P. 1
Proceso Penal Acusatorio

Proceso Penal Acusatorio

|Views: 5.513|Likes:
Publicado porjuan carlos mora

More info:

Published by: juan carlos mora on May 17, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2013

pdf

text

original

El Art. 17 del NCPP, dice textualmente: “Nadie puede ser perseguido, investigado ni someti-

do a medidas de coerción sino por el hecho personal. La retención de personas ajenas a la

comisión de un hecho punible con miras a obtener su colaboración o la entrega del imputa-

do se sanciona de conformidad con las disposiciones de la Ley penal”.

Don Manuel Ossorio, en su diccionario de ciencias jurídicas, políticas y sociales en la Pág.

572, define la personalidad de la pena del modo siguiente: “Personalidad de la pena. O tal

vez, más propiamente, individualización de la pena, es la adecuación de ésta a las condicio-

nes del sujeto sobre quien recae, por estimarse que sólo de esa forma puede la pena cumplir

su finalidad recaudadora y correctiva. Es una teoría, ya que no nueva, muy extendida dentro

de los conceptos del moderno Derecho Penal, que guarda relación con las condenas indeter-

minadas y con las medidas de seguridad”.

De su lado en Art. 102 de nuestra Constitución Política se refiere al tema en cuestión, como

sigue: “Art. 102. “Será sancionado con las penas que la ley determine, todo aquel que para

su provecho personal sustraiga fondos públicos o prevaleciéndose de sus posiciones dentro

de los organismos del Estado, sus dependencias o instituciones autónomas, obtenga prove-

chos económicos. Serán igualmente sancionadas las personas que hayan proporcionado ven-

tajas a sus asociados, familiares, allegados. Nadie podrá ser penalmente responsable por el

hecho de otro ni en estos casos ni en cualquier otro”.

El abogado del Estado de España, Miguel Temboury Redondo, en el curso de garantías cons-

titucionales, impartido por la Escuela Nacional de la Judicatura, se refiere al tema propuesto,

PROCESO PENAL ACUSATORIO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

ESCUELA NACIONAL DE LA JUDICATURA

168

en las Págs. 141,142,143 y 144, y lo enfoca de la siguiente manera: Los principios de persona-

lidad y de concreción del hecho en el derecho penal y sancionador.

Puede decirse que el derecho penal es una especie dentro de una categoría más amplia que

es el derecho sancionador. Es el reducto último y más grave del derecho sancionador. Pero

sin embargo, también puede decirse que su desarrollo doctrinal y jurídico ha sido previo y ha

servido de fundamento al desarrollo del derecho sancionador en términos generales. Ello se

debe quizás al hecho de que la aparición de otros derechos sancionadores ha sido más tar-

día. Nos estamos refiriendo principalmente al derecho sancionador administrativo.

Así pues, puede afirmarse que en gran medida este último es tributario del primero y que ha

recogido la mayoría de sus principios. No obstante, existen algunas diferencias.

Toca en este apartado ocuparse de los principios de personalidad y de concreción del hecho

en el derecho penal (categoría especifica) y en el derecho sancionador (categoría genérica).

Lo haremos conjuntamente sin perjuicio de señalar las especificidades propias de una y otra

categoría.

30.1 El Principio de Personalidad

El principio de personalidad en el derecho penal y sancionador es un reflejo del principio ge-

nérico de personalidad. Hoy en día, en que están generalmente arraigados en el ámbito doc-

trinal los principios inspiradores de los derechos humanos, puede parecer sorprendente pe-

ro lo cierto es que durante grandes periodos de la historia de la humanidad no se reconoció

a todos los seres humanos el derecho a la personalidad. Así, en aquellos períodos en que se

ha permitido la esclavitud, los esclavos no eran considerados jurídicamente como personas,

sino como cosas. Es decir que, desde el punto de vista jurídico, no podían ser sujetos de de-

rechos y obligaciones, sino objeto de los mismos.

A ello se añadía otro fenómeno propio de culturas primitivas: la responsabilidad por la comi-

sión de un daño no se atribuía sólo a aquel que lo había cometido sino también al grupo al

que perteneciera, permitiéndose que la venganza por la afrenta fuese dirigida contra todo el

grupo.

ESCUELA NACIONAL DE LA JUDICATURA

PROCESO PENAL ACUSATORIO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

169

Con el reconocimiento universal del principio de personalidad, se produce la siguiente con-

secuencia: todos los seres humanos son sujetos de derechos y obligaciones y también (esto

es especialmente relevante en el ámbito del derecho sancionador) de responsabilidad. Debe

no obstante tenerse en cuenta que, en el ámbito sancionador, la responsabilidad queda ge-

neralmente condicionada por las circunstancias personales del responsable. La declaración

Universal de los Derechos Humanos señalan en su artículo sexto que: “todo ser humano tie-

ne derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”.

Resulta, pues, frontalmente contrario al principio de personalidad adoptar medidas cautela-

res (detención o prisión provisionales) contra terceros (parientes, amigos o compañeros del

presunto autor) que no han tenido participación personal en el delito enjuiciado.

30.2 El Principio de Concreción del Hecho

El principio de concreción del hecho también supone la superación de una practica histórica

que suponía una grave afrenta a los derechos humanos. Exponente típico de esta afrenta es

lo que en el “Ansíen Régimen” francés se conocía como “leerte de cachet”. Esta era la carta

por la que se comunicaba a una persona su obligación de ingresar en prisión pero sin pro-

porcionar explicación de ningún tipo ni particularmente del hecho imputado.

Hoy en día el principio de concreción del hecho en el derecho penal y sancionador puede de-

finirse como aquel por el cual:

• El hecho por el que se impone la sanción o la pena debe estar previamente definido en la

ley;

• La persona a quien se impone la sanción o la pena tiene derecho a conocer con precisión

el hecho imputado;

• El procedimiento penal o sancionador debe circunscribirse al o a los hechos imputados.

30.3 Extensión del Principio de Personalidad

Con ello, el derecho penal establece una garantía excepcional que no se aplica a otros su-

puestos de responsabilidad: no se aplica a la responsabilidad civil que puede exigirse a per-

PROCESO PENAL ACUSATORIO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

ESCUELA NACIONAL DE LA JUDICATURA

170

sonas distintas de las obligadas contractualmente, pero tampoco se aplica necesariamente a

otros ámbitos del Derecho sancionador. Así, por ejemplo, en el ámbito del Derecho admi-

nistrativo sancionador, se admite la responsabilidad subsidiaria o incluso solidaria de aque-

llos sobre los que recaiga una culpa “in vigilando”, es decir un incumplimiento de la obliga-

ción de vigilar que no tenga lugar la infracción administrativa.

El delito ha sido definido tradicionalmente “como la acción típica, antijurídica, culpable y pu-

nible. Así pues, el primer requisito para que pudiera apreciarse el delito es que existiera ac-

ción, entendida en sentido amplio, pero siempre ligada a la voluntad de un hombre. Así pues

no basta con que exista un hecho en abstracto, sino que el hecho debe provenir de una ac-

ción u omisión del hombre. Para que exista responsabilidad es necesario que el individuo res-

ponsable haya actuado en una forma que le estaba prohibida o bien haya dejado de actuar en

una forma que le resultaba obligatoria. Estas ideas del Derecho penal han sido generalmen-

te recogidas por el Derecho sancionador”.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->