P. 1
Ley Orgánica del Banco Nacional de la Vivienda No. 5894 de 1962

Ley Orgánica del Banco Nacional de la Vivienda No. 5894 de 1962

|Views: 1.924|Likes:

More info:

Published by: Escuela Nacional de la Judicatura on May 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/21/2012

pdf

text

original

LEY ORGÁNICA DEL BANCO NACIONAL DE LA VIVIENDA NUMERO 5894, DEL 12 DE MAYO DE 1962 GACETA OFICIAL NO.

8663 DEL 20 DE JUNIO DE 1962 ARTICULO 1.- Por la presente ley se crea el Banco Nacional de la Vivienda, que tendrá personalidad jurídica y administración autónoma y que cumplirá las siguientes funciones: 1.-Complementar los recursos de las asociaciones de ahorros y préstamos para la vivienda y demás entidades organizadas sin ánimo de lucro para financiar la adquisición y construcción de vivienda familiar o mixta, de carácter económico, incluyendo edificaciones de condominio, según la Ley No. 5038 de l. 2.- Estimular la creación y funcionamiento de asociaciones de Ahorros y Préstamos para la Vivienda en las regiones donde el número de habitantes y la demanda de habitación lo justifiquen. 3.- Ejercer todas las facultades y cumplir todas las obligaciones que le confiere la presente ley con el fin de desarrollar una política de dirección y reglamentación del crédito hipotecario de las asociaciones de ahorros y préstamos para la vivienda. Las demás personas y entidades autorizadas para recolectar ahorros a cualquier título y destinarlos a vivienda estarán sometidas a las reglamentaciones que sobre préstamos hipotecarios dicte el Banco Nacional o Estatutos. . 4.- Dictar sus propios Reglamentos o Estatutos. 5.- (Modificado por el Art. 1 de la Ley Núm 29, del 23 de octubre de 1963, G.O.Núm. 8801, del 30 de octubre de 1963). Asegurar las cuentas de ahorros que se abran en las Asociaciones de Ahorros y Préstamos. Estas cuentas quedan aseguradas de pleno derecho hasta la suma de RD$5,000.00*. El Consejo de Administración cuando así lo estime necesario, pude elevar este límite. El saldo de cada cuenta de ahorro quedará asegurada contra pérdidas de cualquier naturaleza, y de acuerdo con las disposiciones siguientes: (*) De conformidad con la Resolución No. 23/85 dictada el 18 de febrero de 1985 por el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda, tendrá que ser asegurada toda cuenta de ahorro abierta y que se abra en las Asociaciones de Ahorros y Préstamos hasta un monto de RD$100,000.00. Dentro de la expresión "cuenta de ahorro" se incluirán las cuentas en libretas y los certificados de depósitos a plazo fijo en la Asociaciones. Se excluirán sin embargo, las cuentas en libretas y certificados de depósitos a plazo fijo e indefinido, propiedad del banco Nacional de la Vivienda en la Asociaciones, así como los depósitos que efectúen los organizadores y asociados con el propósito de construir el capital mínimo requerido para establecer una Asociación de Ahorros y Préstamos, en tanto dichos depósitos no puedan ser retirados ni dados en garantía de a préstamos, según lo dispone la Resolución 2/85 del Consejo de

Administración del Banco, de fecha 14 de enero de 1985. 1) El Banco fijará periódicamente la prima a pagar por las Asociaciones y el costo de la misma deberá ser satisfecho como parte de sus gastos administrativos, sin que en ninguna forma puede cargarse a los depositantes. 2) Las Asociaciones pagarán las primas en la forma y plazo fijado por el Consejo de Administración y estarán sujetas en caso de morosidad en el pago a las sanciones y multas que establezca el reglamento de la presente ley, sin perjuicio de las demás medidas que puedan ser tomadas conforme al artículo 39 de la Ley No. 5897, de fecha 14 de mayo de 1962. 3) Si alguna Asociación se encontrare en la imposibilidad de restituir los depósitos que le fueren reclamados, deberá comunicar este hecho al Banco y se procederá conforme a las disposiciones siguientes: a) Cuando la imposibilidad se deba a una momentánea falta de liquidez, a juicio del Banco, éste otorgará a la Asociación afectada los préstamos que fueren necesarios. b) Si la imposibilidad de devolver los depósitos no fuera de carácter transitorio, a juicio del Banco, éste procederá a la intervención inmediata de la Asociación. Dentro de los 60 días siguientes, el Banco, a su elección, dispondrá: 1) El pago en moneda de curso legal de todos los depósitos hasta el monto asegurado 11) Colocar las cuentas de los depositantes en otra Asociación, que se encuentre operando convenientemente en la misma región y que acepte el traspaso. El reglamento de la presente ley establecerá las normas y procedimiento de las operaciones a que se refieren los incisos precedentes. El Banco tendrá el derecho de tomar las acciones que correspondan para establecer las responsabilidades civiles y penales que puedan afectar a los administradores y funcionarios de la Asociación intervenida, por sus actos de gestión realizados con dolo, fraude, negligencia o imprudencia. 6) Actuar como agente financiero del INSTITUTO NACIONAL DE LA VIVIENDA, y proveer seguros para las hipotecas que origine dicha institución y dentro de las normas que para tales efectos acuerden ambas instituciones. Para estos fines, el Banco mantendrá las cuentas que fueren necesarias. 7) (Agregado por el Art. 2 de la Ley Núm. 29, del 23 de Octubre de 1963, G.O.Núm 8801). El Banco queda facultado para: Realizar operaciones de seguro de hipotecas que se identificará con la sigla F.H.A. (Fomento de Hipotecas Aseguradas) para garantizar al acreedor hipotecario el cobro íntegro del principal, intereses y demás accesorios del préstamo, mediante el pago de la prima pactada en la forma y bajo las condiciones que se establecen en las secciones siguientes, el reglamento de la presente ley, y las normas operativas que dicte el Banco. A Tales efectos, el Banco tendrá facultad para expedir los resguardos de Asegurabilidad F.H.A., los Títulos de Seguro F.H.A.y los certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A. 1) (Mod. por la Ley Núm. 517, del 1ro. de diciembre de 1969. G.O. Núm. 9167 del 2 de Diciembre de 1969). Únicamente podrán ser objeto del seguro los préstamos hipotecarios concedidos para: a) La adquisición, construcción y mejoramiento de Viviendas en urbanizaciones debidamente aprobadas por los organismos competentes o en zonas existentes cuyas características cumplan con las normas de planificación y construcción establecidas por

el Departamento de Seguros de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda. En estos casos los préstamos hipotecarios a un plazo no mayor de 30 años que otorguen las entidades aprobadas podrán ser objeto de seguro por un monto de préstamo que no exceda del noventa por ciento del valor de tasación que sobre el inmueble realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda. Los préstamos hipotecarios a un plazo no mayor de 20 años que otorguen las entidades aprobadas para ser destinados a la construcción o adquisición de edificios en las áreas comerciales podrán ser objeto de seguro sobre un monto que no exceda del cincuenta por ciento del valor de tasación que sobre las mencionadas áreas destinadas a usos comerciales realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda*. b) La adquisición y construcción de apartamientos para vivienda en edificios en condominio construidos conforme a la ley y en las mismas condiciones establecidas en el párrafo anterior. En este caso, los préstamos hipotecarios a un plazo no mayor de 20 años para las áreas comerciales y de oficinas del edifico de viviendas en condominio podrán ser objeto de seguro por un monto que no exceda del cincuenta por ciento del valor de tasación de la mencionada área destinada a uso comercial o de oficina que realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda. El valor total asegurable de estas áreas no podrá exceder del cincuenta por ciento del valor total asegurable de las áreas destinadas a viviendas. (*) Art. 5.- De la Ley 517 del 1ro. de Diciembre de 1969, G.O.9167. Las disposiciones del artículo 33 de la ley Orgánica del banco Nacional de la Vivienda No. 5894 del 12 de mayo de 1962, modificada por la Ley No. 29 de fecha 23 de octubre de 1963 y por la Ley No. 153 del 20 de febrero e 1964, serán aplicables, en todo su alcance, a las hipotecas, contratos de participación en hipotecas y certificados de Deudas Inmobiliarias FHA que se originen de conformidad con lo establecido en la modificación del apartado 1) del inciso 7 del artículo 1ro. de la Ley Orgánica del Banco Nacional de la Vivienda objeto de la modificación contenida en el artículo 1ro. de esta Ley. c) La construcción de viviendas individuales en cantidades no menor de 20 unidades y de edificios para viviendas de no menos de tres unidades; que en ambos casos vayan a ser destinadas para alquiler. En caso los préstamos hipotecarios a un plazo máximo de 30 años sobre dichos edificios o viviendas individuales para renta podrán ser objeto de seguro por un monto que no exceda del noventa por ciento del valor de tasación que sobre los mencionados edificios o viviendas individuales realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda, debiéndose tener en cuenta para el otorgamiento del seguro que por la presente ley se establece que el edificio o viviendas individuales puedan producir suficiente renta para pagar las cuotas de interés y amortización del préstamo hipotecario, gastos de operación, gastos de mantenimiento, seguros e impuestos. Para los fines de este seguro el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda establecerá periódicamente las normas operativas que fueren necesarias a fin de que en cada caso el avalúo sea obtenido en base a los estimados de valor por capitalización del ingreso, del costo de reemplazo de las unidades de vivienda y de los demás criterios que para los fines de evaluación determinen las normas que regulan el Seguro de Hipotecas FHA. Los edificios de vivienda y viviendas individuales para alquiler podrán tener áreas dedicadas a comercio y oficinas, caso en el cual el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda podrá extender el seguro de hipotecas a dichas áreas de comercio y oficinas en la misma proporción establecida en el segundo párrafo de la letra a), siempre y cuando el valor total asegurable de estas área no exceda del cincuenta por ciento del valor total asegurable de las áreas destinadas a

