P. 1
BOMBAS2

BOMBAS2

|Views: 2|Likes:
Publicado pormarcotecsup

More info:

Published by: marcotecsup on Aug 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/25/2015

pdf

text

original

II.

- BOMBAS CENTRÍFUGAS
SEMEJ ANZA Y CLASIFICACIÓN
II.1.- RELACIONES DE SEMEJ ANZA
Si l l amamos n, q, N y C al número de revol uci ones por mi nuto, al caudal , a l a potenci a y al
par motor de una bomba prototi po, y n’, q’, N’ y C’, l as correspondi entes caracterí sti cas de su
model o, para una rel aci ón de semejanza geométri ca λ = D/D’, l as ecuaci ones general es de seme-
janza de l as bombas son:
a) Para el nº de rpm y la altura manométrica:

Prototi po, u = ξ 2 g H
m
=
π D
2
n
60

Model o, u' = ξ 2 g H
m'
=
π D
2'
n'
60

¹
;
¹
)
¹

H
m
H
m'
=
D
2
n
D
2'
n'
;
n
n'
=
D
2'
D
2

H
m
H
m'
= λ
-1

H
m
H
m'
b) Para los caudales y la altura manométrica:

Prototi po, q = k
2

2
c
2m
= k
2

2
k
2m
2 g H
m

Model o, q' = k
2

2'
c
2m '
= k
2

2'
k
2m
2 g H
m'

¹
;
¹
)
¹

q
q'
=

2

2'

H
m
H
m'
= λ
2

H
m
H
m'
c) Para las potencias y la altura manométrica:

Prototi po, N =
γ q H
m
η

Model o, N' =
γ q' H
m'
η

¹
;
¹
¹
)
¹
¹

N
N'
=
q
q'

H
m
H
m'
= λ
2

H
m
H
m '

H
m
H
m'
= λ
2
(
H
m
H
m '
)
3/2
BC.II.-17
d) Para el par motor y la altura manométrica:

Prototi po, N = C w = C
π n
30

Model o, N' = C' w' = C'
π n'
30

¹
;
¹
)
¹

C
C'
=
N
N'

n'
n
= λ
2
(
H
m
H
m'
)
3/2
λ
H
m'
H
m
= λ
3

H
m
H
m'
Si se consi dera a una bomba como semejante a sí mi sma λ =1, l as rel aci ones anteri ores se
transforman en:

n
n'
=
H
m
H
m'
;
q
q'
=
H
m
H
m'
;
N
N'
= (
H
m
H
m'
)
3
;
C
C'
=
H
m
H
m'
ecuaci ones que l i gan en una mi sma bomba, revol uci ones por mi nuto, caudal es, potenci as y al tu-
ras manométri cas; en consecuenci a:

n

=
q

=
N
N'
3
=
C

=
H
m
H

en la que:
N
N'
·
γ q H
m
γ q' H
m'
·
n
3
n'
3
En resumen se puede deci r que el número de revol uci ones es proporci onal al caudal i mpul sa-
do, a l a raí z cuadrada de l as al turas manométri cas y del par motor, y a l a raí z cúbi ca de l a poten-
ci a.
II.2.- NÚMERO DE REVOLUCIONES ESPECÍFICO
El número de revol uci ones especí fi co de una bomba geométri camente semejante a l a que se
consi dera como prototi po, que i mpul se un caudal de 1 m
3
/seg, creando una al tura manométri ca
de 1 metro, se uti l i za mucho en l os pai ses de habl a i ngl esa, y se representa por n
q
; para determi -
nar este número de revol uci ones especí fi co, se parte de l as ecuaci ones de semejanza de bombas
que reproduci mos a conti nuaci ón:

n
n'
= λ
−1

H
m
H
m'
;
q
q'
= λ
2

H
m
H
m'
;
N
N'
= λ
2
(
H
m
H
m'
)
3
Si se supone una bomba funcionando a n rpm, impulsando un caudal de q m
3
/seg, y desarrollando una
altura manométrica de H
m
metros, y un modelo geométricamente semejante a la anterior que funcione a
n'=n
q
revoluciones por minuto, desarrollando una altura manométrica H
m’
= 1 metro, e impulsando un cau-
dal q'=1 m
3
/seg, para una relación de semejanza geométrica λ, se tiene:

n
n
q
= λ
−1
H
m

q = λ
2
H
m
¹
;
¹
)
¹
⇒ n
q
= n
q
1/2
H
m
3/4

que es el número de revol uci ones especí fi co (ameri cano) de una bomba centrí fuga en funci ón del
BC.II.-18
número de revol uci ones por mi nuto n, del caudal i mpul sado q, y de l a al tura manométri ca H
m
en
condi ci ones de rendi mi ento máxi mo.
Si se defi ne el número especí fi co de revol uci ones de otra forma tal que sea, el número de revo-
luciones n
s
de una bomba modelo que desarrolle una potencia de 1 CV y una altura manométrica H
m’
de 1
metro geométricamente semejante al prototipo considerado, al que se comuni ca una potenci a de N (CV),
para desarrol l ar una al tura manométri ca de H
m
metros, a una vel oci dad de n rpm, si endo l a
rel aci ón de semejanza geométri ca λ, se ti ene:

n
n
s
= λ
−1
H
m

N = λ
2
(H
m
)
3/2
¹
;
¹
)
¹
⇒ n
s
= n
N
1/2
H
m
5/4

Para hal l ar l a rel aci ón exi stente entre n
s
y n
q
se susti tuye l a expresi ón de l a potenci a N de l a
bomba en n
s
, resul tando:

n
s
= n
N
1/2
H
m
5/4
=
n
γ q H
m
η
75 H
m
5/4
=
γ
75 η

n q
H
m
3/4
=
γ
75 η
n
q


Para el caso de ser agua el l í qui do bombeado, γ · 1000
kg
m
3

n
s
= 3,65
n q
η H
m
3/4
=
3,65
η
n
q
observándose que para un caudal y una vel oci dad de gi ro determi nados, l a vel oci dad especí fi ca
n
s
es funci ón de l a al tura manométri ca H
m
.
II.3.- NÚMERO DE REVOLUCIONES ESPECÍFICO EN FUNCIÓN DE LAS CARAC-
TERÍSTICAS DE LA BOMBA
Si en el esquema de rodete de bomba centrí fuga de l a Fi g I I .1, D
1
es el di ámetro a l a entrada,
D
2
es el di ámetro a l a sal i da, b
2
es l a anchura del rodete a l a sal i da, H
m
es l a al tura manomé-
tri ca desarrol l ada y c
2r
es l a componente radi al de l a vel oci dad absol uta del l í qui do a l a sal i da
del rodete Fi g I I .2, el caudal q i mpul sado por l a bomba es:

q = π D
2
b
2
c
2r
Si l l amamos

r
c
2
a l a vel oci dad absol uta a l a sal i da del rodete,

r
c
2n
será l a componente rotato-
ri a,

r
c
2z
l a componente axi al ,

r
c
2r
l a componente radi al y

r
c
2m
componente meri di ana y por l o tan-
to:
c
2
2
= c
2n
2
+ c
2z
2
+ c
2r
2
; c
2m
2
= c
2z
2
+ c
2r
2
BC.II.-19
Fig II.1
A l a sal i da del rodete se ti ene, i nmedi atamente antes de l a sal i da del l í qui do a l a cámara
espi ral , que:

c
2n
= 0 ; c
2z
= 0
y, por l o tanto, a l a sal i da del rodete: c
2r
= c
2m
, es deci r, l a vel oci dad radi al a l a sal i da del rodete
es i gual a l a vel oci dad meri di ana a l a sal i da del rodete; l l a-
mando, k
2m
= f(q), al coefi ci ente de vel oci dad ópti mo de l a vel o-
ci dad meri di ana

r
c
2m
a l a sal i da, se ti ene:

c
2r
= c
2m
· k
2m
2 g H
m
; k
2m
· f(q)
que susti tui do en el val or de q proporci ona l a ecuaci ón:

q · π D
2
b
2
k
2m
2 g H
m
= 13,88 D
2
b
2
k
2m
H
m
Por otra parte si , ξ
2
= f(n) es el coefi ci ente ópti mo de vel o-
ci dad para l a vel oci dad tangenci al u
2
a l a sal i da del rodete, se
puede poner:

u
2
· ξ
2
2 g H
m
=
π D
2
n
60
; n = 84,46
ξ
2
H
m
D
2
; ξ
2
· f(n)
Susti tuyendo l os val ores de n y q en n
q
y en n
s
se obti ene:

n
q
· n
q
H
m
3/4
= 315 ξ
2
k
2m

b
2
D
2
(Es i ndependi ente del l í qui do)

n
s
·
γ
75 η
n
q
= 36,4 γ ξ
2

k
2m
η

b
2
D
2
; n
s(agua)
· 1150 ξ
2

k
2m
η

b
2
D
2
Estas fórmul as l i mi tan el número de revol uci ones especí fi co n
s
; en efecto, el coefi ci ente
BC.II.-20
Fig II.2.- Velocidades a la salida
en la cámara espiral
ópti mo ξ
2
vi ene i mpuesto por l a vel oci dad de gi ro del motor que acci ona l a bomba, i mpl i cando
vel oci dades tangenci al es a l a sal i da del rodete muy al tas. El coefi ci ente ópti mo k
2m
de l a vel oci -
dad meri di ana a l a sal i da del rodete ti ene tambi én un val or mí ni mo, que no se puede reduci r, por
cuanto vi ene i mpuesto por el caudal ci rcul ante.
En consecuenci a, para i r a números de revol uci ones especí fi cos bajos, habrá que reduci r l a

rel aci ón
b
2
D
2
, l o cual conduce a un di seño de rodetes con forma de pl ati l l os, muy apl anados, que ti e-
nen grandes di ámetros D
2
y pequeñas al turas de sal i da b
2
.
{20 < n
q
< 100}, {73 < n
s
< 365}Fig
II.3a.- Bomba centrífuga

{100 < n
q
< 150}, {365 < n
s
< 547,5}
Fig II.3b.- Bomba helicocentrífuga
{150 < n
q
< 300} {547,5 < n
s
< 1095}
Fig II.3c.- Bomba hélice
a) Lenta
ns ≤ 80 ;
D2
D1
= 2,2 ÷ 3,5
b) Normal
ns = 80 ÷150 ;
D2
D1
= 1,8 ÷ 2,2

c) Rápida
ns = 150 ÷ 365 ;
D2
D1
= 1,3 ÷ 1,8
Fig II.4.- Bombas centrífugas
BC.II.-21

ns = 365 ÷547,5 ;
D2
D1
= 1,1 ÷ 1,3
Fig II.5.-Bomba helicocentrífuga


ns = 547,5 ÷1095 ;
D2
D1
= 1
Fig II.6.- Bomba hélice
Fig II.7.- a) Curvas características de una bomba radial centrífuga
b) Relación entre las curvas características con los valores de diseño expresados en %
Fig II.8.- a) Curvas características de una bomba helicocentrífuga
b) Relación entre las curvas características con los valores de diseño expresados en %
Fig II.9.- a) Curvas características de una bomba hélice
b) Relación entre las curvas características con los valores de diseño expresados en %
BC.II.-22

Debi do a l as l i mi taci ones anteri ormente vi stas rel ati vas a ξ
2
, k
2m
y
b
2
D
2
, resul ta que en l as
bombas centrí fugas, para un número especí fi co de revol uci ones n
s
l a al tura manométri ca
máxi ma creada ti ene un val or máxi mo, que no se puede superar.
En l as bombas hel i cocentrí fugas o di agonal es, l os di ámetros de sal i da D
2
son menores que en

l as centrí fugas por el i mperati vo de aumentar l a rel aci ón
b
2
D
2
, y consegui r mayores val ores de n
s
.

