Resfriado común

J. de la Flor i Brú
CAP Sant Vicenç. ABS Sant Vicenç dels Horts. DAP Baix Llobregat-Litoral. ICS. Barcelona

Resumen

Palabras clave

El resfriado común es la enfermedad pediátrica más frecuente, y a ella se dedica buena parte del tiempo asistencial del pediatra y una parte considerable de recursos asistenciales y económicos de la salud pública. El pediatra debe ofrecer educación constante sobre el automanejo de esta enfermedad y la necesidad de evitar tratamientos injustificados. Rinovirus y coronavirus son los agentes más frecuentes. Un niño sufre una media de 4-8 episodios anuales en los 10 primeros años, mayor en los 3 primeros, especialmente en escolarizados. La diversidad de serotipos impide el desarrollo de una inmunidad absoluta. La sintomatología clínica es producida por mediadores de la inflamación que se liberan por la toxicidad del virus sobre el epitelio respiratorio. El virus se transmite por contacto con secreciones nasales infectadas. Sólo el lavado frecuente de manos es útil como prevención. La clínica tiene una intensidad en relación inversa con la edad, y suele durar de 4 a 10 días. El tratamiento debe basarse en consejos, medidas caseras y muy marginalmente en fármacos que alivien la sintomatología, preferentemente analgésicos-antipiréticos. Los antibióticos no deben utilizarse de entrada y deberán reservarse a las escasas ocasiones en las que se sospeche fuertemente sobreinfección bacteriana. Resfriado común; Rinovirus; Pediatría.

Abstract

Key words

COMMON COLD The common cold is the most frequent pediatric disease, time-consuming for pediatrician, and challenging to health-care resources. Pediatrician must advice about self-care and avoiding unncesesary medical treatment. Rhinovirus and coronavirus are most frequent etiologic agents. A typical child have 4-8 episodes/year in the first decade, more in the first 3 years in child care attendance. Diversity of serotypes doesn’t allow development of absolute inmunity. Clinical symptomatology is produced by inflamation mediators secreted in response to viral toxicity over epithelial cells. Virus is transmitted by infectious nasal secretions. Only frequent hand washing is useful in prevention. Clinical manifestations are more intense in infants and toddlers and are 4-10 days long. Treatment must be based in counseling, home care, and unusually in pharmacology symptomatic treatment, as antipyretic-analgesics. Antimicrobials must be used only in infrequent cases where a bacterial superinfection is strongly suspected on clinical bases. Common cold; Rhinovirus; Pediatrics. Pediatr Integral 2005;IX(3):195-202.

INTRODUCCIÓN El resfriado es el diagnóstico más frecuente en una consulta de pediatría de Atención Primaria. La enorme cantidad de recursos que se dedican a esta enfermedad obliga a que el pediatra actúe como educador de la familia, con el objetivo de lograr un mayor automanejo. El resfriado común es la enfermedad más frecuente que afecta a la especie hu-

mana y también la más frecuente que atiende un pediatra de Atención Primaria (AP). Puesto que el número de infecciones tiene una relación inversa con la edad, no hay duda de que se trata de un problema de la mayor importancia cuantitativa, al que se dedica un porcentaje importante de tiempo asistencial, pese a su teórica banalidad. El resfriado es el diagnóstico más frecuente, tanto en Atención Primaria como en servicios de urgencia, hospi-

talarios o domiciliarios; si bien, su frecuencia real queda enmascarada con la utilización de sinonimias (rinoadenoiditis, rinofaringitis, adenoiditis, catarro de vías altas, infección de vías respiratorias altas) que convendría evitar, puesto que inducen a dispersar el diagnóstico. Nosotros preferimos el término “resfriado común” tanto por ser la exacta traducción de la nomenclatura internacional más utilizada (the common cold), como por ser tam-

