P. 1
La música como arma y herramienta social

La música como arma y herramienta social

|Views: 122|Likes:

More info:

Published by: Nicolás Coloma Nahabedian on Aug 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

Por: Nicolás Coloma Nahabedian Primero quiero aclarar que la mayoría de este artículo, manifiesto, escrito o como quieran

llamarle se basa en su mayoría en opiniones e ideas subjetivas con ciertos hechos, frases y estadísticas objetivas. ¿Qué es la música?, con esta pregunta comienzo este recorrido, yo creo que todos saben lo que es la música o por lo menos tienen una concepción de ella. Para tener una definición más concreta: “La música (del griego: μουσική [τέχνη] mousikē [téchnē], "el arte de las musas") es, según la definición tradicional del término, el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psico-anímicos “. [1] Aunque esta definición es la más concreta y más ambigua, sirve como un pie para entender lo que sigue. Si bien la música principalmente se presenta como instrumento de ocio para cada individuo, también se obtienen otros usos como lo son la publicidad, el anexo de esta a otros tipos de arte (cine), entre otros. Pero como el ocio y el tiempo libre no es algo que se da con mucha frecuencia en estratos sociales más bajos, donde el trabajo y la necesidad de supervivencia antes que de vivencia ocupa su día a día, la gente perteneciente a estos grupos no se da el tiempo o mejor dicho no se puede dar el tiempo de crear música, de disfrutar la música o de reflexionar la música que escucha. Aunque siempre hay alguien que lo hace, que toma la música como parte de su vida, como su trabajo o su vocación. Aquí nacen artistas que utilizan el arte del sonido para expresar un mensaje claro, no solo un mensaje sentimental o imaginario, sino una critica o una sensación ligadas a lo social. Muchos cuestionan que la acción social no se puede lograr mediante el arte, sino que se llega a concretar mediante “acción y reacción real” como lo es la violencia, la protesta, la 1

militancia de diversas formas, etc. Pero según yo se encuentran en lo incorrecto y olvidan bastantes puntos que quizás desconocen o ignoran a la hora de usar la música como un arma de lucha social y de expresión. Tenemos primero fuentes que nos dicen que la música fortalece emociones o desarrollar estas mismas. “Los sentimientos humanos son expresados con mayor congruencia bajo formas musicales que a través del lenguaje, por lo que la música puede revelar la naturaleza de los sentimientos con más detalle y verdad que éste último.”.[2] Para explicar un poco la cita puedo referirme a mi caso, en lo personal la música me ha generado conciencia (no toda obviamente), bandas que muchas veces dejan la poesía y las ambigüedades de lado e “inyectan” a tu mente letras y melodías potentes (en diversos sentidos) con estrofas explicitas y un ritmo pegadizo. Creo que rescatar géneros más que bandas sería apropiado, tenemos estilos que son los más conocidos en el caso de expresar mensajes sociales como lo son el rap y el hardcore punk que nacieron como respuesta al contexto social de sus épocas respectivas. No quiero salirme del tema entrando en detalles sobre estos 2 géneros pero si quiero continuar con otros géneros y también con un poco de historia para nuevamente dar un argumento a favor de la música como herramienta. Creo que cada chileno alguna vez escucho hablar o escucho propiamente tal algo de la “Nueva Canción Chilena”, y si no les tengo una breve reseña sobre esta: “La Nueva Canción Chilena fue un movimiento músico-social chileno que se desarrolló formalmente durante la década de 1960 hasta la primera mitad de la siguiente” [3] Este movimiento músico-social como se le llama, tuvo artistas básicamente (en su mayoría) de un estilo, folclore. Estando ligados al P.C y a la J.J.C.C estos artistas exacerbaron el sentimiento de revolución del pueblo chileno en contra de la dictadura militar (por lo menos durante la época que esta estuvo presente). Sin duda le censura de esta “nueva ola” musical hizo ver a las personas que la represión era real y que lo que ellos tanto disfrutaban se estaba acabando gracias a la represión.

