P. 1
Investigación; ¿Cómo afecta la obesidad a la oblación? (obesidad infantil)

Investigación; ¿Cómo afecta la obesidad a la oblación? (obesidad infantil)

|Views: 7.559|Likes:
Publicado porArturo2201

More info:

Published by: Arturo2201 on Jun 02, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/04/2013

pdf

text

original

Sections

¿Cómo afecta la obesidad
a la población?

Por: José Arturo Ortega
Villagrán

1

Dedicatoria

Se lo dedico a todas las personas que tuvieron algo que ver en cuanto a
esto, a todos los que me ayudaron a poder realizar mis objetivos y el
tiempo que aportaron hacia mi persona, a mis compañeros que estuvieron
al pendiente de lo que realizaba y que siempre me apoyaron para que
pudiese realizar el trabajo.

Y a ti amigo lector, que leyendo este trabajo contribuirás a la población, y
al conocimiento, haciendo que nuestro país sea mejor

A todos ellos GRACIAS.

Atte. José Arturo Ortega Villagrán

2

Agradecimientos.

En especial a Itzel Nazyibi Mitzi Posada Velásquez que fue la persona que
me estuvo apoyando y diciendo como realizar el trabajo, dado a que me
volaba las clases.

Al profesor que aunque no entraba a clases cuando necesitaba de su
ayuda me la brindaba.

A todas estas personas mil gracias por su incondicional apoyo.

Atte. José Arturo Ortega Villagrán.

3

Mensajes.

Recuerda que no te puedes comparar con nadie, todos somos diferentes,
por ello nadie es parámetro para otra persona, cada quien vale según sus
logros, sus metas y sus capacidades, nunca dejes que te presionen y que te
comparen por que tus capacidades y necesidades son diferentes a los de
los demás.

Atte. José Arturo Ortega Villagrán.

4

Índice:

-Dedicatorias
-Agradecimientos
-Introducción

Capitulo 1 “El contexto de la investigación”
Planteamiento del problema
Objetivos
Justificación
Antecedentes.

Capitulo 2 “Fundamentación”
Conceptualización
Normatividad
Marco teórico

Capitulo 3 “Metodología”
Hipótesis
Variables
Tipo de estudio
Sujetos muestra
Materiales y procedimientos

Capitulo 4
Resumen de resultados

-Apartados
Conclusiones
Sugerencias
Bibliografía

5

Introducción.

En este texto trataremos al respecto del tema de la obesidad infantil, dado
a que en nuestro país ha sido uno de los principales problemas a seguir,
día a dia la tasa de infantes con problemas de obesidad crece y crece,
dando como resultado en un futuro una población obesa y con malos
hábitos alimentarios.

Que un bebé se vea "gordito" o que esté en el limite superior de su peso a
una edad determinada, no quiere decir necesariamente que ese niño,
cuando crezca, va a ser un adulto obeso.

Si se mantiene dentro de los límites, deseados del peso correspondiente a
su edad, según va creciendo, no hay nada que temer: el niño se desarrolla
en la forma en que se supone que lo haga.

A medida que el niño crece, aumenta su consumo de calorías y por lo
tanto, aunque coma más, es posible que siga manteniéndose dentro de los
límites deseables. Podría ser también que cuando el niño comienza a
caminar, a correr y a interesarse en descubrir su nuevo mundo, que se
olvide de comer.

Igualmente puede pasar por problemas familiares, problemas en la
escuela y en ese caso, conviene prestar atención y adoptar una actitud
conveniente hacia la comida: hacerla más atractiva, más nutritiva, etc.

A un problema se le amerita una solución, o un tratamiento, ahora bien
este también es el caso, se necesitan tratamientos especiales tanto en el
ámbito nutricional-salud, como en el ámbito psicológico para evitar
problemas posteriores en la vida del niño, y así pueda desarrollarse de
manera satisfactoria.

6

CAPITULO 1

CONTEXTO DE LA
INVESTIGACIÓN.

7

Planteamiento del problema

El problema es que en el país día con día incrementa el número de
personas obesas, y este no distingue razas, edad, sexo nivel
socioeconómico y ubicación geográfica, es un problema no solo estético si
no que también es un gran problema físico (salud) como también lo es
como un problema moral en la población. Este no solo causa graves
enfermedades en el cuerpo humano si no que también dañe la autoestima,
la seguridad y confianza de la persona obesa, sin importar como sea esta

La obesidad es la enfermedad en la cual las reservas naturales de energía,
almacenadas en el tejido adiposo de los humanos y otros mamíferos, se
incrementa hasta un punto donde está asociado con ciertas condiciones de
salud o un incremento de la mortalidad. Está caracterizada por un Índice de
masa corporal o IMC aumentado (mayor o igual a 30). Forma parte del
Síndrome metabólico. Es un factor de riesgo conocido para enfermedades
crónicas como: enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial,
ictus y algunas formas de cáncer. La evidencia sugiere que se trata de una
enfermedad con origen multifactorial: genético, ambiental, psicológico
entre otros. Acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, hipertrofia
general del tejido adiposo.

Obesidad. Concepto. Clasificación. Implicaciones fisiopatológicas.
Complicaciones asociadas. Valoración clínica, Camilo Silva Froján,
F. Payeras Mas et. Al. Medicine, ISSN 0304-5412, Serie 9, Nº. 19,
2004

“La obesidad es una enfermedad crónica y multifactorial, cuyo
marcador biológico es el aumento del compartimento graso. La
prevalencia de la obesidad está aumentando alarmantemente en todo
el mundo tanto en la población adulta como en la infantil. El cálculo

8

del índice de masa corporal (IMC) y la medida de la circunferencia
de la cintura son dos parámetros esenciales en la valoración del
riesgo de la obesidad. Cada vez es mayor el número de señales
humorales que, procedentes de diversos orígenes, controlan el
comportamiento alimentario. El adipocito se ha revelado como una
fuente de numerosas sustancias, entre las que se encuentran leptina y
numerosas citocinas. El cúmulo graso central se relaciona
fisiopatológicamente con las complicaciones cardiovasculares,
metabólicas, respiratorias y hormonales de la obesidad. Esta última
es un estado proinflamatorio y protrombótico merced a las
alteraciones que induce en la producción de citocinas, la
coagulación y la fibrinólisis. Las complicaciones de la obesidad son
múltiples y de gran repercusión sobre la calidad y expectativa de
vida. Existe una clara relación entre el aumento del IMC, el de las
cifras de tensión arterial y el riesgo de insuficiencia cardiaca en la
obesidad. El síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS) es
especialmente frecuente en hombres con obesidad centrípeta y
favorece la resistencia insulínica y la hipertensión arterial, así como
el deterioro cognitivo. La evaluación de la composición corporal es
imprescindible para conocer si la pérdida ponderal se produce
preferentemente a expensas del tejido graso. La valoración clínica
de la obesidad requiere una sistemática protocolizada y de la
participación de un equipo multidisciplinario. “

El problema ocurre en el cuerpo al ingerir grandes cantidades de comida o
bien comida con exceso de grasa y/o colesterol, que son los principales
factores que influyen en este problema, como lo es también una mala
alimentación. Aun que también este esta es una enfermedad de herencia
genética, el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico;
y el tipo o estilo de vida que se lleve, algunas causas también son la mayor

9

ingesta de calorías que el cuerpo necesita y también menor actividad física
que el cuerpo necesita.

Si se ingiere mayor cantidad de energía de la necesaria ésta se acumula en
forma de grasa. Si se consume más energía de la necesaria se utiliza la
grasa como energía. Por lo que la obesidad se produce por exceso de
energía, como resultado de las alteraciones en el equilibrio de
entrada/salida de energía. La herencia tiene un papel importante, tanto que
de padres obesos el riesgo de sufrir obesidad para un niño es 10 veces
superior a lo normal. En parte es debido a tendencias metabólicas de
acumulación de grasa, pero en parte se debe a que los hábitos culturales
alimentarios y sedentarios contribuyen a repetir los patrones de obesidad
de padres a hijos. Otra parte de los obesos lo son por enfermedades
hormonales o endocrinas, y pueden ser solucionados mediante un correcto
diagnóstico y tratamiento especializado.

Anónima

“La principal causa de este flagelo es la aparición de un
desequilibrio calórico, éste desbalanceo sucede cuando la cantidad
de energía incorporada al cuerpo no es igual a la energía
consumida. Dicho en otras palabras, la gordura se da cuando el
ingreso excede al consumo. El doctor Michael Le Bow, especialista
en el tema, afirma que las causas principales de este fenómeno son,
por un lado la sobrealimentación, que se produce porque las
calorías son absorbidas y almacenadas con una eficiencia mayor a
lo normal. La otra causa tiene que ver con la actividad física
insuficiente, límite éste que el niño se impone por las bromas que
recibe del ámbito que lo rodea.”

A pesar de la amplia disponibilidad información nutricional en escuelas,
consultorios, Internet y tiendas de comestibles, es evidente que el exceso
en el consumo continúa siendo un problema sustancial. Un incremento en

10

el estilo de vida sedentaria también tiene un rol significativo que jugar.
Cuestiones sobre el estilo de vida, menos bien establecido, que pueden
influir sobre la obesidad incluyen el estrés mental y el sueño insuficiente.

Así como enfermedades en el paciente que presente obesidad como los son
la hipertensión, diabetes, cáncer y mala circulación. Ocasionando graves
problemas a su salud.

