Los niños que crecen solos en su hogar son hijos únicos y también son primogénitos y ‘ultimitos'.

Tamaño de letra:

Muchas teorías de prominentes psicólogos como Adler, Freud, Skinner y Eysenck han explicado la importancia del orden de nacimiento en el desarrollo de la personalidad y, por supuesto, se ha tomado mucho en cuenta al caso específico de los hijos únicos. Sin embargo, ahora más que nunca, un alto número de hogares cuenta con hijos únicos por diversas razones y, por eso, es importante desmitificar algunas percepciones sin fundamento e informarse un poco más sobre este tema, conociendo más a fondo el origen de términos como: el síndrome del hijo único o incluso el síndrome del pequeño emperador.

Debido a que los hijos únicos no tienen hermanos con quienes interactuar, ellos aprenden a depender de sí mismos. Sin embargo, suelen tener ciertas dificultades en socializar a pesar de que no necesariamente su condición de ser únicos los haga introvertidos o extrovertidos. Si bien calificativos como: egoístas, mimados y complicados han sido con frecuencia usados para describirlos, lo cual sugeriría que su condición es algo no deseable, no siempre aquellas personas que no han tenido hermanos y/o hermanas desarrollan esa clase de características, según lo explican Juju Chang y Sara Holmberg corresponsales de la cadena de noticias ABC, quienes hicieron una investigación muy interesante sobre el tema.

Uno de los ejemplos usados por esta investigación fue el de una madre, hija única que también tiene un hijo único y que ha sentido en carne propia los prejuicios existentes. Según ella, cuando las personas le conocen y se enteran de que no tuvo hermanos, de inmediato el comentario es: "Debes haber sido una mimada, mandona y todo eso que los hijos únicos son...". El mito del hijo único viene desde finales de la década del 1800 cuando G. Stanley Hall, conocido como el fundador de la psicología infantil, determinó que ser un "hijo único", era en realidad una peste. De allí en adelante, muchos investigadores han ido estableciendo otros parámetros en el análisis y eso ha llevado a nuevas y más exactas apreciaciones de la condición de ser únicos.

Así, según Susan Newman, psicóloga de la Universidad de Rutgers y autora del libro "Parenting an Only Child" (ser padres de un hijo único), el mito ha sido perpetuado desde entonces y por ello la gente, en general,

Introversión y extroversión Se cree que el hijo único al crecer solo sin hermanos se torna tímido e introvertido. mandones. además. Según la doctora Newman. no se halla determinada por esta condición. aprenden a ser más críticos y observadores pues existe una interrelación más directa con los padres y reciben. Según las psicólogas María Elena López y María Teresa Arango.revistafamilia. si es eso lo que ven de sus padres. dice la experta y añade que. estas psicólogas consideran que los niños pueden aprender a comportarse de manera agresiva por imitación.4r19y3Ao. sin duda.dpuf . Si bien un amplio número de estudios ha demostrado que no existe diferencia en cuanto a que los hijos únicos y los que no lo son actúen como emperadores o sean mimados y difíciles.php/articulos-padres-e-hijos/561-el-dilema-del-hijo-unico#sthash. una atención individual y personalizada al no existir otros niños en el hogar. pero la tendencia a interesarse por el mundo interior de sus pensamientos y sensaciones o por el mundo exterior de las cosas y las personas. solitarios y hasta desadaptados. "Esto significa más tiempo para la lectura. la explicación para esta ventaja está en que los hijos únicos cuentan con todos los recursos financieros de sus padres con lo cual pueden tener lecciones extras o especiales en lo que fuera necesario y. "Lo que sí es una realidad es que al estar rodeados solo de adultos suelen entrar en la madurez prematuramente y esto les permite desarrollar la destreza que quizá no tengan sus amigos para saber discutir con sus padres y tener excelentes capacidades verbales. señala la experta. "Se han hecho cientos de estudios e investigaciones que demuestran que los hijos únicos no son diferentes a otros niños que provienen de hogares con más hijos". mejores notas en los exámenes y mayores niveles de logro educativo y profesional. sí hay una diferencia significativa cuando se analiza el tema de la inteligencia. dicen las autoras. por tanto un hijo único no es agresivo por ser único sino por las características del medio que determinan tal comportamiento. Ellas consideran que ciertos problemas que experimentan los niños. Por otro lado. por fortuna.ec/index. como depender de los padres. "la lista de calificativos negativos es interminable". sino que también se pueden presentar en familias que tienen varios hijos y que se debe más bien a la forma de educar de los padres y de impartir la disciplina. dos habilidades que le serán de gran ayuda a la hora de aprender a negociar y conciliar con los demás". ser complacidos en todos sus deseos. En cuanto a la agresividad. más tareas escolares realizadas a tiempo y eventualmente mejores notas en sus pruebas y exámenes". pues las familias que solo tienen un hijo son absolutamente normales y esos niños suelen tener un desarrollo tan sano como el de un niño que tiene hermanos. las características tradicionalmente asociadas con el hijo único son un mito. de otros adultos o de sus compañeros. no hay evidencia científica de que estos estereotipos tengan asidero alguno.califica a los únicos como malcriados. de Grupo Editorial Norma. ser sobreprotegidos e introvertidos no son solo característicos de los hijos únicos. "Un hijo único adulto comenta que su mayor ventaja ha sido haber desarrollado la capacidad de estar solo y entretenerse por sí mismo. autoras del libro ‘El hijo único'. el hecho de no tener hermanos con quienes pelear ni de quienes defenderse impulsa a muchos niños únicos a asumir comportamientos más tranquilos y a veces más maduros que los llevan a evitar conflictos". señalan las autoras. agresivos. Un estudio realizado a lo largo de 20 años ha demostrado que la educación dada por los padres a los hijos únicos da como resultado niveles educativos más altos.See more at: http://www. .

