P. 1
Control de Existencias

Control de Existencias

|Views: 17|Likes:
Publicado porCarlos Castro C

More info:

Published by: Carlos Castro C on Aug 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/09/2014

pdf

text

original

CONTROL DE EXISTENCIAS

7.1. CONCEPTO DE STOCK Y SU IMPORTANCIA.
Los términos de stock, inventarios o existencias, se utilizan para referirse a los artículos que permanecen almacenados en la empresa a la espera de una posterior utilización. Son recursos ociosos que tienen un valor económico y que están pendientes de ser vendidos o empleados en el proceso productivo. La inmensa mayoría de las empresas tienen artículos o recursos que no están siendo utilizados actualmente, pero que se espera poder emplearlos en un futuro inmediato (papel de fax o cartuchos de impresora para las oficinas, cintas de precinto o cajas para el embalaje de una empresa de transportes, televisores depositados en los almacenes de un taller de reparaciones, etc.) Como se ve en los ejemplos mencionados, según el artículo almacenado los inventarios pueden ser de muchos tipos: inventarios de materias primas y componentes, materiales que se adquieren a proveedores y suministradores de la empresa para su incorporación al producto final; inventarios de piezas de repuesto de los equipos y de suministros industriales, artículos que se almacenan para conseguir que el equipo productivo tenga un correcto y continuo funcionamiento, e inventarios de productos terminados, productos listos para ser enviados al cliente que los adquiera. Esta variedad hace que se puedan clasificar según gran variedad de criterios. Los inventarios suelen existir en la práctica totalidad de las empresas. No obstante, la presencia de unos tipos u otros de inventarios y la mayor o menor cantidad de artículos almacenados va a depender, fundamentalmente, de la actividad que desarrolle la empresa. Una empresa de prestación de servicios (bancos, despachos profesionales, etc.) tendrá menores inventarios que las empresas industriales. Suelen ser éstas, junto a las empresas de distribución (hipermercados, centros mayoristas, etc.), las que acumulan mayores inventarios. Las empresas industriales tienen normalmente grandes stocks de fabricación mientras que las empresas de distribución dominan claramente los stocks de productos terminados. Las razones que justifican la existencia de inventarios en las empresas son muy numerosas. Sin embargo podemos destacar dos de ellas: la necesidad de hacer frente a las demandas de los clientes cuando éstas se producen en el intento de evitar interrupciones en el proceso de producción o de prestación de servicios de la empresa. La primera razón explica la presencia de stocks de productos terminados. Si la empresa conociera con certeza cuándo se va a producir la demanda así como la magnitud de ésta, y pudiera ajustar su proceso productivo para obtener la cantidad justa de productos en el momento preciso, no necesitaría inventarios de productos terminados. No obstante, tales condiciones son muy difíciles de conseguir en la práctica. Por esta razón, salvo las empresas que trabajan sobre pedido (carpinterías, fabricantes de equipos industriales, etc.), el resto de las empresas industriales y de distribución mantienen stocks de productos terminados. En la medida que los servicios son intangibles, las firmas que se dedican a la prestación de servicios no tienen inventarios de productos terminados, excepto de aquellos productos que se entregan o venden con el servicio, aunque esto ya supone una actividad diferente. Las interrupciones del proceso productivo pueden derivar de problemas en el plazo de entrega de la materia prima o de los componentes adquiridos en el exterior, o bien de alguna dificultad en las operaciones internas de la compañía. Cualquiera de estas causas puede provocar una parada en alguna fase del proceso de fabricación, al no tener dicha