Manuel Muñoz, Jesús Manuel Culebras Fernández, R. A. Mazure
Nutrición hospitalaria: Órgano oficial de la Sociedad española de
nutrición parenteral y enteral, ISSN 0212-1611, Vol. 19, Nº. 6, 2004,
Págs. 319-324

“Junto al notable aumento de la prevalencia de la obesidad en los
países desarrollados, aparece un incremento paralelo de las
enfermedades crónicas asociadas. La morbilidad secundaria al
sobrepeso y la obesidad incluye, además de diabetes tipo 2,
dislipemia, hipertensión, enfermedad coronaria, enfermedad cerebro
vascular, colelitiasis, osteoartritis, insuficiencia cardiaca, síndrome
de apnea del sueño, alteraciones menstruales, esterilidad y
alteraciones psicológicas, una mayor susceptibilidad a padecer
algunos tipos de cáncer e infecciones, hay mayor riesgo de
bacteriemia y una prolongación del tiempo de cicatrización de las
heridas tras intervenciones quirúrgicas. Todo ello indica que la
obesidad ejerce efectos negativos sobre los componentes del sistema
inmune y su función.”

La obesidad no tiene distinción afecta a toda persona que tenga malos
hábitos alimenticios, desde niños, jóvenes. Adultos y personas de la tercera
edad, dado a que afecta su rendimiento físico, social y cultural, haciendo a

11

la persona lenta, malhumorada, y de poco interés de el hacia la sociedad y
de la sociedad hacía el.

Factores asociados con sobrepeso y obesidad en niños mexicanos de
edad escolar: resultados de la Encuesta Nacional de Nutrición
1999,Teresa Shamah-Levy
, Eric A. Monterrubio, Claudia Ivonne
Ramírez Silva
, Juan A. Rivera, Jaime Sepúlveda Amor, Lucía
Cuevas Nasu
, Raquel García Feregrino, Bernardo Hernández,
Salud pública de México, ISSN 0036-3634, Vol. 45, Nº. Extra 4,
2003, Págs. 551-557

“El sobrepeso y obesidad son problemas de salud de alta
prevalencia en niños en edad escolar en México, especialmente en
niñas, y se asocia positivamente con el nivel socioeconómico, la
edad de los escolares y la escolaridad de las madres. Este es un
problema de salud pública que requiere acciones de prevención para
evitar riesgos en la salud en un futuro.”

Otro tipo de aspectos que se relacionan con el problema es la falta de
ejercicio en los pacientes que presentan obesidad, dado a que por falta de
tiempo y/o disposición éstos no se ejercitan e ingieren mayor cantidad de la
energía requerida por su cuerpo. La comida es el aspecto principal de este
problema, pero no en si toda la comida, la comida del tipo chatarra es la
que juega un rol muy importante en este problema, dado que a su alto
contenido de grasas y colesterol, forman parte importante en el incremento
de masa corporal.

Intervención integral en la obesidad del adolescente. S. Gómez, A.
Marcos
, Revista de medicina, Vol. 50, Nº. 4, 2006, Págs. 23-25

12

“La obesidad, que empezó a plantearse como un problema de salud
pública a finales del siglo XX, está adquiriendo dimensiones de
epidemia en la actualidad. Esta patología es el resultado en la
mayoría de los casos de una mala alimentación, convirtiéndose en
un gran problema dietético, psicológico y social muy frecuente en los
países civilizados, que adquiere las consecuencias más graves de la
obesidad del adolescente en la edad adulta. El comportamiento
alimentario se debe concebir desde una perspectiva integral,
producto de la interacción de las características del sujeto
(biológicas, psicológicas, culturales), de los alimentos a que tiene
acceso y del entorno que le rodea (especialmente la influencia social
de su grupo etario y de la publicidad). Ante esto queda claro que el
tratamiento de estos pacientes debe ser individual e integral. Para
conseguir un buen pronóstico, no solo se debe perseguir una
disminución de peso a través de una restricción dietética y un
aumento de actividad física, sino un cambio comportamental de
hábitos generales para lo cual es necesario un seguimiento
psicológico adecuado.”

13

Descripción.

La población en México ha sido fuertemente afectada por la obesidad, el
alto consumo de grasas, azúcares y alimentos con colesterol son la causa
principal de este problema, que si no se trata adecuadamente puede llegar a
tener grandes efectos en la salud y producir múltiples enfermedades o
complicaciones en otras enfermedades que no estén en si relacionadas con
ésta.

La obesidad no es solo un problema de hoy en día, por que desde hace un
tiempo atrás viene siendo un gran problema y este viene incrementándose,
toda aquella persona con una mala alimentación en propensa a sufrir de
obesidad, y ¿A qué tipo de alimentos nos referimos? Nos referimos al
exceso de carnes, alimentos chatarra (papitas, refrescos, tortas, tacos,
comidas rápidas et…) y a una dieta desequilibrada.

Hoy en día es un grave problema tanto en la población joven como en la
adulta en nuestra sociedad no sólo por sus excesos en alimentación si no
que al ser propensos a presión, exceso de trabajo y/o estrés son también
aspectos por los que la sociedad es propensa a sufrir problemas de
obesidad y mala alimentación, así como también lo es la falta de ejercicio,
dado a que al hacer esto, no se que quema toda la energía consumida, así
acumulándose y produciendo la obesidad.

En lo últimos años la población joven (niños, adolescentes) han sido los
mas propensos a este problema, en muchos de los casos por falta de
atención parental, que por las mañanas al mandar a sus hijos a las escuelas
por no levantarse unos cuantos minutos mas temprano prefieren proveerles
de dinero, en vez de alimentarlo de una forma saludable en el hogar. Los
niños y los jóvenes a su vez dado lo anterior comen en cualquier lugar, (no
existen muchos lugares que vendan comida balanceada y saludable) en
donde consumen grandes cantidades de comida chatarra y/o poco saludable

14

para su cuerpo, y no solo pueden engordar si no que pueden contraer
enfermedades gastrointestinales, y parásitos como la salmonella, y este alto
consumo de alimentos chatarra hace mas propensos a los jóvenes a
enfermedades como la diabetes juvenil, de la que se han incrementado
muchos casos.

A su vez la obesidad no es solo un problema físico, es un problema
psicológico, baja el autoestima de muchos de los que la sufren, hace que
sean mas nerviosos y tengan una inmensa falta de aceptación por si
mismos y por los demás.

Muchas veces estos sienten miedo y/o pavor o vergüenza de su estado
físico, y le da pena sentirse así, asiendo que el individuo no se sienta a
gusto consigo mismo, decrementando sus posibilidades de crear amistades
y/o noviazgos al sentirse en alto grado incómodos con su apariencia,
haciéndose creer así mismos que no valen la pena.

Pero para nuestra sorpresa es todo lo contrario, ese tipo de personas en
muchos casos son las mas especiales y propensas a tener amistades
verdaderas y grandiosos noviazgos, dado a lo que mencione antes, al no
tener amigos y sentir que no valen la pena, al alfil conseguir un amigo o
pareja, aprenden a valorala y a apreciarla como se debe, recuerdan cada
buen momento y tratan de hacer que las demás personas se sientan tan
especiales como el en ese momento dando lugar a una felicidad de ambos
bandos.

Pero en realidad esto es en el mejor de los casos, que en realidad son pocos, el
problema de la obesidad además de ser un problema psicológico y de salud es un
problema moral y de estética, haciendo que la persona obesa llegue hasta querer
inflingirse daño así misma, por causa de múltiples depresiones hasta poder llegar
a la muerte o al suicidio.

15

Magnitud del problema.

El número de personas que sufren de obesidad es el doble entre las edades
de 20 y 50 años y drásticamente se disminuye después de esta edad, la
razón... complicaciones mortales, muy frecuentemente combinadas, que
terminaran con la vida de la persona, comúnmente entre las edades de 50 y
60.

Mariana Calva Álvarez, Octubre del 2008 Investigación sobre la
obesidad.
“El 24 por ciento de la población en México sufre de obesidad. Uno
de cada cuatro mexicanos es obeso. Ocupando el segundo lugar
mundial de obesidad solo detrás de estados unidos.”

Ocupa México segundo lugar mundial de obesidad; 44 millones de
casos Organización Editorial Mexicana 6 de marzo de 2007 Víctor
Godínez / El Sol de México “Con 44 millones de personas con
sobrepeso u obesidad, México ocupa el segundo lugar en el mundo,
sólo después de Estados Unidos, mientras que el Distrito Federal es
la ciudad con mayor número de obesos a nivel mundial, informó la
Secretaría de Salud. Las personas con sobrepeso u obesidad en
nuestro país equivalen al 42 por ciento de los 104 millones de
mexicanos, en tanto que el 30 por ciento de la población infantil
también presenta el problema, explicó la dependencia en un
comunicado. En la actualidad el 70 por ciento de los hogares
consumen refresco, cifra que hace diez años era del 40 por ciento.”

La obesidad es una epidemia que tomó por sorpresa no sólo a México, sino
al mundo entero, debido a la rápida transición en alimentación, tecnología

16

y recursos. En su inicio este problema sólo afectaba a las personas de nivel
socioeconómico alto, pero ahora se ha generalizado, e incluso va en
aumento en la población de bajos recursos, debido a que el consumo de
frutas y verduras implica un costo adicional, por lo que tienen que comprar
productos de bajo costo y densamente calóricos como azúcar, aceite y
alimentos procesados. Ejemplos de esto, son las bebidas endulzadas como
jugos y refrescos, estos últimos considerados un problema por su alto
consumo y contenido calórico, ya que una agua gaseosa de 350 mililitros
tiene en promedio 160 calorías.

