Está en la página 1de 1

Padre Joaqun Emilio Snchez Garca, S.J. Rector de la Pontificia Universidad Javeriana Bogot D.C.

Bogot D.C., julio 28 de 2013

Estimado padre rector, Mediante la presente me gustara ofrecerle mis ms sinceras disculpas por algo que, sinceramente y de antemano, admito como vergonzoso. Hace un par de das, en nuestra clase de Literatura Colonial, se nos pidi escribirle a usted una carta, ya fuera en son de paz, alabando sus labores, o con bandera roja, presentando una queja ante cualquiera de las muchas imperfecciones que, como a cualquier cosa de este mundo, aquejan a nuestra universidad. Pues bien, despus de mucho pensarlo, me encontr mudo, sin saber qu escribir. Me quejara por la planeacin del campus, que releg a las alturas de los cerros a nuestra facultad y nos hace procrastinar nuestras visitas al departamento hasta que los motivos acumulados sean suficientes para pagar el esfuerzo muscular? O de pronto por la ubicacin de los libros 800 en la biblioteca, es decir, nuestros libros, los de literatura, que al estar donde estn deben sufrir el interminable cuchichear de todos los estudiantes menos de los que van expresamente por ellos, el timbrar de sus celulares, el afn de los que entran corriendo a usar los computadores de bsqueda, pues son los ms cercanos a las puertas? O por el deplorable estado de los edificios de Bsicas, donde todos hemos, por desgracia, tenido clase, en medio de los rugidos de los laboratorios? Etctera. Los motivos para quejarme son bastantes. Pero mi sorpresa fue ms fuerte cuando descubr que, tcnicamente, mi carta no tena destinatario. Yo no saba su nombre. Es por lo anterior que mi carta dio un giro definitivo y termin siendo una queja dirigida a m mismo, con copia formal a usted a manera de disculpa. Qu avergonzado me sent al descubrir mi ignorancia! Despus de siete semestres, no saber quin es el rector de mi universidad, cuando casi diariamente el Boletn que llega al correo institucional tiene la costumbre irremediable de nombrarlo, es intolerable. Qu falta de todo! Sent que mis posibles quejas perdan toda validez, que mi falta de sentido poltico las opacaba. Reitero mis ms sinceras disculpas, seor rector, por desconocer su nombre, que es lo mismo que desconocerlo a usted en persona. Cordialmente, Jos Daro Castellanos Melndez. Sptimo semestre de Estudios Literarios