P. 1
Apuntes Mapas Tiempo Blog

Apuntes Mapas Tiempo Blog

|Views: 847|Likes:

More info:

Published by: JOSÉ LUIS TRUJILLO RODRÍGUEZ on Jul 25, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/25/2015

pdf

text

original

PRÁCTICA 24: COMENTARIO DE MAPAS SINÓPTICOS

– Comentario de mapas barométricos– Situaciones características de los elementos del dinamismo atmosférico. El tiempo atmosférico está regulado por la posición de los centros de acción de la atmósfera. Los anticiclones son áreas de altas presiones relativas (siendo el valor normal, a 24 ºC y sobre el nivel del mar, 1 atmósfera o 1013 mb o 776 mm. de mercurio del barómetro), y cuyas isobaras tienen valores menores a medida que se alejan del centro del anticiclón (representado por la letra “A”); las bajas presiones se encuentran por debajo de los valores normales, y las isobaras tienen valores crecientes a medida que se alejan del centro. El aire circula de los anticiclones a las borrascas. La causa de todos los movimientos atmosféricos es el calentamiento desigual de la superficie terrestre por el Sol: como consecuencia de las diferencias resultantes en la temperatura, existe una compleja circulación atmosférica que, como uno de sus efectos, produce la transferencia de calor desde las regiones más cálidas hacia los polos.

-

La circulación general de la atmósfera responde a los siguientes puntos: En los trópicos, la circulación atmosférica sigue un patrón meridional, llamado célula tropical de Hadley, en el que el aire desciende en cinturones situados en torno a los 30º de latitud N y los 30° de latitud S respecto del ecuador y asciende en las inmediaciones de éste. A baja altitud hay una deriva general del aire hacia el ecuador, mientras que a mayor altitud se produce una deriva compensadora hacia los polos, que completa la célula. Al converger las dos corrientes superficiales hacia el ecuador desde el Norte y el Sur en un cinturón de bajas

presiones llamado de calmas ecuatoriales, éstas se ven obligadas a ascender, expandirse y enfriarse. La humedad del aire se condensa formando nubes, que tienden a producir lluvias frecuentes sobre el área. El cinturón de convergencia tiende a desplazarse unos cuantos grados al Norte y al Sur con los cambios de estación. - A 30º de latitud N y a 30° de latitud S respecto del ecuador, los ramales descendentes de la célula se calientan por efecto de la compresión, y las posibles nubes presentes tienden a evaporarse. Como resultado, el tiempo es cálido y soleado, y predominan los climas desérticos. Debido a la rotación de la Tierra, las corrientes de aire ecuatoriales, llamadas vientos alisios, son desviadas hacia el Oeste y, por consiguiente, soplan del Noreste en el hemisferio norte y del Sureste en el hemisferio sur. Las corrientes de retorno, de gran altitud, tienen a convertirse en vientos del Oeste (en términos meteorológicos, los vientos se nombran en función de la dirección desde la que soplan). - A latitudes medias y altas, los rasgos más notables de la circulación atmosférica son los ciclones y anticiclones migratorios, y sólo emerge una imagen clara de la circulación global cuando se obtienen los valores medios de estos movimientos durante varios días. Esta circulación procede del Oeste en casi en todo el mundo, y su velocidad aumenta rápidamente con la altitud hasta unos 23 km, donde la velocidad media del viento puede superar los 160 km/h. La presión a nivel del mar disminuye hacia el Norte desde los 30º hasta los 60º de latitud, donde tiende a producirse un mínimo, y a los 60º de latitud N se desarrolla un anticiclón poco profundo en el que prevalecen los vientos del Este. La circulación media al Norte de los 30º de latitud tiende a ser fuerte durante el invierno, cuando se producen las mayores diferencias en temperatura entre las latitudes altas y bajas. Los cinturones de altas y bajas presiones situados en los 30º y los 60º de latitud N se desplazan ligeramente con las estaciones, tendiendo a seguir al Sol hacia el Norte y hacia el Sur. Los continentes ejercen también una notable influencia sobre el flujo medio, y sus efectos son sobre todo llamativos en el hemisferio norte, donde el contraste entre la temperatura de las masas terrestres y la de los océanos es máxima. Durante el invierno se desarrollan sobre Norteamérica y Asia anticiclones muy fríos, mientras que en verano tienden a prevalecer las bajas presiones cálidas. Los sistemas de vientos estacionales asociados a estos patrones de presión reciben el nombre de monzones; son muy llamativos en la India y el Sureste asiático. Para el comentario del mapa del tiempo debemos tener en cuenta los siguientes aspectos 1. La circulación del viento es dependiente del gradiente de presión entre dos masas de signo contrario. Aunque teóricamente debería circular perpendicular a las isobaras, por efecto de la ley de Coriolis adopta una dirección que tiende a ser paralela a las isobaras, especialmente cuando la circulación del aire es de gran intensidad. En las bajas presiones, circula en el H. Norte en sentido contrario a las agujas del reloj, y en las altas o anticiclones, en el sentido de las mismas. En el H. Sur sucede al contrario. Se llama fuera de Coriolis a una fuerza ficticia que parece actuar sobre un cuerpo cuando se observa éste desde un sistema de referencia en rotación. Así, un objeto que se mueve sobre la Tierra a velocidad constante con una componente de dirección Norte–Sur se ve desviado en relación con la Tierra que gira. En el hemisferio norte se desvía en el sentido de las agujas del reloj, y en el hemisferio sur en el sentido opuesto. El efecto se llama así en honor al físico francés Gustave–Gaspard de Coriolis, que fue el primero en analizar el fenómeno matemáticamente. 2. El Jet–Stream se sitúa ligeramente por encima de la superficie de 300 mb., pudiendo se observable con nitidez en el mapa de altura de 500 mb.. Esta circulación es la responsable de la formación de centros de presión, siendo por tanto fundamental la relación entre la corriente de chorro y la formación de perturbaciones frontales. 3. Las ondas del Jet–Stream producen los principales centros de origen dinámico. Las hondas anticiclónicas producen anticiclones en las masas de aire tropical (anticiclones subtropicales: ejemplo, el de las Azores), mientras que las ondas ciclónicas producen las bajas presiones en la masa de aire polar.