2. etc. estos stocks no solamente logran ese objetivo. es necesario conocer las características del artículo o artículos almacenados. hacer frente a incrementos rápidos de producción no planificados. es bastante elevado. Y si la demanda en dicha unidad de tiempo es conocida exactamente. En efecto. como hemos señalado. todo pedido a un proveedor lleva aparejados unos costes. los costes de transporte. por encima de lo que normalmente se espera necesitar. mientras que el consumo se produce durante todo el año. Además. en determinadas empresas agrícolas la producción se obtiene en un período breve de tiempo. y el momento en que éste llaga al almacén. Junto a las dos razones principales señaladas existen otras muchas que explican o justifican la presencia de inventarios en la empresa. igual al consumo normal que tiene lugar durante el plazo de reposición. es de hecho necesaria para prevenir las posibles fluctuaciones imprevistas de la demanda. de forma que los costes de pedido por unidad comprada son menores a medida que se solicita mayor cantidad. esta serie de motivos no debe llevarnos al error de pensar que cuanto mayor sea el inventario mejor es para la empresa. las empresas compran y almacenan una gran cantidad de un determinado producto ante el anuncio de un alza en el precio o de una escasez del mismo. más una cierta cantidad que. Dicha información es más fácil conseguirla si previamente hemos encuadrado el artículo en un esquema clasificatorio. En otros casos. unitariamente menores cuando la empresa realiza un pedido a su proveedor de X unidades que cuando realiza npedidos de X/n unidades. será necesario disponer de cierto número de existencias para hacer frente a la demanda o salidas de almacén. Para llevar a cabo una buena gestión de existencias. Partiendo de este hecho. dando lugar a los stocks especulativos. Aunque las variables que determinan las razones de la presencia de inventarios fueran conocidas con certeza. pues de esta forma la firma puede hacer frente a cualquier contingencia. por ejemplo. los productos almacenados generan otros costes que deben también ser tenidos en cuenta a la hora de decidir el nivel de inventarios en la empresa. son. aunque no esperamos salga del almacén antes de que llague el nuevo aprovisionamiento. . El stock de seguridad. Así. además.actividad materiales para trabajar o piezas de repuesto para solucionar un problema en la maquinaria. 7. y poder aplicar métodos cuantitativos específicos en dicha gestión. exponiendo la idea conceptual de cada uno de ellos. sino que permiten. en ocasiones. para hacer frente a las fluctuaciones en exceso de demanda o a retrasos imprevistos en la entrega de los pedidos. No obstante. No debemos olvidar que los stocks se crean y mantienen por problemas de desajustes que la empresa no puede o no sabe solucionar. aparece un factor de incertidumbre sobre la necesidad futura de existencias para hacer frente a esta demanda. Las llamadas telefónicas. el tiempo utilizado por el empleado. lo podemos definir como el volumen de existencias que se tiene en el almacén. Las razones anteriores justifican la existencia de inventarios en las empresas. no habrá problema al calcular las existencias necesarias destinadas a este fin. en primer lugar atendiendo a la función que desempeñan dentro de la empresa. a la hora de hacer un pedido. los inventarios suponen un coste para la firma que. Si los aprovisionamientos no son instantáneos. Por lo que será necesario tener en almacén un número de existencias. CLASES DE STOCKS. los inventarios pueden continuar existiendo por razones puramente económicas. y existe un cierto tiempo entre el momento en que se hace el pedido al proveedor.. durante dicho plazo de reposición. vamos a clasificar los stocks. también llamado stock de protección. Pero si la demanda es aleatoria. Ahora bien. Para evitar esta interrupción la empresa suele crear stocks de fabricación.

El stock medio es la medida aritmética de ambos extremos. la cantidad de stock de seguridad depende de la variabilidad de la demanda. Éste alcanza su valor máximo cuando llega al almacén de la empresa el pedido formulado a los proveedores. de lo contrario. Si las salidas de almacén son regulares a lo largo del tiempo y los plazos de aprovisionamiento son iguales. Estos artículos han de estar muy a la vista en el almacén para que no queden en el olvido. o bien devolviéndolos al proveedor. El nivel de stocks en almacén evoluciona entre un máximo. Por tanto. Pedidos en cantidades fijas y fechas fijas. Stock medio es el volumen medio de existencias que tenemos en almacén durante un período de tiempo. Comprende todos los artículos en buen estado que dejan de necesitarse y hay que darles salida bien sea utilizándolos en cualquier otro menester. si es posible. Cuando el plazo de reposición es aleatorio y puede fluctuar. O también que sea conveniente aprovisionarse en el momento en que los precios del artículo son más bajos para así especular con ellos. longitud y variabilidad del plazo de entrega y del riesgo que la dirección esté dispuesta a admitir encontrarse sin existencias. de que nos falten existencias para atender a las salidas ciertos días. durante el cual han tenido lugar varias entradas de mercancía al almacén. es imprescindible abastecerse de un cierto número de existencias. puede tratarse de artículos de producción estacional o periódica. o proceder a su utilización en períodos posteriores. si el nuevo pedido tarda en llegar un tiempo imprevisto. cíclico o de trabajo. habrá que precisar el sistema de aprovisionamiento que se está utilizando. cuando el aprovisionamiento sería más costoso. son aquellos que encuentran su justificación en la necesidad de aprovisionarse en el único momento en que las materias se encuentran disponibles. corremos el riesgo de que haya "ruptura" en el almacén. o vendiéndolos cuando si presente la ocasión adecuada. Los stocks especulativos o de anticipación. suponen un stock medio de idéntica cuantía. que coincide con la entrada de un pedido al almacén. tenemos realizada en existencias. También pueden darse las dos circunstancias conjuntamente: que las salidas de almacén estén sujetas a una cierta oscilación y que el plazo de reposición sea un tanto incierto. todos los plazos de aprovisionamiento. vendiéndolos cuando los precios son más altos. pues. cuando sea necesario cuantificar el stock medio referido a un tiempo. El stock activo es aquel que se constituye para hacer frente a las demandas normales del proceso productivo de la empresa o de los clientes. pero el plazo de reposición sí adolece de este factor de incertidumbre. Ahora bien. por deducción de las consideraciones apuntadas anteriormente. para calcular el stock medio bastará con hallar la media aritmética simple del máximo y del mínimo de un solo plazo de aprovisionamiento. suficientes para atender la demanda durante los días en que el nuevo pedido puede tardar en llegar al almacén. es decir.También se hace necesaria la presencia del stock de seguridad en el almacén cuando la demanda es totalmente conocida en cada unidad de tiempo sin ningún tipo de incertidumbre. y un mínimo. por encima del tiempo que se considera como plazo normal. que refleja el volumen de stocks en el momento antes de tener lugar la llegada al almacén de un nuevo pedido. por término medio. la presentar uniformidad total. A este tipo también se le denomina stock normal. . Nos expresa la inversión que. Stock sobrante. para un solo plazo de aprovisionamiento (tiempo que media entre dos entradas consecutivas de almacén).