En l as bombas hél i ce l a rel aci ón
b
2
D
2
es mucho mayor que en l as anteri ores.
II.4.- CLASIFICACIÓN DE LAS BOMBAS CENTRÍFUGAS
En l as bombas centrí fugas l a energí a se comuni ca al l í qui do por medi o de ál abes en movi -
mi ento de rotaci ón, a di ferenci a de l as de despl azami ento vol umétri co o posi ti vo, rotati vas (de
engranajes, torni l l os, l óbul os, l evas, etc. y al ternati vas de pi stón, de vapor de acci ón di recta o
mecáni cas.
Las ventajas pri nci pal es de l as bombas centrí fugas son:
Caudal constante, presi ón uni forme, senci l l ez de construcci ón, tamaño reduci do, bajo mante-
ni mi ento y fl exi bi l i dad de regul aci ón.
Uno de sus pocos inconvenientes es l a necesi dad de cebado previ o al funci onami ento, ya que l as
bombas centrí fugas, al contrari o que l as de despl azami ento posi ti vo, no son autoaspi rantes.
Consi deraremos l os si gui entes ti pos de bombas centrí fugas:
a) Radiales, axiales y diagonales.
b) De impulsor abierto, semiabierto y cerrado
c) Horizontales y verticales.
De cada uno se tratarán brevemente sus caracterí sti cas constructi vas, exi genci as a l as que
responden, ventajas, desventajas y apl i caci ones especí fi cas.
Factores de sel ecci ón de l as bombas.- En l a sel ecci ón de bombas hay que tener en cuenta
l os si gui entes factores:
Las propiedades físicas del líquido, como el peso específico, tensión de vapor, viscosidad, temperatura,
sólidos en suspensión, etc;
El NPSH
d
, presión de aspiración e impulsión de la máquina
Disponibilidades de la planta (agua limpia a temperatura ambiente, agua caliente, vapor a baja presión,
inyección de fuente externa, metanol, etc.)
Tipo y dimensiones de la bomba, velocidad, diámetro del eje y/o camisa del eje, diámetro interior de la
cámara del cierre, longitud de la cámara del cierre, distancia entre la cámara del cierre y el primer apoyo,
cliente final, lugar de instalación de la planta, etc.
BOMBAS RADI ALES, AXI ALES Y DI AGONALES
Hemos consi derado como bombas centrí fugas al conjunto de l as propi amente centrí fugas o
BC.II.-23
radi al es, en l as que l a energí a se cede al l í qui do esenci al mente medi ante l a acci ón de l a fuerza
centrí fuga, hasta l as axi al es, en l as que l a energí a se cede al l í qui do por l a i mpul si ón ejerci da por
l os ál abes sobre el mi smo.
En l as bombas centrí fugas radi al es l a corri ente l í qui da se veri fi ca en pl anos radi al es, en l as
axi al es en superfi ci es ci l í ndri cas al rededor del eje de rotaci ón y en l as di agonal es se veri fi ca
radi al y axi al mente, denomi nándose tambi én de fl ujo mi xto.
El tipo de una bomba, según esta pri mera cl asi fi caci ón, que ati ende al di seño hi drául i co del
rodete i mpul sor, vi ene i ndi cado por su vel oci dad especí fi ca en el punto de máxi mo rendi mi ento
de l a curva caracterí sti ca.
El número específico de revoluciones n
q
no varí a para un i mpul sor determi nado, aunque l o haga
su vel oci dad de gi ro n, ya que q y H
m
se modi fi can tambi én al mi smo ti empo.
Cada i mpul sor ti ene una vel oci dad especí fi ca determi nada, si bi en ésta depende tambi én del
si stema di fusor. El val or de n
q
tampoco cambi a al al terar l as di mensi ones absol utas de un i mpul -
sor; todos l os i mpul sores de rendi mi ento aceptabl e que ti enen una mi sma vel oci dad especí fi ca
son geométri camente semejantes, aunque pueden tener l i geras vari aci ones en el ángul o de sal i -
da, forma del ál abe, etc.
La velocidad específica del impulsor es un í ndi ce de su geometrí a y proporci ona una i dea de sus
di mensi ones pri nci pal es, Fi g I I .10. La rel aci ón entre l os di ámetros de entrada y sal i da d
1
/d
2
, es
(dentro de ci ertos l í mi tes) di rectamente proporci onal a n
q
y era uno de l os í ndi ces uti l i zados
antes de que se i mpusi era el concepto de vel oci dad especí fi ca.
La forma de los álabes en l os i mpul sores de fl ujo radi al es, en general , curvada haci a atrás con
respecto al senti do de gi ro, β
2
< 90º, y con superfi ci es de si mpl e curvatura, si endo l a generatri z
paral el a al eje de rotaci ón; en l os i mpul sores hel i coi dal es, l os ál abes son de dobl e curvatura y en
l os axi al es ti enen, además, un determi nado perfi l aerodi námi co.
Fig II.10.- Campos de aplicación de los tres tipos de bombas centrífugas
BC.II.-24
Rendimiento-velocidad específica.- En el extremo de l as n
q
bajas, l as pérdi das por rozami ento
son grandes, de l a forma:
a) Pérdidas de carga debidas al más largo recorrido interno
b) Pérdidas por rozamiento de l as paredes del rodete i mpul sor de gran di ámetro al gi rar en el
l í qui do, (rozami ento del di sco). Las pérdi das por fugas son tambi én grandes.
Al crecer l a vel oci dad especí fi ca n
q
el rendi mi ento mejora hasta un ci erto val or de l a mi sma,
por enci ma del cual , pérdi das superi ores de di fusi ón y defi ci enci a en el gui ado del l í qui do l e
hacen di smi nui r de nuevo, aunque de manera más suave.
Fig II.11.- Relación entre el rendimiento de diversas bombas centrífugas y su velocidad específica
Los rendimientos óptimos se cal cul an para una vel oci dad especí fi ca n
q
del orden de 50, Fi g
I I .11, en l a que l a combi naci ón de l as pérdi das descri tas, unas decreci entes y otras creci entes con
n
q
, ti ene un efecto mí ni mo. El que bombas de i gual vel oci dad especí fi ca puedan tener rendi mi en-
tos di ferentes, menores para caudal es más bajos, se debe a que l as l eyes de semejanza hi drául i ca
no se cumpl en exactamente con tener sól o en cuenta l a semejanza geométri ca exi stente.
En l a actual i dad, las curvas (rendimiento-velocidad específica) se van despl azando paul ati na-
mente en senti do ascendente al i r consi gui endo l a técni ca bombas cada vez más perfecci onadas.
BOMBAS DE I MPULSOR ABI ERTO, SEMI ABI ERTO Y CERRADO
Teni endo en cuenta su di seño mecáni co o estructural , se pueden di sti ngui r tres ti pos de
i mpul sores:
a) De álabes aislados (abiertos)
b) Con una pared o disco lateral de apoyo (semiabiertos)
c) Con ambas paredes laterales (cerrados).
Esta cl asi fi caci ón es i ndependi ente de l a más general , que se refi ere al ti po de di seño hi dráu-
l i co, por l o que en esta nueva cl asi fi caci ón puede haber i mpul sores centrí fugos y de fl ujo mi xto,
abi ertos, semi abi ertos o cerrados.
BC.II.-25
Cerrado De doble aspiración Semiabierto Abierto
Fig II.12.- Tipos de impulsores

