P. 1
HormigonEstructural

HormigonEstructural

|Views: 4.420|Likes:
Publicado porNtn2009

More info:

Published by: Ntn2009 on May 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

Cuando se realiza un ensayo de rotura a compresión se observa que el resultado
obtenido depende de la velocidad con la que se lleva a cabo, tal y como se aprecia en la
figura 3.5. Podemos concluir que el diagrama tensión-deformación depende del tiempo
de aplicación de la carga. La diferencia entre los diagramas tensión-deformación
obtenidos para distintos tiempos de aplicación de la carga es menor si la edad del
hormigón es mayor, o sea, el fenómeno observado disminuye a medida que aumenta la
edad del hormigón. Existen además otras variables que influyen en la forma del
diagrama tensión-deformación, como son la forma de la sección, la humedad, el tipo de
árido, …

Si un hormigón con una edad determinada (por ejemplo: el de la figura 3.5) lo
sometemos de forma rápida a una tensión de compresión σ1 inicialmente se produce una
deformación 1 pero pasados varios días, en los que se mantiene la carga constante, se
observa que la deformación ha pasado a ser ’1. De la misma forma, si se carga el
mismo hormigón con una tensión de compresión σ2 la deformación inicial es 2 pero
pasados unos minutos el hormigón rompe, tal y como se aprecia en la figura 3.5. Al
fenómeno por el cual el hormigón rompe con una resistencia inferior a fc se le conoce
como cansancio del hormigón.

Figura 3.5.Diagramas tensión-deformación en función del tiempo de aplicación
de la carga

σc

Unos segundos

Unos minutos

Varios días

c

σ2

σ1

’1

2

1

Envolvente de rotura

PROPIEDADES DE LOS MATERIALES

52

Evidentemente no se puede obtener a priori un diagrama tensión-deformación
específico para cada estructura concreta. Tampoco tendría sentido obtener el diagrama
tensión-deformación a posteriori, puesto que esto implicaría desconocer el nivel de
seguridad hasta después de ejecutada la estructura. Por este motivo, las normas
proponen diferentes tipos de diagramas. Estos diagramas se dividen en dos grupos en
función de su rango de aplicación: diagramas para el cálculo estructural y diagramas
para el diseño de secciones en el ELU de agotamiento por tensiones normales.

El origen de esta división está en el hecho de que los diagramas empleados en
el cálculo estructural deben de proporcionar valores fiables en el rango de deformación
que se pretenda analizar. Por el contrario, para comprobar una sección en ELU, lo que
interesa son los valores últimos de las tensiones y de las deformaciones. En el caso del
ELU por agotamiento frente a tensiones normales se opta, como veremos después, por
diagramas más sencillos, reduciendo su rango de aplicación en aras de conseguir mayor
simplicidad. En la figura 3.6 se han esquematizado los distintos modelos tensión-
deformación para el hormigón, que se desarrollarán a continuación.

Figura 3.6. Distintos diagramas tensión-deformación para el hormigón.

3.3.1 Diagramas para el cálculo estructural

Modelo tensión-deformación lineal: deformación elástica

Siguiendo la clasificación de la Figura 3.6, este modelo corresponde a una
aproximación lineal del comportamiento unidimensional. Este comportamiento
corresponde a probetas cilíndricas de 15×30 ensayadas a compresión en un corto plazo
de tiempo: pocos minutos.

Definidos a corto plazo

Diagramas
parabólicos

Aproximaciones
lineales

- Rectangular
- Parábola-rectángulo
- Bilineal
-otros

Modelos bidimensionales
y tridimensionales

Diagramas tensión-deformación
para el hormigón

Definidos en rotura

Modelos
unidimensionales

HORMIGÓN ESTRUCTURAL

53

Hernández-Gil

Siempre que las tensiones no superen un determinado nivel se puede considerar
que el hormigón deforma linealmente. La hipótesis más empleada en el cálculo de
estructuras de hormigón es la de comportamiento lineal del material, esto es, se
considera que el módulo de deformación longitudinal del hormigón es constante.

