P. 1
Los siete criterios de calidad de un texto

Los siete criterios de calidad de un texto

4.5

|Views: 7.027|Likes:
Publicado poruvnt
Los 7CCT son un conjunto de criterios basados en el tratamiento de textos ofimáticos y en la gramática española que, aplicados a un texto, son capaces de conferirle una alta calidad, tanto para la escritura o la lectura.
Los 7CCT son un conjunto de criterios basados en el tratamiento de textos ofimáticos y en la gramática española que, aplicados a un texto, son capaces de conferirle una alta calidad, tanto para la escritura o la lectura.

More info:

Published by: uvnt on May 17, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

09/29/2014

Los siete criterios de calidad de un texto

Por Luar Arev
Definimos como “Los siete criterios de calidad de un texto”, al cumplimiento simultáneo de un conjunto de criterios de recta escritura que, aplicados a un texto, permite asegurar una calidad mínima formal e integral; no sólo desde el punto de vista de su escritura (caligráfica o dactilográfica), sino también desde el enfoque de su lectura (visual silenciosa u ortolográfica). Ambos aspectos, en estricto cumplimiento general de: la gramática de idiomas y el tratamiento de textos informáticos. Todo ello de acuerdo con los paradigmas que imponen las modernas ciencias de la gramática española, de la documentación informática. Dichos criterios son: 1. la Ortolectografía, 2. la Ortolografía, 3. la Ortosintaxis, 4. la Ortosemántica, 5. la Ortorredacción, 6. la Ortopresentación y 7. la Ortointegridad. La raíz común de cada una de estas palabras, viene del griego orthós (ὀρθο) "orto"1, que significa "recto" (o correcto); entendidas entonces cada una de estas las palabras completas como el recto o correcto criterio que debe poseer un moderno lector y/o escritor capaz de escribir en un procesador de textos y leer, con la misma propiedad, un texto correctamente escrito, caligrafiado o tipografiado2. Cada uno de estos criterios deben que ser aplicables, en igual medida, tanto a la lectura como a la escritura de un texto. Nadie puede negar que la ortografía y la ortología (la recta escritura y pronunciación de las palabras) pone en alerta, tanto al que lee (visualmente o en voz alta), como al que escribe (caligráficamente o tipográficamente) un texto. Es por esta razón que una correcta escritura, en primer lugar, facilita una correcta lectura y/o una correcta pronunciación de las palabras de un texto. Y, resulta al final, la razón más poderosa por la que —en definitiva— debemos escribir bien, para conseguir una eficiente comunicación escrita. Un similar razonamiento cabe, para cada uno de los criterios presentados, contribuyendo —todos ellos aplicados simultáneamente— al concepto de calidad de un texto. En tal sentido, cada una de los nombres de estos criterios podrían definirse como: 1. La ortolectografía como la correcta escritura y lectura de un texto, 2. la ortolografía como la correcta escritura y pronunciación de las palabras escritas, 3. la ortosintaxis como la correcta estructura de una construcción sintáctica, 4. la ortosemántica como la correcta interpretación del significado de un texto, 5. la ortorredacción como la correcta redacción de un texto, 6. la ortopresentación como correcta presentación final de un texto y 7. la ortointegridad como la aplicación del sentido de completitud de un texto. Una forma abreviada de referirnos a éstos criterios es llamarlos como “Las siete óes” o mediante el acrónimo “7CCT”. Analicemos cada uno de estas características o criterios en detalle… y una 3 sugerencia sobre cómo superarlos, principalmente a través de la aplicación de herramientas ofimáticas. El presente documento tiene por objetivo asociar y complementar mutuamente a las ciencias informáticas con las ciencias lingüísticas. Se busca conseguir la preparación de un entorno informático con el fin de potenciar la escritura y la lectura de nuestra lengua complementada a través de una computadora personal.

Recordemos las palabras: ortodoncia (dientes rectos), ortogonal (ángulos rectos), ortopedia (piernas rectas), ortodoxo (principio doctrinario), ortotipografía (empleo correcto de la tipografía en un texto)… 2 Tipografiado o escrito con tipografías. Puede usarse, con este mismo sentido la palabra, mecanografiado; que debe entenderse como ―escrito a máquina‖, opuesto a manuscrito o ―escrito a mano‖. En el caso de un procesador de textos informáticos se trata de tipografías informáticas y no de los bloques de plomo o tipos (también llamado fonts, palabra que viene de fundentes y no de fuentes); aplicados en una imprenta tradicional. Un ejemplo de tipografía informática sería: Arial Narrow que es la tipografía con la que estamos escribiendo aquí. 3 Puede haber más de un modo o camino de llegar a las misma metas.
1

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 2 de 8

Emisión: 16.05.2009

1. La Ortolectografía
Queda definida como la capacidad operativa para leer o escribir correctamente un texto, manuscrito (caligrafiado con pluma), o digitado (tipografiado en computadora), para la obtención de un texto limpio de errores lectográficos, caligráficos o tipográficos. Este conjunto de errores se identifica con el nombre de vicios de lecto-escritura, se trata de un problema de coordinación mecánico-biológico, que debe ser capaz de ejercitar rectamente el escribiente, en el proceso de lecto-escritura. Estos errores o vicios, pueden producirse, no solo en la lectura (visual mental o a viva voz), sino también en la escritura (manuscrita o digitada) de un texto producido en un procesador de textos. Son errores que se cometen involuntariamente, no por ignorancia, sino por malos hábitos (vicios) en su práctica. Por ejemplo, para la escritura caligráfica o tipográfica, son vicios de escritura en general:  sólo cerrar signos de admiración o interrogación (lo que es válido solo para el inglés);  sólo abrir signos y olvidarse de cerrarlos;  escribir un punto después de un signo de admiración o interrogación;  olvidarse de digitar las tildes de acentos ortográficos;  no escribir las tildes de acentos, íes y diéresis en manuscritos;  escribir más o menos de tres puntos suspensivos;  escritura muy abreviada como la que aplicamos en nuestra taquigrafía personal que nadie más que nosotros entiende;  no escribir los puntos seguidos, apartes o finales de oraciones o párrafos;  y otros. Y para la lectura (silenciosa o en voz alta), son vicios de dicción o fonoaudiológicos:  no pronunciar, o pronunciar excesivamente las eses;  no leer los signos de puntuación;  no establecer la entonación adecuada a la lectura de un determinado texto;  cometer errores ortológicos;  y otros. Pero, exclusivamente dentro de los vicios de digitación en computadora, también podemos incluir a los siguientes:  digitar más de un espacio de separación entre palabras;

