P. 1
Alejandro Guzman Brito

Alejandro Guzman Brito

|Views: 19|Likes:
Publicado porsaedo_2

More info:

Published by: saedo_2 on Jul 26, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/23/2014

pdf

text

original

PARA

I,l{ HISTOHA DE LA FIJACION DEL DERECHO CIVIL EN CHII,E DUMNTE LA REPUBLICA (II) "

Estudio sobre los antecedentes sistemáticos y terminológicos de la parte general relativa a los actos y declaraciones de voluntad del .Código Civil de Chi]e' y de sus proyectos.
Ar.e¡erono Gu¿¡¡Á¡¡ Bnrm
Unive¡sidad Católica de Valparaíso Unive¡sidad de Chile ( Santiago)

I¡v¡nonucc¡óN Nos proponernos un cierto examen histórico del tltr¡Io u del libro rv del Cóiligo CID\I dp ChiI¿ r ! ( arts. 1445-1ffi), relativo a la parte general de los actos y declaraciones de voluntad. Si bien la terminología de 'parte general" es exótica en nuestro derecho, la usa¡emos aqul inspirados en el sentido que da a tlicha expresión el derecüo alemán (Aügemehw TeiI), es decir, en el sentido de t¡atado iuríilico atañente a los elementos cornunes de u¡ sector más o menos ampüo de instituciones, cuyos conceptos son, por ende, de apücación general y uniforme a todo el sector en referen-

cia. El antes rnencionado título del cmh. contiene un tratado de aplicación general a ciertos actos y declaraciones de voluntad obügacionales, por lo cual resulta lícito usar a su propdsito la termino. logía de parte general. El antecedente m e di at o de la parte general relativa a Ios actos y declaraciones de voluntad del ccch. es el ca¡1. r. (Des cordL tions essentbll¿s pour In oaliillté iles contentlons) del tlt. E (Das
Vid. mi t¡abaio Paro la hr*oria d¿ la litacW il.¿l d.e¡echo cioll e¡ Ch ¿ d.va¡l¿ lz ¡epíbllca, I, La época ile la l¡iacih il¿l de¡edp ciail g cus iüolsbrca (en p¡ensa en Reol¡ta Chilera de De¡echo). .' ABRE!'IATuR s: RGR. = Bbgeiiclec Cece,rbtoh; @ú, -- C&ltgo Clail de 14 Repllblica dp Chíl¿ [eA. A¡¡rrNáTEr¡, Valp¿¡also, 18851; Cür. = Cde CM .I¿s Ftunga¡s l$ Co¡ps de &o& fftnqab (Faris, f$2)]; Pn¡¡. ryq = Ptílnpr Provecto d¿ C&iso Cioil <Ie Ch¡b fvld. nota 571; Pyto. 1841Cktil de Chlle d€ .¡853 Ubid. ( Santiago de Chile, 1888)

'

1845 = Prwcno d¿ C& eo Ctail de Chi¿ de 1ü1-7845 [en Bu,ro, Oáros coñpbtas (Sat¡iaeo do Cbile, l88ll), Ul; Pyto. l84&.184l, = Prcgecto it¿ Códlgo Ctoü de Crtil2 ile 18¿l&1847 [Ibnl.]; Pyto. lñg = Prouecto ü C&lso

Ptogecto l^¿l.ito tlc Cüigo Ciaü tle Chíb. lÉid (S¡ntiago de Chih, I80O), l3]. Loc espaciados que se obse¡va¡ eD las citas de textos sotr nu€rt¡os.

l2l;

Pyto. Inéd,

=

lvz

Ar,e¡,lwono Guzr"lÁN

contrak ou iles obligations conoentíonelles en général) del lib. m del Coile Cü¡il fuancéx (arts. ll0&1133), correspondiente al tít. n (De los octos y dechraelnnes ite dd,unrail) del lib. w (DV las obkgacíorcs en general y dz los contratos) del ccch. No obstante, el antecedente inmediato principal de este último mdigo en la parte aludida, esto es, la fuente de donde fue directamente obténido un cierto volumen de su mate¡ial como también la sistemática que lo ordena, no fue exactamente el cs,r. sino el comentario a éste publicado por M. Delüncou¡t baio el título Cours il¿ Coile Cioil (Paris 1824), vol. u, p. 192..:128t. En todo caso, tanto la fuente legislativa como la doctrinal francesas, a las que hacemos mención, desar¡ollan en los lugares citados

sideraría únicamente como una e s p e cie del más amplio gé n er o de los actos y declaraciones de voluntad. Superando de esta manera el código chileno al frances -lo que hasta ahora no ha sido notado-, nos parece que se aproximó el primero a la ciencia pandectlsüca alemana contemporánea, concretamente, a Savigny, del cual estimamos que cogió nuestra codificación la terminología de actos y declaraciones de voluntad; y al mismo tiempo se adelantó en cerca de cincuenta años al más directo fruto de dicha ciencia, el Bihge iclles Cesetzbuch de 1900, en cuya famosa N).genbiner Teil va reservada una sección especial (lib. r, cap. nr, párrs. 104-185 ) para los negocios jurldicos 2 (Rechtsgeschiifte). No está de rnfu deiar ya aqul anotado, sin embargo, que tanto la parte general de la ciencia pandectística del siglo u corno equella francesa son t¡ibutarias de la ciencia yusnaturalista y racionalista de los siglos xvrr y xvnr, también desarrollada especialmente en Alemania; y que en esta materia, como en otras, dio origen a dos traür Ternbién debe tenerse p¡€sente lss Ndes et explicatíons, en el mismo volumen, p. 4i58.473. 2 Hay que corxülerar, sin emba¡go, <lue ya d Cód,igo Cioil de lo Aepít" bliu Atgenüna, de 1869, consagró una parte ger¡€ral, como tal, inspi¡ada inme, diatame¡te a Vélez Sa¡sfteld po¡ A. Texein de Freitas ( cuya dopendencia de la cie¡rcia ale¡nana en general, y de Saügny, en es¡rcial, es conocida ), sin peúuicio de la variedail dc .fuentes que el codificador crgentino utilizó para la ¡edacción de sus articulos, entre ot¡as, las obras de Savigny. Esta parte general se encuentra en la seccióri t (De las fuchos v actos lu¡ld,icos que p¡od,ucen la ad,quisbi64 modificacün, tranderetcla o eúi¡1i6n d.e Los derechos g oblfuaciones) del

una parte general tan sólo referida a las c o nven c i o n e s (más propiamente como luego veremos, a las convenciones generadoras de obligaciones, esto es, alos co ntr a t o s), lo cual quiere decir que ellas tratan aquello que posteriormente el codigo chileno con-

libro n, cuyo titulo r t¡ata D¿ los aáos iuidlaos. E1 €fte y a dilerencia do lo que, sogún se verá, sucedió en el chileno, la parlo g€neÉl se ¡efiere no sólo terminológica siIlo que t¡mbiéd sustancialnentr ¿ toda dase de ¿ctos iurldicús.
código,

P¡.n¡, r-¡ ¡rrsrome

nr r-e n¡ecróN n¡ Cxrr¡

103

ciones distintas: precisamente, la francesa, manifestada positivamente en el ccrr., y la pandectlstica, manifestada de la misma manera

en el scB. El ccch., en consecuencia, se hizo eco de ambas tradiciones; pero su aproximación a la ciencia pandectísiica no significó que la parte general de los actos y declaraciones de voluntad de dicho código fue¡a similar en lo sustancial a la parte general construida por la pandectística y- que luego daría lugar a la Allgemeiner T¿il del ¡c¡, pues la parte general chilena es absolutamente incompleta en relación con la alemana. El ccch,, habiendo acogido la terminología savignyariana de actos y declaraciones de voluntad, mantuvo, como se dijo, el mismo material que el cc'r. y el comentario de Delvincourt dedican a la parte general de las convenciones obligacionales o contratos, a saber, meramente sus elementos: consentimiento (y sus vicios, más la lesión v las estipulaciones afectantes de terceros ), capacidad, obieto y causa, que el ccch. refirió a los actos y declaraciones de voluntad. Los demás teqnas que constituyen la parte general alemana (personas, cosas, medición del tiernpo, prescripción, cauciones; y dentro del tema ¡elativo a las declaraciones de voluntad: nulidad, inte¡pretación, nodalidades ) no üenen en el ccrr. una sede sistemática común y general. De esta manera, si tanto desde el punto de vista de la sisternática como del contenido el ccch. se inspiró en el modelo f¡ances de parte general, habiéndose lirnitado a tomar de la ciencia alemana contemporánea tan sólo una terminologla más amplia y comprensiva que la de convención y contrato, resultó inevitable que la parte general del ccoh. debla ser muy incompleta en relación con aquella alemana, pues incomplaa era ya la de su ¡nodelo frances. Por tal raán podemos calificar a esta parte general francesa y chilena como de sentido restringido. Todavía debernos agregar que a las influencias francesa en el sistema y en el contenido, y alemana en la terminologfa, se suma en esta materia una importante influencia del derecho oastellano, especialmente del proveniente de Las Siete Pa¡tidns, aón vigentes en Ohile a la época de elaboración y promulgación del ccoh. Esta influencia es también de carácter sustancial, en cuanto el codificador chileno, apartándose en repetidas ocasiones del arquetipo franc&, recogió sus materiales del aludido de¡echo castellano s.

i,,|].
El P¡n¡. Pyto. cita el derecho hispano a p¡o'pó6ito de los siguie¡tas artículos: [Libro] ¿l¿ Ltts contraaos y obltgaciones conaenclotwbs, tít. r, a¡ts. 12, 13, 15, 18, 18 i¡c. l, 20 inc. 1,22. El ryto. 1853 lo cita en relacióq cori esto!
3

t651. el consentimiento (y sus vicios.¡ TRADTcIó¡ GERMANo-FRANCESA Ya hemos indicado que la parte general f¡ancesa se limita al establecimiento de los requisitos de toda convención contractual.1.l54).f69_ (quizá basado en P. 1. t(fi. fZSO i"c.e¡. y por lo que mira a la terrninologia llrnite de dicha parte general. L449. El B¡to. t412.!e¡echo. en la configuración definitiva y total de la parte general relativa a los actos y declaraciones de voluntad del ccoh.7). En defioitiva pues. si bien todaüá ¡efeúdo a las piomesas ( estipuücionei ).). .e faze4 o de "on "n ¡omano de de g aunplt algutw asa conti. m del lib. 1456 1463. blo. también en lo referente al contenido. pacroq @NvENcroNEs y coNTnATos sN r. Inéd. El siguiente estudio. t447. En los proyectos ant€Íiorcc es De-los contm. Í¿SS. t451. 1853. No e6tán ciertamente basados en el derecho francés los sigüientes arts. l48O y 1487. 1451. u del üb. xr. De los contrdos ! obltg¿cton¿s en getleral que en aquel del tlt. 1645.-.104 Ar. 14ü. 1457. Se.28 i. 3. Iu¡cialfiente correqrondiente al art.está-n basados en t. 1O3I ( =Ct. Plo.. Ia inftuencia már i¡npo¡tante del de¡echo ftancés es sistem6tica (y terminológica en los primeros proyectoc: vid. a¿v fiéúorr. infra n. infra nr).5-11 De las wotttíssio-t>tro".-1843. 1460. 15. y no II.ruelrren -a repetí¡ en el ryto.fra n. logu¡amente ins¡rirado en el fra¡rés. 1646 d€l h¡to. Se rotaiá que los artículos estructurales d. 6). 1. rv De las útlgocionel er gercnl i de Los coaÍtutos ¡neior está basado en el epígrafe del tlt. ne¡al (üd. del mismo modo que las citas quá figuran en éste nd aparecen en el lo. m del OCF¡. t. 11. . e incluyendo en el tema del ohos: 1638. Pe¡o no debe olvidarse quo P.7. es el elemento alemán el que ha contribuido a su formación. En ellos se enuncian en general los temas que a continuación de cada uno srelen desar¡olila¡se coo materiales no-{¡anceses. De esta manára.ilr Por lo tanto.8. nes.dicado. 5. 16.Rec. que -i¡rc. 1647.t62 (el arr. 10. se limitará al análisis de la sis- temática y de la terminología del rír. qw lazeg las omes unos tozón d. Rec.1465. -1466. se . ir. aÉ l.os I obllgociaÉs cofu ociclonalzs. 4a. con todo.. 1. los artículos del CCCh. Es curioso nota¡ que. cita ñw. entrará a su contenido. con excepción del artlculo 22 corr€spondiente al I63e. 1482.t6. 1401. ninguoa de las citás de Ios demás a¡tículos señalados del E¡r.6. en buena medida éste está integado por el elemento castellano.l título so¡ de origen franc&: 14. han conlluido tres distintos elementos: por lo que respecta a su sistemática y a un cie¡to volumen de su contenido. 1458 inc. Z. se presenta el elemento frances. his¡rano son: 144É.). es decir. 1459. 7t y V. Lr plr¡s cENERAL DE r.ené paie geel protátipo Cuo4al. I4f. 10.as pRoMEsi^s. arrancan dil derecho ( grneralmente del mmentario de Delüncourt.nota!á ade¡nás que el oplgra{e del lib.rxnno Grrzu. del CCCIL: 1448 (vid. e plzgtns. f.que el mencionado epigrafu chileno sólo aDorece en el P¡o.5. Des cotúrots ou d¿s óblísdto¡ts co¡oeilon¡relhs en géné¡al. 1U4. 1853 cite el Dtgesfo para el art.r del lrb. 4. ¡7 de la Nov.Clr. 9l. 1853. Como hemos i¡. al menos en parte j f l-. w del occh. 1464 (posiblement€ basado en P. en algunos casos -francés texlualmente ) los siguientes a*ículos: 1445. salvo cuando resulte necesario.7.