viviendas. El Seguro FHA podrá extenderse a los anticipos que realice el acreedor hipotecario para la construcción del edificio o viviendas, mediante el pago de la prima que se establezca. El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda establecerá la renta de las unidades de viviendas, áreas comerciales y de oficinas durante la vigencia del seguro. Las rentas establecidas podrán ser revisadas periódicamente por el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda. Ninguna disposición del sistema legal del control o regulación de la cuantía de los alquileres será aplicable a los alquileres de los inmuebles objeto del seguro que por la presente se establece, durante la vigencia de dicho seguro. d) La construcción de edificios para oficinas, comercio y para oficinas y comercio, ya sean éstos en su totalidad o en parte para vender en condominio, para alquiler o para uso del propietario. En estos casos los Préstamos hipotecarios a un plazo máximo de 20 años, podrán ser objeto del seguro por un monto que no exceda del cincuenta por ciento del valor de tasación que sobre los mencionados edificios realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda, debiendo el Banco tomar en cuenta para el otorgamiento del seguro que por la presente ley se establece que los edificios tengan un valor locativo o puedan producir una renta suficiente en cada caso para garantizar el pago de las cuotas de interés y amortización del préstamo hipotecario, gastos de operación del edificio, gastos de mantenimiento, seguros e impuestos. A este respecto, el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda establecerá las normas operativas que fueren necesarias a fin de que en cada caso el avalúo sea obtenido conforme a lo establecido en el segundo párrafo de la letra c) y, asimismo, el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda establecerá la renta de las oficinas y locales comerciales, durante la vigencia del seguro. Las rentas establecidas podrán ser revisadas periódicamente por el Consejo de Administración. Ninguna disposición del sistema legal de control o regulación de la cuantía de los alquileres será aplicable a los alquileres de los inmuebles objeto del seguro que por la presente ley se establece, durante la vigencia de dicho seguro. e) La construcción de viviendas y hoteles en zonas que promuevan el desarrollo turístico del país, cuando los proyectos por su naturaleza Y facilidades de infraestructura así lo justifiquen y cumplan con las normas de planificación y construcción establecidas por el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda. En este caso los préstamos hipotecarios a un plazo no mayor de 15 años que otorguen las entidades aprobadas o las instituciones financieras o inversionistas a través de dichas entidades podrán ser objeto de seguro por un monto que no exceda del sesenta y cinco % del valor de tasación que sobre las viviendas u hoteles realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda. Antes de otorgarse los resguardos de asegurabilidad, el Banco Nacional de la Vivienda obtendrá además la opinión favorable de la Dirección General de Turismo, respecto de los referidos proyectos. f) La cancelación de gravámenes existentes sobre viviendas en el caso previsto en la parte in-fine del inciso 1) del artículo 31 de la Ley Núm.5897 del 14 de mayo de 1962, sobre Asociaciones de Ahorros y Préstamos para la Vivienda y el refinanciamiento de las deudas hipotecarias en todos los casos previstos en la presente ley. El Banco Nacional de la Vivienda, por resolución de su Consejo de Administración podrá

en los casos de préstamos hipotecarios destinados a viviendas a que se refiere la letra a) de este inciso aumentar hasta un noventa y cuatro por ciento el porcentaje de seguro establecido cuando a su juicio lo justifiquen las condiciones generales del mercado hipotecario. El Banco Nacional de la Vivienda, por resolución de su Consejo de Administración podrá en los casos de préstamos hipotecarios para las áreas comerciales a que se refiere el apartado a) y las áreas comerciales y de oficinas a que se refiere el apartado b) de este inciso, variar el porcentaje de seguro establecido hasta un máximo de un sesenta por ciento cuando a su juicio lo justifiquen las condiciones generales del mercado hipotecario. El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda podrá autorizar a las Asociaciones de Ahorros y Préstamos a otorgar los préstamos hipotecarios sobre las áreas comerciales a que se refieren los apartados a) y b) de este inciso, hasta un sesenta por ciento el valor de tasación. Para estos, caso, el Consejo de Administración podrá aumentar hasta un ochenta por ciento este porcentaje cuando a su juicio lo justifiquen las condiciones generales del mercado hipotecario. El Consejo de administración del Banco Nacional de la Vivienda podrá autorizar a las Asociaciones de Ahorros y Préstamos a otorgar préstamos hipotecarios a largo plazo en los casos previstos en la letra c) de este inciso. El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda dictará periódicamente las normas que considere adecuadas sobre los métodos y procedimientos que las Asociaciones de Ahorros y Préstamos deberán seguir para ese tipo de operaciones y fijará el porcentaje de los activos que las Asociaciones de Ahorros y préstamos podrán destinar a los mismos, monto de los préstamos y localización de las unidades a construirse. El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda establecerá, en general, las normas operativas del seguro hipotecario previsto en este inciso. g) (Agregado por el Artículo Unico de la Ley No. 258 del 31 de diciembre de 1971). La construcción de una segunda planta independiente para alquilar sobre una vivienda ya construida; la construcción de edificios de viviendas de dos unidades para alquiler; la construcción de un salón comercial en la baja y de una vivienda en la segunda planta, ambos para el uso del propietario; la construcción de un salón comercial para alquiler en la planta baja y de una vivienda en la segunda planta para el uso del propietario; la construcción de un salón comercial en la planta baja para el uso del propietario y de una vivienda para alquiler en la segunda planta; cualquier caso de construcción o combinación de construcción para el uso del propietario o para alquiler o refinanciamiento no previsto en las letras anteriores. Las solicitudes de seguro previstas en el párrafo anterior serán sometidas caso por caso al Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda y estarán sujetas a las autorizaciones, reglamentaciones y demás provisiones contenidas en las letras anteriores a), b), c), d) e) y f) de este mismo inciso. El importe del seguro a pagar, que resulte de la correspondiente liquidación del seguro conforme a la presente letra g) se efectuará en Certificados de Deuda Inmobiliaria F.H.A. h) (Agregado por la Ley No.548 del 8 de diciembre de 1976, publicada en la Gaceta Oficial No.9422 del 29 de enero de 1977). La adquisición, construcción y mejoramiento de viviendas, de apartamientos para viviendas en edificio en condominios; de vivienda o apartamientos de viviendas para arrendamiento con promesa de venta, cuyos préstamos hipotecarios a un plazo máximo de 40 años sobre las construcciones descritas precedentemente, podrán ser objeto de seguro hasta el noventa y siete por ciento (97%)