lugar de que, lo que debemos hacer es configurar el programa (en Word viene de fábrica) para que escriba automáticamente que en lugar de qeu. Sin embargo, a cambio de este servicio, el programa nos exige permanecer muy atentos para evitar una autocorrección de texto equivocada, lo que podría llegar a ser peor: ¡usted lo prueba, usted decide! Habilitemos la autocorrección en Word4: Menú|Herramientas|Opciones de Autocorrección…|solapas Donde las solapas son: Autocorrección, Autoformato mientras escribe, Autotexto, Autoformato y Etiquetas inteligentes. Tendremos que navegar por cada una de estas solapas para configurar el comportamiento deseado y preciso de Word, frente a las autocorrecciones. Por defecto, las características más útiles, ya vienen configuradas de fábrica. Alternativamente, casi todos estos errores cometidos por una defectuosa digitación del escritor, puede ser corregido -o mejorado- mediante la intensiva práctica de la dactilografía en computadora. Lo que puede lograrse haciendo un curso presencial, en las academias de dactilografía de nuestro medio, o directamente practicando con el software especializado5 directamente en nuestras personales computadoras. En cuanto a los vicios de ortolectura, lo mejor es consultar con un profesional fonoaudiólogo.

2. La Ortolografía
La ortolografía es el acrónimo resultante de las palabras ortología y ortografía. La ortología6 es aquella parte de la gramática que enseña a pronunciar correctamente las palabras. Es el arte de hablar con recta dicción. Su etimología proviene del griego orthología, que a su vez viene de orthós (recto) y lógos (lenguaje). Es fácil entrever que el ser humano podría cometer error ortológico a partir de una variada gama de orígenes. Partimos de entender que la ortología nos permitirá pronunciar las palabras que provengan de una correcta lectoescritura y pronunciación de las mismas. Por ejemplo: al decir desaveniencia en lugar de desavenencia, se comente un tipo (ignorancia sintáctica) de error ortológico. Separadamente, la ortografía7, se define como la tradicional capacidad de escribir cada palabra según lo establece un diccionario lexicográfico en un determinado idioma humano. Por ejemplo: en castellano se comete error ortográfico al escribir baca, andres, consiencia y exepción por vaca, Andrés, conciencia y excepción.

 variadas transliteraciones del tipo qeu en lugar de que;
 escribir una signo de puntuación (p. ej. una “coma ,así” mal escrita), después de un espacio, al final de una palabra;  continuar escribiendo después de un signo de puntuación (p. ej. una “coma,así” mal escrita), sin dejar un espacio después;  no hacer una adecuada separación (vertical) de párrafos;  permitir que los correctores ortográficos, de los procesadores de texto, hagan correcciones automáticas y masivas del texto (casi siempre equivocadas);  descuidar el funcionamiento automático de la capacidad conocida como autocorrección (según Microsoft), en casi todos los procesadores de textos;  y muchos otros… Un estudio profundo sobre los vicios de lecto-escritura nos llevaría a sistematizar un análisis verdaderamente amplio, que escaparía largamente a los objetivo de este documento. Continuando con nuestro análisis, diremos que la mayoría de los procesadores de texto modernos tienen una característica que se conoce como autocorrección (según Microsoft); la que, luego de configurada y habilitada, nos permite dar un primer paso en la lucha por lograr la ortolectoescritura. Por ejemplo si tenemos la ―mala costumbre‖ de digitar qeu en

La ortografía
La más importante para nuestros fines es la ortografía. Está muy relacionada con el vocabulario y el léxico de las personas, atributo personal que es una capacidad que se enseña en la escuela tradicional, desde la muy temprana evolución de niño. Es un verdadero ―cuco‖, no solo en las escuelas, sino que se convierte en ―la sombra negra‖ de muchas personas en su edad adulta.
En Microsoft Word, versión 2003. Mecanografía en línea, Neo Tec, Typing Master Pro. Para evitar la obsolescencia por versiones antiguas de estos productos de software, se aconseja ejecutar una búsqueda en Google con estos nombres sugeridos; de esta manera podremos acceder al sitio oficial para bajar el software siempre en sus últimas versiones, y directamente desde los sitios de sus creadores. 6 Ortología: s.f. Parte de la gramática que establece las normas necesarias para la correcta pronunciación de los sonidos de una lengua: La ortología del español establece que la x ante consonante se pronuncie como s: exponer [esponér]. Del griego orthología, y este de orthós (recto) y lógos (lenguaje). (Diccionario CLAVE en línea.) 7 Ortografía: s.f. 1. Parte de la gramática que da normas para el empleo correcto de las letras y de los signos auxiliares de la escritura: La ortografía del español la fija la Real Academia Española. 2. Escritura correcta de las palabras de una lengua, de acuerdo con estas normas: Las personas que leen mucho no suelen cometer faltas de ortografía. Del griego orthographía, y este de orthós (recto) y grápho (yo escribo). (Diccionario CLAVE en línea.)
4 5

