue dejando, pedazos de tela de su vestido;
cuando ya no pudo cortar la tela fue dejando cabellos. No volvieron
a saber de María Antonia por muchos años. Pasó el tiempo y un día
una familia de Parás, que fue de viaje a Oklahoma, la encontró por
aquellas lejanas tierras, le preguntaron por qué jamás había avisado

67
que estaba con vida a su familiares, y ella les contestó que jamás se
atrevió a comunicarse con sus familiares porque se había casado con
el jefe de la tribu que la raptó, y que casada con el indio era muy
feliz. Tiempo después, un hijo de María Antonia visitó Parás para
conocer la tierra de su madre.
(Sra. Armandina Villarreal de V., Parás, en: Para saber, p. 3)

Véase: Indios.

Ceniza. Vestigio del fuego que se pone en el suelo en forma


de cruz para desviar los vientos fuertes y las tempestades.
En algunos lugares se asocia con prácticas mágicas y con el
diablo.

Más antes, en el puro tierral, bailaba la gente de los ranchos ¡en el


puro tierral! Y cuando había boda o baile yo veía que las muchachas,
este... se salían muchas mujeres y andaban por detrás de las casas
con puños de ceniza ¡haciendo crucitas! ¡Que pa que no lloviera!...
Ponían cruces de ceniza para que no se desbaratara el baile.
(Antonia Platas; Hualahuises)

La curandera parecía la bruja de la leyenda; larga, seca y huesosa,


con la nariz corva como ave de rapiña, las uñas como garfios y el pelo
enmarañado. Tenía en sus manos un bulto de ceniza caliente y unos
ungüentos con los que empezó a frotar el cuerpo, esquelético también,
del enfermo, pasándole luego unas palmas benditas y haciéndole
cruces por todas partes. Hizo que don Teófilo y su mujer le ayudaran
a bajar al piso a Quintín y entonces lo regó totalmente de ceniza,
barriéndola con una escoba tan pronto terminó esta operación.
(Rosa de Castaño, Rancho Estradeño, p. 88)

Mi papá ejercía un platito de peltre, blanco, ahí en ese platito tenía


ceniza.

68
Yo no vi cómo trabajaba, pero tenía ceniza con un tenedor y un
trinche en cruz ¿eh? Entonces él se ponía a trabajar y agarraba el
trinche al mismo tiempo que decía: “¡Mira, aquí lo estoy viendo! [al
diablo] aquí lo estoy viendo...”, en la ceniza.
(Alfredo Espinoza Camero; Linares)

Véase: Viento, Tempestad.

Centella. Descarga eléctrica de poca intensidad vinculada


con el rayo, diferenciada o confundida con el mismo. La
experiencia de nuestra gente afirma que azota de forma
violenta la superficie terrestre, llegando a matar personas y
animales; dicen que deja los cuerpos con apariencia de no
tener osamenta. Otros narran que su fuego consume lo que
toca, aunque llueva copiosamente, e imaginan su origen en
el sol, “porque es el fuego divino y lumbre”.

¿La centella? Ésa cae del sol, puede estar lloviendo, llueve y llueve,
y cae del sol. Cuando ésa cae quema, troza los árboles y donde cae
prende, mientras que el rayo es aire.
(Evangelina Sustaita; Hualahuises)

Santiago Aguilera –actualmente es operador de tráiler –señaló que ese


día no fumó ni encendió cerillos, tampoco lo hizo Marcos Arizmendi.
Que la explosión fue provocada por un rayo centella que cayó en el
tanque, ese día llovía en los alrededores de Villaldama.
Álvaro Rodríguez explicó: “Es frecuente que en esa región sucedan
esos fenómenos y se desprendan del cielo rayos o descargas eléctricas
sin llover”.
A 30 años de aquel suceso aún hay restos del camión incendiado,
el tanque aún se utiliza como depósito de combustible, la gente
recuerda ejemplos de valentía, anécdotas que ahora provocan risa y la
visita de un rayo centella que vino a escribir una página en su vida.

69
El fuego terminó a las 15:00 horas, al agotarse el combustible.
(Luis Antonio Lucio López,
Las piruetas del perico, historias de Villaldama, pp. 39-40)

Pues sí, dicen que donde cae... Una centella a tu ahijada la dejó
atarantada y le mató la chivita... yo creo que es lo mismo que un
rayo.
(Felícitas Chávez Hernández y Nazario Hernández Briseño; Lampazos)

Véase: Cielo, Rayo, Sol.

Cielo. El firmamento es considerado, en primera instancia,


personificación divina. Le piden deseos, se le agradecen
peticiones y se le utiliza como testigo de los asuntos terrenos.
Igualmente se considera que de las alturas pueden llegar
bendiciones o desgracias (milagros, desastres naturales).
Algunos conciben situaciones tristes cuando llovizna sin
haber nubes, afirman que es el llanto del cielo por tragedias
inminentes. Además, la bóveda celeste es la morada de Dios,
la Virgen, los ángeles y los santos: sitio a donde van a dar las
almas de los muertos que en vida tuvieron una conducta
ejemplar.

Esa canción, “Príncipes del cielo”, la compusimos porque cuando


estábamos morritos pasaba por la cuadra un ruco con un triciclo que
juntaba botes y periódico, era amigo de nosotros y platicábamos con
él. Nos decía que se peleaba con un tigre de aquel lado del cerro de
La Silla, y cosas así. Siempre lo esperábamos para que nos contara
sus aventuras.
Pero una vez andábamos muchos güerquillos en la calle
matando a los “abuelitos”, esos insectos como hormigas con alas
que salen después de que llueve; andábamos con tablas y chanclas
aplastándolos cuando llegó el ruco del triciclo; ¡nombre!, se enojó

70
y nos correteó, nos quería pegar. Luego nos juntó a todos y nos
regañó, dijo que no anduviéramos haciendo daño a esos animalitos
porque eran los príncipes del cielo, que si hablábamos con ellos
podían guardarnos secretos y cumplirnos deseos porque volaban
hasta donde estaba Dios. También dijo: “Bueno, a lo mejor los
deseos no se los cumplen, pero pueden estar seguros que sus secretos
no los va a saber nadie más”.
Después pasó el tiempo, ya no lo volvimos a ver, quién sabe qué
se haría. Pero nos acordamos y por eso compusimos –mi carnal Tony
y yo– la rola “Príncipes del cielo”:

Hoy que acaba de llover


y que el aire fresco
vuela en silencio
esperaré a verlos
a los príncipes del cielo (...)

Mi alma quiere volar


irse y nunca regresar
quiere irse lejos
con los príncipes del cielo
no la dejaré partir
no dejaré que me deje aquí.

Les diré un secreto


a los príncipes del cielo
voy a pedirles un deseo
un deseo algo bello.
(Cano Hernández, canción “Príncipes del cielo”)

Véase: Astros, Camino del cielo, Camino de Santiago,


Centella, Cometa, Luna, Nubes, Rayo, Serpiente de agua,
Sol, Tamborileros, Tempestad, Trueno.

71
Cócono (Meleagris gallopavo). Nombre que se le da al pavo en
el área rural. Es uno de los principales naguales de las brujas,
quienes toman la forma del ave para visitar durante la noche
a las personas que han hechizado o que están curando de
algún maleficio. Son variados los cuentos donde un cócono es
bajado del cielo utilizando oraciones como las Doce Verdades
del Mundo (ya en la tierra, capturado, el animal se convierte
en mujer).
Es un ave doméstica, pero subsisten bandadas silves-
tres.Tanto de las primeras como de las segundas se consume
la carne. Las plumas se utilizan como elemento decorativo
en casas y para el penacho del indio en las pastorelas.
Parte de estas ideas y costumbres, probablemente, son
herencia aborigen. En Linares, Hualahuises, Montemorelos
y San Carlos, Tamaulipas, vivieron etnias identificadas con
un sinónimo del vocablo “guajolotes”.

Pues decían que el chamuco se aparecía en forma de cócono,


que en forma de cócono. Mire, yo tenía un amigo que ya murió. Ese
muchacho, cada vez que venía... venía y me buscaba, y nos íbamos
así con él (...)
Me invitaba así a un camino que hacía cruz: “Vamos, vamos
a... hoy tengo cita con un amigo a las doce de la noche. Nomás no te
vayas a asustar porque es un amigo mío que a veces viene en forma
de cócono, a veces viene en forma de burro, de marrano, o de un toro
muy bravo. Pero no te asustes, no te hace nada, es mi amigo”.
¡Y pos él!... Yo no vi, nunca vi nada ni mi hermano tampoco.
Pero a él sí lo veías, ahí, platicando con el diablo ¡sólo Dios sabe lo
que platicaría!
Esto sucedía aquí en Vallecillo, pa las orillas del pueblo.
(Andrés Esquivel Vázques; Vallecillo)

Cierta vez íbamos por un camino y dijo mi padre: “Me voy a parar a
pedir agua”; y allí donde nos detuvimos estaba una niña mece y mece

72
a un niño, en una cuna, entonces le dijo mi papá a la chiquilla:
–¿No me quieres regalar tantita agua?
Entonces la niña contestó:
–Nomás deje ver si este chiquillo se queda quieto.
¡Pos no se quería quedar solo! Hace años ¡años! Yo estaba
medianita, así.
La niña le contestó:
–Déjeme ver si se queda sosiego el niño en la cuna.
Pero el niño lloraba y lloraba, aunque lo meciera, hasta que le
dijo:
–Te voy a volver cócono pa que te estés tranquilo, y nomás dijo
esto, ¡zas!, brincó el cócono, saltó pal suelo el niño transformado en
cócono y ahí se quedó, ahí se quedó, por allí andaba el cócono. Fue
cuando ella se fue a traernos el agua, y tomamos; ya ella después lo
volvería otra vez en niño, quién sabe. ¡Pero qué lista!, si era una
niña, una chamaca meciendo a un niño en la... Sí, una chamaca,
pero hace muchos años, hace más de sesenta años de eso.
(Antonia Platas; Hualahuises)

Los cóconos ¿cómo van a ser brujas si es un animal que se come?


(...) El cócono que sea malo es una transformación, se dice. Pero en
realidad ésos llevan una astucia; no el animal, la persona que se
transforma en cócono.
Hay todavía gente que se puede transformar, nada más que
ahora como ya está muy civilizada en eso... pero sí hay. Pero eso son
pláticas, son pláticas que se hacen de eso; ahora, de haber, sí lo hay,
pero pos son secretos que... muy oscuros.
Yo no sé cómo le llamarán a esas personas que se transforman,
pero una persona que enferma dicen que tiene el maleficio, hasta
ahí sé yo.
(Álvaro Sepúlveda; Villa de García)

Véase: Bruja, Cacería, Diablo, Lechuza, Tecolote, Nagua-


lismo.

73
Colibrí. Véase: Chuparrosa.

Colmillo. Diente agudo y fuerte de los mamíferos. Al igual


que en otras regiones de México y el mundo, es objeto de
creencias y costumbres. Algunas personas consideran de
buena suerte los colmillos de oso y jabalí, los usan como
dijes y llaveros especiales, aunque a veces simplemente los
guardan en un lugar seguro de la casa.
Es sinónimo de habilidad y experiencia.

A un tío mío lo mordió un oso, y entonces mataron al oso porque ya


iba herido cuando lo mordió. Lo mataron y le quitaron los colmillos...
y esos colmillos se los encargó un señor para hacer un llavero, como
para un llavero.
(Refugio Flores Peña; Villa de Santiago)

Ese muchacho que le platiqué yo el otro día, que está por allá, en el otro
lado, en Florida (está muy lejos, desde allá hacen tres días para llegar
aquí), ese hijo mío que está allá es el más chico, y a ése le gustaba –oiga–
con una lezna, ¿sabe lo qué es una lezna, verdá? De esas cosas con que
agujeran cualquier piel... y así abujeraba las uñas del león [puma] y
luego abujeraba las del oso, y se las colgaba aquí en la bolsa, como llavero.
Tenía una curia [curiosidad], que yo creo que por ahí tiene guardadas
todavía las uñas de león; nomás que la uña del león es mucho más filosa
–oiga– que la del oso. Pero ¿sabe cuál es? El colmillo; yo me equivoqué,
fíjese que lo que él abujeraba eran los colmillos, no las uñas, bueno, del
león las uñas, y de los osos, los colmillos...
(Miguel Escobedo Puga; Iturbide)

Véase: Amuletos, Jabalí, Oso.

Cometa. Astro cuya visión presagia catástrofes: guerras,

74
enfermedades, crisis, sequías. En menor medida, nuestra
gente dice que los cometas anuncian años lluviosos.

Vi el primer cometa antes de la Revolución [antes de 1910, cuando


empieza la Revolución Mexicana]. Luego vi otros dos, creo que
son ya cuatro cometas los que he visto... Cuando salió el primero
decían “va a venir revolución”; salía temprano ese cometa y estaba
muy grande, se le miraba la colota; el otro salía así, pa otro lado...
Decían mi papá y mi mamá que si era rojo significaba guerras,
y que cuando salía blanco era necesidad; en caso de salir negro...
–quién sabe cómo sería eso– representaba enfermedad.
Bueno, esas son pláticas que ellos nos hacían.
(Andrés Villasana Ríos, Juana González de Villasana; Mier y Noriega)

Los cometas anunciaban calamidades, si va a salir el cometa es


porque va a haber mucha necesidad o plagas de enfermedades; decían
que cuando salía un cometa había siete años de calamidades. Y
siempre pasaba uno igual...
(Emilia Briones de Luna; Rayones)

Conejo (Sylvilagus floridanus). La utilidad de este roedor es


variada; se aprovecha su carne, su piel y sus extremidades.
Al igual que en otras regiones, se considera un animal de
buena suerte. Llevar colgando una de sus patas (o su cola)
representa búsqueda de fortuna y prosperidad; otras veces
se usan como simple atavío.

Era un muchacho, ¿verdá?, era un indio. A ese indio lo mandó


el Dios del sol a que fuera a buscar alimento y... y fue, ¿verdá?,
a buscar comida. Entonces se encontró a conejo y lo quiso matar,
pero conejo no se dejaba. Lo anduvo persiguiendo hasta que
se perdió y sus ganas de comer aumentaban, tenía hambre y
hambre.
Fue cuando se le volvió a aparecer conejo y le habló:

75
–Hay un hechicero por aquí que puede darte mucha comida, nada
más que a cambio debes darle tu alma.
Y el indio contestó:
–¡Pero yo no podría dar mi alma porque tengo familia!
–Pues si quieres alimentar a los tuyos tendrás que hacerlo.
El indio, desesperado, dijo:
–Está bien, llévame con él.
Y contestó conejo:
–Espérame aquí, yo iré a traerlo.
Apenas terminó de decir estas palabras cuando conejo se
transforma en un hechicero, lo lleva a una cueva, y le dice al
indio:
–Entra.
–¿Y... pero qué vas a hacer conmigo? –dijo el indio.
Antes de que terminara de decir esas palabras el hechicero le cortó
un pedazo del brazo dejándole una marca profunda y dijo:
–Llévale este alimento a tu familia, ¡pero si no regresas, a tu familia
y a tus semejantes les irá muy mal! Yo me vengaré sobre ellos.
Así fue como el indio visitó a su familia para dejarles algo de
alimento: la carne de su propio brazo, ¿verdá? Luego regresó con el
brujo. Entonces éste lo agarró y lo ensartó en un gancho donde cuelgan
la carne de los becerros; ahí, el hechicero todas las noches le cortaba un
pedazo de carne para cenar él. Y el indio se fue acabando, no podía
hacer nada, sólo preguntaba: “¿Pero por qué me haces esto?”.
Pasado un tiempo, cuando ya sólo quedaba el corazón del indio
colgado del gancho, dijo el hechicero:
–Tú tienes muy buen corazón –porque el indio tenía muy buen
corazón, ¿verdá?–, te voy a dar tu forma normal, pero ya no podrás ser
hombre, te convertiré en un conejo, animal que fue la desgracia tuya.
Y al corazón del indio lo convirtió en conejo, y... siempre que... que
hay alguien que no puede... que tiene hambre y que se pierde, cuando es
un indio, va el conejo y le dice: “Cómeme si quieres”. O sea, el animal
se deja que lo caces para que te lo comas.
(Azael Córtez Dueñas; Linares)

76
Veáse: Amuletos, Cacería, Sol, Venado.

Correcaminos. Veáse: Paisano.

Cosecha. Antaño existieron una serie de ritos unidos al levan-


tamiento de la cosecha. Incluían la primera siega con música
y entrega de las primicias (primeros frutos) a las advocaciones
locales, a la Iglesia. Hasta el presente, en algunas comunidades
las primeras mazorcas de una labor son consideradas objetos
benignos. Se conservan reverencialmente en el hogar, o se
ofrendan al santo patrono.

Para esto se decía una misa que se llamaba Misa de Espigas, concluyendo
con un gran comelitón en plena labor, con elotes cocidos y asados, así como
calabaza tatemada. Como punto relevante de esta buena cosecha era llevar
a la iglesia de Doctor Arroyo, a la virgen de la Purísima Concepción, las
“primicias”, por los primeros frutos de la tierra.
(Varios autores, Tradiciones y costumbres de Nuevo León, 1994, p. 112)

Más antes se usaba que el que levantaba mucha cosecha en la parcela


preparaba los montones de cajas de cerveza, de soda, listones y todo.
Entonces los que iban a pizcar, ¿verdá?, se encontraban con todo eso
en las últimas monas o trincheras del sembradío.
Pero nomás acababan de pizcar la última mazorca y echaban el último
costal, ¡luego, luego agarraban al dueño de la cosecha y lo amarraban!
Lo liaban con un mecate y se ponían por todos lados, luego lo echaban
arriba de la carreta con clarinete y tambora, y la caballada atrás, hasta
dos o trescientos pelados a caballo, con buenas sillas.
(Cecilio Cazanova Iturralde; Hualahuises)

Notamos además que en la puerta de entrada había una mazorca


colgada. Preguntamos el porqué, y se nos contestó que era de una

77
cosecha de larga duración (una vez al año), y que servía como amuleto
para buenas cosechas.
(Yosune Ibarra y Gustavo Herón Pérez Daniel,
“Notas de Campo”, Montemorelos, 13-V-1997).

Véase: Fiesta de los Chicaleros

Coyote (Canis latrans). Animal nativo de Norteamérica cuya


presencia y hábitat se han extendido durante los últimos
siglos. Pocos animales infunden sentimientos tan encontrados
de admiración, odio y respeto como este cánido, que desde
tiempos prehispánicos es prototipo de astucia y maldad. Es
proverbial referir que el coyote es ladino (hábil, burlón) y
matrero (traicionero), y con capacidad de sortear trampas y
emboscadas tendidas por cazadores, o de penetrar en propie-
dades campesinas para llevarse animales domésticos.
Su fama es tal que no son raros los apodos, canciones y
corridos que equiparan ciertas habilidades del hombre a su
figura. Aquí, a semejanza de otras zonas de México, el hijo
más pequeño de una familia es conocido cariñosamente como
“el coyotito”; incluso, su apelativo lo ostentan traficantes de
papelería oficial, droga y seres humanos.
La observación de sus hábitos ha hecho prevalecer ideas
variadas; por ejemplo, su grito es señal de luto y tragedia o
de cambios de clima, especialmente frío. Además, según el
anecdotario local, cuando un coyote no tiene que comer,
tumba los dátiles de las palmas dando vueltas alrededor de
ellas, gritando y cantando “abajo, dátil, abajo, dátil”.
Antes se le perseguía para vender su piel, a la que se
atribuyen la virtud de curar dolencias reumáticas cuando
las personas duermen sobre ella y, en menor medida, algunas
propiedades mágico-religiosas. En este último sentido se
habla de un cinto de piel de coyote que concede valor y

78
fuerza a quien lo elabora y porta, siempre y cuando el animal
sea desollado vivo; o se sabe de una tambora hecha con su
cuero cuyo sonido derriba o hace vibrar objetos y que propicia
hechos de sangre durante las fiestas (Montemorelos-General
Terán-Linares).
Se piensa que es de mala suerte cruzarse con él por el
camino, conservándose la práctica de realizar un nudo en la
camisa o pañuelo para conjurar el mal. En algunas zonas se
refiere que los brujos y diableros se convierten en este animal
para realizar sus actividades. De hecho, en el sur de Nuevo
León (Galeana-Dr. Arroyo-Mier y Noriega) se conserva el
término “coyote-nagual”.
Otros afirman que posee un cabello del diablo o que es
animal del diablo; se refiere también la existencia de un
relicario con pelos de la bestia. Por las calles de nuestras urbes
es común oír que se ofrece en venta la pomada de coyote, “para
todo tipo de males”, y existen versiones de conocida fábula
donde el animal sustituye al lobo (“¡Ahí viene el coyote!”).
Existen comparaciones que poseen su antecedente más
antiguo en los tribeños Coyote, que habitaron la región Noreste,
y la casta colonial resultante de la mezcla de indio y mestizo.

Coyote es un animal que es ladrón. Sí, es muy habilidoso porque él


vive nomás de eso, nomás de andar robando. Por eso les digo que
Dios lo echó al mundo para que se mantuviera de las cosas de otros,
porque ¿pos quién le da de comer? Tiene que robar por eso.
(Juanita Hernández Briceño; Lampazos)

Ta como cuando dicen que... que iban... o sea, se encontraron dos


coyotes, ¿verdá? ¿No han oído esa plática? Se encontraron dos
coyotes entre el monte. Se encontraron dos coyotes entre el monte y se
preguntaron:
–¿Cómo te llamas tú?
–Pos coyote.

79
–¿Y tú?
–¡Pos otro!
–¡Ah chingas!, cómo, si también eres coyote.
–No, yo me llamo otro.
–¿Apuestas a que te llamas coyote?
–¡Apostamos a que no!
–Es más, vámonos por un camino para comprobarlo.
–Pero ¡vete tú adelante!
–Esperamos que pase... que pase alguien... que pase alguien por
el camino, que venga alguien.
Allí iban caminando cuando se les atraviesa una persona y
dice:
–¡Mira un coyote!
Luego, cuando ve al segundo, grita:
–¡Ira, otro!
–No te dije que me llamaba otro –dijo el segundo coyote.
(Juan López García; General Terán)

Oiga, la manteca del coyote era para untarse, la gente de antes tenía
la creencia esa de untarse la manteca de coyote en las piernas. Hay
coyotes muy flacos y hay coyotes muy gordos, entonces cuando mataban
uno, la manteca la freían –como freír grasa de un marranito, ¿verdad?
Por ejemplo, cuando a usted le dolían las piernas, le dolía un brazo o
tenía una reuma, ¿verdad?, se usaba untarse la manteca de coyote. Las
gentes de antes también tenían la creencia de quitarle la piel al coyote.
Sí, le quitaban la piel al animalito. En ese entonces arreglaban el cuero
con cáscara de encino, de un árbol que se llama encino. Lo curtían
como... ¿ha visto usted algunas pieles curtidas, verdad? Bueno, así las
preparaban. Luego las tendían en su cama, en donde usted dormía,
eso era para que se le retirara a usted el reumatismo. Acostado usted
en la piel del coyote se le quitaban esos achaques.
Ese es el fin de ese animalito, la creencia que tenía la gente.
Otra creencia de la gente surgía cuando los coyotes aullaban. Por
ejemplo, aquí todavía, hasta ahorita, hay veces que se oyen aullar,

80
aúllan como aúlla un perro. Sucede ¡hombre! pues que de pronto,
ahí derecho, aúlla un coyote; luego, poco después, aúlla otro pa acá;
y luego a poco otro pa allá. Cuando eso pasa dice uno “se va a venir
el frío”. Si ya se oye gritar uno de esos animales, decimos “se va a
venir el frío” o bien “va a cambiar el tiempo”.
Ellos, los coyotes, son muy ahuichotes, muy sabios. Aunque son
animales... también tienen su manera de avisarse.
(Miguel Escobedo Puga; Iturbide)

Véase: Cacería, Diableros, Lobo, Nagualismo, Perro, Pinacate,


Tamborazo, Zorra.

Cráneo. En algunos ranchos ganaderos es costumbre colocar


cráneos secos de toro o vaca en las cercas y entradas de las
propiedades; asimismo, son señales de orientación campirana.
En la ciudad lo utilizan para decorar hogares y negocios.

La calavera es tradición muy vieja, también decían que la calavera


era de buena suerte; muchos la usan, yo he visto que las usan aquí
las calaveritas chiquitas... Es buena suerte la calaca...
Y la calavera de toro es para identificar y juntar los animales;
por ejemplo, hay gentes muy precavidas como los patrones que ¡si no
nomás ponen una, ponen dos!, una en cada aguja del potrero. Esto
es para identificar, ahí, que allí es rancho ganadero.
Hay veces que en los zaguanes ponen el nombre del rancho y... y
ponen unas calaveras también... de vaca.
(Hipólito Reyna Sánchez; Linares)

El cráneo de toro lo cuelga uno, lo cuelga en el pico de un árbol. Algún


hombre puede decir “voy a poner de seña esto, pa una vez que vuelva,
si no la quitan de aquí, saber que voy bien, que no voy perdido”; así,
son señales que ponen para que no se pierda la gente.
(Juan de la Rosa Sánchez; Linares)

81
Véase: Toro, Perro, León de la sierra.

Cuervo (Corvus corax). A semejanza de otras tradiciones


(escandinava, altaico-siberiana, indígena norteamericana)
este pájaro es considerado mensajero; si grazna frente al
hogar es señal de muerte o malas noticias. En menor medida
anuncia visitas o cartas. Algunos conciben que tiene la virtud
de curar a quienes sufren convulsiones, siempre y cuando
los enfermos coman alimento masticado por el ave. Otros
conservan su denominación náhuatl al referir la existencia
de un cuervo “cascalote”, vocablo que también ostentó una
tribu seminómada del centro oriente de Nuevo León. Existen
relatos en los cuales se explica el origen de su plumaje negro,
y es considerado nagual de brujas.

Después del diluvio Dios mandó varios pájaros a que le llevaran los
ojos de los muertos para comprobar que el mundo se había acabado;
mandó al pauraque y al pitacoche. Ninguno cumplió bien su
encargo. Entonces mandó al chico, que es el zinzontle. Se vino el
chico y regresó diciendo la misma cosa: “No pude traerme los ojos
de los muertos”. Fue cuando mandó a cuervo. Al mandarlo, ése sí
se aventó hasta mero abajo y tironió entre el lodo pa sacar los ojos.
Finalmente los sacó de entre el lodo y se los llevó.
Entonces ya quedó como es el cuervo ahora, ¿verdá?, todo negro.
No, porque eran blancos los cuervos; cuando nacen son blancos.
De esa forma comprobó Dios que el mundo se había acabado,
porque le llevaron los ojos de los muertos que se habían quedado
enterrados cuando el diluvio.
(Hilaria Alemán Ramos; Linares)

El cuervo, ése... Más antes, si usted criaba un cuervo, vamos a


suponer, ése le hacía los mandaos, le llevaba un recado a cualquier
hombre, a cualquier vecino ¡eh!, ¿y cómo sabía él?...

82
Sirve mucho un animalito de ésos, un cuervo; él le podía llevar
los recaos. Le hacía uste un recao a un amigo y le decía al pájaro
“¡ándele! se lo lleva a tal parte”, a cualquier lugar, a una casa, a
la casa fulana. Entonces volaba el cuervo y aventaba el mensaje
allí, en el patio.
Eso me lo platicaba mi abuelito y mucha gente dice que es cierto.
(Juan de la Rosa Sánchez; Linares)

Véase; Agüeros, Bruja, Nagualismo, Paloma, Pauraque,


Petaca, Pitacoche.

Cueva. Las grutas son abundantes en la geografía e imagi-


nación tradicional del noreste mexicano, generalmente
tienen conexión con bandidos, indios, tesoros y el mal.
Cuevas de indios: sitios donde se han encontrado o perduran
rastros de la presencia aborigen, petrograbados, pinturas rupestres,
utensilios. En un plano simbólico los indígenas aparecen para
resguardar la entrada de la cueva, o como simple visión.
Cuevas de tesoros: accidentes del terreno considerados refugios
estratégicos para esconder, encontrar e imaginar tesoros.
Cuevas malignas: a semejanza de otras latitudes, se
vinculan a prácticas brujeriles y al diablo. A veces, nuestras
grutas pueden hablar o abrir y cerrar sus bocas.
Hay familias nuevoleonesas que preservan su devoción a
la Virgen del Chorrito: diminuta imagen de la guadalupana
situada a la entrada de un conjunto de cavernas.

Yo muy seguido sueño sueños pesaos...


Una vez soñé un sueño de una señora dijunta que vino por mí
y me llevó a unas cuevas. No eran minas, eran unas cuevas mucho
muy grandes, muy alumbradas, y veía yo onde íbamos caminando,
¡una chulada, si viera qué hermosura! Nombre ¡qué tiene!, una cosa
chula. Anduvimos mucho por aquellas cuevas viendo, ahí me traía y

83
me traía... hasta que de repente ¡nomás desperté! y se acabó el sueño.
Y así por el estilo... Puro lucerío había adentro, ¡muy bonito,
muy alumbrado!
(Andrés Esquivel Vázques; Vallecillo)

Aquí era poblado de indios, inclusive hay unas cuevas muy bonitas
que... ¿Pero quién puede llegar allí? Están por detrás de esta Sierra
Borrada, por allá están.
Platican que son unas cuevas muy bonitas, una cueva que es
como... pues como de pura piedra laja, ¿verdá?, pura laja, pura
laja, y tiene unas pinturas muy hermosas, ¿que qué siglos tendrán?
Fíjate que esas pinturas son desde los tiempos indios.
Mi papá nos contaba que allí iban varios sacerdotes ofreciendo no
se sabe a qué astro o a qué... Cree él que eran sacerdotes porque traían
vestimentas de sacerdote y capas grandes, serían reyes o algo así.
Decía que todas las pinturas estaban como “caminando”,
dirigiéndose a un solo lugar, ¡y qué pinturas!, con qué serían... con
qué estarían hechas las pinturas que nunca se habían borrado.
(Guadalupe Llerena viuda de Sánchez; Rayones)

Véase: Agapito Treviño, Bandidos, Indios, Pedro José,


Tesoros, Virgen del Chorrito.

Culebra de agua. Véase: Serpiente de agua

Culebrilla. Metáfora del relámpago o del rayo en algunos


lugares.

Véase: Rayo.

Curandero, a. Persona que ejerce prácticas terapéuticas y


rituales. Antítesis de la bruja, a la curandera se le identifica

84
con la realización del bien: la magia blanca. Sus tareas
incluyen desde sanar enfermos y encontrar cosas perdidas,
hasta invocar espíritus y ver el futuro. Fundamenta sus
remedios en la medicina tradicional, recetando tés, infusiones,
sahumerios, chiqueadores. La aplicación de estos elementos
naturales suele estar vinculada a una serie de ritos: invocación
de espíritus, prohibiciones, alabanzas, rezos y la extracción
de objetos extraños del cuerpo del paciente.
Un curandero que ha trascendido es el Niño Fidencio
(José Fidencio Síntora; Acámbaro, Guanajuato, 1898-Mina,
N. L., 1938). Éste se ha transformado en figura central de un
culto que sintetiza costumbres y creencias de la herbolaria,
el catolicismo popular y el espiritismo.

Una vez se supo de un señor que ya tenía mucho tiempo de estar


enfermo, a quien llevaron con un hombre de ésos, curanderos; allí lo
arroparon con una cobija y el curandero pidió que le dieran unos chiles
de color, de esos secos. Luego prendió los chiles en un bote e hizo un
humaredón... ¡Mató a aquel pobre señor! Lo ahogó con el humo.
(Cornelio Sánchez López; Lampazos)

Eran buenas las curanderas, pues curaban a la gente; ahora hay


doctores y evitan que anden tomando hierbas, pero pos por tal de
hacer negocio con los centavos (...)
Los curanderos todavía existen; cuando dicen “no, éste está
desahuciado por los médicos”, cuando una persona está desahuciada
por los médicos la gente dice “vamos a ver un curandero”, y el
curandero dice “no, lo tienen embrujado”.
(Indalecio Torres Sustaita e Isidro Bravo González; Iturbide)

Para donde me iba a curar eran puros rateros, rateros los curanderos,
rateros los curanderos y... pues se acabó todo aquello, se acabó la
fortuna y se acabó la enfermedad.
No crea que son mentiras, todos me conocen, soy nativo de aquí y

85
ya le digo, tenía mil 200 cabras, bien seleccionados, bien cruzaditas...
Tenía una oportunidad y me ganaba unos centavitos, había una
producción de temporadas en que vendía yo 700 o 400 cabritos, con
una producción de 200 o 300 pesos mensuales de queso. Se acabó
todo aquello y se acabó la enfermedad.
(Señora; Mier y Noriega)

En algunos lugares el culto [al Niño Fidencio] se ha modificado,


hay grupos en la ciudad de Monterrey y de otros estados, que han
incorporado a su práctica curativa otros espíritus, por ejemplo a
héroes de la historia regional como Pancho Villa, Emiliano Zapata o
el doctor Eleuterio González “Gonzalitos”; a personajes famosos como
Sor Juana Inés de la Cruz; a santos católicos como San Martín de
Porres, Manuelito de Atocha, Jesusito o Ramoncito. (...)
Los curanderos o médiums fidencistas obtienen un conocimiento
empírico, transmitido en forma oral de los recursos naturales como
son plantas, minerales y animales, así como su forma de empleo.
Entre los fidencistas los rituales como “la barrida o limpia” y
los amuletos protectores son muy populares. A esta magia popular
se han agregado talismanes, polvos, baños, sahumerios, veladoras,
oraciones, imágenes de otros cultos como los de Pedrito Jaramillo, un
famoso curandero de los Olmos, Texas.
(Olimpia Farfán, El Fidencismo: la curación espiritista, pp. 29, 35)

Véase: Bruja, Canibalismo, Ceniza, Chile del monte, Doce


Verdades del Mundo, Espíritus, Espíritu de Pancho Villa,
Magia, Mal de espanto, Mal de ojo, Santa Muerte, Petaca.

86
Ch

Chango. La imagen del chango, mono o gorila, aparece de


variadas formas. Su encuentro y visión nocturna están relacio-
nadas con el diablo. Algunas madres campesinas atemorizan
a los niños con la idea de que se los va a llevar el chango,
incluso hay quienes evocan la existencia del primate en algún
rincón del cerro de La Silla o en parajes de General Terán.
En Linares y el sur de Nuevo León se recuerdan personas
“encartadas” de chango: descendientes de cruzas entre huma-
nos y la bestia; en este último caso, nos encontraríamos ante
el recuerdo de mestizaje con individuos cuyo fenotipo era
marcadamente afromestizo, o de cierta etnia aborigen (Nuevo
León contó, durante la época colonial, con un importante
componente poblacional negroide, y en el sur del mismo
habitó una tribu de indios “negritos”).
Chango es también un vocablo para denominar al viejo
de la danza de matachines, y en el sur del estado se recopiló
cierta referencia a un “chango-gorila” que produce los
truenos.

87
Las magias de las brujas las sacan de libros, esos libros de magias
traen todo, todo traen; yo una vez estaba leyendo uno ¡de esos libros
de magia!, pero no tuve valor de hacer las cosas que ahí venían. Ahí
decía, por ejemplo, que un huevo de gallina ¡pero de una gallina
negra! –¡hasta las patas debe de tener negras!–, se enterraba en un
estiércol de caballo, o sea, en un montón de cirre de caballo. Ese
huevo, ya enterrado, debía ir usted a regarlo todas las noches a las
doce de la noche. Haciendo eso, a los 21 días sale un changuito,
así, un changuito, como un chango, igual. Sale un changuito y
habla, dice:
–Qué desea de mí, dígame qué es lo que desea.
Entonces ya responde uno:
–Pos yo quiero tener bastante suerte, quiero ser poderoso.
–Pues dime en qué forma quieres tener suerte y ser poderoso
–pregunta el chango.
Y ya vuelve a contestar uno, ¿verdá?:
–Yo quiero ganar dinero en la carreras o en la jugada de ba-
raja.
–No, pues está bueno.
Y se dicen unos cuantos rezos, se dicen unos cuantos rezos pa que
se aparezca aquel, aquel animalito. Nomás se aparece y luego, luego
le dice a usted, le habla él:
–¿Qué desea?
–No pos esto y lo otro, o esto y lo otro –dice uno.
–Ta bueno –dice el changuito.
Y está arreglado todo.
Eso era lo que hizo un amigo de mi papá, don Sigifredo
Espinoza, él hizo el changuito ese. Llegaba a una jugada de
baraja, llegaban papá y el hombre ese, y le decía el segundo:
“Nomás a la carta que le vaya yo apuéstale tú también, y échale
lo que quieras”. Y no perdían ¡para nada! Toda la suerte se
venía con ellos. Porque ahí se le aparecía el changuito, y nomás
don Sigifredo lo veía. Le decía a papá: “Échale estos dineros al
rey de copas, apuéstale lo que quieras”.

88
Ese monito es esclavo de uno y no crece, está en un solo punto; es
un animalito chiquito, así, cabe en la palma de la mano. Ése no se
muere, es espíritu, es un espíritu.
(Hipólito Reyna Sánchez; Linares)

¿Manuela la pamorana?, era de más antes esa mujer, india legítima,


yo creo. Pero era negrita, negrita, y tu abuelo también era negrito,
negrito. Más antes había mucha gente así, pero ya después se fue
mezclando y mezclando...
Esos estaban negritos porque eran indios legítimos. Allá, en el
ejido, por eso le pusieron el Cerro Prieto, porque más antes había
mucha gente prieta. Había unos señores bien feos, que serían
“encartados” [cruzados] de chango; yo conocí a dos de esos
señores, tenían las narizonas de este tamaño, anchas y abiertas,
bien feos. Estaban chatos de la cara, ¡cosa horrible!, y la boca así,
grande y salida.
Dicen que ésos eran encartados de mono, de mono chango, de los
de más antes.
Digo yo que ¡pos no habría mucha gente!, yo creo que los changos
bajaban del cerro y engendraban, ahí, con las... con las mujeres,
luego salían los hombres bien feos; a dos conocí yo, eran... eran tíos
de Hilario Martínez.
¡Pero cosa horrible!, eran dos señores los que conocí, nomás los
miraba uno y le daban miedo, le daban miedo.
Sí, le decían Cerro Prieto ¡pos porque había mucha gente prieta!
(Rosa Pequeño Delgado; Linares)

Chicaleros. Denominación de los danzantes enmascarados,


“viejos”, “judíos”, “diablos” o “chamucos” que en algunas co-
munidades del sur de Nuevo León realizan una fiesta ritual
durante la Semana Santa.

Véase: Fiesta de los Chicaleros.

89
Chichimecas. Vocablo despectivo que usaban los aztecas y los
colonos sedentarios (españoles, mestizos) para denominar
a los aborígenes que habitaron el actual norte de México;
el significado de la palabra suele traducirse como “hijos
de los perros” o “chupadores de sangre”. Los chichimecas
eran cazadores-recolectores nómadas o seminómadas,
conocedores profundos de la naturaleza y sin jerarquización
sociopolítica y religiosa importante. Sus tribus o federaciones
más importantes fueron los Zacatecos, los Huachichiles, los
Coahuiltecos, los Pames y los Tamaulipecos.
El nombre suele usarse de manera peyorativa, como
sinónimo de gente salvaje o rústica; en mucho menor grado
se usa una abreviatura del mismo, “Meco”, para referirse a
la gente en general; por ejemplo, el más famoso grupo de
tamborazo linarense es conocido todavía en las rancherías
como Los Chichimecas de San Julián.

No parece ser un caso aislado en el mundo, cabe decirlo. Hace


unos cuantos días, en Colonia, Alemania, así como en Londres,
grupos análogos a los chichimecas que se apoderaron de la UNAM,
organizaron simultáneamente una gran marcha anticapitalista. El
objetivo: acabar en el acto con el capitalismo.
(Víctor Kerbert, “La raza sin espíritu”, en: El Norte, Mty. 24-VI-1999, p. 6)

Véase: Cócono, Coyote, Cuajuco, Cuervo, Cueva, Hormigas,


Hualahuises, Indios, Pauraque, Pedro José, Piedras, Rayados,
Trueno, Venado, Virgen del Chorrito.

Chile del monte (Capsicum annuum). Condimento típico


recolectado por temporadas para el autoconsumo y la
comercialización. La gente del campo asegura que no
se puede sembrar, y es utilizado por curanderas; éstas

90
realizan sahumerios con sus plantas y los aplican a personas
embrujadas. Las brujas pueden ser invocadas si se les ofrece
este producto con sal.

Hay brujas buenas, que se dedican a hacer el bien, deshaciendo los


hechizos y devolviendo la salud a los que tienen el mal compuesto.
Unas las curan con ahumazos de chilpiquín y hierbas aromáticas,
mientras rezan ciertas oraciones en voz ininteligible.
(Manuel Neira Barragán, La medicina popular y la brujería
en Nuevo León y Coahuila durante los siglos XVIII y XIX, p. 18)

O sea... aquí se acostumbra que hay una frase que le dicen a las
lechuzas que son gentes, transformadas en gente; les dices “mañana
vienes por... mañana vienes por sal y chile”, o algo así.
Sí, entonces... entonces esa persona... esa persona en la mañana
¡lógico que viene y te pide eso!, te pide chile o te pide sal, o te pide
otra cosa que no sea eso. Pero viene y te pide algo.
(Gloria Esthela Ruiz Herrera; Parás)

Véase: Bruja, Curandero.

Chimole. Palabra usada en la región para denominar los preparativos


de una fiesta de rancho, especialmente la elaboración de los
alimentos; es de por sí una celebración previa e incluye música en
vivo. Deriva del vocablo náhuatl chimoli: salsa de chile.

No pos chimole significa... chimole son los que la hacen... chimole


son los que lo hacen, los que van a hacer el chimole... Es cuando se
hace una comida para una fiesta, entre muchas mujeres, ¿verdá?,
cuando se hace una comida entre muchas mujeres para... pos vamos
a decir para “x” fiesta.
(Juan López García; General Terán)

91
Viene siendo lo que preparan, toda la comida hecha para otro día.
Entonces se iba uno ¡pos dizque al chimol!, ahí platicaba uno con
los muchachos, moliendo, haciendo tortillas, cociendo carne; bueno,
de todo se hace en él. No dormíamos en toda la noche, el viernes en la
noche, pero entonces en la madrugada, cuando ya iba a amanecer,
dejábamos el molino y se arrancaba uno a bailar con la tambora y
el clarinete.
(Modesta Murillo Rodríguez; Linares)

Chupacabras. Ser imaginario que durante finales de la década


de los noventa (1996-1998) asoló regiones de América central
y Norteamérica. Lo describen como un ser alado y humanoide
que ataca animales de corral, succionándoles la sangre.
Aquí, al igual que en otras partes, la idea del monstruo se
construye a partir de historias tradicionales sobre espantos o
bestias desconocidas, los ataques de depredadores (pumas,
coyotes, comadrejas) a ciertos animales de granja, y de los
informes sobre el ente aparecidos en los medios masivos de
comunicación.
A pesar de que los ataques de animales salvajes son
relativamente comunes en el campo, y de que la sequía
impulsa a beber la sangre de las presas, el chupacabras
acentuó miedos, generó alarma y hasta movilizó a las
autoridades. En los municipios de Salinas Victoria y Cadereyta
Jiménez lo balacearon; en Villa de García, agentes judiciales
de un grupo especial (tipo comando) lo emboscaron en
una cueva; mientras que en el sur, una variante reciente del
mismo (1998), bautizado por la prensa como “El Monstruo de
Galeana”, generó desasosiego en las comunidades y movilizó
a una partida de soldados. Gallinas, chivos, borregos, cerdos,
perros y vacas fueron sus víctimas a lo largo y ancho de la
entidad.

92
Iban en el carro compacto que era un jeep, es un jeep, y llevan unos
focos para aluzar; y dicen que antes de... dos ¡Nombre! No le miento,
veinte minutos antes de llegar a Saltillo vieron algo que iba adelante
de ellos ¡volando!, en el jeep. Entonces estos chavos aluzan a esa cosa
que iba volando y era un pájaro enorme...
Por las características y por la película tenía luz propia –el pájaro–,
emitía una luz del techo y las alas eran de un gris plata. Entonces dicen
que tenía características... No le lograron ver la cara, pero en la película
sale perfectamente el cuerpo, y dicen que tiene las características del
famoso chupacabras, ¿verdad? Entonces, ahorita siguen investigando.
Pero dicen que llegó un momento en que... rebasaron una camioneta
ellos y la camioneta se orilló, o sea, se asustaron mucho y dicen que
al quererse salir ellos también de la carretera (porque la película ya se
había terminado), para orillarse y regresarse para Monterrey, ¡el pájaro
se regresa!, se regresa y los empieza a seguir.
¡Eh!, obviamente ¡pos! somos humanos, ¿verdá?, y aunque ellos
se dediquen a investigar pos sí les entró, pues ¡pavor, pánico!, porque
esta cosa venía pegada a ellos por sobre la ventana del conductor y...
y no le lograban ver la cara; era un... un animal enorme del tamaño
prácticamente de una avestruz.
(Señora; Monterrey)

Cuando en la ciudad de Monterrey se difundió la noticia de que el


chupacabras vivía en la Cueva de la Boca, Nuevo León, la multitud enar-
decida quiso prenderle fuego, pero fue detenida por una valla de niños.
Eran los alumnos de la escuela Francisco Cirilo, de Villa de
Santiago, quienes a unos cuantos meses de haber iniciado un taller
con especialistas ambientales habían tomado una decisión: ellos
mismos se encargarían de impedir que se les hiciera daño a los
murciélagos de la zona.
(Rosario Manzanos, “Los niños,
promotores de la salvación de los murciélagos,
según un programa México-Estados Unidos”, en Proceso 1180, p. 64)

93
Véase: Espantos, Cacería, Pantera.

Chuparrosa (Lampornis Clemenciae). Denominación del


colibrí; se utiliza seca y en polvo como amuleto para el
amor.

Animales de buena suerte: la chuparrosa. Ese pajarito decían quesque


era de muy buena suerte, ¡ah, cómo matábamos chuparrosas nosotros!
Pescábamos animalitos de ésos en las matas pa la buena suerte.
Las guardábamos y las disecábamos, las disecábamos bien, bien;
luego las traíamos, así, en una cajita, o cuando salía uno, ¡era la
buena suerte!
Cuando las matábamos las abríamos y les echábamos pajita o
aserrín, y quedaban como si fueran vivas, bien curiosas, las ponía
uno así de adorno.
Espiábamos las chuparrosas y allá cada cuando... allá de lejos en
lejos, pescábamos una. Son bien vivas, pero eran buena suerte.
(Esther García Vázquez; Linares)

94
D

Desobedientes. Hijos que por no respetar a sus padres o


transgredir una costumbre reciben un castigo ejemplar. Entre
los casos más representativos se encuentran los enterrados y
las mujeres convertidas en sirena. Se refieren para atemorizar
o prevenir a quienes no acatan la autoridad familiar.

