P. 1
Iniciativa de Ley que regula la reutilización interna de las Aguas Grises en nuevas construcciones

Iniciativa de Ley que regula la reutilización interna de las Aguas Grises en nuevas construcciones

|Views: 65|Likes:
Publicado poripnusacgt
Iniciativa de Ley Aguas Grises IPNUSAC área Socioambiental
Iniciativa de Ley Aguas Grises IPNUSAC área Socioambiental

More info:

Published by: ipnusacgt on Jul 29, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/21/2015

pdf

text

original

PROPUESTA DE INICIATIVA DE LEY

LEY QUE REGULA LA REUTILIZACIÓN INTERNA DE LAS AGUAS GRISES EN NUEVAS CONSTRUCCIONES

Guatemala, 21 de noviembre de 2011.

1

1. INTRODUCCIÓN Guatemala es un país con una cantidad de recursos hídricos suficiente para satisfacer las necesidades de la población y las demandas del comercio, la agricultura y la industria. Sin embargo, solamente en las áreas urbanas la mayoría de la población tiene acceso a fuentes mejoradas de agua potable. Recurso que se pone en riesgo por la dificultad para ponerla a disponibilidad de la población, ya que los procesos de deforestación, erosión del suelo y la contaminación modifican su calidad para el consumo humano y para mantener procesos ecológicos naturales. En el país existen varias fuentes y tipos de contaminación del agua, uno de los tipos más generalizados es la generación de desechos sólidos y líquidos, que sin ningún tratamiento llegan a contaminar los cuerpos de agua. Y en el caso de las viviendas, en Guatemala apenas el 54% de la población del país goza del acceso a servicios de saneamiento mejorados, por lo que se compromete la calidad del agua que por medio del ciclo hidrológico llega a las fuentes de agua en el país y tarde o temprano repercute en la salud y otros aspectos sociales de la población, la economía y el ambiente. Guatemala carece de una legislación que promueva el aprovechamiento de las aguas grises y aunque lo ideal sería que todo proyecto de construcción cuente con un sistema de reutilización de aguas grises, considerando el costo de modificar la infraestructura ya desarrollada en el país, por el momento la Universidad de San Carlos de Guatemala propone que se regule la reutilización interna de las aguas grises en nuevas construcciones. El planteamiento implica la articulación de esfuerzos entre dependencias que por ley tienen responsabilidad en el tema y se constituye en una alternativa que a bajo costo aportaría a reducir la contaminación líquida vertida en cualquier cuerpo receptor de aguas servidas generadas por los habitantes de áreas urbanas y rurales, así como reducir la presión que existe sobre los recursos hídricos y contribuir a que el ciclo hidrológico se mantenga y provea de agua de calidad adecuada para el consumo humano y el mantenimiento de la vida. Por todo lo expuesto con anterioridad resulta de importancia y suma urgencia contar con una ley ordinaria que coadyuve a la reducción de contaminación de los cuerpos de agua, al saneamiento ambiental y mejoramiento de la calidad de vida de los guatemaltecos.

