Está en la página 1de 1

EL ARTE DE ESTAR EN LA VIDA. EL ESPRITU.

BUSCAR EN LUGAR EQUIVOCADO Un vecino encontr a Nasruddin cuando ste andaba buscando algo de rodillas. Qu andas buscando, Mullab?. Mi llave. La he perdido. Y arrodillados los dos, se pusieron a buscar la llave perdida. Al cabo de un rato dijo el vecino: Dnde la perdiste?. En casa. Santo Dios! Y entonces, por qu la buscas aqu?. Porque aqu hay ms luz. De qu vale buscar a Dios en lugares santos si donde lo has perdido ha sido en tu corazn?

Quin pesa el color? Quin le hace saber al Catatumbo su indeleble hermosura? Aunque los cientficos den razn del fenmeno l estaba all con su contenido antes de las Palabras sonoras y del tejido del texto que lo pretenden explicar. La exposicin ms experimentada no aminora en nada su sentido. Se puede hablar de miles de especializaciones, an cada una ser rebasada; quin podr contenerlas todas para descansar en su sentido y desentenderse del de su propia vida. Los hombre de hoy pretendemos decir que todos los millones de hombres antes de nosotros carecen de valor cuando damos juicios que contradicen lo todos que aquellos hombres vivieron. Incluso millones y millones de hombre siguen viviendo. Las cosas tienen su propia constitucin y hay que respetarlas. Lo que logro no me exime de lo que soy. Lo que soy no se me hace evidente. Es una continua respuesta en la fluidez de las preguntas. Y cuando los otros hacen un gran esfuerzo para ayudarme milagrosamente, me toca a mi y hago yo la ejecucin de mi respuesta. S t. S verdaderamente tu. Y lo que t eres no es la conclusin de lo realizado o vivido hasta ahora, es un proyecto lanzado al futuro, lanzado a la eternidad. El mundo, la realidad, lo que se me da, lo que se me presenta no es mi vida, es una oportunidad para ella. La prioridad de Dios me la da la voz silente de lo fro de las cosas y de lo corto del contenido de mi propia vida, de mis ms cercanos y de todos los otros. Nos hemos vislumbrado por la capacidad de las cosas y en ella nos estamos quedando. NOS ESTN ENSEANDO EL ARTE DE ESTAR EN LAS COSAS. Solo me toca a m mismo solucionar mi vida. Y la solucin final est en el que al final nos espera, en el ESPRITU. El ESPRITU est en el PADRE y el PADRE en el ESPRITU.