Bueno, una mujer se estaba peinando y le dijo la mamá que fuera a


peinarla a ella, pero como la hija no quería, le contestó: “¡Ay mamá,
cómo friega usted!”.
Como quiera al fin agarró el peine y se puso a peinar a su madre,
pero le dio un estirón muy fuerte y se quedó pegada. Entonces se las
comió la tierra, se las comió a las dos (a la mamá también). Platican
que se veía que estaban así, engarruñadas.
(Concepción Maldonado Guerrero; Hualahuises)

Según esto, alguien le había faltado el respeto a la mamá, por ahí


viene la historia. Parece que después de un regaño le contestó a su
madre, pero ésta, al irse, le dijo:

95
–¡Te va a salir el diablo!
–¡Que me salga! –exclamó el hijo desafiante– ¡yo me chingo
[peleo] con él!
Y en la noche llegó –cuentan– bien rasguñado, se encontró con
el diablo y le tiraba machetazos, le tiraba, pero ¿a quién le pegaba?
A nadie, y de allá pa acá no fallaban.
(Juan López García; General Terán)

Véase: Enterrados, Espantos, Sirena.

Diableros. Personajes burlescos y desafiantes que parecen ser


comunes en diversas regiones de América. Poseen la habilidad
de mantenerse sin trabajar, hacer que una osamenta de toro
se levante y “camine”, pueden estar en dos sitios a la vez,
tornarse invisibles, manipular el fuego, matar a distancia
con diversos trucos, dominar el ganado trazando círculos
en la tierra, servirse de fetiches como monitos de tela que les
cumplen sus deseos, y transfigurarse en animales (cócono,
coyote, venado). Cambian la textura de ciertos objetos para
su beneficio: cabrestos en víboras, hojas de árboles y guijarros
en dinero.
Son respetados por su experiencia y de algunos se
rumora que tienen pacto con el diablo, sin embargo, no se
les considera malignos porque pueden desafiar o derrotar
al ángel caído.
Suelen morir de manera accidental o en medio de un
gran dolor.

–¿Qué tan malo será el cristiano ese? A lo mejor son puros cuentos
los milagros que le cuelgan.
–Qué cristiano ha de ser, si dicen qu’es diablero. Aseguran qu’el
“malo” lo protege y un siñor qui aqui estuvo nos platicó que dizque
trai una estampa del mesmo Satanás, grande, grande, ansí como

96
d’este tamaño –y dejando de moler hacía el ademán con ambas manos
para indicar el tamaño de poco más de un palmo–, es de fierro y
cuando lo persiguen se la pone en el pecho y dizque no lo devisan
los rurales.
(José Lobatón, El Gringo, p. 148)

Decía mi padre que en una ocasión se fueron a tallar lechuguilla, allá


en la sierra (vivía en Cerros Blancos, aquí cerquita del ranchito), y
encontraron unos huesos de animal tirados, ante los cuales comentó
un señor:
–Si ese torito se levantara yo lo toreaba.
Y contestó otra persona:
–¿De veras lo toreabas?
–¡Sí lo toreo!
Y andaba con la oaxaca [cesto de ixtle] cargada y la mula,
pero así, de repente, fue a dar el viejo a donde estaban los huesos,
diciendo: “¡Levántate torito, levántate!”.
Y empezó a juntar los huesos, juntó la cabezota, asina, con el resto
de la osamenta, ¡y que se va dando la parada un torón negro!
(Heriberto Estrada Rodríguez; Mier y Noriega)

Ese que se la hizo fue un tío de papá, el mismo que le hizo la del
coyote...
O sea que llegaron a un arroyo, a un río, ¿verdad?, para bañarse,
y ya sabían que venía el tío, venía el viejillo diablero, ¿verdá?, allá
por el barranco, y comentaron
–¡Ahí viene el viejillo! ¡Háblenle para que nos haga una
broma!
Entonces, cuando llegó le dijeron:
–¡Eh, eh, viejo diablero chingao, a ver qué... a ver haga algo
aquí!
–A ver, voltéense todos pa allá –les ordenó.
Y ya todos le dieron la espalda unos momentos, unos entre el agua
y otros acá, en la orilla. Luego les gritó:

97
–¡Ahora sí volteen!
–¡Nombre –cuenta papá– estaba un... pero coyotote atrás de
nosotros! y... chingue su... ¡Todos nos metimos más pa dentro del
agua! ¡Pero coyote! –dice.
El viejito no estaba ya, y en su lugar estaba un coyote, ¡pero coyote!
sentado atrás de ellos.
Esa la platicaba papá y ¡pos ni modo de decir que no era una
historia cierta!
(Juan López García; General Terán)

Véase: Coyote, Cócono, Diablo, Nagualismo, Libros de magia,


Magia, Doce Verdades del Mundo, Monitos, Venado.

Diablo. Las creencias en torno a la existencia del diablo son


amplias; son coincidentes aquellas donde toma apariencia de
remolino de viento y de animales. De estos últimos, los más
comunes son el perro negro, el burro, el caballo negro, el
toro, el venado, el gato, el chango y el marrano. También se
presenta en figura de niño parlante y con colmillos, como un
ser indefinido de ojos brillosos, un caballero elegantemente
vestido e, incluso, “en cualquier forma”.
Lugares propicios para su invocación y aparición son el
monte cerrado, el cruce de caminos, las tragedias, el baile de
brujas y la cueva. Pocos seres tienen tantas denominaciones,
ya que se le conoce como “demonio”, “maligno”, “chamuco”,
“Satanás”, “malhora” o “mala hora”, “cosa mala”, “espíritu
del mal”, “el colorado”, “pingo”, “cuco”, “ángel caído”.
Igualmente se le asocia a un ánima, “Santa Tais del Monte”,
que se invoca para encontrar animales perdidos.
Es posible escuchar menciones acerca de su firma en la
piel de personas condenadas y en libros de magia negra.
Perviven cuentos de muchachas casadas con él y de músicos

98
que lo acompañaron a fiestas, así como relatos que explican
por qué ya no existe.
Entre los amuletos contra su fuerza suelen encontrarse
objetos como las cruces hechas de palma bendita y otros
símbolos católicos. Antes, la sola mención de su nombre
propiciaba temor de su presencia; actualmente es personaje
común en los chistes.

Decían que se aparecía muchas veces en forma de cristiano... pero era


plática, también en forma de animal se podrá aparecer, ¿verdad?,
pero no, no era una creencia muy formal, no... Afirmaban que se
podía aparecer en forma de un animal como el perro, y pos en el
animal más malo que pueda haber: en el gato.
(Manuela García de Flores; Melchor Ocampo)

Sí, habían gentes que hacían pactos. Tenían valor y hacían pacto,
había muchos que hacían pactos... Pero ahora dicen que al condenado
diablo le hablan y le hablan y ¡no sale! Platican que hay muchos que
le hablan en un cruce de tres caminos, ¡pero ya no sale!
Oyes, y de eso platican un chiste, que andaban unos güercos bien
méndigos en el río bañándose cuando dijo el diablo: “Voy a darles un susto
a estos cabrones yo”. Y se apareció en forma de un burro, por lo que gritaron
todos: “¡Miren un burro, a montarle!”. Y le brincó un niño, le brincó otro y...
entre más lo montaban el burro se iba haciendo más grande y más grande,
pero los cabrones, luego que ya se subieron todos, dijeron:
–¡Oye! ¿¡Qué pasó con este burro, por qué va tan grande!? ¡Híjole! –
dijo el que iba montado al último– no tiene... vamos a hacerle cola al burro
porque no tiene agujero... ¡traigan una lezna!
–¡Nombre! –brincó el diablo.
Luego dijo:
–¡Si no me voy me agujeran!...
Resultó que los güercos eran más diablos que el diablo. Desde
entonces dicen que no hay diablo.
(Guadalupe Sepúlveda; Hualahuises)

99
Véase: Baraja, Bruja, Brujas-bailes, Caballo, Cabresto,
Ceniza, Coyote, Diableros, Espantos, Gato, Libros de magia,
Magia, Mala hora, Remolino de viento, Sol, Toro, Tecolote,
Venado.

Doce Verdades del Mundo. Esta denominación recibe una


plegaria cuya fuerza mágica es utilizada para beneficios
y maleficios. Se debe rezar al derecho y al revés sin
interrupción, al mismo tiempo que se realiza una serie de
nudos en un cordel (u objeto semejante). Permite, entre
otras cosas, protegerse de peligros inminentes, estar en dos
lugares al mismo tiempo y bajar brujas que surcan el cielo
en forma de ave.
Algunos advierten sobre su peligrosidad, pues suele
trascender las buenas intenciones; deseando realizar con
ellas un bien puede suscitarse un mal, y una vez iniciado
éste, “anudan” progresivamente a quien las sabe. En este
último sentido las Doce Verdades del Mundo son una carga
infausta que provoca muertes y una larga agonía.

Las Doce Verdades del Mundo decidme una: “Uno es un solo Dios
verdadero que vive y reina y reinará para siempre jamás”. Luego se
dice: “Hermano bueno, las Doce verdades del Mundo decidme dos:
dos son las dos tablas de Moisés, uno es un solo Dios verdadero que
vive y reina y reinará para siempre jamás amén”; y se continúa:
“Hermano bueno, las Doce Verdades del Mundo decidme tres: tres
son los tres candelabros, dos son las dos tablas de Moisés, uno es un
solo Dios verdadero que vive y reina y reinará para siempre jamás”.
Así, sucesivamente se van contando hasta la doceava.
(Esther García Vázquez; Linares)

No te las puedo decir porque no son como el conocimiento de los libros


que está escrito y se aprende leyendo; tú, cuando ya no quieres saber

100
nada de estudios nomás dejas el libro y ya, pero las Doce Verdades
del Mundo se quedan en la mente y no te las puedes quitar.
Sirven para muchas cosas; por ejemplo, una vez tuve un pleito
con una persona de aquí que me amenazó de muerte. Días después
de esa amenaza me fui a México a dejar un ganado y varios me
vieron cuando subí al tren con otros vaqueros. Sucedió entonces que
durante ese tiempo que estuve fuera mataron una noche a mi rival,
y su esposa, que fue testiga de la muerte, denunció que uno de los
atacantes había sido yo, a los otros dos asesinos dijo no conocerlos,
nomás a mí. Hasta el día de la muerte de esa señora ella gritó y juró
que yo había matado a ese hombre, y yo estaba en México.
(Señor; General Terán)

4. Decid la cuarta. R. Los Santos Cuatro Evangelios. 5. Decid la cinco.


R. Las cinco llagas que quedaron en el sagrado cuerpo de nuestro señor
Jesucristo. 6. Decid la seis. R. Los seis candelabros que arden en el altar
al celebrar la misa mayor. 7. Decid la siete. R. La séptima son las siete
palabras que dijo Jesucristo en el madero de la cruz. 8. Decid la ocho.
R. Las ocho angustias. 9. Decid la nueve. R. Los nueve meses que
María Santísima trajo a Jesucristo en su purísimo vientre. 10. Decid
la diez. R. Los diez mandamientos. 11. Decid la once. R. Las once
mil vírgenes que asisten al trono de la Beatísima trinidad. 12 Decid
la doce. R. Los doce apóstoles que acompañan a Jesucristo desde su
predicación hasta su muerte de cruz en el calvario.
Esto era para ahuyentar a las brujas, contaban que al decir cada
verdad hacían un nudo en un mecate...
(María Eugenia viuda de Ibarra, Escobedo, citada en:
Morales Mata, Luis Armando, Mitos y leyendas)

Véase: Bruja, Diableros, Lechuza, Oraciones, Petaca.

Duendes. Se les identifica con gente pequeña que representa


a niños muertos sin bautizar o “niños del limbo”. Trafican,

101
trabajan y hacen travesuras en las hogares durante las noches,
desde limpiar las cocinas y barrer, hasta cambiar los objetos de
su sitio y atar las cintas de los zapatos. Los rumores sobre sus
correrías se extienden a nuestras urbes, donde lo mismo se
les ubica en el corazón de fábricas que en la lírica y creencias
de grupos rockeros. Son una figura efectiva para asustar o
con la cual se identifica a los niños traviesos.

Pos allá dicen que los duendes que se... que se levantaban a media
noche y hacían la lumbre en la chimenea, ponían el café y dejaban
todo limpio en algunas cocinas los duendes; que traficaban, y ya
pa cuando se levantaba la gente estaba todo bien hecho, y eran los
duendes.
(Rafaela Bravo Martínez; Hualahuises)

Yo no lo vi, pero nos platicaron...


Vivieron en el rancho La Anacua y decían que allí había duendes.
Platicaban mi papá, ¿verdá?, y mis tíos, que había duendes... Que
ellos se salían y dejaban, por ejemplo, los frijoles en la lumbre ¡y los
duendes le atizaban la lumbre! Ellos les prendían la lumbre... le
echaban agua.
Total, contaban que no los dejaban dormir, no los dejaban
descansar porque ¡hasta les hablaban! También platicaban que
ya cansados una vez se iban a cambiar de ahí (porque ya no los
soportaban), se iban a cambiar de ahí para otra parte, ya llevaban
todas sus cosas, pero se les había olvidado la escoba, entonces dicen
que iban muy lejos con la mudanza cuando se acordaron:
–Oye ¡pos se nos olvidó la escoba!
Y que gritaron atrás los duendes:
–¡Aquí la llevamos!
Los iban acompañando.
(María del Refugio Pequeño; Hualahuises)

102
E

Eclipse. Interposición de astros a la cual se atribuye influencia


negativa. Se busca revertir esta fuerza nefasta de varias
maneras; por ejemplo, su posible efecto durante la gestación
hace que las mujeres embarazadas porten un pedazo de metal
en el vientre. De forma semejante, en las parcelas utilizan
botellas de vidrio o trozos de tela roja para evitar la pérdida
prematura de los frutos.
Además, hombres y mujeres evocan que los eclipses son
pleitos de la Luna o el Sol con la Tierra.

Platicaban que el eclipse de Sol es un pleito con la Tierra. El Sol y


la Tierra pelean y la Tierra cubre al Sol y lo tapa; le gana en ese
momento. Por eso la Tierra tapa al Sol; lo tapa, lo cubre...
El Sol no ha podido con la Tierra y ni podrá, aunque sea muy
poderoso, por eso cuando pelea con la Tierra la tapa nomás por un
rato; y el eclipse de Luna también es pleito con la Tierra: la Luna y
la Tierra. Pero como no le han podido ganar a la Tierra...
La Tierra es muy poderosa por muchas cosas, por ejemplo en

103
cosechas y todo lo que se da, ¡todo!. Por eso es más poderosa la
Tierra... porque el Sol no le da a usted lo que le da la tierra. El Sol
le da calor nomás y luz, y la Tierra le da mucho producto y vida.
Le da provisión para que se... y la Luna pos nomás porque le da
luz en la noche.
(Félix Flores Peña; Villa de Santiago)

Como ahora... hace poco que el eclipse se comió la Luna, ¿verdá?


¿Fue el Sol o fue quién el que se la comió? ¿Sería el Sol o fue la Tierra
la que se comió a la Luna? porque quedó nublado (...)
Se me hace que fue la Tierra que tapó... porque fue como a la una
de la madrugada; sí, fue de noche, entonces no pudo ser el Sol, fue la
Tierra que tapó a la Luna, fueron la Tierra y la Luna. A nosotros
nos tocó verlo, andábamos precisamente en Leones, en el ejido Leones,
allá nos tocó de casualidad; estuvimos un rato, así, viendo el eclipse,
hasta que nos dio mucho sueño y ya nos dormimos.
(María Maldonado Yánez; Linares)

Mire, el eclipse es muy sencillo, si usted tá en estado [embarazada],


para que no salga cucha [chueca] la criatura y mocha de un brazo,
mal de un pie o engarruñao, se cuelga una llavita en la cintura...
por dentro de su vestido, es muy bueno eso...
Al maíz también le hace daño, lo eclipsa, pero yo pongo botellas
alrededor de la huerta de sandía y no se eclipsa... pongo botellas para
que no se caiga la... pa el eclipse... pa que no se seque la huerta.
(Juan de la Rosa; Linares)

Embrujamientos. Secuelas de las prácticas hechas por


las brujas sobre alguna persona o sobre los bienes que a
ésta pertenecen. Se realizan mediante ritos en los que se
emplean partes del cuerpo, objetos personales, elementos
del medio ambiente y/o escatológicos: cabellos, huesos de
muerto, tierra de panteón, excrementos; animales negros,

104
sapos, camaleones, caramuelas, campamochas; fetiches de
cera, madera, lodo y tela; dibujos clavados con alfileres,
fotografías, prendas de vestir; espinas. Es general el temor,
ya que se sabe son aplicados a través de bebidas y alimentos
con el fin de unir o separar parejas, enloquecer personas
y/o emplazarlas.

Se oían pláticas de que la bruja se iba en la noche al panteón a sacar


tierra para poner un mal, para poner un mal a una persona; por
decir, si uno de nosotros le tenía mala voluntad a alguien, iba con
la bruja y le ponía el mal a la persona que uno quisiera.
Sí se oían esas cosas, pero, o sea, aquí no había eso...
(Manuela García de Flores; Melchor Ocampo)

Yo he oído de muchas gentes que van a los panteones, o los han visto
que van y no sabemos a qué. Son gentes creyentes en hacer cosas malas
y van a traer cosas para hacer maldades. Les valdrá o no, quién
sabe. Pero dicen, platican de eso, quién sabe.
(Jacinta Hernández Prieto; Linares)

Véase: Brujos, Curandero, Chile del monte, Emplazamiento,


Enyerbado, Monitos, Santa Muerte, Petaca.

Emparedados. Individuos que por diversos motivos


eran colocados entre la paredes o cimientos de grandes
construcciones: casas viejas, puentes, muros de presas, iglesias.
En Monterrey, se cuenta que algunas mujeres de la clase social
alta eran emparedadas vivas entre los muros de las casas si
se embarazaban antes del matrimonio o cometían adulterio.
Por otra parte, en el área rural es común la creencia de que
se colocan niños en las murallas de las presas para darles
solidez, o como una forma de encerrar sus espíritus; dichos

105
espíritus se encargan de prevenir, mediante gritos, cuando
hay peligro de desborde o fisuras en las construcciones. Estas
últimas creencias se han registrado lo mismo en el sur (Mier
y Noriega) que en el norte (Lampazos), así como en el área
de montaña (Galeana y Rayones); incluso hay narraciones
de Linares y de la Villa de Santiago que las atestiguan como
prácticas reales, concretamente, en las presas Cerro Prieto
y La Boca.

Luego dice sí, eso de las mujeres empared... empareda... ¿qué están en
las paredes? Emparedadas, sí; Yolanda me dijo de esto y otras personas
también, que aquí pasaba mucho eso, que ponían a las mujeres en las
paredes, vivas... Dice sí, pos incluso, cuando ya no querían batallar
con ellas lo que hacían (porque estaban ellas en las casas) era que las
encerraban, les tapaban las salidas, ahí las entumbaban...
Okey ¡más!... Entonces seguimos plática, plática, plática, plática,
plática y plática, okey... Entonces volvimos a hablar de las mujeres en
las paredes... porque yo le dije a ella que Ofelia Sepúlveda... Bueno,
esta Ofelia fue directora de una escuela de mujercitas enseguida de
la catedral por 25 años (apenas se jubiló hace tres o cuatro años); es
uno de esos edificios del centro... y el dueño de ese edificio ahora es
el hijo de Raúl Salinas... por eso se piensa que el edificio tiene algo
(porque ésos no van a comprar algo por nada); well, dice aqueia que...
“Oh sí, –dijo– en la escuela teníamos una cocina y ahí tomábamos
café cada mañana yo y unas maestras –como nosotros estar aquí.
Nos la pasábamos sentadas platicando, día por día, año por año...
Y un día, unas gentes del edificio de enseguida deciden que quieren
tumbar algo porque están buscando tesoros... ¡Imagínate!, aquí está
la mesa y aquí están las señoras tomando café, y los que andaban
buscando el tesoro trabajando del otro lado de la pared; entonces aquí,
en esta pared de al lado, ¡pues resulta que hallaron a una mujer en
la pared!, haz de cuenta aquí junto a nosotros...”
Y luego dice que las maestras decían después: “Imagínate tantos
años ahí, enseguida de esa mujer tomando café”.

106
¿Sabes?, es que también como que uno no lo piensa, estás busque,
busque y busque algo y lo que andas buscando está mero enfrente
de ti... También me dijeron que en las esquinas –pero eso Yolanda
y Artemio–, que en las esquinas de las iglesias ponías gentes vivas
porque así le daban solidez a las construcciones, y que la Iglesia del
Roble se cayó porque no tenía niños en las esquinas.
(Marie Theresa Hernández; Monterrey)

Donde yo he oído eso es en Cerro Prieto. Una vez fuimos allá a pasearnos
y como yo no le veía las compuertas a la presa (sí tiene compuertas,
pero yo no se las veía) le pregunté a mi esposo que cómo le hacían para
detener y controlar tanta agua; íbamos en una troca por arriba de la
muralla y él me contestó: “¿A poco no sabes? Es que le ponen niños
enterrados en la muralla, por eso aguanta muy bien”. Eso me dijo.
(Señora; Villa de Santiago)

Cuando se moría un niño decían que si acaso quería sepultarlo ahí,


para cuando lloviera anunciara la lluvia; entonces nomás va a haber
una tormenta y ahí en el puente chiquito se oye que llora un niño...
Y acá en la presa también, cuando hicieron la presa pusieron un
niño ya muerto, lo pusieron ahí, nomás que éste niño está acá, del
lado de Bahía... ahí está ese niño...
También sé que cuando moría un niño chiquito lo pedían, le
daban buen dinero a los padres con tal de que lo sepultaran ahí, para
saber cuando iba a llover; ya nomás se quería venir el agua y ¡pos
ya empezaba el niño a llorar! Al otro día amanecía llueve y lueve...
O cuando hay mucha creciente también el niño llora...
(Concepción Tamez; Villa de Santiago)

Véase: Túneles, Enterrados.

Emplazamiento. Tiempo determinado que dura un embrujo,


hasta la curación o muerte del afectado. También se refiere

107
a la fecha específica en la que morirá la persona que ha sido
embrujada.

Véase: Bruja, Curandero, Embrujamientos, Enyerbado, Mal


puesto.

Enrabiados. Individuos que adquieren hidrofobia, mordidos


generalmente por perros que portan la enfermedad; gritan,
rasgan su piel y corren desaforados hasta el instante de su
muerte. Al respecto, se recomienda no contestar los alaridos
provenientes del monte, ya que pueden ser los de un enrabiado
buscando víctimas para atacar. A veces se organizaban partidas
de caza para perseguirlos y matarlos.

Antes había mucha, mucha rabia, y contaban que a cierto ranchito


¡pos ya había venido un enrabiado y había querido desbaratar una
casa! Entonces a un señor de ahí, de ahí, que tenía bastante familia,
se le ocurrió salirse de su casa y llevarse sus hijos y su mujer pal
monte. Luego, subió a su señora y toda la familia a un mezquite e
hizo una lumbre bien grande.
Y por los gritos sabían bien por dónde andaba el enrabiado,
andaba nomás por entre el monte, entonces aquel señor le gritó y no...
nomás se fueron contestando varios gritos cuando de pronto ¡aquí
está el enrabiado!, porque a los enrabiados nomás les echaban un
grito y ¡saltaban! buscando de dónde venía. Entonces ¡pa pronto se
pescaron y se agarraron!, se pelearon y cayeron entre la lumbre. Se
quemaron los dos, pero él salvó a su familia con todo y señora.
(Rosa Pequeño Delgado; Linares)

Más antes no atendían a los enrabiados porque ¡pos no había ni


medicinas!, y cuando alguien tenía la rabia ni quien se le arrimara.

108
Lo que sí sucedía era que los encerraban y los ponían a comer ajo,
puro ajo, ajo y ajo, esa hierba corta la rabia.
(Antonia Platas; Hualahuises)

Enterrados. Personas que fueron enterradas vivas en sitios


apartados del campo, casi siempre por castigo a su desobediencia
y mala conducta o por motivos desconocidos. Estos seres a veces
hablan con los campesinos y les piden comida o ayuda para salir
de la tierra, solicitudes que casi siempre les son negadas.
En el mismo orden de ideas, se habla de personas
asesinadas y colocadas sobre tesoros con el propósito de que
sus espíritus los protejan y oculten; también se sabe de fetos
sepultados en los patios de conventos e iglesias.
Hay quienes afirman que algunas de las nociones sobre
enterrados tienen origen en la época pre revolucionaria,
cuando los grandes hacendados y caciques castigaban a los
campesinos rebeldes sepultándolos vivos; otros sostienen
que los niños sacrificados en los patios de construcciones
religiosas eran producto de relaciones sexuales de monjas o
novicias con clérigos.

Bueno, mi mamá nos platicaba de un muchacho que había golpeado


a su papá y a su mamá y que se lo había comido la tierra, se fue
hundiendo y quedó casi hasta acá, hasta el cuello; así estuvo un tiempo,
hasta el pecho enterrado, y luego se lo comió la tierra completamente.
Pero pos antes decían que eso sí sucedía; antes, en estos tiempos,
no. Ahora los hijos matan a sus papás...
(Concepción Mendoza Ríos; Linares)

No sé por qué un hijo desobedeció a su papá, a sus padres, entonces


se abrió la tierra y se hundió hasta aquí, hasta la cintura; iba mucha

109
gente a verlo, pasaban por ahí para ver al desobediente. Nosotros no
fuimos, nada más oíamos la plática.
Contaban que desobedeció a sus padres y entonces lo castigó
diosito, abrió la tierra y se lo tragó.
(Hilaria Alemán Ramos; Linares)

Aquí también se decía que el que enterraba un tesoro o los que


enterraban un tesoro, ésos ya no tenían derecho de sacarlo porque
no lo iban a encontrar nunca; o que el tesoro caminaba de un lugar
a otro...
Dicen también que si iban cuatro o cinco, preguntaban “¿a ver,
quién se va a quedar a cuidar el tesoro?”, y ya contestaba alguno
“pos que yo”. Entonces a esa persona la mataban y la sepultaban ahí
donde escondían la riqueza. Por eso cuentan que no se puede sacar
ese tesoro hasta que no busquen la manera de... de salvar el alma
de aquella persona que anda penando, que quedó ahí. Pero pos es
pura leyenda lo que les estoy diciendo de eso... porque ustedes van a
decir ¡pos todavía cree en eso! ¡No! Mucha gente sí lo cree, tiene esa
imaginación; yo no.
(Efraín Segundo Rosales; Mier y Noriega)

Véase: Desobedientes, Emparedados, Huesos, Sirena, Te-


soros.

Enyerbado. Persona dañada o embrujada mediante la utili-


zación de plantas. También se aplica al animal salvaje difícil
de cazar que es envenenado con carne enyerbada.

Dime qué me diste, prieta linda


creo que me tienes enyerbado
porque todo cambia en esta vida
sólo tú cariño no ha cambiado.
(DAR, canción “Prieta linda”)

110
Véase: Bruja, Curandero, Embrujamientos, León de la
sierra.

Espantos. Diversas apariciones y encuentros que infunden


temor por su naturaleza repentina, inexplicable. Se
manifiestan en imágenes indefinidas o incorpóreas (bultos,
sombras); en forma humana (difuntos, mujeres vestidas de
blanco, hombres mutilados y enterrados, indios, niños); como
animales (perro negro, caballo, chango, lechuza, tecolote,
venado, puerco); por medio de sonidos (cadenas, galopes,
golpes en la puerta, gritos, pasos); luces y fuegos; duendes
y, desde luego, el diablo en sus múltiples representaciones.
Invariablemente se asocian a muertes prematuras y violentas,
personas con promesas incumplidas, penitencias, venganzas
de ultratumba, tesoros escondidos, espíritus y osamentas.
La impresión que causan los espantos puede provocar una
enfermedad, y a veces la muerte.

Al cuestionarle sobre miedos dijo que de niña la asustaban con “ahí


viene el sapo”. Ahora teme a los truenos. Dijo que también celebraban
el día del guajolote y el conejo. Además teme constantemente en
pesadillas a los locos, a los “desgarrados” y al chupacabras. En
ocasiones le causan aflicción las tolvaneras y se asustó con los
narcosatánicos.
(Yosune Ibarra y Herón Pérez Daniel,
“Notas de Campo”, Cerralvo, 7-VII-1997)

A mi abuelito le gustaba cazar de noche, en el monte, y cuentan


que un día se halló un venado grande y luego que... que donde
le apuntaba a ese animal se aparecía un hombre, y logo cuando le
quitaba la carab... cuando no le apuntaba, era otra vez el venado;
y así estuvo, cada vez que le apuntaba ¡que era un hombre!
Entonces mi abuelito se fue corriendo pa su casa, pero logo fue al

111
otro día y se le volvió a aparecer, y hasta dicen que la carabina se le
descompuso, que la jua [fue] a arreglar y que le dijeron que... que
la habían... que porque era cosa mala eso que se le apareció, por eso
no podía disparar, dijeron.
(Cristóbal Escobedo Rodríguez; Iturbide)

Véase: Ánimas, Chupacabras, Diablo, Duendes, Emparedados,


Enterrados, Espíritus, Hombre pájaro, Huesos, Luz errante,
Mal de espanto, Revolución del agua, Tesoros.

Espíritus. Se encuentra extendida la creencia de que los


espíritus de los muertos “visitan la tierra” y “se les da permiso
de regresar” durante ciertas fechas del año, especialmente
durante los primeros dos días de noviembre y en el aniversario
de su natalicio o fallecimiento.
Algunos nuevoleoneses conciben que las almas de los
recién fallecidos permanecen en el hogar días después de
su defunción, y que cuando alguien va a morir ve los espíritus
de seres amados difuntos; éstos charlan con el convaleciente
y le recomiendan cosas.
Otras referencias aseguran que las almas de los muertos
viven junto a nosotros, mientras que los espíritus de los vivos
pueden viajar durante el sueño.
Existen además invocaciones y devoción casi extintas a
manes de la naturaleza como el “Espíritu del río” y “Santa
Tais del Monte”.

El espíritu del que se muere...


Hay unas personas, ¿verdá?, quienes creen que el espíritu se
reencarna ¡pos que en un animal, o en otra cosa!, y oiga ¡pos quién
sabe! Pero dicen que el espíritu del que se muere ¡ése no muere!
(Pedro Jaramillo Rodríguez; Villa de García)

112
Dicen que los espíritus no se retiran hasta los, ¿qué?, ocho días, que
anda el espíritu volando por ahí; y yo también digo que algo hay de
cierto en eso porque... bueno, la carne ya sabe uno que se pudre y se
acaba, pero el alma o el espíritu de uno ¿a dónde va, qué es? Eso es
lo que nunca ha podido la gente darse cuenta. Dicen que después
de muerta una persona el espíritu sigue tres días en la casa, quién
sabe si será cierto.
(Juanita Hernández Briceño; Lampazos)

Cuando las mujeres llevan una criatura chiquita levantan una


piedra antes de pasar el río, levantan una piedrita y ya pasan el río.
No sé qué superstición es ésa. ¡Ah!, ya me acordé, es pa que no... pa
que el espíritu del niño no se quede allí.
Lo mismo sucede donde hay cruces, porque donde hay una crucita
es que ahí mataron a alguien o sepultaron a alguien. Entonces pasa
uno y levanta una piedrita para aventarla ahí. Yo he visto crucitas
que están con el alto [montón] de piedritas, de tanta persona que
pasa y avienta la piedrita.
(Natalia de la Rosa; Linares)

Bueno, por ahí vi a mi padre y a mi madre que ya están muertos,


los vi a los dos. Los veía y oí que él me habló, dijo:
–¿Tú eres Lencho? –me dijo.
Le contesté:
–Si papá –le dije– ¿qué anda haciendo aquí?
Dijo:
–Pos –dijo– vine a verte.
Y le dije:
–Pero ¿pos a usted lo mataron? –le dije... le dije yo en el sueño, fíjese.
–No –contestó– a mí no me mataron –dijo–, yo me fui muy lejos
de aquí...
Pero el que se va es el espíritu, sí, el espíritu.
(Florencio Pedraza; Hualahuises)

113
Véase: Ánimas, Curandero, Gato, Emparedados, Enterrados,
Espíritu de Pancho Villa, Muerte, Niños, Piedras, Santa
Muerte, Sombra.

Espíritu de Pancho Villa. Francisco Villa fue un guerrillero


de la Revolución Mexicana que ascendió por méritos propios
a general. Con su División del Norte “Los Dorados” venció
a las tropas federales y burló a las estadounidenses. En la
parte final del proceso revolucionario fue traicionado por las
facciones de Venustiano Carranza y Calles-Obregón, razón
por la cual se retiró a Chihuahua, donde murió asesinado.
Últimamente se ha expandido en el Noreste la devoción
a su espíritu. Se le invoca en situaciones difíciles y es común
encomendarse a él con maldiciones (palabras altisonantes)
para asegurar que escuche y cumpla; su efigie se adquiere
en yerberías y se le representa en cultos populares; incluso,
se le implora que venga y termine la Revolución. En los
sentidos histórico y mítico representa en el norte del país
lo que Emiliano Zapata para el sur. Las canciones sobre sus
hazañas y vida son innumerables.

Relicario Espiritual. Pancho Villa. Oración.


Al Espíritu Mártir de Pancho Villa, Gran General Revolucio-
nario.
En el nombre de Dios nuestro señor invoca a los espíritus que
te protejan para que me ayudes. Así como ayudastes en el mundo
terrenal a los NECESITADOS. Así como venciste a los PODEROSOS.
Así como hiciste retroceder a tus ENEMIGOS. Así te pido tu protección
espiritual para que me libres de todo mal y me des el ánimo necesario y
el valor suficiente para enfrentarme a lo más difícil que se me presente
en la vida. Amén.
(Estampa con plegaria en el reverso,
adquirida en el Mercado Juárez, Monterrey)

114
Estrella fugaz. Es llamada comúnmente “pajita”. Fragmento
de aerolito que cae a la tierra dejando una estela luminosa;
la gente simula tomarla con la mano al tiempo que pide
un deseo. Cuando caen muchas, a este fenómeno suele
denominársele “lluvia de estrellas”. En una referencia de la
sierra de Santiago especifican que hay una relación entre
los sitios donde caen las estrellas fugaces y las vetas de
minerales.

–No se acostumbra, aquí, pedirle un deseo a la primera estrella que


se ve.
–¡Ah! pos si. Según dicen que a la primera estrella se le debe pedir
un deseo, pero yo... yo... yo no muchos deseos le pido; a los que siempre
les piden aquí es a los meteoritos, ¡ah!, estreas fugaces. Bueno, yo soy
una de las personas que les pido.
–¿Pasan mucho aquí, se ven mucho los meteoritos?
–Pues de vez en cuando.
–¿Sí?, y, ¿pero esa leyenda ya tiene tiempo?
–Sí, o a lo mejor soy yo la única que la conoce.
–No; sí, sí, también se dice eso sobre el meteorito.
–Pero fíjese que sí funciona.
–¿Sí funciona?
–Sí.
–Si no es indiscreción, ¿qué pidió la otra vez?
–¡Ja ja ja! No...
(Gloria Esthela Ruiz Herrera; Parás)

Estrellas. Véase: Astros.

115
116
F

Fiesta de la Candelilla. Fiesta tradicional realizada en el municipio


de Higueras el 11 de diciembre. Como cualquier fiesta religiosa y
popular implica procesión, cantos, danzas de matachines y verbena.
Su rito principal se realiza en la noche, al quemarse la candelilla, y
es el sacerdote local quien enciende la primera enramada. Las piras
de hierba se consumen frente a las casas y frente al templo católico.
Antes del día 11 las personas preparan la candelilla, que debe ser
arrancada con manos y pies para ser transportada sobre la espalda;
se cree que si se corta y lleva de otra manera, usando implementos
de hierro y vehículos automotores, no arde.
El festejo motiva la reunión familiar, ya que los nativos
de Higueras, o quienes tienen raíces allí, arriban de otros
pueblos, ciudades y de la Unión Americana. Su origen suele
vincularse a ritos de los españoles, a la fiesta de la Virgen de
Guadalupe y a los indios.

Esto se hace cada año, pero pos yo no sé desde cuándo comenzaría,


yo creo que desde que empezó a haber aquí gente...

117
Yo tengo 80 años y pa cuando tuve luz de conocimiento ya se
hacía esta cosa... Pa el tiempo en que nací ya se hacía todo esto de
la candelilla quemada... Aunque ahora es menos, ahora es menos,
como que se está perdiendo la costumbre...
El día 11, o sea hoy, ya al oscurecer, se empiezan a poner los
montones de hierba, se empieza a quemarla desde el oscurecer hasta...
bueno ¡hasta la hora que quiera uno!, ¿verdad?, por ejemplo hasta
las doce de la noche.
Y al último hay una misa que dan aquí, ¿ve?, cuando ya salen
de la misa es lo último...
Yo creo que esto fue costumbre de los españoles o algo así; yo no sé
mucho de eso... pero como que fue una costumbre que dejaron aquí
los antecesores, los antecesores de allá, muy atrás.
(Señor; Higueras)

Como te digo, cada año se hace y la traen del monte en hombros


porque si la acarreas en carreta o en mueble [automóvil], dicen que
batalla pa prender...
Toda la semana la están acarreando, ¡vaya!, el día que las personas
tengan tiempo. Entonces se llega el día 11 y ya se hace la loma, se
hace la, ¿cómo se llama?, la gavillita. Luego se espera uno a la hora
después de la misa y es cuando se prenden las iluminarias, porque
se les dice “las iluminarias”.
Esas iluminarias son una tradición de la Virgen de Guadalupe.
Siempre se hacen, cada año se hace esto.
(Jesús L. López; Higueras)

Véase: Candelilla.

Fiesta de los chicaleros. Festividad realizada durante la


Semana Santa en varias comunidades de Galeana, como
los ejidos San Francisco de los Blancos y 18 de Marzo. Su
eje consta de un grupo de hombres con vestimenta raída,

118
máscaras y chicotes, que recorre los caminos danzando,
haciendo bromas y buscando bailador para “la hermana”
(al son de gritos, latigazos y música de acordeón). Tiene
su apogeo el Sábado de Gloria, finalizando con una
simulación de matrimonio entre un hombre vestido de
blanco, representando a la hermana de los chicaleros, y un
espectador del público.
El festejo incluye dentro de sus representaciones la
petición de lluvia, la realización de siembra-cosecha y el
sacrificio-consumo de un cerdo. Deriva su nombre del
“chical”, maíz seco preparado en forma de caldillo que los
danzantes pedían a cambio de objetos robados previamente;
sin embargo, en la actualidad se prescinde de su consumo y
se sustituye la petición de chicales por dinero.

Realmente lo que estamos representando ahorita lo llamamos “Los


Chicaleros”, porque aquí se consume mucho el maíz que se le llama
chical, por eso, de ahí salió la palabra chicaleros...
La fiesta empieza cuando se viste a un hombre de mujer, quien
es el que baila con todos los muchachos; después de que pasa eso,
los chicaleros (los diablos) son los que le traen los muchachos para
que bailen.
(Señor; Galeana)

Surgida del más horrendo de los avernos, ella, de nombre Corcholata


Huesuna de la Pompa y Pompa, nacionalidad desconocida, de 197
años de edad, casada 40 veces y homicida de sus últimos 39 maridos
(¡qué bárbara!), acaecidas sus muertes, según parte médica, por
infartos provocados con el néctar de sus fatídicos besos (cuidado,
cuidado) y la saña con que los trató en la intimidad; desciende
de conocida familia del gremio huesuno, conocidos y compadres de
Satanás, Belial, Luzbel, etc., etc., familia horrenda de costumbres
canibalescas.
El condenado este, de nombre Carroño Sangronini de la Garrotada

119
y Cos, originario de Panteolandia, de 300 años de edad, virgen
y sin pecados, según consta en dictamen médico y fe de bautismo
respectivamente... desciende de familia gorrona y fuera de onda;
enamorado empedernido de la Trevi, le encantan los programas
“Siempre lo mismo” y “Dos carcachas y un sepulcro”, entre otros,
además le encanta dormir (encuerado dice aquí) y bañarse en las
aguas residuales del canal del guano...
He aquí pues la pistola de Ocampo Nachas:
Ella deberá ser despilfarradora y fiel a las pretensiones de Sancho,
deberá cobijarse con las acolchonadas pompis del tendero, deberá en
casos de carencias en casa comerse a mordiscos la longilínea barriga
del marido...
Él deberá ser sumiso y callar cuando observe in fraganti a su
vieja, está obligado a no bañarse para estar al tiro con la señora de
la casa, realizará pachangas muy seguido con los cuates que sean
del agrado de la doña, procreará con su pareja por lo menos 80
descendientes.
(Fragmentos de Acta de Boda en Fiesta de los Chicaleros; Galeana)

Véase: Cosecha, Chicaleros.

Fiesta de los Jicos. En el extremo sur de la entidad son


conocidos como “jicos” las frutas que tienen dos nacimientos
en un brote; a veces, para los habitantes de esa región, es
motivo de festejo encontrarlos y, por tal, se regalan a una
persona. Esto último da pie a una relación de compadrazgo
celebrada con una fiesta.

Hay frutas como el plátano del que algunas veces salen dos plátanos
juntos, dos higos, dos tunas, y también resultan a veces dos mazorcas
unidas; a esto, las gentes del sur, en este caso Doctor Arroyo, los
llama “jicos”. Cuando alguien, hombre o mujer, se lo encuentra,
se lo entregan a la persona elegida, la cual tiene el compromiso de

120
mandarlo a hacer de azúcar o de harina; lo hacen tan bien que parece
natural, lo regresa adornado y acompañado de música hasta la casa
de la persona que lo encontró. De esta manera se hacen compadres
con las siguientes obligaciones: la persona que mandó hacer el jico
lo regresa con música y deberá hacer baile; a quien se le regresa, y
que es la persona que lo encontró, tiene que hacer comida o cena
para el compadre.
(José Ramiro Báez Torres, “El desierto Nuevoleonés”, en:
Tradiciones y costumbres de Nuevo León, 1994, p. 108)

Aquí hay una tradición; por ejemplo, en aquellos años yo le regalaba...


Hay cosas que les llaman “jicos”: jico es como un plátano que sale
doble, o como dos tunas que salen juntas, o dos mazorcas pegadas
(como cuates, gemelos), a eso le llamaban jicos. Por ejemplo, el jico
yo se lo regalaba a usted, luego, después de eso, usted me lo volvía
a regalar, pero en forma de dulce, hecho de azúcar; entonces yo, al
recibirlo, tenía que hacer comida como si fuera una boda, y luego
usted ponía la música, el baile, una fiesta en grande.
(Efraín Segundo Rosales; Mier y Noriega)

121
122
G

Gallina. Tiene connotaciones religiosas si es negra. El ave


con plumaje de este color es utilizada para realizar actos de
brujería. Además, la relacionan con augurios: si canta como
gallo, es signo de muerte; cuando esto ocurre debe matarse
para impedir el deceso de un ser querido; otras veces dicen
que su inquietud anuncia cambios de clima. Sigue siendo
parte fundamental de la comida, en el campo.

Véase: Agüeros.

Gallo. Al igual que en otras regiones, es considerado modelo


de valentía y arrojo. Cuentan que anunció el advenimiento de
Jesucristo cantando “Cristo nació”, por tanto, su grito señala
el amanecer: anuncia la llegada de Dios, en el Sol. Entre la
gente mayor de pueblos y rancherías sigue siendo indicio
efectivo de las horas nocturnas.

123
Pero perdone lo que le voy a decir, a mí se me hace que el gallo...
es valiente el gallo.
Digo yo que por algo es valiente.
Usté ha de saber... Sí se da cuenta por qué el gallo es valiente.
Dicen que el gallo, cuando nació Jesucristo, cantó y le dio mucho
gusto; por eso Dios le dio un premio al gallo: la valentía.
Y no tiene más que... así es ¡eh! Sí, el gallo es valiente.
(Juan Cruz Alonso; Lampazos)

Garras. Véase: amuletos.

Gato. Animal cuya agilidad y astucia llegan al extremo de


“ligar” (hipnotizar) a sus presas. Es proverbial su vinculación
con asuntos malignos: afirman que tiene un “pelo del diablo”
y advierte la presencia de seres sobrenaturales; ve en la
oscuridad, por eso las brujas cambian sus ojos por los del
felino para viajar en la noche.
Algunos ancestros nuevoleoneses aconsejan tomar
suficiente agua antes de dormir; si se va sediento a la cama,
el espíritu sale del cuerpo durante la noche para beber y
un gato puede devorarlo en el camino (acción que evita el
regreso del espíritu y provoca la tiricia o muerte).
Al igual que en diferentes culturas, es considerado símbolo
nefasto. También se considera que tiene siete vidas.

Yo nada más he oído decir que las brujas le quitan los ojos al gato y
se los ponen ellas porque... ¡pues porque los ojos de los gatos miran
más y miran malo! El gato ve de noche.
¿No se han fijado ustedes que cuando alguien toca a un gato,
luego, luego se frunce? Por eso dicen que cuando le van a contar los
pelos a un gato ¡pos no se puede!, porque nomás lo agarran tantito y

124
se frunce, ¿cuándo se deja? Además, el gato tiene un pelo del demonio,
como este otro animal, el coyote.
(Antonia Platas; Hualahuises)

¡Ah!, había también una plática que nos decían acerca de que... no
te duermas con el gato porque mientras duermes se sale tu espíritu y
el gato es muy listo, espera... Luego, cuando estás dormido y viene
el espíritu para entrar contigo otra vez, se lo puede comer el gato y
quedas muerto.
También esa la platicaban... ¿tú crees?
(Manuel López García; General Terán)

Véase: León de la sierra, Pantera.

