La causa de los adolescentes – F. Dolto Capítulo 1.

El concepto de adolescencia… Algunos prolongan la infancia hasta los 14 años y sitúan la adolescencia entre los 14 y los 18 años, como una simple transición hacia la edad adulta. Aquellos que la definen en términos de crecimiento se sienten tentados de prolongarla hasta los 20 años. Algunos sociólogos reducen la adolescencia a un capítulo final de la infancia. En lugar de limitarse a ubicarla en la pirámide de edades, es más interesante buscar un consenso. La adolescencia es una fase de mutación, de muda, es un trabajo psicológico, Respecto de la cual los jóvenes nada pueden decir. La sociedad tiene interés en que el adolescente no pierda el tiempo en una vida de beneficiado, pero esa preocupación lleva también al exceso de estimular demasiado a un niño de 11 años a no ser un niño prolongado. Si bien no hay que dormirse, tampoco hay que precipitar las cosas. “Siempre te portas como un niño, pero ya no eres un niño” Este tipo de lenguaje es totalmente pernicioso y culpabilizante. Igualmente, él no le presta a estas palabras ninguna atención, lo haría si fuese uno de sus compañeros quien se la dijera. Pero los padres dejan de ser los valores de referencia. Es también muy vulnerable a las observaciones procedentes de otros adultos que tienen el papel de mandar jóvenes. El papel de las personas ajenas ala familia que conocen al adolescente es muy importante durante algunos meses. Durante ese período reproduce la fragilidad del bebé que nace, sumamente sensible a lo que ve y lo que ello con respecto a él. Pero, desgraciadamente, la gente no sabe cual es ese período sensible para dicho joven. La inopia es debilidad de la adolescencia. Ponemos como ejemplo a las langostas que pierden su caparazón. Hasta que tengan el próximo, si reciben golpes quedan heridos para siempre. Su nuevo caparazón cubrirá las cicatrices, pero no las borrará. ¿La sexualidad podría ser un recurso para ellos? No tienen vida sexual si no es a través de la imaginación. La masturbación, de remedio de su depresión, se convierte en trampa, porque de este modo se descargan nerviosamente y tienen más dificultad para enfrentar la realidad. Sus deficiencias, mucho más imaginarias que reales, son alimentadas por frases inoportunas de las madres “No llegarás a ser nadie”, o por alguno que lo hace ruborizar “¿Esa es tu novia?”. Resulta espantoso para un joven ser descubierto así y que quede expuesto el sentimiento precoz que experimenta; ello puede llevarlo verdaderamente a la masturbación.

ídolos de masa que han sucedido a lo héroes de ayer. La alta estadística de conductas suicidas plantea ¿Lo problemático es la primera relación sexual o cierta necesidad de experimentar la muerte? Son indisociables porque precisamente. como se satisface de manera imaginaria. sino también a aquellos más callados. se tapan la cara con el cabello. La época difícil es la preparación de la primera experiencia amorosa. pero cuando están a solas los entienden mejor. El joven la desea pero le teme al mismo tiempo. cuál es tu opinión?”. no se atreve a expresarse en otros lugares donde el hacerlo le conferiría valor. Es a los educadores a los que les corresponde darle la voz al niño. esta persona es para ellos muy importante. Tras la crisis del Edipo. pidiéndole su opinión. Estos últimos reconocerán que a pesar de no estar entre los activos. Recuerdan que ellos fueron maltratados y cometen el mismo error con otros. El profesor puede salvar a un muchacho que este abrumado por sus padres. la sociedad les reconocía que habían superado la iniciación. A los 11 años se presentan los primeros indicios de sexualidad. no tenemos ritos de iniciación. carece de la fuerza para ir a buscar en otro ser humano (real). Principalmente frente a su mujer y su hija. en lugar de darle la palabra “¿Esto te interesa. el muchacho enamorado de la madre y rival del padre. cuando está solo. aunque no estaban igualmente maduros. Por eso hay que insistir a los adultos en perseverar que. el profesor los tiene en cuenta. el fuego se apaga y el niño entra en la latencia. el apoyo para salir de esta trampa en la que lo han encerrado adultos indiferentes o agresivos. Y no solo a aquellos más dados. El hecho que marca el fin del estado de la infancia es poder disociar la vida imaginaria de la realidad. pruebas colectivas a niños de la misma edad. sienten un amor imaginario por modelos. El adolescente que fue interrumpido o subestimado en la casa. solo que no lo manifiestan en el mismo momento. sienten vergüenza. Los jóvenes de hoy no son conducidos a la otra orilla y se ven obligados a conseguir ese derecho por sí mismos. El adolescente también reacciona a todo lo positivo que se hace por él. aunque el joven parezca “tomarles el pelo” cuando son varios. De los 11 a lo 13 años están en un punto de máxima fragilidad tienen rubores. En nuestra sociedad los jóvenes no reciben ayuda. El padre quiere seguir teniendo la supremacía. etc. el riesgo del primer amor. ya que fue desvalorizado en la casa. se resigna a esperar el futuro.Desgraciadamente. es experimentado como la muerte de la infancia. A los niños. antes de que el cuerpo entre en juego. Cuando un joven comienza a tener ideas propias los adultos lo desalientan “No estas en edad de pensar”. Comprende que no podrá encontrar u objeto de amor dentro de la familia. Existen adultos celosos de esta “edad ingrata”. . no saben ser padres de adolescentes.