Universidad Virtual Nikola Tesla

Autor Luar Arev

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 3 de 8

Emisión: 16.05.2009

Toda lengua es un acuerdo entre muchos seres para hablar de la misma manera y de imaginar o representar gráficamente eso que se habla. Cada palabra debe escribirse siempre de una forma predeterminada, conforme a su significado. Históricamente ha habido vacilaciones en la grafía, según diversos criterios. Pero se ha llegado a un justo medio, o mixto (fonético-etimológico), aceptado por la comunidad de los hablantes. Este modo de escritura obligada es lo que se llama ortografía. De manera que todo lo que se escribe sin ajustarse a ella es considerado incorrección, se dice falta de "conciencia ortográfica", rasgo de incultura que llega a ser un verdadero impedimento para la promoción laboral. La ortografía es la forma estable de la lengua, el factor que garantiza mejor la fijeza, unidad u coherencia de un idioma. Pero son la discreción, la visión de la realidad y, como es obvio, una autoridad (las Academias de la Lengua) las que pueden y deben perfeccionar el sistema, proporcionarle mayor sencillez y precisión. Por otra parte, la ortografía no puede ser absolutamente lógica. El Castellano, como toda lengua está viva, ha sufrido cambios normales en su natural evolución paulatina. Los idiomas suelen tener variedades dialectales que evolucionan sin cesar, con el constante peligro de estancamiento de la lengua escriba. De ahí la necesidad de normas gráficas generales. La ortografía castellana no se acomoda exactamente a los fonemas, sino que -observando a los doctos- ha establecido como correctas unas formas en la escritura, así no sean plenamente lógicas. Pero ellas tienen su historia. Además, el castellano no es una lengua primitiva que pueda desenvolverse con plena libertad, o con un rigor matemático inducido, sino derivada de otra más antigua: como sucede con todas las lenguas cultas. Conocer y aprender las reglas ortográficas, pese a la crisis de lo normativo, resulta indispensable a no ser que en muchísimos casos se conociera el latín y otras lenguas que han dejado huellas en el español y la historia de su evolución fonética, morfológica y sintáctica; lo cual es utópico para la mayoría de nuestra gente. De ahí por qué los pedagogos han ideado métodos y normas para los estudiantes, además de la lectura atenta y la redacción cuidadosa. Entrando un poco más en detalle, la ortografía, se estudia como una parte extremadamente importante de la gramática de una lengua, y un extraño abandono por el estudio –a nuestro entender obligado también- de la ortología. El estudio de la ortografía se divide en partes que estudian la correcta escritura de determinados grupos de palabras. Estos grupos de palabras pueden reunirse en éstos:  La formación y escritura de las abreviaturas y abreviaciones.  La escritura de los números y las cantidades.  La escritura de unidades de medida y monedas.  La escritura de nombres propios y apellidos, actuales y antiguos.  La escritura de nombres institucionales.  La escritura de palabras en mayúsculas y minúsculas.  La escritura del tiempo cronológico (horas, días, meses, fechas, años); y del tiempo atmosférico (estaciones climatológicas).  La escritura de accidentes geográficos.  La escritura de nombre científicos.  Otros. Su estudio está indisolublemente ligado a la lexicografía, que da origen a los diccionarios de palabras que, normalmente presentan, además de la sintaxis (su correcta escritura), la semántica de cada palabra. Desde un punto de vista de la práctica informática, los problemas que nos presenta la ortografía, pueden ser corregidos -o mejorados- mediante el uso directo de los diccionarios correctores en línea, que toda aplicación ofimática (normalmente los procesadores de textos), posee en la actualidad. Habilitemos el diccionario corrector en Word, antes de
Universidad Virtual Nikola Tesla

comenzar a escribir nuestros textos, dispondremos – gratuitamente- de un excelente (a veces cruel) profesor de ortografía, que no se toma descansos ni vacaciones. Para configurarlo: Menú|Herramientas|Opciones…|Ortografía y Gramática|; 1. Vamos a la sección superior: Ortografía y marcamos o desmarcamos las casillas de selección según nuestro deseo. Marquemos la casilla Revisar ortografía mientras escribe. Opera subrayando la palavra ortográficamente mal escrita con una viborita roja; ofreciéndonos un menú de contexto que nos ayudará a corregir exitosamente cada palabra que escribimos, que no existe en el diccionario corrector, o que su escritura difiere de la que el programa tiene guardada en su memoria. 2. Además, podremos agregar palabras de nuestro personal léxico, incluyéndolas en el diccionario personalizado de Word, a través del menú contextual que se abre al pulsar el botón derecho del mouse cuando apuntamos a la palabra marcada con el error (una viborita). Una forma de hacer esto masivamente es pulsar el botón [Diccionarios personalizados…] para escribir palabras nuevas dentro del archivo personal.dic, que contiene las palabras del diccionario. Desde el punto de vista de la lectura, la “mala” ortografía, puede llegar a estresarnos tanto, que nos haga imposible una lectura pública, o provocarnos una gran incomodidad durante una lectura mental, silenciosa o privada. Existen sitios en Internet como http://reglasdeortografia.com y muchos otros que buscan permitirnos superar el problema. Cuando haya duda sobre la forma correcta de escribir las palabras, debemos recurrir a nuestro ―mata burro‖8 de cabecera. Sin embargo, normalmente ésta no puede ser la solución cuando se trata de neologismos. En tal caso efectuamos una consulta a la RAE a través de su sitio web ubicado en la dirección web: http://www.rae.es/ opción Consultas Lingüísticas, o desde: http://cronos.rae.es/cgi-bin/consulta_form.pl, que nos permite acceder directamente a la página de consultas. Sin embargo, y a pesar de lo dicho, es pertinente una aclaración. La ortografía de la lengua española de la RAE describe el uso correcto de los signos de puntuación en español estándar. No obstante, es bien conocido por todos que la lengua utilizada en las obras literarias supone una "desviación" con respecto al uso de la lengua estándar. Sin embargo, lejos de tener que condenar la labor de acuñación9 de palabras, que constantemente ejercitan los autores de prestigio; debemos reconocer que contribuyen, de una manera excelsa, a enriquecer nuestro lenguaje. La diferencia de uso apuntada puede afectar a distintos aspectos del lenguaje (léxico, morfología, sintaxis...). Es preciso convenir en que el uso suple a la falta de enseñanza, tanto en materia de ortografía como en las otras artes, pero es aún más preciso acordar en que, si a la práctica ha precedido el estudio, los resultados deben ser mejores y más prontos. Agréguese a esto que los empleados de ciertas oficinas y las personas que se consagran a la literatura, son los únicos que escriben lo bastante para aprender a hacerlo bien con solo la práctica. Los que no escriben muy a menudo cometen, cada vez que toman la pluma (o el teclado), los mismos errores que la
Tradicional libro-manual de Diccionario semántico. dar forma a expresiones o conceptos, especialmente cuando logran difusión o permanencia. Acuñar una palabra, un lema, una máxima. (Diccionario de la Real Academia Española., vigésima edición.)
8 9 Acuñar:

Autor Luar Arev

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 4 de 8

Emisión: 16.05.2009

primera vez que la tomaron; esto se explica fácilmente al comprender que carecen de medios incluso para saber que han incurrido en ellos. Quien no escribe con frecuencia no tiene -en muchos añosocasión de escribir ni la milésima parte de las palabras de nuestro idioma y el día que tenga que escribir por primera vez, alguna palabra de dudosa ortografía, probará que el uso frecuente -por si solo- no forma buenos ortógrafos. Para concluir, vale citar las siguientes expresiones emanadas de dos reconocidos especialistas:
"La ortografía no es cosa de ilustración sino de educación" E. Guzmán Esponda "El único método eficaz de dominar la ortografía es leer mucho y escribir mucho y con mucho cuidado" F. Restrepo

más necesario que para cualquiera otro objeto el conocimiento de los principios ortológicos incluido en este libro. Para entender mejor a la ortología, mostramos a continuación una lista de voces en las que se suele pronunciar una vocal por otra. En buen español: se dice astilla y no "estilla", aspaviento y no aspamento, aprieta y no apreta, enreda y no enrieda, amígdala y no "amígdola", aspaviento y no "aspamento"11, arrellanarse y no "arrellenarse"12, Aramburu y no "Aramburo"; jerigonza no ―jeringoza‖13, berbiquí no "barbiquí", botarate no "botarata"14, ciénaga no "ciénega"; chinche en lugar de "chincha"15; destenillarse en lugar de "destonillarse"16, diabetes en lugar de "diabetis", estrellar en vez de "estrallar", ricino en vez de "recino"17, desavenencia en vez de "desaveniencia", esa agua en lugar de ―ese agua‖…

La ortología
En cuanto a la ortología, ella está centrada en problemas de dicción y pronunciación que normalmente son atendidos —en su terapia— por los fonoaudiólogos y trata sobre patologías de dicción y otros casos no patológicos como los derivados de las tonadas regionales de los diferentes idiomas y regionalismos. La ortología nos puntualiza que a la hora de leer en público sólo hay una “orto” realmente importante: la ortofonía, que consiste en hablar sin defectos de dicción de la voz (seseos, cavidades bucales con malformaciones, sonidos extraños producidos por una prótesis bucal, etc.). Hablar con buena dicción es una cuestión de vocalización y entonación (y no solo de retórica10), y poco tiene que ver que usemos acento riojano, correntino o cordobés del castellano. Prueba de esto da cuenta de la existencia de más de un periodista locutor que no es que pronuncie mal, sino que simplemente no se hace entender, por usar palabras incorrectas o regionalismos muy localizados. En resumen debemos hablar o leer palabras que describan los hechos con la mayor universalidad posible (español castizo o puro) y según la entonación fonética que más nos guste, pero que en definitiva que se hable claro para que el mensaje sea inteligible (entendible). Andrés Bello Al estudio de la ortografía debe precederle el de la ortología. El estudio de este ramo ha sido entre nosotros en extremo desatendido; cosa tanto más extraña y criticable, cuanto dicho estudio es mil veces más fácil y otras tantas más útil para extirpar muchos de los defectos con que afeamos nuestra lengua, que el de ciertas teorías metafísicas concernientes a la sintaxis, que con sacrificado trabajo y escaso fruto, se enseñan a los principiantes en nuestros colegios. Tal vez haya limitado a nuestros profesores de la enseñanza de la ortología la falta de un buen texto. Debe saberse que sobre esta materia existen dos excelentes obras: la de Sicilia y la de Andrés Bello. Un Tratado de Ortología en la presente edición del libro de José Manuel Marroquín (ver ilustración de la tapa) enfoca de modo diferente a los conceptos de Bello. Se puntualiza sobre conceptos de ortología métrica en la composición de los versos,
Retórica: s.f. Arte de hablar y escribir bien y de emplear el lenguaje de manera eficaz para deleitar, persuadir o conmover. Del latín rhetorica. (Diccionario CLAVE en línea)
10

3. La Ortosintaxis
La correcta construcción estructural de frases y oraciones que forman los textos escritos, es observada por la ortosintaxis18. Tiene que ver con la correcta combinación de palabras conocidas en nuestra lengua como sujeto, verbo y predicado, para la formación de frases y oraciones, desde el punto de vista estructural. Técnicamente se conoce como estudio morfológico, de sintaxis, o morfosintaxis, de un idioma. Están asociados con la ortosintaxis, los siguientes aspectos:

 La correcta estructuración de las palabras está

indisolublemente asociada con las reglas de puntuación de frases y oraciones. errores que los lingüistas le llaman error de concordancia verbal, donde el número (singular o plural) de las palabras no concuerda con el tiempo del verbo integrante de la oración. Un ejemplo de incorrección: “El alumno caminan por el patio”.