las disposiciones del cap. r del tít. 19. 14). 3. baio el sólo con posterioridad citado epíg¡afe de las lust.ité ilns com)enfions.e qui {obkgue lsec. Pero el análisis del concronsentimiento tenido del capítulo revela que él se refiere. IroÍrER. modifi¿a¡ o extinguir derechos y obli_ El conüato aparece como una especie de convención. Inst. Se encuentra ya en Grocio y de nodo más desarroa rnrás personas pa¡a crear.7-lO). El epígrafe de este cap. 4j". 1127. 19. Paris.rcróN rx Csr¡-¡ 105 el de la lesión y el de las estipulacioues afeotantes de terceros ). 97-lO9) que la Euro¡m rnedleval y moderna no conoció).las obligations. es decir. ot¡a ver 1. se trata aquí de las estipulaciones. E¡¡ ¡ealidad. la capacidad. para no salir del contomo juúdicocultural inned:iato del cual el ccrr. enoers une ut ¡tlt*ieurs autres. En efecto.ter lsec. I118. sPor lo demás.rccisa-mente en las l'nst uliones de Jusüniano (3. 1113. nrsron¡r oe r.n-n r-¡. 19 contiene úmicaÍ¡gnte un prototipo que convertido en parte gen€ral..P¡. 2. a¡ts. ut@ cause licite ilnns lobligatíon I sec. 1I14. El cap. de la estipulación e¡ f¡vor de te¡corod (3. 19. c¡p. como acabamos de ver. Como la nibrica lo indica. abstracción y conplementación. 18BI). ur del ccrr. emplea a menudo la expresión "contrato": vid. 1o que supone que las mnvenciones de cuya validez se t¡ata en dicho capltulo sean las obligacionales. En €fecto. es un resultado.e n¡. pr-3). . el CCF¡. donner. sa capac"tté d. en Oeua¡es dz ?othier (ed.gent. de las Irrsonas que no pueden estipular ¡i pronete¡ (3. ?or lo demás. 1108. desarrolla en cuatro secciones la materia que enuncia el art.. no dofine la convención. sec. Buctrr. se tra a: de lae cocas acerca de las que se puede estipular o no (3. 1126. al tratamiento que sobre la materia habí¿ establecido la escuela del derecho natural moderno c. vuelve a repetir la misrna idea.3l. el objeto y la causa.e contro. I. segrin la definición del art. las contractuales. Ttaia¿ . lanto como otras de pura raigamtrre modema. 'Qtntre conditiora sont essenüelles pour ln oalidité dune a¡weniion: Le conserúem¿nt ilz la parti. n es D¿s conditiotts essentie es pour ln oalid. d laire ou d ne pas faire quelque chose". pero ésta consiste en el consentimie¡' gaciones. Por estas ú2o_ nes hemos dicho que 'será Tust. art. el prototipo de Io que llegaría a ser esta Frrte ge¡eral. I115.zlt un obiet certain qui lorme la matiére de llengagement Ísec. 1108. y en tal senúdo no estamos en presencia de propiamente uDá pa¡le gBneral. 19) De it uülíbrs saipulatlonibtts (basadas en lals Institutlon¿s de Gayo (3. LIO1 'Le con- trat est une sonnes conoention pour lnquella urw ou plusieurs pers'obli. 1¿r. to de dos o El CCFr. pa¡tie. ll. d. a los contratos 5. y es aquells destinada a la c¡eación de obligaciones: vid. I. se encue-nt¡a p. y el enunciado del art. 6 Un a!¡¡ílisis más amplio nos llevaría a la escolástica espaiola y al humanismo jurídico { glosadores y postglosadores no han hecho contribuciones sis' ternáticas inltortantes sob¡e el tema) y finalmente al de¡ool¡o rornano. a través de un p¡ocrso de gene¡alización. nada tan extmño á la n€ntalidad de los iuristas rornaDo6 que la idea rle parte general. Inst. no a toda clase de convenciones a sino meramente a aquellas productoras de obligaciones. u discurren todas sobre la base del nacimiento de una obügación. es decir. m del lib. Este tratado general característico de las convenciones productoras de obligación se remonta.

22. ru. párr. Connanus. La Secorda schol¡st¿k GRG-'o (n. 1r Cnoclo (n. 10 . lib. quiere de la aceptación de parte de aquel a quien se plonete: lib. ¡r G¡oc¡o (n. v. y de aceptar en contra de aquel iurista la validez de las que denomina promesas perfectas 10. I Scolastico nella totmaz. pues precide la estipulación en favor de terceros (3. r'n. lib. en efecto. de dolo o fraude 1{ y de temor 16. cap. vr. xr. cap. Grocio desarrolla los temas de la parte general en relación con la promesa. cap. limitándose a ponerlo de relieve en virtud del tratamiento de las ci¡cunstancias que lo vician. Luego de polemizar con F. cap. 19. Nstu¡sl¡nente.1). uad Aufkhrung er Per la Stoña d¿l Percierc Ghnidico Mod. cap. dolo o temor cufiguran la llamada teoia de los vicios del consentimiento. vn).r¡. lrr del lib. de la promesa con causr ? Usa¡emos la t¡aducción al f¡a¡ces de BassErsAc crmo Le d¡oit de k gueno el ile la pair (Amsterdam. u.7). 7). xt. párr. r). tr{ás adela¡te define el contra. pp. En el lib. se imponen ahora unas breyes referencias a estos antecedentes. párr. lib. I. siguiendo la tradición romano-medieval. rv. la promesa re. lib. en Pufendorf. xu.23). 1973). pin. r. de la pcomesa del heoho aie¡o (3. y (ü) la ausencia de error 13. Sobre las pronresas en Grocio: torpe (3. 7). r'r. lib.7).Át¡. ú. u del tlt. ¡úr¡s. de las "obligaciones que nacen de las promesas 8". pÁrr.2.Des promesses) del De lure belli ac pacis 7 (1625). quien. se propone tratar. xw-xvu.7). 4 cap. xr. Es de hacer notar. 0 CRocro (n.9239. que Grocio no individualiza el consentimiento como una condición autónoma e independiente de la promesa. Grocio define la promesa como el acto po el cual uno se obliga a dar o hacer algo gratuitamente a ot¡o (lib. üb. párr. 7). xr. u. p.2 vols. u. xr. sin embargo. cap. de quien. 17 ). xr. m. r-ry. 4.106 Ar. u Csoc¡o (n. 19. negaba la fuerza civil vinculante del simple consentimiento sin causa data o to constifutivo de un contrato consensual nominado e. r. 19. lib. párr.to como el acto en que d<x se procuran recíprocamente alguna utilidad (lib. . xr.21)j del er¡o¡ on !a cosa (3. párr. u' cap. n rap. m del cc¡r. unido al aporte parcial de Domaq Pothier extraio en parte sus materiales y la ordenación que luego darfan el cap. Como se comprenderá" la primera de estas condiciones corresponde al concepto de capacidad de ejercicio. cap. cap. 7 ) lib. cap. si bien es cierto que el consentimiento se encuentra en la base de las promesas que él trata aqul. n. u. En consecuencia.{N llado.ulono Gr"zu. 12 GRo<¡o (n. r5 Gocro ( ¡. cap. xr. Tales condiciones son (i) el uso de la razóDr2. ¡r.el tlí¡üto ptiodo Í@demo (Mil^úo. xr (.ione d.eno. u. párrs. 19. Grocio ent¡a al análisis de "las condiciones necesa¡ias para que la palabra empeñada tenga la fuerza que la conüerta en promesa perfecta rt". r. xrr. 19). f¡. 7). y la ausencia de error. 8 Cnocro (n.

v. habla a menudo de pactos e. Aunque Grocio. "la naturaleza que deben tener las cosas que se prometen" 16. que éstos resultan elevados a un rango sistsnático general. n-x.¿o. lo que viene a constituir la teoría del objeto. párrs. cap. ¡¡. Los dos capítulos sucesivos estudian las conüciones de validez r! CRocro (n. En seguida analiza Grocio (iii) la materia de las promesas. cap. 23) y pacto. u. 7). Es importante dejar notado que a propósito de este tema estudia Grocio el caso de la promesa hecha para que otro mate y el de aquélla formulada para que otro dé al promitiente algo que aquél debía a este gratuitamente 17. lit. para ser válidas.ponen el qstablecimiento de !a propiedad y de uÍ p¡ecio (lib. que las promesas sin causa obligan: lib. 7). r.). pár¡. pero haciéndolo extensivo a los pactos 2e. en el interior de su capítulo destinado a las promesas. L sP. por ot¡a parte. párr. u. c¿rp. c¡p.7). ademfu. rr Gnoc¡o (n. l.r ¡. ¿r Gnocro (n. pii*. w). lib. le CRoc¡o conside¡a. vr.5. r. cap. (n. la promesa es el acto genemdor de obligaciones para una parte (lib. 7). 1934). x¡. es sólo en Pufendorf. etc. x¡. párr. xr. pdrrs. . v. 22 Seg:in Pufendorf. como podemos apreciar. era el de las promesas no-formales. rúrr. lib. en Tñ. veremos que este tratamiento grociano de la causa en sede de objeto ileter- minó una tradición posterior muy firme. Nuestro autor los considera como temas de posible obieto ilícito. 18 CRocro (n. 4 cap. por lo cual no la trata en el capitulo relativo a las promesas. ¡¡. el acuerdo por el cual alguien se óomlxomete a no hac. cap. xrl. El cap. Sólo al final del capítulo Grocio ent¡a propiamente al problema de (iv) la causa 18. v del lib. lib. 7). . 4 Usaremos la reproducción fototípica de le edición de 1688. El cont¡ato lo define como el acue¡do sob¡e las cosas y acciones concemient€s a! conrercio y que su. xr. xxr. ta conve¡ción es. xr.L pá¡¡. es decir. Este material es mayormente desarrollado por Pufendorf. x. n. pedir (ibid. nrsronr¡ nz r-l rr¡ecrór r¡ Cnu. v. 7). atañente a los contratos onerosos 21. u. xu.ct. y aunque propiamente pertenecen al tema de la causa.Gnoco (n. üb. vr¡-x. según vimos. cRocro. lib. El capítulo termina con b¡eves referencias a la promesa del hecho aieno'1o.e¡ o no pedir aquelilo que se hutrie¡a podido hacer o 2. La lesión no es considerada por nuestro autor csmo un vicio de relieve general. . r de la obra citada a propósito en la n. 1. . cap. negando que las promesas. en el cual estudia la estructura de las promesas y pactos y su fuerza vinculante. el generador de obligaciones recíp¡oca¡ (ibid). ei. Iu. cap. Chsdct of lrúefl@t ñal I¿r¿ (Oxfond. Fár¡s. sino en el siguient€. exijan la mención de la razón por la cual se las hace le.r t07 s¡mente su punto de partida. u de su D¿ a ( 1679 ) está destinado al tema De Natua iute túturos et gentium promissorum et pactorürn ln gen¿re.Pln.

rrr se titula De cor'setxa circa promissa et Wcta adhibendo. c¿!p. cono cuando s€ promete una cosa para que ot¡o mate 30. la causa no aparece considerada todaüa como tal sino confunüda con el obieto. WEAc¡cB (cit. y será con Pothier.. lib. vr del lib. pár¡s. lib. PuFE¡. CAPú^NT. PurdüronF (n. lib. cap. 23). En estos dos autores. trr. v¡r. ru. La cuarta conüción.F6rmR¡ ( n.rDoiF (n.e las obl. lib. q. Tambien para las promesas 2ó en Pufe¡dorf: 20 e? 28 20 8o 32 83 üd. PurFrDR¡¡ (n. PuFF. 3. ¡x-xrv. En el mismo capítulo Pufendorf trata (ii) del uso de razón como condición de validez de las promesas y pactos a. consideradas de modo más amplio que en Grocio.DBF (n.TE¡DoRr' (¡. 23). pár¡s.r¡rNnno Grrzr*ÁN de las promesas y pactos. El oapltulo termina con el ttatamiento de las promesas afectantes de terceros. 9I-184. vr. si bien considerada desde el punto de vista del terna general de las promesas y pactos sobre algo para que otro cometa un acto ilícito. párr. Domat fue el constructor de la moderna teoría de la causa 33. siguiendo el mismo esquema trazado por Grocio. pero siempre dentro del problema del obieto 31. ru. Sobre osto. cap.es la necesidad de existir en todo pacto y promesa un consentimiento 26. De l¿ cotsa d. PuFE{DoR¡ (n. y un ob¡eto físicamente posible y moralmente lícito. (i) el cap. rr-vn. Madrid s. 23). cap. cap. incluyendo en ese tema el relativo a (v) la causa. r. Ta[agato. lib. v. el dolo ?8 v el ternor ee. ur. r. Tampoco Pufendorf trata de la lesión como idea general de los pactos y promesas. ru. 23). rrr-v. un consentimiento sin vicios. Asl. El cap. .r'r-8. 3r Pr. eap. 11.). a saber. r¡ trata (iv) De nnteria promissorum et Wctorun. asl. sino que a propó- sito de los contratos en especial32. cap. r. cuyo punto de partida expresament€ indicado -a diferencia de lo sucedido en Grocio. 23). en el sentido de fiiar en dicha teorla las conrlieiones necesarias para Ia validez de tales actos.108 Ar. 23). y (iü) de los vicios del consentimiento: el error 27.23).8). considerada como causa de las ob li ga ci on e s y no de los a c t o s que las generan. cap. ¡rárrs. pi¡r.rr del lib. esto es. llegada luego a sor tradicional. rü. p.m.irrs. lib. vr. más á oscurecer el tema que a aclararlo. a partir de Domat.d. lib. párrs. contribuyendo. Como es sabido. en n. ¡¡. la capacidad de las partes. x-xr. vu. Pr. que ell¿ habrá de quedar incorporada también como un elemento de la validez de las convenciones. lib. 93 ) . ¡tr. PrrFrNDoB¡' (n. r'r.gaclon¿t (t¡ad. vrr párr. pues) ya se encuentra sustafcialnente planteada la teoría general de ciertos actos (promesas y pactos) produc'tores de obligaciones. en donde los temas atañentes al objeto ( física y moralmente mnsiderado) son explicados de modo lato.