Gigante. Ser de la mitología universal presente también en


Nuevo León; aquí, su existencia se remonta a un “tiempo de
los gigantes”, durante el cual devoraban gente, utilizaban los
cerros como cabecera para dormir y cruzaban la creciente
de los ríos con facilidad.
Los gigantes perecieron en el Diluvio. Dios mandó los 40
días y noches de lluvia para castigar su arrogancia y desafío
al poder divino; algunos se acostaron y jamás pudieron
levantarse, otros acomodaron su cabeza en las nacientes
montañas de la Sierra Madre y se quedaron dormidos.
Nuestra gente asegura que aún es posible hallar parte de
sus huesos, en especial las muelas, en barrancos, lechos secos
de lagunas y ríos, así como en algunos valles. Fragmentados
esqueletos de megafauna se consideran testimonio de su
muerte. Incluso, estos vestigios son usados en la medicina
tradicional para revitalizar y dar valor, o contra “todo tipo de
males”: hemorragias posparto, brujería, etc. En otro orden de
ideas, señalan a San Cristóbal como un gigante que se ganó

125
el aprecio de Dios cuando lo ayudó a cruzar un río.

Allá arriba están unas cuevas bien grandes, y dice mi mamá que ahí
se escondían las gentes cuando había los gigantes, pero dicen que ya
mataron a los gigantes. La otra vez mi mamá andaba escarbando y
se encontró un huesote, pero ahí lo dejó.
(Aleida Liset Villalobos Rodríguez; Iturbide)

Pos los gigantes eran una nación, eran una nación que había antes
(tal como estar nosotros ahorita aquí, en la nación mexicana), y
según esto eran gentes muy grandes...
Según esto, cuando vino la destrucción, platicaban que ellos se
burlaban de que no... que a ellos no los alcanzaba el agua del diluvio;
es más, cuando al fin vino por medio de Noé, el arca, ellos todavía
no creían. Hasta cuando ya subió mero arriba el agua, que ya los
tapó, fue cuando –creo– le hablaban, según esto, a Noé, para que les
abriera el arca. Pero éste dijo: “No, ya no hay tiempo –respondió–, yo
les hablé antes del diluvio –dijo– pero no lo creyeron; ya el que entró
está a salvo, el que me hizo caso entró y el que no...”
Eso fue cuando dicen que subió el agua para arriba y, según esto,
los huesos que hallaban por ahí son de los gigantes que quedaron
enlamados, enterrados.
(Señor; Doctor Arroyo)

Yo creo que los gigantes eran una raza que había, pero a Dios no le
pareció que hubiera esa raza...
Los gigantes –creo yo– no tenían coyunturas en las rodillas.
Eran... eran derechos, parejos (no tenían coyunturas), y entonces
hay muchos que se han hallado huesos de gigante enterrados, sí,
enterrados en la sierra.
Ésos, el modo de dormir era recargados en un barranco de la sierra,
dormían recargados en los barrancos porque no podían acostarse...
Si se acostaban ya no se levantaban porque no tenían rodilla.

126
Entonces fue cuando diosito –creo yo– escogió una raza para
que quedara en el mundo, y esa raza fue la que tiene la doblez en la
rodilla. Digo... lo que quiero decir es que esa raza anterior no tenía
doblez en la rodilla. Entonces la acabó y seguimos nosotros.
(Florencio Pedraza; Hualahuises)

Golondrina. Ave considerada señal de la primavera. Según


el dicho popular, año con año vuelve al mismo nido, por
lo que es un símbolo del retorno, de lealtad. En menor
medida es motivo de alegría y recuerdo agradable de tiempos
pasados.

Mire, tengo dos nidos de golondrina ahí; desde que vivían aquí mis
hijos, siempre me gustaron las golondrinas. Cuando estaban mis hijos
se subían al techo y les ponían tablitas para que anidaran. Ciertas
veces había hasta cuatro nidos de ellas en la casa.
A mí sí me gustan las golondrinas, yo digo que ningún pájaro tiene
la canción ni la poesía que tiene la golondrina. La gente de más antes
decía”desgraciada la casa donde no anidan las golondrinas”, porque
ellas besaron la frente de Jesucristo en la cruz, dice la poesía.
A las gentes de más antes les gustaban mucho esos pájaros, a
los abuelitos, y a mí también me gustaron. Siempre anidaban las
golondrinas.
(Emilia Briones de Luna; Rayones)

Gorila. Véase: Chango.

Grulla (Grus canadiensis). Ave migratoria de color blanco que


señalaba tradicionalmente la llegada del otoño y la inminencia
del invierno. Actualmente parece hallarse extinta.

127
Primero pasaban muchas grullas porque llovía muncho, ahora
estarán muertas por ahí, o estarán en otra región, porque ya no
pasan como pasaban antes.
Era un animal que pasaba muy continuamente; nomás volaban
las grullas –volaban de acá, del norte–, y decíamos “ahí viene el
norte, van a hacer fríos muy fuertes”, y ya nomás regresaban del sur
pal norte, decíanos “ya se va a acabar el frío”.
Esa era la creencia que teníamos nosotros, y pos ahora fíjese que no
pasan, primero se hacían de ellas arcos en el cielo, cuando pasaban
volando, aletean, aleteando.
(Reynaldo Jaime Castaño; Lampazos)

Guajolote. Véase: Cócono.

Hombre-mujer. Persona que tiene la capacidad de cambiar


de sexo; transexualidad que algunos atribuyen a las fases de
la luna, especialmente al cuarto menguante y la luna llena.
Se le denomina comúnmente “manflor” o “malflor”.

Antes había personas que tenían un mes de mujer y otro mes ¡que
de hombre! Platicaban eso, oía yo, y que la gente ¡pos las veía!, que
un mujer se volvía... hombre. Sí, pos sería un mes de mujer y otro
mes de hombre.
(Juan de León Morín; Mier y Noriega)

Yo, te digo, tuve una novia ¡muy bonita! ¡Nombre, viera que bien
bonita! Morenita, así como esta muchacha que está aquí, bien bonita,
con los ojos muy tristes, y... pero mire lo que son las cosas la... la
pesqué en mujer. Pero si viera que al mes, cuando hizo cuarto la
luna, era un hombre.
(Señor, Linares)

128
H

Hombre pájaro. Ser que supuestamente habita en cuevas


situadas en la sierra de Monterrey. Lo describen como
un ave del tamaño de una persona que tiene rasgos o
movimientos humanoides. Algunos dicen que simplemente
se trata de un pájaro con tamaño anormal; aunque no faltan
quienes aseguran que es un ser diabólico o una especie de
pterodáctilo.
Las versiones sobre su aparición, origen y forma crecieron
cuando el rumor sobre sus correrías fue difundido por la
televisión local. La idea del Hombre pájaro como espanto se
circunscribe al área metropolitana de Monterrey, aunque está
muy extendida la creencia de que las brujas se transforman
en aves para realizar sus trabajos.
Por otra parte, en el ámbito rural se evoca un tiempo en que
los hombres y los pájaros hablaban el mismo idioma, además
de que es muy conocida la asociación e identificación que tiene
la gente del campo con las aves en general, especialmente con
las de presa o las canoras; esto último se aprecia en los nombres

129
de algunos grupos musicales norteños, como Los Gorriones del
Topo Chico, El Palomo y el Gorrión, Los Tremendos Gavilanes,
Los Halcones de China, Los Cardenales de Nuevo León, Los
Canarios de Nuevo León, Los Cuervos del Bravo.

Manuel era un hombre humilde


apodado “El Gavilán”
vivía en un rancho escondido
municipio de Terán
la injusticia de las leyes
hace a los hombres cambiar (...)

Manuel liberó a su esposa


cien reos dejó escapar
les gritaba y les decía
“síganme que tengo un plan
Manuel ha muerto pa todos
ahora quedó “El Gavilán”
(DAR, corrido “El Gavilán”)

Se fugó el águila real


como lo había prometido
ninguna ley de la tierra
jamás lo verá cautivo
su destino eran los cielos
lo firma Amado Carrillo.

Logró el control de los aires


porque de veras podía
piloteando sus turbinas
de la muerte se reía
el hombre gozó a lo grande
mientras le duró la vida.
(Paulino Vargas, corrido “Nave 727”)

130
Lleva siete cicatrices
“El Halcón” se fue a la sierra
siete veces los emboscaron
allá en Reynosa su tierra
se fue a curar las heridas
a orillas de la pradera (...)

“El Halcón” no está domado


en la sierra es un salvaje
en su cintura una escuadra
como labrado un tatuaje
con el filo de su garras
siempre ha dejado un mensaje.
(Juan Villarreal, corrido “El Halcón”)

Véase: Águila, Cócono, Lechuza, Cuervo, Pauraque,


Tecolote.

Hora mala. Véase: Mala Hora.

Hormiga. Es conocido el comportamiento de este insecto antes


de la lluvia, pues manifiesta mayor actividad e inquietud. Entre
otras, la gente reconoce hormigas “mantequeras”, “coloradas”,
“arrieras”, “voladoras” y “pamoranas”, estas últimas son de color
morado o negro. El término “pamorana” es vestigio de una
tribu homóloga que habitó Nuevo León y Tamaulipas, donde
también existe una sierra que ostenta dicho nombre.

General Treviño es la comunidad más bonita de todo el mundo, es


la más bonita, no estoy diciendo que la mejor. Lo que no se compara
con la naturaleza, no se qué pueda ser. Sácale comparación con
la naturaleza y vives feliz, le das solución a todos tus problemas.
Las hormigas son más inteligentes que las gentes de Monterrey,

131
digo porque a las gentes de Monterrey se las llevó un ciclón, y las
hormigas no se arriman a vivir a la orilla del río. Aquí en Treviño
no necesitamos saber nada, nomás con ver a la naturaleza tenemos
para poder vivir.
(Sr. Hinojosa; General Treviño)

Sr. Director:
Proponemos observar y poner atención a la propia naturaleza. Nadie
a ciencia cierta pudo pronosticar ni la granizada ni la tromba que
se generaron en días pasados. Ni los meteorólogos locales ni los
internacionales. Sin embargo, mi esposa y un servidor observamos
en nuestro jardín, y por la noche, dos días anteriores a los dos eventos,
cientos de hormigas con alas. Ambos coincidimos en que el tiempo iba
a cambiar y por lo tanto la probabilidad de lluvia era evidente.
(Alejandro Lozano, Colinas de San Jerónimo, Monterrey,
en: El Norte, Monterrey, 29-V-1999, p. 4-A)

Huajuco. Caudillo aborigen de tribu huachichil que vivió


durante el siglo XVII; el dominio de varias lenguas nativas
le dio liderazgo y llegó a atacar Monterrey. Posteriormente,
estableció una alianza con las autoridades del virreinato
y se dedicó a capturar y vender gente de la tribus a los
colonos criollos y españoles. Fue muerto por otros tribeños
chichimecas en el área de Montemorelos.
Algunos lo recuerdan como un personaje importante
o bandido en el área de Villa de Santiago, población que
conserva un valle y un cañón con su nombre.

Como aquí, el cañón del Huajuco, era un indio. Había un indio que
se llamaba Huajuco y todo el cañón eran sus dominios; conste que
aquí le dicen el Huajuquito, en los Cavazos, sería uno de sus hijos.
Todo el cañón eran sus dominios y cuando venían otras tribus él

132
luchaba con ellas y los corría. Todo eso le pertenecía a él, no quería...
Eran sus territorios.
(Pedro del Socorro Cepeda; Villa de Santiago)

Véase: Bandidos, Chichimecas, Indios, Pedro José.

Hualahuises. Villa de Nuevo León fundada alrededor de 1646


como una misión franciscana y avanzada tlaxcalteca tendiente
a pacificar y aculturar al conjunto de tribus habitantes del
sureste de Monterrey.
Hasta el presente, los inicios de la población se atribuyen
al aborigen, especialmente al de nación Hualahuis; incluso,
la gente del municipio más próximo (Linares) identifica
en el argot popular (anécdotas, chistes, comentarios) a
los habitantes de Hualahuises como indios. La tradición
oral de la villa conserva referencias e historias acerca de los
primeros tiempos de la población, así como de la aparente
diferenciación y oposición histórica con el vecino municipio
de Linares.

Donde vivieron fue en Hualahuises, ese era pueblo de los indios; es


que no sé cómo estuvo eso, pero por eso se llama Hualahuises, porque
el indio que los mandaba a todos se llamaba Hualahuises.
(Antonia Platas viuda de Garza; Hualahuises)

Platicaba mi abuela, la mamá de mi papá, que su abuelo de ella


había sido de los españoles que habían venido aquí a enseñarles
oficios a los indios. El papá de mi abuela, la mamá de mi papá,
decía que había venido el español a enseñarle oficios a los indios.
Dice que él les enseñaba cómo se hacían sombreros, ropa –el abuelo
de ella–, que según esto se llamaba Segundino Pedraza. El abuelo
era español y le enseñaba a toda la indiada –dicen– de ahí (hay
un rancho Del Cangrejo); venían, cómo trabajaban los indios

133
que estaban nobles. Les enseñaban muchas cosas. Ellos eran muy
inteligentes... Empezaban a venir ya españoles aquí, ya cuando se fue
mezclando la raza española y la indígena. Los fundadores fueron
indios, indígenas, los fundadores de este pueblo.
(Carlos Sepúlveda Hernández; Hualahuises)

Esta iglesia de aquí, o sea Hualahuises, es cien años mayor que


Linares, por eso ¿cómo puede estar Hualahuises circulado por Linares
alrededor? Si Hualahuises es mayor, no puede ser. Nomás que pos
las autoridades se venden...
No pos decían que ése, ese indio que mandaba a todos esos indios
que estaban aquí (que eran los indios Hualahuises), porque acá,
esta parte de aquí, eran indios linarenses estos de acá [señala hacia
Linares], y aquéllos eran Hualahuises [señala hacia el centro
de Hualahuises]; eran diferentes.
Entonces aquéllos echaron en corrida –en guerra– a éstos, y los
aventaron pa allá a Linares; por eso allá le pusieron Linares, porque
hasta allá los aventaron...

–¿Los indios de aquí se mezclaron con los que llegaron a


conquistar?
–Sí, se mezclaron con los otros. Por eso aquí en Linares, cuando
ya que se dividieron bien a bien (por causa de guerra) aquí vino,
mandaron soldados, nomás que los soldados que mandaron hicieron
mucho por el indio de Linares. Pero nunca pudieron agarrar al indio
este. Todo el tiempo les dieron mucha batalla y nunca lo pudieron
agarrar, era muy bravo.
Entonces aquí, Hualahuises, el terreno de Hualahuises, en lo
mero legal, del más antes, la guarda raya es la botica Morelos de
Linares [situada en el primer cuadro de esta última ciudad].
De allí pa acá es de Hualahuises.
(Cecilio Casanova Iturralde; Hualahuises)

Véase: Indios, Rayados, Pedro José.

134
Huesos. En sitios apartados esporádicamente se desentierran
fragmentos de esqueletos que suelen estar ligados a historias
de crímenes o espantos; tales osamentas pueden ser,
indistintamente, vestigios arqueológicos de épocas remotas
(por ejemplo entierros), o muestras de violencia reciente
(como es el caso de algunos ejecutados por el narcotráfico).
De la misma manera existe una serie de creencias y prácticas
concretas en torno a los huesos de gente y de animales; así,
es muy conocido que ciertos individuos roban huesos de
los cementerios para realizar trabajos de brujería, o que los
huesitos de víbora de cascabel son benéficos para el desarrollo
físico de los recién nacidos.
Además, en las laderas de las montañas o en el curso de los
arroyos suelen encontrarse restos de fauna prehistórica que son
identificados como “huesos de gigante”; éstos se consideran
efectivos en el tratamiento de un gran número de males como
hemorragias, dolores de cabeza y embrujamientos.

El huesito del espinazo de la víbora algunas personas lo acostumbran


usar para los niños que se empachan con la baba, para que no se
empachen con la babita. Les ponen un huesito ya bien hervido, bien
limadito, se los ponen en su cadenita. Lo traen allí ¡que para no
empacharse con la babita!, porque a veces viven malitos del estómago,
con diarrea, y no se componen. También usan ese hueso que por los
dientitos... sí, eso es para protegerlos de que no se empachen con la
baba y les broten bien sus dientitos.
(María Dolores Cárdenas Bravo; Hualahuises)

En El mezquital todavía hay huesos de un barranco, dicen que son de


gigantes, que hallaron restos de pie, en los (...), que están clavados,
y esos huesos los perseguían mucho, que porque son medicinales; a
mujeres que estaban en estado les daban a comer ese hueso para que
tuvieran fuerza, tiene mucho calcio el hueso ese.
(Alejandro Pérez Barrientos; Iturbide)

135
Véase: Bruja, Coyote, Cráneo, Diableros, Embrujamientos,
Gigantes, Perro, Toro, Víbora.

136
I

Indios. La población de Nuevo León se conformó con


base en un fuerte componente indígena, tanto de tribus
cazadoras recolectoras chichimecas como de pueblos
indios venidos del altiplano: purepechas, tlaxcaltecas,
otomíes; por tanto, es relativamente fácil escuchar narra-
ciones asociadas al recuerdo o visiones del aborigen,
principalmente en lo que respecta a cuevas, grabados
o pinturas en piedra, tesoros. Una referencia general
sobre el indio es que era muy fuerte, longevo y sin canas,
atribuyéndoseles a los individuos con alguna de estas cara-
cterísticas el tener “sangre de indio”.
Se recuerdan algunas de sus denominaciones; respecto
a las tribus y grupos tenemos a los Chichimecos (“Mecos”),
Huachichiles, Juquialanes, Carrizos, Borrados, Negritos,
Pames, Alazapas, Kikapús o Chikapús, Hualahuises, Rayados,
Pamoranos, Pauraques, Tobosos, Apaches, así como a la tribu
de los blancos y la tribu de los morenos. En lo referente a
individuos: Huajuco, Pedro José, Juan Nicolás, Toro Pinto

137
Muy Bragado, Huma, Tacuaniate, Manuela “La Pamorana”,
el gran jefe Hualahuis, Gochi, Juquialan, Nacataz.
La toponimia registra nombres de tribus y caudillos:
Agualeguas, Hualahuises, Huinalá (Nuevo León), Huachichil
y sierra de Zapalinamé (Coahuila), Miquihuana (Tamaulipas),
localidad Hualahuitas en Montemorelos, arroyo el Ayancual
en los Ramones, rancho y barranca el Pame en General
Terán, mesa de Catujanos en Lampazos, cañón del Huajuco
en Villa de Santiago, ejido Magüiras en Hualahuises, hacienda
Juquialanes y Sierra Borrada en Rayones, rancho El Toboso
en Melchor Ocampo, monte Huma en China-Terán, monte
Cueva Borrada y ejido La Pamona en Linares, brecha y sierra
Pamorana en General Bravo y Tamaulipas, ejido Icamole
y arroyo Nacataz en Villa de García, además de “Loma del
Indio”, “Chupadero del Indio”, “Arroyo del Indio”, “Paso
del Indio”.
En torno a su figura se han encontrado pláticas diversas:
indígenas que se comían a la gente, tribeños que hacían serenatas
y danzas, naturales que bajaban de la sierra para llevar mujeres a
sus bailes, indios mansos, broncos, naturales que tenían sus ídolos,
otros que iban corriendo en una sola noche hasta Veracruz. Se
habla también de aborígenes cautivos, rastreadores, tribeños
que se robaron la imagen de la Virgen de los Dolores llevándosela
al pueblo o la ganaron en una rifa, indígenas que eran muy
cristianos y elaboraron la Virgen del Chorrito, naturales que
dieron origen a la tradicional quema de la candelilla en Higueras.
Otras referencias: indígenas roba-ganado, indio que apuntó con
un rifle a una persona que escarbaba buscando un tesoro y lo
mató, natural que era muy buen tirador de arco y flecha, indio
bajado de la sierra con tambora, nativo que iba a comerse a
unos vaqueros y se mató accidentalmente con un mosquetón,
tribeño que buscaba las tumbas de sus antepasados, indio
que nunca se rindió y cuando lo capturaron no quiso comer
y murió de hambre y tristeza.

138
Hay testimonios de personas que convivieron con
indígenas en Iturbide y Lampazos en la década de los treinta,
del siglo pasado. Además, de vez en cuando se oyen rumores
de que sobreviven algunos aborígenes en parajes aislados
de la sierra nuevoleonesa. Finalmente, en General Terán,
Linares, Iturbide y Villa de Santiago denominan “indios” a
las chispas de lumbre que se forman en brazas y comales de
cocinas rústicas.

Mi bisabuelo era indio y estaba en la sierra... A mi bisabuelo lo bajaron


con tambora; sí, tocándole. Pos luego no dicen “indio bajado de la
sierra con tambora”, por algo, por mi bisabuelo Teodoro Platas.
(Manuel Platas Aguilar; Hualahuises)

Para acá por el lado de Vaquerías cogieron una india que se les
quedó y duró muchos años esa india; por ahí... allí mataron indios,
mataron también indios ¡déjenme platicarles!...
En ese tiempo esa india... dicen que cuando se venía el viento del
norte ¡fuerte!, lloraba y aullaba –porque ya hablaba español y todo–,
aullaba y lloraba y decía “hay sangre en mi tierra, hay sangre en mi
tierra”. Olfateaba cuando venteaba norte, presentía algo...
(Jacinta Hernández Prieto; Linares)

Pero sí me acuerdo yo que iba y le preguntaban aquéllas:


–¿Oye, por qué... qué es cuando le hablan a uno?
Y el indio decía:
–Es un tesoro que te quieren dar mis hermanos –decía él–, mis
antepasados.
Decía:
–Hay mucha riqueza en las cuevas.
Iba y se metía, había cuevas grandísimas, hay; yo creo todavía
existen (...)
Y le preguntábamos nosotras:
–¿Y qué es cuando le hablan a uno desde las cuevas?

139
Dice:
–Son mis hermanos muertos que quieren entregarle el tesoro.
Y aquéllas se burlaban de mí porque decían:
–¡Órale, anda pa que te den el tesoro! (...)
Esas cuevas tenían humo y cosas así, como que había vivido
gente, ¡pero sólo Dios sabe de cuántos años atrás habría sido eso!
Era lo que veíamos nosotros ahí.
Pero sí nos hablaban, a mí muchas veces me hablaron, muchas
veces, clarito oí de a tiro mi nombre, sí.
(Amada Martínez Sustaita; Iturbide)

Mi abuela, aposentada en una casota enfrente de la plaza, vigilaba


desde su mecedora a mi mamá –que fue muy guapa como todas
las mamás– y la alertaba sobre un indio de Agualeguas que, muy
trajeado y muy formal, la cortejaba. Total, el moreno de papá se
quedó con la blanquita de mamá. Mis hermanos, mestizos, no están
de acuerdo con mi versión, pero a mí me lo contó mi abuela, así es
que se aguantan.
(Enrique Canales, “Prisión india”, en: El Norte, Mty., 6-I-1998)

Véase: Amuletos, Bandidos, Cacería, Canibalismo, Cautivos,


Cócono, Conejo, Coyote, Cueva, Cuervo, Chichimecas,
Espantos, Hormiga, Huajuco, Maguey, Mariposa Negra,
Nagualismo, Oso, Pauraque, Pedro José, Petaca, Perro,
Peyote, Piedras, Rayados, Tamborazo, Tesoros, Trueno,
Venado, Viento, Virgen del Chorrito, Zorra.

140
J

Jabalí (Pecari tajacu). Mamífero reconocido por su fuerza y


salvajismo, cuya carne es tenida en alta estima por campesinos
y cazadores. Se preserva la costumbre de guardar o utilizar sus
colmillos como pieza de ornamento o para la buena suerte
(en forma de dijes). En General Terán era estimado el tono
de la tambora revestida con su piel, y en Hualahuises elaboran
adornos con sus extremidades.

Aquí en El Potrero había de esos animales que le digo y el jabalí,


pero desapareció el jabalí por las pedreras, por tanta gente que va a
las grutas y todo eso.
Y es que al animal le gusta la quietud, aunque es muy grande El
Potrero. Aquí por la carretera a Valle Verde, allí en todo eso todavía
hay jabalí. Papá iba a La Pachona, un rancho que está de San José
para acá, de San Jorge para acá (de allí es nativito el jabalí); una
vez trajieron de ese lugar, él y otro amigo, 16 jabalines muertos y
uno vivo, chiquito.
Su carne es como la carne de puerco, nada más que al abrir el

141
animal, después de muerto, es como el conejo o la liebre, hay que
quitarle la hiel, o algo así; algo que trae, porque si eso se llega a
reventar le apesta toda la carne a campo, huele muy feo.
El macho siempre trae hembras y jabalines chicos; el macho grande
le hace frente al cazador.
(Álvaro Sepúlveda; Villa de García)

Los jabalines son pa comer ¡son bien sabrosos! su carne es como la


del marrano. Había gente que a los jabalines les ponía lazos en las
cuevas, les ponían lazos y luego les echaban los perros. Llevaban
perros y cuando los jabalines salían a aporrearse con los perros, se
lazaban, se lazaban en las puertas de las cuevas. Se ponían bien
bravos, pero como quiera los mataban, les daban golpes en la cabeza,
les daban con un palo en la frente ya amarrados.
También los mataban a balazos, ¡pero bien bravos que son, bien
bravos pa los perros y pa la gente! Son muy bravos y, ¡los colmillotes
que tienen! Los traen por fuera los colmillos, por el hocico, ¡bien
feos!
(Hilaria Alemán Ramos; Linares)

Véase: Amuletos, Cacería, Tamborazo.

Jicos. Véase: Fiesta de los Jicos.

Juan Oso. Personaje legendario cuya apariencia corpulenta


y velluda lo asemejaba al plantígrado. Según la leyenda, es
hijo de un oso y de una mujer. Su madre, siendo presa del
animal, permanece encerrada en una cueva, donde nace
Juan, hasta que se escapan o son rescatados por unos caza-
dores. Después de huir, madre y crío se incorporan a la vida
cotidiana de un pueblo, pero muchos adolescentes se burlan
de la apariencia tosca y peluda del joven, llamado Juan Oso,

142
actitud de desprecio superada por éste mediante golpes y
pruebas de fuerza física ante los demás. La historia se narra
a manera de cuento o como un suceso real, especialmente en
comunidades serranas. En Montemorelos hay un indigente
de casi cien años que ostenta su apodo y es parte viva de la
leyenda.

Nos decía güelita que era una señora, no, más bien una muchacha
que vivía con su papá, muy lejos, y que la mandaban a cuidar
vacas, hasta que salió un animal y se la robó: un oso. Se la llevó a
una cueva y la encerró, y que... a ella casi no le gustaba vivir allá
porque estaba muy lejos en la sierra y le daba miedo.
Y que... luego la muchacha tuvo un hijo que era mitad de oso y
mitad de hombre, y se llamaba Juan Oso.
Pasó el tiempo y cuando estaba más grande la muchacha quiso
escapar con la criatura, porque ella no quería comer carne cruda de
los animales muertos, pero el oso estaba espiando.
Al fin se escaparon... Juan Oso y la señora alcanzaron a rodar
la piedra que tapaba la boca de la cueva, y se salieron y vinieron a
dar con el papá de la mujer.
(Rosario Flores Peña; Villa de Santiago)

El niño fue creciendo y fue creciendo, entonces había una escuela ahí
en el pueblo, y ya le dijo el abuelo, el papá de la muchacha: “Vamos a
llevar al niño a ver si lo matriculas, lo matriculas ahí en la escuela,
a ver si lo quieren”.
Y pos sí, sí lo admitieron; ya estaba grande de edad pero sí lo
admitieron. Bueno, y el muchachito bien aplicado, muy inteligente.
Nada más que ¡pos todos los muchachos se reían mucho de él porque
estaba muy pachón [gordo, peludo] de acá de los pies! Se reían
mucho de él y a él le daba mucho coraje. Entonces un día le dijo a
la maestra que los muchachos se burlaban mucho de él, y la maestra
preguntó:
–¿Dime quién y quién se burla de ti?

143
–Todos, hasta las niñas se burlan de mí.
Y entonces les dijo la maestra a los niños, les dijo que no se
anduvieran riendo de él, que tenía un defecto, pero... pues era gente
como uno.
¡No! los muchachos como quiera siguieron burlándose, entonces
él les dijo cierta ocasión, les puso en conocimiento:
–Miren, yo no quiero pelear con ustedes porque yo sé que les voy a
hacer un daño grande, es mejor que no... que no me hagan ningún
mal, no me hagan desesperar.
Pero los niños como quiera siguieron jode y jode, hasta el muchacho
más grande de todos decía:
–¡Nombre! ¿Pos qué nos puedas hacer? ¡Yo soy de tu tamaño!,
yo estoy de tu tamaño, si quieres vamos a jugar unas guantadas
[luchas]. ¡Nombre, no me sirves para nada! –le decía el muchacho
aquel.
Y ¡no pos... siguió insistiéndole, buscando pleito!, hasta que ¡no,
pos el Juan Oso lo agarró y lo aventó, lo volvió a agarrar y lo volvió
a aventar!, y le dijo:
–¿Quieres más?
Y ya nomás con eso que le hizo a ése ya los otros no le dijeron
nada.
(Hipólito Reyna Sánchez; Linares)

Hermelinda Escobedo, de 59 años, contó historias sobre osos,


específicamente la historia de Juan Oso, cuento registrado desde
hace siglos en Europa. Sin embargo, para ella no era cuento; situó
el secuestro de una muchacha por el oso en Loma Alta, un ejido
vecino, para finalmente señalar que el fruto de esa unión era un
anciano de Montemorelos al que llaman Juan Oso (a este último
señor lo conocemos, es un anciano indigente que recorre las calles
del municipio).
(Cristóbal López, “Notas de campo”, Montemorelos, 13-V-1997)

Véase: Nagualismo, Oso.

144
Judío errante. Alma en pena de un judío maldecido por
Cristo; su penitencia es vagar por el mundo hasta el día del
Juicio Final. Aparece en forma de luz misteriosa.

Véase: Espantos.

145
146
L

Lechuguilla. Véase: Maguey, Mezcal, Sotol.

Lechuza (Tyto Alba). Ave nocturna cuya voz atemoriza, en


ocasiones, a nuestra gente. Como en diversos tiempos y
latitudes, aseguran que su canto predice desgracias; otros
afirman que el pájaro espera la muerte de personas para
llevarse su espíritu, burlándose, durante esta tétrica misión,
mediante el tronido de su pico y garras.
Una creencia muy extendida identifica a esta ave con
las brujas. Las mujeres hechiceras adquieren forma de
lechuza con el fin de surcar el cielo y desplazarse a lugares
donde consiguen chile y sal o canela, también para visitar
enfermos.
Las personas distinguen a las lechuzas que son animales
de las que son malignas; las segundas pueden portar una luz,
salen a partir de las doce de la noche, y se les puede dañar
o capturar con maldiciones y rezos.

147
Pues miren, sé una historia que no es cuento... Se trata de una señora
que se casó en un rancho de ahí por El Aguacate, en la hacienda
Los Naranjos, acá por Cadereyta. Allí, los recién casados hicieron
su jacal. Esos jacales eran de dos aguas, tenían el techo detenido
con unos troncos llamados latas y el techo era de hoja, de hoja de
caña de azúcar.
A ese jacal vino una lechuza e hizo nido en el mero techo, por
dentro. Pero a la señora no le gustó que la lechuza criara en su jacal.
Entonces ésta le tumbó el nido y los lechucitos a la lechuza, mató a los
lechucitos, tumbó a los animalitos del nido. Y se fue la lechuza .
Luego resulta de que con el tiempo la señora tuvo una niña y
siempre la tenía en la cuna. Pues resulta que un día viene la lechuza
y le saca los ojos a la niña en venganza de que la mamá de la pequeña
le había matado sus lechuzos.
Quiere decir que no era lechuza común y corriente, que era bruja.
Porque cómo es que se fue y luego ya con el tiempo vino y le sacó los
ojos a la niña.
(María Elena Oyervides viuda de Serrato; Cadereyta Jiménez)

Entonces nos levantábamos muy temprano, nos levantábamos


Carmela y yo a encerrar las vacas y a moler nixtamal, y un día, en
el mezquite que estaba en medio del patio, vimos que se reían... se
reían unas... unas lechuzas. Así, con risa de gente, de una mujer.
Se secreteaban y rechinaban el pico. Desde una orilla del patio vimos
pa arriba y eran dos, taban así, grandotas, blancas. Se veían claro
en la madrugada. Se reían, se carcajeaban, se sacudían, luego se
secreteaban. Hagan de cuenta que eran mujeres...
Era cuando estaba bien mal yo, es cierto de esas lechuzas.
Entonces Carmela dijo “¿salimos ajuera?”. Salimos ajuera y entonces
las agarramos a pedradas, pero nomás volaban de un árbol a otro y otro.
Eran tercas, volaba una y se paraba en otro lugar, luego llegaba la otra
¡riéndose y carcajeándose! Cuando volvía a volar una pa allá, se iba
detrás la compañera también, y cuando estaban juntas se carcajeaban.
Así se pasaron la noche hasta que volaron pa los corrales.

148
Eso sí fue cierto, mi hermana y yo las vimos. Las seguimos y
volaban de un árbol a otro... Pero ¡pos quién sabe qué sería! Ahí en
esos ranchos muy seguido había lechuzas de ésas.
(Lucila López García; General Terán)

A mí una vez me tocó un caso de que stábamos yo y mi mamá sentadas


aquí y... pasó una lechuza, pero no una lechuza así, simple como
un pájaro. No, era como una bruja transformada, o sea... porque
las personas que son hechiceras tienen el poder o la facultad de ser...
de ser... de transformarse en animal.
Entonces stábamos sentadas yo y mi mamá aquí enfrente de la...
aquí en la banqueta, y luego de repente pasó un animal de esos, una
persona (yo digo que no fue animal) y gritó, o sea, chifló pero el silbido
que daba no era como un silbido común y corriente, o sea, era como
el de un animal. Era como una persona transformada en eso...
(Gloria Esthela Ruiz Herrera; Parás)

Véase: Agüeros, Bruja, Cóconos, Chile del monte, Doce


Verdades del Mundo, Luz Errante, Nagualismo, Petaca,
Tecolote.

León de la sierra (Felis concolor). El puma americano o “león


de montaña” es un carnívoro que, a pesar de su mala fama y
de ser perseguido tenazmente, campea en nuestra entidad.
En las comunidades de la cordillera se cree que protege a
las personas que se internan en el monte, pero sólo por
tres noches: la cuarta puede devorarlas. Así, en el ejido Los
Ángeles, de Linares, un anciano contó que cuando salían a
tallar ixtle no duraban cuatro días en las faldas de la montaña
para evitar que este animal se los comiera. Según los relatos,
el felino camina en círculo previniendo de inminentes
peligros, especialmente del ataque de un “tigre” (probable
jaguar). Quizás por lo anterior se tiene estima de su cráneo,

149
piel, colmillos y uñas; estas últimas se guardan con aprecio o
son utilizadas como atavíos y amuletos en llaveros, collares,
cadenas; también los pantalones elaborados con su cuero
eran estimados por habitantes de la sierra de San Carlos,
Tamaulipas. A su carne y grasa se les atribuyen propiedades
curativas; su grasa es usada para hacer trampa en carreras de
caballos: colocada en las patas del equino, éste se desboca
rumbo a la meta mientras la estela de su olor obliga al
contendiente a salirse del carril, permitiendo al primero
ganar.
La gente del campo conoce sus hábitos, y a veces le arrebata
los venados que caza, pero cuando mata ganado lo rastrea y
embosca hasta darle muerte; para lograr esto último lo acosan
con ayuda de “perros leoneros” o lo envenenan con carne
enyerbada.
Es prototipo de valentía y sagacidad, existen corridos
que utilizan el símil hombre-león para remarcar dichas
características.

Cuando va un señor al monte tiene que poner tres veces una lumbre (tres
noches), porque si no, lo mata el león; si prende las lumbres tres veces, el
león lo cubre de los demás animales para que no lo ataquen (...)
Mi papá un día estaba malo, muy malo, y entonces le dijo a la
virgen que si lo curaba se iba a ir por el cerro hasta Monterrey (a pie).
Y ya en el camino mi papá dijo que juntáramos leña para prender
lumbre. Y luego la prendimos y la dejamos toda la noche encendida
para que nos cuidara (las tres noches); y al cuarto día mi papá dijo
que ya no prendiéramos, que porque después nos podía atacar el
león... ese cuarto día llegamos a Monterrey y agarramos el autobús
para El Chorrito.
(Mario Alberto Espinoza Verdín; Iturbide)

No, los camaleones se usan para la buena suerte: un camaleón vivo.


Lo traen al pobre animal sin comer y sin nada, y dicen que es pa la

150
buena suerte. Pos la gente así es de creyente ¡que el camaleón!, y yo
sí creo, pero en otras cosas; traigo una uña de león. Mataron a un
león y dije “oye, tráime una uña”. En ésa sí creo porque el león es
el rey de la selva, ¿vedá? Y sí tengo la uña de león, la uña de león
sí es buena suerte.
La gente que puede, pues, la manda a encasquillar, en oro.
Ese león del que yo tengo la uña lo mataron aquí en la sierra, más
pa arriba del ejido El Poblado. Pero el león de las sierras de aquí no
tiene melena, no es como el africano, es como un perro grande con
la cola muy larga, de orejas chiquitas.
Sí, la uña del león es buena, quién sabe por qué, ¡no, pos, es
creencia! ¿Qué poder puede tener un hueso?
Aquí el cuero del león no lo utilizan, pero sí se comen la carne
y el cebo, es muy bueno para varias enfermedades. El cebo de león,
sí a usted le duele aquí, en la nuca, o está lastimado, se lo frota
en la parte adolorida y se compone. Tiene poder curativo el cebo de
león. Sí, para una dislocadura –-esa luxación, cuando se zafan los
tendones– se pone esa manteca y luego ya, lo compone totalmente
el sobador.
(Guadalupe Sépulveda Hernández; Hualahuises)

Véase: Amuletos, Cacería, Enyerbado, Gato, Pantera.

Libros de magia. Volúmenes consultados por brujos,


curanderas y diableros para iniciarse en las artes mágicas y
practicarlas. El más conocido es el Libro de San Cipriano.
Al parecer, se trata de reimpresiones de tratados mágicos
medievales.

Esa viejita traía un libro aquí... que le decían el Libro de San


Cipriano. San Cipriano fue un mago, fue un hechicero, y luego se
convirtió al cristianismo, después fue Santo. Por eso esa viejita vivía
con ese libro, porque tenía muchas recetas.
(Carlos Sepúlveda; Hualahuises)

151
¡Señor de mi vida!, en la lectura está todo...
Hay un libro que ése lo “designora” mejor que nada para que
haga cosas, para que haga y deshaga; leyendo ese libro puede abrir
cualquier puerta de un soplido... no necesita llave, no necesita nada.
Nada más con que usted sepa lo que viene ahí. Pero ¿para saberlo
hacer? Eso es pura secretería de la magia negra; yo nunca la hice,
nunca lo hice.
(Clemente Cázares Mendoza; Mier y Noriega)

Nos contó que estudió “medicina” en San Antonio, donde perteneció


a la secta de los “Crucicistas”. Lo que sabía de cartomancia y magia
negra lo aprendió ella sola de “sus libros de ocultismo”. Orgullosa
y desafiante nos recalcaba que ella había podido estudiar y que no
explotaba a la gente. Nos confesó entre pláticas que sus padres eran
ganaderos, que nunca tuvo que depender de sus poderes para vivir,
sólo lo hacía por el bien comunitario. Traía colgada una imagen
de la Virgen de Fátima y una estrella de seis picos. Al cuestionarle
sobre alguno de los títulos de los libros en los que había estudiado,
se encrespó tanto que se negó groseramente a contestarnos.
(Yosune Ibarra, Gustavo Herón, “Notas de campo”, Cerralvo, 4-X-1997)

Véase: Bruja, Curandero, Diableros, Magia.

Lobo (Canis lupus). Según los informes de grupos e insti-


tuciones ecologistas, el lobo mexicano está extinto; sin
embargo, algunos individuos lo describen y aseguran su
presencia en parajes aislados de la Sierra Madre Oriental;
específicamente, en cañones y valles de Galeana, Linares y
Rayones. Hay gente que recuerda haberlo rastreado y cazado,
e incluso se conservan “loberas”, suerte de pozos profundos
que servían como trampas para el animal. El nombre de la
fiera es emblema de valor, rebeldía y compañerismo.

152
Una vez andaba yo raspando una miel, taba yo sentada raspando
el maguey cuando salió ese animal con la cola larga, el hocico bien
grandote y como de color pardo, pardo aquel animal. Pero no era
coyote. Venía medio asustado porque le venía ladrando un perro
que siempre andaba conmigo; entonces cuando lo vi, ¡que agarro
una piedra! Le tiré y le di por las patas, por abajo. Entonces corrió
pa otro lado y en ese tiempo el perro siguió correteándolo, se lo llevó
pa la sierra.
Y ya nunca lo volví a ver a ese animal, pero decían que era lobo.
Eso fue como en el año del cuarenta o el cuarenta y cinco.
(Juana Sustaita; Iturbide)

Yo estuve trabajando en Monterrey en una peluquería por casi diez


años –la cual estaba por Platón Sánchez, entre las calles de Reforma
y Colón–, allí era vecino mío un carnicero llamado Arturo González.
Él era el presidente de la unión ganadera de un pueblo que está a
un lado de Marín, no recuerdo el nombre exacto del pueblo. Me
comentaba él que en su tierra empezó un animal a hacerles daño en
las reses, que mataba y mataba...
Hasta que un señor dijo: “Pos yo voy a ver si cazo al animal
este”.
Y cuenta que el hombre se preparó: echó carne seca, sal, agua y
parque pa la carabina, ¿verdá?, y empezó a buscarlo, a rastrearlo.
Hasta que dio con él. Dice que era un lobo, y ahí no hay lobos, los
lobos vienen de Galeana, de por ahí, de Linares; por esos rumbos sí
hay, y bastantes.
Entonces comenta que alcanzó a ver el animal, ¿vedá?, lo vio
cuando agarró una vaca, un toro o algo así, lo mató y empezó a
comer. Comía a llenar, luego se iba a una lomita y aullaba, luego ya
se iba a dormir. Pero detrás de él andaban coyotes y coyotas, andaban
como diez o quince animales, comían de lo que dejaba el lobo.
Él comentaba que era lobo porque era más grande que un coyote
y con el pelaje de otro color. Entonces dice que lo siguió durante tres

153
días, hasta que al final le dio blanco y lo mató. Decía mi vecino
Arturo que él le había regalado, en esos años, cincuenta pesos y una
vaquilla (al señor que cazó el lobo), y que cada quien que tenía reses
le regalaba, le regalaba lo que fuera. El cazador llevaba el cuero del
animal como prueba y le daban algo. Porque ese animal, si no lo
cazaban, pos seguiría matando reses de todos los propietarios.
Bueno, y acá para Galeana, allá por los años cincuenta y
sesenta, vino una comisión de ganaderos a pedirle a los... a las
asociaciones de tiro, de caza y tiro, que los ayudaran porque los lobos
estaban diezmando mucho el ganado; y me acuerdo que habló de eso
José Sepúlveda, dueño de la armería Sepúlveda. Ese señor hizo el
exhorto en televisión –en las primeras televisiones o en radio, ya no
me acuerdo. Entonces se organizaron y fueron a la cacería del lobo,
y ¡nombre, se dieron vuelo! Dicen que había docenas de animales y
todos los hombres tire y tire, trajeron cantidad de esos animales.
(Álvaro Sepúlveda; Villa de García)

Véase: Cacería, Coyote, Perro, Zorra.

Luna. El satélite natural de la Tierra ocupa un lugar im-


portante en la vida cotidiana de nuestros pueblos. Se cree en
la influencia positiva de la luna “maciza” o “llena” en la tala de
madera, la cosecha del maíz, el apareamiento de bestias y la
procreación de niños, también que favorece la resistencia en
la construcción, la conservación del fruto y la salud. Además,
se contemplan sus fases para advertir alteraciones del clima y,
en menor medida, “cambios de sexo” de ciertos individuos.
En Villa de Santiago y General Terán relatan que dos
compadres viven en ella por causa de un pleito. A semejanza
de otros astros, suele invocársele como testigo y compañera
en la lírica tradicional.

154
Ahora trabajo desenraizando terrenos, cortando madera. Es más,
ahora me ofrecieron un trabajo allá en La Purísima, pero me voy a
esperar unos diez días para que amacize la luna, porque como está
tiernita, ahorita, la luna, no se puede cortar la madera porque se
pica. Si usted corta la madera con luna tiernita, la pica un animal
verde, un mosco verde que hay, se pudre la madera; pero ya estando
la luna maciza ese animal no le hace nada a la madera, por eso los
palos se deben de cortar durante la luna maciza, o sea, cuando ya
está llena.
(Gregorio Quiroga Cantú; Agualeguas)

En la luna es en lo que a veces nos fijamos, ¿verdá?, en la luna; a veces


porque se está acabando, otras veces porque hay luna nueva...
Como en cada cuarto, en cada cuarto que hace revolución.
La luna tiene algo que ver en los cambios, por ejemplo cuando
hace cuarto menguante, todas esas cosas, o cuando hay luna llena
hay cambios de tiempo, sean de norte, sean de lluvia. Nomás fijándose
uno bien se da cuenta que hay cambios.
(Isidra Maldonado Guerrero y Pedro Pedraza de León; Hualahuises)

Una vez oí a un señor decir que la luna traía lluvia porque venía
creciendo ladeada y se le tiraba el agua, le dije “¡cómo eres pendejo!,
la luna no trae nada; el agua la trae el tiempo, las nubes”. Nomás
que la gente es así...
Y por pláticas he oído que los científicos ya llegaron a la luna,
pero pos yo no creo eso, no lo creo. No, la luna está muy lejos, o es
nomás un... como un espejo, o un reflejo; por mucho que haga la
gente aquí, en el mundo, nadie puede llegar hasta allá arriba. No
creo que vayan a entrar ahí donde está la luna; o no tiene fin.
(Fernando Torres Torres; Villa de Santiago)

Véase: Astros, Cielo, Eclipse, Hombre-mujer, Sol.

155
Luz errante. Una de las visiones por excelencia de nuestro
imaginario colectivo. Es tan común que forma parte esencial
del paisaje nocturno en algunas comunidades. Varía de
forma, tamaño y color, pero siempre se manifiesta como
una luminosidad, o serie de luces, que recorre los caminos
con movimientos caprichosos: se eleva al cielo, cruza las
labores, surca el horizonte, se detiene, “brinca”, acompaña
a los viajeros de la noche.
Algunos la identifican con lumbre, gases de la tierra, señal
de riqueza subterránea, un pueblo perdido; otros, con La
Llorona, ánimas en pena, lechuzas, ovnis y hasta con una
lámpara de Aladino.

Sí se veían esas luces...