Según el EC2, el módulo de deformación longitudinal o módulo de elasticidad
para un hormigón de 28 días se puede aproximar por Ecm (pendiente de la secante entre
σc=0 y σc=0.4 fcm). Para áridos de cuarcita el EC2 propone la siguiente expresión:

MPa

f

E

cm

cm

3.
0

10

22000 ⎟
⎠⎞


⎝⎛

=

(3.4)

donde fcm se introduce en MPa. Esta formulación es, como ya hemos dicho, para áridos
cuarcíticos; para árido calizo y arenisco el valor debe de reducirse en un 10% y 30%
respectivamente. En el caso de basalto el valor debe de incrementarse en un 20%.

Además el EC2 propone que la variación en el tiempo de Ecm puede ser

estimada como:

cm

cm

cm

cm

E

f t

f

t

E

3.
0

)

(

)

(

⎟⎟
⎠⎞

⎜⎜
⎝⎛

=

(3.5)

donde t es la edad del hormigón, tomando como origen el instante en que el hormigón
se vierte en el encofrado.

La norma española EHE propone dos valores del módulo de deformación

longitudinal: Ecm y Ec.

Ecm es el módulo de deformación longitudinal secante a 28 días. Este módulo
corresponde a la pendiente de la recta secante a la curva real tensión-deformación. Su
valor es:

MPa

f

E

cm

cm

3

8500

=

(3.6)

La expresión anterior sólo es válida siempre y cuando las tensiones, en condiciones de
servicio, no sobrepasen 0,40fcm.

La EHE define además un módulo para cargas instantáneas o rápidamente
variables, Ec o módulo de deformación longitudinal inicial del hormigón a los 28 días
(pendiente de la tangente en origen de la curva real tensión-deformación). Su valor
viene dado por:

MPa

f

E

cm

c

3

10000

=

(3.7)

PROPIEDADES DE LOS MATERIALES

54

Como ya se ha comentado, el valor de fcm a 28 días se puede aproximar por
fck+8 MPa. La norma EHE propone además un factor de corrección a aplicar a Ecm y Ec
en función del tipo de árido usado: α. La EHE también considera el hecho de que el
hormigón pueda tener una edad distinta de 28 días, para ello utiliza la misma expresión
del EC2: ecuación 3.5.

Ambos módulos Ecm y Ec son para cargas de corta duración y no tienen en
cuenta que cuando las cargas son de larga duración se produce una variación en el valor
del módulo de elasticidad (fluencia), tal y como se estudiará más adelante.

Modelo tensión-deformación no lineal

Para cálculos no lineales, el EC2 y la EHE proponen un modelo tensión-
deformación parabólico definido a corto plazo (ver esquema de la figura 3.6). Este
modelo se representa en la figura 3.7.3

Figura 3.7. Diagrama tensión-deformación propuesto por el EC2 y la EHE para
cálculo estructural no lineal con cargas instantáneas

El diagrama de la figura 3.7, que sólo se puede emplear para cargas de corta
duración, corresponde a la siguiente formulación:

3

Se utiliza nomenclatura del EC2, que varía ligeramente respecto de la EHE.

c

σc

0.4 fc

α

cu1

c1

fcm

tan α = Ecm

HORMIGÓN ESTRUCTURAL

55

Hernández-Gil

( )

0028
.
0

0007
.
0

05
.
1

)

2

(

1

31
.
0

1

1

1

1

2

<

=

=

=


+ −

=

cm

c

cm

c

cm

c

c

cu

c

cm

c

ff

E

k

para

f

k

k

ε

ε

ε

ε

η

ε

ε

η

η

η

σ

(3.8)

siendo:

σc

tensión del hormigón para un valor dado de c

c

deformación del hormigón

c1

deformación del hormigón para la tensión máxima

cu1

deformación máxima del hormigón



⎨⎧


⎠⎞


⎝⎛ −

+

<

=

MPa

f

si

f

MPa

f

si

ck

cm

ck

cu

50

100

98

027
.
0

0028
.
0

50

0035
.
0

4

1

ε

El diagrama tensión-deformación de la figura 3.7 se emplea poco en la práctica
debido a la dificultad que conlleva el hecho de que el módulo de deformación
longitudinal (pendiente de la curva) dependa del nivel de tensión.

El modelo correspondiente a la figura 3.7 (ecuación 3.8) considera la
existencia de tensión sólo en una dirección, lo que corresponde al ensayo en probeta
cilíndrica. En el caso de que existan tensiones en dos o en tres direcciones existen
modelos más sofisticados para representar el comportamiento del hormigón, alguno de
ellos queda recogido en el Código Modelo CEB-FIP (1990). Ésta consideración viene
recogida en el esquema de la figura 3.6 en lo que se han denominado modelos
bidimensionales y tridimensionales.