del valor de tasación que sobre los mencionados inmuebles o unidades de viviendas individuales o en condominio realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda. Los préstamos hipotecarios que sean objeto de seguro conforme al presente párrafo deberán ser realizados en su totalidad o en parte dentro de los planes de desarrollo social para los trabajadores y empleados de cualquier tipo de empresa y efectuados por empresas, por cooperativas de los trabajadores y empleados, por sindicatos; por planes de retiro y pensiones por cualquier otra combinación de asociación entre patrones y trabajadores y empleados, y por instituciones de crédito públicas o privadas. Estos préstamos deberán propiciar la vivienda familiar en propiedad o arrendamiento con promesa de venta a los trabajadores y empleado de las empresas comerciales, agrícola, industriales y de cualquier otro tipo o fin, a mediante subsidio de la tasa de interés de los préstamos hipotecarios, de subsidios en la renta a pagar por los trabajadores y empleados o de cualquier otro tipo de subsidio que establezca el plan. Los subsidios antes señalados se harán conforme a las negociaciones que en cada caso realicen los patrocinadores y los beneficiarios. En todo caso los planes que involucren el alquiler de viviendas será, reglamentados en forma que sean conducentes a la ulterior y final obtención de viviendas en propiedad por los beneficiarios. El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda fijará hipotecarios descritos en el presente párrafo, así como las condiciones y cláusulas de los contratos de arrendamiento con promesa de ventas. Las Asociaciones de Ahorros y Préstamos, el Instituto Nacional de la Vivienda y las demás Entidades Aprobadas establecidas en el país podrán administrar las hipotecas que sean aseguradas conforme al presente literal. Asimismo las Asociaciones de Ahorros y Préstamos, el Instituto Nacional de la Vivienda y demás Entidades Aprobadas podrán participar en el financiamiento para la adquisición y mejoramientos de los inmuebles descritos, bajo la condición de que no asuman ningún subsidio en los interés ni concedan financiamiento para el pago inicial, excepción hecha del Instituto Nacional de la Vivienda que podrá otorgar subsidios en los intereses y financiamiento para pagos iniciales, de acuerdo con sus normas de operación. Las disposiciones del Artículo 16 de la Ley Núm. 5892, que crea el Instituto Nacional de la Vivienda, de fecha 10 de mayo de 1962 modificada por la Ley Núm. 693 del 3 de abril de 1963, se aplicarán a los casos de financiamiento contemplados en la presente Ley. En caso de reclamación, el pago del Seguro establecido en el presente literal, por parte del Banco Nacional de la Vivienda se abonará en efectivo o en Certificados de Deudas Inmobiliarias FHA, a opción del acreedor hipotecario. En caso de que la reclamación se refiera a planes de arrendamiento con promesa de venta, el pago del seguro establecido en el presente literal, se efectuará en Certificados de Deudas Inmobiliarias FHA, emitidos de acuerdo a lo establecido en el Ordinal X, del inciso 7 del Artículo Primero de la presente Ley. i) Los préstamos que se realicen a los trabajadores y empleados o a otras beneficiarios, destinados a solventar el pago inicial para la adquisición, construcción y mejoramiento de viviendas y apartamientos para viviendas en edificios en condominios, descritos en el literal precedente, podrán ser asegurados por el Banco Nacional de la Vivienda contra todo riesgo y hasta el límite de un 25% del valor de tasación que sobre dichos inmuebles realice el Departamento de Seguro de Hipotecas FHA del Banco Nacional de la Vivienda, bajo la condición de que dichos préstamos se efectúen a una tasa de interés subsidiario y en condiciones que no resulten onerosas al presupuesto familiar de los trabajadores y empleados o de los otros beneficiarios. Sin embargo, el Instituto Nacional de la Vivienda podrá conceder este tipo de préstamos a un interés subsidiado, de conformidad con sus

normas de operación. El Consejo de Administración deberá fijar periódicamente la tasa máxima de interés para estos préstamos y elevar el porcentaje antes señalado, cuando así lo estime necesario, para facilitar la adquisición de las unidades de vivienda o su mejoramiento. Además, fijará periódicamente el monto, forma y plazo de las primas a pagar por las personas e instituciones que opten por el seguro establecido en el presente literal. El importe del seguro establecido a pagar por el Banco en favor de las personas e instituciones reclamantes se efectuará en bonos nominativos o al portador a elección del reclamante que serán emitidos con el mismo vencimiento, intereses y forma de pago de los créditos asegurados que dieran origen a la reclamación de pago del seguro, de los intereses atrasados de dichos créditos en que haya tenido que incurrir el reclamante. Los Bonos que emita el Banco para cumplir con sus obligaciones de pago resultante de las reclamaciones del Seguro de Crédito establecido en el presente párrafo gozarán de todas las garantías y prerrogativas, condiciones y exenciones establecidas en los Artículos 10 y 33 de las presente Ley. El Consejo de Administración establecerá en general, todas las normas operativas y cualesquiera otras condiciones de los seguros previstos en la presente ley. II) Los préstamos para ser asegurado deberán llenar las siguientes condiciones: a) Que el importe principal por unidad de vivienda no exceda de los porcentajes que en relación con el valor de tasación el inmueble fijen las tablas establecidas por las normas operativas del Banco para el F.H.A. El referido principal no excederá en ningún caso de RD$15,000.00* por unidad de vivienda, sin perjuicio de que el Consejo de Administración pueda modificarlo cuando a su juicio lo justifiquen las condiciones económicas del país. b) Que el crédito se garantice con hipoteca en primer rango sobre el inmueble afectado. c) Que el interés no exceda las tasas fijada por el Consejo de Administración devengable solamente sobre las cantidades adeudadas y pagadero por mensualidades. d) Que el principal sea amortizable por pagos mensuales que incluyan los correspondientes intereses, impuestos, contribuciones y primas de seguro, en un término que no exceda de los límites establecidos en las normas operativas del Banco para el F.H.A. e) Que en toda propiedad ofrecida en garantía de un préstamo hipotecario exista un margen de seguridad entre el valor locativo del inmueble y la cuantía de los pagos mensuales obligatorios.. Este margen se fijará de acuerdo con los factores que determinen del valor de tasación de los inmuebles, apreciados por el Consejo de Administración. f) Modificado por el Art. 1 Ley Núm. 306, del 24 de junio de 1964, G.O. Núm 8869 del 27 de junio de 1964).- "Que las solicitudes para el seguro de hipotecas sean sometidas solamente por entidades que se dediquen como prestamistas a financiar viviendas en los términos del ordinal 1 del inciso 7 del artículo 1ro., previamente aprobadas por el Banco, las que se llamarán "Entidad Aprobada", o por las entidades aprobadas de pleno derecho. Ninguna Entidad Aprobada que no sea de pleno derecho podrá dedicarse a negocios relativos a la urbanización de terrenos, construcción o mejoramiento de viviendas. Son de pleno derecho, Entidades Aprobadas, las Asociaciones de Ahorros y Préstamos, el Instituto Nacional de la Vivienda y todas las instituciones de crédito sometidas a la inspección de la Superintendencia de Bancos y Seguros. Las Otras entidades deberán obtener la aprobación del Banco de acuerdo con las normas del Banco para el F.H.A. Los

resguardos que expida el Banco a solicitud de una entidad aprobada se harán siempre a nombre de ésta que será la única autorizada a otorgar el préstamo y a administrar la hipoteca correspondiente. III) Para los efectos del Seguro de Hipotecas y de las operaciones que le sean conexas, el Banco podrá: a) Establecer las normas Operativas del Seguro de Hipotecas y dictar las reglas complementarías e instrucciones que sean necesarias para su funcionamiento. b) Aprobar las Tablas por las cuales deba regirse el sistema de seguro, determinando las proporciones entre los préstamos hipotecarios asegurables y el valor de las propiedades que le sirvan de garantía a los mismos. c) Aprobar la tasa máxima y mínima de interés que podrá cargarse en las hipotecas que vayan a ser objeto de seguro. d) Establecer las primas que deban cobrarse por el Seguro de Hipotecas, las que en ningún caso, excederán del uno por ciento(1%) anual del crédito asegurado, y los derechos que deban cobrarse por el despacho de las solicitudes de aseguramiento y los demás servicios que se acuerde prestar. e) Autorizar, previa decisión de la Junta Monetaria la emisión de los Certificados de Deudas Inmobiliarias. F.H.A. necesarios para cubrir en cada caso el importe de los resguardos con deudor específico que se hubieren expedido. El Consejo de Administración, previa comprobación de los requisitos y condiciones que lo justifiquen, emitirá dichos Certificados en la cuantía necesaria para cubrir el pago del Seguro, e informará mensualmente a la Junta Monetaria. f) Acordar la reparación, mantenimiento, arrendamiento y venta de los inmuebles que formen parte del Fondo de Garantía F.H.A., y la cesión de los créditos hipotecarios, así como todo gasto que deba llevarse a cabo. g) Conocer y aprobar las solicitudes de seguro presentadas por las Entidades Aprobadas y emitir Resguardos de Asegurabilidad, cuyos documentos contendrán, los compromisos del Banco respecto al seguro de las hipotecas. h) Autorizar los actos, operaciones y negocios que deba realizar el F.H.A., de conformidad con la presente ley, su reglamento y sus normas operativas. 1V) (Mod. por Art. 2 Ley Núm. 306, del 24 de junio de 1964, G.O. Núm. 8869 del 27 de junio del 1964).- "Los resguardos de Asegurabilidad F.H.A., y los Títulos de Seguros F.H.A., Serán otorgados según las condiciones que se establecerán periódicamente en las normas operativas del Banco para el F.H.A. Los Títulos de Seguro F.H.A., contendrán el plazo, form. y condiciones a cumplir por el asegurado para obtener el pago del Seguro. Estos Títulos de Seguro F.H.A., una vez otorgados, gozarán de la garantía subsidiaría e ilimitada del Estado en cuanto al principal, intereses y demás accesorios del título hipotecario". V) Los Resguardos de Asegurabilidad ampararán las operaciones concertadas. En virtud de este documento el crédito hipotecario de que se trate adquiere el derecho a los beneficios del Seguro de Hipoteca (F.H.A.). VI) El Resguardo de Asegurabilidad F.H.A., debe contener, por lo menos, los datos siguientes: a) Nombre de la Entidad Aprobada que tramita la solicitud y del acreedor hipotecario beneficiario del Seguro.