ocasionado por la llegada de un pedido que aumenta de forma instantánea el nivel de existencias en almacén. ya que ambos son triangulares. . Pedidos en cantidades fijas y fechas variables En la figura vemos cómo los niveles de existencias por encima del stock medio.1. Y por último.2. ya que partimos de la hipótesis de que el stock medio es Q/2. como todos los elementos que intervienen en la gestión son totalmente cuantificables. triángulos rojos con la letra B.2. lo que implica que el stock medio será igual al volumen del lote a pedir. partido por dos: Como se muestra en la figura 7. FIGURA 7. ya que los niveles máximos de existencias son todos iguales a la cantidad a pedir y los stocks mínimos serán cero.También apuntamos que. el stock medio será también Q/2. por tener un ángulo recto.1. Q. esta situación la podemos expresar gráficamente. Los triángulos A son iguales a los B en cada plazo de aprovisionamiento. los triángulos A y B tienen dos ángulos iguales además del recto. por ser alternos internos. tienen un lado igual. Pedidos en cantidades fijas y fechas fijas Pedidos en cantidades fijas y fechas variables. Si analizamos el caso en que los aprovisionamientos sean instantáneos. es decir. Además.). luego la recta de stock medio pasa por el punto medio de la recta Q tanto para A como para B. Esto se puede demostrar también gráficamente (figura 7. FIGURA 7. no se hace necesario mantener un stock de protección. se compensan con los niveles de existencias inferiores a la media. plazo de entrega nulo. triángulos azules con la letra A.

Además. bastará con calcular una media aritmética simple para cuantificar el stock medio global. Si los pedidos se hacen por cantidades variables pero siempre con la misma frecuencia. y "N" es el período de tiempo total al cual referimos el stock medio. tendremos unos niveles máximos y mínimos de existencias distintos con los consiguientes stocks medios también diferentes. "ti" son la unidades de tiempo que transcurren entre la llegada al almacén de dos pedidos consecutivos. para cada plazo de aprovisionamiento. con distintos niveles mínimos (figura 7. Pedidos en cantidades variables y fechas fijas Éste es un caso en que los stocks medios de cada plazo de aprovisionamiento son distintos. y. en la unidades de tiempo correspondientes. que los plazos de aprovisionamiento son iguales. no puede tener el mismo tratamiento el almacén de materia .3. FIGURA 7. nos encontraremos con distintos niveles máximos de existencias en almacén. si la demanda es aleatoria. aunque como permanecen todos durante el mismo tiempo en almacén. ya que el tipo de gestión a seguir y las técnicas a aplicar en la misma son distintas según se trate de un artículo u otro.Pedidos en cantidades variables y fecha fija. habrá que cuantificar el stock medio global mediante una media aritmética ponderada: Donde "ai" y "bi" corresponden a los niveles de existencias máximo y mínimo respectivamente.3. "bi" los niveles mínimos de existencias. En este caso es evidente que. o sea. De forma matemática vendrá expresado de la siguiente forma: Donde "ai" son los niveles máximos de existencias. Pedidos en cantidades variables y fechas variables. y "n" son el número de plazos de aprovisionamiento comprendidos en el tiempo al cual referimos el stock medio.). También es interesante clasificar los stocks según su naturaleza física. Por ejemplo. como los plazos de aprovisionamientos también tienen una duración variable.