4. Los anticiclones y depresiones térmicas no mantienen su presencia en el mapa de altura, sino que generalmente suelen corresponderse con áreas de presión de signo contrario. 5. Las ishohipsas del chorro que adoptan una disposición difluyente originan en superficie bajas presiones, y las confluentes altas presiones. 6. Las líneas isohipsas de la corriente del chorro pierden en ocasiones su paralelismo, engrendrando altas presiones en latitudes elevadas, que bloquean la circulación tradición del Oeste. Esta situación puede ser en forma de rombo o de omega.

7. El exceso de curvatura del Jet–Stream puede provocar su rotura y el aislamiento de una masa de aire frío que queda en la zona que corresponde a la masa de aire tropical: gota fría. La forma de reconocer la gota fría es porque la temperatura de la masa de aire embolsada es inferior a la del aire que la rodea.

8. La gota caliente sucede cuando una masa de aire cálido queda bloqueada en altas latitudes, originando un anticiclón potente en estas latitudes. 9. Cuando el sector cálido de una borrasca está en fase con la zona de divergencia de vaguada en altura, la borrasca avanzará rápidamente. En caso contrario, si hay desfase, la traslación será lenta.

10. La actividad de los frentes puede deducirse de la comparación de los frentes con las isohipsas de la posición de altura: 11. Un frente cálido es tanto más activo cuando mayor es el ángulo que forma con las líneas de igual altitud en la superficie de 500 mb.

12.

Un frente frío es más activo cuanto menor sea el ángulo.

13. Un frente cálido que tenga sobre su vertical isohipsas con curva anticiclónica, no produce precipitaciones 14. La parte delantera de la vaguada en altura es el sector de ciclogénesis y precipitaciones, aunque no existan frentes en superficie.

15. En el sector frío posterior a un frente frío, así como en este mismo, se producen nubes de desarrollo vertical y chubascos sólo en el tramo en el que las isohipsas sobre las correspondientes verticales presentan curvatura ciclónica

16. Los frentes, tanto cálido como frío, con disposiciones como las que reproducimos, tienden a desaparecer

La posición del Jet–Stream o corriente del chorro varía según la epoca del año: si normalmente se mueve en torno a los 50º de latitud y a una velocidad de 150 Km./h. (situación

zonal), cuando llega el verano reduce su velocidad y se sitúa por encima de dicha latitud, por lo que la Península queda bajo influencia de los anticlones subtropicales; en invierno, en lo q ue se llama la situación meridiana, se sitúa entre los 30 y 45ª, aumenta su velocidad de giro y se ondula, englobando algunas veces el norte de África (afectando a la Península la llegada de borrascas del frente polar, con tiempo inestable, lluvias y nieve). El otoño y la primavera son dos etapas de transición hacia sus respectivos solsticios.