35Se notará que a prop. r. en síntesis. el primer tipo de convenciones da lugal a obligaciones en que la causa de c a d a o bli ga ci ón está en la otra. 4.ósito de las donaciones Domat. 4. esto es.Pene ¡-e r¡rstonn nn r-e. ru. Mientras la tradición de parte general establecida por Grocio y Pufendorf estaba destinada en Alemania a continuar su desarrollo en la escuela de Wolff y en la pandectística. r. . Se trata. r. y quedó limitada a una teoría general de las convenciones obligacionales o contratos en relación con sus elementos de validez 80. ¡¡r.n r09 En el lib. pasando a F¡ancia no habría de recibir ulteriores despliegues de abstracción y sistematisrno. Paris. ur destinado al tratamiento de los deberes. cap. tít. Entre tales deberes mutuos absolutos se encuentra el de que cada uno debe estar inviolablemente a su palabra 38. L sec. aquellas en que meramente una de ellas resulta obligada como consecuencia de un dar de la otra (gratuitas). que Pufendorf clasifica en absolutos (es decir. üb. agrega Pufendorf. párrs. ¡rasa de las obligaciones a la convención. 1835). D¡oit ciail2 (París. 23). ya que el üb. 1969). pp. (¡.e I. efectuar aquello a que uno se ha comprometido por medio uE¡ Oeuares compláes d. para los efectos de la sistemática general de las convenciones. cap. cant¡iando el planteamiento de la causa. Pufendorf había considerado el tema de las promesas y pactos dentro del lib. En el resto. lib. ¡¡. tratada precisamente ahl. xxw. Domat distingue tres especies de convenciones: aquellas en que las partes se obligan reclprocamente (onerosas). 4 vols. que obligan a todos sin suponer nin- gún esiablecimiento ) e hipotéticos (que suponen un cierto estado o establecimiento formado y recibido por la voluntad humana) 8?.¡DoRF Pt¡¡a¡pon¡ (n. salvo por lo que respecta a la causa. Domat carece de interes. sec. ¡rárr. Generaln¡ente se la const¡uye c'on úateriale! del de¡echo de obligaciones: vid. CA¡EoN'NrEn. 3138. 23). r. El constructor definitivo de tal teorla general fue Pothier. 87 38 PuFn. RElry.4-6 de su libro célebre L¿s lois cioibs dnns l¿ur ordre naturely (f680-I694). el segundo da lugar a obligaciones c u y a causa se encuentra en el dar de la otra Parte. y el tercer tipo de convenciones encuentra su causa en alg{rn motivo razonable y iusto del donatario para haber consentidos6. 86 La teo¡ía genetal fraac'esa del acto jurídico es sobrevenida y ha sufrido la influo¡rcia del de¡echo alemÁn. y aquellas en que sólo una de las partes da o hace algo como consecuencia de un consentimiento suyo sin que la ot¡a dé o haga nada ni se obligue ( donaciones ). rv. n¡-ncróN rx CuIr. ¡ (Des conaentians en général) de Les bís cioiles no ha influido en el tema. Dornot (ed. tít. de hablar ahí de los deberes mutuos. Según nuestro autor.

y el enunciado expreso de dicho punto de vista se encuentra en eI article préliminaire.lñ de una promesa o de un pacto. recíprocamente. r (Des contrats). Todo esto significa que el cont¡ato viene considerado como un elemento perteneciente a la esencia de la obligación. 1969). Este punto de vista. lo que en ulti¡no término viene a significar tra obligación. o como dos promesas ¡ecíprocas ac€ptadas ¡nr la correspondiente con. art. 111-1l. . sec. Pothie¡ sistematiza mejor la nonenclatura de sus predecesores (vid.ochhuhs du code que ec de la esencia de las obligaciones: 19 que haya una causa de do¡rde nazc¿ la obligeción. contÉto y pror¡lesa. Izr otigites d.. por Pufendorf. cap. r). 206-209.es obligaiorc et d. 186l).lr0 Au¡arnrc Cuzr. trapa¡te (ibid. o sjlo una de ellas. Como vemos. 42 En Oeuores d. art. en el entendido que la promesa integra el contrato. cuyo Troité ¿Les obkgaüons 3s ( f761-I764 ) es. lns dillérents üoisíons et les üllérerts espéces dobkgatianw. et quels sotlt burs effets. t de sr Tnlté. 29 pe¡sonas ent¡e las cuales ella se contraiga. pues constituye un tipo del elemento llamado causa a2 ( en el sentido de fuente ). pa¡tie. cap. El (ontrato apa¡ece como urá espec:d de convención o pacto. et les fins dz non-receuúr.ra c'omo el corisentimiento de doa más ¡rara formar entre ellos algún compromiso.partie. o para deshace¡ uno precedente o modifica¡lo. tant il¿s obügations que dz bur Fticmcnf'. ¡mes éste se construye como la promesa de una ¡nrte acgptada por la ot¡a. el punto de vista de Pothier es el de la obligación. 3q una cosa que sea su obieto. y algunas vec.e Pothíu (ed. por lo demás. que antepone la obligación a su fuente y que inserta ésta en aquélla.: 'Nous üoiserotx ce Tnite des obligations en quatrc paúizs. ). los cuaslc'onh¡tos. en especial. ! s€c.es Leu¡s effets). y la expone en l¿ l. los delitos. hacer o no hacrer algo ( l¿re. art. Im¡ el cual las partes. ¡xometen y se vinculan una a la ot¡a a dar. una obra fuertemente influida por la escuela del derecho natural moderno {o y. 8 y 22).e contractzr). 4 (Des personnes qui sont capablzs. En la l¡te. estableciendo esta gradación: conver¡ción o pacto.es antrats). ou prescriptior* contre le droit qui en rénlte.116$167. Dans la trcisi¿tn¿. que conside. f. 2. art. bs m¿niéres dorú {éteigrent lzs obligatiotx. cap. r. párr. Conünúa señalando que las causas de la obligación son los con. ( D? ce qui ayportient d tessen¿e d. 5 (De ce qui peut étre lobiet d. Br¡c¡¿-¡. Paús.. Sob're esto: Aruleuo. Nous aiouterot* urv quatriüne psrtiz sur lz preuoe. Por lo q'ue respecta a nuestra materia. partie. N ous oeroru dnrc lt premiüe ce qui opryrtient d I'esse¡tce ilcs obügations. d. Poithier comienza ¡rcr señalar .l Pothie¡ hace sinónimos la convención y el pacto. ou non. Como el nombre de esta obra lo indica.es la ley o sólo la equidad. as 10 ( cbil frangoit Paris.. n6. r (De ce qui aVparfierú A fessence dns obligatiors). parece haber influido en Pothier. 2l&2I9. I i. tratos. 3 (Des ülférerús oices qui peuoent se ren¿ontrer dnns bs antrats). Pothier la relaciona con el contrato ar. Darts Ia seaonde. los cuasidelitos.

partie. r. l¡re pantie. a¡t. . In lésbn. 2. partie. 3: "Izs a í c e s qui peuoerú se renaoÍúner dn¡u hs conlrats.ns. ! a¡t. art. a¡. IIr. art. lé. r. a5 Fo. l¡re ¡mrtre. r. r. 13 4a 54 C^PrfANT (n. no existe en Pothier una visión del contrato como categoría autónomamente organizada.ail ae. iucluyendo en este tema el de las estipulaciones afectantes de terceros 6r.. art. l¿'e pa¡tie. sec. 33). {rartje. como s€ desprende del enunciado del a¡t. l. r. violencia dolo lesión entre mayores a6. r. 1¡'e. 39). ! art. partie. Pothier ¡ecibió las líneas establecidas por Domat €n materia de causa de las o b I igacionesór. sec.3. art. 40 Fc'ÍrE e 3g).¡¡m n. sec.es wioants". b dÉfout ifu ltuzn. r. 4. cap. ó1 Fo¡¡¡m n.5. b ilol. En relación con sus predecesores. ur. sec. r.c. en las personas. .rés. ¡'artie. ! sec. A tegaril d. r. r. soc. r.la. cap.loóN sx CHrLE 111 Dentro del tema de los contratos. afirma expresamente: "Tout engagemertt doit aooir u¡tc cause honn¿td'8. séc. y las mezcló con las consideraciones que Grocio y es la siguiente: ( i Porsrfr n. 39). 1¡ussioe5s Porrr¡R o. cap. sec. a defecto de c u s a48. 52 Po$¡le n. pues.. ¿) Sin pe4uicio de que Pothier situa el consentimiento en la base misma de los contratos ó2. l¿'. E. ur. cap. I-4. Pothier independiza ambos temas. N uts trpiturorc de aes diferents iléf aut itrans auu¡t¿ dc Tnmgraplres sép. ¡¡t. 39). soc. la obl¿rca. lc ilelout d¿ cause ilans tengagement. al igual que en Grocio con las promesas pero a diferencia de Pufendorf con estas y los pactos.es oices qui réatl. &nt terreur. v. cap. ou de ce qti fait t o biet des contrats. (iii) objeto 50. cap. 39).s en lraiterons dans les articl. El punto de vista de Pothier es. 8. r. a5. r¡. es la causa. m€recen destacarse las siguientes novedades halladas e\ el Trsité de Pothier. crp.¡. rbu. 1ere. á) En Grocio y Pufendod el tema de la causa habla permanecido rnuy ligado al del objeto.e rr¡. a¡t. ao Pqf¡r¡¡R n. En suma. r. pa¡tie.8. ru.. sec. vicios en el consentimiento. r. Pa¡a la construcción de su teorla de la causa. art.39). cap. ¡lsronre or r. 1¿. 39). en el objeto. lesión entre urenores ¿r.18 PO¡r¡¡Et D. cap. 39). 39). por oposición. la ordenación del material ) vicios de que puede adolece¡ un contrato: error 43. ¡. á¡t. sec. 60 Pcfi É n. nace una teoría de los defectos y vicios que lo invalidan. r. l¿*. r. r.P¡n¡. ¡.39). como figura normal construida sobre la base de ciertos elementos. (ii) capacid. l¿rc. pa¡tie. ¡Í. 166. a partir de los cuales. ñ. a¡t.e quíelques-un¿s des paÍtizs contrs. en ürtud del cual todo él resulta analizado a la luz de sus defectos. parhe.tunt d¿ tinhal¡ilit e d. lére. cap. cap. el punto de vista de la patología del cont¡ato. t. Porr¡¡a n. y aunque traslada el t¡atado de la causa al interior del de los vicios del cutrato. r. a7 PoIlIm n. podría decüse. 39).

-. ltrc. c&p. ello lo condujo a sentar unas reglas generales de eúgencia dtl respectivo elemento v luego a tratar la manera en que cada uno falla. por otro lado.r lotT que. nr_ l. _-. que pothier. L. con ac€rtada visión. .10). no había ratado el pro_ blema de la ilicitud de la causa. tu $!T la influencia general de pothier en e! CCF¡. Desde luego. (i) construyó el contrato como una figura iutónoma. refirió a la caus¿ 65.r ilicitud del objeto de-las promesas y oonvenciones. Domat."il"p d" l. 21&219. Pu-fendod hablan presentado a propó. los primeros proyectos de Cüigo Ciail ¿Le Chib y el de 1853 son en general . p.sito de la ücitud o 5-.rnt¡ cENERAL EN La coDrFrcAcróN clu. art. (ii) elevó la causa a elemento cons_ titutivo del contrato. constituida por elementos cuya ausencia o iücituil d-etermina la in_ validez de aquéI. Técnicamente. se halla ésta dotada de una cierta causa. el contrato quedó definitivamente construido como una conjunción de la voluntad de dos partes capaces en torno a un cierto obieto que. El crr1. Con el ctrr. t1-1I4. . 39).r. cilas de Crocio y (n. ¡rr. que en él continuó incorporada al tema del objeto. pp. partie. Es j3 hace. si bien ya en isos autores anteriores el punto de vista de la causa no había estado aieno. no obstante acoger directamente las exposición de polo hizo mediante algunas reformas sistemátiJas importantes. d) Poihier no innovó en cuanto a la sede sistemát'ica de las estipulaciones afectantes de terceros. on Oóo¡oo C¡vu. or 1953.:qvl uÁsrÁ . Culminaba de tal guisa una evolución secula¡ de la doctrina en un texto positivo llamado a tener la mris larga fortuna. solución positiva a que había llegado el derecho frances respecto de la parte general de las convenciones contractuales. 4448._ sentimiento. y (iii) el tema de las estipulaciones afectantes de terceros fue separado del tema del obleto y allégado al del con_ thier-fr. 'Terminológim y sistemáticamente. 6: PqnrrER I sec. generando una obligación. c) Finalrnent€.rr. pÁrrs.tLz Ala¡eNnno GuzuÁ-r. u. Las Pufendorf son coostantes. Pothier inco¡poró al terna de los ücios del contrato el dr la lesión. r.r vid.hoysclrf. que Grocio y P. en la expo_ sición especial ¡elativa a los contratos onerosos. Anxeuo (n.ufendorf habían tratado separadamen_ te de la teoría general de las promesas y convenciones. 6.