La hipertensión arterial cada 30 segundos ocasiona la muerte de una
persona. Asimismo, hay 300 millones de obesos y mil millones de personas
con

sobrepeso.
Además, en México entre 60 y 80 por ciento de las personas mayores de 20
años no realiza actividad física, menos del 30 por ciento no acude con
especialistas preparados para atender su problema, 30 por ciento lo hace
con charlatanes y 50 por ciento no se atiende.

17

Delimitación de alcances.

Lo que se incluirá en esta investigación es material a exponer acerca de la
obesidad en la niñez (de 0 a 18 años) sobre los problemas morales y/o
emocionales que sufren estos al padecer de obesidad, también se hablará
sobre el aspecto estético de la obesidad en cuanto a esta parte de la
población a su vez como lo son problemas de salud (enfermedades), así
como el tipo de alimentos que causan la obesidad con mayor índice de
grasas, azúcares y colesterol, a su vez como mejorar la salud y cómo
prevenir la obesidad.

18

Objetivos.

Analizare lo que es la obesidad en personas de 0 a 18 años tanto hombres
como mujeres e identificare que tipo de traumas psicológicos sufren éstos
durantes esta etapa de su desarrollo, siendo una parte importante de esto la
mala alimentación, se analizara que tipo de productos producen una mala
alimentación, , así como explicar como es que se puede evitar la obesidad y
contrarrestarla, y aprender cuales son las consecuencias en el ámbito físico
en el individuo.

19

Justificación.

Las razones por las cuales hablaré de este tema son por que me interesa
saber como es que este problema afecta a nuestra vida cotidiana, y como es
que repercute en nuestras relaciones sociales para con los demás, a su vez
aborde este tema debido a que día con día la obesidad aumenta y ha estado
atacando cada vez mas a nuestra niñez, y en realidad me interesa poder dar
información detallada acerca de esto para crear conciencia en nuestra
sociedad, mas que nada informar a los padres de niños y jóvenes para que
tomen mediadas al respecto como a su vez informar a nuestra juventud y
niñez acerca de las cosas saludables para su cuerpo. Sobre una sana
alimentación y los problemas de salud que este puede ocasionar.

Debido a los malos hábitos dieteticos, la frecuencia de pacientes con
sobrepeso aumenta cada día, trayendo consigo un importante numero de
complicaciones asociadas a esta enfermedad, una vejez y muerte
prematura. También hay efectos negativos de índole social y psicológico.
Las personas con sobrepeso a menudo son objeto de burlas y esto conlleva
a problemas emocionales no expresados fácilmente por lo cual sufren.

La obesidad esta relacionada con los siguientes aspectos y consecuencias:

El 15% de la población dedica más de 2 horas diarias a ver la televisión, y
coincide con el porcentaje que posee un Índice de Masa Corporal mayor.

El 82% considera que está peor vista socialmente una mujer obesa que un
hombre en la misma situación.

Un 65% opina que una persona delgada lo tiene más fácil a la hora de
encontrar un trabajo que una persona con exceso de peso.

Un 72%, tanto hombres como mujeres, cree que el exceso de peso es un
impedimento a la hora de encontrar pareja sentimental.

20

Tan importante para controlar la obesidad. De la población en general nos
encontramos con un 16% que no realiza ningún tipo de actividad, ni
habitual ni esporádica.

De todos los que desean perder peso, cerca del 40% lo hace motivado por
cuestiones estéticas y no de salud.

De las personas con sobrepeso, sólo el 57% ha intentado solucionar su
problema y de todas ellas, menos del 6% aconsejaría a alguien de su
entorno que acudiera al médico a solucionar un problema similar.
De los que desean adelgazar, el 87% opta por lo natural y lo sencillo, y
prefiere tratarse con productos naturales y no con fármacos. Pese a ello:

El 92% copiaría el método que ha funcionado con alguien conocido.

Sólo el 20% acudiría al médico para adelgazar y, siempre, como último
recurso.

El 51% confiesa que ha intentado perder peso haciendo algo que podría
poner en peligro su salud.

oUn 31% ha hecho las llamadas "dietas milagro".

oUn 7% ha optado por dejar de comer.

oUn 4% come pero vomita.

oUn 3% opta por comer un sólo tipo de alimento al día.

21

Antecedentes.

“Sergio Javier Villaseñor, et. al. En el año 2006 querían saber sobre que
efectos relación tiene la salud mental con la obesidad por ello realizaron
una investigación en la cual dicen que la obesidad tiene causas
multifuncionales: como lo son la genética, el metabolismo, psicología,
social y cultural. A su vez citan que la obesidad es uno de los mayores
estigmas sociales con una marcada repercusión a un nivel psicológico
individual; así mismo es un síndrome con alta cormobilidad psiquiatrita, la
cual debe atenderse e identificarse de forma simultánea con los programas
de control de peso, la cual trataron con el un método terapéutico
psicológico en los pacientes. Con el objetivo de ayudar a los pacientes a
mejorar su vida social y también su salud con ayuda de terapias. También
citan que los criterios de éxito terapéutico deben contemplar no solo la
reducción de peso como producto final, sino como un proceso continuo
con resultados positivos en la calidad de vida, estilo de vida menos
sedentario, integrando activamente el ejercicio, una mayor aceptación de su
imagen corporal y un cambio de hábitos de alimentación, junto con una
conciencia de enfermedad que conduzca a una evitación de la recaídas,
comprobando que los pacientes al ser sometidos al tratamiento de terapias
psicológicas aumentaban su autoestima y se sentían mas seguros de si
mismos, y mejoraron su actividad física tanto como su imagen corporal y
salud, tanto como su auto confianza a relacionarse con las demás personas
en diferentes ámbitos de la vida cotidiana.”

22

Base o perspectiva teórica.

A finales de los años ochenta las teorías genetistas de la obesidad
afirmaron que la heredabilidad del peso corporal era de hasta un 40%.

En el genoma humano se han identificado diversos genes candidatos a la
predisposición genética de padecer obesidad (Gen de la petina, gen del
preceptor, gen de la proteína desacopladora y los genes reguladores de la
secreción de insulina). Aún así, no se debe descuidar el papel que juega el
ambiente porque el estilo de vida influye de manera decisiva en los hábitos
alimentarios:

Factores que predisponen a la obesidad
Un nivel socio-económico alto, ser hijo único, el pequeño de los hermanos
o pertenecer a una familia con un sólo progenitor aumenta la prevalencia
de esta enfermedad.

Ir al colegio en autobús, subir en ascensor, participar en las actividades
extraescolares sedentarias (manualidades, idiomas,..), junto a un exceso de
horas de televisión que incitan al niño a ingerir una gran cantidad de
alimentos con “calorías vacías”, generan un estilo de vida poco activo.

Otro aspecto a considerar son las actitudes que la familia del niño tiene
hacia la comida, puesto que en muchas ocasiones a los padres les satisface
que sus hijos coman mucho.

Recientes descubrimientos han transformado la teoría de que las causas
psicológicas pueden desarrollar la obesidad y ahora se considera que los
cambios psicológicos en la obesidad, son una consecuencia y no una causa
de la misma.

23

CAPÌTULO 2

FUNDAMENTACIÓN

24

Conceptualización:

Tratamiento psicológico:

Un tratamiento psicológico es una intervención profesional, basada en
técnicas psicológicas, en un contexto clínico (Centro de Salud Mental,
Hospital, consulta privada, Asociaciones de personas afectadas, etcétera).
En ella un especialista, habitualmente un psicólogo clínico, busca eliminar
el sufrimiento de otra persona o enseñarle las habilidades adecuadas para
hacer frente a los diversos problemas de la vida cotidiana. Ejemplos de esto
son ayudar a una persona a superar su depresión o reducir sus obsesiones,
trabajar con una familia con conflictos entre sus miembros para que sepan
comunicarse mejor, o enseñar a un adolescente a relacionarse con otros
compañeros de modo más sociable y menos agresivo.

Un tratamiento psicológico implica, entre otras cosas, escuchar con
atención lo que el paciente tiene que decir y buscar qué aspectos
personales, sociales, familiares, etc., son responsables del problema.
También supone informar al paciente sobre cómo puede resolver los
problemas planteados y emplear técnicas psicológicas específicas tales
como, por ejemplo, el entrenamiento en respiración o relajación, la
resolución de problemas interpersonales, el cuestionamiento de creencias
erróneas, el entrenamiento en habilidades sociales, etc. El empleo de
fármacos no es parte del tratamiento psicológico, aunque pueden
combinarse ambos tipos de terapia cuando se considera oportuno.

En resumen, los tratamientos psicológicos son aplicados por psicólogos
clínicos, que son los especialistas en los problemas del comportamiento
humano y que El tratamiento psicológico puede llevarse a cabo con
personas (una sola persona), parejas, familias y grupos. Es posible

25

combinar, según los casos y necesidades, el formato de tratamiento; así,
puede realizarse un tratamiento en grupo junto con sesiones de asistencia
individual. La intervención puede durar desde una o unas pocas sesiones
(p.ej., en situaciones de crisis o asesoramiento) hasta varios años (en el
caso del psicoanálisis). Lo más frecuente es que se extienda de 5 a 50
sesiones de alrededor de 1 hora y de frecuencia semanal. El número de
sesiones depende del tipo o número de problemas y de la gravedad de
éstos.

La forma habitual de tratamiento psicológico supone un contacto personal
con el psicólogo. No obstante, también pueden utilizarse medios
complementarios para cubrir algunos aspectos del tratamiento: teléfono,
correo o Internet (e-mail, videoconferencia, Chat). El uso de estos medios,
con las garantías clínicas y éticas precisas, es útil cuando el paciente: a)
tiene dificultades físicas o geográficas para acudir a la consulta del
profesional o su problema se lo impide (p.ej., agorafobia o fobia social
severas), b) quiere seguir la terapia con el mismo terapeuta, pero debe
ausentarse por traslado u otras causas, c) desea un anonimato mayor o
total, d) es capaz de comunicarse eficazmente a través de los medios
técnicos citados, e) posee los recursos para manejar sus problemas con el
apoyo no presencial, f) presenta un trastorno no muy grave, g) desea
simplemente hacer una consulta o solicitar la opinión profesional del
psicólogo.