195

de 4 a 10 días de duración. No se ha demostrado que la exposición temporal del cuerpo humano al frío en condiciones normales (“se ha mojado”.) predisponga al resfriado. si bien parece que la rinitis vasomotora reactiva que se produce en un cambio brusco de temperatura puede ser un factor predisponente de invasión vírica en un niño con las fosas nasales colonizadas. absentismo escolar y una repercusión económica fabulosa. Esta situación. lo cual tiene una importancia más allá de la semántica: la mayor parte de la población sabe muy bien que el resfriado no tiene tratamiento. Coronavirus y virus respiratorio sincitial siguen en frecuencia. sino con la mayor supervivencia de los virus en ambiente térmico frío y con la mayor tasa de contagio interpersonal. generalmente en cultivos con crecimiento concomitante de bacterias. “había corriente de aire”. como es creencia común. la mayor parte de veces innecesarias. El rinovirus se transmite por contacto directo con secreciones nasales infectadas. influenza y parainfluenzae. la no necesidad de medicación en la mayoría de ocasiones. ante la que se debe ser muy meticuloso en la anamnesis para discernir la secuencia de los síntomas. CLíNICA La clínica consiste en una combinación variable de fiebre. El pediatra de AP debería ofrecer (incansablemente) información educacional sobre el resfriado. mucolíticos. Por otra parte. enterovirus. Chlamydia psitacci. la sintomatología clínica de un proceso se superpone con la del siguiente. . la importancia del lavado frecuente de manos para disminuir la cadena de transmisión.. Más raramente son agentes etiológicos los adenovirus. pese a que la inmunidad específica de serotipo es de por vida. y frecuente causa de exacerbación del asma. Este hecho no tiene nada que ver con que el cuerpo “se enfríe”. motiva a menudo la práctica innecesaria de estudios de inmunidad. descongestionantes nasales y antihistamínicos. que se produce al aumentar el tiempo de cohabitación en espacios cerrados. lo que explica que en la vida de un ser humano nunca se obtenga una inmunidad absoluta. de antibióticos. la posibilidad de automanejo de la mayor parte de procesos. El resfriado es una enfermedad presente todo el año. Coxiella burnetti). dando la falsa impresión de que se trata de una infección crónica. La depleción inmunitaria asociada al frío sólo aparece en situaciones de hipotermia. El impacto de esta enfermedad sobre la salud pública es incalculable: comporta una cantidad innumerable de primeras visitas. que son 2-3 por año. infecciones no víricas pueden dar en fases iniciales síntomas indistinguibles de un resfriado común (Mycoplasma pneumoniae. Los rinovirus. con material escrito. en forma de prescripciones. No está claro si la transmisión también se produce por inhalación de partículas a partir de gotitas de Flugge. Son también los más aislados en oído medio. la preparación y técnica de los lavados nasales y la aspiración de mucosidades. Se ha observado que. son los más frecuentes. son aún más frecuentes las infecciones subclínicas o totalmente asintomáticas. “sudar” etc. Coccidioides inmitis. influenza y parainfluenza predominan en invierno. si bien es mucho más frecuente en los períodos de otoño-invierno. Estos episodios son más frecuentes aún en niños que asisten a guardería. que alteran la permeabilidad vascular. Agentes etiológicos del resfriado común • • • • • • • Rinovirus Coronavirus Virus respiratorio sincitial Adenovirus Enterovirus Influenza Parainfluenza 196 bién el nombre con el que la población conoce la enfermedad. Algunos niños parecen especialmente desafortunados y sufren de episodios con frecuencia muy superior a la media de su edad. “la calefacción está muy alta y luego salen al patio”.TABLA I. ya como guía anticipatoria en los controles periódicos del niño sano.. “corrientes de aire”. El resfriado común es un amplísimo síndrome producido por un gran número de virus (Tabla I). Virus respiratorio sincitial. ocasionando rinorrea y. pero son más ocasionalmente causa de resfriado común. En estas normas se deberían contemplar el carácter infeccioso y recurrente de la enfermedad. antitusígenos. antitérmicos. congestión ocular. El número de episodios es muy elevado en la infancia y va decreciendo hasta los 2-3 anuales del adulto. los síntomas que deben obligar a una visita al pediatra y la obligación de evitar al niño la exposición al tabaco. Histoplasma capsulatum . causando edema y la consiguiente obstrucción nasal. El número de episodios clínicos es muy elevado en la infancia (entre 4 y 8 por año). raramente. No se conoce con exactitud el porqué hay niños que se resfrían con tanta frecuencia. de ahí. pero no es así si hacemos el diagnóstico de rinofaringitis o adenoiditis. La transmisión se produce por el contacto con secreciones nasales infectadas. El número de ataques va disminu- yendo con la edad hasta llegar a lo normal en el adulto. PATOGENIA La sintomatología clínica depende de la liberación de mediadores inflamatorios producida por la acción del virus sobre el epitelio. si bien. que predominan en el inicio del otoño y final de la primavera. en raras ocasiones. controles repetidos no programados. El virus invade las células epiteliales del tracto respiratorio superior. broncoconstricción (muy frecuente en caso de hiperreactividad bronquial). rinorrea. el resfriado genera una rutina asistencial responsable en buena parte de la desmotivación y agotamiento profesional del pediatra de AP (“burnout”). provocando la liberación de mediadores de la inflamación. Bordetella pertussis . tos. o bien aprovechando las visitas que se generan por esta patología. la vaporterapia. y estimulan el sistema colinérgico. etc. eliminando los mitos del “beber frío”. El gran número de virus implicados (101 serotipos de rinovirus) impide el desarrollo de una inmunidad absoluta ante la enfermedad. obstrucción nasal y estornudos. En ocasiones. si bien se conoce que hasta un 20% de niños no desarrollan anticuerpos neutralizantes ante determinados serotipos de rinovirus. ETIOLOGíA El resfriado es un síndrome producido por gran diversidad de virus.