3.3.2. Resistencia de cálculo en el hormigón

Cuando se procede a diseñar y armar una sección de hormigón es necesario
aplicar un coeficiente de seguridad a la resistencia del hormigón. Puesto que la
resistencia característica se define para hormigones bajo cargas instantáneas, se hace
necesario adoptar coeficientes que aseguren que el hormigón no experimentará
fenómenos de cansancio. Por este motivo, en el diseño se emplea la resistencia de
cálculo (o diseño) del hormigón a compresión, fcd, que el Eurocódigo 2 define como:

PROPIEDADES DE LOS MATERIALES

56

ck

cd cc

c

f

f α

γ

=

(3.9)

donde:

γc

coeficiente parcial de seguridad del hormigón (tabla 2.1)

αcc

coeficiente que considera los efectos negativos de la duración de la
carga (cansancio) y de la forma de aplicar la carga. Tradicionalmente
se ha adoptado un valor de de 0.85.

La norma española EHE desarrolla el caso de que αcc=1, aunque permite

valores entre 0,85 y 1.00 4

.

La resistencia de cálculo (o diseño) del hormigón a tracción, fctd, el EC2 la

define como:

c

ctk

ct

ctd

f

f

γ

α

05
.

0,

=

(3.10)

donde αct es un coeficiente que tiene en cuenta los efectos negativos de la duración de la
carga y de la forma de aplicar ésta sobre la resistencia a tracción del hormigón.

3.3.3. Diagramas para el diseño en rotura de secciones

Como se puede deducir de la figura 3.7, la obtención de un modelo tensión-
deformación es complejo y las normas actuales sólo lo proponen para cargas
instantáneas. Estos modelos no son suficientes dado que es necesario dimensionar las
estructuras para combinaciones de cargas de corta y larga duración. La dilatada
investigación sobre el tema ha demostrado que se pueden emplear modelos tensión-
deformación sencillos que predigan, con un aceptable margen de error, la resistencia
última del hormigón. Los modelos más empleados son: el rectangular y el parábola-
rectángulo
. El rango de aplicación de estos modelos se reduce al cálculo de la
resistencia última (rotura) de secciones de hormigón. Estos modelos corresponden a los
modelos unidimensionales “definidos en rotura” del esquema de la figura 3.6. Conviene
señalar aquí que estos modelos suponen nula la resistencia del hormigón a tracción.

El diagrama parábola rectángulo, representado en la figura 3.8, consiste en una
parábola que nace en el origen y llega con pendiente horizontal al punto de deformación
εc2 con tensión fcd (o bien fck si se trata de resistencia característica). En el EC2 εc2 toma
el valor constante de 2‰ siempre que la calidad del hormigón verifique que fck es
menor de 50 MPa (ecuación 3.12). El resto del diagrama es una línea horizontal que une
el punto de deformación de εc2 con el punto de deformación máxima (εcu2). El diagrama
parábola-rectángulo para valores de cálculo viene dado por la expresión:

4

Los autores de este libro, por coherencia con la tradición y con lo establecido en otras
normas como la ACI-318-05 recomendamos utilizar αcc =0.85.

HORMIGÓN ESTRUCTURAL

57

Hernández-Gil

2

2

2

2

11

0

n

c

cd

c c

c

c

cd

c c cu

f

para

f

para

ε

ε ε

σ

ε

ε ε ε

⎧ ⎡

⎛ ⎞

⎪ ⎢

− −

≤ ≤

⎜ ⎟


= ⎢

⎨ ⎝ ⎠

≤ ≤

⎪⎩

(3.11)

donde

(

)

4

0
200

0.53

4

0

2

00

2

50

90

1.423.4

50

100

2.0

50

()

2.00.085

50

50

3.5

50

()

90

2.635

50

100

ck

ck

ck

ck

c

ck

ck

ck

cu

ck

ck

si f MPa

n

f

si f MPa

si f MPa

f

si f MPa
si f MPa

f

si f MPa

ε

ε

<



= ⎨

+

<

⎧⎪
= ⎨

+

⎪⎩

<



= ⎨

+

(3.12)

εc2 y εcu2 se representan en la figura 3.8.