b) La descripción y las especificaciones de la construcción de los inmuebles cuyas hipotecas serán objeto del Seguro y su plan de financiamiento y amortización. c) Mención de que el acto de la hipoteca que vaya a ser objeto del seguro será formalizado de acuerdo con las condiciones y requisitos que establezcan el reglamento de la presente ley y con el modelo que adopte el Banco para el F.H.A. D) Duración del Seguro. e) Primas que deban pagarse. f) Manifestación de que el crédito hipotecario de que se trata, quedará definitivamente asegurado siempre que la Entidad Aprobada cumpla con las condiciones fijadas en el Resguardo de Asegurabilidad. El Resguardo de Asegurabilidad se reemplazará con un Título de Seguro en cuanto se cumplan las estipulaciones y condiciones requeridas en la presente sección. g) Manifestación de que el Seguro de Hipotecas será reclamable y pagadero conforme a las disposiciones de esta ley, y Cualesquiera otras condiciones del Seguro. VII) Cuando habiéndose extendido un Resguardo de Asegurabilidad el Banco niegue la expedición del Seguro correspondiente por causas imputables al deudor hipotecario, extenderá un Certificado en el cual señalará las condiciones o requisitos del Resguardo de Asegurabilidad que no hayan sido cumplidos por el deudor. La expedición de este Certificado le hará perder el deudor el beneficio del término estipulado y hará exigible inmediatamente el crédito hipotecario y el titular o tenedor del mismo, podrá ejecutar la hipoteca de acuerdo con el procedimiento establecido en el artículo 37 de la presente Ley. El referido Certificado de incumplimiento se considerará para todos los efectos legales, como complementario del acto de constitución de la hipoteca que garantiza el crédito para exigir la expresada ejecución. VIII) El titular o tenedor de una obligación hipotecaria asegurada tendrá la siguiente opción: a) Cobrar el Seguro reclamando su pago dentro de los 30 días siguientes a la fecha de la notificación de la sentencia de adjudicación en cuyo caso deberá ceder al Banco el inmueble que garantizaba la obligación hipotecaria objeto del Seguro y que se le haya adjudicado en el procedimiento de ejecución o en otra forma legal. Cuando una Entidad Aprobada haya actuado en el procedimiento de ejecución, en representación del titular o tenedor de la obligación hipotecaria, el plazo arriba indicado correrá a partir de la fecha en que dicha Entidad Aprobada le haya notificado al titular o tenedor, por correo certificado, la sentencia de adjudicación. b) Recibir en pago de las sumas adeudadas, el inmueble garantía adjudicado en subasta. Al extinguirse la deuda hipotecaria por pago al acreedor o su cesionario, deberá entregar al Banco el Título de Seguro F.H.A., correspondiente, para fines de cancelación. IX) Cuando el acreedor o el cesionario del crédito hipotecario asegurado haya optado por cobrar el Seguro, cumplirá las siguientes condiciones: a) Ceder al Banco el inmueble-garantía adjudicado en el procedimiento de embargo inmobiliario u obtenido en otra forma legal. b) Entregar al Banco el título de Seguro F.H.A., para fines de cancelación. X) (Mod. por la Ley Núm. 517 del 1ro. de diciembre de 1969, G.O. Núm. 9167 del 2 de diciembre del 1969).- "El importe del seguro a pagar que resulte de la correspondiente

liquidación se abonará en efectivo o en Certificados de Deudas Inmobiliarias FHA a opción del acreedor hipotecario, salvo cuando se trate de los préstamos o refinanciamiento hipotecarios sobre las áreas comerciales y de oficinas a que se refieren la letra a) y la letra b) y a los préstamos o refinanciamientos hipotecarios a que se refieren las letras c), d) y e) del apartado 1) del inciso 7 del artículo 1ro. de la presente ley, en cuyos casos la correspondiente liquidación se efectuará en Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A. XI) (Mod. por Ley 517 del 1ro. de diciembre de 1969, G.O. Núm. 9167 del 2 de diciembre del 1969). Para constituir el Fondo de Garantía del seguro de Hipotecas (F.H.A., el Estado Dominicano aporta la suma de tres millones de pesos oro (RD$3,000,000.00) que se mantendrá separado de los otros fondos del Banco Nacional de la Vivienda. Este Fondo estará afectado permanentemente a las obligaciones que contraiga el Banco Nacional de la Vivienda en relación con el Seguro de Hipotecas. El Estado hará las aportaciones al Fondo en un plazo de 5 años a partir de la publicación de la presente ley, en efectivo inmuebles o Bonos del Estado. El Fondo de garantía del Seguro de Hipotecas y sus incrementos deberán siempre utilizarse, comprometerse, mantenerse, disponerse, invertirse o en cualquier otra forma administrarse de manera completamente independiente a los demás recursos del Banco Nacional de la Vivienda. Los estados financieros del Banco deberán mostrar separadamente las operaciones del Fondo de Garantía del Seguro de Hipotecas. Para desarrollar un mercado secundario de las hipotecas aseguradas, el Fondo podrá adquirir hipotecas o participaciones de hipotecas aseguradas. XII) Los Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A., estarán respaldados con las garantía específicas siguientes: 1) Con el fondo de garantía anteriormente descrito. 2) Con un fondo inmobiliario que se integrará: a) Con el valor de los inmuebles y créditos hipotecarios que hayan sido cedidos al Banco por los asegurados conforme a la sección (IX) del presente inciso, de manera que la expedición de Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A., requerirán ineludiblemente el previo ingreso en dicho fondo del valor del inmueble o del crédito hipotecario correspondiente . b) Con el valor de los inmuebles que hayan sido cedidos en pago al Banco por los deudores hipotecarios y con los que adquiera por adjudicación en los procedimientos de ejecución correspondientes. 3) Con un fondo obtenido por la venta y amortizaciones que se formará: a) Con el importe de las ventas que se hagan de los inmuebles integrantes del fondo inmobiliario. b) Con el importe de las cantidades que reciba, judicial o extrajudicialmente, para la amortización o pago total o parcial de los créditos hipotecarios integrantes del fondo inmobiliario. 4) Además de las garantías específicas, descritas en los incisos 1), 2) y 3) de la presente sección, los Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A., tendrán la garantía subsidiaria e ilimitada del Estado. XIII) Los Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A. a que se refiere la sección XII del presente inciso, solamente se expedirán para solventar las obligaciones derivadas de los

Seguros de Hipotecas concedidos de acuerdo a los términos de esta ley. Dichos Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A., serán admisibles con inversiones del Instituto Dominicano de Seguros Sociales y otras entidades o fondos de retiro así como para depósitos o fianza en igualdad de condiciones con los Certificados del Tesoro. XIV) (Sustituido por el Art. 3, Ley Núm. 306 del 24 de junio de 1964, G.O. 8869 del 27 de junio de 1964).- Los Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A., tendrán la misma fecha de vencimiento que la hipoteca que dió origen a su expedición así como las mismas condiciones establecidas en el crédito hipotecario para la amortización, intereses y forma de pago. La garantía subsidiaria e ilimitada del Estado comprenderá en primer término el pago de los intereses atrasados y cualesquiera gastos relacionados con los mismos en que haya tenido legalmente que incurrir el acreedor hipotecario y segundo término el pago del saldo insoluto del crédito más los intereses y demás accesorios del mismo. El Banco podrá redimir los Certificado de Deudas Inmobiliarias F.H.A., en cualquier momento, pagado el principal e intereses hasta la fecha de redención. ARTICULO 2.- El Banco tendrá su domicilio principal en la ciudad de Santo Domingo. Por decisión de su Consejo de Administración podrá establecer sucursales y agencias en otras localidades del país, sin necesidad de aprobación del Superintendente de Bancos. El Banco podrá nombrar corresponsales y fundar agencias en las ciudades del exterior donde su Consejo de Administración del Superintendente de Bancos. ARTICULO 3.-- La duración del Banco será indefinida. ARTICULO 4.-- El Capital Autorizado del Banco será la suma de diez millones de pesos oro (RD$10,000,000.00), susceptible de aumentos de acuerdo con lo dispuesto por esta ley. Las acciones serán nominativas, tendrán un valor nominal de mil pesos oro (RD$1,000.00), suscritas exclusivamente por el Estado Dominicano a nombre del Tesorero Nacional y por las Asociaciones de Ahorros y Préstamos para la Vivienda y no podrán ser enajenadas a Gobiernos extranjeros ni a particulares. Para iniciar las operaciones del Banco el Estado dominicano suscribirá dos mil acciones que pagará íntegramente de contado, o sea la cantidad de dos millones de pesos oro (RD$2,000,000.00). El Banco podrá determinar que toda asociación de ahorros y préstamos para la vivienda estará obligada a suscribir y pagar íntegramente de contado acciones del Banco Nacional de la Vivienda por una suma no superior al dos por siento (2%) del principal no pagado de la totalidad de los créditos hipotecarios que tenga en su cartera a la fecha de la suscripción. Para este efecto durante los dos primeros años de la existencia del Banco, las acciones se computarán por su valor nominal, y después de dichos dos años el precio de las acciones será fijado por el Consejo de Administración del Banco de Acuerdo con su valor en libros. El Monto del principal no pagado de los créditos hipotecarios de cada asociación se fijará anualmente por el Banco Nacional y las Asociaciones quedarán autorizadas para aumentar o disminuir el número de su acciones ajustándolo al dos por ciento (2%) de la fijación periódica. El Banco podrá determinar la inversión que deben hacer las asociaciones en el momento de su fundación en acciones del Banco Nacional de la Vivienda. Las asociaciones podrán en cualquier momento adquirir y poseer acciones por valor en exceso del dos por ciento (2%) antes mencionado. El valor en libros arriba mencionado, es el que resulte de dividir el capital, fondo legal de reservas y utilidades sin repartir del Banco al tiempo de la venta, por el número de acciones. El Consejo de Administración del Banco tendrá facultad para variar el porcentaje antes