De prolongarse la obstrucción más allá de esta edad. por lo que la rinitis purulenta de corta evolución. más frecuente en niños entre 3 meses y 3 años. salvo si hay bronquitis asociada. es común la anorexia. y posteriormente acompañada de expectoración. Cuando la fase de defervescencia coincide con una nueva infección. Drogadicción por vía inhalatoria: puede presentarse con obstrucción nasal permanente en un adolescente. La afectación del estado general está en relación inversa con la edad. lagrimeo y congestión ocular. La visualización de pólipos nasales obliga a descartar fibrosis quística. a veces tan intensa que interfiere con la alimentación y el descanso. • Rinorrea de intensidad variable. No cursa con fiebre. Pólipos: la rinoscopia es una exploración olvidada que debería practicar siempre el pediatra de Atención Primaria (PAP) ante una rinitis crónica. Rinitis persistente del recién nacido: es un cuadro de obstrucción nasal permanente. pero en la actualidad es excepcional en nuestro medio. por sí solo. tanto más eficaz cuanto mayor sea el niño. pero se puede presentar en cualquier edad. especialmente de menos de 3 meses. La valoración clínica permite hacer el diagnóstico. de causa desconocida. Diagnóstico diferencial de la rinitis • • • • • • • • • • Rinitis vasomotora: es un cuadro de obstrucción nasal intermitente que sólo responde parcialmente a corticoides tópicos. Es frecuente en adolescentes con rinitis alérgica. que aumenta por la noche y con las infecciones agudas intercurrentes. Este infiltrado puede aparecer antes de 10 días. • • • • • • • • • • Alérgica Rinitis persistente del recién nacido Neutrofílica Cuerpo extraño nasal Lúes congénita Rinitis vasomotora Adicción a drogas por vía inhalatoria Rinitis medicamentosa Pólipos Hipertrofia de las vegetaciones adenoideas • Neoplasia de cavum • Pródromos de enfermedades específicas • Gripe TABLA II. debería derivarse al especialista toda obstrucción nasal no aclarada o rebelde al tratamiento. La rinoscopia con un simple otoscopio nos permitirá descartar esta posibilidad. sólo el lavado frecuente de manos en personal que está en contacto frecuente con niños ha mostrado su eficacia. ninguna medida de aislamiento para romper la cadena de contagio resulta utilizable en la práctica. La práctica de una radiología lateral de cavum es muy utilizada. síntoma predominante en lactantes. • Tos. La tos no es habitual. conocida por toda la humanidad. especialmente si hay rinorrea purulenta o sanguinolenta unilateral y mal olor del moco. pero es elevadísima en contactos de varias horas diarias (escuela y domicilio). Rinitis neutrofílica: si el resfriado no mejora en 10 días. generalmente en forma de tos. Su duración es muy superior. se produce un aparente empeoramiento y la familia (y muchas veces el pediatra) tiene el convencimiento de que se trata del mismo proceso. alrededor de los 3 meses. Tiene una resolución espontánea. tanto en su forma estacional como en la perenne. Neoplasia de cavum: pese a su carácter excepcional. no debe ser criterio para la utilización de antibióticos. pero la indicación quirúrgica debería basarse más en la intensidad de la clínica obstructiva que en los hallazgos radiológicos. La clínica del resfriado común. no es excepcional observar cuadros de hasta 3 semanas de duración. Responde a los antihistamínicos. prurito nasal y estornudos sobre la obstrucción. puede producirse sobreinfección bacteriana de moco. En el niño pequeño. sin que este hecho comporte por sí solo la presencia de sobreinfección bacteriana ni la necesidad de utilizar antibióticos. Sin embargo. y no siempre se acompaña de sobreinfección. Hipertrofia de las vegetaciones adenoideas: se manifiesta por obstrucción nasal permanente y respiración bucal estertorosa. Rinitis medicamentosa: la utilización crónica de vasoconstrictores tópicos produce un efecto rebote que obliga a dosis cada vez mayores para conseguir el efecto deseado. • Obstrucción nasal. • Estornudos. La presencia de apnea obstructiva durante el sueño es más característica de la hipertrofia amigdalar. con infiltrado neutrófilo. sin que este hecho. inicialmente acuosa y progresivamente espesa por la infiltración neutrófila. En el ámbito preventivo. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Deberá establecerse con todas las causas de rinitis (Tabla II). Lúes congénita: debe sospecharse ante una rinitis serosanguinolenta en un recién nacido. La duración de la enfermedad oscila entre los 4 y 10 días. consiste en una combinación variable de los siguientes signos y síntomas: • Fiebre.La enfermedad tiene un período de incubación de 2 a 5 días. 197 . pero puede durar hasta 2 semanas. • Rinitis alérgica: presenta predominio de rinorrea acuosa. pero es más frecuente que lo haga después del inicio del cuadro respiratorio. que tendrán manejos terapéuticos distintos. Hay que ser muy escrupuloso en la anamnesis para diferenciar adecuadamente ambas situaciones. pasados los cuales suele persistir una leve sintomatología residual. Puede ser muy elevada y durar 72 horas. implique la existencia de sobreinfección bacteriana. Puede preceder en unas horas al resto de la sintomatología. sin sobreinfección bacteriana. por lo que. Cuerpo extraño nasal: debe sospecharse siempre que una obstrucción nasal sea permanente. debe practicarse un sondaje nasal (sonda Nelaton nº 6) para descartar la poco frecuente atresia unilateral de coanas. inicialmente no productiva. La tasa de ataque en exposición de corta duración (salas de espera) resulta muy baja. el decaimiento y la sintomatología digestiva. sin otros signos acompañantes. La eliminación del virus es máxima entre los 2 y 7 días.