Fig II.13.- Rodete de bomba diagonal abierta y rodete de bomba cerrado tipo Francis
Los i mpul sores axi al es, por su mi sma estructura, sól o pueden ser semi abi ertos o cerrados, ya
que sus ál abes se pueden consi derar como apoyados l ateral mente en el eje de rotaci ón, que hace
l as veces de cubo del i mpul sor, como si fuese l a pared posteri or de l os radi al es y di agonal es.
I mpul sores abi ertos.- En un i mpul sor abi erto, l os ál abes desnudos van uni dos úni camente
al eje de gi ro y se mueven entre dos paredes l ateral es fi jas perteneci entes a l a carcasa de l a bom-
ba, con tol eranci as l ateral es l o más estrechas posi bl es para evi tar fugas.
Esta construcci ón es mecáni camente débi l , por el l argo vol adi zo en que trabajan l os ál abes,
por l o que estos i mpul sores di sponen si empre de una fracci ón de pared posteri or para dar a l os
ál abes l a ri gi dez necesari a, Fi g I I .14.
En l a prácti ca no se hace di sti nci ón entre i mpul sores abi ertos y semi abi ertos, desi gnando a
ambos como abi ertos, en oposi ci ón a l os cerrados. Los i mpul sores abi ertos se uti l i zan en al gunas
bombas radi al es pequeñas y para el bombeo de l í qui dos abrasi vos.
Fig II.14.- Empuje axial en impulsor abierto con álabes posteriores
BC.II.-26
I mpulsores semiabiertos.- Los i mpul sores con una sol a pared l ateral , que si empre es l a poste-
ri or, se empl ean con ci erta frecuenci a, destacando l as bombas de fl ujo mi xto y todas l as axi al es.
Al i gual que en l os abi ertos, su buen rendi mi ento está basado en una tol eranci a l ateral muy
estrecha, del orden de 0,3 mm, que evi ta fugas de l a peri feri a al centro y en l os canal es del
i mpul sor entre sí . Estas fugas son tanto mayores cuanto menos vi scoso es el l í qui do por l o que
con l í qui dos al go vi scosos el caudal y l a al tura pueden aumentar, a pesar de l as mayores pérdi -
das por rozami ento, l o que l es hace más apropi ados que l os abi ertos para trabajar con l í qui dos a
al tas temperaturas.
Cuando el juego l ateral se hace grande por el desgaste, hay que cambi ar el i mpul sor. El des-
gaste del i mpul sor es proporci onal a l a vel oci dad rel ati va del l í qui do y no es radi al mente uni for-
me, si no al go mayor en l a peri feri a.
Para el servi ci o con líquidos abrasivos al gunas veces se di sponen pl acas l ateral es de desgaste
de fáci l i ntercambi o, construi das con materi al es especi al es como el acero i noxi dabl e que ti ene
mayor dureza, que no resul ta costoso, ya que el cuerpo de l a bomba si gue si endo de fundi ci ón.
La escasa tol eranci a l ateral del i mpul sor hace que una posi bl e desvi aci ón del eje pueda tener
graves consecuenci as, al i gual que l as di l ataci ones o contracci ones anormal es, que en esta si tua-
ci ón ti enen mucha mayor i mportanci a que en l os i mpul sores cerrados.
El empuje axial en los impulsores abiertos es mayor que en l os cerrados, pues l a parte anteri or
está someti da a una presi ón medi a menor; para pal i ar este defecto se l es provee de ál abes poste-
ri ores Fi g I I .15, que di smi nuyen en gran manera l a pre-
si ón medi a en l a cara posteri or.
Tambi én si rven para evi tar que el l í qui do quede estan-
cado cerca del eje y empaquetaduras, ya que si aquel
fuese abrasi vo podrí a resul tar muy perjudi ci al .
El fl ujo a través de l os agujeros de equi l i bri o en l os
i mpul sores abi ertos provi stos de ál abes posteri ores es, a
menudo, de senti do contrari o al normal en l os cerrados,
es deci r, el l í qui do entra en el l os del l ado de l a aspi ra-
ci ón.
Las ventajas del impulsor abierto sobre el cerrado son:
a) La menor tendencia a obstruirse que le hace adecuado para
líquidos sucios
b) El menor roce hidráulico del disco, al tener sólo una pared girando, de lo que se deduce un buen rendi-
miento
c) Una mayor accesibilidad de los álabes para el mecanizado, lo que permite conseguir mejores acabados
d) Una mayor facilidad de construcción, con modelos más sencillos, por lo que se puede utilizar una mayor
variedad de materiales constructivos con un coste menor de fabricación.
Aunque al pri nci pi o l os i mpul sores se hací an abi ertos, de dobl e aspi raci ón, hoy en dí a han
caí do en desuso por di fi cul tades de ajuste y sól o se fabri can l os de aspi raci ón si mpl e.
I mpulsores cerrados.- Los i mpul sores cerrados ti enen l os ál abes col ocados entre dos paredes
l ateral es, anteri or o de aspi raci ón y posteri or, Fi g I I .16. El estrecho margen de tol eranci as exi s-
BC.II.-27
Fig II.15.- Impulsor de una bomba de torbellino
con álabes radiales a ambos lados del disco
tente para evi tar fugas de retroceso entre l a i mpul si ón y l a aspi raci ón suel e ser axi al y está cons-
ti tui da por unas superfi ci es anul ares muy próxi mas, si tuadas al rededor del ori fi ci o de aspi raci ón
(oí do del i mpul sor) y formadas por l os aros de ci erre, uno estaci onari o montado en el cuerpo y el
otro que gi ra montado en el i mpul sor.
La pri nci pal ventaja de esta sol uci ón es que l os aros de ci erre se pueden cambi ar fáci l mente
cuando se desgastan, recuperando l a tol eranci a pri mi ti va, evi tando así fugas mayores.
Respecto al desgaste, se pueden hacer de materi al es especi al es para condi ci ones de funci ona-
mi ento y servi ci o parti cul armente duras.
Fig II.16.- Empuje axial en impulsor cerrado
A menudo, en vez de estos aros dobl es se uti l i za sól o un aro montado en el cuerpo, de forma
que l a superfi ci e rozante móvi l pertenece al propi o i mpul sor; en estos casos, en el i mpul sor se
deja materi al sufi ci ente para poder recti fi car su superfi ci e desgastada, si procede, cambi ando el
