Está en la página 1de 6

Un hombre va a casa de una amiga para echar una canita al aire.

A la hora de la hora, el pene no le responde, as que, un poco preocupado, le dice a la amiga que lo espere un momento.

Va al bao y en la oscuridad busca en el botiqun algo que le ayude a solucionar el problema. Encuentra una pequea cajita con pomada, se la unta y, oh maravilla!, le devuelve al instante su vigor juvenil.

El tipo vuelve a la cama y le hace el amor a la amiga quien queda extasiada ante tal vigor.
Una vez terminado todo, al hombre le entra la curiosidad de saber qu se haba untado. Se levanta, va al bao, enciende la luz y busca la pomadita.

Despus de un buen rato la amiga entra al bao y lo encuentra desmayado en el suelo, con una cajita en la mano en la que se lee:

"Pomada Bayer para callos:

Se endurece, se seca, se pudre y se cae..

Si es BAYER, es bueno!!"