5469. ur. me parece posible sugedr la denominación de Prime¡ Progeclo como la más conveniente ¡mra é1. t Des oonditiorx essentielles pur b oaküté des conoenfions). El er¡o¡ de nu¡neració¡ os observado por Bdlo en la ) a la edición del üb¡o: vid. 5l8O. 7+75\. ibid. 1846-1847 us y 1853 s. Pero no €xiste acue¡do en cuanlo a la efectiva atribuibilidad del trxoyecto a Egaña (si bien Melo.. 53-56. tít. IrIañano Egaña. tít.p. 3 (IS34). ei'fal) 407. alts. pp. i oblígacian¿s cot ae^¿io^^|¿s. 3137. ru. Notas sobte el "Progec'to Egaña".PAnA LA HrsroRra DE LA FrtAcróN EN CH[. üb.Sautiago). y hasta el momento. u. Literatura sobre este p¡oyecto: ME¡-o. e6 desi¡. pa.t iles oblígatinns conaentiatleIbs en général) cuyo tít u es De lbs requisitos esencinbs para el aalor de todo corúrafo ( Cfr. I (1934). 106-108.. 14 (1940). ibid.el Semíwtto d¿ Derecho P¡úblico (U.e La Sem¡na ¿le Beüo en Ca¡acas (Caracas. 1957). Ma ano Egaív.etín d. út. 5145. en Boleth del Semina o de De. op. er Bobtl¡ del Sem¿narío de Detecho Público (U. 78). Don Mariano Egaña V el Cñ. tr del Pmr. lbid. 20 (I95f).o no corn¡lcto de un Código Cioil patu Chik.^-M^RTF-. 162&1452. prp. 3G33. Hay acuerdo en que el mencionado proyecto €s el más antiguo d€ los eúistentes.. y mantenida en 6? Denominamoc Prlrncr PrcVecto de Cdieo Cioil al liamado Ptqtec. de Chile. pp. y parcialmeDte publicado ¡rcr L. Dicho manuccrito ha sido desc¡ito por A\d. 7l-75. . Ptuvecto de C&Eo Ctail d. $to. op. x del [Libro] ¿le los contútoe g obligaclones conaencionales d¿l P¡imer P?ogecto s€ eocüentre publicado en Bol. pp. l-20. w. 34. como se dijo.6r.. l8lf'-l. no prciuzga ac€rca de la patemidad del mismo. Públ. Santiago). El estudio ¡nás minucioio y crítico de Dávila niega Ia patenr. 2&30.ieo Cioil de Chile.8/7 aparece un título signado con rr.m el oalor de a¡do contrato. (lJ. Dívrr. tít. p. I ( 1937). Bs-tt>.ts o1.4 (1934). ccrr. &-51. pp. ot Lib¡o de Los cont?atos I obligacion¿s corLoe¡olotules. 1932. pp. 11. u. Bescvñir.7 (f94f). p. a*s.. ll a 30. p.Santiago). de Chile. A¿@rtenai@ Abrev. e¡ Aaales de la Fadito¿ de Cienc ts !!rl¿icas s Socioles d¿ ln U.r. La materia tratada en este tít. ibid.. de Chil€. De¡. 3&9. arts. rrr cap. O. ccFr. cuyo epígrafe es De los requisltos necesoríos pa. ¡echo Públlco (U. n. ¡8 [Lit¡ol d¿ los co¡ú¡atos 5e oo ttt. tít. que. ademrás. f2 (1939). arts. mientras no cgDtemos con nuevas aportaciones. .. UN BARror-ryr¡ ¿Es Egaña coautor del Código Ciail?. El tit. 11-27.E II3 Proyecto 67 contiene un libro De lns contratos y obligacionzs conoenciondzs (C[r. ro estudia c{íticamo¡¡te It cuestión. 13 ( r94O). Habiet¡do. Ob¡os conplztos (cit. Sem. en Bol. que se lo atribuye.. de Qbile Santiago). Mn-o. redactada por Bello y dist¡ibuida 1nr el a los miemb¡os de la Cornisión de L:gislación del Congreso Nacional' ( DÁr"n-e. BAscuñiN.24-37:8 (1936). inciuro anteri¡r¡ al de 184l-1845 (Dár'I¡-r. p. s (1936). de Chilc (Santiago). Ficha bibliogrófica erteña.7*77.dad egañaniana. Utu proaecto inálito de Códieo CbíL. cit. ibid. repartido entre los arts. cit. debiendo advertirse que en el Pyto. ibid. pp. pp. Arnbos epígrafes se mantie- El Primq nen en los Pytos. pp. A.. debemos esta¡ a eria opinión: dicho proyecto se trataria de una "copia del P¡o)€cto Original. 57-62. R. m: Des aontro. Io. 6 (1935). Bascuñán ta¡ solo mantiene una leve inolinación a at¡lbuí¡selo. en ¡ealidad correspondiente al lr (pues antes está el propiamente u). que se encuentra €n un manuscrito cuyo contenido se ha at¡ibuido a MariaDc Egaña. cit. pp. Monrrvo. n. lib. 2 (r$3).e D. Vid. pp. eocrüo pot el scñot D. Lib. 61. siD afirmarlo decididamer¡te y MoRNo no se pronuncia ). (f$3). 184I-1845 st. 161-164. Í (¡u).53. en Seno Libro d. pp. pp. Not¿r cit. consenso en que se t¡ata este p¡oyecto del más antiguo exlst€nt€. 2128. 5l-52.

por otro. pero el Pmr. l84l-f845. consentimiento (y sus ücios. las convenciones tratadas por dicho código eran las cont¡actuales. lZ-18. g'to. con la lesión). 2. 88). a) b) El cc'r. Pyto. 122_I2g. los sucesivos. En suma. 1841-184b ordenan el material confo¡me con el siguiente esquema: capacidad @. pa¡súna contrdttt w. 6ePmr. l2S-125. $to. es la misma conside¡ada por el lib.rcou¡r ?o 7r Art. l/t-z1. I)¡to. f84t-1845. también ha_ bía él considerado el tema de las estipulaciones afectantes de terce¡os dentro del tema del objeto ?0. 22-23. ( pa¡is.TNC|o!'RT.!18. 184I-1846. Pero desde el primer momento se aprecian algunas modificaciones. Pt'to. desünando a cada te_ ma una sección eqpecial con epígrafe. 6r Rnr. arls. 12-13. o flonbrc i coí aúodzrrcl'n . como vimos. art. estos proyectos anteponen el tema de la capacidad al del consentimiento y extraen el de las estipulaciones afectantes de terceros del tema del consentimiento para pasarlo al del obieto. tít. @ Drr-v!. arrs. Pyto. Srto.ro. Esta variación sistemática de los proyectos en referencia respecto del c@l.r¡rwono Grrar. 1824).. l2É1 . ?-28. atls. 65 Pmf. Dicho proyecto agregó al de 184l-1845 un artlculo ?1. violencia y dolo. ur. Fr¡¡. esto es. que encabeza el En¡. capacidad. arts. 12. si bien.. @ 03 68 DE-\. r Los diferentes proyectos se centran en el contrato. pp. 4-Il. Nuestros proy€ctos no subdividen el título en secciones. había este autor comenzado por tratar de la capacidad @.. expon{a Ia materia en un o¡den que partla con el con( regla general y vicios: error. es_ tipulaciones afectantes de teroeros ). 1841-1845. para sólo luego seguir con los vicios del consentimiento 60.sitos nec¿sarios parú el ulnr de to¿Io @ntrato. (n. lesión como vicio independiente q.a int¡odrrcido Delvincou¡t en su com€ntario a dicho código: por un lado. f84I-184S. P¡o.minológicamente ha. arts. para ter¡nina¡ con la causa. a¡ts. del ccrr. y el Pyto. 68). 28: d¿ d¡o" - DE-!'n{conRT "Lo que wla (n. l84t-1845. c) Como hemos indicado. a cüferencia del ccFr. 19. obi€to ds (incluyendo ahi las estipulaciones afectantes de terceros ) 6 v causa 6?.ue habí.rÁr 2. Cou¡s de Code CJoi. m. Pyto. cap. causa y estipulaciones afectantes de terce¡os... se basa en la misma variación q. arrs. arts. Z. y. 184&1842 consultó un tlt r (m) De lns requi. Plto. pp. art. arrs. lesión. Pyto. continuaba con la capacidad y senümiento luego con el objeto..bía puesto su acento en la convención.LL4 Ar. 29. vicios del consentimiento 6i.. B. 07 hnr. el $to. que ter.19. Pyto. objeto. l. 2428.3. a¡ts. Nuest¡os pmyectos abandonan la terminología de convención )' hatan directarnente del contrato.

Lo puro hbnalid. 28. 20 del art.1). 1638. del de ¡enuncia a la pres. Le27-rc2a) t vicios del coúsentimieoto ( a¡ts. lativas a las al mismo tiempo. 28 inc. Pyto.t6. El sistema de Pyto. lesión (a¡ts. Í: capacidad (a¡ts. üa o¡denación del h¿o.M8 del CCCh. Inéd. Es digno de ser notado que el Pyto. 1853 eliminó este tlt. 4 eÍechlg¡ un cohecho. oripción irienal de lo ilebido por honorarios a abogados y p¡ocu¡ado¡es. art. 1a4&1847 es la siguiente: tít. 16¡1Gl64l ). igat-18a5 reproduio esta disposición en su alt 19 del tít.21). 29: "No gtede habe¡ oblieacitia sín una cotsa ¡eal I AcitL. nr¡-ncróN BN Cnu¡ l15 y a continuación de él distribuyó las disposiciones reestipulaciones afectantes de terceros ?2. l. causa (arts. 2¡f26). 1628a) muy posiblemente basado en P. del . t (uI): repres€ntaaión (¡rt.litis.1639)¡ objeto (arts. 1853 conpletó la regulación de la causa -que en los anteriores se había limitado a ser enunciada abstractamente 76. si bien ¡¡rantuvo la ubicación del material que él contenía en el mismo lugar en que ya se encont¡aba en el $rto. qu€ rcza: "No podú rcpetirse ln que se lwga dado o pogad. petu no es íecesaio ex2¡esa t. Se eúiende por causa alí¿ito la que es ptohibido oo¡ la lev o conlfiriL a l¿s buenas costuml¡¡es o al otdcr públi^d'. 184l-1845 se mantuvo igual éD d art. 18fi. 16#165I. el a¡t. 5.2-29). art. ob¡eto ( a¡ts. al final del título ?4. reern{rlazando el inc. z1 La estipuiláción en far-o¡ de terceros está t¡atada en el inc. n del Pvto. 14.to. ?4 Arts. po¡ tanto. 1a53. 28 inc.p€cto de cuota. puesto que ellos consideraban el tema de dichas estipulaciones como formando parL'e de aquel del objeto y antes del concemiente a la causa. art.ad o berÉflcerúia es c(Il4sa $fícierúe efl las coflt¡atos.. ?5 Pr¡r.o por causa lucitu a sbie¡dad'. 1649). e. 1642 itwalüo por el oício de ln cousd'\. final. EI art. dicho artículo más los atañentes a las estipulaciones quedaron formando parte del final ?s. 1643 se ¡efiere al de¡eoho dJ suceder por causa de muerte a una persona viva (que los lxoyectos ante_ rio¡€s consideraban como caso de objeto illcito ). precedido del nuevo artículo aludido. 27 del tlt. según se verá. Esto significó. Pyto. Este es el a¡t. 184&1847. precisamente al tema de la causa.1648 ). en tanto que el I].4 art. esto es. rBEn sintesis. Vid. 29 trata de la promesa del hecho ojeoo. vicios del conse¡trmieDto ( arts. causa ( a¡t. a c@Dptur un ooto en lls elecciones pogdare's.l 16. De esta manera. Tít. los clrales despues pasarlan a ser estimados como de obieto ilícito. 27). inf¡a V. representación (art.9. (= I). u csn supresión dt la ftase "petó ilebe etp¡esa¡se". 75.con una serie de casos que üenen considerados como de causa ilícita 76. 1649. 1649. o de corponclonet l¿gal¿s. bioho a¡ticulo 19 del Pyto.8. (sinila¡ al ¡eferido en la n. El Pyt!. El Pyto. l84&l847. tit. una cierta variación sistemática en relación con los proyectos anteriores.o futuo. estipulacion€s afectantm de teÍc€ros (arts. éste: capaci dad ( a¡ts. de la condo¡aclón del dol. 1644 t¡at¿ del pacto de no pedi¡ más en ¡azón d€ una cuonta aptobada. añadido por el Pyto. 16501851). 4a. estiF¡laciones a{ecta¡tes de te¡ce¡os ( arts. del de de¡ al abogado uno suna o Ixemio pecuniario si veÍrt en el pleito. 12-13). 29:23). 1853 es. r (rn) y su rubrica.. í6 Pyto. y añadió uú ir¡ciso 3 y final. o¡oduce rcqxcto del rcpresenlodo Euoles efec'tos que sí hublera corúatuAo él mistno". 162S1637). pto ilebe eaVresarce. es 184&1847. y de .to 184&1847 pospuso el argumento de las estipulaciones. lesión (arts. y el art.P¡n¡ ¡-¡ msroml le r-e nuevo tíhrlo. 11. po¡ un nuevo inciso que ¡eza: "Atí el aonaglo dirgido a rccotrpensat utu ctwtt o 4n acao infio|al. lLl'btol) de los cotúrstos v o íga4iones corLaercíonal2s. el 1645.