 Un ejemplo de error sintáctico podemos encontrar en los

 Otro aspecto relacionado con la concordancia sintáctica es
De aspa, brazo de molino, y viento, aspaviento es demostración exagerada o afectada de los sentimientos. 12 De llano, no de "lleno". Arrellanarse es extenderse en un asiento con toda comodidad: Se arrellanó en una butaca. Sinónimo: repantigarse. 13 Jerigonza o jeringonza: de jerga o lenguaje de germanía. Lenguaje hablado en código como el lunfardo o el utilizado por ciertas profesiones. Lenguaje difícil de entender: No sabe bien el idioma y utiliza una jerigonza que nadie comprende. ETIMOLOGÍA: Del provenzal gergons. SEMÁNTICA: Aunque la RAE lo registra también como sinónimo de argot y jerga con el significado de «lenguaje que usan los miembros de un grupo social o profesional», en la lengua actual no se usa como tal. (Diccionario CLAVE en línea) 14 Botarata, según el diccionario, es "hombre sin juicio". En Cuba, sin embargo, significa derrochador, despilfarrador, malgastador. 15 Chinche es tanto el insecto como el clavito. 16 De ternilla, no de "tornillo". Cartílago o pieza formada por un tejido duro y flexible, con propiedades intermedias entre el óseo y el conjuntivo. ETIMOLOGÍA: De tierna. (Diccionario CLAVE en línea) 17 Aceite de ricino, no "de recino". El ricino es una planta originaria de África, de cual se extrae un aceite purgante. 18 La sintaxis es una sub-disciplina de la ciencia lingüística, es la parte de la gramática que se encarga de estudiar las reglas que gobiernan la forma en que las palabras que se organizan en estructuras llamadas sintagmas y, a su vez, éstos sintagmas en oraciones. La escuela sistémico funcional incluye en sus análisis sintácticos el modo en que las oraciones se organizan en estructuras de texto. Se cree que el padre de la disciplina fue Apolonio Díscolo, cuya obra “Sintaxis” es un clásico. La escuela del generativismo, también llamada transformacional centra sus estudios en la sintaxis, con el fin de poder llegar a entender elementos de lo que llaman Gramática Universal. Existen diversos modos de realizar análisis sintácticos, mediante corchetes, mediante diagramas arbóreos... Dichos diagramas proveen tres tipos distintos de información acerca de la oración que representan: 1. El orden lineal de aparición de las palabras en la oración (aunque esto no es así en todas las escuelas). 2. La agrupación de palabras dentro de categorías sintácticas. 3. La estructura jerárquica mediante la que se organizan los constituyentes. La cual se explica con la Teoría de la X. http://es.wikipedia.org/wiki/Sintaxis
11

Universidad Virtual Nikola Tesla

Autor Luar Arev

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 5 de 8

Emisión: 16.05.2009

el relacionado con los nombre de las actividades profesionales humanas, algunas veces confundida con (o formando parte de) la heteronimia. El saber escribir correctamente los nombres (nimias19) de las actividades profesionales humanas, es indiscutiblemente, un muy importante criterio sintáctico a considerar cuando se pretende obtener un texto de calidad. A modo de ejemplo, hoy es aceptado por la RAE: la presidenta, la médica, la alfereza (de alférez), la caba (de cabo), la jefa (de jefe), la soldada (de soldado), la pilota (de piloto), la... Existe un amplio documento sobre este tema publicado por la UNESCO titulado: ―El uso no sexista de la lengua‖20 que recomiendo su lectura.

 Un error de sintaxis bastante frecuente es la aplicación

incorrecta de las comillas (quotes). Pocas personas saben de la existencia de los siguiente tipos de comillas: 1) los apóstrofos21 o comillas „simples‟ (no confundir con apóstrofe22), 2) las comillas “dobles inglesas”; y 3) las comillas «dobles españolas». “Las primeras van siempre „dentro de las segundas‟, tal como se muestran aquí”. En nuestro idioma castellano deberíamos usar «nuestras propias comillas españolas»23. El error generalizado de aplicar corrientemente las “dobles comilla inglesas” está originado principalmente en la influencia transcultural negativa que ha sido importada a través de la literatura de origen anglosajón en nuestras culturas contemporáneas.  Un aspecto que colabora marcadamente con la presentación de un texto es lo que los procesadores de texto han bautizado con el nombre de estilo de escritura. Sin embargo no debe confundirse con las identificaciones de género de un escrito; esto es, el estilo sintáctico no debe ser tomado como una manera personal o costumbrista propio de un escritor, ni como la tradición literaria que haya sabido conquistar una prestigiosa publicación; sino, más bien como el aspecto visual o presentación final que adopta un texto, según la forma de exhibir cada elemento de información, dentro de la textura: los títulos, subtítulos, ilustraciones, diagramas, notas de pié, etc. En definitiva, el estilo sintáctico está relacionado con la textura de presentación de las estructuras de palabras, de modo totalmente independiente de su contenido como significado (eso corresponde a la ortosemántica).  Desde el punto de vista de la lectura, la ortosintaxis tiene mucho que ver con el grado de legibilidad del texto escrito. Si los elementos sintácticos están en su sitio correctamente colocados por el escritor, la legibilidad del texto será máxima y el cumplimiento de la ortosintaxis del texto contribuirá a
Nimias: tomada aquí solo para colectivizar al conjunto de palabras que terminan con “nimia”: acronimia, toponimia, sinonimia, antonimia, heteronimia… 20 Puede ser bajado a su computadora (Scribd). http://www.scribd.com/doc/14501069/UsoNoSexistaDeLaLengua 21 Apóstrofo: del griego ἀπόστρουος, signo ortográfico que indica la elisión de una letra o cifra. (Diccionario de la Real Academia Española., vigésima edición.) 22 Apóstrofe: del latín apostrŏphe, y éste del griego ἀποστρουή, figura que consiste en dirigir la palabra con vehemencia en segunda persona a una o varias, presentes o ausentes, vivas o muertas, a seres abstractos o a cosas inanimadas; o, en dirigírsela a sí mismo en iguales términos. (Diccionario de la Real Academia Española., vigésima edición.) 23 Para poder escribir las «comillas españolas» en Word recurrimos a la siguiente digitación: Alt+174 / 175.
19

