P. 1
Los Efectos de Sonido

Los Efectos de Sonido

|Views: 13|Likes:
Publicado porHECTORVINOMAMANI

More info:

Published by: HECTORVINOMAMANI on Aug 09, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/23/2014

pdf

text

original

LOS EFECTOS DE SONIDO Orson Welles le comentaba a alguien que alababa las cualidades de la televisión: " ¡Ah, pero en la radio

la pantalla es mucho más amplia!" He aquí el primer y máximo hecho que uno debe tener en cuenta antes de aventurarse en el mundo del sonido. La radio es un arte visual. En la radio, los sonidos son la acción visual. Es fácil decir al oyente, que una persona camina por la calle, cuando se camina en el estudio sobre un rectángulo de cemento. Eso incluso se debe decir con el sonido, ahorrando a la noble palabra función tan pedestre. Decir, todavía, que una persona camina tristemente por la calle, pensando en la muerte de su madre, es tarea que el sonido sólo difícilmente podría realizar (sería de intentarlo como ejercicio, usando filtros, eco y música adecuada). Pero, en resumen, para esto existen las palabras. Los sonidos por otro lado, son un mundo divertidísimo y un recurso valioso en la sonorización pero, por desgracia, la radio innumerables veces olvida la terrible fuerza que el sonido tiene, si se le sabe mesurar y utilizar del modo adecuado. De ahí la necesidad primordial de desarrollar nuestro arsenal sonoro y nuestra capacidad de "leer" en las cosas más insignificantes, los sonidos, los más insólitos, los que la lógica nunca podrá ver. Por ejemplo, un pañuelo puede ser una paloma en vuelo o un trueno puede ser una hojalata agitada en estudio. Hay que tener oídos de micrófono. Hay que escuchar como escuchan estos aparatos raros que no tienen cerebro y por lo tanto, censura: oyen lo que es y no lo que nuestro oído selectivamente capta. Oyen lo que es y no lo que quisiéramos que fuera. Quizás parezca una desventaja, pero ésta es un arma de infinitas posibilidades. El micrófono es microscopio y telescopio, si aprendemos a utilizarlo bien. Pero hablemos del sonido en general originado en cintas, discos o grabados en el estudio mismo. En este caso, pensamos en la cantidad de imágenes que evocan el chirrido de una puerta, el abatir de las olas del mar, o del silbato del tren a media noche. Esta es nuestra cantera: la imaginación humana. Una imagen bien visualizada es mejor que mil palabras. Un sonido eficaz y oportuno en radio, televisión, cine o teatro, es más descriptivo que toda una narración. La radio es un medio privilegiado, capaz de evocar sentimientos e imágenes abstractas, (en radio podemos hablar de la vejez en oposición a un simple viejo, mientras que en cine, teatro o televisión, un viejo puede describirse perfectamente a sí mismo, pero qué difícil le resulta hablar abstractamente, visualmente, de la vejez). Los efectos de sonido en vivo En este capítulo quiero concentrarme principalmente en la producción de sonidos en el estudio, en lo que me gusta llamar:

1

El Gabinete del Doctor Caligari. Este es su laboratorio. De aquí, pueden salir los sonidos más insólitos, desde el vuelo de un moscardón, al sonido de los motores de un reactor, las campanas de una catedral o el evocativo sonido de la ducha de una virgen en su baño matinal. Existen discos y cassettes de efectos especiales, pero, su adquisición no está al alcance de todas las emisoras, principalmente de las pobres cenicientas educativas a las que tenemos que ayudar. Mucho más que eso, no siempre los sonidos grabados pueden cumplir con los fines deseados. La posibilidad de participación que el sonido en vivo tiene, es de un valor insustituible: el poder de integrarse a la acción misma, interpretando sincronizadamente cada momento del guión. Como ejemplo supongamos una pareja en un "lando", en animada conversación. El guión la marca como amistosa y romántica al principio, en discusión después, de nuevo regreso a la charla amable. Será lógico suponer que la intensidad emotiva de la conversación será transmitida por el conductor, a través de las riendas, del caballo que tira del carruaje. Su paso variará igualmente, según el estado de ánimo de los personajes. Disponiendo de sencillos y adecuados materiales, como pueden ser dos medios cocos y una caja con cascajo, el encargado de los efectos sonoros puede "sincronizar" su trucaje a la intencionalidad y emoción de las voces. El efecto emocional es enormemente mayor y el costo en trabajo, tiempo y dinero infinitamente menor. Recuerdo que en una de mis clases en CIESPAL, una alumna argentina, Nora, tenía planteado el problema de terminar la adaptación de un cuento con un grito de la empleada, al descubrir un monstruo en la almohada, en el célebre cuento de Quiroga. Cualquier intento, efectuado en directo por voces de compañeros, no llenaba a satisfacción los deseos de Nora. Al fin, logró el efecto con un grito musical adecuado. El sonido, particularmente, permite que el guión se haga visual. Pero discos y cintas de efectos sonoros, son demasiado caros para las pequeñas emisoras no comerciales, que cumplen una labor educativa insustituible en nuestro continente. De ahí el valor enorme del Rincón de Sonidos. Antes de entrar en detalles, permíteme algunos consejos: usando un cassette con micrófono aparte, (no los de micrófono incorporado, que producen sonidos de mala calidad), tú mismo puedes en los fines de semana grabar sonidos de ambientes. Por ejemplo, lado A de un cassette, un riachuelo, lado B, pajaritos. Lado A del segundo cassette, lluvia, lado B, un carro en marcha. Así se va organizando un archivo de sonidos continuos con duración de media hora cada uno. Otro consejo: busque tener en su estudio cables largos. Si cerca de su emisora hay una escuela y en el guión hace falta bulla de niños jugando, el cable llevará el micrófono hasta la ventana abierta y entonces usted tendrá niños en vivo por el tiempo necesario. Lo mismo ocurre con ruidos que uno tiene a través de la ventana. Tráfico, gallinas o los sonidos deambiente que existan alrededor de la radio o del estudio. Aprenda a hacer un anillo. Se trata simplemente de copiar en una cinta un efecto grabado en disco (en general muy corto) y unir las dos puntas para que corra continuamente por la cabeza de reproducción de la grabadora. Los dos extremos de la cinta al ser empatados deben tener el mismo nivel de calidad
2

sonora para no escucharse saltos en la grabación. Copie el sonido indefinidamente en un cassette, o por el tiempo necesario, que el anillo seguirá reproduciendo eternamente. Una vez más, en un curso que contaba con una consola, una grabadora y dos micrófonos, conseguimos sacar guiones ¡lustrados; sin la posibilidad de cintas, cassettes o discos de efectos, nos vimos obligados a realizar (y salió muy bien) la grabación de los sonidos que queríamos en la calle y en el campo, en una grabadora de cassette. Después, en el estudio, pusimos los fonos del cassette muy cerca de uno de los micrófonos, logrando así los sonidos del mar, río, truenos, con calidad aceptable. Esto es siempre factible con sonidos indistintos y continuos como los mencionados anteriormente. Como se puede ver, la imaginación están poderosa que permite saltar cualquier obstáculo que se presente en la producción y más aún cuando hay carencia de equipo. Conozca su estudio mejor que a usted mismo: puertas, sillas, alfombras, pueden salvar un texto. Cierta vez en Holanda, sonorizando una novela educativa llamada "El niño y el Electrón", tuvimos el problema de ilustrar el momento en que la mente del niño, en estado de coma, se acopla al campo magnético del electrón y viajan por la corriente eléctrica. La corriente la consiguió con un clip al rozar con la base de un ventilador. El problema vino cuando, al salir de la corriente baja de la casa, los dos atraviesan un transformador y caen en la corriente de alta tensión. La alta no fue problema, pues el clip rozó ahora no con la base sino con las aspas, para acrecentar el sonido. Pero el transformador me derrotó. Luego miré la puerta del estudio, que era gruesa y de metal, además tenía picaporte metálico, aquí vino la idea: puse eco a los micrófonos y golpeé el picaporte con fuerza. Conseguí el efecto deseado. Cuando camine por la calle, pare en los vertederos de basura para ver qué puede oír en alguno de los materiales allí abandonados. Usted empezará a pensar como "manipulador" de "efectos sonoros" porque los elementos más preciosos que se pueden almacenar en un taller de sonido (papel, aluminio, delgadas planchas de hojalata, un viejo resorte o un trozo de fleje) son basura, materiales de desecho para muchos y de valor para su trabajo. Hay cualquier cantidad de sonidos específicos que pueden lograrse con estos materiales, de los que puedes obtener los efectos más insospechados.