Terapia Psicológica

La psicoterapia es un tratamiento que utiliza como instrumento de curación
el proceso de comunicación entre un profesional y el consultante. Su
principal finalidad es actuar sobre emociones, conductas e ideas
disfuncionales.

El psicoterapeuta es un profesional especializado en el tratamiento de

26

problemas

psicológicos

y

conductuales.

La psicoterapia es un proceso que comprende sesiones a intervalos de
tiempo regular, generalmente semanal, en las cuales el terapeuta estimula
al paciente a reflexionar sobre si mismo.

Dieta

La dieta humana es el conjunto de productos alimenticios (líquidos y
sólidos) que habitualmente se consumen. Diversos factores condicionan el
tipo de dieta: época estacional, geografía, tecnología, economía, etc.

Una dieta es la pauta que un animal sigue en el consumo habitual de
alimentos. Etimológicamente la palabra dieta significa "régimen de vida".
Se acepta como sinónimo de régimen alimenticio, que alude al "conjunto y
cantidades de los alimentos o mezclas de alimentos que se consumen
habitualmente (ver Figura 1), aunque también puede hacer referencia al
régimen que, en determinadas circunstancias, realizan personas sanas,
enfermas o convalecientes en el comer y beber".[1]

Popularmente, y en el
caso de los humanos, la dieta se asocia erróneamente a la práctica de
restringir la ingesta de comida para obtener sólo los nutrientes y la energía
necesarios, y así conseguir o mantener cierto peso corporal.

La dieta humana se considera equilibrada si aporta los nutrientes y energía
en cantidades tales que permiten mantener las funciones del organismo en
un contexto de salud física y mental.[2]

Esta dieta equilibrada es particular
de cada individuo y se adapta a su sexo, edad y situación de salud. No
obstante, existen diversos factores (geográficos, sociales, económicos,
patológicos, etc.) que influyen en el equilibrio de la dieta.

Los animales pueden adjetivarse de muchas maneras según su dieta:
Caníbal, carnívoro, detritívoro, generalista, gumívoro, hematófago,

27

herbívoro, insectívoro, malacófago, nectarívoro, omnívoro, piscívoro,
planctívoro, polinívoro, vegetariano, zooplanctívoro, frugívoro, granívoro,
entre las más comunes.

Ejercicio

El "ejercicio físico" es la actividad física recreativa, de movimiento
corporal, que se realiza en momentos de tiempo libre, es decir fuera del
trabajo o actividad laboral. Es una afición que obtiene una vivencia
placentera; comunicativa, creativa y social de nuestras prácticas corporales.

El ejercicio físico implica la realización de movimientos corporales
planificados y diseñados específicamente para las personas que deseen
estar en forma física y gozar de buena salud. El término de ejercicio físico
incluye el de gimnasia, baile, deporte y educación física.

"no necesariamente el ejercicio físico se realiza de forma recreativa o en
tiempo de ocio, puede ser realizado por personas que se encuentran en su
sitio de trabajo como es el caso de los deportistas cuyo oficio laboral es el
deporte diferenciando su especialidad claro está, o porque no, de las
personas que trabajan en oficinas cuando se realizan las pausas activa que
deben ser un componente esencial de la vida laboral de las personas". Lic.
educación física.

También es muy importante tener un hábito de ejercicios rutinarios ya que
permiten estar en buen estado físico, tener una salud sana y equilibrada.

Trauma psíquico

Generalmente se denomina Trauma psíquico ya sea un evento que amenaza
profundamente el bienestar (o incluso la vida) de un individuo o la
consecuencia de ese evento en el aparato o estructura mental o vida
emocional del mismo.

28

En términos de la Psiquiatría un trauma es definido, indirectamente, como
"exposición personal directa a un suceso que envuelve amenaza real o
potencial de muerte o grave daño u otras amenazas a la integridad física
personal, o ser testigo de un suceso que envuelve muerte, daño o amenaza
a la integridad física de otra persona, o, enterarse de la muerte no esperada
o violenta, daño serio o amenaza de muerte o daño experimentada por un
miembro de la familia u otra relación cercana (criterio A 1). La respuesta
de la persona al suceso debe envolver miedo intenso, sentido de
incapacidad de ejercer control u horror (o, entre niños, la reacción debe
envolver comportamientos agitados o desorganizados) (criterio A 2)" (
Trastorno por estrés postraumático en DSM- IV)

El concepto fue introducido al estudio de la psicopatología por los
primeros investigadores en el área. Por ejemplo: Emil Kraepelin desde un
punto de vista psiquiátrico utiliza el término casi totalmente en el sentido
de la medicina física[1]

pero el daño afectaría al sistema nervioso,
impidiendo su funcionamiento normal. Pierre Janet, desde un punto de
vista psicológico, extiende el concepto a incluir resultados no físicos: para
el, el daño o lesión es "funcional", es decir, afecta a complejos o grupos de
comportamientos, sucesos fisiológicos (tales como la digestión, etc.);
sensaciones; emociones e incluso ideas.

Inseguridad:

Es un miedo a algo, que se refleja a partir de la incapacidad de al persona
de realizar tareas por temor a equivocarse, además se podría tener en
cuenta que la persona se siente inferior de los demás y considera que todo
lo que hace esta mal.
La inseguridad es un sentimiento que limita tus actitudes y aptitudes. Tiene
varios orígenes como lo son la sobre protección la falta de auto estima por
burlas o por defectos personales etc.

29

Inseguridad es miedo al fracaso, miedo a ser feliz, miedo a ser una misma
por temor a ser rechazada por aquellos que nos rodean. La inseguridad
tiene raíces muy profundas, que pueden haber empezado en la niñez,
debido tal vez a la falta de amor de los padres o a su incapacidad para
demostrar amor y hacerte sentir especial, querido y ' a salvo'. La
inseguridad puede hacerte muy infeliz, muy sola, muy triste...pero puedes
hacer que tus hijos se sientan seguros, si les das el amor y la seguridad que
a ti te faltaron.

Sedentarismo

El sedentarismo físico es la carencia de actividad física fuerte como el
deporte, lo que por lo general pone al organismo humano en situación
vulnerable ante enfermedades especialmente cardiacas. El sedentarismo
físico se presenta con mayor frecuencia en la vida moderna urbana, en
sociedades altamente tecnificadas en donde todo está pensado para evitar
grandes esfuerzos físicos, en las clases altas y en los círculos intelectuales
en donde las personas se dedican más a actividades cerebrales. Asimismo,
como consecuencia del sedentarismo físico aparece la obesidad que es un
problema preocupante en los países desarrollados, al igual que el
sedentarismo.

Las consecuencias pueden ser muchas, pero las más notables pueden ser
las siguientes:

•Propensión a la obesidad: la persona sedentaria no quema las grasas

que consume y estas son almacenadas en áreas como el abdomen, lo
que aumenta su volumen. Contrariamente a lo que se piensa, que
reduciendo la cantidad de alimentos con las dietas se reduce el
volumen de grasas, las dietas sin un régimen deportivo lo único que
hacen es activar dichos "almacenes de grasa". Una dieta sin deporte
está condenada al fracaso.

30

•Debilitamiento óseo: la carencia de actividad física hace que los

huesos pierdan fuerza y se debiliten, lo que abre el camino a
enfermedades óseas como la osteoporosis que es que los huesos
dejan de ser compactos y debilitan la estructura humana.

•Cansancio inmediato ante cualquier actividad que requiera esfuerzo

físico como subir escaleras, tener relaciones, caminar, levantar
objetos o correr: el aumento del volumen de grasas en el organismo
implica también el colesterol en el cual las arterias y venas se
vuelven también almacenes de grasas inutilizadas, lo que hace que
el flujo sanguíneo hacia el corazón sea menor y por lo tanto tenga
que hacer un doble esfuerzo. De esto vienen los problemas
cardiacos y las fatigas ante cualquier esfuerzo.

•Problemas de espalda que generan dolores frecuentes.

•Propensión a desgarres musculares.

Grasas

En bioquímica, grasa es un término genérico para designar varias clases de
lípidos, aunque generalmente se refiere a los acilglicéridos, ésteres en los
que uno, dos o tres ácidos grasos se unen a una molécula de glicerina,
formando monoglicéridos, diglicéridos y triglicéridos respectivamente. Las
grasas están presentes en muchos organismos, y tienen funciones tanto
estructurales como metabólicas.

El tipo más común de grasa es aquél en que tres ácidos grasos están unidos
a la molécula de glicerina, recibiendo el nombre de triglicéridos o
triacilglicéridos. Los triglicéridos sólidos a temperatura ambiente son
denominados grasas, mientras que los que son líquidos son conocidos
como aceites. Mediante un proceso tecnológico denominado
hidrogenación catalítica, los aceites se tratan para obtener mantecas o
grasas hidrogenadas. Aunque actualmente se han reducido los efectos
indeseables de este proceso, dicho proceso tecnológico aún tiene como

31

inconveniente la formación de ácidos grasos cuyas insaturaciones (dobles
enlaces) son de configuración trans.

Todas las grasas son insolubles en agua teniendo una densidad
significativamente inferior (flotan en el agua).