aro del cuerpo por uno nuevo de di ámetro l i geramente di ferente, de forma que deje el juego con-
veni ente con el i mpul sor.
Los impulsores de doble aspiración l l evan aros de ci erre en l os dos oí dos; sus ventajas son,
ausenci a de empuje axi al , una menor NPSH
r
y una mayor capaci dad de aspi raci ón. Se pueden
consi derar como dos i mpul sores de aspi raci ón si mpl e, opuestos y en paral el o.
Los impulsores de aspiración simple, cuando están provi stos en l a parte posteri or de cámara de
equi l i brado del empuje hi drául i co axi al en comuni caci ón con l a aspi raci ón a través de l os aguje-
ros de equi l i bri o, sól o ti enen aros a ambos l ados, l o que i mpl i ca una desventaja para el equi l i -
brado que, hi drául i camente, es bastante efi caz.
Los impulsores cerrados pueden resi sti r mucho mejor cual qui er fl exi ón del eje, o contracci ones
y di l ataci ones mayores de l as previ stas, por l o que son más adecuados para servi ci os de al tas
temperaturas. Ti enen l a desventaja de que sus canal es son normal mente i naccesi bl es para cual -
qui er ti po de mecani zado, l o que exi ge métodos constructi vos especi al es, más di fí ci l es, con mode-
l os más compl i cados que en l os abi ertos. Hi drául i camente, el rozami ento de di sco al tener el
i mpul sor dos paredes, es dobl e que en l os abi ertos, pero l as pérdi das por fugas son menores.
La posi bi l i dad de obstrucci ón con l í qui dos suci os es mayor y para el l o se di señan i mpul sores
especi al es con oí do de gran área, canal es l o más ampl i os posi bl es, pequeño número de ál abes, 2 ó
3, y éstos con l os bordes de entrada redondeados.
BC.II.-28
BOMBAS HORI ZONTALES Y VERTI CALES
El eje de rotaci ón de una bomba puede ser hori zontal o verti cal , (rara vez i ncl i nado). De esta
di sposi ci ón se deri van di ferenci as estructural es en l a construcci ón de l a bomba que a veces son
i mportantes, por l o que tambi én l as apl i caci ones de l os dos ti pos de construcci ón suel en ser, a
menudo, di sti ntas y bi en defi ni das.
Bombas horizontales.- La di sposi ci ón del eje de gi ro hori zontal presupone que l a bomba y el
motor se hal l an a l a mi sma al tura; éste ti po de bombas se uti l i za para funci onami ento en seco,
exteri or al l í qui do bombeado que l l ega a l a bomba por medi o de una tuberí a de aspi raci ón.
Las bombas centrí fugas, si n embargo, no deben rodar en seco, ya que necesi tan del l í qui do
bombeado como l ubri cante entre aros rozantes e i mpul sor, y entre empaquetadura y eje.
Como no son autoaspi rantes requi eren, antes de su puesta en marcha, el estar cebadas; ésto
no es fáci l de consegui r si l a bomba no trabaja en carga, estando por enci ma del ni vel del l í qui do,
que es el caso más corri ente con bombas hori zontal es, si endo a menudo necesari as l as vál vul as
de pi e, (aspi raci ón), y l os di sti ntos si stemas de cebado.
Como ventajas especí fi cas se puede deci r que l as bombas hori zontal es, (excepto para grandes
tamaños), son de construcci ón más barata que l as verti cal es y, especi al mente, su manteni mi ento
y conservaci ón es mucho más senci l l o y económi co; el desmontaje de l a bomba se suel e hacer si n
necesi dad de mover el motor y al i gual que en l as de cámara parti da, si n tocar si qui era l as cone-
xi ones de aspi raci ón e i mpul si ón.
Bombas verticales.- Las bombas con eje de gi ro en posi ci ón verti cal ti enen, casi si empre, el
motor a un ni vel superi or al de l a bomba, por l o que es posi bl e, al contrari o que en l as hori zonta-
l es, que l a bomba trabaje rodeada por el l í qui do a bombear, estando, si n embargo, el motor por
enci ma de éste.
Bombas verticales de funcionamiento en seco.- En l as bombas verti cal es no sumergi das, el motor
puede estar i nmedi atamente sobre l a bomba, o muy por enci ma de ésta. El el evarl o responde a l a
necesi dad de protegerl o de una posi bl e i nundaci ón o para hacerl o más accesi bl e si , por ejempl o,
l a bomba trabaja en un pozo.
El eje al argado puede ser rí gi do o fl exi bl e por medi o de juntas uni versal es, l o que si mpl i fi ca el
si empre di fí ci l probl ema del al i neami ento.
Se empl ean muy a menudo l as mi smas bombas hori zontal es modi fi cadas úni camente en sus
coji netes.
La aspi raci ón es l ateral , (hori zontal ); en l as bombas grandes, frecuentemente, es por abajo,
aunque a veces se transforma en l ateral medi ante un si mpl e codo.
La ventaja de l as bombas verti cal es, es que requi eren muy poco espaci o hori zontal que l as
hace i nsusti tui bl es en barcos, pozos, etc; si n embargo se necesi ta un espaci o verti cal superi or
sufi ci ente para permi ti r su cómodo montaje y desmontaje.
Para bombas de gran caudal , l a construcci ón verti cal resul ta en general más barata que l a
hori zontal . Las bombas verti cal es se empl ean normal mente en apl i caci ones mari nas, para aguas
BC.II.-29
suci as, drenajes, i rri gaci ón, ci rcul aci ón de condensadores, etc.
Bombas verticales sumergidas.- El funci onami ento sumergi do de l as bombas centrí fugas el i mi na
el i nconveni ente del cebado, por l o que el i mpul sor se hal l a conti nuamente, aún parado, rodeado
por el l í qui do a i mpul sar y, por l o tanto, l a bomba está en di sposi ci ón de funci onar en cual qui er
momento. El control de l a uni dad requi ere úni camente l a
puesta en marcha del motor de acci onami ento, si n necesi dad
de di sposi ti vos adi ci onal es de cebado previ o.
La aspi raci ón, que es si empre por abajo, Fi g I I .17, se hace a
una ci erta profundi dad con respecto al ni vel l i bre del l í qui do.
Si esta profundi dad es menor de l o debi do, 2 ó 3 veces el