2

2. EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
El ciclo hidrológico es el fenómeno más grande de reutilización del agua que existe sobre el planeta, del cual se beneficia la humanidad y todas las formas de vida. En términos generales, una porción del agua de lluvia que llega al suelo es retenida temporalmente por la hojarasca y se infiltra para unirse con el agua subterránea que forma los mantos freáticos y otra porción corre como agua superficial hacia ríos, lagos y océanos. Se estima que el agua experimenta más de cinco usos, algunos dentro de organismos vivos, previo a evaporarse y acumularse en la atmósfera para luego volver a precipitarse como lluvia. Pero este proceso natural de circulación del agua se ve alterado porque los animales y las actividades humanas contaminan el suelo y el agua con excretas con desechos líquidos y sólidos por la inadecuada disposición de sistemas de alcantarillados sin tratamiento, fosas sépticas ubicadas inapropiadamente (en áreas cercanas a lagos o ríos), desechos sólidos sin ningún tratamiento dispuestos en basureros al aire libre sin tratamiento de lixiviados; así como también el uso de biocidas y otras sustancias químicas. Esta contaminación se filtra al suelo y por la escorrentía de la lluvia llega a los cuerpos de agua donde impacta negativamente en el abastecimiento con agua superficial (ríos y lagos) y subterráneo (mantos freáticos), que son las fuentes de agua para el consumo y uso humano. El agua, el saneamiento y la higiene, son elementos cruciales para garantizar la salud, el desarrollo de la población. Sin embargo, de acuerdo a reportes de Oliva y López (s.f.) se calcula que el 90% de las aguas superficiales de Guatemala se encuentran contaminadas y de acuerdo a SEGEPLAN (2006) solamente el 5% de las aguas residuales que anualmente se producen en el país recibe algún tipo de tratamiento previo a retornar al ambiente. Según el Tercer Informe de Avances en el Cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (SEGEPLAN, 2010) para el año 2006 en el país, en promedio el 78.7% de la población tenía acceso a fuentes mejoradas de agua potable y solamente el 54% de la población del país gozaba del acceso a servicios de saneamiento mejorados. Pero a nivel municipal, este mismo informe señala que todavía para esa fecha había municipios del área rural donde solamente el 21% de la población tiene acceso a fuentes mejoradas de abastecimiento de agua potable y tan solo el 2% de la población tiene acceso a servicios de saneamiento mejorados. Según los datos del Observatorio Mundial de la Salud (OPS/OMS, 2008) en Guatemala la probabilidad de morir antes de alcanzar los cinco años es de 40 por mil nacidos vivos, es decir que en promedio en Guatemala cada día mueren 105 niños menores de cinco años por causas tratables. Entre ellas, las enfermedades gastrointestinales, puesto que el 20% de las muertes de niños menores de 5 años son causadas por diarrea. Situación preocupante, porque la diarrea es una enfermedad fácilmente prevenible, siempre y cuando se mejore la cantidad y calidad del agua de consumo humano, las condiciones higiénicas y la disposición de excretas y aguas servidas. Realidad que repercute en la economía nacional por la cantidad de cultivos de exportación que son rechazados y por los costos en que incurre la población para atender las enfermedades gastrointestinales y el período de tiempo en que las personas enfermas se ausentan de sus actividades laborales y estudiantiles.