3

EL RINCON DE SONIDOS Por limitado que sea el espacio, por reducidos quesean los medios económicos de una emisora, hay una serie de elementos básicos indispensables de los que se debe disponer en un rincón de sonidos. 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Piso de madera (planchas). Piso de concreto (planchas de concreto). Cajón de madera de aproximadamente 90 x 90 cm., con piedras (ripio). Cajón de madera 90 x 90 cm., con arena. Cajón de madera 40 x 40 cm., con piedras (ripio). Cajón de madera 40 x 40 cm., con arena. Dos pares de medios cocos (cáscara-corteza). Sirven para imitar el ruido de los cascos de un caballo, utilizando dos cajones pequeños puestos sobre alguna superficie alta. 8. Tres gradas de madera. 9. Escalera móvil de metal. 10. Puerta de madera empotrada en la pared (con cerradura y llaves), picaporte y cierre de todo tipo. 11. Ventana de cadena con picaporte empotrado en la pared. 12. Llave de agua con lavamanos. 13. Un recipiente con agua con grifo adaptado, un lavamanos con balde en la parte inferior para recibir el agua que escurre (una vez agotada el agua del recipiente superior se vuelve a llenar con el agua del balde). 14. Un tarro grande de plástico con agua. Un ladrillo perforado para producir ruidos de remos, de natación, de riachuelos suaves, etc. 15. Superficie de madera empotrada en la pared con varios timbres, puerta, teléfono, etc. 16. Campana de bronce grande. 17. Campanita de bronce del tipo que se cuelga en el cuello de vacas y cabras. 18. Timbre de escritorio. 19. Cortinas. 20. Espuma-f lex y todo tipo de material de embalaje, plásticos, una burbuja para hacer ruidos de tren, fuego, etc. 21. Un cajón 20 x 20, lleno de vidrios rotos; para ruidos de ventanas rotas, platos que se quiebran, etc. 22. Cadenas de metal (los sonidos más inesperados pueden ser imitados con este tipo de material). 23. Una mesa con platos, vasos, botellas, cubiertos, ollas, todos los utensilios habituales de una cocina. 24. Un teléfono viejo. 25. Ramas secas de varios tamaños, sirven para imitar el aleteo de pájaros grandes. 26. Un despertador. 27. Bocina de bicicleta tipo claxon. 28. Esponjas, trozos de madera, pedazos de hierro: para efectos especiales que uno no puede adivinar. 29. Globos infantiles, pueden dar el sonido de un león, de un tigre y todos los sonidos impensables al rozar este juguete con la mano u otros elementos. 30. Pitos de fiesta infantil, chicharra, sapitos de lata, etc.: para ruidos extraños de la noche.
4

31. Pelotas de plástico: a veces producen el sonido del corazón sano. 32. Carátulas de discos: también sirven para imitar el sonido del corazón. 33. Un tubo de plástico blanco (con recubrimiento de alambre de luz) puede perfectamente imitar un cuerno de caza o una trompa medieval. 34. Una plancha de metal delgada de 1.20 x 80 para imitar truenos. 35. Un armario de dos puertas corredizas donde se puede guardar toda la basura mencionada. Ponga el armario sobre ruedas. 36. Un pequeño ventilador. Rozando las hélices con un pedazo de metal, de cartón o de plástico de pueden obtener ruidos de autos, avionetas, motocicletas, etc., dependiendo de la proximidad del micrófono. 37. Un serrucho. 38. Una silla pequeña para ruidos que se producen al sentarse y levantarse. 39. Un tambor. 40. Una escoba de paja (para la señora que barre en el jardín). 41. Una caja de fósforos: sirve no sólo para encender un cigarrillo sino también como un excelente cascabel. 42. Una guitarra. 43. Un piano (para quien pueda tocarlo). 44. Ocarina, rondador, zampoñas. 45. Tijeras. 46. Flauta, trombón. 47. Rociador. 48. Nevera (refrigeradora vieja, de tipo antiguo, con picaporte). Esto constituye un listado superficial, su imaginación puede crear otros como ellos, en su rincón de sonidos. Algunos efectos de sonidos que se consiguen fácilmente en el estudio Presentamos algunos efectos de sonido que se pueden conseguir fácilmente en el estudio. La buena utilización de los elementos aquí presentados puede contribuir mucho para la calidad de un programa: Viento Las manos son una parte del cuerpo humano, después de la voz, que permiten realizar cualquier sonido. Si usted las junta y sopla por dentro de ellas y abre y cierra a voluntad con los dedos de una de ellas, permitirá que el sonido sea de viento. Puede ser continuo, si se alterna con otra persona. Coloque la mano abierta, pero con los dedos cerrados sobre la cara en forma vertical a ella. Sople, emitiendo al mismo tiempo voz grave. Algunas veces, en los basureros encontramos refrigeradoras antiguas que por su cierre representan el sonido exacto de una puerta de carro. Sería bueno si la tiene, siga trabajando con ellas para buscar otras posibilidades. En nuestro estudio, algunas veces hemos necesitado el sonido de puertas de carro y lo logramos
5