de un antihistamínico (cetirizina.• • Enfermedades específicas: sarampión. se ha descrito absorción sistémica. cuando la obstrucción nasal lo requiera y. dejando correr el grifo del agua caliente hasta que se forme vapor espeso. hipotensión y coma. Por vía local. especialmente en niños pequeños. La fiebre suele preceder al cuadro catarral. puede ser útil la asociación. mialgias. Las dosis deben fraccionarse en dos semidosis separadas 5 minutos. comercializada en dosis fija. y en ocasiones solo responde a la codeína. • Tratamiento de la obstrucción nasal: – Tratamiento postural: colocar al lactante de más de 6 meses en decúbito prono o decúbito lateral. especialmente en la infección por virus Influenza A. pero requieren de un mantenimiento que pocas veces reciben. – Descongestionantes farmacológicos: por vía general están contraindicados por debajo de los 12 años. El mejor método de administrar vapor en lactantes y niños es dentro del cuarto de baño (espacio cerrado y reducido). si el cuadro presenta gran rinorrea junto a la obstrucción. antes de la alimentación y del descanso nocturno. tos) y sólo antibióticos con la presencia de criterios clínicos muy restringidos de sospecha de sobreinfección. un máximo de 5 días. lo que les convierte en potenciales transmisores de gérmenes. con la cabeza de costado. aplicando 2 nebulizaciones en cada fosa nasal (separadas 5 minutos la primera de la segunda) un máximo de 4 veces al día. En adolescentes. – Lavados nasales: el lavado de nariz ejerce una doble función: por un lado. – Oximetaxolina: descongestionante de elección en niños de más de 6 años. se recomienda la utilización de un cuentagotas entero en cada fosa nasal en lactantes. para el alivio sintomático (fiebre. En alguna ocasión. una jeringa de 2 cc por fosa nasal con presión muy leve en niños entre 1-3 años y una jeringa de 5 cc por fosa nasal con presión moderada en niños mayores de 3 años. de tal manera que. El niño mayor debe dormir en posición semisentada. En esta edad. La noción epidémica es importante de cara a sospecharla y evitar el uso de ácido acetilsalicílico. decaimiento. Gripe: de difícil diferenciación. La tos es más intensa. artralgias. sólo deben utilizarse si fracasa la descongestión por medios físicos y nunca por debajo de los 6 años. puede resultar más cómodo utilizar la oximetazolina en forma de nebulizador. fiebre tifoidea y otras se manifiestan inicialmente como un resfriado común. rompe los puentes disulfuro del mismo y facilita su drenaje por la fosa nasal hacia el exterior. El mejor tratamiento del resfriado común es la no prescripción de fármacos. tiene una evolución más larga (hasta 5 días) y predomina la sintomatología sistémica (fiebre. especialmente. la mejilla se apoye en la cama y en leve flexión dorsal. muy ocasionalmente fármacos. El PAP debe instruir adecuadamente a la familia en la técnica correcta del lavado nasal: el niño debe colocarse en decúbito supino. Debe explicarse a la familia que si el niño mejora con una dosificación inferior. por su carácter irritativo. dolor. Los nuevos aplicadores de agua marina isotónica y estéril ofrecen la ventaja de una mayor comodidad para el niño y la utilización de presiones y cantidades ya prefijadas (especialmente los que permiten diferencia según la edad). un máximo de 4 veces al día. Se in- – 198 troduce el suero en la fosa nasal situada arriba (la más cercana al cuidador). para evitar presiones muy positivas en la trompa de Eustaquio que faciliten la entrada de gérmenes en oído medio. ebastina) con un descongestionante sistémico (pseudoefedrina). pero no mejora los resultados del vapor de agua solo. varicela. con depresión cardiaca. pero no excesiva. dado que se han descrito reacciones idiosincráticas. un máximo de 5 días. Cuatro gotas en cada fosa nasal. TRATAMIENTO El tratamiento debe basarse en consejos. Todos los que se describen a continuación tienen una utilidad puramente sintomática: • Antitérmicos: paracetamol. medidas caseras. no dependientes de dosis. tos ferina. en forma de hipertensión. pero sólo si se practica repetidamente (4 sesiones al día de 15 minutos de duración). del que únicamente se podrán diferenciar evolutivamente. es más útil la clásica inhalación de vapor a partir de recipientes de agua (olla) tapando la cabeza con una toalla. En niños mayores de 12 años. ésta debe ser la utilizada. pero son más caros y no son más eficaces que el método tradicional. Los humidificadores son útiles y cómodos. Los lavados se utilizarán a demanda de las necesidades del niño. ibuprofeno. lo que dificulta el cumplimiento de esta recomendación. Se gira la cabeza del niño y se repite la operación en la otra fosa. La utilización de mentol y alcanfor está contraindicada en niños menores de 2 años. y que debe uti- . La utilización de eucaliptus puede hacer más agradable la sesión. Vaporterapia: no reduce el período sintomático de la enfermedad pero mejora significativamente la obstrucción nasal. especialmente de hongos. por otro. hidrata el moco. Es muy importante utilizar la cantidad adecuada para hidratar suficientemente el moco y administrarla con la presión suficiente para ejercer el mecanismo de arrastre. A tal efecto. para proceder a la desobstrucción secuencial de la fosa nasal inferior y posteriormente de la superior. arrastra parte del moco nasal hacia la vía digestiva y. malestar general) sobre la catarral. La utilización a más altas dosis o más tiempo del recomendado pueden originar un efecto rebote que conduce a más congestión (rinitis farmacológica o química). Una vez aplicado el suero. debe esperarse 5 minutos para que ejerza su acción mucolítica y proceder después a la aspiración por vacío del moco presente en fosas nasales utilizando el succionador (“pera de goma”) diseñado específicamente para esta función o los nuevos aspiradores por succión bucal con filtro incorporado.