3

A esa cuenta, la OPS indica que la contaminación del agua en el país es la principal amenaza para la salud de las y los guatemaltecos, compromete fondos públicos en acciones sanitarias de remediación y no de prevención, limita las actividades agrícolas por la inocuidad requerida en los productos agrícolas y pone en riesgo actividades económicas asociadas al agua, como el turismo. Situación que incide en la economía nacional porque de acuerdo al Banco Mundial (SEGEPLAN, 2006), el costo relativo de los problemas ambientales implican la pérdida de aproximadamente el 5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Guatemala y las aguas residuales constituyen el 40% de los costos. Esto es comprensible, ya que el sector agropecuario representa el 23% del PIB nacional y más de 310,000 hectáreas dependen totalmente del agua de la época lluviosa y del riego agrícola en época estival, que se obtiene de ríos y lagos. Debido a que muchos ríos y lagos están contaminados o entran en sequía durante la época seca, se ha incrementado la perforación de pozos. Esto conlleva a la sobreexplotación del recurso hídrico en el subsuelo, que tenderá a escasearse, entre otras cosas debido a que en las áreas urbanas hay bastas áreas impermeabilizadas y al aumento de la deforestación y erosión del suelo, lo cual no permite que se alimenten las napas freáticas. Para que esta cantidad y calidad de agua llegue a todas y todos los guatemaltecos se debe tener presente que en Guatemala el régimen hidrológico depende exclusivamente de la lluvia y el almacenamiento subterráneo. En el país llueve un promedio de 6 meses año, haciendo la diferencia entre el flujo de los ríos durante el período de lluvias y el del período seco sea importante. La distribución de las lluvias es muy irregular y la disponibilidad del agua, no coincide con las demandas. La mayor cantidad de agua la reciben las laderas de las montañas, sin embargo las áreas del altiplano reciben menos cantidad de agua. En regiones localizadas en la parte alta de las cuencas y que reciben menor precipitación, la ocurrencia de flujo superficial es menor y es allí donde se localiza el área metropolitana de Guatemala, diez de las cabeceras departamentales más pobladas del país y más de 130 cabeceras municipales (SEGEPLAN, 2006). Como en el caso de la ciudad de Guatemala, que alberga a más del 20% de la población, donde la descarga de los ríos es mínima y estos escasos recursos hídricos superficiales no pueden abastecer la demanda de sus habitantes. Actualmente la tendencia de abastecimiento de agua en la ciudad se centra en la perforación incontrolada de pozos, debido a que el último gran proyecto de introducción de agua a la ciudad de Guatemala fue Xaya Pixcayá en 1973 (SEGEPLAN, 2006), y quedaron pendientes de realizar proyectos de abastecimiento de agua. Situación que se repite en ciudades como Quetzaltenango y otras cabeceras departamentales, donde cada municipalidad es responsable del suministro de agua y de mantener la calidad para consumo humano. Aunque existen proyectos de introducción de agua y saneamiento, principalmente a nivel rural, financiados por préstamos y donaciones de la cooperación internacional, la cobertura de agua entubada es limitada y desigual entre las áreas urbanas y rurales. Además, los diferentes sistemas de agua municipales tienen problemas de eficiencia en su infraestructura como: fugas de agua en las tuberías, infraestructura dañada o plantas potabilizadoras abandonas y cada vez el tratamiento para convertir el agua en potable es más cotoso, debido a la contaminación de las fuentes de agua superficiales. Por ello, todo esfuerzo encaminado a preservar y utilizar adecuadamente el recurso hídrico contribuirá a reducir la contaminación del agua y esto aportará a mejorar la salud y

4

la economía del país, por lo que se plantea como una alternativa la reutilización de las aguas grises, entendidas éstas como todas aquellas que son usadas para la higiene corporal, el lavado de ropa y algunos utensilios. Básicamente son aguas con jabón, algunos residuos grasos de la cocina y detergentes que pueden transformarse en aguas negras, si son retenidas sin oxigenar en un corto tiempo (Hernández, 2010) o entran en contacto con heces fecales y contaminantes químicos que afectan la salud humana. La composición de las aguas grises depende de la fuente de agua gris, sistema de plomería, los hábitos de vida e higiene personal de las personas. En general, las características de aguas grises obedecen a los productos de limpieza utilizados, los patrones de lavado, las prácticas de blanqueo, los hábitos de baño y desecho de productos químicos de cada hogar. Las aguas grises pueden contener nitrógeno y fósforo (presente en detergentes), que son nutrientes para las plantas y en exceso, podrían eutrofizar cuerpos receptores como lagos. También pueden contener sodio y cloro, que son perjudiciales para algunos organismos sensibles.