Y había otra luz que bajaba por el rumbo de la Anacua, bajaba
la luz... bajaba esa luz pero ya para llegar a la presa, daba la vuelta
pal bordo y nunca se supo qué era.
Yo creo que si significaba algún dinero todavía ha de estar allí,
o serían gentes que mataron en aquellos años.
(Lucilda López García y Juan López García; General Terán)

Y otra cosa más que le voy a decir... que aquí no muy lejos hemos visto
una... como un pueblo iluminado, en uno de los cañones, aunque no
siempre; mi señora también lo vio y varias personas de aquí lo han
visto. En la noche que nos ha tocado ir pa Sabinas lo hemos visto
desde la carretera, ¿pero ónde mero estará? Sólo Dios sabe dónde.
Pero sí se ve así por los cañones, en medio de la dos lomas, se ve el
lucerío, ¡si viera qué chulada, qué hermosura de luces!...
Pero es mucho lo que se ve de luces, como si fuera un pueblo bien
iluminado, ¡no, no, una cosa chula!
(Andrés Esquivel Vázquez; Vallecillo)

En noches sin luna, de lejos en lejos en el lado noreste de la cabecera


municipal de Gral. Terán, sin emitir ruido alguno, se deja ver una

156
bola de luz a una altura de aproximadamente 5 metros, se desplaza
hacia el sureste.
Dicha bola ha sido perseguida por hombres a caballo, pero
nunca alcanzada, son varias las hipótesis que se tienen en torno a
ella: una es que se trata de un ave nocturna que emite luz, otros
dicen se debe a un gas que escapa por una grieta que tiene la
tierra.
Los lugareños aseguran que hace muchos años un patrón puso
como contra [compuerta de una acequia] a un regador que
murió, fue al cielo y pidió protección para los de su clase, por lo que
Dios comisionó para ello a Santa Martha, Patrona de los Regadores,
y que esa bola de luz es la lámpara de Santa Martha que viene a
cumplir con su cometido.
(Juan Islas, “La lámpara de Santa Martha”,
en: Leyendas de General Terán, Nuevo León; General Terán)

Es más, aquí en el ejido hay un... mira... cada año nosotros vemos...
No sé qué será, pero eso sí lo he visto, ¿será por la rotación de la tierra?
Será... Bueno, hasta en las noticias ha salido. De aquí del canal
siempre se ven unas luces en el mes de enero, más o menos, casi por
el Día de Reyes. Esas luces tiene la gente años viéndolas. Nosotros
también, ¿verdá?, hija.
Yo he ido hasta en la camioneta a verlas, ahí, en la madrugada
he ido. Se ven de lejos, ¿verdá?, son luces que... haz de cuenta que se
mueven como si fuera un pueblito, como si fueran un pueblo.
Hay veces que es muy grande, y hay veces que es más chico... pero
siempre se ven por enero, cada año, cada año, cada año, se ven los
resplandores y... mucha gente de aquí los ha visto. Pero eso no es de
ahora, siempre las han visto... Toda la gente vamos ahí, a la orilla
del canal, de ahí se ven cada año en Navidad, de Navidad al Año
Nuevo, hasta por el 6 de enero...
(Señora; Ciudad Anáhuac)

Véase: Ánimas, Espantos, Lechuza, Tesoros.

157
Llorona. La Llorona es un tipo de espanto difundido am-
pliamente en todo México y en el mundo. En Nuevo León
la describen como una mujer vestida de blanco y de larga
cabellera, que llora y grita en las noches por haber dado
muerte a sus hijos. Nuestras madres narran que, en castigo
a su crimen, Dios la envió a penar siguiendo el curso de las
fuentes de agua –contracorriente– y que no logrará sosegar
su espíritu hasta encontrar los cuerpos de sus pequeños.
Su clamor es concebido como augurio de muertes,
enfermedades, lluvia, y su arquetipo aparece desde el extremo
sur hasta el norte, incluyendo las comunidades de montaña y
la zona metropolitana de Monterrey. Por ejemplo, en Mier y
Noriega algunos aseguraron oír sus gritos durante un fuerte
aguacero; en Lampazos de Naranjo un niño mexicoamericano
dio fe de su presencia en las pláticas de los regadores que
trabajan en los campos de cultivo estadounidenses; mientras
que, en una adaptación al medio ambiente semidesértico,
un anciano de Doctor Arroyo situó su figura alrededor de
tanques de agua comunitarios.

Ahí en el Charco Largo decían que cada vez que estaba la atmósfera
cargada y que quería llover, oían que lloraba, y ese llanto lo tenían
algunos carreteros como símbolo de que iba a llover, de que se iba a
crecer el arroyo que daba al Salto, el que viene de la fábrica. Nomás
se oían esos ruidos de la llorona y anunciaban que iba a haber
crecientes.
A veces la identifican con una lámpara o luz errante.
(Julia Sánchez Villarreal; Villa de Santiago)

Decían que cuando le bajaba bastante agua al río que salía, que
venía la Llorona buscando al hijo, que buscando a los hijos, al hijo
que había tirado al agua en una creciente, que se murió y que el Dios

158
la convirtió... no la llevó al cielo, que la convirtió en puro espíritu
de andar buscando y llorando.
(Teodoro Plata Mejorado; Hualahuises)

Los puso ahí en el mar, a esperarla, porque diosito...


Ella trabajaba y puso a sus hijos en el agua porque nadie se los
quería cuidar; eran muchos niños y un día los dejó en el mar, pero
cuando regresó ya no había nada de niños... desde esa vez ella se
aparece en la oscuridad, en el sol no.
Haz de cuenta que a nosotros nos pegan en la noche y empezamos
a llorar... entonces La Llorona oye y piensa que son sus hijos y empieza
a llorar, y dice bien recio “¡Aay, mis hijos!”.
(Aleida Liset Villalobos Rodríguez; Iturbide)

Aquí ya no pasa nada, con decirle que ya hasta los espantos se


acabaron. Antes la gente decía muchas cosas, y eran de verdad porque
uno mismo veía luces y escuchaba ruidos de la noche. Una vez a mí
me tocó oír a La Llorona. Ya andaban diciendo que pasaba por el
río. Esa vez andaba en el molino de tiro, era invierno y soplaba el
viento cuando oí el lloriqueo de la vieja ésa, nomás se me enchinó
el pellejo del puro susto, y hasta los perros ladraban todos nerviosos,
y mire que hasta la mula del molino brincaba. Pero todo se acabó,
ahora ya tenemos luz, hay más bailes y televisión y la gente se acuesta
tarde. Será que se acabaron los espíritus, quién sabe.
(Homero Adame; recreación literaria
de una plática escuchada a un anciano de Linares)

Véase: Ánimas, Espíritus, Espantos, Luz errante.

159
160
M

Magia. Fuerza inmaterial, positiva o negativa, que altera


los seres y las cosas. Su presencia en la vida cotidiana de
nuestro pueblo se expresa en innumerables creencias, actos
y fenómenos, desde los mitos y ritos de sacerdotes, brujas
y curanderas, hasta los juegos o suertes de diableros y el
conocimiento adquirido en libros sobre el tema.
Las artes mágicas tienen aplicaciones específicas
identificadas por colores: tal es el caso de la magia blanca,
para curaciones y beneficios; la magia negra, para perjuicios
en general; y la magia roja, ligada a acciones violentas. La
magia, a semejanza de la fe, es componente esencial de toda
religión y culto.

Unos conocen la magia, conocen la magia roja, porque son de guerra;


otros conocen la magia blanca, pero la magia blanca está ahí, en
la Biblia, y ésa es lo puro bueno. Los que escogen la magia blanca
escogen lo puro bueno (por eso le dicen la magia blanca).

161
La magia negra ¡pos es la mala!, y la magia roja es la de la
guerra.
(Florencio Pedraza; Hualahuises)

La tía Paula, con la que vivió mi papá hasta antes de casarse, tuvo
una hija que se vino a vivir a Monterrey donde puso unos billares y
se dedicaba a trabajar con la magia negra. Llegó a ser de las personas
más importantes. Vinieron a verla gentes hasta del otro lado. Llegó
a hacer mucho dinero porque curaba, pero usando la fuerza de la
magia negra. Como era prima hermana de mi papá, él acostumbraba
visitarla mucho. Se llamaba Josefina. En el billar tenía una calavera
debajo del mostrador donde se servían las cervezas (...) Dicen que
para que una calavera de esas brinde suerte debe ser de una persona
que haya muerto asesinada, porque supuestamente si lo matan antes
de que se cumpla su tiempo de vida natural, entonces su alma queda
penando hasta que llegue su día del juicio.
(Testimonio de Miguel Luna; Aramberri,
en: Guillermo Berrones, Ingratos ojos míos, Miguel Luna
y la Historia de El Palomo y el Gorrión: 76-77)

Véase: Bruja, Curandero, Diableros, Libros de magia.

Maguey. Los hombres y mujeres primitivos de la región


elaboraban con las puntas del maguey (Agave lechuguilla,
especialmente) raspadores y agujas; también, con sus fibras y
las de la palma (Yucca carnerosana) fabricaban utensilios de
jarciería y cestería, objetos que formaban parte importante
de su vida cotidiana porque eran utilizados en sus tareas de
pesca y recolección o como probables ornamentos rituales.
Por ejemplo, en cuevas de Coahuila, los arqueólogos han
recopilado y estudiado hilos y cordeles, pelucas, asidores para
objetos calientes, redes, bolsas, capas, mantos, faldas y otros
tipos de vestimenta.

162
Los habitantes indígenas del actual noreste de México
también utilizaron la planta como parte esencial de su
alimentación –se ingería asada–, y como fuente de bebidas
dulces o embriagantes (fermentadas). Siguiendo una
reconstrucción de su aprovechamiento del medio ambiente,
en un ecosistema tipo oasis (desierto-ciénagas-sierra),
podemos precisar que de primavera a verano aprovechaban
el aguamiel; de verano a otoño el quiote y la raíz; luego,
del otoño al invierno se ingería aguamiel y mezcal, pencas
asadas de la planta en barbacoa. Finalmente, en el invierno
–o periodos de mucha escasez– se ingería el bagazo del
mezcal.
La población nuevoleonesa, sobre todo en la zona sur-
serrana, sigue aprovechando las plantas de este tipo en la
construcción de sus casas, para formar con sus pencas canales
de riego. También se usa como objeto funerario o elemento
decorativo, como forraje para el ganado, en la preparación
de aguardiente o la exquisita barbacoa de pozo; asimismo, se
consume regularmente su aguamiel y el quiote tatemado.
En las zonas semidesérticas la talla de lechuguilla y la
elaboración de productos derivados fue, hasta hace algunas
décadas, una de las pocas y raquíticas –pero seguras– fuentes
de ingresos. Hasta la fecha, en comunidades aisladas se
recolecta y talla lechuguilla para fabricar objetos de ixtle
como estropajos, escobetillas y cordeles (en caseríos de
Iturbide, Galeana, Aramberri, Zaragoza, Doctor Arroyo, Mier
y Noriega, Villa de García, Bustamante y Villa de Santiago).
La importancia pretérita de la lechuguilla en Nuevo León
ha quedado registrada en un verdadero fósil viviente, un
mito cosmogónico sobre la planta, el cual es, a la vez, todo
un mito cultural.

La lechuguilla no se acaba, ésa existe por siempre porque ésa es la


ayuda de la pobrería, es la ayuda. Cuando no hay trabajo las gentes

163
se van a tallar, traen sus manojos de ixtle, y ya tienen con que ir a
comprar (con eso). Eso sí, para eso es la lechuguilla. Por eso está;
yo creo diosito mandó ese... esas lechuguillas, ahí, a los montes, pa
que ¡pos nos mantuviéramos!, porque en los ranchos no había otros
trabajos, sólo eso, todos trabajábamos en eso.
Nos vestíamos, nos... comíamos, y había veces que hasta nos
sobraba feria.
(Juan Esparza Alvarado; Rayones)

–¿En qué ha trabajado usted?


–Puro tallar lechuguilla desde niño.
–¿Dónde venden lo que tallan?
–Más antes aquí en García, con el Sr. Pedro Lozano.
–¿Sí sale para pasarla?
–Sí, ahí sale.
–¿Sigue tallando?
–Sí.
–¿A cuánto pagan el kilo ahorita? [mayo, 1998].
–A $8.50 primero, y bajó a $7.50.
–¿Cuántos kilos talla usted diario?
–Cinco o seis, pero ya casi no hay, ahora casi no ha llovido.
–¿Hay más gente cerca de aquí que también talle?
–No, pues no. Tengo hijos y hijas en García, uno trabaja en la
presidencia y otro en las huertas.
(Feliciano Nuño Gallegos; Villa de García)

Quiero contarles una leyenda que escuché de labios de la gente de


Mier y Noriega, por allá tienen una leyenda sobre la lechuguilla que
por aquí también la conocen: es una de las plantas que se da en las
zonas desérticas o semidesérticas y tiene su leyenda de acuerdo a las
tradiciones de esta gente.
Ellos platican que cuando no había todavía gente de color pálido
como nosotros –porque por el lado de Mier y Noriega, Aramberri y
Zaragoza había una raza media negroide, natural de la región,

164
entrando a un terreno un poquito más o menos histórico–, hay esta
leyenda que dice cómo fue que un dios bajó de los cielos para decirle
a un indio cómo hacer para vivir y le prometió tres cosas: sustento,
casa y cobijo.
En aquel entonces perseguía esta gente a pie corriendo los
venados para cazarlos; los cazaban por cansancio, los cazaban los
conejos también por cansancio, a pedradas, con un palo, con lo que
encontraban a su paso. Sucede que un día, uno de tantos cazadores
quedó aislado de todos los demás y por allí, en los pocos montes que
hay pegados a la sierra, se aparece un dios y le dice:
–Muchacho.
–Dime señor, ¿de dónde saliste?, ¿dónde estabas tú?, ¿qué pasó?,
¿quién eres o qué?
–Yo soy un dios. Tuvimos una junta los dioses en el cielo y
optaron por mandarme como enviado a decirte que tú serás también
enviado a tu pueblo a decirle que yo vengo a ofrecerles techo, sustento
y cobijo.
–¿Y...?
–Porque ustedes tan paseándose nada más, no hacen
asentamientos humanos, son nómadas, cambian de lugar a cada
rato, y eso nos está preocupando a los dioses. Necesitan ustedes
ubicarse en lugares.
–No me lo van a creer.
–No, sí te lo van a creer. Ten la seguridad, yo te voy a apoyar.
Entonces de la nada sacó una lechuguilla, una planta de
lechuguilla y le dijo:
–Diles a tu pueblo que lo siembren en las laderas de los cerros
y que yo, que soy el encargado de reproducir la lechuguilla, tendrá
reproducción suficiente para que ustedes tengan techo, sustento y
cobijo.
Aquel amigo se fue loco de gusto y llega a su pueblo:
–¿Y saben qué?¡Me dieron esto! Me encontré un dios, se presentó
conmigo, ¡por dios santito, miren hombre!
–No, no, no, ni por ese dios santito ni por todos los dioses te lo

165
vamos a creer, tás loco tú, ¿de dónde arrancaste esa planta? Oye,
por cierto que es bien rara, ¿esto dónde nació o qué?
–Nombre de veras, me dijeron que la pusieran allí hombre, allí
en las laderas, allí donde hubiera más o menos humedad, allí va a
crecer; yo sé lo que les digo. Yo vi al dios, él me la dio.
–¡Nombre, sácate!
No, pos aquél, es más, fue repudiado por su gente. Él se fue, pues
no había más que hacer. Fue y muy tristemente hizo un pocito por
allí, entre unas piedras; allí sentó la lechuguilla, le echó un puño
de tierra arriba y empezó a llorar (decepcionado de su gente) y con
sus lágrimas hizo que en cada lágrima brotara una lechuguilla. Se
quedó asombrado, pero no por eso dejó de llorar y cada lágrima que
derramaba aquel muchacho era una planta de lechuguilla que se
reproducía. En sus ratos de ocio –porque él ya no volvió a la tribu– en
uno de tantos días de coraje agarra un palo, le quita una hoja y le
pega a esa hoja, porque tenía espinas, era lo peligroso, y le pega y le
pega y entonces ve que tiene una fibra; saca unas cuantas fibras,
las deja ahí tiradas. Pero a los pocos días que regresa vio que la
fibra estaba todavía ahí y ya estaba seca; por no dejar, la toma y la
empieza a hilar, la empieza a hilar, la empieza a hilar y ya tenía un
cordoncito, un cordoncito que fue creciendo, lo dobló, fue creciendo en
grosor también, lo volvió a doblar y vio que tenía suficiente resistencia.
Para entretenerse fue y cortó una vara por ahí, echó un nudito por un
lado, echó un nudito por el otro y luego le dio la restirada a ver qué
onda; ahí ya hizo un arco, con él se entretenía y entre más lo ajustaba,
tuum, tuum, tuum, un sonido musical con el que se entretenía (algo
tenía que hacer, andaba solo). Tuvo entonces hambre y pos cortó otra
vara y se fue a perseguir un conejo. Ahí va a la carrera, pero pos no,
no pudo alcanzarlo; total, no iba a comer ese día. Para no dejar y por
entretenerse pescó aquella varita con los dientes, hizo una ranurita,
enderezó bien la varita, la puso allí y empezó a jugar: ¡fuit! ¡ah!;
tons se fijó que llegaba lejos y le estiró más: ¡fuit!, y ahí iba a buscar
el palito, ¡fuit! y dijo “no pos ya la hice”. Pos con los dientes también
empezó a sacarle punta, y entonces sí, volvió a pasar un conejo; no

166
staba muy fogueao –entonces no había armas de fuego, aquellas que:
pum, pum, pum, pum, pum, y no vuelves a ver un conejo nunca.
Agarró puntería y le pasó cerquita, dijo “no, entonces sí lo alcanzo,
voy a practicar”. Y en una palma empezó a practicar y a practicar y a
practicar y a practicar, hasta que dominó aquel aparatito que había
inventado. En una de tantas alcanzó un conejo y dijo “tenía razón
el dios, ya tengo comida, ya tengo sustento” (se estaba cumpliendo
una de las promesas del dios). Fue y arrancó más hojas y las puso a
secar, y entonces juntó bastantes cordoncitos y para no dejar se puso
a tejerlos; hizo el primer costalito y se cubrió con él porque empezaba
ya la temporada de frío. Se cumplía otra de las promesas del dios:
tenía cobijo; y para no dejar, siguió haciendo costales, cortó cuatro
o cinco varas, las puso en forma de cono, las cubrió con aquello, y
ya tenía también cobijo, techo; tonces se sombrió ya en ese árbol, en
ese, en eh, en esa choza que hizo, vaya, improvisada.
Alguien lo echó de menos en la tribu, alguien dijo: “¿Dónde está
el loco aquél, no volvió, se habrá muerto? –dijo–, habrá que buscarlo
porque es temporada de cambiar, es temporada de irnos de este lugar
para donde haya más cacería, donde haya más comida, donde halla
más fruto, donde haya más sustento”.
Y lo encontraron a aquél dormido muy cobijadito, a la sombra y bien
harto, y con tres o cuatro conejos muertos para prepararlos a la hora
que fuera. Entonces aquellas gentes dijeron: “¡Mira! Es cierto lo que los
dioses dijeron, es cierto lo que él decía, y nosotros bola de brutos pasando
hambres porque no le entendimos lo que el decía”. Entonces lo hicieron
no jefe de la tribu, desde entonces fue el gran chamán, el gran brujo. El
que enseñaba a los demás a tener techo, sustento y cobijo.
(Anastasio Carrillo Guajardo “Tacho”; General Terán)

Véase: Mezcal, Sotol.

Mal de espanto. Alteración física y emocional acentuada,


sobre todo, en los niños. Se origina a raíz de una fuerte

167
impresión o susto causados por un suceso inesperado, éste
puede ser el encuentro repentino con un animal, presenciar
un accidente o tener una visión inexplicable. Su cuadro
sintomático es: falta de apetito, tristeza, ensimismamiento,
inquietud repentina y temores. Al igual que el mal de ojo,
no es reconocido ni tratado por la ciencia médica, por lo
que la misma comunidad prescribe para su alivio “limpias”
con oraciones, albahaca, huevos, piedras de alumbre, pirul,
rosarios y crucifijos manipulados a lo largo de todo el cuerpo
en forma de cruz.

A mi hermano lo curaron de espanto porque iba caminando por


el arroyo, para la casa, cuando pasaron bastantes caballos que lo
asustaron. Llegó llorando a la casa, pero después mi abuelita lo curó
con poleo y también con un huevo. Lo curó hasta que pasaron varios
días, se compuso, y ya no lo volvieron a asustar.
(José Rafael Bazaldúa Lamas; Iturbide)

Antes curaba yo de susto y echaba rifas, pero ya desde que vinieron


esos de los aleluyas [protestantes] me dijeron que eso no era bueno,
que no anduviera haciendo eso porque no era bueno y lo dejé...
Barría a la gente con tres padres nuestros y tres aves marías, y
Dios te salve, casi siempre empezaba: “Por esta cruz perdida donde fue
derramada la sangre de Cristo, aquí curo susto y espanto y suspensión
del corazón, que se espante el susto”; con la persona que fuera hacía
eso tres veces, tres noches.
(Dora Elia López de Salinas; Melchor Ocampo)

A mí mi abuelita me curó de espanto, yo andaba afuera cuando se


me apareció una chiva, entonces me metí para la casa y le dije a mi
mamá, porque me asusté; luego, para curarme, echaron una piedra
lumbre amarrada con poleo: me barrieron. Entonces me dijo mi
abuelita que echaron la piedra a la lumbre; así es, la mete usted a la

168
lumbre y... y ya cuando dure una hora en el fuego la saca, hasta que
esté ardiendo, y ahí sale formada la figura que lo asustó a usted.
(Carlos Manuel Escobedo Arredondo; Iturbide)

Véase: Curandero, Espantos, Revolución del agua, Tejón.

Mal de ojo. Denominación dada a un conjunto de síntomas


sin causa aparente: dolores de cabeza, sopor, vómitos,
temperatura; en el caso de los niños, llanto persistente.
Desde la perspectiva médica institucional su existencia no
tiene justificación; sin embargo, la gente aclara que se pone
mal de ojo por medio de la observación. Entre las formas
efectivas para contrarrestarlo se encuentran las oraciones,
realizadas al mismo tiempo que se barre y santigua el cuerpo
con hierbas, ropa, huevos. Para protegerse de la enfermedad
se porta el llamado “ojo de venado”.

Preventivos: una cuenta de azabache, un ojo de venado o huesitos


de serpiente de cascabel al cuello de la criatura, a manera de collar
con un “chocho” al centro, enhebrado en hilaza roja.
(Manuel Neira Barragán, La medicina popular y la brujería
en Nuevo León y Coahuila durante los siglos XVIII y XIX: 18)

Cuando estaba enfermo de eso, con un vestidito del niño decía yo:
“En nombre de Dios y la Santísima Trinidad, que se retire la mala
tentación de quien le haya hecho ojo”, y le rezaba el rosario.
(Dora Elia López Salinas; Melchor Ocampo)

Pues sí, hay algunas gentes que tienen muy fuerte el ojo, y ¡pos a
veces! hay algún animal que ven por curiosidad, perro, gato o gallina,
pero no lo agarran y le hacen mal de ojo y se mueren. A mí me ha
tocado ver a este señor Luis, es tío mío... Él tenía un caballito al que

169
le hicieron ojo, tendría tres o cuatro días el animal y se le murió. Pero
no se dieron cuenta ellos que le habían hecho ojo.
También se les puede hacer ojo a las cosas, yo tenía una lamparita
chiquita y un muchachito le hizo ojo, se deshizo el tubito... se quebró
de a tiro; y es que le gustó la lamparita y no me la cogió...
Y es que algunas gentes tienen mucha electricidad en la vista, o
sea, que cualquier cosa que se les antoje agarrarla y no lo hacen...
Porque muchas veces tanto al niño que le hacen ojo como a la persona
que hizo el mal les duele la cabeza, los dos se sienten mal.
A mí me platicó una señora, que es muy buena para hacer ojo,
que a ella le dijeron que para que se le acabara esa fuerza que tenía
en la vista (esa electricidad) mirara al sol de frente en la mañana;
que al tiempo que sale el sol lo viera de frente todo lo que aguantara,
que con eso se le acababa la fuerza que tiene.
(Refugio Flores Peña y Tomasa Flores Moreno; Villa de Santiago)

Mala hora. Instante en que concebimos la presencia del


mal. Se manifiesta como una influencia negativa en la
gente: alteraciones fisiológicas, miedo, desasosiego, temor a
“malhorearse” y sucesos violentos ocurridos en el transcurso
de aquellos minutos del día en que se presiente. Algunas
versiones la sitúan a las 12:00 horas y al momento del ocaso,
pero son reiterativas aquellas que la ubican a la medianoche.
Es sinónimo de tragedias y del diablo.

Había un instante nombrado la mala hora... que era cuando pasaba


la mala hora o la malhora; ese es un momento, al tiempo de ponerse
el sol, que también llaman la hora de la oración (porque cuando se
metía el sol era tiempo de la oración). Pasaba la mala hora y algunas
gentes sí se malhoreaban.
Según esto, la malhora le entraba a uno en forma de roña o de
una clase de roncha. Le empezaba a dar comezón, ¡ay!, y empezaba

170
usted a hacerse de una roncha...
Sí, mucha gente se malhoreaba, mucha gente se enfermaba de
eso y dicen que era por la malhora; algunos ¡hasta se iban al hoyo
[tumba] con una mala hora!
Eso sucedía cuando faltaba tantito pa la noche, al pardear, en
la tarde...
Pero... había gentes que tenían conocimientos y se quitaban la
malahora con algún credo, con algún rezo o con alguna oración...
También con tierra la curaban, le echaban tierra a los enfermos: se
la untaban y se les pasaba el mal, pero yo creo que eso sería cuando
la malhora no era muy pesada, cuando era leve.
Cuando era cosa... cuando era cosa pesada sólo la podía curar
gente que en aquellos años nombraban curanderas, un curandero
o una curandera. Ésos venían y le hacían su remedito, le rezaban
alguna oración, algún credo, y lo barrían. Lo barrían con algunas
ramitas, y ya.
(Gregorio Gámez Villanueva, Magdalena Tobías Villanueva
y Heriberto Estrada Rodríguez; Mier y Noriega)

Sí se oye, ¿verdá?, dicen que sale entre las 12:00 y la 1:


00, ¿verdá?, Sale... ya sea en la noche o en el día. Esa es la
malhora que sale, ¿verdá?, y creen que es el espíritu malo,
que es Satanás...
Sí, dicen que a las 12:00 sueltan al diablo y a la una lo vuelven
a recoger... dicen, quién sabe si será cierto.
(Carlota Álvarez de Avendaño y Blanca Esther Aldape; Linares)

Véase: Diablo.

Mal puesto. Sinónimo de embrujo. Véase: Brujos, Embru-


jamiento, Emplazamiento, Enyerbado.

171
Manda. Cumplimiento de una promesa hecha a alguna figura
religiosa; generalmente consta de la visita a un santuario, una
peregrinación o una serie de rezos.

Manflor, a o Malflor, a. Véase: Hombre-mujer.

Mariposa negra. La entrada de una mariposa negra en la casa


anuncia la muerte de un familiar; para conjurar este peligro
se acostumbra matar al insecto o expulsarlo. Es superstición
de origen prehispánico y casi se conserva el nombre náhuatl
del animal: papalotl: papalote.

Yo creo son creencias porque antes, ya hace muchos años, tenía uno
la creencia de que cuando veía una paloma negra decía “¡mátala!
o ¡sácala!, porque ésa anuncia muerto”.
Y ahora ¡hay muchas palomas!, cada rato vienen aquí. Le digo a
Polita: “Fíjate que antes la creencia era que esos animales anunciaban
desgracia”. Esa era la creencia.
(Hipólita Coronado Rojas; Villa de García)

–¿Y de la mariposa negra?, pues llegamos él y yo, no estaba Ticha, no


había nadie. Llegamos en la noche, ¿verdá?, atardeciendo, y hasta
en la mañana la vimos, fue en la mañana cuando la vimos.
–¡Ora!, el bote donde estaba encerrada esa mariposa tenía jabón,
fab, detergente. Ahí se metió y mamá nomás le puso la piedra arriba
pa que no se saliera. Entonces preguntó él “¿y esto?”, y dijo ella “ahí
la tengo encerrada –dijo– ahí se metió, nomás la tapé, ¡nombre! ya
tiene muchos días, ya tiene varios días, está muerta”. Y se miraba
muerta.
–Haz de cuenta disecada, y... ¿quién la echó pa fuera? ¿Yo,
verdá?
–Usté, usté quitó la piedra, usted le quitó la piedra al bote...

172
–¡Pos al cabo staba muerta!, pero al quitarle la piedra a la boca
del bote la mariposa se volteó y voló, hasta dijimos “¡estaba viva!”.
–Sí, dijimos sorprendidos “¡está viva!”. Se fue, se fue volando, y
mamá no dijo nada, pero a los pocos días murió.
Platicando se acuerda uno, me acuerdo de Carmela, me platicó
una cosa también de su casa, pero hace muchos años de eso, cuando
vendía tacos su esposo Roberto, ¿verdá?, tenía una hachita de esas
como la que usábamos nosotros también (cuando vendíamos tacos),
estaba bien afilada y siempre la tenían colgando por ahí.
Y que una noche llegó una paloma, fíjense, se paró en la ventana
y luego se metió pa dentro de la casa de Carmela. Entonces dijo
Carmela: “Pues sea pa bien o sea pa mal”, y que la agarra a puros
hachazos, pero ¡nunca le podía pegar! Nunca le podía pegar, ahí
andaba echándole maldiciones y tirándole hachazos, al mismo tiempo
que decía: “Te tengo que matar, sea pa bien o sea pa mal, pero yo te
vo a matar”. Hasta que la hizo pedazos; dice Carmela: “Y la maté,
fue pa bien o fue pa mal, pero yo la maté”.
(Juan López García y Manuel López García; General Terán)

Véase: Agüeros.

Mezcal. Denominación genérica con la que se conoce


a las bebidas alcohólicas obtenidas de algunos agaves o
magueyes. El origen de la palabra es náhuatl y significa
“maguey asado”: metl: maguey; izcaloa: asar. Naturalmente,
el nombre se refiere a las pencas asadas del maguey que
fueron un elemento importante en la dieta de los pueblos
prehispánicos.
Con la introducción del proceso de destilación en América
y el descubrimiento del aguardiente de maguey, éste tomó por
extensión el nombre de mezcal. En el noreste su producción
y consumo suele ser artesanal e ilegal, en caseríos aislados
de la sierra, razón por la cual es un producto marginado

173
de los circuitos de distribución establecidos y del mismo
consenso público. No sucede aquí lo que en otras regiones
de México como Oaxaca, cuyos destilados han trascendido
internacionalmente debido a su calidad, pero también por
estar ligados a una vigorosa cultura popular y, desde luego,
a un importante circuito turístico.
Durante mucho tiempo el mezcal fue la bebida alcohólica
predominante, en la región sur-serrana de Nuevo León, y
su importancia como actividad económica se refleja en el
conocimiento que de su elaboración tienen algunas personas
mayores de Iturbide y Aramberri, para quienes es, incluso,
un producto de orgullo local.
En menor medida la bebida sigue presente en reuniones
diversas: pláticas, bautizos, cumpleaños, bodas, parrandas,
carreras de caballos, incluso en los velorios. La gente le
atribuye virtudes medicinales (“para todo mal: mezcal...”) y
es un atenuante del frío y el cansancio.
El mezcal de la montaña se distribuye regularmente en
ciudades como Montemorelos, sitio donde aún se obtienen
botellas de la bebida elaborada en comunidades del municipio
de Rayones. En Linares se obtiene el destilado en Iturbide
o el procedente de comunidades tamaulipecas, mientras
que en el área de Villa de Santiago se puede conseguir el
manufacturado en localidades como Laguna de Sánchez y
Rincón del Salto.
Sólo en Bustamante (área norte de Nuevo León) y La
Chona, Aramberri (zona sur) la bebida se produce y distribuye
legalmente.

Nosotros hemos trabajado maguey que está en sierras, sierras pelonas


y sierras sombrías, y hemos notado que el maguey que está sombrío...
que el maguey que está sombrío sí da mezcal, pero da menos, nosotros
anduvimos cinco años en ese trabajo...
(Juan Espinoza Castillo; Iturbide)

174
Casi siempre y hasta antes de que surgieran los adelantos tecnológicos
en México, el ranchero se reservaba un peso para la compra de una
bebida alcohólica llamada mezcal, la que era surtida en gran parte
de la sierra de San Carlos, Tamaulipas y que era vendida en “topo”,
o sea, el equivalente a la capacidad de una coca-cola chica, con un
precio de 20 centavos. Tal porción era suficiente para pasar una
noche en vela, sirviendo de pretexto para reunirse, ya sea en el casco
de la ranchería, en un baile o en algún otro lugar cercano a las
casas. No quiero pasar por alto la alusión a la afición a la bebida de
referencia que en múltiples ocasiones trajo a relucir viejas rencillas,
que en no pocas veces degeneraron en hechos trágicos o de sangre, que
en forma sistemática han enlutado los hogares de la gente ranchera
del municipio de General Terán, Nuevo León.
(Florentino Martínez Cantú, “Costumbres y tradiciones de los habitantes
de General Terán”, en: Colectivo, Tradiciones y costumbres de Nuevo León,
1995: 61).

Véase: Maguey, Sotol.

Mezquite (Prosopis laevigata). Árbol típico de las zonas áridas


y semiáridas de México. Aparece en el habla campesina y
la lírica tradicional como un símbolo de la geografía
y población norestenses; metáfora de probables raíces
prehispánicas, ya que el fruto de sus vainas era fundamental
para la alimentación de las etnias que habitaron la zona (los
documentos coloniales registran una tribu de indios llamados
Mezquite). En algunas comunidades se conservan vestigios
de una visión mística en torno al mismo; por ejemplo, en un
rancho de Sabinas Hidalgo existió una pareja de ancianos
que le rezaban regularmente a uno de estos árboles. En el
ejido San Rafael, de Mier y Noriega, la fiesta de la Santa Cruz
giraba en torno a un mezquite que con el paso del tiempo
sufrió la mutilación de sus ramas para dejar la forma de una

175
persona crucificada, figura alrededor de la cual se construyó
una pequeña capilla.
Su madera es apreciada como combustible (elaboración
de leña y carbón), así como para la realización de diversos
objetos, desde algún cáliz y puerta para iglesias, hasta bancos y
canoas (pilas de agua) en localidades de la sierra. A sus ramas
y vainas también se les conciben virtudes terapéuticas.
Algunas personas creen que atrae los rayos; otras, que
reverdece con la sequía.

Entonces sentí la caricia fresca de la sombra de un árbol y me di


cuenta de que, efectivamente, allí a un lado de la tumba, crecía
un añoso y retorcido mezquite, con el tronco ya grueso y cuyo follaje
daba sombra y protección al lugar. Se ignora si una mano piadosa
lo plantó allí o nació de una semilla llevada por el viento y que,
en forma casual, fue depositada junto a los restos de aquellos tres
valientes [los generales norteños: Pablo González M., Ernesto
Aguirre, José Carlos Murguía].
El sepulturero lo explica así: “Tal vez, como ellos anduvieron
tantos días por el monte, en su ropa o en sus zapatos agarraron la
semilla y, al ser enterrados, se cayó y quedó sobre la tierra; la lluvia,
el sol y sobre todo Dios, hicieron lo demás”.
(Victoria Von Hersen, “Una tumba para tres generales”,
en: La sonrisa de la historia: 206)

Monitos. Fetiches pequeños con figura humana que se


realizan de diversos materiales como madera, lodo, cera, tela;
son comunes en la tradición brujeril de la región y el temor
que se les tiene ha generado múltiples historias acerca de su
uso y correrías. Generalmente se les clavan espinas y agujas
o se les realizan mutilaciones y deformaciones varias.
La relación mágica entre los monitos y las personas
se concibe porque los primeros están hechos a imagen y

176
semejanza de individuos específicos o porque a los fetiches
se les colocan fragmentos de ropa, cabello o fotografías de
la persona a quien se desea hacer daño.
Además, los monitos de tela aparecen como auxiliares de
los diableros; pueden cobrar vida si se les invoca para atender
solicitudes de dinero, mujeres o suerte en el juego (General
Terán), o adquirir movimiento para realizar tareas cotidianas
como acarrear agua (Hualahuises).
En el municipio de Doctor Arroyo fue famoso el caso
de un monito que fue encarcelado y hasta fusilado por las
autoridades.

Varios habitantes de una ranchería acuden ante la policía municipal


para denunciar que algunas personas de la ranchería vecina, donde
es común la práctica de la brujería, se dedican a azuzarlos por viejas
rencillas territoriales a través de sustos y maldades. Como testimonio
presentaron un monito de trapo de unos 20 centímetros, similar al
de un vudú haitiano, con alfileres clavados en todo su cuerpo. La
policía rural dijo a los quejosos que no es posible ejercer acción contra
nadie y lo único posible es detener al monito. El monito permaneció
una semana en prisión.
El fetiche encarcelado se convirtió en la principal atracción del
pueblo y fue motivo para que se desencadenaran todo tipo de historias
en torno a él. Durante esa semana la cárcel de Doctor Arroyo registró el
mayor número de visitantes, ya que hacíamos fila para conocerlo.
(César Jaime Rodríguez, “El monito, historia de una historia colectiva”,
en: Vestigios, Num. 2, Invierno 1995-1996: 10)

Nombre, allá en el rancho de donde son mis abuelos el monito ya se


aparecía desde hace mucho, atravesaba todo el rancho, pero el monito
no era como se ve ahorita, era un monito gigante, como de tres o
cuatro metros, y dicen que asustaba a todos los que se encontraba,
hasta que un día le dijeron al comandante, aquí al de la rural, que
fuera a atraparlo, y llegó el comandante al rancho junto con otros

177
rurales y lo estuvieron esperando a ver si salía, y ya en la noche llegó
a avisarles una señora, de las que viven en las primeras casas, de
que ya se veía la sombra del monito, y que nos vamos todos hasta
el panteón a esperarlo allá, y que nos escondemos, y ya cuando
iba entrando el monito que nos salimos del escondite y que grita el
comandante“¡listos!”, y que salen todos los rurales con las armas
apuntándole, y que el comandante grita “¡fuego!”, y ya cuando le
iban a disparar, que todas las pistolas como que se traban y ninguno
pudo dispararle, y el monito seguía avanzando, y que al comandante
se le ocurre sacar un escapulario o una medalla que traía, y empieza
a avanzar enseñándoselo y creo que también iba rezando algo, y
cuando el comandante se le iba acercando el monito que se empieza
a hacer chiquito, y caminaba más y se hacía más chiquito, hasta
que se hizo del tamaño que está y ya luego se lo trajieron para acá,
para la cárcel.
(Ignacio; Doctor Arroyo)

Véase: Bruja, Embrujamientos.

Mono. Véase: Chango.

Muerte. Extinción de la vida de un ser humano que implica


la separación del cuerpo y del alma. Cada cultura tiene
formas de expresar el sentimiento que trae consigo el fin de
la existencia; en nuestro medio, la muerte representa tristeza
y resignación; sin embargo, no conlleva la separación absoluta
entre el ámbito de los vivos y la persona ausente, porque los
difuntos están presentes en la memoria y los sueños, o son
evocados en diversos rituales como el canto de alabanzas y
corridos, la conmemoración del día de difuntos, la realización
de rosarios, misas y el apilamiento de piedras. A veces,
estas ceremonias tienen la función de acortar el paso del

178
purgatorio al paraíso (al cielo), y permitir que se sosiegue el
alma de un difunto. A semejanza de lo que ocurre en otras
tradiciones, el tránsito de la vida a la muerte es concebido
como un viaje.

Cuando alguien está enferma, que está ya muy grave, vienen


muchas personas a verla: hermanos, esposos, familiares, o sea... la
desahuciada platica con ellos... con puros chingados muertos.
(Guadalupe Llerena viuda de Sánchez; Rayones)

Sí, los muertos siguen viniendo porque... porque hay veces que uno,
claramente, sueña a sus padres, los sueña... o los ve, los está viendo
cuando no está usted dormido, pero tampoco está despierto, en el
entresueño; sí, los está viendo...
Así nos sucede a todos los que tenemos, por ejemplo, cariño de
padre y de madre, y de hermanos. Está usted muy tranquilo en aquel
momento que los está contemplando, pero no se acuerda que ya no
viven, no se acuerda. En el sueño, ¿verdá?, no se acuerda que ya no
viven. Pero está muy contento porque los está viendo.
Eso me sucede a mí cuando sueño a mis hermanos o a mi padre.
Una noche clarito soñé que mi padre me habló, aquí, por un lado
de la puerta, en donde ta la llave del agua.
(Florencio Pedraza; Hualahuises)

Véase: Agüeros, Alabado, Alabanza, Ánimas, Espantos,


Espíritus, Muerte-ritos fúnebres, Muerte-ofrendas, Piedras,
Santa Muerte.

Muerte-ofrendas. Ofrecimientos a los difuntos realizados en fechas


especiales; destacan los del 2 de noviembre (Día de Muertos o de
Todos los Santos), así como los de aniversario de nacimiento y
fallecimiento; incluyen la visita de seres amados a las tumbas, ponerles
flores, velas, vasos de agua, hacer rezos. Algunos acostumbran llevar

179
música en vivo, bebidas o alimentos que gustaban al fallecido: cerveza,
calabacitas, elotes cocidos, dulces, etc.

Mi abuelita y mis tías les preparan... Bueno, mi tía Juanita, ahora


que se murió su esposo, le prepara comida a mi tío Santos; sí, el día de
los santos, que es el día de los finados. Mi abuelita hace empanadas
y prepara comidas para cuando vengan porque ellos, los difuntos,
vienen a visitar la casa.
Lo mismo sucede el día de los angelitos [1 de noviembre]; mi
abuelita, como tiene niños muertos, les prepara juguetes y cosas así
en la casa, y según esto ¡vienen a jugar!, sí se oyen ruidos.
Yo una vez me dio mucho miedo porque estaba despierta y oí
ruidos en la cocina, pero era que buelita les pone cosas ahí, les ponen
veladoras, les pone cosas. Este año pasado ¡pos no les puso veladoras
ni nada de eso!, porque no tenía con qué comprarlas, ¿verdá?
(Marisela Cortés Peña; Los Ramones)

Cuando yo me esté muriendo


Cuando yo me esté muriendo
que no me manden coronas
y que saquen del velorio
y que saquen del velorio
toda la gente llorona.

Que yo no quiero flores ni corona


quiero una cumbia bien sabrosona
Que yo no quiero flores de muerto
porque se alarga mi sufrimiento (...)
y que me pongan ventilación
porque yo sufro sofocación.
(Graciela de Tobón; “La cumbia del muerto”)

Véase: Agüeros, Alabado, Alabanza, Ánimas, Espantos, Espíritus,


Muerte, Muerte-ritos fúnebres, Piedras, Santa Muerte.

180
Muerte-ritos fúnebres. Serie de actos sacros vinculados a la
defunción o derivados de la misma. Entre los más relevantes
se encuentran: formar en el piso una cruz de cal y recogerla
al terminar el novenario para depositarla en el panteón, así
como la velación en el hogar o en una funeraria; en el hogar,
el cuerpo es tendido en la cama, sobre una mesa o en el piso.
En décadas pasadas se colocaba un adobe bajo la cabeza del
difunto con el fin de que el cuerpo se adaptara a la tierra.
Solía acompañarse de alabanzas, plañideras, rezos, charlas,
comida, café y mezcal; hoy en día se prescinde de plañideras
y alabanzas.
Algunas veces los familiares, o porque así lo quiso el ahora
difunto, disponen que se toque música durante el entierro
y en fechas conmemorativas como el aniversario luctuoso o
natalicio.
El cuerpo se trasladaba al panteón en tarimas o sobre
hombros, actualmente se lleva en carro funerario; durante
el trayecto, la gente entonaba alabanzas y alabados, ahora se
limita a seguir el vehículo.

Poner el cuerpo muerto en el suelo es lo primero que se debe de hacer;


por ejemplo, si yo me muero deben de acostarme ahí, en la tierra, de
perdido un rato, con un adobe de cabecera.
Ahorita no, se muere alguien y luego, luego levantan el cuerpo pa
la caja, no recibe nada... Eso no está bien, debe de colocarse el cuerpo
en la tierra porque si no... pena ese muerto... Porque somos de la
tierra, somos de la tierra y a la tierra tenemos que ir a dar.
(Pedro Jaramillo Rodríguez; Villa de García)

Cuando yo me muera –decía– quiero que me compongas un corrido,


fíjese. Y cuando él muere, otra sorpresa, va una hija de él y me dice,
me dice: “Oiga usté, don Chencho, mi padre tenía encargado que
le fuera tocar usted a su sepulcro”. Ahora esto, el que fue a tocar
conmigo aquí está, él fue, Manuel Charles. Él fue, fuimos él y yo a

181
acompañarlo con música hasta el panteón. Son cosas verídicas, como
le digo, era un juramento, una promesa:

Para empezar a cantar


se necesita un motivo
quiero toda su atención
pa recordar a un amigo
Oscar, así se llamaba
a quien dedico el corrido.

De ese pueblo de Terán


la muerte se lo llevó
pero antes de su partida
muchos recuerdos dejó
por ser un hombre valiente
siempre así lo demostró.

Su gusto fueron los gallos


los gallos y la baraja
los guantes, vino y mujeres
y convivir con la raza
pero se llega la raya
de esa ninguno se pasa (...)

182
Año del noventa y tres
con la muerte no pudiste
el treinta y uno de octubre
la fecha en que tú te fuiste
aquí quedó este corrido
porque tú así lo pediste.

Ya con ésta me despido


mil gracias por su atención
sus familiares cumplieron
sin duda su petición
que lo llevaran sus hijos
con música hasta el panteón.

Y así fue, fue cierto, se lo cumplimos; allí estuvimos Manuel Charles


y yo, cumplimos.
(Chencho Herrera, compositor e intérprete; General Terán)

Véase: Agüeros, Alabado, Alabanza, Ánimas, Espantos,


Espíritus, Muerte, Muerte-ofrendas, Piedras, Santa Muerte.