como habrá podido apreciarse. w. que quedó fiiada sin ulterior desar¡oüo en el derecho frances por influencia de Pothier.77). Cer. 2. 710-7U. . 2J y de la promesa de dar algo a alguien para que se abstenga de un ccimen ( ( Torino 1934). Acros y DEcLARAcToNEs DE voLUNTA¡ YUsNATURALTSTA r¡¡ r. A. 77). 1647 coosideia que hay causa ilícita en las deudas contraldas en jue gos de azar. BEú\ Dedaúre odunl¡tem nella domntXa biuntlno.@ñ'E. fueron presentadas por un üscípulo de este ultimo. r. Heredero de tal tradición terlas estid¡¡laciones en cont¡svención a las reglos d¿l derecho público chileno. esta terminología hubo de evolucionar como consecuencia del método axiomático fundado por leibniz y mríximamente desenvuelto por Wolff y su escuela hasta culminar en la pandectística. 336 inc. l84f-18¡15 ( = a¡t. en ZSS. actt8 iúís. 80 A. ?r Indicaciones generales: A. p. Htldesheim 1969). 34G . Alhe¡tario (Milano 1953). Nettelbladt 80.¡ I'bsn-Evu (n. La historia de esta evolución se vincula eon la del negocio juridico en la época moderna. Las locuciones aúa iúidbts y negotium iuriüoum por primera vez.trono Grrzrrrf x Pese a las modificaciones señaladas. y en gtneral. Ad ebm¿n¡a iur¿'s ciallls.FF. Cf.es mn las palabras "se ptohíbe". El art. los cuatro primeros proyectos. Cer-esso (n. Band 26. al parecer. €statuas oboc:eÍas. S¿hr.rNorcrísrrc¡ 1. l. 14 inc.o medular de dicha evolución se encuent¡a en 1a búsqueda de la terminología rnás amplia y abstracta posible. expresión esta ultima que vuelve a encontrarse en Wolff 7e. Ace¡cs de la Iormació¡ del sist€ma ¡nndoctisüco: S@¡w¡R7:z. pactos y contratos. en Stu¿í i4 Ír¿ñaria dt E. 379. ilecluatio aohtntatis 78. f846-1847). Ya hemos indicado que Grocio y Pufendorf utilizaron la terminología de promesas. !'p. ?9 Wo¡.116 Al. €n todo contreto reprobado por las le¡. ll negozio giuÁAian ru.4. pars r. Il neg lo g tríAico (Milauo l9B7). 5 del tít.párr. de la irro¡rtibilidad de lo dado o. En Alemania. Ttrou. W. 77-94.n¡.. G. P. i¡ciso 3). hung det mdenen PandektenvsteÍrs. pinturas. historia esta que aún no ha sido escdta ?7.esso. cap. p. capaz de cubrü todas las posibilidades del actuar humano produetor de cualesquiera efectos iurídicos. De la oenh\ del Pyto. en la venla de übroo pohibidos. impresos abusivos. en Gnve. f94A ) 2. xxnt¡ De la oenta del Fyto. W Leíbúr Tertes lnédits (Psrjs. en Cecammehe Werke. htstitttlo&s itttls nat!¡o¿ et getLtiltrn (ed.rssnnr dEnrrÉvrs.'de l6ninas. P. 1). Lct. Iurte d€ este a¡tiq¡lo fo¡maba el cont€nido del art. Antecedentes de una terminología así se encuentran ya en Leibniz. El fq48 t qt" de la ¡epetición de lo pagado indebidament€ (inc.{ssERú. quien llegó a hablar de ac-tus ooluntariu"s. p. 4 del tíL xxu. . en cambio. 329348. Zuf E¡ttste.t2 ( l9¿l ). tr Abt. 3¡!1. ?E [. e!¡ las op¡estas exoesivas. pp.or.. p¡r. 57&610. 78 n. se han basado en el sistema del derecho frances. 421-&1.¡ rn¡orcróN v p.pagado por causa ilícita a sabieDdas (inc.

Savigny escribe este muy importante texto: ". 77). la oiolence.trat est I accoril de plusünrs person l¿s sur u¡le üclnratlo¡ts ile ¡sol. 83 SAraoNY (n. l¡ nrsrom¡ nr l.. p.8I).. bs conütí. Sou* ce point ile otn. Sobre esto: A. Savigny habla de 'hechos iurídicos" (faits iuridiques) para inüca¡ los acontecimientos en vi¡tud de los cuales las relaciones iurldicas comienzan o terrninan 82.r rr¡ecróN EN CHru u7 minológica fue Savigny. etc. Vid. p.5.81). 8l). Cue¡ou¡. Paris 1843) 3. 81). p. la voluntad del agente es susceptible de dos modos de actiüdad: ella puede tener por obieto inrneüato el de formar o el de extinguir la relación de dereoho. pues. l' erÍeur. es útil tener a la vista est€ otro textoi 'Le cor. Comoquiera que la traducción de esta obra al francés nos parece que sirvió de base para el ulterior desarrollo de la parte general del ccch.écl¿ratiotts d¿ oolorté. EG 8? 88 S^!'rcNY Sa!'rcNy (n. s' applique lnil'ubitablement aux il. o bien de circunstancias accidentales &. pp. in- 82 Savrc¡y (n. (n. 2. ar SA. p. I1B. En un lugar más aleiado E8. Finalmente. 85. 114). tal cual aparece expuesta en su SgstLrcrn iles hnutigen riimíschen Rechts (desde 1840). . de suerte que los efeotos que de hecho se producen aparecen a la conciencia corno subordinados o no aparecen del todo e. y en ese caso se llama declaración de voluntad"ss (ilncbratlnn ile wlanté).P¡r¡. 3. de aquella a quien concierne la ganancia o pérdida 88. expondremos la teorla saügnyniana ciñéndo nos precisamente a dicha traducción. S¡rrc¡¡y (n. . p. Estos hechos iurldicos pueden resultar. PassÉRr¡¡ DE¡¡r¡n¡¡s (n.". & S¡'r'¡o¡y (n. 5-6.ors.les régles qui régisserú lps cont¡ttc se rupportent d f td& phn générale qui leur sert iln base. o son expresión de una voluntad única ( testamento) o del concurso de dos o más voluntades (contrato) 87.5. Finalmente. 8t)...o¡tté cornrnune ilestin6e d réglcr burs raVpotts ile il¡oit. . 85 SavroNy n. 6. lM. celle des actes li- bres ou décla¡ations iIe oolonté (ff 104.81.'I|GNY. Savigny pone en el centro de su teo¡ia dtl negocio iurídico a la voluntad. Dés lnrs toit ce que 7" ai üt wr l' dge. 8l).r. es decir. p. pp. Por lo que respecta a los actos libres. Trat é d¿ droit roñain (!rad. 84 ss. a quien se debe la primera exposición madura de una teola general del negocio jurlüco ( Rechtsg eschiift). &7. las declaraciones de voluntad muestran dos formas diferentes. les mntmts peuoent presqrn étre asshnilés aut ac..tes luliliqus entre oifs. o también pu€de tener directamente por obieto un fin no-iurí&co. Ici twrar oogors frawyn. Vid. obien de actos libres" (actes libres) de la persona interesada. 3illl. 8f). u.

es D¿ los cctos ooluntaríos que prc¿htcen obhgaclan¿s i dercclns. Por lo que se refiere a 1o segundo. Inéd. 00 Vid. SA!'rcNr (n. hay que tener presente la idea de Savigny de que la teorla general de los contratos se aplica también a los actos libres y a las declaraciones de voluntad. l84l1845. De los o:ctos i ilwlnmcíorws ile ooluntad.cer una cosaea".liére d. esto irnplica que dichos cuerpos han saüdo de la ó¡bita del derecho fr¿nces. u del lib. De esta exposición nosotros debemos retener un aspecto terminológico. es decir. Debe repararse en que. SavrcNa (n. es docir. Po¡ lo atañente a lo primero. I (con variantes ¡especto d€ la transcipción en el texto). Propiamente. p. y en el ccch. 1 (la t¡anscripción en el texto co¡¡eq¡onde a le ¡edacción de este último prqre<to).hoyrcro IxÉnrro' v ¡N ¡¡En el Pyto.. Plao.cer o no fu. L EI primer anuncio del cambio se aprecia. 1853.Cóorco Cwn ' se produc€ en la parte general un carnbio terminológico de importancia.. $to. 324. asi definido el contrato. ha. ¡bid. el conbato era definido a¡¡mo "una conaención por la anl urur parte se oblig& Wra con otr& a dat. tandis que ln iléclnrutian ile oolonté peut 6nanu d une p_ersonne seulz "80.118 Arc¡exnno Guzr'rÁl une applicatton p. .e los cot rrctos g obhgaciotws cotúen ion4les. es necesario aislar las expresiones 'ac. Inéd. . tjt. a¡L l. que Savigny considera suficiente definir como el acuerdo de varios sob¡e una declaración de voluntad común. lLibrol d. El del Pyto. en la parte que ahora estudiamos. Este carnbio es palpable ya en el epígrafe del tít. otro sistemático y finalmente. frente a la nomenclatura que hablan acogido los proyectos anteriores. el contrato resultaba de80 4.rticu. 329*34 defiende largamente su coDc€trtto amplio de contrato frente a los autoFs que sostienetr el concopto reshingido. uno conceptual. Le conirat I en distingue comnte f etpéce du genÍe. V. ibid.ucróN DE LA pARrE GENEaaL cHrr"ENA EN r¡. en ce qiil erige la úunbn d. suxrla n. Nosot¡os estimamos que estos tres aspectos tuvieron su influencia en el desa¡rollo de la codificación civil chilena. él tiende a identificarse con el concepto de convención de la tradición del derecho francá 00. rv. a¡t. Pyto.tos libres" y "declaración de voluntad". pp. er Prnr. limitado al acto coDtractusl .. r.. 81). Lr rvo¡.e phnieurs aotrontés en unz seulz. sin embargo. y el del ú.p¡oduitor de obli" gáciones. en donde hallamos una novedad en relacíón con los anteriores proyectos: en éstos. Más adelante.e t idée génerab de In déclnration iLe oolmtté. El aspecto conceptual mi¡a a la noción de contrato. 1A46-1847. en el $to. . 81). art.

No obstante. "Le conttut estr une coÍoentiot pllzsieurs persannet s'obligent. 36) la teoía del acto iurídico. Inéd. ¡. a*. art.m. CaIl¿ d. fu esta manelil dicl¡as definiciones no dice¡ nada para nuestra cuestión. ibid. l1@. que es el actoes. no significa que la expresión 'aato" ile haya sido II ertrañ¿.. llOI: pr d doíner. ¿ ldlre laquelle tne ot foto. t'tt.e San Carlos. 51. La pieza que usa¡omos prefer¿ntemente es la Na 53.. de la locución "acto" no es demasiado ¡a¡o en los prímerc ¡xo¡cctos. P¡o.to. Inéd. obede_ ce a la necesidad de aislar y designa¡ cie¡tas actuaciones corr consecuencias j'Jrídicas que no obedecen a la tipología del contúto ni de la con*'ención. art. en donde lo caracterlstico es que él viene considerado como una especie del género convención.. Lo mismo sucede en el ccrr.entral de la U¡ive¡sidad Ce Chile (Santiago). Cobccí&t ile mdiusctltos. Como antes vimos. conro el testaÍ¡ento o la aceptacióú de una he¡encja o legado. 1585. nr r-. esc¡ibiéndolas coÍ !u puño y letra en el primer ejetnplar de aquel libro. art. las cualoa fuero¡ luego vertidas por uo arnenuense en el se- . Pero en el Pyto. eraers rne ou pludeurs aut¡es. art. ambos se consideran como especies de un género más amplio. ¡espectivameote. 1853. el ust.999 (= Pyto. 1853 (los volúme¡es I a 3 conüenen. En esta ultima definición. igualmente en dos ejero4rlares. 03 Se recorda¡á que el ccch.. pero esta nueva terminologla ahora pasa a manifesta$e en otros aspectos del proyecto el. a¡t. en primer lugar. li Pyto.. ibtd.LoóN FN CrrÍ. 1853. rv del h. 1386 ( =B^o. n. 1. 1853 que lle- van cor¡€criones de Bello. El paso decisivo lo da el Pyto. art. a la amabilidad de cuyo director.E 119 finido a la manera francesa 02. su artlculo 1615 dicer 'Cont¡ato o corwenci6rt es uí dcto por el cual una Wrte se obliga parc con otra a dar. el $to. Que el derecho f¡ancés no haya conocido corno propie (vid.. 02 corr. como el $rto. r¿ ¡¡sronr¡. 1853. 184&1847.P¡n¡.1&1847. el contrato o convención como un acto. que tambié¡ er4tlea la exp¡esión 'acte". & Algunas de las intelprctaciones que da¡emoc a continuació¡ se ven (. rr¡. el prof. al ¡nenos en esto. ou d ne pac Íairc quelque chose". para la donación. 894. P¡o. y les citaremos segrin su clasificación que Sgura en CatóIogos de la Biblioteco Cental de la Unioerfr¡d' de Chilc. en segundo lugar. (a!t. 2. debo el habe as podido examinar. Ne l.onfirmadas po! el estudio de ciertas edicio¡es originales del $to. art. 1162) defi¡en la donación I el testarnento. Dichas piezas se encumtran en poder de la Biblioteca C-. l del catiÁogo: Prcpecto j de / cód¡so Ciqil. 1985). Ambas definiciones estÁn inspiradas. 'ynr el cc?r. 1565) y art. En este volumen encuademado cpn media pasta ¡oja hay sucesiva. Popebt dz do¡ A¡ul¡és B¿lJo ( Santiago de Chile. cono "u¡ ac4o. 207. ert. Po¡ lo denás. I. 1841-1845. En su ardculo l6l5a. Avila Martel.. se identifican como sinónirnos el contrato y la convención y. vol. a¡t. Pyto. 1841-1845.". lLn>rol de la srcesüJ¡ por causa ile mue¡te. los lib¡c r a q dd mismo p¡oyecto ). pa¡a el testarnento ). 1853 sigue la línea de los anteriores en el sentido de referir dicha parte general al contrato y no a los ¿ctos.r. Del examen de este volume¡ se iiesprende que Bello introdujo modificaciones al lib¡o n. y de algrín papel aislado dol citado sabio. Bto. Itacer o no lwcer u¡u cosf . este atisbo no hubo de manifest¿rse en consecuencias determinadas en el resto del proyecto concerniente a la parte general. 18. tüh¡ol de lot co1ú¡alos í obligacíae¡ corwenciorwles. / santíogo / lmqtenta Chílaa. l&53. y 895. él sigue definiendo. Inéd. meÍte ¡ennidos dos ejemplares irngesos del lib./ Marzo de l&53..