Por otro lado, es importante hacer notar que en Guatemala, por la forma en que está diseñado el sistema de abastecimiento de agua domiciliar se utiliza el agua potable, que tiene un costo elevado, para servicios que no exigen esta calidad, tales como el llenado del tanque de inodoro, el riego de jardines y lavado de vehículos, entre otros usos, los cuales pueden realizarse con aguas grises previamente tratadas, y siempre y cuando para el riego, éste se haga en forma sub-superficial. Según el Instituto Valenciano de la Edificación (Palma, 2009) las aguas más idóneas para ser reutilizadas son las procedentes de lavabo de manos y de ropa, la ducha y la bañera, por ser las menos contaminadas. Además, el tratamiento de aguas grises, con unidades de baja tecnología y su posterior reutilización, se trasforma en un ahorro en costos de producción de agua potable para las empresas de agua municipales y para los usuarios, debido al menor uso de agua potable por vivienda, con un ahorro de la dotación de agua potable mensual entre un 30 a un 50%, sin poner en riesgo la salud pública. En general, la reutilización de aguas grises tiene varias ventajas: reduce el consumo de agua potable; reemplaza el uso del agua potable para usos domésticos, por agua gris tratada; ahorro significativo a las municipalidades en la inversión en infraestructura de abastecimiento, tratamiento y distribución de agua potable; ahorro de divisas al país, por la compra de menor cantidad de químicos para potabilizar agua municipal; reduce la presión sobre fuentes naturales de agua, al reducir la demanda de agua, evitando degradación ambiental de los recursos; reduce la cantidad de aguas negras a tratar en las plantas municipales o en forma individual; y tiene un impacto positivo al paisaje de las áreas regadas con aguas grises tratadas. A nivel internacional existen leyes para aprovechar al máximo el agua, como el Real Decreto 1620/2007 de España, que establece el régimen jurídico de la reutilización de aguas depuradas y los parámetros de reutilización de aguas regeneradas para riego en jardines privados, descargas de aparatos sanitarios, riego de zonas verdes urbanas y baldeo de calles. En países latinoamericanos como México y Colombia, el tratamiento de aguas grises se centra sobre las aguas grises de origen doméstico especialmente en el área rural y según la UNAM (2009), ante la crisis de agua potable, se viene trabajando sobre la reutilización

5

de aguas grises tratadas por métodos químicos, simples y de bajo costo para reutilizar hasta un 75% el agua de la dotación mensual de los hogares. Los métodos de tratamiento de aguas grises más utilizados han sido humedales, lecho de vegetales y drenajes enramados. Se considera que los sistemas de reutilización de aguas grises domésticas se pueden aplicar en viviendas unifamiliares, viviendas multifamiliares, hoteles, centros deportivos y edificios de oficinas, tanto en áreas urbanas o en áreas rurales. Como el caso del US Green Building Council, de los Estados Unidos de América, que propone sistemas de puntos para calificar el grado de cumplimento de reducción en el consumo de agua, proponiendo en sus lineamientos, la reutilización de aguas grises tratadas para riego y para tanques de urinales e inodoros. En Guatemala, Kestler (2004) propuso un modelo de reutilización de aguas grises para viviendas individuales de clase media de la Ciudad de Guatemala, a emplearse en inodoros y la opción de riego en áreas verdes; para lo cual propuso un tratamiento primario, seguido de un tratamiento secundario, un depósito acumulador y un sistema de riego. Mientras que la Escuela Regional de Ingeniería Sanitaria y Recurso Hidráulicos (ERIS) ha propiciado un estudio de modelos de tratamiento de aguas grises, con el uso de plantas de baja tecnología, para ser aplicado en forma individual en viviendas dispersas o con áreas suficientes para la instalación de filtros (Hernández, 2010). En cuanto a la política pública sobre el recurso hídrico en Guatemala se debe tener presente el carácter de bien público otorgado por la Constitución al recurso hídrico y la tarea que en consecuencia le corresponde al Estado de Guatemala de administrar el agua regulando su aprovechamiento, uso y goce. Una adecuada política pública debe dirigir a que el Estado, las municipalidades y sus habitantes, cuenten con las fuentes de agua idóneas para satisfacer las demandas actuales y futuras, combinadas con mejores prácticas de uso, e incentivos para el tratamiento y la reutilización de las aguas grises entre otras, como parte de la promoción de valores para la conservación de los recursos para evitar la contaminación y garantizar el derecho humano y de otras formas de vida a los recursos hídricos y al saneamiento en condiciones de calidad y cantidad necesarias para satisfacer sus necesidades. A la fecha, son pocos los municipios que cuentan con disposiciones legales que regulan la obligatoriedad de la construcción de plantas de tratamiento en los proyectos de construcción que autorizan, no obstante que el Código de Salud y el Código Municipal asignan responsabilidades, facultan a emitir los reglamentos que estimen pertinentes para la prestación de los servicios y definen los requisitos para emitir licencias de construcción que requieren un dictamen favorable del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Para facilitar el cumplimiento de la política pública habrá que tener en cuenta que construir grandes plantas de tratamiento representa una gran inversión económica, mientras que la instalación de mecanismos de reutilización de aguas grises en construcciones nuevas constituye una alternativa más viable ambiental, social y económicamente. Por todo lo expuesto con anterioridad, se considera que es de urgencia nacional que el Honorable Congreso de la República emita una ley que regule el tratamiento de aguas grises con fines de su reutilización para riego sub-superficial; y alimentación de los tanques de inodoros de las viviendas unifamiliares y multifamiliares, o cualquier otra forma de infraestructura de desarrollo urbano o rural, exceptuando hospitales y centros de salud.