por lo tanto. y revertir los errores que pueden existir en la crianza. Suelen tener ciertas dificultades en socializar. Son misteriosos. no comparten mucho sus intimidades. Stanley Hall. pues. le preparan la mochila para el día siguiente “para que no se olvide de nada” y además estamos casi seguros de que “aún no hacen bien las cosas”. Sin embargo estudios sicológicos sobre el síndrome de hijo único demuestran que no tiene ningún sustento patológico. con lo cual aumentan el sentimiento de soledad que les caracteriza. En fin que no ha sido preparados para vivir en sociedad. se convierte en un imponderable. controladores. es la tenencia de un solo hijo/a. se demoran en ser independientes pues lo visten por la mañana “para que no llegue tarde a la escuela”. la atención familiar… También se dice que son orgullosos. algunos llegan la punto de colocarles una televisión en el dormitorio o equipos de música para que vea y oiga lo que les gusta. a fin de evaluar cuanto de ellos y ellas se habla. pero la realidad es que la uniparidad es lo más frecuente en los tiempos que corren Por lo tanto volver la mirada a lo que los especialistas denominan el Síndrome del hijo único. no se preocupan en lo más mínimo de ver si sus actos afectan a las personas con quién conviven. se consideran “el centro del universo”. se dedican a hacer su voluntad pasando por encima de quién sea. determinó que ser un “hijo único”. Generalmente tardan más tiempo en salir solos pues los progenitores consideran durante más tiempo que “son muy pequeños/as todavía”. De manera general son tildados/as de individualistas. sus adultos viven la vida por él En un afán por que gocen de los beneficios que en muchas ocasiones les fueron negados a sus padres y madres.El Síndrome del hijo único: una reflexión La tendencia más actualizada en relación con la fecundación en las familias cubanas (y de gran parte del mundo). Las razones son diversas y adquieren prioridad en dependencia de las condiciones y características de la pareja. se impone . por lo que se fomenta la indiferencia y haraganería. ambiciosos. conocido como el fundador de la psicología infantil. al no tener hermanos. nunca han sentido la necesidad de compartir juguetes. El mito del hijo único viene desde finales de la década del 1800 cuando G. la habitación. estas y muchas características negativas más los definen. En resumen. Así. y llegan a convertirse en “pequeños dictadores”. era en realidad una desgracia.

Suelen ser confiados en sí mismos. El problema es fundamentalmente sociológico. permisos exigencias. ocurrentes. Son muchachos/as generalmente sedados. existen múltiples maneras de conseguir la socialización desde las edades tempranas. usan más la imaginación. tienen mayor madurez que cualquiera de su edad. . pues parecen adultos por el lenguaje que usan para expresar sus ideas. Además también desarrollan una serie de habilidades que le servirán para la vida futura. son perceptivos y sensibles. En las condiciones de Cuba. Por la manera de expresarse a muchos les llaman “chiquiviejos”. En primer lugar. saben jugar juegos de mesa y digitales. ordenados. aman los rompecabezas. y llegan a ser los populares cerebritos por ser inteligentes. creativos. En conclusión. no todos los hijos/as únicos son como se describe anteriormente. saber encauzar las características positivas y tomar las medidas para evitar el desarrollo de actitudes negativas será la clave del éxito en la educación de este tipo de personas. inquietos por aprender. Aunque abogo por la multiparidad más importante que tener hermanos es recibir una cuota equilibrada de cuidados.desmitificar algunas percepciones sin fundamento. ni siquiera se puede asegurar que estos comportamientos constituyan una regularidad en quienes no tiene hermanos. coleccionan algunas cosas o leen libros. con capacidad de liderazgo. prejuicios existentes. y sentirse seguro de su derecho a tener éxitos y fracasos.