Químicamente, las grasas son generalmente triésteres del glicerol y ácidos
grasos. Las grasas pueden ser sólidas o líquidas a temperatura ambiente,
dependiendo de su estructura y composición. Aunque las palabras
"aceites", "grasas" y "lípidos" son todas usadas para referirse a las grasas,
la palabra "aceites" es usualmente usada para referirse a lípidos que son
líquidos a temperatura ambiente, mientras que la palabra "grasas" es usada
para referirse a los lípidos sólidos a temperatura ambiente. La palabra
"lípidos" es usada para referirse a ambos tipos, líquidos y sólidos. La
palabra "aceites" es usada para cualquier sustancia que no se mezcla con el
agua y es grasosa, tales como el petróleo y el aceite de cocina, sin importar
su estructura química.

Las grasas forman una categoría de lípidos, que se distingue de otros
lípidos por su estructura química y propiedades físicas. Esta categoría de
moléculas es importante para muchas formas de vida, cumpliendo
funciones tanto estructurales como metabólicas. Estos constituyen una
parte muy importante de la dieta de la mayoría de los heterótrofos
(incluyendo los humanos).

Ejemplos de grasas comestibles son la manteca, la margarina, la
mantequilla y la crema. Las grasas o lípidos son degradadas en el
organismo por las enzimas llamadas lipasas.

32

Colesterol.

El colesterol es un esterol (lípido) que se encuentra en los tejidos
corporales y en el plasma sanguíneo de los vertebrados. Se presenta en
altas concentraciones en el hígado, médula espinal, páncreas y cerebro. El
nombre de «colesterol» procede del griego kole (bilis) y stereos (sólido),
por haberse identificado por primera vez en los cálculos de la vesícula
biliar por Michel Eugène Chevreul quien le dio el nombre de «colesterina».

33

Normatividad

IMC

El IMC (índice de masa corporal) es un método simple y ampliamente
usado para estimar la proporción de grasa corporal. El IMC fue
desarrollado por el estadístico y antropometrista belga Adolphe Quetelet.
Este es calculado dividiendo el peso del sujeto (en kilogramos) por el
cuadrado de su altura (en metros), por lo tanto es expresado en kg / m².

La actual definición comúnmente en uso establece los siguientes valores,
acordados en 1997 y publicados en 2000: IMC menos de 18,5 es por
debajo del peso normal.

•IMC de 18,5-24,9 es peso normal.

•IMC de 25,0-29,9 es sobrepeso.

•IMC de 30,0-39,9 es obesidad.

•IMC de 40,0 o mayor y es obesidad severa (o mórbida).

•IMC de 35,0 o mayor en la presencia de al menos una otra

morbilidad significativa es también clasificada por algunas personas
como obesidad mórbida.

En un marco clínico, los médicos toman en cuenta la raza, la etnia, la masa
magra (muscularidad), edad, sexo y otros factores los cuales pueden
infectar la interpretación del índice de masa corporal. El IMC sobreestima
la grasa corporal en personas muy musculosas y la grasa corporal puede ser
subestimada en personas que han perdido masa corporal (muchos
ancianos).La obesidad leve como es definida según el IMC, no es un factor
de riesgo cardiovascular y por lo tanto y Emecé no puede ser usado como
un único predictor clínico y epidemiológico de la salud cardiovascular.

34

Circunferencia de cintura

El IMC no tiene en cuenta las diferencias entre los tejido adiposo y tejido
magro; tampoco distingue entre las diferentes formas de adiposidad,
algunas de las cuales pueden estar asociadas de forma más estrecha con el
riesgo cardiovascular.

El mejor conocimiento de la biología del tejido adiposo ha mostrado que la
grasa visceral u obesidad central (obesidad tipo masculina o tipo manzana)
tiene una vinculación con la enfermedad cardiovascular, que sólo con el
IMC.[9]

La circunferencia de cintura absoluta (>102 cm en hombres y >88 cm en
mujeres) o el índice cintura-cadera (>0,9 para hombres y >0,85 para
mujeres)[9]

son usados como medidas de obesidad central.

En una cohorte de casi 15.000 sujetos del estudio National Health and
Nutrition Examination Survey (NHANES) III, la circunferencias cintura
explicó significativamente mejor que el IMC los factores de riesgo para la
salud relacionados con la obesidad cuando el síndrome metabólico fue
tomado como medida.[10]

Grasa corporal

Una vía alternativa para determinar la obesidad es medir el porcentaje de
grasa corporal. Médicos y científicos generalmente están de acuerdo en que
un hombre con más del 25% de grasa corporal y una mujer con más de
30% de grasa corporal son obesos.

Sin embargo, es difícil medir la grasa corporal de forma precisa. El método
más aceptado ha sido el de pesar a las personas bajo el agua, pero la pesada
bajo el agua es un procedimiento limitado a laboratorios con equipo
especial. Los métodos más simples para medir la grasa corporal son el
método de los pliegues cutáneos, en el cual un pellizco de piel es medido

35

exactamente para determinar el grosor de la capa de grasa subcutánea; o el
análisis de impedancia bioeléctrica, usualmente llevado a cabo por
especialistas clínicos. Su uso rutinario es desaconsejado.[11]

Otras medidas
de grasa corporal incluyen la tomografía computarizada, la resonancia
magnética y la absorciometría de rayos X de energía dual.[11

http://es.wikipedia.org/wiki/Obesidad

36

Marco teórico.

¿Qué se entiende por obesidad?

La palabra obesidad deriva del latín obesus que quiere decir "Persona que
tiene gordura en demasía". Se caracteriza por la acumulación y
almacenamiento excesivo de grasa, principalmente en el tejido adiposo. Se
manifiesta por un incremento de peso mayor al 20 por ciento del peso ideal
esperado por la edad, la talla y el sexo. En los niños, una forma práctica,
aunque no exacta, para calcular el peso a partir de los dos años de edad y
hasta los cinco, resulta de multiplicar la edad en años por dos más ocho
(niño de tres años=3 x 2 + 8=14 kg.) Estos factores tienen que ser
cuidadosamente comparados cuando se analiza la obesidad en los niños y
adolescentes.
En la mayoría de los casos el médico, los padres y el niño están más
preocupados por los problemas sociales que la obesidad origina, que por
las alteraciones y complicaciones metabólicas que ésta puede ocasionar.

La OBESIDAD INFANTIL es un verdadero problema, ya que en un gran
porcentaje, el niño obeso será un adulto obeso, con todas las secuelas que
la obesidad conlleva.

Que un bebé se vea "gordito" o que esté en el limite superior de su peso a
una edad determinada, no quiere decir necesariamente que ese niño,
cuando crezca, va a ser un adulto obeso.

Si se mantiene dentro de los limites, deseados del peso correspondiente a
su edad, según va creciendo, no hay nada que temer: el niño se desarrolla
en la forma en que se supone que lo haga.

A medida que el niño crece, aumenta su consumo de calorías y por lo
tanto, aunque coma más, es posible que siga manteniéndose dentro de los

37

límites deseables. Podría ser también que cuando el niño comienza a
caminar, a correr y a interesarse en descubrir su nuevo mundo, que se
olvide de comer.

Igualmente puede pasar por problemas familiares, problemas en la escuela
y en ese caso, conviene prestar atención y adoptar una actitud conveniente
hacia la comida: hacerla más atractiva, más nutritiva, etc.

Se trata de la acumulación excesiva de grasa corporal, especialmente en el
tejido adiposo, y que se puede percibir por el aumento del peso corporal
cuando alcanza 20% a más del peso ideal según la edad, la talla, y sexo de
la

persona

en

cuestión.
Para calcular el peso ideal de un niño entre 2 y 5 años de edad, aunque de
forma apenas aproximada, hay que multiplicar la edad en años por dos más
ocho. Ejemplo: para saber cuánto debe pesar, en media, un niño de cinco
años, multiplica la edad (5) por 2 y suma 8. Es decir, 5x2+8=18kg. Insisto
que este método no es exacto. Se trata de apenas una ilustración. Lo cierto
es consultar y considerar lo que diga el pediatra del

Para muchas familias, el tener un hijo gordito, mofletudo, y lleno de
pliegues es todo un logro, una señal de que el niño está bien, fuerte, y lleno
de salud. Pero los expertos en nutrición infantil no piensan igual. Y van a
más: dicen que estas familias están muy equivocadas. Lo que importa no es
que el niño esté gordo o delgado. Lo que interesa es que el niño esté sano.
Y es ahí donde queríamos llegar. En la última Jornada Nacional sobre
Obesidad y Factores de Riesgo Cardiovascular, realizada en Madrid,
España, se diagnosticó la obesidad infantil como una enfermedad
emergente. Tanto en Europa como en Estados Unidos, desde los años
noventa hasta hoy, la incidencia de la obesidad infantil se ha duplicado.
España se ha convertido en el cuarto país de la Unión Europea con mayor
número de niños con problemas de sobrepeso, presentando un cuadro de
obesidad en un 16,1% entre menores de 6 a 12 años de edad, superado

38

apenas por los datos de Italia, Malta y Grecia. Un hecho alarmante en una
sociedad que lleva en su "currículo" una de las mejores dietas alimentares
del mundo: la dieta mediterránea, y en el cual hace solo cinco años
presentaba apenas un 5% de menores obesos.

La obesidad constituye un problema de salud pública y es uno de los
padecimientos epidémicos de los países desarrollados, en los últimos
años por imitación y consumo de alimentos con alto valor energético se
han incrementado su frecuencia en México.

En los países en desarrollo la población más afectada es la de clase media.

Debe desaparecer la idea o creencia de que la "gordura" en los niños es
sinónimo de salud, o que con la edad reducirán de peso. Para evitar la
obesidad es conveniente que desde los primeros meses de la vida los niños
adquieran

un

buen

hábito

alimentario.