corespondientes a 106 artículos de Ia ¡nisma nume¡ación del Pfto. El a¡t. r del üb. Esto queda asimismo de manifiesto en la enumeración del artículo 1615 del Pyto.. como había sido hasta el $rto. como el testa¡nenlo.". como es la de actos y declaraciones volunta¡ios del homb¡e.En ótroc casos. la definición del a¡tículo 1615a del mismo proyecto. como '-'Toda persona as lcgalme*e capaz. un artlculo 1615 05. entre ley y actos y declaraciones voluntarios del hombre. eo Pyto. Dentro de esta categoría queda incluido el contrato. i6Z7 delprto.os il¿I hombre. ElIo puede gundo ejemplar. 1853. De esta manera.. ración en $to. In&i..to. 1853: "Ttda r¡e¡so¡a etcavzilecont¡atar.. Se aprecia en esta üsposición el deseo de envolver.urc Guzuír Al comienzo del tlt. 1853. es necesario destacar que la aludida categoria de los actos y declaraciones voluntarios no se confunde con la de contrato o convención. Atr:ev. 1615 del Pyto. Inéd.. 2. Al rnenos sistemáticamente.to. eu arts. 1632.ro o contratd' en sustitució¡ de la voz "coittol¿ del pyfo. Inéd. Ined. Inéd. de la mane¡a más general posible. Estas modificaciones introducidas por Bello al l1. cuyo contenido no aparece en los anteriores proyectos. a¡ts. a) . 1631. no de los contratos sino de todo acto voluntario productor de obligaciones y derechos." se modiftcó e¡ el art. 1853 ( definición del contrato) quedó en aquél como 1615a. 95 Po¡ ser artículo agregado. empleó la! exp¡esion€s "ac. segrin se desprende de la comparación enke esas modiflcaciones y la edición de Amunátegui del Pyto. 1052 del p¡o. existentes en los proyectos ant€riores. lnéd. ). Inéd.e todo contrato. 1853 dieron origen al b'to. se sustituyó las referencias al contrato.gaciones i ilerechos. 1627 del bto. el p¡ó. (vid. cuando menciona el testamento y la aceptación de una herencia o legado.eclaraciones ooluntari. Inéd. Al mismo tiempo. presenta el $. deia de ser De lns rcquisitos esencinles Wa el oalor d. 1628 y 1631. Ined. 1853). relativo a las fuentes de las obligaciones.u. Inéd. un contrato. Inéd. ln dotwción. y pasa a llamarse De los actos ooluntarios qup pro¿lucen obli._ I¡éd.I2X) Ar-e¡.. como se ve en la enumeración de ejemplos presentada por el artlculo 1615 del $'to.e una herancia o legaitd'. lv del Pyto. n del üb. 1641 inc.. por referencias al acto 06 o a la declaración de voluntad e?. él ¡xsó a numerarse como 1015 en el p54o. Esta l¡ltiÍ¡a alteración también so observa fue¡a del tir. b) El epígrafe del tít.. In aceptacihn d. que aproxima el contrato o convención al género de los actos. pues aquélla también acoge la de los actos unilate¡ales. en tanto que el antiguo a¡t. ¡r del lib. Tab. el codificador se propuso tratar en este título. tr¡éd. . consecuente con la dicotomía de fuentes de las obligaciones que había establecido en el artículo lOlE del $rto. ( isr¡al nume. w del $to. toda fuente obligacional que no sea la ley en una misma categoría. 1853: así. c) En el inte¡io¡ del tít. encont¡ó un fundamento sistemático expreso. w.. Dice ücho artículo: 'Las obligaciotws twcen o il¿ b b{ o de actos i d.

equivale a creación. 275 ( no conservado en el ccch. 452 ( =ccch. art. 2525).. 1623.. art. y pese a haber acogido los vocablos "declancih d. Dicha expresión. ibid.. a¡t. vol. 1853 se emplean las locuciones'tcfo o coflttato" en los arts.". Inéd.. y como tal. 4I2) y 2702 (crch. Todos estos a¡tículos son novedad del $to. con excetrrción de los arts. f5f). que. 4ll). *! art. en n. Como... ). 1686 iric. 1853 del vol. 1 (:ccch. 176O). 4 cit. es netzsaria. el artlculo en referencia trata de los efectos civiles de los a c t o s voluntarios. entre los cuales van comprenüdos no únicamente aquellos bilaterales ( convenciones o contratos ) sino también los unilaterales 0e (p.rr¡uense en el egundo ejeurplar del lib. por efecto de la tradición sistemática en la cual la codificación civil chilena se había insertado desde el principio. rv: üd.. i para que este consentimiento sea oáIído es necesario. no considerada en su contexto. art. Es preciso. B4o. lSBg inc. 1640 y l64t en relación con 'los artlculos de la misma nume¡ación del ftÉo.1845. esto otro: ttr¿ qte lat actos oolurúarios prod. trnéd.. tít." s8. [Li. t) y 1925 ( =ccch.. art. 273 inc. en ú.. 1864 inc.Pen¡ l¡. btol de los contrutos i obligacíones couseneiotlales. 1853. 728) que figuran en ployectos a¡lerior€s. en un primer rnooeoto de revisión. art. atf. a¡ts. el comienzo del enunciado del artículo 1626 del Pyto. tít. pero al mismo tiempo los supera. ) .e oolu*ad'. art. deja¡ constancia de que ya €n el Pyto. ha). tLit>¡ol ¡l-e los conlflños I obligaciotes conoencionales. tit. segrlm se ap¡ecia en su eiernplat del lib.s tzL apreciarse ya al comenzar dicho dtulo. sin embargo... Pyto. luego. . i Wn que eate consentlrnienlo sea oálido. 1866. 1853. 173 ( =ccch. en tanto que los proyectos anteriores señalaban:'Todo contrato supone el consentimiento ite lns partcs. 4 cit. I20. Sob¡e todo esto: üd. u.. el. 37. 4) y 2702 ( =P¡o. tít. art. art. reza: 'Para que Ins actos ooluntarios prodazann efectos cioiles.. Inéd. 1841. I85 (:coh. 11¡ B. 09 Son ilust¡ado¡as las altemativas de ¡edac. que destacar el germen de una construcción contenida en el Pyto. a la de¡echa del alt. el testau del lib. 07 B4o. 1853. 2. grstom¡ nr r-a rr¡ecrórv n¡ Cr¡r¡. l. Esto demuestra que Bello. a¡t. tariarido lo anterior.. 1863. .. 1@B ("Todo conttato xrpo¡Le el coísenlimlento de las Wrtes.". a¡t.to. g4). Pyto. i. lB53 ( pieza No 53.. La amplia expresión "efectos ci¿il¿s" envuelve ciertamente los efectos obligacionales. posterio¡mente modificado por la Ley 5521 y okas ). 94). ü. 1925 ( =futo. 1848-f847."\. a¡ts. e8 Prn!. 279 (no conservado en el ccch. att. art. 1879 en ¡elación con los artículos de igual numeración del P1to. 1&53. no pudo fructificar. es necesa o. d) Finalmente. Libto tle los cotú¡atos i obligaciorvs cow*ncionales.. 184I-1845. 1870. 1869 inc. modificación o extinción. Ahí.451 ( =ccch. Pyto. y las expresiones "acto r cont¡ato" ea los arts. que aparece taiado. \. ibid. ibid. 172 ( =ccch.ción seguides sucesivament r por Bello. rv del Pyto. B¡to. infra n. todavía siguió fiiado e¡ . 1l. 184& 1847. rv del Pyto. Como acabamos de hacer notar. no sólo de obligaciones sino que también de derechos reales e incluso de otras relaciones iurídicas. 161). Ined.. nuest¡o sabio esc¡ibió primemmentei 'pata qrn wr cotúflÉo seo aólído como d¿clnaoi<in ¡l¿ aoluntad. n. 184&1847. por otra parte. 1l). ea ¡ecesarao". escrita por el am.. Inéd. 1868. 3.uzcan cfeclos cioi¡'s" (q're es la venión del Pyto. puesto que el artículo 1826 establece: 'Para que los actos aoluntatios produzcan efec- tos cioibs. 1877.

lnéd. seg_uramgtte por hahorse dado cuenta de la ¡edacción hcompleta que aparece err el modelo que Bello le dejó en el pnmer e¡ernf.que ¡wcen o de la lei. rv del Pyto.t detechos . en n.it¿do la referencia-al contraio. reemplazó didn expr€sión pr 'Las".hubiera permitido la aplicación muy natural de ese articulado a toda clase de actos iurí&cos. modificadores o extinguidores de efectos iurldicos.iones Doluntarics las qte tlependet d. En seguida escribió: "D¿ lo¡ ¿c.' delfuo o la aceptaión d¿ u¡w he¡encia o legodo". las variacion€s sufridns por Ia redacción de! nuevo art. Ined. y a continuación de la raya de tari¡miento Duso "nocen o de lo bi o de úfl hccho oolu¡xa¡ío del homb¡e cono n colt¡oto. indudablemente con la idea de deiar claramente establecido que e. F^sta red. ran ellos obligacionales o no.r -p1to. Cn¡ esto qtedó formado ei nuevo epigrafc del tít. Ined. plnz.. 1853 transcrita supra ¡. en el la jdea de cont¡ato. Estas variaciones demuest¡a_n que la expresión "í derechoi' lue muy ñeditada por Bello. en n. la aceptacióa de u¡u heren¿ia o legdd'. w de la siguiente manera mrdificada. fue. Iv del proyecto: Da bs aotas ooluntarios que ptoilucen obliga. qtr¡ yez lq ex¡xesión 'i dc¡echoí'. r d€l lib.In¡ego tarió desde 'oolunta¡las-las qüe" hasta "un lcgado". 94. r del lib. sobreesc¡ibid a "obligaciores" la expresión 'i derechof'. lo cual ex¡rlica el ¡esultgdo incongnrente de la f¡ase. Inéd. N0 53. coño el testaÍEúo.primido. Y todo ello se veía.ar: -Satr obligiaonác í derc chos los. fueron las. w de. ¡v no sólo trataba de actos obligacionales sino también de aquellos paoductores de de¡echos n o-r¡rrsonales.bre esta -copia e¡ el segundo e¡en$lar.l tít. n del lib. Bello int¡oúgr las siguie¡ter ¡efo¡rnas: tarjó 'Son". ¡v (piáa No 53. r del lib. So.que se apÉcian en. l8l5 del $. 4. vol.. son ntuy ihrrninadoras. El hecho de que en el desarrollo del tlt.u¡. tn cdútoto.722 An¡ewono GuzvÁN lo hicimos notar sub c). 4 cit. un cont¡ato. se hubiera reemplazado o completado las menciones al contrato con menciones al acto y a las declaraciones de voluntad -como r00 Las alte¡nativas de ¡edacción del epígrafe del tít. y tÁt6.l 1sS3. fueran éstos unilaterales o bilaterales. pa_ra despues volvor a esciibir. 16 del P¡o. tñ aoluntoríos que ltttducen obl@aciort¿s i d¿¡echo{'. eljminando en el artícurlo c.acción fue vo¡tida po¡ el amanuense on el segundo ei>mplar <lel lib. se decidió por cnnservarla ¡ror fin. según el esplritu del a¡tículo 1026. o d. cit.6 de una le¡e¡ob o legado". en definitiva nuest¡o artlculo 1626 del Pyto. la ocepac. En su eiernplar del lib. aparentemente quiso tratar de toda clase de actos iurídicos. El epígraft dol rit. al margen de su art. u del lib. vol. y luego de haberla escrito y sr. mento y la ac€ptación de una herencia o legado ). Inéd. si bien con diferente resultado. ü del lib. Del mismo modo. y fueran también creadores. que seria la de! b. escribió Bello este artículoi "Sofl obliga. refrendado por el nuevo epígrafe puesto en el tít.iotvs i de¡tecLns Loo.to. B-ello escribió prin¿ramente: "De los requisitos esencla|es ¡nm el oalot de hs decl¡¡acion¿s tl¿ oolunfa. la domción. a continuación áe h rala de supresión.. sobre las fuentes de Jas obligaciones. 1615. 94). sohre é1. ¡v.d (se apreciará que de acuerdo óon esta primere nueva redacción está la primera nueva ¡edacción dada a la parte inicial ¡d arr. I'4 .e actos t ileclaiacionet oolu*a¡ios del honb¡e. tal cual apare(E en el ryto-. utilizando partes ile la rcdacción ante o¡. su ejernplar de dicho liho d"l Pyto. pero luego se decidió por pas¡tr a la más amplia cntegorír del acto voluntario. lo si guiente: "Son obl4gocloras i de¡echos ¡¡a¿en (síel o de la leí o de aclos i declatuciol|¿s oolu¡tarlw ilel hombrc como el testm¡te¡to.to. 99). ¡.e u¡ hecho ooluntarlo de al$ríeí coño u¡ conlrato o ln oceptación de rn legadd'.( Dc los rcquisüos esewiales pan el aakn de todo c@trato) aparece tarjado. pero luego tai6 "t derechos". rv segrridas por Bello antes de llegar a la redacción fi¡al. li út úlción. Finalment: escribió. además.