una lectura más fácil y agradable (mayor calidad del texto). Se presentan en la práctica una gran cantidad de errores por incumplimiento de la ortosintaxis. Esta habilidad, es un tanto más difícil de ser corregida, porque mucho depende de la cultura general y la formación en la lengua materna de la persona. A manera de resumen, pasamos a enumerar los errores sintácticos más comunes, los que debemos atender, con cuidado, al momento de escribir nuestros textos: a) Nunca escribir un punto y guión al final de todos los párrafos. b) Nunca escribir un punto después de un cierre de signo de pregunta o admiración. c) Puntos suspensivos sí: ¿pero cuántos? d) Nunca confundir la letra ele ―l‖ con el número uno ―1‖. e) Después de un signo de puntuación debe escribirse un espacio, no antes. f) Nunca poner el punto de mil, al escribir el año con números. g) La escritura ortográfica de los nombres de los días y de los meses. h) Escribir un espacio después del punto y seguido, en un párrafo. i) Nunca escribir un punto (a veces seguido de un guión) al final de un título o subtítulo. j) Evitar el uso de abreviaturas y abreviaciones, siempre que sea posible. No están prohibidas en los manuscritos. k) No pulsar [Enter] para terminar una línea de escritura dentro de un párrafo. l) La escritura en ―letra volada‖: 2ª por 2da. o segunda, Sr por Sr. o señor… m) Abrir y cerrar siempre los signos de puntuación que así lo exigen: <…>, (…), […], ¿…?, ¡…!, “…”, „…‟, «…», *…*, -…-, etc. Los problemas de incumplimiento de la ortosintaxis, pueden ser corregidos –desde la informática- mediante el uso directo de los correctores gramaticales en línea, que normalmente poseen todos los procesadores de textos en la actualidad. Word tiene lo que ha bautizado con el nombre de corrector gramatical. Solo debemos tener la precaución de habilitar estas características cuando nos dispongamos a escribir. 1. Optando por: Menú|Herramientas|Opciones…|Ortografía y Gramática. Vamos a la sección inferior: Gramática y marcamos o desmarcamos las casillas de selección según nuestro deseo. Marquemos la casilla Revisar gramáticamente mientras escribe, eso nos permitirá mirar nuestros errores mientras escribimos. Se verán resaltados subrayando la frase que tiene una construcción sintáctica equivocada, con una viborita verde. Afortunadamente, la mayoría de los errores de concordancia son capturados por el corrector gramatical en línea, y es por eso, altamente recomendado utilizarlo. 2. Además, y todavía dentro de la sección Gramática seleccionamos en el campo desplegable: Gramática y Estilo. Debajo de este campo se encuentra el botón [Valores]. Lo pulsamos y tenemos una serie de características que podemos habilitar o deshabilitar, tanto para Gramática, como para Estilo. 3. Alternativamente observamos la casilla llamada Estadísticas de Legibilidad la que nos aportará nociones sobre la calidad sintáctica del texto que estamos escribiendo. 4. Optando por: Menú|Herramientas|Idioma ►|Guiones… Nos aparece un cuadro de diálogo que nos permite configurar el corte automático de palabras, de modo automático, siguiendo determinadas pautas que pueden establecerse dentro de estrechos límites, a nuestro gusto.

4. La Ortosemántica
La ortosemántica está relacionada exclusivamente con el significado de nuestros textos desde variados puntos de

Universidad Virtual Nikola Tesla

Autor Luar Arev

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 6 de 8

Emisión: 16.05.2009

observación. Las ciencias de la semiología y la semiótica son las encargadas de los estudios semánticos de los textos y obtener la deseada logística24 de las palabras para nuestros textos. Podemos resumir nuestro estudio en los siguientes aspectos: 1. La ortosemántica tiene que ver con la logística de los textos, esto es, las interpretaciones significativas y lógicas de sus signos y símbolos. Entra en juego la interpretación tradicional y universal de determinados signos y símbolos de escritura. 2. La coherencia o consistencia de un texto proviene de su análisis lógico y argumentativo. En procura del cumplimiento de la ortosemántica, los textos deben verificar que tengan un correcto contenido lógico estructural e intelectual. Todo párrafo integrante de un texto debe cumplir con relaciones contextuales lógicas de contenido; y, todo el conjunto, reflejar una coherencia y sentido de cohesión e integridad. a. Desde el punto de vista gráfico, los términos consistencia y coherencia aplicados a un documento escrito, nos habla de un documento consistente, cuando contiene elementos estructurales de escritura similarmente escritos (en la misma posición, con el mismo énfasis, color, etc.) en toda la extensión del documento. b. Mientras que desde el punto de vista del contenido semántico, consiste en mantener relacionadas las ideas que se presentan en los párrafos. Existe coherencia en un texto cuando: i. Sus cláusulas de razonamiento están entrelazadas y relacionadas. ii. No existen expresiones contradictorias o ambiguas. iii. Un mismo tema no es tratado en diferentes lugares del documento. iv. Se usan adecuadamente frases de transición para ideas diferentes. 3. La precisión o exactitud de las palabras que integran un párrafo contribuyen a una comprensión más directa y sencilla de los textos. La correcta precisión o exactitud de las palabras que integran un texto, promueven la ausencia de ambigüedad, además de la economía del lenguaje; esto es, ―escribir poco para decir mucho‖, amén de ocupar menor tiempo y espacio de escritura (eficiencia). Alternativamente la precisión de los textos permite obtener textos breves y significativos. 4. La brevedad constituye una virtud que todo texto de calidad debería poseer. En otras palabras, constituye la habilidad de aplicar las palabras justas en cada contexto; y que, por supuesto, solo los grandes y experimentados escritores la poseen (Jorge Luis Borges, lo máximo). Debemos quedar advertidos para no caer en el problema de escribir textos ―tarzanescos‖, o tan abreviados que finalmente se parecen al hablar de Tarzán o los avisos clasificados o a telegramas económicos. 5. También entran dentro de este criterio los diferentes géneros literarios al que podrían circunscribirse nuestros textos. En nuestro curso -en particular- solo nos interesa las variantes de los géneros científicos y académicos como: las monografías, los informes científicos, las presentaciones a congresos, los artículos científicos, las notas científicas, las referencias e investigaciones bibliográficas, etc. En estos casos se aplica la prosa científica. Una práctica concreta para mejorar el defecto de la “mala” ortosemántica, normalmente no está al alcance de un alumno, ni siquiera ayudado por una computadora, ya que ésta funciona solo con contenidos sintácticos, con símbolos agrupados en los códigos originalmente ASCII y más actualmente UNICODE.
Logística: Lógica que emplea el método y el simbolismo de las matemáticas y otras ciencias.
24