Es común que se piense que será transitoria y tan solo una expresión del
crecimiento y desarrollo del individuo, desafortunadamente esta opinión no
solo es aceptada por la mayoría de las personas, sino por algunos médicos,
que no le dan la debida importancia cuando la detectan.

La edad de aparición en 50 por ciento de los casos es antes de los dos años,
el resto se observa en los periodos de mayor crecimiento, particularmente
en

la

pubertad

y

adolescencia.

En práctica médica institucional como en la privada, cada día es más
frecuente enfrentarse a niños y adolescentes, que generalmente provienen
de

clase

media

y

alta.

La obesidad está asociada a 300 mil muertes por año. Aproximadamente un
80 por ciento de los adolescentes obesos lo seguirán siendo durante el resto

39

de su vida, menos del cinco por ciento de los adultos que pierden peso son
capaces de mantenerse en su peso ideal durante cinco años después del
tratamiento y seis por ciento recupera el peso perdido en los primeros seis a
doce

meses.

La obesidad contribuye entre otras causas a incrementar la mortalidad por
enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, alteraciones
esqueléticas, hipertensión arterial, hipercolesterolemia e inadaptación
psicosocial entre las más importantes.

¿Qué es la obesidad?

Se trata de la acumulación excesiva de grasa corporal, especialmente en el
tejido adiposo, y que se puede percibir por el aumento del peso corporal
cuando alcanza 20% a más del peso ideal según la edad, la talla, y sexo de
la

persona

en

cuestión.
Para calcular el peso ideal de un niño entre 2 y 5 años de edad, aunque de
forma apenas aproximada, hay que multiplicar la edad en años por dos más
ocho. Ejemplo: para saber cuánto debe pesar, en media, un niño de cinco
años, multiplica la edad (5) por 2 y suma 8. Es decir, 5x2+8=18kg. Insisto
que este método no es exacto. Se trata de apenas una ilustración. Lo cierto
es consultar y considerar lo que diga el pediatra del niño.

Niños con sobrepeso

Para muchas familias, el tener un hijo gordito, mofletudo, y lleno de
pliegues es todo un logro, una señal de que el niño está bien, fuerte, y lleno
de salud. Pero los expertos en nutrición infantil no piensan igual. Y van a
más: dicen que estas familias están muy equivocadas. Lo que importa no es
que el niño esté gordo o delgado. Lo que interesa es que el niño esté sano.
Y es ahí donde queríamos llegar. En la última Jornada Nacional sobre
Obesidad y Factores de Riesgo Cardiovascular, realizada en Madrid,
España, se diagnosticó la obesidad infantil como una enfermedad
emergente. Tanto en Europa como en Estados Unidos, desde los años

40

noventa hasta hoy, la incidencia de la obesidad infantil se ha duplicado.
España se ha convertido en el cuarto país de la Unión Europea con mayor
número de niños con problemas de sobrepeso, presentando un cuadro de
obesidad en un 16,1% entre menores de 6 a 12 años de edad, superado
apenas por los datos de Italia, Malta y Grecia. Un hecho alarmante en una
sociedad que lleva en su "currículo" una de las mejores dietas alimentares
del mundo: la dieta mediterránea, y en el cual hace solo cinco años
presentaba apenas un 5% de menores obesos.

¿Cuáles son las causas por la que mi hijo puede ser obeso?

La obesidad durante la infancia y adolescencia es el resultado de una
compleja interacción entre los factores genéticos, psicológicos,
ambientales,

y

factores

socioeconómicos.
Factores como el estado de salud y el ambiente en que se desarrolla el niño,
juegan un papel principal en la génesis de la obesidad.
Factores predisponentes para que un niño se convierta en obeso son: que
los padres sean gordos, inadecuados hábitos de alimentación en la familia,
es más frecuente cuando la madre es la obesa, en virtud de que ella es la
que convive mayor tiempo con el niño.
Actitudes sedentarias como comer golosinas delante del televisor, en el
automóvil y durante los juegos de salón o de mesa la favorecen.

¿Cómo se manifiesta la obesidad?

La creencia de los padres y de algunos médicos de que el lactante obeso es
sinónimo de salud es falsa. Inicialmente el aumento de peso es paulatino y
progresivo, los padres están contentos porque su hijo se ve sano, después
regordete y por último gordo cuando ya sobrepasó el 20 por ciento de su
peso

ideal.

Son niños por lo general pasivos, reprimidos, tímidos, su gran apetito

41

obedece a una actitud de escape, comen de manera compulsiva, tienen bajo
rendimiento escolar y deportivo. Su tez rubicunda, rollizo o rechoncho.

Qué es lo que causa el sobrepeso infantil

Según los especialistas del tema, los cambios alimentares y
las nuevas formas de vida son los principales desencadenantes en el
aumento de la obesidad. Es decir, los criterios alimentares y la correría
cotidiana de los padres son algunos de los factores que contribuyen a que
los

niños

presenten

sobrepeso.

Muchos padres que tienen que dividirse entre las múltiples tareas, laborales
y domésticas, les es más cómodo ofrecer una comida más rápida a sus
hijos. Empiezan con los bollos industriales, los nuggets, y terminan con
chuches y cositas por el estilo. Y eso día tras día, acabando por convertirse
en un hábito y en una mala costumbre de consumir toda una parafernalia de
comidas atractivas por su aspecto pero que no llevan los nutrientes ni las
vitaminas necesarias para que los niños crezcan fuertes y sanos. Para esos
padres, normalmente los que nunca tienen tiempo, lo más importante es
saciar el hambre de sus hijos, sin preocuparse si están o no
comprometiendo el futuro de su salud.

Los padres, del mismo modo que muchos abuelos, también pecan con la
preocupación exagerada por la cantidad de comida que consumen los
niños. Les ofrecen unos menús sin considerar los controles cuanto a las
grasas, azúcares, y otros componentes que solo engordan. Existen más
informaciones sobre el tema, pero los hábitos siguen cambiando para peor.
Lo ideal, según los expertos, es que un niño consumiera unas dos mil
calorías diarias y que, mitad de ellas, fuese cubierta por los hidratos de
carbono, un tercio por las grasas y el resto por proteínas. Pero, en lugar de

42

comer pan, arroz o legumbres, los niños están comiendo dulces, refrescos y
golosinas.

Sedentarismo infantil

Aparte del consumo de alimentos con alto contenido en grasas y azúcares,
el sedentarismo de muchos niños les hacen más obesos. El practicar una
actividad física es esencial a su crecimiento y a su salud. El estilo de vida
que llevan los niños también ha cambiado mucho. La mayoría de las
actividades que realizan se concentran en torno a la televisión, al ordenador
y a los videojuegos. Muchas familias, por la falta de tiempo o por
comodidad, acaban dejando a los niños delante de la televisión toda una
tarde, en lugar de llevarlos al parque o a cualquier otra actividad que les
favorezcan más. Los juegos al aire libre, las excursiones, los deportes, etc.,
son cada día sustituidos por actividades sedentarias. Según las últimas
encuestas, los niños españoles pasan una media de 2 horas y media diarias
viendo la televisión y media hora adicional jugando a los videojuegos o
conectados a la Red.

Otros factores

Existen, además del mal hábito alimentario y la falta de actividad física,
que son los que encabezan los motivos por los que la sociedad tenga
sobrepeso, otros factores que determinan la obesidad infantil. Puede haber
influencias sociales, fisiológicas, metabólicas y genéticas. Un niño con
padres obesos, por ejemplo, estará predispuesto a ser obeso también. Sea
por una cuestión social, de mal hábito alimentario, o por genética. También
se puede presentar obesidad en caso de que el niño sufra algún trastorno
psicológico

CONSECUENCIAS DE LA OBESIDAD INFANTIL

Los errores en la alimentación

La comida no es un premio, no es un castigo, y tampoco debe ser un
desahogo a las tensiones de una persona. La comida debe tener su lugar, su

43

hora, y su control. Los grandes responsables por el sobrepeso de un niño
son sus padres, aquellos que determinan lo que se consume en la casa.
Normalmente, sea por los errores, obsesiones, o por el desconocimiento y
ignorancia de sus padres, los niños consumen más cantidad de alimentos de
la que necesitan, y su alimentación es muy rica en grasas, azúcares,
presentes en grandes cantidades de carne, en alimentos precocinados, y en
los dulces y bollos. Son niños que no consumen verduras, legumbres,
frutas, ni pescado. A eso también se suma a que muchos niños ignoran y
acaben saliendo de casa sin desayunar. En la última investigación acerca
del sobrepeso en la infancia, entre otras cosas, se constató de que el 8% de
los niños españoles acuden a la escuela sin haber desayunado. El desayuno
es una de las comidas más importantes del día, y está directamente
implicada en la regulación del peso.

Además de los errores mencionados, muchos padres "pecan" por

- obligar a que el niño coma más de los que puede
- premiar un buen comportamiento con golosinas y otros alimentos
calóricos.
- castigar al niño sin comida por si presenta alguna conducta desfavorable.
- festejar cualquier acontecimiento importante de la vida del niño
ofreciéndole

una

"comida

basura".
- permitir el consumo diario de chuches, bollos, bebidas gaseosas y
azucaradas.
- ofrecer, con frecuencia, platos precocinados por la falta de tiempo.

UN INDICADOR CASI SEGURO

Un índice casi seguro para saber si tu hijo será un adulto obeso, es mirar a
su alrededor: ¿Qué clase de familia son ustedes? Si el niño proviene de una
familia en que todos son obesos es muy difícil que el niño vaya a ser
delgado. No sólo por herencia, sino por los hábitos de comida.