el 80 por 100 de las ventas de una empresa corresponden a un 20 por 100 de los productos que la empresa comercializa.prima. y en el grupo C. A este procedimiento de clasificación lo han denominado "método ABC" pero podría considerarse más adecuado denominarlo como procedimiento de clasificación alfabético. De todas estas características. en muchas situaciones económicas se observa que a un pequeño número de elementos de un conjunto (aproximadamente el 20 por 100) le corresponde la mayor parte del valor de otro conjunto (en torno al 80 por 100). o bien por la cantidad utilizada de dicho producto. suponen la mayor parte del capital inmovilizado en stock. etc. sin embargo. que se empleará sobre el control de cada tipo de existencias. la desproporción que con frecuencia se da en el reparto de un determinado conjunto entre un grupo de elementos. Para decidir sobre el grado de control a prestar a los diversos tipos de productos. la clasificación de los stocks por su valor monetario. sin embargo. ya que procede del mercado. que deriva de la famosa Ley 20-80 o Ley de Pareto. con márgenes mínimos de error de aquellos artículos que por su precio de compra o adquisición representen un porcentaje elevado de inversión en existencias. Como se comprenderá. que el almacén de producto acabado donde la demanda que se recibe es totalmente independiente del proceso de fabricación. supongan una mayor exactitud en los resultados. No tienen por qué ser sólo tres los grupos. por lo que es necesario determinar qué control requiere cada una de ellas. Los artículos existentes en un almacén pueden representar distinto valor debido a su precio de compra o fabricación. esta correspondencia (20-80) no es exacta. sino también el uso que se haga de los mismos y los beneficios y utilidad que representen dichos stocks para la empresa. es muy frecuente encontrar un número bastante elevado de artículos distintos con características diferentes. en orden a su valor de importancia. Según la Ley 20-80.3. o por la utilidad que representa para el funcionamiento de la empresa. Hasta el momento hemos puesto de manifiesto la necesidad de que las empresas lleven algún tipo de control de sus inventarios. Pero un control riguroso de todas las existencias de almacén sería antieconómico para éstas. cuyas necesidades de salida vienen motivadas por su incorporación al proceso productivo. CONTROL DE INVENTARIOS POR EL MÉTODO ABC. 7. Esta desproporción también suele presentarse en el caso de los inventarios. En los almacenes de cualquier empresa. permitirá determinar la rigurosidad adecuada. Viene a indicar. Así. incluyen al resto de artículos de tercer orden en importancia. muchas empresas suelen recurrir al método ABC. por ejemplo. el 80 por 100 de la riqueza mundial está en manos del 20 por 100 de la población. aunque representan un porcentaje más pequeño en unidades físicas respecto al total de artículos en existencias. en el grupo B los de segundo orden en valor. en honor del economista suizo que percibió tal fenómeno estadístico en numerosos hechos económicos. más bien. aunque sean más complejos a la hora de ser aplicados. sea cual sea su actividad. Será necesario prestar mayor atención y afinar más en la gestión en lo referente a la aplicación de métodos que. por último. . incluyendo en el grupo A los artículos que. Este método consiste en dividir las existencias totales en tres grupos: A. La constatación de esta realidad en un gran número de empresas impulsó la aplicación del método ABC para decidir el grado de atención que se iba a prestar a los diferentes productos. B y C. y no sólo es el valor monetario inmovilizado que suponen lo que merece una mayor atención en su gestión y un mayor control de la misma.