indicado, de acuerdo con la situación de cada asociación. Una vez que expire el décimo año de operaciones del Banco, el cincuenta por ciento (50%) de las acciones que suscriban y paguen las asociaciones serán emitidas con cargo al capital autorizado del Banco y otro cincuenta por ciento (50%) por venta de las acciones del Banco propiedad del Estado dominicano, conforme decisión del Consejo de Administración. Las Asociaciones poseedoras de acciones del banco no podrán constituirlas en prenda u otra forma de garantía a favor de personas distintas al Banco Nacional de la Vivienda. Todo aumento del Capital del Banco será decretado por el voto de la mayoría del Consejo de Administración. El capital del Banco será aumentado siempre que sea necesario para artículo par fines de su afiliación. ARTICULO 5.- Para aprobar la solicitud de organización de las asociaciones el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda tendrá en cuenta: 1.- Que su objeto sea la financiación de la vivienda familiar o mixta de carácter, económico; 2.- Que sus préstamos tengan garantía hipotecaria y plazos no menores de cinco años ni mayores de veinticinco años; 3.- Que sus sistemas de operación y proyecciones financieras sean tales que les permitan recibir depósitos de ahorros sin riesgos para el público y realizar préstamos en condiciones de seguridad; 4.- Que sus directores, gerentes y demás administradores sean solventes e idóneos y que no persigan en las operaciones interés personal directo o indirecto, 5.- Declaración jurada de los solicitantes de que la Asociación cumplirá con las normas que dicte el Banco, conforme se establece en el artículo 13. ARTICULO 6.- En cualquier momento en que una Asociación dejaré de cumplir los requisitos del precedente artículo será desafilada e intervenida mediante resolución del Consejo de administración del Banco. La Asociación desafiliada queda en la obligación de cumplir las medidas que el Consejo de Administración del Banco adopte en cuanto a las acciones de éste que aquella posea, pero en ningún caso a vencerlas por precio inferior al valor nominal. La asociación así desafiliada deberá disolverse dentro de los seis meses siguientes a la fecha de la Resolución del Banco y liquidar sus negocios. Dicha liquidación será realizadas en la forma prevista en el artículo 36 de la Ley General de Bancos No. 1530, publicada en la Gaceta Oficial No. 6699, de fecha 13 de octubre de 1947. ARTICULO 7.- El Banco estará facultado para realizar los actos y operaciones celebrar los contratos que sean necesarios o conducentes al logro de sus funciones. ARTICULO 8.- El Banco podrá conceder préstamos a cualquier Asociación afiliada. Estos préstamos estarán sujetos a las limitaciones: 1.- Se destinarán, exclusivamente a la financiación de construcción. adquisición o mejora de la vivienda familiar. salvo lo previsto en el numeral 6 de este artículo; 2.- Si el préstamo se garantiza con créditos hipotecarios que a su vez se encuentren garantizados por el Estado Dominicano o por uno o más establecimientos bancarios, su cuantía podrá ser por el total del saldo no pagado del principal de la hipoteca o hipotecas dadas en garantía, y deberá ser amortizado en un plazo no mayor de diez años mediante cuotas trimestrales iguales;

3.- Si el préstamo se garantiza con obligaciones hipotecarias sobre vivienda o edificación mixta dedicada a vivienda y comercio, de amortización gradual en plazos no menores de cinco años ni mayores de veinticinco años, su cuantía podrá ser hasta por el noventa por ciento (90%) del saldo no pagado del principal de la hipoteca o hipotecas dadas en garantía, y deberá ser amortizado en un plazo no mayor de diez años mediante cuotas trimestrales iguales; 4.- El plazo de los préstamos otorgados por el banco no excederá en caso de los plazos de las obligaciones hipotecarias constituidas en garantía; 5.- Si la Asociación de Ahorros y Préstamos no tiene otra obligación contraída, salvo los depósitos, el préstamo podrá hacerse mediante un pagaré sin garantía específica, reembolsable en un plazo máximo de doce meses y cuyo monto no podrá exceder del diez por ciento (10%) del activo de la Asociación. 6.- Los préstamos destinados a cubrir el retiro de los depósitos cuando las circunstancias lo justifiquen para mantener la confianza en las asociaciones, podrán otorgarse sin garantía, y en las condiciones que el Consejo de Administración del banco estime prudentes; 7.- Los créditos hipotecarios constituidos como garantía de préstamos del banco tendrán pleno efecto en favor del banco sin necesidad de notificación al deudor. El servicio de dichos créditos continuará haciéndose a la asociación pero si ésta incurriera en mora o en otra forma incumpliera sus obligaciones, podrá el Banco intervenir la asociación. 8.- El Banco podrá condicionar sus préstamos a una asociación a la obligación por parte de ésta de suscribir y pagar de contado acciones del Banco por un monto no superior al uno por ciento (1%) del principal; y 9.- El Banco se reserva el derecho de exigir a las asociaciones prestatarias, cuando lo considere necesario por razones de seguridad, la constitución de garantías adicionales o la sustitución de las existentes. ARTICULO 9.- En virtud de decisión del Consejo de Administración podrá el Banco constituir depósitos a la vista o a término en la asociaciones afiliadas. El plazo no podrá exceder de cinco (5) años, pero puede pactarse que el reembolso del depósito, vencido el plazo, se realice por cuotas periódicas que en ningún caso podrán ser inferiores al veinte por ciento (20%) anual. Estos depósitos individuales a término y causarán un interés inferior en un punto al que paguen las asociaciones a los depositantes de ahorros. ARTICULO 10.- (modificado por el Artículo Unico de la Ley No. 257 del 30 de octubre de 1975; Gaceta Oficial No. 9384 del 8 de noviembre de 1975). El Banco podrá tomar dinero a préstamo con o sin garantía, en las condiciones que establezca el Consejo de Administración. Podrá emitir letras y otorgar pagarés endosarlos descontarlos. Por acuerdo de su Consejo de Administración podrá emitir bonos; títulos, cédulas hipotecarias y otros valores y obligaciones a corto, mediano y lago plazo, pagaderos en el país o en el exterior expresados en moneda nacional o en moneda extranjera, con la aprobación de la Junta Monetaria, en las condiciones que se consideren convenientes en cada caso. Los bonos. títulos y demás obligaciones emitidos por el Banco y los intereses devengados por los mismo estarán garantizados por sus activos y por la garantía subsidiaría e ilimitadas del Estado, así mismo gozarán de las exenciones previstas en el Artículo 33 de la presente Ley. Las cédulas hipotecarias podrán ser nominativas o el portador y estarán especialmente garantizadas por las obligaciones a favor del Banco y a cargo de las Asociaciones afiliadas que se encuentran a su vez garantizadas con hipotecas conforme a los