6

3. PROPUESTA DE INICIATIVA DE LEY

DECRETO NÚMERO __________ EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA

CONSIDERANDO Que la Constitución Política de la República de Guatemala establece que el Estado, las municipalidades y los habitantes del territorio nacional están obligados a propiciar el desarrollo social, económico y tecnológico que prevenga la contaminación del ambiente y mantenga el equilibrio ecológico; así también manda que se dicten las normas necesarias para garantizar que la utilización y el aprovechamiento de la fauna, de la flora, de la tierra y del agua se realicen racionalmente, evitando su depredación; así también declara que todas las aguas son bienes de dominio público, inalienables e imprescriptibles y que su aprovechamiento, uso y goce, se otorgan en la forma establecida por la ley. CONSIDERANDO Que Guatemala es un país rico en recursos hídricos, entre los que se encuentran cuerpos de agua subterráneos y superficiales con volumen suficiente para satisfacer las necesidades de agua de la población. Sin embargo, los recursos hídricos presentan niveles de contaminación que afectan la calidad y disponibilidad para los humanos y alteran ecosistemas naturales, lo cual ocasiona limitaciones de uso sea para consumo humano, riego, industria, recreación e hidroeléctricas. Por lo que es urgente la promoción de valores para la conservación de los recursos hídricos y establecer políticas que permitan que el Estado, las municipalidades y los habitantes en general, tomen las medidas para evitar la contaminación y garantizar el derecho de la población al agua y al saneamiento. CONSIDERANDO Que el Código Municipal establece las atribuciones de las municipalidades, entre las que se encuentran la promoción y gestión ambiental de los recursos naturales del municipio; realizar y reglamentar la planeación, proyección, ejecución y control urbanísticos, tomando en cuenta la preservación y mejoramiento del entorno y ornato; así como aprobar y autorizar las lotificaciones, parcelamientos, urbanizaciones y cualesquiera otras formas de desarrollo urbano o rural, para lo cual deben contar estos proyectos con los servicios públicos mínimos, como el agua potable y aguas residuales y sus correspondientes instalaciones, equipos y red de distribución; alcantarillado, drenajes generales y conexiones domiciliares, entre otros.

7

CONSIDERANDO Que la inexistencia de regulación para la reutilización de las aguas grises denominada “recirculación interna del agua”, genera un vacío legal de urgente y necesaria atención porque en las áreas urbanas de mayor concentración de población los procesos crecientes de contaminación de los cuerpos de agua subterráneos o superficiales tienen efectos directos en los costos de captación y tratamiento de fuentes de agua, aunado a las dificultades tecnológicas en su tratamiento, las distancias de transporte y los costos de acceso al agua segura para la población; por lo que requiere que se dicten las medidas encaminadas a reducir la presión sobre los cuerpos de agua dulce, a incentivar el uso sustentable de los recursos hídricos, a favorecer la incorporación en de tecnologías que respeten el ciclo del agua; así como a que se incrementen actividades de regeneración de las aguas residuales y la implementación de tecnologías apropiadas para su tratamiento ya que el nivel con que son vertidas las aguas residuales determinan las condiciones ambientales de los cuerpos de agua, por lo que resulta imperativo legislar al respecto para disminuir la carga de contaminantes vertidos en los cuerpos receptores y reducir la presión sobre los recursos hídricos. POR TANTO En ejercicio de las atribuciones que le confiere el artículo 171 literal a) de la Constitución Política de la República de Guatemala, DECRETA La siguiente, LEY QUE REGULA LA REUTILIZACIÓN INTERNA DE LAS AGUAS GRISES EN NUEVAS CONSTRUCCIONES