En el caso de una sección transversal sometida a compresión simple (momento
flector nulo) la deformación máxima del hormigón se limita a εc2 (tanto por la EHE
como por el EC2). Si en la sección hay alguna fibra traccionada el límite de la
deformación es εcu2. El origen de esta diferenciación está en el hecho de que en flexión
unas fibras están más deformadas que otras y se produce una colaboración entre ellas
que permite mayores deformaciones de rotura. Varios autores han obtenido
experimentalmente deformaciones superiores al 4‰ en flexión.

Otras normas como la americana ACI-318 o la suiza SIA-162 plantean una
deformación máxima del hormigón a compresión única del 3‰, no estableciendo
diferencias entre compresión simple y flexión.

PROPIEDADES DE LOS MATERIALES

58

Figura 3.8. Diagrama Parábola-rectángulo del EC-2.

El diagrama rectangular es el diagrama más extendido en rotura. En el EC2, el
diagrama rectangular corresponde a un valor constante de la tensión de valor ηfcd
(resistencia efectiva) en una profundidad efectiva comprimida de valor λx (siempre que
λx h, si λx > h la profundidad efectiva vale h, ver figura 3.10) donde x es la distancia
de la fibra más comprimida a la fibra neutra (profundidad de la fibra neutra) y h es el
canto de la sección. Los valores de λ y η necesarios para definir el diagrama rectangular
propuesto por EC2 son:

⎪⎩


⎨⎧

<

=

MPa

f

si

f

MPa

f

si

ck

ck

ck

90

50

20050

0.
1

50

0.
1

η

(3.13)

⎪⎩


⎨⎧

<

=

MPa

f

si

f

MPa

f

si

ck

ck

ck

90

50

40050

8.
0

50

8.
0

λ

(3.14)

En el caso de que el ancho de la sección transversal disminuya en la dirección
de la fibra más comprimida (lo contrario de lo que sucede en la figura 3.10) el valor de
ηfcd debe de reducirse en un 10%.

De la ecuación 3.14 se desprende que el EC2 hace depender la profundidad
efectiva (λx) de la resistencia del hormigón (fck), tal y como se puede ver en la figura
3.9. Esta variación del parámetro λ se debe a que el comportamiento del hormigón es
más lineal (menos parabólico) cuanto mayor es su resistencia. La resultante de la zona
comprimida en una distribución de tensiones lineal es menor que en una distribución
parabólica por lo que el valor de λ del diagrama rectangular equivalente debe disminuir.

c

σc

fcd

c2 cu2

fck

HORMIGÓN ESTRUCTURAL

59

Hernández-Gil

Figura 3.9 Valores de λ según el Eurocódigo 2.

En la figura 3.10 se ha representado la distribución de tensiones en la zona
comprimida del hormigón obtenida a partir del diagrama parábola-rectángulo y del
diagrama rectangular.

Figura 3.10. Diagramas de tensiones normales en la zona comprimida según
los diagramas parábola-rectángulo y rectangular.

La deformación máxima del hormigón en flexo-compresión si se emplea el
diagrama rectangular es εcu3 y la deformación máxima en compresión pura es εc3. Estos
valores se definen a continuación:



⎨⎧

<


⎠⎞


⎝⎛ −

+

=



⎨⎧

<


⎠⎞


⎝⎛ −

+

=

MPa

f

si

f

MPa

f

si

MPa

f

si

f

MPa

f

si

ck

ck

ck

cu

ck

ck

ck

c

90

50

100

90

35

6.
2

50

5.
3

)

(

90

50

4050

55
.
0

75
.
1

50

75
.
1

)

(

4

00

0

3

00

0

3

ε

ε

(3.15)

El diagrama bilineal consiste en una línea recta que une el origen con el punto
de deformación εc3, y a partir de ese instante es una línea recta horizontal hasta el punto
de deformación εcu3.

fck (MPa)

λ

0.80

0.70

50 90

Diagrama rectangular equivalente
Distribución de tensiones real

fcd

Tensiones

Tensiones

Diagrama

Diagrama
parábola-rectángulo rectangular

η fcd

Deformaciones

cu2 ó cu3

c2 ó c3

x

λx

Zona
comprimida

h

PROPIEDADES DE LOS MATERIALES

60

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->