la formas de financiación. Entre los factores que con mayor frecuencia se pueden controlar están: la cantidad a pedir o fabricar. es decir. Dichos elementos a veces pueden controlarse y en otros casos son condicionantes. la consideración del carácter cierto o aleatorio de dichas variables. DETERMINACIÓN DEL VOLUMEN DE PEDIDO. Entre los factores que se presentan como no controlables podemos citar las demandas o necesidades de salida de almacén. sino simplemente el número de tipos. Los factores a tener en cuenta en la gestión de stocks pueden ser diferentes de un almacén a otro. El método ABC de control de inventarios En ocasiones.).4. el stock de seguridad o protección y el plazo de aprovisionamiento. El método supone la ordenación de los tipos de productos según esos dos criterios: número de unidades almacenadas de los mismos y valor invertido en el almacén. de una empresa a otra. No obstante. etc. . La variedad de los modelos deriva de las hipótesis que asumen sobre la naturaleza de la demanda y del tiempo de suministro. el punto de pedido. Se han desarrollado diversos modelos orientados a ayudar a la dirección en la toma de decisiones acerca de los factores que se pueden controlar en la gestión de inventarios. el método ABC representa una forma de ordenación de los productos que la empresa almacena y constituye el punto de partida para establecer el grado de control para los distintos tipos de artículos. productos complementarios de otros productos de mayor valor. Al establecer esas dos ordenaciones y llevarlas a unos ejes de coordenadas. etc. esa clasificación no tiene en cuenta el número de unidades almacenadas de cada categoría.FIGURA 7. obtenemos una curva como la representada en la figura 7.4.4. la caducidad de los artículos y el espacio del almacén. hay una serie de elementos que en la mayoría de las ocasiones inciden en la gestión de los almacenes. A partir de esa clasificación de los productos en las tres categorías. la empresa puede decidir sobre casos particulares cuyos inventarios requieren una atención especial (productos que proporcionan imagen a la empresa independientemente de su valor. 7. En definitiva.

Período total al que referimos la gestión. ello entraña un stock medio C/2 con un gasto de mantenimiento I·C/2 que corremos el riesgo de que sea muy elevado. Convendrá. Que no existen restricciones de espacio ni de presupuesto financiero. Que los aprovisionamientos son instantáneos.5. o bien que el plazo de entrega es totalmente conocido. Si hacemos un solo pedido. Coste de pedido por pedido. la trayectoria de las existencias en almacén la podríamos representar gráficamente según la figura 7. considerando los costes de mantenimiento en unidades monetarias por unidad física en existencia por unidad de tiempo. Pasemos entonces directamente a estudiar el cálculo de la cantidad económica de pedido. es evidente que probablemente nos interese aprovisionar de una sola vez la cantidad C que será consumida durante el período T. Dichos supuestos son los siguientes: Que todas las variables que intervienen en la gestión son conocidas La demanda o necesidades de salida del almacén son conocidas y regulares a lo largo de todo el período a estudiar. Número de pedidos durante T.El modelo de Wilson es determinar el tamaño del lote a comprar o fabricar. Si el estudio de la gestión se refiere a un período de tiempo T. al menos. Consumo en unidad de tiempo T. es difícil que se den en la realidad en su forma pura. por tanto. Que los costes de la gestión que afectan a la cantidad o lote a pedir o fabricar se reducen a dos categorías que son: coste de mantenimiento y coste de pedido. . Para lo cual utilizaremos la siguiente nomenclatura: Q: T: n: C: S: I: Cantidad económica a pedir. pues este hecho ocasiona un solo gasto S por hacerse un solo pedido. que examinemos los supuestos y cálculos del mismo a fin de poder evaluar su aplicabilidad. Los supuestos en los que se apoya el modelo son bastante ideales. Coste de mantenimiento por unidad de artículo en unidad de tiempo. Que los precios de adquisición o costes de fabricación permanecen invariables durante dicho período. - - - - - Sólo en estas condiciones es posible aplicar dicho modelo.

FIGURA 7. Con el modelo Wilson se intenta determinar un volumen óptimo de pedido que suponga unos costes mínimos totales. El coste total de la gestión en este caso vendría representado por la función: .6. y T la duración del período total al cual se refiere la gestión. menores serán los costes de pedido y viceversa.5. La trayectoria de las existencias en almacén respondería. Trayectoria de las existencias de un solo pedido Siendo C la cantidad total de artículos utilizada durante el período de tiempo T. cuanto mayor sea el volumen de cada pedido mayor será el stock medio en almacén. que la suma de costes de pedido más los costes de mantenimiento sea mínima. gráficamente representada a la figura 7. es decir. mayores serán los costes de mantenimiento. siendo Q la cantidad económica a pedir. Solución de la cantidad económica de pedido Los costes de mantenimiento vendrían representados por la función: Los costes de pedido Z2 y los de adquisición Z3 serían respectivamente: Expresión esta última en la que P es el precio de compra del artículo. pero menor será el número de pedidos a realizar durante el período T y..FIGURA 7.6. y por consiguiente. el número de pedidos a realizar durante el período T sería n. por tanto. Determinada la cantidad económica de pedido.

