Está en la página 1de 2

Abismo Hay un abismo.

Un terrible abismo sin fondo se tendi p a c i e n t e m e n t e entre el borde del vaso en el que bebo y esta boca que ya no quiere ser ma.

Para acabar la tinta Ahora se convertirn estos recuerdos en palabras todo este sentir cautivo en el papel no se aterren estas cuatro paredes si una alucinacin de sangre se escapa hasta la puerta no, si inunda la calle es una tonta ilusin que se borrar tan pronto el sol de la maana extienda sus alambres sobre mis ventanas.

Como el silencio Sobre el tejado, pesados murmullos sostienen los aos contra las paredes.

En el fondo de la casa habitan soles que han cado con los das, dejando tibias miradas en el instante de una noche de msica. Sobre la mesa palabras en espiral, y tu voz lejana regresa en el mudo rumor de la madera.

Traspatio Los das seguirn sucedindose uno tras otro. Esta soledad no es mayor que la de ayer ni el grito ms sonoro hoy.

Las voces pasan por todos los continentes de mi memoria, soy andante sin asidero ni tierra, soy el ltimo sobreviviente de una raza que mis sueos crearon. El viento se arremolina entre mis recuerdos, y la danza del tedio contina frente al espejo.

Es la hora, hay que descender todos los escalones sin tregua tal vez hasta maana.

Manuel Alejandro Rodrguez