Pito de barco

Puerta de carro

cerrando el estuche del micrófono. Este estuche es plástico. Dentro tiene la espuma de protección que le permite no hacer el sonido hueco y representa la puerta de un carro. Tirarse al agua De una sola vez y con fuerza se introduce un ladrillo en el agua y luego se lo mueve continuamente en forma rotativa. Puede usted mojar papel periódico en la tina con agua y hacer dos bolas. Apriételas con las manos, llevando el ritmo de pasos lentos o acelerados. El papel celofán es muy útil para lograr el sonido del fuego. Estrújelo con las manos suavemente. Usted aumenta o quita la intensidad del sonido con la suavidad o violencia con que lo estruje. Los truenos en una tormenta se pueden lograr con una plancha de tol (lata), cogiéndola de una esquina y moviéndola con intermitencia. Colocar una regla de madera sobre una superficie plana. Con la mano izquierda sujetar la regla por el medio y con la derecha levantarla y dejarla caer a discreción hasta obtener el ruido de un tiro. Hablar en un vaso plástico con un clip en el interior, el clip permite cierta vibración. Se pueden lograr con la portada de un disco, de precorazón ferencia nueva y sin disco, tomando las dos esquinas contrarias y moviendo despacio arriba y abajo. El aire acondicionado da la posibilidad de encontrar el sonido de lluvia, de mar, jugando más o menos con el volumen de la consola. También dando gran volumen se puede obtener el efecto de una cascada. Caballos Si usted tiene dos medios cocos, alterne los golpes sobre una caja que contenga espuma-flex y pedacitos de ramas secas. Alterne el golpe, dos a la mano derecha y uno a la izquierda. De acuerdo a la velocidad que dé a los golpes, tendrá un trote o un galope. Bocina o corneta En una construcción usted puede encontrar un tubo plástico. Sople y obtendrá el sonido de una trompeta. El diámetro de la embocadura puede ser de uno o dos centímetros. Tome un tambor pequeño, con cuero en ambos lados (conga) y frote suavemente con los dedos alrededor del cuero.
6

Pasos en lodo

Fuego

Truenos

Tiro

Teléfono

Latidos de

Lluvia, mar

Viento

Nadar

Este sonido requiere tan sólo de un balde de agua y un ladrillo (bloque) agujereado. Se realiza el movimiento, sin fuerza, introduciendo sólo un poco de ladrillo, y en posición de arriba hacia abajo. Con los mismos objetos (balde, tina, ladrillo), se introduce con más fuerza el ladrillo y el mismo movimiento de arriba hacia abajo. Con dos pedazos de cinta magnetofónica, soplar en medio, en frecuencia de dos en dos. Con una máquina de escribir, haga sonar las teclas en los números que desee. Al final con algo metálico, roce con rapidez las palancas de las teclas y suelte el carro de la máquina para que suene el timbre.

Remar

Gaviotas

Sumadora

Cargar un arma Reloj de péndulo

Al abrir y cerrar una engrapadora, tiene usted un arma cargada. Materiales: Un carrete plástico de cinta abierta, 3 paletas o pedazos de madera de diferente tamaño. Uso 1: El carrete plástico de cinta abierta se coloca en una tornamesa o tocadiscos en el lugar del disco. 2: Se toman dos paletas de madera y se las fija perpendicularmente con cualquier material, en los extremos opuestos de los canales guías. Es decir que cada paleta quede fijada como los clavos de una ruleta. 3: Se enciende la tornamesa o tocadiscos a 33 r.p.m. 4: La tercera paleta permanece fija en cualquier punto, pero de manera tal que las otras dos deben, en cada giro, chocar con ella. En el símil de la ruleta esta paleta cumple el papel de la pluma o flecha. 5: El sonido deseado se consigue aumentando o disminuyendo la tensión de la tercera paleta. Al mantenerse constante la velocidad de giro, es lógico, que cada choque entre las paletas se dará en lapsos iguales, lo que constituye el principio en que se basa el reloj. El micrófono también permite variar el sonido de acuerdo a la distancia a que sea colocado. (Invención genial del técnico de sonidos de CIESPAL: Luis Paredes)
7

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->