Está en la página 1de 1

EL FANTASMA SOLITARIO

Federico Guzmn Chacn Como todas las noches en su rutina de oscuridad, el fantasma solitario se durmi en su cama de soledad. A la maana siguiente se despert acompaado de s mismo infinidad de veces; todos sus "yo mismo" que estaban atrs, al frente a los lados y arriba sorprendieron a un tiempo reproduciendo las mismas muecas, aumentando la neurosis y el retraso mental tercermundista. El fantasma no se acordaba que el da anterior haba sembrado lunas espejos en las paredes y el techo para matar su soledad, as que sus "yo mismos" te provocaron un caos en la habitacin, pues los duplicados salieron de las lunas y espejos y empezaron a clonarse por voluntad propia, millones y millones hasta no caber su fantasmagora en ese espacio; as que muchos salieron a las calles, y sin nada qu hacer, decidieron cambiar la ciudad: inventaron la esclavitud asalariada, fundaron clubs sociales y partidos polticos, sindicatos e iglesias; platicaban cosas intrascendentes en los cafs; algunos llegaron a ocupar la presidencia y desde su puesto aumentaron el crimen y la pobreza; los que no alcanzaron hueso se dedicaron a marchar por las calles gritando reivindicaciones limosneras sin darse cuenta que perfeccionaban la tcnica de la represin. El fantasma solitario, sintindose culpable, se ahorc frente a sus lunas y espejos para terminar con el fantasmal subdesarrollo; pero no sucedi as: los fantasmas se siguieron clonando hasta declarar cierta la fatdica profeca Maya del Dos mil doce. Ahora los fantasmas dice que vendr una nueva era donde slo ellos existirn.