numerales 2 y 3 del Artículo 8, o adquiridas conforme al Artículo 16 de esta Ley, y gozarán además de la garantía establecida en el ordinal c) del Artículo 30 de la presente Ley. El monto de las cédulas hipotecarias emitidas por el Banco no podrá exceder en ningún momento del valor del capital no pagado de los créditos hipotecarios en poder del Banco, incluyendo para todos estos fines las hipotecas originadas por el Instituto de la Vivienda. La amortización de los valores y obligaciones podrá hacerse por medio de sorteos periódicos que fijará el Consejo de Administración. En los sorteos relativos a cédulas hipotecarias deberá amortizarse el número de cédulas necesarias para que el valor nominal de las que hayan de quedar en circulación no exceda del capital no pagado de las obligaciones y créditos hipotecarios mencionados en el párrafo precedente. Los requisitos de los bonos, títulos, cédulas hipotecarias y otros valores y obligaciones los determinará el Consejo de Administración con la aprobación de la Junta Monetaria, de acuerdo a los reglamentos que se promulguen para la ejecución de esta Ley. ARTICULO 11.- El deterioro, la destrucción y la pérdida o extravío de una o varias cédulas se regirán por lo dispuesto por los reglamentos que se dicten para la ejecución de la presente ley. ARTICULO 12.- El conjunto de las obligaciones del Banco para con terceros no podrá exceder, en ningún tiempo de doce veces el importe de su capital pagado y reserva legal, ambos saneados. ARTICULO 13.- (Mod. por el Art.3, Ley Núm. 29 del 23 de octubre de 1963. G.O.Núm. 8801 del 30 de octubre de 1963). El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda podrá: 1) Dictar normas de carácter general, obligatorias para las Asociaciones, sobre los métodos y procedimientos que deban seguir en sus operaciones. Estas normas fijarán la composición de los activos, la determinación de los plazos requisitos, márgenes de garantía y otras condiciones de los préstamos. El Plazo de los préstamos no podrá ser mayor de mayor de 30 años. 2) Fijar periódicamente la línea de crédito para las Asociaciones, teniendo en cuenta principalmente la política que considere más aconsejable de acuerdo con las necesidades del Sistema Nacional de Ahorros y Préstamos para la Vivienda. 3) Conocer a las Asociaciones préstamos a corto plazo para fines de liquidez. 4) Fijar y variar las tasas de interés para las operaciones de préstamos de las Asociaciones, pudiendo establecer tasas diferentes para el estímulo de los planes de viviendas que merezcan especial desarrollo. 5) Señalar las tasas máximas y mínimas de interés que las Asociaciones podrán cobrar sobre sus préstamos previa aprobación de la Junta Monetaria. La Asociación que cubre en exceso de las tasas autorizadas quedará obligada a restituir el exceso cobrado, sin perjuicio de las sanciones que el banco pueda aplicar en esos casos en virtud de la presente Ley No.5897, del 14 de mayo de 1962. El Banco, además tendrá derecho de ejercer las acciones penales y civiles en los casos en que proceda. 6) Fijar y variar periódicamente, previa aprobación de la Junta Monetaria, el encaje de las Asociaciones, el cual deberá ser mantenido en dinero efectivo o en activos, de fácil liquidación que hayan sido previamente aprobados por el Banco. Para determinar el encaje no se computarán los préstamos que recibieron las

Asociaciones del Banco. 7) Determinar y variar el monto máximo del préstamo total que una asociación puede otorgar a una persona para fines de vivienda familiar o mixta, y los montos máximos de los préstamos para financiamientos de proyectos colectivos de vivienda familiar. 8) Determinar regiones o zonas geográficas dentro de las cuales las asociaciones podrán operar. 9) Establecer las normas operativas del Seguro de las cuentas de ahorros en las Asociaciones y dictar las reglas e instrucciones complementarías que sean necesarias para su funcionamiento. 10) Autorizar el establecimiento de sucursales a solicitud de las Asociaciones. Las Asociaciones no podrán establecer sucursales sino dentro de la Zona donde funciona su oficina principal,, a menos que el Banco lo autorice. 11) Vigilar el cumplimiento, por parte de las asociaciones, de las disposiciones que se dicten en el ejercicio de las facultades conferidas al Banco en el presente artículo. Para tales efectos, tendrán libre acceso a toda documentación, caja y cartera de las asociaciones sin restricción de ninguna especie. 12) Autorizar la compra, venta y pignoración de hipotecas o derechos de participación en hipotecas, constituidas en favor de las Asociaciones. Las Resoluciones que dicte el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda, serán obligatorias para las Asociaciones de Ahorros y Préstamos. 13) (Agregado por la Ley 517 del 1ro. de diciembre de 1969, G.O.Núm. 9167 del 2 de diciembre de 1969). El Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda podrá autorizar de las Asociaciones de Ahorros y Préstamos a realizar préstamos a un plazo no mayor de dos años para la adquisición y desarrollo de terrenos aptos para el fomento de urbanizaciones siempre que ostíon garantizados por hipotecas en primer rango sobre los terrenos a desarrollar y por las obras de urbanización que mejoren dichos terrenos, sin perjuicio de otras garantías reales y personales que sean requeridas por las Asociaciones prestamista y bajo la condición de que la Asociación prestamistas otorgue un compromiso para el financiamiento de las viviendas que se construirán sobre esos terrenos . Estos préstamos no podrán ser mayores de un ochenta por ciento (80%) del valor de tasación FHA de dichos terrenos, más el noventa por ciento (90%) del valor de tasación FHA de las obras de urbanización. 14) (Agregado por la Ley 517 del 1ro. de diciembre de 1969, G.O. Núm. 9167 del 2 de diciembre de 1969). El Consejo de Administración del Banco Nacional y Préstamos a realizar préstamos de construcción a los patrocinadores de proyectos de viviendas o edificios de viviendas en condominio a un plazo no mayor del plazo concedido en el compromiso de las entidad aprobada que haya otorgado el financiamiento a largo plazo de las hipotecas y por un monto no mayor del ochenta por ciento del valor de tasación del proyecto, sin perjuicio de otras garantías reales y personales que sean requeridas por las Asociaciones prestamistas. En los casos previstos en los incisos 13) y 14) el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda dictará periódicamente las normas de carácter general que considere adecuadas sobre los métodos y procedimientos que las Asociaciones de Ahorros y Préstamos deberán seguir para ese tipo de operaciones. Estas normas fijarán el porcentaje de los activos que las Asociaciones podrán dedicar a ese tipo préstamos, los requisitos, plazo, interés y otras condiciones pertinentes. ARTICULO 14.- El Banco podrá aceptar depósitos de las Instituciones afiliadas, del Estado

Dominicano, de sus organismos autónomos, de los municipios y de otras entidades públicas y privadas, de las instituciones bancarias autorizada a operar en la república, los depósitos de garantía en favor de entidades nacionales de Derecho Público, y pagar intereses sobre dichos depósitos. Central la constituir depósitos en el Banco nacional de la Vivienda. ARTICULO 16.- El Banco Nacional de la Vivienda podrá invertir sus fondos en obligaciones del Gobierno, siempre que dichas obligaciones se hayan bajo la firma solidaria del Instituto Nacional de la Vivienda, para financiar planes de vivienda familiar o edificaciones mixtas de carácter económico. ARTICULO 17.- Con el fin de promover un mercado de hipotecas o de cubrir la emisión de títulos hipotecarios podrá también el Banco adquirir de las Asociaciones créditos destinados a vivienda familiar o a edificaciones mixtas de carácter económico, garantizados con hipoteca de inmuebles situados en la República Dominicana, y enajenarlos en el país o en el exterior. ARTICULO 18.- El Banco destinará un 10% de sus utilidades líquidas de cada ejercicio a constituir y mantener un fondo de reserva legal. Sólo cuando dicho fondo ascienda al 20% o más de su capital pagado podrá el Banco reducir la destinación al 5% de sus utilidades líquidas. El fondo de reserva legal no podrá ser reducido a menos del 20% de capital del Banco sino para atender a pérdidas en exceso de utilidades no repartidas. ARTICULO 19.- El encaje sobre los depósitos recibidos en el Banco Nacional de la Vivienda y el de los títulos de deudas favorecidos en sorteos, se fijarán por la Junta Monetaria, lo mismo que la composición de dichos encajes. ARTICULO 20.- (Mod. por la Ley No. 153, del 20 de Febrero de 1964 G.O.8837 del 29 de Febrero de 1964). Las facultades y poderes que le confiere la presente ley al Banco Nacional de la Vivienda, serán ejercidos por un Consejo de Administración se realizarán en siguiente forma: Miembros ex-oficio: El Gerente General del Banco Nacional de la Vivienda, y su suplente el Sub-gerente de la misma institución. Cuatro miembros y sus suplentes, designados por el Poder Ejecutivo en la siguiente forma: dos de sendas ternas que a su requerimiento le proveerán el Secretario de Estado de Finanzas y la Junta Monetaria, y dos escogidos libremente. Con excepción del Gerente General, el Poder Ejecutivo designará libre y expresamente entre los demás miembros cual de ellos presidirá el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda. Habrá un Gerente General, nombrado conforme se indica más adelante, cuyas atribuciones serán fijadas por los reglamentos internos del Banco. El Consejo de Administración podrá designar uno o más Sub-Gerentes y otros funcionarios y fijar sus atribuciones. El Control del Banco estará en manos del Consejo de Administración y las asociaciones de ahorros y Préstamos para la vivienda afiliadas no tendrán derecho a votar sino para la elección de dos miembros del Consejo de Administración y de sus suplentes, cuando se cumplan las condiciones dispuestas en el artículo 21 de esta ley, en cuyo caso sustituirán a los miembros designados por el poder Ejecutivo. Para ser miembros del Consejo de Administración del Banco se requiere ser ciudadano dominicano. El Consejo de Administración fijará la dieta de los miembros del Consejo de

