Está en la página 1de 1

DOCUMENTO

Entre el relato mítico y la realidad geográfica de Grecia.


“Critias: La tierra de esta región (el Ática) sobre pasaba en fertilidad a todas las demás, por
lo que podía alimentar a un ejército numeroso sin que tuviera que ocuparse del trabajo de la
tierra. Buena prueba de su fertilidad es la siguiente: lo que aún queda de ella puede
competir con cualquier otra región en la cantidad y calidad de sus productos y en la
abundancia de pastos para toda clase de animales. Pero es que en aquella época, los frutos,
además de buenos, eran producidos en cantidades infinitas. ¿Cómo creerlo y en qué
vestigios de aquella tierra nos fundamentaríamos para hablar de ella sin lugar a dudas?
Desgajada del resto del continente (el Ática) penetra profundamente en el mar como un
extremo del mundo. En efecto, la parte del mar que la baña resulta ser sumamente
profunda. La explicación es que, aunque tuvieran lugar muchos y grandes cataclismos en
estos 9.000 años, pues éste es el número de años desde aquel tiempo hasta hoy, la tierra que
durante todo este tiempo y por los accidentes bajaba de los lugares elevados, no formaba,
como en otros lugares, sedimentos considerables, sino que girando continuamente
desaparecería en la profundidad. De manera que, como sucede en las pequeñas islas,
nuestro país, en comparación con lo que entonces era, se ha quedado actualmente con el
esqueleto de un cuerpo enfermo. La tierra grasa y blanda se ha ido resbalando hacia el mar
que la rodea y sólo queda el delgado esqueleto de la región. Pero en aquel tiempo, estando
aún intacta, sus montes eran ondulaciones elevadas del terreno y las llanuras que ahora se
llaman de Peleo, estaban llenas de tierras grasa; los montes tenían abundantes bosques de
los que aún quedan vestigios visibles. Pues, entre esos montes que hoy sólo pueden
alimentar a las abejas, en algunos de ellos, no hace mucho tiempo que se cortaban grandes
árboles que servían de cubierta a las construcciones más grandes y de las que aún se
conservan sus revestimientos. Y numerosos eran también los altos árboles de cultivo que
existían y la tierra producía pasto inimaginable para el ganado. Y el agua fecundante que
Zeus mandaba todos los años no corría, como actualmente, de la tierra estéril para perderse
en el mar, sino que la tierra la recibía en abundancia y la retenía poniéndola en reserva en
aquellas capas de la tierra impermeables por la arcilla, y la que caía de los lugares elevados
derivándola hacia las angosturas hacía posible que en todas partes fuera abundante la
corriente de las fuentes y los ríos. Testimonio de que la presente descripción es verídica son
los santuarios que aún subsisten en honor de las antiguas fuentes.

ACTIVIDAES EN TORNO AL DOCUMENTO.


En este documento, Platón relata cómo su patria (El Ática) ha sufrido un proceso de
deterioro del medio (abiótico).
Si analizamos el texto a la luz de los actuales conocimientos y sensibilidad frente al tema,
Platón en esa época deja ver ya una visión que nos parece muy contemporánea.
 Imagina cuáles son las acciones realizadas por el hombre, que ayudaron al deterioro del
medio ambiente descrito por Platón.
 Escribe tus ideas y expónlas ante el curso.

Intereses relacionados