di ámetro del ori fi ci o de aspi raci ón, se pueden crear en l a
superfi ci e vórti ces o remol i nos por cuyo centro se i ntroduce
ai re en l a bomba, con l a consi gui ente pérdi da de caudal y
defi ci ente funci onami ento.
El eje del que van provi stas estas bombas, va gui ado normal -
mente por coji netes de fri cci ón separados a i nterval os regu-
l ares (de 1,5 a 3 metros) y l ubri cados por acei te, grasa, o el
mi smo l í qui do bombeado; en este úl ti mo caso, el eje se suel e
di sponer en el i nteri or de l a tuberí a de i mpul si ón verti cal ,
cerca del motor, en que ésta se desví a hori zontal mente
medi ante un codo adecuado.
En l os casos de l ubri caci ón por grasa o acei te, el eje va den-
tro de un tubo portador de l os coji netes, si endo este conjunto,
a su vez, exteri or o i nteri or a l a tuberí a de i mpul si ón.
La otra sol uci ón ti ene l a ventaja de requeri r un menor espa-
ci o, si endo en ambos casos i nnecesari a l a empaquetadura, l o
que consti tuye tambi én una ci rcunstanci a muy favorabl e,
dados l os i nconveni entes que ésta l l eva a veces consi go.
Las bombas sumergi das ti enen l a ventaja de ocupar un espaci o hori zontal mí ni mo, sól o el
necesari o para acomodar el motor verti cal y l a i mpul si ón, si endo i ncl uso ésta a veces subterrá-
nea.
Las ventajas hi drául i cas son evi dentes al desaparecer todos l os probl emas de aspi raci ón que
consti tuyen el pri nci pal i nconveni ente en el funci onami ento de l as bombas centrí fugas.
Desde un punto de vi sta mecáni co, esta di sposi ci ón presenta grandes i nconveni entes con res-
pecto a l a hori zontal . Las bombas son i ni ci al mente más caras y su manteni mi ento mucho más
el evado, ya que cual qui er reparaci ón exi ge el desmontaje de l a bomba para i zarl a a l a superfi ci e.
El eje al argado, somete a l os coji netes a un trabajo duro que sobre todo, si están l ubri cados
por agua o l í qui dos si n grandes propi edades l ubri cantes, hace que su vi da sea corta e i mprevi si -
bl e.
Los tipos más importantes de bombas verticales sumergidas son, l as bombas de turbi na verti cal es o
de pozo profundo, l as bombas de hél i ce y l as bombas de vol uta sumergi das.
BC.II.-30
Fig II.17.- Bomba de eje vertical
Bombas de turbina verticales.- Entre l as bombas sumergi das, l as más i mportantes son l as l l ama-
das de pozo profundo, de sondeo o de turbi na verti cal , que fueron desarrol l adas para l a expl ota-
ci ón de pozos, perforaci ones y sondeos de di ámetro reduci do. Esta ci rcunstanci a l i mi ta forzosa-
mente l a al tura por etapa, l o que conduce al concepto de bombas mul ti cel ul ares para reduci r el
espaci o.
El i mpul sor de aspi raci ón si mpl e, puede ser radi al o di agonal , según l as condi ci ones de servi -
ci o y su construcci ón cerrada o semi abi erta. Los i mpul sores semi abi ertos, si n embargo, aparte de
su mayor empuje axi al , hasta el 50% mayor, requi eren un ajuste verti cal más cui dadoso durante
el montaje.
El conjunto de di fusores del cuerpo de bomba y l a tuberí a de i mpul si ón, cuel gan del cabezal
sobre el que va montado el motor, consti tuyendo el codo de desvi aci ón de l a i mpul si ón. A veces,
l os di fusores se recubren i nteri ormente de un esmal te especi al que di smi nuye l a rugosi dad de l a
fundi ci ón y l as pérdi das hi drául i cas consi gui entes, aumentando el rendi mi ento, dotando de una
ci erta uni formi dad a l as di sti ntas uni dades, l ográndose una mejor resi stenci a a l a corrosi ón y a
l a abrasi ón.
La construcci ón de estas bombas permi te montar el número de etapas deseado, que puede l l e-
gar a 20 o más, añadi endo si mpl emente di fusores e i mpul sores semejantes uno sobre otro, l o que
dota de ci erta el asti ci dad a l as apl i caci ones, con l as consi gui entes ventajas de estandari zaci ón,
di sponi bi l i dad de repuestos, etc; no obstante, estas bombas parti ci pan de l as desventajas menci o-
nadas para l as bombas verti cal es sumergi das, de ser caras y exi gi r unos costes de manteni -
mi ento el evados.
Las bombas verti cal es de turbi na han l l egado a un grado de perfecci ón notabl e con rendi -
mi entos al tos y determi nadas ventajas hi drául i cas; aunque empezaron si endo empl eadas excl u-
si vamente para ri egos en pozos y perforaci ones, sus apl i caci ones i ndustri al es aumentan cada vez
más, si endo en l a actual i dad más numerosas que l as agrí col as, por l o que l a denomi naci ón de
bombas de pozo profundo va desapareci endo para adaptarse a l a de bombas de turbi na verti cal .
Dentro de este ti po se pueden di sti ngui r l as bombas provi stas de eje al argado y acci onadas
por motor sumergi bl e di spuesto i nmedi atamente por debajo de l a bomba o bombas buzo.
Bombas de turbina verticales de motor normal superior.- En estas bombas, el eje va por el i nteri or
de l a tuberí a de i mpul si ón, desnudo si l a l ubri caci ón es por acei te, o dentro de un tubo protector
si l a l ubri caci ón es por agua de una fuente externa.
El conjunto de i mpul sores y eje soportado por l os coji netes de empuje están col ocados en el
mi smo cabezal o en l a parte superi or del motor, si su eje y el de l a bomba están rí gi damente aco-
pl ados (motores de eje hueco).
Con estas bombas se pueden al canzar unos 200 m.c.a., pero l os probl emas que ocasi ona cual -
qui er i mperfecci ón en l a recti tud del eje, que i nfl uye en gran manera en l a vi da de l os coji netes y
en l a vi braci ón del funci onami ento, crecen enormemente con l a l ongi tud del eje. Se puede consi -
derar que l a seguri dad del eje es proporci onal a su ri gi dez o resi stenci a a l a fl exi ón vi ni endo da-