De significados, las computadoras no entienden nada; aunque, hoy por hoy y gracias a los estudios de Inteligencia Artificial de los últimos años, estos conceptos van paulatinamente evolucionando hoy. ¿Qué debe hacer un alumno para mejorar su capacidad ortosemántica? Debe participar en la redacción de documentos científicos guiados por directores de proyectos de investigación y otros recursos institucionales similares. Así es como podrá alcanzar las mejores oportunidades de escribir textos breves, significativos, argumentativos y lógicos. La consigna, puede ser entonces inscribirse para participar de proyectos de investigación y ofrecerse a tipear esos textos; o, por lo menos tener la oportunidad de analizar cuidadosamente los textos de los responsables del proyecto, que son los que más saben, los gurúes. Para corregir o mejorar la ortosemántica, con seguridad, lenta y pausadamente, no queda otra que escribir, escribir y escribir; y, cuando estemos ya cansados de escribir... empezar a leer, leer y leer; y, cuando estemos cansados de leer… volver a empezar todo, desde el principio. Se adivina que gran parte de esta capacidad es el resultado de la experiencia del escritor como tal y seguramente también como lector. Pese a todo lo dicho nos queda aún la posibilidad de configurar nuestro procesador de textos Word para obtener sinónimos. Configuración: Menú|Herramientas|Idioma ►|Sinónimos… Aparece un cuadro de diálogo que nos permite configurar masivamente los sinónimos de las palabras que deseemos. Alternativamente para obtener una lista de sinónimos de una palabra cualquiera del texto, simplemente apuntamos a la palabra y pulsamos el botón derecho.

5. La Ortorredacción
La ortorredacción es la labor de poner por escrito todos los criterios de rectitud nombrados anteriormente. Tener la capacidad de redacción implica tener el conocimiento y la aplicación adecuada (certera) de todos y cada una de las características nombradas hasta aquí, más otras propias que veremos: 1. Para ser un buen redactor una persona necesita tener las capacidades de la ortolectoescritura, amén de una ortografía muy bien cimentada. Por otra parte, sin gran esfuerzo, se comprende que para ser un buen redactor, primero hay que ser un buen lector y posteriormente un buen escribiente de sus manuscritos o digitaciones. 2. La capacidad para la creación de resúmenes, o la capacidad de síntesis de un texto, está relacionada íntimamente con criterios sintácticos y semánticos, pero es un problema concreto de redacción. 3. La redundancia de las palabras en un texto y otros defectos, como lo cacofonía25, exigen el estudio y aplicación de las denominadas nimias26, que proveen ricas alternativas de escritura para un mismo nombre y para una misma palabra. En este conjunto de palabras está basada la aplicación de sinónimos para evitar la redundancia y otros defectos de redacción. 4. La escritura de los géneros científicos o académicos se hace a través de la prosa científica, un tipo de redacción breve, llana, sin retórica, argumentativa, racional, directa, sintética; desprovista de cadencia o ritmo, como por ejemplo el de las rimas de poemas. 5. La inclusión de un robusto aparato erudito, constituido éste, por un conjunto de elementos sintácticos mutuamente
cacofonía. (Del gr. κακοφωνία, de κακόφωνος, malsonante). 1. f. Disonancia que resulta de la inarmónica combinación de los elementos acústicos de la palabra.
25

Nimias: del griego nimia que significa nombre; palabra que engloba al conjunto de nombres que pueden ser formados en
26

cumplimiento de determinadas y variadas reglas. Por ejemplo: acronimia, sinonimia, paronimia, homonimia, antonimia, etc. Autor Luar Arev

Universidad Virtual Nikola Tesla

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 7 de 8

Emisión: 16.05.2009 que ver con la forma correcta de distribuir los elementos de información dentro de un texto (párrafos, títulos, imágenes, diagramas, cabeceras de página, etc.). Originalmente la maquetación tradicional es el proceso de marcar un documento manuscrito con símbolos, instrucciones y marcas tales como la tipografía, el espaciado, la sangría, etc., que debe llevar el texto al ser impreso. Mediante la maquetación se producen lo en la jerga gráfica se conoce como la ―prueba de galera‖29 de los manuscritos del autor.

entrelazados (imbricados27) que, formando parte de la redacción de un texto científico, permiten otorgar significación, credibilidad y fundamentación científica al contenido del documento. 6. La aplicación de Manuales de Estilo para una redacción que cumple con un determinado estilo editorial (no el estilo sintáctico) y que forma parte de una tradición periodística o científica. Es esto lo que se ve con mayor frecuencia en los prestigiosos periódicos como La Nación de nuestro país o El País de España; y también, el de muchas prestigiosas revistas científicas. Desde la computación, y con el fin de aportar una orientación sobre como encarar el problema de mejorar nuestra ortorredacción, diremos que tenemos que recurrir –nuevamenteal procesador de textos Word instalado en nuestra computadora. En este buen procesador de textos podemos crear resumenes automáticos de nuestros textos. Configuración: Menú|Herramientas|IAutorresumen… Nos aparece un amplio cuadro de diálogo donde podremos configurar la producción automática de nuestro resumen. Nunca podremos obtener un resumen mejor que el que pueda resultar de nuestra personal capacidad de síntesis, pero tampoco es para descartar.