n dei lib. p. Pero hay que observar que. en definitiva. Inéd Estas va¡iaciones muestlar¡ oue. lned.r 123 cual queda muy claramente señalado el rámbito de aplicación del título. Con ello. ej. sin ernbargo. art l-458). Inéd. y continuaba siendo una atañente ¿ los actos meramente obligacionales.1647 inc. El tít. rr no pasaba en realidad a ser una parte general relativa a toda clase de actos iurldicos. a¡t.. 1631 ( :ccch. la redacción de su inc. Inéd. u. y. e¡ los artículoc redactados <nn roferencia a las "par:es": P¡4o. 1638 ( =ccch. heredados con su ¡edacción de los proyectos anteriores. resultó del cambio terminológico que introdujo el Pyto. rr. arts. se puso en contradicción consigo mi$mo. sucede. 1¡151). antes transcr:to. Jste a¡tículo la exige para la obligación. No ohstan. Bello en un moÍr€nto qul¡o tratar tr. No modifieando. en consecuencia.I. Este fue un gennen que se vio obstaculizado y truncado desde el principio.PARA LA HrsronrA DE LA FrJAcróN L\ CHtt. ej. sin embargo. discurrían sob¡e la base del efecto generador de obligaciones 101. si bien tal intención no resultó defini'tiva. porque una adecuada interpretación habría podido conducir a considerar que dichos artículos. en lo cual siguió el error de-l ccr-r. está situado en el libro I)¿ lns obligaciones en general i d. el P¡o. 101 P. la cud firalmente restringió solo al tít.t sóio de las oblisaciones sino también de los derechm en genera. 1131) r'. que reza: "Se enlbnde por cdttsa e! Ítotiao que itd. t¡asladado a ( =occh. por su- los que". La única ventaia que... los actos. En vez dc exrgir la causa pata los actos. 1633 ( :ccch. InS. In6d. arts. ro2 Así. aquellas d. redacción que suponía la bilateralidad 102.ispoiciones en quo la refetencia a las "pa¡tes" es melanrerte ejemplarr vid. 1453). cualquiera que fuere su estructura.to. incluso Iue¡a del tít.. Ademrís. los prot ectos chilenos anteriores y de ollos al Pyto. 1632 lI08 inc. 1Ol5 dol Pyto. u del lib. 1647 una definición de carrsa. efart. varios a¡tículos del tít. implicado una barrera insuperable. Erllas quedan. a¡t.la cuaü ¡efiete la causa al negocio r no a su efocto (la obligaaión ). art. frente a los anteriores consistió en saltar de una parte general relativa ¿ los actos bilaterales obligacionales (contratos) a una Parte general concemiente a los actos iurídicos unilaterales y bilateraI e s obligacionales. w. por un lado. (arts. Pero aun así esta consideración más amplia relativa a los suietos intervinientes en el acto también se vio obstaculizada por el lastre que significaba la redacción de algunos ar' tículos trasladados de los proyectos anteriores al $'to.. I. que eqxesa: "No ryede lu' bet obligaclón sin un4 cau t rcal y líeíto". el de Domat. la parte general del tít. Ello no hubiera. final. 2 áe su a¡t. por otro. no obstante. como un testimonio de Ia Ir¡slrctiva más arnplia que el sabio se propuso sobre la matena.eoie último en cie¡ta medida reparó dicho er¡o¡ al inhoducir en e! inc. refiriéndose especlficamente a los actos bilaterales. 1455). también..e los contratos. an lo cual re¡¡ltó el art. sin embatgo. Ined. 1 det $. ..uce oJ 6cto o corltratd'. aquellos tanto generadores de obligaciones cuanto de de¡echos (personales) y reales.. esto es. ii. w del Pyto. Inéd.

LU Ar. correspondiente al artículo 1626 del Pyto. considerados en el título. no sólo de obligaciones y derechos sino de cualquier otro tipo de efectos jurídicos 103.. el x.. 2 d6l art. . Con ello generaüzó aún más el epígrafe del mismo título del Pyto. determinando ello una suerte de mentaüdad definida en la redacción de los artículos.r. i si¡t el ministe¡io o l¿ auto¡h¿ctón tle ottu.to o il¿cln¡ación de ooluÍtad es n¿cesario.n¡e. El desarrollo que la ciencia alemana de los siglos xvrrr y xrx dio a su parte general consistió. En efecto. 3. en que la codific¿ción se insertaba en una tradición sisternáüca que situaba la parte general precisamente en tema de obligaciones y de convenciones. entre la uniteralidad. que rezaba De los actos ooltntaños qrrc prodaoen obkgaciorles i d¿techos.El eplgrafe del occh. Inéd. no obctanG.. estuvo. ror E¡to tamt¡ié¡ se oboe¡va en la ¡edacción del concepto do capacidcd. I sií el m... reafirmando definitiva¡rente el esplritu general üfundido en el articulado del los Vid. El art.ldsle e¡ podetse obligar por cl ñts. En todo caso. por el contrario y entre otras cosas.ra n. b) Pero al misrno tiempo el enunciado del artículo 1445 del ccch. a) Por un lado. el epigrafe del tít. f. la tensión interna en dicüo tltulo. los acaos aolatuta¡ios que ¡>tducen obltgaaiorcs t derechol'. Inéd. no puede deiar de ser observada. no excluían ¿ los unilaterales de su comprensión general en aquél.nisterlo o aúorlza4i6í d¿ oaú". lcgol ilc ww prsoaa consiste er poder eiecuta¡ por sí minu. inf. que era original y excluyente de aquélla. la expresión legislativa de esta tendencia. como antes dijimos..rnno GrrzruÁN puesto. esto es. que el coclificador no supo superar. 1445 del cccb.. es apto para expresar la idea de actos jurídicos productores.". en tanto qr¡e el inc. El Código Ciodl definitivamente promulgado dio un paso adelan- te y dos atrás. u de su lib. 9 del llto.flte. 105 i. situa Ia parte general al comienzo del código. 1620 inc. Inéd. estahlece: 'Z¿ capacidad legat dc wut peÍsorw ao. sufrió una nueva redacción que le cambió totalnente su sentido orr$nal: 'Para que una percorur se obligue a otra pu un ac. Con ello este artículo sentó Ia idea de que los actos y declaraciones de voluntad a los cuales quiere referirse son sólo aquellos que producen obllgacionesls. que resultó sob¡evenida. La causa irltima de que el codificador no haya dado el atreüdo paso en el sentido de const¡uir una parte general efectivamente relativa a toda clase de actos.. w es De las actos i i|¿clnraciones ile ooluntatl. en carnbio. y la bilateralidad. en desarraigarla del tratado de las obligaciones para locaüzarla como un tratado antecedente de toda la materia jurldica. dt(y': "La capoctdzd.

¡¡ del lib.'Para que ufia percorut se obligue a otra. se düa que como ¡rara no olvidarse."." pareciera que quiso referirse únicamente a aquellos actos v declaraciones de voiuntad obligaciorrales c o n vencionales (es decir. Diciendo el artículo 1445. debaio de un esbozc para un nuevo art.rn4 se oblige a otru:. en el sentido de habor generalizado aún más el eplgra{e del mismo título del Pyto. Inéd. ¡v del ccch. c) Además de esto. Eeüo ensay6: "De kn declataciorws d¿ üol ntad en-qüe ina persorvt se obliga ¡espec. rv del Pyto. .to. Ioéd. relativo a las fuentes de las obligaciones... ü d€l lib.e la persorw que se obhga. lüEgo: "pe lnt.to a o|n".-erirse a ias lxrtes de !n negocio. como ejemplo. (es decir. pero no histórica. reeÍ4rJazante del que aparece en el Pyto. Ined. contractuales). Inéd. 1626 del Plto.). lo que Belüo intentaba era p¡ecisamente reskingfu su alcance con una re{ere¡cia sólo ¿ las obügaciones.Pe¡¡. en donde se üce: "L¿s obligaciotles tncen.: "Para que ufto Wis. Co mo nuevo o¡rígratre del tít.. es decir. dioha frase sólo puede ref. Bello escribió esta íolat "se supúme i derechos"..h.. ¿a_ctos?) en que una pe¡sona se obliga tespeclo a otra'\ y después: "De los. como señalamos en el texto. [ilegitrle.). yecto parcial de tít. rr'. Esta interpretación In9 -parece ro¡la re¡fimnada ob¡¿¡vando un antep¡o.ooIuntd".. se introdujo una restricción que el primero. Eb déci¡. Inéd. ¿actos?] en quz u. Debemos hace¡ notar que €D qste mismo manuscrito. yn que Ia frase "pon que utw petsiú se obligue a d¡a" setia entonces iupedlu¡. Mientras eI artículo 1615 del Pyto. modiJica. ¡. como epígrafe ¡rara el ccch. Inéd. sí habia superado. qnro los anteriores eDsayos afectaro¡r la ¡edacció¡ definiüva de la partc inici. lo antes dicho acerca del opígrafe defjnitivo del tit. r del lib. extirpar del todo.al del a¡t. frente al antiguo artículo 1615 del Pyto.". excluyendo a aquellos unilate¡ales 105. de acuerdo con el análisis anterior. ¡rorque. que éste no logró.tos oduntarios que fidu¿rLTbtigccíones i derechos. en el nuevo artículo 1445 del cocü. Con ello.e r¡rstome or re. ry. que figura en una hoja suelta manuscrita por Bello signada con el Nc 4{ de\ Ca. anotaba. segriLn Ia cual la alteridad quc va ínsita en ella no haúa alusión a la bilateralidacl del acto sino a la bilate¡alidad que es co¡sugtancial con toda obligación.. oponiendo los actos y declaraciones voluntarios del hombre ( entre los que Íoüca. ¡rues.ílogo de lo Bblideco CertruI de la U . Ined. Nos ¡mrece que. como en los contratas o aotwenciones. 1445 del ccoh. d¿ Chile (vid.. por el contrario. con clara ¡tferencia al epígrafe del tít.e una hercn¿ia o lsgailo. ¡r del lib. efectivamente. n' del g. 94 ). Sabemos que el epígrafe final fue "De ios ¿cfos í dccbru¿iones ile . st¡pra n.. Inéd.: De 1o¡ ac. por el carácter consustancial de la bi:lateraljdad en toda obligación. . rr del lib. 1445 dsl cccü. que en dicha nueva redacción la enp¡esión -i de¡echos" debía so¡ eüminada. mientras Bello buscaba una nuéva redacción ¡urr dicho opígrafe.. Esto queda también de manifiesto en la nueva redacción formulada para el a¡tículo 1437 del ccc. en esa mjsma parte. ya ilnl concuÍso real dp kt ooluntailes de dos o más persorun. es sólo una conclusión dogmática. ya tle un hecho ooluntario ¿l.ú pe¡sona se obliga cítihnaút a or¡¿".torio del llto. (o sea pata el art.. una obiigac¡ó! es siernpr€ con "otro'. con la nueva redacción dada al antiguo artículo 1626 del Pyto. como en la aceptación d. [ilegible. alude a loo nogocios bilaterales que tienen "una" y "otra" pa¡te. como hicimos notar. rr¡ecróN rx C¡¡¡¡-r r25 tít. Pero dicha interpreiación de}¡e ¡echazaroe precisatrente. Inéd. el testamento y la aceptación de una herencia o lero5 Esta f¡ase admite otla inte4)¡etació¡¡..

en_ ci€da medlds vuelve¡ a alte¡a¡ la situación en ün sentido mfu amplio que en el referente al úero coDkato. 184&1847 y 1853 (con agregación del artículo relativo a la representación t0? ) hablan sido situados al final del título.r. f698c ( =ccoh. tGlI. por tanto. 14.. arts.2. 111 P. l028a. una terminología muy anplia.vid. Inéd. pero también pudo deberse la mencionada variación al modelo de Las Siete Partidts. que trataban de la representación 16 y de las estipulaciones afectantes de terceros 110 luego del terra de la "capacidad" para gado prometer 111. 1853 (vid... 1469) y qu€ son he¡encii del V. a los contratos 16. 1450 cuaü se jusüficaba. 1454. Ined. 1628b. y se situó nuevamente en el esquema de los proyectos anteriores a este último: en el de una parte general relativa. lo8 llto. . a¡ts. volvié sobre los pasos dados Por el $/to. entre el tema de la capacidad y el de los vicios del consentimiento 108. ll. n iba a ¡eferi¡se a toda clase de actos. ya en el Pyto.. ¡r se refiere únicamente a los primeros. Pyto. &9. suele enlplear .5. en final de cuentas.h. 10? Sr¡p¡a n. distinguiendo los contratos o convenciones de los hechos volunta¡ios de la persona. Esta idea se ve corroborada por el enunciado del artículo 1445. Inéd.. .arts. supra ). del t¡atamiento de la causa).t{tl inc. 2. u. ü) Varios artlculos introducidos por el $to. y en el de 1841-1845 habían quedado situados en tema de objeto (y antes. alteró la sistemática intema que los proyectos anteriores habían establecido en el tít. encontraron su sede definitiva. 1853 sobre mate¡ias que dicho proyecto refirió al tema de ücitud de la causa queitaron ( B¡to. 4. 5. Inéd. Se nota olaramente la terisión dei tíñ¡lo mmo consecl¡encia de t¿ntos canbios de ple¡teamiento. tanto unilaterales como bilaterales. mantenida por el ccch. el artículo 1437 del ccc. como es la de actos y declaraciones de voluntad. 1¡153. l.. . 46.. d) Aun manteniendó. después del tema de la causa ( incluso baio un epígraf€ especial en el Pyto.n¡axorc Guzrr. loo P. flue en el &nr.f8. f846-I847 ). y que en los Pytos. a) I-os artlculos relativos a las estipulaciones a{ectantes de terceros. pues. 5.. prevé la idea de que la parte general-del tít. Esta alteración pudo debe¡se a la idea de que en dichos a¡tículos se trata de materias at¿ñentes al consentimientor al consentimiento representativo y al consentiniento frente a una estipulación hecha por otros. como taqnbién de¡ ryto.7I. el ccch..DA Ar. 1467 inc. seguido por el cccü. 1449. Il. aunque en dicho título se hable de actos y declaraciones cle voluntad. Inéd. ll. r10 P.il ) a la ley. El Pyto. 2 ). anunciaba claramente que la parte general del tít. en el 10ú Si bie¡ las expresiones "oc'to¡ o cont¡atod'que el coch.