44

Alimentar a tu hijo no es una gran ciencia, Cada niño es un individuo que
ya desde pequeño tiene sus gustos y preferencias. Algunos niños están
listos para las primeras cucharadas de cereal a los 4 meses y otros a los 6
meses.

Entre tu y el pediatra pueden tomar la mejor decisión de cuándo introducir
poco a poco frutas, vegetales y carnes.

La obesidad infantil tiene una predisposición genética, y agreguemósle los
siguientes factores:

El problema empieza desde la forma y el tipo de alimentación de la madre
antes de concebir al niño, continua con la forma y el tipo de alimentación
de la madre durante el embarazo, la forma y el tipo de la alimentación de la
madre durante la lactancia, la introducción de la alimentación (ablactación)
en el bebe y así sigue esta cadena.

¿Cómo puede provenir la obesidad en mi hijo?

A través de modificar los hábitos nutricionales de la familia,
principalmente en los padres, quienes a pesar de no ser obesos deben
vigilar estrechamente la alimentación de sus hijos y limitar el consumo
exagerado de alimentos. El ejemplo de qué alimentos, cómo y cuándo es la
mejor forma para educar a los hijos. Ya que compartir los alimentos
constituye una actividad social y trascendente en la relación familia, esta
oportunidad debe aprovecharse para prevenir la obesidad infantil y evitar
llegar al tratamiento que es muy complejo y prolongado.
Alimentar adecuadamente a los niños desde su nacimiento y durante los
primeros años de vida, es la mejor forma de impedir que aparezca la
obesidad. desde los primeros meses de la vida se identifican los sabores, se
conocen los alimentos, sus texturas, se adquieren los hábitos de
alimentación, se marcan los gustos y las preferencias por los alimentos.

45

Mediante la alimentación al pecho materno (libre demanda) el niño
consume lo que necesita, mientras que con el biberón se tiende a
alimentarlo de más, lo que puede ser el inicio de la obesidad y un mal
hábito.

La adecuada introducción de alimentos diferentes de la leche materna entre
los cuatro y seis meses de edad es indispensable para prevenir la obesidad,
iniciar con un solo alimentos; ofrecerlo por dos o tres días seguidos para
conocer si tolerancia; no mezclar alimentos; no forzar su aceptación;
ofrecer primero los sólidos y después los líquidos; incrementar
progresivamente la cantidad ofrecida; promover el consumo de alimentos
naturales, prepararlos sin la adición de condimentos y especies; ofrecer
alimentos en textura adecuada para la edad, primero papillas, seguidas de
picados y trozos. Hay que recordar que la alimentación en un hábito por lo
que deberá adaptarse al horario y al menú familiar, lo que favorece
socialización y aprendizaje.

Durante los dos primeros años de vida se genera en los niños el hábito
alimentario, a través de cómo, cuándo, dónde y con quién se come.

Reglas para la alimentación, como horarios fijos específicos para los
tiempos de comida, determinar el lugar para el consumo de alimentos,
indicar cuál es el comportamiento que se debe tener en la mesa, promover
una masticación adecuada y marcar el tiempo disponible para el consumo
de alimentos, entre otras, serán las bases de los hábitos de alimentación.

Utilizar algunos alimentos y principalmente las golosinas como premios no
es conveniente, ya que se encuentran fuera de las reglas, esto puede
originar que el niño empiece a tener una preferencia marcada por estos
alimentos, al relacionarlos con actos y conductas que ante sus padres
fueron positivos.

46

Ahora señalaremos su tratamiento y la importancia de la participación de
los padres en el manejo integral del niño obeso.

Una forma práctica para lograrlos es a través de los siguientes pasos:

1.- Cambiar el hábito alimentario del niño y la familia.

2.- Dieta adecuada para su etapa de crecimiento y desarrollo.

3.- Ejercicio y actividad física rutinaria.

4.- Participación activa de los padres y la familia.

•1.- Educar a su hijo y modificar los hábitos alimentarios familiares,

no es tarea fácil, sin embargo se pueden utilizar diferentes técnicas
que lo harán más sencillo, y que a continuación recomendamos:

a) Control diario. Consiste en que el niño lleve un registro semanal del
consumo de alimentos, especificando la cantidad de cada uno de ellos, así
como la actividad física que realiza y por cuánto tiempo.

Evitar las actividades que condicionan el consumo de alimentos fuera de
los horarios de comida, como el ir de compras al supermercado antes de
haber comido, tener botanas. Consumir alimentos que por costumbre se
acompañen de otros hipercalóricos, como hamburguesas con papas y
refresco, pizzas, hot dogs y especialmente lo que se conoce como "comida
rápida". Comprometer al niño en la observación de su dieta y actividad
física, lo hará más responsable y consciente de su problema.

b) Modificar los hábitos dietéticos: Es la etapa más difícil de lograr, ésta
puede conseguirse al reforzar los buenos hábitos, como la masticación, el
comer despacio, disminuir la cantidad de alimentos, balancear la dieta,
evitar las golosinas, tomar agua en lugar de refrescos, no realizar otra
actividad simultánea como ver la televisión o distraerlo con juguetes,

47

cambiar los hábitos de toda la familia, plantear metas semanales para
evaluarlas e incrementar la actividad física diaria.

Durante el tiempo que el niño esté bajo un régimen dietético y acuda a un
evento infantil (fiestas, kermesse, etc.) deberá recomendarle que podrá
comer y reforzar su conducta ante cualquier circunstancia social, a través
de felicitarlo por su comportamiento y premiarlo con un estímulo afectivo.

2.- Dieta adecuada: Bajo prescripción médica se aportarán los
requerimientos calóricos diarios del niño, de acuerdo a su etapa de
crecimiento y desarrollo. Es conveniente sugerir los alimentos que
habitualmente se consumen y particularmente aquellos que más le agradan
al niño, así el médico podrá seleccionar de ellos aquellos que sean
adecuados para la nueva dieta.

•En la medida de lo posible y de acuerdo con su edad individualizar

la dieta, fraccionarla en las comidas del día y de preferencia con el
sistema de intercambios para elegir alimentos. Recordar que la
prescripción dietética es sólo una parte del tratamiento nutricio.

Las dietas muy bajas en calorías no están indicadas para niños ni
adolescentes, generalmente son dietas que se emplean por periodos muy
cortos y que no modifican la conducta alimentaria, lo que tampoco se
recomienda en niños. No olvidar que el niño pertenece a un entorno social
en el que la alimentación juega un papel trascendental.

•Los malos hábitos alimentarios de los padres los aprenden los hijos,

agregar sal antes de probar los alimentos usar azúcar en exceso,
condimentos, salsas y aceites, son algunos de los ejemplos que
durante las comidas del día, el niño adquiere, inicialmente por
imitación y que posteriormente repite, lo que generará un mal hábito
para su vida futura.

48

3.- Ejercicio rutinario.- Este favorece el gasto de energía y contribuye a
disminuir de peso. Incorporar al niño y adolescente a la actividad física
diaria es un principio indispensable. Se recomienda que esta actividad la
realice acompañado de los padres, hermanos o amigos con una frecuencia
de 3 a 5 días por semana, iniciarlo con una duración de 15 minutos e
incrementarlo hasta una hora. Actividades como caminata, natación,
ciclismo, o bien, algún deporte de interés y diversión para el niño como
jugar futbol o patinar son siempre un ejercicio. Por otra parte, se debe
propiciar la actividad física diaria en casa, tratar de caminar más, subir
escaleras en lugar de utilizar elevador y andar en bicicleta. Disminuir las
actividades sedentarias por largos periodos, como son ver televisión, usar
la computadora y juegos de video.

4.- Participación de los padres.- Esta es la acción más importante de todo el
tratamiento. De los padres depende en gran medida el tipo, cantidad y la
preparación de los alimentos que comerá el niño. Es muy útil modificar los
hábitos alimentarios de toda la familia, no comprar alimentos que el niño
no puede consumir, utilizar platos pequeños, ofrecer porciones pequeñas,
mantener los alimentos fuera de la vista del niño y educar con el ejemplo.

En ocasiones los padres condicionan indirectamente la obesidad de sus
hijos, al ofrecer alimentos para distraer la atención de los niños, les brindan
golosinas en los momentos en que están "ocupados" y no pueden
atenderlos o los premian con pasteles, dulces, chocolates y helados.

•Convivir durante la alimentación del niño, poner límites y compartir

los alimentos en familia, favorece el instituir buenos hábitos.

A partir de la edad escolar es conveniente hacer responsable al niño de
seguir las recomendaciones de la dieta, siempre supervisado por los
padres, quienes deben estar convencidos y de mutuo acuerdo con todas

49

las medidas que se llevarán a cabo para alcanzar el éxito del
tratamiento.

Si el niño está o no bien alimentado durante los primeros
años de vida, puede tener un efecto profundo en su salud, así como en su
habilidad para aprender, para comunicarse, pensar analíticamente,
socializarse efectivamente y adaptarse a nuevos ambientes y personas.

La alimentación es la base necesaria para un buen desarrollo físico,
psiquico

y

social de

los niños.

Una buena nutrición es la primera línea de defensa contra numerosas
enfermedades infantiles que pueden dejar huellas en los niños de por vida.

Una buena nutrición y una buena salud están directamente conectadas a
través del tiempo de vida, pero la conexión es aún más vital durante la
infancia. Es en este periodo que los niños podrán adquirir buenos habitos
durante la comida en lo que se refiere a la variedad, al sabor, etc.

Los efectos de la desnutrición en la primera infancia (0 a 8 años) pueden
ser devastadores y duraderos. Pueden impedir el desarrollo conductual y
cognitivo, el rendimiento escolar y la salud reproductiva, debilitando así la
futura productividad en el trabajo.