Muchos factores sociales abogan por la emaciación juvenil. cuando ellos discrepan. las lecturas o las invenciones en los juegos. pone la mira en las personas del grupo próximo al niño (padre. Toda su energía se dirige ahora hacia el grupo de compañeros de la escuela. Pero si todo va bien. la abuela que no se lleva con su nuera.). No puede abandonar los modelos del medio familiar sin antes disponer de modelos de relevo. estallará el problema latente en su segunda vida imaginaria. Y hacia la vida imaginaria que pueden proporcionar la TV. deportivos. Pero los jóvenes de demoran en el hogar en un estado de postadolescencia. Entonces. Los relevos identitarios. son móviles. . aunque sigue contando con la familia como valor-refugio. pero no le interesa directamente salvo por grandes acontecimientos (guerras. a los 25 años. intercambiables. tienen dificultades para pensar por su cuenta. pero sus modelos serán exteriores. Entrará así a su adolescencia. El padre que no ama porque se ha divorciado de la madre. el sustituto no. Cuando son capaces de librarse de la influencia paterna y no tienen sentido de culpa al abandonarlos.La primera vida imaginaria que se inicia a los 3 o 4 años. cuando el tejido cerebral queda totalmente constituido. Está en relación con el mundo exterior mediante las opiniones de los padres. sigue teniendo dificultades para distinguir la realidad de lo imaginario. Salir a h acer eso que fantaseaban. El joven no encuentra soluciones legales para abandonar a sus padres. ¿Cuál es la frontera que indica el final de la adolescencia? Los neurólogos dirán 20 años.). desde los 11 años. Esto no puede ser vivido antes de los 16 años porque la sociedad no se lo permite. Fantasea con lo que pasa en el exterior. hermanos. El paso a la edad adulta es casi sinónimo de independencia económica. madre. etc. No son sustitutos sino relevos. Los especialistas en crecimiento apuntarán al final de la osificación de la clavícula. conflictos de relación que trastornan la vida imaginaria de un chico de entre 9 y 11 años. El relevo es saludable. Es atraído por pequeños grupos de jóvenes mayores que él a los que quiere integrarse. este mundo imaginario exterior le provocará salir. saliendo de la familia y mezclándose con estos grupos constituidos que tendrán momentáneamente para él un papel de sostén extrafamiliar. Cuando llega la adolescencia. etc. el niño no necesitará tomar sus modelos dentro de la familia. las leyes no le p ermiten a un joven ganarse la vida. ¿cuál es el fin de la adolescencia? Se sale de la adolescencia cuando la angustia de sus padres no le provoca ningún efecto inhibidor. mañana camino como otro. Los niños son enteramente la opinión de los padres. pero cuyos efectos no se ven hasta los 11 años. catástrofes. la madre que está mal vista por los dichos del padre. hoy me peino como uno. ya que no se puede fijar una edad. etc. en un segundo mundo imaginario. Pero.

Pero los que nos da una tercera persona culpabilizan mucho más porque esa donación no será devuelta. lo devolveremos a nuestros hijos. Esto no le permite seguir creciendo y termina siendo patológico. (Ejemplo de la maestra que no le permitía su tutora cursar estudios superiores). Momentáneamente. A la familia se le es infiel. Lo que nuestros padres nos han dado. parece ayudar al joven a realizarse. Es un modelo desestructurador. Un joven tiene necesidad de amar a personas de su edad. Esto es peor porque surge un sentimiento de dependencia que no se tiene respecto a los padres. se es infiel a los padres. y de formarse a través de los de su generación. pero en realidad lo aplasta.Dejar de recibir dinero de los padres no es la solución si se lo sigue recibiendo de otro adulto. y no seguir dependiendo de alguien de una generación anterior. lo que si te puedo prometer es que voy a cuidar a mis hijos así como vos nos cuidas a nosotros”. La fidelidad hacia quien nos subvenciona sin pertenecer a la famita es mucho mayor. esa es la ley (Ejemplo del pájaro “…yo no puedo prometerte que te voy a cuidar tanto. Las influencias de esos protectores pueden truncar la libertad de sus protegidos. . porque el joven cree estar en deuda. incluso más allá de la muerte de esos “tutores”.