2

Entrando más en lo que respecta a lo que pienso, años de escuchar música de temas tan importantes, dentro de un camino de cambio, de positivismo, de negativismo (para darte cuenta que la vida no solo se trata de alegría y buenas vivencias), me acostumbré a reflexionar sobre esta, a poner en practica parte de sus mejores versos. Siempre es bueno que la música tenga una temática densa, que no solo te entretenga o sea algo tan simple y pegajoso como lo es mucha de la música de hoy en día que se dedica al comercio del arte, ocupando puramente de la obtención de capital, aunque no suelo criticar mucho la música de mala forma ya que esta debe existir con muchas caras y representar cada cosa en este universo, por algo a logrado llamar la atención de cada ser humano en este planeta. Siguiendo con lo anterior si una canción tiene la capacidad de dejarte pensando acerca de algo, y acerca de algo que no solo comprende tu sentimiento sino que también integra y te da a entender que no eres el único que vive y siente ese “algo” creo que su pega está hecha. Para ponerlo fácil, si escucho una canción que me habla sobre salir, tomar y fumar, probablemente me den ganas de hacerlo o si escucho una canción que me habla sobre la crisis que vive una sociedad como consecuencia de un cruel mercado, probablemente quiera ver si esto es real y me nazca ese espíritu empático con ganas de ponerme en ese lugar o de simplemente ayudar con un grano de arena a solucionar ese problema. Y así es como funciona nuestra mente, con diversos estímulos, que por muy pequeños que la gente crea que son, muchas veces tienen resultado, puede ser que la música no sea el principal factor de cambio en los cerebros de esta sociedad pero si puede ser que lo haga involucrarse dentro de la política, de la diversidad social y de la lucha social por el bien común por muy utópico que suene.

La música no excluye La música no excluye, no del todo, la mayoría de la música no tiene color, partido político o clase social y por consiguiente cualquiera puede escucharla (de hecho por muchos colores y clases que esta tuviera también podría ser escuchada por cualquiera pero eso depende de cada individuo y su personalidad).

3

Lo que muchas veces excluye es el grupo social que el estilo musical crea y si bien no es raro para muchos de nosotros ya que vemos por las calles a tribus urbanas basadas en su música. Tenemos ejemplos como el RAC o el OI! que son bastante útiles a la hora de demostrar este caso el RAC es el “rock en contra del comunismo”, la mayoría de sus oyentes son Neo-nazis o fascistas propiamente tal lo que probablemente excluya a ciertos grupos de personas con una ideología política distinta. Lo mismo corre para el OI!, este movimiento urbano que si bien comenzó relacionado al nacional socialismo (si no me equivoco) tiempo después y en su mayoría se relaciono mucho más con los skinhead antifascistas. Y nuevamente tenemos otro ejemplo de herramienta social, que una de las 7 artes sea capaz de crear un ordenamiento social es increíble, lo encuentro casi majestuoso. No sabemos si esto es positivo o negativo, pero si hemos hemos presenciado o por lo menos visto alguna vez que estos movimientos han trascendido en la historia, como los hippies o los punks. Aunque también podría ser algo más negativo si es que queremos llegar a una sociedad más inclusiva y al mismo tiempo se crea una paradoja ya que para una sociedad inclusiva se necesita abrir la mente y aceptar la diversidad.

Que bueno me parecería que TODOS escucharan y dedicaran su tiempo a oír, escuchar, analizar y comprender música con un trasfondo social, pero claramente en una sociedad tan diversa y numerosa es prácticamente imposible. Estoy a favor de que la música no sea otra forma de contribución al neo-liberalismo salvaje y sin querer meter a todos los artistas en un saco, ya que si lo escogiste como una forma de ganar plata es así y punto. Muchos artistas saben en lo que se meten y saben que su música quizás no debería vender tanto, moralmente no es correcto, pero sinceramente no podemos hacer nada contra esa explotación de un arte que comenzó siendo algo que viene desde la imaginación y la expresión de la parte interna del humano. Es por eso que existe la escena under, en diversos estilos y con muchísimas bandas que jamás salen a la luz del mercado. Saber que aún se puede lograr cambiar las cosas sin obtener más que una audiencia fiel a cambio es algo sorprendente y respetable.

4

En mi Defensa, banda chilena de hardcore punk

Creo que pude haber explicado mucho más detalladamente este tema, por ahora esto será una introducción o la primera parte de varios textos o artículos que haré sobre el tema. Es como la mirada superficial que nos da un saber de forma practica. Bibliografía: [1]http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica [2]Serafina Poch Blasco. Compendio de Musicoterapia. Volumen I. Biblioteca de Psicología. Editorial
Herder, 1999.

[3]http://es.wikipedia.org/wiki/Nueva_Canci%C3%B3n_Chilena

5

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->