Está en la página 1de 1

CUATRO OPORTUNIDADES PRECIOSAS

Esta vida esta llena de oportunidades, pero la mejor oportunidad que podemos realizar este ao es poder tener un encuentro verdadero con Jess. UNA OPORTUNIDAD DE ENCUENTRO Jer 29:12-13. Entonces me invocaris, y vendris y oraris a m, y yo os oir; 13 y me buscaris y me hallaris, porque me buscaris de todo vuestro corazn. Cada uno toma la decisin de encontrarse con Dios. Hechos 17:27-28 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no est lejos de cada uno de nosotros. Porque en l vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas tambin han dicho: Porque linaje suyo somos. As como la tubo el Hijo Prodigo Lucas 15:11-32 UNA OPORTUNIDAD PARA LA RECONCILIACIN Hijo Prodigo Lucas 15: 18-19 Me levantar e ir a mi padre, y le dir: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Buscando una oportunidad de reconciliacin, reconociendo nuestras faltas. Porque el es Justo para perdonarnos nuestra maldad. 1Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, l es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. OPORTUNIDAD DE RESTAURACIN Rom 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo an pecadores, Cristo muri por nosotros. Merecemos el castigo pero Dios pago el precio justo por nuestro pecado. As como el Padre del hijo prodigo restaura la dignidad perdida. Haciendo una fiesta. Lucas 15:23-24 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se haba perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. OPORTUNIDAD DE LA PROVISIN Somos llamados hijos de Dios Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; Dios nos ve como hijos y nos trata como tales. Y restaura todo lo perdido por causa del Pecado. Dndote su vestimenta Lucas 15: 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.