Sólo debe usarse en niños que no responden al anterior y nunca por debajo de los 3 años. efecto poco frecuente pero muy desagradable. en todo resfriado debe recomendarse como base de tratamiento la ingesta abundante de líquido y la vaporterapia. – Drosera: utilizada desde la más remota antigüedad. si bien. El tratamiento antibiótico de estas sobreinfecciones debe cubrir los gérmenes habitualmente implicados. Las reacciones adversas peligrosas a los opiáceos descritas en niños pequeños (sedación. no productiva. 2 mg/kg/día en 3-4 dosis. deben hacernos • Fiebre de más de 72 horas de evolución • Fiebre de aparición posterior a las 48 horas del inicio del cuadro catarral • Fiebre intermitente con intervalo libre superior a 24 horas • Tos diurna y/o obstrucción nasal y/o rinorrea de más de 10 días de evolución sin mejoría • Fiebre elevada (superior a 39) y rinorrea purulenta de más de 3 días de evolución TABLA III. que se asocian a un crecimiento significativo de gérmenes en frotis nasofaríngeo y/o a la detección de focalidad (otitis. fundamentalmente neumococo y Haemophillus influenzae: – Amoxicilina + ácido clavulánico: 80 mg/kg/día en 3 dosis. Las siguientes situaciones clínicas. Dosis: 1-2 mg/kg/día. más que del efecto antihistamínico propiamente dicho. Su mecanismo de acción teórico está en la fractura de los puentes disulfuro que dan consistencia al moco. No es criterio de sobreinfección bacteriana la presencia aislada de rinitis purulenta. – Fiebre intermitente. por el peligro de aspiración del moco. Antibióticos: no deben utilizarse nunca en la fase inicial. El ambroxol podría presentar el mejor índice terapéutico. de carácter residual y duración superior. Puede usarse a partir de 6 meses. facilitando su expectoración. La tos nocturna. Efecto periférico. además de dependientes de dosis. – Codeína: es el más potente. espesadora de secreciones. en niños alérgicos a la penicilina. especialmente en adolescentes. polivitamínicos. neumonía). – Cloperastina: es un antihistamínico que al parecer no tiene efecto espesante de secreciones ni produce sedación. que deberá desecharse al finalizar el proceso. Cuando una tos seca muy intensa se acompaña de rinorrea abundante en niños de menos de 3 años. hay que evitar los antitusígenos. – Fiebre que se inicia después de las 48 horas del inicio del cuadro catarral. su uso. por lo que. expectorantes: el único mucolítico que ha demostrado concluyentemente su eficacia es el agua. Se describe como provisto de acción broncolítica. No hay datos suficientes sobre el valor real de todos los demás productos usados masivamente como mucolíticos. Las dos últimas situaciones son sugestivas de sinusitis en niños mayores de 1 año. – Dextrometorfán: es el antitusivo de referencia en Pediatría. rinorrea) pasados 10 días del inicio de la sintomatología. La acción de los antihistamínicos sobre la rinorrea parece depender del efecto colinérgico