Administración del Banco se requiere ser ciudadano dominicano. El Consejo de Administración fijará la dieta de los miembros del Consejo y la remuneración del Gerente General y demás empleados del Banco. Deberá reunirse por lo menos quincenalmente y podrá ser convocado por el Gerente cuando lo considere necesario, o a solicitud de dos de sus miembros. El quórum será tres (3) miembros y los acuerdos se tomarán por mayoría de votos, salvo que esta Ley o los estatutos para casos especiales exigieran determinado número de votos. En caso de empate se repetirá la votación y si el empate persistiera se considerará negado el asunto. Las vacantes en el Consejo de Administración serán llenadas por el Poder Ejecutivo para el resto del período, en la forma dispuesta en el artículo 20. El Consejo de Administración podrá delegar en el Gerente General las funciones que corresponden al manejo diario de las operaciones del Banco y el gerente será responsable ante el Consejo por dicho manejo. ARTICULO 21.- Una vez que las Asociaciones de Ahorros y Préstamos para la Vivienda posean acciones del Banco Nacional de la Vivienda, computadas a su valor nominal, por un millón de pesos oro(RD$1,000,000.00) cuando menos tendrán derecho a elegir uno de los miembros del Consejo de Administración del Banco y un suplente de dicho miembro del Consejo. Cuando las asociaciones en conjunto tenga la propiedad del 40% de las acciones del Banco, tendrán derecho a elegir otro del Consejo de Administración y su suplente. Cada asociación afiliada tendrá derecho a un voto en dicha elección, la que será reglamentada por el Consejo de Administración del Banco, lo mismo de que el período del o de los miembros elegidos por las asociaciones. La elección de dichos miembros deberá ser informada al Poder Ejecutivo. ARTICULO 22.- Las prohibiciones y las incompatibilidades de los miembros del Consejo del Banco Nacional de la Vivienda; las del gerente, y las de sus respectivos suplentes, serán aquellas que se establezcan en los reglamentos. Los miembros del Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda no podrá ser directores, gerentes o administradores de otros establecimientos de crédito públicos o privados. ARTICULO 23.- El gerente del Banco y los Sub-Gerentes que determine el estatuto serán elegidos por el Consejo de Administración. El Gerente General será el representante legal del Banco, en tal virtud representará al Banco como demandante o demandado y en todos los actos de su vida jurídica. ARTICULO 24.- Toda sucursal del Banco Nacional de la Vivienda será manejado por su "Gerente de Sucursal" nombrado por el Consejo de Administración de dicho Banco. El Gerente de Sucursal será miembro y presidirá el Comité de Dirección de la misma que se compondrá de cuatro (4) miembros, además del Gerente, designados por el Consejo de Administración del banco. El Gerente de Sucursal y el Comité de Dirección de la misma tendrá únicamente las facultades que le confiere el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda dentro de las prescripciones legales y las de los estatutos. ARTICULO 25.- (Mod. por el Art. 3 de la Ley 29 del 23 de octubre del 1963. G.O. Núm. 8801 del 30 de octubre de 1963). El Banco podrá adquirir y poseer los siguientes inmuebles: 1) Los necesarios para el funcionamiento de su oficinas y dependencias, pudiendo

alquilar la parte no destinadas a esos fines. 2) Los que le sean traspasados por el Estado como aporte de capital, o recibidos por donación. 3) Los recibidos en pago de deudas y los que le sean adjudicados en subasta pública por razón de hipotecas constituidas a su favor o de las que fuere cesionario. ARTICULO 26.- El Banco estará obligado a dar al Superintendente de Banco los informes que éste le exija, y a someterse a la inspección de dicho funcionario, en la forma que el mismo lo solicite, en armonía con lo establecido en las leyes. El Banco estará sujeto al pago de las contribuciones para el sostenimiento de la Superintendencia de Bancos, sobre las mismas bases que deben hacerlo los demás bancos del país. Salvo disposición legal en contrario el Banco estará sujeto a las prescripciones de las leyes relativas a la revisión informes sanciones por infracción de la ley o de decretos y disposiciones reglamentarias. El Banco tendrá un Auditor que será nombrado por el Consejo de Administración. Las facultades y deberes del Auditor serán en lo pertinente, las mismas que las leyes atribuyen a los Comisarios de las Sociedades Anónimas. ARTICULO 27.- El Banco Nacional de la Vivienda queda autorizado a conocer préstamos dentro de un plazo que no exceda de 5 años con el propósito de proveer financiamiento a empresas privadas que se dediquen a la construcción de planes colectivos de vivienda familiar o mixta, de carácter económico, que se detienen a la venta al público, incluyendo edificaciones en condominio de conformidad con la Ley Núm 5038, de 1958, publicada en la Gaceta Oficial No.8308, de fecha 29 de noviembre de 1958, hasta el límite del 70% del valor comercial de los inmuebles ofrecidos en garantía siempre que los créditos que se otorguen con estos fines sean garantizados con hipotecas de primer rango, y que los planes hayan sido aprobados en su aspecto técnico por el Instituto Nacional de la Vivienda, pero no podrá invertir para este objeto sumas que excedan del 20% de sus recursos. ARTICULO 28.- Los Bancos comerciales quedan autorizados a conocer préstamos dentro del plazo límite, y en la proporción de sus recursos que determine la Junta Monetaria, con el propósito de proveer financiamiento empresas privadas que se dediquen a la construcción de planes colectivos de vivienda familiar o mixta, de carácter económico, que se destinen a la venta al público, incluyendo edificaciones en condominio de conformidad con la Ley No.5038, de 1958, publicada en la Gaceta Oficial No. 8308, de fecha 29 de noviembre de 1958, siempre que los créditos que se otorguen con estos fines sean garantizados con hipotecas en primer rango. La Junta Monetaria tomará en cuenta en cada caso las recomendaciones que sobre dichos planes dará en su aspecto técnico el Instituto Nacional de la Vivienda. ARTICULO 29.- Toda compañía extranjera de seguros deberá invertir un 10% adicional a los porcentajes indicados en el artículo 17 de la Ley No.3788, sobre Compañías de Seguros publicada en la Gaceta Oficial No. 7672, de fecha 24 de marzo de 1954, en cédulas hipotecarias que emita el Banco Nacional de la Vivienda, de conformidad con la presente ley, o en hipotecas aseguradas originadas por las Asociaciones de Ahorros y Préstamos para la Vivienda. Un 10% de las inversiones que conforme al artículo 16 de la citada ley deberán hacer las compañías nacionales de seguros, deberán hacerse en la forma descrita. ARTICULO 30. Las cédulas del Banco Nacional de la Vivienda y sus intereses, estarán

especialmente garantizadas: a) Por los crédito hipotecarios otorgados a favor del Banco y originados por la Asociaciones, que le haya sido traspasados; b) Por el capital y fondo de reservas del Banco; c) Por la responsabilidad subsidiaria e ilimitada el Estado. ARTICULO 31.- Los créditos hipotecarios del Banco Nacional de La Vivienda no serán embargables sino por los tenedores de las cédulas hipotecarias emitidas por el Banco. ARTICULO 32.- La garantía hipotecaria de las cédulas es colectiva. El conjunto de los créditos hipotecarios otorgados a favor del Banco y originados por las asociaciones, que le hayan sido traspasados, garantiza la totalidad y cada una de las cédulas puestas en circulación por el mismo Banco ARTICULO 33.- (Mod. por la Ley No.153 del 20 de feb. de 1964. G.O. Núm. 8837, del 29 de feb. de 1964). Las cédulas hipotecarias emitidas por el Banco, las hipotecas originales por las Asociaciones de Ahorros y Préstamos, por las demás Entidades Aprobadas, y por el Instituto Nacional de la Vivienda, los Certificados de Deudas Inmobiliarias F.H.A., los Contratos en Participación en Hipotecas, así como los interese que representan, estarán exentos del pago de toda clase de impuestos, derechos, tasas arbitrios, registros, honorarios de funcionarios o empleados público o municipales y cualquier otra contribución pública. Esta exención alcanza el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, y en consecuencia, estos títulos y sus accesorios no serán sometidos a indisponibilidad por causa del mismo, pudiendo ser objeto de toda clase de operaciones sin necesidad de permiso o autorización de parte de los poderes del Estado, ni de la autorización exigida por el Decreto No.2543, de fecha 22 de mayo de l y sus modificaciones. ARTICULO 34.- (Mod. por Art.3. Ley Núm. 29, del 23 de octubre de 1963, G.O. Núm.8801 del 30 de octubre de 1963). Las reglas relativas a la emisión, custodia, fiscalización, redención, cancelación, forma, interés, plazos y sorteos de las cédulas hipotecarias que emita El Banco Nacional de la Vivienda, y cualquier otra reglamentación que no haya sido específicamente hecha en la presente ley, serán establecidas por el reglamento que para la ejecución de la presente ley dicte el Poder Ejecutivo. El Banco podrá entregar Certificados provisiones de Cédulas Hipotecarias siempre que la emisión de las cédulas correspondientes de estas últimas haya sido debidamente autorizada, mientras se realiza la impresión de los títulos definitivos. Estos Certificados provisiones de Cédulas Hipotecarias son resguardos nominativos no negociables que el Banco podrá poner en circulación de manera provisional, para ser canjeados posteriormente por las Cédulas Hipotecarias que ellos representan, y con las condiciones que se indiquen en el respectivo texto. Los Certificados provisionales de Cédulas Hipotecarias deberán expresar y contener invariablemente el monto en dinero y cantidad de cédulas que representan, así como las condiciones y privilegios de tales cédulas. Las acción de los tenedores de Cédulas Hipotecarias para el cobro del capital prescribe a los diez(10) años. La acción para el cobro de intereses de la Cédulas Hipotecarias prescribe a los tres (3) años. ARTICULO 35.- (Mod. por la ley. Núm. 153 del 20 de Feb. de 1964, G.O. Núm. 8837, del 29 de Feb. de 1964).- Toda personal física o moral de derecho privado que se dedique al negocio de construir por cuentaajena o de vender viviendas pagaderas en plazos que excedan de dos años y mediante cuotas periódicas deberá registrarse en el Banco Nacional de la Vivienda antes de iniciar sus operaciones con el público.