n 727 ubicados por el Pyto. 1853 113. c) El Pyto. baio un ropaje üstinto mantuvo exactamente la misma perspectiva que se había establecido en los prímeros proyectos.l66). tanto en el Pyto. sob¡e la irr€peübilidad de lo dado o pagado po¡ causa ilícita. 1464). entre los artículos atañentes a la ilicitud del objeto u2. jeto. a¡t. art.. el sistema final del tít. El art. 1442 ) y otro 1643a ( =ccch. Pvto. Sírvres¡s Y oNq-ustóN 1. hasta el Pvto.2 del a¡t. a¡t. Inód. Inéd. Inéd. In¿d. La parte general del tlt. l84i1845 ( =rit. causa ( art. 1652 ( =1469). común a todos los aclos y ñntratos. relativo a la inenunciab idad previa de la nr¡lidad. posponieúdo la dispocició¡ ¡l tratedo de la cause. Inéd. obieto (e. Í.P¡.rts. . cambio este que. supra. artr.ff)G). En co¡]secuencia.t&1847.istdbuyó entre los a¡rts. f6¡f8 (=f488) es común al objeto y a la causa ilicitos. comenzó por ser modelada sobre la base de su correspondiente en la legislación y en la doctrina francesas contemporáneas ( cc'r. 2-1447 ): roprBer¡tación (art. 1853) al Darec. ar¡nque sustancialmente no hava implicado una arnpliación del volumen de material utilizado hasta entonces. csti¡nlaciones afocta¡tes de tercoros (arts.e¡ basadoo en el derecho español: vid. 64. Dicho prqyecto ag¡egó un art. 1985. suprirnió los artículos relativos a la lesión.1428c = 144$I45O). a partir del Pyto. en tema de ob. lr. Ined.. El inc. 1647= 1467). además. xx¡¡: De Lo oento. 14 del Pyto. u del lib. 1É Vid. en reemplazo de la expresión 'contrato".to. 1028a=1448). pero este cuerpo volvió a la consideración de los actos bilaterales obligacionales. 1643... 1987 del Plao. l€i42 ( =ccch. se produce en ella un importante cambio relativo a la terminologla empleada en dicha parte general. r'. tuvo influeucias de fondo. supra n. l82ab . 1648 del h¡to. y el art. en parte ya presonte en e! tít. l. xx-D. Este cambio consistió en el empleo de la más vasta nomenclatura de "actos y declaraciones voluntarios". L¡ m¡teria s€ d. 1&4Gl64A = 1460I. en un cierto momento contempló una parte general relativa a toda clase de actos juríücos. sistemática y terminológicamente. con lo cual. 76. La codificación civil chilena. (con algunas modificaciones de fondo) y por el ccch. rr del lib. 2-1ff28= 1445 i¡c. en consecuencia. 1643 a 1646 det $. sr¡pra n. como en el c¡cfr. arts. w de la codificació¡r civil chilena.3. fue extendido por el a¡t.t{B a f. En un momento determinado. 1828 i¡c. y Delvincourt ). l8. ( =ccch. vicio6 del consenti¡niento ( arts.n¡ ¡-¡ ¡r¡sronH or r-e rr¡eoórt g¡ Clu¡. 1629-1637 =1451 -1459). si bien finalmente 1¡2 Vld. en definitiva. si bien con tendencia a lm obligacionales. tambi¿'n al obFto.. 338 del ryro. Esta terminologla se mantuvo baio la forma de 'actos y declaraciones de voluntad'en el ccch. que se hablan mantenido desde el Pmr. art. fue el sigüiente: capacidad (arts.. con lo cual el proyecto extendié su provección normativa de los actos bilaterales obligacionales a los actos iurídicos tanto bilaterales como unilaterales.

r¡.8 vols. del modo que hemos visto. Una rela'ción de todas las citas a Savigny en eI Pyto. 14. sufrió la influencia de Savigny. probablemenie en la t¡aducción francesa de Guenoux como Traüé de droit romtain (Paris 184&185I. Obrus conplztos. 115).). p. Derecho ronano (Carwas 1959). 94) no apo¡ta ¡inde las fue¡¡tes de la nueva terúninología del tlt. p. de Chile y clasificado con el Nq 129 dd. De aquel momento un tanto fugaz sólo se conservó la terminologla que entonces se habia int¡oducido. Es un punto cierto el de que Bello. Bollo y el derecho romono. de 'actos i declaraciones de voluntad". ttu). Pero nosotros no podiamos deiar de pensar (i) que la terminologia iniertada en el Pyto. kb. 474. ll. 1853 ( vid. rr8 BEr¡. cuidó Bello de anotar: '?sr¿ apénd. al ccch. Bello indica¡ "S¿ cita frecuentemante a.hen de Savigny se en ont¡aba en la biblioteca de Bello como canota en el pliego N! 22 (foja 43 vuelta¡ del Botad. 2. WSl.o d¿ ln cdólDgo de l.es heutigen rórnischen Rechts. . y pasadas. 1853. ¿Es aventurado pensar que dicha nueva terminología fue tomada por el codificador de Savigny? Ciertamente no tenemos la afi¡mación del propio codificado¡ en tal sentido 1r{.. u6 Al'u¿r (n. 3. de "actos i declaraciones voluntarios" y en el c6h. relativo a las personas jurídicas. de su Sgsthem d. simi- €xám€n de loc palrles de Bello. 1853 sería ahora innecesaria. w. et Estr'/'dlos sobre h aíü g obú de 111 El grim indicio ace.A.*eco d. luego vertidas en el Pyto Inéd. y en el final del apendice a sus Principios ile dzreclio rornam (LM81850). Saoigny. él prácticamente se couvirtió al historicismo savignyiano r15. Inéd.rca Atdrés Bello (Sántiaso de Chile 1973). en otros órdenes. rr7 Pyto. . Todo esto demuestra una influencia general de Savigny sobre Bello. 93. . q del lib. Abrev.([ 8l hasta 102' 113.e Sarsigny. . Inéd.{¡ se restringió a una parte general tan sólo referida a los contratos. 1853. El problema histórieo que presenta esta evolución consiste en dete¡minar las fuentes de la nueva terminología introducida en el Pyto. 2. Sabemos que en algún momento de su ecléctica evolución intelectual. Tab. notablemente. zupra.(vid. n. y conservada con modificaciones en el ccch. En su tabla de abreviaturas para las notas al Pyto. An&és Bello cor¡servado eo la Bittlioteca Oentral de la U. 94. La traduccióú f¡anc€sa de GueDou¡ del Sgst. Droit romain u?". cap. Dn.L28 Ar.. pero indicios seguros llevan a estimar como altamente ve¡osimil que Bello hubiera recogido del gran jurista alemán las ideas que introdujo en ei seno Ce la Comisióu Revisora del Pyto. Ello fue consecuencia de la asidua lectura de las principales obras de este autor.be es un breoe ertracto d¿ Ut doctriw d. Droit romain. Cadlago cit. sup¡a n. p.o Biblü.rxono Guzv. 1r5 Av¡¡.el S¡. n usadas ¡u aquél.

1853. como he¡encia de los Ixoyectos ante_ riores. Por el. Como en haya sido tomado por Bello precisamente del tedesco ll0 Supra ¡v. p€¡o no todavia ¡ror la vía de la re"ió-o á.¡r no es decisiva . I72.cito de la nueva definición de co¡tr¡to. más al orpíritu de Savigny: vid.A (n. todo ello no 14. los "o¿t¿s lÉ óie¡'equuaien a "actos voluntarios" (cfr. vol. ' r"-toli*. ¡v del Plto. e¡ lo ¡elatrvo a la terminologia de Ia parte general. v también en el uso de lás expresiones "ac'to o conttato" y "oelo i conltdo" et irx ars.d suora n. respectivament€.hasta entonces extraña.¡ra coicluii nada en especial. italiana de Scialoia ¿erno SisreÍta-di ditiüo ¡qnw¡a attuaf. supra n. I. que vierte "otti oohntad'). supra n. trasladados de los proyectos anteriores a aquéI. 3. 1853. u. Pero al mismo tieElpo hemos podido coúprob¡r. Esto último "i.o. e-s decir. una noción -la de voluntad.93. L925 y üO7.ino con posterioridad al P)to. I85. la t¡ad. 1853). l8:'3 no empleó nunca las "octo o.. eo cuanto éÉte es asi' milado a la cónlnención y ambos considerados coúo eslecies del géne¡o acto. r que. y con la cual lar a aquella planteada por Savigny en su Sysúharn se introdujo en la arquitectura de la parte general. lo cual drio etrtIe -co¡robo¡a se lo hicimos notar en el ttto. que tra influencia del jurista al€má. Ia ac€ptación de una herencia o legado.do o conltato" y "acto i c@útoto" por la vía de la redac_ d. duante su ¡evisión vertida €n ei Pyto. La ldea de forma¡ dicha teo¡ia geDeral cornún a loc (únt¡a- ie .ionei *. aun habiérdolo sabido. como hemos visto. la innovación fue más profunda o. de la cua'l depende el ?yto.Oue v¡ eo esto6 ütimos re haya empleado dichas expresiones no süvc p. d€l ryto' A"ü hemos observado ( supra n' 96) que hay dos adículoc 1853 -a¡ts. a no ser que Bello tenía úuy presente el existi¡ actuaciones jurídicas que Do son cont¡atos sino actos. er \uelco saügnyiano de Bello se pro -1840 y 1848.i¿o "tti*l* la Comisión Revisora del Plto. y tan sólo quiso ümitarse a introi"iú b noción de acto en m¿te a obligacional. Bello intro " "i *t. p"to en ese momento. aparece sólo en el Pyto. 1853. al igual que el Lib. 90) Ouizá án un principio Bello no pensó en util¿a¡ el aparato termi¡ológico de SaJigny. p'5. si bien el Pmr.-¡oi li¡ros.2 vimos que la had.o que caracteliza a t¿les actos es la plesencia de la volu¡tad del asente. áoio las locuciones "a.PARA I. 1869 del Pvto.t¡ae la. i"t"l.to se alte¡ó todo el sisterna terminológico del tít. asi. Según este o¡iteúo. como el estarrÉDtq la donación. 275. pociblemeote cüno si' mét¡ica de la ¡nisma noción etr matelia de testamento y de donación' ya que a-bas iosUtuciones venían desde el derecho fraücé6 definidas como "actos" i'. En aquél tan sólo vemos la inlluencia de observando que ya en dicho p¡oyecio B€llo cita a Savigny' segrrn Savigny a propó. se hizo en iné¿.canl¡ato". f¡ancesa del SUsúlr¿r¿. Por tal razón la i¡úovación de Bel'lo en esta materia r¡o i".en ooosicióln a las :circunstancias accidentarles". etc. 45I. también planteada por el mismo Savigny. p. 92. u del lib. passim.'fo¡ñno 1900. 1853. Lli).'o¿untaños'.r es asl bue el tit. Inéd.e"tn en las oue fuoron ernpl€adas (ibid. w. en la {orma coam lo usó post€rioroente. P¡o. 1853 (vid.en los cuales aparecen las e¡fxesio¡es "@to i corttu' td' v "aalo o canlratd'. nrl"u* a¡ticulos del Pyl. 1853 w¡tida en cl-Pvto. ello no se manifestó €n una teorla gene¡al común'oara los actos y los contratos si-no hasta la revisión del h¡to. Aquellas disftosiciones de otras partés del pro' "Áu. retro) se explican ¡Ix)¡que son ¡uevat ilos cinco priire¡c artículos de la lisLa Fertenecer a'l lib.93). del r¡rismo modo como lo sugiere el iurista alemán. 1s53. r2o Sequn ¡!r. Bello tuvo que adaptar la versión frar¡resa "¿cf¿s librci' a "oa tos 1. en los cuales de todos modos nueslras disposiciones no figurau. 85. conüene esbozos de . l?3.A HISIOnrA DE LA FIJACIóN E¡i CHILE r29 110. u del lib. fAOb es una novcdad del Pvto. en una época anberior ¿l Pyto.er¡xesión -octes líb¡eí'.e. Lo in4nrtante es recal_ cer que. (ii) que la idea de extende¡ a todos los actos y declaraciones de voluntad las reglas hasta entonces sólo formuladas para los contratos. y (iii) que la identificación ent¡e contrato y óonvención y la inclusión de ambos en el m¡ís amplio género do los actos.io. acercándose.lnéd.

i ot¡os aspectos de la mdificación. luego de haber dado pasos importantes frente a l¿ Comisión Reü_ sora del Pyto.¡nieuto que obüamente tenía Bello de la e'dsrencía a" td"í l"t"gorG-ii. de la cual la codificación habia co_ menzado haciéndose eco. 1853.. tos y a ot¡o6 negocios que no son. . plasmados en el $rto. claro que dicha influencia en definitiva fue superficial. en aias de la realidad a la cual el código se destinaba. en consect¡e¡cia.os.r¡el ono Guzrrlá-r. tomó en cuenta de que su innovación implicaba un rompimiento demasiado raücal con la tradición terminológica.acto esquema al€mán. . a parti¡ del derecho frances con fuertes raices en el derecho hispano propio del país.. Inéd.. Inéd. Acaso el misrio Bello.i. Savigny debió de haber influido también er esta parte.Queda si bien pudo haber resultado mfu profunda. unifioando ambas categoaías en un siste_ -loma te¡mmologrco más ufive¡s-al tue.130 Ar. El mismo his_ toricismo que Bello había aprenüdo de Savigny le habrla heoho des_ andar los pasos dados en el pyto. tan aleiada del abst¡.ü" pr._ cisaeeDte cotno tal. poste¡iot al conocj.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->