COMENTARIO DE UN MAPA SINÓPTICO. Para los comentarios de mapas vamos a aplicar el siguiente esquema: a) El mapa de superfice. a.1– Identificar los principales centros de acción y las figuras barométricas.

a.2– Identificación y localización de los frentes y perturbaciones Respecto a los centros de acción, los de mayor incidencia sobre la Penísnula son:  El anticiclón de las Azores, dinámico, semipermanente, que se origina en las altas presiones subtropicales, asociado a aire tropical marino.  Los anticiclones polares atlánticos, que se comportan como una prolongación septentrional del anticiclón de las Azores, dejando a la Península separada de las depresiones atlánticas. Se origina en los vientos fríos del norte o en los que por subsidencia escapan de la circulación en chorro.  Los anticiclones continentales europeos, térmicos, originados en el continente europeo durante el invierno, con vientos fríos y secos asociados a heladas.  Depresión de Islandia, dinámica, que envía a la Península vientos marítimos fríos de los anticiclones ártico y polar.  Depresiones peninsulares formadas en el interior, que son térmicas y se forman duratne el verano, por las evlevada temperaturas que alcanza la Meseta. Crean una situación de pantano barométrico sobre la Península, donde pueden darse tormentas locales por convección.  La depresión del Golfo de Génova es propia del otoño, cuando el área mediterránea se mantienen aún cáldia por lso excesoso estivales. La inestabilidad afecta fundamentalmente al este de la Península y Baleares.  La depresión sahariana en superficie, se inicia en mayo y dura octubre. Envía olas de calor hacia el sureste peninsular.

a.3– Análisis de los vientos generados por la dinámica atmosférica. Debemos tener en cuenta que este factor depende del intercambio de masas de aire entre anticiclones y borrascas, con la dirección del flujo que hemos indicado, de la dirección de las isobaras (los vientos tienden a ir de forma paralela en cada punto a la disposición de las isobaras) y del gradiente de presión. Debemos tener en cuenta que el gradiente de presión depende de la diferencia de presión entre dos masas ciclónica y anticiclónica, así como de la distancia que media entre ambas (el gradiente de presión puede expresarse en mb/Km. o mb/º) a.4– Naturaleza de las masas de aire que afectan a la Península: frías, cálidas o templadas; secas o húmedas. a.5– Posible evolución de os centros de acción y frentes. b) Análisis del mapa de topografía de altura. En el mapa de 500 mb., las isohipsas son líneas que engloban a todos los puntos en los que la presión de 500 mb. se alcanza a una determinada altura. En condiciones de presión normal, los 500 mb. se alcanzan a 5.500 metros de altura. Y, por tanto, una isohipsa de 5.600 metros corresponde a una zona con alta presión (por explicarlo sucintamente, la “columna” de aire situada por encima de dicho punto “pesa” tantos milibares como otra columna de aire situada a 5.500 metros, y por tanto más larga: lo que justifica porque el aire de la primera columna sea más pesado). Estudiaremos: b.1– Localización y descripción de altas y bajas de altura, de las figuras barométricas (rombo, omega, pantano, vaguada...) y de la posición del Jet–Stream (y carácter dominante de la circulación en altura: meridional, zonal o septentrional...) b.2– Mapa térmico: temperatura del aire (de forma simplemente estimativa, si tenemos en cuenta que cada 100 metros desciende en condiciones normales 0,6ºC, en 5.500 metros haría teóricamente una temperatura 33º inferior a esta masa de aire puesta en el nivel del mar); formación de gotas frías o cálidas; correspondencia entre isohipsas e isotermas. c) Cotejo de los mapas de superficie y de altura, para determinar:

c.1– El origen térmico o dinámico de los centros de acción de la superficie. Si coinciden en altura y superficie dos anticiclones o dos borrascas, podemos presuponer que el origen de dicha figura barométrica en superficie es dinámico; y, en caso contrario, se trata de un anticiclón o borrasca térmico/a. La diferencia es que los anticiclones y bajas térmicas sólo afectan a una franja delgada superficial, mientras que los centros dinámicos pueden tener un enorme espesor. Un anticiclón en superficie que se corresponda con una baja en altura puede estar asociado a un tiempo inestable... c.2– Actividad o inactividad de los frentes de superficie. Para comprobarlo, como hemos indicado, debemos realizar la intersección entre la isohipsa del mapa de altura y la línea del frente: si forman un ángulo menor de 45º y el frente es frío, será activo, y viceversa. Si forman un ángulo más abierto que 45º y el frente es cálido, será activo. La intersección debe hacerse partiendo del lado del frente hacia el que se dispongan los símbolos de frente cálido o frío, y hacia la isohipsa más próxima. Si no hay intersección con ninguna isohipsa (por estar éstas más separadas que el espacio ocupado por el frente, no se dan condiciones barométricas de inestabilidad en altura. c.3– Áreas de perturbación como la parte delantera de vaguadas en altura exista o no frente en superficie) o la parte posterior de un frente frío cuando las isohipsas que existen en altura en dichos puntos tengan curvas ciclónicas. d) Interpretación del tiempo previsto: estabilidad o inestabilidad de cada zona, temperaturas y tipos de viento (humedad, etc.), así como la evolución atmosférica previsible: por ejemplo, comparando si las borrascas se encuentran o no “en fase” respecto a las isohipsas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->