 El tratamiento de la diagramación o maquetación28 tienen

6. La Ortopresentación
La definimos como la capacidad de obtener una presentación agradable de un texto, capaz de atrapar la curiosidad natural de todo lector y mantenerlo interesado en su contenido. Forman parte de la ortopresentación los siguientes subcriterios:  El tratamiento de las tipografías y tamaños de letras.  No deben usarse letras mayúsculas para la enfatización de las palabras.  La enfatización de palabras de un texto: negrita, cursiva, subrayado, tachado, doble tachado, superíndice, subíndice, sombra, , rrellieve , grrabado, VERSALES y otros v a r i a d o s ei eve g abado adornos.

La maquetación electrónica es la que está vigente hoy y se lleva a la práctica mediante sofisticados programas de diseño gráfico y publicitario (Quark Express, Corel Draw, Microsoft Publisher, etc.). En este contexto, por ortopresentación hacemos referencia a la manera correcta de presentar siempre, de modo similar, la información de similar tenor. Dos ejemplos: los subtítulos, todos escritos con un determinado estilo; los comentarios de las imágenes deben aparecer, en todos los casos, siempre a sus pies. Casi todos estos errores, cometidos por una defectuosa diagramación o maquetación del escritor, pueden ser corregidos o mejorados mediante la práctica del diseño gráfico por computadora. Hay cursos presenciales y a distancia.

 El tratamiento de párrafos: textos citados, separación

vertical, indentado positivo o negativo, sangría directa o inversa, listas de viñetas o numeradas, escritura en columnas… generalizado: de primera página (referenciadas con viñetas), de página (con números arábigos), de documento (con números romanos) y de párrafo (con letras ordenadas). numeración de páginas y sus variados modos (por documentos, por capítulos, por volúmenes…). modo combinado.

7. La Ortointegridad
La integridad o completitud de los textos viene a constituirse en una muy importante y necesaria característica; ya que, de otra forma, quien necesita valerse documentalmente30 de ellos, no podrá hacerlo por datos incompletos o faltantes. Las dos virtudes citadas para un texto de calidad, proviene de una propiedad que tiene su origen en las ciencias informáticas: la sistematicidad, entendida por tal y explicada en términos sencillos, como el procedimiento que permite una revisión de datos, conceptos y elementos significativos: “de principio a fin”, “de cabo a rabo”, “de punta a pértigo”, “de pé a pá” , “de la A, a la Z”… y toda otra forma expresiva que aluda a una exhaustiva revisión de todos y cada uno de los elementos de trabajo, tanto reales como hipotéticos. Dicho de otra forma: ser sistemático (no confundir con sistémico) es ejecutar un análisis completo, total, de principio a fin, pasando por absolutamente todos los estados intermedios discretos, sin olvidar ninguno. Parafraseando al dicho popular con rima sería: “todos y cada uno sin olvidar ninguno”. Se trata de una habilidad que debe desarrollarse no sin esfuerzo, pero con la certeza que dicho esfuerzo será ampliamente recompensado cuando las labores en la que estamos empeñados puedan llegar a su fin exitosamente (ganar un concurso académico).

 El tratamiento de notas de pie, son cuatro tipos de uso

 El tratamiento de cabeceras y pies de página, junto a la  Los entornos de edición: modo codificado, modo wysiwyg,  El tratamiento de archivos multimediales: imágenes,
documentos ofimáticos, software, sonidos, vídeos… de correo, para páginas web, otros…

 El tratamiento de hipervínculos o enlaces: para direcciones  El tratamiento de tablas, según todos sus amplios
parámetros de diseño.  La correcta escritura de bibliografías y con más generalidad hoy las fuentes de información: libros, páginas web, fono entrevistas personales, entrevistas apuntadas, direcciones de correo, etc. Existen normas de estilo para la escritura recta de estos elementos, por ejemplo la norma APA (American Psychological Association http://www.apa.org/) y la CHICAGO STYLE (aplicada en la universidad de Chicago: http://www.press.uchicago.edu/Misc/Chicago/cmosfaq/about.html ), por citar solo dos.
Imbricado: dicho de las hojas, de las semillas y de las escamas; sobrepuestas unas a otras como las tejas en un tejado.
27

Maquetación: conjunto de símbolos códigos y marcas de un texto que permite el trabajo coordinado de especialistas gráficos en una imprenta editorial. 29 http://issuu.com/uvnt/docs/pruebas_de_galera 30 Esto es, aplicar los textos como documentos; es decir, como pruebas fehacientes.
28

Universidad Virtual Nikola Tesla

Autor Luar Arev

Los siete criterios de calidad de un texto

Página 8 de 8

Emisión: 16.05.2009

“Los siete criterios de calidad de un texto”
UVNT-7CCT Luar Arev: http://uvnt.com.ar
Esta obra es licenciada como: 1. Creative Commons Reconocimiento 2. No comercial 3. Compartir licencia 2.5 Argentina Permisos más allá de este enfoque debe ser consultado en UVNT-EAPA http://eapa.com.ar

Universidad Virtual Nikola Tesla

Autor Luar Arev

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->