da por el factor
D
4
L
3
, si endo D el di ámetro del eje y L su l ongi tud.
Bombas de turbina verticales de motor sumergido.- Con objeto de evi tar l as desventajas que se
BC.II.-31
deri van de l a excesi va l ongi tud del eje, en l as bombas sumergi das se han desarrol l ado motores
el éctri cos capaces de funci onar a su vez rodeados de l í qui do y de di mensi ones tal es que l es per-
mi te i r montados en el i nteri or del pozo.
De esta forma, col ocando l os motores i nmedi atamente por debajo de l a bomba, desaparece l a
necesi dad del eje, coji netes y tubo protector, por l o que l a col umna puede ser de menor di ámetro
para pérdi das de carga semejantes.
Los motores pueden ser de funci onami ento en seco con ci erre herméti co, o i nundados, en cuyo
caso l os ai sl ami entos han de tener caracterí sti cas muy especi al es. Las ventajas del motor sumer-
gi do se hacen apreci abl es, sobre todo, en pozos muy profundos de más de 30 m, o bi en i ncl i nados
o curvados. El espaci o requeri do en l a superfi ci e es, evi dentemente mí ni mo e i ncl uso nul o con
descarga subterránea.
Las desventajas son un menor rendi mi ento y menor vi da del motor y l a necesi dad i nel udi bl e
del desmontaje total para cual qui er revi si ón o reparaci ón de l a bomba o del motor.
Bombas verticales de hélice.- Para manejar grandes caudal es con pequeñas al turas se usan, a
menudo, bombas hél i ce en posi ci ón verti cal y funci onami ento sumergi do. La si mpl i ci dad de estas
bombas l l ega al gunas veces a ser máxi ma, consi sti endo sól o en el i mpul sor axi al abi erto provi sto
de un eje verti cal , que gi ra dentro de l a col umna o tuberí a de i mpul si ón.
A veces pueden l l evar un di fusor o al gunos ál abes di rectores; a l a entrada se pueden di sponer
tambi én ál abes di rectores, en al guna de estas bombas, con objeto de evi tar o ami norar una prero-
taci ón excesi va de l a vena l í qui da en l a aspi raci ón, que puede dar l ugar a remol i nos o vórti ces en
l a superfi ci e del l í qui do.
El eje puede estar l ubri cado por acei te, en cuyo caso va di spuesto dentro del correspondi ente
tubo protector con l os coji netes de apoyo.
El i mpul sor puede i r en vol adi zo o bi en tener coji nete i nferi or, que aunque consti tuye un
pequeño estorbo para l a aspi raci ón, ti ene un papel i mportante dada l a estrecha tol eranci a radi al
entre el i mpul sor y l a tuberí a que l e rodea.
En ci ertas bombas de este ti po es posi bl e desmontar desde arri ba el eje y el i mpul sor, si n
necesi dad de reti rar l a col umna, faci l i tándose al go l a accesi bi l i dad y el manteni mi ento, l o que es
posi bl emente el más grave i nconveni ente de l as bombas sumergi das.
II.5.- SEMEJ ANZA EN BOMBAS PARA CAMPOS GRAVITATORIOS DIFERENTES
Los actual es apl i caci ones de di sposi ti vos hi drául i cos especi al es que se producen en el mundo
de l a Astronáuti ca, justi fi can l a necesi dad de ampl i ar l as fórmul as de semejanza a di versos cam-
pos gravi tatori os, de i ntensi dades g y g'.
Si se ti enen dos bombas geométri camente semejantes, de rel aci ón de semejanza l , si tuadas en
campos gravi tatori os g y g', funci onando a l as vel oci dades n y n', con al turas manométri cas H
m
y
H
m’
, caudal es q y q', potenci as N y N' y vel oci dades tangenci al es u y u
1
, correspondi entes a
di ámetros D y D', respecti vamente, resul tará, que si ϕ es el coefi ci ente ópti mo de vel oci dad, i gual
para cada seri e de bombas semejantes, l as vel oci dades tangenci al es correspondi entes serán:
BC.II.-32