Artículo 1. Objeto. La presente ley tiene por objeto establecer la obligación y el deber de reutilizar, previo a su vertimiento en un cuerpo receptor o en el alcantarillado público, las aguas grises generadas. Para cumplir con el objeto de la presente ley, todo constructor o desarrollista de proyectos de viviendas unifamiliares y/o colectivas y de cualquier obra civil en la que se generen aguas grises, deberá, en cada una de ellas, construir e instalar los sistemas, equipos e instrumentos necesarios para la reutilización interna de las aguas grises. Artículo 2. Orden público e interés social. Se declara de orden público y de interés social el uso y aprovechamiento racional del agua, así como la prevención de la contaminación del ambiente y de los cuerpos hídricos del país.

8

Artículo 3. Ámbito de aplicación. La presente ley es de observancia general y de aplicación obligatoria en todo el territorio nacional. Artículo 4. Definiciones. Para los efectos de la presente ley, se atenderá a las siguientes definiciones: i. Agua contaminada: agua que presenta en su composición sustancias químicas, físicas y biológicas que representan un potencial daño al ambiente y a la salud de las personas y seres vivos en general. ii. Agua gris: agua usada para la higiene corporal de las personas, sus casas y sus utensilios. Básicamente son aguas con jabón, algunos residuos grasos de la cocina y detergentes; y carecen de contenido fecal que las convierte en aguas negras. Agua pluvial: agua proveniente de la lluvia, nieve o granizo. Agua residual: agua que han recibido uso y cuyas calidades han sido modificadas. Puede contener aguas grises y aguas negras. Alcantarillado público (drenajes): sistema de estructuras hidráulicas municipales que funciona por gravedad, compuesto por tuberías utilizadas para la recogida y transporte de las aguas residuales y pluviales de una población, desde el lugar en que se generan hasta el sitio en que se deben tratar previo a descargarlas a un cuerpo receptor. Reutilizar: acción de volver a utilizar las cosas. La utilidad puede venir para el usuario mediante una acción de mejora o restauración, o sin modificar el producto o el bien si es útil para un nuevo usuario. La reutilización contribuye a mejorar el ambiente. Reutilización de las aguas: uso que se da a las aguas ya tratadas. Aprovechamiento de las aguas residuales, mediante el proceso de regeneración del agua, antes de su devolución a cuerpos de agua. Reutilización interna de las aguas grises: aprovechamiento que se les da a las aguas grises con algún fin, previo a su vertimiento al sistema de alcantarillado o a un cuerpo receptor. Sistemas de reutilización de las aguas grises: conjunto de instalaciones que incluye la conducción, la estación regeneradora de aguas, en su caso, y la infraestructura de almacenamiento y distribución de las aguas regeneradas, hasta el punto de entrega a los usuarios, con la dotación y calidad definidas según los usos previstos.

iii. iv.

v.

vi.

vii.

viii.

ix.

9

x.

Vivienda colectiva: edificio de uso mayoritariamente residencial que dispone de acceso y servicios comunes para más de dos viviendas. Vivienda unifamiliar: edificio de uso mayoritariamente residencial que no dispone de acceso y servicios comunes para más de dos viviendas.

xi.