de los de primera generación. Empíricamente eficaz en niños de menos de 2 años y totalmente inocua. – Resfriado que no mejora en cualquiera de sus síntomas (tos. mucoreguladores. en los que pueden ser de utilidad. salvo en casos de rinorrea profusa. durante 7 días. depresión del centro respiratorio) pueden ser idiosincráticas. Su sabor debe disimularse mezclándola con algún líquido. Especialmente en situaciones en las que se prefiera una opción de dos dosis diarias. los estudios existentes tienen defectos metodológicos que impiden una adecuada valoración de los resultados: Las cisteínas (carbocisteína. Criterios clínicos de sospecha de sobreinfección en un resfriado común sospechar la posibilidad de una sobreinfección bacteriana y valorar la utilización de antibiótico (Tabla III): – Fiebre de más de 72 horas de duración. Mucolíticos. con resolución más rápida del cuadro clínico si se utiliza un antibiótico. La OMS lo considera como único mucolítico en la lista de “medicamentos imprescindibles”. Sin embargo. No debe usarse en niños de menos de 2 años. que reaparece después de un intervalo libre de más de 24 horas de duración. sinusitis.lizarse un frasco distinto por cada individuo de la familia que esté resfriado. jalea re- 199 . – Levodropropizina: el de más reciente introducción. queda excluida de esta consideración. no hay que olvidar que la sinusitis en lactantes (etmoiditis) es menos frecuente pero potencialmente más grave. están contraindicados en el tratamiento del resfriado común. por lo que. No usar en niños de menos de 2 años. de más de 3 días de duración. posteriormente a la fiebre inicial. Bromhexina y brovanexina tienen buena tolerancia y similar eficacia. obstrucción nasal. con un buen índice terapéutico. en pautas de 3 ó 5 días. • Antitusígenos: sólo deben utilizarse en casos de tos seca. Se dosifica igual que el dextrometorfán. – Rinorrea purulenta asociada a temperatura igual o superior a 39. – Azitromicina. – Otras terapias: la utilización de vitamina C. no habiendo demostrado más eficacia que el resto. Hay jeroglíficos que describen su utilización en el imperio de la 1ª dinastía. que interfiera con el descanso o la actividad del niño. La citiolona puede producir pérdida transitoria de gusto (hipogeusia). no parece justificarse en ningún caso. – Cefuroxima axetil: 30 mg/kg/día cada 12 horas durante 7 días. por lo que podría ser utilizado como antitusígeno coadyuvante al tratamiento de la crisis asmática cuan- • – – – – – • do ésta curse con tos agotadora. Dosis: 3 mg/kg/día en 3 dosis. • Antihistamínicos: por su acción atropínica. La utilización de antibióticos no previene las complicaciones bacterianas y selecciona la aparición de cepas resistentes. zinc. La guaiafenesina tiene menores efectos secundarios con similar eficacia. en 3-4 dosis. acetilcisteína) son los más antiguos y los que presentan mayores efectos secundarios gastrointestinales.