. Por otra parte. si representamos gráficamente (figura 7. Por tanto. podemos comprobar que el volumen de Q.) las funciones de costes.Si analizamos todas las variables que intervienen en esta función vemos que la única incógnita es Q. que hace mínima la función CT será aquel que haga iguales los costes de mantenimiento y los costes de pedido. Variación de los costes en función del volumen de pedido Los costes de mantenimiento durante el período T serán iguales a los costes de pedido durante el mismo período en el punto de corte de ambas curvas. Al tratarse de una función lineal de primer grado bastará con hallar la primera derivada y el valor que tome la incógnita en este caso corresponderá a un mínimo de la función de costes totales: Ésta sería la fórmula de la cantidad económica a pedir según el modelo clásico de inventarios si los costes de mantenimiento se consideran constantes por cada unidad de artículo en unidad de tiempo. también podemos calcular el volumen de Q para ese punto de corte. independientemente del valor de dicho artículo.7. Lógicamente interesará determinar el valor de Q que haga mínimos los costes totales.7. en unidades físicas. FIGURA 7.

El modelo de Wilson ha recibido numerosas críticas que cuestionan la validez del mismo. Como otro ejemplo de su cálculo práctico tenemos el problema resuelto 7. Una tonelada de harina en el almacén durante el año le cuesta al comerciante 140 €.000 € y al año vende 5. el razonamiento que subyace en dicho modelo permite comprender adecuadamente el funcionamiento de los métodos de gestión de inventarios que se fundamentan en hipótesis más cercanas a la realidad. Estas críticas se han centrado en la hipótesis del modelo que difícilmente se ajustan a la realidad. la actividad de almacenar existencias. Como ya hemos visto. consistentes en el fletamento del buque carguero Santa Tecla. Al nivel de existencias que define este instante en que se ha de hacer el pedido lo llamamos punto de pedido. viene motivada por el hecho de que los aprovisionamientos no suelen ser instantáneos. Un sencilloejemplo permitirá comprender la aplicación de este modelo. Por ello se ha de hacer el pedido cuando las existencias en almacén sean suficientes para atender la demanda durante este plazo de reposición.000 toneladas de trigo cada vez minimizaremos los costes totales de posesión y renovación del stock. será aquella que suponga unos costes de mantenimiento igual a los costes de pedido.500 €. 7.5.Como vemos el volumen de Q es el mismo en ambos casos. La función de costes totales a minimizar será: El volumen de pedido que minimiza la anterior función será: Adquiriendo 1.600 toneladas. en este caso concreto. Dicho producto lo importa de un país extranjero y lo vende al por menor a los consumidores locales. Cada tonelada de harina le cuesta 2. Es normal que medie un tiempo inevitable entre el momento en que se hace un pedido y el instante en que las existencias correspondientes a dicho pedido llegan al almacén. ascienden a 12. si se tiene en cuenta el interés de la inmovilización financiera y la merma experimentada por el producto. . Un determinado comerciante al por menor se dedica a la compra y venta de harina de trigo. con lo que queda demostrado que la cantidad de pedido que hace mínimos los costes de la gestión. en muchos casos. Los costes fijos de cada pedido. Sin embargo. PUNTO DE PEDIDO Y STOCK DE SEGURIDAD.