Las que ya estuvieren operando y no se hayan registrado deberán hacerlo en el plazo de quince (15) días a partir de la entrada en vigencia de la presente ley y deberán, además cumplir con los requisitos que le exija el Banco. En todo caso, las mencionadas personas de derecho privado quedarán sometidas a las reglamentaciones que el Banco dicte para seguridad del público, independientemente del cumplimiento de la Ley NO.675, del 4 de agosto del y sus modificaciones. Las personas que infrinjan las anteriores disposiciones incluyendo las violaciones de las reglamentaciones que dicte el Consejo de Administración del Banco Nacional de la Vivienda dentro del límite de las atribuciones que le acuerda el presente artículo y cuando esas reglamentaciones estén aprobadas por el Poder Ejecutivo y debidamente publicadas serán castigadas con multa de cincuenta pesos (RD$50.00) a diez mil pesos (RD$10,000), moneda nacional, o con prisión de seis meses a cinco años o con ambas penas a la vez, según el monto y la naturaleza de cada caso, que serán apreciadas soberanamente por los jueces. Cuando se trate de personas jurídicas, las penas de prisión de ejecutarán en la personas de su Administrador, Gerente o Director. Solo el Gerente General del Banco Nacional de la Vivienda, con la aprobación del Consejo de Administración, podrá iniciar ante la autoridades judiciales competentes las acciones legales correspondientes. Si el Superintendente General de Bancos considerare en cualquier momento que una Entidad Privada no está en buenas condiciones para continuar sus negocios o que los pagadores de avances o cuotas periódicas están en peligro de ser defraudados, o cuando comprobare que una Entidad Privada esté infringiendo las disposiciones de la presente ley, o las reglamentaciones que se adoptaran conforme a este artículo, dicho funcionario podrá solicitar la liquidación de la Entidad conforme al procedimiento que establece el artículo 36 de la Ley General de Bancos NO. 1538 a, publicada en la Gaceta Oficial No.6699, de fecha 13 de octubre de 1947. ARTICULO 36.- El Banco no estará sujeto a impuestos o derechos con motivos de su constitución y organización, y asimismo a cualquier otro impuesto, tasa o contribución, nacionales* o municipales, inclusive el impuesto sobre beneficios, en ninguna de las categoría establecidas en Ley No. 3861, y sus modificaciones, publicada en la Gaceta Oficial No.7713, de fecha 29 de junio de 1954. Todos sus actos, contratos, y los títulos que emita o documentos que suscriba, estarán también exentos de impuestos nacionales o municipales. ARTICULO 37.- (Mod. por el Art. 3, Ley Núm. 29 del 23 de octubre de 1963, G.O.Núm. 8801 del 30 de octubre de 1963). El Banco y las Entidades Aprobadas podrán ejercer, cuando los deudores de cuotas periódicas no la satisficieren en los plazos fijados, el procedimiento ejecutorio del embargo inmobiliario, y tendrán los mismos privilegios que confiere el Título 111, Capítulo 1, Sección V de la Ley No. 6186, de fecha 12 de febrero de 1963, al Banco Agrícola de la República Dominicana, relativos a la seguridad y reembolso de los préstamos en la expropiación y venta que persiga en ejecución de los mismos, y por tanto dichas disposiciones se aplicarán a los procedimientos que para tales fines realice el Banco o Entidad Aprobada. Las reglas establecidas en los artículos 132, 133, 134, 135, y 136 de la Ley No.6186, de fecha 12 de febrero de 1963, relativos a la inscripción provisional y sus efectos, regirán para el Banco o Entidades Aprobadas. Concedido un préstamos por el Banco o las Entidades Aprobadas, los bienes dados en garantías no serán embargables por créditos personales posteriores a la constitución de la hipoteca.

Esta inoponibilidad producirá efecto a contar de la fecha de anotación a que se refieren los artículos antes citados de las Ley No. 6186. El Banco o las Entidades Aprobadas podrán invocar esta inoponibilidad en todo estado de causa. * De conformidad con la Ley No. del 23 de mayo de 1967, publicada en la G.O.Núm. 9036 del 24 de mayo de 1967, quedaron suprimidas las exoneraciones de derechos e impuestos de aduana a los organismos oficiales y semi-oficiales y a las instituciones autónomas y semi-autónomas del Estado. Asimismo, en los casos arriba señalados, el Banco o las Entidades Aprobadas podrán solicitar por medio del procedimiento establecido en los artículos 806, 807 y 808 del Código de Procedimiento Civil, que a el tribunal ponga la administración del inmueble hipotecado a cargo del solicitante. La sentencia no estará sujeta a ningún recurso, ordinario o extraordinario. Dichas rentas no podrán ser cedidas ni embargadas en perjuicio del Banco o las Entidades Aprobadas. En consecuencia los embargos o cesiones de estas rentas sólo surtirán efectos sobre los saldos que resulten a favor del beneficiario. A partir de la fecha de la notificación de la sentencia al favor del Banco o las Entidades Aprobadas y éstos podrán exigir a los inquilinos el pago directo de los alquileres, los cuales serán aplicados al servicios de las cuotas vencidas y a las cargas. Esta situación cesará tan pronto como el deudor haya puesto al día el servicio de la obligación hipotecaria, bien por imputación de las rentas de la administración a las cuotas insolutas o por pago efectuado directamente. Dentro de las mismas diligencias el Banco o las Entidades Aprobadas rendirán cuentas de su administración a los deudores. ARTICULO 38.- El consejo de Administración queda facultado para formular los reglamentos que fueren necesarios para la debida ejecución de la presente ley los que deberán ser sometidos a la aprobación del Poder Ejecutivo. ARTICULO 39.- La presente ley deroga toda otra ley o parte de ley de 1963, G.O. Núm. 8801 del 30 de octubre de 1963.) Los créditos otorgados por las Asociaciones y Entidades Aprobada serán transferibles en propiedad en las forma siguientes: 1) De acuerdo a las reglas del derecho común. 2) Mediante endoso en propiedad. El endoso deberá contener el nombre, apellidos y domicilio del endosatorio, la fecha que se haya extendido y las firmas del endosante y del endosatario, certificados por notario y deberá, para que sea oponible al deudor y a terceros, inscribirse en Conservaduría de Hipotecas del Distrito Judicial en que se encuentre radicado inmueble hipotecado, o, si se tratare de terrenos registrados, se procederá a inscripción de acuerdo con la Ley de Registro de Tierras. en un la el su

3) Mediante contrato de "PARTICIPACIÓN EN HIPOTECAS" de acuerdo a las estipulaciones que se pacten en los mismos. En los contratos de "PARTICIPACIÓN EN HIPOTECAS" las Hipotecas permanecerán a nombre de la Asociación o Entidad Aprobada cedente estará en la obligación de cobrar, como gestor del cesionario, la deuda hipotecaria de acuerdo a los términos de las hipotecas, la que comprenderá el cobro o ejecución judicial en caso de incumplimiento del deudor. Por estos servicios la Asociación o Entidad Aprobada cedente podrá cobrar al cesionario un cargo por cobranza da hasta l% anual sobre el monto del crédito o su parte proporcionalmente además, los costos, gastos y honorarios de la ejecución que proporcionalmente le correspondan, siempre que no le hubieren sido reembolsados por

el deudor. DADA por el Consejo de Estado, en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los doce días del mes de mayo de mil novecientos sesenta y dos, años 119 de la independencia y 99 de la Restauración. RAFAEL F. BONNELLY Presidente de la República y del Consejo de Estado NICOLAS PICHARDO DONALD J. READ CABRAL Primer Vicepresidente Segundo Vicepresidente MONS. ELISEO PÉREZ SÁNCHEZ LUIS AMIAMA TIO Miembro Miembro ANTONIO IMBERT BARRERA JOSÉ FERNÁNDEZ CAMINERO Miembro Miembro RAFAEL F. BONNELLY Presidente de la república dominicana En ejercicio de las atribuciones que me confiere el artículo 118 (transitorio) de la Constitución de la República; PROMULGO la presente Ley, y mando que sea publicada en la Caceta Oficial, para su conocimiento y cumplimiento. DADO por el Consejo de Estado, en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los catorce días del mes de mayo de mil novecientos sesenta y dos, años 119º de la Independencia y 99º de la Restauración. RAFAEL F. BONNELLY

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->