657-72. p. En: Behrman RE. 16: 18590. 5. Current issues in upper respiratory tract infections in infants and children: rationale for antibacterial therapy. 13: 55-8. 6. Pediatr Infect Dis J 1998. Kliegman RM. 17ª ed. Jenson HB. 2. Corral O. p. Nasal obstruction and rhinorrea. 1. Hammarstrom L. Ruuskanen O. no han demostrado ninguna eficacia. Philadelphia: WB Saunders Company. en estudios controlados no han mostrado ningún valor preventivo o terapéutico en el resfriado común. 17: 367-72. Pacheco S.** Schwartz RH. Enferm Infecc Microbiol Clin 1997. Texto fundamental y de lectura obligada para cualquier pediatra de Atención Primaria. Pediatr Infect Dis J 1997. Se está investigando con diversos antivirales como: dipiridamole. Ziai M.. Intranasally administered inmunoglobulin for the prevention of rhinitis in children. Ruohola A. Sheridan MJ. 1389-91. Waris M. Nelson textbook of pediatrics.al. Aportación ya clásica de uno de los infectólogos pediátricos más prestigiosos sobre el llamado: “uso juicioso de los antibióticos”. Pediatr Infect Dis J 1994. Uhari M.* Heikkinen T. 15: 289-98. Revisión magistral y actualizada de la enfermedad más frecuente que atiende un pediatra. 2003. 1990. dirigido por el especialista más citado en la literatura mundial. Picazo JJ.* Romero J.): Pe- diatric Otolaringology. Recientes estudios muestran resultados prometedores con la administración de inmunoglobulina intranasal.** Klein JO. Estudio de las infecciones respiratorias extrahospita- larias. 3. Imprescindible. Antimicrobial prescribing for acute purulent rhinitis in children: a survey of pediatricians and family practitioners.*** Turner RB. Revisión básica de la patología más común en Atención Primaria.* Blenky WM. 2ª ed. etc. Texto básico de la ORL pediátrica. Criterios clínicos de gran valor práctico para la sospecha de sobreinfección en un cuadro catarral y para la contención recomendable en la prescripción de antimicrobianos. Trabajo de investigación en el que se exponen los resultados prometedores obtenidos con esta técnica. 200 . palmitato y pleconaril. En: Bluestone CHD (ed. en los que se depositaron grandes esperanzas. Rubio M. Hayden GF. Los estudios con interferón. con resultados aún no concluyentes. Agudo E. BILIOGRAFÍA Los asteriscos reflejan el interés del artículo a juicio del autor. editores. 4. Los estudios con equináccea y con oscillococcinum no han mostrado resultados concluyentes. Freij B. Ofrece fundamentos conceptuales de gran utilidad. The common cold. Philadelphia: WB Saunders.