u
u'
=
ξ 2 g H
m
ξ 2 g' H
m'
=
π D n
π D' n'
;
D n
D' n'
=
g H
m
g' H
m'
;
n
n'
= λ
-1
g H
m
g' H
m'
Asi mi smo si c y c' son dos vel oci dades absol utas, Ω y Ω' dos secci ones homól ogas y q y q' l os
caudal es correspondi entes a un par de bombas semejantes en campos gravi tatori os di sti ntos, g y
g', para un coefi ci ente ópti mo de vel oci dad común a ambas máqui nas se obti ene:

q
q'
=
Ω c
Ω' c'
= λ
2
ϕ 2 g H
m
ϕ 2 g' H
m '
= λ
2
g H
m
g' H
m'
Si se consi dera que l as bombas i mpul san el mi smo l í qui do, si endo γ y γ' l os pesos especí fi cos
del l í qui do, en l os campos gravi tatori os g y g', l a rel aci ón de potenci as será:

N
N'
=
γ q H
m
γ' q' H
m'
=
ρ g q H
m
ρ g' q' H
m'
= λ
2
(
g H
m
g' H
m'
)
3
y si se trata de l í qui dos di ferentes de densi dades ρ y ρ', se tendrá para l os caudal es, l o mi smo
que para el caso anteri or:

q
q'
=
Ω c
Ω' c'
= λ
2
g H
m
g' H
m'
y para l as potenci as:

N
N'
=
γ q H
m
γ' q' H
m'
=
ρ g q H
m
ρ' g' q' H
m'
=
ρ
ρ'

g H
m
g' H
m'

q
q'
= λ
2

ρ
ρ'
(
g H
m
g' H
m'
)
3
Características de una bomba en dos campos gravitatorios diferentes.- En este caso se puede consi de-
rar que l a bomba es semejante a sí mi sma, es deci r, λ = 1, por l o que:

n
n'
=
g H
m
g' H
m'
;
q
q'
=
g H
m
g' H
m'
;
N
N'
= (
g H
m
g' H
m'
)
3
= (
q
q'
)
3
= (
n
n'
)
3

q
q'
=
n
n'
;
H
m
H
m'
=
g' n
2
g n'
2
;
N
N'
=
ρ g q H
m
ρ' g' q' H
m'
=
ρ
ρ '
(
n
n'
)
3
que permi ten hal l ar l a rel aci ón entre caudal es, potenci as, número de rpm, al turas manométri -
cas, etc, para una mi sma bomba funci onando en dos campos gravi tatori os di sti ntos.
II.6.- APLICACIÓN DEL ANÁLISIS DIMENSIONAL A LAS BOMBAS CENTRIFUGAS
Las vari abl es que i ntervi enen en el movi mi ento de un l í qui do, a través de l os ál abes de una
bomba centrí fuga, pueden rel aci onarse medi ante l a si gui ente ecuaci ón:
BC.II.-33

f(E, D, q, ρ, η, n) = 0
en l a que, E = g H
m
es l a energí a especí fi ca, D el di ámetro, q el caudal bombeado, ρ l a densi dad del
l í qui do uti l i zado, ν l a vi scosi dad di námi ca del l í qui do y n el número de revol uci ones por mi nuto
de l a bomba. Como estas sei s vari abl es dependen total o parci al mente de l as di mensi ones (M, L,
t), se pueden obtener, 6 - 3 = 3, parámetros π adi mensi onal es.
La matri z correspondi ente a estas vari abl es es de l a forma:
E D q
ρ η
n
M 0 0 0 1 1 0
L 2 1 3 -3 -1 0
t -2 0 -1 0 -1 -1
Podemos tomar, por ejempl o, E, D y ρ, como vari abl es i ndependi entes por cuanto su determi -
nante es di sti nto de cero:


0 0 1
2 1 −3
−2 0 0
¸
¸

_
,

= 2
pudi éndose poner que:

π
1
· E
x
1
D
y
1
ρ
z
1
q = L
2 x
1
+ y
1
− 3 z
1
+ 3
T
-2 x
1
− 1
M
z
1
π
2
· E
x
2
D
y
2
ρ
z
2
n = L
2 x
2
+ y
2
− 3 z
2

T
−2 x
2
− 1
M
z
2
π
3
· E
x
3
D
y
3
ρ
z
3
η = L
2 x
3
+ y
3
− 3 z
3
− 1
T
−2 x
3
− 1
M
z
3
+ 1
¹
'
¹
¹
¹
de l as que se deducen l os si gui entes si stemas de ecuaci ones:

2 x
1
+ y
1
- 3 z
1
+ 3 = 0
- 2 x
1
- 1 = 0
z
1
= 0
¹
;
¹
)
¹
⇒ x
1
= -
1
2
; y
1
= - 2

2 x
2
+ y
2
- 3 z
2
= 0
- 2 x
2
- 1 = 0
z
2
= 0
¹
;
¹
)
¹
⇒ x
2
= -
1
2
; y
2
= 1

2 x
3
+ y
3
- 3 z
3
- 1 = 0
- 2 x
3
- 1 = 0
z
3
+ 1 = 0
¹
;
¹
)
¹
⇒ x
3
= -
1
2
; y
3
= - 1 ; z
3
= - 1
obteni éndose:
BC.II.-34

π
1
·
q
E D
2
·
q
g H
m
D
2


π
2
·
n D
E
·
n D
g H
m


π
3
·
η
ρ D E
·
η
ρ D g H
m
·
ν
D g H
m
Los parámetros adi mensi onal es π
1
, π
2
y π
3
permanecen constantes para cada seri e de bombas
semejantes, funci onando en condi ci ones di námi cas semejantes.
En consecuenci a, a parti r de el l os, se pueden obtener otros factores adi mensi onal es comunes
a di chas seri es, medi ante l os productos de π
1
, π
2
y π
3
o cual qui er otra combi naci ón de productos
de sus potenci as, sean estas enteras o fracci onari as, posi ti vas o negati vas; así se pueden obtener:

π
4
·
π
1
π
3
·
q
D
2
q H
m

D q H
m
ν
·
q
ν D
(Nº de Re par a bombas)

π
5
· π
2
π
1
·
q
D q H
m
4

n D
q H
m
·
n q
(q H
m
)
3/4
(Vel oci dad especí fi ca)

π
6
·
π
1
π
2
·
q
D
2
q H
m

q H
m
n D
·
q
n D
3
= q
s
(Caudal especí fi co)
BC.II.-35

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->