Artículo 5. Responsabilidad de las municipalidades de la República. Para lograr que el objetivo de la presente ley se cumpla y, que el uso y aprovechamiento del agua se realice de manera racional previniendo la contaminación del ambiente y de los cuerpos hídricos del país, las municipalidades de la República tendrán la responsabilidad de exigir su estricto cumplimiento, para lo cual dictarán las ordenanzas y reglamentos que estimen pertinentes y necesarios. Artículo 6. Aprobación y autorización del proyecto y otorgamiento de la licencia de construcción. Para la aprobación y autorización de proyectos habitacionales, unifamiliares y/o colectivos, así como de cualquier obra civil que genere aguas grises, sea que se construyan en centros urbanos o áreas rurales, las municipalidades de la República deberán requerir a los constructores y a los desarrollistas de los proyectos, sin excepción alguna, que además de cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 147 el Código Municipal y en el reglamento de construcciones del municipio de que se trate, que incluya y garantice en su propuesta, la instalación de un sistema de reutilización interna de las aguas grises, previo a su vertimiento a un cuerpo receptor o, su interconexión con la red de drenaje municipal, si la hubiere, y que cumpla con lo establecido en los artículos 97 y 98 del Código de Salud. El incumplimiento de este precepto dará lugar a la no aprobación y no autorización del proyecto presentado y, como consecuencia, se denegará el otorgamiento de la licencia de construcción respectiva. Artículo 7. De los sistemas de drenajes. Para los efectos de esta ley, los constructores y los desarrollistas de proyectos habitacionales y/o de obras civiles en las que se generen aguas grises, deberán incluir en su propuesta un sistema de drenajes en el que la recogida y transporte de las aguas grises se realice de manera separada del sistema de recogida y transporte de las aguas pluviales. Artículo 8. Los usos autorizados para la reutilización interna de las aguas grises son los siguientes: i. Riego de jardines privados. ii. Riego de zonas verdes urbanas, tales como parques, campos deportivos y similares. Labores de limpieza en calles y aceras.

iii.

10

iv.

Descarga en aparatos sanitarios conectados a sistema de drenaje o de tratamiento y disposición. Los que en el futuro definan conjuntamente el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

v.

Artículo 9. Prohibición de contaminar. Con el fin de prevenir que la omisión del cumplimiento de la presente ley contribuya a la contaminación de los recursos hídricos del país, las municipalidades de la República deberán dictar las normas necesarias en las que establezcan la prohibición de añadir o verter aceites y combustibles, pinturas, solventes o sustancias químicas peligrosas (corrosivas, inflamables, etcétera) y/o cualesquiera otras sustancias contaminantes en las redes de drenajes de aguas grises construidas con la finalidad de su reutilización. Esta prohibición de contaminar también es aplicable en el caso de las redes de drenajes para las aguas pluviales. En caso que se contravenga la prohibición contenida en este artículo, deberá procederse de conformidad con lo establecido en el artículo 298 del Código Procesal Penal. Artículo 10. Incumplimiento y sanciones. El incumplimiento de la presente ley, dará lugar a la aplicación del régimen sancionatorio establecido en el Título VIII, Capítulo I del Código Municipal, Decreto No. 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala y de las sanciones establecidas por infracciones sanitarias en los artículos 219 a 228 del Libro III, Título Único, Capítulo I al II, del Código de Salud, Decreto 90-97 del Congreso de la República de Guatemala. Artículo 11. Reglamento técnico. El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, conjuntamente, deberán emitir, en un plazo que no exceda de ciento ochenta (180) días, el correspondiente reglamento en el cual se incluya la caracterización de las aguas grises a que se refiere la presente ley. Artículo 12. La presente ley entra a regir ocho días después de su publicación en el Diario Oficial. PASE AL ORGANISMO EJECUTIVO PARA SU SANCIÓN, PROMULGACIÓN Y PUBLICACIÓN. DADO EN EL PALACIO DEL ORGANISMO LEGISLATIVO, EN LA CIUDAD DE GUATEMALA, A LOS ___DÍAS DEL MES DE __DEL AÑO DOS MIL__.

11

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->