otoscopia poco valorable por cerumen. 201 . crecimiento y desarrollo psicomotor normal e inmunizaciones correctas. para el que se prescribió tratamiento con amoxicilina 7 días. constan los diagnósticos de “infección de vías respiratorias altas”. En los informes del servicio de urgencias. En la enfermedad actual. con resultados irrelevantes. auscultación respiratoria aparentemente normal. habiéndose practicado una Rx de tórax. la madre refiere: “que está constantemente resfriado”. por los que ha acudido a servicios de urgencia los fines de semana. Desde entonces.Caso clínico Atendemos por primera vez a un niño de 16 meses. El examen físico muestra buen estado general. y un hemograma y sedimento de orina. que ha iniciado la escolarización hace 4 meses. “faringoamigdalitis”. tratado con paracetamol. informada como normal. y hace 6 días “síndrome febril sin focalidad”. con un máximo de 39. estado nutricional adecuado. moco espeso en cavum. sin antecedentes patológicos valorables. con dificultades de audición derivadas del llanto del niño. Ha presentado diversos epi- sodios febriles siempre acompañados por tos y mucosidad nasal. la madre refiere que desde el último informe sigue presentando fiebre diaria (6 días de evolución.7 rectal) y no hay ninguna mejoría del cuadro respiratorio. faringe marcadamente hiperémica.

ALGORITMO: SOSPECHA DE SOBREINFECCIÓN BACTERIANA EN UN RESFRIADO COMÚN SOSPECHA DE SOBREINFECCIÓN BACTERIANA EN UN RESFRIADO COMÚN Sintomatología de resfriado común • • • • Tos diurna > 10 días y/o Rinorrea > 10 días y/o Obstrucción nasal > 10 días Fiebre > 39 + rinorrea purulenta > 3 días • Fiebre > 72 horas • Fiebre intermitente con intervalo libre > 24 horas • Fiebre de aparición posterior a 48 horas del inicio de la clínica Sí No No Sí Sospecha de sinusitis aguda Tratamiento sintomático y observación Tratamiento sintomático y observación Valorar tratamiento antibiótico Valorar tratamiento antibiótico 202 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful