Está en la página 1de 1

El justo y los pecadores 1 Bienaventurado el hombre que no anda segn el consejo de los impos, ni se detiene en el camino de los pecadores,

ni se sienta en la silla de los burladores. 2 Ms bien, en la ley de Jehovah est su delicia, y en ella medita de da y de noche.
3

Ser como un rbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto a su tiempo y cuya hoja no cae. Todo lo que hace prosperar.

No sucede as con los impos, que son como el tamo que arrebata el viento. 5 Por tanto, no se levantarn los impos en el juicio, ni los pecadores en la congregacin de los justos. 6 Porque Jehovah conoce el camino de los justos, pero el camino de los impos perecer.

Intereses relacionados