¿Puede afectar psicológicamente la obesidad a mi hijo?

Sí, la capacidad del niño para discriminar entre el hambre y otras
necesidades o afectos se desarrolla en la experiencia recíproca al lado de su
madre. Cuando la madre alimenta al niño en respuesta a demandas que no
son nutricionales, como ternura, enojo o miedo, él no podrá diferenciar
entre lo que es el hambre y estar molesto. Esto provocará una
sobrealimentación y la confusión ante las demandas afectivas del niño, que

50

no le permitirán tener una claridad de sus necesidades, lo que generará
mayor

inseguridad.

El niño y adolescente obesos muestran poca tolerancia a las actitudes de
sus compañeros y familiares en relación con su aspecto y aceptación, muy
pronto se sienten marginados y rechazados, los insultos de sus compañeros
pueden

ser

destructivos.

Esta condición se exacerba en los adolescentes en los que coincide con los
cambios físicos propios de su edad. Ser obeso o tener ligero sobrepeso, esta
fuera

de

moda.

El cuerpo obeso puede representar una protección, un caparazón, una
barrera o una máscara como defensa para protegerse de su inseguridad,
dependencia y ansiedad.

CONSECUENCIAS

El problema de obesidad infantil le provoca al niño inseguridad, baja su
autoestima, discriminación escolar, discriminación social, fatiga fácil,
probable hipertensión, probablemente hipercolesterolemia, estrías y así
podría continuar con muchas otras cuestiones.

La obesidad infantil y sus consecuencias

51

Malos hábitos adquiridos durante la infancia pueden llevar al
niño a sufrir consecuencias preocupantes, principalmente para su salud. El
riesgo de desarrollar trastornos durante la adolescencia es un ejemplo claro
de lo que puede suceder si el niño obeso no recibe el tratamiento y la
atención adecuada a su alimentación y forma de vida.

Antes, la obesidad era un problema exclusivo de los adultos. Hoy en día,
esta complicación atinge a personas cada vez más jóvenes. La obesidad en
la infancia compromete la salud de los críos. Se puede diagnosticar
problemas como diabetes tipo 2, hipertensión arterial, y niveles altos de
colesterol. Aparte de eso, los niños pueden desarrollar problemas
psicológicos. Las bromas, la intimidación, o el rechazo por parte de sus
iguales, pueden llevarles a que tengan una baja autoestima. Son
marginados por el aspecto que tienen, y todo ese cuadro pueden generar
trastornos como la bulimia, la anorexia, la depresión, y llevarles a tener
hábitos extremos como el consumo de drogas y otras sustancias nocivas.

Males que aa obesidad puede causar a los niños

- Problemas con los huesos y articulaciones
- Dificultades para desarrollar algún deporte u otro ejercicio físico debido a
la dificultad para respirar y al cansancio.
- Alteraciones en el sueño
- Madurez prematura. Las niñas obesas pueden entrar antes en la pubertad,
tener ciclos menstruales irregulares, etc.
- Hipertensión, colesterol, y enfermedades cardiovasculares
- Disturbios hepáticos
- Desánimo, cansancio, depresión, decaimiento.
- Baja autoestima, aislamiento social, discriminación.
- Trastornos que derivan en bulimia y anorexia nerviosas
- Problemas cutáneos

52

- Ocurrencia de diabetes

Según los expertos, la obesidad cuando se manifiesta en la infancia y
persiste en la adolescencia, y no se trata a tiempo, probablemente se
arrastrará hasta la edad adulta.

Para que tengamos mejor salud física es necesario que
comamos menos y que nuestra comida sea rica en hidratos de carbono,
contenga un tercio de grasas y el resto que sea cubierto por proteínas. Y
que paralelamente a eso, practiquemos alguna actividad física diaria.

El hábito de seleccionar bien los alimentos

Lo que no se consigue cambiar durante su infancia, más
difícil será el tratamiento o la corrección en las décadas posteriores. La
niñez es una etapa en la que todo (o casi todo) es posible en lo relacionado
con los hábitos y conductas. En esta etapa se ordena la personalidad, y se
establece patrones que serán la base del comportamiento del niño en la
edad adulta. En razón de eso, es necesario que todos, los que están directa
o indirectamente relacionados al mundo infantil, concentre sus esfuerzos
para que la educación del niño sea la mejor posible. Eso le proporcionará
una vida sana en todos los sentidos. Es necesario estar consciente de que la
salud es una pieza importante para el equilibrio de los niños.

El hábito de alimentarse bien

Uno de los hábitos que puede prevenir la obesidad infantil es crear la
costumbre en el niño de alimentarse bien. Darle el alimento adecuado
desde su nacimiento es la mejor forma de mantenerlo con buena salud. Y
todo empieza con la leche materna, y luego con las papillas y después con
los menús. Es necesario que el niño pruebe de todo un poco, que su
alimentación sea variada y completa hasta por lo menos los dos años de

53

edad.

Aparte de este hábito de seleccionar bien los alimentos que damos a los
niños, es necesario crear, paralelo a este, el hábito de compartir la comida,
mesa, y compañía. Hacer con que la comida sea un encuentro placentero.
Se debe evitar comer delante de la televisión, bien como limitar la
presencia de tu hijo frente a la televisión a no más de 2 horas al día.
Padres obesos o no obesos son siempre ejemplos para los hijos. Si el padre
o la madre come demasiada cantidad de comida, y son obesos, es casi
seguro que el hijo también adquiera ese hábito. En este caso es necesario
modificar los hábitos familiares cuanto a la alimentación y, paralelamente a
eso, estimular las actividades físicas al aire libre.

Hábitos alimentarios saludables

La obesidad no es accidental. Se puede prevenir respetando algunas
sugerencias concedidas por el Ministerio de Sanidad, en España:
1- Cuanta mayor variedad de alimentos exista en la dieta, mayor garantía
de que la alimentación es equilibrada y de que contiene todos los nutrientes
necesarios.

2- Los cereales (pan, pasta, arroz, etc.), las patatas y legumbres deben
constituir la base de la alimentación, de manera que los hidratos de carbono
representen entre el 50% y el 60% de las calorías de la dieta.

3- Se recomienda que las grasas no superen el 30% de la ingesta diaria,
debiendo reducirse el consumo de grasas saturadas y ácidos grasos.

4- Las proteínas deben aportar entre el 10% y el 15% de las calorías
totales, debiendo combinar proteínas de origen animal y vegetal.

5- Se debe incrementar la ingesta diaria de frutas, verduras y hortalizas

54

hasta alcanzar, al menos, 400 gr./día. Eso es, consumir, como mínimo, 5
raciones

al

día

de

estos

alimentos.

6- Moderar el consumo de productos ricos en azúcares simples, como
golosinas,

dulces

y

refrescos.

7- Reducir el consumo de sal, de toda procedencia, a menos de 5 gr./día, y
promover la

utilización

de

sal yodada.

8- Beber entre uno y dos litros de agua al día.

9- Nunca prescindir de un desayuno completo compuesto por lácteos,
cereales (pan, galletas, cereales de desayuno...) y frutas a las que debería
dedicarse entre 15 y 20 minutos de tiempo. De esta manera, se evita o
reduce la necesidad de consumir alimentos menos nutritivos a media
mañana y se mejora el rendimiento físico e intelectual en el colegio.

10- Involucrar a todos los miembros de la familia en las actividades
relacionadas con la alimentación: hacer la compra, decidir el menú
semanal, preparar y cocinar los alimentos,

Aciertos en la alimentación

Cuando los padres dan a los hijos la atención debida y se preocupan por su
alimentación, las posibilidades de que sufran sobrepeso son bajas. El
control de los adultos es fundamental a la hora de prevenir la obesidad
infantil. Para eso es necesario obedecer a algunas pautas alimenticias,
considerando que los primeros años de vida de un niño son cruciales en su
educación:

- a los bebés no hay que darles el pecho totalmente según la demanda que
presente; desde el principio se debe enseñarles a alimentarse bien y a su

55

momento

debido.

- cuando el bebé llora no se debe ofrecerle el pecho así, a la primera, sin
antes detectar la causa del llanto y intentar calmarle. El dar el pecho, de
forma indiscriminada, puede llevar a que el bebé, cuando sea mayor,
recurra a la comida cuando sufra algún malestar.

- visitar periódicamente al pediatra, cuando vea necesario o en las
revisiones determinadas por el centro de salud. Se ha demostrado que un
niño que sigue el control médico tiene menos posibilidades de sufrir
obesidad

o

cualquier

otra

enfermedad.

- seguir las dietas alimenticias que pasará el pediatra al bebé, mes a mes.
Es decir, respetando e introduciendo los alimentos según la edad que tenga
el niño. Es un buen medio de prevención.

- hacer con que el bebé, hasta los dos años de edad haya probado de todo
un

poco.

- cuidar para que los niños no salten las comidas, organizando una rutina
de

comida

y

siendo

constante.

- preparar las comidas con ingredientes frescos y naturales, siempre que
puedas

- considerar la tabla de pesos y medidas que ofrecemos y la que determine
el pediatra de tu hijo. Y en el caso de que el bebé o niño no presente un
cuadro de medidas dentro de la normalidad, hable con el pediatra acerca de
forma

de

poder

mejorar

la

situación.

- ofrecer una alimentación variada en carnes, harinas, verduras, frutas etc.

56

- ofrecer muchos líquidos a los niños especialmente en temporadas de
mucho calor y después de que practique ejercicios físicos. El agua es una
buena fuente y un fluido que no tiene calorías.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->