Siendo F(x) la función de distribución. Podemos tomar como formas de distribución estudiadas en estadística. F(x) representará la probabilidad de que la variable demanda no tome valores superiores a x. Cuando la demanda es aleatoria y el plazo de entrega conocido. pero teniendo en cuenta que estas tablas están elaboradas con variables tipificadas.Si no conocemos con exactitud el volumen de salidas esperadas durante dicho tiempo. es decir. dará lugar a costes de ruptura. en el momento de hacer un pedido.8. el volumen del punto de pedido comprenderá el stock normal necesario durante el plazo de entrega. podemos basarnos en estadísticas anteriores. También hemos de tener en cuenta a la hora de estimar la demanda. la probabilidad de que no haya ruptura. de Poisson y la binomial. si la demanda es aleatoria siguiendo una distribución normal. y el plazo de reposición conocido. que xserán las salidas medias de almacén o salidas que por término medio esperamos salgan de almacén durante el plazo de reposición. y así podemos conocer la distribución que ésta sigue. A este nivel de existencias le llamamos punto de pedido. sino también los cambios futuros previsibles en los gustos de los consumidores.8. demasiado reducido. más un cierto volumen de existencias en concepto de stock de seguridad. la que más se ajuste al caso concreto. O sea. si tenemos un nivel de existencias igual a x. y pretendemos evitar la eventualidad de quedarnos sin existencias. no sólo las estadísticas anteriores. Para cuantificar el punto de pedido bastará con cuantificar x para un valor dado de F(x) como se ve en la figura 7. la presencia de un nuevo competidor fuerte puede hacer disminuir sus ventas. donde la media es cero y la desviación . sin embargo. La actuación de la competencia es generalmente un factor determinante de la perspectiva de ventas de una empresa. Para calcular este punto de pedido cuando la demanda es aleatoria. la empresa puede incurrir en unos costes de inmovilización en existencias innecesarios. FIGURA 7. los parámetros de la variable aleatoria de demanda estarán referidos al plazo de entrega. Si estamos en un caso en el que la demanda sigue la ley normal de Gauss. Las distribuciones más frecuentes de la demanda aleatoria suelen ser: ley normal. Por ejemplo. la determinación del punto de pedido es un tanto importante. y si se calcula por defecto. ya que de su acierto o no depende la buena marcha de la gestión de stocks. si existen. Campana de Gauss de la demanda Para mayor comodidad y mayor facilidad de cálculo manual se pueden utilizar las tablas estadísticas de distribución normal de probabilidades. y  la desviación estándar de dichas salidas. cambios en la actuación de la competencia. o lo que es lo mismo. una empresa puede hacer mejoras en las condiciones comerciales en un momento determinado y. Si este punto se calcula por exceso. etc.

tendremos que el número de salidas por término medio durante dicho plazo coincidirá con la variancia. no habrá ruptura siempre que la variable demanda tome valores inferiores o iguales a x. Por lo que. tendremos que proceder a la destipificación de la variable partiendo de la fórmula siguiente: siendo: Z: x: x: Variable tipificada. Ese valor de x será el punto de pedido. El stock de seguridad será. referida la media al plazo de entrega. Si la demanda sigue la ley de los casos raros o distribución de Poisson. el siguiente: . Desviación estándar. que será la probabilidad con que nos interesa cubrirnos. en nuestro caso.estándar la unidad. luego cuantificaremos el valor de x para una probabilidad acumulada determinada. Variable real. y el plazo de reposición es conocido. después de hechos los cálculos. : Para cuantificar el stock de seguridad restaremos al punto de pedido la demanda media durante el plazo de entrega: Si nos encontramos ante un caso de demanda aleatoria cuya distribución sigue la ley de Poisson. el modelo de gestión de stock a seguir estaría basado en el cálculo de un punto de pedido y un stock de seguridad tomando como punto de partida la hipótesis de variabilidad de la demanda según la ley apuntada. Media. con lo que la desviación típica será: La función de probabilidades vendrá dada por: y las probabilidades acumuladas serán: Como en nuestro caso.

Para la estimación de dicho plazo lo haremos a través de algún tipo de criterio. Probabilidad de que no se presente. elegir como constante el plazo de mayor duración. desde que x toma el valor cero hasta que x toma un valor para el cual la probabilidad acumulada hasta ese momento es la probabilidad con que deseamos asegurarnos de que no va a haber ruptura durante el plazo de reposición. arriesgándose a sufrir las fluctuaciones. Por último. x puede variar desde cero hasta x. Otro criterio a adoptar sería el criterio pesimista. Una primera solución sencilla al problema podría ser haciendo una estimación adecuada y conveniente del plazo de reposición. y el stock de seguridad. Siendo el plazo de reposición conocido. consistente en suponer que la duración del plazo de reposición va a ser de la mayor duración dentro de las estimaciones hechas o según duraciones observadas en períodos anteriores. Número de pruebas independientes. Número de éxitos. uno de estos podía ser el criterio optimista. suponiendo que su duración será siempre como la del pedido que menos tiempo ha tardado. El stock de seguridad sería como en el caso anterior el valor del punto de pedido menos la media o salidas medias de almacén durante el plazo de reposición. y tomar ésta como constante y conocida. Partiendo de la función de probabilidades binomiales. . según las estadísticas anteriores. vemos ahora el cálculo del punto de pedido suponiendo que la demanda sigue una distribución binomial. que la demanda no va a ser superior a ese valor de x. Si calculamos las probabilidades acumuladas de los valores de x. es decir. suponiendo que va a tardar lo menos posible. el valor x en ese punto será el punto de pedido. lo mismo que en el caso anterior. En este caso.De esta forma obtendremos el punto de pedido que nos asegurará. las probabilidades acumuladas serán: siendo: p: q: m: x: Probabilidad de que se presente el suceso. que consiste en considerar el plazo de reposición como constante. bajo una probabilidad elegida. Es decir. Después calculamos el punto de pedido multiplicando el plazo de reposición considerado por el consumo en unidad de tiempo. estudiemos el caso de que la demanda sea conocida peroel plazo de reposición resulte aleatorio. El punto de pedido vendría dado por el producto del plazo de reposición así establecido y las salidas por unidad de tiempo.

estimaremos la duración del plazo de reposición en términos de probabilidad y. siendo su coste anual de mantenimiento de 0. bastaría multiplicar el número de unidades de tiempo que comprenda dicho plazo por la demanda en cada unidad de tiempo y tendríamos el punto de pedido./unidad. como término medio. a la hora de hacer el pedido de nuevos aprovisionamientos será: Evidentemente. . Otro criterio utilizado frecuentemente es aquel que considera el plazo de reposición a partir de la suma del plazo de entrega D y de un cierto lapso de tiempo complementario. una vez determinado el plazo de reposición.m.m. y para calcular el punto de pedido procederíamos igual que en los criterios anteriores.x·D constituirán el stock de seguridad. o bien se elegiría la moda. Viene del capítulo 7 PLANTEAMIENTO.. y tarda en ser servido 10 días. ¿qué cantidad interesa comprar cada vez? RESOLUCIÓN. El stock de seguridad lo calcularíamos multiplicando esta demanda. En consecuencia y designado por x el número de salidas medidas en unidad de tiempo. Lote económico de pedido con descuentos.000 envases para uno de sus productos.15 u. se procedería a tomar como constante la media aritmética de las distintas duraciones posibles del plazo de reposición. Cuando conocemos la distribución de las distintas duraciones que puede ir tomando el plazo de reposición. Cursar un pedido cuesta.m.50 u.Si se quiere un método sencillo que se pueda resolver sin gran dificultad y sin muchos conocimientos técnicos. durante cada unidad de tiempo. con esta cantidad de existencias tendremos una cobertura de m unidades físicas de artículo de las que m . Una empresa industrial utiliza anualmente 10. 7. se tendrá que el punto de pedido o nivel de existencias al que debe estar situado el almacén. si la demanda es conocida durante cada unidad de tiempo. por el número de días que comprendiera este plazo de reposición estimado por encima de lo normal. A. se pide: a) b) c) d) e) El lote económico de pedido El plazo de reaprovisionamiento El punto de pedido El coste total asociado a los inventarios Si el proveedor ofrece un 2 por 100 de descuento sobre el precio por una compra igual o superior a las 600 unidades. Cada envase tiene un precio de 0./unidad. estimado comomargen de seguridad. Sabiendo que el coste del capital de la empresa es del 15 por 100. o bien podemos asociar ésta a una distribución conocida. 3 u.

el coste de preparación de cada pedido por el número de pedidos que se cursan al año Coste de almacenamiento = (A + Pi) × Q/2 - . el punto de pedido o cantidad existente en almacén que indica la necesidad de cursar un nuevo pedido.15 u. Coste de emisión de cada pedido = 3 u. se obtiene de: c) Si el plazo de entrega es de 10 días. conocido el consumo anual. esto es: Coste de adquisición = P × C - Coste de renovación o reaprovisionamiento = S×(C/Q) es decir.m.000 unidades Precio = 0.m.4 u. Coste del capital = 15 % Plazo de entrega = 10 días El lote económico de pedido se obtiene de la expresión: b) El plazo de reaprovisionamiento o días que transcurren entre cada pedido. Coste de mantenimiento anual = 0.a) El lote económico de pedido lo calcularemos a partir de la fórmula del modelo de Wilson.f. en la que llamamos: C: P: A: S: i: t: Consumo anual = 10. como el consumo diario es de 27.: d) El coste total asociado a los inventarios será la suma de los costes parciales relativos al aprovisionamiento.50 u./u. será la cantidad necesaria para consumir durante los 10 días que tarda en llegar el pedido.f.m.

/u. (5. a 0.115).f.49 u./u.. ya que el coste es menor que si compramos 516 u. . al precio de 0. nuestro nuevo precio será en este caso: El coste total para esta nueva consideración será: Vemos pues que nos interesa más comprar 600 u.50 u..Luego el coste total del aprovisionamiento será: e) Si nos aplican un descuento del 2 por 100 sobre el precio por una compra igual o superior a 600 u.f.f.017 < 5.m.f.m.f.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->