183
184
N

Nagualismo. Capacidad de algunas personas para


transfigurarse en forma y naturaleza animal; aparece
vinculada al poder de brujas y diableros. En las brujas el
nagualismo depende de necesidades de su “profesión”; así,
para ver en la oscuridad, visitar enfermos y desplazarse a
lugares lejanos adquieren figura de lechuza, cócono, tecolote
y cuervo. El diablero utiliza la personalidad animal para
resaltar sus habilidades y superar ciertos retos que sostiene
con los pobladores.
La creencia en naguales es vestigio de la cosmovisión
aborigen mesoamericana y áridoamericana, aunque sólo
hemos escuchado dicho vocablo náhuatl en cuatro municipios:
Bustamante, Galeana, Doctor Arroyo, Mier y Noriega

Mi tío Nestor se volvía como él quisiera... en forma de animal: coyote,


venado, algo así.
Platicaban que una vez él venía de por allá, de aquel lado del
arroyo, cuando se topó con un señor llamado Magdaleno López,

185
quien tenía rifle y le gustaba la cacería; mi tío venía caminando y
le dijo:
–Leno ¿cómo te va?
–Bien, Néstor, bien.
–¡Mira!, allá en tal parte, en la vista fulana –le dijo– pasó un
venadón grande pal agua, pal arroyo aquél. ¡Anda, espéralo, y en
el regreso te lo echas, lo matas!
–¿De veras, Néstor? –comentó Melesio.
–Sí, ¡ándale!, ve.
El hombre no perdió tiempo, se echó el rifle al hombro y ¡vámonos!, se
fue y se puso donde le había dicho mi tío. Se asomó y vio las huellas
del venado, era cierto, iban para el arroyo. Entonces ya se escondió
y dijo: “Cuando regrese, en la pasada, ¡me lo echo!”.
No, luego a poco vio al venadote que venía caminando con unos
cuernotes, ahí viene y ahí viene... Se acercó el animal y le empezó
a tirar el hombre, pero con cada disparo ¡el venado nomás movía
la cabeza! y brincaba pa delante, dirigiéndose pa donde él estaba.
En cada tiro y en cada tiro lo tenía más y más cerca, ¡pero nunca
le pegó!, y cuando le quedaba nomás un tiro tanteó, pensó “este es
Néstor, no tiene ni que.... pero este tiro que me queda lo voy a dejar
para él, donde lo encuentre me lo voy a echar [matar]”.
Otro día pasó mi tío Néstor por donde estaba Melesio, y le preguntó
riéndose:
–¿Qué pasó, Leno, mi pedacito de carne?
–¡Si hasta dejé un tiro para ti, porque tú eras –contestó–, nomás que
ya se me bajó la chiva! [el coraje].
–¡Pos no dices que eres cazador! ¿Por qué le erraste tantos tiros?
Sí, sí, el tío Néstor se volvía animal, ¡pero quién sabe cómo le haría
pa volverse otra vez gente!
(Cruz Plata Barba; Hualahuises)

Me platicó una comadre de General Terán que tengo en California,


que los muchachitos estaban portándose muy mal y les dijo, que les
dijo:

186
–Se me portan bien o los... ¡o los convierto en tecolote!
Y que respondieron los güercos:
–¡No, en tecolote no, mamá! porque nos metes muy noche.
Pero que en otra vez volvieron a portarse mal y los subió a las
hebras de la luz, que allá estaban arriba temblando de frío los tecolotes;
así me lo contó.
Y luego que una vez otro señor les dijo a los mismos niños:
–¿Oye, por qué están rasguñados ustedes de la cara, tando tan
chiquitos, por qué están rasguñados de la cara? –preguntó.
–Ira, es que papá y mamá y los papaces de ellos –contestó uno–
vuelan muy alto, y nosotros como estamos chiquitos todavía no le
sabemos muy bien a eso de volar, entonces nos arañamos en los uña
de gato [especie de arbusto espinoso] y dondequiera, por eso
estamos todos rasguñaos.
(Fernando Martínez González; Marín)

Véase también: Bruja, Cócono, Conejo, Cuervo, Diableros,


Lechuza, Oso, Tecolote, Venado.

Niños. La primera etapa de la vida humana necesita de


precauciones que apuntan hacia un objetivo común: velar
por la salud física y espiritual del pequeño. Estas atenciones
implican requerimientos esenciales para su bienestar y
desarrollo, educación informal y protección ante temores
atávicos. Prevalecen las atenciones relacionadas con cantos de
cuna, alimentos y vestimenta. Por ejemplo, ponerles algo rojo
para cortarles el hipo; colgarles collares con huesos de víbora
de cascabel para que no tiren saliva y desarrollen dentadura
sana; evitar dejar tendida la ropa durante la noche para que
no le caiga sereno o le entren malos espíritus.
En cuanto a la educación informal, sobresalen figuras
socorridas por los padres con intención de establecer límites
al comportamiento infantil; aquí el repertorio es amplio: el

187
cuco, el viejo, La Llorona, el enrabiado, el tecolote, el diablo,
Dios; advertencias como las de ser comidos y convertidos en
animal. En el ámbito de las costumbres y los ritos hallamos
la colocación de crucifijos en la cabecera de la cama, tijeras
en cruz y sombreros (evitan que el tecolote se los lleve o los
chupe la bruja); tomar una piedra en la mano cuando se va a
cruzar un río, al tiempo que se invoca el nombre del infante
y se dice una oración (asegura que el espíritu del río no se
apodere de él); enterrar su ombligo en patios o muros de
casas (para que al crecer arraigue en su lugar de origen y dé
solidez a las construcciones).
En semejante orden de ideas, existen mitos como el de
párvulos con una piedra de virtud en la cabeza, o que los
duendes son “niños del limbo”, mientras otros evocan la
aparición y encuentro en el monte de recién nacidos que
hablan y portan colmillos. Perviven, a la vez, ideas acerca
de sacrificios, como esa de emparedar criaturas vivas en las
murallas de las presas para que su espíritu grite peligros de
fisuras y desborde; o esta otra de sepultarlas sobre tesoros
para que ejerzan como sus protectores.
En el área rural, la manifestación nocturna y montaraz de
niños –especialmente su grito y llanto– provoca miedo y es
identificada con el diablo.

Platican que a los niños se los llevan las brujas cuando no están
bautizados, por eso se les debe poner la imagen de un santito en la
cabecera. Esa los ampara mientras los bautizan.
(Felícitas Chávez Hernández; Lampazos)

Ponían una persona en... más bien ponían un niño en el muro de


la presa, ¿sería en un cuadro de cemento? Eso me platicaron a mí y
afirmaban que cuando la presa se quería ir [desbordarse o reven-
tarse] hablaba el espíritu de la criatura...

188
Yo creo que decía “se va la presa, se va la presa”, así me platicaron
a mí.
(Manuel Pequeño; Linares)

Hay niños que traen piedra de virtud en la cabeza, dicen.


Aquí había uno que afirmaban tenía piedra en la cabeza, y
hasta comentaban que de un modo se harían de ella cuando muriera
(porque menos no podían)...
Y que a la mamá le decían unos que le compraban al niño (cuando
estaba chiquito) porque era sabio. Sí, se lo compraban, entonces dijo
ella: “¡Ah!, a poco yo voy a vender a mi hijo”.
Y ¡no!, pos después se murió la señora y ahí quedó el muchacho; ahorita
ya está hombre él. Pero mire, lo ve usted, así [la informante dobla el
cuello], como que le pesa muncho la cabeza; sí, él dice que le pesa mucho
porque la tiene muy grande, que por eso dobla el cuello. Pero otros dicen
que no, que se le ladea porque tiene piedra en la cabeza.
(María Luisa Mendoza Ovalle; Mier y Noriega)

Más antes, cuando pasaban las grullas y había un niño que no podía
hablar, decían: “Cuando pasen las grullas menéale una cuchara en
la boca”, decían que haciendo eso se sentaban a hablar los pequeños.
Sí, eso sí decían.
Pero ahora ya no, ya ni las grullas pasan. Antes las grullas
pasaban muy seguido, pasaban así, todas, como en un cordón,
como si fueran cogidas de las alitas, y decían: “Ahí van las grullas
–decían– ese niño no se te vaya a hacer mudo, cuando pasen las
grullas menéale una cuchara en la boca”.
Taba yo chiquilla cuando oía decir eso.
(Emilia Briones de Luna; Rayones)

Véase: Diablo, Duendes, Emparedados, Espantos, Espíritus,


Huesos, Mal de espanto, Mal de ojo, Ombligo, Piedras, Virgen
del Chorrito.

189
Nubes. Fenómeno atmosférico que algunos aseguran
poder deshacer cuando presagia tempestad; para el efecto,
rezan una oración al tiempo que santiguan el cielo con la
mano u objetos punzocortantes: machetes, cuchillas; otros
acostumbran darles nombre o concebir en ellas figuras
variadas. A semejanza de diversas tradiciones, son metáfora
de idealismo, desasosiego.

Hay una nube que sale, acá, para la sierra chiquita, acá para la
sierra de San Carlos. Se pone la nube grande y se le dibujan muchos...
muchas figuras; y allá, más antes, el papá de papá decía que...
decía que cuando salía esa nube estaba próxima la lluvia, a los dos
o tres días se venía la agua y ¡bien buena la agua! La nube vaca,
le decían a esa nube.
(Hipólito Reyna Sánchez; Linares)

Buscar forma de cosas o animales en la formación de nubes es


una afición ocasional de muchas personas, pero en estas fechas
decembrinas, cuando la Navidad se acerca, voltear al cielo y ver
esta imagen, captada ayer al mediodía cerca de El Cerrito, despierta
un significado especial.
(“Fantasías navideñas”: ¿El reno y la paloma de la paz?,
en: El Norte, Mty., 10-XII-1997)

La nube de San Cristóbal siempre se pintaba... esa siempre salía


nomás de acá [del suroeste]; no pal norte ni pa abajo. Era una
nube blanca que luego se ponía roja, ya cuando iba a llegar se
ponía roja y empezaba a llover. Pero tenía que aparecerse unos tres
o cuatro días –o más– antes de que llegara aquí. Esa nube siempre
que... cuando llegaba aquí nosotros le llamábamos tempestad, y era
tempestad.
(Manuel López García y Juan López García; General Terán)

Véase: Cielo, Tempestad.

190
O

Ojo de venado. Semilla que se utiliza como amuleto para


evitar el “mal de ojo”.

Véase: Mal de ojo.

Ombligo. Hay diversas costumbres y creencias en torno al


cordón umbilical de los recién nacidos; a veces lo entierran
en el patio de los solares con la creencia de que esta práctica
generará el arraigo del individuo en la tierra que lo vio nacer;
otras, lo colocan en el cimiento de las casas con la esperanza
de que la membrana otorgue solidez a las construcciones. Se
da el caso de quienes llevan el ombligo de un lado a otro en
un frasco, conforme se cambian de casa.

Mi ombligo está en Potrerillos


mi amor en el Barrancón
en Magüiras tengo amigos

191
en la Laja y el Troncón
y en Santa Rosa hay testigos
que soy un hombre de honor.
(J. Guadalupe Carmona; canción “Hualahuises”)

Véase: Niños.

Onza. Véase: Pantera.

Oraciones. Nuestro ámbito católico maneja un gran número


de plegarias tendientes a reafirmar la comunicación entre
el creyente, Dios, y las advocaciones respectivas. Su función
es venerar, agradecer y solicitar dones a Dios, las vírgenes
y los santos. Hay oraciones particulares para cada figura
religiosa, su forma y contenido responden a la historia y
vicisitudes del personaje sacro; por ejemplo, Santa Bárbara
es invocada durante las tormentas, debido a que quienes la
martirizaron fueron muertos por medio del rayo. En un nivel
menor, subsisten plegarias para gestiones específicas, como
aquéllas usadas para propiciar el descanso de un muerto,
curar de espanto, atrapar brujas, defenderse de animales y
enemigos, velar el sueño; para la buenaventura en el trabajo,
para propiciar lluvias, proteger viajes, ahuyentar malas
intenciones. Algunas son vestigios y préstamos de tradiciones
no católicas o son parte de la recreación popular.

Es una oración que se utiliza, o más bien unas palabras... Inclusive


viene una parte para defenderse de personas muy agresivas. Por
ejemplo, si usted está averiguando con una persona y quiere retirarlo,
o quiere aplacarlo, nomás va a decir cinco o seis palabras; las piensa
nomás, pero tiene que decirlas tres veces seguidas. Son cortitas esas
palabras que le va decir a la persona:

192
Con dos te veo
Con tres te ato
La sangre te veo
Y el corazón te parto
¡Ayúdame Cristo Jesús!

Tiene que decir tres veces toda esa oración, con eso se aplaca tu
enemigo y se va.
(Señor, Linares)

Dios, ayúdalo a protegerse y salvarse en tu nombre y en el nombre


de la paz. Santifícalo en el nombre del espíritu. Si es cierto de la
pasión, si es cierto de la glorificación, así será la salvación del cuerpo,
para salvar, para glorificarte, Dios todopoderoso. Cordero de Dios
que quitas los pecados del mundo, quita las desesperaciones de sus
cuerpos. La bendición de Dios todopoderoso ha sido en tu cuerpo,
en el nombre del Padre y en el nombre del Hijo, y en el nombre del
Espíritu Santo, de los siglos y los siglos, amén, que Dios los bendiga,
que Dios les dé paz y glorificaciones en el nombre del Espíritu Santo,
para que ustedes tengan la virtud y la generosidad... Esta es una
glorificación.
(Curandero tradicional; Bustamante)

Eso dicen que pasó por ahí por los Ramones, por ai, por ai, por ai; de
Monterrey a Matamoros iba ese pelao a llevar ¡pos sería mensajería,
sería dinero!, sería, quién sabe, y lo iban siguiendo, ¿verdá? Entonces
¡pos tenía que descansar! y se puso a rezar ¡pos pa protegerse!, o sea
que se puso a rezar –según cuentan– las Doce Verdades del Mundo,
y los que lo iban siguiendo, ¿vedá?, no sabían.
Pero ya cuando se estaba durmiendo le faltó decir una palabra
del rezo. Entonces ya cuando llegaron los que venían atrás de él,
siguiéndolo, hallaron que andaban doce, doce: doce guardias
alrededor de él. Doce soldados, ¿verdá?, cuidando, cuidándolo. Pero
a uno de esos guardias le faltaba una pata porque a aquel hombre

193
le faltó decir la última palabra de su rezo, la última letra: la última
verdad. Le faltó algo ahí, la última... andaba nada más que con
una pata, se apoyaba con un...
(Juan López García; General Terán)

Véase: Doce Verdades del Mundo, Espíritus, Espíritu de


Pancho Villa, Magia, Procesión, Santos, Virgen.

Osamenta. Véase: Huesos.

Oso (Ursus americanus). El oso es un animal común en el área


montañosa de Nuevo León. Probablemente desde tiempos
prehispánicos acostumbran quitarle sus uñas y colmillos para
usarlos de amuletos. Hasta el presente, su carne y grasa son
utilizadas como alimento; incluso, se cree que la segunda
tiene propiedades medicinales.
Se le caza a balazos, con trampas, lazos de alambre y ganchos
de uña (especie de anzuelo de grandes proporciones) y su
piel es un elemento decorativo apreciado como alfombra o
tapete. A veces crían a los cachorros de las bestias sacrificadas
o conservan sus cráneos como trofeos.
Subsiste un conjunto de ideas en torno a su
comportamiento: que espía y hace señas (ademanes,
chiflidos) a las mujeres, que tira piedras, que le gusta
penetrar en las cocinas rurales para robar alimentos, que
tiene ademanes humanos.
No es raro el relato y la creencia de que las osas quieren
a los hombres, o de que el oso se enamora y roba a las
campesinas para procrear seres mitad oso, mitad humano.
En el área urbana su figura posee connotaciones sexuales
y de conducta torpe.

194
Decían que un oso se enamoró de una muchacha; el oso se enamoró
de ella y se la llevó para una cueva. En esa cueva la muchacha se
embarazó y tuvo un hijo que era oso y que también era humano: la
mitad era oso y la mitad era humano. Luego la muchacha tuvo otro
hijo, pero éste si era todo humano.
Cuando el oso iba a traer comida para la muchacha siempre
dejaba la puerta tapada con una roca para que la muchacha no
se saliera, pero una vez el oso dejó la boca de la cueva abierta y la
muchacha se salió, pero se salió nada más con el hijo que era humano.
Entonces cuando el oso regresó con la comida la muchacha ya no
estaba, y como en la cueva nada más estaba el osito que era mitad
humano, el oso le aventó una piedra y lo mató; y la muchacha ya se
había venido con su otro hijo.
(Leonora Danés; Iturbide)

Eran un compadre y una comadre que se juntaron, tuvieron


relaciones sexuales; entonces platicaba la gente de más antes que
por eso se habían hecho animales, osos...
Platican, es como el que platica cuentos, hombre... Sí, eran
compadres ellos y se hicieron novios, luego se juntaron, y como
estaban en compañía se volvieron animales.
Por eso la osa es como una mujer... Los osos son animales, pero
tienen vista como uno, pechos como uno, se sientan como uno, nomás
que es puro pelo, tá lleno de pelo todo.
(Antíoco Torres Martínez; Iturbide)

La que protege al hombre es la osa, y el oso protege a la mujer; yo digo


eso porque eso me han contado a mí. Dicen que cuando una mujer
se queda sola, el oso la persigue y... pa hacerla como familia de osos,
pero... pero no puede...
Y el oso pos se quiere llevar a la mujer, se la lleva, pero pos no
le hace nada. Nomás la cuida, nomás, y la osa nomás se lleva al
hombre, se lo lleva así donde anda.

195
Porque... Bueno, eso a mí me pasó la otra vez con un oso, ¿o
quién sabe qué era? No lo vide [vi], pero nos aventó piedras... Nos
aventó piedras y nosotros corrimos y nos siguió, nomás hasta tal
parte, hasta allí llegó.
Pero esa vez mataron a ese oso, era un oso. No, si hubiera... si
hubiera sido osa, sí nos habría seguido hasta la casa.
Sí, la osa tiene que proteger al hombre, ¡porque anda solo en el
campo!, y... se lo lleva pa cuidarlo, sí... Porque si la osa no tiene
familia, pos busca... busca al... familiares. Busca al hombre, pa...
para criar hijos, pero... no puede criar con el hombre porque es
diferente.
(Jesús Alejandro Casas Ramos; Rayones)

Véase: Amuletos, Cacería, Colmillo, Juan Oso.

196
P

Paisano (Geococcyx californianus). Nombre regional que se le


da al correcaminos o faisán. Los pobladores lo distinguen
por su rapidez y mencionan que si lo encuentran en las
veredas, les traerá buena o mala suerte. También afirman
que el consumo de su carne ayuda a sanar enfermedades de
la piel como erupciones e infecciones.

De ese paisano lo único que se oye aquí es que cuando atraviesa un


camino es buena suerte, que es la buena suerte...
Una vez se perdió un pastorcito, se perdió el niño y se le cortaron
las cabras, se le fueron y no supo de ellas. Andaba con mucha sed
y hambre, era muy tarde y se durmió, quedó bien dormido en unas
rocas.
Entonces vino un paisano y le picó la cabeza, le picó la cabeza
hasta despertarlo, y se fue el animalito adelante de él, y se fue el
chamaquito siguiéndole, siguiéndole. El pájaro fue y lo llevó a donde
había agua; tomó agua el niño y se puso a llorar, se puso a llorar el

197
niño porque ¡pos quería comer! Entonces volvió a seguir al animalito
ese y éste lo sacó al camino, ya nomás salió al camino y el chamaquito
agarró el rumbo; comenzó a orientarse y fue a dar a la casa. Pero por
el ave esa, por el paisano.
Eso... verídico es, fue de a de veras.
Además, el paisano mata a la víbora de cascabel y es medicinal,
la carne es muy buena pa los granos.
(Alfredo Espinoza Camero; Linares)

El nombre es faisán, no paisano, paisanos semos usted y yo; el pájaro


es faisán, ese es el nombre del animal, es faisan...
Ese pájaro es muy sabroso en caldo, el animalito es bueno pa la
lepra, pa que se le quiten, así, los granos; para eso es bueno, si tiene
granos ¡eso es muy bueno!, la carne del animal ese.
Con la carne del paisano y su caldito se le quitan todos los granos;
aquí lo han comido hecho en caldo para eso, ha resultado efectivo
para los granos.
(Gregorio Quiroga Cantú; Agualeguas)

Véase: Agüeros.

Pájaro carpintero (Acorn woodpecker). Ave que se caracteriza


por ser arborícola, tener un pico largo y plumaje multicolor.
Cuando en las comunidades rurales se le ve cerca de la casa,
significa que van a llegar visitas. Lo clasifican en dos tipos: el
de cabeza roja y el de cabeza negra. El primero representa
buenos augurios y el segundo, sucesos aciagos.

Los carpinteros avisan de cosas que van a pasar. Dicen que si es un


carpintero cabeza roja son noticias buenas: una visita o algo así...
Pero siendo cabeza negra, pos son malas noticias, sí.
(Evangelina Sustaita; Hualahuises)

198
Aquí, nada menos, mi esposo tiene la superstición de un carpintero.
Cuando ese pájaro viene y suena ahí en el poste, dice mi esposo
“¿oyes?, para hoy viene visita”.
Todo es nomás que lo oigamos sonar y no falta quien venga;
entonces, cuando alguien nos visita, decimos “vino el carpintero
muy temprano”. Son supersticiones que tiene uno.
(Emilia Briones de Luna; Rayones)

Yo he oído a una señora de aquí que dice eso, ¿verdá?, de que


cuando el carpintero pica en los árboles cerca de la casa es malo,
que si el carpintero está haciendo eso es porque va a ver una muerte,
¿verdá?
Pero nosotros no creemos en eso que dice la señora, nosotros creemos
que el carpintero pica árboles para sacar de comer.
(Román Flores Ramos; Melchor Ocampo)

Véase: Agüeros, Cuervo.

Pájaro Cu. En la región se habla de esta ave a pesar de que


nadie la ha visto o ha tenido contacto directo con ella. Existen
historias sobre su origen; cuentan que por estar desnudo,
todos sus hermanos le cedieron una pluma: lo hicieron
un pájaro con plumaje colorido. El Cu prometió regresar
las plumas otorgadas, pero se fue y nunca lo han vuelto
a encontrar: sólo escuchan su canto (que anuncia lluvias
próximas, cambios de clima). Es conocido además como
“pájaro picametate”.

Se platica una leyenda, ¿verdá?, acerca de cuando vino a dar aquí


un Pájaro Cu. Ese Pájaro Cu venía desnudo completamente porque
entonces no había quien lo avalara para prestarle una pluma. Hasta
que finalmente consiguió cuatro avales, cuatro fiadores: el paisano, el

199
cuervo, el tecolote, y no me acuerdo que otro animal. Ésos lo vistieron,
le consiguieron las plumas, y cuando ya se vistió de mil colores por
una pluma de cada pájaro, que dizque se fue el pájaro...
(Efraín Segundo Rosales; Mier y Noriega)

Del Pájaro Cu contaba mi abuelita que decían que nació pelón, pelón,
pelón, sin nada de plumas, y ya cuando tuvo uso de razón les pedía
a todos los pájaros que lo vistieran, ¿pos cómo le hacía él?
Entonces las aves acordaron regalarle plumitas; todos los pájaros
le regalaron plumitas y así lo vistieron de muchos colores. Pero nomás
se vio vestido y voló, voló, voló.
Al huir cuentan que el tecolote dijo: “Déjenlo que se vaya, al
cabo yo de día o de noche lo busco”. El tecolote fue el encargado, el
que se hizo responsable de encontrarlo, algunos afirman que por
eso dice “cu cu, cucucu, cucucu”. Sí, el Pájaro Cu tiene plumas de
todos colores.
(Jacinta Hernández Prieto; Linares)

Paloma. Existen versiones acerca del diluvio según las cuales


la paloma es enviada por Dios para observar e informar de
la evolución de las aguas; en el mismo sentido de mensajera,
emprende vuelo durante la parte final de múltiples
canciones.
La gente campesina afirma que su voz expresa estados de
ánimo, frases de burla, hábitos, noción que aprovecha para
asignarle nombres particulares; así, las “palomas tristes” se
caracterizan por una melodía afligida y monótona, mientras
otras repiten en su gorjeo el estribillo “comer tuna, comer
tuna”, y son denominadas como tales, “palomas de comer
tuna”.
Al igual que en diferentes tiempos y latitudes, su variedad
silvestre es un símbolo de vida libre y felicidad: del amor (de
hecho, otra interpretación popular sobre su canto, afirma que

200
dice cariñosamente “acurrúcate aquí, acurrúcate aquí”).
Además, algunas personas consideran su carne y sangre
alimentos exquisitos, tónicos; por ejemplo, recomiendan dar
a los bebés carne de pichón a baño maría por sus propiedades
nutricionales.
En otro orden de ideas, es muy conocida su identificación
con el Espíritu Santo de la Trinidad cristiana.

Palomas que van del norte


si cruzan el Río Bravo
díganle a toda la gente
de lo que pasó en Chicago:
ha muerto Leonardo Reyes
por ser tan enamorado.
(DAR, corrido “Leonardo Reyes” )

Mataron a la paloma
que te llevaba un recado
por eso siempre pensaste
que yo te había abandonado.

En él te contaba todo
te pedía que regresaras
que perdonaras mis faltas
y conmigo te casaras.

Por eso aunque pase el tiempo


no me podré perdonar
que habiendo tan buen correo
con quien te lo fui a mandar.
(Basilio Villarreal-Ramiro Cavazos; canción “Mataron a la paloma”)

Pantera. En comunidades de la sierra y en los linderos de la

201
misma se entretejen historias sobre la astucia y depredación
de alguna pantera, probable variante negra de un puma o
jaguar. La relacionan siempre con ganado muerto y una
persecución o encuentro fortuito. Algunos especifican se
trata de una pantera-onza: gato salvaje un poco más grande
que la comadreja y muy delgado. Es sinónimo de fiereza y
valor.

Ah, el león es el puma de la sierra, aquí le dicen león porque... Así lo


conocen, pero aquí el león africano no habita, no habita el africano; a
ese puma le dicen león, pero... Es que como aquí no hay león africano,
a cualquier animal salvaje le dicen león. Aquí también a la pantera
le dicen león, un día mataron una, sí, y le dicen león, león negro.
(Raúl Carreón Flores; Iturbide)

Véase: Cacería, Gato, León de la sierra.

Pauraque (Nyctidromus albicolis). Pájaro nocturno cuyo


nombre proviene de una tribu que habitó el sur de Texas
y áreas de Tamaulipas. Los rancheros lo identifican con el
pardear y el amanecer, o especifican su hábito de volar sin
rumbo aparente; el reflejo de su mirada es rojo. Cuentan
también que si llega a salir de día, anuncia cambios de clima,
especialmente lluvia.
En rancherías de Terán se atribuye a la persona descuidada
“tener memoria de pauraque”, porque, afirman, la pauraca
pone sus huevos en el nido del cenzontle, olvidando después
el sitio donde nacen sus polluelos. Algunos linarenses lo
llaman “pájaro piedra” debido a que durante el día, cuando
está inmóvil, se confunde con las rocas del suelo; mientras
que en comunidades de Doctor Arroyo, Santa Catarina y
Mina, lo nombran “toro viejo”, ya que supuestamente repite
en su canto dichas palabras.

202
En un relato, Dios lo envía para ver si hay sobrevivientes
después del diluvio; Pauraque, a pesar de ser advertido de
no pararse en ningún sitio, se detiene a saciar su sed. Por tal
desobediencia se le condena a beber sólo del viento cuando
el líquido vital cae en pequeñas cantidades de las alturas,
durante la “Revolución del agua”.
En General Terán, Lampazos y Villa de Santiago su
volar errabundo y costumbres noctívagas han originado
sobrenombres en ciertos individuos o familias.

No, a esos pobres pauraques diosito no les dio licencia de... de estar
en un solo lugar, ni siquiera donde duermen, esos pájaros no tienen
ningún sosiego; aquí en el sol se echan y ahí se quedan dormidos.
No hacen nido ni hacen nada.
Por eso dice uno a veces: “¡Chihuahua, tú tás como los
pauraques!”; nomás de aquí pa allá, sin nunca detenerte.
(Isabel Samaniego Mendoza, Nemesio Samaniego Mendoza; Lampazos)

Los pauraques nomás salen al oscurecer y al amanecer, pero no todo


el tiempo, allá cada y cuando. Nomás antes de que oscurezca se ve,
¡y vuelan muchos! Sí, cuando es la temporada salen bastantes.
En el día es raro que miremos uno, es que están en el suelo, entre
las piedras: se confunden con el color de las piedras del suelo, porque
hasta sus huevos ponen en el suelo y ahí están.
(Leonel Tirado Cabriales; Linares)

En Nueva Rosita, Coahuila, trabajando en la campaña de


prevención contra el paludismo, tuve la oportunidad de conocer a
un descendiente de indios pauraque (...)
Y decían que el nombre del pájaro era por el color grisáceo, cafesuzco
grisáceo, que tiene el pájaro, porque no es café completamente, sino que
tiene vetas de color gris, muy parecido a lo que después los españoles
les llamaron los rayados, eran los rayados. Decía el señor éste que se
rayaban con ceniza mojada, con el jugo de hierbas o jugo de penca

203
de nopal, y les duraban las rayas (...)
El señor se llamaba Ramiro González, ese apellido tenía, el otro
apellido ¡pos no sé cuál era!
(Anastasio Carrillo Guajardo “Tacho”; General Terán)

Los pauraques ¿sí los conocen ustedes? Salen al pardear, o nada


más cuando llueve.
A nosotros nos contaban que cuando acabó el diluvio, Dios
mandó al cuervo, a la paloma y al pitacoche para que le llevaran
información del mundo.
Y el pauraque... luego mandó al pauraque, le dijo: “Bueno, ahora
vas tú, nomás vas a ver si hay sobrevivientes, pero en tu viaje no te
vayas a parar en ningún sitio, ni agarres nada”.
No ¡pos se vino el pauraque!, y lo que le prohibieron fue lo
primero que hizo; luego, luego se puso a tomar agua el pauraque, y
advirtiéndole Dios que no hiciera nada, ¿verdad?, que viniera nada
más a ver si había sobrevivientes. ¡Nombre, tragó bastante agua!
Pero pues Dios se había dado cuenta, ¿verdad? Cuando regresó
al cielo le dijo: “¿No te advertí que sólo ibas a ver, que no hicieras ni
tocaras nada, que no tomaras nada...?”. Pauraque tampoco contestó,
pero no había obedecido, ¿verdad?, y Dios le dijo: “Pos ora de castigo,
nunca vas a pararte para tomar agua, nada más cuando llueva es
cuando vas a tomar agua, cuando tengas sed a ver cómo le haces
para beber del agua que esté cayendo del cielo”.
Ese fue su castigo: el pauraque no puede tomar...
–¿Aunque le den, aunque le den en la boca o lo agarren y lo
avienten?
–¿Quién le va a dar? No se puede parar porque fue una orden, un
castigo que Dios le puso. Fíjense cuando llueve salen esos pajaritos,
unos animalitos chiquitos, así como pauraques. ¿Sí los conocen
ustedes? Sólo cuando está lloviznando salen a tomar agua. Pero
nomás la que alcanzan a agarrar con el pico. Nunca se paran en
ninguna parte a tomar agua, en los ríos, en los charcos.
Por eso nunca salen, nomás cuando llueve, ¡fíjense!, cuando

204
llueve sale ese animal.
–Yo siempre me los encuentro en el monte, pero... a veces los veo
medio azonzados cuando andan en el suelo.
(María de los Ángeles Carrera Pequeño
y Rebeca Prado Escamilla; Linares)
Véase: Agüeros, Cuervo, Indios, Paloma, Pitacoche,
Rayados.

Pavo. Véase: Cócono.

Pedro José, el indio. Pedro José Naporán fue un caudillo


indio del Nuevo Reino de León, durante el ocaso del periodo
colonial, es decir, a fines del siglo XVIII. Su lucha giraba en
torno a la recuperación y reparto de sus tierras ancestrales y
la liberación del yugo mestizo. Las correrías y fama de este
aborigen de la tribu de los borrados se extendían por la Sierra
Madre y zonas del actual estado de Tamaulipas, federándose
a menudo con otras naciones y guerreros chichimecas.
Los documentos sobre su vida y la misma tradición oral
dan cuenta de que las tropas criollas, así como las volantas
mestizas y de indios auxiliares, no lo podían capturar; de
hecho, el insurrecto terminó sus correrías bajando por
voluntad propia a Hualahuises, después de casi diez años
de lucha en la montaña. En este pueblo fue traicionado por
gente de Linares, quienes le iniciaron causa criminal. Cautivo,
pasó de Linares a Monterrey y, posteriormente, a la Ciudad
de México. En esta última urbe murió mientras se resolvía
su situación legal.
El recuerdo del caudillo indígena es tan vigoroso que
algunos sitúan su historia en las postrimerías del siglo XIX
¡asaltando ferrocarriles! Incluso, no falta quien asegura que
un amigo suyo conoció a un integrante de la banda rebelde.

205
Rumores sobre su vida, cueva y supuesto tesoro, perduran
en los municipios de Hualahuises, Linares, Montemorelos,
Villa de Santiago, Galeana e Iturbide.

Pues sí oíamos decir de los indios, pero ya no alcanzamos a conocerlos,


ya no. Que estaban por aquí en la sierra, ahí en esa cueva. Sí, la
cueva que decían, que dicen, que es de Pedro José, del indio Pedro
José, por ahí estaban.
(Concepción Maldonado Guerrero; Hualahuises)

Y hay otra cueva grande que le llaman la cueva de Pedro José, ese
Pedro José había sido un bandido de muchos años y ahí enterraba el
tesoro, el dinero, lo que robaba.
Tenía una cueva hondísima de 20 o más metros de profundidad
toda ahumada, donde hacían lumbres. Ahí iban gentes: mi mamá,
mis hermanos, se juntaban familias, iban con 15 o 20 burros; allí
descargaban tortillas, comida, allá pasaban la noche. Hacían lumbre
allá adentro, por eso la cueva está ahumada.
Iban como día de campo porque más abajo hay una cascada
como de 70 metros, aunque no sé si todavía esté esa cascada (como
el agua se ha ido acabando). Era un paseo bonito porque hay mucha
vegetación para allá, nomás que es muy trabajoso para entrar, tiene
que ser a caballo o a pie.
(Armando Torres de la Peña; Iturbide)

Se decía, se decía –porque eso sí, fue una plática muy famosa– que
todo allá, todos los ranchos, de aquí del pueblo; se decía que, aquí
en la boca del río, donde nace el río, hay una parte (y de aquí se ve
el reliz de la sierra) que le nombran la Peña Colorada; y en ése, en
ese reliz, por allí, según eso, existió un indio, que ése poco venía al
pueblo.
¡Sabrá Dios cómo vendría! Entre la noche o quién sabe, según
ellos platicaban, los señores de antes, que ese indio se llamaba Pedro
José y que cuando murió –o lo mataron, o se pelió ¡sabrá Dios!, eso

206
sí no supe yo– que había dejado un tesoro ahí en ese lugar, y se dice
que hay un perol y quién sé cuánta cantidad de dinero: puro oro
macizo.
Pero que de ahí no pueden sacar nada, es una cueva grande. Pero
de ahí no puede uno sacar nada porque la palabra de él fue que el
que quisiera aquel tesoro lo sacara “todo, o nada”.
Y así se dijo y así se dice todavía hasta la fecha: “Todo o nada”;
que voy a sacar tantito; no, no: todo, y si no, nada”.
(Guillermo Maldonado Guerrero; Hualahuises)

Véase: Cueva, Chichimecas, Hualahuises, Indios, Rayados.

Perro. Uno de los animales domésticos más estimados por


su lealtad y vigilancia. En torno al perro se difunden ideas
supersticiosas, por ejemplo, la de que su aullido anuncia
desgracias. Lo identifican con el diablo y lo consideran un
ayudante de éste, sobre todo si es de color negro y se observa
por las noches; por si fuera poco, sus lágrimas permiten ver,
al hombre, cosas sobrenaturales o al mismísimo demonio.
De manera análoga, en la zona de montaña se le considera
nagual de brujas, y en Hualahuises se halló la referencia de
que un cráneo de perro, situado en el techo de la casa, es
efectivo para que las brujas no se acerquen.
Finalmente, en Linares hablan de una tambora
confeccionada con su piel que provoca riñas al ser tocada
durante las fiestas. Las tribus aborígenes del norte eran
llamadas genéricamente Chichimecas, que significa “del
linaje de los perros” o “hijos de los perros”.

A una señora no la querían invitar a una fiesta, allá en San Juan


de Dios, municipio de Galeana, entonces ella se convirtió en perra
y fue a la celebración, como quiera fue. Pero cuando la gente se dio
cuenta de que andaba una perra adentro, la golpearon y la sacaron...

207
o sea que la echaron a palos, ¿verdá?
Posteriormente le preguntaron a la señora que por qué no había
ido a la festividad, si después siempre sí la habían invitado, ¿verdá?,
y dijo “pos yo fui, pero ¡pos me corrieron!”.
Decían que era ella el animal que fue golpeado; quién sabe si
será cierto, yo no sé.
(Edmundo Loredo Candela; Guadalupe)

Mi tía dice que... que los perros en la noche ven cosas malas. Por eso
ellos ladran, porque quieren espantarlas, pero...
Una viejita por eso tenía mucho miedo cuando ladraban los
perros... Hasta que un día dijo “me voy a poner las lagañas de los
perros, a ver qué es lo que ven”.
Entonces, un día, les quitó las lagañas a su perro y se las puso.
Luego, en la noche, cuando oyó ladrar los perros, se asomó a ver qué
era lo que veían y se murió de susto porque... por lo que vio.
Dicen que vio al diablo, y que se ven muchas cosas más, por eso
se asustó y se murió de susto.
(Raúl Carreón Flores; Iturbide)

El guarache izquierdo volteado boca abajo es bueno pa que el perro


no esté aullando, voltéenlo y no aúlla; porque si volteas el guarache
derecho el perro como quiera tá aúlle y aúlle, no deja dormir.
También el perro en la noche pos como que ladra mucho y aúlla,
mi mamá decía “nombre, el perro ve visiones”, ¿verdá?, y a lo mejor
sí. Para esto, decía ella quesque cierta vez unos señores estaban
platicado de los perros, y quesque dijo un señor:
–Nombre, no es cierto que los perros ven visiones en la noche.
A lo que otro contestó:
–Sí, cómo no; mira, si quieres comprobarlo úntate de la lágrima
del perro, aquí, en el ojo, y verás.
Y quesque sí se había untado el señor ese, se untó de aquí,
¿verdad?, de la lágrima del perro. Se untó en los ojos y quesque en la
noche este... estaba bien asustado porque miraba muchas cosas...

208
Y luego uno todavía pregunta por qué en la noche se oye la
ladrería de los perros, hasta aúllan y ¡Ave María! –dice uno–, qué
mirará el perro.
(Pedro Avendaño y Carlota Álvarez de Avendaño; Linares)

Véase: Coyote, Cráneo, Diablo, Lobo, Tamborazo, Zorra.

Petaca. Esta congregación situada a cinco kilómetros de la


ciudad de Linares es una de las comunidades con mayor
tradición brujeril en el noreste de México. Nociones sobre
embrujos, nagualismo, milagros y tragedias irradian desde
el sitio hacia muchos lugares. Su mismo nombre, de origen
náhuatl (petlacalli: caja hecha de cañas y cuero) es motivo de
historias; en una de éstas, cierto misionero esconde objetos
sagrados de los curanderos indios con el fin de acabar con
las prácticas religiosas no cristianas. Dicha parafernalia fue
encerrada dentro de una petaca y posteriormente colocada
bajo tierra. De esa suerte de caja utilizada para erradicar los
cultos aborígenes se cree derivó el nombre de la localidad.
Investigaciones en proceso nos llevan a pensar que parte
de su tradición brujeril se originó en expresiones religiosas
de herencia afromestiza, ya que la población del sitio tuvo
un mestizaje con fuerte presencia negroide.

Esta historia fue vivida por mi mamá cuando ella estaba chiquita.
Se decía de una señora, “la china Ignacia”, que era curandera, en
La Petaca. Supuestamente de ahí viene la fama de que en la Petaca
hay brujas. Era una señora que tenía muchos fetiches, monos de
trapo, y parece que los usaba en una maleta, una petaca, ¿verda?,
y como que de ahí viene el nombre de La Petaca.
Bueno, pues en La Petaca había una matanza, ¿verdá?, un rastro
muy grande; a ese rastro le decían “el degüello”, porque mataban
animales. En ese lugar, a la medianoche ya estaban matando

209
animales para que bien temprano estuvieran listos para la venta, y
en una ocasión andaba por allí una lechuza volando por ahí arriba,
¿verdá?, y los perros le ladraban y le aullaban. Entonces algunas
de las personas que trabajaban en el degüello conocían las Doce
Verdades del Mundo, y que las empezaron a decir -al mismo tiempo que
amarraban unos hilos, o algo así. Entonces la lechuza empezó a bajar
y bajar y bajar, pero como allí había muchos perros, ya cuando estaba
casi en el suelo los perros la corretearon y le desgarraron un ojo.
Otro día, en la mañana, resultó esa señora que le decían “La
china Ignacia”, resultó con un paliacate en la cabeza y con...
tapándose, supuestamente, el ojo que supuestamente le habían
desgarrado a la lechuza.
Y de ahí para acá siempre traía un paliacate en la cabeza
tapándose ese ojo. Le preguntaba la gente que por qué lo traía, que
qué le había pasado, y decía que un caballo le había dado una
patada en el ojo (y a esa señora pues sí se le conoció después su fama
de bruja). Eso era lo que platicaban.
(Señora Dueñas; Linares)

“La Petaca está porque hay muchos pendejos que creen en brujas: Yo
soy católica y creo en Dios”, afirma enfática doña María Cepeda. Ella
es quizá la más famosa curandera que vive en La Petaca...
... “¿Qué chingados quiere contar de La Petaca? ¿Qué es La
Petaca? ¿Eh? No es nada, aquí no pasa nada. ¿Cuál tradición?
Aquí no existe nada. ¿Por qué no se va a Monterrey y cuenta algo
de la Coyotera? [barrio popular de dicha urbe]. Ahí sí está el
desmadre”...
Ella no acepta entrevistas porque dice que los medios inventan
todo.
“Son puras mentiras las que platican los periódicos, yo sé que va
ir a contar que me vio con una víbora colgada al cuello y cosas de
ésas”, expresa la mujer.
(César Cepeda, “La Petaca, se acabó el hechizo”,
en: El Norte Mty, 25-II-1996: 14-D)

210
Contaban que esa señora decía: “Sin Dios y sin Santa María, y
hasta los altos de Vaquería” [Vaquerías: comunidad de General
Terán]. Platicaban que de aquí de La Petaca iban para allá las
brujas en forma de pájaros, y que eso decían para poder volar.
Y cuentan que... que una vez iban volando varias, entonces pasó
la primera por el agujero de un árbol, y luego la otra, pero al pasar
la tercera dijo “ay diosito”, y al exclamar estas palabras se convirtió
en mujer y allí se quedó atorada. Entonces tuvieron que traer hachas
y mochar el mezquite pa sacarla, porque ahí se quedó atorada.
(Jacinta Hernández Prieto; Linares)

Véase: Amuletos, Bruja, Brujas-bailes, Cócono, Cuervo,


Curandero, Doce Verdades del Mundo, Embrujamientos,
Lechuza, Magia, Libros de magia, Nagualismo, Oraciones.

Peyote (Lophophora williamsii). Esta planta fue esencial para


la vida cotidiana y cosmovisión de nuestros antepasados
cazadores recolectores; grabados y pinturas rupestres con
su imagen son las huellas visibles de su importancia ritual.
Hasta el presente, el cactáceo cumple una función reveladora
o divina entre minorías de regiones vecinas: tepehuanes,
tarahumaras, huicholes, grupos étnicos que habitan territorio
estadounidense, y uno que otro mestizo nostálgico.
Entre la población del noreste del país el uso del peyote es
relativamente común y desligado de implicaciones religiosas.
En Doctor Arroyo, N. L., se llegó a consumir con vino mezcal
mientras se jugaban partidas de baraja que duraban días
(1940-1950); y se sabe de una localidad serrana en la cual se
ingería diluido (1994) con la misma bebida durante bodas
o fiestas de quince años.
Sin embargo, en el campo es mucho más extendido
su empleo con fines terapéuticos (mezclado con alcohol
para disminución de dolores), así como para resistir

211
largas caminatas o extenuantes jornadas de trabajo
(estimulante).
Áreas metropolitanas de ciudades como Monterrey no
escapan a estas costumbres. La gente lo procura con fines
médicos, psicotrópicos u ornamentales. De hecho, en las
localidades rurales en cuyas inmediaciones crece, suele
decirse que la gente de la urbe se lo lleva con asiduidad y sin
ningún cuidado, arrancándolo de raíz, lo que ha disminuido
su población y abortado la gestación de otros pequeños.
Aquí, al igual que en otras zonas de México, se cuenta que
el cactus se mueve de lugar y se torna invisible a quienes lo
buscan por vicio, lo cortan en exceso o inapropiadamente;
otros afirman que los parajes y la tierra aceptan a los fuereños
que encuentran peyote, pero que no cualquiera puede dar
con él, hallarlo (Rinconada, Villa de García, 1996; Rincón
del Salto, Villa de Santiago, 1997).

Es que ellos como que se reunieron en un templo o un culto, le


nombraban así, más o menos, y ahí se fueron a hacer unas cuevas
¡que a sacar un tesoro!, y ya estando ahí todos se violaron, y también
decían después que se habían tomado un peyote o una cosa así...
Esas gentes ya no andaban en su conocimiento... Pues eran unas
gentes que estaban en la... que andaban sacando un tesoro al pie del
cerro del Pilón [no es el cerro homónimo de Montemorelos, N.
L., sino otro situado en las inmediaciones de Villa Mainero,
Tamaulipas], que andaban muchos hombres y mujeres, chamacos;
de ahí bajaron, pero yo creo que venían ¡pues enfermas las gentes!
Parece que dicen que tomaron un peyote, que le nombran agua
de peyote, luego ya bajaron ahí y... en eso...
(José Velázquez Escobedo y Eusebio Balderas; Iturbide)

Munchos no saben lo que es un peyote, a veces vienen y agarran aquí


peyotes y les digo “¿saben lo que contiene un... agarrar un peyote de

212
ésos (si te agarran con él)?”, y contestan: “No, pos no sé, dicen que
esto es pa alcohol y que pa esto...”.
“Pos si –digo–, pero pregunta primero, porque este es igual que la
mariguana; si te hallan un peyote pues te pueden detener. Haz de
cuenta que es como mariguana, el peyote”.
Pero es como todos, si tú sabes una cosa y a mí me ponen de
comandante y entonces vienes y tú agarras un peyote, no porque
agarraste un peyote eres vendedor de drogas o esto y lo otro, porque
no sabes ni lo que agarraste. Tú lo quieres pa una cosa o pa alcohol
y... y eso es lo que pasa. No saben que es prohibido la mata esa.
Tú te lo puedes llevar, es más, si te ven un peyote no creo que te digan
nada, sí, porque ya saben qué es. Pero es más, lo puedes envolver en
algo y lo pones por ahí para que no te lo vean.
–Sí, sí lo voy a guardar, ahí traigo una mochila.
(Federico Treviño Saucedo; Mina)

Piedras. Las piedras son objetos de uso y culto desde la


prehistoria, ejemplo de esto son los numerosos vestigios
arqueológicos y símbolos grabados en las rocas de nuestros
montes; de hecho, en zonas de lo que ahora es Coahuila,
Nuevo León y Tamaulipas habitó una tribu de indios “piedra”,
singular unión entre una manifestación de la naturaleza y
los hombres.
En el presente, no es rara la pervivencia de su empleo
práctico, religioso, ornamental y recreativo, tanto en el
ámbito rural como urbano. De acuerdo a su propiedad,
origen y función, ostentan nombres tradicionales: piedras
de imán, piedras de alumbre piedras de rayo, de trueno,
o del cielo, chuzos, pedernales. Las de imán precisan ser
alimentadas con objetos de hierro como alfileres, broches,
agujas, y se les atribuyen propiedades bienhechoras. Las
de alumbre son utilizadas para curar de espanto, rito cuya

213
parte final consiste en arrojarlas al fuego, dibujándose en
su textura ardiente la causa de la enfermedad. Las del cielo
arriban con los rayos y truenos de las tormentas; se conservan
como curiosidad, para afilar cuchillos, de amuleto, o por un
motivo casi olvidado: detener la lluvia lanzándolas al aire.
En lo que respecta a los pedernales, se aprovecharon para
hacer fuego, nuestro pueblo los golpeaba con un eslabón para
lanzar chispas y encender yesca; actualmente se guardan de
recuerdo y se coleccionan; otros, los venden y los usan para
elaborar dijes.
Costumbre arcaica, pero vinculada a ritos católicos, es
aquella de colocar piedras en cruces de muertos situadas
junto a caminos y carreteras (para que descanse el espíritu
del difunto); igualmente, manipular un guijarro cuando se
cruzan fuentes de agua con un bebé (para protegerlo del
espíritu del río). En el mismo sentido, se da la constante de
imaginar y rendir culto a vírgenes delineadas en rocas.
Por otra parte, hallamos la mención de piedras de
virtud, “valiosas” o “preciosas”, en la cabeza de niños con
malformaciones genéticas (principalmente hidrocefalia), así
como en un venado que se ostenta imposible de cazar; estas
últimas, herencia probable de la tradición medieval europea.
Debido a su aspecto y huellas de la naturaleza encontramos:
“piedras de sol” (con un tipo de fósil) y “piedras de agua”
(diluidas por la corriente de ríos), ambas utilizadas para
adornar casas y jardines.
Las piedras poseen una connotación diabólica cuando
vuelan del monte a los senderos o a los hogares campesinos
sin origen ni causa aparente.

“Su casa está vacía y sólo la abrimos para que se airee, su ropa sigue
en donde mismo, nomás le faltan la Biblia, los libros de karate y
unas como flechitas (de piedra) que él juntaba, porque todo eso se

214
lo llevaron los hombres de negro (agentes de la PGR) que vinieron a
rastrear todo en este ejido”.
(Daniel Aguilar, citado en Melitón García,
“Hasta el queso se comieron”, en: El Norte, Monterrey, 28-IX-1997: 6-A)

Llama la atención, a primera vista, que la mayoría de las casas se


encuentran construidas con una piedra que las embellece grandemente
y le dan al pueblo un cariz muy pisteable. Después de platicar un
rato con algunos de los vecinos nos enteramos que la extracción de
dichas piedras es un medio de subsistencia para muchos habitantes,
quienes cuentan con propiedades en las que se halla el material y las
han transformado en pequeñas pedreras.
(Éric Lara, “Notas de campo”, Vallecillo, 4-X-1997)

Tal parece que el destino está marcado


para todos los valientes de la piedra
Hoy a Pedro el turno le ha tocado
lo mataron sin que se defendiera.

Otra tumba para ese cementerio


que es testigo de toda una leyenda
una cruz con el nombre de Pedro
y otro corrido para el rancho de la Piedra
(DAR, corrido “Otra tumba más”)

Hace años se contaba la siguiente historia que a continuación narro


con estilo personal, pues me la contaron hace ya bastante tiempo y no
pude grabarla ni tomé la precaución de transcribirla inmediatamente.
Ahora trato de contarla de la manera más fiel, aunque suene más
a cuento que a leyenda:
Allá en Raíces vivieron las gentes del pasado y dejaron escrito
su paso por el mundo, formando círculos, espirales y viboritas

215
(petroglifos) en la roca. El lugar aparte de eso no tenía nada de
raro, pero en la noche, justo a la hora del crepúsculo, las piedras
que hay por doquier en las lomas, al otro lado del arroyo, empezaban
a despertar. Se veían sombras moverse y se oían voces y música de
otros tiempos. Las piedras despertaban de su sueño. En ellas vivían
las conciencias de los antiguos. Esa gente amó tanto a su tierra que
antes de morir le pidieron a Dios que les permitiera quedarse ahí por
toda la eternidad, y Dios les concedió el deseo. Todas las noches los
espíritus volvían a la vida para recorrer la tierra que tanto amaban.
Todo aquel que por azar se encontraba o veía esas sombras de la
noche se asustaba tanto que juraba no volver por ahí nunca más.
Unos decían que era el diablo, otros que había dinero enterrado, pero
nadie se atrevió jamás a escarbar.
La paz de esos habitantes se vio turbada allá por los años 40,
cuando un poeta-historiador de Linares se dio a la tarea de recolectar
petroglifos y llevarlos a un futuro museo que él mismo proyectó.
Mucha gente empezó a ir y venir por esos lugares, siempre buscando
las piedras que tuvieran signos o dibujos o inscripciones. Se llevaron
la que pudieron arrancar de la tierra, dejando sólo aquellas de la
larga pared. Las ánimas perdieron su punto de referencia y desde
entonces dejaron de manifestarse por las noches.
Con el paso de los años ese terreno cambió de dueños varias veces,
hasta que en la actualidad hay grandes pastizales para alimentar
ganado. La gente que ahí vive nunca habla de ruidos o visiones,
el lugar es ahora un rancho más de la vasta región semidesértica
de México.
(Homero Adame; “Raíces”, Linares)

Véase: Amuletos, Cueva, Curandero, Indios, Mal de espanto,


Niños, Pauraque, Rayo, Trueno, Virgen.

Pinacate (Geotrupes vernalis). En cierto cuento recopilado


en Linares, este insecto negro tiene la hazaña de haber

216
engañado a Coyote. Se le denomina también “rodacuache”
y algunos creen que al salir en gran cantidad anuncia
lluvia. Un testimonio habla de un diablero que usaba un
pinacate para realizar trucos, hasta que alguien se lo mató
accidentalmente.

Me acuerdo que papá nos platicaba una historia de los pinacates


y nos hacía reír. Esos animalitos salen a hacer bolitas de tierra y
excremento de la res, en los caminos; casi siempre se ven en las veredas
arriando una bola de ésas.
Y cierta vez andaba el pinacate en sus tareas cuando vino el
coyote y le dijo:
–Oye, pinacate, ¿qué andas haciendo?
Estaba agachado el pinacate, pero le contestó:
–Estoy oyendo lo que dicen en el otro mundo.
–¿Y qué están diciendo ? –insistió coyote.
–Que van a salir a matar, a comer... a matar todos los coyotes
que andan por las veredas.
¡Y que arranca, arrancó el coyote! ¡Se salvó! Ya se lo iba a tragar
el coyote, nomás que le dijo el pinacate, le dijo:
–¡Silencio!, pos estoy oyendo lo que dicen en el otro mundo.
–¿Qué están diciendo?
–Que van a venir a matar a todos los coyotes que andan por las
veredas.
¡Y que arranca, arrancó!, se fue el coyote. Entonces el pinacate
se salvó de que se lo comiera el coyote.
(Sr. Salazar Pequeño; Linares)

Viera lo que hizo el hombre, levantó con cuidado el rodacuache y


luego se puso a llorar, quería volverlo a la vida, buscaba juntarle las
partes destrozadas, lo acariciaba, le hablaba. Pero el animal estaba
bien muerto y no revivió.
Todos los que estábamos presentes mirábamos pos sorprendidos,
¿verdá?, y callados, cómo aquel animalito representaba tanto para

217
él. Y el que lo había pisado ¡pos fue por accidente!, ¿verdá?
Después de que pasó eso, aquel hombre dejó de echar sus rifas y se
fue del rancho pa Matamoros, y a los pocos días de llegar al puerto
murió no sé de qué. Yo creo que la muerte de aquel animalito ya le
anunciaba su suerte, su destino.
(Anónimo; Hualahuises; recreación
de historia escuchada en un autobús)

Véase: Diableros.

Pitacoche. Ave de plumaje color gris y ojos rojizos. Al igual


que a la paloma, al cuervo y al pauraque, le asignan un
encargo divino después del diluvio, pero se embriaga y no
cumple con su misión. Por este desacato, Dios lo castiga: le
quita su canto que, originalmente, era igual al del chico –
cenzontle–, además, lo obliga a permanecer con los ojos rojos,
de borracho. Un caserío de Aramberri lleva su nombre.

Señales de mala suerte ¡había tantas!; por ejemplo, no criábamos un


pitacoche porque era mala suerte ¡porque era mala suerte!. Acarreaba
desgracia, decían ¡que se quemaba la casa!
El pitacoche tiró los cantos porque se empedó [emborrachó],
lo que él sabía cantar lo sabía el chico (cenzontle); por eso, ahora, el
chico es el que canta muy bonito.
El pitacoche ya no canta bien porque dicen que se empedó.
Pitacoche tiró los coritos que se sabía, los mismos que se sabía, y
sabe, el chico; de seña tiene hasta los ojos rojos el pitacoche (pruebas
de que vivía borracho).
(Esther García Vázquez; Linares)

¿Ustedes nunca supieron del diluvio, cuando llovió mucho y todo


se acabó? En ese diluvio Dios nomás salvó un par de cada animal que

218
había sobre la tierra, un par de cada cosa, por decir, dos palomitas
de comer tuna, o sea, un par de todos los pajaritos que hubiera.
Pero después de que el diluvio había acabado con todo, ¿verdá?,
le dijo al pitacoche: “Ve a ver cómo está el mundo. Nada más no
vayas a tocar cosas de lo que hay abajo, nada, nada. Tú nomás
vas a ver cómo está la tierra, ¿vedá?, a ver qué movimiento hay allí
abajo, a ver si hay sobrevivientes o algo. Pero no vayas a tocar ni a
tomar nada”.
Bueno, así nos la platicaron a nosotros, ¿verdá? Se vino del
cielo el pitacoche y halló puras botellas de vino, se las tomó y regresó
bien borracho ante la presencia de Dios, ¿vedá?, con los ojos bien
rojos. Y éste le reclamó: “¿No te dije que no tomaras nada?, ahora
de castigo así te vas a quedar siempre”. El pitacoche no le contestó a
Dios, ¿verdá?, pero ¡pos nomás no obedeció! Desde entonces quedó
con esos ojos, se le ven los ojos como de borracho al pitacoche.
(Bernardina Lozoya Rodríguez; Linares)

Véase: Cuervo, Paloma, Pauraque.

Procesión. Caminata colectiva llevada a cabo con rezos,


cantos y danzas, cuyo fin es celebrar a Dios, a las vírgenes y a
los santos; por lo general, se realiza como reconocimiento y
auto de fe, aunque en otras ocasiones se hace para celebrar
un acto originario como la fundación de pueblos e iglesias,
los ritos de Semana Santa o implorar lluvia.

De aquí nos pasamos a platicar con un grupo de señoras (tres) que


hacían procesión en la calle y tocaban las campanas del pequeño
templo local. Nos explicaron que lo hacían para mantener la fe, se
sentían sus guardianas, puesto que en el pueblo [San José de la
Popa] nadie reza, ni va al templo.
(Yosune Ibarra y Gustavo Herón, “Diario de campo”, Mina, 27-IX-1997)

219
El día de la Santa Cruz, el día 3 de mayo, hacen fiestecita. Bajan
la crucita de allá de arriba de la loma y la visten, le hacen flores;
hay veces que la llevan con músicos como en una peregrinación.
Luego la llevan otra vez pa allá pa la loma. Esa cruz es un pedazo
de madera, nomás que está bendita. Esa cruz, pa cuando teníamos
luz de conocimiento, ya existía, y había muchas crucitas aquí...
(Andrés Esquivel Vázquez; Vallecillo)

En un peregrinar solemne, lleno de fe y devoción, más de un millar


de católicos acompañados del Cristo de la Expiración rezaron ayer
para que lloviera en Nuevo León.
Y la petición obtuvo respuesta hora y media después: llovió en
toda el área metropolitana.
Según la tradición, que data de hace más de 290 años, el Cristo
de la Expiración, conocido también como el Señor de la Lluvia, es
sacado a las calles del centro de Guadalupe el segundo domingo del
mes de agosto.
El fin: hacer caer la lluvia.
(César Cepeda, “Señor de la lluvia hace el ‘milagro’”,
en: El Norte, Monterrey, 3-VI-1996: 8-D)

Véase: Alabanza, Oraciones, Santos, Virgen.

Puma. Véase: León de la sierra, Pantera.

220
R

Rayados. Conjunto de grupos étnicos que habitaron el actual


noreste de México. Se les llamaba de esta manera debido a
las pinturas o tatuajes que ostentaban en su cara y cuerpo,
signos aplicados, generalmente, con incisiones, ceniza, tintes
variados. Eran conocidos también como la “Nación Borrada”,
y en el municipio de Rayones existe una sierra que conserva
el nombre tribal que le impusieron.

Éste se internó por el potrero de Las Blancas y, siguiendo senderos que


sólo frecuentaban los venados, fue a dar al pie de la Sierra Borrada,
en el cañón de San Marcos. Allí dejó persogado su caballo y la silla
la escondió en un mogote de encinos y magueyes.
(José Lobatón, El gringo: 141-142)

Una vez fue un indio, pero era indio rayado, era rayada la piel: tenía
rayas azules, verdes, blancas, pero así era su piel...
Yo estaba chiquilla cuando iba, yo creo tendría unos nueve años...
Iba a la casa y decíamos “¡ahí viene e]l indio!”, le teníamos bastante

221
miedo, entonces decía el indio:
–No –decía– no corra comita –dice– no corra, ahora ya no como
gente, ¡pero no se me hace trabajoso comerme a esa chamaquita!
Y es que estaba una hermanita mía, así, chiquita, estaba sentada
en un cajón.
–No se me hace trabajoso –comentó–, no se me hace trabajoso
comérmela.
Y dije yo:
–¡Ah, entonces ya no andes viniendo aquí!
Y dice el indio:
–No, pero a ti no te voy a comer –dice–, más antes sí me comía a
la gente, pero ahora ya no porque ya comí grasa; ya ahora si yo voy
con mis hermanos –decía– me comen ellos a mí...
Este indio estaba liso, pero con la cara bien rayada, los brazos y
todo el cuerpo.
(Evangelina Sustaita de Platas; Hualahuises)

La abuela sí platicaba que llegó a andar una india rayada en


estas partes. Llegaron a conocerla aquí; sí, existió aquí en los ranchos
esa india, e indios rayados también los conocieron ellos. Aquí, en
esta región de nosotros, platicaba la abuelita de nosotros.
Casi que hasta una de ésas era... Sí, algo así, una de esas indias
había sido de la casa (pero allá muy atrás)... Sería como de la gente
de ellos, parece que llegó a ser parte de la gente de ellos, como que la
señora rayada fue bisabuela de mi abuela, algo así. La abuela mía
platicaba, algo así, como que era india rayada la... la bisabuela de
ella. Su bisabuela era de ésas, fue de esas gentes (...)
Y están las cruzas todavía, todavía existen las cruzas entre uno,
como que uno también tuvo sangre de indio, nada más que ya
mezclada. En esta región hay mucha sangre de indio, una vez nos
dijo a nosotros un señor –a mí y al papá mío– dijo:
–Ustedes tienen sangre de indio.
Y contestó papá:

222
–Pos que al cabo es cierto.
(Teodoro Plata Barba; Hualahuises)

Véase: Canibalismo, Indios, Pauraque, Pedro José.

Rayo. Descarga eléctrica de alta intensidad generada por


el choque de cargas positivas y negativas de las nubes, o de
una nube y la tierra. Al igual que la centella, a veces ocasiona
muertes de personas y de animales, razón por la cual lo
conciben como un castigo divino o arma de Dios. Nuestra
gente suele llamarlo “culebrilla” debido a su semejanza con
el movimiento de las sierpes, y en el área rural es también
denominación de un guijarro.

Los rayos que caen cuando llueve pienso que son electricidad, según
dicen, que es electricidad, tal vez de la tierra o quién sabe. Lo que sí,
ésos matan gente y animales.
(Señor; Higueras)

–¿Por qué les llaman “piedras de rayo”?


–Porque vienen del cielo.
–¿Y eso quién les dijo?
–Una prima mía.
–¿Y ustedes las juntan?
–Sí.
–¿Para qué?
–Para cuando llueva avientarlas pa arriba y se quite el agua.
–¿Y sí se quita?
–Sí.
–¿Y qué más platican de esas piedras?
–No sé.

223
–¿Y juntan más piedras o nomás ésas?
–Más.
–¿De otras, para qué?
–Para poner de adorno...
–¿Cómo está eso de las “piedras de rayo”; ellas ya…?
–Cuando llueve avientamos las piedra pa arriba.
–¿Para qué?
–Pa que se quite el agua.
–¿Y qué más?
–Cuando se quitaba el agua recogíamos las piedras, pa cuando
llueva otra vez...
(Norma Leticia Hernández Reyes
y Alejandro Hernández Reyes; Linares)

Véase: Centella, Cielo, Tempestad, Trueno.

Relámpago. Véase: Centella, Rayo.

Relación. Palabra que se refiere para identificar, señalar


y localizar tesoros, es decir, desde el momento que se
manifiesta la idea de encontrar una riqueza subterránea hasta
su búsqueda, hallazgo, creencias y peligros inherentes.

Las relaciones existían porque más antes había mucha riqueza en el


campo y nuestras gentes enterraban el dinero; antes no había bancos
ni nada parecido. Ese es el porqué de las relaciones ¡porque todavía
hay relaciones! Por ejemplo, si los ganaderos vendían una parte de
sus animales enterraban el dinero, lo escondían porque, como le digo,
en aquel tiempo no había bancos.
(José Pérez Chávez; Linares)

Había lugares donde decían que espantaban, decían que asustaban

224
porque había una relación; una relación se refería a lo que había de
dinero enterrado en tal parte. Platicaban que por esa riqueza oculta
asustaban en la orilla de un camino o en un cerro... Pero ¡yo nunca
encontré nada!
(María del Refugio Pequeño y Antonio Nevares González; Hualahuises)

Véase: Carbón, Tesoros.

Remolino de viento. Alteración giratoria y rápida del aire.


Su movimiento turbulento provoca polvaredas y a veces
daños ligeros. De los fenómenos naturales es el único que
se identifica extensamente con el Diablo; al manifestarse, la
gente se santigua e invoca a Dios para alejar la presencia del
maligno. Se concibe como augurio de cambio de clima.

Decían “ahí anda el diablo”, cuando se hacían ésos... cuando se


levantaba un remolino de aire. Pero uno que ya conoce sabe que esos
aparecen cuando quiere llover, cuando quiere hacer frío, se vienen
esos remolinos de aire y... parece que bailan, parece que bailan, así,
de un lado pa otro.
(Alfredo Pérez Casas; Rayones)

Creo que más allá sí... cuando yo estaba de unos quince años, en
aquellos planos [valles] oía decir a las gentes, a las mujeres: “¡Ándenles
chamaquillos, háganse porque ahí viene el diablo! ¡Ándenles, tápense
la cara porque ahí viene el diablo!”, y el remolino en su... Pero eso era
cuando venía un remolinazo grande, que la tierra...
(Juan de León Morín; Mier y Noriega)

Mi suegra cuenta que un día ella se acostó y que en la noche se vino


un remolino bien fuerte, bastante aire; se acabó una caja de cerillos
queriendo prender la lumbre...
Y cuenta que de repente sentía que le daban piquetes por aquí y

225
piquetes por allí, y por acá, en todo el cuerpo, y ahí tá y ahí tá, y ella
¡pos no podía dormir! Hasta que imploró “¡Ave María Purísima,
qué será esto!”, fue hasta cuando se quitó todo el viento. Entonces fue
cuando ella pos ya se pudo dormir, dice “ya pude dormir, y otro día
me levanté muy temprano para ir a ver a mis suegros”. Y al llegar
a la casa de éstos, le dijo su suegro:
–¿Qué crees Lupe? Que anoche soñé que el diablo te andaba
llevando.
Y ella contestó:
–¡Pos por poco se le concede! –dijo–, porque anoche no me dejó
dormir, me daba piquetes pa allá.
Dice ella que sí, que eso sí le pasó a ella, que le daban piquetes cuando
estaba el remolino bien fuerte, y ella se sacudía la tierra y ya...
(Petra Torres Colunga; Iturbide)

Véase: Diablo.

Revolución del agua. Preámbulo de una tempestad que no


alcanza a manifestarse completamente, o nubes de tormenta
que pasan de largo sin lluvia. Fenómeno atmosférico común
durante los meses de mayo y junio.

En esas lomas se aparecía un animal desconocido en el tiempo de la


revolución del agua y algunos decían que ese animal era el diablo...
Precisamente, ese pariente que no creía en los espantos se topó con
esa fiera y se asustó, por eso nunca volvió al sitio.
Pero él platicó a otros todo lo que yo les dije a ustedes de su
historia, y debido a esas pláticas unos señores se animaron a ir.
Fueron también durante el tiempo de la revolución del agua con
unas varitas, ¿verdá?, dizque para buscar un tesoro, se pusieron a
escarbar por ahí.
Y en eso estaban cuando vieron que arriba de la lomita brillaba
algo (el sol staba ya bajito, o algo así). Pero no sólo era un brillo,

226
vieron como algo que venía caminando pa abajo. Entonces decidieron
irse dos, a ver qué era, dos, y uno se quedó ahí.
Lo que sigue se me hace menos creíble, pero lo que no me gusta es
que los dos fueron testigos; los dos lo vieron.
Total que dos de ellos se fueron subiendo pa allá, a ver aquello
que brillaba en el cerro, ascendieron hasta que... pos como que había
hojas secas y... oyeron un ruidito; oyeron un ruidito y ¡no!... ¡pos era
un indio!... un indio con todo y su “chamal”, o quién sabe cómo se
llamará el plumaje ese que usaban.
Lo que venía bajando era un indio que apuntaba con arco y flecha,
pero se bajó derecho, a ellos no los vio –como que a ellos no les puso
cuidao, ¿verdá? Se bajó derecho pa allá, pa donde se había quedado
el hombre solo. Entonces ¡no!, los dos se apearon, se regresaron por
la vereda y llegaron allá, donde estaba su compañero.
Nada más que pos el hombre ¡nomás no les dijo nada de lo que
vio! No les dijo nada, sus únicas palabras fueron:
¡Vámonos, vámonos! Ya no vamos a buscar el tesoro, ¡no, no!
Nada de escarbar.
Pero ellos no supieron qué le dijo el indio o qué fue lo que él vio,
si el indio lo golpeó o lo amenazó, algo de eso. No supieron qué fue
lo que le pasó mientras ellos no estuvieron.
Total el hombre se espantó y murió después, al tiempo murió de
espanto.
Eso pasó en unos lugares de por aquí, según él los mienta, en un
sitio que le dicen El Pajareño, perteneciente a General Terán, por
ahí, por ahí, por esos lugares sucedió lo que les platico, por la orilla
de esos ríos, algo así.
(Susano Perales Hernández; Linares)

Véase: Sol, Sol de agua, Tempestad.

227
228
S

Santa Muerte. A finales de los años noventa una práctica religiosa


se extendió, entre la gente del noreste de México y el sureste
de Estados Unidos, el culto a la Santa Muerte. Ser concebido
como una suerte de espíritu protector al que se le prenden
veladoras, se le reza y se le otorgan diversas ofrendas.
En un primer momento la entidad formaba parte de
creencias y prácticas marginales o subterráneas y estaba
asociada a oficios peligrosos como el de narcotraficante
o policía. Sin embargo, el culto rápidamente amplió su
penetración y, para principios del tercer milenio, ya era
visible y plenamente aceptado entre hierberos y curanderos
tradicionales, tanto nuevoleoneses (Monterrey) como texanos
(San Antonio); algunos de éstos aseguran que heredaron
su devoción por promesas, revelaciones varias (sueños,
apariciones) o situaciones límite (curaciones inesperadas,
accidentes) padecidas por un familiar o ellos mismos.
Una parte de los devotos señalan que la creencia en la
Muerte es como la de cualquier santo católico; otros, señalan

229
que la relación con ella implica cierto peligro porque puede
tornarse vengativa y cruel si no se le cumplen las ofrendas
o los rezos prometidos.
Generalmente, su representación es la de un esqueleto
cubierto con una capa y hoz en mano, símbolo que aparece
con algunas variantes cromáticas en efigies, altares, collares,
folletos, pulseras, oraciones, dijes, estampas, libros y páginas
de internet.
También se le denomina la Santa Niña o la Niña Blanca,
aunque en el Noreste su culto no es público, como si sucede
en algunas zonas de la ciudad de México, Distrito Federal.
Su devoción no es de herencia prehispánica ni exclusiva de
la nación mexicana, como algunos escritores o antropólogos
afirman, existe por ejemplo- una entidad semejante que
llaman “La San Muerte” en Argentina; además la imagen del
culto es de origen medieval, proviene de la efigie de la muerte
avalada por El Vaticano para representar las hambrunas y
pestes de los siglos XIII y XIV en Europa.
Las creencias, mitos, ritos y símbolos populares asociados
a este ser son parte de la religiosidad popular, expresión que
adopta devociones aún y cuando no sean reconocidas por la
religiosidad institucional; en este caso, la Iglesia Católica.
En el norte de Nuevo León y la frontera chica de Tamaulipas
se le identifica como protectora y símbolo de “Los Zetas”,
grupo de pistoleros del Cartél del Golfo.

Oración para todos los días. Jaculatoria: Muerte querida de mi


corazón no me desampares de tu protección, y no dejes a fulano__
________un solo momento tranquilo, moléstalo a cada instante y
no dejes de inquietarlo para que siempre piense en mi (se rezan tres
Padres Nuestros).
(Novena de la Santísima Muerte, hierbería “San Lázaro” Nuevo Mercado
Juárez Casilla No. 27, 2003)

230
Ella empezó a creer en la Santísima Muerte a partir de que tuvo un
sueño, a la edad de 12 años. En el sueño la Santísima Muerte se le
apareció y le dijo su nombre para que cuando tuviera problemas, en
el transcurso de su vida, la invocara; también le dijo el significado de
las veladoras, para cualquier problema que ella tuviera; la veladora
blanca era para problemas familiares, el color rojo para los problemas
de amor, el color negro para problemas más pesados (brujerías).
Ese sueño ella no lo tomó en cuenta de momento.
Se casó y tenía muchos problemas con su esposo; un día llegó
hasta su casa un paquete del cual nunca supo la procedencia. En ese
paquete venía un libro en el cual se instruía sobre cómo invocar la
Santísima Muerte y acerca de todos los trabajos que se podían hacer
con ella. Patricia afirma que siguió sin tomarle mucha importancia,
pero sí se acordaba del sueño que tuvo.
Hasta que un día su marido la golpeó y, desesperada, tomó el libro
y empezó a hojearlo. En el libro venía cómo solucionar los problemas
familiares. Con mucha fe, cuenta Patricia, puso un altar en el cual
pone cada dos días una manzana grande, fresca y roja, veladoras
blancas, y un vasito con agua. Desde entonces –afirma– todos los días
reza, en la noche, frente al altar, y desde entonces no tiene problemas
de ningún tipo. Sin embargo relata que un día ella pensó en terminar
con este ritual, pero cuando se durmió soñó con la Santísima Muerte
y ésta le dijo que no la quitara, porque lo que tenía ella se lo había
regalado y que sólo le pedía a cambio su fe, que si su fe terminaba
también terminaría lo que ella le había regalado. Es por eso, Patricia,
que sigue con su fe hacia la Santísima Muerte.
(Irma Rebeca Altaba, Usos y representaciones de la muerte,
en el noreste de México: el caso de la Santa Muerte, p. 15)

Guardados de Abajo, Miguel Alemán, Tamaulipas.- En la residencia


de Gilberto García Mena, alias “El June”, presunto cabecilla del Cártel
del Golfo en la región, se localizó un altar en honor a la Santa Muerte,
así como frases en las que se le pide a ésta dinero y protección.

231
José Luis Santiago Vasconcelos, coordinador de Investigaciones de
la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud,
mostró a la prensa el altar que tenía “El June” en una casa anexa
a su residencia, la cual fue asegurada en días pasados. Conectada
a la residencia con sólo un estrecho pasillo, la casa-templo en honor
a la Santa Muerte llamó la atención a los ministerios públicos de
la FEADS, por las leyendas que colgaban del altar. En las frases se
resalta el “amor” al dinero que tiene “El June” y su banda.
“Muerte querida de mi corazón, no me desampares con tu
protección”, “Dinero, ven dinero”. Estas y otras leyendas estaban
inscritas también en cada una de las decenas de veladoras encendidas
alrededor de la fotografía de la Santa Muerte (...) A decir de la gente,
“El June”, operador del líder del Cartel del Golfo, Oziel Cárdenas,
no es un narcotraficante violento, aunque toda su gente tenía que
andar armada y dispuesta a la lucha, por existir rivalidades con
bandas contrarias de la misma región.
(Miguel Domínguez, “Rinden narcos culto a la muerte”,
en: El Norte, 9-IV-01)

Véase: Curandero, Embrujamiento, Espíritus, Muerte,


Muerte-ofrendas, Muerte-ritos fúnebres, Santos.

Santos. Figuras religiosas y arquetipos de virtud enmarcados


en la tradición de la Iglesia católica y en la devoción popular.
Cada uno tiene atributos y poderes que le permiten ser
reconocido y venerado, es decir, “hay santos para cada
ocasión”. Se les profesa fe y se les invoca su favor con fiestas,
oraciones, veladoras y mandas, en variedad de situaciones que
incluyen aniversarios, accidentes, problemas sentimentales y
económicos, juegos de azar, temores, fenómenos atmosféricos
y ritos. A veces roban sus efigies o las colocan de cabeza
para que realicen milagros. Sobresalen, a nivel popular, el
Santo Niño de Atocha, San Antonio, San Martín Caballero.

232
Una advocación atípica es la de San Cipriano, a quien se le
adjudica tutela en las prácticas de magia negra.

Cuando las tempestades muy fuertes, mamá decía: “Santa Bárbara


doncella, líbranos de un rayo y de una centella”. Nada más eso
exclamaba mamá cuando se venían las tempestades: “¡Santa Bárbara
doncella, líbranos de un rayo y de una centella!”. Eso era lo que ella
decía, lo que yo alcanzaba a oír.
(Carlos Sépulveda Hernández; Hualahuises)

En aquel entonces había un viejito de por aquí que no creía en los


santos y se fue a la Revolución, decía mamá. Ese viejito andaba en
campaña allá para el sur, lejos, y un día lo mandaron de correo,
de un lugar a otro; su misión era larga, peligrosa, y ya cuando iba
el caballo muy cansado le gritó al patrón Santiago: “¡Patrón Santo
Santiago, préstame tu caballo!”, luego siguió cabalgando.
Y ya se sentía él desfallecer cuando al poco tiempo divisó en el
horizonte un bultito blanco (porque el caballo del patrón Santiago es
blanco), y aquella visión se fue arrimando cada vez más velozmente,
entre más, más... mientras el caballo de él a duras penas... avanzaba.
Así estuvo unos instantes ¡cuando aquí nomás!, se topó con un
caballo blanco, y apenas lo había agarrado y puesto su montura
cuando ¡el otro caballo cayó bien muerto!
Fue cierto de eso, fue cierto, el tío Higinio platicaba...
Entonces el viejito, cuando ya se acabó toda esa cosa de la
Revolución, regresó, pagó manda en Santiago Valladares [población
de Coahuila cercana a Lampazos], se hizo capitán de la danza
y no falló a las fiestas, año por año... Y no creía él.
(Felícitas Chávez Hernández; Lampazos)

Estaba tan seco que ya no hallaban ni qué hacer, entonces ya se


juntaron muchos y se fueron para... sacaron a... a San Cristóbal.
Se lo llevaron en procesión, ¡quién sabe hasta dónde! Pero entonces,
cuando iban por determinado sitio vieron que se empezó a nublar

233
¡aquél nublarse de nubes!, y comentaron muchos: “Ay, a lo mejor va
a llover –dijeron– nos va a hacer el milagro”.
Ellos como quiera iban con él, cantándole, rezándole y, bueno,
cuando ya venían de vuelta quesque vieron cómo empezaban a
juntarse bastantes de aquellas nubes negras negras. Poco después
empezó el trueno y el relámpago, todo eso, la lluvia.
(Basilia Gauna Sánchez; Hualahuises)

Véase: Amuletos, Camino de Santiago, Oraciones, Procesión,


Santa Muerte, Virgen.

Sapo (Bufo bufo). Nuestra gente concibe que estos anfibios son
malos. Quien hace enojar un sapo se expone a que el animal
regrese en la noche y lo mate, ahorcándolo o asfixiándolo;
existen testimonios al respecto y es una creencia tan extendida
que, invariablemente, se conserva la práctica de sacrificarlo
(después de que se le molesta o juega con él). Hervido, seco
y en polvo se le estima para realizar “males puestos” porque
lo consideran venenoso.
Otros creen que anuncia lluvias.

Los sapos se enojan y siguen a la gente, eso no se ha probado, pero


afirman que si haces enojar a un sapo, o a un camaleón, te expones
a que te maten en la noche.
A un sapo si lo haces enojar mucho, ¿ves?, y luego no lo matas,
viene en la noche y cuando estás acostado se te para en el pecho,
aquí. Se te sube aquí en el pecho, durante el sueño y... y nomás con
el puro frío te hace daño porque el sapo es muy frío, con el puro frío
te mata, te quita la vida.
Eso dicen, platican que es cierto eso. Por eso cuando trata uno de...
¡pos si haces enojar un sapo es mejor que lo mates. Si los haces enojar
muncho se esponjan, los sapos, se esponjan enojados, se inflan mucho.
Cuando esto sucede, mejor mátalo por aquello de las dudas.

234
Es cierto, en la noche te cae cuando estás bien dormido, viene y
se te para aquí, en el pecho; yo creo te hace daño con el miado, o no
sé con qué...
La cosa es que dicen que lo matan a uno ¡los sapos! Lo mismo
el camaleón.
(Felícitas Chávez Hernández y Nazario Hernández Briseño; Lampazos)

Me acuerdo de una historia que hace poco le platiqué yo a usted,


platicaba papá que atorear un sapo es malo. Que un señor, con
una cuarta, ¿verdá?, estuvo toreé y toreé a un sapo; andaban unos
vaqueros y uno de ellos estuvo chínguele y chínguele hasta que lo
hizo enojar. Allí estuvo aquel hombre con una cuarta, de las que se
usan para los caballos, hostigando al sapo, hasta que dijeron los
demás “¡vámonos, vámonos!”.
Que iban para ¡pos no sé exactamente a dónde!, de un rancho a
otro, lejos, ¿verdá?, y que llegaron como a la una o dos de la tarde a
su destino; entonces dijeron “vamos a descansar, vamos a descansar”.
No y ¡pos se bajaron de los caballos!, cuando llega... cuando ven el
sapo que iba llegando atrás de ellos, y dice uno:
–Mira el sapo que atoreaste allá, ¡ése es! –porque siempre se ha
dicho que el sapo es malo, pero quién sabe–, mira el sapo que toreaste
allá, ¡ése es!
Y dice otro:
–¡Acuéstate! Acuéstate a ver qué te hace y ponte las chivarras
[chaparreras] arriba, de protección (las chivarras son de cuero,
¿verdá?, de vaca).
–¡Sí, acuéstate a ver qué te hace!, échate unos costales y... a ver
qué te hace.
No, pos aquel va y se acuesta allá y se pone unas chivarras,
se acostó aquel hombre y ¡no! el sapo se vino brincando y se subió
arriba de él. Entonces nomás le hizo tres veces así, arriba [se estiró
en sus cuatro patas para arriba y para abajo], al mismo tiempo
que resollaba; haz de cuenta que el sapo hizo unas lagartijas, luego
descansó y se fue.

235
Entonces se arrimaron los otros y le dijeron:
–Ya se fue, ¡ándale, levántate!
–Estaba muerto.
Y esa la platicaba papá como cierta, ¿verdá?, la platicaba como
cierta, como que él la conoció... como que él conoció a la gente que
le sucedió.
(Manuel López García; General Terán)

Serpiente de agua. Visión acaecida durante las tormentas; es


figurada como una sierpe gigantesca que se desplaza entre
las nubes y luego desciende repentinamente sobre la tierra
causando destrozos. Su descripción incluye la imaginación
de torrentes de agua vertidos por su boca. Para alejar su
presencia la gente utilizaba invocaciones y procesiones.

Platicaba mi papá que había... que había nubes que traían culebras,
¡ahora ya les tienen otro nombre!, pero en aquel tiempo les decían
culebras; eso era, creo yo, lo que ahorita conocemos como una tromba,
una tromba. En aquellos años les decían culebras a unas nubes muy
tempestuosas que venían haciendo forma de sierpe con agua, granizo,
aire ¡y llegaban haciendo destrozos!
Aquí, en el 1944, cayó un granizazo y fue una nube de ésas...
una nube de esas que les decían ¡pos culebra!, ¿verdá?
Pero más antes a una culebra le decían culebra porque en la
parte donde se clavaba ¡hasta perforaba la tierra!, hacía pozos...
Esas culebras, decían que, cuando abrían el hocico eran como una
víbora que se veía en la nube, que se iba la nube, así, serpenteando,
y que cuando la culebra colgaba el hocico pa abajo o lo abría, iba
echando granizo, aire ¡y cuánto!, como un remolino. Y ahí donde
caía la culebra, ahí perforaba la tierra.
(Hilario Martínez Serna; Linares)

Campana de bronce de menos de un geme de alto. Procede de San

236
Rafael (municipio de Cadereyta, N. L.). En el siglo pasado se le
utilizaba en las procesiones que pedían desapareciera la “serpiente
de agua”.
(“Descripción de foto de campana”, en: Fernando Garza Quirós,
Muebles y utensilios de la región noreste: 76)

Véase: Tempestad.

Sirena. Ser fantástico representado en la iconografía medieval


y moderna con torso de mujer y cola de pescado. En la
mentalidad popular de nuestra región, la sirena simboliza
un castigo para las mujeres que desobedecen la costumbre de
no bañarse durante Semana Santa. Una vez transformada en
sirena, es llevada por el cauce de los ríos hasta el mar, donde
expresa sus atributos: componer y entonar canciones.

A mi abuela le decían eso... le decía la gente de más allá que en


Semana Santa no se bañara, que no se bañara en la Semana Santa
porque se hacía sirena, como la mujer que se bañó y que se hizo
sirena...
No ¡pos la sirena! Esa muchacha se hizo sirena porque se fue a
bañar el Viernes Santo, por eso se hizo sirena. Sí, se volvió sirena
encantada en el agua, hecha por la providencia divina, y ahí anda
todavía en la agua.
(Juan de León Morín y Clemente Cázares Mendoza; Mier y Noriega)

Nos platicaba mamá que en un rancho donde vivía tía Josefita,


parece que le decían Las Latas, muy allá, muy adentro de Allende,
había un río; ese río nos lo llevaron a enseñar una vez que fuimos,
y dice que decían: “¡No se vayan a bañar porque les va a pasar lo
que a la sirena!”. Entonces nosotros preguntamos: “¿Cuál sirena?”,
y contestó: “Pos un pescado muy grande que se volvió sirena... una
muchacha que iba a bañarse y bañarse hasta que le salió cola”.

237
Sería verdad o sería mentira, quién sabe. Pero ellas tenían miedo
bañarse en ese río, ir muy seguido al río, porque les iba a salir cola
con escamas y todo. Era un pescado muy grande, una mujer que le
salió cola como a la sirena...
(María Teresa Cavazos A.; Villa de Santiago)

Yo no he visto de verdad a la sirena, la he visto en los papeles [revistas,


libros]. Decían que ésa es la que compone las canciones...
Decía un señor de Reynosa que ya se murió que él la conocía...
“Cada vez que la sirena va a cantar, a componer una canción
–decía– yo la oigo cantar. En la madrugadita chiquita, ya cuando
quiere amanecer se sale a cantar”, decía. Decía el señor ese que ya se
murió: “Yo sí la conozco, todas esas canciones ella las compone”.
Fíjese, yo allá no la vi... pero esa sirena yo la conozco en los papeles,
pintada, en papeles sale la sire... esa sirena pintada. Tiene la cola...
de aquí de la cintura pa abajo es pescado y de acá de la cintura pa
arriba es gente. Decía el viejito que esa mujer se volvió así porque no
respetaba los mandatos de su mamá; ¡ah, no! que se quería bañar
los Viernes Santos y se bañó ¡por eso se hizo pescado!
La mamá le decía que no fuera a bañarse en esa fecha porque era
malo. Todos esos días –por eso cada año vienen– se respetan, más
el Viernes Santo, pero ella dijo: “Me voy a bañar, quien quite y me
haga pescado”, y se hizo pescado... Sí, decía el señor que él la conocía
(el viejito que nos platicaba, ese que ya se murió). Comentaba: “Yo
la conozco y sé por qué se hizo pescado: la mamá la maldició porque
ella no entendió, le gritó ‘ojalá y te hagas pescado’, por eso se hizo
sirena”, decía el señor.
Por eso hay que saber respetar a los padres... el señor decía: “Yo
sí la conozco y la conocí desde muchacha, la conocí desde antes que
fuera así, que se volviera sire... pescao”.
Y sí, era muy malcriada con su mamá, pero ese día su mamá le
dijo “ojalá y te hagas pescado”, pos le alcanzó la maldición.
(Esther Carrizales; Linares)

238
Véase: Desobedientes, Enterrados.

Sol. Existe la creencia de que el sol marea a personas y


animales, especialmente a los niños; hay quienes, por el
contrario, ven en sus rayos un principio de vitalidad. A
semejanza de lo que ocurre en diversas latitudes y épocas,
nuestra gente concibe que la estrella es Dios, que Cristo viene
en el astro, o que el sol es la cara de la divinidad; quizá por
esto los compositores populares lo invocan como testigo y
sinónimo de vida. Los pobladores de la sierra poseen “piedras
de sol”: piedras que evocan la figura del astro en su textura;
mientras que en Villa de Santiago exclaman: “Se están
casando las brujas con el diablo”, cuando llueve y el astro es
visible, fenómeno que en el área de Linares es denominado
“sol de agua”. Algunos lo llaman “el güero”, “la cobija de los
pobres” o, simplemente, “la rueda”.

Dijo que en el cerro se ven lumbres, que significa dinero. Y en los


caminos se aparece una mujer con una lámpara que asusta. Los
niños nos miraban asombrados, uno de ellos, el mayor, hablaba como
la anciana. La anciana los regañó y les ordenó que se metieran,
alegando que el sol marea. Todos traían ropa gringa.
(Yosune Ibarra y Gustavo Herón Pérez, “Diario de Campo”, Cerralvo,
7-VII-1997)

Sí, sí había curanderas, pero no actuaban como las brujas... Las


primeras curaban susto, curaban espanto, curaban empacho con
hierbas, eran viejitas hierberas... Te curaban del sol también... Te
ponían un trapo ¡chinga! y si hervía el vaso estabas asoleao... Y
cuando llegabas a asolearte te sacaban el sol con el... este... ¿cómo
se llama?, con el sauce.
(Juan Ramos Lozano; Melchor Ocampo)

239
Por debajo del agua
los dos nos amamos
porque nadie lo sabe
nomás tú y yo
y los astros del cielo
pero ellos no hablan
con envidia nos miran
la luna y el sol.
(José H. Rodríguez; canción “Por debajo del agua”)

Véase: Astros, Centella, Cielo, Eclipse, Luna, Piedras.

Sol de agua. Denominación de cierta condición atmosférica


en que se da, al mismo tiempo, lluvia y sol; aparición a
intervalos del astro rey en el inicio o final de una tormenta.

Véase: Revolución del agua.

Sombra. Suerte de alma o espíritu. Se dice que a una persona


le “pisan la sombra” cuando está subyugada por alguien; la
consecuencia de esto es tristeza, enfermedad o desasosiego.
En otra acepción, el término denomina ciertas visiones
nocturnas, espantos en general.

He pensado en la vida si tú me quisieras


he llorado al saber que mi vida te estorba
he deseado olvidarte al pasar de los años
pero nunca podré, me persigue tu sombra.
(A.D.A.; canción “Me persigue tu sombra”)

Sotol. Variedad de maguey cuyas flores se utilizan en la


zona sur-serrana como ornamento funerario o festivo; en

240
comunidades de Galeana se colocan sobre las tumbas, y en el
municipio de Iturbide son esenciales para decorar las calles
durante las fiestas de San Pedro, el 29 de junio. Además,
pobladores de Rayones utilizan la vara central de esta planta
para elaborar una especie de bastón.

Véase: Maguey, Mezcal.

Susto. Véase: Curandero, Espantos, Mal de espanto.

241
242
T

Tamborazo. Música típica de Linares, General Terán y


municipios vecinos como Hualahuises, Montemorelos, los
Ramones, Allende, Cadereyta, y San Carlos, Tamaulipas. Se
ejecuta con una tambora de madera y piel, acompañada por
dos clarinetes. Su repertorio está conformado por huapangos,
polcas y otros ritmos o géneros tradicionales. Actualmente
casi ha desaparecido la costumbre de improvisar coplas
durante su interpretación. En los primeros dos municipios,
la tambora y el clarinete amenizan desde bautizos y campañas
políticas, hasta entierros y carreras de caballos, pero son
más comunes en bodas, cumpleaños y ferias. De hecho, su
música es considerada un símbolo de identidad linarense,
especialmente, la agrupación que fundaran los hermanos
Hinojosa: Los Tamborileros de Linares, o Chichimecas de
San Julián.
De un músico originario de Guadalupe La Joya, General
Terán, cuentan que acostumbraba usar una tambora forrada
con dos tipos diferentes de piel: de cabrito y de coyote;

243
comúnmente, tocaba sobre el cuero de chivo, pero cuando
alguna fiesta se alargaba demasiado, nada más le daba vuelta
a su instrumento y percutía sobre la piel de coyote, entonces
se suscitaban pleitos y terminaba la fiesta.

Había en el pueblo de Terán una feria, con su ruleta, su baile de


tamborazo que comenzaba desde la tarde, sus peleas de gallos, sus
‘pelones’ (albures) y lo que no podía faltar: las carreras de caballos.
En esta región era uso y costumbre que no se repartían invitaciones
para el baile, ni tampoco iba la comisión de tres o cuatro pollos del
pueblo, muy peinados y con sus “trapos de apadrinar”, a invitar al
jefe de la casa y a su apacible familia. Aquí, desde muy temprano,
por la tarde, comenzaba a tocar la tambora con una persistencia
implacable. Al que no estuviera acostumbrado a esta clase de
invitación, le habría parecido un suplicio...
(José Lobatón; El Gringo: 78)

El pueblo de los Ramones adelantó el 60 aniversario del ejido La


Conquista para poder contar con la presencia de su “rey”: Javier
Ríos, y los Invasores de Nuevo León.
El pasado jueves se llevó a cabo la celebración de fundación de la tierra
donde nació el acordeonista norteño más admirado en Nuevo León, y
como era de esperarse, lo recibieron con todos los honores (...)
Las actividades de “fiesta” en el ejido iniciaron con un homenaje
a la bandera, después con música de tamborazo en la plaza
principal.
(Salvador Ruiz, “Festejan ‘La Conquista’“, en: Extra,
sección
Espectáculos, Monterrey, 13-VIII-1997: 30)

Según esto, dicen que se murieron dos batos de aquí de la región y


estaban esperando su turno para entrar al infierno, pero como había
mucha gente y mucho desmadre, en una descuidada se pasaron a
la fila de los que iban pal cielo y ¡entraron al cielo! Pero entonces,

244
cuando el diablo checó su lista, notó que le faltaban dos pelados de
Linares y le avisó a San Pedro que de seguro se le habían colado.
San Pedro checó su lista y sí, tenía apuntadas dos personas
de más; rápidamente se puso a buscar a los prófugos, pero no los
encontró. Entonces, temeroso, fue con Dios a explicarle el problema
y le pidió consejo. Éste le dijo:
–¿Dices que son de Linares? Nombre, no te preocupes, ¡tráite a
los hermanos Prado o a Pedro Hinojosa! (tamborileros y clarineteros
famosos).
San Pedro fue por ellos y les dijo Dios:
–A ver ¡toquen una pieza!
¡No! y aquellos pelados ya andaban disfrutando del paraíso
cuando escucharon la tambora y el clarinete, que empiezan a dar
alaridos y gritar: “¡Arriba Linares, arriba el cielo!”, ¡a zapatear
cantar y cuánto! No, y pos nomás vio Dios dónde estaba el
desgarriate, luego, luego mandó a San Pedro por ellos para que se
los llevara al diablo; los devolvieron al infierno.
(Anecdotario popular linarense)

Los del sur de Tamaulipas


se pasan para Linares
donde van a divertirse
a los salones de baile
con tambora y clarinete
se pasean por las calles
con tambora y clarinete
se pasean por las calles.
(Huapango “El sur de Tamaulipas”)

Véase: Augurios, Coyote, Chimole, Jabalí, Perro, Venado.

Tecolote (Bubo virginianus). Nombre náhuatl del búho; ave


rapaz y nocturna cuyo canto se vincula a presagios de muerte.

245
Por lo general, se le confunde con la lechuza. Cuando hay
algún moribundo por causas de hechicería o de pacto
diabólico, se para en árboles cercanos para burlarse y esperar
el deceso. Los campesinos aseguran que imita los sonidos de
diversos animales, y existe el temor de que puede robar los
espíritus de infantes no bautizados. En los municipios del
interior su figura es utilizada para controlar las travesuras
y desobediencias de los niños: “Si no te portas bien, te va a
llevar el tecolote”, suelen advertir las madres. Es considerado
nagual de las brujas y el diablo; por otra parte, en un cuento
tiene la encomienda de buscar al Pájaro Cu.

Recuerdo que andábamos yo y un muchacho tallando lechuguilla


por la Tinajita, una sierra, y cuando veníamos saliendo por
Tecojotes, por donde hay un llano, estaba en un encino un tecolotón
¡pero con unos tucuruqueos [cantos del tecolote] bien hechos! En
ese entonces cargaba uno las pistolas a la vista del público, no había
problemas, por eso mi compañero traía una pistola 38 y yo traiba
una 44. Entonces... que le empezamos a querer tejer balazos a aquel
tecolote. Mi pistola taba buena, yo la conocía muy bien, pero esa vez
¡pos nunca reventó! [disparó]. Tampoco la de mi amigo.
Bueno, pos como no le pudimos disparar nos fuimos... y cuando
íbamos como a unos 30 pasos oímos aquella risada de una mujer,
¡pero a todo dar!, bien fuerte. ¡Nombre!, íbamos que se nos amargó
la boca... ¡No!, que íbamos a voltiar, íbamos diciendo nomás “Ave
María Purísima”...
Y en ese mismo sitio, una vez venía bajando con el señor Miguel
(si quiere pregúntele a él, estaba de recién llegado aquí) cuando vimos
unas lucecitas, dos luces, ahí vienen las luces por el cerrito ese, luego
se oía como un murmullito y dijo don Miguel:
–Son tecolotes... Oiga, ¿pero los tecolotes cargan lumbre?
–Pos eso sí quién sabe –contesté yo.
Y, así, bajamos... aunque él se me adelantó porque tiraron unas
risadas los tecolotes, se golpeaban las risas a todo dar [hacían eco]

246
y a él le entró miedo. Se fue adelante de mí y eso que traiba dos tinas
de agua.
Después de eso, él mismo y yo habíamos acordado de poner una
cruz en ese picacho, aunque después se nos olvidó. No, por eso es
que, ya le digo, hay muchas cosas, pero apenas viéndolas. Porque si
ustedes las platican no se las creen, los juzgan locos.
(Alejandro Pérez Barrientos; Iturbide)

Una vez venía yo de Bustamante y pasé por las montañas, allí conocí
a una mujer que se llamaba Felícitas Chavira, quien me dijo:
–¿De dónde vienes?
Le dije:
–De Bustamante.
Después llegaba yo a su casa, ahí comía, y ella decía que era
bruja:
–¡Qué bruja vas a ser, hombre, nomás eres habladora! –le decía
yo.
Y ella continuaba:
–Mira, un día te voy a dar un susto que no vas a creer; no te
quiero asustar, pero ya verás.
Y un día venía yo del rancho ya tarde, regresaba solo, venía yo a
caballo saliendo al cañón ese, cuando aquí nomás voló un tecolote y
escuché un chillido. Se paró el tecolote en una palma, así, adelante
de mí, y dije:
–Ahora verás, te voy a matar.
Y saqué la pistola, pero luego que la saqué el pájaro tiró una
carcajada, diciendo:
–¡Ándale, mátame!
Al escuchar eso, ya no hice nada, nomás metí la pistola y me
acordé de la vieja, me vine y se fue luego, luego, el tecolote. A ésa la
vi yo, yo lo viví, no me lo platicaron.
(Andrés Villasana Ríos; Mier y Noriega)

Véase: Cócono, Lechuza, Nagualismo, Niños, Pájaro Cu.

247
Tejón (Taxidea taxus). Algunos pobladores de la región
acostumbran consumir la carne de tejón preparándola como
cualquier otro guiso. Destaca la utilidad de su grasa en el
tratamiento del asma o para quitar el susto.

¿Saben para qué es buena la manteca del tejón? Esa es buena para
los sustos; si uno de ustedes está asustado, así, que no come bien y
tiene miedo de cosas, se untan la grasa del tejón o preparan comida
con ella, y pa otro día ¡pos ya no te asustas!
Sí, la manteca de tejón es pal que está asustao.
(Jesús Alejandro Casas Ramos; Rayones)

El cebo de tejón se usa... El tejón es un animal del monte bien carajo;


allí en el rancho lo matan los perros, están tan gordos como los
marranos. Una vez llevaron uno y le saqué todo el cebo en un sartén
de teflón, dejé al animal sin grasa, le saque todo.
Aquí venía un señor que tiene asma y le recetaron manteca de
tejón, pero no encontraba y yo le di la que tenía; bueno, no se la di,
¿verdá?, le dije: “Dame veinte pesos para el trabajador que hizo ese
trabajo”.
El cebo de tejón sí es muy milagroso para el asma, tomado.
(Guadalupe Sepúlveda Hernández; Hualahuises)

Tempestad. Denominación coloquial de la tormenta; por


la conjunción de rayos, truenos, fuertes vientos y lluvia
que en ésta se manifiestan, crea incertidumbre y temor. La
inseguridad que una tempestad provoca ha hecho persistir
prácticas mágico-religiosas tendientes a calmarla o desviarla,
como rezar, hacer cruces de cal o ceniza, colocar boca abajo,
en el patio, el metate o el molcajete, santiguar y cortar el cielo
con la mano, con cruces de palma, con veladoras y cuchillas.
Es costumbre cubrir espejos y esconder objetos de metal por
temor de que éstos atraigan rayos.

248
Me acuerdo yo que una vez, ahí en rancho El Armadillo,
venía una tempestad muy fuerte; entonces, el mayordomo
de nosotros, don Santiago Salinas, puso una cruz de ceniza
en la puerta del jacal y se desvió la... la tempestad, agarró
otro rumbo. Bueno, como quiera sí llegó un poco, pero no
fue mucha, porque me acuerdo que él mismo se colgó de la
cimbra del jacal para que no la levantara el aire.
Eso sí, esa cruz de ceniza la ponen en las casas para que se
vaya la tempestad para otro rumbo.
(Nazario Sepúlveda Briceño; Lampazos)

Ta como cuando gritaban “¡ahí viene la nube!” y que “¡mira nomás,


hay que sacar el machete!”, que “saca el santito” y que “saca el
cuchillo” ¿¡pa qué quieren eso!? Se venía una tempestad y decían
“sal a cortar la nube porque tú eres primerizo”. Los hijos primogénitos
salían a cortar la nube con un cuchillo, otros decían: “ándale. ve
y dánzale!”.
¡Nada de eso, no!, a mí nunca me hicieron cortar una nube,
aunque no era primeriza. ¡Nunca me hicieron que persignara una
nube! Nunca admití eso ni lo he admitido. Persignar una nube ¡ni
con la mano!, mucho menos con cuchillo. ¡Pos pa qué!, les digo, no
hay necesidad. El Señor es el que nos tiene en este mundo, sabe lo
que va a hacer.
(Hilaria Alemán Ramos; Linares)

Véase también: Centella, Cielo, Nubes, Rayo, Serpiente de


agua, Trueno.

Tesoro. Encontrar una fuente de riqueza en metales u objetos


preciosos es una de las ideas más extendidas en la geografía
del mundo, sobre todo en la imaginación de poblaciones
marginadas. En nuestro ámbito, la gente explica el origen
de tesoros en robos cometidos por indios, revolucionarios,

249
bandidos, personas ricas, quienes optaban por esconder su
botín en terrenos abruptos y añejas casonas. En su acepción
fantástica, sobresale como una riqueza extraordinaria y
oculta, con las siguientes características: su escondite es
señalado por espantos en forma de personas, animales,
lumbres, diversos ruidos; suelen resguardarla visiones de
ánimas, indios, fieras, el diablo, bandidos, osamentas y
voces que expresan frases como la famosa “todo o nada”;
desenterrarla implica la muerte segura de alguno de los
participantes en el hallazgo.

Es que dicen, según la historia, ¿verdá?, que los que se hallan el


dinero o los que lo están sacando... todos esos “caminan”, se mueren.
“Caminan” con el tiempo, ¿verdá?, digo, si es mucha cantidad de
dinero, si el dinero es poco no se mueren.
(Ramiro Rodríguez Torres; Lampazos)

Otros vinieron con la intención de buscar tesoros ocultos o misterios


(...)
Más de 30 años la hacienda de San Pedro sufrió tristeza y el
abandono, el saqueo y la destrucción. Por eso ahora a últimas fechas
la gente tenía temor a venir, siempre se hacían visitas de día, porque
toda la vida, y mejor ustedes que nadie sabe y se han de acordar, que
decían que aquí asustaban. Por eso les digo que las visitas las hagan
a buenas horas y de día, antes de que oscurezca.
(Viviana Villarreal Vda. de Gutiérrez, Zuazua, citada en:
Gustavo Leal, La hacienda de San Pedro: 89-90)

Cerca de la cueva de Bocacalí hay una cueva que dicen que es muy
grande y que los que han entrado en ella no le han encontrado fin.
Está cerca de la “Cuesta Blanca” por donde pasa el camino, y cuando
pasa uno sobre ella, se oye como que está hueco el cerro.
En ella dicen que hay montones de dinero acuñado de pura plata
limpia, es de cuando pasaban allí las “conductas” de mulas cargadas

250
de dinero en tiempos de los españoles, (cuando los indios broncos se
adueñaban de algunas y las llevaban a esconder allá).
Pero dicen que está apoderado del diablo, o más bien que el diablo
está apoderado de ese dinero, ya algunos valentones, de tiempo en
tiempo, han querido sacar ese dinero, pero algunos ya no han vuelto
y otros han salido pero sin nada de tesoro y medio locos.
“Todo o nada” les dijeron a los dos que dicen que entraron con la
esperanza de hacerse ricos. Algunos se resolvieron y dicen que llegaron
y empezaron a llenar costales. Pero cuando terminaron y ya se iban
se les apareció un hombre vestido de negro y les dijo: “Todo o nada”,
y ya estaba el montón de dinero, y así nunca terminan y salen sin
nada... los que salen.
(Jaime del Toro Reyna, Crónicas de Aramberri, p. 42)

Aquí se dice que si ustedes iban a enterrar un tesoro, o alguna persona


iba a enterrar un costal de pesos, le debían dar una arrastrada al
lugar con una ristra de ajos o con un cabresto de cerda. De esta forma,
el que iba a escarbar después donde estaba ese tesoro ¡pos no lo iba a
poder desenterrar!, porque le salía una víbora, una serpiente que se
les echaba encima con aquel chillidazo, mientras que quien no tenía
miedo mataba el animal al tiempo que volaban hechos pedazos los
ajos o el cabresto, ¿verdá?
Eso de la magia todo el tiempo ha existido, ¿verdá?
(Efraín Segundo Rosales; Mier y Noriega)

Véase también: Carbón, Cueva, Espantos, Luz errante,


Relaciones.

Tlacuache (Didelphis marsupialis). Omnívoro silvestre que


mejor se ha adaptado a la presencia del hombre en la región.
Suele vivir en pleno centro de muchos municipios y en el área
metropolitana de Monterrey. En los primeros, se le persigue
especialmente por el daño que causa en las aves de corral; en

251
el área citadina, es cazado como una suerte de pasatiempo
por adolescentes y jóvenes.
A diferencia de lo que ocurre en otras regiones del país,
aquí no encontramos mitos y cuentos sobre este marsupial. Al
contrario, utilizan su figura en forma despectiva; por ejemplo,
para señalar que alguien no tiene importancia señalan que
es un “tlacuache cola pelona”. Subsiste, sí, el consumo de su
carne y grasa, así como la creencia de que sirven para curar
males respiratorios.
Son proverbiales su resistencia física y habilidad para
“hacerse el muerto”con el fin despistar a sus depredadores.

El tlacuache se come: se cuece y se cuece; yo lo he hecho a vapor, en


una de esas ollas que se les pone su bandejita abajo. Pongo agua
abajo y al animal lo pongo arriba. Eso sí, le pongo sal, pimienta y ajo
(embarrados en la carne). Lo pongo arriba como barbacoa y se hace
el tlacuache... Sabe a puerquito, a carne de puerco, es grasoso.
(Modesta Murillo Rodríguez; Linares)

Aquí las víboras las usa la gente por gusto: las asa, se las come uno
en pedacitos, o cuando ya está seca se le echa en polvo a la comida
y se la comen. Es buena para algún grano que padezcas o alguna
alergia. Pero no, aquí no estamos acostumbrados a eso (sic). Lo que
sí, a papá una vez corriendo se le fue un tiro, iba persiguiendo un
coyote y al brincar un arroyo se le fue una bala entre cuero y carne, y
nunca le cerró la cicatriz de la bala. Aquí entre cuero y carne le quedó
abierto. Hasta que alguien le dijo“¿qué no hay cebo de tlacuache
aquí? Si tienes cebo de tlacuache, ¡ponte!”. Entonces papá se talló
con cebo de tlacuache y se le cerró la herida ¡fíjate!
Eso sí, hay muncho tlacuache, podemos venderte ¡camionetas!
con tlacuaches.
(Juan Ramos Lozano y Eugenio López; Melchor Ocampo)

252
Torbellino. Véase: Diablo, Remolino de viento.

Tormenta. Véase: Tempestad.

Toro. Las creencias en relación a este animal son variadas; si


aparece en forma de visión nocturna se asocia con el diablo;
según otras pláticas, los diableros del sur de la entidad pueden
manipular sus huesos, otorgarles movimiento. El toro es sinónimo
de grandeza, fuerza, aunque el habla regional utiliza una variante
de buey, “güey”, como vocablo de identificación general y
sinónimo de comportamiento inhábil. Cuando retoza, pelea o
brama, es señal de lluvia, tempestad. Su cráneo seco es símbolo
de vida rústica y se utiliza para delimitar propiedades ganaderas, o
bien, como simple objeto decorativo. En comunidades linarenses
como los ejidos Gatos Güeros y Leones se convoca a junta ejidal
soplando cuernos labrados de la bestia.

En un cruce de caminos salía un toro que a toda la gente la echaba


en corrida, pero no sé dónde pasó eso, no fue aquí. A todos los echaba
en corrida hasta que dijo alguien: “No, ora verán, a mí no me va a
hacer correr”, y se dirigió a donde salía la bestia. Y llegó al cruce de
caminos cuando, ¡allá viene el toro! Entonces se bajó del caballo el
hombre, sin miedo, y cuando el toro se acercó lo agarró de los cuernos,
y ahí va empujando al toro pa atrás, pa atrás, pa atrás, pa atrás,
¡hasta que se hundió el animal en la tierra!
Y el hombre se quedó en las manos con las orejas de un cazo...
¡Era dinero!
Esa es una talla [plática, anécdota], será verdá o será mentira;
quién sabe.
(Felícitas Chávez Hernández; Lampazos)

253
Nosotros cuando estábamos chiquillos... era de que si oíamos el pitido
del cuerno de toro –se oía bien lejos, ¿verdá?, “uuuuuuu”– decíamos
“nos citan en la casa”; nos íbamos corriendo pa la casa.
¿Se acuerda, eso era lo que teníamos? ¿Se acuerda que andaba
papá bien lejos, o yo, o él o Ramiro?, ¿y con qué nos comunicábamos?
¡Con el cuerno, el cuerno! Si se necesitaba reunirse para una cosa,
salías a un lado de la cerca y “uuuuuuu”, pitabas y de volada
llegábamos corriendo.
¿Sabría papá labrar el cuerno pa pitar? Porque tiene su chiste,
yo nomás lo vi ya labrado, el cuerno grandote, así. Nosotros todos
aprendimos, lo pitábamos y sabíamos bien quién era el que pitaba,
por el tono. Pero no cualquiera lo pita.
(Juan López García y Manuel López García; General Terán)

Véase: Cráneo, Diablero.

Trueno. Sonido fuerte y seco que sigue al rayo. Suele


atribuírsele a la “ira de Dios” o a diversas de sus actividades
como el “rodar de sus carros” y el “arrastre de sus cueros”.
También es imputado, aunque de manera marginal, a obras
del maligno, a un chango y a los “juegos de duendes”. En
la vecina Sierra de Tamaulipas habitaron indios Trueno, y
nuestra gente conoce una piedra del mismo nombre.

Bueno, Dios manda los truenos y Dios los recoge.


Aquí en la Laguna yo vivía cerquita de un pino y los pinos son muy
apropiados para eso porque tienen mucha electricidad, yo vivía ahí
y me preguntaban:
–¿No tienes miedo por los truenos?
(¡Pos me veían junto a un pino grande, enorme!)
Entonces les dije:

254
–No, yo no tengo miedo, ta tronando y relampagueando y ¡todo eso!,
pero no... Dios manda los truenos, y luego Dios los recoge.
(San Juana Sustaita Torres; Iturbide)

Dicen que ésos son los niños del limbo [los niños que se mueren
sin bautizar], que ésos son los truenos. Sí, son los truenos, son los
niños del limbo... Así oía yo decir más antes, pero no sé el significado,
¿por qué? Sí, sí decían: los truenos son los niños del limbo, los que
se mueren sin bautizar.
(Emilia Briones de Luna; Rayones)

Aquí nomás lo que dijo un amigo es que con los truenos venía ¡el
chango!, el chango ¡el chango-gorilo! Que el chango-gorilo venía
adelante cuando venía el trueno, el trueno y el ¡truenazo!, ¡y los
danzantes como rayos, señor! Los matachines esos; sí, los indios (...)
Hay una persona que... que se imagina... Según esto él se imagina
–sabe dónde oiría esa plática– que cuando llueve, los truenos y los
relámpagos que se despiden, no son cosas que Dios manda, sino que
son cohetes que viene aventando el Chamuco, a quien él le dice “el
chango”.
Esa es una persona que... ¡pos él se lo imagina!, ¿vedá? No es
porque a él le toque conocer; a no ser que se la haya encontrado en
un libro, aunque no, no creo.
(Magdaleno Tobías Villanueva y Gregorio Gámez Villanueva;
Mier y Noriega)

Véase: Rayo.

Túneles. Pasajes construidos en la época colonial para


establecer comunicación secreta entre diversas edificaciones
de la ciudad de Monterrey, principalmente el Obispado y la
Catedral; hay quienes afirman que los túneles forman parte

255
de una pequeña ciudad subterránea donde vive gente aislada
de la superficie. En cabeceras municipales también es común
la referencia a estos pasos.

José Cano contaba que se fueron al Obispado y... se fueron en el túnel


hasta la Catedral... y abajo había casas, ¡casas!, pa los lados de los
túneles; era un lugar muy grande, ¡tan grande que pos una carreta
grande con caballos y todo puede pasar!
¡Pero más que eso, estaban casas a los lados y habían mujeres
con niños!, y dijo José Cano que vieron mujeres con niños, y decían
que esas mujeres con niños vivían en las casas, y las mujeres eran
monjas y los niños eran de ellas...
Esto es lo que le dijo José Cano a su hermana, entonces la hermana
le contó a Artemio, que me dijo a mí.
Yo ya sabía de eso desde unos dos meses atrás, pero no lo tomé muy,
muy en serio... Pero muchas veces cuando oigo a dos... cuando oigo
a dos personas decir algo parecido de lo que dudo, es cuando pienso
¡ajá!, ¿qué pasó? Hace unos días andaba yo con esta obsesión de los
túneles, no sé por qué pero me puse a pensar, a pensar, a pensar en
los túneles, o quizás porque fui al Obispado y...
(Marie Theresa Hernández; Monterrey)

Véase: Emparedados.

256
U

Urraca (Quiscalus mexicanus). Ave negra. Según el cronista


de Villa de García, algunas familias acostumbran colocar sus
plumas en las puertas como protección contra las brujas. Por
otra parte, en una historia de la montaña, cierta mujer “da
a luz” uno de estos pájaros.

Mi abuelita padecía unos ataques porque una mujer que era querida
de mi abuelito le había dado alguna hierba para que se enfermara;
además, después de que tuviera dos hijas, tuvo problemas de
embarazo, y ella sin estar en estado. Sucedió entonces que cierta vez
que fueron a la Mesita, ya casi para llegar, amaneció muy grave
de parto, y sin estar embarazada (siempre, todos los años iban a la
Mesita, y pos hacían bastimento para llevar porque duraban tres días
de camino) se puso muy grave y muy grave de parto, al grado de que
trajeron la partera y tuvo una urraca; alumbró un pájaro.
Después siguió padeciendo y mi abuelito ya ni tenía fuerza de
tanto batallar con ella, de tanto padecer, hasta que un día la llevó
a Galeana con una señora que era curandera. Le dijo:

257
–Ay, señora, aquí le traigo esta mujer, está enferma, ya me cansé
de batallar con ella, estoy fastidiado y ya no tengo con qué curarla.
Y ella le contestó:
–No le haga fuerza señor, aquí déjemela, yo... yo la voy a curar (...)
Y aquella señora la alivió, se vino mi abuelita aliviada, ya no
volvió a padecer.
(Emilia Briones de Luna; Rayones)

258
V

Vejez. Etapa final de la vida humana. Algunos individuos


recuerdan que en décadas pasadas los ancianos, por su libre
voluntad, se refugiaban en el monte para esperar el fin de su
existencia. La frase “agarró pal monte” es equivalente a “se
murió” o “se mató”. En similar connotación, la figura del viejo
se invoca para atemorizar y sosegar niños, y es parte esencial
de las danzas rituales (matachines). En la lírica popular, lo
mismo es símbolo de abandono que de experiencia.

Decían que los antiguos sacaban a los papás, cuando ya estaban


muy viejitos, a perderlos a un bosque; entonces, ahí se acababan,
moría la gente, no había sepulcro. Sí, no había sepulcro, no había
panteones, al menos no como ahora, no había nada de eso.
(Florencio Pedraza; Hualahuises)

Ayer, me dijeron viejo


y por un momento me estremecí

259
después me miré al espejo
y al fin noté lo que envejecí.

No voy a sufrir por eso


yo estoy tranquilo con esta edad
si voy a dejar el puerto
voy a marcharme con dignidad.

Por qué llorar, por qué sufrir


si al fin los seres que tanto amamos
tarde o temprano se van a ir
por qué llorar por qué sufrir
si en cada arruga y en cada cana
dejé una historia de mi vivir.
(Martín Urieta; canción “Mi vejez”)

Véase: Canciones de cuna.

Venado. Una de las bestias esenciales en la vida cotidiana


regional desde tiempos arcaicos. Las diferentes partes de su
cuerpo eran productos de primera necesidad e intercambio
para los grupos cazadores-recolectores chichimecas; incluso,
para algunas de estas etnias, fue un ser místico: “padre
creador” o “protector del monte”. Dicha importancia
pretérita explica una creencia actual: no se debe cazar por
vicio ni en ciertos parajes, porque se corre el peligro de
encontrarse con un venado invulnerable a los tiros. Éste se
aparece durante cacerías nocturnas y, en vez de morir o huir
cuando le disparan, se acerca a los cazadores. Lo anterior con
las siguientes variantes:
El animal se aproxima con cada bala y realiza algún
gesto, saca la lengua como saboreándose, mueve la cabeza y
rasca la tierra con las patas; se hinca, habla y advierte que el

260
monteador no necesita más carne de la que lleva, o que si le
dispara, el cazador matará a su padre y a su madre (Terán-
Rayones-Hualahuises-Linares).
El ciervo se transforma, intermitentemente, en hombre,
al apuntarle con un rifle (Iturbide).
El gamo espanta a los cazadores lanzando flechas por la
cornamenta (San Carlos, Tamaulipas-Linares).
Un hombre desnudo con cuernos de venado espanta a
unos cazadores que matan animales por vicio y diversión
(General Terán).
Cierto diablero reta a un cazador y se transforma en
venado para burlarse de él. Un brujo transforma a un cazador
en la bestia, en castigo a sus depredaciones (Linares).
Un ranchero logra abatirlo grabando una cruz en la culata
de su escopeta (Montemorelos).
En relatos de Galeana asocian al ciervo con el hallazgo
de un tesoro o, finalmente, lo abaten, pero al ir a recoger su
cuerpo, no lo hallan: desaparece.
En un ejido de Aramberri relacionan la aparición del
animal con muertes violentas.
En Mier y Noriega cuentan que el venado es invulnerable
porque porta en su cuerpo una piedra protectora.
Generalmente la gente relaciona dichas visiones del ciervo
con el diablo y, en menor medida, con las habilidades de
diableros o con los hechizos de alguna bruja. A veces hablan
sólo del brillo de sus ojos y de que arroja chispas de lumbre.
Historias más, historias menos, el venado es hasta el
presente una fuente de proteína animal, razón por la cual
se sigue aprovechando su carne. Además, se tiene aprecio
de distintos artículos confeccionados con su cornamenta,
piel y patas: adornos de pared, cintos, morrales, tamboras,
pizcadores de maíz, cuartas.
El símil hombre-venado aparece en giros del lenguaje,
incluyendo canciones y corridos connotando sensibilidad,

261
agilidad y muerte. En este sentido, hay jóvenes que por su
comportamiento “hasta parecen unos venados”, choferes
de autobuses que “corren como venados” y hombres que
preparan crímenes “venadeando” a su presa.

Estos dos tipos tenían costumbre de cazar:


–¡Vamos a matar venados! –decía uno.
Aunque tuvieran carne, era vicio.
–¡Vamos! –decía el otro.
Iban y mataban y traían, se traían lo que querían, lo demás lo
tiraban; era vicio ya. Era algo maligno en ellos.
Y una vez que andaban de cacería vieron en un... en un monte
vieron pasar algo muy rápido; entonces, volteó uno, volteó el otro y
se preguntaron:
–¿Vistes?
–¿Vistes?
Era un hombre desnudo, completamente, con la cornamenta de
un venado. Lo vieron y no supieron ni qué onda, ¿no?, y luego,
desde esa vez, se les quitó la idea de andar haciendo eso, de andar
matando venados.
(José Ángel Pecina López; General Terán)

Bueno, a nosotros el que nos la platicaba ¿sabe quién era? Don Pancho
Vázquez. Éste era un viejito muy chistoso, pero quién sabe si sería
cierto o no sería. Era venadero [cazador de venados], era viejito
también antiguo. Se dedicaba a cuidar ganados: ganadocabras.
Nosotros teníamos un ganadito en la sierra y allá nos juntábamos
con él. Decía qué él bía sido muy bueno para tirar, para cazar, y...
y que había visto ese venao así con esa forma que... que le tiraba, y
que el venao, en vez de correr, nomás pateaba y se dejaba que se le
arrimara, pero que nunca le pudo pegar.
Quesque tenía... decían que ese venao tenía piedra ¿qué clase
de piedra sería? ¡Sabe! Eso... eso nos lo platicaba ¡sería cierto, o no

262
sería! Decían que ese venao tenía piedra ¡pos sería en la cabeza, sería
en el menudo, sería... sabe Dios onde la tendría...!
(Gregorio Gámez Villanueva; Mier y Noriega)

Un cazador, un cazador andaba...


Esta me la platicaron a mí y ahí se las voy a pasar al costo.
Este era un señor que estaba bien enviciado en la cacería, y pos
se llegó el tiempo de la cacería, cuando el señor ese dice: “Pos yo vo a
traer un venado”. Le dijo a la señora: “Oye, me arreglas un lonchecito
porque voy a cazar”.
Bueno, le arregló el lonche la señora y se fue solo, él solo. Hasta
que pos ya llegó a onde había venados y se fue y se fue y se fue, ahí va
y ahí va y ahí va, cuando al poquito momento de caminar vio unos
ojos, vio unos ojos y dijo: “¡Pos ese es venado!”. Dijo: “Voy a lograr,
a ver si me permite arrimarme otro poquito, otro poquito más”.
Se arrimó y agarró al animal como a cincuenta pasos más o menos,
levantó el rifle y ¡palo!, ¡le disparó!, y sintió que sí le pegó. Nada
más que el venado brincó sobre la luz. Brincó sobre la luz y vino...
se le puso más cerquita. Entonces que le corta al maúser [rifle de
alto poder] y ¡bola!, el cazador le tiró otro balazo, ¡y sentía que le
estaba pegando!. Pero el venado brincó otra vez más delante y se le
paró bien cerquita, y que hacía las orejas así el venado... con la luz,
que movía las orejas. Pos hombre... ¡y que le mete otro balazo! Le
tiró tres balazos o cuatro balazos y en todos le pegó. Pero ya cuando
estaba como a diez pasos del animal, cuentan que le habló el venado,
que le habló el venado... Le dijo:
–No me mates, porque si me matas –dijo– vas a matar a tu papá
y a tu mamá.
Entonces, exclamó el cazador:
–No –dijo– aunque así sea.
Y aventó los balazos; volvió a disparar. Entonces sí lo mató y fue,
lo echó a una tartana [especie de carreta con dos ruedas] que
traía, luego se fue para su casa.

263
¡Pos hombre!, la señora, esposa del cazador, como estaba... como
estaba sola, en la noche le dijo al suegro y a la suegra que se fueran
a dormir con ella porque tenía miedo.
Y pos sí se fueron a la casa, pero el señor... el cazador llegó a las
horas de la noche y, y, y le... le pareció raro ver tres personas acostadas
en la cama; entró y dijo: “Aquí nomás mi mujer dejé y ahora hay dos
gentes más acostadas, ¿qué significa esto?”.
Y las tres personas estaban tapadas hasta la cabeza. Entonces
que saca el cuchillo y ¡pas! y ¡pas! Atacó; le mochó la cabeza al papá
y a la mamá.
Tal y como le dijo el venado, así le salió; mató a sus progenitores.
(Hipólito Reyna Sánchez; Linares)

Tenías que llegar solito


como venado al aguaje
a su Cerralvo querido
llegaba de un largo viaje
si no hay forma de escaparse
hay que aguantarse el coraje.
(DAR, corrido “Lupe Ruvalcaba”)

Véase: Cacería, Diableros, Espantos, Indios, Nagualismo.

Víbora. Su figura se asocia con elementos y parajes naturales;


aparece en el cielo como una “serpiente de agua” que devasta
todo en su trayectoria y en forma de rayos, los denominados
“culebrías”. De manera análoga, un ejemplar gigante puede
ser maldecido por un sacerdote y convertirse en un perfil
rocoso de la montaña, o ser la guardiana de lagunas, árboles,
cuevas. Además, es típica la asociación de estos reptiles con
tesoros y, en menor medida, son un indicio de lluvia. Nuestra
gente cuenta que antes la víbora andaba erguida, pero por

264
asustar al burro de la Virgen María fue condenada a vivir
arrastrándose. La frase “cuando las víboras andaban paradas”
se utiliza todavía, en son de broma, para hacer referencia a
sucesos antiguos. En los municipios del norte la sierpe de
cascabel (Crotalus atrox) es considerada un manjar, se seca o
asa, ingiriéndose en trozos, molida y guisada. Le atribuyen
virtudes terapéuticas a su carne y grasa contra granos, cáncer,
insolación, lo mismo sucede con sus huesos que, hervidos en
sal y limados, sirven para hacer collares que previenen del
empacho y dan consistencia a la dentadura de los bebés. Por
si fuera poco, el cascabel de víbora es considerado bueno
para atraer el amor y para la fabricación de instrumentos
musicales. Cintos, billeteras, broches y otros artículos se
elaboran en Monterrey, Rayones, Hualahuises y Linares
con su cuero.
En ranchos de General Terán, las víboras de cascabel
muertas se colgaban de los árboles durante tres días, luego
se bajaban y se quemaban para evitar envenenarse con sus
huesos, mientras que en comunidades de Mina todavía
acostumbran enterrar sus cabezas por temor a enterrarse
los colmillos. Generalmente, se les teme debido a que “ligan”
(hipnotizan) a sus presas; otros afirman que clavarse un hueso
del reptil es mortal.
Tal vez por toda esta parafernalia soñar que se matan
víboras de cascabel es indicio de buena suerte; si durante el
sueño no se matan, significa daños y enemigos que se ciernen
sobre uno.
Por otra parte, a la víbora negra se le considera un
animal benéfico porque mata a las serpientes de cascabel; en
correlación con esta visión benigna se usa la frase “pura víbora
prieta”, en el mismo sentido que se usa “raza” o gente muy
amiga y conocida. Existen muchas historias acerca de sierpes
de gran tamaño o de su habilidad para burlar al hombre.

265
Del pueblo de Aramberri al rancho del Refugio se usa un camino de
herradura que atraviesa un cerro que se llama la “Cohetería”; al bajar
del cerro se llega a un arroyo entre dos lomas donde se encuentra un
trozo de roca que semeja una enorme serpiente, con ojos, escamas,
todo parecido.
Corre la siguiente conseja: hay por ese rumbo y en el mismo cerro
una mina que se llama la Mina Colorada, se dice que en tiempos de
la dominación española, cuando la mina estaba en su apogeo, iba
una recua de mulas cargadas de oro de la mina, cuando al bajar
la loma salió esa enorme sierpe y se tragó las mulas con todo y el oro
que llevaban en el lomo, así como a los arrieros, salvándose nada
más uno que corrió a avisar al señor cura lo que había sucedido.
Cuentan que el cura se vino con todos sus arreos y preguntó por dónde
se había ido el animal; el arriero le dijo por dónde y se fue a seguirlo
por el rastro, pues estaba dejando las señas. Al alcanzarlo sacó sus
utensilios y le dijo: “Serpiente del infierno, yo te conjuro... Piedra te
vuelvas”, y ya no se movió, allí está todavía; algunos han intentado
romperla para sacar el tesoro, pero apenas han roto la cola, al llegar
a la panza no han podido romperla.
(Jaime del Toro, Crónicas de Aramberri: 33)

–La víbora, si te muerde una vena: ¡muerte instantánea!


–Aquí a los hijos míos les gusta la carne de víbora de cascabel, pero
tostada en la lumbre, en la brasa, que esté bien tostada es como se la comen
ellos. Hay gente que la prepara de otra manera, yo no la como.
–Una vez mi papá sufría de unos granos feos en las manos, eran
granos de color morado, llorosos; veía los médicos y no... no había
alivio, y buscando terreno pa las cabras, él y un vecino que aquí
vive, de aquel lado de los Aldamas, se encontraron con un señor
que le pregunta:
–¿Qué te pasa en la manos?
Y responde mi papá:
–Tengo ya dos o tres meses que tengo estos granos y no he sentido
alivio; he visto doctores y doctores.

266
Y le cuestiona el señor ese:
–¿Qué clase de terreno es donde tiene usté el ganado?
Y contesta mi padre:
–Pos es cabacera de mesa y plan, y allí se dan unas sierpes muy
grandes.
Y dice el señor:
–Mire, cuando mate una víbora de cascabel móchele todo lo
grueso, si no está enojada es mejor, y la asa, de tal manera que
quede bien tostada, y en ese molino de moler café ahí la muele, y en
el almuerzo, en la comida, usted le echa una cucharada de polvo
de víbora.
Pos sí lo hizo mi papá y desde la primera cucharada empezó a
sentir alivio, menos tormento y menos tormento, ¡y sí se alivió!, gracias
a Dios y a ese animal tan temible.
(Manuela García de Flores y Román Flores Ramos; Melchor Ocampo)

La víbora de cascabel la matas y le quitas los cascabeles. Los cascabeles


sirven pa las acordeones, pa que tengan buen tono, buen sonido;
también sirven pa los pianos, pal bajo y pa una cosa que le pegan,
algo así como un cencerro.
Pa todo eso sirven, pa que tengan buen tono los instrumentos
musicales.
Pa eso es. Mi papá mata víboras de cascabel y siempre vende los
cascabeles, o se los regala a amigos que tienen grupos. No sé si usted
conozca al grupo Alborada, y ¿a Los Cazadores de Terán? Bueno,
a todos ellos les dio mi papá muchos cascabeles de víboras pa que...
pa que se los pusieran en las guitarras, con esos cascabeles suenan
bien bonito, el sonido suena bien bonito, bien finito.
La piel de víbora se usa para las botas; él trae un cinto de piel de víbora
[señala a uno de sus compañeros que porta un cinto de piel de
reptil]. Esos cintos los hacen aquí también, o sea, puedes matar una víbora
y si tú traes un cinto nomás le quitas la cabeza al animal, luego le quitas el
pellejo, así pa atrás; a la carne le estiras pa adelante mientras otro le estira la
piel pa atrás, luego ya nada más metes el cinto en la piel.

267
Y los huesitos de víbora de cascabel los usan para ponerle collares a
los niños; sí, para que no les piquen los moscos, los zancudos, las
arañas, todo eso...
Yo tengo un tío, todavía lo tengo, ¿verdá?, es nuevo, él traía un
collar con huesitos de víbora; ese collarcito se lo regaló su tío. Se lo
regaló un tío al que se le habían muerto todos sus hijos, se lo regaló
para que lo tuviera de recuerdo de sus primos y... una vez se andaba
bañando en una acequia cuando se le enredaron tres culebras, aquí en
el pescuezo, pero... ninguna le picó ni le mordió nada, ni una le picó
ni le mordió porque traía el collar con huesos de víbora de cascabel.
(Víctor Hugo Briones Valdez; Rayones)

Véase: Alicantre, Huesos, Serpiente de agua.

Viento. El hombre puede disponer de las corrientes de aire


según sus necesidades; así, puede tanto atraer los vientos
como alejarlos. Para atraerlos basta con golpear arbustos de
granjeno e invocar a “Barbas de Oro” o a “Barbas de Ixtle”.
Para alejar o devolver sus rachas violentas se recurre a las
cruces de ceniza en el suelo.
En el centro oriente de Nuevo León algunos evocan a los
indios cuando corre el viento del norte, mientras que la lírica
regional lo concibe como mensajero, pues se cree que puede
comunicar noticias o dispersar palabras y promesas.

Lo que hacía era que sacaba la ceniza y formaba cruces alrededor


del patio, era lo que me acuerdo yo que hacía mi mamá, pero... más
yo no sé para qué. Nomás decía ella: “Viene el aire muy fuerte, hija,
déjame hacer unas cruces de ceniza”.
(Francisca Rivera Sánchez; Linares)

El guarache de una niña se me despintó ¡porque lo puse afuera pa que


se viniera el aire! Lo colgué y... ahí estoy con el guarache colgado, pero

268
no me di cuenta y éstos me lo aventaron para arriba de la enramada;
hasta hace poquito lo encontramos: se quedó blanco, blanco. Pero
ni sé... el aire no se vino ¡ni nada! Es que dicen que colgando un
guarache se viene el aire, y yo lo colgué nomás ahí...
También dicen que le hablaban a Nicanor, ¿qué?, a Barbas
de Oro, o quién sabe a quién más ¡ándele!, pa que se venga el
aire, y que “¡Barbas de Ixtle!”, “¡Barbas de Oro!”, quién sé qué le
gritaban... “¡Barbas de Ixtle!, “¡Barbas de Oro!”. Pero ¡pos quién
sabe! son creencias que uno... “¡Barbas de Ixtle, Barbas de Oro!”,
¡gritábamos nosotros!, y ya se venía el aire, “¡allá se está viniendo el
aire!”, decíamos. Pero yo creo que era ya la fe que teníamos nosotros
de colgar aquel guarache.
(Señora; Linares)

–A nosotros nos platicaban –platicaba papá– que cuando se hacía


el viento norte, viento seco, que iban a atacar los indios. Sí, cuando
norteaba así, ¡fuerte!, decían que iban a atacar los indios... Pero
cuando pegaba el norte seco así sobre los árboles, aunque, ¿ya no se
oye? Ya no hay...
–Ya no se oye ese aire.
–¿O será por estar en Monterrey?
–¿Aquí, en Terán, todavía se oye el viento del norte? ¿Cuando
hace frío empieza a nortear seco?
–Bueno, habría que ver, ¿verdá?, porque antes las casas eran de
carrizo y lodo, de ramas y madera, ¿verdá?, por lo que se prestaban
pa que hubiera una ranura, una rajadita y “fsszziuuuuuuu”
[imitación de sonido de viento]; entonces se oía que decían “a
noite a noite”, ¿se acuerda, compadre, que decían eso?
–El norte, miento, “al noite...”.
–Otras veces decían “no, sta picando el huasteco, pa mañana
vienen nortes”, o sea que se venía... se venía fuerte el huasteco que es el
viento del sur, y cuando cala el huasteco anuncia vientos del norte.
–Luego preguntaba uno: “¿Bueno, y por qué los indios... por qué
ellos atacan cuando corre el viento frío?”. Y nos decían: “Porque

269
cuando viene el... el norte fuerte se acuerdan de sus tierras y quieren
venirlas a rescatar”, ¿verdá?, que por eso venían...
–¿Cómo estaba eso?, usted también platíquemelo.
–No, no, pos eso de que... eran como los esclavos que se llevaban,
¿vedá?, o que se querían devolver cuando soplaba el norte...
(Juan López García y Manuel López García; General Terán)

Virgen. Las diversas representaciones de la Virgen María


son determinantes en la cultura católica y en la religiosidad
popular. Es evidente su veneración si consideramos la
variedad existente de efigies, rezos, oraciones, promesas,
mandas, milagros, procesiones, leyendas, dijes, tatuajes y
danzas que dan fe de su culto.
En el ámbito regional, imaginan su aparición en piedras
del monte, que son llevadas a las comunidades para rendirles
devoción.
Actualmente los sitios y objetos en donde la ven y adoran
son variados, desde ventanas de automóviles hasta comales.
Marginalmente, existen chistes y canciones donde ridiculizan
su figura.
Nuestra gente venera sobre todo a la Virgen de Guadalupe,
a la de San Juan de los Lagos, y a la del Chorrito, en Hidalgo,
Tamaulipas.

Otra leyenda nos relata que por el año de 1718 cayó en la ciudad
[Monterrey] una lluvia torrencial que duró 40 días e inundó gran
parte de esta localidad. En ese entonces, afuera de la ciudad hacia
el poniente, vivía una india tlaxcalteca, esposa de un zapatero, que
guardaba en su casa una imagen de la Virgen de la Purísima, y cuando
las aguas desbordadas del río llegaron a este barrio, se dice que la piadosa
mujer acercó con fe la imagen al borde de las olas. Casi de inmediato, la
corriente perdió fuerza y se salvaron de la inundación aquella barriada y
la ciudad también. Este milagro influyó para que esa mujer construyera

270
una pequeña capilla que llamó Casa de la Virgen, donde las mujeres de
esa época iban a rezar todos los sábados, aunque el lugar estaba fuera de
la ciudad. Actualmente el templo que se encuentra en ese lugar refleja la
arquitectura religiosa moderna de la ciudad.
(Centro de estudios municipales de Nuevo León,
Los municipios de Nuevo León: 307)

Cierta temporada en que la sequía devastaba los campos se formó


una procesión con la imagen de la Virgen para invocar la lluvia, y
sí, a los pocos días se vino un chubasco como pocos. Pero con tanta
agua se ahogaron las cosechas y se desbordaron los ríos, inundándose
muchas rancherías de Montemorelos y Terán. Entonces, la misma
gente que formó la procesión para pedir lluvia se juntó enojada, entró
a la iglesia y sacó la imagen de Cristo, arrojándola en la creciente del
río Pilón al grito de: “Pa que veas lo que hizo tu chingada madre”.
(José Ángel Pecina López; General Terán)

Yo tengo 57 años y no me acuerdo de cuándo se hayan encontrado esta


virgen en la piedra. Según platican los de más antes, se la hallaron
en un arroyo (porque así está en las estrofas, en la alabanza que le
compusieron).
Pero como el señor que se la encontró ya murió, se la dejó a un
sobrino. Ese sobrino es el que le hace las fiestas, aunque ya no está
él aquí, está en Saltillo.
Ahora yo soy la encargada de abrir, de prender veladoras, le rezo
sus rosarios todos los días, mientras que la otra encargada viene
cada 15 días. Ella es la que le hace las fiestas, a ella le dan... o sea,
pide limosnas a todo el pueblo pa organizar eso.
Antes sí le hacían muchas fiestas grandes, cuando estaba el señor
que se la encontró, porque se la encontraron en... ahí tiene la fecha
en que se la encontraron: se la encontraron en el 1916.
Por eso le digo que yo no le sé decir todo, yo eso platico porque me
acuerdo que los que se la encontraron platicaban.
(Juana Pérez Lomas; Rayones)

271
Véase: Cueva, Oraciones, Piedras, Procesión, Santos, Virgen
del Chorrito.

Virgen del Chorrito. Diminuta imagen mariana situada junto


a una fuente de agua y en la entrada de un conjunto de
grutas (Hidalgo, Tamaulipas). Su efigie de piedra es el eje
de un culto popular entre gente del noreste de México y del
sureste de Texas. La devoción de la Virgen del Chorrito es un
paralelo norestense de la Virgen de Guadalupe, no sólo porque
la asimilan con la del centro de México, sino por el proceso
sincrético en el que se halla inscrita. Su fiesta más importante
es el 18 de marzo e incluye danzas, pastorelas, mandas y una
gran peregrinación a su capilla con la imagen de San José.
La memoria colectiva conserva narraciones de gente
extraviada y muerta en sus grutas, así como versiones de
que fue hecha por indígenas del área o traída por éstos.
Además, vinculada a esta advocación, existen leyendas de
niños convertidos en piedra, historias contadas en municipios
como Linares, Hualahuises, Iturbide e Hidalgo, Tamaulipas,
vinculadas a un rito específico, el de las penitentes: mujeres
que suben al santuario del Chorrito arrastrándose de espaldas
con niños en su pecho para encomendárselos a la Virgen.

Adiós la sierra chiquita


adiós también mi ranchito
adiós todo Tamaulipas
adiós Virgen del Chorrito
murió José Silva Sánchez
ya les canté sus versitos.
(ADA, corrido “Jesús Silva Sánchez”).

Allá en El Chorrito, donde está la Virgen de Guadalupe, estaba


una niña muy grave, entonces sus papás, como la niña estaba muy

272
grave, le gritaron a la virgen, ¿verdad?, le gritaron que se aliviara
la niña, prometiendo que cuando ella se aliviara se la iban a dejar
un mes de esclava ahí en el templo.
Así, cuando la niña se alivió y todo, ellos fueron a pagar la
promesa, como luego dicen, fueron a pagar una manda, ¿verdad?
Pero ya cuando se iban a regresar del Chorrito se les hizo dolor dejar
la niña, entonces dicen que ellos se la trajeron, pero al ir caminando
por la orilla del río ¡de pronto voltearon para atrás!, y ya no... la niña
ya no iba detrás de ellos, sino que estaba hecha piedra, y ahí está...
dicen que está la niña, la monita hecha de piedra.
(María Elena Meléndez; Iturbide)

Adiós virgen sacrosanta


rendidas gracias te doy
adiós tu cuevita santa
yo ya me voy.

Adiós lindo portalito


en donde estuve el día de hoy
adiós Virgen del Chorrito
yo ya me voy.
(Alabanza “Despedida de la virgen del Chorrito”, en:
Alabanzas a nuestra señora del Chorrito: 24)

273
274
Z

Zopilote. Véase: Aura.

Zorra (Vulpes macrotis). Las menciones sobre este animal


coinciden al señalarlo como un emisario nefasto. Encontrarla en
las veredas o escuchar su grito cerca de las comunidades significa
desgracias, muertes violentas. Incluso, en Linares refieren que
las espían y matan cuando gritan, para evitar sucesos aciagos,
práctica que recuerda una costumbre otomí.
Al igual que en otras regiones del mundo, hay quienes
adornan espejos y antenas de vehículos con el rabo del
animal; asimismo, su figura es arquetipo de sagacidad e
inteligencia; frases del tipo “es un viejo zorro”, denotan
admiración y respeto.

Nomás gritaba la zorra y decía uno “¡ay, qué irá a pasar! ¿Por qué grita
la zorra?”. Así decía la gente más antes y uno agarró esas costumbres
también. Y sí pasan casos, ¿será por coincidencia o será, quién sabe?

275
Uno de esos casos sucedió cuando mi padrino Ambrosio tuvo su
primer pleito, cuando tiró los primeros tiros, sus primeros balazos.
Antes de esa balacera iba adelantito de mi padrino una zorra grite
y grite, iba gritando, y quién sabe quién le dijo:
–¡Oye, mira ese animal fregado, hombre, mátala!
Mi padrino contestó:
–¡Nombre! –dijo– déjala que se vaya, vas a ver que más adelante
me van a servir mejor los balazos.
Y a los cuantos días mataron a mi tío en el rancho, y no nada
más él falleció ¡se mataron más! Lo mataron a él y mataron a dos tíos,
a un tío carnal y a un tío político, también hirieron a un hermano
y dos primos de él.
(Pedro José Serna Lozoya y Florencio Mata Hernández; Linares)

Hay lágrimas en los ojos


tristeza en el barrio entero
porque mataron al Zorro
el treinta y uno de enero
a tiros lo asesinaron
porque le tenían miedo.

En Guadalupe al oriente
a las siete de la tarde
el proverbio no les miente
lo que dice no es alarde
otra vez murió un valiente
en las manos de un cobarde (...)

El Zorro estaba tomando


con mucho gusto ese día
como andaba desarmado
Sandoval ya lo sabía
por eso pudo matarlo
a mansalva y sangre fría.

276
Epílogo

La narrativa tradicional y creencias populares del noreste


de México (y quizás la de buena parte del planeta) sufren
una fuerte alteración, especialmente desde la década de los
sesenta. Este libro nos permitió conocer una muestra de sus
ejemplos, pero también darnos cuenta que éstos cada día
quedan más confinados a unas cuantas personas (sobre todo
ancianas y ancianos del ámbito rural). Es decir, las nuevas
generaciones viven poco sus diversas manifestaciones,
incluso, aunque la población de nuestras urbes es de origen o
herencia rural, casi no conocen y valoran todas estas historias,
creencias y versos.
Estamos plenamente conscientes de que la tradición oral
y el imaginario colectivo se hallaban ligadas a condiciones
productivas diferentes a las recientes o actuales, y que por lo
tanto las nuevas dinámicas socioeconómicas las convierten,
día a día, en tradiciones menos vivas y amplias. Sin embargo,
también estamos seguros de que son parte importante del
acervo histórico y cultural de nuestro pueblo. El conocimiento
y la difusión amplios de este tipo de materiales es entonces
una necesidad histórica, filosófica y sociológica, ahora que
las diversas expresiones culturales comunitarias necesitan
enfrentar el presente y el futuro de una manera dinámica,
para que así puedan sobrevivir y ser parte importante de
la conciencia de la región y del país, no sólo con relación
a Estados Unidos y Canadá, sino con relación al resto del
mundo.
En fin, un acervo de narrativa tradicional y cosmovisión
arcaica sobreviven en Nuevo León aunque día a día se altere
lo poco que queda debido al desarrollo desequilibrado de
Monterrey (y de su área metropolitana) respecto a los
municipios del Noreste, así como por la invasión negativa
de patrones de consumo y comportamientos urbanos en las

277
comunidades rurales (videojuegos, individualismo). En otras
palabras, este fenómeno está ligado a la indiferencia de las
élites locales (económicas y culturales) y a la influencia de
los valores del mercado.
Esperamos de una manera sincera que este libro revierta
en algo ese olvido y enajenación del interior norestense y
nuevoleonés, que no es sino el olvido de nosotros mismos.

278
Agradecimientos / fuentes

Ejido el Carrizo, Ramones: Fidencio Reyes Maldonado,


Edmundo Loredo Carrera, Maricela Cortez Peña.
Ejido El Toro, Montemorelos: Antonio Barrera Vargas
(24), Juan Ramírez González (54), Olga
Lidia Rosales Lozano (23), Lucinda Lozano, Clemente
Rosales.
Congregación Bernabé Botellos, Cerralvo: Celestina
Ruvalcaba (43), Juan José Madrigal (48), María de Jesús Ríos
Toscano, Enedelia Madrigal Oviedo (19), Leonarda Maldonado
Gutiérrez (78), Antonio Madrigal Maldonado (55).
Cerralvo: Ignacio Guerrero Rosa Benavides Peña (35), Doña
Manuelita, Alicia Montemayor de García, Yolanda Cruz de
Espinoza, Fernando Reyes Núñez, Blanca Gaytán Treviño.
General Terán: Juan López García (51), Manuel López
García (55), Lucila López García (53), José Ángel Pecina
López (43).
Ejido Santa Ana Nuevo, General Terán: José Cruz Quintanilla
Yerena.
Rancho El Coyote, General Terán: Chencho Herrera “El
orgullo de Terán”.
Rancho El Palo Blanco, General Terán: Cristóbal López
Rodríguez †.
Ejido La Purísima, General Terán: Anastacio Carrillo
Guajardo “Tacho” (59).
Cadereyta: María Elena Oyervides viuda de Serrato (79) y
familia.
Rincón del Salto/Laguna de Sánchez, Villa de Santiago:
María del Rosario Flores Peña (15), Eva Flores Peña (16),
Refugio Flores Peña (42), Félix Flores Peña (60), Tomasa
Flores Moreno (42), Marycruz, Adriana.
Laguna de Sánchez, Villa de Santiago: Fernando Torres
Torres (76).

279
El Cerrito, Villa de Santiago: Faustino San Miguel (60).
La Boca, Villa de Santiago: Pedro del Socorro Cepeda
(57).
San Javier, Villa de Santiago: Concepción Tamez (74).
El Cercado, Villa de Santiago: Julia Sánchez Villarreal (76),
María Teresa Cavazos A. (63), Susana Marroquín Cavazos
(28).
Ciudad Guadalupe: Edmundo Loredo Candela.
Monterrey: Cano Henández (25), Marie Theresa Hernández
(43).
Higueras: Francisco Martínez González (70), Ma. Cristina
Benavides (28), Magdaleno Rentería González (53), Plácido
Benavides (63), María Isabel Hernández (40), Jesús Armando
García (34), Manuel Víctor González (72), José Martínez
González, Orfelindo Villarreal González (75), San Juana
Gaytán (55), Jesús L. López (49),
Marín: Fernando Martínez González (70).
Ejido Jesús María del Terrero, Mier y Noriega: Gregorio
Gámez Villanueva (54), Magdaleno Tobías Villanueva (59),
Heriberto Estrada Rodríguez (57).
Ejidos San Rafael, y Dolores, Mier y Noriega: Onésimo
Téllez, Gabriel Juárez, Celia, Norma Salazar, Brenda Ricarda,
Pilar García Fraustro (55), Juan Carlos Rodríguez Sánchez
(7), Alberto Sánchez Sánchez (68), Mariana Rodríguez
Martínez.
Cabecera municipal de Mier y Noriega: Efraín Segundo
Rosales (52), Teodoro Castillo Barba (85), María Luisa
Mendoza Ovalle (84), Andrés Villasana Ríos (93), Juana
González de Villasana (69), Clemente Cazares Mendoza
(84), Pánfilo Villasana Vargas (91), María Luisa Mendoza
Ovalle (84), Livorio Meléndez Mendoza (63), Juan de León
Morín, al padre Julio de la Garza y toda la parroquia de este
municipio.
Dr. Arroyo: Luciano Reyes, Eleuterio Rincón, Ignacio (11).

280
Rayones: Emilia Briones de Luna (89), Juan Esparza Alvarado
(85), Matías Torres, Rogelio Escobedo Puga (72), Francisco
Escobedo Puga (62), Alma Guadalupe Ramos Llerena (58),
Alfredo Pérez Casas (69), Celestino Ledezma Delgadillo
(55), Roberto Treviño Yerena (57), Delia García, Pablo
Cardona Mejorado (82), Idelfonso de la Fuente Álvarez
(75), Guadalupe Llerana viuda de Sánchez.
Ejidos Casillas, Santa Rosa, La Cebolla, Rayones: Juan
Román A. (12), Jesús Alejandro Casas Ramos (13), Víctor
Hugo Briones Valdez (13), Leonel Franco Valdez (15), Juan
Francisco Ramón G. (12), Alejandro Valdez Casas (14), Víctor
Hugo Briseño Valdez (13) y a todos los maestros y niños del
albergue.
Hacienda Juquialanes, Rayones: Juan Pérez Lomas (57).
Iturbide: San Juana Sustaita Torres, Miguel Escobedo Puga
(73), Rosendo Torres González (67), Benito de Jesús Luna
Ramos (11), Armando Torres de la Peña (82), Indalecio
Torres Sustaita (70), Aleida Liset Villalobos Rodríguez (9),
Isidro Bravo González (65), Amada Martínez Sustaita (55),
Raúl Carreón Flores (10), José Rafael Bazaldúa Lamas, María
Elena Meléndez (47), Leonora Danés (13), Antíoco Torres
Martínez (68), Carlos Manuel Escobedo Arredondo (11),
Petra Torres Colunga (22), Mario Alberto Espinoza Verdín,
(14), José Velázquez Escobedo (70), Eusebio Balderas
(53).
Mesa de Noalitos, Iturbide: Alejandro Pérez Barrientos
(75).
Camarones, Iturbide: Alfredo Bernal Bazaldúa, Esperanza
Sánchez Bazaldúa, Humberto Bernal Sánchez, Pedro Bernal,
Alejandrina Ortiz Rubio.
Ejido Icamole, Villa de García: Hipólita Coronado Rojas
(80), Leonarda de Esparza (77), Domingo Jaramillo (40),
Teodoro Esparza Flores (52).
Ejido Cerritos, villa de García: Octaviana González Gámez,

281
Feliciano Nuño Gallegos (74).
Cabecera municipal de Villa de García: Pedro Jaramillo
Rodríguez (78), Gumersinda Carrizales (82), Pedro Salas
Mata (81), Álvaro Sepúlveda, Rafael Fernández (54),
Hildebrando S. Garza Sepúlveda (45).
Comunidad San José de la Popa, Mina: Federico Treviño
Sauceda (47).
Melchor Ocampo: Dora Elia López de Salinas (77), Juan
Ramos Lozano (78), Eugenio López (63), Juan Francisco
Hinojosa López (76), Román Flores Ramos (63), Manuela
García de Flores (58), Valentín Flores García (39), Mario
Ramos Salinas (62), Vicente López García (86).
General Treviño: Gina Cadena Rodríguez (18), Sr.
Hinojosa.
Parás: Gloria Esthela Ruiz Herrera (22).
Lampazos: Angelina Torres, 84 años, Juan Cruz Alonso (74),
Ramiro Rodríguez Torres (63), Cornelio Sánchez López
(74), Juanita Hernández Briseño (91), Felícitas Chávez
Hernández (68), Nazario Hernández Briseño (81), Reynaldo
Jaime Castaño (85), José María Flores Cruz (85), Nemesio
Samaniego Mendoza (71), Isabel Samaniego Mendoza (77),
Jesús Cruz Alonso, Virginia Delgado de León (71), Vidal
García Canales (82), Stella Brewster García de Alba (56).
Vallecillo: Andrés Esquivel Vázquez (69), Ramón Rodríguez
Sánchez (12), Luis Miguel Rodríguez Sánchez (10).
Ejido Rancho Nuevo, Agualeguas: Gregorio Quiroga Cantú
(76).
Roma, Texas: María García Navarro.
Ejido Camarones, Ciudad Anáhuac: Aurelia Torres (68) y
familia, Lorenza Guel (65).
A las familias de los ranchos El Palo Blanco, Tierra Blanca, La
Anacua, El Coyote (General Terán); Santa Elena y Laborcitas
(Montemorelos); El Carrizo (Ramones).

282
A las familias de los ejidos San Francisco y El 18 de Marzo,
de Galeana (especialmente al “gremio” chicalero).
A la familia, “Chacho”, Napoleón Nevarez Pequeño, Isidra
Maldonado Guerrero†, Guillermo Maldonado Guerrero,
Pedro Pedraza de León.
A la gente de la cabecera municipal de Iturbide y de sus
siguientes comunidades: Santa Inés, San Francisco, El
Madroño, San Antonio de Cuevas, El Pino, Santa Rosa, La
Colorada.
A la gente de Doctor Arroyo y Vallecillo.

Bibliografía

Adame, Homero, Mitos, cuentos y leyendas regionales, Monterrey,


Castillo, 1998.
Aguirre, Coral, La pasión del diablo, una visión enamorada,
Monterrey, Facultad de Filosofía y Letras-UANL, 2004.
Álvarez Santaló, C. María Jesús Buxo, y otros, La religiosidad
popular. Antropología e historia, Barcelona, Anthropos,
1989.
Arlegui, Fray José, Crónica de la provincia de N. S. P. San Francisco
de Zacatecas, México, Joseph Bernardo de Hogal, 1737.
Atxaga, Bernardo, Obabakoak, Barcelona, Ediciones B,
1993.
Berrones, Guillermo, Ingratos ojos míos, Miguel Luna y la historia
de El Palomo y el Gorrión, Monterrey, UANL, 1995.
Berrones, Guillermo, Recuento de fantasmas, Monterrey,
UANL, 1997.
Castaño, Rosa de, Rancho Estradeño, (Nuevo Amanecer),
Ciudad Victoria, Gobierno del Estado de Tamaulipas,
1997.
Centro estatal de estudios municipales de Nuevo León, Los

283
municipios de Nuevo León, (enciclopedia de los municipios
de México), México, Secretaría de Gobernación-Gobierno
de Nuevo León, 1988.
Colectivo, Análisis estructural del relato, (Red de Jonás), Puebla,
Premia, 1982.
Colectivo, Enciclopedia de los animales, Barcelona, Nauta,
1975.
Colectivo, ¿No será puro cuento...? Relatos de tradición oral,
(Fomento cultural), México, CONAFE, 1991.
Colectivo, Silueta de mi sombra, Leyendas ganadoras del concurso
estatal 1989, (Cuadernos del archivo), Monterrey, Archivo
General del Estado de Nuevo León 1990.
Colectivo, Teoría de la literatura de los formalistas rusos, México,
Siglo XXI, 1987.
Colectivo, Tradiciones y costumbres de Nuevo León, Monterrey,
Gobierno del Estado de Nuevo León, 1994.
Colectivo, Tradiciones y costumbres de Nuevo León, Monterrey,
Gobierno del Estado de Nuevo León, 1995.
Coluccio, Félix, Diccionario de creencias y supersticiones
(argentinas y americanas), Buenos Aires, Ediciones
corregidor, 1984.
Contreras-B. S., F. González-S., D. Lazcano V. y A. Contreras-
A (Eds.), Listado preliminar de la fauna silvestre del Estado de
Nuevo León, México, Monterrey, Consejo Consultivo Estatal
para la Conservación y Fomento de la Flora y la Fauna
Silvestre de Nuevo León-Gobierno del Estado de Nuevo
León, 1995.
Chevalier, Jean y Alain Gheerbrant, Diccionario de los símbolos,
Barcelona, Herder, 1993.
Chevalier, Maxime, Cuentos folklóricos del siglo de oro, (Lecturas
de filología), Barcelona, Crítica-Grijalbo, 1983.
Eliade, Mircea, Herreros y alquimistas, México, Alianza Editorial
mexicana, 1989.

284
Eliade, Mircea, Mito y realidad, Barcelona, Labor, 1992.
Eliade, Mircea, Tratado de Historia de las religiones, México,
Era, 1972.
Eliade, Mircea, Joseph M. Kitagawa, Metodología de la Historia
de las Religiones, Barcelona, Paidós, 1986.
Farfán Morales, Olimpia, El fidencismo, la curación espiritista,
(Orgullosamente bárbaros... No. 21), Monterrey, Archivo
General del Estado de Nuevo León, 1997.
Foster, George M., Cultura y conquista, la herencia española en
América, Xalapa, Universidad Veracruzana, 1985.
Franco Carrasco, Jesús, El Nuevo Santander y su arquitectura,
México, UNAM, 1991, T. 1.
Galeano, Eduardo, Las palabras andantes, México, Siglo XXI,
1993.
Garza Quirós, Fernando, Caballo blanco, mito y leyenda de
Agapito Treviño, (Cuadernos del topo), Ayuntamiento de
General Escobedo, N. L., 1997.
Garza Quirós, Fernando, Muebles y utensilios de la región noreste,
Monterrey, Facultad de Artes Visuales, UANL, 1990.
Garza Quirós, Fernando, Armando Flores, etcétera..., s/l, s/e,
s/f, (edición de autor).
Gómez Danés, Pedro, Cantos y ritos de Esperanza, Rescate
antropológico de antiguos cultos religiosos en el Estado de Nuevo
León, San Pedro, Presidencia municipal de San Pedro
Garza García, 1995.
Gómez Flores, Carlos Jesús, A tambora batiente, Monterrey,
Dirección General de Culturas populares, Unidad
Regional Norte/PACMyC, 1997.
González Quintanilla, Fernando, Itoloca, (la tradición),
Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León, 1992.
González S. Fernando Noel, Inventario de mamíferos en un
ecosistema de encinares al pie de la Sierra Madre Oriental, en
el Ejido San Juanito, Linares, N.L., México, Exhacienda de

285
Guadalupe-Linares, 1983, (Proyecto de Investigación:
fotocopia mecanuescrita)
González Torres, Yolotl, Diccionario de mitología y religión de
Mesoamérica, (Referencias Larousse), México, Larousse,
1991.
Guerrero, Antonio, Los pueblos de las cruces, Monterrey,
UANL, 1995.
Guilly, Adolfo, Subcomandante Marcos, Carlo Ginzburg,
Discusión sobre la historia, México, Taurus, 1995.
Gutiérrez Hinojosa, Tomás Darío, Cultura Vallenata: Origen,
teoría y pruebas, Santafé de Bogotá, Plaza y Janés, 1992.
Hernández Beltrán, Rosalío, Los fantasmas de Cerros
Blancos, México, Selector, 2000.
Hernández, Marie Theresa, Delirio, The fantastic, the demonio,
and the reel, The buried history of Nuevo León, Austin,
University of Texas Press, 2002.
J. Ong. Walter, Realidad y escritura, México, FCE, 1987.
Leal Velazco, Carlos Gustavo, La Hacienda de San Pedro, pláticas
y recuerdos de un pasado, (Segunda edición), Monterrey,
Centro de Información de Historia Regional/UANL,
1995.
Le Goff, Jacques, Lo maravilloso y lo cotidiano en el occidente
medieval, (Hombre y sociedad), México, Gedisa, 1986.
León, Alonso De; Bautista Chapa, Juan, Sánchez de Zamora,
Fernando, Historia de Nuevo León, con noticias sobre Coahuila,
Tamaulipas, Texas y Nuevo México, Monterrey, UANL,
1961.
Lobatón, José, El Gringo, México, Márquez Editor, 1950.
López, Cristóbal (coordinador), Contar, cantar, creer; historia y
cultura en un pueblo del Noreste de México: Hualahuises, N. L.,
Monterrey, Vestigios-EME-Centro de Estudios Regionales-
Consejo para la Cultura de Nuevo León, 1996.
López, Cristóbal (coordinador), Creer, beber, curar, Historia
y cultura en Iturbide, Nuevo León, Monterrey, Consejo

286
Nacional para la Cultura y las Artes-Consejo para la Cultura
de Nuevo León, 1998.
López, Cristóbal, Tradición oral de herencia indígena en el
Noreste de México; dos estudios de caso: la cautiva y el cocono,
(Orgullosamente bárbaros, No. 20), Monterrey, AGENL,
1996.
Lucio, Luis Antonio, Las piruetas del perico, historias de
Villaldama, Monterrey, UANL, 1998.
Mejía González, Alma Leticia (editora), Relación de la
causa de Juana María, Mulata. Esclava, mulata y hechicera.
Historia inquisitorial de una mujer novohispana del siglo
XVIII, (Biblioteca novohispana, serie “añejos”), México,
El Colegio de México, 1996.
Mier y Terán, Luis Berlandier, et al, (Mauricio Molina:
antologador), Crónica de Texas, Diario de viaje de la comisión
de límites, México, Instituto Tamaulipeco de Cultura-
Instituto de la Cultura de Nuevo León-Programa Cultural
de las Fronteras, 1988.
Mirafuentes Galván, José Luis, Movimientos de resistencia y
rebeliones indígenas en el norte de México, 1680-1821, Guía
documental I, México, UNAM, 1989.
Montes, Felipe, El enrabiado, México, Mondadori, 2003.
Montes, Felipe, El vigilante, México, Plaza & Janés, 2001.
Mota y Escobar, Alonso De la, Descripción geográfica de los reinos
de Nueva Galicia, Nueva Vizcaya y Nuevo León, México, Ed.
Pedro Robledo, 1940.
Neira Barragán, Manuel, La medicina popular y la brujería
en Nuevo León y Coahuila durante los siglos XVIII y XIX,
Monterrey, Universidad Autónoma de Nuevo León,
1995.
Nevarez Pequeño, Napoleón, Leyendas, Tradiciones, costumbres
y corridos, Hualahuises, N. L., Monterrey, Oficio, 1992.
Razo Oliva, Juan Diego, Antonio Avitia Hernández, et al.,
Más allá del corrido, Monterrey, Consejo Cultural de Nuevo

287
León/Universidad Autónoma de Nuevo León, 1997.
Riveros, Gabriela, Ciudad Mía, Monterrey, Consejo para la
cultura de Nuevo León-CONACULTA, 1998.
Saca Guajardo, Víctor, Notas sobre dos manifestaciones literarias del
folklore neolonés: el corrido y el cuento de fantasmas, Monterrey,
Universidad de Monterrey, Tesis de licenciatura, 1975.
Saldívar, Gabriel, Los indios de Tamaulipas, México, Instituto
Panamericano de Geografía, Historia y estadística, 1943.
Salinas, Martin, Indians of the Rio Grande Delta, (Texas
Archaelogy and ethnohistory series), Austin, University
of Texas, 1990.
Salinas Pedraza, Jesús, Etnografía del Otomí, s/l, SEP-INI, 1984.
Sánchez, José Hermenegildo, Crónica del Nuevo Santander,
(Regiones), México, Consejo Nacional para la Cultura y las
artes, 1990, (existe edición de la Universidad Autónoma
de Tamaulipas).
Santa María, Fray Vicente De, Relación Histórica de la Colonia
del Nuevo Santander, México, UNAM, 1973.
Segura Gómez, Jorge, Remembranzas de Lampazos. Testimonios
de Don Vidal García Canales, Monterrey, Familia García
Rivera, 2002 (segunda edición).
Leopold, A. Starker, Fauna silvestre de México, México, Instituto
Mexicano de Recursos Naturales Renovables, 1977.
Valdés, Carlos, La gente del mezquite, (Historia de los pueblos
indígenas de México), México, Centro de Investigaciones
y Estudios Superiores en Antropología Social-Instituto
Nacional Indigenista, 1995.
Valenzuela, Manuel (Comp.), Entre la magia y la historia,
tradiciones, mitos y leyendas de la frontera, México, Programa
Cultural de las Fronteras/CONACULTA-Colegio de la
Frontera Norte, 1992.
Vansina, Jan, La tradición oral, Barcelona, Labor, 1969.
Vázquez, Luis, La tradición popular de Santo Domingo,
Monterrey, Oficio, 1993.

288
Villanueva de Cavazos, Lilia E., Leyendas de Nuevo León,
Monterrey, Edición de autor, 1997.
Von Versen, Victoria, La sonrisa de la historia, Anécdotas de la
Revolución y de la política; narraciones de Alberto Murguía,
Monterrey, Edición de autor, 1983.

Hemerografía

Alabanzas a nuestra señora del Chorrito, s/l, s/e, s/f, cuadernillo adquirido
por un devoto nuevoleonés, en Hidalgo Tamaulipas.
Ávila, María de Jesús, “Temen más a los vivos que a los
muertos”, en: EL Norte, Monterrey, 2-X-1996, p. 1-B.
Boletín El Archivo, Linares, Centro de Estudios Regionales,
Vol. 1, Num. 0, Abril, 1995.
Boletín El Archivo, Linares, Centro de Estudios Regionales,
Vol. 1, Num. 5, Mayo, 1995.
Cepeda, César, “La Petaca, se acabó el hechizo”, en: El Norte
(sección Cultural: vida y arte), Monterrey, 25-II-1996, p.
14-D.
Cuaderno de pastorela de Linares, N.L., Va. El Cerrito,
(manuscrito propiedad del señor Miguel Mendoza),
fechado el 31 de enero de 1961.
“Notas de campo” del proyecto Grupos creadores y difusores de
cultura, en el Estado de Nuevo León, (autores y fechas especificadas
en cada una de las referencias). Inéditas. Etnografia Polska,
Xalapa, Ediciones del pirata, U.V. Vol. 1, 1958.
Frossard, André, “¿Será religioso el siglo XXI?”, en: Periódico
El Nacional, México, 6-VI-1991, p. 16.
García Hernández, Arturo, “Hoy abundan los lugares
plásticos y sin personalidad: John Sayles”, en: Periódico La
Jornada (Cultura), 9-I-1997, p. 36.
Guerrero, Vicente, “Monterrey les llama para su mágica cita”,
en: El Norte, 7-VI-1997, p. 4-D.

289
Islas, Juan, “La lámpara de Santa Martha”, en: Leyendas de
General Terán, Nuevo León, General Terán, General Terán,
El Imparcial, hoja suelta, s/f.
Lenskersdorf, Carlos, “Padre, te confieso que he pecado,
chingué la lumbre”, en: Ixtapalapa 39, México, Universidad
Autónoma Metropolitana, Año 16, Núm. 39, junio de
1996, pp. 43-58.
Martínez, Juan Carlos, Hugo Gutiérrez, “Obtiene premio en
Alemania escritora local”, en: El Norte, 27-VI-95, p. 1-D.
Morales Mata, Luis Armando, “Mitos y leyendas” (Escobedo.
N.L.), Escobedo, Fotocopia mecanuscrita facilitada por
el autor, s/f.
Nájar, Alberto, “Tamaulipas: la guerra perdida”, en: Masiosare,
suplemento de política y sociedad de La Jornada, México,
Núm. 372, 6-II-05, p. 6.
Reyna, Jaime del Toro, “Crónicas de Aramberri”, (mecanus-
crito facilitado por el cronista de Doctor Arroyo, N.L.,
Francisco Alvarado Segovia, s/l., s/f.).
Periódico El Diario, Monterrey, Reyna Ramírez, “Exponen la
visión de niños serranos”, 19-IV-96, p. 4-D.
Garza, José, “Es imaginación sin límites”, en: El Norte, 19-IV-
96, 19-D.
Relicario espiritual, Pancho Villa, (Imagen del centauro
del norte con una oración a su espíritu en el reverso),
adquirido en el mercado Juárez, de Monterrey.
Revista Literaria Pierrot, José García, “Leyendas”, Monterrey,
MCMXLIII.
Revista Vestigios, Hualahuises, Vestigios; Num. 1, Otoño, 1995.
Num. 2, Invierno de 1995-1996. Num. 3 (en prensa).
Riveros, Gabriela, “Ven por chile y sal”, texto facilitado por
la autora (hay por lo menos dos ediciones más en: 1. El
Norte, 9-VII-95, p. 6-D); 2. Riveros, Gabriela, Ciudad mía,
Monterrey, Consejo para la Cultura de Nuevo León,
CONACULTA, 1998, pp. 13-22.

290
S/a Para saber (folleto de información histórico-cultural),
Parás, Dirección cultural de Parás, febrero de 1998, p. 3.
Salas, Alejandro, “Me están violando mis derechos: JLR”, en
Extra!, Monterrey, Multimedios estrellas de oro-El Diario
de Monterrey, 18-XI-1997, p. 14.

Canciones / Corridos / Producciones sonoras

DAR, canción “Las muchachas de aquí”, en: Los Donneños,


Puro Norte I´ñor, s/l, Harmony-Sony, ECOT 8235, s/f, (cinta
pirata adquirida en Monterrey).
DAR, canción “El pescado nadador”, en: José Angel Reyes
el Indio y los norteños de China, s/t, Monterrey, DMY,
CD-392, 1997.
DAR, canción “Rezando por ella”, en Los cadetes de Linares,
Quince éxitos originales, Guadalupe, Ramex-Ramones
Musical, RAEC-1189, s/f.
DAR, canción “El Troquero”, en: Arnulfo El coyote Blanco,
15 éxitos, Monterrey, Diamante, KDIA-006, s/f.
DAR, canción “Versos de la presumida”, en: Tamborileros
de Linares, Vol. 2, s/l, Francis, cass 003.
Cabral, Jesús, canción “Quisiera ser pajarillo”, en: Los Alegres
de Terán, Vol. 5, México, EMI-Falcon, 077779601240,
1994.
Cordero, Víctor-F. Valdés, canción “Las enchiladas”, en:
Los Alegres de Terán, 24 éxitos rancheros, México, Sony-
Harmony, CDBD-470627, 1992.
Gutiérrez, Salome, canción “El Embrujado”, en: Albert
Zamora y Talento, Tuff-Enuff, Corpus Christi, Hacienda
Records, HAC-7419. (La misma canción está registrada
a nombre de Domingo Turrubiates, en: Ramón Ayala y
sus Bravos del Norte, Lo mejor de los Relámpagos, México,
EMI/dlv, 211, 1995).

291
Hernández, Tony-Cano, canción “Mitote norteño”, en: El
Gran Silencio, El Gran Silencio en Vivo, Monterrey, Morin
Records, s/f, (cinta pirata).
Hernández, Tony-Cano, canción “Príncipes del cielo”, en:
El Gran Silencio, DOFOS, Monterrey, Cuarto Mundo/
Contrabando Machaca producciones, s/f.
Josué, canción “Sangre de indio”, interpreta Josué con Banda,
en: El sonido joven de México, s/l, Discos Sabinas, C.D. Disa
PROMO 05, 1992.
H. Rodríguez, José, canción “Por debajo del agua”, en: Carlos
y José, Una noche serena y oscura, Monterrey, dlv, X-DLV-
560, s/f.
Maciel, Rene, canción “El diablo embotellado”, en: Los
Grandes Dos de Linares, s/t, McAllen, Lin-Mex Records,
Lin-Mex 3, 1994.
Moreno, Luis, canción “Rifaré mi suerte”, en: Los Alegres
de Terán, Mis momentos, México, EMI, 7243 856366 22,
1997.
Quintanilla, Beto, canción “No tiene la culpa el indio”, en:
Beto Quintanilla, La carrera del Chucho, Monterrey, RyN,
1333, 1995.
Saldívar, Mingo, canción “Pájaro Negro”, en: Mingo Saldívar
y Sus Tremendos Cuatro Espadas, s/t, Monterrey, MCM,
CD 1041, 1994.
Tobón, Graciela del, canción “La cumbia del muerto”, en:
Los Broncos de Reynosa, Emociones, México, Peerles, CDB-
115, 1997.
Ortega, Juan Francisco, canción “El Agradecimiento”, en:
Carlos y José, Una noche serena y oscura, Monterrey, dlv,
X-DLV-560, s/f.
Ortiza, Tomas, canción “Mi último albur”, en: Los Alegres
de Terán, s/t, Falcón-EMI, 424 796001 4, 1991.
Urieta, Martín, canción “Mi vejez”, en: Los Donneños, Mi
vejez, Monterrey, RyN, 1300, s/f.

292
Villarreal, Basilio-Ramiro Cavazos, canción “Mataron a la
paloma”, en: Los Rancheros del norte de Eugenio Abrego,
s/t, Monterrey, RyN, cass. 1244, 1989.
DAR, corrido “Caballo de la cordada”, en: Los Invasores de
Nuevo León, 15 Grandes éxitos, s/l, s/e, PEK-C, s/f.
DAR, corrido “Capitán fantasma”, en: Carlos y José, s/t,
Monterrey, X-DLV-248, s/f.
DAR, corrido “Eran cuatro de a caballo”, en: Los cadetes
de Linares, Regalo de reyes, Guadalupe, Ramex-Ramones
musical, RAC-1118, s/f.
DAR, corrido “El Gato Negro”, en: Beto Quintanilla, 15
éxitos de Beto Quintanilla, Monterrey, Discos RyN, cass.
1102, s/f.
DAR, corrido “El hijo del campo”, en: Los invasores de
Nuevo León, Corridos de pegue con los Invasores de Nuevo
León, Monterrey, DLV, X-DLV-376, s/f.
DAR, corrido “El gavilán”, en: Carlos y José, s/t, s/l, dlv, X-
DLV-278, s/f.
DAR, corrido, “El león de la sierra”, en: Los cadetes de
Linares, Caballo ladino, puros corridos, Guadalupe, Ramex-
Ramones Musical, RAC-1336, s/f.
DAR, corrido “Leonardo Reyes”, en: Los Invasores de Nuevo
León, 15 grandes éxitos, Monterrey, MCM, PEK-C 9081,
s/f.
DAR, corrido “Lupe Ruvalcaba”, en: Los Invasores de Nuevo
León, Corridos, Monterrey, dlv, XDLV-332, s/f.
DAR, corrido “El preso de Nuevo León”, en: Los Invasores de
Nuevo León, Corridos, Monterrey, dlv, X-DLV-332, s/f.
DAR, corrido “Los vaqueros de la Rosa”, en: Dueto de
Servando y Mando, Canciones tradicionales de General
Zuazua, General Zuazua-Monterrey, Presidencia municipal
de General Zuazua, FFyL, UANL, 1993.
DAR, corrido “Viejo arrepentido”, en: Los Invasores de
Nuevo León, corridos de alto poder, dlv, 584/EMI, 7

293
24385 34794 8, s/f, (casete pirata adquirido en la ciudad
de Linares, N. L.)
Albarrán, José, corrido “La tumba de Villa”, Los Alegres de
Terán, Corridos villistas, México, Harmony/CBS, CTEC
8731, 1975.
Álvarez Hernández, Apolonio, corrido “El gallo de San Juan”,
en: Los pioneros del Norte, El poder del corrido Vol. 2, Metro
Casa Musical, CD-9088, 1992.
Ayala, Fidencio, corrido “No me lo crean a mí”, en: Ramón
Ayala y sus Bravos del Norte, Corridos auténticos, Sony-Epic,
QSAT 479766, 1995.
Ayala, Fidencio-M. Ibarra, corrido “Un capricho natural”,
en: Ibid.
Cavazos, Ramiro, corrido “Las tres mujeres”, en: Los cadetes
de Linares, Inspiración norteña, Guadalupe, Ramex-
Ramones musical, RACD-1036, s/f.
Estrella Almaguer, José, corrido “Gregorio Sierra”, en: Los
Estrellas del Bravo, Corridos, Monterrey, DMY, CD-298,
1993.
Galindo, Felipe, “El corrido del coyote”, interpretan Los
Sargentos de Linares, en: 20 éxitos de Porvenir Musical del
Norte, Monterrey, RYN, CD-100, 1994.
García, Orlando, “El corrido de Juan Cantú ‘El coyote’”, en:
José Ángel Reyes el Indio y los norteños de China, s/t,
Monterrey, DMY, CD-392, 1997.
Garza, Julián, corrido “Agapito Treviño”, en: Luis y Julián,
Los quince mejores, Monterrey, DMY, CD-EX-014, s/f.
Garza, Julián, corrido “El desierto de Arizona”, en: Luis y
Julián, 15 éxitos, Guadalupe, Ramex-Ramones musical,
RACD-1206, s/f.
Garza, Julián, corrido “El Zorro”, en: Luis y Julián, A las damas
también les gustan los corridos, Monterrey, producciones
DMY, CD-365, 1996.
Martínez, Luis, corrido “El muerto”, en: Leones del norte,

294
Corridos con Leones del norte, México, dlv-EMI, dlv 542,
1995.
Martínez, Luis, corrido “La venganza del diablo”, en: Ibid.
Meléndez, José Antonio, corrido “Sucedió en el aguaje”, en:
Cornelio Reyna y los Cachorros, Corridos mano a mano, s/l,
s/e, CT-56, s/f.
Meléndez, José Antonio, corrido “Misa de cuerpo presente”,
en: Luis y Julián, Luis y Julián, 25 Aniversario, Monterrey,
DMY, CD-400, 1997.
Ortiz, Tomás, corrido “La venganza de Alonso”, en: Los
Alegres de Terán, s/t, México, Falcon Records-EMI
Capitol, 424 796001 4, 1991.
Pilar Ramírez, J., corrido “Gilberto Fiera”, Los Hermanos
Prado, Corridos con los Hermanos Prado, Monterrey, RyN,
E-042, s/f.
Quintanilla, Norberto, corrido “Paco Flores”, en: Beto
Quintanilla, Patrulla del blanco y negro, Monterrey, RYN,
CD-1358, 1996.
Ramírez, Raúl, corrido “El prefiere su corridos”, en: en:
Los cachorros de Juan Villarreal, El cartel de los cielos,
Guadalajara, Cadena musical, CCM 7017, 1997.
Salazar, Armando-Joe Mascorro, corrido “El rey de la
naturaleza”, en: Ramón Ayala y sus Bravos del Norte,
Corridos auténticos, México, Epic-Sony, QSAT 479766.
Sánchez Mota, Benjamín, corrido “El siete vidas”, en: Los
Grandes Dos de Linares, 15 corridos perrones, Monterrey,
RYN, 1347, 1995.
Sánchez, Rosalino, corrido “El Sapo”, en: Conjunto Linares,
Corridos, Monterrey, DMY, CD-296, 1993.
Sepúlveda, J. Alberto -pendiente-, corrido “Cruz de
mariguana”, en: Pesado, Puros corridos, Monterrey, Metro
Casa Musical, CD-1006, 1993.
Turrubiates, Domingo, corrido “Tranquilino el tuerto”,
en: Luis y Julián, 15 éxitos, Guadalupe, Ramex-Ramones

295
musical, RACD-1206, s/f.
Vargas, Paulino, corrido “Clave siete”, en: Serafín Álvarez,
Amigo de los amigos, Libra, LC-002, s/f.
Vargas, Paulino, corrido “Las liebres de Chihuahua”, en:
Los cachorros de Juan Villarreal, El cartel de los cielos,
Guadalajara, Cadena musical, CCM 7017, 1997.
Vargas, Paulino, corrido “Nave 727”, en: Los corridos pegan porque
los hechos hablan, México, Fonovisa, KUT2/2218, 1997.
Vargas, Paulino, corrido “Ramiro Sierra”, en: Los Tigres del
Norte, Corridos prohibidos, México, MUSIVISA, KUNS/427,
1989.
Vargas, Paulino, corrido “Vestido rojo”, en: Beto Quintanilla,
La carrera del chucho, Monterrey, Discos RYN, 1333, 1995.
Villarreal, Juan, corrido “El halcón”, en: Ibid.
Villarreal, Juan, corrido “Panchito Palma”, en: Ibid.

Otras fuentes consultadas

Archivo de la Palabra de Editorial Vestigios-La Kooperativa:


Hualahuises (recopilaciones de campo 1992-1996 del
Kolectivo Itine-rante).
Carrillo, Anastasio, Los cuentos de Don Tacho, (cinta casera:
antología de cuentos tradicionales recopilados, escritos o
reelaborados por el autor para la SEP), Monterrey, 1991.
Carrillo, Anastasio, Puros cuentos y leyendas del Noreste, Tacho
Carrillo, General Terán, PACMYC, 1998.
Cabrito Vudú, De pueblo en pueblo, Monterrey, Contrabando
Machaca Producciones, 1996(cinta demo que incluye
texto de presentación).
Carmona, J.G. La voz del labriego, s/l, s/e, s/f (producción
independiente con canciones y poemas campesinos.
Carmona, J. G. Ecos del terruño, Monterrey, Producciones
originales Monterrey, s/f.

296
García Flores, Raúl, compilador-productor, La música ritual en
Mier y Noriega, N. L., (Ecos norestenses Vol. 3), Monterrey,
Financiarte, 1995.
López, Cristóbal, compilador-productor, Voces del norte (cinta
casera: compilación de narraciones orales grabadas en
varios municipios del Estado de Nuevo León), Hualahuises-
Linares, 1993.
López, Cristóbal, compilador-productor, Mar de historias.
Tradición oral de Nuevo León, I. Ríos de herencia europea,
(audiocasete y cuaderno de notas), Monterrey-Hualahuises-
General Terán, Fondo Estatal para la cultura y las Artes de
Nuevo León-EME-Radio Nuevo León, 1995.
López, Cristóbal, compilador-productor, Entre un mar y el
sol, tradición oral de Nuevo León, II. Horizontes indígenas,
(audiocasete y cuaderno de notas), Monterrey-Hualahuises-
General Terán, Fondo Estatal para la cultura y las Artes de
Nuevo León-EME- Radio Nuevo León, 1995.
IX Jornada sobre la identidad de la cultura norestense, sobrevivencias
de la cultura chichimeca en la cultura regional, 18-II-1993,
Museo de Historia de Nuevo León, (serie de conferencias
grabadas por César Jaime Rodríguez y quien esto escribe,
colección personal).

297
Este libro se terminó de imprimir en
el mes de marzo de 2006 en los talleres
de Serna Impresos SA de CV. La cor-
rección estuvo a cargo de: Martha
Beatriz Ramos Tristán, Erika del Ángel
Esquivel, Carolina Olguín García. El
cuidado de la edición y formación es
de Cristóbal López Carrera e Irving
Juárez Gómez.

Monterrey, Nuevo León, Tierra de las


Montañas Azules, Aridoamérika.

298
299